Está en la página 1de 21

UNIDAD 2. HABLANDO SE ENTIENDE LA GENTE.

COMUNICACIÓN:
1. La intención comunicativa
1.1. Las funciones del lenguaje

GRAMÁTICA:
2. Las unidades de la lengua (II): clasificación de
las palabras
2.1. Palabras variables e invariables
2.2. Categorías gramaticales

LITERATURA:
3. Literatura
3.1. Los géneros literarios

ORTOGRAFÍA:
4. Reglas de acentuación (I)

COMUNICACIÓN:

1. La intención comunicativa
1.1. Las funciones del lenguaje

Cada acto de comunicación encierra una


determinada intención. La intención comunicativa
es el objetivo que perseguimos cuando emitimos
algún mensaje.
El propósito que queremos alcanzar puede ser
informar, convencer, pedir, ordenar, etc. y
determina las características del mensaje.

En ocasiones, un mismo mensaje puede tener varias


intenciones, aunque una predomine sobre las
demás.

La intención comunicativa se puede identificar con


ayuda de las funciones del lenguaje. Cada una de
estas funciones está especialmente relacionada con
los elementos de la comunicación.

Función representativa o referencial: Se utiliza


para transmitir una información de manera objetiva.
Está relacionada con aquello de lo que se habla en
el contexto o la situación comunicativa. Ejemplos:
El coche de Pablo está averiado. / Las prácticas de
electricidad comienzan a las ocho y media de la
mañana.
Función expresiva o emotiva: Se produce cuando
el emisor expresa de manera subjetiva
sentimientos, opiniones o estados de ánimo.
Ejemplos: Me gusta mi profesión. / Estoy muy
cansado de estudiar.

Función apelativa o conativa: Se utiliza en el


lenguaje para influir en el comportamiento del
receptor. Ejemplos: Vete a tomar aire./ Cállate.

Función fática o de contacto: Sirve para iniciar,


mantener o finalizar la comunicación y afecta
principalmente al canal. Ejemplos: Te quedas ahí
quieto, ¿eh? / Ayer lo pasé genial en la fiesta,
¿sabes?

Función metalingüística: Se produce cuando se


usa el lenguaje para hablar del propio lenguaje, es
decir, de la lengua o del código lingüístico que
usamos. Ejemplos: Burro se escribe con b. / The es el
artículo en inglés.

Función poética o literaria: Se trata de usar el


lenguaje de manera especial para elaborar el
mensaje de forma bella, artística y original y llamar
la atención sobre él. Ejemplo: Donde habite el olvido,
/ En los vastos jardines sin aurora; / Donde yo sólo
sea / Memoria de una piedra sepultada entre
ortigas / Sobre la cual el viento escapa a sus
insomnios. (Luis Cernuda)

GRAMÁTICA:

2. Las unidades de la lengua (II): clasificación


de las palabras.

Las palabras tienen características tan variadas que


se pueden agrupar en diferentes clases y categorías
gramaticales.

2.1. Palabras variables e invariables


En nuestra lengua hay palabras que pueden
cambiar de forma. Por ejemplo, si estamos
refiriéndonos a la acción de trabajar, esa palabra
puede decirse y escribirse de muchas formas:
trabajo (yo, ahora), trabajaré (yo, más tarde),
trabajaron (ellos o ellas, en un momento pasado),
trabajasteis (vosotros, en un momento también
pasado). Todas estas palabras forman parte de la
conjugación del verbo trabajar. Los verbos son una
clase de palabra variable, porque admiten cambios
en su forma o flexiones.

Esto mismo puede observarse con otras clases de


palabras.

• Nombres: decimos, por ejemplo, niño, niña,


niños, niñas; flor, flores…
• Adjetivos: decimos, blanco, blanca, blancos,
blancas; azul, azules, etc.

Hay otras palabras que no admiten cambios de


forma. Por ejemplo, las palabras entonces, allí, muy,
desde, en, aunque, etc. siempre se dicen y se
escriben de la misma manera. Son los adverbios, las
preposiciones y las conjunciones.

Distinguimos así entre palabras variables e


invariables.
• Palabras variables: las que admiten cambio o
flexión en su forma. Son el verbo, el nombre, el
adjetivo, el determinante y el pronombre.
• Palabras invariables: las que no admiten
cambio o flexión. Son el adverbio, la
preposición, la conjunción.

2.2. Categorías gramaticales.

Según su significado, las palabras se agrupan en


categorías gramaticales.

El sustantivo o nombre: designa seres, objetos,


lugares, sentimientos o ideas: mecánico, electricista,
destornillador, perro, Gijón, felicidad, tristeza.
Tiene género (masculino o femenino) y número
(singular o plural): profesor-a-s (-a morfema flexivo
de género, -s morfema flexivo de número).

Los sustantivos se clasifican, según la realidad a la


que hacen referencia:

Comunes: Nombran en forma general elementos de


la misma clase (mujer, profesor, gato, etc.).

Propios: Nombran en forma individual algún sujeto


u objeto: Gijón, Asturias, Manuel, María.

Concretos: Seres u objetos que se pueden percibir


por los sentidos: lápiz, destornillador, coche.

Abstractos: Conceptos, ideas o sentimientos sin


presencia física: amor, felicidad, paciencia.

Contables: Objetos o cosas que pueden ser


enumerados: dos libros, muchos billetes, cuatro
destornilladores.

Incontables: No se pueden contar aunque sí medir


o cuantificar: nieve, azúcar, leche.

Los sustantivos pueden ser de una sola categoría o


pertenecer a la vez a varias clases. Ejemplo:
destornillador es común, concreto e individual; grasa
es común, concreto e incontable; ansiedad es común
y abstracto; Gijón es propio.
Los artículos son palabras sin significado propio que
se anteponen al sustantivo para determinar o
reducir su significado e indicar su género y número:
el, la, lo, los, las, un, una, unos, unas, al y del.

Los artículos se dividen en definidos (o


determinantes) e indefinidos (o indeterminantes).

Los artículos definidos son aquellos que hablan de


algo conocido y que se puedes identificar.

Los artículos indefinidos son aquellos que hablan de


algo no conocido o que no se puede identificar.

Definidos Indefinidos
Singular Plural Singular Plural
Masculino el los un unos
Femenino la las una unas

Los adjetivos acompañan o se refieren a un


sustantivo; pueden destacar una cualidad o una
propiedad suya o bien limitar su extensión.
Concuerdan en género y número con el sustantivo.

Hay dos clases principales de adjetivos: los


calificativos y los determinativos.

• El adjetivo calificativo señala las cualidades o


características de los sustantivos. Ejemplos:
camiseta roja, lana suave.
Los adjetivos pueden tener dos terminaciones y
poseen morfemas de género y de número, ejemplos:
amarillo/a/os/as, pícaro/a/os/as, o una sola
terminación, En este caso solo admiten variación de
número, ejemplos: verde/es, leal/es.

• Los adjetivos determinativos acompañan al


sustantivo para concretar, actualizar o limitar su
significado. Ejemplos: aquel gato, mi
destornillador, ese cable.

Los adjetivos determinativos se clasifican según en


los siguientes tipos:

Posesivos: Indican propiedad o pertenencia (mi/s,


mío/a/os/as, nuestro/a/os/as/, tu/s, tuyo/a/os/as,
vuestro/a/os/as, suyo/a/os/as, su/s).

Demostrativos: Marcan la distancia espacial o


temporal entre el hablante y el nombre señalado, es
decir, identifican al sustantivo precisando su
proximidad (este/a/os/as, ese/a/os/as, aquel/aquella/
os/as).

Numerales: Expresan cantidad u orden de manera


precisa. Estos a su vez pueden ser cardinales (uno,
dos, tres…) u ordinales (primero, segundo,
tercero…).

Indefinidos: Expresan cantidad, identidad o


existencia de manera imprecisa (cualquiera, tal,
poco, algo, cada, quienquiera, cierto, otro, varios,
algún…).

Interrogativos y exclamativos: Introducen una


pregunta o una exclamación (cuáles, cuánto/a/os/as,
qué).

Los pronombres son palabra que sustituyen al


sustantivo o nombre. Se comportan igual que un
sustantivo y, por tanto, pueden cumplir las mismas
funciones. Ejemplo: Mi padre es electricista. Él
trabaja en un taller (El pronombre él se refiere a mi
padre).

Pueden ser de diferentes tipos:

Personales: Se refieren a las personas que


intervienen en la comunicación (yo, mí, me,
conmigo, nos, nosotros/as, tú, ti, te, contigo, os,
vosotros/as, él/ella/o, lo/a/os/as, le, se sí, consigo,
usted/es).
Posesivos: expresan la relación de posesión entre
los poseedores y el objeto poseído (mío/a/os/as,
nuestro/a/os/as, tuyo/a/os/as, vuestro/a/os/as, aquel/
aquella/o/os/as.

Numerales: Expresan cantidad u orden de manera


precisa. Estos a su vez pueden ser cardinales (uno,
dos, tres…) u ordinales (primero, segundo,
tercero…).

Indefinidos: Expresan cantidad, identidad o


existencia de manera imprecisa (nada, poco, algo,
bastante, otro, alguien…).

Interrogativos y exclamativos: Introducen una


pregunta o una exclamación (qué/quien/quiénes,
cuál, cuánto/a/os/as).

En algunas ocasiones, las formas de los adjetivos


determinativos y de los pronombres coinciden.
Para saber si pertenecen a una categoría u otra,
debes fijarte si acompañan al nombre (adjetivos
determinativos) o si lo sustituyen (pronombres).

El verbo puede expresar acciones, estados o


procesos en un tiempo determinado (reparar, ir,
correr, estudiar).
El verbo está formado por un lexema, que aporta
significado léxico, y los morfemas flexivos, o
desinencias, que añaden las nociones gramaticales
de persona, número, tiempo, modo, etc.

El adverbio indica circunstancias de lugar, tiempo,


modo o cantidad y expresa afirmación, negación
duda o deseo. Puede complementar a un verbo (el
coche corre mucho), a un adjetivo (Tú motocicleta
es muy rápida) o a otro adverbio (el taller está
bastante cerca).

En la Tabla se muestran algunos ejemplos de las


distintas clases de Adverbios.

Clases de Adverbios
Aquí, allí, allá, acá, lejos, encima,
Lugar
debajo, cerca, delante…
Hoy, ayer, antes, después, pronto,
Tiempo
tarde, temprano, todavía…
Bien, mal, como, así… y todos los que
se obtienen añadiendo -MENTE a los
Modo
adjetivos calificativos (tristemente,
fácilmente).
Mucho, poco, bastante, demasiado,
Cantidad
más, menos, nada…
Sí, también, cierto, efectivamente,
Afirmación
claro, verdaderamente…
Negación No, jamás, nunca, tampoco…
Acaso, quizás, quizá, probablemente,
Duda
posiblemente…
Deseo Ojalá, así

No se deben confundir los adverbios de cantidad con


los adjetivos determinativos o los pronombres
indefinidos. El adverbio no varía de género ni de
número, mientras que los otros tipos de palabras sí
cambian.

Las preposiciones se utilizan para unir palabras o


grupos de palabras. Ejemplo: café con leche.

Las preposiciones son: a, ante, bajo, con, contra, de,


desde, durante, en, entre, hacia, hasta, mediante,
para, por según, sin, sobre, tras.

Las conjunciones sirven para relacionar entre sí


palabras u oraciones.

Clases de Conjunciones:

Conjunciones Coordinantes
Unen oraciones o palabras de igual categoría
sintáctica
Unen los componentes de una
Copulativas oración para indicar un orden.Y, e, ni,
que
Indican opciones excluyentes y
contrapuestas.Pero, mas, aunque,
Adversativas
siquiera, sino, no obstante, sin
embargo
Para indicar una elección entre dos o
Disyuntivas
más opciones.O, u, ora, sea, bien
Indican distribución o alternancia
entre opciones.Ya…ya, bien…bien,
Distributivas
cerca… lejos, éste… aquél, tanto…
como
Conjunciones Subordinantes
Unen oraciones de distinta categoría sintáctica,
estableciendo dependencia entre ellas, de
manera que una está subordinada a la otra
Indican la causa, razón o
Causales motivo.Pues, como, porque, ya que,
puesto que
Establecen una comparación entre los
Comparativas términos que vinculan.Como, Igual
que, tal como, así como, más que
Indican una subordinación
Condicionales condicionada.Si, con tal que, a menos
que, dado que, siempre que
Indican una dificultad que no impide
Concesivas la acción.Aunque, a pesar de que, si
bien, por más que, por lo tanto
Establecen una consecuencia.Así,
Consecutivas
luego, tan, tanto que, conque, así que
Indican una relación de finalidad.Para,
Finales
porque, a que, para que, a fin de que
Temporales Indican una relación de precedencia
temporal.Cuando, mientras, antes,
luego, apenas, en cuanto, antes de
que

LITERATURA:

3. Literatura

3.1. Los géneros literarios

Se denomina género literario a cada una de las


clases en que se dividen los textos literarios, escritos
por los autores con una finalidad determinada. Cada
género literario comprende, a su vez, otros
subgéneros literarios.

Cada género tiene sus rasgos característicos:

1. Género lírico: Se usa para expresar


sentimientos y para ello, emplea generalmente
el verso.
2. Género narrativo: Se utiliza para presentar
historias realizadas por personajes que pueden
intervenir mediante el diálogo. El narrador
cuenta la historia y para ello puede utilizar
distintas formas de elocución, esto es, la
narración, la descripción, la exposición o la
argumentación.
3. Género dramático: Es aquél destinado a ser
representado ante unos espectadores. Los
personajes intervienen sin la mediación de
ningún narrador, siguiendo las indicaciones
sobre vestuario, gestos, movimientos, etc. que
contienen las acotaciones del texto teatral.

Subgéneros literarios

Llamamos subgéneros literarios a cada uno de los


tipos de textos que se incluyen en los anteriores
géneros señalados, caracterizados porque todos
tienen rasgos comunes del género al que
pertenecen.
Los principales subgéneros son los siguientes:

Subgéneros líricos:

• Canción: poema de tema amoroso.


• Elegía: poema en el que se llora la muerte de un
ser querido.
• Oda: poema que trata un tema serio y elevado.
• Sátira: poema utilizado para ridiculizar a alguien
o a algo.
• Égloga: poema extenso con temas de la
naturaleza y ambiente pastoril.

Subgéneros narrativos:
• Cuento: narración breve con pocos personajes y
con el tiempo y espacio escasamente
desarrollados.
• Novela: narración más extensa y compleja que el cuento
donde aparece una trama complicada o intensa, personajes
sólidamente trazados, ambientes descritos
pormenorizadamente, con lo que se crea un mundo autónomo
e imaginario.
• Poema épico: Relata las hazañas heroicas con el propósito de
glorificar a una patria. Por ejemplo, La Eneida, de Virgilio.
• Cantar de gesta: Poema escrito para ensalzar a un héroe. Por
ejemplo, el Poema de Mío Cid.
• Romance: Poema épico-lírico usado para narrar hazañas o
hechos de armas.

Subgéneros dramáticos:

• Comedia: Desarrolla conflictos divertidos y


amables, con personajes pertenecientes al
mundo de la normalidad.
• Drama: Los personajes luchan contra la adversidad, que
suele causarle gran daño. Pueden intervenir elementos
cómicos y entonces toma el nombre de tragicomedia.
• Tragedia: Presenta terribles conflictos entre personajes de
alta alcurnia -reyes, héroes- que son víctimas de terribles
pasiones que les llevan a la destrucción y a la muerte.
Otros subgéneros dramáticos: el auto
sacramental, el entremés, el paso, el
melodrama, etc.

ORTOGRAFÍA:

1. Reglas de acentuación (I)


Al pronunciar una palabra elevamos el tono de voz
sobre una sílaba. Esta sílaba se llama tónica porque
en ella recae el acento. Las demás sílabas de la
palabra se llaman átonas.

El acento unas veces se escribe y otras veces no,


siguiendo determinadas reglas. Cuando se escribe,
se llama acento gráfico o tilde (o simplemente
acento) y cuando no se escribe, solamente se
pronuncia, se llama acento prosódico.

Según la posición de la sílaba tónica, las palabras se


clasifican en:

Agudas: Cuando la sílaba tónica es la última


sílaba; (camión, farol, sabor). Llevan tilde si la
palabra acaba en -n, -s o vocal.

Llanas o Graves: Cuando la sílaba tónica es la


penúltima sílaba; (césped, gafas, silla). Llevan
tilde si la palabra acaba en consonante excepto
-n o -s.

Esdrújulas: Cuando la sílaba tónica es la


antepenúltima sílaba; (pájaro, carátula, pánico).
Llevan tilde siempre.

Sobreesdrújulas: Cuando la sílaba tónica es la


anterior a la antepenúltima sílaba; (cuéntamelo,
devuélvemelo). Llevan tilde siempre.

A veces, una palabra tiene dos o más vocales


contiguas. Cuando esto ocurre se pueden presentar
diferentes casos:

Diptongo: es la unión de dos vocales que forman


una sola sílaba y se combinan de alguno de los
siguientes modos:

Vocal abierta tónica (a,e, o) + vocal cerrada


átona (i,u) o viceversa: ca-mión.

Vocal cerrada (i, u) + vocal cerrada distinta (u,i):


viu-da, cui-dar.
Según las reglas de acentuación, si el diptongo lleva
vocal abierta, la tilde se coloca sobre esta; si lleva
dos vocales cerradas, la tilde va en la segunda vocal.
Triptongo: es la unión de tres vocales en una misma
sílaba.

Vocal cerrada + vocal abierta + vocal cerrada:


U-ru-guay, es-tu-diáis.

Según las reglas de acentuación, la tilde se coloca


sobre la vocal abierta.

Hiato: es una secuencia de vocales que constituyen


sílabas distintas. Las siguientes combinaciones
forman hiato:

Dos vocales abiertas (a,e,o): bo-a, a-ho-ra, ca-er.


Dos vocales cerradas iguales: chi-i-ta.
Vocal abierta átona (a,e,o) + vocal cerrada
tónica (i.u) o viceversa: rí-o, Ra-úl.

En los dos primeros casos se siguen las normas


generales de acentuación. En el tercer caso, la vocal
cerrada siempre lleva tilde, independientemente de
que lo exijan o no las reglas de acentuación.