Está en la página 1de 2

1. ¿Cuál de los estilos te parece el mejor? ¿por qué?

El estilo transformador, ya que este líder persigue el desarrollo personal y de su entorno. Ya


que no se limita a satisfacer sus intereses individuales, sino que impulsa el talento y
potencial de la plantilla, impulsándolos hacia el desarrollo de sus capacidades.

2. ¿Qué tan importante es el estilo de liderazgo para los trabajadores? ¿Cómo afecta
esto su trabajo?

Un verdadero líder establece una meta en común, inspira a su equipo de trabajo, los reta
a trabajar por objetivos y siempre avanzar, su principal misión es que los demás busquen
alcanzarlo y si es posible superarlo; un líder no tiene miedo a su competencia, al contrario,
trata de mejorar constantemente.

Es por ello, que las empresas requieren cada vez más líderes, quienes se pongan la camiseta
e impulsen al equipo de trabajo a tener una misma visión, que los lleve a las metas
determinadas. Un líder tiene la iniciativa, sabe gestionar, convoca a sus subordinados, los
conoce, los motiva e impulsar para que en conjunto consigan un objetivo que los beneficie
de forma igualitaria.

3. ¿Qué se podría recomendar para mejorar aquellos estilos de liderazgo en las empresas?

 Capacitar y preparar a las demás personas para que asuman responsabilidades y así
decidir inteligentemente.
 Ayudar a los trabajadores a cumplir sus metas y objetivos.
 Trabajar con incentivos y bonificaciones para los trabajadores, y al mismo tiempo
orientarlos hacia una causa con significado.
 Liderar con ejemplo.
 No usar el poder para beneficio personal.
 Se debe recalcar las virtudes y logros.

4. Haz una reflexión respecto a los videos propuestos y comentarlo en clase.

David Fischman nos habla sobre los estilos de liderazgo identificándolos con sus respectivas
características, aspectos negativos y positivos mediante situaciones que se dan de forma
diaria en las empresas u organizaciones.

Liderazgo ausente, aquel líder que no aporta nada bueno a su empresa, sino que trae
perjuicios con sus actos. No se toma en serio su rol de líder y hace que los seguidores estén
perdidos en su propio rol.

Liderazgo transaccional, busca su propio beneficio como jefe, con maneras un tanto
egoístas, beneficia a su empresa, a obtener más beneficios y fomenta a que los
colaboradores también piensen así.
Liderazgo transformacional, se enfoca en hacer crecer a su empresa, a sus trabajadores y
todo el entorno en el que su empresa está involucrada.

Liderazgo sin autoridad, rompe todas las expectativas de lo que se suele pensar acerca de
un líder, cualquiera que tiene deseo de mejorar, no solo a sí mismo, sino también a su
empresa aportando ideas y perseverando en ellas puede ser este líder.

Pseudoliderazgo, es aquella persona que no cree de sí mismo lo que verdaderamente vale y


por ello se cree que debe tenerlo todo en la empresa. Aparenta ser un líder transformacional
por su forma de expresarse y sus conocimientos pero lo único que quiere es solamente
progresar él, y demostrar y resaltar todos sus logros.