Está en la página 1de 2

Juan 18: 1 - 27

“La verdad que nos hace libres”


Arresto de Jesús
Juan 18: 1 - 11
En los evangelios sinópticos se menciona el beso que Judas le da a Jesús para entregarlo, no
así en el evangelio de Juan, sin embargo se menciona algo que en los demás evangelios no, el
hecho del versículo 4 al 9.

Aunque no se menciona el nombre del huerto en el evangelio de Juan se entiende o se cree


que es el de Getsemaní.

En esta porción la expresión YO SOY tiene una usanza similar a la que fue usada en Éxodo
3:13 - 14 ‫אֶהְיֶה אֲׁשֶר אֶהְיֶה‬, (ehyeh asher ehyeh), (Yo soy el que seré) en un comentario se lee
de la siguiente manera: “El cuerpo del ser humano caído no está capacitado para soportar la
presencia de Dios. Por la bondad y la misericordia de Dios, y porque formaba parte de su plan,
aquel “Yo soy” no les costó la vida a los que venían en busca de Jesús para prenderlo”.

Sólo en el evangelio de Juan se menciona que fue Simón Pedro el que le cortó la oreja al
siervo del sumo sacerdote y que este se llamaba Malco. Se ha dicho que Pedro quizás quería
matar al siervo del sumo sacerdote en un acto desesperado, pero como era sólo un pescador y
no tenía experiencia con la espada y sólo le cortó la oreja al hombre.

La referencia de la copa hace referencia a la oración en el huerto de Getsemaní que


mencionan los sinópticos.

Jesús ante el sumo sacerdote


Juan 18: 12 - 14
Yosef Bar Kayafa o Caifás había sugerido a los judíos que convenía que un hombre muriese
por todo el pueblo en Juan 11: 45 - 50, en ese capítulo se menciona que era como una manera
de asegurar que los judíos siguieran viviendo, recordemos que estaban bajo opresión del yugo
romano.

Pedro en el patio de Anás


Juan 18: 15 - 18
Aquí se menciona la primera negación de Pedro, él estaba en la puerta de la casa del sumo
sacerdote, iba otro discípulo con él y este conocía al sumo sacerdote, cuando este último
envía por Pedro la portera lo relacionó con Jesús y Pedro lo negó.

Después se menciona que Pedro junto a siervos y alguaciles se calentaba porque hacía frío,
ese detalle sólo es mencionado en Juan y el fuego en los evangelios de Lucas y Juan

Anás interroga a Jesús


Juan 18: 19 - 24
Las respuestas de Jesús en esta ocasión sugieren que buscaba un juicio justo, de ahí el
comentario de preguntar primero a los que habían oído. Esto llevó a que un alguacil abofeteara
a Jesús.

Lo clandestino de la situación sugiere que el juicio no se llevó a cabo en términos


correctamente legales, lo que tampoco obligaba a Anás y a Caifás a hacerlo bajo esas
condiciones.

Es interesante como desde tiempos de Jesús operaba en estratos como el religioso lo que
conocemos como nepotismo pues hay que notar que llevaron a Jesús con Anás quien era
suegro de Caifás, quien era sumo sacerdote en funciones, en estos pasajes se narra que es
Anás quien interroga a Jesús, una vez que concluye manda atado a Jesús con Caifás. Anás
también había sido sumo sacerdote.

Pedro niega a Jesús


Juan 18: 25 - 27
Podríamos decir que la lectura del versículo 18 continúa aquí. Se lee la segunda y tercera
negaciones de Pedro, en este evangelio no se menciona que Pedro llore, o que el gallo cante 2
veces. Las negaciones fueron ante 3 personas distintas en 3 momentos diferentes, la última
vez que Pedro negó a Jesús fue con un familiar de Malco (al que le había cortado la oreja, pero
que fue sanado por Jesús). Esto sólo es mencionado en el evangelio de Juan. Por otro lado
Juan omite las maldiciones y las lágrimas de Pedro (como ya habíamos leído antes).

Propósito de la Escritura: Juan 20:31 cita el propósito de la siguiente manera: “Pero éstas se


han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis
vida en su nombre.” A diferencia de los tres Evangelios sinópticos, el propósito de Juan no era
presentar una narrativa cronológica de la vida de Cristo, sino manifestar Su deidad. Juan no
sólo estaba buscando fortalecer la fe de la segunda generación de creyentes, así como atraer
a otros a la fe, sino que también buscaba corregir una falsa enseñanza que se estaba
difundiendo. Juan enfatizaba que Jesucristo era “el Hijo de Dios,” totalmente Dios y totalmente
hombre, contrario a la falsa doctrina que veía al “Espíritu-Cristo” viniendo sobre el Jesús
humano en su bautismo, y abandonándolo en la crucifixión.

También, es preciso mencionar que a diferencia de los evangelios sinópticos que muestran el
reino de Dios, en Juan se muestra la gloria de Jesús

El evangelio de Juan además responde a la situación que aparece en Mateo 28: 11 - 15.

Y a estas 3 posturas:

a. Contra la acusación de los judíos. En aquel tiempo ya hubo una división entre judíos y
cristianos. Los rabinos habían añadido una maldición de los `minim' (herejes) a la oración
diaria (el Sjemone-Esre); esta era razón suficiente para hacer un llamado a seguir confiando
en Jesús.

b. Contra los discípulos de Juan el Bautista. Durante este tiempo ya formaban una secta
que casi ensalzaba a Juan el Bautista. El evangelio de Juan muestra que el bautista mismo
no era la Luz (1:8) sino simplemente el testigo y mensajero de ella; y que el mismo se
gozaba en que la gente siguiera a Jesús (3:26 - 30).

c. Contra la secta de los gnósticos. La gnosis era una secta que se encontraba tanto en el
judaísmo como en el cristianismo temprano; esta secta menospreciaba la materia a
expensas del alma. Para ellos el cuerpo no era nada más que la cárcel del alma. Dicha
secta negaba que Jesús realmente hubiera tomado un cuerpo físico, sino sólo la apariencia
de un cuerpo. Contra 1 esta herejía, Juan recalca la encarnación de Jesús diciendo: "Y
aquel Verbo fue hecho carne (1:14).”

También podría gustarte