Está en la página 1de 34

TRABAJO PRÁCTICO

PELICULA: LA HORA 11

1. INTRODUCCION

The 11th Hour (La hora 11 o La última hora) es un documental de 2007 sobre el
medio ambiente creado y narrado por Leonardo DiCaprio y dirigido por Leila
Conners Petersen y Nadia Conners. Fue financiado por Adam Lewis, Pierre André
Senizergues y Doyle Brunson. Warner Independent Pictures se encargó de
distribuirlo y se emitió por primera vez en el 60º Festival de Cannes celebrado del
16 al 27 de mayo. Se estrenó el 17 de agosto de 2007, año en el que fue publicado
el Cuarto Informe de Evaluación del IPCC por parte de la ONU acerca del
calentamiento global y un año después del estreno de Una verdad incómoda,
documental de Al Gore sobre el mismo tema.

2. ANTECEDENTES

La película La hora 11 describe el último momento en el que es posible cambiar. La


película explora cómo la humanidad ha llegado a este momento: cómo vivimos, el
impacto que producimos sobre los ecosistemas y lo que podemos hacer para
cambiar nuestra trayectoria. Expertos de todo el mundo dialogan con más de
cincuenta de los científicos, pensadores y líderes más importantes del momento,
que presentan los hechos y hablan sobre los aspectos más urgentes a los que se
enfrentan nuestro planeta y la humanidad. La narración y conducción de la misma
corre a cargo del actor Leonardo DiCaprio que se implicó personalmente en la
producción de la misma. La hora 11 es una mirada sobre la crisis ecológica actual,
concretada en fenómenos tales como la sequía, el hambre, las inundaciones o la
lluvia ácida, entre otras secuelas que el planeta sufre a causa del cambio climático.
El documental incluye soluciones prácticas para ayudar a restaurar los ecosistemas
del planeta.
La expresión “la hora 11” se traduce del inglés como el último momento, la
penúltima hora para poder cambiar y evitar un posible desastre. En la película La
hora 11, una gran variedad de expertos mundiales explora cómo la humanidad ha
llegado al actual momento de crisis ambiental, mientras analizan los pasos a dar
para poder evitar un desastre global. Sin duda, y de una forma alarmante, la Tierra
está calentándose con la peor previsión sobre el cambio climático por parte de los
expertos. El proceso profundo de transformación de la biosfera planetaria comenzó
con la Revolución Industrial, cuando la humanidad erróneamente empezó a
considerar la naturaleza como un recurso externo a sí misma y explotable
ilimitadamente. Los bosques han sufrido desde entonces una destrucción masiva.
Los océanos han sido esquilmados y llenados de residuos tóxicos y radioactivos. En
casi todo el mundo el suelo está seriamente dañado, 50.000 especies se extinguen
anualmente y ningún ecosistema está mejorando.

La humanidad sufre cada vez más enfermedades directamente vinculadas a la


contaminación. La culpa de todo esto es del modelo de superproducción no
sostenible que genera millones de residuos y destrucción, de una avaricia colectiva
por poseer bienes materiales y del crecimiento insostenible de la población. El
síntoma de toda esta crisis en la que nos encontramos queda reflejado en el
consumo de los combustibles fósiles que quemamos, sobre todo petróleo.

La naturaleza dispone de soluciones que podríamos imitar y, de este modo,


desarrollar la tecnología necesaria para salvar algunas de estas crisis. Pero cualquier
solución pasa porque la humanidad vuelva a vivir con más conciencia ambiental y
en armonía con la naturaleza, en lugar de intentar dominarla. Según la opinión de
los expertos que intervienen en la película, y todos ellos son personas sabias, en
algunos años podríamos alcanzar el punto de no retorno. Estamos no sólo en la
última hora, sino quizás en los últimos segundos de esa última hora. Si no
conseguimos un cambio realmente efectivo en este siglo, el daño planetario va a
ser dramático y total. Aunque sea difícil de predecir, el desastre puede ser muy
rápido una vez la Tierra pierda el equilibrio y el balance se haya inclinado
decisivamente hacia la dirección equivocada, lo que se dejará sentir en todo el
planeta.

La hora 11 se presenta no sólo como una película de advertencia, sino que debemos
verla esencialmente como el testimonio de expertos de diferentes ámbitos del
saber humano comprometidos desde hace décadas con la salvaguarda de nuestro
entorno común y que predican con el ejemplo. Un conjunto de personas visionarias
que han sido criticadas y denostadas por advertirnos del saqueo planetario en el
que estamos metidos y cómo este está soscabando los cimientos de nuestra propia
civilización tal como la conocemos. Un conjunto de expertos, muchos de los cuales
forman parte de la organización estadounidense Bioneers. El mensaje que aportan
es lo suficientemente importante como para que podamos recordarlo y reflexionar
sobre él. Existe una Guía de La hora 11 editada por Fundación Tierra, que además
incluye en un pack de oferta el DVD de la película. La guía transcribe las afirmaciones
de los participantes, recoge su perfil biográfico, aporta una metodología para
realizar cine fórums y recopila algunas prácticas concretas para contribuir a un
mundo más sostenible.

3. RELACIÓN CON EL DERECHO.

Posiblemente ningún tema ha suscitado tanto interés y comprometimiento


mundial como ha sido, y es, el relacionado con los problemas del Medio Ambiente.
El cuidado y la utilización del Medio Ambiente tienen implicaciones políticas,
económicas, sociales, éticas y morales, que no escapan a ningún habitante del
planeta.

Es una realidad insoslayable que el Medio Ambiente nos pertenece a todos,


nos afecta a todos y por tanto nos concierne a todos.
El Medio Ambiente es un bien jurídico en cierto modo desprotegido, en tanto
le falta personalidad propia, por lo que hay que recurrir para su protección, y sobre
todo su reparación, a mecanismos encuadrados en la teoría general del Derecho.
Efectivamente el mecanismo más utilizado es la responsabilidad civil
extracontractual y para ello es necesario determinar cuáles son los sujetos que
intervienen en dicha relación jurídica y su legitimación.
 Sujeto de la relación Jurídica.
Las personas que actúan en el marco de la relación jurídica se manifiestan
como sujetos de la misma.
Al hablar de sujetos de la relación jurídica ambiental nos estamos
refiriéndonos a uno de los casos en los cuales la relación se establece producto de
la comisión de un acto ilícito donde" los efectos que se producen no emanan de la
voluntad del sujeto agente, sino que derivan de la propia ley.
Resulta notablemente difícil la individualización de los sujetos que
intervienen en la relación jurídica donde el objeto de la misma es el medio
ambiente. Ciertamente, de un simple análisis del daño ambiental y sus proyecciones
podemos darnos cuenta de cuan engorroso resulta determinar las personas que
intervienen en la producción de un daño ambiental y aquellos que sean afectados
producto de ese actuar. Recuérdese siempre que estamos ante un bien jurídico de
especial protección y que le corresponde a la colectividad por igual.
Al referirnos a los sujetos de la relación jurídica ambiental estamos hablando
de en primer lugar de un sujeto responsable y de un sujeto perjudicado. A
continuación, abordaremos los mismos para una mejor comprensión de nuestro
trabajo.
 Sujeto responsable.
Los sujetos responsables serán los que intencionalmente o por negligencia o por
descuido causen a otro un daño bien sea en su patrimonio o en su salud, o se
produzca un daño al medio ambiente de modo general (sin afectar a una persona
de manera particular). Este sería el sujeto pasivo de la relación jurídica, es decir,
aquella persona portadora de la situación jurídica de deber, desde luego, por su
actuar inadecuado previsto en la ley. En la figura jurídica del responsable pueden
estar tanto personas naturales como personas jurídicas siendo a nuestro modo de
ver una constante en este tipo de relaciones la pluralidad de sujetos que intervienen
no solo en calidad de responsable sino también en el rol de afectado.
Es de destacar que, aunque prima el criterio en la doctrina de la reparación
in natura al tenerse que recurrir a la indemnización estos tendrán la obligación de
indemnizar los daños o perjuicios, no solo por actos u omisiones propios sino por
los de aquellas personas de quienes deban responder.
Mancomunidad o solidaridad entre los causantes de un mismo daño al medio
ambiente.
Sabemos que en calidad de responsables del daño ambiental en la mayoría
de los casos se encuentran una pluralidad de personas producto incluso hasta por
la misma esencia del daño ambiental el cual tiene un espectro amplio de incidencia,
así como de causas o factores que lo originan. Cabría entonces preguntarnos cuál
será el régimen de reparto de responsabilidad entre dichos sujetos plurales. Si de
forma mancomunada o de forma solidaria.
En este sentido coincidimos enteramente con lo establecido por Moreno
Trujillo cuando al abordar el tema deja sentado lo siguiente:
"En el ámbito de la responsabilidad de daños ocasionados al medio ambiente,
es de suma importancia. Si se adopta la regla de la mancomunidad, los problemas
probatorios se multiplicarían, y quedaría en muchos casos sin cubrir la función
esencialmente reparatoria de la institución ahora en estudio; habrían de
determinarse en la causa que judicialmente se siguiera, no solo los concretos
sujetos participantes en la contaminación, sino también la proporción en que cada
uno de ellos colaboraron al resultado final, pagando los daños y restaurando el
medio ambiente solo en la parte que le correspondiera. Junto a ello, aparece el
riesgo de que, a causa de las altas cuantías que pueden alcanzar indemnizaciones,
devengan insolventes algunos de los sujetos (fundamentalmente empresas), o bien
se vean obligados a cerrar sus establecimientos. Por ello, la parte correspondiente
del quantum indemnizatorio a ese concreto dañador, si fuera solidaria la deuda,
quedaría cubierta con los otros corresponsables (manteniéndose entre ellos las
relaciones internas que obligan a la satisfacción al sujeto al que el acreedor le ha
reclamado el integro, de sus partes correspondientes); en el caso de ser
mancomunada, podría quedar insatisfecha, con el consiguiente perjuicio añadido al
sujeto lesionado. Asimismo, habría de reclamarse en juicio si (si se considera
mancomunada) contra todos los participantes y por solo su parte correspondiente,
causando graves problemas de prueba".
Claro está, que las limitaciones que pudiera tener en plano individual de
determinados sujetos lo que se busca es que el medio ambiente sea protegido y
este sin lugar a dudas es mucho más factible a la hora de hacerlo desde el punto de
vista de la solidaridad de los sujetos causantes del daño ambiental como ha
quedado demostrado en palabras de Moreno Trujillo.
Al hacer alusión en nuestro trabajo al sujeto afectado entendemos como tal
a la persona que sufre las consecuencias del actuar de otra u otras personas
generadoras de un daño ambiental de repercusión directa o indirecta en su
patrimonio o en su salud. Constituye pues el sujeto activo de la relación jurídica o
lo que es lo mismo que decir que es la persona que se encuentra en la situación
jurídica de poder en virtud de una norma que el ordenamiento jurídico le concede.
Es desvelo por parte de la doctrina que se reconozca como sujeto de la
relación jurídica ambiental a los individuos aquellos que no hayan sido afectados
(esto es, que no haya sufrido daño de ningún tipo, ni moral ni material); pero por el
supremo derecho a vivir en un medio ambiente adecuado, sin contaminación
pudiese ejercer también la acción y poder reclamar ante los tribunales. Esta idea
más adelante la retomaremos cuando analicemos la legitimación ambiental.
Tenidos definidos ya qué se entiende por sujetos de la relación jurídica
ambiental estimamos de gran valor realizar un análisis de cómo se comporta la
legitimación ambiental, institución esta que reviste un papel muy significativo en
tanto en cuanto es a través de esta institución donde el individuo lleva a vías de
hecho sus derechos reclamándolos ante el órgano correspondiente.
3.1. LEGITIMACIÓN AMBIENTAL.
La legitimación no deja de ser asunto actual y de mucha polémica en el
mundo del derecho y específicamente en el derecho procesal. Si a esto añadimos el
adjetivo ambiental las cosas se enredan y dan paso a una discusión aún mayor.
La institución de la legitimación constituye la llave de acceso a la justicia. En
materia ambiental, resulta difícil descifrar con claridad los designios de los distintos
criterios que al respecto se poseen. Todo esto guarda especial relación con la forma
que hayan adoptado las legislaciones y el grado de desarrollo de las mismas.
Para ejercer la acción (poder jurídico de obtener una sentencia del órgano
jurisdiccional respecto a un derecho que se considera vulnerado) se necesita para
su admisión:
 Derecho, o sea una norma jurídica vigente que atribuya al actor el
derecho que pretende hacer valer. Calidad de las partes, o sea
identidad del accionante con el sujeto a quien la norma acuerda el
derecho (legitimación activa) y del accionado con el obligado por ella
(legitimación pasiva). Incumbe al actor demostrar su calidad y la del
demandado. Este último puede cuestionar su calidad y la del
demandado mediante las variantes procesales que la ley le otorga a
cada individuo.
 Interés en la intervención del órgano jurisdiccional. Si careciese de
interés estaría movilizando a ese órgano en pos de declaraciones
abstractas.
Considerado entonces como un presupuesto procesal debido a que antes
incluso de ejercitar la acción debe gozarse de legitimación para poder pedir al
órgano jurisdiccional la satisfacción de sus intereses. Sucede entonces que en
materia medioambiental estos intereses se mueven de manera distinta a lo que
comúnmente estamos habituados a ver debido a que están repartido entre muchos
y al no poder individualizarlo de una manera clara y precisa la doctrina ha coincidido
en llamarlos intereses difusos los cuales presentan serias dificultades a la hora de
poder reclamarlos vía judicial. Ahora bien, todo interés medioambiental no
necesariamente tiene que ser difuso. El interés que posee el individuo sobre el
ambiente solo puede ser defendido por el propio individuo.
Llegados a este punto de nuestro análisis creemos oportuno aventurarnos ya
en la búsqueda del interés en torno al medio ambiente.
El Medio Ambiente, ese sistema de elementos que se interrelacionan entre
si, constituye un bien de la vida de trascendental valor y por tanto, en torno al
mismo se teje, lógicamente, un marcado interés que trasciende, a nuestro modo de
ver, las cosas en el plano individual. Este tipo de intereses que sobre el mismo se
agrupan se les ha dado en llamar en la doctrina, intereses difusos y se proponen
defenderlo con acciones especiales, a veces similar a la popular o a la de amparo,
siendo estos aquellos intereses que no se sitúan en cabeza de un sujeto
determinado, sino que se encuentran difundidos o diseminados entre todos los
integrantes de una comunidad, o inclusive de varias.
Posiblemente la creencia de que el interés ambiental sea un interés difuso
derive de que la emisión ambiental suele provenir de una pluralidad de sujetos y
diluirse en pluralidad de elementos del ambiente. Así mismo, en cuanto al interés
ambiental identifica como difuso aquel que pertenece indistintamente a una
pluralidad de sujetos ligados por la pretensión de goce de una misma prerrogativa
relativa a bienes indivisibles que por esta misma razón no son susceptibles de
apropiación individual e incluye en ellos el interés en defensa de la ecología o del
medio ambiente y a sus manifestaciones como combatir la contaminación, tutelar
el paisaje, la fauna, la flora o el medio ambiente.
Para la concepción del Dr. Marienhoff, el interés difuso "no pertenece a
persona determinada ni a grupos determinados de personas sino a toda la
sociedad".
Ahora bien, no podemos hablar de un consenso pleno y general en cuanto a
considerar el medio ambiente como interés difuso. Plantean que el identificar al
interés ambiental con el interés difuso permite protegerlo con las ventajas que
otorgan a ese tipo de interés las constituciones y leyes provinciales, pero los
perjudicaría, por cuanto:
Los incluye en la misma categoría que a otros intereses más difíciles de
defender ante la justicia por la magnitud de las fuerzas que se oponen a su
legitimación, como son el manejo de la deuda externa o la política internacional.
Así mismo, refiere que obviamente, el interés que es exclusivo de la sociedad
solo puede ser defendido por sus órganos representativos, pero el interés que tiene
un individuo sobre el ambiente solo puede y debe ser defendido por el individuo...Si
se otorgase al estado el monopolio de la defensa de la libertad y de la propiedad,
ambos derechos desaparecerían.
Creemos que, si bien existen esas reales limitaciones al medio ambiente a la
hora de considerarlo un interés difuso, no podemos dejar de reconocer que una
lesión al mismo repercute, por supuesto, en todos los órdenes de la vida de la
sociedad, teniendo como afectados en la mayoría de los casos a un número
indeterminable de personas y en parte radica ahí la imprescindibilidad de la
regulación jurídica del mismo. Es cierto decir, además, que no todo el interés
ambiental se considera difuso, pues existen determinadas pretensiones en el cual
son perfectamente determinables los sujetos en el asunto a dilucidar y para nada la
pretensión referida al ambiente se pierde en esa categoría del derecho.
Coincide la doctrina y las legislaciones en que la problemática en materia
ambiental en lo que respecta a la legitimación radica medularmente a la hora de la
determinación de los sujetos que sufrieron el daño ambiental y de esta forma lograr
el debido acceso a la justicia.
La solución parece estar en la doctrina y en las legislaciones enfiladas hacia
dos caminos: una en primer lugar aquella seguida por las legislaciones
estadounidenses y europeas es la habilitación de nuevos mecanismos procesales,
particularmente mediante la atribución de personería a las asociaciones de titulares
de intereses difusos; y la segunda, a través de las instituciones procesales ya
existentes. Esta última postura es la que predomina en los países latinoamericanos,
teniendo en cuenta las siguientes directrices:
1.- Legitimación al Ministerio Público. El Ministerio Público juega diríamos un
papel trascendental en los destinos de estos nuevos derechos provenientes de la
tercera generación. No puede perderse de vista que éste ostenta la representación
social y el interés público inserto en el objeto del proceso, teniendo en cuenta que
dichos intereses pertenecen a todo un grupo de la sociedad.
2.- Legitimación directa a asociaciones o personas en representación de los
intereses difusos y colectivos. Representan a las denominadas class actions
estadounidenses. Aquí la legitimación resulta colectiva o de grupo. Se trata de una
legitimación intermedia entre la legitimación tradicional y la legitimación abierta de
la acción popular. Aquí un grupo de personas identificables o no, se hallan ante un
determinado evento jurídico en situación igual de calidad, de modo tal que
teniendo todas ellas legitimación para accionar, algunas lo hacen y otras no, pero
la resolución les va a afectar a todas esas personas por ser única la relación que
existe entre el evento y ellas.
3.- Legitimación al Ombudsman (Comisión de Derechos Humanos). Al igual
que la legitimación antes vista otorgada al Ministerio Público, la atribuida a los
órganos protectores de los derechos humanos se refiere a una tutela y legitimación
pública en contraposición de la legitimación privada de los intereses de grupo.

4. LEGISLACIÓN NACIONAL

Bolivia, a lo largo de su historia, pasó por una serie de reformas que


involucran nuestra situación ambiental, mismas, que debido a la coyuntura en la
que nos encontrábamos, no fueron consideradas que se debería, mismas que en su
momento no fueron aplicadas de forma cabal, con los recursos propios y coercitivos
de la misma.
A continuación, tenemos el Título Segundo de nuestra actual constitución
política del estado, misma, que, por efectos de no extender mucho el presente
trabajo, será mostrada en sus partes más relevantes, va como sigue:

TÍTULO II

MEDIO AMBIENTE, RECURSOS NATURALES,

TIERRA Y TERRITORIO

CAPÍTULO PRIMERO

MEDIO AMBIENTE

Artículo 342. Es deber del Estado y de la población conservar,


proteger y aprovechar de manera sustentable los recursos naturales y
la biodiversidad, así como mantener el equilibrio del medio ambiente.
Artículo 343. La población tiene derecho a la participación en
la gestión ambiental, a ser consultado e informado previamente sobre
decisiones que pudieran afectar a la calidad del medio ambiente.
Artículo 344. I. Se prohíbe la fabricación y uso de armas químicas,
biológicas y nucleares en el territorio boliviano, así como la internación,
tránsito y depósito de residuos nucleares y desechos tóxicos.
II. El Estado regulará la internación, producción, comercialización y empleo de
técnicas, métodos, insumos y sustancias que afecten a la salud y al medio ambiente.
Artículo 345. Las políticas de gestión ambiental se basarán en:
1. La planificación y gestión participativas, con control social.
2. La aplicación de los sistemas de evaluación de impacto ambiental y el control de
calidad ambiental, sin excepción y de manera transversal a toda actividad de
producción de bienes y servicios que use, transforme o afecte a los recursos
naturales y al medio ambiente.
3. La responsabilidad por ejecución de toda actividad que produzca daños
medioambientales y su sanción civil, penal y administrativa por incumplimiento de
las normas de protección del medio ambiente.

Artículo 346. El patrimonio natural es de interés público y de carácter estratégico


para el desarrollo sustentable del país. Su conservación y aprovechamiento para
beneficio de la población será responsabilidad y atribución exclusiva del Estado, y
no comprometerá la soberanía sobre los recursos naturales.

La ley establecerá los principios y disposiciones para su gestión.

Artículo 347. I. El Estado y la sociedad promoverán la mitigación de los efectos


nocivos al medio ambiente, y de los pasivos ambientales que afectan al país. Se
declara la responsabilidad por los daños ambientales históricos y la
imprescriptibilidad de los delitos ambientales.

II. Quienes realicen actividades de impacto sobre el medio ambiente deberán, en


todas las etapas de la producción, evitar, minimizar, mitigar, remediar, reparar y
resarcir los daños que se ocasionen al medio ambiente y a la salud de las personas,
y establecerán las medidas de seguridad necesarias para neutralizar los efectos
posibles de los pasivos ambientales.

Asimismo, contamos una Ley planteada en el gobierno de Jaime Paz Zamora


del 27 de abril de 1992, misma que por fines académicos, solo mencionaré los
aspectos y artículos más relevantes, la misma va como sigue:

TITULO I
DISPOSICIONES GENERALES
CAPITULO I
OBJETO DE LA LEY
Artículo 1.- La presente Ley tiene por objeto la protección y conservación del medio
ambiente y los recursos naturales, regulando las acciones del hombre con relación
a la naturaleza y promoviendo el desarrollo sostenible con la finalidad de mejorar
la calidad de vida de la población.
Artículo 2.- Para los fines de la presente Ley, se entiende por desarrollo sostenible,
el proceso mediante el cual se satisfacen las necesidades de la actual generación,
sin poner en riesgo la satisfacción de necesidades de las generaciones futuras. La
concepción de desarrollo sostenible implica una tarea global de carácter
permanente.
Artículo 3.- El medio ambiente y los recursos naturales constituyen patrimonio de
la Nación, su protección y aprovechamiento se encuentran regidos por Ley y son de
orden público.
Artículo 4. La presente Ley es de orden público, interés social, económico y cultural.
TITULO II
DE LA GESTION AMBIENTAL
CAPITULO I
DE LA POLITICA AMBIENTAL
Artículo 5. La política nacional del medio ambiente debe contribuir a mejorar la
calidad de vida de la población, sobre las siguientes bases:
Numerales 1 al 10, no tomados en cuenta, revisar la presente norma en la
Gaceta Jurídica.
CAPITULO II
DEL MARCO INSTITUCIONAL
Capítulo II, Art 6 al 10, no tomados en cuenta, revisar la presente norma en
la Gaceta Jurídica.
CAPITULO III
DE LA PLANIFICACION AMBIENTAL
Artículo 11. La planificación del desarrollo nacional y regional del país deberá
incorporar la dimensión ambiental a través de un proceso dinámico permanente y
concertado entre las diferentes entidades involucradas en la problemática
ambiental.
Artículo 12. Son instrumentos básicos de la planificación ambiental:

a) La formulación de planes, programas y proyectos a corto, mediano y largo


plazo, a nivel nacional, departamental y local.

b) El ordenamiento territorial sobre la base de la capacidad de uso de los


ecosistemas, la localización de asentamientos humanos y las necesidades de
la conservación del medio ambiente y los recursos naturales.

c) El manejo integral y sostenible de los recursos a nivel de cuenca y otra unidad


geográfica.

d) Los Estudios de Evaluación de Impacto Ambiental.

e) Los mecanismos de coordinación y concertación intersectorial,


interinstitucional e interregional.

f) Los inventarios, diagnósticos, estudios y otras fuentes de información.

g) Los medios de evaluación, control y seguimiento de la calidad ambiental.

Artículo 13. La Secretaría Nacional del Medio Ambiente queda encargada de la


conformación de la Comisión para el Ordenamiento Territorial, responsable de su
establecimiento en el país.
Artículo 14. El Ministerio de Planeamiento y Coordinación, con el apoyo del
Ministerio de Finanzas, la Secretaría Nacional del Medio Ambiente y los organismos
competentes, son responsables de la elaboración y mantenimiento de las cuentas
patrimoniales, con la finalidad de disponer de un adecuado sistema de evaluación
del patrimonio natural nacional.
CAPITULO IV
DEL SISTEMA NACIONAL DE INFORMACION AMBIENTAL
Artículo 15. La Secretaría Nacional y las Secretarías Departamentales del Medio
Ambiente, quedan encargadas de la organización del Sistema Nacional de
Información Ambiental, cuyas funciones y atribuciones serán: registrar, organizar,
actualizar y difundir la información ambiental nacional.
Artículo 16. Todos los informes y documentos resultantes de las actividades
científicas y trabajos técnicos y de otra índole realizados en el país por personas
naturales o colectivas, nacionales y/o internacionales, vinculadas a la temática el
medio ambiente y recursos naturales, serán remitidos al Sistema Nacional de
Información Ambiental.
TITULO III
DE LOS ASPECTOS AMBIENTALES
CAPITULO I
DE LA CALIDAD AMBIENTAL
Artículo 17. Es deber del Estado y la sociedad, garantizar el derecho que tiene toda
persona y ser viviente a disfrutar de un ambiente sano y agradable en el desarrollo
y ejercicio de sus actividades.
Artículo 18. El control de la calidad ambiental es de necesidad y utilidad pública e
interés social. La Secretaría Nacional y las Secretarías Departamentales del Medio
Ambiente promoverán y ejecutarán acciones para hacer cumplir con los objetivos
del control de la calidad ambiental.
Artículo 19. Son objetivos del control de la calidad ambiental:

1. Preservar, conservar, mejorar y restaurar el medio ambiente y los recursos


naturales a fin de elevar la calidad de vida de la población.

2. Normar y regular la utilización del medio ambiente y los recursos naturales


en beneficio de la sociedad en su conjunto.

3. Prevenir, controlar, restringir y evitar actividades que conlleven efectos


nocivos o peligrosos para la salud y/o deterioren el medio ambiente y los
recursos naturales.
4. Normar y orientar las actividades del Estado y la Sociedad en lo referente a
la protección del medio ambiente y al aprovechamiento sostenible de los
recursos naturales, a objeto de garantizar la satisfacción de las necesidades
de la presente y futuras generaciones.

CAPITULO II
DE LAS ACTIVIDADES Y FACTORES SUSCEPTIBLES DE DEGRADAR EL MEDIO
AMBIENTE
Artículo 20. Se consideran actividades y/o factores susceptibles de degradar el
medio ambiente; cuando excedan los límites permisibles a establecerse en
reglamentación expresa, los que a continuación se enumeran:

a) Los que contaminan el aire, las aguas en todos sus estados, el suelo y el
subsuelo.

b) Los que producen alteraciones nocivas de las condiciones hidrológicas,


edafológicas, geomorfológicas y climáticas.

c) Los que alteran el patrimonio cultural, el paisaje y los bienes colectivos o


individuales, protegidos por Ley.

d) Los que alteran el patrimonio natural constituido por la diversidad biológica,


genética y ecológica, sus interrelaciones y procesos.

e) Las acciones directas o indirectas que producen o pueden producir el


deterioro ambiental en forma temporal o permanente, incidiendo sobre la
salud de la población.

Artículo 21. Es deber de todas las personas naturales o colectivas que desarrollen
actividades susceptibles de degradar el medio ambiente, tomar las medidas
preventivas correspondientes, informar a la autoridad competente y a los posibles
afectados, con el fin de evitar daños a la salud de la población, el medio ambiente
y los bienes.
CAPITULO III
DE LOS PROBLEMAS AMBIENTALES DERIVADOS DE DESASTRES NACIONALES
Artículo 22. Es deber del Estado y la sociedad la prevención y control de los
problemas ambientales derivados de desastres naturales o de las actividades
humanas.

El Estado promoverá y fomentará la investigación referente a los efectos de los


desastres naturales sobre la salud, el medio ambiente y la economía nacional.
Artículo 23. El Ministerio de Defensa Nacional en coordinación con los sectores
público y privado, deberán elaborar y ejecutar planes de prevención y contingencia
destinados a la atención de la población y de recuperación de las áreas afectadas
por desastres naturales.
CAPITULO IV
DE LA EVALUACION DE IMPACTOS AMBIENTALES
Artículo 24. Para los efectos de la presente Ley, se entiende por Evaluación de
Impacto Ambiental (EIA) al conjunto de procedimientos administrativos, estudios y
sistemas técnicos que permiten estimar los efectos que la ejecución de una
determinada obra, actividad o proyecto puedan causar sobre el medio ambiente.
Artículo 25. Todas las obras, actividades públicas o privadas, con carácter previo a
su fase de inversión, deben contar obligatoriamente con la identificación de la
categoría de evaluación de impacto ambiental que deberá ser realizada de acuerdo
a los siguientes niveles:

1. Requiere de EIA analítica integral.

2. Requiere de EIA analítica específica.

3. No requiere de EIA analítica específica, pero puede ser aconsejable su


revisión conceptual.

4. No requiere de EIA.
Artículo 26. Las obras, proyectos o actividades que por sus características requieran
del Estudio de Evaluación de Impacto Ambiental según lo prescrito en el artículo
anterior, con carácter previo a su ejecución, deberán contar obligatoriamente con
la Declaratoria de Impacto Ambiental (DIA), procesada por los organismos
sectoriales competentes, expedida por las Secretarías Departamentales del Medio
Ambiente y homologada por la Secretaría Nacional. La homologación deberá
verificarse en el plazo perentorio de veinte días, caso contrario, quedará la DIA
consolidada sin la respectiva homologación.
En el caso de Proyectos de alcance nacional, la DIA debería ser tramitada
directamente ante la Secretaría Nacional del Medio Ambiente.
La Declaratoria de Impacto Ambiental incluirá los estudios, recomendaciones
técnicas, normas y límites, dentro de los cuales deberán desarrollarse las obras,
proyectos de actividades evaluados y registrados en las Secretarías
Departamentales y/o Secretaría Nacional del Medio Ambiente. La Declaratoria de
Impacto Ambiental, se constituirá en la referencia técnico legal para la calificación
periódica del desempeño y ejecución de dichas obras, proyectos o actividades.
Artículo 27. La Secretaría Nacional del Medio Ambiente determinará, mediante
reglamentación expresa, aquellos tipos de obras o actividades, públicas o privadas,
que requieran en todos los casos el correspondiente Estudio de Evaluación de
Impacto Ambiental.
Artículo 28. La Secretaría Nacional y las Secretarías Departamentales del medio
Ambiente, en coordinación con los organismos sectoriales correspondientes,
quedan encargados del control, seguimiento y fiscalización de los Impactos
Ambientales, planes de protección y mitigación, derivados de los respectivos
estudios y declaratorias.
Las normas procedimentales para la presentación, categorización, evaluación,
aprobación o rechazo, control, seguimiento y fiscalización de los Estudios de
Evaluación de Impacto Ambiental serán establecidas en la reglamentación
correspondiente.
CAPITULO V
DE LOS ASUNTOS DEL MEDIO AMBIENTE EN EL CONTEXTO INTERNACIONAL
Artículo 29. El Estado promoverá tratados y acciones internacionales de
preservación, conservación y control de fauna y flora, de áreas protegidas, de
cuencas y/o ecosistemas compartidos con uno o más países.
Artículo 30. El Estado regulará y controlará la producción, introducción y
comercialización de productos farmacéuticos, agrotóxicos y otras sustancias
peligrosas y/o nocivas para la salud y/o del medio ambiente. Se reconocen como
tales, aquellos productos y sustancias establecidas por los organismos nacionales e
internacionales correspondientes, como también las prohibidas en los países de
fabricación o de origen.
Artículo 31. Queda prohibida la introducción, depósito y tránsito por territorio
nacional de desechos tóxicos, peligrosos, radioactivos u otros de origen interno y/o
externo que por sus características constituyan un peligro para la salud de la
población y el medio ambiente.
El tráfico ilícito de desechos peligrosos será sancionado de conformidad a las
penalidades establecidas por Ley.
TITULO IV
DE LOS RECURSOS NATURALES EN GENERAL
CAPITULO I
DE LOS RECURSOS NATURALES RENOVABLES
Art 32 al 74, no tomados en cuenta, solo se referencias los títulos, revisar la
presente norma en la Gaceta Jurídica.
CAPITULO II
DEL RECURSO AGUA
CAPITULO III
DEL AIRE Y LA ATMOSFERA
CAPITULO IV
DEL RECURSO SUELO
El Ministerio de Asuntos Campesinos y Agropecuarios en coordinación con la
Secretaría Nacional del Medio Ambiente, establecerá los reglamentos pertinentes
que regulen el uso, manejo y conservación de los suelos y sus mecanismos de
control de acuerdo a lo establecido en el ordenamiento territorial.
CAPITULO V
DE LOS BOSQUES Y TIERRAS FORESTALES
Declárese de necesidad pública la ejecución de los planes de forestación y
agroforestación en el territorio nacional, con fines de recuperación de sueldos,
protección de cuencas, producción de leña, carbón vegetal, uso comercial e
industrial, y otras actividades específicas.
CAPITULO VI
DE LA FLORA Y LA FAUNA SILVESTRE
Es deber del Estado preservar la biodiversificación y la integridad del patrimonio
genético de la flora y fauna tanto silvestre como de especies nativas domesticadas,
así como normar las actividades de las entidades públicas y privadas, nacionales o
internacionales, dedicadas a la investigación, manejo y ejecución de proyectos del
sector.
CAPITULO VII
DE LOS RECURSOS HIDROBIOLOGICOS
CAPITULO VIII
DE LAS AREAS PROTEGIDAS
En la administración de las áreas protegidas podrán participar entidades públicas y
privadas sin fines de lucro, sociales, comunidades tradicionales establecidas y
pueblos indígenas.
El Sistema Nacional de Áreas protegidas (SNAP) comprende las áreas protegidas
existentes en el territorio nacional, como un conjunto de áreas de diferentes
categorías que ordenadamente relacionadas entre si, y a través de su protección y
manejo contribuyen al logro de los objetivos de la conservación.
CAPITULO IX
DE LA ACTIVIDAD AGROPECUARIA
CAPITULO X
DE LOS RECURSOS NATURALES NO RENOVABLES
Corresponden a la categoría de recursos naturales no renovables, los minerales
metálicos, y no metálicos, así como los hidrocarburos en sus diferentes estados.
CAPITULO XI
DE LOS RECURSOS MINERALES
Asimismo, promoverá la investigación, aplicación y uso de energía alternativas no
contaminantes.
TITULO V
DE LA POBLACION Y EL MEDIO AMBIENTE
CAPITULO I
DE LA POBLACION Y EL MEDIO AMBIENTE
Artículo 75. La política nacional de población contemplará una adecuada política de
migración en el territorio, de acuerdo al ordenamiento territorial y a los objetivos
de protección y conservación del medio ambiente y los recursos naturales.
Artículo 76. Corresponde a los Gobiernos Municipales en el marco de sus
atribuciones y competencias, promover, formular y ejecutar planes de
ordenamiento urbano, y crear los mecanismos necesarios que permitan el acceso
de la población a zonas en condiciones urbanizables, dando preferencia a los
sectores de bajos ingresos económicos.
Artículo 77. La planificación de la expansión territorial y espacial de las ciudades,
dentro del ordenamiento territorial regional, deberá incorporar la variable
ambiental.
Artículo 78. El Estado creará los mecanismos y procedimientos necesarios para
garantizar:

1. La participación de comunidades tradicionales y pueblos indígenas en los


procesos del desarrollo sostenible y uso racional de los recursos naturales
renovables, considerando sus particularidades sociales, económicas y
culturales, en el medio donde desenvuelven sus actividades.

2. El rescate, difusión y utilización de los conocimientos sobre uso y manejo de


recursos naturales con la participación directa de las comunidades
tradicionales y pueblos indígenas.

TITULO VI
DE LA SALUD Y EL MEDIO AMBIENTE
CAPITULO I
DE LA SALUD Y EL MEDIO AMBIENTE
Artículo 79. El Estado a través de sus organismos competentes, ejecutará acciones
de prevención, control y evaluación de la degradación del medio ambiente que en
forma directa o indirecta, atente contra la salud humana, vida animal y vegetal.
Igualmente velará por la restauración de las zonas afectadas.
Es de prioridad nacional, la promoción de acciones de saneamiento ambiental,
garantizando los servicios básicos y otros a la población urbana y rural en general.
Artículo 80. Para los fines del artículo anterior el Ministerio de Previsión Social y
Salud Pública, el Ministerio de Asuntos Urbanos, el Ministerio de Asuntos
Campesinos y Agropecuarios y la Secretaría Nacional del Medio Ambiente, en
coordinación con los sectores responsables a nivel departamental y local,
establecerán las normas, procedimientos y reglamentos respectivos.
TITULO VII
DE LA EDUCACION AMBIENTAL
CAPITULO I
DE LA EDUCACION AMBIENTAL
Artículo 81. El Ministerio de Educación y Cultura, las Universidades de Bolivia, la
Secretaría Nacional y los Consejos Departamentales del Medio Ambiente, definirán
políticas y estrategias para fomentar, planificar y desarrollar programas de
educación ambiental formal y no formal, en coordinación con instituciones públicas
y privadas que realizan actividades educativas.
Artículo 82. El Ministerio de Educación y Cultura incorporará la temática ambiental
con enfoque interdisciplinario y carácter obligatorio en los planes y programas en
todos los grados niveles, ciclos, y modalidades de enseñanza del sistema educativo,
así como de los Institutos Técnicos, de formación, capacitación, y actualización
docente, de acuerdo con la diversidad cultural y las necesidades de conservación
del país.
Artículo 83. Las universidades autónomas y privadas orientarán sus programas de
estudio y de formación técnica y profesional en la perspectiva de contribuir al logro
del desarrollo sostenible y la protección del medio ambiente.
Artículo 84. Los medios de comunicación social, públicos o privados, deben
fomentar y facilitar acciones para la educación e información sobre el medio
ambiente y su conservación, de conformidad a reglamentación a ser establecida por
el Poder Ejecutivo.
TITULO VIII
DE LA CIENCIA Y TECNOLOGIA
CAPITULO I
DE LA CIENCIA Y TECNOLOGIA
Artículo 85. Corresponde al Estado y a las instituciones técnicas especializadas:

a) Promover y fomentar la investigación y el desarrollo científico y tecnológico


en materia ambiental.

b) Apoyar el rescate, uso y mejoramiento de las tecnologías tradicionales


adecuadas.

c) Controlar la introducción o generación de tecnologías que atenten contra el


medio ambiente.
d) Fomentar la formación de recursos humanos y la actividad científica en la
niñez y la juventud.

e) Administrar y controlar la transferencia de tecnología de beneficio para el


país.

Artículo 86. El Estado dará prioridad y ejecutará acciones de investigaciones


científica y tecnológica en los campos de la biotecnología, agroecología,
conservación de recursos genéticos, uso de energías, control de la calidad
ambiental y el conocimiento de los ecosistemas del país.
TITULO IX
DEL FOMENTO E INCENTIVOS A LAS ACTIVIDADES DEL MEDIO AMBIENTE
CAPITULO I
DEL FONDO NACIONAL PARA EL MEDIO AMBIENTE
Artículo 87. Créase el Fondo Nacional para el Medio Ambiente (FONAMA)
dependiente de la Presidencia de la República, como organismo de Administración
descentralizada, con personería jurídica propia y autonomía de gestión, cuyo
objetivo principal será la captación interna o externa de recursos dirigidos al
financiamiento de planes, programas, proyectos, investigación científica y
actividades de conservación del medio ambiente y de los recursos naturales.
Artículo 88. El Fondo Nacional para el Medio Ambiente, contará con un Directorio
como organismo de decisión presidido por el Secretario Nacional del Medio
Ambiente, constituido por tres representantes del Poder Ejecutivo, tres de los
Consejos Departamentales del Medio Ambiente y uno designado por las
Instituciones bolivianas no públicas sin fines de lucro, vinculadas a la problemática
ambiental, de acuerdo a reglamentación.
Artículo 89. Las prioridades para la recaudación de fondos, así como los programas,
planes y proyectos aprobados y financiados por el Fondo Nacional para el Medio
Ambiente, deben estar enmarcados dentro de las políticas nacionales,
departamentales y locales, establecidas por los organismos pertinentes. La
Contraloría General de la República deberá verificar el manejo de recursos del
Fondo Nacional para el Medio Ambiente.
CAPITULO II
DE LOS INCENTIVOS Y LAS ACTIVIDADES PRODUCTIVAS VINCULADAS AL MEDIO
AMBIENTE
Artículo 90. El Estado a través de sus organismos competentes establecerá
mecanismos de fomento de incentivo para todas aquellas actividades públicas y/o
privadas de protección industrial, agropecuaria, minera, forestal y de otra índole,
que incorporen tecnologías y procesos orientados a lograr la protección del medio
ambiente y el desarrollo sostenible.
Artículo 91. Los programas, planes y proyectos de forestación a realizarse por
organismos nacionales, públicos y/o privados, deben ser objeto de incentivos
arancelarios, fiscales o de otra índole, creados por Leyes especiales.
TITULO X
DE LA PARTICIPACION CIUDADANA
CAPITULO I
Artículo 92. Toda persona natural o colectiva tiene derecho a participar en la gestión
ambiental, en los términos de esta Ley, y el deber de intervenir activamente en la
comunidad para la defensa y/o conservación del medio ambiente y en caso
necesario hacer uso de los derechos que la presente Ley le confiere.
Artículo 93.
Toda persona tiene derecho a ser informada veraz, oportuna y suficientemente
sobre las cuestiones vinculadas con la protección del medio ambiente, así como a
formular peticiones y promover iniciativas de carácter individual o colectivo, ante
las autoridades competentes que se relacionen con dicha protección.
Artículo 94. Las peticiones e iniciativas que se promuevan ante autoridad
competente, se efectuarán con copia a la Secretaría Departamental del Medio
Ambiente, se resolverán previa audiencia pública dentro de los 15 días perentorios
siguientes a su presentación. Las resoluciones que se dicten podrán ser objeto de
apelación con carácter suspensivo, ante la Secretaría Departamental y/o Nacional
del Medio Ambiente, sin perjuicio de recurrir a otras instancias legales.

En caso de negativa o de no realización de la audiencia a que se refiere el párrafo


anterior, él o los afectados harán conocer este hecho a la Secretaría Departamental
y/o Nacional del Medio Ambiente, para que ésta, siga la acción en contra de la
Autoridad Denunciada por violación a los derechos constitucionales y los señalados
en la presente Ley.
TITULO XI
DE LAS MEDIDAS DE SEGURIDAD, DE LAS INFRACCIONES ADMINISTRATIVAS Y DE
LOS DELITOS AMBIENTALES
CAPITULO I
DE LA INSPECCION Y VIGILANCIA
Artículo 95. La Secretaría Nacional del Medio Ambiente y/o las Secretarías
Departamentales con la cooperación de las autoridades competentes realizarán la
vigilancia e inspección que consideren necesarias para el cumplimiento de la
presente Ley y su reglamentación respectiva.
Para efectos de esta disposición el personal autorizado tendrá acceso a lugares o
establecimientos objeto de dicha vigilancia e inspección.
Artículo 96. Las autoridades a que se hace referencia en el artículo anterior, estarán
facultadas para requerir de las personas naturales o colectivas, toda información
que conduzca a la verificación del cumplimiento de las normas prescritas por esta
ley y sus reglamentos.
CAPITULO II
DE LAS MEDIDAS DE SEGURIDAD AMBIENTAL
Artículo 97. La Secretaría Nacional del Medio Ambiente y/o las Secretarías
Departamentales, en base a los resultados de las inspecciones, dictarán las medidas
necesarias para corregir las irregularidades encontradas, notificándolas al
interesado y otorgándole un plazo adecuado para su regularización.
Artículo 98. En caso de peligro inminente para la salud pública y el medio ambiente,
la Secretaría Nacional del Medio Ambiente y/o las Secretarías Departamentales
ordenarán, de inmediato, las medidas de seguridad aprobadas en beneficio del bien
común.
CAPITULO III
DE LAS INFRACCIONES ADMINISTRATIVAS Y SUS PROCEDIMIENTOS
Artículo 99. Las contravenciones a los preceptos de esta Ley y las disposiciones que
de ella deriven serán consideradas como infracciones administrativas, cuando ellas
no configuren un delito.
Estas violaciones serán sancionadas por la autoridad administrativa competente y,
de conformidad con el reglamento correspondiente.
Artículo 100.
Cualquier persona natural o colectiva, al igual que los funcionarios públicos tienen
la obligación de denunciar ante la autoridad competente, la infracción de normas
que protejan el medio ambiente.
Artículo 101. Para los fines del artículo 100º deberá aplicarse el procedimiento
siguiente:

a) Presentada la denuncia escrita, la autoridad receptora en el término


perentorio de 24 horas señalará día y hora para la inspección, la misma que
se efectuará dentro de las 72 horas siguientes debiendo en su caso, aplicarse
el término de la distancia. La Inspección se efectuará en el lugar donde se
hubiere cometido la supuesta infracción, debiendo levantarse acta
circunstanciada de la misma e inmediatamente iniciarse el término de
prueba de 6 días a partir del día y hora establecido en el cargo.
Vencido el término de prueba, en las 48 horas siguientes
impostergablemente se dictará la correspondiente Resolución, bajo
responsabilidad.
b) La Resolución a dictarse será fundamentada y determinará la sanción
correspondiente, más el resarcimiento del daño causado. La mencionada
Resolución, será fundamentada técnicamente y en caso de verificarse
contravenciones o existencia de daños, la Secretaría del Medio Ambiente
solicitará ante el Juez competente la imposición de las sanciones respectivas
y resarcimiento de daños.
La persona que se creyere afectada con esa Resolución podrá hacer uso del
recurso de apelación en el término fatal de tres días computables desde su
notificación. Recurso que será debidamente fundamentado para ser resuelto
por la autoridad jerárquicamente superior. Para efectos de este
procedimiento, se señala como domicilio legal obligatorio de las partes, la
Secretaría de la autoridad que conoce la infracción.

c) Si del trámite se infiriese la existencia de delito, los obrados serán remitidos


al Ministerio Público para el procesamiento penal correspondiente.

CAPITULO IV
DE LA ACCION CIVIL
Los Art 102 al 118, no fueron tomados en cuenta, revisar la presente norma
en la Gaceta Jurídica.
CAPITULO V
DE LOS DELITOS AMBIENTALES
TITULO XII
DE LAS DISPOSICIONES TRANSITORIAS

Realizando el análisis de la presente norma, es claro que contamos con una


normativa, adecuada, que además se encuentra vigente; claro está que dada
nuestra actual coyuntura, la presente normativa, necesita la consideración de
algunos aspectos no considerados aún, como ser el manejo sostenible de recursos
sólidos, políticas adecuadas de racionamiento de recursos hídricos, políticas
adecuadas de reciclaje, entre los más relevantes e importantes dada nuestra actual
coyuntura.

5. LEGISLACIÓN COMPARADA

Hay muchas Declaraciones Internacionales cuya finalidad es plantear los


principios generales que deben inspirar la actuación de los Estados y de la sociedad
para lograr una mejor protección del ambiente. Destacamos tres de ellas por su
especial interés histórico:

 Declaración de Estocolmo de las NNUU sobre el Medio Ambiente


Humano. Es de 1972 e insiste en el derecho del hombre a vivir en un medio
de calidad y en su "solemne obligación de proteger y mejorar el medio
para las generaciones presentes y futuras". También resalta la
importancia de la educación en asuntos ambientales.
 Carta Mundial de la Naturaleza aprobada en sesión plenaria de las NNUU
en 1982. Hace especial hincapié en la preservación del patrimonio
genético: asegurar un nivel suficiente en todas las poblaciones de seres
vivos en todo el mundo, concediendo especial protección a los más
singulares o a los que se encuentran en peligro. Por otra parte, insiste en
la necesidad de no desperdiciar los recursos naturales y de tener en
cuenta la capacidad a largo plazo de los sistemas naturales para sustentar
las poblaciones.
 Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, aprobada por
la Conferencia de las NNUU reunida en Río de Janeiro en 1992. En esta
conferencia se consolida y se proclama a nivel internacional la idea de
"desarrollo sostenible" y se aprobaron cuatro documentos:
- Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo
- Convención marco de las NNUU sobre el Cambio Climático
- Convenio sobre la Diversidad Biológica
- Agenda 21
5.1. CONVENIOS INTERNACIONALES

Los convenios internacionales tratan temas concretos que afectan a todos o


a varios países. Hay muchísimos dedicados a temas medioambientales y, a modo de
ejemplo, citamos algunos:

 Convenio de Ramsar. - Protege los humedales por su gran importancia


como hábitats para las aves acuáticas.
 Convenio de Berna. - Sobre la conservación de la fauna y de la flora
salvajes y de sus hábitats naturales en Europa.
 Convenio de Bonn. - Sobre la conservación de especies migratorias.
 Convenio de Washington (CITES). - Sobre el comercio internacional de
especies amenazadas de la flora y la fauna silvestres.
 Convenio de Ginebra. - Sobre la contaminación atmosférica
transfronteriza a gran distancia.
 Convenio de Viena. - Sobre la protección de la capa de ozono.
 Convenio de Basilea. - Sobre el control de los movimientos
transfronterizos de los desechos peligrosos y su eliminación.
 Convenio de Río. - Sobre la diversidad biológica
 Convenio Marco de las NNUU sobre el Cambio Climático (Río de Janeiro)

5.2. LEGISLACIÓN DE LA UNIÓN EUROPEA

Los temas ambientales tienen un gran peso en la Unión Europea y da idea de


su importancia el que alrededor de la tercera parte de lo que se legisla se refiere a
este tema. Los tres tipos más importantes de disposiciones comunitarias son los
Reglamentos, las Decisiones y las Directivas. Los Reglamentos y las Decisiones se
aplican directamente en todos los países miembros, mientras que las Directivas son
de obligado cumplimiento, pero es cada uno de los países el que tiene que hacer
sus leyes concretas para aplicar la Directiva en su propio territorio. Las Directivas
son el instrumento normativo más utilizado en el campo medioambiental.
Hay varios cientos de normativas europeas sobre impacto ambiental,
protección de la atmósfera, calidad de las aguas, regulación de vertidos,
conservación de la naturaleza, gestión de residuos, etc.

Programas Marco. - La forma en la que se ha organizado la política ambiental


en Europa ha sido a través de Programas de cinco años de duración. El Primer
Programa de Acción abarcó de 1973 a 1977 y se dedicó especialmente a la
contaminación atmosférica y a la gestión de los recursos y del medio. Como hemos
visto en el Quinto Programa, que comenzó en 1993, estaba dedicado a poner en
marcha las recomendaciones de la Conferencia de Río, procurando impulsar un
desarrollo sostenible en Europa.

6. CONCLUSIONES

 Dada nuestra actual coyuntura y analizando nuestra normativa vigente, es


posible identificar ciertas falencias, entre estas, está la cuestión de que no se
identifica al medio ambiente como un ente con cierto grado de personalidad,
mismo que fue ampliamente descrito en nuestro análisis de relación con el
derecho, situación que no brinda total seguridad jurídica a la situación del
Medio Ambiente y su legitimización.
 De la película “La Hora 11”, podemos concluir, que, al ritmo de crecimiento
actual, es imposible aplicar las mismas políticas que fueron planteadas hace
más de diez años, por lo que necesitamos analizar cuidadosamente nuestra
coyuntura actual y cuidar todos los aspectos y facetas mostradas en el film,
considerando que el grado de degradación y daño actual del medio ambiente
es bastante alto, asimismo debemos actuar como agentes de cambio ante
esta situación, plantear proyectos de ley que involucren medidas coercitivas
y cierta escala de penas que escarmienten al ciudadano promedio y
promuevan el amor a nuestra amada tierra y al medio ambiente.
 En comparación con los países cuyos adelantos tecnológicos representan una
gran parte de su potencial, Bolivia se encuentra todavía en un estado
rescatable, todavía nos encontramos a tiempo de voltear esta situación
coyuntural que nos aqueja, es momento de promover el desarrollo sostenible
en todas las regiones de nuestro país, con el fin de cuidar el medio ambiente.

7. PROPUESTA DE LEY.

Sabemos que, dada nuestra situación actual, es posible la postulación de


nuevas leyes que protejan el medio ambiente, el desarrollo sostenible entre otros
factores que requieren cuidado y protección. Por este mismo hecho, nos vamos al
concepto de que una ley surge a partir de una necesidad social, que, en nuestro
caso, fue ampliamente desarrollada a lo largo del presente trabajo.

Proyecto de Ley. - MANEJO DE RESIDUOS SOLIDOS.

TITULO 1

DE LAS DERECHOS Y DEBERES DE LAS PERSONAS

Art.1.- El estado hará partícipe a los jóvenes comprendidos entre los 14 y los
18 años de edad, en capacitaciones impartidas en sus mismas entidades escolares,
con el fin de conocer el manejo de residuos sólidos, el tratamiento, el
almacenamiento y la depuración de los mismos.

Art.2.- A los jóvenes comprendidos entre los 19 y los 23 años de edad, el


estado a través de sus organismos de control, establecerá la aplicación de 200 horas
de trabajos comunitarios sin remuneración, en las instituciones involucradas en el
Manejo de Residuos Sólidos.

Art.3.- Las instituciones involucradas en el manejo de Residuos Sólidos,


deberán dotar a los jóvenes que cumplirán sus horas de trabajo comunitario en las
mismas, de toda la indumentaria necesaria de seguridad y protección.

Art.4.- Concluidas las 200 horas de trabajo comunitario, mismas que serán
corroboradas por informes cada 20 horas de trabajo, debidamente avaladas por la
institución de Manejo de Residuos Sólidos, los jóvenes deberán tramitar su
certificado de conclusión de Horas de Trabajo Comunitario.

Art.5.- El certificado de Conclusión de Trabajo Comunitario, será un requisito


de obligatoria presentación en el momento de tramitar los Certificados
Profesionales correspondientes a las áreas de estudio de los suscritos, tanto en
establecimientos públicos y privados en el territorio nacional.

TITULO 2

DE LAS INSTITUCIONES DE MANEJO DE RESIDUOS SOLIDOS

Art.6.- Las instituciones que se ocupen del manejo de residuos sólidos estarán
exentas del pago de impuestos IVA, e IT, asimismo, los productos fruto del reciclaje
y la reutilización de residuos sólidos estarán exentos de igual forma.

Art.7.- Las instituciones encargadas del manejo de Residuos sólidos, deberán


contar con Personería Jurídica y estar debidamente registradas en FUNDEMPRESAS,
asimismo serán registradas en el Sistema de Impuestos bajo una categoría especial
para la exención de impuestos.

Art.8.- Las instituciones de manejo de Residuos Sólidos, deberán organizar


seminarios de capacitación para jóvenes, mismos que serán impartidos en los
diferentes establecimientos de educación públicos y privados.

Art.9.- Las listas de establecimientos de educación designados para cada


institución de Manejo de Residuos Sólidos, deberán ser recogidas del Ministerio de
Educación al inicio de la gestión académica, posterior al registro en
FUNDEMPRESAS.

TITULO 3

DE LA COORDINACION CON LA NORMATIVA VIGENTE

Art.10.- El estado reconoce la normativa vigente, y como tal, las instituciones


de Manejo de Residuos Sólidos, deberán estar al tanto de toda la Normativa Medio
Ambiental vigente, así como de la normativa que referencia a los diferentes
Recursos Naturales.

TITULO 4

DEL INCUMPLIMIENTO Y LAS PENAS

Art.11.- Las instituciones que incumplan en la dotación de equipo de


protección y seguridad a los voluntarios, serán sancionadas con 200 UFVs por
denuncia justificada.

Art.12.- Los jóvenes que incumplan con las capacitaciones y las horas de
trabajo hasta los 25 años de edad, serán sancionados con privación de libertad de
uno a seis meses en penales de mínima seguridad o en instituciones de corrección.

Art.13.- Las instituciones que incumplan con las capacitaciones, serán


sancionadas con 200 UFVs y sus horas de instrucción serán duplicadas y aplicadas a
establecimientos fuera del área urbana.