Está en la página 1de 4

Análisis y evaluación del riesgo ambiental

El análisis y evaluación del riesgo ambiental es una herramienta metodológica que


permite estimar el riesgo de que se produzcan determinadas consecuencias en el
medio ambiente. Este proceso se puede llevar a cabo utilizando como referencia
diferentes métodos y normas. El proceso de análisis y evaluación del riesgo
ambiental se extenderá en España en los próximos años debido a la aprobación
de la Ley de Responsabilidad Medioambiental.

Análisis de Riesgo Ambiental


En los últimos años la evaluación del riesgo ambiental se ha convertido en un
instrumento imprescindible para la toma de decisiones ambientales justificadas.
Este tipo de estudios intenta dar respuesta técnica a interrogantes del tipo cuál es
el peligro; a quiénes y cómo podría afectar y cuáles serían las acciones más
apropiadas para controlar los riesgos ambientales en cada sitio en particular. La
evaluación de las características de los contaminantes sobre la base de
metodologías reconocidas sirve para determinar el punto en el cual la situación
genera un riesgo a la salud humana o al ambiente y para establecer las medidas
que deberían ser tomadas para resolver la situación.

Uno de los usos más extendidos para el Análisis de Riesgo Ambiental es definir o
no la necesidad de remediar de un sitio. Si es el caso, los resultados del estudio
se utilizan para fijar Objetivos de Remediación. En efecto, la resolución del
Análisis de Riesgo Ambiental establece valores específicos de limpieza y también
indica las acciones correctivas más adecuadas desde el punto de vista técnico y
económico.

Es posible también que el estudio de riesgo ambiental establezca que la aplicación


de técnicas directas de remediación no es necesaria. Ello implica probar que en
las condiciones estudiadas los contaminantes presentes no implican riesgos.
En uno u otro caso, es necesario que el estudio sea desarrollado siguiendo los
lineamientos de metodologías reconocidas bajo condiciones estrictas de control de
calidad, tanto del trabajo de campo como de la integración e interpretación de
datos. GEOdata aplica métodos de EPA, ASTM e ISO (lo que asegura resultados
aceptables para todas las partes intervinientes) y equipos multidisciplinarios de
expertos en toxicología, ecotoxicología y evaluación de impacto ambiental que
ofrecen amplia experiencia y conocimiento de los procedimientos aplicables para
resolver cada caso en particular.

Análisis de riesgos medioambientales


El artículo 24 de la Ley 26/2007, de 23 de octubre, de Responsabilidad
Medioambiental, establece que los operadores de las actividades incluidas en el
anexo III de la ley, sin perjuicio de las exenciones previstas en su artículo 28,
deberán disponer de una garantía financiera que les permita hacer frente a la
responsabilidad medioambiental inherente a la actividad que pretenden
desarrollar.

Este mismo artículo determina que la fijación de la cuantía de esta garantía


financiera partirá del análisis de riesgos medioambientales de la actividad, que
se realizarán de acuerdo a la metodología que reglamentariamente se establezca
por el gobierno.

El artículo 34 del Reglamento de desarrollo parcial de la Ley 26/2007, de 23 de


octubre, aprobado por el Real Decreto 2090/2008, de 22 de diciembre y
modificado por el Real Decreto 183/2015, de 13 de marzo, indica que los análisis
de riesgos medioambientales serán realizados por los operadores o un tercero
contratado por ellos, siguiendo el esquema establecido por la norma UNE 150.008
u otras normas equivalentes.
Estos riesgos y oportunidades deben identificarse en relación con:
 Loas Aspectos ambientales significativos
 Los Requisitos legales aplicables
 Las Obligaciones voluntarias
 Otros riesgos y oportunidades de negocio que interfieren con el SGA

Sobre esta base se deben planificar las acciones destinadas a abordar dichos
riesgos y oportunidades, considerando:
 las opciones tecnológicas,
 los requisitos financieros,
 los requisitos operacionales y
 los requisitos de negocio;

Los propósitos que orientan la gestión de riesgos y oportunidades deben ser:


 Asegurar los resultados previstos del SGA
 Prevenir o reducir efectos no deseados
 Lograr la mejora continua

Con el objetivo de eliminar, reducir o, si se considera aceptable, asumir


dichos riesgos. La planificación de acciones debe incluir qué acción se va a
abordar, con qué recursos, quién va a ejecutarla, cuándo, y cómo se va a evaluar
su eficacia. De esta plan de acción nacen los objetivos ambientales de la
organización.

La Alta Dirección puede tratar eficazmente sus riesgos y


oportunidades mediante una integración de la Gestión Ambiental en sus
procesos de negocio, dirección estratégica y toma de decisiones, incorporando la
gestión ambiental en su sistema de gestión global, tal como se desarrolla en otro
artículo del presente blog “GESTION DE RIESGOS EN ISO 14001:2015“.
Las cuestiones vinculadas con la gestión de riesgos también se tratan en el
capítulo 9, en lo referente a la Revisión por la alta dirección, la cual tiene la
responsabilidad de revisar los eventuales cambios que se produzcan en los
riesgos y oportunidades identificados.

MÉTODO PARA GESTION DE RIESGOS AMBIENTALES


Aunque se establece que los riesgos y oportunidades se deben determinar y
abordar, la norma no indica en ningún momento que sea necesario hacerlo
mediante una gestión formal de los riesgos, ni mediante un proceso de gestión
documentado específico, por lo que es la propia empresa la que deberá
seleccionar el método que según sus características, situación, dimensiones,
contexto en que opere o conocimiento, mejor se adapte, pudiendo consistir en un
simple proceso cualitativo o en una evaluación cuantitativa completa.

Una herramientas metodológica para llevar adelante una efectiva GESTION DE


RIESGOS AMIBIENTALES es la Norma UNE 150008 – Análisis y evaluación
del riesgo ambiental, que describe el método para analizar y evaluar el riesgo
ambiental y establecer una eficaz gestión del mismo.

Este estándar es aplicable a emplazamientos, actividades y organizaciones


de cualquier naturaleza y sector productivo, considerados tanto en conjunto como
por unidades de proceso, y sirve además de referencia para la elaboración de
informes en las fases de diseño, construcción, puesta en marcha, operación
o explotación, así como para el desmantelamiento o demolición.
Zonas de vida

En el área de drenaje de las cuencas hidrográficas de la provincia de Loja, existe


una cobertura vegetal abundante y variada, la cual brinda al suelo una protección
hidrológica que depende del grado de influencia humana que existe en la zona.

Mediante el sistema de clasificación de las Zonas de Vida Natural del Mundo de


L.R. Holdridge se definieron las siguientes zonas de vida (ver Mapa A-5):

ZONA 1. (be-T) BOSQUE ESPINOSO-TROPICAL: Se encuentra esta formación


entre 120800 m, en terrenos de topografía plana a ondulada. Cubre el extremo Sur
de la provincia. Su paisaje se caracteriza por arbustos espinosos de hojas
coriáceas, pequeñas y por una cubierta de gramíneas en mezcla con cactáceas y
arbustos pequeños. En la vegetación original se encuentran algunas especies
maderables de importancia, caracterizados por su crecimiento lento y por su
dureza. Gran parte de estas maderas han sido taladas. La falta de humedad no
permite cosechas agrícolas.

ZONA 2. (bms-T) BOSQUE MUY SECO-TROPICAL: Se localiza esta formación


entre los 6001.000 m El factor limitante es la falta de humedad como en la
formación anterior. En ella abundan los arbustos espinosos. Las especies más
representativas se conforman entre otras de algarrobos, ceibos, guarangos, palos
santos y cactus.

ZONA 3. (bs-PM) BOSQUE SECO-PREMONTANO: Su altura está entre 100-


2.000 m. Es más lluviosa en relación a la zona anterior por lo que la mayoría de
los pobladores practican agricultura de subsistencia durante 6 a 8 meses en el año
en las partes altas de las montañas, despreciando hasta cierto punto los pequeños
valles situados bajo los 800 m. La vegetación natural es muy limitada y en algunos
sectores nula, pues los terrenos se hallan erosionados. Se observa sobrepastoreo
de cabras, mulas y vacunos. El hombre ha colaborado en destruir los bosques
naturales en su afán de formar zonas de cultivos.

ZONA 4. (bs-MB) BOSQUE SECO-MONTANO BAJO: Se encuentra localizada


entre 2.000 y 3.000 m, con variaciones microclimáticas de acuerdo a los pisos
altitudinales de las cordilleras. Representa el 21% del área de estudio. La
vegetación primaria de esta formación ha sido alterada completamente. En la
actualidad se observan muy pocas asociaciones de árboles y muchas áreas de
cultivos de subsistencia. En algunas zonas se localizan formaciones de eucaliptos,
cipreses y pinos.

ZONA 5. (bs-T) BOSQUE SECO-TROPICAL: La evolución climática de la


formación es igual a la descrita en la formación (bms-T), sin embargo, es evidente
en esta área el acumulamiento de la lluvia y la humedad. La zona montañosa y la
vegetación permite una condensación de las masas de aire con alto contenido de
agua y por tanto fertilidad en la vegetación espontánea. El bs-T presenta en la
provincia las mejores condiciones para ganadería y, con riego suplementario, para
la agricultura. La vegetación arbórea va desapareciendo poco a poco para dar
paso a los potreros y zonas de cultivo.

ZONA 6. (bh-P) BOSQUE HUMEDO-PREMONTANO: Su altura es de 1.000-1.800


m. Su vegetación natural ha sido totalmente destruida a excepción de los lugares
más agrestes. La mayor parte de esta área está siendo cultivada por café.

ZONA 7. (bh-MB) BOSQUE HUMEDO-MONTANO BAJO: Se halla entre los 1.800


y 2.000 m. En general esta zona es muy productiva, sin embargo en ella se han
destruido los bosques protectores y las cuencas de los ríos presentan muchos
problemas en la temporada seca.

ZONA 8. (bmh-M) BOSQUE MUY HUMEDO-MONTANO: Las plantas de esta


región tienen una característica especial, teniendo como lecho un prado de
gramíneas con asociaciones de arbustos de hojas coriáceas y enanas.

ZONA 9. (be-PM) BOSQUE ESPINOSO-PREMONTANO: Se encuentra entre los


400-1.300 m, en terrenos de topografía accidentada en la zona de Catamayo. Su
paisaje se conforma por arbustos espinosos propia de su baja precipitación. Esta
formación se encuentra entre los 400-1.300 m en terrenos de topografía
accidentada.

ZONA 10. (bh-M) BOSQUE HUMEDO-MONTANO: Se halla entre 2.500 - 3.300 m;


la topografía de esta formación es de montañosa a escarpada. Su vegetación se
conserva inalterada. Se observa en ciertas áreas el pastoreo, a pesar que por su
alta humedad y baja temperatura es impropia para labores agropecuarias.

ZONA 11. (P) PÁRAMO: El carácter distintivo de esta formación es su vegetación


de tipo pajonal donde las especies dominantes son las gramíneas. Por su altura es
libre de la influencia humana encontrándose aún animales salvajes como el
venado y el oso.