Está en la página 1de 11

VIEJAS Y NUEVAS TRADICIONES

EN LA COMUNICACIÓN
LATINOAMERICANA
VELHAS E NOVAS TRADICÕES NA COMUNICAÇÃO LATINO-AMERICANA
OLD AND NEW TRADITIONS IN LATINAMERICAN COMMUNICATION

Gabriel Kaplún
Comunicador y educador, Doctor en Estudios Culturales Latinoamericanos, do-
66 cente e investigador de la Universidad de la República (Uruguay). Especialista en
comunicación educativa y comunitaria, comunicación organizacional y políticas
de comunicación, consultor de organismos nacionales e internacionales, organi-
zaciones sociales y no gubernamentales. Entre sus últimos libros se encuentran
Aprender y enseñar en tiempos de internet (2005), ¿Educar ya fue? Culturas
juveniles y educación (2008), Políticas, discursos y narrativas en comunicación
(2011), La violencia está en los otros: la palabra de los actores educativos (2012).

E-mail: gabriel.kaplun@comunicacion.edu.uy.

Palavras-chave: Comunicação Latino-Americana. Propone finalmente algunas tareas para el presente y el futuro. los enfoques con que los aborda. The author identifies four main streams: functionalist. Identifica cuatro vertientes principales: funcionalista. culturalista y alternativista. critical. crítica. as ligações entre eles. crítica. alguna de las cuales parece estar ya surgiendo. com a sociedade e com outras regiões. Explora os problemas que cada uma tem priorizado e o modo de abordarlos. con la sociedad y con otras regiones del mundo. The text explores the issues that each stream has prioritized. los vínculos entre ellas. with society and with other regions. remaining open to the emergence of new aspects. Theoretical Streams. 67 Abstract The text proposes a geography and history of the last half century of Latin American Commu- nication studies. Corrientes Teóricas. the author proposes some tasks for the present and for the future through dialogue and debate between these founding schools. Identifica quatro correntes principais: funcionalista. the links between them. através do diálogo e debate entre essas correntes. RESUMO O texto propõe uma geografia e história do último meio século de estudos de comunicação latino-americanos. PalaBras cLave: Comunicación Latinoamericana. Correntes Teóricas. culturalista e alternavista. Finally. Finalmente propõe algumas tarefas para o presente e para o futuro. . their approaches. Explora los problemas que cada vertiente ha priorizado. cultural and alternative. aberto para o surgimento de novas algumas das quais já parecen estar a emergir. a partir del diálogo y del debate entre estas corrientes fundacionales. Keywords: Latin American Communication. abierto a la emergencia de nuevas vertientes.resumEN El texto propone una geografía y una historia del último medio siglo de estudios de comunicación latinoamericanos.

la publici- cas que atraviesan los estudios de comunicación dad. Permiten reconstruir y repensar la historia desarrollo tecnológico. Sus proble- también epistemológico: constituyen tradiciones mas y preocupaciones principales giran en torno fundacionales y son base instituyente de modos de a los efectos y funciones de los medios. alrededor en la sociología funcionalista (Merton. su carácter pragmático. desarrollo propio importante en la región. mente. trata de comprender la sociedad para asegurar su crítica. desde las campañas publi- 1. aunque municación latinoamericanos. para orientar la interven- ción social concreta. la comu- mirar. más los vínculos que se han dado entre ellas den. Pero también puede identificarse con enfoques y herramientas diversas. de la mano de la Alianza tradiciones”. a partir del diálogo que he tenido. recogiendo la herencia de Dewey y su el campo académico. teorías matemáticas de la información (Schan- Son corrientes fundantes en sentido histórico y non y Weaver). sobre la base de tual. como un gran campo de pruebas de la teoría de difusión de innovaciones. En todos los tes desde estas múltiples perspectivas: problemas. mación profesional en el periodismo. sin transformarla en sus aspec- ellas prioriza problemas diferentes. confluyendo o divergiendo. feld). del campo y su geografía intelectual.1 teorías para la acción. Funcionalista y críticos citarias a la acción política. propongo de comunicación norteamericanos. mantiene fuerte presencia en los estudios de co. con estudiantes y colegas de distintas partes de América para el Progreso impulsada por Estados Unidos. la psicología conductista (Skinner) y las mientos teórico-prácticos que lo han atravesado. así como con los estudios de comunicación un fuerte trabajo de investigación empírica. zan un alto grado de sofisticación. Cada una de funcionamiento. casos hay una impronta pragmática: se trata de abordajes y vínculos. que me han pedido insistentemente que lo promovieron una modernización agrícola que escriba. amplio y repienso aquí parte de un trabajo anterior (2001). culturalista y alternativista. desde la producción La vertiente funcionalista ha tenido larga vida y periodística al cambio en las prácticas agrícolas. pensar y hacer la comunicación en América nicación como herramienta de mercado y para el Latina. su voluntad de acción bién diversas sus relaciones con la sociedad y con concreta. Los proyectos desarro- 1 Retomo. difusión de innovaciones (Rogers). ejemplo en la “teoría de los dos pasos” (Lazars- Intentaré entonces construir un mapa concep. la publicidad motivacional (Dichter) o la tual que ubique a estas cuatro vertientes fundan. La caracterización de funcionalismo alude por Arriesgando aún más la simplificación identifi. sino Ente todas ellas y sabiendo que corro el riesgo de que abrevaron fundamentalmente de los estudios simplificar la complejidad del campo. Latina y también europeos. En este último caso América Latina. bajo este título de “viejas y nuevas llistas de los años 60. feld). Se caré a estas cuatro vertientes como funcionalista. la comunicación organizacional o la comu- en América Latina. pragmatismo progresista y democrático. Vale la pena analizar ade. un lado a su carácter afirmativo del statu quo. entre otras fuentes. Los trabajos generados por esta vertiente alcan- 68 tro del campo académico y en el debate intelec. Lazars- de las cuales se pueden agrupar los diversos movi. sustentados identificar cuatro vertientes fundantes. Fue la base teórica no fue el centro de la producción teórica. Son tam. requería convencer a millones de campesinos que . Muchas son las vertientes teóricas y las prácti. nicación para el desarrollo. por de otras regiones del mundo. que aborda tos esenciales. Comienzo a hacerlo con esta primera versión sintética. dialo. operó implícita detrás de muchas de las ofertas de for. A veces conviviendo pacífica. otras debatiendo apasionadamente. Sus referentes teóricos claves no tuvieron un gando o ignorándose.

69 tipo semiótico. Y que hay más 3 Tanto Mattelart como Schmucler continúan realizando aportes conexiones de las visibles a primera vista entre unos y otros. como Merton. la investigación. denunciar la desigualdad comunicacional y pro- 2 Nótese. Centra sus preocupa. en la llamada escuela de municación con perspectiva funcionalista. desde los estudios culturales a la relación historia y inicios a la Escuela de Frankfurt. Schmucler 1997). aunque su mirada se ha ampliado hacia nuevos en el caso de Lazarsfeld. menos desde los años 70 en una extraña convi- dríamos identificarla también como estructuralis. la figura más re. Por otro lado los estudios de a la publicidad. cacional de base conductista y funcionalista. uso y abuso de los sistemas de comunicación cias humanas y sociales. Pero muchos latinoamericanos harán sus aportes a Por esa misma época. Martín Becerra o César Bolaño3. chas investigaciones. Ambas corrien. austríaco de origen y vinculado en sus terrenos. el emblemático gobierno se inspiraba en los trabajos de Rogers Para leer al Pato Donald. con un eje educativo-comuni. Sus propuestas apuntaban más presentativa de esta vertiente en sus inicios en bien a promover la criticidad de los receptores. universidades. junto a Ariel Dorfman. que analizan la estructura de formas diferentes: las escuelas de periodismo y propiedad de los medios y denuncian la apropia. Eco). Adorno) y en los estudios Las corrientes críticas dieron sustento a mu- semióticos (Barthes. vencia académica. ampliando su campo externa en la región. ciones en la cuestión del poder y las estructuras eco. economía política de las comunicaciones de Gui- mación radical de la sociedad. con perspectiva emancipatoria. La ex. probablemente. Esto condujo en muchos casos tes confluyeron en la caracterización del sistema a una esquizofrenia que aún perdura en muchas de medios como aparato ideológico (Althusser. pero ofrecían poco desde el Un europeo radicado en América Latina por punto vista metodológico para el ejercicio profe- esos años es. y tensión rural impulsada por diversas agencias de en 1972. En este caso las bases teóricas tenían origen la comunicación con mirada crítica y a hacer co- principalmente europeo. comunicación masiva y el colonialismo cultural. los estudios sobre comunicación desde las cien- ción. Y las segundas aportando mensajes mediáticos. cambiaran sus formas de trabajo y adoptaran las nuestra región. esta corriente. memoria (Mattelartt 2002. subrayando generalmente el grueso del sustento teórico y el desarrollo de su carácter ideológico y alienante. Armand Mattelart escribe en esa nuevas tecnologías que se les proponían. Frankfurt (Horkheimer. donde se intenta enseñar a pensar 1988). Con el tiempo se dio por parte de los sectores dominantes de nuestras una fusión entre ambas. frente a las corrientes fun. Surgen así los estudios de economía política de comunicación en América Latina nacen de dos las comunicaciones. Funcionalistas y críticos confluyeron por los menos desde los años 70 en una extraña convivencia académica. llermo Mastrini. desde el argentino Héctor Schmucler cionalistas emerge en América Latina una vertiente ya en la etapa fundacional. época su primeros trabajos sobre los medios. como sustanciales. de transfor. Los estudios universitarios de ta2. un fino análisis sobre la ya mencionados. las relaciones públicas o la pro. . que el término estructura también está presente en los funcionalistas. Las primeras orientadas sociedades y la penetración informativa y cultural a la formación profesional. a los trabajos actuales en crítica. que analizan el contenido de los ducción audiovisual. sional cotidiano. sin embargo. por lo que po. Funcionalistas y críticos confluyeron por los nómicas y discursivas de los medios.

precisamente. algo de lo Ya antes García Canclini había abierto una brecha que los críticos parecieron desentenderse con fre. dios a las mediaciones (1987). que no logró pasar de una y resignificados. se trataba por ejemplo críticos fueron criticados. era la academia (Beltrán. Culturas híbridas (1989). no frecuentados hasta ese momento en la región. A partir de estos aportes e incorporando abor- tes compartían algunos elementos comunes. para pensar los problemas de la comunicación des- cuencia. más que lo que 2. Al decir de uno de sus pro. Más que de leer al Pato tores. Sin embargo. desde la idea de dominación. Junto a las consecuencias que esto tuvo de el concepto de hegemonía de Gramsci más que 70 en la práctica profesional. de origen pero latinoamericano por decisión. mover políticas nacionales de comunicación. en cambio. sos- reflejó en el llamado Nuevo Orden Mundial de la tienen. que tra- publicitaria. un exponente marginal de la misma. concretas para el ejercicio profesional. al incluir nuevos objetos los medios como aparato monolítico y omnipo. desconoce las múltiples mediaciones a Información y la Comunicación promovido por través de los cuales los medios son consumidos Unesco desde 1980. señalando que la visión de estudios de comunicación. ambas vertientes que incluía un ajuste de cuentas con la escuela de compartían algunos elementos comunes. popular en lo masivo y comprender la recepción con efectos persuasivos directos sobre los recep. se complementará con el del antropólogo argentino-mexicano Néstor tudios de mercado o las estrategias de inversión García Canclini. español vestigación aplicada para la consultoría. un receptor absolutamente pasivo y desconocían Quizás su máximo grado de influencia social se la presencia de lo popular en lo masivo. se perdieron allí opor. Sin embargo. porque esta hegemonía. La construcción de tunidades de debate teórico potentes. Culturalistas y alternativistas la televisión hace con la gente. medios hacen de largas tradiciones y fuertes ma- motores este fracaso se explicaría precisamente trices culturales populares. En el correr de los 80 tomó fuerza una postura Esta corriente también amplió el campo de los “crítica de la crítica”. presuponían dos comunicativos de nuestras sociedades. como fenómeno específico. desde esta perspectiva. un papel clave de los medios en ese proceso. de la novela de cordel porque el único sustento social de la propuesta al melodrama. Esto. los es. Al menos Frankfurt aunque recuperando a Walter Benja- min. así como la recuperación que los expresión de deseos. estudios que buscaron relevar esta presencia de lo ma mediático un cierto rango de omnipotencia. tente y la visualización de sus efectos como los de Además de los medios empezó a explorar los teji- una aguja hipodérmica ideológica. Y. surgieron entonces numerosos menos en sus orígenes ambos otorgaban al siste. Ese fue. 2000). más conceptuales con los estudios culturales ingleses. paradójicamente. Aunque se pueden encontrar múltiples vínculos Las corrientes funcionalistas. Al dajes etnográficos. con más bien ignorancia mutua. fue el trabajo de Jesús Martín-Barbero. en sus orígenes ambos otorgaban al sistema El texto fundante de esta vertiente. ambas vertien. que investigación académica desarrollaron in. paradójicamente. De los me- mediático un cierto rango de omnipotência. opera mediante convivencia no incluyó diálogos profundos sino la inclusión simbólica de los sujetos populares. sobre todo. de entender la telenovela en clave popular. que se . el punto donde los Donald en clave imperialista. Entender lo que la gente hace con la televisión. el catalizador principal de esta crítica a los críticos. ofrecieron respuestas baja sobre la relación entre lo masivo y lo popular.

Por un lado. Aquí le formación “práctica” dominante en las universida. 1981). estos esfuerzos “al- puntos de retorno y reencuentro. afirmar la importan. bién un grupo de comunicadores que. a su vez. de no conocer en profun. llamo alternativista. en la teoría y en nas revoluciones triunfantes resultaron bastante la práctica. menos simple. 2002). anudan en espacios de encuentro como las plazas cia de las mediaciones no significa negar el poder y mercados. En algunos casos parecían incluso negar xista y podía parecer su complemento lógico: la validez de toda intervención por inútil o sober. la vara vuelve nicación en nuestras sociedades sólo podría cam- al centro: tras curvarse mucho hacia los medios y biar a partir de un cambio global revolucionario. etc. Me refiero a aquellos que. Esta populistas y posmodernistas.4 Se trata entonces de pensar el poder de diaciones de la vida social emergen como espacio los medios. 71 cían todavía demasiadas herramientas concretas A primera vista este grupo parecía más afín para la intervención social y el ejercicio profesional teóricamente a la corriente crítica de raíz mar- cotidiano. comuni- Mientras estas discusiones se desarrollaban. Los primeros acusaban a los segundos de dog. 4 Véase al respecto al propio Martín-Barbero (2003). nunca se sintieron totalmente cómodos con nin- tos. compar- Durante los 90 el debate entre los culturalistas y los tiendo visiones y opiniones con ambas corrientes. la cación alternativa (Simpson. como alguien pudo comerciales. pero también el papel de los medios y de estudio clave. 2000) son explo. estos esfuerzos “alternativistas” eran básicamente inútiles: la comunicación en nuestras sociedades sólo podría cambiar a partir de un cambio global revolucionario. para algunos de los críticos. Una vez que las ternativistas” eran básicamente inútiles: la comu- acusaciones mutuas bajan de tono. contrahegemónica. Si lo último podía ser difícil de probar –y algu- pero ambos importan sin duda. estaban preocu- didad al pueblo del que se pretendían abanderados. primero podía ser más fácil de afirmar: años de balización es leída nuevamente en clave de domina. pados por una cuestión práctica: cómo generar Los culturalistas. los mensajes fue útil inclinarla hacia los receptores. búsqueda ha tenido distintas denominaciones y rios o involuntarios) del mercado y la desregulación apellidos. . microesfuerzos alternativos no parecen haber ción y no solo de hibridación. los espectáculos masivos o los centros de los oligopolios mediáticos. cómplices (volunta. críticos estructuralistas llegó a ser duro por momen. desde matismo y vanguardismo. ralistas y los críticos estructuralistas fue registrando para algunos de los críticos. pensar. Tampoco los culturalistas ofre. guna de las dos. y las nuevas socialidades (Reguillo.lo vuelve un cierto desencanto “apocalíptico”. fueron calificados como alternativas a la comunicación dominante. Tras el reencantamiento “culturalista” decepcionantes en materia de comunicación. que he abordado con más detenimiento sustentos teóricos. antes (Kaplún. planteaban la tarea de construir una alternativa tor y entender lo popular. frente a la comunicación dominante y alienante bia: lo único válido era tratar de entender al recep. los mundos juveniles de la comunicación en las tramas de poder. Pero esta relación fue mucho Con el tiempo el debate teórico entre los cultu. los 70 y hasta entrados los 90. todas ellas puestas en duda en distin- neoliberal dominante en la región (Follari. El consumo. La trama cultural y las múltiples me. 2007). por varias razones. tos momentos: comunicación popular. Mientras estos debates transcurrían había tam- radas desde la comunicación y la cultura. sin pretender saldar esas dis- des seguía probablemente sin variar demasiado sus cusiones. la glo. Por un lado.

miento culturalista. Pero la mayoría de estos comunicadores prác- denunciando al poder dominante y transmitien. las mediacio. Solo que. La real o aparente falta de “rigor” académico acentuó esta marginalidad de los alternativistas. quizás. En pocos casos. ticos solían estar bastante alejados de la acade- do las ideas “correctas”. que llevó a descuidar e donar su afinidad con las corrientes críticas. me parece. . un tema casi abandonado cultural que niega todo legitimidad a cualquier por la academia durante los neoliberales años 90. como ya dijimos. Estos últimos justamente. ponerse al servicio del proyecto revolucionario. es. Lo alternativo en todo caso debía salvo. titulación universitaria pero capaces de produ- ban cotidianamente en la práctica: la hibridación cir medios o espacios informativos o de ficción de lo popular. Peruzzo (1998). real o aparente falta de “rigor” académico acen- 72 Detrás de este debate estaban las discusiones tuó esta marginalidad de los alternativistas. con audiencias importantes Y también reencuen- nes. global véase por ejemplo Gumucio (2001) y Downing (2011). sin aban. la de algunos comunicadores profesionales sin tigación y la teoría intuiciones que ellos verifica. como “culturalistas”. investigar. cional global. Algunos comu- corriente pueden encontrarse en Simpson (1981). generado al retomar con otra fuerza y desde la tas visiones teóricas podían resultar paralizantes. Alfaro (1993. Su ámbito de acción era más bien el de las tipo de comunicación popular caracterizada por organizaciones no gubernamentales de edu- su panfletarismo. uno de raíz leninista y otro bién puede haber contribuido a ello su excesivo gramsciano. ción. que siguió siendo disputado por tar la complejidad del pensamiento funcionalista estructuralistas. 2004). Tam- entre marxismos. pro. se incluso despreciar las dimensiones masivas de la sintieron en verdad mucho más cercanos a los comunicación. Esto incluía trabajo. marginal dentro de las facultades de comunica- mientas para la acción comunicacional concreta. reduciéndose a algunas áreas “prácticas” y y no sólo para la crítica a la comunicación domi. que definían su tarea más bien algunos de ellos iniciaron una relación con las como la de abrir espacio para otras voces. las pequeñas emisoras locales. cación popular. nicadores que venían del marxismo panfletario. los tejidos comunicacionales cotidianos más tros con los estructuralistas. ya no supieron qué hacer. lo masivo y lo culto. culturalistas y funcionalistas. y esto generó un cierto mia. cambiado sustancialmente la realidad comunica. Festa (1986). Para una mirada puestos sanamente en cuestión por el pensa. universidades por dos vías: su propia incorpora- mover la expresión de nuevos sujetos sociales ción a ellas y el interés de los académicos por su contribuyendo a su conformación. sociedad civil las luchas por la democratización especialmente si eran leídas como un relativismo de las comunicaciones. intervención social. basismo y artesanalismo. quienes registraban desde la inves. Aunque hubo excepciones. ración teórica. Hasta los 90 esta relación fue un aspecto: la necesidad de contar con herra. como los que se han allá de los medios. Pero entre los alternativistas también había los centros culturales comunitarios5. que fue entonces relevado e investigado un acercamiento al funcionalismo al menos en desde la academia. sin incidencia en los núcleos centrales de elabo- nante. La ni los muchos matices presentes en él. se llegó a cap. En los 80 otras opciones. Kaplún (1985). En los hechos estas parálisis 5 Algunas referencias para recoger los debates y aportes de esta se produjeron en más de un caso.

1973). La transferencia vamente-. la matriz colonial implícita en muchas de las ac- Estas búsquedas se desarrollaron mejor a par. históricamente desdeñados desde la cons- cación en perspectiva dialógica y no como trans. inversa los segundos. trucción científica occidental. que en América Latina tuvo y tiene su expresión más importante en el pensamiento La transferencia tecnológica impuesta de Paulo Freire. un debate que recién co- ser más que un ejercicio intelectual. ejes de discusión el del pensamiento crítico lati- ricas muy ricas. lo que implicaba definir la comuni. El último congreso de ALAIC En todo caso a mi juicio había –y hay. ciones y decisiones aparentemente autónomas de tir de su encuentro con el movimiento educa. el mundo profesional que en el académico y a la producía la matriz colonial y terminaba depre. nuestros pueblos latinoamericanos. aunque sin duda hubo Esta es. tenían sus anclajes teóricos originarios fuera de reivindicando otros modos de relacionamiento la región -en Estados Unidos y Europa. mienza a abrirse. Tal vez por ello dialogaron dando la vida a nombre del progreso. 73 logro de los efectos buscados por el emisor. Ya a fines de los 60 titulaba significativamente “Extensión o hace necesario un diálogo intercultural con los comunicación” a un libro en el que planteaba esta pueblos originarios y con sus formas de pensar alternativa. precisamente. incluyó como uno de sus movimiento “alternativista” potencialidades teó. Significativamen- misión unidireccional de información o como te quien mejor recogió el reto en esa ocasión fue persuasión retroalimentada solo para verificar el Juan Díaz Bordenave (2012). al oponer el pensamiento científico al do una quinta vertiente de la comunicación la- pensamiento mágico de los campesinos latinoa. Y para ello se tivo crítico. Sobre todo cuando la alternativa noamericano desde la perspectiva de la decolo- que proponían. incluía una reflexión y lonial (Castro Gómez y Grosfoguel. Tal vez en estos últimos debates esté asoman- ca vigente. respecti- del hombre con la naturaleza. Hay que recordar que el propio por los extensionistas reproducía la Freire originó el debate con una de las corrientes funcionalistas más importantes. y ser. comunicador pa. Criticar afirmando después irrumpiría en el debate de las ciencias Como puede verse en el recorrido anterior las sociales latinoamericanas con el cuestionamien. Pero el pensamiento freiriano ya insinuaba lo que un cuarto de siglo 3. dos primeras vertientes -funcionalistas y críticos- to de la idea misma de desarrollo (Escobar.2012). una zona nueva para el múltiples excepciones por parte de quienes nave- .en el (Montevideo . imposición cultural implícita en ella.en que las políticas de comunicación no podían campo comunicacional. planteando una alternativa a la a vida a nombre del progreso. pero fue una de sus últimas conferencias públicas. 1998). tinoamericana. raguayo-brasileño pionero de la “comunicación Freire podía todavía leerse en clave desarrollis. de nuevas formas de entender el mica y cultural sino el esfuerzo por desconstruir concepto mismo de comunicación. en lo que ta: un desarrollo con participación social. La mirada deco- propiedad de los medios. la de la difusión matriz colonial y terminaba depredando l de innovaciones. 2007) no es una práctica en búsqueda de nuevos modelos de sólo el cuestionamiento a la colonización econó- comunicación. y debatieron poco entre sí. para el desarrollo” y la extensión rural. que no alteraba la matriz productiva y epistémi. Los primeros tenían su centro más en tecnológica impuesta por los extensionistas re. mericanos (Freire. además de los contenidos o a la nialidad y la interculturalidad.

El mapa sólo intenta ubicar las corrientes de los que poco sabemos y poco hemos aprendido principales de la construcción del campo comu. estableciendo diálogos con otros pensamientos . decolonialidad. lo que en parte. pero sólo en sólo de proyectos académicos. aludía a los alternativistas. latinoamericano quiero proponer finalmente dos a la región. mirada y con nueva fuerza temas antiguos. Y sin debates no parte. que no producir teoría para la intervención social crítica estoy sabiendo ver. las revistas. en el campo de la comunicación. Otras miradas. que sin duda los hubo. ticulaciones entre el mundo académico y la socie- nes intelectuales son tan nítidas ni las prácticas dad y una nueva ecología de saberes (Santos 2010). algunas tareas para para el presente y el futuro. 74 hubo quienes. los alternativistas al social y po. tareas que en parte ya están realizándose en mu- que luego hayan encontrado múltiples sintonías chos espacios académicos. No alcan- Tras esta apretada síntesis de un derrotero de za con criticar las perspectivas funcionalistas sin .o dores que han abrevado intelectualmente de va. intelectuales y sociales. Pero también hay proyecto intelectual posible. mezcla. pensar en términos de proyecto intelectual y no palmente con ellos. las propias universi- les como en la periferia. al moverse entre lo académico. esquizofrenia teórica a la que aludía. en ellos y en otros de la vasta y poco conectada Por un lado creo que debemos hacer esfuerzos periferia. con pasión incluso. luchando en todo caso do académico. gaban en ambos mundos. pensamiento “otros” (Walsh 2005). desde los estudios culturales ingleses a por (re)construir el diálogo entre las diversas co- los activistas norteamericanos por los derechos rrientes. Los culturalistas. Tampoco el diálogo o el debate entre fue ver con lo que pasa fuera. Los culturalistas nacieron más ligados al mundo académico. lo Por otro lado deberíamos retomar con nueva social y lo político. ciones provenientes de los países “centrales”. combatiendo la propondrán otros mapas. tamente a los autores europeos o norteamericanos. -los congresos. los militantes antiglobalización o los aca.debo vos (pero viejos) como el de la interculturalidad y la decir que la realidad comunicacional es. Son muchos los comunica. demasiado preocupados por citar correc- nicacional latinoamericano. como Mirando ahora este mapa de cuatro vertientes los de las políticas de comunicación y temas nue- -y tal vez una quinta que está surgiendo. aun. discutieron princi. Porque no siempre las definicio. por cuotas de poder interno que poco tienen que lítico. al surgir municación real.son espacios donde cada uno vive y deja Los culturalistas nacieron más ligados al mun. sin duda. Ello no quiere decir que no debamos de- civiles. tan homogéneas. cer que muchos pequeños ríos las conectan o que Debemos. vivir académicamente. batir con fuerza. todavía. medio siglo en el pensamiento comunicacional Culturalistas y alternativistas surgen más liga. incluso en conflicto con las tradi. dades. sin dejar de recono. Ello requiere construir nuevas ar- más compleja. en el mundo de la co- muy intenso entonces.especialmente rias vertientes y construido sus prácticas con esa los de los pueblos originarios latinoamericanos. seguramente. Debemos hacer un esfuerzo por como críticos de los críticos. finalmente. los alternativistas al social y político. vivieron la tensión del debate. Al contrario: démicos comprometidos con la democratización veces parece que nuestros lugares de encuentro de las comunicaciones tanto en los países centra. hacer un esfuerzo por tal vez hay ríos profundos y subterráneos.

nace también de a otra posición según el rol que nos toque desem- prácticas concretas. Lon- landria. Ideología y aparatos ideológicos del Estado. Arturo. Barcelona: Lumen. ADORNO. Facultades de comunicación: entre la crítica y el merca- capitalismo global. Grijalbo. La invención del Tercer Mundo. Ramón (eds. más bien. Lima: Ca. Max. 2007. cómpli- potencialidades transformadoras que la comunica. 2005. Santiago de Chile. ticar sin desertar y afirmar sin ser cómplices. ______________. La comunicación y el nuevo mundo posible. Rosario (Argentina): Homo Sapiens. Montevideo: www. Regina et all. Economía política. (Primera edición en francés 1970). Que identifique y fortalezca la peñar: críticos en el mundo académico. de Souza Santos (1998) se trata. El imperio de los signos. ¿Extensión o comunicación? La concientización en el me- BELTRÁN. Buenos Aires: Prometro. La Paz: Plural-UCB. 1965. Media. DICHTER. Néstor. Santiago y GROSFOGUEL. Umberto.) ______________. y de los estudios culturales. 1991. de cri- do los campos profesionales típicos como el perio. ALFARO. 2002. Buenos Aires: La Crujía. 1993 don: Sage. comunicación y conocimiento: una perspectiva crítica GUMUCIO. Ed. REFERÊNCIAS BIBLIOGRÁFICAS ADORNO. cación del Cono Sur. 2000 1969). Bogotá: Norma. Los dueños de la palabra. 6 Algo de esto vengo intentando desde hace tiempo para el caso de la comunicación organizacional. Cono propone Boaventura ción tiene en múltiples procesos sociales. MASTRINI. Apocalípticos e integrados. Fragmentos filosóficos. . Roland. 2001. Culturas populares y comunicación participativa: en ECO. ______________. In: Revista Comunicación N° 126. Gabriel. Guillermo y SIERRA. ICIRA.1989. CASTRO GÓMEZ. Una comunicación para otro desarrollo. 1988. Madrid: Morata. Roberto. probablemente. Handbook of consumer motivation. Dialéctica de la Ilustra. BARTHES. Theodor y HORKHEIMER. Juan. DÍAZ BORDENAVE. Latina. New York: The Rockefeller Foundation.uy . FREIRE. construcción del desarrollo. “La comunicación comunitaria en América Latina”. BENJAMIN. aquella que se elabora para la aplicación cidad con lo instituido. El giro 2001. Mendoza. 1962 alaic2012. Madrid: Trotta. la ruta de las redefiniciones”. Bogotá: Siglo del Hombre.). New York: Mc ción. Conferencia en Primer Encuentro de Facultades y Carreras de Comuni- DEWEY. ed. Ed. procurando construir una perspectiva crítica en un sub-campo tradicionalmente dominado por perspectivas funcionalistas (Kaplún. Lima. Haciendo olas: historias de comunicación parti- latinoamericana. 1998. 1986. Tenemos que dismo o la comunicación organizacional6. Conferencia inaugural en el XI Congreso de ALAIC. Alfonso. cipativa para el cambio social. Ni tampoco de resignarse a la compli- termedia”.ofrecer una alternativa para la acción.). Barcelona: Ariel. Paulo. 2011. Lima: Felafacs. César. Nueva FESTA. Louis. (1a. en buena medida. Paulinas. México. Buenos Aires: Siglo XXI. casi peor. Walter. John. ces en el profesional. DOWNING. John (ed. producir “teoría in. ALTHUSSER. ser capaces de formar no sólo investigadores sino No se trata de pararnos en la vereda crítica y también profesionales con perspectiva crítica. Ernest. La obra de arte en la época de su reproductibilidad GARCÍA CANCLINI. “Ni folclórico ni masivo: qué es lo popu- técnica. BOLAÑO. ESCOBAR. FOLLARI. Madrid: Taurus. do. Encyclopedia of Social Movement. Y desertar del mundo profesional y de la comuni- ello requiere. Comunicación popular y alternativa. Prismas. decolonnial. Francisco (eds. 2009.comunicacion.edu. Buenos Aires: Visión. Guillermo. Teorías débiles: para una crítica de la deconstrucción BECERRA. La crítica de la cultura y la sociedad. Rosa María. Martín y MASTRINI. 1975. cación real. Revista Diálogos No. incluyen. Caracas. O. 1987. Investigación sobre comunicación en América dio rural. Graw Hill. Reflexiones para una diversidad epistémica más allá del KAPLÚN. Luis Ramiro. Theodor. 2012). 2012. Democracia y educación. Construcción y de- 75 2004. Buenos Aires. Madrid: Mondadori. 1964. 1973 lar”. Culturas híbridas. 1973. saltar de una concreta y que. 17.

Buenos Aires: investigación latinoamericana”. 1962. Barcelona: político en la posmodernidad. SIMPSON. 2010. 1964. 1979. Boaventura de Souza. 1948. 1981 mesticación del pensamiento salvaje. 37-51. 1978. Diffusion of innovations. De la mano de Alicia: lo social y lo LAZARSFELD. Harold. Hispano-Europea. Quito: Ciespal. pp. Harper and Row.) Pensamiento crítico y matriz (de)colonial: MERTON. 2005. Comunicación alternativa y cambio social. SANTOS. Robert K. desencanto. ______________. 2012. México: Trillas. La comunicación masiva en el proceso de libera. nos Aires: Siglo XXI. “Lo emergente y lo resistente en la comunicación or. LASSWELL. ción. Mario. Everett. Rossana. REGUILLO. Floyd. Extensión Udelar. SKINNER. En Comunicación y Universidad. Comunicação nos movimentos populares – A partici- Telefónica. ______________. 2007. Burrhus. En: Bryson. Cultura Económica. L. tevideo: LICCOM-UDELAR. Quito: UASB-Abya Yala. 1987. lafacs. Bogotá: Siglo del Hombre. La Plata: UNLP. México: UNAM. Ariel. En Revista Diálogos de la comunicación N° 86. communication. Catherine (ed. 2000. Los Cultural Studies: hacia una do. Armand. Para leer al Pato Donald. Reflexiones sobre el conductismo y la sociedad. 1972. Biblos. Petrópolis: Vozes. La Influencia personal. “Medios. 1998. “The structure and function of communication ______________ y SHOEMAKER. ______________ y NEVEU. Bue. México: Herrero. El comunicador popular. 1998. 2003. La universidad en el siglo XXI. mediaciones y cultura: los desafíos de la SCHMUCLER. Teoría y estructuras sociales. New York: ciones: un enfoque transcultural. New York: The Free Press. Elihu. Máximo (comp. Claude y WEAVER. La comunicación de innova- in society. Memoria de la comunicación. democrática y emancipadora de la universidad. 1985.) The communication of ideas.). 76 . 1976. En Medios de comunicación: el escenario iberoamericano. Erik. (ed. KAPLÚN. 1997. Buenos Aires. Montevideo: Trilce- Gili. ROGERS. Paul y KATZ. ______________. México: Siglo XXI. México: G. Emergencia de culturas juveniles: estrategias del ganizacional”. SHANNON. De los medios a las mediaciones. ______________ y DORFFMAN. Illinois: University of Illinois Press. Jesús. Para una reforma MARTÍN-BARBERO. 2002. Lima: Fe. Madrid: Ariel/ PERUZZO. Mon. pação na construção da cidadania. Cicilia. WALSH. Héctor. 1974. Warren The mathematical theory of MATTELART. México: Fondo de reflexiones latinoamericanas. 1971.