Está en la página 1de 15

Sermón completo predicado en tres domingos

(7, 14 y 21 de octubre de 2018)

Una Iglesia que ora e intercede


Nehemías capítulo 1

Nehemías 1. 1-5
Introducción: Nehemías, copero del rey.
Estaba cómodo y en un lugar de privilegio.
Disfrutaba de la intimidad con Dios, Estaba cerca
de Dios y también de las personas… Como líder
vivió cerca de las personas y como intercesor ,
cerca de Dios.
Otros Ejemplos: Enoc; caminó con Dios
Job, que oraba e intercedía frecuentemente por
sus hijos y hacerlo individualmente.
Volviendo a Nehemias.
Por sobre todo Nehemías era un hombre de
oración… Siempre fue un hombre muy ocupado;
pero no tanto como para no tener tiempo para orar
y tener tiempo para Dios.
Una de las trampas del enemigo es mantenernos
ocupados, de tal manera que no encontremos
tiempo para orar.
Nehemías comienza su ministerio, orando. Su
oración es una de las más significativas
registradas en la Biblia.
Observamos en ella elementos tales como
Adoración, petición, confesión, e intercesión.
Un intercesor es alguien que va a la presencia y
trono de Dios en favor de otra persona.

Requerimos que el Señor provoque grandes


cambios en nosotros y en nuestra iglesia, para
animar y despertar hombres y mujeres de oración.
Desarrollo:
1.- Un intercesor es alguien que siente la carga
de los otros sobre si.
Un intercesor se vuelve responsable ante el
conocimiento de una necesidad. El conocimiento
de un problema nos responsabiliza delante de
Dios y de los hombres.
El conocimiento de la condición de su pueblo lo
llevó a orar al respecto.
Un intercesor siente el dolor de los otros, en su
propio cuerpo. Un egoísta, jamás será un
intercesor. Solo aquellos que tienen compasión
por otros, pueden sentir el dolor en su propia piel
y llevarlo en oración al trono de la gracia.

4 Cuando oí estas palabras me senté y lloré, e


hice duelo por algunos días, y ayuné y oré
delante del Dios de los cielos.

Nehemías lloró, hizo duelo, oró, ayuno durante 4


meses por la causa de su pueblo…
Palabras de Nehemías hijo de Hacalías.
Aconteció en el mes de Quisleu, en el año veinte,
estando yo en Susa, capital del reino,

1 Sucedió en el mes de Nisán, en el año veinte


del rey Artajerjes, que estando ya el vino
delante de él, tomé el vino y lo serví al rey. Y
como yo no había estado antes triste en su
presencia, 2 me dijo el rey: ¿Por qué está
triste tu rostro? pues no estás enfermo. No es
esto sino quebranto de corazón. Entonces temí
en gran manera.
La oración de Nehemías fie persistente… Si
Nehemías fue capaz de llorar y ayunar por
personas que quizás no conocía personalmente,
cuántos motivos tenemos nosotros para orar por
hermanos de la iglesia, por familias… por nuestros
hijos…
Como padres y madres, llorar, ayunar y orar por
nuestros hijos.
Hermanos… somos llamados, a cargar las cargas
de los afligidos y llevarlas a los pies del salvador…
Mayormente como padres, no somos meros
proveedores… por sobre todo hemos de ser
intercesores por nuestra familia… No solo estar al
frente de la batalla de la mantención de nuestro
hogar, sino que estar en la trinchera de oración en
favor de nuestro hogar, familia, y la iglesia…

2.- Un Intercesor es alguien que reconoce la


Soberanía de Dios sobre si.
Nehemías comienza su intercesión adorando a
Dios. Debemos adorar a Dios por quien él es.
5 Y dije: Te ruego, oh Jehová, Dios de los
cielos, fuerte, grande y temible,…
Nehemías entiende que Dios es quien gobierna el
universo; y focaliza la atención en la grandeza de
Dios, antes de pensar en lo grande que es el
problema y dificultad de su pueblo.

Un verdadero intercesor se aproxima a Dios


entendiendo que él es soberano, omnipotente,
delante de quien debemos postrarnos llenos de
temor y reverencia.
Un intercesor se aproxima a Dios sabiendo que
para Dios no hay nada imposible.
Necesitamos tener claro que nuestros hijos son
hijos del pacto… Dios nos nos dio nuestros hijos
para la muerte, ni para el cautiverio… no nos
bendijo con nuestros hijos para que sean esclavos
del diablo. Debemos interceder por nuestros
hijos…

3.- Un intercesor es alguien que se sostiene en


la fidelidad de Dios.
Dios es fiel a su palabra, Dios es fiel a su pacto…
Nehemías expresó claramente eso en la oración…
“que guarda el pacto y la misericordia a los que le
aman y guardan sus mandamientos; “
Somos el pueblo de Dios. El Estableció un pacto
con nosotros una alianza eterna y prometió ser
nuestro Dios y nosotros ser su pueblo.
El prometió estar siempre con nosotros, prometió
guardarnos, guiarnos, y recibirnos en su gloria…
Cuando oramos, podemos tomarnos de sus
promesas, de las promesas del pacto…
No nos afirmamos en nuestros méritos; sino en la
fidelidad de Dios.
Nehemías tenía disposición para interceder,
porque conocía el carácter fiel y misericordioso de
Dios. Mientras más teología conocemos, más
comprometido con la oración debemos estar.
Dios responde las oraciones…
El es el Dios que ve oye e interviene … Siendo
soberano, Dios escogió actuar por intermedio de
la oración de sus hijos.
4.- Un intercesor es alguien que persevera con
sus suplicas delante del Señor.
Un Intercesor es alguien con no descansa
intercediendo delante del Señor… persevera
continuamente.
El dice: “6 esté ahora atento tu oído y abiertos
tus ojos para oír la oración de tu siervo, que
hago ahora delante de ti día y noche, por los
hijos de Israel tus siervos”
Muchas veces comenzamos a interceder por una
causa y luego la abandonamos…
Nehemías oro 120 días con lloro, y ayuno, día y
noche.
El Insistió con Dios… No para torcer el brazo de
Dios, sino que para rogar por su misericordia.
Monica (Madre de San Agustín)
Ana madre de Samuel, -job
Un Intercesor es alguien que se coloca en la
brecha en favor de otra persona. Nehemías ora
en favor de su pueblo y se preocupa por dar la
honra a Dios. Este pueblo es siervo de Dios.
Nehemías siente ese peso y lo coloca delante de
Dios en ferviente oración.
5.- Un intercesor es alguien que reconoce y
confiesa sus pecados y los pecados del
pueblo.
Tres verdades nos llaman la atención acerca del
ministerio de intercesión de Nehemías.
a)Un intercesor tiene conciencia de las causas
de la derrota de su pueblo: El pecado fue la
causa de la miseria de los volvieron del
cautiverio.
El pecado produce fracaso, derrota,
vergüenza, oprobio. La historia está llena de
ejemplos de hombres que cosecharon frutos
amargos como consecuencia de sus pecados.
Acán fue apedreado junto a su familia. El
pecado es un fraude…. Ofrece placer y paga
con esclavitud; parece agradable pero
destruye… Nada conspira más contra la
oración que el pecado.
Un hombre rendido al pecado jamás será un
intercesor… Un padre o madre acomodado al
pecado, jamás se colocará en la brecha en
favor de sus hijos.

b) Un intercesor se identifica con los


pecados de su pueblo: Nehemías oro… “
confieso los pecados de los hijos de Israel
que hemos cometido contra ti; sí, yo y la
casa de mi padre hemos pecado.”
Nehemías no oro culpando al pueblo, sino que se
identificó con él. Un intercesor no es un
acusador…
Levanta las manos al cielo en ferviente oración.
Los padres necesitamos identificarnos con
nuestros hijos y sus padecimientos.
El dolor de nuestros hijos es nuestro dolor…
Las lágrimas de sus hijos son sus lagrimas… Los
dramas de sus hijos son sus dramas.
Tenemos un relato de los evangelios… Mat.
15.21-22 “1 Saliendo Jesús de allí, se fue a la
región de Tiro y de Sidón. 22 Y he aquí una
mujer cananea que había salido de aquella
región clamaba, diciéndole: !!Señor, Hijo de
David, ten misericordia de mí! Mi hija es
gravemente atormentada por un demonio.
No dijo: ten misericordia de mi hija…
Ella se identificó con su hija… La causa de su hija
era su causa… Es así que los padres debemos
orar por nuestros hijos.

c) Un intercesor hace confesiones


específicas: Muchas confesiones son muy
generales… y poco específicas… y a veces
sin convicción de pecado… y sin
quebrantamiento.

Nehemías fue específico. “7 En extremo nos


hemos corrompido contra ti, y no hemos
guardado los mandamientos, estatutos y
preceptos que diste a Moisés tu siervo.”
Para que la oración tenga efecto, debe ir
acompañada de confesión… Quien confiesa sus
pecados, y los deja, alcanzará misericordia (Prov.
28.13)
No podemos actuar con irresponsabilidad
espiritual en relación a nuestros hijos… No
podemos hacer vista gorda a sus pecados…
El sacerdote Elí amaba a sus hijos más que a
Dios. Esa es la razón por la que dejó de
corregirlos… requerimos confrontarlos al mismo
tiempo que clamar a Dios en favor de ellos,
rogando al Señor por su misericordia.
6.- Un Intercesor es alguien que descansa en
las promesas del Señor:
Para ello un intercesor necesita conocer la
Palabra de Dios. Cuatro verdades debemos
destaca en el texto:
a)Un intercesor sabe que Dios es fiel en el
cumplimiento de su Palabra. “Acuérdate
ahora de la palabra que diste a Moisés tu
siervo” (1.8a)
Quien ora con base en la Palabra, ora según la
voluntad de Dios… Las mayores oraciones de la
Biblia fueron fundamentadas en las promesas de
Dios. La oración eficaz es aquella que se base en
las promesas de Dios.
La oración no es para doblar la mano a Dios; es
apropiarse de su mas alta disposición… su
misericordia y sujetarse a su voluntad. Dios
prometió ser nuestro Dios y el Dios de nuestros
hijos en el pacto de gracia.
Nuestros hijos son hijos de la promesa… son
herencia de Dios. Nuestros hijos deben ser vasos
de honra en las manos de Dios.
b) Un intercesor comprende que la
disciplina de Dios viene sobre la
desobediencia “Si vosotros pecareis, yo
os dispersaré por los pueblos;” (1.8b)
Dios prometió bendición y advirtió de la maldición
que causa la desobediencia. El Pueblo de Israel
desobedeció y sufrió en las manos de sus
enemigos…
La dispersión y el cautiverio fueron juicios de Dios
contra su pueblo por causa del pecado. Nuestros
hijos necesitan ser advertidos acerca de la justicia
de Dios. El pecado siempre produce
consecuencias amargas; Dios no es un ser
bonachón, un viejito buena onda, no es un tatita…
El es Santo… El es amor y fuego consumidor…
c)In intercesor comprende que el
arrepentimiento siempre produce
restauración… “pero si os volviereis a mí,
y guardareis mis mandamientos, y los
pusiereis por obra, aunque vuestra
dispersión fuere hasta el extremo de los
cielos, de allí os recogeré, y os traeré al
lugar que escogí para hacer habitar allí mi
nombre.” (1.9)
Dios es compasivo. El es Dios de toda gracia, es
aquel que restaura al caído y no rechaza al
corazón quebrantado. Nehemías sabe que si su
pueblo se arrepiente, verá un tiempo nuevo de
restauración y refrigerio…
Esa es la confianza del intercesor, el
conocimiento del carácter misericordioso del
Señor. La misericordia de Dios nos impulsa a
orar… El es el Dios de toda gracia. El no
rechaza al corazón quebrantado.
Tampoco depende de aquel que se acerca con
corazón contrito; sino de la sola gracia de Dios.
Hay esperanza para los hijos alejados, hay
esperanza para los hijos pródigos perdidos y
alejados del Padre. Hay esperanza para los que
están heridos que llegan a la casa del padre
emocionalmente dañados. Dios es el Padre de
misericordia. El es amplio en perdonar.
d) Un intercesor comprende que los
pecados del pueblo de Dios no anulan el
pacto de Dios con el. “Ellos, pues, son
tus siervos y tu pueblo, los cuales
redimiste con tu gran poder, y con tu
mano poderosa.” (1.10)
Nehemías ora basado en la fidelidad del amor de
Dios por su pueblo. Aunque seamos infieles, Dios
continúa siendo fiel. Nuestras debilidades no
anulan la elección de Dios. Así mismo, cuando
pecamos, no dejamos de ser el pueblo redimido
por Dios, no dejamos de ser siervos de Dios. El
pueblo del pacto es disciplinado, mas no
rechazado para siempre.
Debemos aferrarnos a esta verdad bíblica y
encontrar aliento con el fin de continuar en nuestro
compromiso de intercesión por nuestros hijos,
padres, hermanos, cónyuges, etc.
7.- Un Intercesor relacione y une la oración con
la acción.
Un intercesor ora y actúa: Nehemías oró, ayunó,
hizo duelo, y lloró durante 120 días. Nehemías
colocó esa causa delante del Señor, y colocó esa
misma causa delante del rey. La oración no es
un sustituto del trabajo…
Nehemías ora y tome medidas prácticas y va al
rey, le informa sobre la condición de su pueblo,
hace pedidos, solicita salvoconductos; luego en
Jerusalén, verifica el problema, moviliza al pueblo
y triunfa sobre las dificultades y la oposición.
Un intercesor comprende que el corazón del rey
está en las manos de Dios. Nehemías comprende
que el mas grande rey de la tierra está bajo la
autoridad y poder del Rey de reyes.
Nehemías comprende que el más poderoso
monarca es tan solo un hombre. El sabe que solo
Dios puede inclinar el corazón del rey para atender
a su pedido. Nehemías comprende que la mejor
manera de influenciar aún en los más poderosos
de la tierra, se requiere la ayuda de Dios
Todopoderoso. El va al rey confiando en el Rey
de reyes. El conjuga oración y acción.
Los padres necesitamos también orar y actuar…
Necesitamos hablar con Dios acerca de nuestros
hijos, y a la vez hablar a los hijos acerca de Dios.
Por la oración de Nehemías, un obstáculos
insuperable fue reducido en proporciones.
El Corazón del rey se abrió, los muros fueron
levantados y la ciudad fue reconstruida.
La oración abre los ojos a las cocas antes no
vistas. Nuestras oraciones diarias, disminuyen
nuestras preocupaciones diarias.
Que Dios levante un ejercito de hombres santos y
mujeres santas por la sangre de Cristo, a elevar
a los cielos manos santas en ferviente oración por
la familia…
Necesitamos un reavivamiento en la familia..
Necesitamos ver a nuestros hijos, hermanos,
padres, conyuges, levantarse por el poder del
Espíritu Santo para también así restaurar nuestra
ciudad y nuestra nación…
Nuestros muros también están derrumbados… y
nuestras puertas fueron quemadas por fuego…
Que el Dios de los cielos escuche nuestro clamor
y que cada uno de nosotros seamos desafiados
como lo fue Nehemías, para ponerse en la brecha
de los nuestros… a fin de que esta generación
conozca a Dios y Jesucristo y viva para la gloria
de Dios.