Está en la página 1de 3

TODOS QUEREMOS ESTAR SANOS, PERO… ¡NO ES FÁCIL!

Ojo, no pretendas ahora cambiar de la noche a la mañana toda tu


forma de vida. No quieras dejar de fumar, abandonar la comida rápida
En cuanto al cuidado de nuestra mente, hay pocas dudas hoy en día y salir a correr todos los días de golpe si nunca lo has hecho. Pero no
de que nuestro cerebro y nuestra mente necesitan de ejercicio al igual caigas en la tentacioń de decir mañana empiezo, Empieza hoy con una
que nuestro cuerpo. No debemos dejar que nuestros pensamientos acción que te ayude a mejorar. No queremos decirte qué debes
estén a merced de las circunstancias, especialmente cuando la comer, que actividad física debes realizar o de qué manera debes
mayoría de los impactos que tenemos son negativos, o al menos no cultivar tu mente, pero lo que sí te decimos (¡y te insistimos!) es que
están destinados a hacernos crecer y sentirnos bien. Los medios de debes ser consciente de ello y comenzar a mejorar.
comunicación sólo quieren tener audiencia. Los políticos, vendernos Cuando ves a otras personas que están más sanas, más felices, no te
sus programas. Mucha música, cine literatura o ¡influencers! lanzan escudes en que sus circunstancias son mejores que las tuyas y
un mensaje degradante sin importar la influencia negativa en sus piensa qué puedes hacer tú hoy para comenzar a cambiar algunos
seguidores, especialmente los jóvenes. hábitos.
Merecerá la pena.
Entonces, si en tantas cosas estamos de acuerdo, ¿por qué caemos en
ellas? Pues, sencillamente, porque somos cómodos y esclavos de
nuestros hábitos. El 99% de lo que hacemos cada día sucede de forma
más o menos automática. Y eso no es malo. No podríamos respirar,
andar, conducir o realizar miles de tareas cotidianas si tuviéramos que
pensar en ellas. El problema es qué hay muchos más
hábitos instaurados que nos están haciendo daño. El hábito de
lavarse los dientes es bueno. El de pasar horas delante de la televisión
viendo programas basura, no. Abusar de Mc.Donalds, Burguer King o
similares o comprar comida precocinada es cómodo. nunca tenemos
tiempo para dedicar unos minutos diarios al cultivo de nuestra mente
porque la vida moderna está llena de estímulos:redes sociales, TV, …
Sin embargo, si instauramos nuevos hábitos, luego no nos costaría
esfuerzo seguirlos.
Por eso, la propuesta es que trabajes en tus hábitos. Analiza cuáles
tienes y qué efecto tienen sobre ti. Descubrirás que pasas mucho más
tiempo del que crees en acciones nada productivas o perjudiciales
para ti. Así que plantéate ir cambiando poco a poco esos hábitos,
comenzando por los que creas que tienen un peor impacto.