Está en la página 1de 2

BASTERRA LAZCANO-ITURBURU, Juan Antonio

(Vitoria, 1729 – Tui, 1790)


Organista y maestro de capilla nacido en Vitoria, en cuya iglesia de San Ildefonso fue bautizado
el 15 de diciembre de 1729, hijo de Domingo Basterra y Mª Antonia Lazcano-Yturburu. Proba-
blemente realizó su formación musical en la capilla de música de la Universidad de Parroquias
de Vitoria bajo el magisterio de Pedro de la Barga (1722-1744), y trabajó junto al maestro
Asensio Gámiz (1744-1752), a quien sucedió en el cargo, ocupándolo finales del verano de
1753.
En agosto de 1752 se presentó a la oposición para cubrir la plaza de organista de la catedral
de Calahorra junto a Tomás Hernando, organista de Calatayud, Carlos Iturri, organista de Alfa-
ro, Jaime Anglés, residente en Zaragoza, Manuel Marichalar, de Pamplona, y Matías Menén-
dez, organista de Salamanca, que fue quien obtuvo la plaza.
El 22 de diciembre de 1752, el Cabildo de la Catedral de Tui (Pontevedra) convoca oposición
para cubrir la plaza de organista que había quedado vacante por haberse despedido su titular
Joseph Manuel González. La convocatoria no debió obtener respuesta puesto que se le en-
carga al Tesorero “solicite baje a esta Santa Iglesia el organista de la de Vitoria a ser oído,
ofreciéndole viático” (Actas Capitulares, Tomo 16, fol. 244 v., 03/08/1753).
Cuando Basterra llega a Tui en octubre de 1753 era maestro de capilla Manuel Paradís y esta
contaba con 19 músicos, cuatro cantores y dos organistas. El 19 de ese mes toma posesión de
la plaza: “En este Cabildo, teniéndose presente que Don Juan Antonio Basterra llamado por el
señor Tesorero por encargo del Cabildo para la plaza de Organista de esta Santa Iglesia, sien-
do hábil, fue examinado por el Maestro de Capilla en presencia de muchos capitulares y que
por informe de dicho Maestro, que se leyó en este Cabildo, y por otros particulares se acredita
de la suficiencia del señor dicho para obtener dicha plaza, se acordó se vote su provisión, y con
efecto habiéndose votado salió elegido organista de la Santa Iglesia por la mayor parte de vo-
tos y se hubo por nombrado y admitido con el salario de 300 ducados de vellón al año, que
empieza a correr desde hoy día y cobrará del Mayordomo Fabriquero” (Actas Capitulares, To-
mo 16, fol. 261, 19/10/1753).
En julio de 1754 se le paga el “viático” que se le había prometido el año anterior: “se le diesen
al organista de la Fabrica 500 reales vellón para ayuda de soportar los gastos que ha hecho
desde Vitoria cuando fue llamado por el Cabildo” (A. C. , T. 16, fol. 321, 12/07/1754).
El 14 de abril de 1755 el Cabildo toma la siguiente resolución: “Atendiendo al servicio que hizo
y hace a esta Santa Iglesia el organista Don Juan Antonio de Basterra del salario de 300 duca-
dos que como tal percibe de moneda de vellón para que a título de ello pueda ordenarse de
todas Ordenes hasta las de Presbítero, cuya consignación se entienda perpetua y con la obli-
gación de residir y asistir en esta Santa Iglesia en su ministerio, y caso que consiga otra con-
grua suficiente en esta dicha Santa Iglesia o en otra parte sea visto quedar libre dicha Fábrica
de la paga de los referidos 80 ducados” (Cabildos Espirituales, Tomo 4, fol. 120)
El 29 de agosto de 1755 obtiene permiso del Cabildo para visitar al Obispo y solicitar Ordenes.
Mientras tanto es sustituido por Joseph Pérez Falcon.
Además de ejercer de organista, Basterra desempeñaba el trabajo de afinar y reparar los órga-
nos, por lo que era gratificado anualmente con 330 reales vellón: “se acordó se le regale al or-
ganista una arroba de chocolate por su trabajo en la afinación de los órganos y otros reparos y
se paguen los jornales al peón que le ayudó” (A. C., Tomo 18, fol. 247, 02/10/1762)
En 1769 fallece el maestro de capilla Manuel Paradís que había consolidado en la Catedral de
Tui una abundante y bien dotada capilla de música. El 7 de octubre, Juan Antonio Basterra so-
licita ser admitido a examen para cubrir la plaza vacante, compitiendo en la oposición con Ber-
nardo Francisco Sanmillán Martínez, maestro de capilla de la Catedral de Mondoñedo. El
tema que se dió al día siguiente a los opositores y que tenían que componer en música en un
plazo de 24 horas fue el siguiente: “Si vere utique justicia loquimini”, a realizar los seis primeros
versos y Gloria Patri. Ganó la oposición Basterra, con 10 votos, contra 8 de Sanmillán.
Tomó posesión de la plaza el 31 de enero de 1770 tal como se refleja en las Actas: “En este
Cabildo se leyeron las pruebas de Don Juan Antonio Basterra, organista de esta San Iglesia y
electo Racionero Maestro de Capilla en ella y se hubieron por vistas, leídas y aprobadas y se
acordó entre a la posesión, goce y servicio, precedido del juramento acostumbrado por lo cual
se le mandó subir y subió de hábito de choro a esta Sala Capitular, y puesto de rodillas ante la
imagen de un crucifijo y las manos en un misal, juró en las del señor Deán de guardar y defen-
der el misterio de la limpia y pura Concepción de Nuestra Señora, cumplir con las cargas de su
magisterio y racionería y en todo con los loables estatutos y costumbres de esta Santa Iglesia.
Y luego bajaron al choro al señor Don Joseph Polanco, Maestro de Sagradas Ceremonias y
dicho Basterra, asistido de mí el Secretario y en la silla correspondiente le hizo sentar y se
sentó con el bonete puesto en la cabeza, y en virtud de estas insignias y de las más que el de-
recho dispone le dió y hubo por dada la posesión de dicha recionería y magisterio de capilla,
real, actual, corporal, civil, senquasi, y mandó que en ella ninguna persona le inquiete ni pertur-
be bajo las penas por Derecho establecidas, y el sobredicho de cómo la tomó quieta y pacífi-
camente sin contradicción de persona alguna, pidió a mí el Secretario se la dé por testimonio y
que los presentes le fuesen de ello testigos que lo han sido Don Juan Francisco de Comesaña,
sacristán, Don Blas Vicente Cerqueira, ayudante, y Juan Benito Maceira, vecinos de la dicha
ciudad y otras diferentes personas” (A. C., Tomo 20, fol. 20)
La plaza de organista dejada vacante por Basterra al ascender al magisterio fue cubierta por
Custodio Gonzáles de Santa Baya, violinista de la catedral y experto en el manejo del órgano.
Basterra se seguiría encargando de afinar el instrumento y de tocar en las funciones en las que
Custodio tuviese que tocar el violín
Juan Antonio Basterra siguió ejerciendo el magisterio en la Catedral de Tui hasta que falleció el
22 de enero de 1790, siendo enterrado en la misma catedral. Le sucedió Ambrosio Molinero.

OBRAS

En el archivo de música de la Catedral de Tui se conservan la siguientes obras suyas:

• Misa a dúo y coro con acompañamiento de órgano (en sol mayor)


• Misa a dúo y a seis voces
• Misa de requiem a cuatro voces con violines y trompas
• Secuencia con violines
• Responsos a 4, para entierros de Prelados y exequias de Reyes
• Vigilia de Difuntos, a 4 voces con violines y trompas
• Nona, Salmo “Mirabilia”, a e voces y orquesta
• Vísperas para las Festividades del Señor, a voces con acompañamiento de órgano
• Completas (3 juegos)
• Laudate Dominum, con orquesta
• Magnificat, con orquesta
• Dos “Ave Maris Stella” (en re menor y la menor)
• Christis natus est
• Jesu Redemptor omnium
• Ut queant laxis
• Decora lux aeternitatis
• Defensor Almee Hispaniae (dos obras)
• Placere Christe serbulis
• Iste Confessor
• Veni Creator Spiritus
• Salutis humanae Sator
• Salve, a 5 voces y orquesta (en sol menor)
• Te Deum, a 4 voces y orquesta

Fuentes consultadas:

• Registros Sacramentales iglesia de San Ildefonso de Vitoria. Libro de bautismos


• Gómez Sobrino, Jesús: Juan Antonio Basterra, importante músico riojano del siglo XVIII,
organista y maestro de capilla de la Catedral de Tui.
• Villanueva, Carlos: Tui (en Diccionario de la Música Española e Iberoamericana)
• Salaberri, Sabin y otros: La Música en Álava

Gernika, a 9 de enero de 2009

Fernando Abaunza Martínez

También podría gustarte