Está en la página 1de 4

POLÍTICA

DE DROGAS
EN MÉXICO:
OPCIONES PARA
LA REFORMA
Lisa María Sánchez Ortega* y
Víctor Gutiérrez**

*
Maestra en Gestión Pública y Gobernanza por la London School of Economics
and Political Science, máster en Ciencia Política por la Universidad Paris I Pan-
théon Sorbonne, y licenciada en Relaciones Internacionales por el Tecnológico
de Monterrey y el Instituto de Estudios Políticos de París. Directora General de
México Unido Contra la Delincuencia A.C. y miembro del Consejo Mexicano de
Estudios Internacionales.
**
Licenciado en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México y can-
didato a maestro en Derecho por la misma universidad. Investigador en Derecho a
la Salud y coordinador general de proyectos del Programa de Política de Drogas de
México Unido Contra la Delincuencia A.C.
PALABRAS CLAVE KEYWORDS

Regulación Regulation

146 Marihuana Marijuana


INACIPE • 2018 • REVISTA Mexicana de Ciencias Penales • Núm. 5

Criminalización Criminalization

Resumen. A más de 50 años de Abstract. More than 50 years after


que se estableció el régimen inter- the establishment of the internatio-
nacional de fiscalización de drogas, nal drug control regime, it is evident
ha sido evidente que en México la that Mexico’s prohibitionist strate-
estrategia prohibicionista de la gue- gy of the war on drugs has failed,
rra contra las drogas ha fracasado, this is due to the increase in homi-
debido al incremento de la violencia cidal violence, mass incarceration,
homicida, el encarcelamiento masi- erosion of rule of law and the cri-
vo, la erosión del Estado de derecho minalization of the most vulnerable
y la criminalización de las pobla- populations. It is precisely for this
ciones más vulnerables. Es precisa- reason that it is necessary to rethink
mente por ello que resulta necesario the national strategy and open up
replantear la estrategia nacional y the debate on the decriminalization
abrir el debate de la despenaliza- of drugs, a new policy that allows us
ción de las drogas y de una nueva to deal with the phenomenon more
política que permita atender el fe- effectively. In this way, this essay fo-
nómeno de manera más eficaz. De cuses on the central elements that
esta forma, el presente ensayo inci- must be taken into account in order
de en los elementos centrales que to carry out a legislative reform in
deben tomarse en cuenta para la the matter.
realización de una reforma legisla-
tiva en la materia.
SUMARIO: experiencias regulatorias en otras
partes del mundo —incluyendo
I. Introducción. II. Situación ac- Estados Unidos y Canadá— plan-
tual de la política de drogas en tean retos importantes para la defi-
México. III. Oportunidades pa- nición de una política nacional que,
ra la reforma. IV. Áreas de opor- además de obtener mejores resulta- 147

tunidad para el primer trienio. dos, se erija coherente con las obli-

INACIPE • 2018 • REVISTA Mexicana de Ciencias Penales • Núm. 5


V. Áreas de oportunidad para el gaciones del debate global.
segundo trienio. VI. Anexo: nor- Tras varias décadas de imple-
matividad vigente en materia de mentación, los resultados obtenidos
drogas. VII. Fuentes de consulta. por la política prohibicionista han
sido, cuando más, mixtos, si no es
que insuficientes. Según datos pro-
I. INTRODUCCIÓN porcionados por la Oficina de las
Naciones Unidas contra la Droga
A más de 50 años del estableci- y el Delito (2017) (UNODC), mien-
miento del régimen internacional tras el uso de drogas ilícitas pare-
de fiscalización de drogas,1 el pobre ce haberse estabilizado en algunas
balance alcanzado en salud públi- regiones del mundo, este conti-
ca y seguridad ha hecho del fenó- núa aumentando en varios países.
meno de las drogas y las políticas El mismo fenómeno se repite en el
que lo determinan un debate de caso del control de la oferta, donde
primera necesidad para la agenda los esfuerzos por reducir el cultivo
política nacional e internacional. y la producción de las principales
Para México, el claro impacto ne- drogas de origen natural se han vis-
gativo de la estrategia de “guerra to contrarrestados por un auge de
contra las drogas” —en términos la producción de drogas sintéticas,
de violencia homicida, encarcela- incluido el aumento considerable
miento masivo, erosión del Estado de la producción de sustancias psi-
de derecho y criminalización de coactivas no sujetas a fiscalización
poblaciones vulnerables—, suma- internacional.
do a la imparable propagación de A este pobre balance, se suma el
hecho de que los costos y beneficios
de mantener el sistema actual no se
1
Definido por las convenciones y tratados de la ONU de
los años 1961, 1971 y 1988, es el sistema que se encarga
reparten igual entre las naciones.
de establecer sanciones criminales a la siembra, cultivo, Así pues, mientras algunos países
producción, transformación, distribución, posesión y uso
pueden presumir del éxito relati-
de narcóticos y sustancias psicotrópicas, y limita sus usos
a los “médicos y científicos”. vo de las medidas de reducción de
Lisa María Sánchez Ortega y Víctor Gutiérrez • Política de drogas en México: opciones para la reforma

la demanda, otros, como México, hacia el uso de nuevas drogas, y la


no pueden más que resaltar la or- estigmatización y marginalización
todoxia con la que aplican políticas de las personas consumidoras.
punitivas sin necesariamente refle-
jar éxitos significativos en ningún
148 frente. Según Daniel Mejía (2013), II. SITUACIÓN ACTUAL DE
de la Universidad de los Andes, en LA POLÍTICA DE DROGAS
INACIPE • 2018 • REVISTA Mexicana de Ciencias Penales • Núm. 5

términos de economía política in- EN MÉXICO


ternacional, parecería que lo úni-
co que la prohibición ha logrado es En 100 años de evolución jurídica
transferir los costos de la aplicación nuestro país ha desarrollado una po-
de la ley a los países de producción lítica de drogas eminentemente puni-
y tránsito, lo cual ha otorgado un tiva e ineficiente que, lejos de atender
“bono de paz” a los países de alto las verdaderas causas y efectos del fe-
consumo que contrasta con los altos nómeno (marginalidad, pobreza, ex-
costos económicos, sociales e insti- clusión, enfermedad y otros tipos de
tucionales pagados por las naciones sufrimiento social) se ha limitado a
en las que recae la responsabilidad incorporar el dictado internacional
de controlar la oferta. a la legislación. El resultado ha sido
Pero la historia no acaba ahí, la homogeneización de las respuestas
pues a estos dos fenómenos hay que estatales a drogas y comportamien-
agregar un tercero que es la existen- tos distintos, y el aumento indiscri-
cia de una serie de consecuencias minado del número de conductas
negativas “no esperadas” derivadas punibles a las que se atribuyen penas
de las políticas de control que la mis- desproporcionadas que terminan
ma ONU reconoció en su Informe afectando principalmente a campe-
Mundial sobre las Drogas de 2008. sinos, mujeres y consumidores.
Dichas consecuencias incluyen: la De acuerdo con datos provistos
creación de un enorme mercado por la Comisión Nacional contra las
criminal —provocado por la ilega- Adicciones, es posible afirmar que
lización de los usos no médicos y no la política de drogas en México ha
científicos de las distintas sustancias fracasado en el objetivo básico de
controladas—, el desplazamiento de prevenir el consumo y disminuir el
la producción y el tráfico hacia nue- número total de personas con pro-
vas áreas —conocido como efecto blemas de adicción. La Encuesta
globo—, la desviación de recursos Nacional de Adicciones revela que
del área de la salud a la de aplica- el consumo de sustancias ilega-
ción de la ley, el desplazamiento les en México permanece al alza y