Está en la página 1de 56

LA POÉTICA DE UN AUSENTE

MANUEL JOSÉ OTHÓN Y EL AUSENTISMO COMO PRÁCTICA


DE SOCIABILIDAD PÚBLICA
LA POÉTICA DE UN AUSENTE
MANUEL JOSÉ OTHÓN Y EL AUSENTISMO COMO PRÁCTICA
DE SOCIABILIDAD PÚBLICA

JOSERRA ORTIZ
Manuel sigue escribiendo con rapidez febril. El actor debe
mostrar gran agitación, como el hombre que está cumpliendo
con un deber a fuerza.

-Manuel José Othón, describiéndose en una carta a


Adrián Aguirre
I.

Manuel José Othón fue un poeta ausente. Alejado de sus amigos y de los centros urbanos
donde México se definía en la modernidad y formalizaba intuitivamente su despertar a la
cultura y a la ciencia, el poeta pasó la mayor parte de sus años de madurez en un obligado
exilio por pueblos y ciudades menores del norte de la República1. Su éxodo, vale la pena
recordar, siempre fue más pueril que romántico, más una necesidad que un deseo. Con
excepción de las ocasiones en que sirvió en la administración pública de su ciudad e incluso
como diputado federal al servicio del régimen, su continua pobreza lo obligó a trabajar como
juez y abogado por largas temporadas en las poblaciones más rudimentarias y rústicas, “en pos

1 Este ensayo espera no confundir el concepto histórico de Modernidad (Modernity), con la tendencia
cultural conocida como modernismo. Sin embargo, siguiendo la tradición marxista de Marshall Berman,
sí conviene en que el modernismo es una parte constitutiva de la Modernidad, y que debe estudiarse
con relación a la modernización. Aludiendo a sus inclinaciones intelectuales por Marx, Berman propone
la clarificación de “the relationship between modernist culture and the bourgeois economy and
society—the world of “modernization”—from which it has sprung.” (90)
Por lo demás, las ideas del ensayo operan sobre la suposición de que existen diferencias profundas[si,
esto es lo que siempre se dice; es interesante pensar en las coincidencias, que son menos observadas
pero enormes... ambas son poéticas de modernización en muchos sentidos, y comparten las angustias
que estaban prontas ya a fines del XIX...] entre las escrituras modernistas europeas y anglosajonas, y lo
que comúnmente se denomina modernismo hispanoamericano—aunque de ninguna forma se aborda
este problema. La distinción, paradójicamente, no sirve para separar los ánimos y directrices estéticas de
los escritores según su nacionalidad, sino para incluir a los hispanoamericanos—con sus
especificidades—en el cambio ontológico que la modernidad sufrió durante la segunda mitad del siglo
XIX.
En su ensayo “Eurocentrism and Modernity”, Enrique Dussel da una razón pertinente que permite
incluír a la América hispana en el mapa de la modernidad: “Modernity is, for many, an essentially or
exclusively European phenomenon (...) Modernity includes a rational ‘concept’ of emancipation that we
affirm and subsume (which) allows Latin America to also rediscover its ‘place’ in the history of
Modernity (...)” (65-68) Por lo tanto, el papel de América Latina durante el desarrollo de la Modernidad
y, sobre todo, durante el momento del cambio epistemológico de fin de siglo debe ser entendido, desde
una perspectiva inclusiva y universalista, como una consciencia de época que se resume en la famosa
cita de Karl Marx en Berman “To be modern is to be part of a universe in which, as Marx said, ‘all that
is solid melts into air.’” (15)
del sacratísimo frijol y la divinísima tortilla” (Othón 1999, 238)2. Su situación no era, por lo
tanto, muy diferente a la de otros literatos de su generación que debieron siempre de anteponer
sus trabajos de tipo burocrático a sus impulsos literarios, como Amado Nervo o Manuel
Gutiérrez Nájera. Sin embargo, a diferencia de ellos—y probablemente debido a que Manuel
José Othón no habitaba en ninguna metrópoli—su figura pública llegó a entenderse como
condición de su ausencia, misma que cobró pronto el sabor a destierro. En la cumbre de su
carrera, el propio Othón contribuiría en esta figuración, insistiendo en la estampa de su
“bucolismo.”
A la crítica othoniana poco le ha interesado abundar en esta y otras particularidades de
la biografía del poeta3. Las anotaciones sobre la lejanía de Manuel se caracterizan, casi
exclusivamente, por el comentario lastimero de su pobreza, o, cuando mucho, por la
oportunidad que esa situación le dio para apreciar los paisajes que después aparecerían en el
“Himno de los bosques” o “La noche rústica de Walpurgis”. En la misma línea, la crítica ha
procurado un Othón inocentón y abstraído, alejado ideológicamente de sus contemporáneos

2 Escribe Montejano y Aguiñaga en una nota del Epistolario: “Hacia 1890, después de andar –abogado
de la legua, que decía él mismo—por Santa María del Río, Cerritos, Guadalcázar y Tula, Othón volvió a
San Luis. Para entonces ya era un poeta y autor teatral de renombre. Inclusive en la metrópoli –en 1885,
cuando María Servín presentó Después de la muerte—había recibido grandioso homenaje. A su regreso de
Tula, Tamps., el poeta recibió singulares demostraciones de aprecio por parte de sus amigos potosinos,
uno de ellos el gobernador Carlos Díez Gutiérrez, quien le dio empleo de agente del Ministerio Público
y catedrático del Instituto Científico y Literario y, en 1892, lo llevó consigo a la capital en calidad de
secretario particular.” (Othón 1999, nota 42)

3Para la biografía de Manuel José Othón puede consultarse, con reservas, el Manuel José Othón y su
ambiente, de Rafael Montejano y Aguiñaga, así como las introducciones de Peñalosa o Betancourt a
cualquiera de sus volúmenes. Aunque el apropiamiento ideológico de Montejano pone en entredicho la
veracidad de muchas de sus opiniones y comentarios, su libro es todavía la fuente más completa en
cuanto a la cronología del poeta. Versiones resumidas de los mismos datos se encuentran en
Acercamientos a Manuel José Othón, de Hugo Gutiérrez Vega, y El San Luis de Manuel José Othón, de Marco
Antonio Campos. De entre todos, quizá los mejores y menos parciales de los estudios sean los de
Baltasar Dromundo y Evodio Escalante.
Por otro lado, la biografía no autorizada—y desprestigiada además por la crítica “oficial”—de Artemio
de Valle Arizpe, Anecdotario de Manuel José Othón, resulta interesante para deducir el tipo de vida pública
que llevaba el poeta. Probablemente exagerado, el Othón de Valle Arizpe es el más interesante de
todos, por no decir que el más realista y humano. Gracias a este Anecdotario, existe la refrescante
posibilidad de un Othón real, jovial, urbano y arrojado por completo a su época. El Othón de Valle
Arizpe, a diferencia del beato e inocentón de Montejano y demás “oficialistas”, es borracho, distraído y
humano; sus amigos, como él, son menos graves y más bohemios, y entre ellos ostenta el apodo de
“Pedrote”. Cuando regresa de sus lejanías, se dedica al consumo indiscriminado de “torreones”, una
especie de cocktail del que solamente él conocía la receta. Es un Othón de sed y apetito pantagruélicos,
es verdad, pero que permite imaginar al hombre que sus estudiosos más serios han negado.
tanto política como estéticamente. Ambas distancias han sido entendidas en este primer siglo
de othonismo, no sólo como obvias a la figura del poeta, sino sobre todo como decisiones
personalísimas conscientemente elegidas por Othón para oponerse, categóricamente, al resto
de poetas de diferentes edades y generaciones que escriben en el México de cambio de siglo.
Asimismo, el comentario sobre la posición guardada por Othón con respecto a las ideas y
preocupaciones del momento se ha empleado como el argumento fácil desde el cual separarlo
completamente del movimiento cultural más característico de la época: el modernismo.
Los estudios othonianos concluyen que a Othón no le interesaban ni la política, ni las
novedades estéticas propuestas por los modernistas. Para ambos respectos existe un común
acuerdo en el que el potosino es definido como poeta de absoluta y completa estirpe clásica.
Sin embargo, ante afirmaciones como su ausencia de todo apetito político, nunca se han
revisado las particularidades de los favores, trabajos y puestos de administración pública de los
cuales disfrutó gracias al favoritismo con el que era tratado desde el círculo de poder político.
En todo sentido se evidencia una urgencia crítica por simplificar al poeta, misma que tiende a
apoyarse en la idea de que Othón desarrolló su personalidad pública con total inocencia o
ingenuidad. Para aludir a esta pretendida inocencia, suele citarse su ido y traído prólogo a los
Poemas rústicos de 19024, donde dice que “el artista debe ser sincero hasta la ingenuidad. No
debemos expresar nada que no hayamos visto; nada sentido o pensado a través de ajenos
temperamentos […]” (1997 Vol.1, 261)
El resultado más grave de estas interpretaciones de su vida es que con la muleta de la
candidez—que le ha dado el “carácter ingenuo y diáfano, distraído y soñador […](Montejano
1999, 7)—se han sincopado al poeta y su obra. José Rivera, por ejemplo, ha querido que “la
poesía de Othón es como lo fue el poeta: sencilla, sosegada –aun la erótica-; sin exotismos ni
exageraciones de contenido o forma; sobria y elegante, ingenua y pura.” (10) Esta sobriedad y
elegancia con que se caracterizó desde pronto a la obra de Othón, llegó a la cúspide de la
pretensión en una corta línea de Manuel Puga y Acal. Quien fuera director de la Revista

4 Poemas rústicos debería ser considerado como el único volumen válido de poesía de Manuel José
Othón. Es, cuando menos, el único acreditado por el poeta en su madurez y plenitud creativa. Aunque
la colección incluye algún poema de 1889, y otro más viejo, “Pulcherrima dea,”, que en 1879 había
escrito con el nombre de “Venus,” Othón establece que su obra inicia en 1890. La decisión, más que un
capricho, cobra sentido cuando se lee el prólogo. En la lectura de estos poema se nota, como ya dijo
Joaquín A. Peñalosa que “es otro Othón el que canta ahora, no sólo distinto de la producción anterior,
sino casi también de la que posteriormente escribiría. Libro casi sin pasado y apenas repetido por algún
eco. Las cumbres suelen ser solitaria.” (Peñalosa en Othón 1997 Vol 2, 23)
Ilustrada, y amigo íntimo del poeta, llegó a decir que “[Othón] era de abolengo colonial y
conservador, es decir, honrado y culto.” Desde esta afirmación, los othonistas más acreditados,
como Montejano y Aguiñaga o Joaquín A. Peñalosa, han intentado que el conservadurismo
político de Othón, se entienda únicamente como influyente de su voluntad estética, igualmente
conservadora. Sus decisiones estilísticas—honradas y cultas—no les representan, ni les indican,
una actividad sociocultural más amplia. Los comentarios sobre el apoliticismo de Manuel José,
por otro lado, quedan bien resumidos en una nota de Marco Antonio Campos. En ella, por si
fuera poco, se evidencia la simplicidad con que se acalla la verdadera dimensión de la actividad
política del Othón:
Pese a haber sido dos veces diputado (una local y otra federal), secretario del
gobernador Carlos Díez Gutiérrez, y pese a ser amigo de excelencia de
gobernadores como Bernardo Reyes y Blas Escontría, Othón no fue
propiamente un hombre político. Nada más alejado de él que la militancia y el
activismo partidistas. La política representó para él una forma de allegarse a
algún dinero para la sobrevivencia diaria y de tener ese leve brillo que da la
amistad de los hombres de poder. (45)
Así como de la política, a Othón también se le ha retirado constantemente del
movimiento cultural de su tiempo y generación. Sobre todo por cuestiones estilísticas—que no
éticas, filosóficas o poéticas—que no deben, obligatoriamente, definir el espíritu renovador de
las letras de su época. La relación causal de Othón con el modernismo es, sobre todo,
paradójica. En varias ocasiones, el poeta se determinó contrario a la estética modernista, a la
que atacó agriamente. Su profunda admiración de Salvador Díaz Mirón, por ejemplo, lo llevó a
defender a Lascas de las comparaciones que, otros poetas como Juan B. Delgado, hacían entre
su colega y el modernismo. Decía en este caso Othón que en los modernistas “todo es
convencionalismo, rebuscamiento, prurito de ser únicos; no hay nada sincero ni espontáneo
[...] no llegan a entenderse ni sentirse ni mucho menos explicarse.” (Othón 1999, 208) Aunque
en opinión de Othón, los modernistas no son otra cosa que “vates histéricos de morbosa
inspiración” (183), sin embargo, nunca dejó de publicar en las revistas más importantes del
movimiento—la Revista Azul y la Revista Moderna—ni de cultivar la amistad y cercanía con
algunos de los artífices más populares del movimiento. Escribió, por ejemplo, un sentidísimo
poema a la muerte de su amigo Manuel Gutiérrez Nájera y, aunque más o menos enemistado
con Nervo—una enemistad además pública—a él envió uno de los primeros ejemplares de los
Poemas rústicos.
A pesar de su actitud, Othón comparte muchas de las angustias poéticas de sus
contemporáneos más célebres. Como los modernistas, opone “un constante y ávido anhelo de
renovación expresiva” al molde rígidamente “establecido, agotado, inerte o cadavérico,
particularmente [de] algunos momentos del siglo XIX.” (Castillo 2-3) No se embarca, por
supuesto, en las renovaciones más simples de los modernistas, como las correspondientes a las
estructuras métricas, o a las que vinieron a enriquecer el idioma “con toda suerte de nuevos
términos, castizos y extranjerizantes,” pero definitivamente si vio en el lenguaje la herramienta
para hacerse de “sutiles acepciones y variado vocabulario selecto.” (3) De igual forma, Othón
compartió un sentimiento de época que, probablemente, no debería creerse exclusivo del
modernismo como movimiento cultural: el individualismo absoluto desde el cual romper con
lo arcaico. Recuérdese aquí la significación que el modernismo tuvo para Manuel Machado: “El
carácter de [el modernismo es] el individualismo absoluto. /Todos, sí, han roto con las normas
de la retórica vieja, pero influido cada uno por tendencias distintas [...]” (Machado cit. en
Santiáñez 95)
En el México de cambio de siglo, la modernización puede verse como una negación de
los precedentes anteriormente inmediatos. Por ejemplo, en los territorios de lo político,
además de los de la cultura, México intenta—y lo logra—cambiar las formas y maneras que se
habían continuado desde la consecución de la Independencia en 1821. La idea de “progreso”,
que durante el Porfiriato tiene un linaje positivista, permea sobre la época, inculcando en todos
sus habitantes la idea positiva de la evolución, entendida como una renovación surgida del
cambio y la clausura del pasado—“¡Patria, Patria, alza tu frente /al sentir el dulce beso /que el
bello sol del Progreso /te da en su luz refulgente!”, dice Othón en su “5 de mayo”. Manuel
José es parte de ese espíritu de cambio, que en sus colegas más acreditadamente modernistas,
se ha entendido como “un movimiento de renovación de raíces hispanoamericanas, que
proclamó una extrema libertad en la forma de la composición poetica e introdujo en sus temas
un carácter refinado y exótico.” (Martínez El modernismo, 11)
La anécdota sobre las razones que lo llevaron a escribir el “Himno de los bosques” en
1891, ejemplifica perfectamente el deseo othoniano por la evolución y progreso de la literatura
y sus motivos. “Dos felices azares coincidieron e influyeron para que Othón iniciara esta
sinfonía de triunfo.”—dice Campos—y sigue
En una carta de 1891 al gobernador Díez Gutiérrez explica que el “poemita”
(así lo llamó) nació luego de la lectura de un libro de Manuel Puga y Acal donde
este “se quejaba de no encontrar en México un poeta que comprendiera, amara
y describiera la naturaleza”. Othón leía el libro de Brummel cuando se hallaba
“engolfado en la contemplación de los bosques vírgenes de nuestra tierra
caliente”, es decir, la huasteca potosina. (62-63)5
El impulso de Othón por iniciar con su escritura “según [su] nuevo programa y [su] viejo
creo,” (Othón 1999, 243), coincide con los deseos de negación y reacción contra la literatura
anterior que de Onís vio en todos los poetas modernistas6. Ahora, si se cree necesario resolver
la indeterminación sobre el estado y el lugar de su obra, puede servir entonces la resolución de
Evodio Escalante:
Situada entre la estabilidad del mundo antiguo y el devenir incesante de la
Historia, la escritura de Othón, por más que a veces su escritura no parezca
percatarse de ello, se vuelve una escritura en el tiempo, no sólo porque se asume

5Por cierto que Valle-Arizpe salpica más está anécdota. Cuenta en su Anecdotario que Othón, habiendo
abandonado la escritura del poema, fue invitado por Díez Gutiérrez a ir de cacería. Ahí “El
Gobernador ordenó que le dieran a Manuel José todo el vino que apeteciera” a condición de que
completara el Himno de los bosques. La condición era esta: “Por cada diez versos que hagas tienes una
copa de aguardiente, ni una más ni una menos, y así te puedes tomar las que quieras [...] Ese poema lo
hizo, precisamente, de tal extensión, para sacarle el mayor jugo posible a sus versos—jugo parral o de
maguey—que, en el acto, trasmutaba en lo que a voces clamorosas le pedía su apetito.” (142-143)

6 Algunas consideraciones críticas sobre su lugar en el modernismo merecen, por lo tanto, una cercana
revisión. Por ejemplo, el común tono de advertencia. “Considerado entre los precursores del
modernismo, Othón es, sin embargo, uno de los autores que menos exhiben las características de esa
tendencia literaria: sus versos se acercan mas a la corriente milenaria del clasicismo que a la inquietud
por renovar las formas, manifiesta en los modernistas. Buscaba la perfección expresiva, pero dentro de
esquemas tradicionales y formas consagradas […] Original y magnifico cantor de la naturaleza—al
margen de las tendencias temáticas y formales predominantes en su tiempo—Manuel José Othón
introdujo en sus poemas una exaltada interpretación subjetiva del paisaje” (Ramírez Gutiérrez 353)
Ahora, esto tampoco es muy preocupante. Othón mismo quería alejarse de los modernistas, o lo que el
entendía por poesía moderna. Pero de todas formas hay que matizar muchos comentarios hechos a la
ligera. Anderson Imbert, en el espacio que dedica a Othón en su Historia de la literatura hispanoamericana
dice de él: “Su tradición venía de tan lejos (Horacio, Virgilio, Garcilaso y Fray Luis de León), que
pareció un solitario. (...) No innovó en las formas: al contrario, se complacía en remozar las del siglo de
oro. Su rancio abolengo no lo dejó simpatizar con el estilo que se llamará “modernista”. Más aún: su
tradicionalismo se convirtió en encono. El “modernismo” le parecía enemigo de la poesía. (...) Esta
actitud polémica no quito grandeza a su poesía, pero la confinó a la historia de los estilos. A pesar de
que su libro decisivo fue de 1902 (...) la definición de su obra completa es más clara en (el) periodo (de)
1880 a 1895 (¡!) Pero su eco resonaría en medio de los “modernistas”; y si “Idilio salvaje” aturdirá, en
pleno “modernismo”, como poderosa voz.” (Anderson 316-318)
ella misma como contemporánea, con el mismo si no es que con mayor
derecho que el de las otras escrituras modernistas, sino porque es evidente que se
encuentra en ella –por debajo de los moldes “conservadores en que articula su
mensaje—una notable apertura a las inquietudes de la época. (11)
En definitiva, Othón se encuentra en la indeterminación, pero esta es una
indeterminación necesaria. El estado y espacio de su obra evidencian que la renovación literaria
sucedida a finales del siglo XIX, no ocurrió—ni se entendió—de forma sencilla. Lo que sí es
evidente es que, sin ser el más prolífico autor de su momento, Othón y su poesía son lo
suficientemente complejos y particulares para escapar a cualquier intento de catalogación
simple. Por esta misma razón, las definiciones de su figura y de su obra deben convenirse
desde un intención más comprensiva e inclusiva de aquél momento de cambio epistemológico
en México: el Porfiriato. Para conseguirlo parece necesario replantear al poeta desde el lugar
que él mismo se escogió—la lejanía—y observar ahí cómo y de qué forma participaba en el
constructo social donde la poesía era leída: la metrópoli. Hay que recordar que, aunque
emigrado a los pueblos del norte, la poesía de Othón fue leída, publicada y aplaudida en las
ciudades donde él no estaba y a las que apenas visitaba; por lo tanto, debe entenderse que su
producción jamás tuvo la intención de pertenecer a su mundo privado. Al contrario, el poeta
siempre se apresuró por compartir por carta o publicar, así como a buscar la invitación para
escribir y leer en honor de amigos y difuntos.
Cuando su situación laboral lo obligó a no estar donde deseaba estar, su poesía se
convirtió en el puente que lo salvó del olvido público. Esta actitud, por decirlo de algún modo,
utilitaria—y no por eso debe invalidarse la calidad de su poesía—esta relacionada con una
especie de conciencia política igualmente utilitaria, que desarrolló el poeta desde su juventud.
Manuel entendió pronto en su vida que el arte, además de ser depositario de “todas las energías
del corazón, del cerebro y de la vida”, y más allá de ser “amor a las cosas que están dentro y
fuera de nosotros” (Othón 1997 Vol.2, 261-262), es también una herramienta útil en la
persecución de amistad y prestigio. En la exploración de los paratextos que rodean su obra—
cartas, dedicatorias, noticias, etc.—se descubre a un Othón absolutamente consciente de que
para funcionar en la sociedad es necesaria la amistad y el favor de los políticos y poderosos.
Al contrario del deseo popular, Manuel José siempre tuvo inclinaciones políticas bien
definidas, y funcionó con respecto de ellas. Era, ante todo, un conservador activo que llegó a
ser beneficiario—cliente, diría alguno—de favores políticos de parte de los que denomina
como “suyos,” poderosos de la talla del gobernador de Nuevo León, Bernardo Reyes, o de los
gobernador Carlos Díez Gutiérrez y Blas Escontría. Un ejemplo que resulta indicadísimo para
ilustrar su posición política, se extrae de una carta de 1903 a Juan B. Delgado, en la que habla
de una estancia en Monterey:
Procuraba estar allí a toda costa el catorce del presente, por ser el día de las
elecciones de Gobernador, y aunque remotamente todavía podía tenerse una
manifestación contraria; pero, como era de esperarse, todo salió a pedir de
boca. No obstante yo estuve allí ese día con nuestro general [Reyes]—porque
supongo que usted será de los nuestros—, y aunque pensaba volverme al día
siguiente, él me detuvo uno más y regresé ayer. [...] pienso volver el mes
entrante, cuando el Presidente venga a Monterrey a sacar el primer riel que se
fabricará en el país [...] (Othón 1999, 238)
Igualmente, desde muy pronto, Othón puso su pluma al servicio de estas convicciones
políticas, de corte conservador, con poemas como el “Himno a Iturbide”, escrito
expresamente para rendir homenaje en un acto dedicado al primer emperador del México
independiente. Durante su carrera acompañó esta práctica con una agenda programática de
dedicatorias, sentidas cartas y otra clase de favores a algunos de los actores políticos más
importantes del Porfiriato, con quienes trabó profunda y sincera amistad. Ellos sobre todo—
aunque no debe olvidarse el papel fundamental que jugaron en su vida los modernistas de la
Revista Azul o la Revista Moderna—fueron los responsables de perpetuar la presencia del
ausente, aludiéndolo o publicándolo en sus diarios, otorgándole favores políticos y, sobre todo,
cooperando en la mitificación de su figura.
Si, como se ha dicho, la crítica no ha querido considerar las consecuencias del retiro de
Othón, mucho menos se ha interesado en analizar la participación que el propio poeta tuvo en
la figuración de su personalidad pública. Hay que anotar, por lo tanto, que en el intríngulis de
su servilismo político, Manuel José Othón aprovechó su ausencia para contribuir a la
mitificación de su persona. Para crearse, finalmente, como ese actor de si mismo “que escribe
con rapidez febril, como quien cumple con un deber a fuerza.” Llegó un momento en que sus
entusiastas le construyeron una careta y Manuel, al ver los beneficios de la construcción,
cooperó con la misma para garantizarse ese estado de permanencia en la sociedad de su tiempo
que tanto le interesaba. Gran parte de su éxito se debe, precisamente, a que entendió como
transformar su no presencia en presencia; no solamente deduciendo que el favor de los políticos e
intelectuales más importantes podría otorgarle prestigio, sino sabiendo que ciertas
particularidades de su vida causaban mayor interés que otras. En esa dinámica, Othón sustentó
la mayor parte de las estrategias con las que se movió en lo que, en palabras de Pierre
Bourdieu, sería su campo literario; el del México porfiriano de cambio de siglo7.

7 Varios factores impulsan a determinar el espacio del Porfiriato, ocurrido entre 1876 y 1910, como un
campo literario , según la definición de Pierre Bourdieu, encontrada más claramente en su libro The Rules of
Art (202-204)—un universo social único institucionalizado y obediente de sus propias reglas[ESTA IDEA
ES POTENCIALMENTE MUY BUENA. YO LA SACARÍA DE LA NOTA Y BUSCARÍA
ENCAJARLA EN EL TEXTO DE ALGUNA MANERA; INCLUSO, SI TE PARECE QUE ES
SUFICIENTEMENTE CENTRAL PUEDE ENTRAR MENCIONADA EN UN POSIBLE
SUBTÍTULO AL TRABAJO]. Durante la dictadura de Porfirio Díaz terminó de definirse un microcosmos
social, cuyas leyes internas respondían a los grandes cortes epistemológicos de la época en general,
mediándolos y funcionando dentro de ellos. La íntima relación que guarda la posibilidad de este campo
literario, con los factores históricos que permitieron su surgimiento, podría incluso indicar que se trata del
primer campo literario mexicano, relacionado a gran escala con el avance cultural y artístico de toda la
América hispana—ya independiente, o en vías de independencia, de la corona española, pero eso es algo que
no se podría definir en este momento.
En el caso de la literatura mexicana, este periodo está, sobre todo, íntimamente relacionado con un nuevo
orden político, producido por el fin de las intervenciones extranjeras, los conflictos bélicos—que no los
ideológicos—entre liberales y conservadores, y la institucionalización de la dictadura de Porfirio Díaz—que
convino en la llamada Paz Porfiriana. La singularidad de este cronotopo en cuestión de producción literaria
—extendido siempre hacia 1867—ya ha sido señalada como independiente de cualquier otro momento de la
literatura nacional. Véase, por ejemplo, el artículo “Tres momentos de la cultura en México,” publicado hace
más de tres décadas en Plural, por Gabriel Zaid.
Más esclarecedor resulta el comentario de Carlos González Peña en su Historia de la literatura mexicana, donde
además el académico mexicano emparienta las causas de esta literatura, con las particularidades del momento
político e histórico que vivía el país. Durante esta época “México sufrió hondas transformaciones en los
órdenes político, económico y social”—subrayaba Carlos González Peña—y “Por lo que hace a las letras, la
situación creada las afectó en varios respectos. Señalemos uno tan sólo, el principal: habiendo dejado de
absorber la vida pública al escritor, la labor intelectual se desarrolla aparte de la acción política, que, por lo
demás, casi no existe. Al amparo de una paz prolongada, la literatura mexicana alcanza un intenso
florecimiento.” (183)
El fin de ese campo literario, se puede establecer fácilmente en el inicio de la Revolución mexicana. “De
igual suerte que en nuestra historia política señala el término de una época, el año de 1910 marca de la
conclusión de un ciclo en nuestra historia de las letras mexicana.” (188) Para 1910, la obra educativa de Justo
Sierra, considerado un predecesor del modernismo, concluye con la apertura de la Universidad Nacional
misma que, en más de un sentido, clausura la época del cientificismo positivista, dándole casa a una nueva
generación de jóvenes estudiantes. Con ellos surge también una nueva revista, la Savia Moderna, fundada,
entre otros, por los hermanos Henríquez Ureña y Alfonso Cravioto, quienes con este acto clausuraban las
tentativas de resucitar la Revista Moderna. Es, más que simbólicamente, un acto de clausura de una época que,
junto a otros actos de protesta, como una celebración en honor del aniversario de Barreda, el 20 de junio de
1908, “hace partir Antonio Caso una nueva época de la ideología mexicana.” (253).
II.

Para entender cómo operó Manuel José Othón desde su ausencia—su figuración como personaje
público, las relaciones que estimuló con otros personajes de su tiempo—es importante, por lo
tanto, obtener una comprensión general de las particularidades de su ambiente sociocultural. Cuáles
eran las circunstancias en las que se vivía y producía la literatura en el México porfiriano. Si el
objetivo es plantear y trazar las relaciones del individuo con su situación y circunstancias, la
sociología de Pierre Bourdieu es de mucha utilidad. Sobre todo porque la teoría de campos de
Bourdieu se articula a partir de su llamada teoría de la acción, misma que revisa la capacidad
estratégica que tiene un individuo dentro de su campo—agente es el término que propone el
sociólogo francés—para interactuar con las prácticas sociales que estructuran ese campo. En el caso
de Othón, esta teoría facilita entender cómo y en qué sentido se desenvolvía social y
profesionalmente un escritor profesional mexicano de finales del siglo XIX. De qué manera sucede
su interacción como productor de literatura, y el constructo social en que la produce; y,
ultimadamente, cómo es su relación con otras formaciones socioculturales con las que entra en
contacto—o, inclusive, bajo las cuales se supedita—como el campo de poder.
Una de las bondades de la sociología bourdeana es que permite, a través del concepto de
habitus, introducir a un sujeto específico—Manuel José Othón, en este caso—sin caer en los
idealismos romanticistas habituales en cierta crítica8. El modelo de Bourdieu consiente, sobre todo,

8 Gran parte de la crítica othoniana se estaciona en la repetición de los lugares comunes en los que han
abundado los comentaristas desde finales del siglo XIX. Poco, hasta la fecha, se ha hecho por ir más
allá del panegírico, ocultando—quizá accidentalmente—rasgos de la personalidad y la vida de Othón
que afectaron directamente su proceso creativo, sobre todo su definición como esteta en una época de
revolución epistemológica en todos los sentidos del arte, la cultura, la política y el orden social de un
país que despertaba a la burguesía. Esta conducta quizá se deba a la máxima de “restituirlo a su pueblo,
al pueblo de la montaña y los campos”, arrojada por Jesús Urueta en la velada que el cuatro de enero de
1907 dedicó la Revista Moderna a la memoria de Othón. Obedeciendo a esa dinámica, los trabajos de
Montejano, Peñalosa, Campos, Escalante o Btancourt destituyen al poeta del mundo real y socialmente
activo Lo reducen, como hicieron López Portillo o Bravo en su momento, el ánimo bucólico de la
revisar la subjetividad y la programación con la que se mueve un agente cultural—esto es, el escritor
específico dentro de su campo de producción. A la vez, obliga a operar sobre las bases de una
arqueología historicista, de tradición meramente posestructuralista9. De esta manera pueden
revisarse las dinámicas culturales de la período, obteniendo una necesaria visión panorámica o de
conjunto. La intención de esta práctica es, sin duda, comprender la operatividad de la época, pues es
en ese funcionamiento en que se suceden los diversos habitae de sus habitantes10. En última
instancia, más allá del poeta, este tipo de estudio permitiría entender que la ideología de una
época—en palabras de Foucault—“está en posición secundaria con respecto a lo que debe
funcionar para ella como infraestructura o determinante económico, material etc.” (1980, 182)
Finalmente, al entender cómo y cuáles son las estrategias sociales que lo relacionan—tanto como
persona/figura (poeta), como a su poesía—con otros agentes propios de los campos literario y de
poder, se podrá facilitar la comprensión de su agencia como mecanismo generador de una imagen
que le permite, sobre todo, el hacerse de un lugar y capital simbólicos.
La fuerza animadora que, dentro del campo, más fácilmente provee de capital simbólico es

poesía de su madurez, figurándolo como un poeta poco preocupado por su determinación como artista
en un momento histórico de verdadera competitividad intelectual. Véanse también las entradas en las
antologías que lo admiten, donde se le resume en un abstraído en la contemplación del paisaje, esclavo
de la sierra y el bosque, condenado gustoso de la noche rústica de la que arrancó algunos de los versos
más atinados de la literatura nacional.
9 En este estudio, interesa sobre todo la idea de arqueología en la historia, propuesta por Foucault en La
arqueología del saber. En contraposición del “uso ideológico de la historia,” Foucault propone una
arqueología de posibilidades dentro del discurso historicista tradicional, fundado en la relatividad del
saber histórico, para poder descubrir el sentido de los acontecimientos. Oponiéndose al estructuralismo
más ortodoxo, el filósofo francés establece que en la historia puede explicarse el devenir, invalidando la
idea de una historia continua, establecida siempre desde un espíritu de época y de mayor arraigo en las
tradiciones hegeliana y marxista. Al contrario, el método arqueológico foucaultiano permite la
“descripción intrínseca de un monumento.” (11-24)

10El concepto fundamental para entender el modelo de Bourdieu, cómo es que ocurren las tomas de
posición, la consecución de la distinción y la propiedad del capital simbólico es el de habitus, o “principio
generador y unificador que retraduce las características intrínsecas y relacionales de una posición en un estilo
de vida unitario, es decir, un conjunto unitario de elección de personas, de bienes y de prácticas” (1997, 19).
En pocas palabras, el habitus es la mediación entre la acción y la estructura del campo. A través de él se
suceden (y guían) todas las elecciones y decisiones de prácticas sociales tomadas por un agente. El habitus
único y, por lo tanto, distintivo, del agente son las acciones que él toma para posicionarse y de su éxito
dependerá, claro está, la consecución de capital simbólico. Es importante notar que el habitus no es proveído
por el campo, de ninguna manera, sino que es el resultado de un proceso cognitivo de evaluación y reflexión
durante el cual el agente decide cómo interactuar socialmente. El habitus, por lo tanto, es una decisión
programática, tal vez no un disfraz o una máscara precisamente, pero sí un procedimiento estudiado para
moverse en sociedad.
la distinción, instrumentalizada para obtener una posición jerárquica superior a la de los
competidores. El campo literario funciona, precisamente, a partir de una dialéctica de la
distinción, donde a toda acción de un agente, corresponde una reacción del campo, y donde cada
acción es producto de una pretensión de distinción. (Bourdieu 1996, 126) El concepto de
distinción, por lo tanto, nos facilita entender la idea de los “pares opuestos” que estructuran la
dialéctica del Campo, pues es aquí donde los agentes buscan tomar una posición; ya sea que la
heterodoxia se enfrente a la ortodoxia, que lo clásico se oponga a lo novedoso, que el
compromiso social encare al arte puro, o que la vanguardia haga frente a la tradición, por
mencionar sólo algunos. A final de cuentas, dentro del campo, el objetivo único de esta dialéctica
distintiva es legitimar, social, cultural o artísticamente, al agente y entraña beneficios casi siempre
directos. Sin embargo, esta legitimación no puede ser dada por los miembros del campo, sino que
generalmente es proveída por instituciones que monopolizan el ejercicio de lo que Bourdieu llama
“violencia simbólica”, uno de cuyos resultados es la confección, establecimiento o pertenencia a un
canon11.
Lo más interesante de este complicado análisis sociológico, es que refiere a una red de
relaciones entre individuos actuando por ellos mismos, con distintas funciones dentro de su
campo, así como a las relaciones entre cada uno y las estructuras que los rodean. Sobre todo con
el campo de poder. La dinámica no es ni unilateral, ni bilateral, sino más bien una telaraña, donde
la única moneda de cambio es este capital simbólico que, sin embargo, sí es único en su
significación para los miembros del campo, pues para todos tiene el mismo valor. El capital
simbólico—y cultural, para diferenciarse de otros capitales—puede ser entendido como una
fuente de riqueza, en el mismo sentido que la teoría y práctica económica ha definido a los
capitales físico, humano y natural. Es, por lo tanto, susceptible a explotarse, devaluarse o inflarse.
Aunque muchas veces intangible, puede traducirse a lo tangible, aunque indudablemente resulta
mucho más productivo analizarlo desde su condición etérea, porque en ella se representa mejor el
valor intelectual o estimativo que adquiere el poseedor del capital cultural simbólico dentro de su
gremio.

11Una explicación bastante clara de la expresión “violencia simbólica” de Bourdieu se encuentra en “La
noción de violencia simbólica en la obra de Pierre Bourdieu: una aproximación crítica”, de J. Manuel
Fernández. Es importante comprender la relación entre violencia y capital simbólicos, sobre todo
porque el segundo es producto directo de una dialéctica violenta en la que, ante los ojos del sumiso, el
agente dominador convierte su poder en carisma—en el sentido weberiano del término. Entendiendo
que todas las relaciones dialécticas dentro de un campo tienen un vencedor, éste debe comprenderse
como el carismático receptor del capital simbólico que estaba en juego.
La posesión de capital cultural simbólico permite, entre otras cosas, la ostentación, misma
que es muy importante para entender las dinámicas de los agentes del campo literario durante el
Porfiriato. Ser poeta en la época es, ante todo, un título. Su exhibición es la verificación de cierto
estatus dentro de la sociedad o, cuando menos, dentro de su campo. El título de Poeta se obtiene
en el reconocimiento público y, para conseguirlo, el agente debe resultar vencedor en esa
dialéctica cuyas reglas son establecidas por los propios agentes del campo. En 1895, por ejemplo,
Gutiérrez Nájera reglamenta que “Lo que se exige a un poeta (...) para ser considerado como gran
poeta en la literatura propia, es lisa y llanamente que sea un gran poeta, es decir, que la luz que
despide sea suya y no refleja.” (cit. en Martínez México, 739) La originalidad, de la que el mismo
Othón presumirá en todo momento, sobre todo en el prólogo de sus Poemas rústicos, es una de esas
distinciones en las que Bourdieu define la obtención de capital cultural simbólico, y no se puede
dudar, primero, que Othón la promulgó y, segundo, que la obtuvo: ya desde temprano en la
década de los 90, toda mención de su nombre en las prensas metropolitanas, es antecedida por el
título de Poeta.
Así pues, debe determinarse la importancia socio-simbólica de la ostentación para
considerarla como lo que virtualmente era: un capital cultural simbólico. Entre las dinámicas de la
burguesía, como se observa, la presunción juega un papel definitivo en las relaciones de poder y
de dominación/sumisión, sobre las cuales se estructuran las prácticas sociales. Aquí cabe pensar
en conceptos como “buena reputación” o “fama” de un agente, pues son productos de esta
ostentación consciente de su lugar en el campo. Probablemente, la ostentación de tipo social en la
época, está motivada por el mismo mecanismo de autoafirmación que Max Weber vio en los
nobles feudales según apuntaba en Economy and Society. La ostentación como hermana del lujo, no
es algo simplemente superfluo, sino que es vista como una necesidad definitoria del triunfo sobre
los competidores. Poco a poco, en el transcurrir del campo literario del Porfiriato, esta
ostentación se volverá parte de las motivaciones artísticas de los escritores, quienes querrán ser
parte funcional del sistema aristocrático y oligárquico que permite el lujo sin reservas.
Idealmente, el modelo bourdieano propone que, tomando en cuenta las relaciones entre los
agentes y las de los agentes con sus propios habitae, así como las de estos y los campos a los que
pertenecen, se trace una trayectoria. Ésta, lejos de ser una simple biografía, debe relatar las
sucesivas posiciones ocupadas por un agente en su campo literario. Por el momento, no será
completamente posible trazar esta trayectoria, pero vale la pena mencionarla, ya que incluye, no
sólo las posiciones tomadas por el escritor, sino también las conocidas como “espacios posibles,”
es decir, todas aquellas que no tomó. La intención es explicar el génesis de los campos, así como
el origen de los habitae de los agentes que funcionan en esas estructuras. La razón de este
estructuralismo genético radica en que
However great the effect of the field, it is never excercised in a mechanical
fashion, and the relationship between positions and position-takings (notably
works of art) is always mediated by the dispositions of agents and by the space of
possibles which they constitute as such through the perception of the space of
position-takings they structure. (1996, 256-57)
Volviendo a la historia de la crítica othoniana, hay que anotar de nuevo el error tradicional
que insiste en el poeta indiferente de la sociedad. Cuando se le quiere como un abstraído en la
contemplación, forzándolo al ánimo de los que buscan el arte por el arte, se ignora tácitamente el
elaborado plan identitario con el que Othón se concibió a sí mismo, y a sus obras de madurez. La
cancelación de un trabajo de años que le parece menor, nimio y sin valor en un proyecto poético
determinado y determinante—como lo expresó puntualmente en los Poemas rústicos indica a un
poeta convencido de que se encuentra en medio de una práctica social constituida por la
interdependencia de lo escrito, y los individuos que reciben el texto. En este sentido, el Othón
“agente” funciona en su campo literario, no sólo a través de sus intenciones estilísticas, sino sobre
todo por medio de determinadas estrategias que no pocas veces tuvieron un carácter casi político. Si
se piensa en la forma con la que Othón abordó a su época para hacerse de capital simbólico, así
como de un lugar preponderante dentro del campo, se pueden identificar cuando menos dos
instancias muy significativas. Primeramente, desde temprano en su carrera, el poeta se ilegitimizará
ante sus compañeros de campo por medio, entre otras cosas, de sus dedicatorias y la ostentación de
su ideología política. Después, en el momento que sus obligaciones laborales lo llevaron lejos de los
suyos, practicará lo que se denominaría como ausentismo social—o práctica social de la ausencia; el
manejo en sociedad de su persona ausente que, mediante la ostentación de su título de poeta,
dialogará con el campo de poder a través de prácticas de clientelismo político.
III.

En el terreno de la mera poesía, a diferencia de algunos de sus contemporáneos, tan ansiosos por
innovar, desarticular y modernizar los modelos literarios, Manuel José Othón se distingue por
enfrentarse directamente a los modelos poéticos precedentes. Su objetivo—bien logrado, según la
estimación de la crítica—fue el de renovar los mismo discursos y estilos que el grupo de poetas
modernistas pretendían eliminar. En esa actitud de no tan velado conservadurismo—significado,
además, hacia los niveles de lo político y no sólo de lo literario—el potosino comenzó a trazar su
relación con el campo de poder porfiriano. Aquí, el sitio ideal para entender a Othón es el de los
paratextos, antes que hacia el interior de la obra. En ellos revela más evidentemente su habitus, así
como las estrategias de toma de posición con las que se inserta en un espacio de posibilidades
sociopolíticas y literarias. Por suerte, si de algo no ha pecado la crítica othonista, es de prescindir del
individuo, lo que permite insertarlo más en el contexto de prácticas sociales de su campo.
La primera de estas prácticas tiene que ver con el surgimiento en México de las “grandes
empresas editoriales.” Si bien este “entusiasmo” se había originado “desde mediados del siglo, se
robusteció en esta época de paz y con mayores recursos técnicos.” (Martínez México, 736) Las
revistas y periódicos se convirtieron en las principales herramientas de difusión para los escritores—
literarios, históricos o científicos—que comenzaron, por esta razón, a aprovecharse de la naciente
idea de mercado editorial. Las publicaciones periódicas son, en todo sentido, el espacio
preponderante de la práctica cultural de la época. La escritura se inscribe, así, abiertamente en una
práctica de producción y consumo, ligada íntimamente al concepto de industria. Sobre cualquier
otra razón, la imagen de una industria literaria, obliga a pensar que en el estudio del campo literario
profriano, debe tomarse en cuenta una especie de sociología de la dinámica entre lectura y
producción literaria. Pero, sobre todo, debe indicarse como esta dialéctica se inserta en una de las
mayores preocupaciones del momento que es la de crear una literatura nacional.
La importancia que esta preocupación proyecta en el agente del campo, tiene que ver, ante
todo, con los resultados positivos y palpables de la recepción de su obra; sus éxitos y sus fracasos. Si
bien la determinación de una literatura nacional aparece ya como inquietud desde el momento en
que Ignacio Manuel Altamirano funda la revista El Renacimiento, en 1867, la urgencia por su
definición en relación con los productores de literatura, se afianzará en las discusiones literarias de
finales de siglo. El verdadero escritor de valía, entre los compañeros de gremio, no sólo deberá ser
original—en el sentido que mencionaba Gutiérrez Nájera y que repetiría Othón—sino también
nacional, que no nacionalista.
Las discusiones sobre la pertinencia de una literatura nacional comenzaron, según informó
José López Portillo y Rojas en el prólogo a La parcela en 1898, en otro espacio del campo literario
porfiriano: las academias. Dice López Portillo:
el difunto Liceo Hidalgo, que de Dios goce, consagró años ha alguna de sus sesiones a
discutir si México debería tener o no literatura especial. Si la memoria no nos es infiel,
don Francisco Pimentel y Heras y don Ignacio M. Altamirano fueron los corifeos de
una y otra tesis, y se engolfaron con tal motivo en eruditas discusiones haciendo votos
el segundo por una literatura netamente nacional y el primero por la continuación de la
hispana. (cit. en 737)
La discusión entre Altamirano y Pimentel, por supuesto que es un reflejo de las discusiones más
generales de la época. La intención de rompimiento contra todo lo peninsular, estructurada desde la
idea de novedad y surgimiento manada del espíritu independentista, llegó a verse coronada
finalmente con la aparición del modernismo que, según opinión general “aunque con dejos
ocasionales de gongorismo (...) no fue a beber en fuentes españolas.” (Enríquez Ureña cit. en
Martínez El modernismo, 10-11) Pero esta conquista del modernismo contra la influencia hispana—ya
sea real o aparente—en México, cuando menos, es sólo el colofón de una teleología que sentó sus
principios en los sentimientos emanados de la Restauración de 186712.

12Con el fusilamiento de Maximiliano de Habsburgo, el 19 de junio de 1867, comienza el periodo que la


historia oficial ha bautizado como la República Restaurada o de la Restauración, mismo que termina con la
ascensión de Porfirio Díaz al poder en 1876, para dar paso al Porfiriato. La muerte del emperador espurio,
conllevó a la estabilidad del gobierno liberal que, a la muerte de Benito Juárez en 1872, sería sucedido por
Sebastián Lerdo de Tejada. El país entra así en un periodo de relativa paz, apenas interrumpida por
levantamientos y enfrentamientos parcialmente aislados que, tras la victoria del Plan de Tuxtepec de 1876,
comandado por los hermanos Díaz y Manuel González, serían totalmente sofocados hasta inicios del siglo
XX. La reinstauración del modelo republicano, aunada a la prisa con la que se inicia la modernización del
país, sobre todo en cuestión ferroviaria e industrial, permitieron una parcial desmilitarización que repobló las
ciudades y permitió a los hombres de ingenio ajeno al mero mundo soldadesco, volver a las labores que
interrumpieron cuando, en 1862, Benito Juárez perdió la centralidad del poder. Uno de ellos, el literato e
intelectual guerrerense, Ignacio Manuel Altamirano habría de iniciar, en medio de esa nueva paz juarense—
Tras la caída del segundo imperio, México, doblemente independiente, quería definirse en
sus propios términos y esta preocupación se extendió desde la segunda época de Juárez, hasta la
institucionalización del Porfiriato. El campo literario porfiriano, que tiene su germen en los eventos
de El Renacimiento y el Liceo Hidalgo—y que tendrá sus espacios cimeros en otras revistas, la Azul y
la Moderna; y en otra academia, La mexicana de la lengua13—plantea el primer problema de su
definición desde el lenguaje. Pimentel, el gran defensor de una literatura no nacional14, recordó en
su Historia de la poesía en México de 1892 unas palabras de Altamirano que resultan, por lo demás,
bastante significativas en cuanto a la intención de los tiempos: “así como en México había habido
un Hidalgo, el cual en lo político nos hizo independientes de España, debía haber otro Hidalgo

que le pagó íntegramente sus sueldos atrasados de militar—, el resurgimiento del interés literario en el país.
Con su retirada del campo de batalla y la política activa, Altamirano comienza en 1867 una fuerte actividad
literaria que lo convertiría en el maestro y modelo de las generaciones de escritores que le siguieron, no
exclusivamente por lo imperecedero y la calidad de su obra literaria, sino porque con la fundación de su
revista El Renacimiento en 1869, propone un modelo para la convivencia de los dedicados a la literatura, así
como para la masificación de todo lo que se producía en el medio. La pluralidad de nombres e ideas que se
dan cita en El Renacimiento, son testigos de que, aunque el ánimo literario de México provenía de muy
diversos lugares y situaciones ideológicas, existía un escenario en que todas las literaturas podían entonces
convivir; “escritores viejos y jóvenes, liberales y conservadores: al lado de los jacobinos Ramírez y Prieto, los
imperialistas Montes de Oca y Roa Bárcena; junto a Payno y Riva Palacio, Justo Sierra y Manuel Acuña.”
(González Peña184) Ser escritor, por lo tanto, ya no fue más el saberse –o creerse—poseedor de un genio
creativo, sino representarse como miembro activo de un grupo social específico que podía convivir más allá
de los linderos ideológicos e idiosincrásicos. En palabras de Carlos Pereyra, “la verdadera amnistía [de la
Restauración]se dio en las columnas de El Renacimiento, donde escribieron los que en la víspera se habían
hostilizado en el campo de batalla.” (Pereyra cit. en González Peña 184) Más allá del ánimo gremial, el gran
triunfo de El Renacimiento radica en la resurrección de la prensa libre en el país y, en cierto sentido, en el
resurgimiento de la educación pues es el mismo Altamirano el que se dedicará a fundar la Escuela Normal de
Profesores, y abogar por la constitucionalidad de la educación universal y gratuita.

13La Academia Mexicana de la Lengua se fundó en 1875. Desde su fundación irá asociando a todos aquellos
considerados como los grandes escritores de México. Es interesante observar que su fundador y primer
presidente, fue Sebastián Lerdo de Tejada, a la sazón presidente también de la República. Aunque surgida
como correspondiente de la Real española, y consagrada a la conservación oficialista del lenguaje, la
fundación de la Academia Mexicana es un indicio de la plena confianza que, desde el campo de poder, se le
da a producción y salvaguarda de la literatura, protegiendo una de las fabricaciones culturales sin las cuales
no puede funcionar la nación: el idioma. No es coincidencia, entonces, que la misma persona dirigiera,
cuando menos durante un año, las políticas del país y del idioma. Como institución, la Academia sintetiza
durante el resto del siglo a los más granado de la intelectualidad mexicana del momento. Othón, de hecho,
fue miembro de número de esta academia desde antes de que terminara el siglo y sesionó con parte de lo
más granado de la intelectualidad conservadora de la época.
14En principio—anota José Luis Martínez—, discute Pimentel el concepto sobre literatura nacional que
había expuesto Altamirano, afirmando que, de aceptar las modificaciones que el pueblo ha impuesto al
castellano, llegaría a tener “una jerga de gitanos, un dialecto bárbaro, formado de toda clase de
incorrecciones, de locuciones viciosas, cosa que no puede admitir el buen sentido, llamado en literatura
buen gusto.” (Martínez 2001, 737)
respecto al lenguaje.” (Ibíd)
En su toma de posición, Altamirano repite sin duda su credo político; el del liberalismo.
Pimentel igualmente se mantiene como conservador en concordancia con su postura plítica en la
lucha antagónica del momento. La división en dos bandos encontrados—liberales y
conservadores—se prueba, por lo tanto, como no exclusiva del campo de poder. Al contrario, se
extendió hacia el resto de los campos con los que se relaciona. La modernidad en México debió
surgir en medio—o a pesar—de esta discusión en la que Pimentel perdió vigencia ante el empuje
carismático de Altamirano, quien se convirtió en el gran maestro de las generaciones por venir. Los
escritores y literatos mexicanos que escribieron durante el porfiriato, no fueron ajenos a esta
discusión pues en ella surgieron sus posiciones con respecto del hecho literario y, por lo tanto, de su
lugar en el campo.
Por esta razón, es preciso recordar ahora lo que, en su momento, Pimentel tuvo a bien
describir como el ideal una literatura nacional. En sus puntualizaciones, se entiende que la cuestión
de la literatura nacional no fue solamente una discusión sobre el lenguaje, como pretendían él,
Altamirano y todos los inmiscuidos en el Liceo Hidalgo. Fue ante todo una cuestión ideológica, más
bien política, donde no se opusieron conceptos fundamentales de filología—por decirlo de algún
modo—ni únicamente estéticos. Además, es sorprendente la cercanía que las especificidades de
Pimentel mantienen con las pretensiones altamiranistas que llevaron al modernismo:
1ª. El autor mexicano ha de escribir en castellano puro, aunque siéndole permitido
introducir algunos neologismo convenientes. El castellano es, de hecho, el idioma que
domina en la República Mexicana, es nuestro idioma oficial, nuestro idioma literario.
(...)
2ª. El escritor mexicano debe respetar las reglas del arte generalmente admitidas; pero
bien puede proponer alguna nueva fundándola debidamente.
3ª. Al escritor mexicano no le es vedado pertenecer a alguna escuela literaria, como la
clásica, romántica, ecléctica, idealista, realista, etcétera, pero sin imitar servilmente a
ningún autor determinado. (Íbid)
Manuel José Othón, en su momento, se situará también en uno de los bandos, el
conservador, en el cuál no distinguirá entre sus ideas políticas y sus ideas estéticas. Las
puntualizaciones con que Pimentel define lo que sería una literatura nacional—en el caso de su
inevitabilidad—concuerdan, interesantemente, con las que utilizaba Othón para oponer la
modernidad de su escritura contra las fabricaciones modernistas:
Los poetas [...], tienen obligación de expresarse correctamente en el idioma en que
escriben; esto es muy fácil... relativamente, para los que conocen su lengua. Eso de que
hay ideas modernas que no caben en el molde del idioma y que es necesario inventar
palabras y giros que las contengan, son mamarrachadas de los ignorantes y de los
escritorzuelos. Todo [...] cabe en el inmenso molde de la lengua castellana, que es uno
de los más amplios que Dios ha concedido al verbo humano y, so pena de escribir
disparates incomprensibles y vaguedades, nadie puede romper ese molde. Convengo en
que es [...] preciso reformar y hacer progresar el idioma; pero esto se hace con su cuenta
y razón y no a la trompa talega, como nuestros amigos los modernistas
hispanoamericanos. (Othón 1999, 214)
Esta oposición que desde el lenguaje mantiene Othón contra los modernistas, además
del linaje conservador que lo emparienta con Pimentel, ilustra también la definitiva
institucionalización del hecho literario, según ocurre en el Porfiriato. Sobre todo, porque el
escritor se manifiesta exclusivamente como escritor. La idea de que quien escribe debe hacerlo
desde una serie de reglas, ya sean impuestas por la tradición o creadas por él mismo, indica que
existe un ente inamovible—la literatura—al que sus agremiados se aproximan con las
herramientas que creen convenientes15. Las herramientas elegidas, diferencian únicamente las
escrituras elegidas por cada quien, pero, indudablemente, no los distancian de la misma
pretensión: hacerse del capital cultural simbólico que les otorgaría la distinción dentro del
campo. Este capital cultural simbólico comienza entonces a materializarse en premios, criticas
positivas o, finalmente, en la inclusión de los literatos distinguidos—los “grandes poetas”, en
las palabras de Gutiérrez Nájera—en ciertos espacios que conceptúan a la actividad literaria.
Lugares como las revistas y los periódicos, así como las academias, tertulias literarias y veladas

15El objetivo del análisis de las obras culturales propuesto por Bourdieu consiste en hallar, primero, la
relación entre dos estructuras: la de las obras (género, estilo, etc.) y las del campo que las produce. Lo que
interesa aquí es evidenciar y entender la reciprocidad entre las reglas establecidas por el campo, literario en
este caso, y las obras que surgen en él, para ver en que grado se obedecen o subvierten las mismas, con el
objetivo último de distinguirse ante el Campo de poder. Y es que, desde la sociología cultural de Pierre
Bourdieu, se sugiere que un campo específico y delimitado, es responsable de las obras que surgen de él.
Responsable en el sentido que, por ejemplo, el lenguaje oficial o los modelos patrocinados y aplaudidos por
los representantes del poder, serán los que imitará –o transgrederá– cualquier producción cultural que aspire
a obtener cierto poder simbólico, o cuando menos a situarse en un lugar específico –y conveniente dentro
del campo. La relación entre obra y campo de producción, por lo tanto, es eminentemente violenta, en el
sentido que la primera intentará siempre desarticular la estructura del segundo, buscando transformar las
relaciones entre las fuerzas que lo instituyen.
son los espacios en los que los agentes viven el campo literario y de donde, evidentemente,
obtienen el capital simbólico que desean16. Los agentes distinguidos no son sólo productores
de arte, sino que también poseedores de un estatus social que los acerca, o lo iguala, a los más
prominentes miembros de la política y la sociedad burguesa.
A pesar de que viviera alejado, Manuel José es habitante de esa época, y depende de ella
porque ésta impone, indudablemente, esas reglas. La obediencia o desobediencia de éstas reglas
es lo que define a los agentes de su campo. Para continuar con la revisión del caso particular de
la producción de literatura en el México porfiriano, por lo tanto, deben tomarse en cuenta
aspectos clave de su situación. La más importante, probablemente, es la condición que la
literatura—ya entendida como institución social—generaba como práctica eminentemente
burguesa. Hay que recordar que, a nivel mundial, es precisamente esta época en que la
literatura termina de definirse tal y como se concibe ahora, sobre todo como un bien
producido por una industria y regulado por un mercado. “Es decir—dice Roland Barthes—en
el nacimiento del capitalismo moderno.” Igualmente la no sólo aparente institucionalización de
la intelectualidad—aunada a veces a factores públicos como el clientelismo político o el
mecenazgo de estado—es un factor que opera en la definición de la literatura, pues, como
resultado de la modernización, “comienzan a multiplicarse las escrituras. En adelante, cada

16 San Luis Potosí es una de las primeras ciudades de provincia que se embarca en la aventura periodística.
Con la llegada a la ciudad de José Tomás Cuellar, “Facundo”, íntimo de Altamirano y cofundador de El
Renacimiento, se diversifican las opciones de la prensa, cuando se funda La Ilustración Potosina. Esta revista, de
ánimo más bien literario, al contrario de su coetánea y oficial La sombra de Zaragoza, comprueba la
importancia que tiene la prensa como espacio de sociabilidad pública. “El movimiento literario sigue
haciéndose sentir en los estados.”—escribe Altamirano desde su propia revista—“San Luis Potosí tiene ya su
periódico de literatura, y un periódico muy bonito y que honraría a cualquier país.” Y continúa con un
entusiasmo que refleja la novedad de esta clase de acontecimientos en aquél momento: “Redáctanle en
primer lugar nuestro queridísimo amigo José Tomás Cuellar, uno de los fundadores de las “Veladas
literarias” en México, y uno de los que han contribuido más eficazmente a desarrollar el amor a las bellas
letras en la época actual, y a quien debemos en todas nuestras tareas y empresas la más entusiasta
cooperación.” (Altamirano cit. en Betancourt Los poemas 5-6)
Aunque el primer número de La Ilustración Potosina apareció el primero de octubre de 1869, cuando Manuel
José Othón apenas tenía once años, sin duda fue el germen de los que, años más tarde, él mismo fundará y
redactará siguiendo el ejemplo de que es en la prensa el primer lugar donde existen los literatos. Igualmente,
esas “veladas” de las que Cuellar era no sólo asiduo, sino organizador, fomentan en San Luis el gusto por la
tertulia de la que, de nuevo, Othón sería tan afecto. Sucede que en estos pocos años de la Restauración, con
el resurgimiento de la prensa y, sobre todo, con la popularidad que adquiere el periodismo literario y cultural,
comienza una socialización de la literatura que se extenderá y refinará a lo largo del resto del siglo,
determinándose y definiéndose como el primer espacio del campo literario, al que seguirán las tertulias y
reuniones literarias, que “[son] cordiales, entusiastas [y donde] domina […] un contagioso sentimiento de
fraternidad” (182), hasta instaurarse, formalmente, las primeras “Sociedades” y “Academias”, con un espíritu
más formal y regulado.
[escritura] se quiere el acto inicial por el que el escritor asume o rechaza su condición
burguesa.” (Barthes) Las tomas de posición de los agentes—las estrategias con las que Othón
intenta distinguirse—tienen que ver con este ánimo de época de definir la pertenencia al
campo literario, desde la perspectiva de la total aceptación de sus términos, o la subversión de
los mismos.
IV.

La vida pública de Manuel José Othón, su agencia en el campo literario, comenzó desde la escritura
de sus primeros poemas en 1873. Desde pronto las estrategias con que intenta distinguirse tienen
que ver con la publicitación de sus versos. A Othón le encantaba darse a conocer, siempre participó
activamente en la vida pública de la poesía—certámenes, sociedades literarias, etc. De la misma
manera, siempre tuvo un control muy preciso de la distribución de sus propios textos literarios. Por
ejemplo, cuando joven, fundó y redactó una media docena de revistas literarias, de distribución tan
precaria que se han perdido, pero que para principios de la década de 1880 le habían dado el
entrenamiento suficiente para fundar el quincenario La voz de San Luis. Este periódico, que redactó
junto a su eterno amigo Primo Feliciano Velázquez, fue también el lugar desde el que el poeta
evidenció su credo político—el conservadurismo—, pues desde él planeó el “Homenaje a Iturbide”,
para el cual escribió un Himno.
En más de un sentido, Othón fue políticamente activo. Expresaba su filiación ideológica a
través de su poesía, a través de composiciones específicamente escritas en inspiración de figuras
como Iturbide o el propio general Díaz. Pero también, Othón tuvo la costumbre de dedicar algunas
de sus composiciones a lo más granado de la sociedad conservadora de su tiempo. En esta
dinámica, Othón buscó—y obtuvo muchas veces—el favor de los poseedores del poder político y,
también, el de los poseedores del capital simbólico específico del campo literario. Cada personaje
del porfiriato que aplaudió públicamente, o premió el genio literario de Othón con puestos de
administración pública, había recibido antes de otorgarle el favor, algunas de las líneas más
inspiradas del poeta potosino. Véanse los casos de su amistad con Blas Escontría, Carlos Díez
Gutiérrez, Bernardo Reyes, por mencionar unos cuantos.
Por supuesto que esta práctica no tenía nada de inocente. Hay momentos en su Epistolario en
que puede seguirse muy de cerca, la dinámica utilitaria en la que Othón llega a entender su relación
con los agentes del campo de poder. Por ejemplo, en una carta a Balbino Dávalos, poeta y
diplomático colimense a quien dedicó su poema “Pastoral”, Othón hace referencia a cierto favor
político que le había pedido en relación con el presidente de la República, y le comenta que había
recibido respuesta de Ignacio Mariscal, Secretario de Instrucción y Justicia de Porfirio Díaz. En esta
carta, escrita en el lenguaje informal de los amigos, puede verse sobre todo la forma en que Othón
utiliza a las amistades que, con su favor, lo distinguen en el campo literario, acercándolo al de poder:
Según me dices, es un poco tarde para las gestiones que hago; pero debo decirte que no
pude antes, porque creí poder ir yo personalmente a México y entonces ver a las
personas de quienes pensaba valerme. No se pudo y entonces me resolví a escribir. Por
lo demás, te diré que me he valido también de Blas Escontría, quien me ofreció
recomendarme con todo empeño y eficacia [...] porque es íntimo amigo mío y me
quiere bien. A él indiqué, como debía, que me había dirigido al señor Mariscal [...] pues
pocas recomendaciones pesarán tanto en el ánimo del señor Presidente como la suya.
Así lo creo yo, y el señor Mariscal me recomendó con interés y no dudo que el general
Díaz lo atenderá debidamente. De manera, querido Balbino, que si no lo juzgas pesadez
y disparatada importunidad, te agradecería mucho que vieras la manera de que el señor
Mariscal volviera, como por vía de reuerdo, a decirle algo al señor general Díaz. [...] En
fin, quisiera poder verte. Haré todo lo posible; y entretanto, sabes que soy siempre tuyo
de corazón y que te quiero. (Othón 1999, 242)
En esta explotación de favoritismos, en esta dinámica epistolar, en esta insistencia, a
veces muy oblicua sobre la lejanía (“creí poder ir personalmente a México [...] No se pudo”), es
que Othón se localiza y se distingue en el campo literario. Es en la relación del poeta con la
metrópoli—el centro de producción, recepción y valoración de la literatura—en que decide el
valor simbólico que desea obtener como agente literario. La muy temprana crítica othoniana—
surgida en los primeros años de vida pública del poeta—entendió sobre todo el ostracismo de
Manuel como inmerecido. Desde esa idea se le cultivó una imagen que lo acompañó durante
sus años de gloria poética en vida—aproximadamente entre 1894 y 1906—misma que se ha
reproducido en toda la crítica subsiguiente, hasta el día de hoy. Aún hay más: la figura que
surgió del Manuel José Othón alejado, se acompasó convenientemente con el tema imperante
en algunos de sus poemas más célebres, la naturaleza, resumiéndosele como vate pastoril, o
simplemente como el mejor “cantor del paisaje”.
El mismo poeta, probablemente consciente de lo que ocurría alrededor de su nombre,
contribuyó a la figuración de sí mismo y, como puede apreciarse en sus cartas privada y
públicas, así como en otros documentos afines, abundó a veces en el bucolismo de su estampa.
Esta es la que se podría llamar práctica de la ausencia como sociabilidad pública, pues con su
actitud insistió en recordar su lejanía como un destierro, y los sufrimientos—generalmente
anímicos e intelectuales—que su situación le producía17. “Supe de la publicación de sus
libros”—le escribe a Rafael Delgado en 1905—“pero no los he leído”, porque
hasta este desierto salvaje donde vivo, no llegan ni los ardorosos rayos del
pensamiento, ni las divinas armonías del espíritu. Una que otra vez, acaso, suele
llegar un eco perdido de cultura, porque la gente de acá ignora completamente
que no sólo de pan vive el hombre. ¿Será usted tan compasivo y misericordioso
con este triste desterrado y nostálgico del país del Arte, que le envíe para
consuelo esas dos flores [Los parientes ricos y Cuentos y notas] de la tan lejana y tal
vez perdida patria? (Othón 1999, 254)
En este y otro tipo de conductas—como su oposición abierta al modernismo y los
modernistas—Othón decide sus principales estrategias para obtener un lugar prominente en su
momento histórico, que son además los primeros de verdadera competencia literaria en
México. Aquella fue la primera época de auténtico auge en la vida literaria y cultural del país, y
tuvo su cumbre en la aparición y disolución del movimiento modernista. La consciencia y
consistencia de su figuración pública durante esta época—el gran poeta desterrado del país del
arte, el único que tiene la capacidad de entender qué es la poesía—tendrá su colofón en el
célebre prólogo de los Poemas rústicos, su obra de madurez y, en cierto sentido, su único
volumen de poesía. Ahí, como artista, Othón determina que su lejanía no sólo debe entenderse
como circunstancia física, sino sobre todo como una necesidad poética. Establece, también,
que este alejamiento es sobre todo una condición intelectual que, a final de cuentas, está
restringido a florecer solamente en el encuentro con otras mentes afines y, específicamente,
habitantes de las metrópolis modernas:
[…] paréceme que el ideal estético de todas las épocas, y especialmente de la
actual, es que el Arte ha sido y debe ser impopular, inaccesible al vulgo […], se

17Recuérdese que dentro de un campo literario, las estrategias con las que los agentes realizan sus “tomas de
posición”, pueden ser específicas, como las cuestiones de estilo, o no específicas, como—principalmente en
un momento como el Porfiriato—las políticas; e inclusive pueden tener ambos objetivos. La intención del
agente es hacerse de la mayor cantidad de “capital simbólico específico” posible, definido por Bourdieau
como cualquier propiedad (o “capital”) física, económica, cultural o social, que es distinguida por agentes
sociales específicos, cuyas categorías de percepción son de tal naturaleza que les permiten conocerla,
distinguirla y reconocerla, para conferirle algún valor.
debe componer [para las] inteligencias educadas, de almas accesibles [que]
abundan, casi puede decirse, en los grandes centros de civilización donde la
vida moderna ha hiperestesiado los nervios y los espíritus. (Othón 1999, 261-
262)
Debe entenderse que las maniobras de Othón no son sólo el resultado de su absoluta
comprensión sobre la necesidad de autorepresentación ante su sociedad. Son también
consecuencia de una idea de época en que la producción de cultura comenzaba a determinarse
bajo sus propios términos, donde el poeta reconoce la importancia de su determinación como
constituyente de la ciudad/sociedad. En este orden de ideas, es necesario notar, primero, lo
íntimamente ligados que están conceptos como producción artística o cultural, y vida citadina
de la modernidad; y segundo, la relación que tienen ambos con el constructo administrativo de
poder sociopolítico de la época. Sobre todo porque Othón no vive en la ciudad, pero sabe que
culturalmente sólo puede operar desde ella y, después, porque en ella buscará siempre el favor
político de los representantes del poder. De esta manera, se revela la conciencia del poeta de
que sólo en la ciudad moderna es posible el mejoramiento del espíritu, mismo que, según
expresa en su prólogo, está íntimamente ligado con ideas como la de civilización, modernidad
y progreso operantes en su época y circunstancia.
No se olvide que los años en que Manuel definió su proyecto poético, sucedieron
durante la segunda etapa del Porfiriato, la primera época de verdadero auge metropolitano en
la historia de México. En aquel momento, el avance económico del país, probablemente
mucho más ficticio que real, se acompasaba con la idea de progreso—que en la práctica fue
igualmente más ficticio que real—tanto en la industria como en la cultura, en imitación de
modelos europeos no españoles. Estos son, entre otras cosas, los años del surgimiento de una
clase intelectual sin ideales bélicos, misma que fue aprovechada por Porfirio Díaz para sus
propios fines. Conocidos todavía hoy con el nombre de “los científicos”, estos primeros
intelectuales mexicanos de posguerra surgieron bajo el ejemplo y el ala protectora de Ignacio
Manuel Altamirano y su seminal revista El Renacimiento.
En el sentido de análisis que interesa ahora, entre estos “científicos” se encuentran los
agentes principales del campo literario en el que Othón escribe y se desenvuelve. Su delicada
situación con respecto del campo de poder, al que indudablemente servían, ayuda sobre todo a
determinar la existencia del campo literario como autónomo del campo de poder en sus
operaciones, y no como uno de sus elementos constitutivos. Y es que, aunque no es demasiado
evidente, en algunos de estos agentes del campo literario se adivina la indeterminación en que
sitúan su labor intelectual, en relación con los favores que les prestan las circunstancias
políticas del país. Si cuando jóvenes habían sido entusiastas literatos de la Restauración, para el
momento de la absoluta institucionalización del Porfiriato, sus carreras literarias habían pasado
a un segundo término. Deseaban, sobre todo, ser parte funcional del régimen, transformar lo
transformable, mejorar lo mejorable, pero esto nunca les fue permitido y, sin embargo, se
conformaron. En opinión de Luis González, el dictador “los tratará como niños y los usará,
casi siempre individualmente, muy rara vez como manada, en el desempeño de comisiones
técnicas.” Este grupo será, únicamente “un apéndice decorativo y útil del poder. Decorativo
porque el grupo contaba con las mejores plumas, los mejores oradores y las más exquisitas
formas de comportamiento, útiles para mil cosas por su sabiduría y ambiciones.” (González
678)
Aunque aparentemente fundamentada en una filosofía de tipo positivista—y esta idea
habría que estudiarla con mucho más cuidado en otro lugar—y sustentada en este cuerpo
establecido de “científicos”, la regencia de Díaz fue sobretodo un proyecto unipersonal.
Durante el Porfiriato, regido bajo la máxima de “poca política y mucha administración”, la
labor intelectual y cultural nunca se estableció como claramente ligada a la administración del
poder público. Aunque muchos de los intelectuales más famosos del momento obtuvieron
trabajos administrativos—incluso curules o puestos diplomáticos—como Justo Sierra, Amado
Nervo, Gutiérrez Nájera o el mismo Manuel José Othón, esto no implica, sin embargo, que
desde el circuito de poder comandado por Díaz se establecieron los pormenores de la
producción cultural.
La producción intelectual, artística y cultural de México se encontraba, como se ha
dicho, en manos de esos hombres nacidos después de 1840 y antes de 1856 (González 672).
Es, por lo tanto, la generación inmediatamente anterior a la de Othón la que determinaba las
reglas del campo. La relación que mantiene Othón con algunos de estos hombres, sobrepasó
los límites de la intimidad, haciéndose pronto parte fundamental de su vida pública. La amistad
que cultivó el poeta con gente del prestigio de Bernardo Reyes o José López Portillo,
demuestra que la simpatía mutua estuvo además contrapunteada por una dinámica de
favoritismo y, por qué no, de clientelismo. “Hoy por la mañana me ofreció Flores Ayala, bajo
su palabra de honor”—escribe Othón a su esposa—“que para el mes que entra tendría una
colocación que darme.”, y continúa:
Sé que tiene mucho empeño, porque es muy leal y sincero, y en él confío
absolutamente. A Eduardo Facha le dijo que estaba arreglando me dieran el
registro público de la propiedad que es un empleo muy bueno y del todo
independiente. (Othón 1999, 79)
Flores de Ayala, secretario del general Carlos Díez Gutiérrez, el gobernador potosino a quien
Othón dedicó el “Himno de los bosques,” cumplió su promesa y en 1884 el poeta obtuvo su
primer cargo público. Así como Manuel José, los intelectuales y literatos más jóvenes buscaron
siempre el favor del gobierno. Algunas veces, incluso, lo exigieron, pero la distancia entre el
poder político y las manifestaciones culturales durante el porfiriato siempre estuvo muy bien
determinada.
Lo que si es cierto, a la luz de este mismo argumento, es que muchos de los
intelectuales de la época entendían que, congraciándose con el círculo de poder, podían
mejorar su situación laboral o económica y, sobre todo, establecerse como referentes
intelectuales del momento. Lo que acontece en las ciudades mexicanas de fin de siglo es la
estatización independiente de ambos campos, pero dibuja al mismo tiempo las relaciones que
tendrían en sus prácticas y dependencias. La ligera, pero definitiva frontera entre ambos
campos, llevará a algunos de los miembros del campo literario, a expresar su urgencia de
reconocimiento y ayuda por parte del campo de poder. Gutiérrez Nájera, por ejemplo,
determina que para que la cultura y la literatura de un país “evolucione” necesita de la
protección del gobierno, porque “el gobierno lo es todo y debe intervenir en todo”. Al mismo
tiempo, establece que esta ayuda y protección gubernamental en una sociedad moderna no
tendría que condicionar la naturaleza del contenido literario. Argumentando que “en todas
partes [el] auge de la carrera literaria se debe en gran parte a las medidas protectoras de los
gobiernos,” menciona la independencia intelectual de “los periodistas americanos,” mismos
que no abandonan el arte de sus letras, a pesar de que “tienen sueldo de ministros,” o que “las
oficinas del Times ocupan una porción enorme de terreno.” Argumentando que la influencia
del campo de poder es importante, especifica que debe ser sólo de carácter material y
Aquí, más que en ninguna parte, necesitamos de esa protección, porque aquí,
menos que en ninguna parte, puede abandonarse la marcha de las cosas a la
simple iniciativa individual. […] Ahora pues, que la paz se ha cimentado y que
la prosperidad comienza para México, es indispensable que el gobierno atienda
con medidas justas y discretas al desenvolvimiento de las ciencias y las letras.
No puede negarse que [en México] el entusiasmo por las letras ha decaído
grandemente. [Ahora] La literatura está entregada al brazo seglar que la ejecuta.
Los que saben pensar y escribir, no piensan ni escribe más que de política. (375-
377)
En la súplica de Gutiérrez Nájera permite ver que, en todo sentido, los agentes son conscientes
de la independencia de acción que tienen hacia el interior del campo literario. Fijan, sin
embargo, su mirada en los beneficios que la cercanía al campo de poder les produciría. En el
caso de Othón, se nota que el poeta, acosado por una pobreza económica de la que no podía
escapar, buscaba una posición de jerarquía que, si bien no podía traducirse en moneda
corriente, sí podía obtener la forma de la gloria, la fama y el respeto. Síganse, por ejemplo, las
noticias de los banquetes, festejos y nombramientos de los que es víctima el poeta en su natal
San Luis Potosí, sobre todo a partir de 1902.
Al revisar algunos documentos privados y públicos, como el contenido de ciertos
diarios, se hace evidente esta concepción de autonomía de agencia que se tenía en el circuito
productor de literatura. La institucionalización de la literatura, como práctica y producto
cultural, tuvo repercusiones inmediatas en las prácticas individuales, tanto en las privadas como
en las que se proyectaban hacia la sociedad. En el México finisecular ya se distinguen actitudes
como la abierta competitividad entre escritores, y el deseo de reconocimiento—la apropiación
de capital cultural simbólico—a través de la difusión de sus obras, y viceversa. Ambas actitudes
que, a su vez, están íntimamente relacionadas con las manifestaciones de sociabilidad pública,
como la formación de tertulias y sociedades literarias, así como el desarrollo de la industria del
espectáculo y, sobre todo, la aparición de revistas, periódicos y suplementos culturales.
Uno de los resultados más palpables de este ambiente, es la amplia difusión de la cultura que
se vivirá en el periodo, y que mientras avanza el siglo será cada vez más profesional, masiva y
efectiva. Esta difusión, “más amplia que en cualquiera otra de las anteriores épocas”, es el resultado
de la dinámica burguesa que se vive de lleno en las metrópolis mexicanas. Con el transcurso de los
años, esta sociedad logrará volverse más cosmopolita, a la vez que “ lejos de desnaturalizarse,
[tendía] a mostrar más y más, en conjunto, una íntima, peculiar y definitiva fisionomía.” (188) En
ella, uno de los títulos más prestigiosos para el productor de literatura era el de Poeta. Sobre todo
porque la poesía fue la nota más importante de la literatura mexicana en el último tercio del siglo
XIX. Othón, se consideró a sí mismo como un gran poeta, tal vez como el mejor. “Yo soy el
primer poeta de México”—dice Valle-Arizpe que dijo Othón—“no lo puedes negar [Luis G.
Urbina]; Díaz Mirón el segundo, y tú el tercero, y si no te defiendo yo, pues entonces, ¿quién?” (61)
Como se anotaba antes, ya desde Altamirano se aspiraba a la creación de una lírica nacional,
de la que el romanticismo predominante se depurara. Aquél que se considerara poeta, debía ser
único y original. “Limpio de sensiblería y falsedad la lírica”, el poeta debía fijarse “de nuevo en el
mundo real,” lo que “dio principio la noble tendencia de sentir con sinceridad y expresar con
verdad.” Esta sensibilidad de época va a se expresada casi con las mismas palabras por Othón en el
prólogo de sus Poemas rústicos: “No debemos expresar nada que no hayamos visto nada sentido o
pensado a través de lejanos temperamentos, pues si tal hacemos ya no será nuestro espíritu quien
hable.” (Othón 1997 Vol.2, 261) Esta cercanía de Othón con el sentimiento estético de su época,
influyó demasiado en la percepción y construcción que se tuvo de su persona.
A los intelectuales y literatos del porfiriato, aunque muchas veces estaban comprometidos
políticamente con alguna de las tendencias políticas de la época, se les quería entender como
independientes de cualquier influjo ajeno a sus necesidades estéticas y de expresión. Othón, por
ejemplo, aunque amigo de influyentes porfiristas—y beneficiario de ellos—fue señalado en más de
una ocasión como víctima de un sistema disfuncional. Por sus circunstancias laborales, el poeta fue
para algunos el mártir ejemplar de una sociedad incapaz de comprender cabalmente la importancia
de la producción cultural en una nación que se suponía moderna. En este respecto, uno de los
comentarios más contundentes fue expresado en 1894 por “Monaguillo”, en su columna “Palique”
de la Revista Azul.
El texto, reproducido el mismo año en El Estandarte de San Luis Potosí, alude primero
a la amistad que el firmante sostenía con Othón—circunstancia que debe tenerse en cuenta
cuando se lee que la mayoría de los comentarios sobre el poeta o su obra provenían,
precisamente, de plumas amigas—para inmediatamente después recordar que la suya era una
queja primeramente pronunciada por el autor del “Himno de los Bosques”. “Mi amigo Manuel
Othón publicó, hace más de un año, una desconsoladora carta dirigida a un periódico de San
Luis Potosí”—escribe Monaguillo—“en la que el distinguido dramaturgo se lamentaba de los
escasos frutos recogidos en Méjico en la labor intelectual.” La queja de Othón se revela
explícitamente económica: “aseguraba el Sr. Othón que su drama ‘Después de la muerte’ ha
producido a las empresas teatrales más de CATORCE MIL PESOS, de 1884 a la fecha, sin que
de esa cantidad haya recogido su autor un solo centavo.”
Monaguillo, en su afán por explicar que la desgracia de Othón es, ante todo, la que
comparten todos los escritores e intelectuales del país, provee entonces de una interesante lista
donde el potosino, quien apenas comenzaba con la escritura de sus poemas más acreditados,
comparte ya el pedestal de las plumas más célebres del México de la Restauración y de la
primera parte del Porfiriato. Al mismo tiempo, su columna establece—aunque muy
veladamente—la idea de que entre los interesados se creía en la existencia de un circuito
social—mínimo y exclusivo—donde se originaba, recibía y sustentaba la producción cultural.
Este espacio cultural, el campo literario, aparece como establecido tanto en los límites
metropolitanos como en la época. Al igual que Othón en su prólogo, Monaguillo, cree que
solamente los “ciudadanos” son capaces de apreciar los frutos de las labores artísticas e
intelectuales. Pero, yendo más allá que el poeta, el columnista de la Revista Azul entiende que
este círculo social y citadino es obediente—si no es que absolutamente supeditado—de las
circunstancias impuestas por el campo de poder, aún y que éstas representen un peligro para el
artista. En México, donde “los editores no abundan [,] los publicistas acuden por lo general a la
Secretaría de Fomento [...] Y aún el autor puede tener la certeza de que la marca de esta
imprenta contribuirá poderosamente a alejar al lector.” Y sigue
Hay ciudadano que al leer en la portada de un libro “Poesías”, y al final de la
página, “Imprenta de Fomento”, suele pensar que aquello es un elogio al
Gobierno, lo que literaria y anti-literariamente, es un grave delito para nuestro
excelente público. Y de aquí se deduzca que nuestros publicistas lo que menos
hacen es publicar. Una media docena de ciudadanos tendríamos el mayor placer
en ver coleccionados los deliciosos humorismos de Manuel Gutiérrez Nájera,
las poesías de Justo Sierra, los discursos de Bulnes […] Y no hay cuidado […]
no seremos muchos en lamentarnos de estos vacíos. Por eso, por adaptación al
medio, dan pruebas de cordura: Sierra, substituyendo sus versos por una obra
de Historia Universal; Guitérrez Nájera, ocupando su curul en la Cámara; y
Bulnes procurando llegar a un descubrimiento industrial.
Si es importante leer en las palabras de Monaguillo las ideas que este ensayo ha comentado
hasta el momento, es sobre todo para entender que, durante el Porfiriato, se han entendido los
campos literario y de poder como independientes, pero relacionados. Pero también, para
recordar el lugar que en este campo literario ocupa Othón para 1894 y, sobre todo, para
entender la forma en que su situación laboral—su destino trashumante—era entendido como
el producto del
extraño caso de un medio social en que las tendencias literarias están muy
pronunciadas, y que, sin embargo, no sostiene al literato. En ninguna parte del
mundo prodiga la prensa caudal tan inmenso de versos, pero en ninguna parte
del mundo paga tan mal al poeta.
La demanda, pues, existe: lo que no existe es el precio de la demanda. También
hay falta de brazos y el jornal se arrastra raquíticamente en la República. Por lo
demás, necesario será esperar épocas mejores, en las que el hombre de letras
pueda hallar una recompensa a sus trabajos por otro medio que dando salida a
su buena ortografía y letra inglesa en una oficina pública. Espere usted, amigo
Othón, esa época. Pero, por su acaso, espérala usted sentado. (2)
Con respecto de Othón, quejas como la de Monaguillo se reiterarán periódicamente en lo que
resta del siglo. A punto de acabar 1899, por ejemplo, el poeta José María Facha rematará una
de sus entregas tituladas “Por la semana” de El Estandarte, insistiendo en el sentimiento de
injusticia que despertaba la situación de un Othón desperdiciándose en Ciudad Lerdo.
Tal vez para justificar la situación del poeta, sus entusiastas comenzaron poco a poco a
disociarlo de ese sistema fallido en el que la cultura no era prioritaria. Para quienes recibían la
poesía de Othón antes de 1902—generalmente a través de sus cartas o sus colaboraciones en la
prensa—la partida del poeta optó por significarse desde una actitud más bien de tipo
romántico. De forma categórica, optando por el silencio de la pedestre realidad, quienes
escribían sobre Othón—muchas de las firmas más notables de la época—decidieron que sus
estadías en lugares como Santa María del Río, Guadalcázar, Tula o Ciudad Lerdo no
perseguían satisfacciones laborales. Al contrario, como concluyó Luis G. Urbina en El
Imparcial, Manuel “es un pastor de égloga (que) vive alejado de las ciudades y por lo mismo, no
se ha contaminado de sus insanias. (Un) niño envejecido a quien no logró contaminar la
maldad” (Urbina 2)
En algunos casos, inclusive, hubo quienes idealizaron aún más el retiro del poeta,
considerando su situación no como un exilio molesto e injusto, sino como una decisión
benéfica organizada por el poeta mismo desde una necesidad estética. Por ejemplo, Bernabé
Bravo, en un artículo titulado “El retiro de un poeta”, escribe que “Manuel José Othón, el
laureado y muy querido poeta potosino, huyó desde hace mucho del mundanal ruido”, para
luego justificar esta decisión como si fuera de tipo idílica, un retiro cuya única exigencia fuera
de orden literario:
El sitio elegido está todo lo apartado que se necesita para que inoportunas
visitas no interrumpan los dulces coloquios del vate con sus buenas amigas las
musas. Fértil, pintoresco y de una tranquilidad casi sepulcral, ofrece espacio y
comodidad sobrados para evocar recuerdos, observar la naturaleza, consultar
autores y meditar sin tasa ni medida acerca de los grandes problemas que traen
siempre al pensador de todos los siglos hondamente preocupado. (Bravo 2)
Pero a pesar de la noción de Bravo, la situación en que sucedieron tales conversaciones “del
vate con sus buenas amigas las musas” fueron, sobre todo, complicadas. Especialmente porque
los verdaderos coloquios de Othón sucedían únicamente en los juzgados.
Actitudes como estas son lo suficientemente ilustrativas para entender que, en el
momento de su madurez creativa, Manuel José Othón había logrado consolidar una imagen
pública en la que su faceta de poeta se superponía a cualquier otra particularidad de su vida
privada. La imagen que de él se percibe le fue, ante todo, benéfica, pues en ella consiguió gran
parte de su éxito inmediato, así como su fama postrera. Cabe, por lo tanto, la posibilidad de
analizar cómo fue que Othón participó en esta figuración pública de su persona, las estrategias
sociales con las que alimentó el mito que habría de eternizarlo en la figura del poeta bucólico
mexicano por excelencia, del vate de la naturaleza.
IV. Conclusión

Estrictamente, Manuel José Othón es un poeta que nos queda por un único volumen y un
puñado de poemas sueltos que fueron recolectados póstumamente. Sus poesías más famosas,
“Himno de los bosques”, “Noche rústica de Walpurigs”, y “En el desierto. Idilio salvaje”, de
obligatoria inclusión en las antologías de poesía modernista hispanoamericana más completas
son, en definitiva, casi lo único que le merece sobrevivirle al tiempo. El resto de su obra—que
se expande desde los terrenos de la poesía hacia el cuento, la crónica y, sobre todo, el drama—
no posee el espíritu de genialidad e innovación que lo llevaron a ser el poeta favorito de
Alfonso Reyes, o la fuente de inspiración que impulsó a Ramón López Velarde a dedicarle su
primer libro. Es decir que, sin la obra que estrictamente lo destaca de sus contemporáneos,
Othón no sería más que otro capítulo de mediocridad en la historiografía literaria mexicana
El énfasis en esta aseveración casi oximorónica tiene un sentido analítico. Sobre todo
porque resulta bastante curioso que, durante los años en que Othón escribe la poesía que lo
hará definitivo—a partir de 1894—su figura como poeta indispensable estaba ya definida. La
aseveración de que la significación completa de la obra de Othón es más clara en el periodo de
1880 a 1895, pronunciada por E. Amberson Imbert, debe tomarse con cuidado, sobre todo
porque los poemas que formarán el grueso de los Poemas rústicos, los que “resonarían entre los
modernistas” (317), no son los que coleccionó en sus volúmenes de 1880 y 1883 (Anderson
Imbert se equivoca también al fechar el segundo libro en 1888), sino los que empiezan a
escribirse partir de 1891, con el “Himno de los bosques”. El estatus de poeta se le imponía
desde otra parte no estrictamente literaria.
Convertido y romantizado en el imaginario popular en un poeta de tiempo completo—
más estrictamente, en un literato—, Othón dejó pronto de ser un provinciano de escasos
triunfos literarios—obtenidos, casi todos, en el terreno de la dramaturgia costumbrista—para
convertirse en el poeta de primer orden que, en el plano de lo puramente creativo, no era
completamente antes de 1902. La obra que precede su salida de la capital potosina, un par de
volúmenes de poesía publicados en los primeros años de la década de 1880, es en muchos
sentidos anodina y, sobre todo, no adivina la maestría estética que alcanzaría el poeta alrededor
de 1894. El mismo Othón lo sabía y, consciente de las deficiencias que presentaban sus
primeros esfuerzos, prefirió anularlos, haciendo expreso su deseo que en los Poemas rústicos
comenzara su obra lírica, misma que se compondría de otros tres volúmenes, ninguno de los
cuales llegó a configurar, compilar o siquiera escribir18:
Creo que todo el que se consagra seriamente a una labor intelectual, llegada la
ocasión está obligado a presentar al público su obra, para que la aproveche, si
digna es de aprovecharse, o para que la desdeñe, si debe ser despreciada por
insuficiente y baladí. Fiel a mis principios, juzgo que ya es tiempo de cumplir
este deber, puesto que he traspasado, con mucho, “la mitad del camino de la
vida”. Abordo, pues, la tarea, y doy comienzo con el primero de los cuatro
volúmenes de que consta mi obra lírica; que si Dios me concede calma y
espacio, continuaré publicando la serie de mis trabajos de otro género. (Othón
1997 Vol.2, 261)
Cuando Othón escribe este prólogo, han pasado casi veinte años desde la publicación
de su último libro de poemas, Nuevas poesías (1883). Durante estas dos décadas, su producción
fue leída —esporádica y lentamente—de forma exclusiva en periódicos y revistas, algunas
veces incluso de forma meramente epistolar. En cierto sentido, la recopilación de su poesía—
aparecida en ese único volumen de su adultez—se sugiere como el colofón de la definición de
su prestigio y su figura pública como poeta. Un hecho se hace evidente: mientras su autoridad
como poeta se acrecienta, su producción poética—o literaria en general—disminuye. Es decir
que antes de convertirse en un gran poeta, Othón se consiguió la imagen de un gran poeta que,
en su retiro, no se dedica más a despachar el juzgado, sino que “lee, se abstrae, trabaja con
asiduidad, sostiene extensa correspondencia literaria, cultiva amistades selectas, envía valioso
contingente a algunos periódicos, escribe una novela que ha intitulado ‘La Gleba’ [y] es algo
dado a la caza (…)” (op.cit)

18Escribe a Juan B. Delgado, su conducto en la edición del libro: “Por lo que toca a la publicación
subsecuente de mis obras, en el forro de los Poemas rústicos, sólo se anunciarán las (obras) poéticas, de
que hablo en el preámbulo, y estas son: Poemas internos—publicados casi todos-, Poemas del odio –inéditos
casi todos—y Poemas brutales—del todo inéditos, pues aún tengo pocos escritos—.” (Othón 1999, 210)
Bien es cierto que su primer libro, Poemas (1880), lleva una amabilísima introducción de
Victoriano Agüeros, impulsor de las letras y la historiografía literaria en México como pocos ha
habido. El mismo Agüeros, autor de la seminal Biblioteca de autores mexicanos, dijo de Othón tras
conocerlo que le pareció “una risueña esperanza para nuestra literatura [...] un escritor [...] un
poeta que, con el tiempo, podría distinguirse en México.” (cit. en Peñalosa en Othón Vol.2,
17). Pero ni siquiera la temprana empatía de Agüeros—no menos ejemplar de la rapidez con la
que Manuel José se hizo de una considerable y respetuosa recepción de su obra—podía
asegurarle a un poeta que escribiría poco, a veces nada por largas temporadas de tiempo, el
respeto constante y la admiración perenne de quienes fueron, en todo sentido, los artífices del
cambio epistemológico más importante del México independiente, antes del advenimiento de
la Revolución.
José Ramón Ortiz
Brown University
Bibliografía

_____________. Los poemas de La Ilustración Potosina. 1869-1970. Investigación y


selección de Ignacio Betancourt. El Colegio de San Luis: San Luis Potosí, 2005

Anderson Imbert, E. Historia de la literatura hispanoamericana. I. La Colonia. Cien años


de República. Fondo de Cultura Económica: México, 1962

Barthes, Roland. El grado cero de la escritura. Seguido de nuevos ensayos críticos. Siglo
XXI Editores: México, 1997

Betancourt, Ignacio. El escándalo, primer drama de Manuel José Othón. Texto y


contexto. El colegio de San Luis: San Luis Potosí, 1998

Blanchard, Marc Eli. In Search of the City. ANMA: Stanford, 1985

Bourdieu, Pierre. The Rules of Art. Genesis and Structure of the Literary Field. Stanford
University Press: Standford, 1996

Bourdieu, Pierre. Razones prácticas. Sobre la teoría de la acción. Anagrama: Barcelona,


1997

Bravo, Bernabé. “El retiro de un poeta,” en El Estandarte. San Luis Potosí, México, 10
de agosto de 1894, pps. 1-3

Campos, Marco Antonio. El San Luis de Manuel José Othón. Editorial Ponciano Arriaga:
San Luis Potosí, 2006

Carballo, Emmanuel. Protagonistas de la literatura mexicana. Alfaguara: México, 2005

Dromundo, Baltasar. Manuel José Othón. Su vida y su obra. México, 1959

Dussel, Enrique. “Eurocentrism and Modernity (Introduction to the Frankfurt


Lectures), en The Postmodernism Debate in Latin America. Editado por John Beverly,
Michael Aronna y José Oviedo. Duke University Press: Durham y London, 1995

Escalante, Evodio. El dios en el precipicio. La poesía de Manuel José Othón. Editorial


Ponciano Arriaga: San Luis Potosí, 2006

Facha, José María. Idilio bucólico y Poemas no seleccionados. Introducción e


investigación de Ignacio Betancourt. El Colegio de San Luis: San Luis Potosí, 2005
Fernández, J. Manuel. “La nocion de violencia en la obra de Pierre Bourdieu: una
aproximación crítica,” en Cuadernos de Trabajo Social. Universidad
Complutense de Madrid: Madrid, 2005. Vol. 18, pp.7-31

Fernández Retamar, Roberto. En la España de la Ñ. Editorial Oriente: Cuba, 2007

Foucault, Michel. La arqueologÌa del saber. Siglo XXI Editores: MÈxico, 1983

González, Luis. “El liberalismo triunfante,” en Historia general de México. Versión 2000.
El colegio de México: México, 2001

González Peña, Carlos. Historia de la literatura mexicana. Editorial Porrúa: México,


1998

Gutiérrez Nájera, Manuel. Obras. Fondo de Cultura Económica: México, 2003

Gutiérrez Vega, Hugo. Acercamientos a Manuel José Othón. Editorial Ponciano Arriaga:
San Luis Potosí, 2006

López Portillo y Rojas, José. Elogio de Manuel José Othón. SEP: México, 1976

Martí Monterde, Antoni. Poética del Café. Anagrama: Barcelona, 2007

Martínez, David. El modernismo en América y España. Corregidor: Buenos Aires, 1989

Martínez, José Luis. “México en busca de su expresión,” en Historia general de México.


Versión 200. El Colegio de México: México, 2001

Medina Romero, Jesús. Viñetas potosinas. Universidad Autónoma de San Luis Potosí:
San Luis Potosí, 1987. Vols. I y II

Montejano y Aguiñaga, Rafael. Manuel José Othón y su ambiente. Universidad


Autónoma de San Luis Potosí: San Luis Potosí, 2001

Othón, Manuel José. Selección poética. Museo Othoniano: San Luis Potosí, 1991

Othón, Manuel José. Obras completas. Compilación de Joaquín Antonio Peñalosa.


Fondo de Cultura Económica: México, 1997. Vols. I y II

Othón, Manuel José. Cuentos de espantos y Novelas rústica. Ediciones Coyoacán:


México, 1997

Othón, Manuel José. Epistolario. Recopilación, transcripción y notas de Rafael


Montejano y Aguiñaga. Universidad Nacional Autónoma de México: México, 1999

Othón, Manuel José. Cuentos completos. Recopilación, introducción y notas de Joaquín


Antonio Peñalosa. Universidad Autónoma de San Luis Potosí: San Luis Potosí, 2001
Othón, Manuel José. Antología. Poesía. Teatro. Narrativa. Selección, introducción y
cronología de Ignacio Betancourt. OCEANO: México, 2004

Monaguillo (seud.) “Palique,” en El Estandarte. San Luis Potosí, 24 de octubre de 1894,


pp. 2

Palti, Elías. “Los diarios y el sistema político mexicano en tiempos de la República


Restaurada (1867-1876)”, en Construcciones impresas. Panfletos, diarios y revistas en la formación
de los estados nacionales en América Latina, 1920-1920. Fondo de Cultura Económica,
México: 2003

Peñalosa, Joaquín Antonio. Literatura de San Luis Potosí del siglo XIX. Universidad
Autónoma de San Luis Potosí: San Luis Potosí, 1991

Ramírez Gutiérrez, Fermín. Entrada de Manuel José Othón en Diccionario enciclopédico de las letras
de América Latina. Editorial Ayacucho: Caracas, 1998. Vol.3 pps. 3538-3539

Rivera P.C., José. Manuel José Othón. Clásico y estoico. Editorial Cvltvra: México, 1939

Santiáñez, Nil. Investigaciones literarias. Modernidad, historia de la literatura y


modernismos. Crítica: Barcelona, 2002

Schulman, Ivan A. y Picon Garfield, Evelyn. Poesía modernista hispanoamericana y


española (Antología). Taurus: Madrid, 1986

Valle-Arizpe, Artemio. Anecdotario de Manuel José Othón. Fondo de Cultura


Económica: México, 1958

Urbina, Luis G. “Manuel José Othón,” en El Estandarte. San Luis Potosí, 27 de julio de
1905, pp. 2

Velázquez, Primo F. Historia de San Luis. Archivo Histórico del Estado de San
Luis Potosí: San Luis Potosí, 1982. Vols. 3 y 4

Zaid, Gabriel. “Tres momentos de la cultura en México”, en Plural. Crítica / Arte /


Literatura. Revista mensual de Excelsior: México, Abril de 1975. Vol. 43
***
La poética de un ausente. Manuel José Othón
y el ausentismo como práctica de sociabilidad pública
de Joserra Ortiz, un ensayo divulgativo en homenaje
a los 160 años del natalicio de Manuel José Othón,
se publicó de forma expedita el 14 de junio de 2018,
a vistas de que en su ciudad natal nadie lo recordó;
en fecha del onomástico igualmente de
José Carlos Mariátegui, Gregorio Giraldi
& Ernesto “Che” Guevara,
y la celebración de Santa Digna de Córdoba,
quien fue martirizada y muerta
por hablar por ella misma
ante un juzgado de hombres.

“Quise entrar en tu alma, ¡y qué descenso


qué andar por entre ruinas y entre fosas!”

***

Taller Escritores
Av. Venustiano Carranza 505, int.203
Centro histórico
San Luis Potosí, SLP
444 283 6051

También podría gustarte