Está en la página 1de 175

LIBROS DEL TALLER

Miguel Ángel BASTENIER

Prólogo de Daniel Samper Pizano


y epílogo de Jean-Fran~ois Fogel
MIGUEL ÁNGEL BASTENIER: Periodista graduado de la
Escuela Oficial de Madrid. Licenciado en Histo-
ria y Derecho de la Universidad de Barcelona, y
en Lengua Inglesa por el City London College.
Fue Subdirector de Relaciones Internacionales
del diario El País de España, y hoy es uno de sus
columnistas más destacados. Es profesor de la
Escuela de Periodismo El País-UAM y de la Fun-
dación Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI).
Además de los talleres que ha dictado en el pro-
grama Encuentros de Periodismo de la FNPI y la
Corporación Andina de Fomento (cAF), con los
cuales ha marcado la carrera de cientos de jóve-
nes periodistas, es frecuentemente invitado por
distintos diarios de América Latina para dictar
ursos en sus redacciones. Es experto en temas
d" política internacional y conoce como pocos la
,l< tual prensa europea y latinoamericana. Es au-
tor de los libros El blanco móvil (Aguilar-EI País,
}001), La guerra de siempre (Península, 1999) e
lvael Palestina: la casa de la guerra (Taurus,
JOO)).
MIGUEL ÁNGEL BASTENIER

CÓMO SE ESCRIBE
UN PERIÓDICO
11 CHIP COLO NIAL Y LOS DIARIOS
EN AMÉRICA LATINA

i>HóLOGO DE DANIEL $AMPER PIZANO


Y l PÍLOGO DE JEAN-FRAN(:01S FOGEL

BASADO EN EL TALLER DE LA FNPI:


" ¿CÓM O SE ESCRIBE UN PERIÓDICO? "

FONDO

U DE CU~TURA
ECONOMICA

fundación
nuevo
periodismo
iberoamericano
f np 1•

Corporación Andina de Fomento


Primera edici6n: FCE-FNPr, Colombia, 2009

Bastenier, Miguel Ángel


Cómo se escribe un periódico. El chip colonial y los diarios
en América Latina / Miguel Angel Bastenier ; pról. de Daniel
Sa:1'per P1zano_ ¡ epílogo de Jean-Fran~ois Fogcl. - Bogotá :
FCE, Fundac,on Nuevo Periodismo Iberoamericano, 2009
352 p. : ilus. ; 21 x 14 cm - (Colee. Nuevo Periodismo.
Ser. Libros del Taller)
ISBN 978-958-38-0155-6

l. Periodismo 2. Periódicos -América Latina l. Samper Piza-


no, Daniel, pról. II. Fogel, Jean-Fran~ois, epílogo lll. Ser. IV. t.

LC PN4775 Dewey 070.4 B135c

Distribución mundial

Colección Nuevo Periodismo. Serie Libros del Taller


Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNP!)
P~esidence de la FNPr: Gabriel García Márquez
Director de la FNPr: Jaime Abello Banfi
© Miguel Ángel Bastenier, 2009

© Fundación Nuevo Periodismo [bcroamericano


Calle San Juan de Dios No. 3-121,
Carragena de Indias, Colombia
www.fnpi.org
l .,1.~ ideas y los juicios críticos expresados en este libro son res- ·
© Fondo de Culrura Económica, 2009
Carretera Picacho-Ajusco, 227; 14738 México, D.F. ¡11111 ~.tl>ilidad exclusiva de su autor.
www.fondodeculcuraeconomica.com l .os titulares, las noticias y los extractos de noticias tomados
© Ed iciones Fondo de Cultura Económica Leda. ,1,, ,11,1 rios de Europa y América Latina que se citan a lo largo de
Calle II No. 5-60, Bogotá, Colombia
www.fce.com.co , ~,,. libro tienen una función exclusivamente pedagógica.
Disefio y diagramación: Vicky Mora
l •'. I ·urso-taller "Cómo se escribe un periódico", que dicta
Diseño de porcada: Ignacio Marcínez-Villalba 11111,drncnte Miguel Ángel Bastenier, así como la preparación de
Fotografía de portada: Oiga Lucía Pauhliac 1•,ll" libro., han sido posibles gracias al generoso apoyo brindado
ISBN: 978-958-38-0155-6 p,11 Li Corporación Andina de Fomento (CAF), en desarrollo del
To~os los_ derechos r~servados. Esca publicación no puede ser repro- 11111v1:nio de colaboración suscrito con la FNPI con el objetivo de
ducida, n1 e.n todo ni . en parre, por ningún medio inventado O por 1ttn I rihu ir al rnejoramienro de la labor de los periodistas y de los
mvencarse, sm d permiso previo, por escrito, de la editorial.
11,nlios de América Latina.
Impreso en Colombia- Printed in Colombia
por D'vinni S.A.
A Jaime Abe/lo Banfi, director de la FNP!;
Mauricio Gaviria, mi editor,
y todos los compañeros y alumnos de la FNP!,
sin cuyo concurso no habría sido posible este libro.
Indice

111/ogo, El periodista como médico de familia ................. .... .... 15


/ 1

11.11, id Samper Pizano


/1111'(),/ucción, A manera de profesión de fe ............ ... ................ 21

Primera parte

/o'/ periodismo en el siglo XXI ........... ........ ... ............... . ....... .... .. 29
1:. rase una vez un periódico .......... ........ .. .... .. ...... ............... 29
l•'. n un mundo globalizado ......... .. ........ .... .......................... .31
Sobrevivir en la galaxia Gutenberg ........ .... .... ..... ............... 36
lJn lugar en el m undo ............ ... ........ ........... ...... ... .... ..... .. . 41
Pensamiento pobre y posmodernidad ................................ 43

11 /'mb/emas del periodismo en América Latina ............ ............. 51


l .,bertad de expresión y trabajo .................. ....... ...... .......... 51
1:l n1ercado ...... .. ... ............. ... .................................... ......... 52
l .a trampa multimedia .. .. ......................... ... .... ... .. .... .. ....... 54
Estruc tura de la propiedad ..... .......................... ... .. ........ .... 56
Presiones, violencia y autocensura .......................... ........... 57
1111pcrsonalidad del poder y densidad democrática .... .. ..... . 59

// I FI rhip colonial.................... ............................................... 63


Fl síndrome de la complicación ................... ..... ................. 63

11
El periódico que nos hacen los demás ............................... 67 Reportaje ................................................................... 143
El círculo vicioso de la política ................ .......................... 70 1-' I u ,rte limpio ............................................................... . 144
El ombLiguismo internacional ............................................. 73 1 kspieces, comillas y píes de foto .................................... 149

Un primer balance ............................................................ 77 l·'.I l"njambre de las comillas .............................................. 158


A los pies de la fotografía .................................................. 161
Segunda parte l .a teoría de las 3 D ......................................................... 164

IV. Los secretos de la tribu ......................................................... 8l Tercera parte


Dos palabras sobre los géneros .......................................... 81
La nota seca ................................................................... 82 \ I /:'11 las aulas de la FNPI .... .. .......... ..... . ..... . ................ .. . .. ... .. 169
L , . l Jn raller en directo 1. ...................................................... 169
a cron1ca ...................................................................... 83
El reportaje ...................................................... .............. 85 Breves ...........................................................................170
Subgéneros ..................................................................... 8 7 e:rónicas ···································· ................................... 174
La entrevista ............................................................... 87 Reportajes .....................................................................184
El perfil. ...................................................................... 88 l~ntrevistas ....................................................................198
El análisis ................................................................... 88 l Jn taller en directo II ......................................................212
En el principio fue el verbo .............................................. . 89 La percha ...................................................................... 213
El presente de indicativo ................................................90 Por qué publicamos lo que publicamos .........................216
El enredo verbal y sus defensores ....................................99 Desintegración de los titulares ..................................... 220
Artículos de primera necesidad .................................... 109 Ensalada de riempos verbales ....................................... 226
Auromatizaciones .................................. .......................... . 112 I·.I chip colonial en acción ............................................ 228
Soltar lastre •••.••••••.••• ••• .. •.••• •• .•••••.••.••••..• ••••• ••• •• ••.• •••.•••.•. 112 El buenismo ......... ......................................................... 232
En la antesala de la información ................................... 234

ii::;:·: : : : :::: : : : : : : : : : : : : : : : : ::: : : : : : : : : : : ·:~:


Lugar y circunstancias .................................................. 127
Cuarta parte

1·11. (,'ómo llegar a ser un buen periodista ................................ 241


Los términos presuntamente intercambiables ............... 129
( :ondiciones .................................................................... 242
Conclusión: automatiza, que algo queda .......................... 132
1. Lengua ..................................................................... 242

V. El trabajo de los editores .................... .................. ..... ........... 133 2. Casa ......................................................................... 244

Un eje central. .................................................................. 135 3. Papel ........................................................................ 244


Agenda propia ............................................... ................... 137 4. Comunicación ......................................................... 245
El uso de los géneros ....................................................... 140 5. Escuela ..................................................................... 245
Nora seca .................................................................. 142 6. Estudios ................................................................... 247
Crónica ...................................................................... 143 7. Lectura ....... .............................. ................................ 248

12 ÍNDICE ÍNDICE 13
8. Id.i~mas ....... ........ .... .......... ........ ................. ..... ......... 249
9. V1a3es ................... ............... ...... ............... .... ........ .... 250
l>rólogo
10 . E stomago
' ..... ............. ........ ....... ... .. .......................... 250
11. Castellano .... ......... ..... ........... ... .. ............. .... ............. 251
12. Teletipo .... .. ........... ... .............................................. 252
13. Digital : .. ..... ..... .... .. ........... ........ ......... .... .. ....... .... ..... 253
14. Urgencia ...... ........... .. .................... '. ............... ... ....... 254
15. Fragor ...... ........... ... .... ......... .... .... ......... ... .. ...... ......... 255
16. Psicoanálisis ...... ... ... ............ ....... ............... .... ........... 255
17. Oficio ........................ ......... ...... .. ........... ... ... ............ 25 6
18. Profesión ............... .... .. .. ...................... ...... ..... ......... 256
19. Inconsciencia ... ............................ ... .. ..... ......... ........ .257
20. Síntesis ... ........ ......... ............... .. .......... .. .................. 25 8 11 l'I IUODISTA COMO MÉD ICO DE FAMILIA

11,111lc·I Sarnper Pizano


Vlll Prensa latinoamericana: el debate ....................................2 61
Declaracionitis y oficialismo .......................... ..... .... ......... 2 63 1 11 1·\10S tiempos en que uno topa con periodistas que se niegan a
Superpolitización .. .............. ........... .. ...... ................ ......... 270 111111 ir una noticia inesperada -un avión que cae a una distancia
Prensa sin Internacional ........... ........................................ 275
1¡111· st· puede caminar, un incendio en el edificio contiguo, un
La sombra de Internet .. ................. .................................. 2 80
111,11lÍano en un plato de espaguetis- porque lo suyo es el "aná-
Epílogo, Ayer comenzó el futuro ............ .......................... ...... 283 11•,1" de la actualidad económica", Miguel Ángel Bastenier surge
Jean-Frarn;:ois Fogel , , 11110 equivalente periodístico del médico de familia. Él no sólo

, 11liriría feliz y diligente las noticias del accidenre aéreo, el incen-


Apéndice il1n Vl'cino y el plato volador en el plato de espaguetis, sino que
,ulc·111<1s estaría en condiciones de realizar un brillante análisis o
Antología ilustrativa de crónicas, reportajes y entrevistas ........... 289 1111.1 deliciosa crónica sobre el miedo de volar, el peligro de los
Mauricio Gaviria
e,. 1111 c11J ios domésticos o la presencia de extraterrestres en nuestro
.
ron1cas........ .. .. . .. ................................. . ............................ . 293
pl ,111t·1a; y si se le pidiera un editorial que opine sobre estos fenó-
Reporta3es .......... ........ ........ .................................. ... ....... .. 312
1111·11os, escribiría una pieza sesuda y convinceute en estupendo
Entrevistas .... .............. ... ............ .... ............ .... ...... ........ ... 329
npahol. Meses después, expondría a sus alumuos, que ya son cien-
B_ibliografla ... ............ ..................... ......................... ................ 339 tm, d,mo conviene al periodista esrar preparado para cualquier
Indice onomdstico ............. ...... ................................... ..............341 •,111 ¡in.-.~ a como las anteriores y de qué manera un bueu profesional

11.t dl' l'Star dispuesto a redactar un material por lo meuos decoroso


~· , l1·rrota r al reloj para entregarlo a tiempo.

14 ÍNDICE 15
Digamos, en exaltación suya, que Bastenier es un periodista nistas y reorizantes de la comunicación se esconden tras el inglés
a la amigua -culto, zahorí, buen escritor, enterado de todo, es- -el mal inglés, conviene advertir- para confundir al respetable
céptico, reflexivo, capaz de interpretar casi rodas los instrumentos y engordar sus facturas, el escéptico Basteniec hace la única decla-
de la orquesta-, pero abierto a los nuevos tiempos y sintonizado ración rotunda e inapelable de su libro: "Mi primera lealtad no es
con lo que se le exige hoy a un comunicador. Agreguemos que, a Dios, que en todo caso sería el de los católicos; a la Patria, aun
de contera, ha entendido la 01-port~ncia que tiene para nuestra teniendo dos, España y su cómplice natural, Colombia; ni a nin-
profesión la transmisión de la sabiduría tradicional, los secretos__de guna instirución -monarquía o república- o ideología -socia-
la tribu, los elementos básicos sin los cuales cuanto se edifique sei;_á- lismo, liberalismo, anarquismo-. Mi primera lealtad sólo se debe
deleznable y pasajero. Por eso dedica trozos cada vez mayores de su a la lengua de España y gran parte de América Latina".
tiempo a dictar lecciones de periodismo, dirigir talleres, examinar La profesión de fe lingüísrica del autor resulta más sólida y
con sus alumnos las grandes bases y la endiablada minucia del meritoria en cuanto no es la del monolingüe que defiende sus ca-
oficio. Sus cursos revelan el rigor y la excelencia de la escuela de El rencias, sino la del políglora que ama todas las lenguas con tal
País y han recibido durante ya doce años la sazón que proporciona intensidad que repudia la posibilidad de una guerra entre ellas.
la Fu~dación Nuevo Periodismo Iberoamericano, de Cartagena Bastenier habla de cuna el español y el catalán, domina con lla-
de Indias. No son clases teóricas. Bastenier sabe que por lo general neza el francés y el inglés y se defiende, como todo admirador de
los muchachos que salen de las escuelas de comunicación social Pessoa y Vinicius de Moraes, en portuñol.
llegan a los medios con una indigestión de nociones abstractas y Sobre esta materia, recomiendo especialmente el diagnóstico
escasos recursos prácticos. Por eso sus cursos de periodismo no de enfermedades de lejano origen colonial que Bastenier ha detec-
están salpicados de corchetes y definicione;, sino que se parecer:i tado en el lenguaje del periodismo de los diarios (pues no sobra
asombrosamente a una lección de anatomía en el hospital o, si es subrayar que no se ocupa de escudriñar revistas, blogs, boletines de
del caso, en la morgue. parroquia ni anuarios escolares, sino periódicos cotidianos): 1~ ~e-
La pertinaz labor pedagógica indujo h ace unos años a Baste- claracionitis, el buenismo, la tendencia a la solemnidad, el ofic1ahs-
nier a publicar en forma de libro sus recomendaciones profesio- mo . .. Todo un catálogo heredado de aquel pérreo editor llamado
nales, Y entonces salió en 2001 El blanco móvil, identificado en el Felipe II, que Bastenier analiza en forma divertida y contundente
subtítulo como "Curso de periodismo". Yo pensaría que es un vo- antes de suministrar antídotos indispensables.
lumen indispensable para reporteros, redacmres y editores españo- Particularmente úríl me parece el apartado dedicado a las "au-
les Y latinoamericanos; un tratado untado de .realidad que ofrece tomatizaciones", término sesquipedálico que significa algo más
experiencias en salas de redacción donde se habla nuestra lengua, bien sencillo: los buenos tics profesionales. En otras palabras, la ne-
se padecen nuestros problemas y florecen los recursos imaginati- cesidad de que el periodista desarrolle reflejos condicionados que
vos que compensan ciertas carencias económicas y profesionales. lo socorran en su crabajo. La lista de respuestas pavlovianas que se
Dije "nuesrra lengua", y en este punto es preciso hacer un alto. aconseja cultivar al redactor es bastante concreta: evitar repeticiones,
En estos tiempos en que los ejecutivos, publicistas, mercadotec- huir de los barroquismos de estilo, soltar lastre (más explicaciones,

16 PRÓLOGO PRÓLOGO 17
adentro), apretar el texto, plamar mojones informativos, cuidar el 1 , 1,,w, ·oncretos sin ocultar sus fuentes. Los lectores podrán ver,
lead o párrafo inicial, escablecer tiempos y lugares, insertar carne 1111,·~. de qué manera el autor reparte garrote a quien le caiga: desde
y hueso en las informaciones, suministrar al lector el contexto mí- 11 / 1r1/s de Espafia, su vieja casa, hasta modestos diarios provincia-
nimo indispensable . . . Estos y otros puntos, que eJ redactor debe 11m dt· América Latina que se han beneficiado con sus enseñanzas.
grabar en su disco duro, constituyen, según Basrenier, la base del ~n poJría ser de otra manera. Los alumnos no creen en los profe-
mapa en el que luego desarrollará el recorrido de su nora, de su •,111t·s que se niegan a aplicar lo que predican.
crónica, de su entrevista. Si de algo es posible estar seguro, es de que este libro de Bas-
El libro contiene otro elemento novedoso en nuestro medio: 1111in no acusa semejante defecto. Muy por el contrario, contiene
1a importancia de editar bien. Quizás el secreto peor guardado de la 1111 t·jcrcicio abierto, inteligente y útil de periodismo del bueno.

excelencia de cierta prensa anglosajona es el extraordinario nivel P;1ra corroborarlo, aquí están escas páginas: tómelas, léalas ...
de sus editores. El lector ignora que existen; sólo llega a identificar
al periodisca cuyo nombre aparece al pie o en el encabezamiento
de Ja nota. Ignora que existió una etapa imermedia crucial entre
el material informacivo crudo que el autor llevó a la redacción y el
texto pulido, completo y ajustado al estilo del diario que aparece
en el papel. Esa etapa fue gobernada por la mano y el criterio del
editor. Todo énfasis que se haga en la trascendencia de formar bue-
nos editores en nuestros diarios es poca. Faltando ellos, como han
faltado, el material corre el peligro de la desestructuración y_los
pobres terminados.
Al escoger un libro pedagógico, Bastenier ejerció una opción
que lo comprometía a poner ejemplos reales, pues la enseñanza
sin ellos equivale a describir en mensajes de texto el arte de Las
meninas. Y todo periodista serio sabe que el ejemplo real, para que
sea creíble, exige suministrar la fuente. Lo fácil habría sido lo con-
trario: invencar ejemplos, o proporcionarlos despojados de todo
dato que permitiera su iden tificación. Pero ello habría quebrantado
las normas que clava Bastenier en sus libros, amén de que habría
allanado el campo para una odiosa solidaridad de cuerpo que los
periodistas criticamos en otras colectividades, como los militares,
los políticos y los religiosos. Al renunciar a la solidaridad de cuerpo,
el autor exhibe los pecados y también los pecadores. Es decir, critica

18 PRÓLOGO PRÓLOGO 19
11 1Lroducción

/\ MANERA DE PROFESIÓN DE FE

I• •,11· 1ibro comienza con una profesión de fe. No creo que sea posi-
l1lc· dedicarse a la práctica del periodismo en español sin antes acla-
1,11 1111a cuestión. Mi primera lealtad no es a Dios, que en caso de

1WL 1.:sidad sólo podría ser el de los católicos; a la Patria, aun renien-
clc I dos, España y su cómplice natural, Colombia; ni a ninguna
111,\I iLUción -monarquía, república- o ideología -socialismo,
l1hl'ralismo, anarquismo-. Mi primera lealtad sólo se la debo a la
l1·11gua de España y gran parte de América Latina. Lengua españo-
l.1 o castellana, términos de perfección intercambiable.
Castellano no hay más que uno; no existen 19 maneras de
1vribir en castellano, como casi las hay ya de hacerlo en inglés,
11101 ivo por el cual la fragmentación de esta formidable lengua

p11cde ser un día imparable. Y para evitar que eso nos ocurra a
le 1~ hispanohablantes, los periodistas de habla española tenemos la
obligación y deberíamos tener el interés de asumir esta verdad de
l.1 razón práctica: no hay un español periodístico específicamente
l liileno o colombiano, español peninsular o del Caribe, sino un

1111ico español de todos. Me apresuro a advertir que no sostengo


1

1¡11c en España tenga que darse la mejor encarnación de nuestro

21
idioma: el término español -o castellano- engloba un conjun- , ~1.\ 11 ni siquiera divididas en dos grandes bloques: lo peninsular y
to de ma~e~a_s de comunicarse, distantes en la geografía, plurales 111 l:1tinoamericano, sino que se integran en una sola constelación
en la sens1b1hdad y desbordantes en la exploración de los límites , 11 la que unas pueden estar más cerca de otras al margen de su

de lo expresable. Unidad compatible con diversidad. La lengua es 1111 .ili..:aci.ó n geográfica; así, el venezolano se parece mucho al cos-
sólo una, pero después de una suma, no de una eliminación de 1, 110 colombiano, pero no tamo al cachaco bogotano; y ese mismo

factores. Ésta es, por ello, una profesión de fe muy herderiana, 1,ll liaco se parece muchísimo más al castellano de Burgos que al
per~ que, como el propio Herder -que era internacionalista-, dd ( :ano Sur.
se mega a considerar el universo de la lengua castellana superior a ' lodo ello equivale a decir que existe un canon, aceptado por
ningún orro universo lingüístico, así como rechaza la glorificación , 1¡·~tablecimiento cultural de todos los países de nuestro idioma,
del Estado-Nación, sea el que fuere, para defender, en cambio, la , , 1111 puesro y refrendado por la Real Academia Espafi.ola y sus co-

transnacionalidad de nuestra cultura común. 111·~pondientes en América Latina. Ese canon, o norma, es la mejor
En un importante dominical inglés se publicó durante años, ¡,.tifa de lo que es correcto, y nunca un catálogo de prohibiciones.
con la mayor contumacia, un anuncio de una desinformación in- lI l t :i non nada tiene que decir en contra de todo lo que es específico
quietante. Se trataba de la publicidad de una academia de idiomas d,·1 1nodo lingüístico de cada país; el casticismo no es un privilegio
que alardeaba de impartir cursos en 87 lenguas, entre las que fi- ¡wninsular, sino una capacidad común de construir la lengua a
guraban rarezas como el swahili, y que contenía dos menciones ¡1.1ni r de los propios recursos: clima, historia, antropología, socie-
directas de lo hispánico: Spanish y Spanish-American. Si la diver- .l.111; una construcción que, sin embargo, no debe entenderse como
sidad dentro de la unidad es cierro que existe, en modo alguno lo 111 rncia para tomar de otras lenguas términos que son innecesarios
es que cobije la existencia de un idioma al que podamos llamar ¡111rque ya existen sus equivalentes en castellano. De esta forma,
hispanoamericano. El hecho de que en todos los países hispanoha- ,1 c11 Colombia se dice mamar gallo por tomar el pelo, no hay su-

blant~s de América la c o z peninsulares se pronuncien como algo ¡wr ioridad ni inferioridad respectiva en ninguna, porque son sólo
parecido a s - aunque con variantes- y dado que el seseo es tan l11n11as del español para describir una actitud o situación; pero sí
español como el ceceo, o que en esa parte del mundo se utilice c¡11c, en cambio, vulnera el canon escribir conjlictual o coincidental
un pufi.ado de términos distintos a los peninsulares, no autori- 1111r ronjlictivo o coincide.nte, palabras que ya existían en nuestra
za a proclamar que exista un idioma único y común a América ll't1g,ua cuando a alguien se le ocurrió traducir así de literalmente
Latina. ¿Cómo se haría en la academia mentada para enseñar el ,·1 mnflictual o el coincidental del inglés. No rechacemos el inglés
hispanoamericano? ¿Por las mañanas se hablaría argentino; por las , 11,IIH.10 nos completa, sino sólo cuando nos haga eructar.
cardes, colombiano; los días pares, mexicano; y los impares, cuba- En algunos casos hay que reconocer que son batallas perdidas,
no? Sería, muy al contrario, siempre el mismo idioma, pero con , , ,mo ante el ubicuo okay, que salpica el habla de toda América
más variantes incluso que países, puesto que ¿a qué se parece más l .. 11 ina, y comienza a incordiar incluso en España; o cuando la
el habla del Caribe colombiano: al deje de La Habana o al cachaco ¡,dctica ha consagrado tanto en América Latina como en España
de Bogotá? Y, para mayor complicación, esas hablas del español no l11rmulaciones que ignoran las decisiones de la Academia. Un caso

22 INTRODUCCIÓN INTRODUCCIÓN 23
muy diciente es el del teléfono de mano que los latinoamericanos dl1 du11 J e haya surgido, lo cual nos permitirá seguir hablando y
llaman celular y los españoles móvil-anglicismos ambos, por ce- , •,1 1 il ,kndo el mismo idioma aún durante una temporada.
llular phone y mobile phone- y qne la Academia estableció un día l lnicamente en una ocasión he hallado una voz gravemente
que debía ser portdtil. Aunque no desesperemos, mayores piezas 4 11•.1 u·panre. En una reunión celebrada, creo que en el año 2000
han caído. , 11 'i,ttl Míllán de la Cogolla o cualquier otra localidad votiva del
No se trata, por tanto, de pedir al periodista caribeño, del 11n,1¡•,i nado nacimiento de la lengua castellana, a la que asistía gran
Cono Sur, de la meseta mexicana, de la mo~taña andina que es- 1111t1 1t·ro de directores y profesionales de medios de comunicación
criba en un castellano átono,_divorciado de su propia visión del d1 ¡\ 111érica Latina, el entonces director de El Mercurio de San-
mundo, sino que, muy al contrario, debe hacerlo al modo del país, 11,11',(I de Chile, mi buen amigo Juan Pablo Illanes, dijo: "¡Y a mí
que la norma de ninguna manera prohíbe. Si en toda América La-
q111( 1 .~i se fracciona la lengua española en muchos idiomas diferen-
tina ha muerto la forma vosotros, sustituida por ustedes, así como
11•\I". Pero la amenaza es bien real. Un ciudadano de nacionalidad
la persona del tiempo verbal que corresponda -tienen en lugar
1111·x i~a na, llamado Ilan Stavans, tiene una cátedra o plataforma
de tenéis-, no es ello sino una peculiaridad del español, igual de
1111ivcrsitaria en Estados Unidos, donde "enseña" spanglish, ese
válida que las formas practicadas en España. De igual manera,
111111plot lingüístico en el que "I'll cal! you back" se dice "Te llamo
si en Argentina la lengua ha impuesto tenés por tienes, con todas
p',11 ds". En la reunión citada, el director de la Real Academia,
sus posibilidades analógicas, hay que entender que así es como ha
Vfi tor G arcía de la Concha -todo lo contrario de un imperialista
cristalizado la fórmula en el país y que es tan propia de la lengua
1i llJ\iiístico- decía que la preposición de en expresiones como avi-
española o castellana como las que fraguaron en España algunos
1,11· tf,, que, tendría que acabar por suprimirse porque toda América
siglos antes o después. Mi amigo José Claudia Escribano, que
1 ,11ina hacía ya mucho que le había dicho adiós a semejante uso.
fue subdirector de La Nación de Buenos Aires, me contó alguna
1 ,1 lepra del spanglish es lo que hay que combatir.
vez que en la enseñanza primaria - en su caso, hace una pila de
años- un día la maestra de lengua española salía a la pizarra, Nuestra lealtad primera como periodistas profesionales ha de
escribía la conjugación del presente de indicativo del verbo tener, •,e, a la lengua castellana, la materia prima con la que nos ganamos
se volvía hacia los alumnos y, con resignación ejemplar, les decía: l.1vida, interpretamos la realidad, facilitamos un producto más o
"Tenés se escribe tienes", y ya no se hablaba más del asunto. Hoy 1nrnos digerido al lector y, en definiriva, existimos. La lengua es
tenés ha sustituido hasta en la escritura a tienes. Esas cosas tiene la 1uil veces más importante que todo el periodismo del mundo, que
lengua y a esas realidades hay que (a)tenerse. iodos los periódicos, que todos los autores, que todos los empre-
Las variantes lingüísticas, en su inmensa mayoría, son perfec- ,,, rios de prensa. Por eso, hemos de defender el canon, seguros de
tamente comprensibles en el resto de países de habla española. Nos que con ello no sólo no limitamos nuestra capacidad expresiva,
hallamos ame un canon, siempre determinado por la época, que ,, 1110 que la estamos depurando, porque se da la circunstancia feliz

nos defiende de todo lo que debe rechazarse por innecesario, pero dl· que la lengua española o castellana le viene como anillo al dedo
que, al mismo tiempo, es flexible en abrazar lo propio de la lengua .1 lo periodístico; ese bello tríptico sujeto-verbo-predicado es el or-

24 INTRODUCCIÓN INTRODUCCIÓN 25
den natural en el que el interés del lector orienta sus preferencias
de conocimiento.
Nada puede justificar Ja vulneración de un canon evolutivo y
consensuado. El periodismo en castellano -y el término periodis-
mo se refiere en este libro exclusivamente a su vertiente informa-
tiva, no al periodismo de colaboración intelectual del orden que
sea- está contenido en el propio acopio de la lengua; no le es una
realidad exterior, paralela o ajena, y desde su interior nuclear nos PRIMERA PARTE
interesa preservarlo por razones no ya académicas, sino eminen-
temente prácticas, para que el rebote eterno de nuestro trabajo
sea igualmente válido en todas las tierras que van de Río Bravo a
Tierra del Fuego, con un regate hacia el Este que englobe a la pe-
nínsula Ibérica. No puede haber buen periodismo en contra de la
lengua castellana. Hasta aquí, pues, véase aquello en lo que creo;
aquello para lo que trabajo; el Norte que guía mis pasos de profe-
sor de periodismo en lengua castellana.
Y, aclarado esto, empecemos a decir.

26 INTRODUCCIÓN
l. 1 1periodismo en el siglo xx1

l ltl\',I UNA VEZ UN PERIÓDICO

1h-\dl' hace poco más de un siglo, un número significativo de ciu-


d,11 l.mos del mundo occidental efectúa una peculiar operación cada
111.111.1na. Al salir de casa y antes de dirigirse a su lugar de trabajo,
11•11>1-rt:unos metros hacia una pequeña estruccura donde, a cambio
d, 11 nas monedas, recibe un fajo de papeles. Las operaciones pueden
v,11 iar en el detalle, pero sus elementos básicos son siempre los mis-
1110.\. El lugar se llama, en muchos casos, kiosco; las monedas, unas
¡uwas; y el fajo se conoce como periódico. Pero esa operación, que
111 il Iones de ciudadanos repiten como en un rito, se apoya en una
111ncia social, en casi una genética del comportamiento, que sólo
,·vuc;t lo que antes que nosotros hicieron nuestros padres y abuelos.
Durante gran parte del siglo xx es~ ricual se ha beneficiado de
1111.1 fuerte justificación de compra; el r,roducto rendía un servicio
ijll(' podía interesar a un segmento relativamente amplio de la po-

1,1.,ción, porque surtía necesidades reales. La presunción de que lo


, 11 w pasaba ahí foera era algo que en serio sólo contaban los perió-
d irns ha sido todo este tiempo un axioma que ha permitido el de-
..., rrollo de una industria de alguna envergadura. Esa justificación
de ( ompra es hoy menos convincenre que ayer, pero, seguramenre,

29
más que mañana, porque se apoya en una gran rutina histórica. Y 11 11,1•, 1k- las características propias de lo que podríamos llamar
por esa razón nadie puede garantizar que por siempre jamás sigan '¡i,,, ,1 d,ísica del periodismo -vivir de la cosa política y para ella-
existiendo los periódicos de papel. El c~iro delegado de El Pais 11,111du t·I mundo ha variado de tal manera que ese paradigma no
y fundador del periódico español de ese título, Juan Luis Cebrián, 111 11, ya la fuerza de antaño. Uno de los propósiros de este libro es
hizo una caracterización especialmente dramática del mo ment~, l'h •,1 •111.11' y discutir el desempeño profesional del períodísmo la-
con motivo de la reunión anual de la World Associa[ion of News- 11110,11111."ricano de carácter informacivo, en el marco de un curso
papers (WAN), celebrada en mayo de 2004 en Estambul, de la que l'I ,11 1it I i que imparto cada año en la FNPI, en Cartagena de Indias.
entresaco el párrafo clave, motivo de algún escándalo entre los l'1 ,., r~ también la historia del incendio que viene; el de una índus-
presentes:
111, 1 11y:1 materia prima esencial es el papel, elemento fumígeno por
• 1'!1•11t.;ia; el voraz incendio del periodismo de papel.
Los eríódi~os son una consecuencia de la sociedad industrial. En
la forma como han llegado hasta nosotros se integran entre los fe-
nómenos de socialización de las colectividades modernas y han sido 11 JI IN MUNDO GLOBALIZADO
siempre parre fundamental del funcionamiento de los sistemas po-
líticos, tanto en las democracias como en los totalitarismos. Esto 1 1 1111111do occidental, por intermedio de portugueses y españoles,
lo comprendió bien, entre otros, el Libertador Simón Bolívar, que , 11 1u1·m.ó a fin del siglo xv un largo viaje que sólo ha concluido
fundó y dirigió media docena de periódicos y fue no sólo un gran 111 L'~tos úlcimos años. Fue una operación de desenclavarniento
estratega militar, sino también un monstruo de la comunicación. En il1 b1 ropa en la que, junto a u,ia gran variedad de motivaciones,
la medida en que la sociedad digital cambie nuestras formas de vida, 11,1111> d enriquecimiento, la sed de aventuras, la explotación del
Y se vean afectados la naturaleza del poder y los sistemas de con- 11110, la propagación de una religión imperial, figuraba también
trol del mismo, la prensa también se transformará. Aunque algunos 1111.1 necesidad de comunicación.
impacientes empiecen a dudarlo, la aparición de la sociedad digital 1irancisco de Vitoria ya lo decía en su Relaci6n de Indias, de
constituye en gran medida un cambio de civilización. Los periódicos i,1111, u ando se preguntaba sobre qué bases fueron sometidos los
son, desde muchos puntos de vista, un producto del pasado. Des- 11ulim a la autoridad de Castilla, y citaba "el derecho natural a la
de el siglo xvnr hasta nuestros días apenas han evolucionado y una 11111111nicación y a la asociación". El viaje de Colón en 1492 fue el
constante de su historia es la correlación que guardan con las insti- 1•111111.:r gran puente entre dos continentes, e indirectamente entre
tuciones políticas. Si los periodistas pertenecemos al establishment, 1,11 ropa y el resto del mundo, porque hallándose ante el otro, el
es porque desde su inicio, los diarios formaron parte del mismo: el 1, 11 opco accedió a una nueva dimensión de conocimiento sobre sí
debate y la confrontación. 1111~1110. Y, al mismo tiempo, la invención de la imprenta, sólo con

111w~ dé~adas de anterioridad, preparaba terreno y medios para


Buena parte de lo anterior diríase que tiene muy presente a la l.1 d¡.,ida expansión de toda una literatura etnológica, en la que
prensa latinoamericana que, en mi opinión, está aquejada de al- 1k st'OIla rían los religiosos españoles.
30 PRIMERA PARTE
l. EL PERIODISMO EN EL SIGLO XXI 31
Ese viaje iniciado hace cinco siglos concluía_hacia fin del xx; 11, ,11.111nes por escrito; supongamos también que, de ellos, está re-

quizás, en el momento en que ya podamos considerar al pe!!_PE!J,l 111 111 mio 3.000 de contenido informativo, pero ya no a través de la
computer (Pe) como herramienta de comunicación comercializa- ¡111 11 ,.1, sino por vía electrónica; añadamos que ese volumen de in-
?le; cuando todo el mundo es teóricamente capaz por primera 1111111 ,ll ión tie nde a aumentar, de forma que no es imposible que el
vez en la historia de comunicarse con todo el mundo en tiempo , 111i l.1da11 0 algún día llegue a recibir los 15.000 caracteres citados,
real y simultáneo. Se podrá argumentar que eso ya es un hecho 1 ,1111lqll e no quepa sosrener que ese día la lecrura de prensa vaya a

en Estados Unidos, algo menos en Europa, bastante menos en ¡w ,,11 .1 mejor vida, sí es razonable pensar que la suma de caracteres
América Latina e inimaginable en África, porque el parque de i¡111 ii 1git:ra a diario se restará de su necesidad de leer periódicos.
tecnología disponible es enormemente desigual en las diferentes 1,1 hoy ;1s i milamos 3.000 caracteres diarios y nuestra capacidad de

parces del mundo. Pero Jo que aún es verdad hoy, habrá dejado de d, 1,,I 11t i1'1n intelectual es de 15 .000, esos 3.000 signos supondrán
serlo dentro de unos años. Sólo es cuestión de tiempo. Sería gran 1111 ,1 111l-rma equivalente de nuestra necesidad de informarnos por
ingenuidad pensar que una revolución de esta magnitud no iba a 11 wd 10., d isti ntos al papel; eso les basrará a algunos para hacer que
ejercer una influencia decisiva sobre la prensa de papel. • 1 pt•ric',dico pase a mejor vida, mientras que a otros sólo les debi-
Lo más cómodo sería suponer que esa revolución estuviera 111,11 ,1vl ansia de kiosco. Pero lo cierto es que para ambos se acerca
encarnada en las versiones electrónicas de los diarios que compe- 1 1, 1í.1 t·n que ya no necesitarán el dia rio.

tirían contra sí mismos, algo así como Saturno devorando a sus l·'. sl> es lo que esrá pasando con la prensa en Occidente, aunque
hijos, por medio de blogs, Facebook y otros medios que nos dan la il, 111.111era mucho más acusada en el mundo desarroJlado donde,
capacidad de crear y acceder a 1a información sin intermediarios; 11111111 docu menta la WA N, disminuye anualmente el número de
por la competencia entre los periódicos gratuitos que están muy en , 11·1nplares de prensa diaria absorbidos por el mercado, lo que no
la idea de actuar interactivamente con sus lectores; o merced a roda 111 11 1 re con la misma intensidad en áreas económicamente desfa-
una lista de productores y transmisores de información, como una 111ll'l" idas porque las cifras de lectura son mucho más modesras
radio mucho más activa y ubicua o algunas cadenas de televisión \', ¡111r eso, al haber mucho menos mercado, el declive apenas ha
que aspiran a estar en la guerra de lrak, en la Indonesia del csuna- 1111d ido comenzar. Para lelamente, es cierto que en C hina e India,
mi, y ¿dónde no?, al mismo tiempo. Todos estos medios canalizan , 111110 .rn braya la W AN congratulándose innecesariamenre por ello,
flujos gigantescos de información que aíslan y minimizan la parte , 1 t , 11 fül mo de diarios crece con fuerza; en el primer caso, segu-
que tradicionalmente les ha correspondido a los periódicos. 1.11 nvnrc porque el público empieza ahora a enterarse de lo que es
Lo que, a mi juicio, hay que valorar principalmente es la po- 11 11 diario profesioual, y en el segundo porque el crecim iento de
sibilidad que tiene el ciudadano de absorber, ingerir O atragan- l.1 1,·111:1 per cápita está creando bolsas de lectores que aún no han
tarse con volúmenes crecientes de información por medios que i,1.!11 '\ccuestradas" por Internet. Pero esa realidad no funciona
ya no son los p eriódicos. Supongamos, por ejemplo, y las cifras 1 illll O vasos comunicantes con el mundo occidental; simplemente,

son una caricatura de mi exclusiva invención, que el ciudadano 1··,11,, ¡1aíses esrán viviendo un despertar o un primer auge de la
medio posea una capacidad de asimilación diaria de 15.000 signos ¡,11•m;1, que ya se produjo en Occidente hace casi dos siglos; y que

32 PRIMERA PARTE l. EL PERIODISMO EN EL SIGLO XXI 33


la transmisión electrónica tarde más o menos en darles en la cresta 11,,1111gal, han sufrido menos. Es lógico porque el recorte se hace
puede corroborar o no los intereses de la WAN, que busca razones , 111¡w1.,mdo por lo que no es imprescindible, y como el lector de
para sostener que el consumo de papel prensa crece mundialmen- il i,i Iius rn la península Ibérica tiende a estar un poquitín arriba en
te, pero no va a demorar el apocalipsis que viene. l 1 1·~ t .il a social, está en mejores condiciones de comprar el diario
Allí donde históricamente hubo un gran mercado de lectores ,¡i11 1111 l· iudadano de menores recursos en mercados más extensos.
suele ser más perceptible la erosión porque era donde había m ás 1 1 i1 ulí L ·c del consumo de diarios en España se ha mantenido casi
que morder. Eso es lo que ocurre en países con un índice de lec- 1111 11111 ,,li]e en los últimos 10 o 12 años, con poco más de 4 millo-
tores tradicionalmente alto como Gran Bretaña, los Países Bajos, 111 , lt- cjemplares vendidos diariamente, lo que representa, para
Francia y Alemania. De igual forma ,~ hecho de que la catda en el 111111•, .¡i. millones de habitantes, unas 100 copias por cada 1.000
número de lectores sea menos evidente en el mercado latinoameri- 11 d ill .l lll CS .
cano que en Europa sólo se debe a que los europeos tienen mucho Y hicn, aunque uno se sentiría tentado a pensar que este reflejo
más que perder; seguramente es ahora cuando las cla~ ; ; jia- 111 111 1ndustrial de países "menos favorecidos" debería jugar tam-
bajas del Viejo Continente comienzan a desengancharse del "vicio" 1,¡, 11 1·11d caso latinoamericano, puede que no sea eternamente así.

de leer diarios, mientras que en América Latina jamás llegªron a \, .i 1111 >s ahora un tanteo de cifras en América Latina. Y digo tan-

"contaminarse". Más aún, siendo tan pequeño el parque de lectores 11 11 pnrl¡ue, con la salvedad de Argentina, que en los últimos años
en América Latina, hay peligro de que el barrido que los medi~ 1, i 111 IL iado la práctica de audirnrías sobre Ja venta de diarios, la in-
comunicación electrónicos han empezado ya a producir en E~ ~; 1111 111 ,,1 mayoría de los restames países de habla hispana compilan
pa y Estados Unidos llegue a los hispanolectores de este continente 1111,•, 111i smos sus resnltados, o más propiamente los cuecen, y eso
antes de que Ia prensa haya alcanzado su pleno desarrolloJ como sí 1 1 1wn·. Está el caso de un diario mexicano que conozco bien, que
ha hecho en el resto del mundo occidental. , 11 111•, ;inuarios de la WAN ha aparecido durante años con una difu-
Ampliemos lo anterior con algunas estadísticas de 2005-2006: 11111 de 8 0 .0 00 ejemplares, cuando la humanidad entera, la ciudad
entre los mayores compradores de diarios, que son los escandina- , 111 11 t\\lÍÓ n y hasta el Santo Oficio juran que no pasa de 6.000 . La
vos, va en cabeza Noruega con casi 500 ejemplares por cada 1.000 HI t'.~ impotente para corregir esas fantasías y tiene qne aceptar
habitantes (no hablo nunca de tirajes, sino de copias distribui- 1,, q,w ll' digan. En este contexto, ni siquiera Argenrina llega a los
das), mientras que Gran Breraña, que en el siglo XIX estaba a la IH11 di :1rios por millar de personas. Alejandro Urbina, director de
cabeza del consumo en todo el mundo, bucea hoy por debajo de / ,1 Ni1rión de San José de Costa Rica, dice que el índice en su país

los 300 ejemplares. En 1964 y 1965, en rodo el Reino Unido, que , d,· 7'i ejemplares por 1.000 habitantes, más o menos equiparable
tenía entonces 54 millones de habitantes, se vendían más ejem- d dt· Arge ntina. Y excuso decir que los países menos privilegiados
plares que hoy, cuando el país pasa de 60 millones de habitanres. 111, p11H:1n de 20 o 30 ejemplares por 1.000 habitantes; y que se pre-

En esre contexto, y con una caída de la circulación (en España, ¡i,11111 e· l :ida quien cuáles son.
difusión) también en Francia, Italia y Alemania, los países que par- A111 l" ese mercado tan escueto, y dada la coincidencia de que el
tían de una base de lectores mucbo más modesta, como España y i¡11, l íc1 H: acceso a un PC es en gran medida el mismo que consu-

34 PRIMERA PARTE l. EL PERIODISMO EN EL SIGLO XXI 35


me periódicos, arrecia el peligro de que un parque de PC, también 1111 d11 .11 angular de la información un ángulo de 360 grados.
pequeño pero en fuerte crecimieruo, se esté comiendo ya el mer- ,1,11 111uy aros de producción, con un gran número de redacto-
cado de diarios de papel. Y no es que el fenómeno esté ausente en 1, 1l'lllcnares- y, en particular, de corresponsales y enviados
Europa, pero hay una diferencia esencial con el caso latinoameri- •I" 1i.1b, de buena paginación, distribución también internacio-
cano: el bosque de diarios en el Viejo Continente tiene sus raíces 11 11. v .111ibición fuertemente interpretativa de la realidad, lo que

profundamente hundidas en la tierra, lo que exigirá grandes tor- 11 1, 111 ,,~ cx.ige un amplio plantel de colaboradores especializados.
mentas para que se haga inapelable la cuenca regresiva; mientras l•I 11 t'11nero de estos diarios es necesariamente reducido, por-
que el mercado latinoamericano es una hilera de juncos al borde •p1, ,,,'1lo pueden sustentarse sobre un mercado de extensión consi-
del río, en la que la primera crecida ya puede poner en peligro la ,1, 1,d,1(·. l•'. n Gran Bretaña, la madre de todas las prensas, a lo sumo
sobrevivencia. Esa tormentuela es posible que no haya comenzado il 11 · 11,tblar de eres o cuatro; en Francia e Italia, dos; en Alemania,
todavía, pero cuando se desencadene puede surtir efectos mucho 111111•, 1.11Hos, y en España, dos o eres, aunque en este caso forzando
más rápidamente que en Europa o Estados Unidos. La inercia ilr,11 .-1 significado del término perspectivista.
compradora de periódicos es, en parte, una moda o un distintivo 1 11~ periódicos de proximidad, en cambio, son aquellos que
social en América Latina, mientras que en Europa tiene mucho de , , 11 111·111ran su angular informativo en Jo más inmediato, en un
forma de vida. Esa me parece la gran diferencia emre uno y otro 11, ., 111uy del imitable, como una comarca, un distrito, una zona de
caso. Pero lo que ya ha pasado y está pasando en otras partes del 1111i1w11t ia económica y cultural de una ciudad o localidad de algu-
mundo pasará también en América Latina. Ningún país latino- 111 1111¡,ortancia. Aunque no hay extensiones máximas ni mínimas
americano es provincia de Marte. ,¡i 11 1 .,lifiquen para la categoría, estamos hablando de unos miles
,1, 1, dt'1111ctros cuadrados, con una única aglomeración urbana en
11 , ,·111 ro. Ese tipo de periódico deberá saberlo literalmente todo
SOBREVIVIR EN LA GALAXIA GUTENBERG , 1, , 11 .í rea de interés, desde la política local y su enlace con la re-
1,,11111.il o nacional, hasta actividades culturales, forma de vida, ser-
Los periódicos se pueden clasificar de muchas maneras, pero creo h ,, ., - mercerías, farmacias, supermercados-, precios, ofertas,
que el fenómeno de la globalización -o mundialización- per- 11, .111·cimientos; todo lo que conforma la cotidianidad del ciuda-
mire establecer una doble categoría de diarios que serían los mejor d,11111, un lector con el que los redactores del periódico se cruzan en
equipados para sobrevivir a los tiempos venideros: diarios perspec- 111.dk- a c.liario, y en el que el usuario se hace diente, consumidor,
tivistas y diarios de proximidad. 1 111 ya existencia podemos contribuir a mejorar de una manera
Los perspectivistas son aquellos que, con una soberbia digna 111 111 llll más real que en el caso del diario perspectivista, puesto
de Luzbel, pretenden contar el mundo al mundo. Son periódicos de •(111' 1·~1e t'dcimo sería más consumidor de conceptos o fenómenos
ámbito nacional, también llamados "de referencia", que aspiran ,111 i,tb. El diario de proximidad podrá dedicar, quizás, una pági-
a deglutir todo un horizonte de acontecimientos -una perspec- 11,1 .1 110ticias internacionales, y otro tanto, o algo más, a la política
tiva- que va desde lo más lejano hasta lo más próximo, como 11. 111 rn 1al, pero ni siquiera ello sería imprescindible. El principio

36 PRIMERA PARTE l. EL PERIODISMO EN EL SIGLO XXI 37


111·, <~alteros de San Las cascis de cuatro
que rige su actividad es que ha de vencer y convencer allí donde sea ,." t11to y Puerto colombianos se
1 111, Jr,Jc1ria hablan sóbre convirtierón en museos.
seguro que derrote a la competencia de la gran ciudad, donde el pe- 1, ,•• , ., 1111dos de una Ellos son coleccionistas
riódico nacional, por muchas ediciones regionales con que cuente, 11. 11 1,111 sin fronteras. por convicción.
< ultura p. 16 / Cultura p. 14
jamás pueda estar en condiciones de hacer una cala de la misma
intensidad que el de proximidad en su zona de influencia. Es la
idea del periódico utilitario, aquel que no publica nada que no ten-
ga el razonable convencimiento de que va a serle de utilidad directa
a algún bloque de lectores. Incluso en Europa, la gran mayoría de
los diarios no pertenece ni a la primera ni a la segunda especie, sino
que constituye una variante de lo híbrido. Ni perspecrivista más que
en el anhelo, ni de proximidad más que en la miopía. ¿Y qué decir
de América Latina?
¿A qué
En el continente hispanohablante no hay un solo diario que
viene Lula?
quepa calificar sin reservas de perspectivista. Pudo haberlo sido
Clarín, de Buenos Aires, pero creo que, por propio reconocimien-
to, no cabe decir que hoy lo sea plenamente; y, por añadidura, el
gran y noble diario es más popular e interdasista que el modelo
clásico de publicación perspectivista, por lo que se aleja un poco En medio de diffciles crisis bi-
laterales, el presidente Uribe re-
ciblrá el 18 de julio a su ho-
de mi punto de referencia. La Nacíón de Buenos Aires, aunque sí mólogo del Brasil con Quien ha-
blará sobre la estabilidad regio·
tiene las hechuras de este tipo de diario, no posee todos los medios nal. El Espectador habló con_el
Embajador del Brasil, Valdemar
necesarios para encajar plenamente en el modelo. Algo similar po- Leao (fotoJ. / lnternadonal p. s

dría decirse de EL Universal y Reforma en México, EL Mercurío


de Chile, La Nación de Costa Rica, EL Comercio de Perú, y sobre Diálogo institucional
todo, El Tiempo de Colombia, que ha tenido los medios para ello, Pese a que Gobierno y Corte Su-
prema tenían prevista una cumbre
para restablecer el diálogo entre
pero nunca se ha planteado hacer en serio una sección competitiva las partes. a la cita de ayer solo
concurrieron el ministro del Inte-
de Internacional, o incluso EL Espectador, también de Bogotá, que rior. Fabio Valencia Cossio, y el
presidente de la Corte Suprema
después de varios años de aparecer sólo como dominical volvió a de Justicia, Francisco Ricau~e. La
ausencia de los demás magistra-
ser diario el 11 de mayo de 2008, y tiene hoy un fuerte carácter in- dos evidencia que los roces no
han sido superados. / Política p. 4
terpretativo y arrevistado, como se ve en esca primera ilustración.
La prensa de proximidad ha realizado -como en España- Fiscalía indaga si alias
progresos considerables en los últimos tiempos en América Larina, 'Gafas' fue alcalde
El ex senador Luis Eladio Pérez le
de manera que si en los años noventa era virtualmente imposible contó a la Fiscalía que uno de los
llamados carceleros de las Farc,
Alexánder Farfán, alias 'Enrique
Gatas·. detenido el 2 de julio pa-
38 PR IMERA PARTE sado se ufanaba de haber sido
alcalde de Miraflores (Guaviare).
La Fiscalía ya le pidió a la Re-
gistraduría que I.e certifique si esa
es una información cierta.
/ JudídaJ p. 5
hallar periódicos que respondieran plenamente a esa forma de ver 11111•,, .,rra ncaban con 12 o más páginas de noticias nacionales e
las cosas, hoy la configuración práctica del modelo es una búsqueda 1t1t1 111,1< ionales, de forma que el lector tardaba una vida en llegar a
creciente en casi todos los mercados nacionales. Eso no obsta para 1t, ~1·11·iones de información regional y local; pero el récord de ale-
que quede camino por recorrer. Son muchos los periódicos de pro- ¡ 1111 1.-1110 de lo próximo lo tiene, quizás, un diario que a fin de los
vincia que practican un coctel noticioso poco definido, por el que 11111•, 1111vc..:nta publicaba 20 páginas consecutivas de información
los esfuerzos de la redacción se desparraman en codas direcciones 1111, 111 ,1cion al , toda ella de agencias y, lógicamente, dada la formi-
con mucha información de la capital del p~ís, un volumen desme- ,1 d1lt- ~uperficie por llenar, con noticias repetidas.
surado de material procedente de fuentes oficiales y, por tanto, de 1:.~1;1 doble categoría es especialmente relevante porque en ella
escasísimo interés, y sin una concreción suficiente del mercado al , , 111 11cnrran los mejores candidatos a la sobrevivencia periodística.
que se dirigen. El hecho de que contengan una alta proporción de 1 11·, ¡in:;pectivistas, porque aeuntan a un público de alto standing
información local no los convierte en diarios de proximidad, sino 11i11,1 d <JLI C aspiran a hacer una predigestión interpretativa del mun-
más bien en cajones de sastre -donde lo local consiste fundamen- .111 q11t· 11 0 pueden facilitar otros medios concw-rentes; y los de proxi-

talmente en procesiones, actos públicos y alguna calle intransita- 11111 l.1d, cuya salvación puede radicar en la razón opuesta: porque
ble-, pues el periodismo de proximidad debe ser de investigación 11 ¡11'1hlico es un mercado cautivo en la medida en que d resto de
y servicio, objetivos ambos qne, al final, acaban siendo uno sofo 111, il io., d ifícilmente podrá ajustar tanto el angular como para lle-

-
porque se investiga para servir al ciudadano. Por ello, inflar el dia-
rio de información oficial (ayuntamiento, gobernación, cámaras)
es lo contrario del verdadero trabajo de proximidad que, a parrir
l' 11 ,1 L'SL' minimalismo informativo. Los primeros, porque pasarán
I'"' 1·11L·i ma del listón de la competencia, y los segundos, porque
11 p1,1d n por debajo, quizás gozarán de mejores argumentos para
de esas fuentes, cuenta lo que éstas, precisamenre, callan. ni 11 l'V iv ir que el resto de publicaciones, periódicos híbridos o in-
Todo ello, sin embargo, no ha de conducir a una generalización 1,, 1111·dios, cuya justificación de compra resultará cada vez más
abusiva. Si los periódicos de la capital llegan muy tarde a provin- ilP,1 111 ihlc, porque no harán del codo bien ni una cosa ni otra; ni
cias alejadas, como puede ocurrir en países extensos y/o mal co- 1, 11, 11 ,1 n o, ni lo lejano; su recera de todo un poco, puede acabar por
municados como México, Chile, Argentina, etc., y por ello no son 11 ~1dt.1r t n nada de nada.

aurénticamente competitivos con la prensa local, se comprenderá


que ésra deba cuidar la información nacional y aún internacional
para atender a un público que carece de otros medios escritos que 111 l l I IC ,/\R EN EL MUNDO
satisfagan esa necesid ad. Esos diarios son fabricaciones mixtas, ni
perspectivístas, ni de proximidad, cuya hora todavía puede ser ac- 11d1lc mos del periodisra de diario y de la materia prima, la lengua
tual, pero cuya utilidad no va a durar para siempre. El contraste es 1 ,1 1i1a, con la que construye una visión cotidiana y diferente cada
tal que, habiendo en Argentina verdaderos diarios de proximidad 11 h, 1r;1s para tratar de establecer su lugar en el mundo.
como Uno de Mendoza, que dirige Jaime Correas, o El Litoral I•1 \ociólogo francés Pierre Bourdieu, a cuyas órdenes tuve el
de Santa Fe, no faltan orros que cuando menos hasta hace unos 111111111· de trabajar unos años, nos llamaba "especialistas en el ma-

40 PRIMERA PARTE l. EL PERIODISMO EN EL SIGLO XXI 41


nejo de bienes simbólicos", definición que puede ser válida tanto \ow 1lt ':t Latina, encarnado, sobre todo, en los segmentos no crio-
al comienzo de esta historia, a principios del siglo XIX con la Revo- 11,,, , k l., sociedad. Percibimos esa insuficiencia del Estado-Nación
lución Industrial, como en el siglo XXI, que también ve comenzar 11 1rnl.1 la América de habla hispana, pero especialmente allí don-
algo, aunque no sepamos exactamente qué. El periodista contem- ' 1, 1 1 , 1 ioll o esi:á en fuerre minoría y no ha habido una verdadera
poráneo nace al mismo riempo que América Latina, con el siglo t 1·,1,d j ¡,ació n de lo nacional que supere la diferencia de razas. Y la
de las independencias, y, pese a las distancias y a las rupturas con I''' 11·.,1 de papel en Latinoamérica, tanto o más que en Europa, pa-
una monarqnía española que no asume la Constitución de 1812, ,,, 1, li is L6rica, social y económicamente, vinculada a ese Estado-
las Españas de América y Europa se manejan inicialmente de for- l t, 101 1 ¡,or completar y, por ello, es de similar debilidad. ¿Morirá
ma bastante parecida: l 1 ¡1111111.:ra antes de que alcance su mayoría de edad el segundo?
1.n., presidentes Evo Morales, en Bolivia, y Hugo Chávez, en
Su presencia [la del periodista) es indisociable de la sociedad capita- \, w1 11 da, son o se presentan como agentes de un cambio pro-
lisra, de la formación del Estado Nacional y de la profesionalización 11111,lfl l'l l la naturaleza de América Latina, como sería la redefiní-
de la actividad polírica, pues a diferencia de la sociedad feudal, sólo ' 11111 dd ser americano, que hasta ahora, pese a rndas las retóricas
el capitalismo hizo inevitable la libertad de la discusión política, , 1, 11111~ 1raciones panindigenistas de la élite, se ha reducido a una
asegurando frente al poder una esfera de acción autónoma en la que 11 1,11 l.1 representación del criollismo. Igual que los antiguos perió-
fuera posible la institucionalización de espacios para un público de ,11, 1,, dl' papel, a uno le parece que eso ya no camina.
lectores, espectadores y oyentes, origen y des rinatario de lo que ya l·'.~a característica de obra inconclusa tiene mucho que ver con
en el siglo XVIII se conocía como opinión pública. 1,, q11l' hoy es y le falta a gran parte del periodismo latinoame-
' 11 ,11111, que vive como una cierta prolongación de aquel tiempo
Así describe el historiador español Santos Juliá (Historia de las 11111,l.1,·ion al.
dos Españas, 2004) la aparición del periodista. Es un hijo de la l'no veamos antes aquello en lo que sostengo que se ha con-
Revolución Industrial y de la Ilustración, de la primera gran pelea ' 11 ido, al menos en Europa, ese engrudo compuesto de conquista
que transforma con éxito vertiginoso el mundo físico y que esta- ,1 , l.1 n:1tu raleza (Revolución Industrial) y verdad absoluta (Ilus-
blece centros de pensamiento o puntos de referencia a partir de 11 ,11 11'111).
los cuales crece la fe en el progreso lineal, que es como la verdad
absoluta. Y esta presentación me parece relativamente válida para
el periodismo latinoamericano. Si el Estado-Nación ha llegado en l'I 11',AMI ENTO POBRE Y POSMODERNIDAD
Europa a un punto de madurez, aunque hoy se encuentre someti-
do a cuestionamiento desde su interior -como en España, con sus 1 1 pt·1 iodismo occidental como lo conocemos ha alcanzado su pun-
particularismos nacionalistas- y desde el exterior, con los fenó- 111 d1· 110 retorno con el tránsito entre los siglos xx y XXI. Y está hoy
menos transnacionales que amenazan con vaciarlo de contenido, , , 111111 1¡u ien llega a la casa del padre, redescubriéndose en el seno de

no es imposible que ese cuestionamiento se produzca también en 11 1i.1 ,·oncepción posmoderna de la historia. Más aún, el periodis-

42 PRIMERA PARTE l. EL PERIODISMO EN EL SIGLO XXI 43


mo es posmoderno por naturaleza, pero sólo en estos ciempos de 1 1 ,l,n111structor por excelencia, el francés Frarn;:ois Lyotard,
cambio y fin de época se encuentra en condiciones de idemificarse 111 ll ,·I pos modernismo como si esrnviera pensando en eJ trabajo
plenamente con esa realidad. 1 trnl 1,1 irn, cuando dice que se basa en: "Una incredulidad ante

EJ periodismo ha sido el producto di rectísimo de esa moderni- l 1 111, 1,111,trracivas del modernismo, caracterizadas por términos
dad, cuyo nacimiento muchos cifran a mediados del siglo XVI COJl o1111" ¡11 ogrcso, secularización o todo aquello que presuponga
Descarres y experimenta su primer gran éxito "popular" con la pu- 111111 tllll('lllü en una cierta dirección, que les confiere propósito y
blicación en 1687 de los Principia Mathematica de Isaac Newton. 1111!11, ,1do" 1 (Postmodernism in History, 2003). Y Jacques Derrida
El inglés de la manzana y la ley de la gravedad concibe el mundo 11111¡ilt-1 ,t la labor de demolición: "No hay camino seguro quepo-
como un gran mecanismo de relojería que se rige por Jeyes mate- l 111111·, ~q.~u ir, ni sobre el que edificar nada, no hay absolutos con
máricas y en el que todo se reduce a causas y efectos determinados " q,, 1 to a los cuales podamos medir o valorar nuesuas decisiones,
por la ciencia. Esta visión sobre la que se alza y desarrolla la Ilus- j111, 1,1 1) n.:presemaciones" (Ibíd.).

tración fue desbancada a mediados del siglo xx por la física cuán- l•.I 1{-rmino representaciones, aun con rodas las dudas que ins-

tica, que representaba una nueva forma de esrudiar los objetos 1111,1, 1·~ el que me interesa como descripción de nuestro trabajo
mediante la exploración de sus interconexiones -lo no dicho de ¡11 tl11db1 ico.
lo dicho, que se halla en el principio de los estructuralismos- y I· 1 pl'riodismo está en el centro mismo de la pesquisa pos-
así es como pasamos del reino de Ja máquina al del sistema, que 111111 1, 111i.~ta precisamente porque el lenguaje es su base material.
en vez de componerse, como el primero, de construcciones rígidas 1 1 ,,, 1 humano impone a través del lenguaje una estructura de
1111111 i 111 ic:nto al mundo, a lo tangible que le rodea; y sólo a través
doradas de parres con funciones determinadas, se asemeja mu-
cho más a organismos que desarrollan procesos con alto grado de d, l l1·11g11aje podemos expresar esas experiencias. Es la lengua, con
Aexibilidad interna. La certeza ha muerto. Así, el periodismo ha 11 1 ,1p,1cidad de represencación, la que nos permite dar sentido a
vivido durante m ás de uu siglo de esa bella fe en lo absoluro que l 1,, 11":1s y trasladarlo al lector; pero el problema consiste en que al
podíamos h allar encarnada en la bendita distinción eurre h echos 101°,1110 Liempo que la lengua transmite un conocimiemo, es tam-
y opiniones -el equivalente de los Principia en la teología del h1, 11 1111 corsé que se convierte en améntica cárcel de las unidades
periodismo-, y que tan perfectamente representó el hisroriador 11, •w1i1 ido gue queremos transmitir. La necesidad de optar a la
alemán del siglo xrx Leopold von Ranke, con su ecuménica pre- lu,1,1 ,k escribir por una única representación textual nos obliga a
tensión de "contar las cosas cal como pasaron", esa fe ciega en que , 11 ¡;ir ,·~a sola versión entre el gran número de narrativas posibles.

es posible saber cómo pasan las cosas, que tiene la piel tan dura \ ,·,,11 significa que hemos perdido el camino de la totalidad.
que aún no ha sido desterrada de muchas redacciones, como si
no estuviera claro que no hay conjunto de circuustancias o mate-
rialidades -lo que llamamos "hechos"- que no contengan una
carga d e opinión. Y abandonada la segura playa de las verdades 1 1 ,1 11.11 l11cción de esta cita y la del fragmento del poema Four Quartets son de

revelad as, ¿dónde nos hallamos? llh,..11,·I /111gel Bastenier. (N. del E .)

. 44 PRIMERA PARTE l. EL PERIODISMO EN EL SIGLO XXI 45


111,1 1111 animal blanco con rayas negras, o negro con rayas
El gran poeta angloamericano T. S. Eliot lo ha dicho mejo,
que nadie en este fragmento de Four Quartets: l 1111 1~1·
111, 11.~d1t.: decía en El deseo de poder: "No hay hechos, sino
Words strain, 1111 q,1v1. 1liones; sólo existe una percepción de perspectiva, un co-
Crack and sometimes break, under the burden, 1111111110 de perspectiva". Y ya en el colmo del sarcasmo, en La
Under the tension, slip, slide, perish, ,11,,,1111 ril' fa moral: "La verdad es un tipo de error sin el que
Decay with imprecision, will not stay in pla~e, 111 , , 1, 11 ,1 especie no sería capaz de vivir".
Will not stay stíll. '-,,d ,rn1os cuál.
1 m 1111l·vos titanes de la física cuántica "aplicada" a las repre-

1,1 11 11,i1t.:~ del universo por medio de la palabra escrita, pensadores


Las palabras se esfiterzan,
ti 1111 1·~l'~ corno Roland Barthes, el ya citado Derrida, el estruc-
Crujen y a veces ceden bajo el peso,
Bajo ta tensión resbalan, patinan y perecen, 1111 ti 1,1.1 <:laude Lévi-Strauss y Michel Foucaulr, y más reciente-
ltl• 111,· l11s norteamericanos Richard Rorty-fallecido en junio de
Decaen con la imprecisión, no saben quedarse donde estdn,
1111 y Hayden White, han protagonizado en la segunda mitad
Ni permanecer en la quietud.
1, 1 ,1 1,,lo pasado una ofensiva devastadora contra el positivismo o
El "centro" desde el que opera el periodista sólo puede ser el de 11 , 1,·1·11~·ia de que es posible reproducir la realidad de manera veraz

una subjetividad protegida o legitimada por la honradez P.ersonal, ni ,¡c1 iva". Incluso el término representación, que me parecía váli-
lo que en un libro anterior, EL blanco móvil, yo llamaba e l ~ , .f11, 11 /:'/ hlanco móvíl, quizá merezca ser desechado porque no hay
la suspensión de las preferencias personales del autor. Partimos de 1 11,qiolación posible, tránsito de lo representado a la representa-
una subjetividad, pero hay que luchar para que ésta sea lo más 11111. que no rompa los puentes de comunicación entre una y otra
desnuda y desprejuiciada posible. Y si es cierto que para despegarse ,, il1.I.,d. Y esto es así porque el lenguaje esrá tejido de meráfora, y
de las cosas hay que librar un arduo combate, es mejor que así sea 111 111 1.1 n ro le ocurre al conocimiento. Ese lenguaje metafórico sólo
porque la ulrima ratio del periodismo no me parece tanto la meta 1'11nk producir pensamiento o, si se prefiere, una verdad inestable,
- a la que no se llega nunca- como el viaje, como si fuera una q11, yo prefiero llamar "pobre".
road movie, en la que el trayecto valiera más que su culminación. l 'mi damos decir, entonces, que el lenguaje, y con él el pe-
Ese centro, además de subjetivo, es múltiple, lo que quiere 11nd i~1110, está abocado a una futilidad cognitiva. Pero, al mismo
decir simultáneo y consecutivo; es un centro móvil. La rentativa 111·,npo, la lengua escrita tiene todavía hoy, en el libro y en el dia-
de transformar en texto lo que percibimos y llamamos "realidad" 1111, 11 11a centralidad legitimadora de lo que trata de representar
t¡lll' hace que no podamos vivir sin la versión escrita de todo aque-
puede asemejarse a un mecano que cabe montar, pieza a pieza,
siguiendo rutas diferentes sin que a priori una tenga que ser nece- 1111 t'll lo que creemos, como atrezo intelectual de nuestra vida.
sariamente mejor que las otras. En un mundo imposible de reducir J, \,I L'S la gran responsabilidad y la gran insuficiencia congénita
a la palabra escrita, no puede existir la Verdad con mayúscula. ¿Es , li-1 ¡1criodismo. Encontramos esa impotencia representativa en las

1. EL PERIODISMO EN EL SIGLO XXI 47


46 PRIMERA PARTE
expresiones aparentemente más veraces. Escribimos mesa y pode- América Latina no es ni suficientemente Estado ni ape~as Nación,
mos hacernos la ilusión de que no hay vuelta de hoja; una mesa y la prensa que corresponde a ese grado de desarrollo incompleto
será siempre una mesa; pero la evocación del término que haga el L'~ en ocasiones sólo un proyecto metaoligárqrnco qu~ ~e s~1 co-

lector no será el imposible concepto único y abstracto de mesa, . . , co n el público sometida a las mayores .l1m1tac1ones
111u111cac10n .,
sino el de algún tipo en particular del mueble casero, de forma . mano, como la de. ,creer
¡ir:icticadas de propia . que la 111formac1on
.
que haya tantas mesas imaginadas como lectores. Esa es la repre- . . 1de que han de nutrirse los penod1cos es la oficial. Sobre
prmc1pa · d d
sentatividad pobre de la que es capaz el p~riodismo; es decir, que todo esto me extenderé en el apartado referente a la liberta e
hay una serie infinita de centros o subjetividades desde las que es npresión.
posible formular la evocación mesa, y por tanto nadie sabrá nunca
con precisión qué es lo que significaba el término en la mente de
su creador; seguramente, ni él mismo.
Las sociedades latinoamericanas pueden considerarse duales,
aquellas en las que no se aprecia una marcha general uniforme ha-
cia un futuro común, sino adelantos y atrasos muy pronunciados
encre sus diferentes segmentos; la modernidad europea y algunas
pulsiones posmodernistas pueden hallarse a sus anchas entre una
parte de la sociedad bonaerense, los cerros de Bogotá y Las Lomas
de Chapultepec, pero inevitablemenre se codean en las calles de
las grandes urbes y, más aún, en el medio rural, con otro moder-
nismo intelectualmente muy modesto y de difícil construcción.
Para capas privilegiadas de la sociedad el periódico puede ser ya
un producto envejecido que nació con las independencias, mien-
tras que el grueso de la población no ha accedido todavía a la nece-
sidad psicológica ni a la capacidad adquisitiva para convertirse en
usuario del diario de papel. La modernidad de una gran parre de
esas sociedades se halla aún en proceso de fabricación, con lo que
lo premoderno, lo moderno y lo posmodemo conviven sin apenas
dirigirse la palabra.
Y todo ello emiendo que tiene que ver con el proyecto inaca-
bado de Estado-Nación, que en Europa ha hecho posible la inte-
gración en la sociedad del grueso de sus nacionales. De nuevo, con
alguna excepción relativa, el Estado-Nación en buena parte de

48 PRIMERA PARTE 49
l. EL PERIODISMO EN EL SIGLO XXI
11 1>r oblemas del periodismo
1 •11 América Latina

l llll 11 IAI ) DE EXPRESIÓN Y TRABAJO

t 11lil.11 de técnica periodística tiene su utilidad, sobre todo por-


11111 1.Hamcnte se habla de estas cuestiones en los seminarios sobre
¡1H 11~.1 en América Latina, pero si no se trabaja en un contexto
111111 Íl'lltemente democrático, indispensable para que lo que haga-
111n•, .~l'a verdadero periodismo, el dominio de esa técnica no pa-
11 /.1 dL ser una distracción menor. Y en periodismo ese contexto
,11 11H>crático se llama libertad de expresión práctica, activa, real.
r ~11 puede haber periodismo digno de ral nombre sin libertad de
, ~ pn·sión; si ésta falta, de nada vale el conocimiento de los géne-
1m, dt: los secretos de la tribu, de la cultura. Por eso coco aquí este

¡,111110, porque la naturaleza de los periódicos en América Latina


•,, 1í,1 difícilmente comprensible sin tener en cuenta toda una serie
d1· li1ctores que, en la práctica, limitan o dificultan el ejercicio
¡111 >fi:sional del periodista.
Es probable que en ninguna otra parte del mundo los orde-
11,1 m icntos jurídicos hagan más fuerza en proclamar el derecho
,1 Li libertad de expresión que en América Latina. Es toda una

p:1 radoja, porque las dictaduras latinoamericanas nunca lograron


imponer una conformidad absoluta a los periódicos, dado que so-

51
lían carecer de medios y competencia para establecer un régimen 111 11 h,d111 u,11menre en mercados más ricos, donde, por su ex.cen-
estricto de censura previa, ni tampoco el Estado de derecho h. 1 1, 111 1 d1·11 consticuir la mejor defensa civil del periodista. Pero
,
sido capaz de satisfacer roda la promesa contenida en su propia , ¡1 11 • qiK· matizarlo. La ley del mercado, el liberalismo pur~,- es
docuina constitucional. Y hoy, aunque bajo sistemas teóricamentt' 11 11 111 1. 1 in:eta que a mí se me ocurriría recomendarle a Amenca
democráticos, las paradojas persisten. Nunca habrá estado más y 11111 1 ,1,, 1 de algo grave carecen las sociedades latinoamericanas e~
mejor proclamada la libertad de expresión que en América Lati 1111 ¡. \ 1, 1d 0 que sea capaz de intervenir y regular el mer~ado. Y s1
na, al mismo tiempo que una constelación'de realidades conspir;i ,1 1 tln ir que el mercado no necesariamente es un fabncante de
contra su pleno desarrollo. 111 11 ,,d , 1-11 ando sus dimensiones son casi insignificantes se con-
11, 1111 lu.~o en su peor enemigo, porque hasta los poderes fácti-

11 11 1, 1,, 1110desros pueden moldearlo a su conveniencia. De_forma


EL MERCADO
111111 d,krentc, cuando el colectivo formado por los que piensan
¡111 l 11 ¡H:riódicos es lo bastante grande y lo bastante solida:io
El mercado de prensa diaria latinoamericana en castellano -in- 1111 1 111 qm:star una reacción de alcance social ante lo que percibe
cluyendo todas las especialidades: información general, deportes,
1111111 .1~l ''--·h'.inza, de los poderes , fácticos o formales, encuenrra en
economía, ere.- es francamente exiguo. El mercado español es ¡ 1111 .tt .ido una defensa que puede ser sumamente eficaz. Cuando
modesto en comparación con el de las potencias tradicionalmente li 1, 1 111111s afios el fabricante de armamentos Dassault-el de los
lectoras de Europa -el mundo anglogermánico y Escandinavia- 1, 1111 u·~ Mirage y Super Écenda.rd y de los cohetes Exocer, con los que
y sólo supera en la Unión Europea, por número de ejemplares ven- ¡ 1 111,1, 1¡ ión argentina se las ruvo con la marina briránica en la guerra
didos por 1.000 habitantes, a Portugal y Grecia. Y, sin embargo, le ti, 1, 1~ Malvinas- compró un irnportanre diario francés, la re-
saca varios cuerpos a Argenrina-Uruguay y Cosca Rica, que están .¡ 1, 1 1t'm advirtió a la nueva propiedad contra las tentaciones de
a la cabeza de 1a clasificación en la América de habla castellana. , 1111 hi.ir la línea de la publicación. La fuerza con la que actuaba
Esto significa que para un mercado de más de 400 millones de 1 ~\' ¡;rupo de periodistas se cifraba en sus lectores, su prest_igio_y,

consumidores porenciales no se venden más de 40 ejemplares por I'º' vxtr:1polación, codo el mercado francés de prensa. ~adie dice
cada 1.000 habirantes; esto es, una difusión de unos 14 millones ,iqilÍ que la redacción fuera más fuerte que 1~ empresa, s1'.10 qu~ ,el
de periódicos al día, cuando en España el índice es de algo más de IIIL'I t"ado era un parapeto suficientemente d.1gno de considerac1on
100 y en 2006 se vendieron 4.300.000 copias de prensa diaria. Y
i rniH• p:1ra que los nuevos compradores hubieran, ~e ten~rlo en
esas modesrísímas dimensiones de la lecmra latinoamericana que, , lll'lll ,t. Algo semejante es hoy impensable en Amen~a Launa. El
por añadidura, está diseminada en una geografía vasta y dispersa, dnn¡ui librio de poder entre propiedad y asalanados intelectuales
no podían dejar de ejercer las más graves consecuencias sobre la ,., .1hrumador.
libertad de expresión.
Todo esto SLgnifica que unos pocos anunciantes de alg~,n~ en-
La principal de ellas es que la publicidad adquiere un poder wrgadura poseen una influencia considerable so~re ~os_pen~d1c~s.
inusitado sobre la vida de las publicaciones, contradiciendo lo que 1·..~a presión se ejerce no sólo sobre el órgano penod1snco, smo 111-
52 PRIMERA PARTE 53
11. PROBLEMAS DEL PERIODISMO EN AMÉRICA LATINA
cluso sobre_ el propio -~ ercado. Menudean los casos de diarios que 11 1111il1 11rr l·d ia de una parte de las empresas de prensa, un grave
c_on los meJores ausp1c10s de espíritu crítico e independencia ha 11 11 1 111 .,, 1·1 ha la calidad de ese periodismo, si no se tienen alguuas
sido ahogados al nacer porque se les han negado avisos, crédito.~. 1 , l.11.1s. Y en América Latina el fenómeno está adquiriendo,
acceso ~ormali~ad~ al_público. Y la conclusión de todo ello es que ,1 111 i¡1w veremos, características preocupantes.
la ~~ros1dad ~ s1mb1os~s entre poderes económicos y polfricos, con 1 , 1111pccable que se integren -verbo bolivariano por excelen-
altisimas dosis d~ ca~1quismo a la maner~ tradicional española, 11 l.1•, rcdacciones, buscando la combinación multiplicadora de
hacen de las publicac10nes ya instaladas una realidad casi inamo- 11, 11 r.r y w nocimiento de las distintas "escrituras" del periodis-
vible, porque están emparentadas metafórica o materialmente con 1111, 1 11 111 1 mismo espacio material, en un contexto que permita a
los poderes locales de tal manera que pueden poner en marcha cJ 1,1.!11•, \,thcr lo que hacen todos y trabajar para todos; pero es mu-
más formidable aparato de defensa y agresión contra los ·recién 1,11 1w1 1os satisfactorio hacer que cada periodista, simultánea o
llegados.
11 , , •,1 v.1111cnre, se mueva entre todas esas "escrituras"; que el profe-

¡, 111.rl q11 t.: ha obtenido la noticia la "fabrique" de una determinada


11 1 11 11 1.1 para el papel, para el digital, para la radio, para la televi-
LA TRAMPA MULTIMEDIA
11111, 1·1c, por la sencilla razón de que eso es formar periodistas al

111 q1,11 0 de un nuevo taylorismo, como quien hace embutidos en


La evolución_ ha,ci~ los complejos mulrimedia de las principales , 111,·11.1 , o periodismo en serie. Y el nivel de ese mulriperiodismo
empresas penod1sncas es un fenómeno generalizado en el mundo 111, ¡1.1 rece que pueda ser muy alto. Otra cosa sería si el paso de los
entero. Muchos sostienen que los diarios que no formen parte de 111v1'1t('S periodistas latinoamericanos por esas cadenas de produc-
e_st~s conglomerados lo van a tener mucho más difícil para sub- 1 11111 ~l· encendiera como un aprendizaje por un periodo limitado,
ststtr que los así integrados; que un periódico de papel que no 11,1,, el cual cada uno fuera a desembocar en la especialización o
cuente con el apoyo -la sinergia está de moda decir- de otros 111w l:1 lidad que mejor se adaptara a sus aficiones y habilidades.
medios de comunicación audiovisuales o electrónicos parte medio I'< 1n pcrmítaseme dudar de la munificencia de algunas empresas y
desarma~o en un mundo de competencia cada día más agresiva. ,li- q11 c una vez establecidos esos nuevos falansterios todo va a estar
De la mts~a _forma, como trato desde otro ángulo en el capírulo 1111 .,m inado al perfeccionamiento y felicidad del ser humano.
VII, al penod1sta le interesa formarse en el dominio de rodas las
No me refiero aquí, por supuesto, a que el grupo multimedia
"~s~rituras" periodísticas, lo que incluye la radio, la televisión y lo 11 11 Sl' sirva de los recursos correspondientes para la realización de
digital en todas sus vertientes, porque eso le da una ventaja en el 1111 mejor trabajo allí doude sea menester. Si la empresa tiene a un
mercado sobre los que sólo se han preocupado de formarse en una pnioJista de televisión en el lugar en el que se ha producido el
de esas especialidades. Igual que un profesional ha de saber mo- hn ho noticioso, y no hay representantes de las restantes "escriru-
verse en cualquiera de los géneros, el periodista del siglo xxr debe- 1,I.\ ", d reportero in situ deberá estar en condiciones de surcir a los
rá saber también moverse en el mundo recnológico que le rodea. d\' rn Js medios, y cobrar aparte por aquello que no constituya su
Pero al mismo tiempo que se produce ese fenómeno de conversión , 11 111 etido principal; pero una cosa es operar en la contingencia y
54 PRIMERA PARTE
11. PROBLEMAS DEL PERIODISMO EN AMÉRICA LATINA 55
otra muy distinta hacer de la ocasión, sistema. Los grupos que St· 11 1, 1 lt- d la L'.ll el negocio constituye la peor receta para sobrevivir
retrepen en lo inmediato de la economía del multiuso periodísti , 1 ,11,lo x x 1. Me consta que una de estas dinastías llegó a tener
1

co están aceptando a medio plazo una más que probable dismi 11¡,I, ,1do~ a 52 miembros de la familia, entre consanguíneos y
nución de la calidad y condonando una segura sobrexplotación ,1111, 0 ,, , lo lJUe constituía no sólo una carga salarial escasamente
del profesional. Y, según todos los indicadores, eso es lo que esd 1 11111 ,1lilc, sino, mucho más notable, coda una red de recípro-
ocurriendo en no pocos establecimientos periodísticos de América , 1111t1l ,1h ilidades y complicidades que actuaban en contra del
Latina. La libertad de expresión, en úlrim~ término, es también 11111, 111 11.11 11 icnro más elemental del diario. Y la Casa Editorial El
una dimensión de la calidad, de las condiciones de rrabajo, del 11, 11q111 obraba probablemenre como signo de lo que está cam-
desenvolvimiento del periodista en los medios de comunicación. 111111,11, u 1ando vendía en 2007 una proporción mayoritaria del
La aurocensura puede llegar por muchos conductos, y uno de los
1 c11111 i1 11 a la editorial española Planeta.
más "creativos" tiene que ver con la relación entre profesional y 1\11Jl' 1111a información periodística que, en general, puede ca-
empresa, en la que si no es posible la plena horizontalidad de b 11111 ,11-.c de pobre, insuficiente y técnicamente defectuosa, y con
igualdad de derechos y obligaciones, sí es positivo para todos guar- 1 p.11<-ocstruccura de la propiedad, el ejercicio real de la libertad
dar un cierto equilibrio de las formas.
1, 1~presión puede ser de tan bajo octanaje que allana el camino
cl 11,11•1venc ionismo del poder.
ESTRUCTURA DE LA PROPIEDAD

1'111 ',I( JN[S, VIOLENCIA Y AUTOCENSURA


Gran parte de la propiedad rodavía es hoy fuertemente patriarcal
en América Latina. Se ha dicho que esa propiedad de origen fa- '11,ln ,1 fin de los años ochenta podía empezarse a hablar en Amé-
miliar en contacto con el capitalismo creciente no suele durar más 111 ,1 l ..i ti na de la existencia de mecanismos legales reguladores del
de tres generaciones. Y esas familias de prensa -en Colombia, 11, 1·,o a la información pública. El fuerce endeudamiento exterior
los Cano de El Espectador, hoy ya fuera de su control, y los Santos ,I,· r1ua:hos países hizo que los grandes organismos internaciona-
de El Tíempo; en Perú, los Miró con El Comercío; en Chile, los l, , de préstamo -Banco Mundial, Fondo Monetario Inrernacio-
Edwards con El Mercurio- y cantas otras están al mismo tiempo 11.d presionaran para que se aprobaran nuevos instrumentos
vinculadas o hacen parte de la aristocracia local que ha tenido ran- ¡1111dicos con los que garantizar algún tipo de transparencia en el
to que ver con la gobernación del país desde la Independencia. 111.1nejo de los recursos del Estado. En 1985 se aprobó en Colombia
Es cieno que hay familias que han sabido prepararse para el p;IÍs siempre tan amante de legislar- una ley de acceso a do-
futuro y aunque hayan mantenido el negocio sobre base parenral, 1111m·nros administrativos que se puede considerar pionera en este
se han dotado también de las habilidades y conocimientos necesa- , ,1111po; y la más rigurosa y penal actualidad en Perú, con la expo-
rios para moverse en un mundo de aira competencia, pero pocos •,11 ic'm de los v!adivideos y las condenas de Vladimiro Montesinos
disputarán que la necesidad de dar acomodo a toda la familia 0 ,, vi ex presidente Alberto Fujimori, han favorecido la aprobación

56 PRIMERA PARTE
11. PROBLEMAS DEL PERIODI SMO EN AMÉRICA LATINA 57
de una ley de esca naturaleza en 2007, considerada por los expertm
más que adecuada. 11,1 11 1 011sta ncia de mi admiración y respeto por quienes ejercen
1 ¡unln iún con desprecio tan a menudo de sus vidas. Y no hay
Esa presión de los poderes, tanto fácticos como formales, Sl'
1 ,1 11 ,1, H'1 11 para la que a uno se le pueda pedir semejante cosa, pese
ejerce de manera constante en toda América Latina. Los ministrm
111 111 ,ii, ' orno atestigua Reporteros sin Fronteras, cada año en
del poder, los dirigentes económicos, las alcas personalidades dl'
1111 , r 1, ,1 Latina un buen número de periodistas paga con su vida
todo orden, y hasta algunos presidentes, tienen una gran afición
11 lnw,1l·11cia en trabajar y vivir como verdaderos profesionales.
a llamar por teléfono a los periódicos, aunque es mucho peor, sin
duda, cuando no les hace falta ni siquiera hacerlo. En la España
de comienzos de la transición política, años ochenta, todavía pu
11 11'1 l(',lJNA LIDAD DEL PODER Y DENSIDAD DEMOCRÁTICA
dieron darse casos parecidos, pero hoy son mucho más raros. Todo
ello es causa de una sistemática autocensura que se practican a sí
1 1,,1., 11111ícaciones a la libertad de expresión no sólo no estorban,
mismos los propios periodistas. Hay que reconocer que ésta existl'
11111 tjllt' convienen a un tipo de diario que aunque cr~ce por do-
en todas partes, que nadie escribe a calzón quitado, que todo Jo
111111.1, goz.a de uno de sus mejores hábitats en ~ste commente; es el
hacemos dentro de un marco establecido por el diario, bien sea
, 111110 que, quizás, comunica cosas, que relacmna a unos lecto~es
implícita o explícítameme. Pero aquí estamos hablando de algo
, ,111 01 ros, que sirve a unos intereses primordialmente empresana-
más. El periodista que no busca a diario el límite de lo permisible:
11 ~. w¡;ía les, económicos, pero que no es un verdadero órgano de
está faltando a las exigencias de la deontología más elemental. Y
lrdn 1111 ación, porque no se plantea el problema informativo como
ese camino conduce inexorablemente al tipo de profesional que
illH' q11a non; es un tipo de publicación en la que lo ~ue _importa
lo que trata de hacer es adivinar lo que los poderes pueden estar
1 ~ q11 ién sale en las páginas de Sociales -lo que_n~ s1gn1fic~ que
deseando que salga de su pluma, incluso ames de que se lo digan.
, •,11 no pueda ser apetecible también en otros dianos que s1 son
En estas condiciones, a nadie extrañará la nula invisibilidad en la
1 , id:ide ros órganos de información-, cuántos titulares conti~nen
que viven grandes sectores de la sociedad, sobre todo en la Amé-
11 nombre del presidente de la república, el número de publme-
rica andino-caribeña, como es el caso de indígenas y marginados,
por rajes que no se presentan como tales; son también periódicos
en general. Anee todo ello, como dice el comunicólogo espafiol
,pw tienen por objetivo instalarse en determinados sobacos, desde
Bernardo Díaz Nosty, sólo cabe "armar ideológicamente un pen-
donde.: lanzan un mensaje a quien sepa y deba captarlo, que hablan
samiento que corresponda a los tiempos en que vivimos para hacer
1 11 11 11 morse social y político a sectores privilegiados del país; son
realidad la libertad de expresión".
,I1a ríos cuyos redactores nunca reciben permiso para asistir a cu~-
¿Y qué decir de las amenazas contra la integridad física del
~11., 0 talleres en horas de uabajo, no digamos ya que se les financie
informador? América Latina es una de las partes del mundo en las
,il¡; 1•111 tipo de formación ; que nnnca veremos en las aulas de la
que el ejercicio de la profesión entraña mayor riesgo físico. En oca-
¡:1111dación Nuevo Periodismo Iberoamericano, y corresponden a
siones, cuando se me ha pedido opinar sobre mis colegas latinoa-
1i, 1íses de baja densidad democrática, porque la d~mocraci_a, Y en
mericanos - no sobre la prensa, que no es lo mismo- siempre he
MI i.eno la liberrad de expresión, pueden tener densidades diversas.
58 PRIMERA PARTE
11. PROBLEMAS DEL PERIODISMO EN AMÉRICA LATINA 59
' n 11 ,1l1 n 1du está el poder, menor suele ser la densidad derno~~á-
El caso especialmente positivo en este aspecto es el de Méx i111 ' s baqueteada se hallará la libertad de expres10n.
1 Í.
1 111 p ,1 s, y ma d d'
donde sólo hace un par de décadas la gran mayoría de los diari11\ i 111•11ilil icnte despersonalización, que subsiste en ~ra _ os _,ver-
respondía a muchas de esas características negativas, pero hor, d l , haya dotado de rodas las mst1tuc1ones
11111 t 11an o e pa1s se b , 1 1
cualquiera que haya sido en otros órdenes la eficacia del sexenio 'd h b es un gran o stacu o para e
111 ,u 1.\1irns hab1 as Y por ª er, . , .
foxísta, la prensa ha sufrido desde el año 2000 una formidable .. desarrollo de empresas penod1sncas verdade-
1 111 , 11 111111..:nto y A , ·
transformación, hasta el punto de que es µna realidad social a l.1 . subrayo que en menea
,1 11, l ll l" profesionales. Por eso, siempre ., .
vez constructora y consumidora de democracia, líquido amniótiw . . ¡·ores que los penodicos.
, 1111 •1 lo~ pcnoc11stas son me
sin el cual el periodismo no podría subsistir.
Yo me he resistido siempre a caracterizar la prensa como u11
agente social "bondadoso", un instrumento de la realización dd
bien común; entre otras cosas, porque el bien común no es un faro
que nos ilumina, sino que se define, y además de manera múltipll'
y hasta contradictoria, en cada época y ocasión, realidad ésta sus
ceptible de ser mal comprendida muy particularmente en América
Latina, donde el periodista-defensor de causas perdidas, pastor dl'
almas, pedagogo de mentes y activista social es una imagen muy
común, por más que esa pléyade de buenos sentimientos tenga es-
casamente que ver con el ejercicio competente de la profesión. Por
eso, me satisface aún más saber que a mi lado se encuentra recha-
zando todo redentorismo Carlos Marín, hoy director del diario
Milenio en el D. F., coautor, por añadidura, del manual para el
ejercicio del periodismo más notable publicado por un latinoame-
ricano, el tan popularmente conocido Leñero-Marín. Y ese bien
común sigue sin interesarme porque no sé en qué consiste; pero he
de admirit, pese a que me he resistido a ello durante años, que en
América Latina los diarios, como en Europa hace uno o dos siglos
y en España hasta fecha mucho más reciente, pueden trabajar en
la mejora de la densidad democrática, simplemente haciendo bien
lo que tienen que hacer.
Sí ruviéramos que buscar una represenracíón práctica de lo que
guiero decir, dibujaríamos una especie de tránsito entre lo que yo
llamo "personalización e impersonalización del poder". Cuanto más
61
11. PROBLEMAS DEL PERIODISMO EN AMÉRICA LATINA
60 PRIMERA PARTE
111 11 chip colonial

11 ,11 /1 >HOME DE LA COMPLICACIÓN

, 1 111· dicho que América Latina hay más de una, y que ninguna
, 11, 1.di·,.ación se adapta perfectamente a aquello sobre lo que se ge-
11, 1.il i1.a; la combinación de indígena, negro y blanco europeo es
!' 111 rt 11br de cada socíedad latinoamericana, con sus exuernidades
, 11 p.dscs como Guatemala o Bolivia, donde lo indígena predorni-
111, y .~i le sumarnos el mestizaje, abruma, y Argentina y Uruguay,
il1111dc Europa, sobre todo la del sur, es quien lleva la voz cantante.
I', 11, 11 no cree poder de rectar líneas de fuerza coincidentes, al menos
, 11 l.1 América andino-caribeña; es decir, toda, salvo los dos países
1 1t .idos del Cono Sur.

Yese rasgo común puede denominarse el "síndrome de la com-


pl 11 ación". En los capítulos siguientes me extenderé con ejemplos
, 1,11ncros sobre ello, y pergeñaré un debare sobre sus elementos
l wnciales entre una quincena de grandes periodistas de la región,

p,·rn ahora quiero hacer enunciado, definición e interpretación de


nlc síndrome.
El síndrome de la complicación consiste en ignorar una teóri-
, .1 línea recta que una los elementos o unidades informativas; en
,¡11c raramente se afronta la tarea informativa de manera lineal y,

63
al contrario, se le adorna de mil maneras diferentes. De visita t·11, 1
1,it ión, nos llega sin que lo hayamos buscado. El periodista
1 ,. , I, 11
diario la Verdad de Maracaibo, vi cómo, a falta de verdader,1 111
11 ,, 1• q11c st: siente muy importante-y nadi e a quien paguen tan
formación, la autora de una nota de Cultura sobre un mago locd 1
11 d l'lll'dt· serlo- y actúa con una incapacidad que parece cong~-
su presentación, se enredaba en mil consideraciones perfectamt'lll
¡11 1 11t, i-x plicar las cosas directamente. Contar algo, parece decir,
inútiles sobre la bienaventuranza que para los infantes represe111,1
11 1,,11 1k·mpo y nada corre prisa. Un excelente alumno de Carta-
ba aquel sujeto. Le dije que todo aquell? sobraba, y la periodi,~1,1,
1, 1, Nilson Romo, se refirió un día a "esa forma de escribir corto,
con absoluta buena fe, me preguntó si "ya no valía adornar". ".\f
111, 11M1·d, maestro, nos enseña", ante lo que tuve que pre~isarl~ que
-respondí-, pero sólo con información".
" 11,, 1r-.11 aba de enseñar a nadie a escribir corto ni largo, smo bien, y
Esos "adornos" pueden ser de los tipos más variados. Uno m111
¡111 ,1, n111 cd a que eso práccicamente siempre era hacerlo más corto,
común, del que rendré ocasióu de volver a hablar, es el llamado
I" 11 , l'I objetivo no consistía en abreviar, sino en desescombrar,
lead retardado, que se enseña en algunas facultades de comunic.1
f11 ,11 il i1 ar el texto, y que cuando, al contrario, yo echaba en falta
ción latinoamericanas y que es una especie de anteposición a l.1
, lt 1,1,·1111,s informativos o puramente gramaticales en la narración,
noticia de toda una serie de circunstancias de lugar, modo o pt·I
l,1, 11 le.~pedía que alargaran el cexro por esa razón.
sonalidad que sumen al lector en la inopia durante un número el('
1\·ro ni mitifiquemos ni enterremos. El periodista latinoame-
líneas a veces desorbitado antes de llegar a aquello que de verdad
111 , 1111 1 posee tan buenas condiciones para el desempeño de su pro-
se le quiere comunicar. Y claro que puede existir el lead retardado,
li •,11'11 , como cualquiera, aunque no siempre la realidad material
si se hace adecuadamente, dando información para meter al lectot
,, 111 ¡lermite. Cuando un informador tiene que llenar una o más
en el meollo de lo que se le quiere contar. De igual manera, gusr:1
p,lgi nas diarias no cabe esperar un trabajo de Pulitzer. Yo re~uerdo
mucho hacer lo que yo llamo "prólogos" a la información, que c.~
, 1 1 .,so de un diario líder en su país -año 2001- que, ded1eando
avisar o decir que vamos a decir: "Fulano de tal afirmó que no
l,1•. IHteve primeras páginas a algo que vamos a llamar información,
estaba nada de acuerdo con lo que oía", para seguir: "No estoy
~nlin· un total de 45 textos, en 44 aparecía mencionado, bien fuera
en absoluto de acuerdo con lo que me dice". Y en todo momento
,,11 1it ular o sólo de pasada en el texto, el presidente de la república.
repeticiones innecesarias, como si el propio periodista no estu-
Y ¡1:ira redondear esa proeza había sido preciso que alguien, difícil-
viera seguro de recordar de qué iba el asumo, sin practicar lo que
11H·nte el redactor de a pie, conviniera una única rueda de prensa
yo llamo "solear lasue" en el curso de la narración (ejemplos, en
capítulos siguientes).
del presidente en media docena de informaciones distintas, agru-
padas cemáticameme, que aparecían también en páginas distÍJ: ta~.
Es un lenguaje administrativisra, protocolario, oscuro al igual
¿Y de dónde viene todo ello? ¿Procede esa espesa rorrenc1ali-
que toda germanía, con todas las características de un "acertijo"
1h d del crópico? ¿Hay alguna lingüística primigenia de los natu-
en el que una voz externa se impone a la del autor, casi como si
1,iles que obliga a hacer comorsiones al castellano que manejan?
nos estuvieran haciendo el periódico desde fuera, productos que
¡Viajaba esa toxina en la sentina de los barcos negreros, como u~
sólo interesaban a quien los ponía en circulación, con un lenguaje
t1lien intelectual? Todo ello habrá marcado, supongo, de una y mil
de rueda de prensa, de boletín, de comunicado, de rodo lo que,
111aneras el español americano, pero creo que existe una gran causa
64 PRIMERA PARTE
111. EL CHIP COLONIAL 65
general, unificadora y globalizada: es el lenguaje de la colonia, 1·1 1 , 1 ,1'11u rnador. El Estado viene definido en el primer artículo:
chip colonial. 111111,11 io Social de Derecho Plurinacional Comunitario, Libre
Durante los tres siglos de la Colonia las clases privilegiada~ \ u 111111·,111 ico y Descentralizado, Independiente, Soberano, Demo-
se movían en el ámbito de lo escrito dentro de un contexto que 11111 1, t' ) ntercultural". Y para calificar lo que la educación tenía
ya he llamado "administrativista", lenguaje del poder que quería ,i ,, •,1·1 !' 11 el nuevo Estado indigenócrata la tirada era la siguien-
ser abrumador, distante, enigmático y todo aquello que marcaba 1 " l lniwria, Pública, Universal, Democrática, Parricipativa,
la lejanía y el sometimiento del súbdito al gobernante. No eswy 1 111 11 1111 it a ri a, Descolonizadora y de Calidad, [... ] lmracultural,
diciendo que ese lenguaje se haya conservado tal cual, pero sí guL' 11,1, 11 nh ural y Plurilingüe[ ... ] Abiert.a, Científica, Técnica yTec-
ha quedado un relente, un alambicamiento, que hace cualquier t111lPJ', ÍL:i, Producriva, Territorial, Teórica y Práctica, Liberadora y
cosa menos abordar el objeto de la información. El lenguaje es ver 1 , 1,l 11L" innaria". ¡La palabra al poder!

baso, adepto a dar mil vueltas a las cosas, a marcar las diferencia~ l 'n o ese lenguaje ¿por qué no está igual de presente, aunque
en lugar de hallarse razonablememe próximo al lenguaje hablado. 1111 li.1 desaparecido del wdo, en la prensa peninsular? La respuesta

La periodista colombiana María Teresa Ronderos, directora de l:1 1d11 put·de ser Europa. No se entra en la Unión Europea y ni si-
versión digiral de la revisra Semana, encuentra el calificativo acer ' I'' '' 1.1 cn la Organización del Tratado delAdámico Norte (OTAN)
rado al decir que los periodistas "se ponen la corbata para semarst' , ,, n l11rndo así. Ese lenguaje es el que corresponde al tiempo que
a escribir". En la lengua periodística, sobre todo andino-caribeña, ¡ 1P,,,tl 1,1 Marcelino Menéndez y Pelayo cuando, para su embeleco,
late todavía hoy ese acento del poder, que durante la Colonia no 1 1p.1l1:1 había sido "martillo de herejes, espada de Roma, luz de

estaba destinado a ser cabalmente comprendido, sino aterradora- l 11· 11 10". Toda una ironía cuando la ofensiva neopemecostalista
mente obedecido, porque la palabra de la Ley esraba para atemo- 1111,· 11 ,1·1,a con dejar a España sin martillo, ni espada, ni luz. En
rizar e imponer. Es la lengua que corresponde al barroco colonial I l,11otir1s de Colombia, libro publicado en 2007 con artículos de
de los templos, muy de la Iglesia que cogobernaba las Indias y 1 1110-. c~pecialistas, se sostiene que el continente de habla espafi.ola
marcaba tanto como el poder secular la agenda social y política en j 1111,i,, f1i ensa en España, ni la tiene presente en su quehacer diario.
los virreinatos, y a la que han debido comribuir también lo suyo r JH lt:i ría falra, si eso fuera verdad, puesto que América la lleva
las numerosas dictaduras militares, de la Independencia para acá, 111¡1·1L1d a en forma de chip.
con su pasión por el lenguaje marcial, decisivo, como Júpiter anre
el ciudadano postrado de hinojos. El gran historiador inglés, J. H.
Elliott, refiriéndose a la América espafiola del siglo xvn, llega a 11 l'l ll lÓ DICO QUE NOS HACEN LOS DEMÁS
hablar de "una sociedad dedicada casi obsesivamente a la palabra
escrita" (España y su mundo, 2007). 1 1 1 li ip colonial contiene, como en un juego de mufi.ecas rusas,
Y como en un eco apenas demorado difícilmente hallamos 111d.1 una serie de tics o formas de hacer gravemente comraindica-
hoy mejor ejemplo de esa obsesión que la novísima Constitución ,l.1,, que cabría calificar de pecados capitales del periodismo; y en
boliviana, que es un verdadero despliegue de ese lenguaje polí- 1,1c caso, no sólo larinoamericano, sino hispánico, e incluso lati-

. 66 PRIMERA PARTE 111. EL CHIP COLONIAL 67


no. La fiebre de las declaraciones, la dec!aracionitis, es el primc111 , q11 1 1111 puede ser un periodista es institucional. Se trata de
de esos pecados; es la sustitución de la acción por la declamación, 1, 111111,dl's, digamos que de la comunicación, que han de "ven-
la realidad por su mueca, aunque sólo sea porque es mucho m,11 d l'llhl ico los presuntos logros de sus respectivas federaciones
fácil informar de lo que se dice que de lo que se hace. Y a mayor 1111.11.1~. 1ninisterios, organismos públicos o asimilados. Y no
abundamiento, ese furor declaratorio procede la mayor parte rh 111d 1111damos, su función es tan legítima como la de cualquier
las veces de fuentes oficiales o paraoficiaies. El subdirecror de N,· ,J, ,11111 .rl del periodismo, pero lo que hacen no es periodismo,
forma de México, Roberto Zamarripa, apunta que la situación li.1 1 l 1 1,1' t1tilb razón de que su objetivo no es servir al público
empeorado reciememente por la influencia de la prensa digital, qn, 11" rl JL'k·. En Europa y en el resto del mundo esa especie existe
parece que obliga a recoger el último bufido de cualquier presun1:1 111il11 , 11 , pero jamás he oído a sus titulares autodenominarse pe-
personalidad y da lugar "a un periodismo de transcripción [.. ,I /,, 1,11 i11stitucionales, porque la gran mayoría es consciente de la
que recoge los dichos de los poderes públicos [...] hasta el punw ,1111,1d wc ión en los rérminos que la expresión entraña. Al con-
de que un gruñido es suficiente para convertirlo en noticia". 111 In, ,·11 Europa se denomina, sin ningún cariño, "institucional"
Y lo más rerrible de este periodismo declarativo, oficialista, y d 111 111nli.~ta obsequioso con el poder, servidor de intereses que él
como dice Zamarripa "estimulado desde el poder", es que implica 1 111, 1, 1 on siderar superiores, pero que escasos lectores reconoce-
una renuncia por parte del periodista a contar las cosas, permitien , ¡ 111, "1110 propios. Dec!aracionitis y oficialismo van de la mano
do la intrusión de una voz ajena, en muchas ocasiones sin justifica- 1111,·,t· periodismo llamado "institucional".
ción alguna. Y no estoy diciendo que se pueda hacer un periódico \' .rl rncumbir a esa declaracionitis lo que hacemos es sólo un
sin declaraciones, sino que hay que huir de hacer periódicos de d" 1 , r11 11 1i,,1110 de convocatoria, que a quien interesa es al que nos con-

claraciones, que emiten las jefaturas de comunicación de enridades 111 ,1, y disciplinadamente nosotros vamos y lo contamos. Por eso
públicas y privadas, pugnando por intercalar su particular teoría 11 1',11 1¡11c dejamos que nos hagan el periódico desde fuera, y aún
de las cosas en el tráfago informativo que nos inunda. ¡1, "' 111;rndo esos convocantes son los poderes públicos o fácticos
En el periodismo contemporáneo jamás, digo jamds, se ha q11, l'~ I ablecen agendas noticiosas. Es el chip colonial en acción,
convocado una rueda de prensa o similar para dar una noticia. , 1,11 l.1 imcnsidad de toda una proclama virreinal. Lo único obje-
Puede que, al margen de 1a voluntad del convocante, esos cóncla- 111 " ¡1:1ra una mentalidad dominada por la reverencia implícita al
ves contengan algún material genuinamente informativo, pero su podn es lo que el poder o el oficialismo dicen, porque es lo único
divulgación nunca es el motivo de la convocatoria. Se uata de salir ,111 ,,,. lu que no puede caber duda. "Lo dijo Bias, punro redondo",
al paso de una información, dar una versión de las cosas antes de 1, 1,1 t·I viejo adagio castellano. Mientras que en todo aquello a lo
que se instale otra que no convenga, rebatir a quien sea cuando a ,pu· 110 nos invitan a presenciar, suelen anidar las verdaderas noti-
nadie le importa lo que se rebata y dar curso a todo lo que le inte- ' 1,1~. l1:1ra muchos periodistas las declaraciones son un recurso con
rese a emidad o persona en particular antes que al público. 1l 1 ¡i 1L· inAar las informaciones, o como les digo a los alumnos de la
Esa desviación de lo profesional explica la existencia de los au- 1\¡ 11da ele Periodismo de El País, un pasamanos para bajar la es-
1

todenominados periodistas institucionales. ¿Instirucio-qué? Si hay ' ,1h-ra, porque mientras vayan agarrados a las declaraciones como

68 PRIMERA PARTE 111. EL CHIP COLONIAL 69


a una barandilla se sentirán seguros de que están cumpliendo l., 1111 11·¡H·1i<l a- chorrea por todas las páginas de los diarios de
asignación de líneas o palabras que el profesor haya establecido. 1111111,u ión general.
. ¿P_or q~é parece, sin embargo, que hemos excluido del perni 1 .1 ,·xi.;cpción son los diarios ultrapopulares como Nuestro
c10so rnflu;o de este pecado capital a las provincias del Río de 1. 1 1 110 dl' C uatemala, que son por definición apolíticos -es de-
Plata? Digamos primero que las provincias argentinas o uruguaya~ 11 111l1\1·rvadores- cuyo ejemplo prolifera hoy en todo el conri-
no están del todo exentas del chip, como_ya he dicho que no lo c.;~ ' 111, , y de lo que hablaremos en otro capítulo. Es un fenómeno
taba España, y que es en todo caso sólo en Buenos Aires donde c~. 1 "" 111 qt l L' puede un día llegar a cambiar la naturaleza del lector,

l~ngua del imperio ya no cotiza; el problema nunca fue en Argen 1 111 11u l.1vía es minoritario y no desmiente la tendencia general
tma de la misma índole que en el resto de la Colonia, porque hubo 1, 1111 ,1. l•:.~a gran dedicación al hecho político nubla o dificulta la
mucho menos virreinato y durante mucho menos tiempo que en 1 11 111,111t'lll de panoramas de interés informativo de una gama más
la Nueva España, en el feudo limeño e incluso en Nueva Granada, 1, w .. 1 qu e podrían interesar a otros segmentos de la sociedad.
ya que el virreinato rioplatense fue creado en 1776, casi a las puer ,1 l1i1v 111uchos lectores politizados y unos pocos que no lo están,
tas de las guerras de independencia; y en último lugar, porgue L'I 1, 11,, t ' lógico que se esté restringiendo el angular informativo al
país es un producto inventado básicamente a parcir de fin del siglo 11 111vo de los primeros, con lo que se pierde la oportunidad de
XIX cuando media Italia del Sur se vació para llenar los conventi- 111 n 1 ,1 otro rípo de lectores de inqnietudes más generales.
llos de Bue~~s Aires, y el único imperio con el que tuvieron que I•1 ,1reo de intereses de la prensa latinoamericana es relativa-
ver las trad1c10nes lingüísticas trasalpinas fue el Romano. "" 111 1· lim itado -como también, la española- y puede estar
p1111 l111iéndose el fenómeno de la pescadilla que se muerde la cola.
1 1 11, 11 lta nte de todo ello son periódicos dedaracionistas, oficia-
EL CÍRCULO VICIOSO DE LA POLÍTICA 11 111,,~. i'ríos como el palacio de hielo de Superman, donde no se
11 11 ,110111 0 personas de carne y hueso a sus protagonistas y menos
La generalidad del periodismo latinoamericano, y aquí sí que no 11111 ,1· describe visualmente su comportamiento. El periodista se
entran excepciones, opera para un mercado muy reducido, aunque li11n1.1 en un gran número de casos a la transcripción somera de
esto más que un pecado es una desgracia. En el mejor de los ca- 1, 1111 1l'l:Í m ientos públicos, llenos de declaraciones repetitivas y he-
s~s, como hemos visto, ese mercado alcanza un índice de unos 75 1111,1 •, ,·omo carámbanos.
e1emplares de diarios por 1.000 habitantes, lo que en un país como Y, rnn ello, mucha de esa prensa está perdiendo una oportuni-
Arg~ntin a, con unos 36 millones de habitantes, supone entre 2,5 y ,11,I dl' oro cuando en todas partes.los teóricos de la información
3 millones de copias. Ese mercado latinoamericano engloba sobre ,11111 ,1yan que hay que hacer periódicos útiles, que le sirvan de algo
todo a clases medias razonablemente acomodadas que sienten un il 111 1da dano, que sean el nuevo electrodoméstico de la casa. Lo
e?ecial interés por la política, y cabe argumentar que eso deter- i¡w lt:a:e falta para llegar a un público potencial desatendido son
~r~e la extrema polirización de la prensa. Y no es tampoco tan 111 , 11',d icos con una implantación local que hoy no tienen ni si-
drsnnro a lo que ocurre en España, donde la política - y además q11 ll'I ;1 los mayores periódicos del continente. La sección de infor-

70 PRIMERA PARTE 111. EL CHIP COLONIAL 71


mación local de los grandes diarios capitalinos es muchas veces 1111 1~t, t·.~. tan sólo, un lead deficiente, sino una perla de ese len-
dietario de festivales, procesiones, cultura y jarana en la calle, pl'i 11 11 q, d,· reglamento municipal. Misteriosamente el habla común,
en la que faltan barrios, consumo, radiografía del nivel de vid,1, 1, l.1, ,die, sí se suele librar del contagio del chip colonial y retie-
marcaje a los poderes públicos, y no tanto en los areópagos ch·I 111.!11 \ll gracejo, inspiración y sabiduría popular. Hay que hacer
p~der como en las ventanillas de la administración. Porque, como ,1 , 1111 l1 i11capié en que no es un problema de la lengua en gene-
d1;0 el secretario genera! de la Organización de Estados America d ,11111 de su versión escrita, porque el lenguaje hablado es rico e
nos (OEA), el chileno José Miguel Insulza·, en unas declaraciones .1 111 IJll1 1.11ivo en toda América, y quizá especialmente en México,
El País, América Latina no es la parte más pobre del mundo, pero 1 111 11y ( :olombia. En este último país es fama que se habla el me-
"sí la más injusta". Yo no he visto en todo el planeta, quizá con l:i 1,11 1,1~tl' ll ano del continente -sin excluir a España, donde cada
excepción del África negra, una región donde 1a exploración dd f¡ 1 ~,· li:1bla peor-, para lo que se señala habitualmeme el len-
ciudadano Y la disparidad entre precios y salarios en casi todos lo,~ 1111,· dt· C undinamarca y Boyacá como su gran centro glorioso, a
rubros sea mayor que en gran parre de América Latina. ¿Qué hacl' 111 q11 , - yo no diré que no si pensamos en un bloque nacional lin-
la prensa ante eso? Lo que tiene que hacer es informar menos sobn· 1111·,1 irn, pero, puestos a elegir, yo prefiero el de la Lima virreinal
!as cosas de la política y más sobre la política de las cosas. 1 l1,dil ,1mos, en cambio, de una sociedad mucho más compacta,
Y esta reivindicación del periodismo !ocal con lo que más tie- , , I dt· la costa colombo-caribeña donde abundan los modismos
ne que ver es con el chip colonial, o mejor, con su extirpación. , 1·.t lm.~ que en España ya nadie recnerda.
Lo que más abomina ese lenguaje del poder, apergaminado como
una receta, propio de folleto medicinal o prospecto comercial de
cualquier orden, es llamar al pan, pan y al vino, vino; bajar a ras 11 1 IM/JL/GUISMO INTERNACIONAL
de piso para ver al ciudadano común y, sobre codo, darle la pala-
bra. Juro por Dios que estoy tomando un ejemplo al azar, que no \1 11l:rica Latina parece haber dejado atrás el tiempo de las dictadu-
hace falta ningún expurgo de hemeroteca para hallar cantidad de 1,1·,; MI crecimiento económico es desde hace algunos años más que
muestras a nuestro alrededor. En la primera página de un diario 1npetable; a diferencia de Europa, Asia y África, no ha conocido
líder en su país, diciembre de 2007, leo: ·
d11 1,1nte la mayor parte del siglo xx una "guerra civil interameri-
1,111:1"; salvo la guerra del Chaco y los breves episodios de la guerra
El préstamo de 130 millones de dólares negociado por el Gobierno il,·I h '1tbol en Cemroamérica y el reciente forcejeo fronterizo entre
a través de la [. ..] no es terna de debate para el Parrido [...], afirmó l'.-1 ú y Ecuador; experimenta un vigoroso crecimiento demográ-
ayer el secretario general de esa organización [.. .]. El presidente del 11, o; y aun ciñéndonos al solo universo de habla e.spañola está ya
Senado agregó que si para el Partido [.. .] el caso es tema de debate, , nea de los 400 millones de hablantes. Y, sin embargo, su peso
no lo es para el Parrido [.. .], porque están sarisfechos con la explica- 1111lítico es muy inferior al de Asia, y si es superior al del continente
ción que dio el presidente [...] sobre el caso.
rn·gro se debe principalmente a que sus lenguas, el desarrollo cul-
1mal que han generado, la formación del Estado y sus diferentes

72 PRIMERA PARTE
111. EL CHIP COLONIAL 73
sociedades nacionales son de corte básicamence occidental y, p111 1 1 v.lrias décadas, un órgano de peso fuera del país. Pero no
tanto, mucho más familiares para el Primer Mundo que las d11 ,1 111 di· l'lltender a qué se refieren. ¿Había entonces un mercado
resto del planeta. Para una visión eurocéntrica, América Latina 1·, 1111•,11·riosamente, ha d esaparec1"d o.' ¿E xisna
· ' un espacio men-
algo próximo y relativamenre familiar. lt111• .1, hicado como cabeza de jíbaro?
La prensa latinoamericana apenas tiene interés en mirar .ti I' 11 _1 wr verdaderamente internacional, a un diario no le basta
mundo, y cuando lo hace incurre en extrañas pecllliaridades. Y,t 111 4111 1krto número de páginas dedicadas a ese fin, nilimitarse a
he dicho que no hay diarios claramente perspecrivistas como n,, 11 11 111111 adón de agencia, por copiosa y bien procesada ~ue esté.

New York Times o Le Monde. Y el caso que me parece más san 11 1 ,~pir:tr a ser un diario que traspase front~ras 1~ pnmero_ ~s
grante es el de México, que con 106 millones de habitanres -ci- 111111 1•11 1111 desembolso muy considerable. Solo la mformac1on
fras oficiales de 2008-, una literatura de alto voltaje y un grn11 1111111 .1 v.tle ya para presentarse ante el lector, y esto es aún ~ás
vigor nacional, muestra una increíble indiferencia ante la cuestión, , 1,, 11 io en el campo de lo internacional, porque las agencias,
He comentado con destacados periodistas del país la falta de ni 11111 ,,, ¡11 Jibles para diseñar una estrategia informativa diaria, ~o
menos un diario perspectivisra mexicano, y en un próximo capí d, 11 11 ¡ remotamente lo que el corresponsal o enviado especial
tulo algunas de esas voces debatirán sobre el tema, pero anticipo 11 , 1 11 ,ihajo de campo, ya que aquéllas nos iguala~ con la com-

que sólo he obtenido respuestas que me parecen escapistas, a la de- l 11 111 ia, que puede disponer de ese mismo m~tenal co~tr~ta~o
fensiva. René Delgado, el director de Reforma, aduce, y en eso tie- 1 d ,irmpre sin carácter de exclusividad. Ese npo de d1ar10 lll-

ne razón, que la información internacional es muy cara, de lo qm· 1, 111 ,tl tilllal necesita, al contrario, toda una red de corresponsales

deduce que no puede resultar rentable porque al público mexicano 1,, 11 ,,, 11 1:i en función del emplazamiento, int~reses y conexiones de
no le interesa. Pero como no tiene acceso a esa prensa perspec- 11 1,1país en el mundo. Un diario latinoamencano, adem~s de estar

i:ivista es arriesgado opinar si le interesa o no, y a mí me cuesta 11 pi vwmado en Washington, París, Londres, Roma -~! es arge~-

creer que si a ese público se le diera la oportunidad no generaría 1111., , Rruselas - la Unión Europea (uE)- y Madnd, ~e_bena
una demanda social en ese sentido. El director de El Universal 1, 11 ,.1 .itttenas en las principales capitales del resto de Amenca, e
de México, Raymundo Riva-Palacio, opina que sólo las naciones 1111 1 11 ~:i blemente en Buenos Aires y México D. F. Exactamente lo

ex imperiales tienen el sentimiento y la necesidad de esa prensa 01111 ,1río de lo que ocurre. Y esos corresponsales tienen que serlo
internacional, y Alejo Miró Quesada, director de El Comercio de ,1 1 \'l'rtlad: miembros a parte entera de la redacción, no cranseún-
Lima, que la construcción de Perú no deja espacio mental para 1, \ 'Jlll' cobran por pieza, que hacen lo que pueden y algunos ~asta

preocuparse por lo que pasa afuera. Curiosamente, algunas voces 1111 hm:rios, pero difícilmente rivalizan con el producco genurno.
como la del escritor y periodista argentino Tomás Eloy Martínez .y cómo son las secciones de Internacional, incluso de los
~ ' á .
hablan de una Edad de Oro, remota y vagamente encajada en un p,t,tt iLlcs diarios lacinoamericanos? En su orografia, pocas P g111as
tiempo pasado, en la que sí habría habido, dicen, un gran interés f!! Tiempo de Bogotá prácticamente nunca pasa de ~os ~ hasta
por la información internacionaL Y Delgado coincide con él en lo li ,ll l' poco se conformaba con una-, extensiones inm1sencmdes

referente a México, que es cierto que ruvo en el diario Excelsior, ,li · l ables, sólo algún corresponsal a tiempo completo y, en algunas

111. EL CHIP COLONIAL 75


74 PRIMERA PARTE
ocasiones, un buen trabajo de mesa con infografía -en lo qu.c M , 1 11tt·11d ía lo que quería decir: dos ban dos, el liberal-capita-
han hecho grandes progresos-, pero poco más. Ahí no hay ~j r, 1 l 1 1 d t om unista-dictatorial eran incompatibles enemigos; y el
da al mundo, ni de ida, ni de vuelta. 1,11 ·;1t·111pre sabía cuál era su elección. No defiendo este esque-
¿Y en cuanto a la temática? La peculiaridad de la que hab!a l1,1 ' 1 l"''º rl'spondía a una cierta escuela de pensamiento, mientras
antes es la de qu.e esas secciones se interesan mucho más por 111 1,,, l 1 11·,di dad es hoy mucho más incomprensible e irreductible
lejano y exótico que por lo próximo y ac,:uciante. Mucho OrienLt' lo1p lli1 caciones, porque lo que se nos está diciendo no es que
M edio, bastante Pu.tin, justificadamente Washington por encim ,1 111 1 1il1·o logía sea el enemigo sino q ue el Islam, una civilización y
de todo, algo de Madrid, y muy poca América Latina, aunque h;1y 1111111,1 11 n iversal, constituye el mal por antonomasia.
que reconocer que, como a la fuerza ahorcan, Hugo Chávez y Evo 1 , 1 información internacional no especializada, como la que

Morales están alterando esos equilibrios. ¿Por qué ese coctel infr¡r 111,111cja en América Larina, es un galimatías. Y como la natu-
mativo? Yo creo que porque quieren ser secciones a la europea O ,1 ' d, 1,1 1iem: horror al vacío, el espacio informativo que ya no ocu-
la norteamericana, pensadas para la élite y su clientela, que consti 1 1 l,1 dt·sa parecida Unión Soviética lo llena la Yihad Islámica, el
tuyen la gran mayoría ·de los compradores de periódicos; seccione~ 1 11111Í\1110 internacional, al que sin pudor se califica de islámico,
con caché para un mundo de señores, blancos y criollos. Como 11111111 1 n n su sucedineo local, Hugo Chávez; y ante todo ello la
dice Roberto Zamarripa: "Lo extraño no es tanto que se informe ¡,1, 11•1,1 occidental y la latinoamericana se muestran incapaces de
de lo lejano, como que no se informe de la pobreza próxima de 11 11 1 11·prcsentación comprensiva del mundo. En esa realidad, el

América Latina". Y la cosa debe de venir de antiguo, porque el li 1p 1, ,lonial puede regocijarse, porque con su lenguaje retórico y
polígrafo m exicano Alfonso Reyes, en su libro México, publicado 11 11111 11 ist rativista alcanza la cima del sinsentido.
en los años treinta, ya decía: "La imitación de Europa parecía más
elegante que la investigación de las realidades más cercanas".
La consecuencia de todo ello es un espléndido regalo a la pren- 11/ 1 i' lllMCR BALANCE
sa española, sin que eso signifique que ésta lo aproveche como de-
biera; y pese a todo ¿quién informa más de México fuera de México, 1 111,1 pa rte de los jóvenes periodistas latinoamericanos nace con
de Colombia fuera de Colombia, de Argentina fuera de Argemina, de 1
11 1 1 l1ip maligno en el hombro, un foco de irradiación de impul-
Guatemala fu.era de Guatemala? Pues la prensa española. ,11•, que se ex tienden como un ageme contaminante por todos sus
El chip colonial es, a primera vista, más difícil de vincular a 11 ~ IH\.

este apartado, pero la conexión existe y es de fondo. El mundo de l·J curso de cua[ro semanas que dicto en la Fundación de
la Guerra Fría - segunda mitad del siglo xx- era relativamente t , ,il 10
en Carragena se da de bruces cada año con el famoso chip,
fácil de representar; la prensa occidental, y con ella la latinoameri- 1 1 11yo aislamiento e idern:ificación clínicos sólo llegué, tras un
cana, dividía muy mayoritariamente a los actores en buenos y ma- 111pin~o trabajo de laboratorio y docenas de horas de debate, en
los. El chip colonial se instalaba cómodamente en esa escenografía , 1,,,mto de 2007. Y el curso se propone como uno de sus objetivos
Y dentro de una visión empobrecedora de la realidad cuando me- ,,11 eli minación por medio de lo que podríamos considerar una in-

76 PRIMERA PARTE 111. EL CHIP COLONIAL 77


tervención quirúrgica de taller. Pero ocurre que aun concluida C(III
éxito la operación y cumplida en esas cuatro semanas una obligad,,
convalecencia, el mal tiene un formidable poder de resurrecci<'>n
si el paciente no se administra la medicación prescrita, que suele M'l
leer sin descanso otra prensa, preferentemente anglosajona. Es cm111>
esos precarios senderos que se abren a machete en la selva y qu(
cuando volvemos a recorrerlos, si no ha h~bido nadie que los haya
estado preservando, han vuelto a cerrarse casi como si no hubier,1 SEGUNDA PARTE
pasado nunca nadie por allí. Una inteligentísima periodista venezo
lana, Irene Ambrosio, me planteó el tema de si no será que con es.1
intensa práctica el lector está ya tan hecho al chip, que rechazar/a
todo lo que fuera escribir mejor y más funcionalmente. Yo ya nw
había planteado el problema y, tras instantes de angustiosa duda,
me dije que no, que lo que está mal lo sigue estando por mucho qut·
la contumacia en el error haya inmunizado a los lectores. Y que la
educación y perfeccionamiento de la sociedad existen. García Már
quez seguramente escribe torrencial, pero no hace Leads retardados,
ni "prólogos", ni tarda seis párrafos en resolver una escena que sólo
pide uno. Un gran diario o_simplemente un buen diario es aquel
al que le falca lo menos posible de lo necesario, pero al que nada
le sobra.
Resolver satisfactoriamente todos estos problemas por supues-
to que no convierte a ningún mal periódico en bueno, pero ig-
norarlos sí hace que lo que podría ser un buen periódico no lo
sea tamo. Este es un libro que erara en mayor medida de técnica
periodística y del adecuado manejo de la lengua casrellana para la
mayor eficacia del quehacer periodístico, aunque nadie puede po-
ner en duda que sin talento, entrega y disciplina de conocimiento
pueda haber buenos periódicos. La técnica nunca reemplazará a
las potencias del alma, pero sin ella tampoco valdremos lo que
podemos valer.

78 PRIMERA PARTE
IV. 1os secretos de la tribu

1111•, 1'/\1 I\BRAS SOBRE LOS GÉNEROS

111,qut· sea telegráficamente hay que repetir alguno de los ele-


111111111s ya reseñados en el libro El blanco móvil; digamos por ello
d, 1\ p.tl,1b rassobre los géneros, en propia versión, para ver en qué
p111·dl'II ser aplicables a la prensa latinoamericana en español.
1 os géneros son sólo instrumentos de trabajo, herramientas

, 111'" uso es conveniente conocer, pero cuya observancia no ha


,¡, 1'\I lavi zarnos; sólo existen en nuestra imaginación, y como los
l 1111t1M>.~ "'1cchos", los descolgamos de la pared para utilizarlos
, 11,1 ndo nos interese. Son lupas con las que escrutarnos el quehacer

I" 111111 í.~Lico para entenderlo mejor, para aprender a leer periódi-
, 1 t',, y pdcticamente nunca los hallamos en estado puro, sino que

1 1 llll'slizaje, tan latinoamericano, será su forma natural de exis-

1, 11, ia. Son, a la vez, una topografía, un mapa del trabajo periodis-

1" o y u na modesta deontología en la que se recoge sistematizado


trn li, aquello a lo que tenemos derecho o comporta obligación en
11111·.~1 ro trabajo.

1.os géneros troncales son sólo tres, pero cada uno de ellos
1 11tl·11d ido como un gran contenedor periodístico: (1) La nota seca. 1

( 1) J ,;1 crónica. (3) El reportaje. Los géneros identifican, describen,

81
clasifican y opinan o interpretan. Identificar y describir correspon 1111 l·j1.:111plo elemental bastará: "Hugo Chávez es presidente
de a la noca seca; identificar, describir y clasificar o interpretar si11 l, \', 111·1.uda desde 1999", lo que responde a codas las exigencias
valorar política o moralmente, a la crónica; e identificar, describir, 1111, 11111,·s; la presidencia es identificable en su duración, sin que
clasificar y opinar e interpretar, al reportaje. li 11 1 11111guna implicación interpretativa sobre su naturaleza; pero:
Deliberadamente he adoptado una numeración correlativa 1 1, lvn rue un excelente presidente de Venezuela hasta 2006" ya
para denotar la exiscencia de los tres géne.ros, 1, 2 y 3, porque Sl' 111, 1,1111 ría como nota seca porque decidir si su presidencia merece

trata de una secuencia en la que se va de un punto a otro, adqui 1111 t ,il i íicarse de excelente es una interpretación, y ésta exige que
riendo el autor derechos y contrayendo obligaciones durante el li 1\ 1 1111 autor identificado para tomarla, lo que no puede hacer la
recorrido, y también porque, habida cuenra de que las termino 11 , 11, 1,1 o los comunicados o boletines, que son lo anónimo por

logías tienen significados muy diferentes en distintos países, en 1, 111111 iún. El único caso en el que la agencia puede, en sus cables
vez de con nombres, los géneros también pueden identificarse co11 1111 111111:i<los, transmitir la información de cómo lo ha hecho el
números. Vamos de menos a más, porque partimos de la casi nula 111, \ldrnte es cuando recoge una declaración de alguien que eso
o mínima propiedad del autor sobre el texto, la nota seca, hasta s11 1111111.1, porque se cine a lo que se ve, se oy~ y se siente: "El ex vi-
grado máximo de apropiación, el reportaje. Y, al mismo tiempo, ' ¡a1c·,idcnce Rangel a.firma que Chávez desempeñó un excelente
cada género contiene el anterior; de forma que en la crónica está 111111w1 mandato".
implicada la nota, y en el reportaje suelen estarlo la crónica y la h cierto que el periodisra ha sido en alguna medida autor,
nota. Por eso digo que el primero identifica y describe; que el se- 1•111q1J1· la neutralidad total no puede existir jamás, pero ello no
gundo identifica, describe y clasifica o interpreta sin valorar; y el 1111111 i1.a a mentirle al lector diciéndole con nuestra firma que so-
tercero idemifica, describe, clasifica y opina e interpreta. 11111·, lm verdaderos padres de la criamra.

La nota seca /1111011ica

La noca seca, o género 1, es aquel en el que el autor trabaja con 1 11 l.1 crónica, o género 2, avanzamos un paso hacia la apropiación
materiales anónimos, de agencia, circulares, boletines, comuni- .!1 1 ll'XlO por parte del autor. En esta terminología, crónica es la
cados, que reconstruye en un texto para publicar. El periodista 1111111.1 más habitual en que se escriben los periódicos. Como ya
no tendrá derecho a inrerpretar, y mucho menos a opinar moral il11',o en EL blanco móvil, la crónica es la prosa de los periódicos. El
o políticamente, sino que sólo podrá enunciar unidades informa- p, •1iodista utiliza una multiplicidad de fuentes, la mayoría índirec-
tivas -término que prefiero al de hechos- que respondan a una 1,1•,, mmo el propio material de agencia que hemos mencionado,
realidad tangible; es decir, codo aquello que se oye, se ve y se coca. )111110 a otras de apropiación directa, como puede ser la rueda de
Y de la misma forma que no hay derecho a interpretar, tampoco 1•1<·11.~a. Está autorizado a formular determinado cipo de interpre-
lo hay a firmar. 1 11iones, que yo llamo "de primer grado", aunque no aquellas que

82 SEGUNDA PARTE IV. LOS SECRETOS DE LA TRIBU 83


,.....

aspiran a fijar una opinión favorable o desfavorable sobre el caso. I••, lt· ~énero es muy propio de los corresponsales porque, como
Lo específico del género crónica se expresaría diciendo: "El prime, 11111 ,li- rnbrir la actualidad política de codo un país, tendrán que
mandato del presidente Chávez se caracteriza [o caracterizó] poi 11111.11 y relacionar una multiplicidad de acontecimientos, tan dis-
una fuerce división de opiniones" o "por que le ha parecido exce- ll 11111 ·, i omo distantes, ocurridos en los últimos días u horas, de
lente a la clase trabajadora, pero no a la burguesía venezolana", o Ji 11111,1 (Jlll' lo lógico será que en la narración predomine lo indirec-
"por que ha hecho retroceder la pobreza, e .incrementado la esco '" 1111nto que el informador carece del don de la ubicuidad. Ha-
larización media y primaria". Nos hallarnos aquí ante algún tipo l,1 1 q11c huscar el valor añadido en la capacidad del periodista de
de interpretación, pero sustentada en una visión material, tangible de 111,1111111iz ar, hacer asociaciones entre momentos, declaraciones y
la realidad. El periodista no establece juicios morales o, en último 1111.1¡ iones que espigará de un gran contexto general.
término, políticos; no sabernos si la gestión presidencial ha sido mo- 1 ,1 crónica, por ejemplo en el caso del presidente venezolano,
ral o políticamente buena o mala a ojos del informador, sino qrn: ¡, 1, 111 i IiLa -la presidencia-, describe -divergencia de opinio-
sectores de la opinión son favorables o desfavorables a ella. 11, •, y clasifica - las clases favorables o desfavorables-. Cuando
El periodista, además de firmar, puesto que cualquier grado 111, 1111filarnos nos hallarnos muy distantes del objeto informativo y
de valoración exige la firma como identificación del autor, deberá l,1 l'• ' J11os como una sola unidad de sentido - presidencia- ; cuando
tratar el tema en proximidad con el objeto informativo, y no en la ,I, ,, 1il 1i mos, ya nos hemos aproximado algo y, además de idenrificar-
distancia de una redacción; por eso digo que su encarnación más h podemos hacer un apunte sobre su naturaleza -divergencia de
clásica es la del corresponsal o enviado, que se servirá de todo lo 1111111io1ll'.s- ; y, finalmente, cuando, sólo con la crónica, podernos,
que tenga a mano: el material indirecto de la agencia, su conoci- 1,l1111,ís de identificar y describir, clasificar o interpretar, añadimos
miento directo de la situación, la gente con la que ha hablado y 'I'" '1.1y unas clases trabajadoras que favorecen al líder bolivariano
cuya opinión pueda ser relevaute sobre el asunto, lo que haya leído 1 1111 .1 parte de la burguesía que no está tan contenta. Y para codo
en torno a rodo ello, etc. Es un género híbrido a medio camino , ll,1 110s habremos acercado mucho más al cenero informativo de
entre la nora y lo que veremos que es el reportaje, en el que el autor 111 q11t· queremos contar. Es lo que en su libro Idea de la historia,
puede realizar coda una serie de asociaciones de ideas informati- , 1 l11 ~toriador inglés R. C. Collingwood llamaba "la imaginación
vas, porque considera que ilustran la materia de que se trate. Si 1u11~1rucnva . ".
hablarnos, por ejemplo, en una situación, desde luego ficticia, del
presidente colombiano para decir: ''Álvaro Oribe ofrece una nego-
ciacióu de paz sin condiciones a las FARc" , el autor recordará en // 11'/JOrtaje
el texto cuántas veces el presidente había dicho que no negociaría
con los terroristas. Está claro que el periodista formula algún tipo 1 1 1l'portaje, o género 3. El gran viaje ha concluido. El m aestro

de interpretación, puesto que nadie le obliga a recordar ninguna l{ l'~,.ard Kapuscinski, recientemeute desaparecido, profesor de la
clase de contradicciones, pero se atendrá a los "hechos" en las aso- h111dac ión Nuevo Periodismo Iberoamericano, se remonta al na-
ciaciones que haga de las unidades informativas. ' 1111íc 11 t0 de la Historia para retratar lo que es un reporrero. Según

84 SEGUNDA PARTE IV. LOS SECRETOS DE LA TRIBU 85

1
el autor polaco, el primero de la historia fue e1 griego Heródo10 1
111l'11ortaje fuera sólo posible en las circunstancias descritas,
11
quien: "Viaja, observa, habla con la gente, escucha sus rela10~, l,,11',111 muy pocos reportajes o serían muy anodinos. Y por
para luego apuntar todo lo que ha aprendido o, sencillametlt(', 11,, ~, no lic.: mos asistido al acontecimiento total o parcialmente
recordarlo" (Viajes con Heródoto, 2006) . El periodista se encuenl 1,1 "1111111 ,\l' produjo, siempre cabrá reconstruirlo. Cuando hay re-

ante el objeto del que va a informar; ha llegado hasta él, y cuen1,1 ,, 111,1, i,Jn ante nuestros ojos, yo hablo de reportaje de escenario,

lo que ve, oye, siente; se ha convertido él .mismo en fuente de l.1 1tt111110 l.:.~ro no es posible porque lo ocurrido, ocurrido esrá,
información; y por ello tiene una autoridad mayor sobre el texto 11 111 111 ll.1111arlo reportaje virtual. En cualquiera de los dos casos,
identifica, describe, clasifica e interpreta, y en su caso, puede has1. 1 l 111, t11.1 es imprescindible.
opinar. El reportaje es obra del reportero, el que no basa su tra A1111que no hay extensiones fijadas de antemano para ninguno
bajo en lo indirecto, aunque tampoco tenga por ello que dejar dl' 1 , ,,1m géneros, sí se da una cierta lógica en reducir la nota seca a
contextualizar; es decir, además de lo que toma directamente cid I , 1111111111;1 expresión -los breves y poco más- y en que la cróni-
lugar de los "hechos", puede valerse de todo aquello que de maner, 1 1ph l., 11 d.s papel y más aún el reportaje, porque si el periódico se
1111d1 •,1.1 en desplazar a un repon:ero para el tema de que se trate,
indirecta ha conocido sobre el asunto, pero lo que siempre prim, 1
1111, 1,kscmbolso de dinero y tiempo que ello exige, no será para
en la narración es la apropiación directa del material informativo.
1, ,¡,,u liarlo como una menudencia.
El autor estará haciendo un reportaje cuando pase una jorna-
da viendo y oyendo de cerca al presidente colombiano, como k
ocurrió al autor de este libro, el 8 de agosto de 2002, recién inau-
1111, ¡, •11,•ros
gurado el primer mandato de Uribe, cuando le acompañaba en s11
primera visita presidencial fuera de Bogotá, donde pudo reportear
l l 1 11111.\ visco los tres géneros que considero troncales, de los que hay
movimientos, palabras, gestos, estampas de un debut presidencial.
,l,111111.ime demostración en la antología al final del libro, pero no
Lo esencial aquí será que, mientras en la nota y la crónica el perio- 1 .11,111 ra mificaciones de ésros, que yo prefiero llamar "subgéneros",
dista no narraba desde los propios sucesos, el lector acompañad 1 ,1111: rntrevista, perfil y análisis, todos ellos de firma obligada.
1

ahora al autor para ver y apreciar junto a él lo que se desarrolla en


su presencia. Y, por supuesto, la firma será obligada porque el lector 1 11 1•111 revista
tiene derecho a saber quién le conduce hasta el conocimiento de 1,1 1·111 rev ista es un reportaje, pero efectuado a una persona. Ésta
los sucesos o acontecimientos de que se trate. "Uribe se mueve con 1 li.dla en algún lugar y existe como personaje de carne y hueso

supremo aplomo entre su pueblo", podrá escribir el autor, porque c·,n:nario-, y gran parte de sus respuestas son reconstrucciones
es él quien responde de la validez de esa categorización de lo que ti,, ,ll oncecimientos, vivencias, etc. -virtual-, con lo que la en-
ve, con lo que podrá pasar de lo interpretativo simple a lo opinati- t 11·viMa será normalmente reportaje a la vez de escenario y virtual.
vo directo (preferencia moral o política), aunque sólo si es capaz de 1.i•, dos modalidades principales de la entrevista son: (a) pregun-
sustentar lo que dice con material informativo adecuado. 1,1 lt'!>ruesta, que no necesita mayor explicación, y puede hacerse

86 SEGUNDA PARTE IV. LOS SECRETOS DE LA TRIBU 87


con entradilla (presentación o lead) o sin ella, aunque prefiero l.1 , 111,, , no:. in forma de lo que pasa y da una primera interpretación
primera fórmula, y (b) lo que llamo "romanceada", en la qu(' ,·1 , , 11p111.1 1 iva sobre ello, mientras que el análisis recuerda lo nece-
periodista describe ambiente y personaje, es él quien nos cuenta 111 11111 dt" t'~a información para facilitar al lector los porqués de lo

que le ha dicho la persona entrevistada, y sólo cuando lo considl't 11 11111dn, pero igualmente sin entrar en valoraciones morales. Ex-
necesario entrecomilla algunas de sus declaraciones. Como repot 11 11 1l1 ·t ir tJue es un subgénero de muy difícil factura, que suele de-
taje que es, la entrevista deberá estar firmada . 1111111.11 111uy profesionalmente el periodismo anglosajón y que es

1ltll11,111 irio firmar, puesto que se le está tratando de comar al lector


El perfil 11111., 11w110s que el revés de la trama. Lo habitual en España es dar
Como la entrevista, el perfil es un subgénero del reportaje; u11 111111, ,tn;Í li sis meros artículos de opinión, donde el autor prefiere lo

reportaje básicamente retrospectivo y virtual, no una simple bio 111, pidiere y abomina de lo que abomina. El análisis también está
grafía, sino que aspira a dar cuenta de la realidad interprecada 11111 ttn .ido con el perfil, porque este último ha de contener siempre
-luego siempre subjetiva- de un personaje. Para hacer las cos;t~ 1111 1111í lisis del personaje, y también con la enuevista, puesto que
como es debido, el perfil sólo debería pergeñarlo quien conociera 11111 l111cna en trevista comiene un cierto perfil del emrevistado.
de verdad al tipo de que se trate, preferentemente en persona. Eso Y ,1 11adamos para terminar que la firma no puede ser un admi-
no siempre es posible, y yo mismo he hecho perfiles basándoml' 1111 1d11 de quita y pon, al que se recurre sólo cuando tenemos ganas
exclusivamente en recortes de prensa -hoy con Google- pero " 11m ,rnri mos orgullosos de nuestro trabajo. La firma está prohi-
está claro que eso ya no vale para un periódico como Dios manda, l 111 L1 11 l'S o bligatoria. No va en la nota seca, porque no tenemos de-
Mi consejo es que no se trate de hacer perfiles cuando se carece de 1, 1 lit1 a ello, pero en codos los demás casos ha de identificar ame el
esa cercanía, y se limite entonces el diario a publicar una sencill.1 1111111 al periodista que haya interpretado lo que haya interpretado.

nota biográfica que el lector no pueda confundir con un intento 1l.1•,1,1 aquí este sucinto recorrido por los géneros que, de El blanco
de auscultación del personaje. El perfil será interpretativo para lle- 111,i,,¡¡ para acá, he reducido a tres troncales, con sus subgéneros,
gar o no a lo opinativo (preferencia moral o polírica) si el periodis- 111·111, de nuevo, la terminología no debiera ser óbice para que nos
ta considera que el material de que dispone le aucoriza a ello, y la , 111, ·11diéramos. Sea bienvenido el que quiera considerar que los
firma será inexcusable. ,u ligéncros son géneros de pleno derecho. La imprecisión congé-
11 ll ,1 de la palabra, que tantos enemigos hace, alguna vez debiera
El análisis 1 1vimos también para aproximar posiciones.

Es un subgénero de la crónica. El análisis, siempre firmado, apa-


rece en el diario cuando la información que analizamos ya ha sido
publicada incluso ese mismo día, pero en una posición anterior en f / J 11 PR INCIPIO FUE EL VERBO
el espacio del diario; y si de la crónica decimos que es información
más interpretación, el análisis será interpretación más la informa- 1'111 .1 lguna parre hay que empezar y tan buena como cualquier otra
ción precisa para que se sepa de qué se está hablando. La crónica o , ,, l.1 de los titulares. Se titula como se escribe; es decir, a cada gé-

88 SEGUNDA PARTE IV. LOS SECRETOS DE LA TRIBU 89


nero le corresponde un tipo de titulación. Si hemos establecido 1111 111 1,·,l.1l·tur que había regresado hacía poco de un periodo de fo~-
rríptico central de géneros -nota seca, crónica, y reponaje-, ,.¡ 1t11, 111111·11 España, y que titulaba la pieza en presente, le reconvenía
titular deberá responder a la naturaleza de cada uno de ellos. Pa1.1 11, 1, 1ulo con patente disgusto: "Como en España no, por favor".
una nota seca será puramente fáctico sin interpretación visible; l.1 1 1, 1 11v.1mcnte, no hay que hacerlo como en España, sino como en
crónica admitirá una interpretación que no sea, sin embargo, po l 1, •.to dd mundo, que incluye a España. ¿Y por qué?
lítica ni moral; y sólo el reportaje podrá re~orrer todo el rrayec111 l'11n ¡uc en todas esas lenguas el presente indicativo (indicatif
de lo opinativo o interpretativo. Hay una lógica evidente en titular
, 11111111·11 en francés, o p resent tense en inglés) es el que describe la
la entrevista con una frase entrecomillada, aunque eso no nicg,1
" , 11111 111,ís próxima a lo que acaba de ocurrir en la inmensa mayoría
otras posibilidades, como titular con la conclusión informativa ,1
lm t .1sos, en las últimas 24 horas. Leo en El País (abril, 2007):
la que nos lleva el rexto; y, finalmente , el perfil y el análisis se tiu1
lan con un tipo de interpretación más próximo al reportaje que .1
I', l,1si desafía a la Casa Blanca
la crónica, puesto que en ambos subgéneros la información no t·.,
,il rnta blar diálogo con Siria
necesariamente inédita y lo que prima es lo interpretativo.
Pero tras esta sucinta aproximación a la naturaleza de los I i
rulares, que ya estaba contenida en la presentación de los género., ,
hl' diá logo se acaba de entablar, es la noticia que damos, y el
quiero ir al grano. El verbo. ¡11, ~1 ·111r denota la mayor vecindad posible con lo sucedido. Estaría
111 d t'll 1plcar el pretérito indefinido, que según parece ahora sella-
111 1 p1ctérito perfecro simple: "Pelosi desafió", porque ese desafío
El presente de indicativo , 11 11d ría que haber producido, como indica la denominación del
, 1lio. l'll un tiempo anterior indefinido, razón por la cual procu-
1 111111\ t·n el texto ampararlo con la partícula temporal que es casi
Aquí llegamos a un tema que, incomprensiblemente, todavía resul
ta polémico. La práctica totalidad del mundo occidental, es decir, 1, 111prl' ayer o el día que se trate de la semana. Pero en un titular

Europa, Estados Unidos y Canadá, con la excepción de gran pant· 1111 q11ncmos incluir ese ay er porque la práctica totalidad de los

de América Larina, titula en presente de indicativo o en su tiempo 11111 l.11 l·s deberían ir entonces escoltados por un ayer:
equivalente en las lenguas de que se trate. Todos los periódicos dt·
alguna entidad en italiano, inglés, francés, alemán y español titu l'l'lnsi desafió ayer a la Casa Blanca
lan normalmente en presente, y luego explico por qué digo "nor .ti entablar diálogo con Siria
malmente". En América Latina no siempre ocurre así y no porque
haya una teoría o criterio alternarivo, sino porque el periodista V esta fór mula haría penosa la lectura del periódico, porque la
tirula como le da la gana, y por los resultados hay que suponer que 111t l11,i,'in de ayer se repetiría docenas de veces en la titulación dia-
al editor le parece bien. En una ocasión en Caracas, oí cómo una l 1,1 Si, por otro lado, titulamos en indefinido sin más, no estamos
editora de un periódico nacional qne estaba procesando el texto de ¡111 ·11,.1ndo cuándo pasaron las cosas, que podrían referirse tanto

90 SEGUNDA PARTE
IV. LOS SECRETOS DE LA TRIBU 91
a ayer como a lo sucedido hace 15 años. Por eso, preferimos el ¡111 \11111¡1 1\' la prensa francesa utiliza en ocasiones lo que en es-
sente de indicarivo que contiene implícitamente ayer, en cua11111 111il ll.1111.1mos pretérito perfecto: "ha expulsado" en lugar de
que indica que contamos lo que acaba de ocurrir. pul,,.i'', 1111 cabe duda de que uno y otro tiempo expresan una
Veamos ejemplos de los grandes diarios del mundo occide111 ,11 11111 111111110 rnás próxima que la del pretérito indefinido o per-
111 11111¡1k-.
Le Monde, 18 de julio, 2007

\\ ,1/I S1rcet Journal, 18 de julio, 2007


4 lnternational
1
Dip!omatie Moscou refuse d'extrader Lougovo1, suspect du meurtre au polonium 210 de l'ex-agent LilVIIM 1·111pt to sell Alitalia collapses
La Grande-Bretagne ·expulse quatre diplomates rus the conditions. However, accord -
ing to people familiar with the mat-
ter, they include how much leeway
the sale, including frccdom to re·
structure the company aiul cur
staff, were too narrow.
1"', , fu,lcl rln n to sell
hl,.CIR[¡;
<".';ilil(f ",1'01.0,,IH
11, l)i<'JU n l,."1", ~, 1\1.ill p;111 n.-.lh.', , k ~ ,;im~ 1~lmr11,,r, ~1110::. M.ll11hlullJ ,1,kd;i;t-1m Akurtdr~ l.k_,·111~n~<> ,._.t ll\(lfl loe qu,•llc n-r-~ L111~i1,11 01 n 1ht,11e airlíneAliN APHo ldings would haveforestruc· Though the govern"!ent repeat-
L
p!t>i(:]1'1}~ l';i.rkm1;"11l(ftoc:k$mr;,:urq,;pri"''!i6:•,en1 2,ln.cre111hrll:?00h,1'•l.'.Jw1$. u,.,l,,11err.11i
~r,'U rlnn~c,nm•l.un;lu,;crMo~cuu '1Ull Jl;'Ml)flf1'~11L.ill,Q
1,1 ¡,, 11•J1I<' bidders fell turing Alitalia's costs, inclurling edlyextended thecdeadlinefor mak-
un¡, ,.rf~~'" d¡,propr;.:..., ii t• d..i.a,iur.
!¡~.~~:~=:..'~(,·: ~
f".()fll{llt!\\Jllltn"i~,úlk=., ilil'~kk ndil¡>rt-..11w,irét~(!1'11.¡~mo1rn ~il t.,.Jr.Jre.•
-..,tJ/ ~H ¡,JiKl¼.'!lkp,¡OJ ¡>l11t 1reriit- Jc¡lll1j .qv.•li1nc.,Jllt.1~ 0,,t1lrmnro11·hi1 "'am'll~Jl¡(t/llitu,'IWf/c•d~JUO!óe"'III.~"fl. ., u P,il C!!lil.UU:!ltl 1Qrlo d' IIJ'l-é R'TlC•mTI\'
, ,ii¡•ht .,(IN 1he sote re- seryice and labor contracts. AP ing an offer, it couldn't woo back
lwiJi~;,jnli'~ól(:.,'~?.'1.,"r_:~J ~~~:~~;t
•"11 nl¡ion.;.; ~u ,le
n:fllli ~
r~n::1i;.l,111Ui,q u~ •lc .::111<111/l:1 rwJr.r•
u'~k!itp:a,¡: -"n""ft.~'I • J,u,f 1·~~l,c-~1r
l~ d"• tfl •vp 11,1 l'i¡;rtjl'/ rlmrrt f"'~
-r1,•w1~ou _i:ulll"c:mt'll~I/ 11l.U!l!VI~ /!.tri(,,x
"'-'t, Wrcl i .flUt>"il'rff ~ <l<'niKrn teo
fnuri.d.ip1ell0n mnuc:eacr..m;u~ 1l .il.t1:,,,,!
.tU\'JÍl~ pU1!/ll'f· ~¡1"'
lli.~ 1tJ,nttt:u1111t1·1111._,, 1, 1111.11 huycr. AP Aold- Holdit,Gs held out th,e possibility bitlclers who h~d dropped out.
t1-1<t<'5 r~uir,ilu:111tlr-.• lái>1m;,-1~,,. l'°'1J ikrtltr.d~~i1in:•. \ ,t·md1'éS,3·t·íl --- UC'rrl&n!l nJde ruimh1,:1~1r-.i thal if the sale conditi ons_were to The_ cpnsortJ_un: lec( by~ Hold·
R~ú~'UTJJ~ri\ncm.,i l .iu~vro,, rnnci rrunc i:oofercnc:e Jo! prt!iSe ..,,rnmurn- lt r1'!rn~ •. íCTll prt·1.::lllor1 .ur ~,;,,. ({I.ar,ralkk-- =.r,,,iiu-ll:tÍ\"Cli(ftop11!t111i11111.
1unur.!ll'~t'll~mt 10
,e¡.,..,, lmd1~il/1 tt was with-
11111111111C'N:I
H,~,.-.,,.,.L,r-1, • .....,..¡;;.,-.,,n,,.,,~,.,1,;. ~,,.,;o.
.,~, ... ,~,_., .1 .. ~, .. ,."""' - ,.,,.,...,
""""''"'.,.. rumn,'IM\~ n<iHr _ -· ~T,""='111 q 1•111,,:, ~111,mJr.•. \f \1il,t, ... ,.t,'~ f"l"'~
1\11,·mpt to sell Alitalia collapses
La Grande-Bretagne expulse quatre diplomates russes
l >1111dt: collapses es el presente.
Y:

Statut du Kosovo : Moscou établit


REET JOURNAL.
üt11 QM: W F:DNF.S DAY , JUI.Y 18, 2007

un lien ·avec le Caucase


et bloque les projets occidentaux Measur.ing Russia's rage
threatened. base them in the Rus-
11 do Iiuns rvith U.K., Hostlflty check sian cndove óf Kaliningrad, which
bor"der,t; PolRnd 1md Llthuania,
111111s moves will help Russi,;111 dl.Strust of sorne ne-i9hlloñrig Russla also has thc ability to
LA RUSSIE s'est opposée, lundi 16 juillet, mente que l'accession du Kosovo l'in a flllll!W depth of chill
cot.mtfies and th? U.s. iS risin9, a
recent poi! .shows. Countries
block any Unitcd Nutions·sanc-
a un nouveau projet de résolution du pendance eréerait un précédent, dont
rcn , or ~ ...1 hu Of¡(,:b,.c ;:,e h nd ¡¡,. ..hu tioned plans to give inde11endence

Conseil de sécurité de l'ONU sur le Kosovo, territoires séparatistes de l'ex-URSS, l\lkasuring Russia's rage

Statut du Kosovo: Moscou établit l•:11 es te caso hay una elisión del verbo, lo que en la prensa
un Jien avec le Canease 111¡•,lt1,~a jona es muy frecuente. Y el gerundio measuring hace las
et bloque les pwjets occidentaux 111H, iones de presente.

92 SEGUNDA PARTE IV. LOS SECRETOS DE LA TRIBU 93


Financia! Times, 18 de julio, 2007

INANC EU Asians take Cup to heart,


Turning the corner ABI
from Iraq to Australia
SPO~TS
18
US auromakers hammer out Ameri
a Mure ANALYSIS Pnge 5 neme:
UN tries to verify
North Korea claims
US report Monitoring teams visit nuclear complex
after Pyongyang says ít was shut down

/calls for
• 11 N I ríes to verify
action on North Korea claims

energy (lrJ,,.,, "interna")

id for Pakistani region faces obstacles


Toe dmfl wam.s th::u the "~ven! gov-
The issues: Who will get it? And why? rm;mce dclicienclcs" in the lribn l
:m:as will makc iL vidually impossible
US report , • 141•111 l'hu Vnitcd
1 ',ll111)llmnlc,i1.id t.Qlllrnod;ited t:ht- very gr:oups the lh,;> Amc.ric:aw to assess th(l. aid prforit- for the aid to be ílustoin..1btc orto ovcr-
Jl,¡j Ht•11~ 1Wl!J' th~ A:mc.ric:m :md Mis~ni ~\!mments iru fin¡tb.U'Jd or provlde ovcrsight for eome the "are.ú ehronic undcrd.c~l-
caHs for • u I u! ~ ··hc-11rts and seektodñvéoul. 1hc fint inst:;illment oí Sl'iO million
thal has be-e.o alloaated by theadmini~
opment ,,nd cousequcnt volarility."
Tiu: arobilious-pla!l was publicly higli-
ll ~lrl ttY\.·rthc law- A closely !CriD~ vlllit to thc hospi-
action on
energy l J.S. aid for Pakistani region faces obstacles

Donde calls, "pide", es el presente. (¡;,ces, "enfrenta")


El International Herald Tribune (18 de julio, 2007), la versió11 Y si volvemos al mundo latino, para tomar nota de lo que hace
para Europa de The New York Times, tampoco desmerece: , l 1,,1 an periódico romano La Repubblica (16 de julio, 2007), aparte
ti, los tímlos sin verbo, a los que los italianos son también muy
i1 '1, ionados, hallamos en un sumario:

94 SEGUNDA PARTE IV. LOS SECRETOS DE LA TRIBU 95


Al guidatoreera giastal.a tolla lapatente3 volte. Il ministro Turco: un'etichel:tlsulle.bottiglie''Vicm
1 11.ik~ son las excepciones? Existen, pero son todas de obliga-

"Strade, basta stragi dell'al ' 1111q1l1111ii..:nto. Cuando nos refiramos a algo que ocurrió en el
11111. 110 d inmediato, sino el indefinido, utilizaremos natural-
111, ro.1· 1iempo verbal, como en estos rirulares de ficción:
Ubriaco al volante uccide 16enne. Il govemo: misure piu Sl
Ubriaco al volante uccide 16enne 1 11L1 fu.: reelegido con
H11,1 mayoría reducida
(uccide, "mata")
¡i111-.~1n que se produjo hace cierto tiempo; o, incluso, puede
O el titular de una foro: 1 t·I taso de que tengamos que manejar los dos tiempos en
1 11 1

Settimana decisiva periJ negoziatosullarifonna. Rifondazione: le risorseci sono 11, 1111~1110 ritular, cuando desde el presente (pasado inmediato)
111p11·1nos algún hecho de un pretérito lejano.
Pensioni, aniva il piano Prodi
Maroni: non volevo lo scalone ¡\ l.111García reconoce que su primer
111 ,111daco fue calamitoso para el país

1• I pretérita indefinido es más dramático que el presente, y


li 11 periódicos que pueden hacer excepciones en busca de ese tipo
,1, l'il'«:to. Hay quien sostiene (aún ateniéndose a la regla general
,1, l ¡irL·sente) que es insufrible emplear ese tiempo para representar
tllllL'l'lc.~ o tragedias diversas, por lo que se rehúsan a titular:

Muere Cary Grant


Mastella, Ferrero, G!ordano e Prodi SONAFEOE, DE MARCHIS e MANIAALLE PAGINE Ge 7
Y prefieren:
Pensioni, arriva il piano Prndi
Maroni: non volevo lo scalone Murió Cary Grant

(arríva, "llega") Yo me he quitado hace ya tiempo ese vicio y me parece es-


lltpcndo que el actor británico muera en presente de indicativo,
En ninguno de codos esos diarios tan representativos hemos porque si nos choca al leerlo es porque nos falra el hábito de verlo
encontrado pretéritos en los titulares. Todo está en presente. 11.\Í escrito.

96 SEGU NDA PARTE


IV. LOS SECRETOS DE LA TRIBU 97
Respecto a los sumarios o subtítulos dista mucho de reinm 11 11,•1/11 wr/Jal y sus defensores

misma unanimidad que con los titulares, y hay quien sostiene q, 11


establecida la inmediatez de lo que se relata en el título, el suma, 111 , 11•,.1\ han cambiado mucho y para bien. Si hiciéramos un
admite una variedad de fórmulas . 1li q11 dr hemeroteca comprobaríamos cómo en el siglo pasado,
, 111 l1rnta por ejemplo, este pretérito multiuso era mucho más

111 ltll', Pero como dicen los gringos, "old habits die hard", y
Muere Cary Grant
11111111', ¡1nduran eternamente.
El actor de Hollywood sufrió [ayer] un colapso en una calle de / 11, I Jl· 1 l1 arla en un almuerzo con el autor del libro de estilo del
1 111 d1.1rio venezolano El Nacional, que precisamente en su obra
Ángeles.
, 1111111· 11d aba" -pero no exigía- el uso del presente, cuando yo
Esa fórmula sería, a mi modo de ver, aceptable, pero no mu 1111,1 1 nnvencido de que con mis palabras estaba alabándole su
buena como ponerlo todo en presente, como en el sumario Ni 111, 110 y que él se percataba de ello, me sorprendió poniéndose a
1 i. 111ln a capa y espada el precérito, y no pude evicar la sensación
guiente:
1 'IIH' le initaba que un español de origen se metiera donde no
El actor de Hollywood sufre un colapso en una calle de Los Ángeles. l/,11111tl?t1n, hasta el punto de que en una de sus réplicas llegó a
1111111,11 el argumento de que "la idiosincrasia latinoamericana es
Si choca es únicamente a los periódicos que no tirulan poi lll,•11·111e". ¿Diferente a la de quién? ¿A la del resto del mundo?
sistema en presente. Cuestión de costumbre. Cuando, en cambio, J1, li.1y fo rma de hacer camo más exaltado al latinoamericanismo
se trate de evocar algo largamente pasado y por ello tengamos qul' l,nlivariano o no- que sostener la existencia de una idiosincra-
titular en indefinido, el sumario deberá ir también, si se refiere ., 11l,111 110a mericana común. ¿Común entre qué?, ¿emre Tegucigal-
ese pasado, en el mismo tiempo del verbo: 11 1~· d harrio bonaerense de Palermo?
1:11 otra ocasión, y no sin alguna base, una editora de Prensa
Andrés Pastrana no pudo convencer / 1/11t'de Guatemala abogaba por la convivencia entre los dos tiem-
a Marulanda de que firmara la paz 1'"'• , de fo rma que se buscara en cada caso el más adecuado. Por
1)1111 ¡110:
Con el posible sumario:
FI Senado derog6
El líder de las Fil RC exigió que el Estado negociara con la guerrilla en b ley de Aguas
pie de igualdad.
porque la derogó en un momento dado y tanto la ley como su
il 1·1ogación son hechos del pasado. Pero, según la colega, habría
q1I\' preferir el presente en:

98 SEGUNDA PARTE. IV. LOS SECRETOS DE LA TRIBU 99


La situación política , Sobado 21
Marzo de 2004
crece en intensidad I Pl9ol¡..lfl'-Ct&llr~);i;IP\;ll.l0
~é<;;a,,x.-,lbo:n<li"-1114'
fi,;tn· i ltn.·~~'ff,..,,...,,..
.$11..JD•~1'/J,;l•~RSJl·a>
•i'w....l:'(o:.l..,<ICO
"'-'*'~""",....._l?",..":1
porque esa intensidad es un hecho permanente que se proyl'\ 1 1
sobre nuestro hoy informativo.
Hasta aquí lo que la compañera teorizaba. Bien. Aún acf 1111
tiendo que este punto de vista no suena mal, es evidente que l,111
derogada sigue estando hoy la ley como preocupante sigue siendo ll SESIDENl'E y VAJltOS GOBERIW>ORES f ¡r-!',,,..,t;,5, ¡ )
la situación política, y ambas realidades se proyectan de igual 111.1
nera sobre el presente, lo que destruye 1a argumem:ación de ( Jlll
una cosa (la derogación) ha acabado y la otra (la intensidad) no
Mómásaguda
Pero la objeción de fondo que planteo es otra. Es mejor siempre 1111
criterio claro, aplicable, que nunca está mal si se pone en práctica,
a tener que decidir en cada momento qué tiempo es el más alk
.lea Kirchner-PJ
.1,.a'.f'('.,i...,..i-\
, ¡ al JUjeño Fellner cerno tituta, de1 partido, cor, unagJ.Jenaporsonal
Peru 1a interna_ ernerg,a con tuerza. ~(2ehte Cristina y Chiche Ouhalde, en
cuado. Por ello, hasta sería preferible un criterio que uno considert• , 11 eSPC=:d 1íJe ~- Jchc.">::7{':-l al '*1a ;3r~i~#do-s un áspero duelo de mujeres
equivocado, a su ausencia, a la confusión de varios simultáneos y 1,rn~renüi'l"c°rar,m~ ""' m,e·,os ca•t(w ¡ ,rt1ciM -··
opnestos. Si el criterio fuera el de que todo va en pretérito, aun S1· volvió más aguda
que es un planteamiento mucho menos eficaz y lógico que el del l., pdea Kirchner-PJ
presente, me parecería aceptable, pero es que las cosas no son nun
ca así. La defensa del pretérito conduce siempre a la ensalada dl· l'no leemos en uno de los llamados de la parce superior:
frutas verbal, sólo que no sabe tan bien como el conocido postre,
La perfección, lo mejor, como decía el clásico, es casi siempre ene- 11HA: destituyen al
migo de lo bueno. Y de la idea de que hay que buscar una solución dcc.:ano de la Facultad
específica a cada problema sólo se deriva el caos. tll· Ingeniería
Adentrémonos para ver lo que quiero decir en el análisis com-
parativo. El gran diario argentino, Clarín, no parece darle gran /or qué "se volvió" y, en cambio, sólo "destituyen"? ¿Por qué
importancia al tema. En su primera página del 27 de marzo de ·, ))
y ''dest1tuyeron
1111 ".~<: vo l v10 · " o se vue 1ve " y "destituyeron
.
(t ";>. L o

2004 vemos un titular en pretérito indefinido: 1111il'o que tiene pleno sentido es "se vuelve" y "destituyen".
/\ lo largo del ejemplar de este diario argentino se alternan los
111ddinidos y los presentes, con alguna ventaja para los primeros,
\' 1.1111bién en ocasiones conviven en la misma página sin razón
,ilg una.

100 SEGUNDA PARTE IV. LOS SECRETOS DE LA TRIBU 101


La Tercera de Santiago de Chile (6 de junio, 2005) escribe n111i 1 11 /,11 Nación (13 de marzo, 2005) de San José de Costa Rica
normalmente en presente, cuando de súbito leemos en la págin:17: 111111 gra 11 periódico nacional- la arbitrariedad solitaria ram-
11 ~1· hace notar en la primera página:
Izquierda
proclamó a
Thomas Hirsch

Miemras que a su lado, como en casi todo el resro del diario:

Lavín critica (... ]


1 ,,1
1
Jo• lcrlil patil
,,. !"mll13
. .. ...
. ,...
-·-
Proa

--·-
..,...__
~c--.....,.n
--
...-~
-.
Yin

............
~ l ó &tfft

,' ldom1ngoP,• El.PAfSI P.I


Bachelet desestima [...] Contraloria

Amplían libelo [...]


Miles de ticos obvió
ínfortnede

RN lanza campaña[... ] están ilegales ·en Ericsson


Refrendócofl(ra1D,
~~¡~
' 'f N
"MfjWMl''ll>O,.c!._~ ,,rtn,¡,raou H ll!U"ÓIIWlo1· • ,. ').,ti
n~s f )1- POLITICA
·~-;~ ~
~stados Unidos prosumadM""

Lavmcritica 1'on dureza a RN por marainar a


Cardcmil de su plantilla parlamentariaº Mi les de ticos
¡ .. r, ...... ..,..,.u~,.,..
r••,~, • """' r ._,..,.,.i
1·~1;\ 11 ilegales en
l'.s1ados Unidos
Amplían libelo
de Pinochet
a asocíaclón
l ,o que nos complace mucho, pero a la derecha leemos:
ilícita
--,.¡ ... ,.
~-.,..,¡i._........,,, ....
1
"ª"' ,·•~
......... c ......
-n ,
, ••
( :011 traloría
:,~"t':-~~;
oli vió
f~i~:;;¡~ª
:·::':':P!:::z:..-: 111f'orme de
>t-tl,,.kt.,...,m.
•,-ru....,.,_,.,.,
iiquferd~· --~ ~ - ~· 1 lw•,,L..;::7-+-tl "'"""°'""--·
'\l~r.._,:..,g,..:..i;ao,
1oi11

...."'-"-a,,w.,· ,......
¡;_ 1·icsson
. ..,, __ ,. .. ........,~
; Bar.helet ~sestil!la di<h<>s de ex Presidente Ayfwin .-.,,...-1,u,...,,,,
1~:~~~~~h sobre pos,ble apoyo de mlfltantes DC a Piñera ..,. .......... - ~

""~~-...., ...........
. . 11.r;o

~iti~;¿_
J,,,.,H,.,f.i,,-.,.
T
. ... :,.. , ........
,,s•.;>1,plN•&.<'\,I I'"'
<p re es información del momento y no justifica el cambio de
:~~~'.':=~
~-~

~:c~~.iJ:::~· 111 •111po.


-~-,......:,~===
or;1ir,·.,lh
...'tZ.:!"1--7"..!~:·'.
11!.tll~l~,~J,,_
.:
,.,,.
~"=:~1~"" _,., /:'I Colombiano (24 de marzo, 2004), el mayor diario de Antio-
,.,~-t-1..i, .....
::·:-::1.-:
'°"'"""" RN fan,a campaña 1p11.1, au nque titula en la primera página sistemáticamente en pre-
....::;.~ .......'::.::""
1,-.-.,..i.,1.o r,..rn parlamentaria en
~~-,¿~;.:;.;,i~ Puerto Montl ,, llll',introduce en la página 9a un pasado de lo más traicionero,
, .:...,,•:,,1,,,.....,..-,t
k "~l r,,'I,· ;<~,•-
W:,llti.~o,!\ur.,.,,.,;,~•
, 1 t n11J ícional:
~=~fi~:€~~ t~~:; =::=~;;=
102 SEGUNDA PARTE IV. LOS SECRETOS DE LA TRIBU 103
1 11 ¡./ ( ,'omercio de Quito (17 de septiembre, 2006) encontra-
IS 1111 l1';1 hajo impecable de la página 1 a la 8, pero en la 9 cada

Extradición "dinamitaría" ¡1' rº~º 1 ,i. 11 l1111víona a su aire:

negociaciones con las Auc Un.1 p ,OV'.lél(ll11«


1111 ,,I1\M "ldl dr~n de las prisiones. Este pro-
1" 1 1nld11rA en cinco ciudades del país. 10
1
1 Investigación, La Policía recuperó 135 piezas arqueoló-
glcas que Iban a ser comercializadas Ilegalmente. ,11

,f! !M,'~4·-fi-Jl/
·ro;:;-
Salón d11 l¡¡._o¡. Afl1Mr
¡0ruani2acló1111t,I ,.
e _\ LE< de
Allernatividad Penal ~ ::-r~.. [ canos cuin<W
;>mo03S, m1tro .,,,,.1r1
El Congreso no
llegar~ endurecida al
Congreso hauo:r impunidad
lluncloo3"0$ Ol!1 Gol•
dounltl~ts.ll, ..ii!nl~"
frega del Pmrnloirll derogó la pena para
• ' 1A' ¡.,~J
'* - ,. , ' 1 ,.. ¡. _ Bf
De aGut1do co-11 l.t :.OT1ackirY
Claudla 8/u,n, 1,1: poner.c,a de- 1:: ~r:re,:~~M:1: 1
el lavado de activos
Extradición "dinamitaría"
negociaciones con las Auc

donde falta la información sobre en qué caso las dinamitarla,


con arreglo a qué. O dinamitará o no dinamitará, puesto que no
es una cita textual de nadie de los que aparecen en la pieza, y
ocurre que el condicional, que tanto gusra a los franceses, no v;ill·
en español si aparece separado de la razón por la cual pasaría o no
pasaría aquello de lo que se trate.
Y otro tamo le ocurre a El Mercurio, el diario decano de todm eh •I ención de Raúl Bayas no
los chilenos, que en primera página, y en un ejemplar todo titula o C'I trabajo de lasjuntas
do en presente, informa de que: 1,(1111111mo]uliodirigela I Losdirigentcsjustiflcan sus
,J1 111• 1,,11~1,• lu-.l'.arnpesinos. ru:donespor laJu:sticiaJenta.

Transantiago ,1
~ ,r n...
"coparía"
capacidad l•I Congreso no
del Metro d.·rogó la pena para
,·1 lavado de activos
sin que eso sea la cita de algún implicado, como podrían indi-
car las comillas, ya que el término no aparece por ninguna parte Y:
en la primera página.
1 .1 detención de Raúl Bayas no
paró el trabajo de las juntas

104 SEGUNDA PARTE IV. LOS SECRETOS DE LA TRIBU 105


que para mayor claridad no impide que más abajo leamos:

Una comunidad secuestra a un palie ,"~:¡7;-~~aro~


Pichincha
El problema e mpezó el
Jueves pasado, a1as1s,oo.
La Pollcla negocia con los
comuneros su llberacl ón.
de habitante.< delsectnr llegó ha,-
tu la Prevención Norte-de fa Poli~
da. dnncle la,;: autorldadl-'S 1mbian
mistñdado a los m:s de1t1liclos,
unasl1orasantes.
Ernonces. lo.s romunrms ngrc-
1 .1 L t<ll;~-7~1nullones
1 11111 N",i\. g¡ Serv ··o
dolares
Con la primera modalidad de
dicrtm a los miembros de 1a U11l- '" l~ni,ionnles (SJN) Y pago establecido en ,el Programa,
Red!ICclón Judlc:la! d~d y ·sorprcshnmenic ecucs- 11 11 dtrlnnm 47,l mi- va. -- - - - el SIN logró que 3.528 contribu-

E
lm.ron a Pt'rez.", explicaron las au- yentes paguen sus tributos, lo
I cabo Crin.ian Pén:'L lleva rorid•dc.spolicl~lcs. 1 1 .1 11'• 11,1~(le septiem- Las empresas. personas y pro-
,mis dr -t8 horas secuestra. El agcmc. quitll pcr1enece.a In 101 r, ll1 l1 1chn 1 gracias al pietarios de automotores y mer- que permitió una recaudaci611
do. Los connmé!Qs de Snn Jefürnm Provincial de· Tránsito de.

1 1 1\.l11a na y el SIN lograron


Una comunidad secuestra a un policía
", .nul;ir 47, 1 millones de dólares

Y es asimismo el caso de Los Tiempos de Cochabamba, dl


l I Fjl'cutivo paga en bolivianos pero la Aduana, curiosamen-
Bolivia (24 de marzo, 2004):
1,, ,111da en dólares y tiempos distintos.
l "1 1cJacción de Últimas Noticias, el diario venezolano de m a-
l."' ]!r;l,il,,;,._ ! ú:i,:,1--.,, 1A'«) :m:-... l !.111111 ,,u~) l.¡ n1- MAlrm
.. .......,.....,......... ....,.._..,.,,.. ........ ............... ..... . . . _._..,..,..,.,..,..,..... __ .. ~ ... ~.m..-...-...,.......,..,,.,...,._,..,........,..,.,..,,...__,..,....,.
11 ¡ 11, 1jc y un excelente husmeador de historias locale~, _~10 ha
1,i,1 41 10 davía una sentada sobre el pan icular. En su ed1e1on del

1 rl, pdio de 2006 hace de todo en la primera:

A PA&TDI DJ; lilAYO I El Min isterio de Hncienda indicó que p;1,ra la presente _gt-stión se p,agará 1.800 bolivianos. pero a partir del
mo año el Poder Eje.curivo ,malitar.i y dC"'Cidirá el monto a paprse
l'1n,1ea ron

El Gobierno gar~el pago ,1 diputado

del Bonosol de 1.801lb,otiviano I•·

hrnelíes
lAll"M IU l'kL""-'." Y.IGl-,bit'nlO
rdro,ccdc. El 1ulnbtro da Ha
cil.'fld:a .•111>:Íf'f" Clffl\/ia., aouncl6 ~•· metieron
ilYt't' qua se man tHidr,i !!l llcnt,-
~ JE! 1~ holh:bm;-, r l P-ll9-> r
tlont!IO.U.ri-e13ml rm.,yr;idE,S!(I
,·n el Líbano
m,u. ro¡no lo ;,.11láhll!CL' la IUJ • ..t,/",'l

l'no:
El Gobierno garantiza el pago
( '. ,1rnb ian nao
del Bonosol de 1.800 bolivianos
,l.- Colón por
,·l l ,eander
Aunque:

106 SEGUNDA PARTE


IV. LOS SECRETOS DE LA TRIBU 107
f1~1ern:_aci!!!7-aly Diplomacia

MUERTOS Y 5 HERIDOS EN ACCIDENTE EN GALIPÁN. 1• ORACIÓN EN CARACAS NUEVO PUENTE AÉREO


hoy a lll t~ J00ti.llWlf,,ol"-'1llllo¡ooef''--••,;.111,o• .. .-c:.ar;~ u,-.1-...i.1w.- ao.-1ar«~t,!.l,,_f!'lc.i."'4i.lllJ-t1o
_..,'l',.,l'IIU~~<(lof0r$dklldl.illP.nHlflMÑIO~r -ruoac,ri.tMr4(,ill....-wor..wm~ - ~,.*~~,.,,llC' e::
r•n•~lltn•1~•nWi~S.....OWWl._...,.11'1'0\IÑI'-"
ff.111'__,,,,.,...,,.,.i.q~ót~-~-~ ... u..,.¿,.¡..
~>el>Z.,,.,..Wt~-.,.._lllllllllJ,olS~II~~

....
~oetM-.lst111k~i,orlllPIIHU 11N!kN4t11~
llllf'.HCCiffloÍQdl-lfitwSHllt6tu10,C.nc,os.1.,tlole1,.l~C,..1cf'l,,M,I

.,,.,..
iffllUIIGit1~t11tffajonlac.a•oudo!'.Hffl~IICf'- flo'I O,r:,II

---
Y~J.l<T .. d l ~ U ~ t f ' ~ ~ ~ ~ ai:,,
..U.fO'twll,IQHillffiM.nwtllwt.,l\O<'l!flllCll«~-·1!1-'o'lft!IN\DO'UI,

· pM9 190 cohetes hacia Israel


La guerra /e;ioma
los sueños \le.Beihtt

irotearon
IKIP'Jrf41P "'l•l'l V lh·írht, .,, ,i,-.!lm,
~butJW!dil.>"""h.&111ffl'ili~ l ~J.,n11ro\dt- 1,b 1:l.lu
tlO!k>". .... pili,i.¡mnOl'INII n ~ ,1$11· ll, ~
!.lha. "'1r11ct,.lll'ffi1111.1 ~ .... ,., ... u- ,i,.,J,,,,,i1,0.oLIN.,R"h
.,._.., JQ.- tMln1,:lltlal._... si~•¡,,.,r~ ,~""'l:do'o) lct-.

1
f111!111<11o,N:w. r.,,.,ni. .,. ~1 lu1.l.tdNo,. ... 1nt1aMll ,;11 1111ia

11,·,holá disparó 190 cohetes hacia Israel

a diputad 1'1'10 111 ;rn ciene el presente en el segundo título de la página:

1Braulio Álvarez (MVR) V 14 disparos recibió camioneta del


líder agrario, uno le dio en el rostro. 1 ,1 ,~ucrra desploma
fue emboscado cerca · V Vicepre5idente Rangel asocia
lo, ~11eños de Beirut
de su casa en Yaracuy el hecho con el asesinato de 150
campesinos por líos de tierras. P16

1 o que hemos visto hasta ahora es la falca de una teoría, de un


¡11111111 dr vista sobre lo que queremos hacer. No es un drama para
11,, 1or y Clarín no deja de ser un excelente diario porque se le dé
1111 1higa el tema de los tiempos, pero me pregunto por qué hemos

1, 111·.1r disturbios innecesarios.

~, 1(1 11/0~ de primera necesidad


~ UEi>EtESJE-
_.,~,_.,...,,., Cambian nao
111 lil ,vradamente he dejado para el fi.nal lo que me parecen obvie-
de Colón por
Fact:iad_as pm1adita'i, anes:lo:. int<.'fflOS y más Vigilancia son parte de los cambios que hicieron las dt1loridade
et Leander ( 11111•,, aunque puedan ser batallas perdidas. La más sangrante es
t.1p1tahna> e11 l¡t 7ona. ''Se podrá caminar corno en Madrid o París", asegura el ¡¡tcalde. Pl
lfSlJ'li Wf{lft.RA'i

l 1 ,k l,1s artículos o, mejor, la de la supresión de los artículos en los


Y, por úlrimo, El Nacional (3 de agosw, 2006), cemenario dia- ll1itl.11l·s. No hacen falta ejemplos; todo el mundo sabe de lo que
rio de Caracas, aunque suele vivir c6modamente en el presente, li il,111. l.o que supongo que es uua mala imitaci6n de las inclina-
salta cuando le place al pasado, como en la página 10: . h11w., norreamericanas ha llevado a buena pane de la prensa de

108 SEGUNDA PARTE


IV. LOS SECRETOS DE lA TRIBU 109
América Latina a suprimir artículos aduciendo, en ocasion('s1 1 \ 111 1 110 me gusta nada que los artículos o las preposiciones
razón de que los titulares son más contundentes, más directos, •,111 1, 11 1 olwmdo al final de una línea de titular, cuando su lugar
que pierdan por ello interés o carga informariva. Pero ocurre <p1 1111 ti ~ní:1 en la misma eu la que aparece el susrantivo sobre
la lengua castellana es mucho más importante que todos los pl·r iu ¡11, .1, 11'1an, pero comprendo que eso ya es rizar el rizo y que
dicos del mundo reunidos y en procesión, y nada puede justi f1t 11 111 111 11,1~ ocasiones no sólo no será posible, sino que debemos
un atentado contra ella. Me tiene sin cuidado si los títulos resuli,111 11111 1, 1, 11 :1 un buen titular por una cuestión ran formal. Sí me
más o menos farragosos -lo que tamp¿co es cierto-, si cab('n 1, 11 1, , 1·11 cambio, de mayor gravedad parcir un nombre en líneas
no en la línea, porque si nosotros los periodistas no defende111m Id, 1, 111,·~. ·omo seda en el caso que sigue:
la lengua, ¿quién va a hacerlo? Perezca coda la prensa mundial, 11
es preciso, y sálvese la lengua española. En el diario líder de Vem 1 1 ~q~ u ndo mandato de Daniel
zuela, El Universal, que ha sido recientemente rediseñado con g r;111 4 11 lq~a está lleno de problemas
acierto, y donde no encuentro problemas de tiempos verbales, ,11
da, sin embargo, una poda de artículos, especialmente al comÍL'll 11 n 11 vierte la observancia de estos principios a un titular más o
zo del titular (27 de julio, 2007): "Asamblea autoriza", "Presidente '
,1 1111 -, p:1.~able en bueno? Por supuesto que no; pero que no quepa
confía", "Padres solicitan", que entristece. Así hablan los pieles ro 111,I I dl' que la acumulación ad infinítum de minúsculas incomo-
jas en las películas del Far West, no los venezolanos. O sea que p111 11,I ,di'~ 1·omo ésa acaba por hacer menos placentera y provechosa
ser más populares, lo somos menos. 1 1l. , 111 ra, aparre del efecto antiestético que produce.

El castellano es como es y tiene artículos determinados e i11 ¡\ lif colgando queda, por último, una originalidad relativa-
determinados que cumplen un papel, de manera que su supresión 1111 111, rl:cienre , que ha hecho tanto furor como estragos en la
no es solamente penosa sino incorrecta. Y, en último término, nu
111, 11·.. 1 111exicana: comenzar los titulares con el verbo.
sé si ser optimista porque, por un lado, la batalla no se acabará dl'
ganar nunca, pero por otro, hoy aparecen bastames más artículo~ ( :orue bien Juan
en los titulares que hace unos años.
Junco con ello, podríamos ampliar la lista de pequeñas in jl, 11 lugar de:
conveniencias, todas hijas de la poderosa vecindad del "amigo l11 a 11 come bien
americano", como la utilización del signo del dólar para denotar
cualquier divisa nacional; la utilización del punto en lugar de la •,11hre lo que me parece que no hay ni que hablar. En diver-
coma para expresar fracciones: 2-30 en lugar de 2,30. Caso éste, en 1•, tH •1siones he comentado el tema con directores de periódico Y
el que, como en lo anterior, no defiendo ninguna estrategia espa- i,111. 1hles periodistas mexicanos y ninguno me ha dado ni media
fiola, sino la de la roralidad del Occidente no anglosajón , que no 1 11 ,·111 po r ello. Ya sabemos que el verbo es acción o movimiento,

cuenta por pies ni yardas, sino por metros y kilómetros en lugar de I" rn ;1parte de que eso no significa necesariamente que de~amos
millas, afora lirros y no galones, etc. d,11 h- prioridad sobre el sujem, acontece que el orden narrat1vo en
110 SEGUNDA PARTE
IV. LOS SECRETOS DE LA TRIBU 111
castellano está muy claro. Es Juan el que come en primer J11g,11 1 1¡,11111 t 1: l ra bajadores del taller, o imprenta, que fabricaban textos
con las excepciones que apreciaremos en cada caso. 11 ¡il111110, t:Omponiendo páginas, manejando caja, rama y plarina,
Todo lo anterior nos puede parecer casi de pacotilla, pero 111 1111, 111·\, ~i n ser mejores ni peores que los periodistas, constituían
cierro es que ningún periódico latinoamericano que yo conozc1 1 1111 ¡1, 1~1111al distinto porque podían destruir con la mayor impu-
ha impuesto jamás la disciplina de hacer, así, más cómoda la ll'1 111,I 1ol horas de labor de los que manejaban la pluma, mientras que
tura de sus páginas, y de eso se trata en último término, de aho11,11 11,, ,, 1111 ,~ t:a red a mos hasta de la menor capacidad de represalia.
al lector todo esfuerzo innecesario, lo qu~ no significa que el d i:11111 l 1, lnvcn, con increíble contumacia, ya escribía yo artículos de
no tenga en ocasiones que moverle a reflexión, pero eso nada rirn 1 111,11111 i nrernacional y muy en particular sobre el conflicto árabe-
.i
que ver con hacerle cavilar sobre qué le estamos contando. Y p111 ' , ,, Ir y, rn mo tributo a la eternidad de ciertas cuesriones, también
el precio que el usuario paga, ha de poder leer su periódico en 1 1 l1,d,l.1ha entonces de la partíción de Palescina. Uno escribía todo
estado de máxima beatitud intelectual posible. 1,¡11, llo l'll m áquina de escribir, en cuartillas que se expedían al
1 di, 1 do nde los linotipistas, operarios con mandil, los copiaban
, 11 l.1 li11 oripia, gigantesca máquina que componía los textos en
AUTOMATIZACIONES
pl111110, o hot type, para mandarlos a la impresión en papel. Y con
" ' \Ífü: ma que hoy parece del Paleolítico, inferior por supues-
A los alumnos de la Escuela de Periodismo de El País les sudo 111, ,·1 r11'1111ero de erratas era formidable; tamo que yo creo que
decir que si el año que pasan en nuestras aulas ha servido pa1.1 11111.,~ logré en un periódico de Barcelona, a cuya desaparición
que automaticen una serie de reflejos profesionales, habremos, no 1,, 111volunrariamente asistido, El Correo Cataldn, que apareciera
sotros y elJos, aprovechado el riempo. La automatización es u11.1 , ,1111 •1 t:imente la palabra particíón, a la que siempre sustituía la
hermana menor de la genética, de la memoria de la especie; es ('I ¡,,1uin/1ación de Palestina por obra y gracia de uno de esos opera-
impulso increado, ni planeado, ni memorizado, por el que el in , Ji 1 lll'Se a todo buen amigo. Y hoy no es que eso ya no ocurra,
1,,

formador no puede soportar en las páginas del periódico, ni en l.1 11,,,. l¡ue, gracias a la nueva tecnología, el redactor que consienta
panralJa del PC, la visión de determinadas anomalías, infracciorn:,, ,¡1 w ~11 tex to contenga errores no tiene perdón de Dios, porque es
y errores, a cuya corrección se dirige como atraído por un imán; 11 qt1il' n controla de principio a fin el proceso editorial-industrial
estoy hablando, por ejemplo, de sentir la visión de una palabra sin 1¡i11·, ;1 lo sumo, tendrá de añadidura algún filtro de calidad por
tilde como un atentado contra el orden natural de las cosas. 111<·111a de sus jefes. Por esa razón, los periodistas del siglo XXI
111·11cr1 la obligación de escribir mucho mejor que los de fin de los
t1111N Sl!sema, porque si en ese tiempo pasado cada error, cada pá-
Soltar lastre
11.do mal enfocado, exigía una proeza correctora como escribir al
111.1rgcn , tachar con pluma, borrar lo que estaba mal, y no siempre
Cuando yo empecé a trabajar en esto hace unos 40 años, los perio- 11., bb tiempo de hacerlo, en cambio, ahora, escribir y corregir no
distas estábamos a merced de lo que podemos llamar operarios del p11l·de incomodar a nadie de lo rápido y limpio que es.
112 SEGUNDA PARTE
IV. LOS SECRETOS DE LA TRIBU 113
Y así no es exagerado decir que cuando el periodista llega :1 l.1 ,, •,1 d1.1do.~ de la primera
redacción y su jefe le entrega una bolsita virtual con 149 palabr:1\, 11, 11,·.1 1a de Vox Latina,
o las que sean, presumiendo que escribirá direcramente en la pa11 q11• •,e· li.:vantó del 9 al 17
talla sobre el espacio exacro y en la página que se le ha asignad11, ,I, 111.11w pasado, a nivel
tendrá ese número preciso de palabras, ni más ni menos, para co11 11,, 1011;11.

tar su historia. Y, por ello, sin miedo a la partición-particípacidf/1


tendrá la ineludible obligación de usar cada uno de esos vocablo~
para transportar significado sin repeticiones, barroquismos ni s/11
dromes de ninguna clase. Por lo que paga el lector tiene derec ho
a que hasta el último espacio se aproveche en su nombre. Veamm
lo que quiero decir.
En Nuestro Diario, publicación guatemalteca de textos bi·c •cio de los encuestados
vísimos, encontramos la página 2 del 30 de marzo de 2007, dondt· or quién votar
aparece parte de un informe sobre la primera encuesta de opini611 SI las elecelo.nes presld.-,nclates fueran
el día de hoy. ¿por qué eaodidatQ o
efectuada ante las elecciones presidenciales del 9 de septiembre, qul' partido votaría
UJltOO. para
es probablemente la información (género crónica) más larga que h., Vresldcnto de
l& R epública?
publicado el periódico en mucho tiempo. Apliquémosle el princi
pio de lo que llamo "soltar lastre", o evitar declaraciones innecesa
rias, complicaciones y repeticiones, que siempre tienen que ver co11
el chip colonial. En la ilustración pueden apreciarse las correccio
nes hechas durante una clase del curso de Cartagena:
En el primer párrafo ya informamos al lector de que hablamo~
de elecciones presidenciales.

A cinco meses de las eleccio-


nes generales, el ingeniero
industrial Álvaro Colom,
precandidato presidencial
por la Unidad Nacional de
la Esperanza (UNE), enca-
beza la intención de voto
con un 21.23%, según los !I• jhl•'''"
IHl(l1[1,101•
~ 1111, .11 1 1
1-1 f 111~11,.
•11110,\ ,.
',11 \',,¡,.
114 SEGUNDA PARTE 1 ,u111dll1u
,11111,111
,l, I 1·~·1td.11 n:t~~~~·1:º!~~Ón d
11"' lhtn•tl Íh.SLO y mM.tcrná.tiw Ed11.;ir-
llkl11111l1· du SUE!ér, de Centro de
ll•lf,llfl(r'· :1~~:~~I ~:~~! ~~¡~~a~
~~~ J~: ,~,~ de Unión Democr~HC".I.
(UU) t'Or:l:0:tlQ)'0.20%.
Y "los resultados de" no añade ninguna información, co11111
11¡,1111111 ,\Í ll merma de significado 18 líneas, lo que representa un
comprobaremos si suprimimos esas rres palabras y leemos de con 1 ,,, ¡,' ,, 1111 porcentaje tolerable, pero, por tratarse de un diario
do: "según la primera encuesta ... " En el segundo párrafo tenemo,, .
111, , 11111om iza la letra más que el avaro de Moliere, conviene te-
tl11 1·11 t LLenta.
Otro Pérez Molina, del
t m unrramos momentos extremos en esos ubicuos publirre-
Partido Patriota (PP), se
1,1¡,·1que va n de incógnito porque prácticamente nunca se avisa
ubica en la segunda posi-
d 1,, 1, 11 de que lo son, en los que se trata de contentar a un pre-
ción con un 10.52% de la
11,, 11 fut uro avisador con picos de hasta un 50% de texto que
preferencia de los entre-
1111 1, y 110 por lambiscón, que también, sino por el feo vicio de la
vistados.
i" 11, iún. Y todo eso que se quita no es por una loable ambición
1 , •,1 1ili ir más corto, sino porque es un espacio que le debemos al
Donde "de la preferencia de los entrevistados" no hace ningu
1 , 11,1, ,d cual hay que ocupar con información que en los textos
na falta, porque eso ya se sabe desde el primer párrafo. Lo que pas.1
11 111 1d,,, 11 0 habría tenido cabida. Y hay que conseguir que ese sol-
es que cuando redactamos una información vamos estableciendo
,, 1,1°,1 rt· sea como una segunda naturaleza para el periodista.
mojones informativos, de forma que cuando en el primer párra
fo decimos que las elecciones son presidenciales, ya no hace falta
que lo repitamos, y si decimos quiénes son los candidatos, pues lll
mismo. No estoy diciendo que haya que crear una policía perio
dística que persiga hasta el último rincón inocentes y gramaticalc~
1 11 ,ilr,1 rn a prensa latinoamericana se trabaja con lo que yo llamo
reiteraciones; en ocasiones, repetir es necesario porque tampoco
1 /1',trl a1 revés", que es lo que en algunas facultades de periodis-
hemos de pedirle al lector que memorice todo lo que está leyendo,
1111, l.111 11oamericanas se conoce como el "lead retardado"; es decir,
como ocurre en parre en este texto. Es la repetición sistemática ill
11plt'l qu e comienza por lo accesorio o incluso por lo que no acarrea
que hay que perseguir. Y lo mismo hay que decir cuando leemos:
111111', 1111:1 información ames de llegar a lo fundamental. Leemos en
"Otra de las preguntas becbas a 1.200 guatemaltecos de 120 comu
, l'rmsrr Grdfica del 4 de junio de 2006 (páginas 2 y 3) una serie
nidades urbanas y rurales del país que fueron encuestados es [... )".
1, ,11 1,1 nques de párrafo que también tienen alguna condición de
Donde podemos suprimir "del país que fueron encuestados", que
1,/, .1t1nque sea subalterno:
está ya largamente sobrentendido en el texto, y nada perdemos por
esa razón.
A11te la situación, resulta difícil
La información tiene 134 líneas, está redactada más que correc-
110 des tacar su contraparte: el de-
tamente, el equilibrio informativo entre párrafos es el adecuado y,
·.. di,1stecimiemo de medicinas que
en conjunto, cumple muy acertadamente su misión informativa a
11 1.1ntiene el Seguro, [...].
un nivel superior al del tono general del diario, pero aún así cabría

116 SEGUNDA PARTE


IV. LOS SECRETOS DE LA TRIBU 117
1 11 lugar de: "La inversión del Seguro Social en medicinas ha
ALMACENADO DURANTE LOS ÚLTIMOS10AÑOS
1111, 111.1111 i en los últimos años [...]". Porque un sujeto Tiene siem-

ISSS ACUMULA $2.91 111,1 ·, 1 .1 rga informariva que una forma adverbial. Pero démosle

1 1111111 11ds de hilo a la cometa. Nadie está diciendo que el lead

EN MEDICINAS VENC 111 1 qitc st:r siempre lineal (si acaso, únicamente en la nota seca),
1111 , 110 pueda hacerse el lead retardado, si se hace bien. Lo que
El Instituto Salvadoreño del tNll-.cpol'Qlklwn-la~~ndlí..
d,·, to rno vemos en los ejemplos anteriores, es arrancar al
Ws~•_.,........_,.. ~r,Jof:'(X'naiffl,t.bl"'Llll,•
Seguro Social ha perdido en la Stzd;in(b,..~~,~
flfMtifulo~fflOrJnScpi- Ptlí¡m!;o,ljw1110l~~t),
última década un promedio ele mSoo.!IL~'i)h;i;ll;lllrn¡/~LQ t'.J~r.qu,:,~~dd
mIDoo....~!Ml::retdlm,,dll;!f\.,¡ 1,;,.~arnl.1to:JW¡wJW>lol:1!J,,
, \' oliligar a esperar una eternidad al lector para hacerle saber
"'nX:do:WUJIU'btiltmudi!,.:W., ~ m , - - ~ ·~ ,.¡
292 mil dólares anuales porque Jo~~l,tun,p,i,ru¡¡bpm- bffl-.,~,1p;,1l?,QU.l¡lllUII i¡ 111 1·11 o c¡ué va la historia. Pero si ese lead no es tan largo como
~~l.Q.lrrul~ .sµ¡19rmc:s;t6t:om 11wh:idQw¡,__
las medicinas adquiridas sehan l.JQluxi.Snft1ell'tffllOCillJ,of ( NJ.1tl.tll1~1,R"!Wll;1~
caducado. Se trata de la otra ::,.-:,· 1~~7~~~ :~=...~z:=:
~';RÁflt/l llfll'WU!. M· ~tt,~ m.nllf'Jli.'d~,¡\ti.fllum•
111 il1,1 ~i11 pan y, sobre todo, si mete al lector desde el principio en
tnl;'t!ic:-'-!ll'lllffl c.alu,;lldo,., pdl'I t~d.-l.:iin!it.it11d6rt~tk
cara ele la moneda del pcoblema too. ¡\}-,orJ~UW"T<Winh;uitloron· l~l(~l!JlUunbt.i~:.itu:irkioes,.
~~,<Qllllllladosd.:~",W-
UJ.;¡ ,::u¡uu l\ido. ik
(!ciJ 1111 11.1, está estupendo, y será probablemente mejor que el lead
del desaba~eci.miento, rnya lion.a.btonbN,¡ll,t1°'1Sebjd.l- controldi>iatr~':l.t•,•~~11

resolución ha sido priorizada


tucJll!bnru.--Wl~(!Ul'd.llm ~llilJ1,:,tlí~.Mndlto'l'W·
dP¡QqO.. aJun-dam. iJ.!i.Jn...,mroor1t1 · 111 11 ,tl dt: sujeto, verbo y predicado. Éste último tendrá cuando
~:~~,:-:~ '~-1.-.. J,v. ...... " " ...

11 , 11 .i•, l.1 virtud de no dejarnos nunca mal, pero su repetición ad


Donde leeríamos mucho más a gusto: "El desabasrecimienlc> 11 li 11 1111111 tampoco puede ser recomendable. Veamos algún caso
de medicinas del Seguro es la contraparte que hay que destac.11 11, 10, pt.:ro muy real. Si escribimos:
[... ]". Porque el desabastecimiento es y no lo "mantiene" nadil',
tampoco hay razón para escribir en negativo: "resulta difícil rn1 e out ni el frío, la nieve y las
destacar"; y "Ante la situación" es una obviedad que no añad1· ,tll.1\ cumbres, que pelearon
nada. De igual manera, leemos otros encabezamientos de párraíi1 111 h que sus adversarios,
con inutilidades del jaez de "De hecho", "En ese sentido" o: l 11 l.111 ito de tal se proclamó
Nieto atribuye el despunte da 11\TI vencedor de la Vuelra a ...
estos atios a la,, huelgas enftenltt
das por el • eguro. Algo que des-
mienten los sindicalistas (ver nota
aparte). l·.~1amos haciendo un lead retardado aceptable, porque retar-
Mayor inversión 1111111.~ poco, y metemos al lector desde el comienzo en la línea
En los últimos años, la inversión del Enlosúltirnos1ll1os, lamversjón del
Sfguro Social en medicinas ha au ,1, lm·go. Y, por otro lado, menciónese también que "el pacto de
Seguro Social en medicinas ha au- nlentado y es específicamente en
e período cuando las pérdidas 1,, 11 1r. 1", en feliz expresión del director de la Fundación Nuevo
m entado y es específicamente en ancrecido. Engeneral,Nietoatri
uyi,la situación alrelrnso deciru- I', 11111lismo Iberoamericano, Jaime Abello, no es, no puede ser,
ese periodo cuando las pérdidas [... ]. ~ as, ala pocademanda y acambio,
n algunos tratamientos médicos. 1d, 111 iui en todas las secciones del diario. Un hecho de sangre con-
No es que se compre de más, e.c;o
lo puede suceder cuando hay lt 11 11· . por ejemplo, bastante menos retardamiento que una hazaña
epidemias y se controlan a tiem·
po", ~presó. 1 1 pon iva. Si Santiago Botero, el ciclista colombiano, puede espe-
1
"'Seg(n,dlu, debidoalafttertein-
versión que el ISSS mantiene en 111, .. 1 asesino paramilitar no tanto.
medicamentos, oue en 2001 alean-

IV. LOS SECRETOS DE LA TRIBU 119


118 SEGUNDA PARTE
Más extremo es el caso de La Prensa (Panamá) del 30 de j1111111 1 11111dl' n eo yo que la noticia es que Pariente volvió ayer a su
de 2005, donde en primera página leemos: 11 1 l.1 hría
que arrancar, por tanto, con que "Bolívar Parien-
1, 1w~ci ayer a su casa después de ocho meses de detención y

ii111 l 11¡•,o de la Justicia", si el nombre del sujeto en cuestión es


1, 1 i1,1 11Il' conocido del lector panameño para que identifique el
, 11 dv Li noticia, o en caso contrario, escribir: "El ex gerente del

1 llnl/v;1r Pariem:e, regresó ayer a casa, después de . .. ", que ya se

¡,11, ,11.í en algún párrafo posterior de contexto que d BNP es el


Después de ocho meses de •¿TEDA PEREZALEI 1
11 1, 11 N.1cional de Panamá.
permanecer entre prófugo de MEOIDA CAUT<;LAR. f>AtlélU",l/lS t;JE ',.1 1 l.1 , 1111a urgencia de la noticia que no nos permite esperar para
la justicia y detenido en una
celda especial en la Policía
Técnica Judicial (PTJ), el ex
Bolívar ,111 11 iln ¡ué va la historia. En un reportaje que no contenga noticia
¡¡11 1, d1 ,11a, sino que trace más de situaciones, ambientes o persona-

gerenre del Banco Nacional


de Panamá (BNP) Bolívar
Pariente l qw de hechos urgentemente noticiosos, no sufriremos, en cam-
1h• 1•\t,1 pasión de lo instam:áneo. O en la misma primera página:

Pariente regresó ayer a su casa vuelveacas


al ser beneficiado con una
medida cautelar temporal.
• Se.trata de un depÓ,.!líro
domlCíll,"\Jio por 30 días
p.araqut: pm,d.i ser atendido
1...;i. procur,~dor:1.Ana~hu.t>
Górn('z-. C.'-1JliCl> <f-It! i.!Mll ll~
'>!,,n <;(• t,)mÓl.nL"i IIV'fo"~i~lltflt,
os estrecha tazas con Panamá
fuNa-Ocl.iC'ilrcd m&.!ka.'I qué lt• hidetrm 11, .Pi,
1,I! 1Presidente
~i:t~~:~~;:~:~tJ¡~~I~~:~
l'rlslítutc, de ~ft'dii:-irut J.of d1 u publica. Habló de
• La procuradora Ana Matlldc
~.tc-1 '.\linio;t('rÍQ Pf1bliro
Gomc.t díjoqucócspués do Lrn, n1t~.:liru1 h,111 ruitwl1ll4t , 111 v, oopcraciiín. La de
este tfempt;J el ex: funcionaria
\'n rct.·otnc,11d:1r, Jij(l }¡,\ 11r1lit"V
d.eberil regresar a pr/&011 \'Uclor~ Uónn~. (¡Ut' Ptt:1Jtt)j11 1h111,.1lcz fue ·conesía'.
~1:.111m,l.:ul.uJofut>r:td1•l¡1C"•'lilr
dond~$ ~Ot"n1~J1lt:11 p,UJI
1r."'tt111fo (!n un n"nltn 111,•dh'i
"'~péd,1b.r.adu. P:mwllt' 11u/r 1011 dt." L,. Prcn~
d1• um1.lc11i1in lmnbar
Dl"'pu~ de iJ<:ho mt!'>f';s Lle

---
pr•n~~=~~-~--

¡
G1',mei::-u-lal'tl(111c!au.1o1IU
¡M.!tmt111l'C..'1 cn!n.· pr,r'.ifup;o dt~
¡l:l juHin.a r rltWoíiin ('n un:,,
<:cld1l •"'i~<t:wl ti:i la Poli1:1.1
,•,On d1ctutli\ JM1t l,1 ti~•11l L,lt
¡w7.,:..1,l,,pt•1 n'liriffiqm· V,11'trn ...,.
Técnka ,h1.di:cial (PTJ), d ~.i::
t,.• n'> ll,a 1'11 ~u 1~-,.1 ~L-.lt.ü,i , 11 tl.tt·1u de la., G,Lf7.ilS
mffii-c;llj, ! tf!II" !)U<•di\ ltJl&IC
)(i'rente del n:inC'o X.J<'i'•nal \F.llidn:- Nl,:d.un.1~1,l· 11.-11 , 1 \ IUl)Hlrl.+tlllt-'~t:ihur..a:,:
de Pnn.;).l!l;i. ~r:1<1•1 ttolr.111· tr1'ltantknto.
P:uhmt1•rcgii~.tl'~rt1M1~-u.~:,1 f.X)J)Í1,','•<;IIL'i"-1.:t'nl('ll.fü):tlie61
11!, 111.-,·l,dcnn. Ricardo
,aj -.(:J l~nPfi('l;¡ffo L'OII !lhU
i.ttl!lrtrtJ""C\,pot;·l l,1JNi;i
m1.i.fü!.t,.mtl'l,,)-t1!1'11pora~ ~ 1:L.. _ l.i1-::f.ir<t:,.Lm !1!11•
.-1 magmll~- m,,xka110\
L.i !is...,tpt--rue-1~1.Amt1:11n-11]'· l'.l!Ulint•:lt1•;..-,~_l11:t."il~11
,:-;,:ru, t.'t:d!fa lóp..:... ~U:.litu}ll di·.:.Wud.
~lu11 y al ex pre.si<lentt>
ul L':'. l~rtc111~LYt l~ dct,~m:ii111 ·s1 n r1111diM,m :11, t1il'l1 mr 1 ..1,1, 1"1111 ,·~rHll'íol F{'lipe
¡m·~enlna -1ft:t: pcs.ib.11~1 :!.U 10rn.,1,,cnf.t1'.1unw·J.i..1 l. c·.11nrl
nmlr.i. dt~.Jc-d 2-4 d~i\!>ril pa· pero ift no li,:s a•,•up..,r:1r!1,n 1, . . ' _,,. . l d 1
<:::;:do t'L,U)ifo ~ tnln!'gÓ a fas pmceékd <l~- at.""U!.'hlo ~'flll IJ ,,,to ,11 ,·1~1ta 1.m,·111 e

----
nutoridíldt-s·- por un" mc-didn n!<nmend,1Ci1)11<',di.·lo.-.rui'!U
dt drpii,~ítu t!m11it11iiirk1 ¡11.1r ~·os· ,1ñ,tdlt1, l.a -.11prrn-lm1 , 1 1 ,11\u,s(.'t.~lmpromc·
aorJia,,,. _,; ~,;t1,nl-1wt~;nkl,1 l'T.I. • ,,1, l',,ll,111i.í a imput,ar las
.. ., 11 ,Jll·, d(•l tratado de
, 111111•1\·io t'TI.C) su.,qpen-
' ,1,.,d,• 1!191-i, _lo~ !a~x-

120 SEGUNDA PARTE.


IV. LOS SECRETOS DE LA TRIBU 121
Ayer, el Palacio de las Garzas
-------------=-=ºo,0.~l~Ot~l\/~UO~ot=7.006 11ÍIJIM.ASN01Ki.AS
recibió a importantes figuras: Rq>on:a Los problenu.s desu zona a Oiga
Malibel Na.-as. Tif5. 596.14J 2 / 59Ci.14JJ
el presidente chileno, Ricardo (Fa,J. E-mail: o navas@la-c.iden~.rom.

Lagos, el magnate mexicano


1,1 01 IW, NlGAAS Y OETERIORIO Ol LA CANCHA DEPORTIVA SONJ\LGUNOS DE LOS PROBLEMAS DENUNCIADOS
Carlos Slim y al ex presidente
español Felipe Goozález. l dín pide una~ayudita
Los bajonJ de
Ayer, partícula temporal, jamás debe arrancar frase y mrno luz les qu~man H~Tam:s-r1<-1:eWnlosqu,ci.;im:jtl~,,i.u1tr
defiisubldilosl,\.'lngo5,puesh!yun5!!Ctprq.1e
los corotqs no l!Slá 1sfalt::idoyt1.1at1do l~l!IS::lrrt15 §1'

aún párrafo o lead, porque es el término - aunque necesario a la gente qued,m p t ~ eq d Plt>i-lhO"'

menos importante del enunciado, ya que como en más del 90% d,


los casos lo que contamos ocurrió ayer, poco sentido riene arrarH .11
-:-
l
Qirncm.lm lwbltan1e,.,lclb:1·
rrfo O!Mtlta, 1\!bki:il..DSIMll
¡tiiq, uhlclido "fl la carn,l~ri
\tlnja~s,L,-i<l\l.1.íl;,,('I\I
~ i : i : l . Su= drl 1nu
~ 1Jben,1!!el, m.'lntresr.u:vn
.._
Naheml Medina "At,"IJI h~ que CQTl~tn.ilr 1111 m!llc
di' (Qnf,'l'lflón 'f<l q~ WS¡('n 1nrl11s ca~~ ffl
rlesgov11osl)(ros (lliCf'tffiC">CV1tilr 1.m.:ii:l'$llrMl~.
U!peúlrnos4llnti1tdl!OemJ1lqull'~

Jo,.i(luijadi ;,a c.1nrh:i 1 •1d11t11irJug;1mo~ !!.sHI


porl!l pbo, i>dcm.b dr uri:i 1cp;1r¡¡cJ6r¡ iert 1d
estrcdi.im1,ha,eblUJl.iiíru:11L1cuSr,do.nucvos
con lo que nada añade. Y no es tampoco el palacio el que recilu • noo,~Li,~"(ldlni:mi~
porlpl!UV~t'ni:ldo~d.
!1efi·lclod111lct.l'lr.cfrlCL"halll·
e-QLJit,,os.n;mop,,rl!jmiploWt.est11Sdi-OOs~1·

¡lq.dt:fklénl~ y(tln.,.l.áJU~IM i;ón 51! queman la\':ldllra."i TUt- qu11lolAhllh1ianl.,..,,d!lbarrla


a nadie, ni el sujeto de la noticia, sino los visitantes, en absol11111 t.:~ Jl«l(lm-tn ilP..f.'Iºª
l..t)J\Ct:IQOaw:nllllll"QII !JUC:
n1r11:-. y ¡,~~..tl:'•l!11né!IO
l:!l'llquct10$0h'(r.;romJJfl'.ff)08"
s-~ h;,n l!ncn:r1::nlo de rem1m
Mr1'<1h1hc-rltii.rar11 frtfiu-do
:inm dd Ja.bw.- hi -mn:1 ron- e-ah Dtl..lCho ~ v, dijo l'-e- S!:"11tcn1.1rlll.11ltuat!Q:,
"figuras", lo que correspondería más al mundo del espectáculo, 1.111(1.o:rn trnstrnn,fl:-nnatkírell.
'J i:rt Lüs 11ctualt";; m00tcntoo
f(\.,i 'lorre."i. ritn \·ecma.
di'
Par lil.1 part;e, lo, JO~·one1
t.:r. comun1d.~d St-ll11llmm
h&)IWIGa.iO, 7 ubonat Las 11¡;u.,u ni:¡;rai¡ q\U;.• lo 1.11111:4 •;am:.ha 111.11' 110
sino "personalidades" que se entrevistaron ayer con quien sea ,·11 "Como L.u 32G \'li-tend:1.1 binbinn~tAn11rr.c:t,111do.111t.s
d.!l-11EN:lur-0JiC6n alh1•<01...i'I0.6 h:iblflmt~-!! rlt>I f.lllrrlo Jlln.r.
a.o pan !mrord!lfK1rte1H-'lllli
.murdC!t<'.rlorn.rta
por UD &Olo lmn$i;'iroa,'I01oJ", 1,i- dtn. 4-u!ene11 mcuúf,sh•rou lt,.ll.llrnl!(lk>l,u1::un1Mrtn.s
Las Garzas. En todo caso, el sujeto podría ser también la prnl llw. !n11 df:11 se. pr!Ml11a..,n bi!Jn- qi:11 l.ol: r.hma en 111 10M son
ni?S rm l~ i::orrltnie.y M~ in.11)jltlnahte1.
V t>«aJ.:TJd trunblen éStan tlt.,..
ceslb.-ido un.a f'(',PU:l.tUDn.
dt- lílt/icl!ldel."i !nrdc1~,~11e l.fe-. NTo11.&:~R1!lservldn~~1 ~"'"'1inostch1~i..rutit.1,
denta que recibió a fulanito y menganito en el palacio. Fuerza r e.e hu ,•n l::i Wtt.'.1- , di}ll ~olK:- par vi an.'411u Uo lus awu;, y 11
rnlM,-dln•.1XJ1Cln¡i 1Ji.lM'f'tur t~nsocUP..m:llirtnr,stolol:lnlr'l.rx!
ll:amado 11 liu, ttlC.oriWI~ dr
taJ.;lectrlc1Md deCatan.•, HJ.
l.,,c>'; hnbl.1antií:. de 9!8..."lllin bnn prc_~uult¡ unn ",l"J'tf> de dnxapi!Aly:tl lllc.!tldedel mu·
reconocer que en la prensa española, El País incluido, el pequcll11 m:inif~qw.·e-l U!.QJ5E'n'i.· c,IÍm!ledruics~..:U,.a,:uti. t.
do de In illi'!Cu'lcldat tii.sJta &&- ~D1aun11'4ta mur pr-acit:ltpa·
tllClPIO Lib.:rtadat, F'reddY
lkrual. pua Qll.C' solucionen
l'l~'!lt\!l 1'!1QClws ¡,b'd((m d."l•. In:\nifea:h}Otr.!.,~hl11. ca1bnnolos.prrlbl~11q1,1i,le
desaguisado de arrancar párrafos con ayer es bastante común. ~coo.1 ,.~, ((W! ba)' wrn11<1· Lo• "'ri...:tNlos ~itiwt"On a>01()1"1l' . •

Y veamos también el lead que yo llamo "imposible" pon¡111


1 ),1 igual lo que manifestaran porque el lector apenas ha podi-
arranca con un sujeto que destruye todo lo que tenga alrededor,
1.i ¡,.1\,t r Je ese sujeto ampliado con toda su ubicación geográfica,
como ocurría en el diario venezolano Últimas Noticias (1 de ju Iio,
1, 1 11.1 1ro líneas y pico, antes de llegar al verbo, con el que, por fin,
2006):
11 1¡,l'l:1rnos a saber de qué va la hismria. Este problema, el de las
111 ,·11 iones kilométricas, que no entiendo muy bien por qué hay
Caracas. Los habitantes del ba-
1,1, ti .trias completas, se plantea también muy frecuentemente en
rno Blandín, subida Los Man-
,1 tm pa íses de América Central.
gos, ubicado en la carretera
1:.11 Venezuela, de nuevo, la policía cienrífica tiene un nombre
v1ep Caracas-La Guaira, en la
..¡1, r.d l::i rguísimo, pero si cuando el periodista presenta la noticia
parroquia Sucre del mu01c1-
,1 1tliL: ''policía científica" y todo el mundo Lo comprende y nadie
pio Libertador, manifestaron [.. .].
, ,,¡l'llt~ ofendido, y si tan importante es ese nombre, ya se dará
1 11 1111 párrafo ulterior de contexto el nombre completo de la ins-

lll tHi,ín. H ay que encontrar o establecer una forma de sintetizar


122 SEGUNDA PARTE
IV. LOS SECRETOS DE LA TRIBU 123
el nombre de organismos y de direcciones domiciliarias para 1111 , , , ,1\1 lo que le da la gana. No recurriré aquí a ejemplos, porque
matar de aburrimiento a la parroquia. iltlJ, il hallar a quien se salve de la quema; en cambio, no habrá
En eJ curso que doy en Cartagena hago, quizás, hasta d(·111,1 1h111 H 1, respetable en Estados Unidos o Europa donde no se cum-
siado hincapié en la regla de sujeto, verbo y predicado para /,·,,,/ l 1, ,.1 ll'gla de oro. Veamos por qué.
Y leads subalternos o encabezamientos de párrafo, y al hacerlo 111 1 ,1 necesidad de identificación de la persona parece eviden-
doy cuenta de que corro el grave riesgo de no haberme expli,,1d11 1jp '1 ;1y nadie, absolutamente nadie, que no deba presenrarse
bien. Hay quien me replica, con razón, que esa es una fórn111I 1 , , 1 pr1 iód ico la primera vez que se lo menciona en la informa-

que usada hasta la saciedad puede resultar monótona y negar tod,1 l 111 ,\~í t:scribiremos "Felipe Calderón, presidente de México",

creatividad a los leads. Aunque cuando oigo la palabra creativi,I,¡ 11 l 11, p.lginas de Internacional, o "el presidente Calderón" en las
-como dicen que hacía Johan Hohst, periodista nazi y cohlH1 1 1~.11 ion al, si se trata de un diario del país. En España, José
radar de Gocbbels, cuando le hablaban de cultura- echo m: 11111 1 111 l{od ríguez Zapatero es, la primera vez que se lo menciona, "el
al revólver porque estoy casi seguro de que alguien me quiere d,11 1 ,. 1ld1•11IL' José Luis Rodríguez Zapatero", o "el presidente Rodrí-
gato por liebre; lo que quiero decir es que con la regla de suje111 '" /,,1¡,ate ro", para que, en menciones ulteriores, pueda ponerse
verbo y predicado es imposible que el lead esté mal. Claro qui' " ,l 11111111t: "el presidente Zapatero" o "Zapatero" a secas. Hay que
puede arrancar con algún elemento que no sea el sujeto, pero S<il, 1 1 1•,11 1111;1 manera económica y suficiente de presentación: "Henry

a condición de que sea percurante, como ocurre cuando se abr!' 11 1 1 ~lllj\l'I', ex secretario de Estado norteamericano"; "el nobel co-
historia con las comillas apropiadas. Así, tenemos leads fictillok t 1111111.1110 Gabriel García Márquez"; "el periodista mexicano C ar-
como: l I r-. l1111s iváis". Y si hay que repetirlo cada día, porque cada día
1p,11111· L'll el diario alguno de esos personajes, pues se repite. No
"No rnematen, por favor", il1 l11 de "esto ya lo maneja el lector", refiriéndose a lo que sabía o
exclamaba tendido en el 1111 ~.1lií.1 el lector de periódicos, como alguna vez he oído decir en
piso un hombre [.. .] l 1 11·il accíones. Las cosas se radican, se registran, porque ningún
1 11111 1Íl'ne la obligación de haber leído el diario del día o de los

Donde las comillas tienen la fuerza de darnos el tono dra 111 ,1 111•. ,1111criores. Éste es el principio del marciano; si un marciano
tico de lo que está pasando. p1111·1 icra de repente por la Tierra con un conocimiento perfecto
1, 111 h ·,\ 1ra lengua y del alcance histórico y conceptual de cada uno de
11 1t·1 rni nos - saber, por ejemplo, qué es un secretario de Estado

Persona 1111/r'r/1/l('ricano- , pero sin que hubiera leído recientemente n in-


11 11 jll'riódico, debería entender, al menos a ese nivel elemental,

Todas las informaciones, cualquiera que sea su género, han d, 1111111 lo que escribimos.
identificar persona, tiempo y lugar. Y esto que parece tan sencillo
da lugar a una rifa en la que casi cada periódico, en casi cada paf~,

.124 SEGUNDA PARTE IV LOS SECRETOS DE LA TRIBU 125


Tiempo 1" 111, 111 ,1" había hecho o dicho lo que sea, sin que en ningún
, f 11 d,icra establecido con anterioridad cuál era el día en que
Tan necesario es el planteamiento de la persona como el del ii, 111 1111 ,li.1 la acción. Si no hubiera ningún ayer, diríamos que se
po. La primera vez que se establece el carácter de la acción hay q11 11111 11 1.1 ,1 la teoría ames mencionada de que no se pone lo obvio,
determinar cuándo se produce. No importa que en el 90% o 1111 , 1 w lll lt' que sí, que aparece la partícula delatora de cuando en

de los casos lo relatado haya ocurrido ayer, es esa una mulet tll 4111 111 , 1 un lo que nos hallamo simplemente ante un caso de fal-

necesaria. "La presidenta chilena Michelie Bachelet inauguró .11, 1, 1111111 ,a. Y nadie dice que eso sea gravísimo, pero sí que cuesta
una exposición de crisantemos en el Palacio de La Moneda", 11, 11 1111 ,1 1111 hacerlo del codo bien, que un poco menos bien, siempre
no hace falca repetirlo en el resto de la información; ese primer ,11•, I" q11kio del lector. .
ya da la localización temporal a codo lo que sigue, salvo cua11d11 l 1111 vii.:ne cambién subrayar que los eres únicos térmmos tem-

efectivamente, la acción se haya producido en otra circunst:rn~ 1 " .¡1,, qui: deben usarse en los periódicos son ayer, hoy y mañana;
temporal. Hay quien sostiene que esa repetición de cantos ay1•r , 11 1 1111 , ,1yc r, ni pasado mañana, que complican la lectura. En vez de
el periódico resulta muy monótona (tanto como la reiteración dd 11, 1p,tll'l"l'. aconsejable que cuando tengamos que salirnos de esas
relativo que o cual superuhicuo en América Latina) y que no li,1 p,11 ifculas temporales, pongamos el día de la semana cuando
que poner nada porque el lector ya sabe que cuando no se p1111, 1o 11111 , .,ún dentro de la semana en la que transcurre la acción.

nada quiere decir que todo ocurrió ayer. Bueno, por lo menos 1·\11 1111 , 111 m. por ejemplo, si publicamos en día jueves y queremos re-
es un criterio, aunque, a mi juicio, deficiente. Lo primero que li.11 1 1¡111 , 1, .ti lunes anterior, "el lunes pasado", pero cuando tengamos
que replicar es que nadie sabe por qué el lector haya de dar 11111 111 , ,lt-., plazarnos de semana o alejarnos aún más en ~l tiempo,
sentada. semejante cosa, y, sobre todo, que si lo que buscamo~ 1 1, t, 111 einos indicar el día del mes. Así, si estamos a m1étcoles 18
1 l . ,
indicar que lo ocurrido fue ayer, difícilmente será mejor sist<.·11111 11111 it·1iios hablar del lunes de la semana an.cerior, o meJor sera
no ponerlo para que lo adivine el lector, que hacerlo. Y lo segu ndo , 1¡1 111 "d lunes 9" en vez de "el lunes de la semana pasada". Todo
es que ese sistema no lo aplica nadie en América Latina, aunq11t 111 , ,kntro del grado de convencionalidad que comporta, no es

alguno lo defienda. 11111 irgla arbitraria, sino en aras de hacer lo más automática posi-
Un examen pormenorizado del diario mexicano Exce!sio, 1 1,11 l.1 nocación de 1a fecha por parte del lector.
gran diario que fue hace décadas y que últimamente ensaya 1111
"regreso" con excelente puesta en página, parece una antología d,
la casualidad. La partícula ayer aparece, se diría, cuando le apetctt 11111111 y circunstancias
al informador, y en el resto de los casos, La gran mayoría, nos l,I\
habemos con desolados ptetéricos: "firmó", "convocó", "anunció''. , ¡11 m lw más decisivo que todo lo anterior es dejar bien claro el lu-
sin indicación alguna de cuándo se produjeron firma, convoca 1, 11 }' fas circunstancias que concurren en la forma como el periodis-
toria o anuncio. En un caso ya extremo, en una información M> t I li., obtenido la información. El periodismo en lengua castellana,

bte el presidente Calderón, se dice que el mandatario "anees poi I" 11111 s1ilar o latinoamericano, está colosalmente politizado, y en

IV. LOS SECRETOS DE LA TRIBU 127


126 SEGUNDA PARTE
sus páginas los políticos o servidores públicos hahlan por los I wl1 1 1111 ,1 y .dgún periódico venezolano recogía sns palabras, di-
y lo que dicen lo damos casi siempre por bueno. Pero en n111< 111 11d11 1,11 .~í que se producían en el tipo de reunión de qne se
periódicos latinoamericanos se da un paso más. Esos per~o11 i¡, , 11 1, 11no sin contar cuál era la disposición física del orador
parece que hablan desde el limbo, porque no se indica dó11d1 t 111 ll\l,1s rno, contención, recelo, frenesí?- , cuánra gente había
en qué circunsrancías lo hacen. l 1 •111 l.1 o cómo acogieron su declaración. Y para desgracia de
El lugar, las circunstancias, la forma en que el periodista li 11 1, il.1, 1ur:1, una foto aneja mostraba mucho de lo que ella no

accedido a 1a información, no son un dato más que quepa 01111111 111 ti 1,1. 1:,sas son las circunstancias qne forman parte de la propia
sino parte snstancial de la información que en muchas ocasi11111 ,1 h 1.1 11 i 11 fo rmación. Y ya sé que todo esto suena evidente, pero
determina sn importancia e interés para el lector. También e~ 1111 1 i¡111 · q11il:ra creer que se tienen habitualmente en cuenta estas
cuestión de deontología porque el lector tiene derecho a saber 1111111 11i111cs, que se calme porque no es así. A tenor de lo que publi-
ha obtenido el periodista el material informativo, y eso valo1 ,1 d, 111 11111, lws diarios latinoamericanos y españoles nuestras perso-
una forma u otra al propio periódico. Veamos. Una misma i11l111 1 ¡iulil icas suelen hablar desde ninguna parte, porque raramente

mación, unas declaraciones del Gobierno, son fundamentalnH·1111 l. 111 d11 .11110s esos espacios. Y el resultado es que hacemos perió-
distintas según la vía que sigan hasta el lecror. El presidente p111 il, 111 m ,¡ 11 personalización ni visualización; en los que las informa-
hacer esas declaraciones por medio de una circular que se d iM 1¡ 111111 •, vi vl:n de un hartazgo de comillas, pero no hay persona de
buya a los medios de comunicación -lo que siempre reducir:1 ,11 11111 y hu eso que las pronuncie, ni acción alguna que describir. El
"peso atómico" informativo-; en una rueda de prensa, dond1· 1I 1,., 11.tlila, sólo habla; no es, ni hace nunca nada.
factor de lo colectivo atenuará el valor de sus palabras, pero nw1111
que en el caso anterior; a través de una alocución al país por rnd111
o televisión, lo que les da alguna solemnidad, pero seguimos r.:íl l., 1, 1 /1 wiinos presuntamente intercambiables
distancia de lo colectivo; y directamente a un periodista o mr.:d111
lo que les da su valor máximo. Esa declaración, aún más, se pu1•1lt 11111111 i1110s puede que los haya; si me lo dice Alex Grijelmo yo me
cursar por vía indirecta (teléfono, fax, correo electrónico) o dir1·1 111 1 1co, pero en la práctica no he encontrado casi nunca ninguno.
ramente, en persona, con lo que escalamos la cima del interés y d, I \ 1 1ttni ienzo de este libro menciono el único del que verdadera-
prestigio. Cada uno de esos enfoques de la información constitui 11111111· me fío: castellano y español, lengua que la Academia asegura
rá un texto diferente, con pesos distintos en cada caso. Y creo q111 q11, 1irnen exactamente el mismo significado. Pero fuera de ahí. ..
seremos capaces de reconocer que en un altísimo porcentaje d, l .o que queda al final del viaje es que no da nunca igual em-
situaciones en la prensa latinoamericana se da ese tipo de ínform.1 pli .1 r II no u orro término para designar una acción o pasión apa-
ción sin una contextualización suficiente. 1, 111!·111ente idéntica o al menos similar. Una relación exhaustiva
Un dirigente sindical, en agosto de 2006, pronunciaba u 11 di t'\OS términos sería demasiado extensa, pero sí me parece úríl y
discurso en Caracas para establecer postura entre concurrencia 11 1l1,1rL·able referirme a las diferentes maneras de hacer constar que
absrención electoral; lo hacía en un acto del partido Acción Dl· dn11irn ha hablado o dicho algo, por la gran frecuencia de su uso

128 SEGUNDA PARTE


IV. LOS SECRETOS DE LA TRIBU 129
periodístico. El punto de partida más corriente entre period i,1 1 J 1¡i.i rL·ía contestar-replicar alberga escaso misterio, pero aun así
tanto españoles como latinoamericanos, es el de que todos su~ ¡,11 11,1 d,· 111ili zar el segundo en casos de mayor tensión, intención,

sumos sinónimos o próximos al término decir son interca 1111 111 1,,11 q1II' los correspondientes al primero. Uno emplea mayor vi-
bles, y que basta con irlos alternando para quedar bien, lo 1p11 , d 111•/imrque al contestar. Y la diferencia entre uno y otro es pa-
patentemente falso y denota pobreza de expresión. Hagamo~ 1111 1111 .1 l.1de la pareja decir-afirmar. Pero refutar o rebatirya es otra
lista sin prerender exhaustivídad: hablar, decir, expresar, al11'111,lf 1 1111 , ·\to que no es, simplemenre, replicar con mayor denuedo
asegurar, declarar, contestar, replicar, refutar, rebatir, revelar, .1• 11111 11~idad; refutar es replicar con razón, enmendando la plana a
verar, narrar, contar, comentar, aducir y muchos más, poco o 11.111 , 11" 1111 erlocutor, o por lo menos con lo que el periodisra cree
necesanos. 1 , , 1,·11cr razón. Nadie, en resumen, refuta a nadie simplemente
Hablm·establece un hecho puramente físico que no deno1:1 111 11¡111 lt- replique; hace falta que rebata sus argumentos. Revelar,
tencíonalidad alguna, por lo que siempre preferiremos decir, , ¡11, 111l111rn1e, tampoco puede hacerse sin dar a conocer algo que sea
presupone la existencia de un interlocutor o audiencia, inc 111 11 111 1d n 11ue nos parezca que lo es. El término tiene acento religio-
cuando el actor habla consigo mismo. Decir es probablementl' , 1 ', 111 111 1 l'l1 la Revelación divina vinculada al catolicismo, aunque

grado máximo de neutralidad en la elocución, y por ello res11h 1 , 110 quiere decir que los neopenrecostalistas centroamericanos
sumamente útil, aunque no para todas las ocasiones. Cuando ,1/11 , l'llnl:i n tener alguna vez algo que revelar.
mamos nos estamos, también, afirmando, porque ponemos énl.l\l \ ,k· esa cola que resta, casi mejor no hablar. Nadie asevera
en la acción que va más allá de lo que puramente decimos. A,J 11111, ,1 nada, porque pata hacer semejante cosa hay qne ser por lo
es mucho más fácil que una personalidad afirme que simplem,·111 111, 1n1·, Licurgo o uno de los Siete Sabios de Grecia, y es casi lo
diga en las entrevistas y, por ramo, habrá momentos en que el l'II 1111 11111 que le pasa a narrar o aducir que no es lo que hacemos habi-
trevistado a veces dird, pero en otros casos afirmará, según el énl.1 111 d111L·nte, sino que contamos, decimos o, en su caso, comentamos.

sis que quiera dar a sus palabras. Si optamos por asegurar notemo 1k lo que se trara aquí es de subrayar que no hemos de usar
que, además de codo lo anterior, existirá alguna intención de con ,,,, 1i:rminos a boleo, cuidando sólo de no repetir expresiones,
vencer a alguien; se asegura con algún grado de porfía, de esfuc.:11 11 11111 que lo hagamos muy deliberadamente cuando entendamos
para el convencimiento ajeno, de forma que iremos algo más l1·jm I"' 1111 0 y no otro es el que mejor describe la acción. Y todo ello
que cuando sólo afirmamos. Y si la fórmula es declarar veremos (!lll lnq1IH :t que el periodista que no conozca bien su material, no sa-
añade un matiz legal, propio de los juicios, de las deposiciones a1111 lt1 1111.íl es el término que mejor cuadra en cada caso, aunque yo
las autoridades, de aquellos momentos en los que queremos <JlH ,,1, l'I primero en comprender que no siempre es fácil establecer
se nos entienda muy bien, que lo que estamos diciendo conste l 'II 11111 .1 precisión en los presuntos hechos.
acta. Y he dejado deliberadamente para el final el término expré.l'rfl
porque no se diferencia básicamente de decir, sino que sólo suc11.1
más neutro y un tanto administrativisca. Si denota algo es lejanl,1
político-social del lecror.

130 SEGUNDA PARTE IV. LOS SECRETOS DE LA TRIBU 131


CONCLUSIÓN: AUTOMATIZA, QUE ALGO QUEDA
l I Lra bajo de los editores
Hasta aquí las automatizaciones que tienen como objeto l'l",111
los interrogantes más elementales del marciano, como la I u 11
dad de soltar lastre y de no dejar cabos sueltos, lo que se resu 111 1
mantener permanentemente la unidad de la línea informativa, 11 1
que es lo mismo, no tratar de desarrolla; más de una idea cent, ,il
un mismo tiempo; y, finalmente, lo que llamo en neologismo ,¡11
me perdonarán, 1a "completud", que es la obligacoriedad dt: 1 u11
tarlo siempre todo, cualquiera que sea la extensión de los texto,
automatizamos al redactarlos, al menos lograremos ubicarnm 11
un mapa profesional respetable. La calidad y el talento están w,
poco más allá.
1 1, 111d irector de El Tíempo de Bogotá, Rafael Santos, me dijo
1 11f',1",111 problema que se le presentaba al periodismo colombia-

' 1 l.11llbién al latinoamericano, era formar buenos editores. Y

111,,d ir ía que estuvieran adecuadamente valorados en las redac-


t 11w, p.,ra que tuvieran conciencia de lo central que es su trabajo
,, , 1 p('f'iódico.
~ 11 impresión, tras variadas conversaciones con editores jefe
1 ¡w11i'1dicos de casi toda América Latina, es que la jerarquía de
11111<"; con 1a que se juzga el trabajo del periodista huele un poco
1 , 111, io. Me ha parecido siempre que el punto de visra de los pro-

r 111111, 1ks, de los grandes responsables de los diarios, concede el


11 ,11 In de máxi ma categoría creadora a los periodistas que firman

1111, rilos o columnas; esos que, por añadidura, suelen ser los que le
l 111 111 1 soberano palo al gobernante de turno. Y eso está muy bien, e
1111 luw es raro que un gran periodista no haya cultivado en alguna
1,q,.1 de su carrera el género, como Calibán hace varias décadas en
1 11l11111bia, o, contemporáneamente, 1\1ario Vargas Llosa en todo el
1111111do de habla española, aungue el hispano-peruano sea mucho

111'1', que un periodista. Pero en Europa y Estados Unidos hay una


1111,·:1 más valorada, que yo llamaría de los creadores de periódicos,
132 SEGUNDA PARTE
133
los que han fraguado uno propio, los que cuidan de su conrin1111I 111 dlt li1il t'II la segunda mirad del siglo xx, y nunca más verdad que

Y evolución, los que lo adaptan constantemente al momento. 11111 la tecnología electrónica. Pero a ese progreso le ha acom-
Yo he tenido la suerte de conocer a algunos de ellos. Ent n· 111 11111IP o :i un le ha precedido en Europa y Estados Unidos un

españoles, Juan Luis Cebrián, creador de El País de Madrid; A11 tl,l 11 d~· cuentas" -sindicales, políticas, sociales- que si bien
, 1111, 111 id nunca del todo, le lleva una formidable delantera a su
tonio Franco, hoy ya retirado, invenror -y hay que decir inv,·11/,,1
porque eso sí que fue un invenro- de El Peri6dico de Catal1111 y,, tl 1, l.1 d l'(( Uivalente en la América de habla española. Las palabras
11, 111 .idas del chileno lnsulza lo resumen a la perfección: "Amé-
Josep Pernau, mi maestro, director del desaparecido Diario de !1111
celona y que es el mayor "fabricante" de periodisras que yo h. 11 1 ' 1 1 .it ina no es la parte más pobre del mundo, pero sí la más
conocido; y saliendo de España: Jean-Marie Colombani, promo1ut 11111111i". Esas cuentas están saldadas en el mundo iberoamericano

de la última versión del diario parisino Le Monde; Jean-Fran\lll I''" dio, la retórica del escritor de periódicos sigue pareciendo
Fogel que me ha hecho el honor de escribir el epílogo de este lil11 11 1 I' 111 ,· 111 ,ís necesaria del quehacer periodístico. Los "justicieros"
Y que es posiblemente el periodista que más al día está de todo lu 1 l 1 ¡1tt·11.5 a continúan tomándoles la delantera a los "arquitectos" de
1 ,iud iu ,, aunque eso no deje de ser un síntoma de rezago de lo
que ocurre en nuestra profesión, a lo que añadiré, sin embargo, q11 ,
se muestra mucho más optimista que yo sobre nuestro futuro; Pt·1, 1 ltd1111 11.tt ivo, porque aquí y allá la mejor opinión de un diario es
Preston, decisivo en su etapa como director de The Guardian d1 lo 111¡,1 l' su información.

Londres; Eugenio Scalfari, creador de La Repubblica de Ro 111 ,1, Y Iodo esto tiene mucho que ver con el papel relativamente
1 1 1110 que representan los editores -lo que en España se lla-
Y Tomás Eloy Martínez, que es tanto escriror como pensador ch
periódicos. Pero es más bien otro modelo de periodista, el gr, 111 '", "wli:s" o "redactores jefes de sección"- que son los que, más
comentarista o rribuno, lo que yo llamo sin matiz negativo algt1t1ll 111, 11.1die, pueden dignificar el ejercicio de la profesión dándole
"escritor de periódico", quien, de forma abrumadora, alcanza t'll 1 t w111po para desarrollarse, como ocurrió en Europa y Estados
América Latina la valoración suprema. Cuando, a mi modo de Vl'I, l l1111los, y cumplir una función social que no se limite a un diálo-
es el periodista que ha visto las tripas del diario, como los citado~ 1,, , 111 l'l' las élites y sus clientelas.
en primer lugar, el que acumula los mayores méritos.
Una aguda periodista dominicana, Elvira Lora, me dio u1i.1
magnífica explicación de por qué América Latina valora más a lm 111 J I JI ENTRAL

artistas que trabajan a solas con su genio que a los arquitectos de 111
colectivo, cuando me dijo que "aquí las deudas no están saldadas", ,111 1qiorteros, los diarios no existirían por falta de materia prima;

Veamos lo que quería decir. Lo informativo acaba por imponer 111 1nlactores de mesa o de continuidad, los periódicos adolecerían
se en el contenido de los periódicos a lo básicamente opinativo, d, 111:d acabado y falta de coherencia; si no hubiera editores seguiría
cuando la tecnología de la información permite una velocidad dl' li,11 ,1m do periódicos con material que aún podría ser de alguna cali-
desplazamiento y de transmisión de su material con la que el pl' 1l.111 y con un acabado profesional y, pese a todo ello, los editores son
riodisra se sienrc capaz de abrazar el mundo, lo que ya es un, 1 111 111.is importance en nn diario. Una publicación sin editores o

134 SEGUNDA PARTE V. EL TRABAIO DE LOS EDITORES 135


con malos editores carece de estilo, criterio y sentido; el car.h 1, l, , .11 l.1 grado en la jerarquía del diario es un poder absoluto

de un periódico lo dan los editores como ejes de transmisión: li 1 111 ,·111bargo, dialoga en el ámbito que le corresponde. Hay
cia arriba como nervio central del periódico y parte de su eq1 11111 , ¡111·,ión que a Edwy Plenel, antiguo director de la redacción
directivo, y hacia abajo para ser ame la redacción la cara ejec11111 A/0111lc, le hacía mucha gracia cuando en la redacción de El
de un proyecto. 111, 11Í,1 utilizarla: La "verticalidad de mando". Todo poder en

Enrre sus tareas generales se halla e~tablecer o hacer gm· l 11 11 111,1 de ser siempre vertical y único; hacia arriba acatamiento,
talice el punto de visea técnico-profesional de la publicacil)II , 11 1li.1j11 cumplimiento.
eso se concreta desarrollando la política del diario en materi.1 il~ 1h-•,1 k esta perspectiva, hay una primera división básica entre
firma; de selección y utilización de géneros para marcar los lín1111 1111 wt idos del editor: proacrivos y reactivos. Los primeros son los
de interpretación dentro de los cuales deban actuar los redaclu1c 1111h1.los dentro de lo que es promoción, proyección, agenda
y, finalmente, garantizando que se cumpla todo aque!Jo que dd1111 1¡il 1. y los segundos lo que es corrección, control, garantía de
la política edirorial del periódico. Por eso, constituyen un cuerp11 li,I ul ( :omencemos con lo proacrivo.
como tal deben reunirse de oficio, como establece la dirección, y ¡1111
su propia iniciativa para forjar puntos de vista comunes, de forn, 1
que todos sepan lo esencial de lo que hacen todos, especialm1:11t 1111 ti\ l 'l!OPIA (PROACTIVO)
para que, cuando llegue el momento, sean capaces de romper l.1
estructura secciona! del diario y trabajar imerdisciplinariament 1 1 , il1111r promueve, sugiere y encarga temas, asigna responsabi-
es decir, que la dirección pueda asignar eficazmente recursos ,dll 11 111 11 .,. l1 ero, aunque para ello se basa en las agencias, cada día
donde sean más necesarios ante una emergencia informativa. l /11 1 1 111.\s claro que los periódicos que se limitan a cubrir, aunque

periódico cuya redacción pase un afio encero sin haber variado , li,1¡ ,,111 bien, la actualidad conocida (qne yo llamo "obligada")
1

coyunturalmente su estructura es un organismo probablemente 1 11, 11 1111 difícil futuro. Se está acabando, al menos en el mundo
catatónico, incapaz de reaccionar con la agilidad necesaria ante 111 1 11 1t1I lado, la vigencia de los diarios que son muy parecidos a
inesperado. 11 , okga y competidor, porque lo que se busca son periódicos
Un diario es una dictadura democrática. Primero, democníti 111, H •111 L'S entre sí. Diferentes no sólo por su inclinación política
ca porgue de abajo debe elevarse la discusión, el debate, y tambiéu ¡1111,¡i1e rengan un cuerpo distinto de colaboradores (escricores
la propuesta, hasta el nivel de la jerarquía en el que se hallan lo\ 1, ¡w1 it'id icos), sino que hacen falta periódicos con personalidad e
ediwres; y ésws deben debatir de igual a igual con sus redacto 111 1111111.1ción distintivas, que llamo "propias"; muchos de los remas
res, buscando llegar a puntos de vista comunes, trabajando con la 11 1, 11 .11cn los diarios de la localidad o del país seguirán siendo
persuasión, tratando de convencer y aceptando ser convencidos. 11111, idemes, pero el tratamiento, no sólo el estilo, la luz que la in-
Pero, segundo, si no se alcanza el consenso se acaba la democracia 1111111.1\"ÍÓn arroje sobre ellos ha de ser muy diferente para que esos
y entra en juego la dictadura o, quizás, el despotismo ilustrado, li 111e1s tengan sentido. En el trabajo periodístico, agenda propia
porque el editor impone su solución y ésta debe cumplirse a raja- 1'10.1ctividad son una misma cosa, aunque de ninguna manera

136 SEGUNDA PARTE V. EL TRABAJO DE LOS EDITORES 137


se esté diciendo que basta con eso para salvarse de la quema; l'' l
1111 ,11 11¡,1 de sus insistentes andanzas, pero si lo mejor que podía-
mínimo que hay que hacer para no suicidarse.
h,11 n era dar la misma o menos información que los audiovi-
El estado de la cuestión en el mundo desarrollado es l'i
di ~. ¡,, 1ra ese viaje no hacían falca estas alforjas. : de todo ello
guienre: el lector ve la televisión, oye la radio e instantáneaml'll
1, ¡j 111 e que en la era de Internet seguir pretendiendo hacer lo
tiene un conocimiento superficial, para muchos suficiente, de 1
, 11 l•'.spaña se llama el "récord", la radiografía completa hasta
que pasa; compra el diario por la mañana y se encuentra con 111
,1, ¡.,r una noticia significativa por publicar, es una soberana
nos temas que en los órganos de información audiovisuab dd
111 t(, 1, Hemos de seleccionar qué publicamos, porque el lector
día anterior y, en más de un caso, igual o aún más someramrlll
tratados. 1,11i:procharnos lo que no publicamos, sino can sólo lo que sí
,11111•, pno de mala manera.
Un periódico como El País publica diariamenre bastante m 1
1lt ,nos de ir hacia una permuta de posiciones, de forma que
de un 80% de información o agenda obligada, aquella que si 111
1111 d día, y cuanto antes mejor, en que, digamos.' el 80% ~el
incluye en sus páginas tendrá la sensación de que no ha cumplido
1h1,¡11 , l sea agenda propia, y el 20%, un resumen s111 prerens10-
de que el registro de lo sucedido no se ha satisfecho. Y menos d(' 1111
,,11¡ 0 para el registro histórico o hemerográfico, de todo aque-
20%-muchas veces bastante menos- es lo que llamarnos "agl'II
,ulii e lo que no tenemos nada especial que aportar. Pongamos
da propia", que stricto sensu es aquello que sólo tenemos nosotn1,
11 1jl'1t1plo que representa lo que quiero decir. A comie~zos ~el
bien porque sea un asunto que sólo el diario conoce, bien pon]llt
¡11 ~ XI, Argentina vivió unos años atenazada por una ,~1tua~10~
el material informativo sea fundamentalmente distinto a lo q111
1111.., 11 ica que, como en un santo y seña, llamábamos el defic1t
podríamos llamar la "versión estándar" conocida de todos. Y 1u1
111 ", l.os diarios argentinos no paraban de escribir sobre ello (y
estoy proponiendo aquí una inversión radical e instantánea de l'~.1
1 , \p,,í10les, tampoco) y en bien poco se ~iferen~iabai~ unos de
proporciones, porque, aparte de que las redacciones no están pn
t1m l·'.I periódico que en esas circunstancias hubiera sido capaz
paradas para esa revolución, correríamos el riesgo de desorientar .il
1 111111 ,1r la inrrahistoria de ese déficit se habría apuntado un tan-
lector y de perder muchos más compradores de los que podríamo~
' 1 111,1r 1'1sculo, como habría sido revelar el papel de ~ashingro_n
ganar con semejame originalidad. Pero el cambio ha de comem.,11
11 1, 1 .u lopción por el presidenre De la Rúa de esa palmea econo-
ya y no es otro que el editor el que ha de presidir esa nueva era.
1ttli , 1¡ rnclar quién se arruinó o enriqueció con ella; o contar los
Tomemos el ejemplo del presidente Putin, que pronuncia 1111
1 1, 111 ~. amenazas y promesas entre bastidores que se cruzaron por
discurso en la Duma de Moscú sobre lo que un periódico con u11.1
1,.m'm. No digo que la prensa argentina no hiciera algo de todo
sección de Internacional presentable no puede dejar de informar:
lh 11 ¡ que fuera fácil ir más lejos, sino que los periódicos que sean
esa es la agenda obligada; p ero el espacio que le dedicamos est.1
1¡111 1·s de operaciones de esas características tienen más garantías
ría mejor empleado en contar otras cosas de la política rusa, tan
h ~.dv:1rse del tormentón que se avecina.
relevanres o más, que constituirían la agenda propia. Y tampoco
l•,I nlitor que aspire a seguir viviendo de ruedas de pre~~ª _Y
significa ello que Putin no tuviera que aparecer ese día en el pL·
il, ¡w 1 iodismo de declaraciones está tan _muerto c~mo su penod1-
riódico, sino que sólo se le daría el espacio necesario para deja1
' 1 , '()mo ya he dicho, en toda la histona de Occidente podemos

138 SEGUNDA PARTE


V. EL TRABAIO DE LOS EDITORES 139
aventurar que jamás se ha convocado una rueda de prensa p. 11 1 I" ,11.1jl·, o incluso que una combinación de géneros. Pero ir con
dar una noticia. Y, de nuevo, no estoy sugiriendo que el ed1101 111 1•l.11t tl'a miento previo es siempre la mejor manera de sacar el
olvide que existen esos eventos informativos; lo terrible del m•¡:o ,, 11111 1,arrido de nuestro trabajo. ¿Qué quiere el editor?, ¿una en-
cío es que hay que seguir asistiendo a ellas, por si ocurre algo 11 " 1 l,t.1 ?, ¿un reportaje en el lugar de los hechos?, ¿una reconstruc-
porque nos pueden dar una frase, ideas, apuntes, que sirvan p. 11 1 1,111 dc lo ya pasado o reporraje virtual?, ¿una crónica?, o ¿basta
completar o iluminar otra información. El editor debe envia1 .il .
, ,11 ,¡11e .se pergeñe un texto sucrnto a manera de nota seca.'
redactor a la conferencia de prensa para decidir luego si mercci· 11 1L1y que subrayar también que cada diario ha de tener una
no publicarse, si contiene algo a partir de lo cual interesa trab;1j.11 , , 111, 1 dl' la firma, que ya he expuesto en el capítulo sobre los géne-
Y eso no lo hace casi nadie, ni en América Latina, ni en España, 1 111 \' !J lll' el editor es el encargado natural de ponerla en práctica.
no por culpa de los periodistas, sino, en la mayoría de los casos, di 1111111 ,1ben dos posibilidades: que la firma sea obligatoria o que esté
las empresas que, sobre todo en América, tienen una concepcion ¡11 11 111l>ida; y que no ocurra como me pasó a mí en El Espectador de
de siervo de la gleba de lo que es la productividad; si el redac1,11 t\111•.ot.í, que me encontré con que los redactores de información
va a una rueda, parece que haya que amortizar tiempo y esfuer1u 1111 ,ti fir maban las piezas sólo si les parecía que "habían quedado
publicando hasta la úlrima línea que pueda sacar de ella. 111, 11", y cuando no, aparecían los textos a pelo, sin firma de nadie.
El resultado de todo ello es un periodismo de declaraciones, /, 1 I', 11 ¡ 11 1rn deontología se entiende, al revés, que hay que firmar todo
decfaracionitis de la que padece codo el periodismo del mundo b11 111 q 11 c t.:ontenga interpretación. En la práctica, es cierto que cada
no. Periodismo de sombras y agujeros negros, sin luz, movimienln, p1t lil il .1ción puede arbitrar fórmulas intermedias, como la firma
ni personalización. Y ante todo ello, la tolerancia del público esr<>}' 11 ,c·u.:ión, o "de nuestra redacción", que valen cuando los autores
convencido de que se está acabando. Es lo que el director de C!ar/11, 1p11· han contribuido al rexto son muchos; o cuando la combina-
Ricardo Luis Kirschbaum, llama "harrazgo" en el capfrulo vm. ' 11,11 de agencias (indirecta) con información interpretativa propia
(ti 111'l"l a) es difícil de deslindar.
1-:s apropiado que el editor tenga la primera palabra -y la
EL USO DE LOS GÉNEROS (PROACTIVO)
1tl11 1na, en caso de desacuerdo con el reportero- sobre el género
qt 11 • ~l' va a elegir. La rueda de prensa y la conferencia académica
El editor ha de tener una idea de lo que quiere y de lo que puede, ,11 rlrn pedir crónica porque mayormente consisten en un guión
No pretendo decir que se pueda prever todo, porque la realidad 1111 vi:1mente estudiado; lo que discurre ante nuestra mirada no
es la que manda, as·í como tampoco que el editor no deba muda1 1 , l.1 vida, sino una representación estática de ella. Pero no sig-

de opinión con frecuencia para adaptarse a aquello en lo que se h: 1 111f H ;1 eso que no pueda haber excepciones. Recuerdo una escala
convertido el objeto de la información; pero eso no obsta para 9Lll' 1,•1 11ica que a mediados de los años ocbenta hizo Fidel Castro en
el responsable de la sección deba dirigir el trabajo de sus redactores- 1 1 .1nopuerto de Madrid, en la que la conferencia de prensa fue

reporteros de acuerdo con un esquema de géneros previo. No e~ 11 11.1performance, con gritos, abucheos, aplausos y jarana en gene-
lo mismo plantearse una información seca que una crónica o u11 1,d de los informadores allí congregados, mientras el líder cubano
140 SEGUNDA PARTE
V. EL TRABAJO DE LOS EDITORES 141
montaba su circo. Aquello habría sido objetivable como repot t 1¡, , 1111111 a
porque era algo fuera de lo previsto. Habían pasado cosas q111 111
aparecían en el guión. 11111, rndio, que podía haberse propagado
1 1111, hinques circundantes poniendo en
El responsable de área juzgará si el objeto de la inform,H 1111
I" ll¡,,10 la vida de cientos de personas, ha
pide la. descripción de ambientes, el retrato de personajes, la 11.111
•• -1d1.1 do, sin emhargo, un pingüe negocio
misión directa de lo oído, visto y senti~o por el reportero, c·11 1
1111.1 ,·1 propietario del inmueble que lo tenía
que llamamos reportaje. Un mirin multitudinario puede anw111 1
•" t•,m:1cl o por una suma muy superior a
el reportaje, como ocurriría con el estreno mundial en concirn1
; 1 v.il11r de mercado [tamos millones contra
de una estrella pop, Ia destrucción en el atentado de la Asocia( i1111
Mutual Israelita Argentina (AMIA) en Buenos Aires o del Cl1d1 11
l 11 tfra que sea].
Nogal en Bogotá. El editor no sólo no se conformará en esto~ 1 1
~,1¡•,11L:11. d o hechos , pero hay toda una interpretación-aso-
sien
sos con la narración escueta, seca, de lo sucedido, sino incluso 1•111
1 ,, 11111 e ntre ellos.
simple aprovechamiento del tiempo y del esfuerzo, pedirá qt1l , 1
periodista dé todo lo que pueda sobre el asunto para hacer vivi, ,d
H,•¡ ,ortaje (de escenario)
lector lo que ha pasado; y, en el mismo sentido, puede querer 1:1111
bién hacer el reportaje-emrevista para que, por encima de 1od11 1 1 ca lor agrietaba la piel a más de cien
haya personaje, historia individual en la que se pueda oír la v,11 111,·1ros del edificio en llamas; mamparas
del interesado. \' vigas maestras se desplomaban con
Veamos ejemplos ficticios para que se entienda mejor lo c¡i11 j 1.1gor, mientras los bomberos pugnaban
quiero decir. 1u ,r apuntalar los cimientos del inmueble ante
vi IL·mor de que un desplome de la estruccura
Nota seca humeante debilitara los fundamentos de las
El incendio comenzó a las seis de ' ,t.~as circundantes, con peligro para cientos
la madrugada, consumió cuatro dr residentes que se negaban contra toda
plantas del edificio, mientras ardía l1'1~ica [juicio moral] a ser evacuados.
hasta mediodía de ayer, pero no causó
desgracias personales. El inmueble /\quí el lector ve y oye lo que el periodis:a le t_ransmi_ce. Está
estaba asegurado, según declaraba 1 111111 que en los tres casos casi no parece el mismo rncend10.
el propietario, aunque afirmó que nada
podrá resarcirle porque las pérdidas no
son sólo materiales, sino morales.

142 SEGUNDA PARTE


V. EL TRABAJO DE LOS EDITORES 143
EL CORTE LIMPIO (REACTIVO-NORMATIVO) 11 111111 it" ne rambién una gran dosis de normatividad, en
,11 d, 1ú1110 quiere ser el periódico.
En los actos de conmemoración del 40° aniversario del gr,111 il1, 11, l 1¡111hlil:idadse ocupan los publicirarios, muy cierro, pero,
francés Le Monde, en los años noventa, le oí contar a un 1'1·d,11 ,,,, 111,•, dc que lo hagan imponiendo su criterio por encima
jefe emérito de la publicación algo que me pareció una m;1111 11 1 111 1111,·11IL' periodístico se derivan algunos de los males de la
minosa de explicar cómo debe de ser la _arquitecrura de u11111,111 11111111:,mericana. Una política publicitaria versa de pautas
Explicaba que el lector es un visitante de una ciudad que u111111 111, , ,k regularidades en la disposición de los avisos para que
ciegas, y por ello espera encontrar para disfrutar siempre l.,~ 111 1, 11111111m al buen tuntún formando lo que yo llamo monta-
en el mismo sitio. Cuando comienza a recorrerla sabe qui' .tlh ,11,1t1 ~e ve en la ilustración (El Tiempo, Bogotá, 20 de agos-
mano derecha, tiene la plaza central, el ágora, donde se diii1111 1 11111,i 11111 algún subrayado a mano hecho durante una clase
vida política de la polis, que es la sección de Nacional, Pab ,, I', 1, 1111•1 l .a diagramación queda muy irregular y se perjudica la
lítica; que más allá está el cine donde tienen vocación de nliil 111,I 111 ,k lcctura.
películas de acción, que es la sección de Internacional, tan su 11111
de sangre; que la biblioteca municipal está en aquella calle, dw1d,
como en la sección de Cultura de un periódico, enriqucCl'I \ ,
espíritu con la lectura y el espectáculo; que en el estadio rc~id1 1
sección de Deportes, y en la Bolsa o lonja, la de Economía. 11111
todo ello, estamos ante lo reactivo, pero con gran necesidad il
normatividad propia.
Es importante que los epígrafes de cada sección sean sic111p1
los mismos, que se entienda sin esfuerzo ante qué tipo de co111r111
do nos hallamos y que su ubicación en el diario no cambie gr.11111
tamente. Ese visitante que no gusta de sorpresas en el conci1H·111,
sino sólo en el contenido, que no quiere que la biblioteca pas(' il,
repente a llamarse multílibrería, ni que los romeos deporrivm •,1
jueguen en el ágora, quiere un periódico con un orden de !el 111
la-CNSC .-nfo,m,1 :a IDCk>S lo1. .Upt0'110" ~ntaa ,
raen cada página y un reparto de contenidos en secciones cl.1111 ~or II IOI Empf$0!: dn CoYTaro1 Al:lm•11 ~1.11 v"
(Co'nlt-OG110t"ln 001 do 201l5} que ¡Jebtin ~ tu 111tur r.1
)Olqrmnd6n t\1'Jtslmd!J en sú intenpdOf1 unu.:atN:ot, MI
equilibrado y sostenido. Para ello, el editor tendrá que contrib1111 1 ~wob www.cn5e.gov,co LosniYotr.1'kietory
~ ken pi.Izo hlala ai 22 de IQC!IIO 1 ~
-ie:.o¡T~'/Amtl!nc:&1!dffdeel16~25CM~osio~
a la profesionalización del trabajo en dos campos muy diferen1n
Reciuarde que actualizar los datos es
lndlspenaable para conUnuarel proceso
Una política de ocupación publiciraria y lo que llamo de "cor le
limpio". Y es ésta una función reactivo-normativa porque, aunq11t
se produce como reacción al material informativo que hay q111•

144 SEGUNDA PARTE V. El TRABAJO DE LOS EDITORES 145


El problema sólo se puede resolver dándole la vuelta a b 1·, 11,
ción: el diario no admite la publicidad como se la traen, sino 'I"
M I l~IO
LIIRILDO
>00"~~1ciM;,:,:,111,oiuu...Q.,~l,,CQ1.0'<lll:4 DOMINGO
www.~.eom.co
:>M!>;a..Nt.<•uM-'-tf'~~~Ílf:t;OOrfE'S·IW4<>1:!:!,.,~

-~~---~

crea espacios publicitarios fijos (una columna, dos columna~, 111t ll111.1nquill.1, dulbdde ~ro vuelo

dia página, un cuarto de página, tres cuartos de página) q111· li 11


de ocupar los anunciantes; el diario vende espacio fijo para ;1v1•,11
;,Qué falta para ser
en vez de publicar los avisos cualquiera qµe sea el formato t•11 ,¡i,, u·i·opuerto regional?
se los rraigan . Así se trabaja en Europa y Estados Unidos: di vid,, 11 rJ Corti..~i:,.z lii::nt' un:i pisu de
jJ)..'() 1111,;r.n», d lfal:icl Nu:ie1.
r
1ml d~ 2 600 d :'ilmc.in
do la página en módulos y vendiendo una geometría fija de ,i \ln Boli\':lr; Lk.• 1.71),). El primero
ci.<ent:i (on lb r,wsu.ll> Je
para su ocupación publicitaria. Y sin esa regularidad de empl.111 ~dnrumiento v mucUL.::1 di.'
;1!,orJ:1ic, lo rual·no tjt'm.·1\ n1 Lnpil-L<i drl er,mJ1, (.·,,a- ,:~ 11111J , k/ó,_/H1; ~fl'c1.m 1 p,:,r p , ¡,l'ló!•!•u:! .v,i,,...,
\.lttoigen:i niS:tnt:i;tm:1. fl'il,,: ,oom(ri"ll.l't/rl" ID- ro11clírtrt1 -<'l uu1t,;.r111uwf rJ,,. i""""'~"rnl"Ji'ldn
miento de espacios en todo el periódico -no sólo en la pri 11111 r,,J0~'-1':MO:,.o't'.RP LiOOmm-osdillol\!:ltudyJOmew"
Lllrecl!mtcdcdii~deh\'•toch1ldt! 1k 11och11. Blp!inicrupuetl~rl)C:ibir
lnclalr.WE:rnt.'>llDClirfu&oi:cnlalistu
página- es imposible acomodar al lector a un código u ordc:11 ti, dfl;,er,,pqL't(odd,filllrudl!JpítlSJ'D,lD.11,
O\ÍOUC5CUIDIJ(']Afllbo(J\' ytlA!rb11s
;¡.;o lncluso ~11pii;Wpu1.'MR1!lbircl

~.::;~:~~;=::::; ouevomodt!lndec.-stac.-mptt$1.11uro
pe.'l~Alrb\ls¡µt¡_
lectora que se imponga a golpe de vista. l!Onunudel111mejtlrul11írtlelllnr.W
m ~11.ra mibir todo !iPo de ~-1-.
¡,¡¡ pit;li, ,M l:rn~I~ Cortiillóll:t illl
l.:11rul.5lllrga,co,:,ll.000mcirll~y,rnun-
Todo lo contrario de lo que ocurre con esta primera págin.1 ,1, clm de ~~~1-!l lltlfa~I NUJlez: 2 IJOO )'.ftl
111~, de nu,;:llfl. Y el SnOOn BullYDr.

El Heraldo de Barranquilla (18 de agosto, 2006), donde los 1i11d 1 rn ?IXH.~ Jllf.l'i':nJ$1Cr.uoo-, l~w~rllil

res parece que se pelean para que el usuario tenga que hacer, 1111 1 Alguna v eZ:
que lectura, espeleología de página. Pero por pura justicia hay q11,
existió ·
Portete
añadir que desde 2007 el veterano producto de la cosra cari lwn 1
colombiana ha comenzado a experimentar una transformatinn
que acentúa los elementos de proximidad propios de un diario <I•
Barranquilla para Barranquilla. 1 rulMII
1i~111Gt11nlc
Pero más importante aún para el editor es el corte limpio, 11111 nlillll!D0 11
el epigrafiado y la distribución de los contenidos de las secciones. 1 ,1 ~,11r-;~ina
confusión enr.re epígrafes como Política, Actualidad, Informa iou u1!1lla1c1l11a
11111oo¡a¡1 ,.
General, sin verdadera distinción entre contenidos, hace que las I<
dacciones degeneren en zocos en los que las secciones intercambi.111 ~Ail!Cana¡!lli,
• l~!IIW
informaciones en función de si hay sobreabundancia de material rn dtl11i1 "'
unas y carencia en otras. Y, así, el lector se vuelve loco porque, a dile·
rencia del visitante de la ciudad metódica, un material de idéntica 11.1 BJ~, , ~0011ts.~·,;.,."\ldos., ~11 \o;:.,:z,-d(·p;mi,;,1bR:•

turaleza circula, según los días, por distintas secciones del periódico. Se 'privatiza' el patrimonio de Cartagena
El corte limpio consiste en adoptar criterios daros -apoyadm ~ .IC\N C\1'\1 ..0.~
~:...,.v,"NIMJ•~
i,hz)4
c..,..-.~,.. -=======;;;;;;;;;;
Hil,:;,·,u, ¡mr,ti:~~'»l!lfl,u11~Jb.l/bl1¡L1<1
t:-lWI~ tll IWl('(tll:dru<Xi6ntl,llo!odl&to
en epígrafes directos e inconfundibles como Internacional, Nacio OOLil5'Bú~et11nl!t:CXICtHl!NlttiAl11.t1-0~ c,:ntUJ

3~')~~:\~~~~;,~
nal, Economía, Sociales, Cultura, Espectáculos o Farándula, etc.- nt·n.lp;;¡ól~dc\'00.lcion
~IJlnlli'Clllllllldelll",'IIJ.il,;a~,efl
trn b !I' que S\!Cl'll'\!Cntn ta d~ la IIC!ual ma·

146 SEGUNDA PARTE


que se cumplan a rajatabla. E incluso es mejor forzar un dí.1 1I I'" p11l'lk agrupar gran parce de codo lo anterior, es una sección
encaje de las cosas para cumplir rígidamente ese principio, 1¡111 1 , 1111',rafes, que cada diario alista como mejor le plazca. Lo más
querer acerrar cada día a trueque de estar moviendo los (¡·1111 1111111,d l'S que comprenda Educación, Religión, Ciencia, Salud/
de emplazamiento. Veamos un ejemplo. Las reuniones de í>,1rn 1, d1, ina, Tribunales (en los casos que crean jurisprudencia), Me-
(Suiza) constituyen cada año un acontecimiento tanto ecorn'> 111 lt" llt, /\ 111liit:nce, Familia, etc., con una notable capacidad de generar
como polírico, hasta el extremo de que nq suele ser fácil dere11111 11¡,I, 111 c11tos semanales en alguno de los rubros citados. Y si el
nar dónde acaba lo uno y comienza lo otro. Un periódico p1u dt 1111 1111 es limpio, es que el periódico está muy sucio.
decidir que Davos es, fundamentalmente, un evento económiu1, 11
lo contrario, que es político, y en consecuencia publicar cada .11111
las crónicas de ese cónclave de los grandes poderes de 1a rl 'ir11, •I 1111 < 1S, CO MILLAS Y PIES DE FOTO (REACTIVO)
en una u otra de las secciones citadas; pero sería malísima i,I, 1
tratar de acertar cada día y mover esos textos, a tenor de .~i 111 11 , dilor en sus funciones reactivas, lo que solemos llamar "edi-
cada momento predominara lo político o lo económico, porq111 11111", 11.t de trabajar también con diferentes conceptos de despíece,
efectivamente, hay días en que la reunión es mucho más polítit ,1 11 111q;uicndo entre esta fórmula y otras engañosamente parecí-
otros en que es todo lo contrario. Lo conveniente es que el b 1111 ¡, , lia dl.'. regular el uso de las comillas, cuya hipérbole no va en fa-
encuentre siempre Davos en la misma sección, aunque para clln ,1 q , lt•I Lrabajo periodístico; y cuidar de los pies de foto, gue suelen

fuerce un poco la lógica informativa de un día determinado, 1 11 1 1111 cajón de sastre, cuando la reoría de lo que hay que colocar
vez de moverlo de un lado para otro como un mueble. 11•, l.1s informaciones fotográficas es tan antigua como el propio
Una de las primeras cosas que tiene que hacer el editor t:s n I" 111 ,d i~mo (anglosajón).
tablecer las fronteras interseccíonales, lo que equivale a decid11 Ml· he acostumbrado tanto al término despiece, aunque puede
los contenidos de cada área. Pongamos un par de ejemplos. 1 11 ,til1.1r ¡;quívoco, que no resisto la tentación de seguirlo emplean-
Internacional ¿qué cabe y qué no? En El País ese problema tc1 r l 111 l-.11 la mayor parte de países de América Latina se habla de
torial se ha resuelto de un tajo: política y guerras, más catástrolt , 1111tlro (en inglés, box, y en francés, encadre'). Y, por ello, lo pri-
naturales. Eso significa que el vastísimo resro de lo que sucedl' rn 1111111 l 'S definir. El despiece es una pieza añadida a la principal, de
el mundo ha de hallar acomodo en otra sección. Lo econónd, ,1 t,. 11 ~¡ t'rn y naturaleza variable, pero no es la segunda pieza; es de-
en Economía, la cultura en Cultura, las historias personales '1111 l( qul' puede haber segunda y hasta tercera pieza, y el texto prin-
no tienen entidad para ir en Cultura o Espectáculos, en Gc111c l¡i,d llevar consigo todos los despieces que se crea oportuno. Pero
y un ramillete de especializaciones en Sociedad. El caso de l'\l,I q1w en los últimos años, diría que se ha producido, sobretodo en
última sección es interesante porque existe en la mayoría de pi 1 ¡wr iodismo centroamericano y andino-caribeño, una orgía del
riódicos latinoamericanos, pero con su contenido desparram ,1d11 1, ~Illl'n: que obliga a matizar la teoría que aquí expongo.
en secciones diferentes con nombres variados, como Salud, Vid,1 l 'ra.~ una historia principal cabe concebir un segundo aspec-
Social, Gente, Familia y todo lo que ustedes quieran. Sociedad , 111 dv '5sta, habitualmente de menor extensión, que, relacionado

148 SEGUNDA PARTE V. EL TRABAJO DE LOS EDITORES 149


con la primera, explora otro ángulo de la información. Vc.111111 l 11 l.1 pagma siguiente, sin embargo, hallamos una historia
aunque los ejemplos son legión en cualquier diario, la págin.1 , ,1 1111, 1p.il: "Peruanos le dan otra oportunidad" (a Alan García), y
La Hora de Piura (Perú), del 5 de junio de 2006, donde hay 1111 111•·,111 de la página nada menos que cinco despieces, señaliza-
primera historia: "O llanta gana en el Bajo Piura", sobre la vill1111 ' 11 l.1 il llstración. Y ahí empiezan los problemas.
del candidato indigenista en la zona, en las presidenciales de 1 1111
"f°¡.-.°k(;o.,;: - Pl;,..;.. ~J ......,¡,..
y una segunda pieza: "Elecciones 'movidas' en Piura y proví11t 11 Nl RA. llM~ ~ l)EJl'MOOl::L:tOOC, D

que trata de algo conectado pero distinto, como es el clima ¡:;t·tH 1


de las votaciones.

~el'"~~ !IC'l ec!\10!"º


C1'1~1J;1~t\~~M
~~t!
> llfh\,I. bJ~(1J>l!X,•f~•o:1111- IIIW 1W"ieoNc'61!tn,!U,Of1lde.
l•lll'1.1J...-,onllfl'!la.~un(lorlil Sfl.ll~ PIN ~MI.o e!l ti 111'«1"1'>
..-,«iQ:t,t •"" •~1~t,t,eib (!et
• ••• 1.1,r~h"l'0'11i19'~.1I
1t lj,lf d(f.~,6 "ul\ól h,,;a,!ifica tll:·
1 ,~ ,.t, pl'OC't« c:~~r,
r'IM,,O l'hd1n, tk'Clllli,tdllf',q,I~
Cifras por departam,W ,,.,.,.,,..
"""'º ......,,,.
11,0fJJl'll"t'flltl

AF'RA.U7,16'1,
ll ,,....,A<111lt.,T<)II",,,~&--

=~ l9l' !-'7.f:N ·~~Z$1,


,..,..

--_, ~::=.~
,, "'"'Ooo!,,...,..t,......,•o•.
~t. ~ ¡ "'º""''""
""""-""'
UAMMO l,ll'P

.......
~s,t¡

...,_,..,,.
!Jl'P '1,171;!.h.
....
I.FC' ~.,. '-"' S1.;1&,."1.
""'"""'
tl'Pf!l!:r."\

_,._
l' ,,, ,, rrt,:i¡¡,11(1.0-•losA"SUJt,6;:i,ll'fi..1,
'-
,
ut/1•1•1,..,,lt~p,r,ix'O,I,-~·
, r « ,..,. •1t11. ~tmoer,:,ro
.... 1 •.• ~.1~:-1p,:,l111(01,,,(,(Jih:Jt$iio,q\·
~ poputtr' """
AP11.,~1~,ri.
\,,¡,c,)2!¡91,.
~:Wli'"
UW' i.11~ ...
IIO(ILGU.11
lMl,5(:~
""' ...~-r,.... =J
Uf'fl~,~%,

t ,, • ·~ H'"•'I ICtfU1-"'t'l,r-,od,r\l11<1t•

""1'.1111' ""'°
IJ'!AAlH~'\
L;f'P-¿j!l,.'ill-, """""'
IIW-7<1.JS'>.
\_lpcl a .t!':\ ,'""'
.
_tfflA.,~ """''•r?iln.
APAA5l.t~
""
............
--~-
,.,,. "'' '4'-
-.vnnr
,.., .... MIAH:A.W~
,,.
ff'AA~:H.t~
~ ..., IJIR,l,•tsn.-
~,e ..J AIW~IN'I.
""
..,,....,.,.,
t,ucr-..
.,,..
~"' ... '""'
Jt:AAG-1*1~

V. EL TRABAJO DE LOS EDITORES 151


150 SEGUNDA PARTE
La teoría básica del despiece sostiene que lo que no h,11• •111 1 un¡1ln11 a, España. Si no se publica ese despiece no pasa nada,
hacer es ''despiezar" -por eso hablaba de equívoco- o n·d111 , 111 11poco podría aparecer en solitario porque no se sabría a
a fragmentos una historia que siempre debe ser unitaria; ,1q11111 ,,,. d<· qu~ Fermín se publica, y, sin ser imprescindible, cumple
en la que se cuenta todo lo que compete a ese asunto. Es c11111t1 1111 1 l1111 c ión.
quisiéramos mostrar al lector un gráfico del cuerpo humano, 111
,.,, Exterior 1)4,¡-t<i'
simulacro de esquelem corno los que se USiJ.n en las clases dt' 111, ilt --------------------------
cina, y para que se vea mejor, le quitarnos el corazón, los pul11111111 •11 ,1, il,1 t·u Pamplona
o una pierna y todo ello lo exhibimos aparte. El esqueleto, al 11111
trario, ha de estar siempre completo y Jo que podemos colo<.:111. 11
,trgentina resultó herida en
1
lado para mejor explicación es una ampliación del corazón 1·11 1
que veremos en detalle lo que queremos resaltar. Hay un ca.-,o ,¡11
rllimo encierro de San Fermín
t1,•11e 23 años y es oriunda de Mar del Plata; ayer fue dada de alta
lo deja clarísimo. En un accidente ferroviario ha habido 13 11111t, 1rl11 lml1,ul11 pur
1(11111111, Ju11 111 ;,
11¡1lnh•11M''-.
tos y en un despiece damos su nombre, edad, ocupación o 111 q11 f,,,, 11 lo rul,c-1'.n
• 111 l lill'II\. pt>-

sea menester. Y no es una segunda pieza independiente pot q11 l11tt f{l•I\'(>

depende enteramente de la primera, sin la cual no tendría se11111111 \1111 h1!l111fRrlnUI"•


11111t,t11•rl11n,;en
1 l•'I!• 1,u,•IWr.ix.
pero tampoco devalúa la principal porgue no le ha "extirp.1dn 1 11.<ul'¡t1irunloro
n,.,1¡1 l,1 Í/1!.!,l;I dé.
,, 111,,"'Jll;.1rlu-
ninguna parte vital, sino que evita y separa una relación farrag11 1 11l,11l1.,111•lbm¡p;

de nombres que demorarían fatigosamente la lectura. 101h1,1111c«W'c1>e


1 1',111 •"1'3¡;;r:l\i,,,
11111\• 11lt11
,1,1u1111u,, '"lnp..1-
Otro tipo de despiece es aquel en el que se contempla u11 d1 ,u ''" ,wndn ru
lfj\1 llll'II hl/0 \~

sarrollo complementario, paralelo, interesante, pero cuya aUSl'lh 1 •ni•• 1111lllusp!W


11·1•11 Yi'ultfuslo.

no perjudicaría la lectura de la historia principal, que ha de s<·¡•,1 111 11111,iflnlllií>llfl


1 111 \•P'l 'l-.ÓIJUela
1tt~1,f111J,.!\lar,fol
siendo unitaria y completa. En el caso del esqueleto humano, 1 I ,,,,111111"' 11 t-1rác:lca
I11lwJ'

despiece podría ser otra representación de cómo eran los serc~ 1111
manos, estatura, desarrollo, complexión, cuando aparecieron 111
1 f•ll1•4t'(JII qUe-
1111,, ,1,1r un toro
1 ,~, •h,111poren-
• t, J•11•11lwm1Jas
,,, ,. 1,1 ~rn·IU1porl&s
~~1:;~~·: ~7~:~:,~: ~Una tradición del siglo XV\
t':ibleron un parte medico del cen-
tro :::isi5tenc:1al donde fue Otc:J1dtda uA San Fe.rmfo pecUmos, por ser sus amigos: ~,•o e&u~·o o}Jf''
In jov<!n bethlo.. ''Tiene físurn~ r..n nw:-strop;;atrón. II0$1,.'l1Jeen cl eucle- J..ureglas:sonniuystmiiles:cxmt?r.no
,11,11,tl ,,,,,1111ne5l'.ll· dos costUlasy algttnQS golpes, nada rJ"Q,déndoms,u b(sf\<liriün,"Cot1 este molcst.nr a los toros:,; en casodeca!da,
primeros sapiens sapiens hace miles de años. Este tipo de despi,·,, 1UuLh l l••l10rt'0',1Sie.
,¡,11 h11•111nJ11vJL'.l.d01
ttlÚ$", resaltó. A pesar de lo expre- c.autofhmte a un!lpequei\alma.gtndcl pcrmanecerenelsueki. Yapesardelos
MÓQ por las au1orld:ides e.."1)3.ñolas. sara o. losco1·~orosdc. las Oestas de recaud05yla seguridad.en los últimos
, ,, ,111muladcu esas lesiones no hribrfan sido pro- SunFernú. nes~r.mutd.:I mafütna~ lOO!!i\os lootoroahan&>ja(lot<l mue1· 1
no conectado directamente a la primera historia, es interesa111 , u11111111l1·nmninn· ,,oc~dos por uu toro, sino cuando oomlemodt?lenc.k!m>enl:lC1.tl"9tade tosy'm.isdeoherldosgraves
lu1111 la jo,-en resultó arraU.:ida por otro. Santó Domingo, punto de-p.artid.1 del m rocorrldod~cnderroconCP.ntm
,r ,. r11.rlodelCe-n- parllcip,1nlcs que corrfuo hacia 1,
pero no imprescindible; por eso no es una segunda pieza, y si 1111 1
u,1 1,11 ,•t\"1•11Mar plazacentraL
reoorrldodi,ff261rnilros:quete.rmtn11 su mayoremociOn cuando llegn :1111
en lmpUIZadt:itorosdela chldud . c.1lle.Estnfota:>l00metrosrectospora,
11 •11"•fim11chacha F.! directi\,1:> mwurro tu1r1cJ~ que- OacWmento(!rsdl)"hm'!l,!nl«s dé 180 alqulllll'. bakone$. El pn.'Cio puedenl,
despiece. Ejemplo evidente de ello es esta página de La Nación d, 11, 111 11\u1wna de
!41, ,1111• un brinda-
la joven marpia.te,nse y el resto¡
,us 001ttpmioros de viaje estnrÍtn d
d años.del 7 al 14dejullosecrevt..-apqr cnnzarl0!;300CU1'os,condesayunoy
la.scallescklrascoV'icJOdnl'umplona 1-C[l(lticion 1etevlsada lnclu1d03.
hlrntldo(l de m re1;1~ en MardelPl3ta durante un11tradiciónqonll<'remontaali.iglo EJe11~rrulolnlcbmS($torosbm
Mn PQclido
Buenos Aires (16 de julio de 2005), en la que el complemento 1 1 ¡., primera sema na de npto.
Ayer se oelebró el cierro do la ncs
XV: el tras.lado de los toro.',! d!!s<le. las vos y una manada de mansos:, que se
nfuerosde la ciudad hasLl la pL:mi or. tornan eo promediQ tres minutos para
1,11 1111 h,mrtl s~ ,~pi- ta de Sao Fernún. Mdcs de person donde.serán lidJ¡¡do!> por la tarde.Has- compfotnr t1I 1~ido. Pero el asunw 1
una información sobre el accidente de una ciudadana argent i11i1 , 1u,rnl1· Uuninl~
1,1 10(11 f11rnllfladqu"
so d le.t(ln clta en la Flnzn 11,,J A,yunta t..'l t:nlane<S. la peligrosa rosuunbte de puede durarnW cuando alguno df; Joi;
(Ulema de Pamplona ¡µ1~ entonare mrrerjuntQa lostoro51!1'3un."tpr:ktic.'I sei.~toros~S(!p3.r.1deL.1 manad;Lf'ura
,, ,1, Uuu11111~11uv1irrns
en el encierro de los toros de San Fermín es un texto sobre la 11,1 1 11 , 111d,, , uspadn1s
11• h,11 u:1l,1c11lturu,
~!°i:~¡~~~~.~~~;~t~~posar ~~,!~~fui~tt~!~c~~~~::::i::f~n;t
J~~1 ~~;~~1~~~:ª!~~~~~:
---- pos&mrre<ioM:los.n¡.1h·osflclesn ttx!nt;lostoroslleguenalap!a.,A1.
1,11111 11• d1•lll1~,Jr.,r. Ao-~'lcill~l~. Rwm, ,;1c111!0,,,; sutl'Adkhlnculutr.:iJylMmrlsta!que
dición histórica del festejo de los astados que corren por las call1 ,111 t" ,11v1l.anpr!- i.1<11.\C'lrrMr,Qrr"l'-lfl½J("~IPi,111 ~ - - --11!!!!!!!!111111••1
buseru1 a.dl-eruilln-!1_pode,ret)nm

152 SEGUNDA PARTE V. EL TRABAJO DE LOS EDITORES 153


De vuelta a La Hora, vemos cómo sus despieces no olm·1v,111 I
norma de no despedazar el cexto principal. El reconocimi,·11111 1 ~~- ~ -- -~=t<c
· :._"i1 __ __ __ _ oo_m1r,,go2adilm;u;rodo12004
___

la derroca por Ollanta, la felicitación de Lourdes Flores, el 8 n¡ 1 11


de los resultados a Hugo Chávez, pertenecían por derecho 1'"'I
al ámbito de la primera pieza, ya que su exclusión la devahí,1 111
el lector. El objetivo es que el despiece rel}ene en lugar de v:11111
También peculiar es el caso de esta página 2 del diari(1, 11 1
rricense Al Día, del 28 de marzo de 2004, donde la actual io11 ,1
algún conjunto pop se presenta con una historia principal \' ,¡,
despieces; lo que nos llama la atención es que un dato, la dc.:111.11111
al empresario William Muñoz, aparece en las rres piezas, ni 11
sada hasta en los mismos términos: "Cookman Internation,d d1
mandará a William Muñoz"; "El empresario William Mu1'í111 ,., 1
demandado por la Ley de[ .. .]"; y "El empresario William M1111,
será demandado por Cookman International". Es~á claro q111 1,
editores están para impedir que esto ocurra, pero como es 1111 ¡,
prevenir que curar, lo propio sería que los despieces se ajusL;11 ,111
criterios daros y decisivos, sin repeticiones.

1 1I f~

154 SEGUNDA PARTE


V. EL TRABAJO DE LOS EDITORES 155

11
Finalmente, tenemos a Nuestro Diario de Guatemala (p,11:111
3, 11 de julio de 2005), donde han hecho una marca d l.1 , 1
el acercamiento al ciudadano dando voz a los que no la 11,·111 1
con cuyo objeto suelen publicar una batería de voces en p:11 ,dil,
que sólo se puede entender como del género despiece. Au11q111
problema puede estribar en que se devalúe la historia prinr ip,il 1
única), ocurre a veces que no se justifica la inclusión de cs.1\ 11
ces. Ante un accidente que sufre un bus de servicio se recogl'll 1
opiniones de dos ciudadanos que, en primer lugar, no sabt'11111
tienen algo que ver con el siniestro, ni tampoco con qué aut,111.I, I
pueden hablar de lo sucedido; y en segundo lugar, ambos rt·¡11111
testimonio al decir que los "tragantes" suelen estar "atragan1:1d11
De la misma forma, en la página siguiente, en un texto sobrl' 1111
familia que ha abandonado el hogar por el acoso de las mar,1 ,\ , 111
hombre y una mujer dan su opinión sin pasar ambos de la m;Í\ 1111
obviedad.
Esas voces han de comamos algo relevante; no sirve cu:il1Jll h
declaración para que se vea que estamos en contacto con el pud1l11 e inundó el bus
si el pueblo no tiene nada que decir, y, sobre todo, para ohi.·111
dos, tres o cuatro testimonios válidos, hay que hablar con dn~ ,
u_arios atrapados
{P,fG
J k que Roberto Eleaza.r. otro
más docenas de personas. No convirtamos, por tanto, una fc'i10111 • Nutst-ro Diario de los usuarios, na.rcó qul·
·el agua se entró 1amo que
la correcta en un sucedáneo para hacer ver que hacemos. AJ menosl5 p.isajerosvivieron
ayer el sm,1o cJe su.s vidas.
hasra meneaba.lacamioneta.
AJ vemos atrapados se tuvo
cuando el bus en cl que via- que romper la vent'3na del
jaban de la oolonia Saa Gas-- techo, que sirve como sallda
par. zona 16, a La Tenninal dccmcrgenda".
de la zona 4, quedó atrapado No hubo heridos
por un cJeslave y se inundó
porlos fuertcsaguaccrosque Losrescatistas norepor·
cayeron en 'la capii.L taronlesionesenlos pasaje·
Los bomberos volunta- ros, mas que los nervios de
rios y rm1nicipalcs ilCUdie- los que fueron presa.
ron a lit entrada Je dicha Según Remé de la Cruz,
colon ia. donde S:1lvador exalcalde de la colonia San
Ramirez relató: "l..1. camio- Gaspar, el único tragante
neta se llenó de agua hasta que hay es uno qlle mide
los asientos y co sabíamos
qué hacer'".
AlexclelaCru:z,pilowdel
daddelaempn,sa u, Uniún,
dijo que "cl bus se me apagó
porqueaqu.íescomounanaJ
:!rcl ::!~t~:l!ºJ/~11:
los vecinosexi~icron que se
outobúsdelaruta66,propie- ynobaydcsagües", mientras cnns1ruyan mas tragantes.

156 SEGUNDA PARTE V. EL TRABAIO DE LOS EDITORES 157


EL ENJAMBRE DE LAS COMILLAS
111 1, 111c, hacer avanzar la narración. De nuevo, en la Escuela
11 / 111/r d tenómeno es masivo. Si se ha pedido al alumnado
A mí me gustan mucho las comillas. Por eso las uso poco. h1 1, 11111iL:t o un reportaje de no más de 90 líneas, la mitad o más

de una vez he oído que en las escuelas de periodismo o fac1il1,1il t 1 ,l,.1jo se puede justificar por la proliferación de las comillas,
latinoamericanas se pondera su uso "porque dan verosi n11I 11111 '''1 11,,·stamente reproducen el lenguaje hablado. _Lo ha dicho
autoridad". De acuerdo, pero con estrictas.condiciones. En p, 1111t 111, 11, ¡iues ya vale. Al periodista que lo registren. El sólo trans-
lugar, si la credibilidad de un periódico tiene que depender d, 1 ,1.. 1< ~11é d isparate!
comi1las, mal vamos. La credibilidad está en la firma, en el ¡11111 I' 11,1 ('t11pezar, cuando damos paso a las comillas, lo primero
dico, en su historia, en su trabajo. Las comillas se han de us;11 •,11h 1 li ,11 <'1110S es renunciar a contar nosotros mismos la historia, y
en casos muy específicos: cuando cuentan mejor la histori.1 q,1 ¡i111n·e obvio que para semejante omisión ha de haber razones
como lo haría el periodista con su propia voz. Más aún, sil·t1t11 1 1, 111'..1s. Y me anticipo aquí a una posible crítica; nunca es del
tentación, y sucumbo a ella, de decir que las comillas, co11111 l 1 ti,, 11n1o que cedamos el paso a una voz ajena, porque esa voz
firmas, son obligatorias o deben estar prohibidas; no hay tér1111111 1,, 111m seleccionado nosotros, luego la hemos adaptado en ex-
medio, y jamás deben ser un simple recurso. 11 11111; <' rl resumen, allí se publica sólo lo que nosotros querernos.
En la Escuela de Periodismo de El País y también en el ( 111 1, 1, 11n do, pero no por ello es menos cierto que hemos aceptado
anual de cuatro semanas de la Fundación de Gabo, es muy l1, 1 11il ,, l nn una segunda voz, que no es la nuestra. Y si hemos de
cuente que los alumnos entrecomillen atroche y moche. Es w111 11, 1 1.1rn11es de peso para entrecomillar, preguntémonos: ¿cuán-
prensible. La natural emoción del joven periodista al compn1l111 111 d1 hcrcmos hacerlo?
que hay alguien que le dirige la palabra hace que recompem, , ¡\ 111 largo de 40 años de exploración periodística sólo he en-
tan gentiles interlocutores con un entrecomillado profuso, di f 11 ,, 111111,tth, tres bloques de situaciones en las que una voz externa
e irrelevante. El famoso periodismo de declaraciones, la declt11,1 1111 di• r~tar más indicada que la nuestra propia:
cionitís, es una bacanal de comiUas, con las que los importantt·.~d1
este mundo inundan los periódicos con la nada más absoluta. l ,1 ,. C uando denotan -habitualmente en reportajes- un
profesionales de la respuesta que no responde, políticos, üm·ll'1 ::i mbiente con decisivos elementos sonoros o ambientales.
cuales, funcionarios, aparecen constantemente en las página.~ d, , , C uando la trascendencia de lo que se ha dicho es tal que
los diarios por ser quienes son, no por el interés de lo que di,·1·11 asumimos que el lector debe recibir ese mensaje directa-
Y esa actitud reverencial del informador ha hecho mucho daño ,ti mente del productor, sin más intermediación que recoger
periodismo. El editor ha de tener muy en cuenca esta cuestión d1 csas palabras.
carácter directamente reactivo. Hagamos un poco de entomologí11 \. C uando el que habla ha sido un testigo de lo sucedido.
del enrrecomillado.
Las comillas son demasiado a menudo un recurso, como , 1 l\11 el primer caso pensemos, por ejemplo, en un reportaje
pasamanos de la escalera al que se agarra el periodista, para, p.- 111111,· d estreno mundial de un nuevo álbum de Shakira en un
158 SEGUNDA PARTE
V. EL TRABAJO DE LOS EDITORES 159
concierto público. El recital de "la bomba latina", como l.1 11 1111 , 1'11 \ OE LA FOTOGRAFÍA
la prensa francesa en París, se celebra en un estadio con 111d1
asistentes y la emoción de tantos seguidores de la cantantl' li.11111 , 111 ,, , , 11 0 trata de la fotografía de prensa, quehacer profesional
quillera de origen libanés y catalán (Mebarak Ripoll) st· 11,1d1u 1111 , 1 q ue me conformo con saber qué fotos son las que con-

en sonido ambiente, exclamaciones, comentarios, todo ,1q11, 11 111 11 ,·11 d periódico. En cada diario tiene que haber un editor

que para el lector representa la materialidad del aconteci11111 111, 111, 11 1 pno eso no excusa a los otros editores de hacerse una
¿Vamos, entonces, a escribir, por ejemplo, que fulanito "pro11111111 111111 d l.1 pa ra saber qué necesitan en cada ocasión. Sí hay que
palabras muy subidas de tono para recibir a su ídolo"? O ¿va1rn1 ,1,111, ,·11 todo caso, de la teoría el.el pie de foco, pero me resulta
consignar directamente esas palabras, comentando posiblc111t 111, 1p1 "'" ,IL· no el.estacar previamente el abismo que existe entre la
además, la forma en que se dijeron? Nuestra voz difícilmenlL', 11111 111 d1 ¡,rl'nsa del mundo anglosajón y lo que se considera acepta-
petirá con esa capacidad de aplicar la oreja y hacer que el kt 1,11 ' 11 1·1 resto del planeta, y la distinción entre foto informativa y
"oiga" el reportaje como hicimos nosotros mismos. 111 1111•1:i rnente iluscrariva.
En el segundo, el texto es el que debe imponer su literal id 111 l· 11 loH años noventa, cuando EL País tenía una participación en
sobre cualquier otra consideración. El ejemplo que pongo sirn1p11 ¡r111¡1inlad del diario británico The lndependent, hice un viaje a
se defiende por sí solo. El ex presidente George W. Bush dijo ,·11 11 111d1n .1compañando al jefe de fotografía del periódico, un gran
primer discurso del Estado de la Unión (2001) que había u 11 ''¡ l• 11i1dhta y la persona que sabe más de fútbol en el mundo, Raúl
del mal" formado por "Corea del Norte, Irán e Irak". Sus ¡1,d, 111, lo, porque quería intercambiar exp~riencias con sus colegas
bras eran de una gravedad tal que habría sido absurdo incerprn111 111111iu>s. Raúl llevaba un paquete de unas 20 fotos, publicadas
uinguna voz personal entre el orador y el lector, porque scg11111 11 l,1•, ,'il timas semanas, y elegidas, obviamente, entre las mejores.
que éste querría oír directamente al presidente. Es obvio que t 11 1 1. 1•,1 11imos durante horas con el jefe de fotografía de The lnde-
la práctica no tenemos codos los días a alguieu de la dimem11111 11,lmt, y al final del día ya lo habíamos dicho casi todo sin que
del presidente gringo para entrecomillar sus parlamentos, au,11¡111 1111 ,, 111, i ncerlocutor mencionara ni una sola vez nuestras fotos.
Hugo Chávez también habla en titulares, pero Venezuela no li 1 111, 11,, inevitablemeute, tuvo que preguntar qué pasaba con eso.
invadido a nadie. Eso significa que nos veremos obligados ,1 11 , 1 1 111glés, medio compungido, nos dijo que ellos no habrían pu-

coger entre comillas declaraciones mucho menos llamativas, pc111 1,111 ,1.lo ni una de todas ellas. En los minutos siguientes asistí a la
siempre les exigiremos un carácter decisivo, una textualidad 11(.'l 1 ,11, ¡111 1 lase de fotografía de mi vida. Con el periódico desplegado,
saria para saber quién dijo qué y cómo. 1111·, 1·splicó cómo ellos exigían que la foto contara una historia;
En el tercero y último nos hallamos ante una situación clásiL,1 I"' 111...:ra u na pieza informativa a mismo título que cualquier tex-
Testigos de la bistoria que estamos tratando de recousrruir, a 111 1111 q,w dejaban por fuera fotos planas, sin profundidad de campo,
que llamaremos reportaje virtual, por lo que aquí sí que sus pal.1 111 q11L' .~e aprovechara el fondo para contar más de una historia o
bras reproducidas literalmente dan una verdad al asunto, porq111 111pl1.1r la que se veía en primer plano; que para publicar un rostro
su testimonio es insustituible. 1, 11!.1 LJUe ser un estudio, no una estampita, como muchas de las

160 SEGUNDA PARTE V. EL TRABAJO DE LOS EDITORES 161


nuestras; que rechazaban las fotos sin movimiento, de gt·1111 PJUl<,I\, LUNES 5 OE ¡ UNIO DEL.201!6 D
pie o sentada, posando, reunida en rorno a una mesa, da11d11 111
conferencia y tantas otras cosas que eran en Madrid el paJ1 1111, 1
de cada día. Nos avergonzó, pero la calidad de nuestra fo1111',I 11
mejoró subsiguientememe.
i'"''Ó"'ltra ononunidad CHÁVEZ FUrnDERRDTAOO
(:l!\1\5:lf ta,. dr:-5.i~
1

9u11-h:Si1Joyd~
El pie de foto no es un añadido a la información c¡uc d, , "tqUdlbrio;
qut' C1C~Slt'ft
bida a algo que no ha entrado en el texro, ni un descacadu ti, 1 ~M"~ciU-
tl.~Ja.

que sí va en el texto. Es la explicación de lo que se ve en l!i 1111


pero no necesariamente se identifica. Una foro de un edificio n 1
que digamos cuál es, al igual que las personas y su enumt·1.1, 1o,11
normalmente, de izquierda a derecha para que el lector teng.11,111
1ll)t\d(' t;1 i:elinr ~m;;l,1
......,, __
eo M ):lgnlfi<'it~ ti
~ . ,.
la información. Y no puede haber en ello excepciones porq111 i ,n,r¡ uoil 1mponanrr vote-
, 011
olvido o bll ~bh.mo <"'1..
ll'C Ltt\ ;tfe{IIUíil 90-
rllntv ¡ufctriis- ~ rol'!- tM1.f)o;)· WVD V
presidente de la república ha de estar tan identificado como l'I 111 t ,1.i e--. ,(('lDra J)Qllt,r.M.. lill\ nt"•
r 1 ~ V I il!,m~r.d, ~tuoi,, Ct"Jl..-
anónimo de los presentes. Basta con que haya un lector ljlll 111 ' -nc.s ~ra organi?atf,e áád6
1 r q11r 1'1J~Slfl patt% ;;n:,e d ~

reconozca al primer mandatario para justificar esa medida, p111 q11r r«;mi-er.toy-GM1r16'10.
~ , 111,nblc:11 a lps \IOiafílts
11 1 1 J, PunD1 Cu'iC'o,, Aft.ql.l...
uno de los derechos del lector es que no queden cabos suelrm . ll 111.qve»ca y Av;io.idlo,.
u I..i"or~tron M Jus va•
Ejemplos de todo lo anterior son páginas que ya hemos 111111 1 o ndida,1tmt, y d¡jb q_o.t:
1 J l1"kt1 aptjsla.1 bu COPOo -
zado. La segunda de La Hora muestra un escorzo del presid1·111 , .. loo , .. u,~-.doo aali<; .-¡;-...
1 1f\.,1U~ en mu.ltiwdn &Q · (
ff,U,n C}ü'J" ~ 1t .
peruano entonces electo, con un pie que correspondía a la ¡1111 ~I
do p,1rUBarlor: quíe•

.t':1--,..~------••
11 1Un11
11 1 llj oal0:brt1rtill a! tri¡,nlo
bable versión primitiva de la foto, pero no a la versión estil i~..1d, d••l•pnt>\10. _ __ ...,:.,;,}_J.
que se publicaba. Y tan negativo es no contar lo que se ve, c1,11111
inventarse lo que no se ve. El pie dice: 1 11 <1ue es toda una fantasía porque en la foto no se ve nada

El líder aprista, tras cono- l ..1 LÍnica excepción se da cuando empleamos fotos de archi-
cer los resultados, salió a 11 <¡uc la prensa anglosajona también rechaza casi por defini-
bañarse en multitudes en 11111 -, en cuyo caso, como suelen ser fotografías genéricas de una
un mitin que concentró a ,, 1lvi dad determinada sin actores identificables, admiten una le-

miles de partidarios, quie- 1 11,l.1 1.un bién abstracta, no referida a ninguna narración en par-

nes celebraron el triunfo 11, 111,1 r. Un ejemplo de lo que digo es la foto del diario dominicano
del aprismo. 11 < :,ribe (16 de diciembre, 2004) donde, en un tema de robótica
, 1118t:rta una foto, bastante grande, que igual podía estar aHí que
, 11 t 11.tl quier otro sitio con el pie: "Entre las prioridades del gobier-

162 SEGUNDA PARTE V. EL TRABAJO DE LOS EDITORES 163


no de Fernández destaca la capacitación para mejotar la of 1·111 111 1¡11opiado como vale, pero todos deberíamos abominar de
mano de obra a las empresas de alta tecnología". Y donde, 11.111 , ~1 L,mación norteamericana que no nos hace falta, porque
estrictos, deberíamos haber dado la información que corrn¡,1111 1p1111dt' al genio del prójimo.
a la foro: el centro donde niños de escuela aprenden infor111.111i \ 11 ~11 geri ría a los editores que trataran de leer los textos de sus

o lo que sea. 111!1•,1.1.~ desde fuera. Si la obtención del material sólo se puede
, 1dl'l11rá ndose en el núcleo de lo informativo, para escribirlo
1111, 111do, editarlo, es preciso salirse de ese magma para ver las
1 1lro.dt' el exterior como un lector más; porque sólo entonces
'I'' ,, lo que sobra (soltar lastre) y lo que falca (identificación
I" 1~1111ajes, visualización, técnica del lead, etc.). El reportero
, ,1, t·\1,ir demasiado metido en 1o que hace para percatarse de
1 1il1.111 o no sobrenrendidos, atender a la teoría del marciano o
l 1111111 l.,d y completud de los textos. Hay que escribir como quien
, 11 •,1 1 totalidad el hecho informativo, para contarlo como lo

111 1d,11111 lector a otro.


I Ir igual manera, y reconozco que podría haber incidido en el
1 ,11 11dq mucho anees, a los editores corresponden también tareas
111111·., ¡1ero significativas, como la de establecer una terminología
11 1q11l' 110 cundan la dispersión y confusión de denominaciones.
q1111 11ws quiere llamar, por ejemplo, "terroristas" el periódico?
l 11· •,11ld ados macan o asesinan? ¿Los efectivos de las FARC, o en
1 d1.1 los de Sendero Luminoso, son guerrilleros, insurgentes,
LA TEORÍA DE LAS 3 D (REACTIVO) Wi 11,lnos, narcos? ¿Qué diferencias hay entre activista, radical,
11, 111i~La, agitador, etc.? Cada periódico debe establecer un dic-
Todo lo anterior tiene que ver con la edición, proactiva (agr11d 11111 io de uso propio, porque la lengua no es nunca inocente y el
propia) y reactiva. El editor se compromete a que los textos lh 11i11lit·o ha de saber dónde está parado. Los libros de estilo son
guen a las páginas en perfecto estado de revista. Y ello sup1111r q11I' L'Stán, en principio, destinados a esa misión.
un conocimiento y una compenetración con la lengua cascell.111 \', ¡ior último, me gustaría hacer una recomendación eminen-
que no he querido resaltar hasta esce cierre, porque el perioJ1~1 1111 llil' práctica. Yo la llamo la "teoría de las 3 D". Para que un
lo tiene que suponer. Y ya he dicho que no se trata de presrn1.11 tlt1111 esté seguro de que los textos que va a publicar respondan
el español peninsular como modelo, sino de escribir siemprt.! 111 ti 1111¡·ri:s del lector, podríamos someterlos a la regla de las 3 D,
la forma local, aunque con un resp eto al tronco común. Chill'rlW 1111 1 .11alogo como drama, dinero y diversión. Y aspiraremos a que

164 SEGUNDA PARTE V. EL TRABAJO DE LOS EDITORES 165


nuestros textos contengan al menos una D; si tienen dos, t·~ l t 1
dinario; y sí completan el tríptico, estamos en la gloria. Á\l
drama será Ja épica, el sufrimiento, las situaciones límite, cot11n
los enfrentamientos tan propios de Ja sección de lnternacion,il 1
refugiados de Darfur, el pueblo palestino, los desplazados col1111
bianos, las víctimas de cualquier atentado. El dinero nos a¡i.111
prácticamente en todas las informaciones de algún porte: lo ,¡,
cuestan unas vacaciones, el mercado mensual de las famili.t\,
TERCERA PARTE
que le pagaban al presidente de General Motors con stock 0/1/11
incluidas, lo que cobra Joan Manuel Serrat por sus actuarn111
en directo, con lo que es una D que coloniza todas las seccirnu
Y, finalmente, la D de diversión, que es muy propia de Farfod11
la, Televisión, Gente, y que debería aparecer también en Soci.il,
pero diríase que nadie se atreve. Apliquemos el cuento a lllll",11
trabajo y pensemos que un 3 Des mejor que un 2 D y que .~i 111
tiene ninguna Des mejor que nos olvidemos del asunto.
¿Quién, si no el editor, ha de tener en cuenta tantos cahu
sueltos para provecho del lector y del diario?

166 SEGUNDA PARTE


VI l:n las aulas de la FNPI

IIJI 11\1 1~R EN DIRECTO 1

1 11 q11r yo llamo el "curso largo" de Cartagena dura cuatro sema-


111~. 111 afía na y tarde, con no menos de siete u ocho horas diarias
1, 1.11c:l, y la mañana de los sábados para una recapitulación de lo
~1111 ·1ior. El número de alumnos oscila entre 16 y 20, que es el con-
1111¡1,rn le m áximo para hacer el trabajo personalizado. Por deseo
111 rso de Gabo, no es un curso sólo para colombianos, sino para
¡11 1111distas de toda América Latina, seleccionados entre decenas
,1, ,1!,pirantes que presentan sus postulaciones a una convocatoria
il 111· l'l a. No hay limite de edad ni por arriba ni por abajo, pero por
1111.1 razón práctica la gran mayoría son periodistas en ejercicio, jó-
' rw.~, redactores y reporteros rasos, raramente editores. Así, y con
1 I I mso de 2008 ya han sido siete seguidos, casi matemáticamente

l 1 11 1Ítad han sido colombianos y el resto del resto de América


1 111 i 11a. Alrededor de un centenar han pasado ya, por tanto, por

111 1 ,isa de la FNPI, en la calle San Juan de Dios, entre las plazas de

\,1111a Teresa y San Pedro.


l lay alguna exposición teórica, pero a lo sumo al tercer día se
, 11 tra en la dinámica de la nota seca, la crónica y el reportaje, de
111~ que e.ste último es una culminación, con largas horas de co-

169
rrección y debate sobre textos. En la última semana hay un e~p.11 1 , <'tlestran al obispo de Yopal
para que cada periodista presente la publicación en la que 11.d 111 1 rtl t ,iqcna. Misael Vacca Ramírez, obispo de Yopal (Casanare), fue se·
-en principio, sólo diarios, pero también alguna revista N<·1t1, , 11111,¡ iado el pasado domingo en Morcote (Boyacá), cuando efectuaba
nal-y las clases que aquí trato de reproducir son una versi(1111 ,1 11 11 , 1 visita pastoral. Con él estaban dos religiosos y el Alcalde de Nun·
lo realmente acaecido en va.rías de estas sesiones de los aiíos 1.11111 1 hl,, (Casanare) , quienes fueron liberados horas después. A pesar de

2005 y 2006, transcritas por los servicios de la FNPI, y aunque rll, I ,pu• ¡,1 Iglesia atribuye el plagio a integrantes del ELN, este grupo no
texco todo parece asumido por la voz der" que firma, no por cll11, hi1 , nufi rmado su autoría. El presidente Álvaro Uribe condenó ayer
menos producto de la discusión entre todos los presentes. I 1v e 1, ., 11 l'i•reira el hecho y aseguró que se enviaron tropas a la zona para

gido texcos firmados que me parecen mericoríos, pero que, ~olu 1,, ~r,11 arlo. (EFE y AFP)
roda, me permiten poner a debate cuesriones de actualidad l"II 1
fabricación de periódicos.
/;tl/1,r: Los alumnos suelen trabajar con la idea de que publican
11 1 <11,mibia ·0 en el país del que proceden para tener en cuenca
Breves 1 0 11 l ' Sa óptica lo que es y lo que no es imprescindible contar.
1 1 ,•,tlorat:ión de las noticias nunca es abstracta, sino que éstas se

Comenzamos siempre por los o las breves, en el convencimienw di d,111 ,111 en función de lo que interesa en el país donde se publi-
que es probablemente el tipo de pieza más difícil porque, dc111111 111 l'nr ello, este breve sólo sería m ás o menos válido para su

de los límites fijados -en este caso, título de máximo dos linea~ d, ptilil, ,ici6n en Colombia, puesto que "Yopal" no le dice nada al
no más de 20 espacios cada una y texto de unas 10 líneas de •, l'll 'i"ªº extranjero. Hay que dar siempre el nombre del al~alde de
espacios- , ha de contarse todo lo que corresponde al género d 1i 11 11 l,(a, corno autoridad civil implicada, pero no necesanamente
que se trara. Para redactar un breve el autor se pone a tal dista IH 1,1 1d,· los religiosos, salvo que fueran autoridades o personalidades
del objeto informativo como para que distinga solamente los t 11 , 11 m idas. Iniciar la oración siguience con un ''A pesar" induce

o cuatro elementos fundamentales de la noticia; es como si 1111 1 ~11 poner que la Iglesia está en lo cierto al atribuir la autoría a~
astronauta que diera vueltas en torno a la Tierra contara lo que v, , 1 N, .uinque el movimiento guerrillero no confirme nada. Pero si
a tantos miles de kilómetros de nuestro planeta. Sólo percibe q111 ¡ tnl actor cree que no hay razón para preferir una versión u otra,
la Tierra es redonda, que gira en tomo a un astro de mayor dimc.:11 1, 11,•i la haber escrito: "La Iglesia atribuye el plagio [secue.stro] al
sión, y algo de los colores de nuestro mundo, azul para los m,1n ~ , 1 N, pero este movimiento guerrillero no se ha responsabilizado
y castafio para la superficie terrestre. Ese es el breve de la Tierra, 1· 11, ri lo [o no confirma su autoría]". Nótese aquí que no puede

eso es lo que llamo la completud. 11 ~., ,w, como tanto se hace en Espafia, "reivindica" en lLLgar de "se

1, \ponsabiliza" porque es un rérmino de c~nn~tación p~sitiva y,

11111 1:rnto, no aplicable a un deliro. Es también rnnecesano contar


1111 ,. t Jribe condenó el secuestro, porque nada más faltaría que no

VI. EN LAS AULAS DE LA ~NPI 171


170 TERCERA PARTE
lo condenara, y decir que el presidente "aseguró que se envi,111111 11 111 1il:1r.Y lo que no sabemos casi siempre es mejor no ponerlo,
tropas" introduce una precaución que no hace falca, porqu,· 1111 11 1111 1·11 d caso de que no podamos decir por qué el artista los

creo que en este caso haya motivos para dudar de que lo halu 11 1 111 pl.1mados. Evidentemente, habría sido más interesante saber
~echo. Q~ie~o, además, recalcar que cada palabra tiene la origl1111 u qul1 110 fue el artista, que el mero hecho de no ir, para enfocar
lidad de s1gmficar lo que significa, y no lo que prefiramos. (:011111 l l11n,· desde ese ángulo.
ya he d~tallado en un capírulo anterior, -asegurar implica q111·, 1
que escribe se lava un poco las manos de si es cierto O no aquello
que :e asegura, d~ la misma forma que refutar no es lo mismo qu. , iddam hace poesías
replicar, porque s1 con replicar aspiramos a la neutralidad, cuand11 111111lres. El ex presidente de Irak, Saddam Hussein, capturado en di-
usamos refutar se está dando la razón al que refuta, y eso , 1•110 , l,•111 bre, lee el Corán, escribe poesías (hizo una dedicada a Bush), cul-
se puede hacer cuando estamos convencidos de que así ocu 111 tlv,1 un j ardín-y come galletas en su celda, informó ayer The Guardian .
Busquemos, en definitiva, el término más adecuado en cada C:l\t1 11,,j!iar Amin, ministro de derechos h umanos del nuevo gobierno in-
partiendo de la base de que no hay prácticamente dos térmiu 11 ll•il 110 iraquí, visitó el sábado a Saddam . uParecía con buen estado de
que q~i~ran decir exactamente lo mismo. Lo propio ahora St'I 11 q,1l 11d, pero desmoralizado y abatido", comentó Amín al diario. Hussein
reescnb1r correctamente todo el breve, pero faltan tantos d:uo, 1c•l'ibe atención médica por padecer una infección de próstata y presión
que resulta impracticable. ,111 t•rial alta. (Agencias)

Jackson no irá a fiesta li1/ler: No tenemos la confianza como para llamarle "Saddam";
El cantante estadounidense Michael Jackson informó ayer en su pági- 111 d,· ~er Saddam Hussein o el presidente de Irak, y de igual for-
na web que no irá a la fiesta de cumpleaños 76 de su padre, Joseph, a 1111 , no podría ser sólo Hussein, nombre que en la información

celebrarse mañana en Berlín, Alemania. La actividad se había planifi- 111111· d mundo árabe de toda la prensa occidental únidamente
cado como el regreso de Jackson al escenario. El cantante no reveló las 1h· 11ara el difunto rey Hussein de Jordania. No sabemos quién
razones de su ausencia. l,1 1 ,1p1 uró, ni que haya una guerra en Irak; y también habría que
-111·1 ilicar que The Guardianes un diario británico. El círulo debe-
1I 1 '.t·r ''Saddam Hussein escrihe poesía", porque no la hace, como

Taller: "Jackson", tal cual, no sabemos quién es, por lo 11111 l, 1,t 11 viera amasando pan.
hay que poner el nombre complero incluso en el título, Mich:ii•I
Jackson. "Fiesta de 76 cumpleaños" en lugar de "cumpleaños 76'',
que no sabemos qué idioma es ese. Ignoramos qué tiene que v,·, Regalarán 130 mil condones en Atenas
la 1iesta con el regreso y, además, se debe decir "a los escenarios", /\ lenas. Los más de 17.000 atletas que participarán en agosto en los
« l . »
no a escenano , porque es un colectivo y no un escenario l'II .J11egos Olímpicos de Atenas recibirán gratis 130.000 preservativos, se-

172 TERCERA PARTE VI. EN LAS AULAS DE LA FNPI l 73


gún el comunicado de ayer de Durex. El fabricante de preserva1'ivo,
ha donado los profilácticos, como también 30.000 lubricantes, par,1 1,¡
1 h, ,uprimido y subrayado aquello que he añadido. Algunos
111, 111.1rios se agregan entre corchetes.
evento que tendrá lugar del 13 al 29 de agosto, para "facilitar el 11, 11
dimiento de los atletas de élite mundial en los escenarios deportivos v
bajo la manta". (Reuters) 11 ,11 !',1 metropolitana de San Salvador no tiene espacio para los muertos

1o cementerios de siete municipios están saturados


/ 11 ,ui/ ad de los cementerios del área metropolitana de San Salvador no
Taller: Rechazable en su totalidad. Así, es un anuncio, 1¡ 11 r "'"'' t'Spacio para albergar más difuntos. La ampliacián de estos terrenos
publicamos gratis, de una fuma comercial. Al margen de ello, A, ~- ,11111 promesa que los candidatos a alcaldes repiten en cada campaña
nas debería ser sustituido en el título por "los Juegos", puesro q11 1,/,wlmal. Al final de los tres años que dura el períede mtmieipal ~
el lector no tiene por qué saber que en la capital griega se ,,,1 dt1lrJ municipal la situacián de los panteones sigue siendo la misma,
celebrar competición deportiva alguna. No es que los atleta~ 1, t ,,,,,,•¡,lo par un !lliilllQ{Q detalle: siempre hay más cadáveres.
yan "a recibir", sino que probablemente tendrán a su disposí 111 11,
130.000 condones. Lo de hablar de su rendimiento tanto en 111 11111 (ilenda Girón
Juegos como "bajo la mama" es de un mal gusto atroz. Ignorn111 11
por completo qué significa eso de "lubricantes". ¿Se refiere.; ., 1 1 1,1 densidad pohlti!eierrnl en el área metropolitana de San Salvador es
mantequilla que urilizaba Marlon Brando en El último tang" , 11 ,1,, lt.093 habitantes por kilómetro cuadrado. El hacinamiento e!Hffli!-
París? Si no, no sé. , ,,,ti id ~ va más allá de los congestionamientos vehiculares y los
1t<11rios HeHeS están atestados de casas que no lft¼Qeft tienen ni les 15
1111'I 10s cuadrados. En los cementerios públicos, la falta de espacio se
Crónicas
1111duce en exhumaciones eb!i§aterias forzosas y cadáveres que se pu-
tl, rn a menos de un metro bajo tierra.
Según mi clasificación, la crónica es una construcción básicamn 1 En siete de los 14 municipios que forman el corazón del país, los
te indirecta, interpretativa, compuesta a base de teletipos, radio, p,111Leones están saturados. "Donde quiera que se pare hay difuntos",
periódicos, televisión, etc., razón por la cual llamo "crónicas" a lm tlr•daró Diego Moz, administrador del cementerio municipal de Mejica-
tres textos transcritos a continuación, en los que el periodista f1,1 nos al diario El Mundo en ehme 2004. [Juntamos éste y el siguiente
tenido nulo o escaso contacto directo con el material informativo, p,1rrafo] La misma frase se puede aplicar para describir el estado en el
pero ha hecho algo más que manipular puros cables de agenci,1, q11e se encuentran los panteones de Tonacatepeque, San Marcos, Meji-
como ocurre con la nota seca que acabamos de ver.
1·,rnos, Antiguo Cuscatlán, Santa Tecla, Ilopango y Soyapango.
De aquí en adelante, al tratarse de textos más largos, aparte dt
Moz explicó a los medios locales que mffiffiH3 había informado
la corrección al término de cada uno, he incluido retoques de edi
tle la crisis a las autoridades de la Alcaldía de Soyapango una semana
ción sobre su propio texto, de forma que se verá rachado aquello
rlespués de asumir el cargo, en mayo de 2003. "Dijeron que en menos
174 TERCERA PARTE
VI. EN LAS AULAS DE LA FNPI 175
de un año ya íbamos a tener un nuevo terreno". La promesa de enct111 ,,,11°,11 los restos de las tumbas que permanezcan abandonadas por más

trar y adecuar un espacio para los muertos 'fHtt7 la hizo ael alcalil1• 111• 11es años. Esta situación se prescribe cuando los familiares del falle-
Carlos Menéndez eH el tiempo eR €fue cuando hacía proselitismo p,1111 1Ido rlejan de pagar la cuota de 19 dólares por cada tres años.
las elecciones de 2003 . [Juntamos éste y el siguiente párrafo) "Ant11·1 El alcalde de este mur1ieipio, Leonardo Hidalgo, ha sido uno de los
de terminar mi gestión, se hará la ampliación del cementerio", E!*pfcm, pr 1111eros en admitir que la situación del eemeHterio se le escapa de
afirmó ante la prensa local. Cuando faltan r1:ueve meses para que s11 1111; 111a nos. El munícipe declaró a la prensa t0€il-l de 3 de mayo de 2005
celebren los próximos comicios municipales, Menéndez repite el tem,1 11111• "en las arcas del gobierno local no hay dinero para los muertos".
de los cementerios como un compromiso que podría cumplir solameut,• ll l1l.1lgo no ha decidido si irá por la reelección. Según URa eReuesta lill..
si la población le vuelve a dar su voto. l I JhillQ de la Unidad de Investigación Social de la Prensa Gráfica publi-
En los otros seis municipios, los candidatos ~ t ambién li,1 , ,111,1 el 15 de abril, el 48,8% de los habitantes de Ilopango considera
blan de ~ dar solución solueioRes al problema a los eemer1terion, 11111• su reelección no sería conveniente.
Milagros Navas, alcaldesa de Antiguo Cuscatlán durante los últimos 11 Entre los salvadoreños, el culto a los muertos llega a su máxima
años, ealiHeé el pro!J!ema afirmó que todo era ffiffi6 "una cuestión (1,, ,1x¡11esión el 2 de noviembre, cuando las personas colman las tumbas
prioridades" y que "no se les puede quitar a los vivos para darles a los 111• llores, música y hasta eemiaa alimentos. En esa fecha, los alcaldes
muert os, pero tenemos que ver de dónde sacamos espacio". Navas e:: 1•1 "ho-r-i¼FI pronuncian discursos optimistas acerca de les sus proyec-
otra de los que buscan la reelección. 1w: idea €fue podríaH impulsar para mejorar el funcionamiento de
El panteón público de Antiguo Cuscatlán H!-Hllttté debía habe1 111·1 rementerios. Pero, al igual que las flores que rodean los nichos, las
terminado su vida útil en 1997, según un estudio dirigida per ~ l,1 ¡,111mesas se marchitan en menos de una semana. No hay dinero para
Oficina de Planificación del Área Metropolitana de San Salvador. Pese c1 ho1rPrlas germinar.
la declaratoria, el lugar siguió prestando servicio. Un nicho siwe--f¡afd En el área metropolitana, que mide 543,3 1 kilómetros cuadrados
alliergar a ur1 mír1imo ae einee eaaáveres y a un máitime de siete ™1,c y ,11 , don de ha!Jitar1 casi con casi tres millones d e ~ habitantes,
albergar entre cinco y siete cadáveres. 1•1 hacinamiento es URa dificultad que va más allá de la vida. Es un
Los cuerpos deben estar a más de dos metros bajo tierra, de acuer 1• 1,p,•ctro que termina robándole a la muerte hasta el último rastro de
do con la Ley General de Cementerios. Pero tanto en Antiguo Cuscatlán ,nl,•mnidad. Los alcaldes insisten en que tres años no son suficientes
,a5i como en los otros seis municipios , este mar1date es un ideal im- 11.11<1 cambiar esa realidad. La ampliación de cementerios es la promesa
posible ae cumplir. [Juntamos éste y el siguiente párrafo) "Antes, la ,,1,•rna en tiempos en que la reelección es la palabra de moda.
gente decía que aquí había huesos en la superficie. Hemos tratado de
que eso ya no se dé. Los dejamos lo más abaj o que podamos, pero cuan- ¡;¡/fer: Si en este texto de unas 700 palabras aplicamos la nor-
do son más de cinco en un nicho, sólo alcanza para echarles un metro 111 ,1 de soltar lastre -lo tachado-, ahorraremos 42 términos, un
de tierra", explicó Alberto García, administrador de este panteón. t1 111, que no es mucho, pero si sobra, sobra. Se trata por lo de-
1

El cementerio de Ilopango se mantiene abierto gracias a las exhu- 111,h. de una crónica bien hecha, muy completa, de una excelente
maciones obligatorias inevitables. El reglamento ff\URicipal les permite 1•1 tindi.~ta salvadoreña, Glenda Girón, de La Prensa Gráfica, que

176 TERCERA PARTE Vl. EN LAS AULAS DE LA FNPI 177


/111 1111 izar las uniones entre homosexuales es un tema igual de priori-
utiliza como material de base -en este caso, equivalentl' .1 l 1
1,11 lo como el plan de choque en vivienda, el aumento del salario míni-
agencias- la prensa de su país. Si acaso, echamos de meno.~.1ln11
1111 1 o la nueva política de agua. La ley estaría firmada en los primeros
na mayor aplicación en la D de dinero como en posibles soh111111
111,in1•s del próximo año", dijo ayer en rueda prensa Maribel Flores, se-
a los funcionarios y empleados de los camposantos para q111 1,
11 ,11lorn por Córdoba del PSOE.
hagan sitio a los cadáveres de familias pudientes, o venta íkg.d ,1,
nesde que el Congreso aprobó el pasado 29 de junio cuatro pro-
lotes, aunque hubiera que sacar de allí los.huesos de los antl'I 11111
pw,i<'iones de ley para regular las uniones de parejas heterosexuales y
ocupantes. Pero también se percibe la nefasta influencia del p,11 ,,
li1111111sexuales, el Vat icano y las autoridades eclesiásticas han enviado
feo más o menos inspirado en el periodismo anglosajón, qu<' 1111
111,,11:;ajes no solo a los senadores católicos sino a todos los españoles
lleva a la desintegración de unidades de sentido en bloques 111111 lu
1i.11,1 que se opongan a la iniciativa.
más cortos, pero no por ello más inteligibles, porque al frac í111i.11
La Conferencia Episcopal Española (CEE) difundió el viernes pa-
se se leen peor. Ocurre que el castellano y el inglés son dos IClll',ll 1
~.,i111 un comunicado en el que instaba a los fieles es¡lai'toles paraª que
diferentes y por eso tienen cadencias y ritmos narrativos dis1í11111
'1 11 ilicen todo lo que legítimamente se encuentre en sus manos para
Este mal adquiere proporciones de plaga en buena parte del pr 1111
1IPIP11der el único y verdadero matrimonio, porque los homosexuales
dismo latinoamericano.
1111 pueden concebir hij os y ese es uno de los fines del maridaje" [Es im-
pmdble que un obispo español haya empleado el término maridaje, que
Puja entre el gobierno español y la Iglesia por un proyecto de ley qu 1•
r•1 olra cosa]. El organismo aclitté añadió, sin embargo, que "reconoce
legalizaría uniones maritales entre personas del mismo sexo
lm1 derechos de los homosexuales".
España, dividida por bodas gay El Papa Juan Pablo II le hizo saber a Rodríguez Zapatero, cuando tl_
El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) anunció ayer que a principio Lll ••id~ visitó la Santa Sede el mes pasado, que las uniones entre per-
del 2005 estaría aprobada la Ley Integral contra la Violencia de Género, 111111,is del mismo sexo son "desviaciones", informó Reuters el 20 de julio.
que legaliza las bodas gay. Este proyecto, que seFíe: ¡neseRif!de debera Ot ras autoridades religiosas fll:liereR opt ar IJOF admiten el debate.
presentarse en septiembre al Parlamento, ha desatado una polémica erl "l:s necesario el diálogo multidisciplinar, para buscar el punto medio
el país ibérico, en la que han participado desde el Papa hasta el Ministm 1· 1111 e el reconocimiento de las personas y el valor que tiene el matri-
de Justicia. La Iglesia ha sacado de la manga argumentos antropológicos 11111n io. Lo peor que podría pasar es que el tema se convirtiera en ban-
Y sociológicos en contra de la ley, mientras que gJ_ Gobierno se defiende il,•1c1 política", dijo ayer el arzobispo de Sevilla, Carlos Amigo Vallejo,
diciendo que aprobarla "es un deber democrático". 1•11 i\lmería (España).
El debate se "calentó" ayer cuando~ una encuesta apuntaba
Por Andrés Garibello
q11r la mayoría de los españoles piensa que los homosexuales tienen
dP1echo a casarse. Así l o ~ afirmaba un sondeo del Centro de In-
Para el gobierno del presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero,
Vl'Sl igaciones Sociológicas (CIS) en el que, de 2.500 encuestados, el
la aprobación del proyecto que le!Ja~i;iaría deberá legalizar los matri-
flh% estaba de acuerdo con el proyecto de ley. Lo más interesante e5
monios gay es t an importante como el incremento del salario mínimo.

178 TERCERA PARTE VI. EN LAS AULAS DE LA FNPI 179


era que, de los entrevistados, el 80% se declaró católico, y el 67,7% tll,,.,
11 (1·l! presión más precisa que "matrimonio gay", porque canto
gjjQ que tolera a homosexuales y lesbianas.
1, v , omo la prohibición que deroga no se interrogan sobre la
El ministro de Justicia, Juan Femando López Aguilar, ha ron
11, ión sexual de las personas, sino sólo sobre su sexo), sino
11 1, 11
testado a las críticas, argumentando que "el Gobierno debe remuv111
d, protección a los cónyuges maltratados. Noto también una
[Me parece extraordinariamente improbable que un ministro esp.111111
wi11·111ación en un número excesivo de párrafos. Así, el primero
emplee el término remover en el sentido inglés ?e eliminar] las barr<•1,1,
1 ,q;undo después del lead deberían ser uno solo, porque el se-
de desigualdad y que la ley es uno de los compromisos que el PSm
11 11d11 es una continuación toralmeme lineal del anterior. El tema
adquirió con la ciudadanía en las elecciones presidenciales de man.o",
11 ~11clve tornándose en serio la diferencia entre punto y aparte
El funcionario también €6lWtl€é pidió a la Iglesia "pa-ñl que respel r ,.¡
¡1111110 y seguido, signos que no se administran a volumad, se-
trabajo que hace el Parlamento".
1111 1.1 l'xtensión que alcance cada párrafo. El punto y seguido es
Los colectivos de homosexuales han anunciado movilizacio111'11
, \,11 io cuando seguimos hablando de lo mismo, sin abando-
por las declaraciones de los prelados. La Federación Andaluza de LP11
1 11 l.1 11 nidad informativa de que se trate, sino que, simplemente,
bianas, Gays, Bisexuales y Transexuales le exigió el viernes pasado i1
1111, i.1 una nueva oración no subordinada; y el punto y aparte se
la Fiscalía que actúe le¡¡almeRte actuara de oficio contra la Iglesia p111
1, 11 ,111 do cambiamos de unidad o bloque informativo. Y en la
"apología de la homofobia".
,, ¡.,,., la tinoamericana cada vez hay menos puntos y seguido Y
Miguel Sánchez, presidente de la Fundación Triángulo, que defü•11
11 ¡, 11,írrafos cuya lectura sólo est:á aliviada por la coma o los dos
de los derechos de los homosexuales, calificó a los organismos eclesi ,1
111111 11,, {d pumo y coma es casi desconocido). Créanme si les digo
ticos como "los nuevos inquisidores". "En nuestra opinión -dijo- lu,1
111, tl'll¡.;o un ejemplar de un diario, importante en su país, donde
parlamentarios católicos saben que su fe va mucho más allá de la cerr ,1
11 1, 1~ ~eis primeras páginas, todas de informaci6n, no hay un solo
zón ultraconservadora de una jerarquía que está fuera de la realidad",
11111 ,, y seguido. Todo era párrafo y punto y aparte. Finalmente,
1, 1111 lt 1ido en el texto un par de notas que ponen en duda la uci-
11 1, 10 11 de términos que son comunes en América Latina, pero no
Taíler: Es una crónica técnicamente muy correcta en l:1 q11, 11 hp,1 na , atribuidos entre comillas a prelados y ministros.
no hay sobrescritura, y a la que, si acaso, se puede reproch,11 , 1
exceso de comilfeo, la renuncia ocasional del autor a interp11111
111,H¡uín Lavado inau¡¡urá ayer inaugura una retrospectiva en el museo
directamente lo ocurrido. Si en el texto de Glenda lo interpr<'I ,11 I
1',1l ,1is de Glace
vo era político - las promesas en tiempo de campaña-, en 1·1 d1
Andrés Garibello, muy buen periodista colombiano de El Ti,,111¡,, quino celebra 50 años como caricaturista con un
procede más de la selección de textos, como cuando escribe (Jlll' 111 homenaje a Mafalda en Buenos Aires
todos los portavoces de la Iglesia tienen la misma posición. St· lt 1 J,1 ,1 110 2004 es de conmemoraciones para Joaquín Salvador Lavado:
equivocado con la identificación de la ley, porque la que mencior1 1 11 mple medio siglo de carrera y su célebre tira cómica, Mafalda, el 29
no es la de aprobación del matrimonio entre personas del m1M1111 1h, •; ' ptiembre celebrará su aniversario número 40. "Es triste pensar

180 TERCERA PARTE VI. EN LAS AULAS DE LA FNPI 181


que los temas de los que hablaba Mafalda siguen e1dstieF11ie rn..J/ll/CII 111•·il,11on girnrdaeles no vieron la luz. Eso hasta que el 29 de septiembre
A veces algunos tienen otros nombres, pero son los mismos", dijo ,1y1q ilul 11/¡ se publicó por primera vez a Mafalda en la revista Primera Plana.
el septuagenario humorista gráfico en la inauguración de la rnu«'iil 1,1 l 11 11111•ve años, Quino dibujó 1.928 tiras. Con ellas logró fama y aburri-
"Quino, 50 años" en la que se le rendirá un homenaje por ser el p,uh• lllh•11to, como ha reconocido el propio lnwade autor en diferentes entre-
de una de las historietas más populares de Latinoamérica. vl~l.111. "Si seguía con Mafalda, la historieta iba a terminar por liquidar
11 ,llhnjante", dijo en 1998 al diario argentino La Nación. Por eso el 25 de
Por Rocío Montes R.
1111111 del 73 fue publicada la última tira en la revista Siete Días Ilustra-

El caricaturista Joaquín Lavado Tejón, Quino, no dibuja desde Io¡ 1 i/11,1 Y Qffill6 el artista prosiguió su carrera pintando otros monos.

su creación más famosa: Mafalda. La tira cómica que este año cum¡,ltt 11 través de le5 ~personajes~. Quino habló sabre de la dé-

cuatro décadas elesele s11 primera p111llieaciéa, sia embarga, ·,e11 ele ili)uu , ,111,1ele los sesenta: la televisión se masificaba y los espectadores infan-

vendiendo millones de copias en 1QJiQ el mundo y se ha traducido ,1 ,•r, 111,,,, pasaban horas viendo El Pájaro Loco; el hombre llegaba a la Luna y

idiomas. ·"Yo soy el primer sorprendido con la repercusión que tuviern 11 M,d,lltla pretendía ser astronauta a de "propulsión a soda"; se descubría

mis trabajos y, en especial, Mafalda. Siempre trabajé con lo que pas,,h,, l.1 p\ldora anticonceptiva y, paradójicamente, el máximo sueño de Sus-

en el momento y desde ese punto de vista me sorprende la vigenciol'' ,1111l1t era "tener muchos hijitos"; se desauaRalla libraba la Guerra Fria

dijo ayer el mendocino en la inauguración de una retrospectiva de Sll'J y 111ir•ntras Libertad defendía a la clase proletaria, Manolito soñaba con

trabajos en el museo Palais de Glace de Buenos Aires, con la que l1t •.t ,1lar una cadena de supermercados del "Almacén don Manolo".
6,,
conmemoran sus 50 años de carrera. Pero se fuerefl ~ los años sesenta, y Mafalda siguió siendo

La muestra "Quino, 50 años" fue calificada corno "monument,il" 1111 c•xito: sólo en Argentina se han vendido más de 20 millones de

por la prensa argentina: abarca desde sus comienzos en el humor gráll 1•j,•111plares, según los dates de Ediciones de la Flor. "Se puede pensar

co mudo hasta los trabajos inéditos que pertenecen a la colección pt•i 11111• la realidad no ha cambiado mucho en las últimas décadas, por lo

son al del dibujante, de 72 años. lifl B11efles .'.ires La exposición ~ , i t ,1 111,·110s eso es lo que muestran mis dibujos", dijo ayer Quino en el Palais
11,• Glace al ser consultado sobre la vigencia de Mafalda.
• Que es gratuita estará abierta en Buenos Aires hasta el 29 de agosto,
pern !11ege ~ recorrerá otras ciudades de Argentina™ Córdoba, M,1 1 Joaquinito, Quinito, Quino. La célebre Mafalda le dio celebridad,

del Plata, Rosario, Mendoza. Los organizadores, la Fundación Andreanl pl'1 o ha dicho que llegó a odiarla. Fue el creador de siete personajes in-

Y la Asociación de Amigos del Palais de Glace, aseguraron ayer que hay l,t11I iles idolatrados en el mundo illlli, pero junto a su esposa decidió

propuestas para que la exposición itinerante reeerra el11raate ~ l l 110 1ener hijos. Sus caricaturas tienen un desarrollado sentido social,

2005 y 2006 varios países de Latinoamérica. 111•10 él nunca ha militado en ~ ningún partido petttiee. Sus libros

Quino ii:we11té a Ql:Q Mafalda en los años sesenta por encargo de l,1 1•sl an traducidos al japonés y vefteleft mille11es de ejem13lares, pero Qtit-

marca de electrodomésticos Mansfield. La idea era que la tira se trans- 110 ha confesado reiteradamente que sólo quiere pasar inadvertido en

formara en publicidad encubierta y apareciera en algún periódico, pero •111 discreto departamento que arrienda en Madrid. "Soy corno un car-

el plan no resultó: el diario Clarfn los descubrió, nunca salió la publi 11111lero que hace muebles. A la gente le gustó más Mafalda, pero para

cidad, la empresa no S!!f§M se estableció en Argentina y los bocetos se 111 i siempre fue igual que el resto de mis trabajos", afirmó ayer.

182 TERCERA PARTE VI. EN LAS AULAS DE LA FNPI 183


Taller: El mismo método que Glenda, con la utiliza( io11 ,1 l1nl,1 hasta disolver las manchas de yeso que le blanquean las manos,
la prensa como materia prima informativa. Alguna sobresl r 11111 \t,11 I.Jrazos y el torso desnudo. Luis es asistente del departamento de
como indican los tachados en el cexto, jumo a repeticionl.'s 111111 y,•110, donde labora bajo trabaja a las órdenes de Mauricio Rodríguez , a

cesarías, como lo de que "vende millones de ejemplares" qw 11 qttll·n conoció en 1966, cuando ambos represent aron discretos papeles
devalúan, sin embargo, la lectura, muy fluida e informativa. 1 ,1 111 1'11 (lueimada. En ella esta última película, Luis asesta una puñalada
terpretación propia de la crónica aparece !UUY bien consrru id,1 , 1 111011 al en la ingle del agente británico William Walker (Marlon Bran-
el minirretrato del personaje. Rocío Montes es chilena, red.u 1111 1lo). Sus amigos le dicen por ello 'El criminal'. "Sueño con el cine, me
de El Mercurio, hizo brillantemente el curso de la Escuela ti, 1 11w1Laría ser protagonista, es lo que anhelo", dice Luis, de 62 años.

País en 2007, y a fin de 2008 se hallaba trabajando en Espa 11,1 Mauricio, su jefe, interpretó a Ramón en la película que Gillo
l'oulecorvo dirigió en Cartagena en 1965. "Fui el que traicionó la re-
VCJlllción , reuní a 'la contra' para derrotar a los negros", recuerda. La---
Reportajes pt•llettta Queimada cuenta la historia del oportunista Míster Walker,
1¡ulen primero alienta la independencia de la imaginaria isla caribeña
Hemos llegado al reportaje, a la adquisición del material 1111111 d,• Queimada, pero vuelve siete años más tarde para matar a su Eli
mativo directamente por el periodista, que se conviene por 1 ll1 d1w1tt:e dar muerte al dirigente de la insurrección. que se ha vuelto
en fuente o reproductor siempre interpretativo de lo que w y 111, 11 ligroso para los grandes propietarios de la isla.
bien sea en versión de escenario o virtual. Algo me dice qu" , ,u "Yo soy actor", asegura Mauricio. Después de alternar con Erando,
los cuatro teporrajes seleccionados a continuación hemos Ik¡ 1,,1il1 ,11•111ó en 16 películas de calidad diversa, de extra o en papeles margina-
a la hora de la verdad. 1~1,; e-a-mmarulo corno paseante en un mercado o de frenético caníbal.
Hollywood ~ ha regresado ahora a la ciudad con la historia
m,Ls cartagenera de la lit eratura universal, El amor en los tiempos del
"Yo maté a Marlon Brando"
n,1,1ra, la novela de Gabriel García Márquez que cuenta el enarnora-
El cine regresa a Cartagena y desempolva a sus viejos hacedores, lt>,t
111 lento, los 53 años de separación y el reencuentro de Florentino Ariza
extras que alternaron con Marlon Erando en Queimada (1965) y se i111
v l'ermina Daza. $tone Village inició la preproducción el 25 de julio y
provisaron como escenógrafos en La misión {1986). Obreros, vendedo,c,,,,
t•I 10 de septiem bre arranca el rodaje donde el británico Mike Newell
antiguos traficantes, vuelven al cine para la adaptación cínematográj/(1(1
1liiiyirá al español Javier Bardem y a la italiana Giovanna Mezzogíorno
de la novela de Gabriel García Márquez El amor en los tiempos del cóleld,
1111 los papeles protagónicos .
que se empieza a filmar el 10 de septiembre.
En una bodega del barrio de Getsemaní, el t echo de asbesro amianto
Por .Emiliano Ruiz Parra 1•l1•va la temperatura del mediodía tropical. La sierra eléctrica y el torno
11:;parcen un polvo fino de madera que cont ribuye a la penumbra. En sus
"Yo maté a Marlon Erando", afirma Luis Córdoba con orgullo. Al térmi11n I, LOO metros cuadrados de estudio se reúnen, una vez más, los yeseros
de la jornada de trabajo se lava los sobacos con el agua de un balde; $1• Lnis, Mauricio, José Recuero y Ramón Cárdenas; los pintores Rafael del

184 TERCERA PARTE VI. EN LAS AULAS DE LA FNPI 185


Pino (padre e hijo) y el decorador Gustavo Morales, extras de ayer v l111v Mauricio padece de la próstata, la presión alta y tiene hemorroides.
obreros de la ocasionalindustria cinematográfica cartagenera. 111 ¡.¡ ¡ iene alto el colesterol, a Gustavo le faltan dientes. Un médico de
Se ven cada 10 o 15 años. Habitantes de los barrios marginahis; 111~ ¡111 1i,1co que atiende a los empleados del taller los mantiene ee en pie con
largos intervalos en que el cine se olvida de Cartagena, Luis se ern pl1,,1 ¡wll illas. A las 13:00 horas se lavan con esmero y se cambian las playeras
de vigilante y v-ef!de yive de vender productos de contrabando; M.i1111 1,111l.1 s, los zapatos rotos y las bermudas sucias de yeso blanco por panta-
cio, antiguo traficante de drogas, recorre las ':alles del centro co11 1111 ¡111w:; <le vestir, camisas de botones y zapatos lustraaos relucientes.
carro de gaseosas y un termo de café tinto que ofrece a los turista s, 1111 r.t mexicano Alex Ayala, jefe del taller, entra y sale de una oficina
poco más afortunados, Rafael del Pino padre decora casas de ricos y 1111 11111 ,iire acondicionado. Constructor del Titanic, avisa que es día de
hijo hace copias de Fernando Botero. ¡n1q ,1 y se escabulle de dar nuevos anticipos que siempre salen de su
Mauricio Rodríguez vierte el yeso fresco sobre el molde de un 1111' ¡111 1,,illo. "Aquí el que menos, tiene dos mujeres", le suplica Mauricio,
tro cuadrado de extensión y lo pone a secar al sol de la calle. Aprund 111 1111 1• ha regado 16 hijos en cuatro países. "A García Márquez le gusta
el oficio de yesero cuando acudió a los talleres de La misión para ol 11 1 111 ,1111ar gallo", e-JE1lfeSil asegura Mauricio. Quizá por haber nacido en
cer sus servicios como actor y le dijeron que no §raeias, no se requcrl,111 N1 1·,11 ag ua, y no en Colombia, la obra del nobel 1982 le importe poco.
negros para una película de misioneros en Paraguay, pero fil hacían l ,1I f1 Luis todavía "no le cae en las manos" la novela. Lizbeth Y Carlos se
ta obreros para la escenografía. Recuerda que durante el tea time q111• 11, 111 prometido terminarla durante la filmación, aunque dudan que les
los ingleses celebraban religiosamente a las 14:00 horas, Mauricio y Nll ll 1mp iesione más que Cien aiios de soledad.
hombres fumaban mariguana y bazuco y se robaban cuanto podían. "Yo nací para esto. No hay nada mejor que el cine", resume Rafael
Al secar, el molde de yeso pasa a las manos de Rafael del Pi1111, 11,•I Pino padre.
que pinta Los ladrillos. De 56 años, exhibe orgulloso la credencial di•
Nostramo, serie de televisión basada en la novela de Joseph Conr,id,
que filmó en 1996 Alastair Reíd, y donde pintó un tren de madera. 1:11 /áller: Estupendo reportaje de escenario, uno de los mejores
La misión le tocó envejecer las casas del centro. "El cine no me cam,1, ¡ 111 1,1,, leídos en clase, con reminiscencias recabadas de los perso-
es sabroso como un juego". 11 w~ de este teacrillo de modestas y resignadas vanidades, que
El molde de yeso termina en las manos de Gustavo Morales, que la• ¡u 1111 1Ltn asimilar también el texto a un reportaje de tipo virtual.
tiene que dar la textura de antigüedad, deslavar los Ladrillos para qu11 , 1 IH illo, directo, cómodo de leer, con apenas supresiones para sol-

queden idénticos al callejón de San Juan. donde transcurre la acci611 1 11 l,ist re; 0 más bien lo contrario, porque hay una parquedad que a

de la novela. A Gustavo lo han matado cuatro veces en los filmes qui• 1, 1,, hasta pide a gritos un mayor redondeo de la frase. Excelentes
ha acogido Cartagena. Su piel blanca le permitió aparecer en La misión, 111111 ¡1 retratos de una generación más que perdida, la de los extras
donde obligó a repetir una escena porque olvidó quitarse el reloj. ,¡ 111 11 n día tuvieron frase y para quienes aquel fue el m~~ento ~e
Gustavo y Rafael envejecen las tablas de la casa de Florentino 11 vida. Precisaría un sumario para que nos comara qmen mato a
Ariza. El último acabado lo da Elizabeth Berg, una sudafricana rubí,1 ~ 1. 11 Ion Brando. Hay tanto drama, las ilusiones nunca realizadas,
que se comunica por señas y sonrisas con sus subordinados. , 11 11 11 1 d iversión, el reencuentro de los que figuraron en el rodaje

186 TERCERA PARTE VI. EN LAS AULAS DE LA FNPI 187


de ~ ueimada, pero falta algo de dinero de la guisa d~ 1 ,i.11 1 1111,ir, lo tiene desgast ado. No es de vanidades, pero g ha deliReado sus

la pitanza que cobraron enronces y ahora. Emiliano R, 111 I' 111 ~luL,ul.ll...lM cejas con un lápiz negro, que el sudor le ka ido eorrieRdo
mexicano, ha sido redactor de la sección política de Refim11, 1 h,1 lu,1 haciendo aue se corriera. Lucía estudió secretariado ejecutivo
,,11 ,,l 'ervicio Nacional de Aprendizaje Sena: "Trabajaba en una em-
Recovecos de hotel ¡11,,.,,,, ~orno asistente de gerencia, pero se venció el contrato. Llegué
11 ., ¡ior cosas del destino. Una amiga había metido una hoja de vida
El servicio secreto
v In ll,rn1aron a mi casa. Yo fui, y dio la casualidad de que había otro
Las mucamas o camareras del hotel "todo incluido" dicen que los 1,1111 ,
, 11¡111y me quedé".
peos ya no vienen a Cartagena y todo el turismo es latinoamericano. 1/wi
Le faltan 14 habitaciones y su turno va .e.s. de seis de la tarde a dos
sentido el cambio: las propinas y las historias ya no son las mismas. ,:,,.,
1lt• lt1 mañana. Luego, se va al cuarto .d.el de-la ama de llaves a esperar
en el anonimato, fflá-6 m.e)Qr que nadie, conocen cómo son los visitc1111,,,
1,,., peticiones y ocurrencias de cualquier huésped. El corredor es os-
según el país de procedencia.
111111 y Lucia va arrastrando un earro pe!ftieño illIÍ1Q lleno de toallas,
Por Edna Manotas Salcedo 111¡1>1 de cama, desinfectante, guantes, escoba y trapero. No pesa mu-
' llu, pero le parece incómodo. Con S\i .eg andamiaje se mete en cada
Es sábado Y Lucía Pineda está limpiando por enésima vez la habita!'lru 1 1111,1 de las 228 habitaciones.
310, ffi donde~ hace tres días h_a y nuevos huéspedes; el desoult•11 l'ermina con el cuarto ocupado por dos mujeres "una !,Q sabe por
-es distinto. Sabe de memoria lo que tiene que hacer: cambiar las s,thu l,111 ¡;,111taletas secándose en el baño", explica. A veces, solo cuenta con
nas, vaciar la basura, poner toallas nuevas, pasar el trapero y lim¡il.u 11~,1 clase de señas para ponerles rostro y nacionalidad porque en la
el baño. Parece .lJ.!1 autómata, pern en est a habitación debe hacer ,11 1111 111,,yoría de los casos "los huéspedes nunca están". Cuando puede co-
más: tapar todos los frascos que los clientes siempre dejan FegadoH 11nrerlos entabla toda clase de relaciones que podrían llevarla a contar
abiertos Y con regueros. acomodar la foto de una mujer maravilla epi,, 011h1e muchas cosas de cada uno, según su procedencia.
tienen en la mesita de noche y limpiar el baño sin mojar los calzoiw,, Los europeos: "Esos casi no vienen" explica. Sin saber mucho de
que están colgados en la baranda de la ducha. 111 011omia o de política, sa1* se da cuenta de que las cosas cambiaron
Lucía tiene 43 años. se gana 600 mil pesos y lleva 10 años en csl 1, d,u;de que los turistas del antiguo continente dejaron de visitar la
trabajo, de los que recuerda con ~ desagrado el día en que 1111 , l11rlad. "Los europeos querían andar con las nalgas al aire todo el dia,
italiano la encerró en un cuarto para violarla: "Me decía 'fuck you, fw·k ¡>t•ro lo mejor de esa época eran las propinas de entre 10 y 20 dóla-
you'. En ese momento me quise morir y comencé a llorar. El tipo se mello 11•s". De estos, no le gustan los españoles: "Son los más desagradables,
en el baño y yo llamé a seguridad y me sacaron de ese in fiemo". A eso 1,~ 111 ilan y tiran las puertas y eso si, les encantan las putas". Algunos
a lo que más le terne, y por eso trata de no atender a visitantes eH Wíl l111cspedes suben acompañantes a las habitaciones por 40 mil pesos la
dos solo con una toalla o que estén solos; prefiere volver más tarde. 11oche, pero .é.s.t.M deben sa+i-f...a abandonar el hotel antes de las seis de
Empieza el recorrido y viste un uniforme azul, zapatos tenis, me 1,, mañana. En su descripción no vacila en decir que los argentinos:
dias blancas. Es de cabello corto, manos callosas y el esmalte de lar. "Son muy pesados, no te dan las gracias, son tan antipáticos corno los

188 TERCERA PARTE


VI. EN LAS AULAS DE LA FNPI 189
colombianos que vienen de Bogotá, que creen que somos sus m111 li,, t1111 •11 1ven lo mismo que a los huéspedes. Las 30 mucamas y los casi 100
chas del servicio". Para ella los mejores son los canadienses: "f.11 ,,,.,, 11111111<•,i dos asisten al "comedor personal". No solo en eso están marca-
época, mediados los noventa, todos los años venían dos viejitos r1111111 111111 1:i1s límites, también deben ~ utilizar eR-6ffll un ascensor
de 60 años. Venían a revolcarse con una negrita por ahí". 111111 l11lo, oxidado y que se queda atrancado en cada piso. Ahí comentan
Los ecuatorianos "son los más desconfiados. No salen a la ¡il,,v,, -11111" la vida de las personas itinerantes que casi no pueden ver.
hasta que hagamos la limpieza, porque no q4ieren dejar el cuarto 1111111 Lucía termina con la última habitación del pasillo. Se baña, se
con nosotras adentro. Nunca dan propina". Los conoce bien, p0111111 , ,1111loia de ropa y sale por la puerta trasera del hotel, llevándose consi-
desde que las cosas cambiaron, llegan en vuelos charter dos veco:i p111 1111 1,i:: historias, en las que no es la protagonista.
semana €ef€a en grupos de unos 200.
Faltan pocas habitaciones y en todas hace lo mismo sin pe11:,,11
Se une al recorrido María Candelaria, otra mucama que intercambi 11 iuk /,¡//,,r: Reportaje de escenario, como una road movie, un reco-
turnos con Lucía. Explica que hace tres días le tocó hacer lo que 111,1 11,111 •,111 meta de llegada, porque lo que cuenta es el viaje. Alguna
odia de este oficio. "Entré a la habitación 1504 y estaba toda vo1111 1 l,1 lid .1d lingüística, pero muy pulcro en la secuencia, y directo
tada. Eso me da asco, pero me eché Vick VapoRub en la nariz". M.11 l,1 11 11 ,•k cción de la anécdota. Buena fusión entre lo general y lo
sólo lleva dos años, por lo que no le tocó la época en la que venia11 1,1~ 11111 1il ar, es decir, entre el funcionamiento despersonalizado de
europeos y las buenas propinas: "Nunca me han dado nada. Como vl1111~ , lw,t 1111ción y la vivencia directa de las protagonistas. Las tres D
todo incluido". 1 11 1 11l ll Y bien representadas. El dinero o la ridiculez que cobran

Lucía puede definir, sin temor a equivocarse, el perfil de los hu/ 0 1 , 1111 1, :1111 as; el drama cuando la criada se ve en graves dificultades

pedes del hotel "todo incluido" eR el que trabaja, y las diferencias ('1111 1,1111,il cs; y la diversión por toda la ironía amable con que se des-
uno cinco estrellas. "Aquí viene toda clase de gente, el rico y el poh11•, " 11,1 1.1 interesada. Edna Manotas era, cuando asistió al curso de
en cambio, cuando trabajé en el Santa Clara, todo era distinto, h,111111 111,1grna, reportera de El Heraldo de Barranquilla (Colombia), y
gente ejecutiva, de caché". El sistema todo incluido permite facilid,i<lc• , 11 111 cmente ha concluido una maestría en Madrid.
de pago, créditos y distintas opciones para el turista durante todo t•I
año. El sistema dispone de ofertas como la de pagar por cuatro perso1w1
'I' •nabomba, a 10 minutos del futuro
durante tres días un millón de pesos. La Asociación Hotelera de Colo111
l 11 1//dustria hotelera, sin más espacio para crecer en Cartagena, apunta
bia (Cotelco), informó que el porcentaje de ocupación eR el país p.1t11,
,1 /u isla vecina.
había pasado del 45,5% en el 2003, al 47,3% hasta junio del 2004, ~11111,
equivale a con un crecimiento del 1,8% frente al año pasado. Cartagt'li ll 1'111 Isa bel Cerón
~ tiene el segundo puesto en ocupación con un 54,9%, seguida tlt•
Bogotá. Pero lo que no se indica es de dónde provienen los visitantes. 11 pro greso llega a la isla de Tierrabomba tres veces por día en un bote
A esa hora de la noche, María Candelaria se aleja. Ya terminó 1111 1111 11 1omotor, cargado con 15 bultos de cemento y un atado de varillas
recorrido y se va a comer. En el hotel le dan las tres comidas. Nunr.i 111• hierro de media pulgada. La creciente industria hotelera de Carta-

190 TERCERA PARTE VI. EN LAS AULAS DE LA FNPI 191


gen a, que ya copó la línea costera de Bocagrande y convirtió en pcn 1ul YhJ1•11les. Acabada la jornada de trabajo, que le representa a cada uno
cada reliquia arquitectónica del centro histórico, tiene en ta 111ii,1 111 ~ 11,.1,00, salen en estampida a lavarse tanta cachaquerfa en el pedazo
territorios insulares de Barú y Tierrabomba. En Punta Are na, ptl<'III,, ,11 1h• 111,11 que les viene en gana .

esta última municipalidad, siete negros nativos plantan los cimii·III II Los constructores recién llegados orde naron , como primera medi-
de un nuevo hotel, dándole la bienvenida al futuro~ ª1.il.vfouu 11>1, 1,·vanta r una malla alre de dor del terreno adquirido. En Punta Are-
unifor mados de obreros de 1l construcción. • 11,c•,, pueblo de 80 casas en fila frente a la playa, ésta sola característica

Dos vuelos directos desde Miami y uno desde España desc, 1111,11 1 111•1111il.e diferenciar las viviendas de nativos y forasteros .

cada semana un puñado de turistas en La Heroica cada seman 11 111 non Francisco conduce el bote del Hotel Tres Banderas entre Car-

temporada alta el número se triplica, y en varios idiomas y moiw!l, 1 l11111111 a y la isla todos los días, cargando y descargan do el material de
empieza a expresarse la inconformidad por unas playas demasiarJ 11 lli• 11111•11rucción con una fuerza inaudita a sus 60 años. Sus seis colegas,
nas de pueblo y vendedores. El panorama en Tierrabomba, en camht 11 11111,·hu más jóvenes y musculosos, apenas le siguen el paso. "Ellos em-

está bastante despejado. A 10 minutos de Cartagena, escasas siete• 1 ,1


11li•i.,1n a ver que se pueden ganar la vida fácil no más con venderles a
becitas rubias se tuestan bajo el sol en plena tarde de agosto. l,1,1 1uristas en las playas y ya no quieren estudiar ni t rabajar", explica

No por mucho tiempo. Hace dos meses que don Francisco Gonz, 11•, 11 ,1ncisco mientras hace un esfuerzo por reconocer las boyas de salida
60 años, Ysus tres hijos, Diomedez (36}, Dionel (3 0) y Dilson (27), f ¡1, 1111 11111 canal del puerto, 50 metros delante del bote, con unos ojos ama-
bombeños t odos, trabajan en la construcción del Hotel Tres Band, 11 ,1, 111 lns y pequeñitos, golpeados por décadas de sol y aguasal. En Punta
tercero de Punta Arenas. Hacen parte de la cuadrilla de siete lugan, 11,, /u1 ·11 a, por lo menos 10 jóvenes se dedican a hacer y vender collares , y

encargada de poner los cimientos y levantar el esqueleto de vig,1~ v 111111 tant o ofrece "agua'e coco" y "piñacolá" por la playa. El resto, como

columnas de las seis cabañas del establecimiento. Se encargan, tit 1, 1,1¡ 111•, hij os, trabajan en la construcción de nuevo s hoteles.

mente, de la obra negra. Cuando haya paredes y techos para guarec(•i ·,i Cartagena no es una opción. Como a los turistas, a los González
del sol, la albañilería pasará a manos del grupo de rotos y boyacell'II'~ l.11111J ién ha dejado de gu starles porque la ven muy llena de pueblo y
que trajeron del interior, "much o más pulidos en las tareas fina s y lw, v1•11rle dores. llHay mucha competencia para cualquier cosa y uno se

acabados", afirman los propietarios y el arquitecto, cachacos todos . ,11', llia perrqteando, que es vender el trabajo muy barato, para poderse

Tal vez tienen razón . Ni los cuatro negros González, ni Enrique• o:,Iener", se queja Dilson, el hijo menor. Si fuera ingeniero, dice, esta-

(29), ni Ramiro (37), ni Jorge Luis (22) son capaces de vérselas con 1111 11,, "en la sombrita haciendo planos, y no acá, al sol. pasando segueta".

metro para cortar los 110 centímetros exactos de varilla que precis,1 11 l ,1 alcaldía censó 12.000 trabajadores informales en la capital de Bolí-

los flejes de las columnas. El arquitecto se desgasta hablándole de 1111 V,11 el año pasado.

meros a un grupo que se basta a si mismo con algunas letras: "¿más trn En el pequeño reino enmallado de la construcción empiezan a
to o más largo?", "corte más allá", "un tris men os", "ah-ah", "eso: ahl", l11rn1arse jerarquías~- El dueño manda a todos, el capataz bogo-

La vida en Tierrabomba tiene otra lóg ica. Nadie ha delimitaclu l,1110 a los suyos y a los nativos,¡¡ éstos obedecen. El dueño bebe jugos

los metros cuadrados de suelo o playa que le corresponden, ni exist 11 11,11 urales; los del interior, café; los isleños, agua. Y así sucesivamente:

las escrituras notariales, ni los salarios mínimos legales mensual!-, ,tire acondicionado, ventilador de techo, firmamento; botas de cue -

192 TERCERA PARTE VI. EN LAS AULAS DE LA FNPI 193


ro, tenis, plantas de pie; intoxicación por langosta, por pescado, 11111

desgano. El grosor del anillo de tejido adiposo alrededor del abd(l111011


111111111 iones perfectas, lo justo para no caer en la sensiblería o :n
¡ /,,wni.mw. Y por la resignada y modesta felicidad que respira
también aumenta y disminuye en forma directamente proporcion,,I 4\ il, 1 1·1 it·xto hasta contiene reparadoras dosis de la D de diversión.
lugar del escalafón ~ que ocupa.
1111 1< :cr6n es periodista de El País de Cali (Colombia).
Pero ninguno de ellos tiene una casa corno la de Francisco Ga11,,1
lez y su familia. 180 metros cuadrados frente al mar, en zona excl1l',lva
sin carpitas playeras, vendedores, ni turistas. El terreno lo here<l/1 •,11
esposa, Everlides Contreras, 70 años, de su mamá, Filiberta Conll1•1,.-
llios no da papaya en Cartagena
¡ 11 ,c•/igión salió de las iglesias y templos para llevar "la palabra del
quien a su vez lo heredó de sus abuelos, un cubano y una esp,111111,1
.',',,1w," a las plazas, los estadios y los antiguos cines de la capital del
cuyos nombres olvidó y que colonizaron el pedacito en Tierraboml,,,
.t1,¡uulamento de Bolívar. ¿Cómo será vociferar aete5 ~ fe ante
hace algo más de un siglo.
111 1 1111 ditorio copado de sol, vallenato e indigentes; turistas, buhoneros Y
Todavía no les ofrecen compra, pero "no demoran", presagia 1111,1
vieja Everlides, abanicándose las canas con un colgante publicil.11 lo
l1t1/1farros? Hay maestros en el tema.

de Gatorade. Calcula que su casa cuesta $150 millones, y también, 11111' 1'0 1 ,José Poliszuk
ese precio ascienda a $1.500 o $2.000 millones cuando, en nuevas 111,1

nos, empiece a producir dividendos . "Y qué va a hacer uno, ¿qued,ti,p 1,,1 qent e anda buscando a Dios, y el que busca encuentra. Jesús Enrí-
viviendo en un rancho solo entre dos hoteles cinco estrellas?, ¿y q1ll' 11111, Padilla lo conoció hace seis años en un templo evangélico Y des-
empiecen a llegar carros y turistas finos? Ay, no ... ". dt• ntonces quiere presentárselo al rnu11do. Biblia en mano, todas las
Deja la puerta abierta para el esposo y los hijos, y se mete ,1 111 ¡,11 des de lunes a viernes asume el trabajo de predicar "la palabra del
cocina a prepararles la comida. Llegarán cansados. En la noche, cud1Hl11 Si•nor" al aire libre, en el Parque Bicentenario de Cartagena , ubicado
se acuesten, no se sentirán ni más ni menos cerca de la felicidad. P111 1• 11 el centro de la ciudad, justo al lado del Hotel Monterrey.
la punta oeste ya vienen comprando. No importa si una indigente le dice que "carga el demonio por
tl t> ntro". No importa si le tira conchas de mandarina. No importa el ca-

lor ni el vallenato que hay en los kioscos de la plaza. No importa. Para


Taller: Magnífico reportaje muy primordialmente de t'M rn 1 1,1 Di os existe y por eso responde con un "Cristo te ama".
río, impecablemente escrito, con un sentimiento muy aj11,1,1il1 Lo ama a él por lo menos. I'.fil.Q.j_ambién a todos los predicadores
a medio camino entre la nostalgia emotiva y la esperanza i-11 l. que usan las plazas del departamento de Bolívar para leer salmos Y
material. Trata de lo que fue y de aquello en lo que se esd 11,11 l'ilar versículos religiosos.
viniendo Tierrabomba. Impagable cuando dice: "El grosrn il11 En Cartagena baja el sol del mediodía y sale u11 contingente de
anillo de tejido adiposo alrededor del abdomen también au111111 ,, 1istianos para evangelizar a cielo abierto en los espacios públicos del
ta y disminuye en forma directamente proporcional al escal.d1111 ,·asco histórico y sus alrededores. En la Plaza de los Coches empiezan
ocupado". La D de dinero, muy en su sitio; la D de drama a k .111 1 ,1 hacía las tres de la tarde , aprel!imadaH!e!'lte; en la Plaza Fernández

194 TERCERA PARTE VI. EN LAS AULAS DE LA FNPI 195


Madrid Y el Parque de Bolívar hay oraciones un par de horas desp11/"1, y 111111·,111 el púlpito en el montículo del pitcher y los niños juegan por el
durante algunas noches, uno que otro evangélico prende un meq,t1 111 111 1111 /11 1/r/ mientras los adultos oran en unas sillas de plástico dispuestas
para hacerse eco de mensajes divinos en la Plaza de los Mártii cu y .,\ 1," 1111<1 trin idad formada por el home, la primera y la tercera base.
Parque Bicentenario, donde duermen prostitutas y mendigos. La antigua sala de proyección Cinerama, situada en la avenida
"¡Gloria a Dios!", clamaba Padilla el viernes mientras tant.u. 11 1 V,•11,•zuela , también pasó a ser un lugar de recogimiento . Las butacas
medio de una plaza donde había quien bailaba, dormía borrae h1•ro, ,111,11,1 sirven para escuchar las plegarias de una organización cristiana
en las bancas y celebraba la vida loca, una minoría de 20 persoi111 r, ¡,, ll ,1111,11 la Oración Fuerte al Espíritu Santo, conocida en América Latina
respondía: "¡Aleluya!". 1111110 "Pare de Sufrir", por los mensajes de sus cuñas televisivas. [Jun-
A pesar de que las estampas de la ciudad donde vive están l11'11,i11 l ,1 11111s este párrafo con el siguiente]. La pantalla de ta sa!a de! eiRe
de mendigos Y desdentados, drogas y pedigüeños, a sus 24 años, J',1111 v,1 110 proyecta películas, y, unas letras doradas sólo recuerdan que
lla todavía cree. Sabe que estos no son los mejores días de la reliqio 11 , l11•:11c risto es el Señor". Las cornetas de la banda sonora reproducen
pero eso no lo disuade de desgañitarse con parábolas eristiaaas 11 111 11 l 1111dos musicales durante algunas oraciones específicas, y las cartele-
escépticos. 111•1 rdmbiaron los afiches de películas por mensajes que explican por

"Una vez un barbero le dijo a un hombre que Dios no podía exhl 11 q111• ciar el diezmo.
con tanto niño enfermo en el mundo . Aquel varón cristiano sel'i,llr, ,1 "Pare de sufrir" tiene presencia en 90 países del mundo y Ubaldo
los melenudos y dijo que entonces los peluqueros tampoco existf,1ii", IJ1, 111;idos, obispo auxiliar de esa organización, señala que en Cartagena
e:e-áa aseguraba Padilla en su sermón del viernes. "'Pero si ellos 1111 h,1v ~ 1.000 personas, apreicimadameHte, que concurren a los tres
vienen a mí', le respondió el barbero". 11•111 plos que tienen en la ciudad. En la Oración Fuerte al Espíritu Santo

En las plazas de Cartagena se menta a Dios entre el olor de t,ir, rH' li,1cen ofrendas eeHstaHtemeHte sin cesar. Los voluntarios entregan
bolitas de carne que los vendedores ambulantes ofrecen con el nomhi" •wl11es con prédicas acompañadas de billetes que oscilan entre 5.000 y
de butifarras, y rodeados por los gamines, palabra con la que los [01·, 1 •,0.000 pesos colombiano~, ee¡uivalentes a entre 2 y 23 dólares, respec-

les llaman a los indigentes. Aún con ese telón de fondo, Padilla eH I ,1 11v,unente. "Cuando la persona da, recibe, y entregarse a Dios no puede
convencido de que "Dios no da papaya". [Aquí, yo juntaría el párr,1/ 11 •11 •1 de la peor manera", dice Granados, en relación con las críticas que
con el siguiente]. •n•11;i lan a su iglesia de estafar eeeHémieameHte a los ingenuos.
Por las calles de Colombia se dice que los inocentes "dan papaya"; ,.:1 Así presenta Cartagena a algunas minorías religiosas. Los domin-
una expresión que, según la página web www.jergasdehablahispana.C>rfl , q11s rn mo el de ayer, sin embargo, no deja de haber fieles que copan las
sirve para definir el "dar motivos de algo, tentar o provocar", y seg (111 1qlesias católicas. La de San Pedro Claver, por ejemplo, ubicada en el
Padilla, ese no es el caso de Dios. En tiempos de guerrillas, pobreza y 11•11lro histórico, tenía las naves repletas de gerite fieles.
desempleo, la gente necesita fe y como a veces Mahoma no va a la monL.i
ña, hay iglesias que se han levantado sobre estadios o antiguos cines.
El campo de softbal/ que está eH el del sector Chambacú se co11 1;1/ler: Reportaje básicamente de escenario que consiste en un
vierte en templo evangélico los viernes y los domingos. Los feligres e:1 1,, nrrido urbano por la proliferación de culros que la explosión

196 TERCERA PARTE VI. EN LAS AULAS DE LA FNPI 197


I' 11 t 11 , 1:fraín Aldana, director del Centro Cultural Afrocaribe
sectaria ha hecho crecer en Cartagena, como en mul h.,~ ,
ciudades latinoamericanas. Grado justo de ironía y di~t.11111, •¡,0 6 habitantes de La Popa son hijos de menos madre"
autor con lo que laD de diversión no nos abandona l ' tl 11,111 ¡,,,, l.,,ura Ardila Arrieta
momenco, aunque supongo que el neopentecostalismo, 'I"'
suele andar sobrado de sentido del humor, lo encontr:11 l.1 1,1 1,1 rdsis social de La Popa en Cartagena va más allá de los desliza-
cable. El mismo tratamiento podría dársele a la Iglesia 1 ,1111h 1111,,111 os que mantienen en riesgo a sus habitantes. De las 64 pandillas
que tampoco sude reírse de sí misma, y nada habría rampu, 11 1 ,li· 1,, dudad, más de la mitad, 34, se encuentran allí; la inseguridad
decir en comra. Enormemente divertido, como cuand1> 1·•., 111 V l,, ini~eria reinan en el lugar olvidado por las autoridades que no
"No importa. Para él Dios existe y responde con un '( :11 •.111 h,rn concret ado los anuncios que hicieron para recuperarlo, luego de
ama'. Lo ama a él por lo menos". La D de dinero no '1.11 , 1 il '" 4,mergencia invernal de noviembre pasado, en la que más de 23.000
encomendarla porque habita codo el texto, y, aunque 1111 \1 .1 , 11,.,tJ.l•IJ.!&_$, perdieron sus viviendas. Efraín Aldana, conocido como 'el
movimiento deliberado del autor, el drama está implíciw, 111 1,,uliP Pachito', pánoco de la iglesia San Pedro Claver, es de los pocos
inrenco del protestantismo extremo de robarle el alma e;111111, • 11111, se atreven a subir a los barrios de La Popa. Ingeniero civil de 66
América Larina. José Poliszuk era en el momento del curso 1, ,1 • ~l\m;, desde hace 40 trabaja con estas comunidades y conoce como na-
tor deEl Universal de Caracas y anteriormente había trahaj,1d11 ilh• la situación. En 1991 fundó el Centro Cultural Afrocaribe, del cual
EL Nacional, también de la capiral venezolana. 1,,, ,!il ector, inicialmente para fomentar la cultura en los barrios pobres
lir Cartagena; gracias a los aportes de ONG int ernacionales también
¡l¡,•¡ilrrolla diferentes proyectos (Alusión en lugar de descripción, la
Entrevistas ,in tora habría de identificar por lo menos su naturaleza] en La Popa.

La última emrega de esta sección c orresponde a la entn: vi~1.1, 1 ,Cuándo comenzaron las invasiones en I.a Po-pa?
que yo lla mo el "reportaje a una sola persona", e n sus dos forn1 1111 1:n la década de los cincuenta comenzaron las invasiones que se ace-
más habituales: pregunta-respuesta y romanceada, en la qm· t•I ¡1, lt•, aron luego con los desplazamientos, a causa de la violencia de los
riodista narra la c onversación y su ambiente entrecomillando •,1111 11 11imos años. Contrario a lo que se piensa, a La Popa no sólo llegaron
aquello que le parezca oportuno. Una entrevista es siempt'l' 1111 1wrsonas de afuera, sino que los mismos cartageneros pobres Y sin
auscultación, una imerpretación del personaje por medio, cu ¡1,1111 v iv ien\ia levantaron sus refugios allí. Los primeros asentamient os se
parte, del diálogo, y si es realmente buena ha de tener bas tan,, ,1, 111 esentaron en el sector Loma Fresca y en la base de la mont aña, por
análisis y de perfil. ¿Qué mejor biografía que una emrevista dn11th clunde pasa el caño Juan Angola; la poca higiene provocó que, en esa
el person aje diga lo que no escaba seguro de querer decir, y ll'l'I', 1 ,•poca, muchos murieran de paludismo. Entonces ya existía el conven-
que convencer al periodista de que lo que dice es verdad? to, que se construyó en el siglo xvn. Al igual que ahora, eR ese momente
lus invasiones indiscriminadas alertaron a los expertos sobre posibles

VI. EN LAS AULAS DE LA FNPI 199


198 TERCERA PARTE
deslizamientos. [También se pueden editar las respuestas, con t,11 rl11 111 1•11 11 a gente pobre de aquí, no tienen casa, ven la montaña y deciden
no vulnerar el sentido de lo que nos han dicho. Aunque no hay 11111 h,1t 1• r allí su cuevita.
entusiasmarse porque la forma de hablar y aun de cometer errores '11 l,1
expresión puede ser muy relevante para conocer al personaje] . ,11,'11/rntas personas se encuentran en 1m mayor riesgo por derrumees

1uitly ro por los derrumbes?


Si en las cincuenta ya existía el riesgo, ¿por qué las autoridades 11 ,, 11 111,¡yor peligro comienza a partir de la cota elevación 25, a 67 rne-
frenaron las invasiones? l 111r: !;obre el nivel del mar (La Popa está a 135), allí viven unas 50.000
Creo que todas las admin istraciones han subestimado el problema, ¡11 111111.nnas que deberían ser reubicadas inmediatamente, pues el terreno
cluyendo ésta. En aquel momento no había una ley que impidiera lun "" 111.is inestable. La Alcaldía anunció hace unos meses dos proyectos
asentamientos; se creó una en 1978, la Ley 184, que declaró al cerro 11,• ,1,, vivienda para damnificados por el invierno, tanto de La Popa como
La Popa reserva forestal y prohibió las construcciones, y sin emb,11q11 di• ol ros barrios de la ciudad: las ciudadelas Flor del Campo y La Paz.
no se le ha dado cumplimiento. ',,•q un el alcalde Barbaza, éstas iban a estar listas a finales de este año,
p1•1 n aún no se han iniciado las obras.
¿Cuántas familias viven en l.a f!Bpa y a qué problemas se enfrenta11
Según los estudios del Centro, ¡¡ue dirijo hay 105.000 habitantes, u 11 11•, , 1/11 se debería haeer en l.a ."t,pa Hay soluciones?
12.000 familias, que viven en las peores condiciones de miseriñ . 1:1 t II primero es reubicar a las familias que están en mayor riesgo Y ade-
problema social es muy grande; no cuentan con servicios públicqii, 11 1o1 1 las casas que puedan j3ermanecer salvarse. También habría que
aunque a algunos sectores llega el agua, ni con viviendas dignas, y l1,1n•r trabajos de reforestación y rehabilitación del terreno; pero más
tampoco tienen acceso a la educación. Además del riesgo constan!,, ,11l11 el Estado debe brindar herramientas que mejoren la calidad de
por los derrumbes, sufren la presencia de las pandillas y el olvido de l.1 vlil11 de estos Eiueladanos: me refiero a educación. En Cartagena hay un
autoridad, que sólo hasta la emergencia invernal de noviembre vol'! 1'11 !11•1.i nte rés muy grande hacia los pobres; 420.000 personas pasan ham-
sus ojos hacia la montaña y anunció que reubicaría a las familias l'li h1,, Lodos los días y eso es muy grave. Esta ciudad es como la mamá que
peligro y que se iniciarían trabajos de recuperación en la zona, aunq111• IHI .itiende a sus hijos, pero que sí se esfuerza por aparentar que todo
no ha hecho nada. MLl bien . Los de La Popa son algo así como los hijos de menos madre.

¿Por qué cree que si ingenieros expertos han alertado sobre u,w ,1 1/11 é- preyeetes desarrolla En qué trobaia el Centro Cultural Afro-
posible tragedia, las administraciones locales han lle'rado a eo.b11 t•nribe?
ninguna aeeión no han hecho nada? 1.1, rundamental para el Centro es dar a conocer el drama de La Popa,
Porque esta ciudad es corrupta y desatiende a sus hijos para brind,11 p11 1 eso hemos mandado informes a las organizaciones de otros países,
de todo a los turistas. No le paran bolas a La Popa porque tienen otro:1 11111110 Inglaterra y España, que nos aportan recursos. Además hacemos
intereses; no ha habido administraciones eficientes con progra¡mw 1111 l rabajo de campo; llevarnos materiales como cemento y tejas de zinc
de vivienda efectivos, entonces ¿qué pasa? Llegan los desplazados, ln p,ir,1 que los E¡l:le -¡rneelan reparen sus casas; también hemos llevado a

200 TERCERA PARTE VI. EN LAS AULAS DE LA FNPI 201


cabo encuentros entre 16 pandillas, como Los Kalimanes, Los Águil,1•
11111-. rn un solo bloque como respuesta única, siempre que sea
Los Samurái y Los Chavos, para que se reconcilien. Tenemos diez 1'111
, ~.11 io. De la misma forma, el periodista no hace preguntas,
pleados y en los estudios que hacemos nos colaboran profesionales 1(,,
11111 ljlll' provoca respuestas, lo que significa que decidiremos la for-
la ciudad.
,11111, 1c'i11 exacta de la pregunta, aquello que vamos a publicar, sólo
11 1 111·1. hayamos reconsuuido las respuestas. Lo que quiero decir
¿Qué le dken los h«llitante& de l.« Pep« «ee"Fe« de vecinos de drl
1¡1H· si el entrevistado conresta algo complecamenre diferente
situación?
111 1111t· se le pregunta, no voy a respetar esa literalidad, porque
Ellos tienen un resentimiento mu.y grande con la sociedad y una muv
¡ 1111111 í.1 en ridículo al entrevistador sin culpa alguna de su parte,
baja autoestima. Todos de u.na u otra manera han sido víctimas. 11,,
11 11 l)()J' ello le añade nada al lector. Por eso repito que cuando
escuchado a pandilleros decir que los funcionarios son "unos falton1•1,
11p,o1 l.1s respuestas seleccionadas, cada una en su bloque corres-
que nunca cumplen con nada". fill.es Y:en que no tienen futuro y por aso
11111 l 11·ntc, decidiré qué pregunta corresponde a cada respuesta. Y
se empeñan en defender lo poco que tienen. Yo los quiero mucho, sien
11•1•11 la cara de los que están exclamando ya: "¡Trampa, el profe-
to que son los protegidos de Dios, porque Él protege a los más frágile1;;
,11 h1~pa nocolombiano hace trampa!". Nada de eso, yo abomino
en ocasiones hago las veces de papá, he bautizado y luego enterrado ,1
1, 1 ,¡¡s entrevistas en las que lo que le interesa al entrevistador es
muchos pandilleros, es muy triste.
11 11 l1N1', sostener un duelo dialéctico con el entrevistado a ver quién
111.'i~ listo, en cuyo caso, sí, habría que respetar la textualidad y
1 1110111ento en que se formularan las preguntas. Pero eso no es
Tafler: Esta entrevista, formato pregunta-respuesta, mues! 1.1 1I ¡11 11rnlismo sino teatro. El periodista serio prefiere esfumarse, por-
derecho y la necesidad que tiene el emrevisrador de editar las 11 p1, 1·.~ un médium, no un protagonista. Dejemos la representación
puestas. Aunque la entrevista no presenta insuficiencias mayo11
11 11.1 quienes cultivan el género, no los informadores.
y maneja un material excelente, aprovecho aquí el rexro para ti1,11 l'or otro lado, Laura debería haber agrupado algunas de las
por elevación y ver toda la problemática en su conjunto. Al igu,tl p11¡•,11 mas cuando las respuestas hayan sido sólo fragmentarias o
que en cualquier texro, las repeticiones sobran, los solapamie1110 11 1w1 iI ivas. El periodismo nunca es literal, objetivo, fotográfico,
entorpecen la lectura. Lo que no se puede hacer es traiciona, 1I 11111 interpretativo; lo que ocurre es que la interpretación no es a
sentido de lo que nos dijo el entrevistado, ui poner en su boca t'\ 11l1111tad o a favor de lo que más nos gusta. Nuestro trabajo debe
presiones que no pronunció, pero, de igual forma, el periodista 110
1 1 1111a interpretación limpia, no intencionada, de lo que siempre
está obligado tampoco a ninguna literalidad, sino que debe h,hTJ
1111 1 111.'.sta llamar "hechos", porque nunca se sabe exacramente en
corte y confección con las respuestas. Y eso no es, simplemente, L·d l '1111' 1 nnsisten, pero que pese a ello son los que fijan la "posición"
tar las entrevistas, sino mucho más. El entrevistado nos conrt.\LI ti, 1periodista. Como los personajes de Pirandello que buscaban un
lo que le da Ja gana cuando le da la gana, y por ello no estamm 1111111 , las cosas nos buscan para que las apadrinemos con nuestro
obligados a respetar el orden de sus respuestas. Muy al contrario, 11,di.1jo. Y como tal cumple Laura Ardila que maneja con mano
buscaremos la afinidad temática enrre todas ellas y las agrup.1 111,1,·s tra la D de drama. La reportera ha pasado por Caracol Tele-

202 TERCERA PARTE


VI. EN LAS AULAS DE LA FNPI 203
visión, trabaja en El Espectador de Bogotá, donde estoy seg11111 d 1 i1.1111os haciendo esfuerzos para restaurar las iglesias abandonadas y
que le espera un gran porvenir, y se inició como periodist:1 ,·11 1111•1111 ar las condiciones del Palacio de la Inquisición.
Heraldo de Barranquilla.
¡1'111 11ué una parte del recurso humano no se encuentra bien efftff..
,1,11/tr Pfgp,arado?
Ignacio de Villareal, director ejecutivo de Cotelco, capítulo de C,11
1.1 1i11rlad no ha hecho un esfuerzo integral para elevar su calídad.
tagena
l ,111,1 legislación al respeets. A la Corporación de Turismo de Cartagena
"Hay que consolidar el producto turístico" 1i, 111rresponde tornar acciones. Cotelco est á trabajando en eso. Entre-
Por Elivan Martínez Mercado 11,1111os a 300 empleados al año.

El director ejecutivo de la Asociación Hot elera de Colombia (Cotelco), t:1wn importante es el turismo para el Gobierno?
capítulo local, enjuga el sudor de su frente con una t oallita blanc.i, l 1,l.11110s conscientes de que en una ciudad tan pobre, tan complicada
mientras apuesta a elevar el nivel de ocupación de los hoteles de Ca1 pu1 su situación social, las prioridades no son solamente el turismo.
tagena, que se encuentra para [indicar el mes] en un 55%. En su escri 1'1>111 nosotros tenernos la responsabilidad de que se desarrolle. Tene·
torio cubiert o de papeles desordenados, Ignacio de Villareal opina qui· 111111; que ser el motor que impulse ese proceso apoyando las iniciativas
se puede alcanzar el éxito de otros destinos famosos corno Repúblic,1 1•11 !.as que el Estado no pueda hacer un mayor esfuerzo. Y no estoy
Dominicana, Jamaica y Cuba. Pero hay mucho trabajo por delante. L.1 l1 ,1blundo de inversión de recursos, sino de gestión.
industria turística necesita un recurso humano mejor entrenado, y
debe lidiar con los problemas sociales de la ciudad: más del 70% di• ,•Hasta qué punto la industria es una alternativa a la pobreza?
los habitantes vive wj.¡ en el nivel de pobreza. Pese a sus atractivoi: 1 ns lloteleros no podemos estar al margen de lo que pasa de la puerta
históricos, culturales y naturales, carece de un prestigio internacio- hcida afuera. Por eso hemos tratado de absorber todo ese potencial hu·
nal que atraiga a más visitantes, muchos de los cuales temen viajar a 111,1 110, aunque no podernos absorberlo del todo. Los hoteles afiliados al
paises con conflictos arm ados como Colombia. Una alternativa es que 1,1pitulo generan unos 1. 700 empleos directos y unos 3.000 indirectos.
el sect or privado y la Corporación de Turismo de Cartagena emprendan Y eso es algo considerable.
iniciativas conjuntas de entrenamiento, promoción y mercadeo, pero
eso no parece ser una prioridad para el sector público. ¿Cómo afecta ello la problemática social?
1:1 Lurismo es sinónimo de tranquilidad y descanso. Aunque a muchos
¿Por qué no llegan más turistas? li•s parece novedoso conocer los estratos más bajos y los más altos
Tenemos que consolidar el producto. No digo que es malo, sino que dt• la cultura, llega un momento en que hay un sentimiento de acoso
cada día hay que mejorar para ajustarnos a las exigencias del merca- 1nsoportable. Y tú no puedes resolver los problemas a la gente. Mucha
do. Hemos trabajado con el sector público desde hace 3 o 4 años para qcnte q_u iere que el t urista le genere bienestar, y le causa un problema
que se dé el progreso. Somos los más interesados en que eso suceda. de intranquilidad. [No está del todo claro lo que esto quiere decir].

204 TERCERA PARTE VI. EN LAS AULAS DE LA FNPI 205


¿Y los vendedores que acosan a los visitantes? l111lr1l1,i,1s se han mantenido igual a través de los años. Nadie toma en
En la medida que se desarrolla la cadena del turismo se incorpor<1 ,1 1" 11,,111 ., que estamos en una zona que tiene altos costos operacionales
que trabajan informalmente. El sector hotelero demanda de tod 11 , 1 ¡1,11,¡11,• nos encontramos lejos de los centros de producción de energía,
consumimos más, las empresas suplidoras necesitarán personal 111, 1~ 1¡111• 1•111 an en el interior del país. [Aquí debería haber repreguntado,
producir Y distribuir. Y puede haber una demanda de mano de ob, ,l 11 1•1111¡11.- nadie puede creerse que las tarifas hoteleras se hayan mante-
vendedor de agua puede trabajar en una emp~esa como empleado fo¡ 111 ,11 11td11 "iqual a través de los años"].
Y con garantías sociales. Eso puede ayudar a eliminar la inform alii!.i1I
pero el proceso tiene que estar acompañado de una política pública q111 ., ,i1110 vislumbra el futuro del turismo?
lo propicie. [Aquí podemos ver los límites de la edición. El entrevisl ,11 111 1111,1 riudad que ofrezca los mejores atractivos para los visitantes. Ese
dice "suplidora", de supplier, en inglés, y por supuesto que no lo c,1111 , 1111t·stro mayor anhelo.
biaremos por la forma correcta, proveedora o suministradora, porqui• 1,,
relevante comprobar cómo en Cartagena hay quién habla así].
l,1l!l'r: M ás que una entrevista blanda al uso, como tantas que
¿Por qué hay espacios con basura? p11l,lican de personalidades con representación oficial o pública,
Hay que sumar conciencia ciudadana al manejo de los desperdiciur. , 1111cvista de Eliván Martínez Mercado, periodista de El Nuevo
Hay u na falta de cultura para mantener la ciudad limpia. La gente 1111 1 , ,k San Juan de Puerto Rico, es un acoso pregunta-respuesta
utiliza las canecas sino el sitio que más le parece. Tiene que haber 1111 , 1 l,·11 tcmente conducido, como ya se adviene en el lead donde

proceso de sensibilización en nuestra cultura. 1 1111nr enumera lo que, a su juicio, son las graves carencias de la
1111 vitr ina turística colombiana. Cuando el periodista acaba su
Existe el cliché de que hay peligro como en otras ciudades ... 11111·v ista amigadísimo con el entrevistado, no es seguro que haya
Hemos tratado de demostrar al mundo lo que significa Cartagena. r.:, 111 1 l11, su trabajo con todo el rigor. No estoy diciendo que haya que
una ciudad que garantiza la seguridad porque se mantiene al marge n I" h·,1rs~· con nadie, pero si no inquiernmos al menos un poco, si no
de los conflictos. La cultura cartagenera no es belicosa. También se han 11,lt¡•,.11110s a esforzarse al entrevistado, menos probable es que las
hecho esfuerzos para mejorar la seguridad que tenemos y ponerla eii m,1•, hayan rodado como debieran. Esca era una entrevista que se
los mejores estándares. Hace dos años cabildeamos para que se crear<1 1'11"\i,tba como pocas a la blandenguería, a quedar todos bien con
la agencia Distriseguridad. Se han dado mejores dotaciones y mejores 111d11,\, y el lector que se fastidie. Eliván ha rechazado, en cambio,
medios de movilipción a los organismos de seguridad. y el sistema de , 1.,1 1 nmodidad yendo al hueso puro y duro desde el primer momen-
cámaras que se está instalando en diferentes puntos turísticos es muy 111, 1, 1 que no necesariamente significa que en la entrevista física esa
importante porque garantiza que haya vigilancia permanente. l1w1,1 la primera cuestión planteada, ni que, como decíamos en el
1,,.,11 anterior, fuera literalmente la pregunta formulada en ningún

¿Por qué Cartagena es más cara que otras ciudades turísticas? 111111 momento. El entrevistado se ha visto forzado a defenderse y si
No es el destino más barato pero, por compromiso del sector, las tarifas 1111 ha contestado siempre cosas interesantísimas es porque hay un

206 TERCERA PARTE VI. EN LAS AULAS DE LA FNPI 207


límite a lo que aun el mejor periodista puede conseguir, ¡11 , 11 1 ,t,ol lor,il. Afuera, una dama de unos 45 años lo espera impaciente y él
ello mismo el director de Cotelco ha quedado definido. 1 ,1 11 ¡,.111vil a a sentarse en un sardinel frente a la heladería. La dama es una
ción del turismo cartagenero deja que desear y el lector rn1q1111 1111111 ,il ele la mujer engañada: usajeans desaseados y le resaltan los ojos
cómo el entrevistado no tiene gran cosa que responder a l,,1·,111 ¡1111 l'I maquillaje corrido que le dejaron las lágrimas. Vásquez escucha
de las cuestiones que se le formulan. Para entrevistas l,l.111111 11111111 l'l más atento psicoanalista y le pide lo único que necesita, ade-
están la radio y la televisión, sobre todo e_n España. 111o111 cil' sus palabras, para empezar su trabajo: la foto del infiel.
"El marido le puso los cuernos con una pelada", explica muy co-
l11111IJio1no, luego de despedir a la dama. Cuenta que están en proceso de
Un detective suelto en Cartagena
_,, ¡,,11,1ción y que ella lo que quiere es una fotografía del esposo con la
Ornar Vásquez Molina llegó hace cinco años a la ciudad procede11/,• d,
,1111,111l e que sirva de prueba ante la fiscalía para poder ganar el juicio
Barranquilla y ahogado por la competencia.
el" clivorcio y quedarse con la mitad de los bienes . No da detalles por-
Por Fernando Lozano q111• los "detectives somos una especie de sacerdotes", afirma. Lo saben
1111l11 y solo dicen lo que el cliente quiere saber a cambio de dinero.
El detective profesional Ornar Vásquez Malina .,-53, ,de 53 años 1111d 111 ll ace cinco años vive en Cartagena, adonde llegó huyendo de la
ser calificado como un aguafiestas. Desde hace 25 aile5 su tralJ,1j11 , , ,l'/,1l,111cha de detectives "no profesionales" que se convirtieron en su
descubrir fraudes fi scales, robos internos en empresas y cobrar d('l11L1 111111pelencia "desleal" en Barranquilla, donde trabajó 20 años. Había
~ antiguas, pero lo que más le gusta es descubrir~ i11Ji,,J,, 111•11!0 aprender lo suficiente como para montar el negocio propio. "Tú
en Cartagena, una ciudad perfecta para serlo. ylt,i,1 s los clasificados de los diarios de Barranquilla, están llenos de
El 'Dr. Melina', nombre con el que se camufla cuando se le ci~,1 ¡11,1 11,•t 1•,· tives privados. Allá ya no es rentable". En Barranquilla Vásquez
primera vez, es todo lo contrario de la imagen que el hombre común I l,•1111 rl,·jo a una esposa y dos hijos, a los que visita cada quince días.
sobre un detective: en lugar de gabán usa una camiseta roja cou cuc'11i1 En cambio, en Cartagena, su aviso aparece solitario en El Universal
en lugar de boina, una gorrita colorada cubre su rostro del sol atro1 de• 11111 1elativa frecuencia desde hace tres años. La otra empresa de detec-
Cartagena; y su oficina es la heladería sin nombre de la "tía Blanquil ,1 1lvt•s c¡ue se puede encontrar en Garta!jeaa la ciudad es Cortés & Pineda
ubicada en el Centro Comercial Los Ejecutivos, al sur de la ciudad. 1.1 i!,1., en las páginas amarillas. Vásquez dice no preocuparse por la
"Soy un detective profesional", afirma, y lo certifica mostrando n111 , 11111petencia menor, pues nunca le falta trabajo. "No me quejo, en mi
orgullo una versión en miniatura de su diploma de la Primera Escuel,1111• ¡,ntneza tengo de todo, pero n o ~ dinero", afirma.
Detectives de Argentina. "Credencial 13034. Ornar Rafael Vásquez Mol 1 Es difícil creerle a alguien que asegura que puede ganar dos mi-
na. Detect ive y Experto en Investigaciones. Egresado el 9.9.80 de ci~l .1 llones de pesos en una hora cobrando fuertes deudas atrasadas. Afirma
institución", se lee en el carné amarillento y sin fecha de caducidad. J:11 uu , ha llegado a tener 11 motos, 3 carros, casa en Barranquilla y en
la foto luce el pelo negro, una amplia frente, y se nota que sonrie. 1,111 agena. Las viviendas aún las conserva. "Gano más que cualquier
Llegó media hora tarde a la cita en "su oficina", y en lugar de ped 11 11q1•11te del DAS (Departamento Administrativo de Seguridad) en un
disculpas por la tardanza, pide "un minuto" al reportero y sale apuraclh ,1 110", dice sin falsas modestias mientras gesticula con ta5 lill.-ªl, manos

208 TERCERA PARTE VI. EN LAS AULAS DE LA FNPI 209


que pueden valer 500 dólares: en la muñeca derecha lleva un n•l11 J il ,l11 1,1 1·,1tegoría 140 libras en 1972, quien andaba en el vicio-, por
oro, probablemente Citizen; su dedo índice soporta un pesado ,11111111 11 11 1,,, 11le la esposa. Así descubrió que a 'Pambelé' le regalaban la droga
con una gema roja, y de la muñeca izquierda cuelga una pulsera d1• 111H "' 111 p~seo de los mártires en el barrio de Getsemaní.
A simple vista, Vá squez genera más sospechas que envidia. "¡Nunca ha intimado con sus clientas?", pregunta el reportero im-
Precisamente el dinero fue una de las razones por las que e 11 JIJ 111 ,,~11111,•nte. "No, he tenido propuestas, pero eso no se hace, hay que
dejó el DAS para trasladarse a la Argentina, con la convicción d,• 111 , 11 1o, 11 1,,11er la cordura siempre", cuenta con una sonrisa dudosa. "¿Y no
querer convertirse en detective. Su familia y amigos le creyeron d1·1m1 111, 11 ,, Lcmor de que su esposa le sea infiel?". "Claro, uno siempre corre
siado arriesgado, pero asegura gue el tiempo le da-Ha ha dado la i.11,1111 , ,., i ll'sgo, pero sería el colmo que le suceda a uno. Por eso yo siempre
Contratar un detective no es para pobres. Vásquez cobra ~O 11111 1., 1,•11uo muy bien vigilada", culmina con cara de malicia .
pesos por día de seguimiento, 100 mil por cada foto del infiel 011 l,o
manos en la amante y 200 mil por un video de pocos minutos de d111,1
ción. Un seguimiento puede demorar entre uno y 15 días . Si Vá sq1u, l,tllrr: Esta entrevista, del género romanceado, es muy diver-
comprueba el engaño, el cliente paga, además, otra cantidad de di111•111 l 1 \' pod ría integrarse en el capítulo de excenuicidades, galería
previamente negociada. 11• t ~o najes atrabiliarios, zascandiles profesionales que viven a
Usualmente el seguimiento lo hace cualquiera de los siete agc11l11• tl111 dl' mata en cualquier país latino. Por ello, el periodista pe-
que afirma gue tiene a su cargo en una agencia de cobranzas. pre~ un " 11111 h·rn ando Lozano, de Correo, debería haberse parapetado
tamente de su propiedad. llamada SIPRO. Ellos van en moto o en aul 11 , 11 1111 gr:1 do de escepcicismo mayor y al presunto detective lo hu-
solos o en parejas para el relevo. y casi nunca conocen la identidad d,, h 1,1 1r.1tado como lo que es, un personaje menor. La pieza, de
los clientes. El trato con ellos es exclusividad del detective en jefe. "I:~ , , ll'ittt.: factura, plantea el grave problema de la credibilidad del
por seguridad. Me ha pasado que uno de mis detectives ha alertado ,d 111 y de la credulidad del periodista. La única fuente en la que
investigado que la mujer lo sigue, para sacarle dinero", señala. i1,·,11·nta esta historia, aparre de un carné amarillento sin valor
Un seguimiento también puede ser peligroso, pero no necr~ ,1 I', il .tlgu no, es el propio protagonista, que nos cuenta lo que le da
riamente para él. Una de sus clientas estuvo a punto de asesina1 ,1I 1 p., 111 ,1, y que debería haber sido tratado por Fernando con algo

marido. Vásquez la habia citado para que la mujer comprobara persn 111 i,. dl' distancia y subrayando anre el lector que todo aquello es
nalmente la infidelidad, pero ella llegó demasiado nerviosa y ~iendn ,,¡., l onversación, que tiene su interés porque retrata a un pícaro
apretando fuertemente el bolso. El detective le pidió la cartera, pt1 111 1111 1101, pero que en modo alguno puede ser el retrato del detective
la mujer se negó y comenzaron a forcejear. "Hay que tener la menl 1• 1,1111\'~ional. Una sola fuente y encima sobre uno mismo, debe ser
rápida", dice mientras g_ señala SH 1ª sien con el dedo índice. En efecto, , 11.11.ada por definición, lo que no significa que el tal Vásquez
la mujer tenía un arma en el bolso y estaba dispuesta a todo. Esa v~i , 11 11,11·1.t que mentir en todo lo que dijo. Fernando debería haber
Vásquez dice gue se quedó con la conciencia tranquila. 111 1iclo a las autoridades para comprobar si existía ante la ley el
También hizo un "seguimiento de conducta" a Antonio Cervanle:1 1,d111 1nador privado y tratar de corroborar su hisroria personal con
'Kid Pambelé' - el legendario boxeador colombiano campeón mundi,1I 1, 11 i1·nLes, amigos o allegados. Pero eso no qnita que el periodista

210 TERCERA PARTE VI. EN LAS AULAS DE LA FNPI 211


peruano tenga buen oído para captar la frase, así como c~1 111 ., 1i 111 dr:ítico de sociología que, sin inmutarse, publicaba libros
facilidad para darle car.rete al entrevistado. 1 ,, 11•, cínd itas dimensiones de lv{ichoacán, tan valiosos como

En un importante medio latinoamericano se puhli1 n 11 1111111111,u,a lectura, y hoy es un gran periodista. Los avatares
unos afios un reportaje virtual, excelentemente bien estTfln, 'II 111,111 que Siglo xxr, tras un forcejeo con la propiedad, se trans-
hasta recibió un premio nacional, sobre un inmigramc ,de 11, , 11111,1 t·11 Público, siempre en formato tabloide algo corregido al
que había llegado al país en 1945 o 1946,. y decía haber \J, 1,, 11 1 l\,1jo la dirección del primer colaborador de Zepeda, Diego

héroe humanitario en las postrimerías de la II Guerra M 111 ,il 1 ,, 1w11, d diario ha hecho una gran labor de adecemamiento,
En ninguna parce del texto se decía que el régimen nazi 1111',1 11 ,1I y profesional, del periodismo en México. En 2007, y hasta
ra cometido atrocidades, ni que la justicia persiguiera a 1111 1:1 1 11 111 tll· 2009, le sucedió en la dirección Luis Miguel González,
número de responsables de esos crímenes en el mundo e111('tn 1 H ~.1iln de la Escuela de Periodismo de EL País, y Petersen es
problema era que, prácticamente, la única fuente de la hist111 r.1 1 1 11111 ,1 di rector general.
el individuo en cuestión. Tan responsable de lo que nos din,11 1
acto seguido publiquemos es el periodista como el protagonÍ \lil
Y del trabajo de las muchachas y los muchachos, pas:1111 11 , ,,,,·1,/111
trabajo de los periódicos donde trabajan.
11 ;1111t·1ítulo "Un crédito puente permitiría arrancar los trabajos"
11 d11srración en la página siguiente) es un caso de utilización
UN TALLER EN DIRECTO 11
1111 l'l 'Ll del condicional, porque está implícito que ello sería po-
il ,I, .l'i se concede ese crédito, aunque a mí no me entusiasme por-
Esta segunda entrega del trabajo realizado en clase, en vez dt· 1 1 11 •1111· 1111 deja de introducir alguna duda en la lectura. En el título
erarse en la revisión de los textos presenrados por los alunu1n1 111n11hras ofrece mil mdp para obras de agua en ZMG" asumimos
retoma la idea de exponer y discutir las conveniencias o iriw11 •1111' las tres siglas (Banobras, mdp y ZMG) son comprendidas por
veniencias técnicas de una serie de periódicos elegidos porqur " , I ¡ii'1hlico de Guadalajara, lo que no es mi caso ni el de la práctica
consideran representativos, pero sin la pretensión de que sean 111 1111.il idad de los aquí reunidos. Pero nunca es bueno que el lector
los mejores ni los peores. Esa revisión de textos se hizo en varia~ il1 11 1i¡•,,1 que descifrar en lugar de leer y absorber sin ningún esfuerzo,
las sesiones de Cartagena, y por tanto, todo lo que se relata 1111·1 , 1111.1 vez al año no hace daño, pero estar todo el día, todos los días,
lugar realmente en los cursos. 1, \'<"mio siglas no es para lo que están los periódicos. Stricto sensu,
El diario Público de Guadalajara es joven pero ya veterano. N,1 ~· il11 deberíamos aceptar aquellas siglas internacionales, naciona-
ció al comienzo de los años noventa, con el nombre de Siglo 111, lc-.i, y locales que se leyeran como si fueran sustantivos o nombres
fundado por Jorge Zepeda, su primer d irector, formado en / / ¡,111pios: ONU, FMI , Banobras, etc. No pueden usarse como recurso
País de Madrid y uno de los grandes renovadores de la pre, 1~,1 11 n·111edio de titulares para que éstos no resulten kilométricos, ad-
mexicana. Su caso es tan aleccionador como alentador. Jorge t·r, 1 111111:mdo cualquier clase de siglas. Lo que no se entiende no vale.
21 2 TERCERA PARTE
VI. EN LAS AULAS DE LA FNPI 21 3
1

!
1

(Público, 25 de marzo, 2006) 1 l11111igranres ilegales para cruzar la frontera con Estados Uni-
- ONCE TESTIGOS SEÑALAN AlA m - 1, k1brían podido servir de percha, pero el titular sería en-
SUEGRA DEL PUBLICISTA DE FOX ''" l'~ 11ccesaria mente distinto: denuncias, muertes, extorsiones,
4111<' se sepa de esos casos para armar la información desde una
, 1pl·r1 iva noticiosa, permitiría a! autor remontarse de la anécdo-
' 1 l., t .1ccgoría, de forma que los sucesos de última hora sirvieran
1 ¡11°,1 ificación para una investigación más amplia del problema.
, 11111inuación, el !eadde la citada noticia:
__ IJIOYll · NÚM{IW 2371 • wwwfl'Jl!h
_,,:-...;- ,._(,

Un crédito puente permitiría arrancar los trabai~i- r.'::i-- 1'.11 .1 erradicar el coyotaje harán falta cambios

Banobras ofrece mil nídp'


,, l.,, lt:yes y modernizar la impartici6n de la justicia laboral
li.111:1 hacerla más eficiente. La autoridad debe encender
qt1l" l:1 presencia de los coyotes se acaba "c uando acaba la
l,,1,ocracia" y se difunden los derechos de los trabajadores,
para obras de agua en la ZMG Coyotaje. un , n111cidiernn el Centro Empresarial de Jalisco (CEJ) y
::~,.,..,. ll >-.w<: ,_ nw..-
mal difir.il da , 1pl·cialistas consultados por este diario.

Otro titular, en la página 3 de esa misma edición, tar 11 1,t11 1 :.,hcn retoques, como que sobra "la impartición" -soltar las-
nos sitúa en una zona problemática: "Coyotaje, un mal di íí1 il ,1 110 ya que si prescindimos del término veremos que el texto se
erradicar". En lo puramente gramatical estaría mejor si dijera: º'11 , .1l ta mente igual; preferiremos "para hacerla más eficiente"

Coyotaje", puesto que no hay razón para que el primer rérm i1111111 11 l11g.1r de "hasta hacerla", porque es más sencillo y lógico; o di-
lleve artículo y el segundo "un mal", sí lo lleve. Habría de s<:r, ¡i111 l1111d11 "d conocimiento [o el cumplimienco] de los derechos de los
tanto: ''El Coyotaje, un mal difícil de erradicar" o "Coyotajc, 111 1 1 111,1¡,ulo res" con preferencia a los derechos mismos, que no cabe

difícil de erradicar". Pero lo más preocupante es que aunque l , 111111,dir como tales. Pero la objeción de fondo es oua. No pode-
presentado como crónica o reportaje noticioso, el tirular es .111 11 1111• t·~t :u leyendo tanto rato, nada menos que una extensión de 48
bien un enunciado moral o político de intemporalidad glacin l. 1 1 d,il 11.L~, hasta que descubramos que eso lo dicen unos expertos
titular sería mucho más propio de un artículo de opinión o :111 .llt 1I I FJ. Todo el tiempo que pasamos leyendo tenemos derecho
sis. Le falta lo que en Madrid Uamamos "percha", o jusrificarn 1• d , 111•1·1 que es el propio diario o el autor de la información quien
publicación para ese día en panicular; algo que, por ejemplo, li.11 111 ~m i icne, con lo que un texto que es de intención informativa
ocurrido recienremente y sea de interés inmediato, que nos pt·r 111 ¡ 1, 111 l ,. a su comienzo editorial, análisis o hasta artículo de opi-
ta una actualización. Si en los últimos días se hubieran prod11 1 1i1 11 111,111 No se puede hacer esperar tanto al lector para informarle de
casos más o menos especraculares de coyoraje - guía clandc,1111 ¡1111•11 dice qué. El procedimienro ha de ser el inverso. Si entre los

214 TERCERA PARTE


VI. EN LAS AULAS DE LA FNP I 215
especialistas o los representantes del CEJ hay alguno conm 11111
beremos arrancar con sus nombres y su filiación profesio11,d I'
poner en su boca lo que sea del coyotaje; porque la imp1111 1111
11N 1'1 l(IOJ)ft;; MO 1Nl>EPENIHEN1.f, HONkADO Y lllGNO
de los interlocutores es lo que habrá de justificar el illll'tn d, 1 1:lshffi'é/H ,¡ 6lifüfliiAfii- d't.ffi3iiii+l' 1@ffil-ii bii·l-lii+il
información. Y si queremos valorar el trabajo del diario 1.11111,1
podremos arrancar con "Este diario" o "Fulanito de tal, , 1111 1
tado por este diario ... "; o, incluso, la misma idea con la q111
comienza la información (que en mi terminología es u11:1 1 11111 11
t<hl

ca) pero reducida en su extensión y reforzada en su impado. \ 11


Por las manos de este hom- .._,J . (
bre clave del FRG pasaron ~
"Sólo una renovación legal y una Justicia eficiente pueden .11 11 084 mil millones Págs, 2-3 ~ .x.~ ;
con el coyotaje, opinaron ... " donde tardamos 13 palabras, ,·11 1111
de 48, para llegar al meollo del asunto.

~bminlslrose-e-ncargab.1dedespachart!ldinero EJ hombre del djnero

Por qué publicamos lo que publicamos

El diario Prensa Libre es el periódico polfrico y cultural 1k ,, Ir


rencia en Guatemala, pese a su formato tabloide, que ya 1111
sinónimo de periódico popular en ninguna parte. Y en su t•du 11
dominicaJ del 21 de marzo de 2004 yo diría que le ocurn· ,dv.
parecido a lo que acabamos de ver. Por los titulares de la pri11111
w,y.....
e interiores "Weymann, señor del dinero" y "Weymann, el 111.il -·--o•..,-•..,.,
---..........-.
Uf9"1111 W < ~ ....- -...

IW~-i,cain,«:.
.........
barísta", no está claro por qué ese día de entre todos es el qw
ha elegido para comunicarnos lo que vemos. No estamos ant,• 1111 ==~~
~.i:
ttl-.,,.._ _ ,,,_ _

apuesta informativa del día, sino anee un enunciado más p1o¡ih


de un perfil que de un hecho noticioso. Suena como si el peri,idh,
..ÉJ fue un.,
pi~, imp0t1;1nk.
nos invitara a hacer un viaje al interior de este señor Wey111,11111 qu~ rohthoralli;) cl,m el FRG
('n el maneio a110roi!o que se
hadu.del dinti-Q ¡nlblico~.
con gran despliegue gráfico, merced a una excelente infog1,d11 N I M t l l ~.... ,;.;,,. :~""Ú""•'l

,,..,. ......
En la ilustración se aprecia todo lo que se discutió en clase p111 l 1 J;~~·t.~..~~~:':...'t:
>lm oi•~lnn,J,Uul1;-!1..;1-
U..... .!f •n.,atl~, r.•l>(-·•
numerosas anotaciones a 1nano. · ··-·~
.....,[,U,:l,:,,\/aU.:..J"'""'~
i\/tf~'~"-~-.tjl,>
::1~fW'-'~""~"lil,-.~
n1.. ,.,,...Jo..t1<lin-
,....., ..._,.,tn...,,,.,_r.,..,
.._.-r1;.,.h.,,,,-cru 1.ara
,.,.,..'!';,-<ll•la<1c....,.,11e>cui•
la>t'1. J.J~.n:rl ¡fü;r,<i ~......
p>&, u,·!1-.:a:indo

216 TERCERA PARTE VI. EN LAS AULAS DE LA FNPI 217


El lead, en esa misma línea es bueno, pero quizá ddil,,, 111 1 ¡, 1111adas anteriores, lo que llamamos contextualización, pero
mente intemporal: p1, v.ilcn lo que valga lo nuevo que se publica. La pieza no es, sin
füh,11i.;o, totalmente inútil por ello y, quizás, se justifica porque
Eduardo Weymann tenía I' 11, 1 e en una edición dominical, donde caben muy bien los es-
en sus manos el grifo que /111 ,/,· la cuestión.
derramaba el dinero pú- 1\c Iua lidad, en el sentido más efímero pero también utilita-
blico. Era el encargado de 1,, ,·.~ lo que le sobra al hermano menor de Prensa Libre, como
administrar la cartera del N11ntm Diario, del que hemos hablado ya. Éste sí es un su-
Tesoro, y una de las pie- tt ,il iloide, que viene a configurar un nuevo tipo de periódico
zas clave que utilizó el , 111 .rme éxito en toda América Latina. Son numerosos ya los
gobierno del Frente Re- 1 111111 ·1os d iarios que han dado a luz un pariente popular enfoca-
publicano Guatemalteco l,1 1 11 11 público mucho más modesto, en el que los textos están
(FRG) para saquear fon- ,1, d 1tlo.\ casi con lupa de lo cortos que son, en los que la política
dos públicos con la com- tlt lilicradamente omitida, y que establecen un pacto tácito de
plicidad de la Conrraloría 1 1111,1 m el que es esencial que el ciudadano medio y menos que
General de Cuentas de la 1111, 110 se reconozca en sus páginas por intereses, aspiraciones y

Nación (cGcN) . 1,, ,1.1 Hs icamente por la técnica de entrevistar al pueblo anónimo.
1 1t1 s¡· hace por medio de escuetas viñetas que consisten en una
¿Qué es lo que se ha sabido ahora que justifique la p11I dh 1 ,1,, l ,trné y una breve declaración y ocupación idencificatoria; se
ción?, ¿rodo eso cuándo pasó? Estamos, en realidad, ante lo q111 1 i 11.1, dice su director, Rodolfo Móbil, de darle la voz al ciudadano
franceses llaman un estado de la cuestión, que es por supuc~to l'I 11 1, ,, 011ocido. Es la fórmula que ha llevado a Nuestro Diario, del
tea ble en un periódico, y en este caso se ha hecho con profi1111 l1c 1 1111 vrn10s, pasando la hoja, una primera página que podemos
y buena letra, pero habría estado más justificado si se hubil'r,1 ,q,1 1111•,11 krar clásica, a los 300 .000 ejemplares de tiraje.
yado en una percha más evidente o, incluso, si la hubiera c1r,1d1
Prensa Libre me parece que ha hecho la edición de ese tl1111111
go en continuidad, como si todos los días formaran un pL'I 111d h
continuo que nunca se acaba, y de cuando en cuando c:11111 lt 1
hacer recordatorios o puestas al día; pero los periódicos 11,, 1,
ve el lector en esa continuidad, sino en un soliloquio coi id1 ,111
en el que todo nace y muere en 24 horas; cada día el diario ,
mismo y otro diferente; cada día se ha de justificar con su 1.11 1111
de historias renovadas, que recuerdan lo que tengan que rt·, 111.! 1

218 TERCERA PARTE VI. EN LAS AULAS DE LA FNPI 219


11.111 1:imaño desmesura las razonables expectativas del lector.
111 ,i l.1~ letras son grandes la apuesta quiere decir que tiene que
1 11111 111ayor, de investigación, de medios puestos a contribución
11 1 1, >meguir el material periodístico que justifique ese desplie-

11, 'wnsacionalismo viene de sensacional, no necesariamente de

1w·1,1ción, como suele ocurrir, y si el diario está grirándole algo


l 1, .ira al lector, hay que justificar por qué se ha gritado. Si no,
, , 111 ontraremos con que la montaña ha parido un ratón. En su
11, i@ del 24 de marzo de 2004 leemos en primera:

Desintegración de los titulares

Correo-no El Correo- de Lima, también tabloide acordl·, 1,,, 1

-~i i-~f~
Gana 4·1 y está con un ple en la segunda ronda
idea anglosajona del periódico popular, es uno de los diari11•, 'I''
pugnan por hacer la competencia al "gigante" peruano H/ <'m11, Cristal CJOlea a Rosario
cio, y sufre de un mal muy común a la prensa latinoameril ,11111 1
insuficiencia de medios y, con ello, creer que por cultivar d ~1 11 PlAHESP0STPAGD
1'11111111Jl8WI MISQOl lOIDUIAS l=35OO
¡j ! 1 ~.
. UMINUTOS -lliílillllAra ,~"'-
~

cionalismo la información va a ser más fácil de hacer. U11 111111

220 TERCERA PARTE VI. EN LAS AULAS DE LA FNPI 221


Anredculo: '"'4". i ... "T'~
l>OLITICA I M" . " ' 11 " " '" " "' , . ti ( ¡_, ,JLV-
Nuevo escándalo presidencial • Lutri?dil Orazco pre.sentó el ¡ ...,
ndan por alimentos
rwadc 16 de. mano una "de- ~~

Título: ~;!~~a~~~:':r~~=
.1ntel.J.CorteSuperfordeJustl· Más datos 6"' \,~
b1J;?- ~
cia de Plura. argumentando ¡- 1
PI
Lo enjuician
idente Toledo
que el Mandatario ha lricum- 71 D@!pujs ds 14 años, Al&-
pUdo sus oblig.1clooies con su jandro loledo reconoció .:i Za- J..t. ~
hlj.1Zara/Totedo. ril el l ~ N de.! .Jtl~
por alimentos [n l.l denuncia, U.cr«la le soll- 2car.-rñiln n:elisale a l;i '-"

:t~~ ~u~~era et~:~\~


dta a 1a o,.;1 91wad,1 Vilm11 Te- N'iciUi el Man:::latario anun·
moche. titula, del SegundoJuz• :
"111,·, l.1¡na al Mandatario el 60 por ciento ~~o~~~~za~~~~e
Y subtítulos o sumarios: , y 11L'11dicios como funcionario del Estado de~tlmH men~ualmente ti$U hl·
i:omµromeL6 a vetat por el
luliJrn de- w hifa
Ja Z.:Val "el 60 po, ciento de sus
Lucrecia Orozco exige ingresos".'Cabe precisar que el
JefedeEmldoreclbeumiremu-
tóqutlaintfflclóndetafamili.l
0102.co ~es rortrullur ante un
ner.,c.io11 meosual de 12 mil dó· Juez la pensión mensual y pon-
US$7,200 mensuales lare1,por lo que lafomllklOrot.· tual de acuerdo a la ley'que le
CD demanda el pago de 7 mU debe deslinar el presidente Te> •
para estudios de Zaraí. 200 dólares mensuales; ledo a, su menor hija, ,a..
~ c....l
~mismo, se eiüge que Toledo Luis Oro?Co. tk, de Zaral m&nl-

=~~=~uct!6:~~ ~~~:~od~e~s:~~n~
en
pe1dbe w alld'ad d(! i\lto datarlo. pero en el •Amblto JU·
Dice que Mandatario sólo entrega fundonario publk~esdcdr, co- dlcí;,r,ya, que <omen10- llana
mo praslden1e de la República. Ll fecha AlejandroToif'dovenra
De acuerdo (Ofl el rg,ortaj(. de de,posll<Jndo "dos mu sok!s en
dos mil soles en forma esporádica. MÍilrica No/Idas, tln!O Luue- fOfT'/\a esporádica desde Junio
éii""como 2ar.il han tYltado del al\o pasada':
pronunci.JrSt sobrC!..~ tcm.,,,sln 'SI la Jueza dke q ue ffl ~ 111
emba11)0, han pie<isado que can1idad Justa (de>j mil $Olcsl,
w demanda no 1iene nlngUO bueno. Peto 1..aral tiene que In·
propósito polltko. gresar a la unlYcnidad y una
Slfl l"fflb¡ugo, José f\tv.irado. pensión l'IO baj.a de dm mll so-
abog,,cto ~ Ly~11o\ rt,,~fes- le, mensuales;afllmó. 11
Donde todos los títulos son incompletos o están u11p11 1 M, ""?- ,.,,.,_;:: f'""T .....
unos en otros. Nuestro marciano no se enteraría de n:id,1, 11111
los términos presídentey Toledo no aparecen por ningu1rn p.111 11. 111,1ndan por alimentos
foro de Alejandro Toledo se supone que es parte del titul:11 ¡11,1 t ptl·~idente Toledo
éste se halla directamente instalado hasta morder en l., , 11il
(lo que como diseño es muy correcto); y el segundo s11111 11 h 1 11 que es mucho más exacto, porque la información no dice
una continuación del primero, puesto que carece de rnj,•111 ¡ 11 v.,ya a enjuicíar a nadie.
se supone que es Lucrecia, la que pide dólares - ¿no hay 1111111
propia en Perú?- y recibe soles. Los títulos han de St'r i11d1 ¡ 11, ll'Cla Orozco presentó el
dientes entre sí, entenderse por separado, porque ésa e:~ l.1 1, 11 ¡w,.,do 16 de marzo una "de-
más cómoda de leer un periódico, sin tener que deducir 11.11111 1 111,11111:i por alimentos" contra
periódicos no son para ser descifrados. En la página 4, do11d1 1¡ , 1 ¡11csiclente Alejandro Toledo
la historia: 1111,· l.1 Corte Superior de]usti-
' l.1 di: Piura, argumentando
,pll' el 1\.'landatarío ha incum-
pl1d11 ,us obligaciones con su
h1j.1 /.a raí Toledo.

VI. EN LAS AULAS DE LA FNPI 223


222 TERCERA PARTE
Y la información es singular porque, tratándose de la qul' 1d l )11 escritor que pinta
el periódico, no está firmada, no tiene fuentes, nada ocurre e11 1
lugar suficientemente identificado, los actores mencionados, u11 t Y , 0 1110 antetítulo:
de la niña y el abogado de la madre, no se sabe a quién habla11, 1 A11 u ro Alape revela su faceta como artista plástico con una m uesrra
dónde, ni cómo; lo único concreto es la demanda y la cita dl· 111 ,le , 11 obra en el Teatro Salamandra
diario. Y sin información propia aún e.s más inverosímil hacct u
periódico popular. Este tipo de diario ha de estar en el lugar dr 1 1>onde me parece que se ha cedido a la tentación de hacer un
hechos. No tiene otra salida. 111111.11 bonito, que suena bien, pero que es informativamente li-
Quiero insistir sobre las relaciones entre titulares y lo illl t 11 111,11h 1. El nombre del afamado escritor y periodista colombiano,
rrecto que es distribuir como nos dé la gana los significados ll 1/,,¡,t', estaría mejor en el primer titular, como en "Alape, pintor".
pectivos de gran título, sumarios, etc., tomando como ejemplo 1 1l11 l'\cricor que pinta" es un titular de artículo de opinión, no de
primera página de la sección Vivir del gran diario caleño l:.t l',1 11d,,1111ación, y menos aún de una entrevista, donde el nombre del
(24 de marzo, 2004). Leemos en el primer título: 11t 1<·v is rado o, en otro caso, lo esencial de lo que ha declarado, ha
1, ,lp,ll'l.: cer en ese primer bloque de información que es el título.

.•
TC!lovisJón/ El l)M(e A(berto, Qu,en ba,e •i!;i:«z31;¡¡¡¡¡;j YlaJef & PJ.aur/ Ados hora$ d~
, , l t¡·xto, que es magnífico, no aparece, sin embargo, firmado. Lo
records de c'ludierida en Telemundo. #<"...ita .¡ c.oin.ageni ~á la p,ll'adr$laca Isla Palma

V
a Colombia para lnic.1ítf una t.lmPilfla. C3. !~ Tranqt11lldad total C4.
p11 quiero decir con todo esto es que los títulos no se descompo-
11 , 11, 110 se reparte el mismo significado en varios rramos, sino que

IVI r.
Gente/ Tril c;.omo
Soy es el nuevo
1ilo1 11110 es una entidad independiente que se ha de entender por
álbum del Sal?.ro
~comed12W1tc EL P,us 1 11 11 1,111 a.
J)ú6rt01t•~ ,utacoua.
Juan~aouel
Le0nln. C2 ,::~:¡:::;::: Ni ELPaís de Madrid cumple siempre con estos princtptos,
11111 •,lo t¡ue su formato natural de entrevista consiste en un ame-
11111111 rn el que se identifica al entrevistado y un primer titular,
Un escritor que pinta tll:r.,11",l,1 IO
tlt,<l,ltlruu .,. _.
'HM1o11~ ~-
Mll'fl,¡,,.O. Mn.
¡11 ,1, t 1( ,l mente siempre entrecomillado, donde se destaca la deda-
1111111 crucíal del asunto. Pero repito que cuando esa frase nos
t.kJ.;,>rntd1.,.r..11..,t~_,.,11,.. l:oll 11111 ll1b11Jot tratad• racuperar la mtl"IIOl'b ,-dld. cL,C C.I h ~ que i'J ¡;.1:mudi} y que ~rtuM••~~ I
1n1>m p!(t a 1•1tl ,M ulr-ta d('Satp3fi:t-ell'i anti.' In lnOmmda del mucatráfic:o IXll :1¡t1t.od{lr pub'tlro S!Jbro..-ivc un gran ospín1u tr.~~J,,t,,
At~~'.!';'~1~mt1u, d<' lkl cnlko} l.l disciplina pam dowrol!ar 1odas !fil$ f':itp((':.l;iotu,s nrlí.-:1.1ct1.'> (! ln1.t'Jur.1u111$,. llt111- .lt'l r11r
, ,op11 111111 1d11ce en el tema de forma inequívoca, resulta aceptable -en
4k,i-..rN1tr,liclsil1JJ(l,pi'IW- ~ ~--. tntrwl• JI!,~
:~~~:m~;::r~:~~J:
14'•,..,
,,..
i>l mi.•11)11 q-tltt p¡nl,o.)
11 11,11 ·111 revis ta que le hice al rey Hussein de Jordania, en 1983, éste
l!'olliHlll•ti• rnlrtdu-lWI'"~ · ];a_l,ll>h'11... ~ ... ,.
n, .iu doltllr!I. t,::p lW¡IW.a
~M 11Hr4Ji >1:/lb ttm.aWS
íi.lt;r11o<d.UOCl6.l i
~)11,-,¡,1/• lo
1, , l. t .dgo así como "Quedaban semanas, no meses, para evitar la
~ , a plkr.ur\l'D. ~t.Jli'tlf'ltiflilw:

1 111 1, ,1 " - , pero expulsar el nombre del personaje de la línea prin-


l4;1~,-41!'-lr!l&S'11~pa,:ril;dlli ~dJ~,IJlnN-"
1,All'.,~nil<-Cali; r.tft'<to,41..J
t;,:,r,:,r, ..... d1ln(il,l,ru1qia, flalhaJ,-h11~
J"(ITp'llrDtr•1~·l tJUL1dllUll b:kmo• \:,o,
1"hl, e,~ mo-ru ,,1 rl'l'll-
~11rn1lh dT Al l i.tll -'hiP" n,1>
'" lp,d de titulación siempre es peligroso, y, evidentemente, exis-
~.-rAllti.ilmrfmqi¡eeif'l!Dll- Ul"Om1 4N
cld,f>,l,,IJ..,u""lll4lol~l";a..
li<a•f!loll"•mt~u~J\.i.rt"
Ci#,n r ""~mm,ó ~11 ua.-
IIA~'4i"l JII" ,111 " 1111 ,1 fó rmula que resuelve todos esos problemas: titular con el
~NAIH~ I
1V)..,p,.iN~atalt.idcMd• b l UA:p-1t ,~14
111 1111111 c del interesado, seguido de dos puntos y una declaración
t
wt.u'J"-t11!-~r 1"-1.!I Jn>(,~I ,n,_r\,,
>bf".oi,itw1llrol,lp111tlliW OO,,-/l,1•MII,
-'ll"f.tt\..,,~~,Jam~lu· ,mair.-,u¡u..b
1. M1..,-..,1il(CDt",Ml¼11:1un~ .___.....___..L.11 Lvb.r-i:.ok\lio •
11111·,·omillada.

224 TERCERA PARTE Vl. EN LAS AULAS DE LA FNPI 225


Ensalada de tiempos verbales 11·~. laborales y gremiales. La
p111v1nc1a de Los Ríos quedó
Los verbos nos van a dar siempre mucha guerra cuando d ¡11 11 pi.í, 1icamente aislada, ayer, por
dista no tiene una idea clara de lo que está contando ni d1· 11111 1111.1 medida de hecho declarada
quiere contarlo. Veremos lo que quiero decir con este e.x11,11111 ¡,,ir las 'fuerzas vivas'. Mientras
la primera página del diario Hoy de Quito (24 de marzo, .'t 111 t 1 1.11110, los rrabajadores de la Sa-
.; • 2 :.ccc10nes. 20 p.¡¡g!n:is • • S 0,35
l11d. al igual que los empleados
dr la Dirección Nacional de Re-
~ Protesta: Quevedo exige aslgllaclones. con
las vías de la provincia bloqueadas h.1hilitación Social, reclaman el
¡,.1go de sus sueldos y salarios y
Cinco paros 11wjnres condiciones de trabajo.

apremian l ll'
tlml'S
igual manera, los
del Regisrro Civil suspen-
rrabaja-

al Gobierno:
~
,,.e¡ , c , / y ',~
Guías de cárceles
1,V .J,. .u.. )'-<-<
pr.icticamenu, a1sl'1da, ayer, por
ilil'ron ayer la atención al públi-
' 11 para exigir la devolución de
wmas recaudas [sic] por autogestión.
, ' declarada
traba_iadores de la , i•nlt>l,
Salud y de!Registro _ de fa s,¡.
Civil. y los maestros :dia"li=~~~,;',,7~ l .o que aquí hay que subrayar es la inconstancia verbal. Los
exigen sueldos. Los ·
Ríos demanda obras I' 1111.~ "afectan" -presente- pero la provincia "quedó" -pa-
prácticamente aislada; y los trabajadores "suspendieron"
ffi ola de paros afecta al
is, en reclamo de rei-
md.icaclones j)l'OVlncfa-
1110

p;1sado- la atención al público. Cuando debería ser que la ola


les, laborn.les y grcmia.lc-s. La
provincia de Los Ríos quedó
,1, p.1 ros "afectó ayer al país". Y es cierto que la provincia "quedó"
11111.ida, mientras los rrabajadores "reclamaban", no "reclaman",
Título:
11 ., ,, 11ddos. El tiempo natural de la narración es en mdo el mundo
Cinco paros ,., , 1drntal lo que en mi colegio se llamaba el pretérito indefinido,
apremian 111110 L:n "quedó", "reclamó", "exigió''. Y hemos de ir con cuidado
al Gobierno 11 11,1 cambiar de tiempo narrativo porque sí.
en cuyo cexto leemos: ( :uando narramos la historia en ese tiempo y repentinamente
l11·11H1s de hacer mención de algo ocurrido anteriormente, de ma-
Una ola de paros afecta al 1111.1 ,1utomática habríamos de pasar al tiempo anterior; es decir,
país, en reclamo de rei- , 1¡i1c1érito pluscuamperfecto, que está francamenre ausente de las
vindicaciones provincia- p,11;inas de los diaríos latinoamericanos. Ejemplo: "Fulanim vino y

226 TERCERA PARTE


VI. EN LAS AULAS DE LA FNPI 227
me contó lo que le había coscado llegar", en vez de "Fulan ito 11111 111 i¡uv no comprendo, pero eso es culpa mía, y cuyo texro dice lo
y me contó lo que le costó llegar". No ignoro que esta es u11,1 ,1, lf,' 1iL·nte:
mis numerosas batallas perdidas.
(:¡neo mil 551 pasaportes nuevos serán anulados el próxi-
1no 20 de diciembre si no son retirados antes por sus ticula-
El chip colonial en acción 1c·.~ en la oficina regional de la Onidex.
El plazo máximo para reclamar los documentos era hoy,
Uno de los problemas más generalizados es el enrevesamit:nln d, l'l'l'O se acordó establecer una prórroga de cinco días más,
los textos; la imposibilidad casi sacrosanta de no contar di In 1, t·nun horario comprendido entre 7.00 de la mañana y 3.00
mente las cosas, de no observar ese principio universal de q111 1 ,k la carde, explicó a La Verdad, Grace Urdaneta, directora
línea recta es la distancia más corta entre dos puntos, que el I el 1, rq!,io nal del organismo. Estos documentos emitidos bajo la
nero castellano ha cristalizado en la expresión: "Lo bueno, si 1)1, 1, ( :omunidad Andina tendrán una vigencia de cinco años, des-
dos veces bueno". Es verdad que la lengua española se presea .1 t ll1 pués de los cuales deberá tramitarse la versión digital disponi-
porque tiene una verbosidad na rural que la hace incomparabk·, , ,11 hlL" a partir del primer trimestre del año próximo.
la precisión del inglés, idioma que, indiscutiblemente, acarr<.:a 1111
significado para igual número de sílabas y palabras que el esp,111111
y digo para algunas cosas porque la precisión la tiene cada uno t•11 1
que la tiene, y en materia de verbos el español gana sin manos. 1 1
posibilidades expresivas que tienen rodas las lenguas latinas c, 111 11
A VERDAD
panoplia de verbos son infinitamente mayores que las del s11, 11111
críptico anglosajón de pasado, presente y futuro, con un scg11111li,
pasado y un condicional para completar.
Por eso, quiero tomar un texto no especialmente alambil .uh1
, , 11,., anulará más de aneo m,I !beta, de 1dentifiCilCión si no las rebran antes clel 20
l'olíáa judicialin,ettiga.
l
que queda relativamente cerca de la corrección, pero que dr 1111
nera totalmente innecesaria engorda las frases . En lo corrie111t· t ,.¡
ortes nuevos tst:ml. por tres nú1lardoo
de holw.ucsen d CNE
IAlddl~isrmdp',IIUVl"-IU\>l'Slil.,._
1.ibP'Jllfl:"llrolp\&mls,kboliwrC:i:ttt..M-
mlnaiJd(,,.~¡Wl•ll"flllll,tlhabecllob.Jr:,.
1

el peor vicio, aunque no sea tan llamativo. El texto procede d(' /


Verdad, del 15 de diciembre de 2006, diario de Maracaibo, l',\ l ,11 li1
Zulia, pulmón petrolífero de Venezuela.
-
:.i:=~~~~~~
~ l l-
Tsaías ~ t 7- oo tiene
una conclusión ool:,re
dcisoÁnderson
í.llfalll¡;l'l"'""'.,~~d;¡rtt1
Mndl.Modiri:1,\~dri~
rullhldA,o.llOl:lnDDÁl'ldcr,c•n -

~ . . L -- --
Pasaportes nuevos Opep recotWá
.
en pico 'e zamuro 500 mil barriles a partir
,L. ¡;.¡,......., ,L. ?nrr7
~

VI. EN LAS AULAS DE LA FNPI 229


228 TERCERA PARTE
Son 105 palabras. Pero el texto, que comento al mismo 1111111 11110111ía, empezando por las de los diarios españoles, son un
que lo reescribo, podría ser el siguiente: 1• 111¡,lo temible de todo esto. Y es el lector el que pierde cuando el
, 1I• ,di sta, retrepado en la satisfacción de sentirse superior, escribe
Cinco mil 551 pasaportes nuevos se anularán el próximo 20 ol, 1111 para un grupo de presuntos elegidos. La Verdad de Maracai-
diciembre, si sus titulares no los retiran [¿qué falta hacía pn111 t " li .1iniciado, sin embargo, a mediados de 2007, una nueva erapa
"antes"?] en la oficina de la Onydexen Ma.racaibo. Hoyexpirn lmel , 11111 •\ion al estrenando rorativa, con diseño renovado y una fuerte
plazo para reclamarlos, pero se concedió una prórroga de cinco d fU 1111 111•\io nalización de la redacción con la ;sistencia a los cursos de

entre 7.00 de la mañana y 3.00 dela tarde [celebro, sin embargo, que 1, 1 rn• 1 de Cartagena. En la ilustración, una muestra de la nueva
no hayan usado el barbarismo a.m. y p.m., como es tan frect11.1 11ll 11111111·1·:1 página de La Verdad (25 de julio, 2007).
España incluida] dijo a La Verdad, Grace Urdaneta, din:ctt,1,1
regional de O nydex. Los documentos emitidos por la Comun iduJ
Andina [¿porqué poner "bajo" la Comunidad Andina?, cuando iul
L VERDAD
es más sencillo y claro] durarán cinco años, después de los cu,il1 \ 5,
n~1-1i.q,o~-•""'6·1\""''d..i"'~"'·"·1»t110".lll'-"'"""""dll~
[o eras los cuales] <leberá obtenerse la versión digiral a parcir d, 1 O uhudh:c
qut'-{Ucu c

primer rrirnestre del año próximo. [Pero no se entiende este li11,il De frente contra bi111cndóa
dé ldcowgizar

porque a partir del primer trimestre no indica si quiere decir .d


rérmino de éste, o desde el primer día del año, lo que tampm 11
aclara la información en páginas interiores].
la Iglesia
ff_...., ___ -r-.. -· ..... " .... ~u.-, ...... _.,.._,., .......... r.xh-r rA~lr.

~-,¡ ·---.. ~:::::._& ~J~~~:t~: =:~~~~ "Al irn'l.':nl.-u-


gESÉE ~.....-,11- ...... ~--~·-"'"""' """"'· .... 11~1e111u- 1r-tt
~wru.1tlo•-,"
Me han bastado 87 palabras, pero esto no es lo esencial, p111,¡11
la diferencia no es tan grande. Lo notable es el uso-abuso de l.1 1,
pasiva, que es mucho menos española que la activa, aparte dl'
más extendida, y el lengnaje administrativista, engolado, de fe11111
que los plazos sean siempre "máximos", que no se acuerdl' 1111
prórroga, sino que se acuerde establecerla "en un horario ( 11111 Vok-ii11tlVt'-lr.1
ll Pucr1t1 RJcn
prendido", como si en vez de periodistas fuéramos empleadm ,1
banco.
__
n---
m Brasll
,._., ._,

1 ::-.-:.;~:-=::;
Y yo sostengo que esto se debe al bendito chip colonial. 1 { ,.---~-:.
Ulliil ·
"colonialismo" del texto revela una incapacidad del period1~1
para imponer un lenguaje propio, ante el que se impone el dl' 11
interlocutor. En el texto de La Verdad es la terminología ofil l,11
la de la señora Urdaneta, la que marca la paura. Las seccione~ ,1

230 TERCERA PARTE VI . EN LAS AULAS DE LA FNPI 231


Permíraseme cirar un caso tan extremo como dc111m11 111 11 11'111:ls, el que tiene babeándole en la nuca es un poder muy
que recojo de un diario puntero en su país. Se trataba <lt' 1p 1, 1 1 11,, , 111, reconocible en las calles y servicios de la ciudad, ejercido
legislador, que estaba encarcelado, se le iba a poner en lilw11.1d 1 ,,1 p,1ril•ntes, amigos o asociados. Es un poder al que es difícil
orden de un juez, pero mientras se haJlaba ya casi en la fllll 11 1 ,,1,·111·1 k la mirada, y del que los propietarios de los periódicos no
salida de la institución, llegó otra orden remachando su 111. 1111 , 1 111111111 más que aquiescencias o complicidades. Reconozcámoslo:
miento en prisión. En ese momento, se dep.uce pero no st· b , ,p 1 ,·, difícil hacer buen periodismo o, incluso, periodismo a secas.
el legislador, exasperado, dio en forcejear con el funciona1 111 ,pt Y 11110 de los efectos de esa proximidad concupiscente es lo que
le comunicaba que ya no podía salir. Y eso el periodista lo d1,,11 JI 111111 l//lenismo. "Demos buenas noticias, que Nuestro Señor nos
be en primera página como: "el legislador escenificó un dt·, 111,1 1 1,. 1p,1.1decerá; no agitemos las aguas, ni balanceemos la barca que,
público con el funcionario ". Ese lenguaje de la colonia es co11111111 d 1111.11, nos ahogamos codos; y rratemos siempre de ver el lado
chip de la complicación, una marca que muchos periodista~ 11. 1 11
11m111 vo de las cosas". Eu el verano de 2004 un diario colombiano
desde la cuna. De ese antojo se cura uno con buenos colcgim, 11 11\l llVO duraute más de una semana uua curiosa doble carrera ha-
duda privados, viajando y leyendo literatura y mucha prt11~. 1 , 11 1111 final bastaute anunciado. Una era la lucha de un importante
tranjera, sobre todo auglosajona.
h11~p11al de la ciudad por salvarse, acosado por problemas econ6-
11111 0 ~, y la otra, la preparación de un conocido deportista para la

¡q 11,·ha olímpica cumbre de su especialidad en los Juegos Olímpi-


f/buenismo
111·, dt Atenas. El periódico buscaba y rebuscaba razones, día tras

il1,1 , para creer en la salvación de la institución asistencialisca, al


Las diferencias son notables entre los periódicos de la capital y 111 1111 ,1110 tiempo que informaba de lo bien que se estaba preparando
1

de las provincias. La prensa limeña está casi siempre por enci11 1.¡ d, l 1 .1111peón, ya próximo a la tercera edad, hasta que, a falca sólo
la de sus provincias, y otro tanto cabe decir al menos de Buc1i11 d, 11 11 par de días para la prueba, el deporrista anunciaba que no
Aires, Santiago, Caracas, San José que es la "capital" perio<lh11 1 1 , M,1ha en condiciones de presentarse y el hospital exhalaba el úl-
de Centroamérica. Entre las excepciones se encuentra Ecu. 1d 01 111110 suspiro. El diario, que no había preparado al lector para esa
donde hay dos grandes ciudades, Quito y Guayaquil, y dos <li. 11 111 , dnhlc mala noticia, tenía que dar las dos el mismo día yel mensaje
principaJes, El Comercio y El Universo, respectivamente; y li,I\J 1 1111 masaje previo. La publicación no había mentido en ningún
cierto punto, también, M éxico, donde el vigor de las provi1a 1. 1 11111111énto, porque las declaraciones en favor de la salvación del
es considerable, como hemos visto con el caso de Público en ( ;u, 1 !1mpital y del propio as venido a menos eran bien reales; lo que
dalajara; en Colombia, finalmente, Valle del Cauca con C1li 1 li.1hía ocurrido es que era tan grande el deseo del periódico de que
Ancioquia con Medellín, no consentirían nunca que se las hic:i1•1,1 , 11 ,1111 bos casos la virtud fuera recompensada, que había olvidado
de menos.
1111 principio cardinal: el interesado casi nunca dice toda la verdad,
El periodismo de provincias tiene un grave problema: se li.1 ,,1·., responsable hospitalario o deportisra de élite, y prácticamente
Ha mucho más cerca de los poderes de hecho que el de la capit.il, ~,empre hay una versión diametralmente opuesta de las cosas.
232 TERCERA PARTE
VI. EN LAS AULAS DE LA FNPI 233
El novelista barcelonés de origen colombiano Osear ( 11111
Franjas: la
lo dice muy bien en un artículo de opinión publicado en l'l d11
edición es
de Carcagena El Universal del 18 de agosto de 2007:
obligatoria
para todos
Uno d e los reproches más frecuentes que se hacen a quil 111·,0 '1,11 Publlddad
Los13 blnomlostlenen 48
mos y escribimos sobre las manchas y feas sombras soda b ,I, 1 horas para modlficarsus
p rod uctosder adlo y TV.
ciudades donde vivimos tiene su origen en la inocente crl'1·11, 1, fueron notlflcadosayer.

l
que ocultándolas se hace un gran favor a la comunidad. [... J V,il, Redacc.lónPolítlca

las visibles se convierte, según algunos, en un acto de ingrn1i111,I 'I"


alcanza la gravedad de una conspiración.
L aComlsióndcFrnnjasPu-
hlicilaria." roncluyó la re·
visión di: 10' mn1c:ri.:1lesde
los 13 binomio< pn:sldcnciol<s
para atL-cderal C.!!l>UClogratuitu
li11anciadoporcl Esiado.Asiln
informó ayer ~dgar Jaram!llu.
Y muchos diarios en esa situación reaccionan evirándo~t· p11 Uttuar de la Coml<iónyd111:ctor
gcneraldeC:lcspal.
blemas. A eso es a lo que yo llamo buenismCJ, que se encuent 1,1 ,1, UI Cmni~i6n de Franjas re·
dJl1Ó un informe qut• rt•cog{."
parramado por gran parre del periodismo de proximidad w111111 las nol'cdadesdc 10< produt1os.
l.1.1 prlncipa1 conclu... í~uc
lo<los loscan1liduto< deben edi-
tar 'ruSCUllas mdl.1.lcs vdl' T\~

En la antesala de la información Franjas: la


nlicióo es
Uno de los efectos de lo que he llamado "administrativismo" 1·~ 1 ,1hli gatoria
constanre fabricación de prólogos o antesalas a la información, l.1 1111 p,1ra codos

nía de aludir, de mencionar, sin llegar a contar. Los ejemplm '""


legión, pero veamos sólo algunos entre los diarios que est,111111 l•'. n la que se lee:
revisando.
El Comercio de Quito, en su edición dominical del 17 ck \! p La Comisión de Franjas Pu-
riembre de 2006 publica en la página 7 una información firn1,11I 1 hlicita rias concluyó la re-
por la Redacción Política, que se titula: visión de los materiales de
lns 13 binomios presidenciales
para acceder al espacio gratuito
fina nciado por el Estado. Así lo
info rmó ayer Édgar Jaramillo,
1 iLUlar de la Comisión y director
¡i.cneral de Ciespal. [¿Qué es eso?]

VI. EN LAS AULAS DE LA FNPI 235


234 TERCERA PARTE
Esto es un prólogo porque se nos informa de que l:i ( '01111 Ministerio de Salud: .
ha concluido la revisión sin decirnos qué es lo que ha dn 1cl1d11
materia noticiosa sólo llega al final del segundo párrafo:
Terapias alternativas
La Comisión de Franjas [que bien podría a partir
estarán reguladas
de este momento llamarse sólo la Comisión, en Los practicantes podrán contar con una
virtud del principio de soltar lastre] redactó un acreditación oficial.
informe [tampoco se dice cuándo] que recoge Cerca de 10 mil per50t1as im- que ofrezcan estos servidos.
parten en el p~ís algún tipo de te- El Minsal irá Incluyendo de
las novedades de los productos [que es un rapi~ alternativa o complem~~ manera gradual las disciplinas
ta:ria, como l.a acupuntura, el re1· que serán reconocidas como •·au·
segundo prólogo porgue sigue sin decirnos en kl y la homeopal(a, ~ntre otrai:. xillares de la salud", y los tera-
El .Ministcrio de Salud (Min- peutas podrán solicitar la. certifi-
qué consisten esas novedades]. La principal sal) quiere regular estos servi- cación en forma volunt.,na.
] c,os, para que la población p~ieda En Chile, el aumento del inte-
conclusión [¡por fin!] es que codos los candidatos ~ acudir a ellos con más segundad. rés por estas prácticas ha hecho
;¡ Para ello envió a 1a Contraloria que empiecen a aplicarse, en for~
deben editar sus cuñas radiales y de TV ~ un decreto supremo que, entre ma complementaria n 1~ m(•dic~·
otras cosns, establece los criterios na convencional, en varios servi-
para l.e¡;alizar títulos obtenidos cios de salud pública.
en el extranjero, los estudios y la
No se sabe qué impedía que, de salida, en el primn I'-' 11 ,1 práctica que deberán tener los MAS DETALLES EH A 17

se dijera:
l 01Tapias alternativas
La Comisión de Franjas Publicitarias decidió ayer c'Nlarán reguladas
que los candidatos deben edirar sus propias cuñas
de radio para acceder a los espacios gratuitos Y sigue:
del Estado, luego de revisar los materiales de los
13 binomios presidenciales. 1 :crea de 10 mil personas im-
p,trten en el país algún tipo de te-
Todo el texto no es solamente administrativista, sino q11<", 111 r,1pia alternativa o complemen-
talándose en la antesala de la información, no tiene ningun:1 1111 1.1 ria, como la acupunrura, el rei-
en llegar al meollo del asunto. Y ni siquiera un gran pt:ri,'111 h , ki y la homeopatía, entre otras.
nacional como El Mercurio se da toda la prisa que convend1 f,1 , 1, El Ministerio de Salud (Min-
contar las cosas. En su edición dominical del 5 de junio tk •1111 ,.1 I) quiere regular estos servi-
titula en primera página: rios para que la población pueda
,1n1<lir a ellos con más seguridad.
Para ello envió a la Conrraloría
1111 decreto supremo que, entre

236 TERCERA PARTE VI. EN !AS AUIAS DE lA FNPI 237


otras cosas, establece los criterios
para legalizar címlos obtenidos
en el extranjero, los estudios y la
práctica que deberán tener los
que ofrezcan estos servicios.
El Minsal irá incluyendo [¿dónde?)
de manera gradual las disciplinas
que serán reconocidas como "au-
CUARTA PARTE
xiliares de la salud", y los tera-
peutas podrán solicitar la certi-
ficación en forma voluntaria.

Donde sólo se empieza a dar información sobre esos l 1111 1


de legalización en e1 cuarto párrafo: "El Minsal. .. "; se an:1111 1,
una contextualización: "Cerca de 10 mil personas ... ", y M" 11,
no uno sino varios prólogos encadenados, pese a que a1i11 1,1
información para saber exactamente a qué atenernos.
Hasta aquí el taller que, en realidad, ha estado for111.1d,1 1
fragmentos de distintas sesiones. He tratado de pasar revi~111 1
gunas de las insuficiencias técnicas más comunes en la elalu11 1111
de contenidos. Y para mí se resume todo ello en el rec111 ~, 1 1 1
lenguaje frío, distante, aburridamente documental, que 1111 t 111
en cuenta al lector y nos remite a la Colonia; inconsistem 1.i , 11
utilización de fórmulas obligadas como las de tiempo, l 111 1111
rancia y lugar; falta de precisión a la hora de establecer cu .1111111
produjeron las cosas; descomposición de titulares, privándol, 1
su carácter unitario e independiente; confusión de tiempo~
bales; lo que llamo "prologuismo ubicuo"; y un aura gc1w1 ,il
,I'
buenismo. La mies es mucha y los operarios son pocos.

238 TERCERA PARTE


VII. Cómo llegar a ser
1111 buen periodista

1
( ,11:í I es el tao, el camino para llegar a ser un buen periodista?
1 Ml~lrn condiciones, una lista de lo que se debe poseer o desarro-

11 11 p:1 ra conseguirlo? ¿El periodista nace o se hace? Cuestiones


t111l.1•, debaridas en general a la luz de una visión romántica, esen-
1,li\la de las cosas, que si el transcurso del tiempo y el progreso
lt11111.1110 no han liquidado todavía, nada lo hará. Nacen los niños,
1111 lm periodistas.
Nadie sabe si ese camino existe ni cuál es, al menos entendido
111110 vía de perfección a lo santa Teresa, porque cada personali-
l 111 puede trazar una trayecroria relativamente distinta, y lo que
1, h,1 sido útil a alguien puede no serlo tamo a los demás, pero sí
1, 11 que cabe hacer un listado de condiciones o cualidades que
¡111,·dt·n contribuir decisivamente a la formación periodística, pero
111 vxcluir otras posibilidades inexploradas; es decir, creo que son
11111.1.\ las que están, pero no pueden estar todas las que son.
Y otro aviso. Ni palabra se dirá aquí de vocación, instinto, ol-
11111 y otras acreditadas vaguedades con las que se trata de ocultar
l 1 ,u1sencia de ideas, la incapacidad de categorizar lo que es una
Hhlll'l'Ía procelosa, pero que no está hecha de la música de las esfe-
11~, ni inspirada por el Espíricu Santo. El olfato sirve sólo para oler;
l 111Hinto para poner las manos por delante cuando nos caemos;

241
y la vocación, para dedicar la vida a la Iglesia y su sacerdol ii 1, I', 1 Hi,l.,d: si no, está perdido. Pero no quiero decir que un periodista
eso, que nadie espere encontrar esenciaJismos, tan en la lí1ll',1 d, 1 l111l1•,,1ro o polaco, o de cualquier otro ámbíto lingüístico, no pueda
bendita teoría de 1a objetividad informativa o de la nítida Sl'J1,I 1 1l11111i11ar la técnica como el que más, ni alcanzar el relieve que
ción entre opinión e información, jubilada y bien jubilada ti, ,1 , , 111 t·sponda a su dominio cultural, sino que es, precisamente, ese
que franceses como Barthes se ocuparon del asunto. 1111111do más reducido el que no da entrada por sí mismo al cuadro
Van a continuación mis 20 condiciones. o, mejor, 19 y 1111.1 ,111 ,1, honor de los grandes periodistas occidentales; y recalco ahora
resís. Algunas aparecerán como algo dado, anteriores a c11alq111J 111 dr uccidentales porque el periodismo es una invención de Occi-
producto de la voluntad del individuo, y otras se hallarfo 111 1I ,1, 111e, como la bomba atómica, la penicilina, el colonialismo, los
territorio de lo conquistable, pero en todas habrá un incv,1,11,li 11rnputadores ·y los chips. Los chinos inventaron la pólvora, pero no
componente de azar; esto es de la vida, tal como se repro<lul \' , ,,1hc que le sacaran más provecho que el de _algunos espectáculos
,1, lu"I. y sonido (hasta cuando hacían la guerra).
l ,a jerarquía de las lenguas da para mucho; hay toda una gama
CONDICIONES '1'11 t't:correr desde lo superlativo, que es el inglés, hasra lo insig- ,1

llllll :ime, que me excuso de idenrificar, pasando por posiciones 1

1. Lengua 11111·11t1ed ias, todas muy estimables, como el portugués, el italiano,


1 ,tlt·mán, el holandés, el polaco o el ruso, pero las lenguas de
Nacer en el ámbiro, o hacerlo propio, de una lengua uniw11, ti 111.1.,t re universal son sólo tres: inglés, francés y español, que son
Un periodista que escriba en español cuenta con un Hi111,d 11 1111 grandes como los imperios a los que sirvieron, aunque con
de ventajas sobre un periodista que lo haga en búlgaro, dich11 111111 ho hoy la más destacada sea la primera. Son lenguas que han
con el mayor respeto para esa nación del Este de Europa. Nt1 1•111 tl1 •,e 11hieno - y esclavizado- el mundo y por ello han tenido el
casualidad Elias Canetti, que era búlgaro de nacimiento y po•,, 1 l'11vik:gio de ponerles nombre a las cosas; sus hablantes han visto
el español ladino como lengua materna, compuso su obra l'lt .d, 11 il1tlades inéditas que con violencia han hecho suyas. América,

mán, que para el pensamiento ha tenido siempre gran pedigt 1 1,1 J11rJ<: y Sur, África, Asia, la Revolución Industrial que vio Dickens
en cambio, hubiera escrito Mass undMacht(Masay poder) l'tl l,1d 1111t·~ y mejor que nadie, son epifanías que han hecho de esa tri-
garo - o en ladino, el español medieval de los judíos expub.1,111 111111 1i el tesoro que constituyen. Y el mundo latinoamericano ha
de España- probablemente nos habríamos perdido un pn•11111 1,l,1 aquel sobre el que se ha edificado la grandeza de una lengua,
nobel. Sí, ya sé que está Kapuscinski. Pero si de su natal pob u 111 qw .11 1nque originalmente sea sólo ibérica, acoge a los que hayan
hubiera sido rápidamente publicado en inglés -como en 1111111 q111 •1·ido y podido hacerla suya, sin dejar, si ese es el caso, de tener
medida ocurre también con Canetti- nunca habría llegado ,1 , , 1, peor opinión posible de los españoles. Bienvenidos sean, por
el Kapuscinski que conocemos. Si un autor de una lengua t 11111 1111111, aimaras y quechuas, mayas, aztecas y catalanes que hayan
plementaria tiene la suerte de ser traducido a un idioma co11111 , 1 1111ido a bien hacerse con la lengua de Berna! Díaz del Castillo,
inglés, al que por añadidura se traduce muy poco, tiene su op111111 ,\ Ion so de Ercilla o el Inca Garcilaso.

242 CUARTA PARTE VII. CÓMO LLEGAR A SER UN BUEN PERIODISTA 243
1
2. Casa 1 1111 n~ medios de comunicación; o peor aún, a mayores posibi-
11uln t·conómicas, más Play Stations en lugar de libros. Pero un
Hay que reconocer que sirve nacer en un medio material d1· ,il1 1111110 gran periodista que en su adolescencia no haya senrido la
medio-altas posibilidades económicas, Esos ingresos, poi •,111111 ,, 11, 11i'in del libro y del periódico (del papel) no creo que exista;
to, no garantizan nada, como tampoco el hecho de SL'I l1,d1I 11 111111¡11t· todo llegará, me temo.
del español, pero sí abren un surco de materialidades í:1v111 ,d 11
Un hogar materialmente ahíto puede ser cerril hasta la t·~II 1111
ción, pero nadie puede seriamente dudar de que las fal t11d 111 1 111111micación

económicas sean una gran ventaja en comparación con d l''-Ít111


personal para compensar su carencia. Es como lo que ~l'J"" 1 J'tll'd~ crecer en el seno de una familia pudiente, donde no sean
autodid acta del que ha recibido una educación académ ic.1. I•1 11 .111os periódicos ni libros, pero si no circula la información, la
todidacta adolecerá de lagunas, vados que no ha tenido b rn .i 1, 11111111,icación entre sus miembros, la relación con el medio, con
de llenar; entre un académico y un amodidacta de cond 11 1111 u 111 1rq:rntes componentes de la familia extendida, con los vecinos,
naturales similares y parecida afición a la ta1·ea, la diínr11111 1111 lm amigos, con el mundo en que vivimos, no habrá recursos
favor del primero será habitualmente notable. 11111'1micos que puedan garantizar que el inreresado vaya a con-
11 irse t:n un buen periodista. Un entorno familiar en el que haya
1111 1 it.:o comercio personal e intelectual poseerá las condiciones
3. Papel ,¡111111as para la formación de protoperiod istas. Todos los libros
1, 1 1111111do, por sí solos, no forman profesionales de prensa; el diá-
Un hogar pudiente no basca como condición, sino que ha dL' .il11 1111',ll ~on nuestro medio puede ser, en cambio, una vía más eficaz,
tecerse de lo necesario. Es importantísimo que ocupen su lt1¡•,,11 J. ¡i1111p1l· nuestra profesión implica una dialéctica permanenre con
bros y periódicos. Yo inicié mi biblioteca a los 13 o 14 años, pn1i¡11 111d11 lo que nos rodea.
mi madre estaba siempre leyendo novelas, sobre todo francr.:~.1, ,1, 1
siglo XIX, mucho Maupassant, suficiente Balzac y algo de 1'11111 1
siempre en el original, más Dickens, aunque fuera traducido: \' 1111 I "uela
padre traía a casa o recibíamos por suscripción hasta rres IH 11,,
dicos diariamente y algún semanario. Es verdad que en la 11pm l 11 Europa todo lo ha inventado la escuela: la Nación, la lengua
de la que hablo - los años cincuenta en España- la tek:vi•,11111 11111111ativa, la cohesión social, los ideales o fines colectivos. Fran-
era sólo un invento en blanco y negro, una cadena nacional 11,1111 ' 1.1, que es el modelo de lo nacional por definición, fue inventada
más y unas cuantas horas de emisión diarias. La familiaridad 11111 11111 los instituteurs de la escuela pública en la segunda mitad del
libros y periódicos es mucho menos natural hoy que entoncl'S, 111 ,11'.Ju XIX. Como documenta el historiador estadounidense Eugene
cluso al margen de las posibilidades económicas por el des:11'1'111111 W<·l>cr en La France du terroir, hacia 1860 no más de un tercio de

244 CUARTA PARTE VII. CÓMO LLEGAR A SER UN BUEN PERIODISTA 245
los más de treinta y pico millones de franceses hablaba i111t•l1¡11l 1 1, 1 111,ís allá de sí mismo. Existen las becas, las bibliotecas públi-
mente la lengua de Moliere; el resto sólo barbotaba el p,111111 1, ,, 1,, l.1 luz de las velas, el esfuerzo físico cuando hay que recorrer
y su galicanización fue obra del maestro de escuela con l.1 ,1111 1 111¡•,,1~ distancias a pie para estudiar, y hoy en día, el uso creciente
del párroco -católico- vicariamente, el cartero, el zap,11, 11 1, 1111nnet, que facilita el acceso al conocimiento. Miguel Her-
hasta el tabernero, al amparo de la ley Ferry (Jules) en l'l 1111111 11 l11dc·1,. en su juventud pastor de cabras, fue uno d e los grandes
tercio del siglo antepasado. 11111•1.1s españoles de todos los tiempos, destruido en el mae!strom
España no ha sido precisamente afortunada en el m:1111 I' 1 1, l,1 ¡~uerra civil y las cárceles del franquismo. Esas condiciones,
esa herramienta nacionalizadora y eso tiene mucho que Vt'l 1 1111 111111> las ideas puras de la cueva platónica, están ahí para quien
presente desarticulación y los bolsones de alteridad naci1111,il , 11,1paz de llegar a ellas, y no hay escuela, ni pública ni privada,
Cataluña y el País Vasco; y a América Latina no le ha id11 1111 ¡111 g.,rantice el tránsito hasta esa meta; sólo la voluntad humana
poco demasiado bien, como atestiguan los millones de pl·111.1111 jllil'dl' hacerlo; pero, inevitablemente, a unos les h abrá de costar
bolivianos, ecuatorianos, paraguayos, centroamericanos tk p,11 1111•, que a otros.
varías y dominicanos que o no poseen adecuadamente la 11·11 11,
porque apenas han abandonado el universo de su lengua 111.111 111
indígena, tan respetable pero menos útil que el castella1111 111 1 /1Jadios
siglo XXI, o han recibido una deficiente educación en la lr11J\II
oficial del país. Las excepciones son el Cono Sur y México, d11111I 1 •, 11ccesario que los periodistas estudien periodismo? Por supues-
ha habido una excelente escuela pública, como la que pmu 1111 111 IJlll' no. La carrera de periodismo no es una carrera académica

en pie en este último país José de Vasconcelos y Alfonso H1·11 t11,1~: en todo caso, menos. Si en lo que llamamos carreras clásicas
Y aunque los llamados "colegios de pago" ofrecerán siemp11 111 1lt-rccho, ingeniería, medicina, arquitectura, etc.-, es perfecta-
currículo más extenso y sofisticado que el de la escuela púhl i1 ,,, 1111 11H· cuantificable el corpus teórico para obtener la licenciatura,
en esca última donde en ocasiones mejor ha latido el pulso del ¡111 1l11111ll' están los libros que haya que conocer para ser periodista?
(y en este sentido yo pre.fiero la UNAM del D. F. al privilegiado 11, 1 l.1 n I que los hay, pero no son de texto; no hay libros, ni manuales
de Monterrey). Un buen maestro de la lengua y, en un tiempo 1 d1 l1uitivos en periodismo; ni siquiera el excelente Leñero-Marín,
lamentablemente pasado, la enseñanza del latín, madre de 11111•,11, 111 l.1 rncicloped ia en cinco volúmenes del inglés Evans, que es lo
parla, son más vitales para el futuro perio dista que el mejor('( ,li 11111 m,ís se aproxima a la perfección, ni El blanco móvil, ni Cómo 1

ultimísima generación. " f\l'l'ihe un periódico, ni ninguno. Por eso digo que el periodismo
110 ~l· enseña, pero se aprende, a condición de que uno sepa dónde
Nota: Soy consciente de que las precondiciones 2, 3, 4 y 5 -.111 1 , ,111 quién. Y, sin rechazar que se cursen estudios de periodismo,
11
nan muy duras en su descripción de las potencias con las qw 11111111 yo mismo hice -porque charlar con los amigos en el bar de 1

puede llega r a ser un buen periodista. Pero nadie dice que por l 111 l I l.tcu ltad no perjudica a nadie- contemplemos otras posíbili-
ra de esas realidades no exista la salvación. El ser humano es c:1¡i,1 .l,1.lc.~de estudios superiores. Filología hispánica y hasta cualquier

246 CUARTA PARTE VII. CÓMO LLEGAR A SER UN BUEN PERIODISTA 247
filología será útil porque la lengua es nuestro primer in ·tn11111111 1 1 11n L:sidad de ese conocimiento es evidente para el periodismo
para vivir y ganarnos la vida; una licenciatura en historia 1.1111l11t Hit• t 11acional, como Galdós, Valle Inclán y Baroja lo son para los
es conveniente siempre, aunque es al periodismo intern:1do11 il p,11 1oles, pero rodo sirve para todo. Flaubert o Gabo son maestros
que mejor sirve. Yo les digo a los alumnos del máster de 1:.1 /\11t ,11 l. l.1 vida en Bogotá, París o Madrid. La novela, la historia, la mi-
codas las noticias de alguna entidad tienen por lo menos Joo .111, 11, lf',Í.1 constituyen para el periodista un saco sin fondo en el que va
hunden sus raíces en un pasado que hay q4e rratar de coJ11p1111,I ,, 11111ulando nombres, conocimientos, asociaciones de ideas, inte-
para descifrar y explicar el presente, razón por la cual la 111·,11111 flllf',,ll'Íones, y todo ello bien liado como el promontorio que carga
que es la narración de quiénes somos y de dónde venimoN, ,1¡1, I , 111 acol, que es del todo inútil hasta que llega el momento en que
ta un conocimiento que vale para cualquier sección del d i.11111 , ,hcubre que sí servía para algo. Bueno, ya sé que existe Google,
como añadidura, cualquier estudio superior, preferentcnH'IIII 1 li1,·11venido sea. Pero en el Caguán colombiano, en la selva Lacan-
humanidades, pero tambíén Medicina, Arquitectura, Ec1111n111I 11111,1, t:n el altiplano boliviano, en la sierra peruana o ecuatoriana,
ciencias de todo tipo, es bueno para luego cnrsar Pcrio<li.'11111 1 11 !>niro Moreno o en los llanos de Venezuela no siempre tenemos

capitalismo, que enciende mucho de estas cosas, no suele ex i1•,11 , 1111,1110 el milagro electrónico.
el mundo desarrollado un tírulo oficial para ejercer la pruft·\1111
No nos pondremos en manos de un presunto médico si 11 t lt 111
anejo, pero ¿por qué no vamos a aceptar que periodista Sl'.I .11 ¡111 ~ le/lomas
al que una empresa de confianza le otorgue su credencial? ;t h1
vale más, un trozo de papel de universidad o el aval de '/ lit' /\ l'11¡·dL: el periodista limitar su conocimiento a la cultura casera?
York Times? 1111 ¡lcriodista, y más si es latinoamericano, no puede permitirse el
111!11 dt: no saber inglés; tener al menos un conocimiento funcional;
1, ,.,, algo mejor que descifrar; expresarse de forma que el anglo-
7. Lectura 1t1jt1n, notorio por no comprender nada que no esté dicho con un

1h11 wado de imitación del modelo, nos entienda. Y de nuevo hay


Si no nos gusta leerJ ¿a santo de qué hemos de ser periodistaNt \ 1, t¡III' lkcir que si para el periodismo internacional todo ello es una

hay. Pero precisemos algo más. El periodista, de cualquier S~l t 1111 11liví\'dad, el inglés es necesario para cualquier periodismo, para
es alguien que cuenta historias, y ¿de dónde las va a sacar en s11,, ,1111 111mder el mundo en que el latinoamericano vive, porque todo
formativos? De la novela. Veamos casos concretos. El profesio11,d , 111 111 ,'·I son ecos de lo anglosajón y su lengua: los gustos de la pre-
pretenda escribir sobre la Inglaterra contemporánea y no haya ll· 1l11 lllll.t élite; sus vacaciones; los gadgets con los que se demuestra a
Dickens es un iluso. ¿Qué es la señora Thatcher, la presunta 'l l.1111 ,1111isma que está a la moda; los palabras que intercala en la con-
de Hierro', si no un personaje de Dickens? ¿Cuántos Pil I w11 1 ~11,.1..:ión, ya no el ubicuo okay, sino horrores como issue, budgety
-John Major- , Micawber - Tony Blair-, Fagin -Mnrg,1111 111110s otros oprobios. Más allá de esa adquisición imprescindible,
Thatcher- no hay, acaso, en el rerablillo de la política brii:11111 1 , I 11wndo latino pienso que exigiría también por respeto hisrórico

248 CUARTA PARTE VII. CÓMO LLEGAR A SER UN BUEN PERIODISTA 249
e higiene mental saber todo lo que se pueda de francé~. I• •,, 1 1,1, di ( ven pasar el mundo. Y cuando a Tomás le preguntan qué
que ya no hace falta para muchas cosas, pero es un plal'l'I ¡111 111 111,b importante para ser un buen corresponsal, responde sin
y, además, da tono. Y si miramos al futuro, el portugués, ,·l ,11 ,1 1 11 111•,wla ironía: "Un buen estómago, porque no se sabe nunca lo
el chino van a ser o son ya mucho más necesarios que d .1 lrn111 1,1, 1111 día tendrás que comer", y eso que la cocina libanesa es ex-
italiano o cualquier otra lengua europea. 1, 1111·. Un periodista de mala salud, enclenque, alfeñique, apren-
, 11, l1ipocondríaco, puede ser un buen escritor de periódico, pero
l1l1t d111ente un periodista de cuerpo entero. Otra cosa es que la
9. Viajes 11 11.1 vid a, los divorcios, las ingratitudes, las injusticias, los corto-

11, 11t1ns físicos acaben con nuestra resistencia; todo acaba un día,

Es verdad que podía haber hecho una sola entrada de id111111, 111 1 h,,y que echarse a llorar, y tampoco olvidemos que la voluntad

viajes porque son dos caras de una misma moneda. ¿Para q11< , l'll pm, ,. propiedades sorprendentes. Uno puede estar en condiciones
re uno los idiomas; para qué hacen falta los viajes? Uno~ \' 1111 1, li,1Li.:r lo que más le gusta mucho más allá de lo que lo puramen-
son novelas en vivo y en directo. El periodista cuyo horirn111, 1, 1¡~ it o debiera permitir; pero sólo hasta el día en que el cinturón

limite a la costa o la sierra, hará un periodismo que pron111 1111 1, ,1·1-', uridad se rompa. Si hemos muerto como periodistas antes
drá ni para localización tan somera. ¿Acaso no se nos lleu:1 l.1 l11, 1111 1 orno seres humanos, por favor, no nos empeñemos en negar-

hablando de integración latinoamericana? ¿Y cómo se hal <' , , , ¡., 11 ay que saber hacer mutis por el foro.
no es, primero, viajando? A la desaparición de la Unión Sov11111
1
sus sucesores en el Kremlin, ya solo ruso, proclamaron qul' ,·I 11
1

perdido del imperio se convenía en el extranjero próximo, a i'' 11 ( mte//ano


de que en ninguna de las repúblicas - salvo Ucrania- el 111-.1111
lengua nativa. Con mucha mayor razón América Larina t.:N 1111 11 ¡ilanteamiento es muy sencillo. Nada que no esté bien escrito
tranjero próximo para todos sus conjuntos nacionales. Vi:1jar , 1 lllll'(ie ser bueno; que no nos digan como yo he oído: "Es muy

forma menos molesta de ser bolivariano. Un idioma es una pu, 11 11111·11 periodista, saca muchos temas y noticias, pero lástima que

abierta al mundo y el viaje su corolario indispensable. w, ~i.:pa escribir". Hubo una época en la que, sobre todo en la
p1r11sa semanal anglosajona, se veía mucho material reescrito por
w 1 l'lluipo de redactores de la casa, pero eso no se debía a que los
1pll' habían obtenido la información no fueran capaces de darle el
1
10. Estómago
,u .diado correspondiente, sino a que se quería dar un tono unifor-
Ya sé que debería decir salud en lugar de estómago, pero si lw, 1, flll', original, a los textos periodísticos. Cuando yo leo algo que
11
gido ese título ha sido como homenaje a un gran amigo y 111, ¡111 11n l'Stá bien escrito, no me vale, aunque haya datos que estime
periodista. Tomás Alcoverro, corresponsal de La Vangutlrdltl tl1 , n11 veniente conocer; y aunque aproveche por ese motivo la lecm-
Barcelona en Beirut desde hace tamos años que es el decano tl1· l, 1 1,1 como especialista, esa no es la forma de encararse al periódico

250 CUARTA PARTE VII. CÓMO LLEGAR A SER UN BUEN PERIODIHA 251