Está en la página 1de 19

Dinámica del trabajo

en el marco de la incertidumbre global


E di

Obi

Rol
La E
Ric
Gri.
M o;
Ind
Jay
Cri:
en 1
Ald
La1

Enr
El1
Nac
Coordinación Editorial La Revista de Trabajo es la publicación oficial del QuÉ
Inés Mambretti Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, pue
Av. Leandro N. Alem 650, Ciudad Autónoma de
Asistente Sofí
Buenos Aires (C1001 AAO), República Argentina
Sofía Inés Munárriz La1
Tel.: (54-11) 4310-5936/Fax: (54-11) 4310-5866
Diseño de tapa Los artículos acá presentados son responsabilidad de 1
Artes Gráficas Papiros S.A.C.I. exclusiva de cada autor y sus opiniones no
representan necesariamente el punto de vista de la Orl(
Impresión y diagramación Las
Institución.
Artes Gráficas Papiros S.A.C.I. OCU]
ISSN 0328-0764
,
In dice

Editorial. .......................................................................................................................................... 11

Obituario ......................................................................................................................................... 17

El debate sobre la austeridad y ~I·empleo . . .


Robert Boyer
Las cuatro falacias de las actuales políticas de austeridad: el último legado keynesiano .......... 21
Richard Jolly, Giouanni Andrea Cornia, Diane Elson, Carlos Fortin, Stephany
Griffith-Jones, Gerry Helleiner, Rolph van der Hoeuen, Raphie Kaplinsky, Richard
Margan, Isabel Ortiz, Ruth Pearson y Frances Stewart
Indígnese! Hay alternativas ........................................................................................................... 51
Jayati Ghosh
Crisis económicas y condiciones de trabajo: explorando estrategias progresivas
en un contexto mundial altamente cambiante .............................................................................. 69

Aldo Ferrer
La construcción del Estado neoliberal en la Argentina ................................................................ 99

Nuevas perspectivas en las transfortnaciones ·


del trabajo en América Latina . ·.
Enrique de la Garza Toledo
El Trabajo no clásico y la ampliación de los conceptos de la Sociología del Trabajo ................. 109
Nadya Arauja Guimaraes
Qué cambia cuando crece el trabajo asalariado y cómo el debate
puede ayudar a comprenderlo ...................................................................................................... 125
Sofía Rojo, Victoria Castillo y Diego Schleser
La movilidad laboral en la Argentina: implicancias para el diseño
de las políticas anti cíclicas .......................................................................................................... 141

la Orlandina de Oliueira y Minar Mora Salas


Las vicisitudes de la inclusión laboral en los albores del siglo XXI: trayectorias
ocupacionales y desigualdades sociales entre jóvenes ............................................................... 159
Agustín Escobar Latapí
Trayectorias vitales de jóvenes pobres extremos mexicanos,
o la vida después del Programa "Oportunidades" ....................................................................... 185
Héctor Palomino y Pablo Dalle
El impacto de los cambios ocupacionales en la estructura social
de la Argentina: 2003-2011 .......................................................................................................... 205

Entrevista '
· · · ·· . · · ·. . · · .· ~
·,. · . ·
Entrevista a María Ester Feres realizada por Susana Corradetti
El debate sobre la austeridad y el empleo: la perspectiva de una especialista
en Relaciones Laborales chilena .................................................................................................. 227

A
Documentos · . · '.. ·· .· ·. · ·. . . · · · . .- · TI
TJ
Conclusiones de los Ministros de Trabajo y Empleo del G20-Guadalajara, México, 2012 ....... 237
G20 Labour and Employment Ministers'Conclusions-Guadalajara, Mexico, 2012 .................. 237 PI
el
2(
Res~ñas . . > · . m
Paul Krugman cr
End this Depression now! ............................................................................................................. 251
MTEySS- OIT
Macroeconomía, Empleo e Ingresos ............................................................................................. 254 ca
p~
Marta Novick, Héctor Palomino, Silvana Gurrera (coords.)
el
Multinacionales en la Argentina .................................................................................................. 256
Susan Hayter (comp.)
El papel de la negociación colectiva en la economía mundial. .................................................... 258 CI
d.
P~blicaciones ·del MT.EySS · · ·: . . . ·. · ··. _: .-· ;: . P•
ti
Últimas publicaciones 2011-2012 ................................................................................................. 263 E
C\

Boletín.de Estadísticas Labor·ál~s·: . · ·.· . · ·· ... · ··. di


el
Presentación .................................................................................................................................. 269 Cl
Índice temático .............................................................................................................................. 271 g]
Aclaraciones Metodológicas .......................................................................................................... 273 le

n
d
a
le
n
d
Ci
e.
r:

R
El Trabajo no clásico y la ampliación de
los conceptos de la Sociología del Trabajo

Enrique de la Garza Toledo*

• Hacia un concepto ampliado de suplida por los estudios sociodemográficos o


Trabajo económicos, porque los problemas centrales de
estos y los de la sociología del trabajo son dife-
Dos concepciones teóricas, relacionadas con rentes e implican, al menos en estos últimos,
la extensión del Trabajo asalariado en las la inclusión de variables que no pueden obte-
sociedades modernas, llevaron a la visión nerse en general de las encuestas de empleo.
restringida del concepto de Trabajo. Una, No estamos entendiendo por Trabajo Clásico
fue la Neoclásica para la cual no hay otro lo que otros engloban dentro del Trabajo
Trabajo a considerar sino el asalariado, el que formal, o bien típico, o protegido, o estructu-
se compra y se vende por un salario. La otra, rado, o estándar, o decente, o no excluido, o
fue la marxista clásica, para la cual, aunque el estructurado, o no precario, porque la distin-
concepto de Trabajo no quedaba restringido al ciones a partir de estos conceptos son común-
asalariado y se reconocía como Trabajo a toda mente de la ocupación o de la unidad produc-
actividad relacionada con la riqueza material tiva, pero insuficientemente de los procesos de
de la sociedad, se privilegió también al trabajo trabajo (Sociología del Trabajo vs. Sociología
asalariado y se pensó en que la clase obrera en del Empleo o del Mercado de Trabajo). Por otra
sentido restringido estaba llamada a cumplir parte, desde el punto de vista de los procesos
una tarea histórica. Y aunque las estadís- productivos, que es donde clásicamente se
ticas laborales consideran actualmente como generan los valores y la riqueza social, en el
Trabajo al por cuenta propia, al de la familia, al siglo XIX y buena parte del XX, en las teori-
no remunerado, los estudios sociodemográficos zaciones sobre el trabajo se dio mayor impor-
y económicos no excluyen a los no asalariados. tancia al que se realiza "maquinistamente" o
En otra perspectiva, los estudios sociológicos maquinariamente (el proceso de trabajo como
del proceso de trabajo, propios de la Sociología cadena de máquinas atendidas por obreros
del Trabajo, de las Relaciones Laborales e más que cadena de hombres) y con grandes
Industriales, de las teorías de Organizaciones, concentraciones de obreros asalariados en
etc., en donde se entra a analizar el proceso la fábrica (trabajo capitalista en un espacio
de trabajo como interacción entre hombres y cerrado a los no productores con jornada de
medios de producción, tradicionalmente han trabajo diferenciada de otros tiempos de vida), 109
manifestado un cierto desprecio por el análisis porque se suponía que habría una línea evolu-
de los procesos de trabajo que llamaremos "no tiva que iría del obrero de oficio capitalista
clásicos". Esta ausencia no queda plenamente (el proceso productivo dependiente del saber

* Profesor investigador del postgrado en Estudios Laborales de la UAM I. Este artículo es una extensión y profundiza·
ción de la ponencia presentada en la celebración de los 10 años del postgrado en Estudios Sociales en el año 2011 en
la UAM I., México.
E:-.~luc¡ur: DE LA GAHZA ToLEDO

hacer del trabajador y no de la máquina), al la producción meramente de símbolos como La


obrero maquinizado (con la revolución indus- en el diseño. Tecnológicamente el trabajo no ta1
trial el obrero no sólo se subordinaría formal- clásico, sólo en parte, siguió la línea de desa- de
mente al mando del capital al vender su rrollo del trabajo clásico, porque en muchas fál
fuerza de trabajo sino realmente a la máquina actividades correspondientes al primer sector po
que le impondría las operaciones a realizar, una parte importante del trabajo fue la inter- la
los momentos de intervención y el ritmo de acción simbólica con los clientes y otros actores (D
trabajo). De este, al obrero taylorizado y fordi- no productivos, que se resistían a la maquini- de;
zado (sometido no sólo a la máquina sino a zación, a la automatización, a la estandariza- De
la administración científica del trabajo) con ción y simplificación del trabajo visto princi- ac1
trabajo estandarizado, simplificado, rutinario palmente como interacción entre trabajadores su:
y la consecuente descalificación, al toyotizado y clientes que algunos llaman la relación de pn
con o sin automatización del proceso produc- servicio. En cuanto a tecnología dura podemos eX]
tivo (con reintegración de tareas, movilidad aludir a la persistencia del uso de herra- COI
interna, trabajo en equipo y recalificación) y al mientas manuales en trabajos que no pueden pr<
trabajador de los procesos informatizados, en considerarse como primitivos, junto a otros no lizl
red, en tiempo real. A esta línea de desarrollo clásicos con alta tecnología. Lo mismo se puede lm·

le llamaremos la del Trabajo Clásico (De la decir de las transformaciones de la organiza- en


Garza, 2007), que además asimiló el concepto ción del trabajo entre los no clásicos. Hay servi- cor
de fábrica con los atributos mencionados, muy cios modernos en los que se ha seguido la línea del
asociado al concepto de producción física mate- evolutiva del trabajo de oficio, al taylorizado, de E
rial en la que el producto aparecía objetivado y de este al toyotizado, pero otros permanecen ció1
físicamente separado del trabajador para el en la forma semiartesanal muy dependiente de fre1
que había un tiempo y un espacio propiamente las calificaciones del trabajador y no por atraso em
de producción, de otro separado de la circula- de los mismos, aunque hay que reconocer los pie
ción o venta y uno más para el consumo. intentos gerenciales de estandarizados como paí
Lo anterior no implicaba que se ignore que en el diseño de software. Asimismo, hay EUJ
coexistían con el obrero industrial de la gran trabajos no clásicos muy formales, protegidos, del
empresa otros trabajadores en empresas capi- no precarios, estándar y típicos junto a otros ind
talistas de servicios y agricultura, en PyME, e informales, inseguros, precarios, no estándar
incluso ubicados en formas productivas no capi- y atípicos. En cuanto al mercado de trabajo, Imf

talistas al mismo tiempo que el trabajo clásico, dentro de esta tradición de estudio, sólo una ind
pero estas formas serían supuestamente parte de lo que llamamos trabajos no clásicos de t
marginales de la línea evolutiva principal y implicarían un mercado de trabajo, porque otra de
la investigación del trabajo en estos procesos parte no serían asalariados; sin embargo, si en,
productivos fue marginal o bien, cuando se habláramos no de mercado sino de construcción fas(
incorporaron al estudio los servicios modernos, social de la ocupación -sea esta asalariada o -e<
se les aplicaron mecánicamente las categorías no-, tendríamos un concepto comparable para del
teóricas acuñadas para las manufacturas, todos los trabajadores, incluyendo todos los no que
como en el estudio de los bancos o las telecomu- clásicos. La incorporación de este concepto es del
nicaciones, al grado de hablarse de fábricas de importante para incluir en el análisis no sólo a pos
11 0 servicios. Pero en el heterogéneo sector de lo que los directamente involucrados en la venta y la Sin

llamaremos el Trabajo no Clásico se presen- compra de trabajo sino a instituciones no labo- pro<
taban anomalías, desde el punto de vista del rales (reglamento de tránsito para el taxista, ción
proceso productivo respecto del trabajo clásico, de salubridad para los vendedores callejeros), teri
como la presencia de producción inmaterial y a actores no directamente que trabajan o el p
en la que no era posible separar producción, compran fuerza de trabajo pero que influyen físic
circulación y consumo (como la obra de teatro en la forma de trabajar (clientes de vendedores ti en
tradicional), los traslapes entre producción y ambulantes, agentes de tránsito para taxistas, m en
reproducción como en el trabajo a domicilio y etc.). y N
El Trabajo no clásico y la ampliación de los conceptos de la Sociología del Trabajo

Olos como La Sociología del Trabajo en sus orígenes de las actividades humanas, sean estos
rabajo no también dio la mayor importancia como objeto trabajos o simples relaciones sociales, pueden
de desa- de estudio al obrero industrial de la gran ser consideradas como parte de la materia-
m muchas fábrica maquinizada y fordizada, se preocupó lidad. La existencia objetiva como caracterís-
mer sector por sus reestructuraciones, pero poco dirigió tica de lo material en cuestiones de trabajo
e la ínter- la mirada hacia otros sectores de trabajadores o de producción no es independiente de los
os actores (De la Garza, 2007), aunque varios decenios productores, estos son los que la generan, pero
maqmm- después incorporó a los servicios modernos. se objetiva y con ello se separa relativamente
andariza- De tal manera que la mayoría de los conceptos de sus creadores. En esta medida, la produc-
to princi- acuñados por esta disciplina sigue arrastrando ción de símbolos objetivados -los significados
bajadores sus orígenes industriales y modernos. En estas objetivos de Shutz-que forman parte de la
elación de preferencias también había un evolucionismo cultura, o bien los códigos acumulados de la
. podemos explícito o implícito, la gran empresa barrería cultura para dar significados son generados
de herra- con formas precapitalistas de producción y el en la interacción social pero se objetivan y en
lo pueden proceso de proletarización casi se universa- cierta medida presionan a sus creadores, dife-
a otros no lizaría con el desarrollo del capitalismo. La rentes de los símbolos subjetivos que perma-
ose puede importancia clásica del Trabajo asalariado necen en la conciencia de quien los genera.
organiza- en la gran industria derivaba también de la La discusión anterior viene al caso porque
Hay servi- constatación de su relevancia en la creación en general toda producción tiene componentes
do la línea del producto nacional, al menos en los países objetivos y subjetivos, materiales e inmate-
ylorizado, desarrollados, pero también de la identifica- riales. Todo proceso de producción implica un
rmanecen ción entre estructura productiva y sujeto. Esto, objeto de trabajo que se transforma; este objeto
1diente de frente a la decadencia en el primer mundo del de trabajo puede tener un componente mate-
por atraso empleo agrícola y la aparición todavía inci- rial y otro inmaterial. Es el caso de la materia
3nocer los piente de servicios modernos y, efectivamente, prima en el ensamble de automóviles, los
rlos como países desarrollados como los del Norte de componentes tienen una existencia separada
smo, hay Europa, se convirtieron en la primera mitad del trabajador y, a la vez, determinados signi-
rotegidos, del siglo XX en sociedades de asalariados ficados que no se separan de este. En el proceso
toa otros industriales. de producción intervienen aquellos objetos de
estándar A pesar de que Marx contribuyó a la trabajo, medios de producción y hombres en
e trabajo, imagen evolutiva del trabajo hacia el trabajo relación con aquellos y con ellos mismos. Tanto
sólo una industrial, no dejó de considerar otros tipos objetos de trabajo como medios de producción
.o clásicos de trabajo. En particular, anotó la posibilidad pueden tener una forma material indepen-
Jrqueotra de la "producción inmaterial" como aquella diente de quienes los utilizan, como otro inma-
1bargo, si en que de manera comprimida se daban las terial, como significados subjetivos de quienes
tstrucción fases de producción, circulación y consumo trabajan o compran. Asimismo, la interacción
tlariada o -como en la obra de teatro o la enseñanza entre los hombres en el proceso productivo
·able para del profesor-. Además, sería aquella en puede tener componentes que escapan hasta
dos los no que el producto no existiría independiente cierto punto a su voluntad -la tecnología, la
ncepto es del productor y del consumidor, que no sería forma de organizar el trabajo, por ejemplo-
; no sólo a posible almacenarlo y que no se podría generar y, a la vez, ser interacciones que conllevan
renta y la sin la presencia del cliente en el acto de la significados, como interacciones simbólicas. 111
s no labo- producción. Resultaba correcta la denomina- El mismo producto puede escapar al control
il taxista, ción para este tipo de producción como inma- de sus creadores sin dejar de tener signifi-
:~Jlejeros), terial por parte de Marx, si consideramos que cado para los mismos. Los componentes mate-
·abajan o el producto material no es simplemente el riales e inmateriales, objetivos y subjetivos
·influyen físico sino, de manera más profunda, el que en el trabajo pueden implicar mayor o menor
1ndedores tiene una existencia objetivada, relativa- énfasis en lo material o en lo inmaterial. Por
taxistas, mente independiente de su productor (Hardey ejemplo, habrá producciones en las que la
y Negri, 2001). En general, las objetivaciones generación de símbolos objetivados fuera lo

Hn!.--1\i· TL\:.\·\14¡!;_\',¡).-.:.\,\il·': ~(I•.J~.J.H'/ll~t :.~.·¡,,, :._:¡\1,:~


ENRIQUE DE LA GARZA ToLEDO

principal, como en la producción de mus1ca importante, por ejemplo el film en el cine como
en CD o de películas en DVD. Pero en otras espectáculo, o el alimento en el restaurante,
será la producción subjetivada, inmaterial, sin embargo, el proceso completo implica la
de símbolos, como en los conciertos en vivo, la participación directa del consumidor en al
enseñanza tradicional del profesor de escuela, menos una parte de la producción del espec-
la obra de teatro, en donde los símbolos no táculo o del servicio de restaurante. En otros,
pueden acumularse excepto en la conciencia el producto es meramente simbólico como en
del consumidor. Además los símbolos produ- el diseño de motores o de software, aunque
cidos pueden ser de diversos órdenes: cogni- sean materiales simbólicos, diferentes de un
tivos como producción de conocimientos (es el espectáculo en vivo que siendo eminentemente
caso de la producción de software), emotivos simbólico resulta parte de las producciones
(en los espectáculos), estéticos (obras de arte), inmateriales. La necesidad de incorporar a
morales (sermón del cura), aunque habría que los servicios al análisis de las ocupaciones, de
aclarar que se presentan entremezclados en la las regulaciones y de los procesos productivos
misma actividad en una función caleidoscópica introduce especificidades que hacen dudar
que en última instancia los hace intervenir a que algunas de las características clásicas del
todos, aunque con énfasis diferenciados. Trabajo sean universales. Sí una parte de los
El concepto de Trabajo ha cambiado históri- servicios implica que el producto no es sepa-
camente; en esta medida conviene recapitular rable de quien lo produce o quien lo consume,
acerca de la construcción de su significado. es decir, que el proceso productivo implica la
1). En cuanto al objeto de trabajo y los compactación entre la actividad del trabajador
medios de producción. Antes de que adquiriera que lo produce en el momento de su genera-
importancia la producción inmaterial, el objeto ción, con la distribución a los consumidores y
de trabajo provenía fundamentalmente de la el acto mismo del consumo, esto implica una
naturaleza de manera inmediata o mediata reformulación de quiénes son los actores en el
como resultado de trabajos anteriores. Sin proceso productivo. Si el servicio es capitalista
embargo, si algo caracteriza y modifica los seguirán presentes los trabajadores asala-
anteriores conceptos de trabajo y de procesos riados y empresarios, con posibles mandos
de trabajo a fines del siglo XX, es la extensión medios, pero entrará de manera directa en el
de la producción inmaterial y de la transforma- proceso de producción un tercer actor que no se
ción y generación de objetos puramente simbó- presenta en el mismo como asalariado ni como
licos. La producción inmaterial, como dijimos, patrón, que es el consumidor, usuario, dere-
es aquella en la que el producto no existe sepa- chohabiente, etc. Y entra de manera directa
rado de la propia actividad de producir y que, porque el producto -salud, educación, servi-
de manera ideal, comprime las fases econó- cios bancarios, de restaurante, de transporte-
micas tradicionales de producción, circulación no se puede generar sin su presencia, al menos
y consumo en un solo acto. Esta compresión en momentos clave del proceso de producción.
del proceso económico pone en relación directa Porque estos servicios no se pueden alma-
en el acto mismo de la producción al productor cenar, tienen finalmente que consumirse
con el consumidor-cliente. Se complejizan, así, en el mismo momento de la producción. De
las relaciones sociales de producción al hacer tal forma, que la manera de consumir es al
112 intervenir a un tercer sujeto de manera inme- mismo tiempo forma de producción y, espe-
diata en el proceso de producción, junto al cialmente, complica el problema de las rela-
trabajador y a su patrón. Cuando es trabajo ciones sociales y de control dentro del proceso
asalariado y cuando no lo es habría que consi- de producción. Por otra parte, cada vez más
derar la del productor con el cliente. Son los objetos no provienen de la naturaleza sino que
casos de los servicios de salud, los educa- son productos puramente simbólicos (Godelier,
tivos, los de esparcimiento, los de transporte 1989) y aunque se plasmen en forma material
personal, etc. En una parte de la producción o estén objetivados, aquel sustrato es poco rele·
inmaterial el objeto material sigue siendo vante frente al aspecto simbólico del producto.
El Trabajo no clásico y la ampliación de los conceptos de la Sociología del Trabajo
--------------

'COmO Por ejemplo la creación de conocimiento que estética, formas de razonamientos cotidianos o
rante, puede encarnar en programas de computa- científicos y discursos. La actividad laboral es,
1ca la dora (software), su valor e importancia estriba a la vez, interacción inmediata o mediata entre
en al en el contenido simbólico como secuencia de sujetos, el "cara a cara" en la actividad produc-
?spec- códigos que permiten procesar información y tiva sigue existiendo, pero no es una condición
otros, resolver problemas, que es hasta cierto punto necesaria de los procesos productivos actuales.
no en independiente del soporte material que sirve Cabría mejor hablar de una comunidad simbó-
m que para la transmisión como un disco duro o la lica del trabajo -hay diseñadores de software
de un red informática. que establecen relaciones sociales virtuales con
nente Generalizando, objetos, medios de produc- sus semejantes para resolver problemas que
~wnes ción y productos, tanto en la producción mate- nunca llegan a la relación "cara a cara"-que
1rar a rial como inmaterial, pueden analizarse en sus pueden tener también lazos materiales mas o
es, de caras objetivas y subjetivas, con la posibilidad menos fuertes. De esta forma el sentirse parte
ctivos de que en el extremo lo objetivo y la objeti- de esta comunidad del trabajo no depende ya
dudar vación sea puramente simbólicas, simbólicas del "cara a cara" sino de la intensidad subjetiva
as del como significado objetivo (Shutz, 1986) o bien y material de los lazos que pueden ser inme-
de los subjetivo. diatos o mediatos. Esta manera de ver la inter-
sepa- 2). En cuanto a la actividad de trabajar. acción laboral podría llevarnos más adelante
sume, Esta implica el desgaste de energía de trabajo; a transformar conceptos superficiales de iden-
lica la sin embargo la gran transformación viene por tidad que parecieran venir de una antropo-
3.jador la mayor importancia del aspecto intelectual logía de las comunidades preindustriales (De
?nera- del trabajo con respecto del físico, sin suponer la Garza, 2006).
ores y que el trabajo físico pueda realizarse sin la Desde la discusión que hemos emprendido,
a una intervención de lo intelectual. Sin embargo, el los servicios podrían clasificarse primero, en
>en el concepto de trabajo intelectual resulta extre- aquellos cuyo producto es material (física o
talista madamente reductivo frente a las compleji- simbólicamente), divididos, a su vez, entre los
asala- dades del aspecto subjetivo del trabajo, así que implican interacción "cara a cara" con el
1andos como la materialidad no puede reducirse a lo cliente y otros actores y sin interacción "cara
ten el físico. De tal forma que cabría hablar mejor a cara" entre estos. Y los servicios de producto
?no se de trabajo en sus caras objetiva y subjetiva meramente simbólico, a su vez divisibles en
lCOmO con un producto objetivado, pero que muchas aquellos sin interacción "cara a cara" con el
dere- veces, como en la producción inmaterial, no es cliente (televisión) y con interacción "cara a
lirecta posible separarlo ni siquiera del acto mismo cara" (espectáculo público en vivo). Es decir, la
servi- de creación. La objetivación se da a veces de diferencia histórica entre Trabajo y no Trabajo
,orte- manera automática en otro sujeto, el cliente o no puede ser determinada por el tipo de acti-
menos usuario y no en un objeto separado de los dos. vidad o de objeto, sino por ser generadora de
lCCiÓn. Pero también se puede hablar de una objetiva- productos útiles en articulación con ciertas
alma- ción de la subjetividad que no sólo resulta del relaciones sociales de subordinación, coopera-
Imirse trabajo del productor sino también del aporte ción, explotación o autonomía. Esta ubicación
)n. De del consumidor en símbolos que existen más permite, junto a otros niveles de la cultura y
·es al allá de sus creadores, que lleva al problema el poder, indagar de manera más precisa cómo
, espe- en sí en ciertos trabajos no clásicos y trabaja se da significación social al Trabajo, cómo se 113
s rela- también el consumidor. Por ejemplo en el define qué es Trabajo frente al que no lo es,
lroceso supermercado o en el McDonald's, en los que cómo se valora el trabajo en términos morales,
!Z más si el consumidor no se activa y desempeña emocionales, estéticos, cognitivos, identitarios
no que algunas tareas de interpretación, comunica- y económicos.
1delier, ción e incluso físicas no se realiza el servicio. El Todas estas posibilidades de la producción
aterial aspecto subjetivo del trabajo, tanto en su forma y del trabajo, material, inmaterial, simbólica
~o rele- objetivada como no objetivada, implica cono- objetivada o subjetivada abren la necesidad de
Jducto. cimiento pero también valores, sentimientos, repensar conceptos clásicos de la Sociología del
Ei'iRIQUE DE LA GARZA TOLEDO

Trabajo para analizar procesos de trabajo. productivos que suponen los niveles cognitivo,
1) En cuanto al control sobre el proceso moral, estético, sentimental y las formas de
de trabajo 1 • Este concepto se popularizó en la razonamiento cotidianas, sintetizadas en
Sociología del Trabajo en los años cincuenta, discursos y formas de conciencia no discur·
sesenta y setenta y la imagen detrás era la del sivas. La hegemonía, como en general el poder
trabajo taylorizado, muy controlado, frente y la dominación, puede ser concebida como
al trabajo del asalariado de oficio o bien del construcción social que implica estructuras de
artesano autoempleado y, hacia el futuro, el los procesos de trabajo y fuera de estos, inte-
trabajador de procesos automatizados. En el racciones inmediatas y mediatas, formas de
concepto de control clásico influyó mucho la dar sentidos en la producción y en otros espa·
ciencia política norteamericana de los sesenta cios de interacciones y niveles de realidad.
que lo entendió a la manera weberiana como Es decir, el poder y la dominación en el
capacidad de imponer la voluntad a otro. proceso de trabajo que pueden sintetizarse en
En esta medida, en el proceso productivo se constelaciones tales como clientelismo, patri·
podrían controlar los insumas, la maquinaria monialismo, caudillismo, dominación burocrá-
y el equipo, la distribución del espacio físico, el tica, patriarcalismo, democracia, dictadura,
tiempo de trabajo, las operaciones a realizar, oligarquía, etc., pueden operacionalizarse a
la calificación, los conocimientos, las inte- través del concepto de Control. Pero el control
racciones dentro del trabajo, la cultura y la tiene que especificarse en qué tipo de relaciones
subjetividad, las relaciones laborales (entrada de producción se concreta -de explotación, de
y salida al trabajo, ascensos, salarios y pres- autoempleo, de subcontratación, etc. En este
taciones, capacitación, afiliación a sindicatos, camino de lo abstracto del poder y la domina-
a los sindicatos mismos). En la perspectiva ción en el proceso de trabajo hacia lo concreto
marxista clásica, el problema del control, con del control con varias dimensiones, las tipolo-
Braverman, se remitía a un nivel más general. gías del debate del proceso de trabajo pueden
En la producción capitalista para explotar al ser útiles --control técnico, administrativo,
trabajador el capital tenía que dominar al autocontrol- sin olvidar que todas las formas
obrero dentro del proceso de trabajo. Es decir, de control implican ciertas interacciones igua-
esta concepción remite, antes que al control, al litarias o jerárquicas, que estas interacciones
problema clásico de la ciencia política del poder ponen en juego símbolos y sus intercambios
y la dominación pero en el proceso productivo. o negociaciones que implican reglas formales
Entendidos clásicamente como poder coer- e informales, en relación con determinadas
ción y dominación como consenso y en un caso estructuras.
extremo hegemonía. En general, el ámbito del Remitiéndonos a los grandes tipos del
poder puede implicar la imposición personali- trabajo no clásico (De la Garza et al., 2008a),
zada o bien abstracta a partir de reglas organi- en el primero (tipo I), que se realiza en espa-
zacionales o técnicas. La dominación se acerca cios fijos y cerrados, con trabajo asalariado
a la legitimidad del mando y en el extremo al o no aunque con intervención directa de los
reconocimiento por parte de los dominados de clientes (por ejemplo en el piso de los super-
esa capacidad intelectual y moral de ser diri- mercados), el problema del control empieza por
gidos por la gerencia. Es decir, hunde sus raíces el que puede ejercer el empleador en su caso y
114 en el campo de la cultura y la subjetividad, en la cooperación o resistencia que pueden hacer
la construcción de los sentidos del trabajo y de los trabajadores. En esta dimensión caben los
las relaciones entre las clases en los procesos aspectos mencionados para el control en el

1 Se puede controlar en un trabajo el horario y la jornada, el espacio productivo, la calidad y cantidad del producto produ·
cido, las materias primas, las herramientas y maquinaria, el método de trabajo, la calificación, la división del trabajo,
la capacitación, el ingreso a la ocupación, la salida de la misma, el ascenso, el ingreso o el salario. las prestaciones. En
trabajos no clásicos puede haber control por el cliente, por ciudadanos, por agentes de la autoridad estatal, por líderes
gremiales, por la comunidad de trabajo, por partidos políticos.
El Trabajo no clásico y la ampliación de los conceptos de la Sociología del Trabajo

nitivo, trabajo capitalista. Pero al que hay que añadir de producto, a las ganancias, y hasta a la exis-
as de es el que puede ejercer en mayor o menor tencia misma de la ocupación. Aunque fueran
s en medida el cliente y la propia comunidad de interacciones eventuales no necesariamente
iscur- trabajadores. El control del cliente empieza son extraordinarias y muchas veces es posible
poder como presión simbólica para la realización del establecer regularidades en cuanto al tipo de
como trabajo en el espacio y tiempo esperado y con actor que interacciona, el tipo de interacción,
ras de la calidad requerida por éste. En este control los contenidos prácticos y simbólicos, las coope-
inte- pueden jugar las reglas organizacionales esgri- raciones, negociaciones y conflictos.
as de midas por el cliente u otras más amplias de la El tercer tipo de trabajo no clásico, tipo
espa- legislación, incluyendo los derechos mercan- III, es en espacios fijos y cerrados privados
d. tiles, hasta el recurso de la apelación a la ética de reproducción, como en el trabajo a domi-
en el combinada con las emociones. Esta presión cilio, con interacciones precisas con patrones,
rse en puede traducirse en interacciones, peticiones, proveedores y clientes. Lo que añade comple-
patri- reclamos hasta la demanda legal, según el caso, jidad en cuanto al control son las presiones que
rocrá- sin excluir el uso de la fuerza física o simbólica vienen de la familia, las interfases y a la vez
!dura, por parte del cliente o del trabajador. contradicciones entre espacios de trabajo y los
trse a La situación se complica para los traba- de alimentación, aseo, cuidado de los niños,
ontrol jadores no asalariados, aunque una minoría descanso o diversión. Los actores adicionales
ciones lo son, en la venta ambulante, el trabajo del a considerar son los hijos, esposos, familiares
ón,de taxista, del microbusero, que se realiza en que cohabitan en el mismo espacio de trabajo o
n este locales fijos o móviles pero en espacios abiertos vecinos y que exigen atención, tiempo, afecto, u
'mina- a las interacciones entre sujetos diversos en otro tipo de trabajo como el doméstico para sus
ncreto el territorio (trabajo no clásico de tipo II). necesidades vitales.
cipolo- Cuando se trata de trabajo asalariado, valen 2.) La regulación laboral. Este tema ha
ueden las consideraciones ya expresadas para esta estado asociado en el origen al surgimiento del
·ativo, relación obrero patronal en el tipo I, habría que trabajo asalariado sin regulaciones ni protec-
:>rmas puntualizar la relación con el cliente. Pero en ciones a los trabajadores en los siglos XVIII y
, Igua- el caso de autoempleados no se puede hablar XIX. Las luchas obreras fueron conquistando
~wnes de la participación de éste en un "contrato" de un cuerpo de leyes, contratos, etc., que regu-
mbios trabajo al cual formalmente se pueda apelar, larían estas relaciones en cuanto al salario y
males a diferencia del derechohabiente del seguro prestaciones, la entrada y salida de los traba-
nadas social que puede reclamar un servicio previa- jadores del empleo, los tiempos de trabajo, las
mente pactado. En el mejor de los casos, valen funciones a desempeñar, la calificación nece-
1S del reglas más generales del derecho civil, del saria, la forma de ascender entre categorías,
8
008 ), comercial, del penal, del reglamento de policía las de cómo resolver las disputas entre capital
es pa- o del de salubridad. Pero lo que lo hace fran- y trabajo, las sanciones a los trabajadores
triado camente complejo al trabajo en territorios cuando incumplían las normas, la movilidad
fe los abiertos es la emergencia no necesariamente interna, la polivalencia, los escalafones, la
;uper- sistemática de actores de dicho territorio que participación en las decisiones anteriores de los
~apor no implican la relación proveedor-trabajador- trabajadores o de los sindicatos en los cambios
~aso y cliente, estos actores pueden ser transeúntes, tecnológicos o de organización. Lo anterior se
hacer policías, inspectores, sino otros trabajadores extendió más allá del lugar de trabajo hacia 11.5
en los de la misma ocupación, líderes de organiza- el reconocimiento de los sindicatos, de las
en el ciones que no son sindicatos de este tipo de instituciones de seguridad social y las de la
trabajadores o de otras actividades. Aunque justicia del trabajo, así como de los vínculos
las relaciones de los sujetos mencionados con más amplios entre Estado, sindicatos y organi-
produ- los trabajadores por su cuenta no son las del zaciones patronales. Todo esto se consideró por
rabajo,
les. En
trabajo asalariado en el sentido clásico, sí mucho tiempo que sólo era pertinente para el
líderes impactan al trabajo, impactan al uso del terri- trabajo asalariado, por la razón de que en este
torio para trabajar, al tiempo de trabajo, al tipo tipo de relación laboral se podría demandar por
ENmQuE DE LA GARZA ToLr:no

el incumplimiento de las normas a los trabaja- de la organizacwn que emplea al trabajador ft


dores o a las empresas, a diferencia del autoe- las horas de entrada, igual que las horas de lll

mpleado que al no contar con un patrón se le salida o los paros en la actividad del trabajador ce
consideró ausente de una relación laboral. Si pueden ser motivos de disputa. Es decir, las dE
bien la relación laboral en sentido restringido reglas burocráticas de la empresa pueden ser er
puede ser la que se establece entre el capital y usadas por los usuarios y con esto adquirir un le
el trabajo, que parte del puesto de trabajo y que carácter tripartito en la práctica de la regula- d~
se extiende hasta el Estado y las instituciones ción laboral. Otro tanto se puede decir de las a
de justicia laboral y de seguridad social. En reglas sancionadas directamente por el Estado dE
sentido ampliado la relación laboral no sería -sanitarias, criminales, mercantiles- que el CH
sino la o las relaciones que en el trabajo se usuario las puede hacer suyas y esgrimirlas la
establecen entre los diversos actores que parti- frente a un mal servicio por parte del traba- re
cipan interesada o circunstancialmente en este jador. Cuando corresponda, las reglas pueden Pe
y que influyen en el desempeño laboral. Con provenir de las organizaciones gremiales o qu
esta definición ampliada de relación laboral políticas a las que pertenezca el trabajador, pe
como interacción social, con sus atributos de o bien a ámbitos desligados del trabajo para en
práctica e intercambio de significados dentro actores no clientes como reglamentos de trán- 01

de determinadas estructuras, los actores a sito, sanitarios, de moral pública, etc. (trabajo mE
considerar no tendrán que ser solamente los no clásico tipo II). de
que contratan fuerza de trabajo y quienes son Es decir, podemos encontrarnos en situa- mi
contratados; dependiendo del tipo de trabajo ciones de imbricaciones de reglamentaciones pr<
pueden ser actores muy diversos no necesa- complejas formales e informales, no exentas la
riamente interesados en la producción de un de contradicciones y a las cuales los actores ta~

bien o un servicio determinado como la venta pueden apelar en los casos de violaciones o Pe:
ambulante. para ganar ventajas en la prestación de los del
En el primer tipo de trabajo no clásico serviciOs. log
(asalariados en espacios fijos y cerrados en 3.) La construcción social de la ocupación, de
interacción directa con los clientes) vale la posiblemente sea el concepto que, en caso del y 1:
pena detenerse en la parte correspondiente al trabajo ampliado, sintetice a los dos conceptos per
cliente. El buen trato al cliente es parte muchas anteriores y añada otros elementos impor- sea
veces de lo pactado en la relación laboral. Para tantes. Otra vez, hay que buscar el origen de cal1
el asalariado en el piso de las tiendas Walmart la discusión en el trabajo asalariado clásico. El el <
o del McDonald's, el interaccionar el trabajador concepto de empleo, entendido como ocupación em
con este actor con eficiencia y cortesía puede de asalariados para un patrón ha sido pensado ley<
ser parte de la regulación formal del trabajo. durante, mucho tiempo, abstractamente como tic2
Frente a un incumplimiento de esta norma resultado del encuentro entre oferta de trabajo tral
el cliente puede acudir a la empresa o a otras (fuerza de trabajo, diría Marx) y demanda de
instancias de regulación -por ejemplo en el esta por las empresas. Las variables centrales de
caso de los servicios médicos- para demandar que supuestamente permitirían explicar el tier
al trabajador, eventualmente puede también empleo serían el salario y el número de puestos c1er
recurrir al derecho civil o al penal. Pero lo más disponibles respecto de los solicitantes de em1
116 interesante podría ser la regulación informal empleo, así como el número de oferentes de ent<
que apela a la ética del trabajador en la aten- trabajo (otros extenderán el análisis hacia la por
ción, a la cortesía o a las buenas costumbres. familia). Sin embargo, en el trabajo asalariado, las
Dependiendo del caso, también pueden influir el arribar a la obtención de un puesto de trabajo actc
sobre el trabajador sentimientos de compasión puede ser detallado con mayor precisión. Por acw
(discapacitados) y la presión simbólica y hasta el lado de la oferta de fuerza de trabajo, esta cul
física de otros clientes que hicieran causa oferta es de hecho un tipo de acción emprendida dos
común con los reclamos de uno. La presión por los que desean emplearse y, como todas las
del cliente puede encontrar apoyo en reglas acciones sociales, se parte de situaciones que el ren
El Trabajo no clásico y la ampliación de los conceptos de la Sociología del Trabajo
- - - --------------------- -------- ----- ----- --------------- -- ---------- ---------

,bajador futuro trabajador no escogió, de puestos dispo- presencia del cliente en el lugar de trabajo y que
loras de nibles, de sus redes sociales y de sus propias el producto o el servicio se genera en el momento
lbajador concepciones acerca del trabajo. Parte también del consumo (hay un producto material que se
ecir, las de cierta estructura de la familia, en ingreso, vende y consume en el restaurante). Es decir, la
~den ser en jerarquías, en lo que se considera trabajos construcción de la ocupación depende también
mnr un legítimos, de redes familiares, de amistad, directamente del consumidor, que no contrata
regula- de compadrazgo que permiten llegar a veces al trabajador, pero el ser contratado el traba-
.r de las a las fuentes de empleo. Además, el oferente jador por la empresa depende de que aquel esté
1Estado de mano de obra llega a solicitar empleo con consumiendo en el acto mismo del trabajo. Es
-que el cierta educación, calificación y experiencia decir, la repercusión del mercado del producto
rimirlas laboral, género, etnia, origen urbano o rural y sobre el empleo es directa. Esta preferencia del
~1 traba- regional, en cierto momento de su ciclo vital. consumidor no se basa sólo en el precio y en la
pueden Por otro lado, se sitúa en estructuras macro calidad del producto sino también en la aten-
niales o que pueden aparecer invisibles para el actor ción personal, de tal forma que en la producción
bajador, pero que influyen en sus posibilidades de social de la ocupación no es posible separar de
aJO para empleo, como la coyuntura del crecimiento manera inmediata la demanda de trabajo de
de trán- o crisis de la economía, las estructuras del la demanda del producto o al menos no se dan
(trabajo mercado de trabajo. Por el lado de la demanda en dos fases separadas. Además la presión por
de fuerza de trabajo, esta tiene que ver con la parte del cliente de proporcionar un producto-
m situa- microeconomía de la empresa, el mercado del servicio de calidad y afectividad adecuadas
taciones producto, ventas, inversiones, exportaciones y permanece durante toda la actividad laboral
exentas la macroeconomía que la impacta (inflación, y no forma parte solamente del momento de la
: actores tasa de cambio, déficit en cuenta corriente). contratación del trabajador. Es decir, la cons-
ciones o Pero también con la configuración sociotécnica trucción social de la actividad es permanente y
n de los del proceso de trabajo de la empresa (tecno- puede verse coartada por las malas relaciones
logía, organización, relaciones laborales, perfil del trabajador con el cliente, además de con
upación, de la mano de obra, cultura gerencial y laboral) la propia gerencia. Por el lado del cliente su
caso del y las estrategias de la gerencia de manejo de demanda de servicio implica precio y calidad
onceptos personal, de relaciones laborales, etc. Cuando del mismo, pero dentro de la calidad está la
; 1mpor- sea el caso, pueden influir las políticas sindi- calidez de la relación con el trabajador y la
1rigen de cales de contratación de personal, por ejemplo, organización. En unos casos, el producto puede
lásico. El el dar preferencia a los familiares de los ya ser de compra venta -compra en un super-
cupación empleados. Sin olvidar las restricciones de las mercado, servicio tradicional de un banco en
pensado leyes laborales o de seguridad social, las polí- sucursal-, en otros el producto se consume
nte como ticas sindicales y los contratos colectivos de en el lugar de trabajo -hospitales, hoteles,
e trabajo trabajo. restaurantes- pero, en todos estos, la calidez
1anda de En el encuentro entre oferta y demanda forma parte integrante del servicio. Este factor
;entrales de trabajo están involucrados sujetos que puede alterar la demanda del producto y con
plicar el tienen intereses, uno de ser empleado con esto afectar al empleo.
~puestos ciertas condiciones y, el otro, de conseguir al La construcción social de la ocupación se
mtes de empleado adecuado, pero estos no actúan con complica en espacios abiertos sean los trabaja-
·entes de entera libertad, está limitados o impulsados dores asalariados o no de tipo II. La demanda l ¡7
hacia la por estructuras micro, mezo y macro como del producto influye directamente en la cons-
alariado, las mencionadas, pero ubicados en estas, los trucción de este tipo de ocupaciones, en lo
le trabajo actores conciben la relación de trabajo de inmediato depende de los clientes. Es decir, un
sión. Por acuerdo con sus intereses, experiencia y carga condicionante directo de estas ocupaciones es
Jajo, esta cultural y el encuentro puede coincidir por los el mercado del producto para sintetizar en el
prendida dos lados o frustrarse. que cuentan la inflación, el tipo de producto, el
todas las En los trabajos no clásicos tipo I, la dife- nivel de ingreso de la población. Pero muchos
1es que el rencia más sustantiva con los clásicos es la otros agentes pueden ayudar u obstaculizar la
ENRIQUE DE LA GARZA TOLEDO

constitución de la ocupación. Primero, las posi- materiales, puede haber estandarización en el la m


bles organizaciones gremiales no sindicales que trabajo simbólico, por ejemplo la repetición de ciale
pueden permitir o impedir ocuparse, además un espectáculo sin interacción con el público, o dicci
de los miembros de su comunidad de ocupados bien los intentos de la ingeniería del software con 1
o de otras competidoras. En segundo lugar, de estandarizar el diseño de programas, aún el la Q;
la influencia de los actores no de su trabajo trabajo de creación-invención menos sujeto a un n
directo o de su venta, pero que comparten el la estandarización, como el del artista o el del ción
territorio, como pueden ser agentes públicos científico (De la Garza et al., 2008). de la
intransigentes o condescendientes, los tran- travi
seúntes y habitantes de la zona -ciudadanos de tr
que protestan por la suciedad, por invadir • Modelo productivo o nivel
vías públicas, por delincuencia, por el ruido. configuración sociotécnica y y prc
No habría que olvidar a los proveedores de estrategias en las unidades con e
insumas o de productos para la venta que económicas de trabajo no clásico cales
pueden presionar sobre lo que se ofrece a los de la
clientes y sobre los precios. Sobre estas cons- El concepto de modelo productivo ha sido tivid,
trucciones de la ocupación pueden influir las utilizado como un concepto que incorporaría clust,
reglamentaciones urbanas o rurales, sanita- las principales variables que explicarían el con E
rias, laborales para cuando se emplean asala- comportamiento productivo de la empresa capi- las d
riados, fiscales, los acuerdos corporativos entre talista. Se ha aplicado sobre todo para grandes y ext
organizaciones gremiales y gobiernos. En esta y modernas empresas, como las de la industria miCO:
medida no hay que dejar de lado un concepto automotriz terminal. Este concepto incluye las estru
ampliado de configuración sociotécnica 2 del variables más comunes que son la estrategia el co
proceso de trabajo que implique al cliente como de negocios, una política productiva, una rela- aderr
una dimensión importante. ción salarial, una forma de gestión y organi- const
En los trabajos no clásicos tipo III, en los zación de la mano de obra. Son evidentes las nivel
que se trabaja en espacios fijos y cerrados del ausencias de aspectos tan importantes como el traba
trabajador, además de lo señalado para el nivel de la tecnología y las culturas laborales, segm
trabajo asalariado y para clientes, proveedores gerenciales y empresariales. Además, en el prOVE
y mercado del producto, habría que añadir la concepto de estrategia hay que aclarar si tiene logía,
influencia material y subjetiva de la familia una connotación racionalista, actores racio- políti
por las posibles contradicciones entre espacio nales con capacidad de cálculo de las opciones políti
y tiempo de trabajo con respecto del necesario y adopción de la que da la mejor relación costo/ rumb
para la reproducción familiar. En todos los beneficio o bien si se trata de una forma de lació1
casos la perspectiva de sujetos implica que las denominar la construcción de la decisión con con si
estructuras como las configuraciones sociotéc- intervención de estructuras, subjetividades fuera
nicas de los procesos de trabajo presionan pero e interacciones. Por otro lado, el concepto de lugar
no determinan, que estas presiones pasan por modelo tiene un fuerte sesgo funcionalista y de estra
la subjetividad de dichos actores y que la cons- integración funcional entre sus partes, margi- tecno
trucción de controles, regulaciones o la propia nando los aspectos contradictorios que pueden rales,
ocupación implica generar decisiones en inter- incluso definir una configuración. Por estas en la
JJ8 acción con otros sujetos situados también en razones preferimos hablar de configuración y de
estructuras de trabajo o de afuera del trabajo sociotécnica del proceso de trabajo, conformada de ob
y poseedores de capacidad de dar significados. por el nivel tecnológico, la forma de gestión de tecno
Finalmente, el problema de la estandarización, la mano de obra y de organización del trabajo, asoci:
rutinización no es exclusiva de las producciones el tipo de relaciones laborales, cierto perfil de de re:
partic
tecno
2 Entendemos por configuración sociotécnica de los procesos de trabajo al arreglo conformado por el nivel de la tecno-
logía, el tipo de organización del trabajo, la forma de las relaciones laborales, el perfil de la mano de obra y las culturas
calific
gerenciales y laborales. in ten

REVIST.
El Trabajo no clásico y la ampliación de los conceptos de la Sociología del Trabajo

. el la mano de obra y culturas del trabajo, geren- las estrategias y no pueden quedar reducidas
de ciales y empresariales, con posibles contra- a las de negocios y productivas. El problema es
1,o dicciones estructurales entre sus partes y que estas estrategias juegan ciertamente con
Ir e con relaciones duras y laxas entre estas (De las configuraciones sociotécnicas y con las de
t el la Garza, 2008). Vistos de esta forma, tanto las unidades socioeconómicas de trabajo pero
)a un modelo de producción como una configura- en una relación dialéctica, en donde las estra-
del ción sociotécnica son estructuras en el nivel tegias no son derivadas mecánicamente de las
de la empresa que pueden complementarse a configuraciones sociotécnicas, puesto que, a
través del concepto de unidad socioeconómica una configuración pueden corresponder más de
de trabajo que implica estructuras de segundo una posible estrategia, sino que las estrategias
nivel como serían las relaciones con los clientes son construidas en ciertas condiciones socio-
y proveedores, con el mercado de trabajo local, técnicas y de las unidades socioeconómicas de
con culturas e instituciones y actores sindi- producción pero pasan a través de las concep-
o cales y políticos, con el mercado del dinero y ciones y cálculos de los gerentes y empresarios
de la tecnología, enmarcados en cierta norma- en interacción con los trabajadores (a veces con
ido tividad jurídica no sólo laboral, formando o no los sindicatos) y en otro nivel con los poderes
.ría clusters y cadenas productivas. Y en relación estatales, políticos, empresariales y sindicales
el con estructuras de tercer orden cómo serían en los niveles locales, nacionales o globales.
tpl- las de la macroeconomía, el mercado interno Estas estrategias se vuelven luego sobre las
des y externo, los intercambios sectoriales econó- propias configuraciones sociotécnicas y de las
;na micos. Sin embargo, no basta con definir unidades de trabajo en una espiral de posibles
las estructuras de tres niveles para entender transformaciones recíprocas.
'gia el comportamiento de las empresas, porque Para el caso de los procesos de trabajo no
~la­ además de estructuras intervienen sujetos que clásicos cabe un concepto ampliado de confi-
mi- construyen sentidos e interactúan: en el primer guración sociotécnica que en general tendría
las nivel, las gerencias, los mandos medios, los las siguientes extensiones: 1) En el aspecto
o el trabajadores y el sindicato cuando exista; en el de organización y gestión la incorporación de
les, segundo, empresas que fungen como clientes o la intervención de clientes y otros actores; 2)
t el proveedores, o las que financian, venden tecno- en las relaciones laborales otro tanto; 3). en
ene logía, actores gubernamentales, sindicales y las culturas laborales, gerenciales y empre-
ClO- políticos; en el tercero, actores de las grandes sariales a su vez. En estos procesos adquiere
nes políticas económicas y de aquellos que marcan especial importancia lo que otros llaman la
sto/ rumbos en la inversión, la producción, la circu- relación de servicio, es decir, las interacciones
, de lación y las finanzas. Es decir, es un error simbólicas con actores diversos que no son
con considerar las estrategias de negocios como si trabajadores ni directivos de la empresa con
1des fueran elementos de una estructura. En primer la consiguiente producción y reproducción
1 de lugar, en la empresa cabe hablar de diversas compartida de significados, de negociaciones
y de estrategias productivas (dentro de estas las y disensos, poniendo en juego códigos cogni-
.rgl- tecnológicas, organizativas, de relaciones labo- tivos, emotivos, morales, estéticos y formas
den rales, de mano de obra y hasta culturales), de razonamiento formales y cotidianas, lo que
stas en las relaciones con el entorno (de clientes implica el establecimiento, en la práctica, de
~ión y de proveedores, de incorporación de mano nuevas configuraciones de relaciones como z J.lJ
a da de obra, de financiamiento, de adquisición de parte de las configuraciones sociotécnicas.
11 de tecnología, de formación de encadenamientos o Con este concepto ampliado de estrategia, en
1a]o, asociación con otras empresas, universidades, muchos sectores no clásicos habría que incor-
1 de de relación con sindicatos, con el Estado y los porar las relaciones de la gerencia o los traba-
partidos). En el tercer nivel de énfasis en la jadores con autoridades gubernamentales, con
tecnología, en la mano de obra y su costo o su proveedores y clientes, y la intervención en
ecno-
calificación, de exportación o hacia el mercado lugar de sindicatos de las corporaciones civiles
turas
interno, etc. Es decir, hay muchos niveles de de autoempleados o empresariales. Es decir,

1\J·\I .... i\IJI· Ti'\):\.)11. \',f','-..•.'\t 'il·l,(l ]()•.J: ¡:¡• 1111:,\1 1 ~ 1 ilj~~
ENRIQUE DE LA GARZA TOLEDO

más que una estrategia habría que hablar el caso del comercio, los bancos y las finanzas,
de configuración estratégica, conformada por excluidos en el análisis de la economía política
relaciones sistémicas o en tensión de estrate- de Marx del ámbito de la producción, habría El1
gias parciales como las mencionadas, más las que dar la discusión en un análisis posterior (Méx
concepciones de los actores en diversos niveles centrado en la creación de valor. De cualquier Walm
y sus interacciones. forma, todas las actividades económicas, sean entró
de producción o de circulación en el sentido es dec
clásico, implican trabajo, de tal forma que el ca dos
• Conclusiones concepto de configuración socioeconómica de 101.0(
producción sería más comparable para cual- venta:
Los trabajos no clásicos, diferentes de la evolu- quier sector de la economía incluyendo el Méxic
ción de las manufacturas, pueden implicar la de gobierno, al tomarlo como configuración cuand
incursión del cliente en el proceso de trabajo socioeconómica del proceso de trabajo. En la parac
y con ello ampliarse los conceptos de control, misma medida, el otro concepto de unidad esa é:¡:
de relación laboral y de construcción social de socioeconómica de producción pudiera homo- difere
la ocupación al menos a un actor más que no geneizarse en el de unidad socioeconómica clientE
es el patrón ni el trabajador (Correa, 1990). de trabajo. Ambos pueden ampliarse para los ofrece
Pero también el trabajo no clásico es aquél en trabajos no clásicos a condición de que incluyan radas.
el que el componente simbólico -la produc- a los sujetos pertinentes y no sólo a los que con m
ción de símbolos- puede predominar sobre directamente trabajan, compran o venden prodw
las objetivaciones físicas de los productos. Los fuerza de trabajo según sea el caso, y que se que m
productos simbólicos pueden ser objetivados admita como trabajo no sólo el que genera Su
o subjetivados. Pero en ambos casos el núcleo productos físico materiales, sino simbólicos s1gme
de la actividad de trabajar se realiza en la materiales e incluso inmateriales. Bajo estas de bie
conciencia del trabajador y no manualmente. consideraciones el concepto de configuración o med
De tal forma, que el análisis clásico del trabajo de estrategias empresariales o gerenciales es zados
como operaciones físicas de transformación, más pertinente que el de estrategia, porque las básico
aunque conlleven concepciones, no procede en estrategias para diferentes niveles pueden ser -16%
parte de los trabajos de producción simbólica. coherentes o no. Asimismo, cabe investigar la compe
Otras disciplinas tendrían que acudir al auxilio construcción de dichas configuraciones estraté- través
de la sociología del trabajo para entender gicas bajo el supuesto de que las configuraciones (contr:
los procesos de producción de símbolos: las estructurales (sociotécnicas de los procesos de merca
teorías cognitivas, las de la producción, de la trabajo, de las unidades socioeconómicas de y devc
cultura, las de los sentimientos, las estéticas, trabajo y las macrosocioeconómicopolíticas) no dichos
las del razonamiento cotidiano. Por otro lado, determinan las estrategias sino que resultan dores,
puede ampliarse el concepto de configuración de la interacción entre actores diversos en impor1
sociotécnica construido para empresas de situaciones estructurales pero también con centra
trabajo clásico (especialmente automotrices capacidades de construcción de significados. de tal
terminales), ampliado también el concepto de En estas interacciones estos sujetos cooperan, proveE
producción, de la producción físico-material, disienten o se conflictúan puesto que nunca se ción n
a la producción de servicios, incluyendo la puede ignorar el problema del poder, además El sis1
J20 producción simbólica material e inmaterial. En del interés. desde
otro in
en el]
auto m
la den
las vei

3 Una parte de la información de este apéndice fue tomada de la tesis de Maestría en Estudios Laborales de Juan
Hernández, "Abuso Corporativo Laboral: el caso de Walmart" 4 En2(
El Trabajo no clásico y la ampliación de los conceptos de la Sociología del Trabajo

mzas, • Apéndice obligar a los proveedores a instalar también


olítica sistemas informáticos para atender en forma
1abría El Trabajo en el piso del Walmart instantáneas las requisiciones. Es decir, el
1terior (México) 3 vínculo principal con los proveedores es infor-
lquier Walmart es el mayor empleador del mundo, matizado y con predominio de Walmart sobre
, sean entró al mercado mexicano de los minoristas, aquéllos; la circulación de las mercancías es
~ntido es decir las ventas al menudeo en supermer- manejada de manera directa por la compra
~ue el cados en el año 1991 y tiene 1O1 tiendas con de los clientes. Finalmente, el uso de mano
[ca de 101.000 empleados 4 • Controla el 50% de las de obra es barato sin protección sindical. Los
cual- ventas de los supermercados en el país. En otros vínculos importantes de las tiendas con
ldo el México, Walmart aprovechó la crisis de 1995, el entorno son con el mercado de trabajo local
ración cuando el peso estaba muy bajo frente al dólar, que proporciona suficientes trabajadores no
En la para comprar Cifra -el principal minorista de calificados, jóvenes y de bajo nivel educativo,
ni dad esa época en México. Además está dirigido, a fáciles de sustituir y de bajos salarios y con las
rromo- diferencia de los Estados Unidos, hacia una autoridades, incluyendo las del trabajo, que
ómica clientela de clase media baja y media, a la que toleran condiciones de trabajo hacia la baja,
ralos ofrece descuentos diarios y no sólo por tempo- contratos y sindicatos de protección y viola-
luyan radas. Los locales son limpios, bien iluminados ciones a las leyes laborales.
1s que con una distribución espacial racional de los En cuanto a la configuración sociotécnica
en den productos, la venta es la forma de autoservicio del proceso de trabajo, esta se basa en una
¡ue se que implica el trabajo del cliente. extrema segmentación entre técnicos y profe-
·enera Su éxito está asociado a factores como los sionales encargados del sistema informático
1ólicos siguientes: política de precios de productos de alto nivel y los trabajadores de las tiendas
estas de bienes de consumo bajos, con calidad baja con los que no hay el mínimo contacto. En las
~ación o media, con gran diversidad pero estandari- tiendas hay diferencias substanciales entre los
les es zados y pensados para el consumo de bienes niveles gerenciales y los trabajadores de piso,
uelas básicos de clase media baja. Los precios bajos principalmente acomodadores de productos
m ser -16% en promedio más bajos que los de sus en los estantes, de panadería, carnicería y
garla competidores (Galván, 2005)- se logran a farmacia, y cajeros y vigilantes. Pero una
traté- través del control autoritario de proveedores parte importante del trabajo lo hace el propio
:iones (contratos leoninos), con la compra masiva de cliente, quien es estandarizado en la forma de
;os de mercancías a bajo precio, múltiples descuentos la compra, quien coloca los productos en su
as de y devoluciones que afectan las ganancias de carro, aprende la geografía de la tienda y la
as) no dichos proveedores. La localización de provee- distribución de los productos, y generalmente
1ultan dores es en parte local o regional y otra parte decide cuáles comprar basado en precios y
os en importante en el extranjero, que supone etiquetas de las marcas sin ayuda de los traba-
1 con centralización de las requisiciones y compras, jadores. Asimismo, en el momento de pagar,
:a dos. de tal forma que las tiendas no contratan él mismo coloca los productos que compra en
teran, proveedores sino que hay centros de distribu- la banda transportadora de la caja y entabla
1ca se ción regionales de los productos a las tiendas. un diálogo estandarizado con el cajero a través
le más El sistema de circulación de las mercancías de frases ya hechas como "¿encontró todo lo
desde los productos hasta la tienda se sirve de que buscaba?". Es decir, se cumple en cierta 121
otro informático que va de la caja registradora medida la taylorización del cliente el que,
en el punto de venta al centro de compras y para tener el servicio, tiene que trabajar con
automáticamente al proveedor, de acuerdo con comunicación mínima con los trabajadores de
la demanda de los productos, detectada por la empresa. En la tienda, excluyendo la comu-
las ventas en cada tienda. Lo anterior implica nicación informática con los departamentos

e Juan
4 En 2004 Walmart en México tenía 89 supercentros Walmart más 162 tiendas Aurrerrá, y 45 Superama, un total de 296.
ENRIQUE DE LA GARZA ToL~:no

de gestión, en cuanto a la tecnología se trata bajos. Hay dos categorías en el piso, la más el p
de instrumentos manuales sencillos, como baja gana 2.300 pesos mensuales, la más alta herJ
plataformas para trasladar los productos a 2.500, menos descuentos. En prestaciones los mee
los estantes que implican esfuerzo físico, en trabajadores tienen algunas de las de ley y
las cajas aunque el equipo es microelectró- la ausencia de otras. Lo rutinario del trabajo es ¡
nico moderno su operación es estandarizada, (recibir la mercancía, abastecer anaqueles en la g
simplificada y rutinaria, y el trabajador no forma manual, contestar las preguntas de los c1ac
conoce su funcionamiento interno ni es capaz clientes, acomodar los productos regados por dife
de repararlo, el trabajo de los vigilantes es de los clientes), las dificultades de una carrera opel
observación directa o a través de la televisión. laboral por lo chato del escalafón, así como las ten<
Lo anterior se compagina con el tipo de cursos cargas intensas de trabajo, el control estricto sea
de capacitación que reciben estos trabajadores: a través de supervisores directos de la televi- del
manejo de materiales para acomodar en los sión, de los vigilantes, del cliente misterioso, sist1
anaqueles sin la mediación de equipo maqui- por el propio cliente y hasta los compañeros com
nizado y de relaciones con el cliente. En cuanto de trabajo, el sistema de castigos que incluyen en<
a la organización del trabajo hay poca división descuentos o suspensiones en el trabajo y el pue;
del trabajo, el escalafón es chato, el trabajo poder ser llamados a trabajar en cualquier den
no es calificado, las tareas son manuales, momento violando los días festivos o de a h
simples y rutinarias, el de las cajeras, además, descanso obligatorios se traduce en una rota- gen1
es estandarizado, con supervisión directa a ción de 120% al año. de
través de supervisores, de los vigilantes, de la La ideología de la empresa (cultura in te
televisión y del "cliente misterioso"; la escala Walmart) que pregona la lealtad, la identidad yen
jerárquica es chata, el estilo de mando es entre con la empresa, el trabajar con entusiasmo y re la
paternal y despótico sin intervención del sindi- el servir al público con alegría y cordialidad cast
cato. En el D.F. hay tres contratos colectivos ofreciendo precios bajos, trata de inducir una
de trabajo firmados por tres sindicatos de la cultura laboral de subordinación del trabajo a jada
CTM y estos son muy semejantes, los tres de la empresa y al cliente que se induce a través de
protección desconocido por los trabajadores la comunicación personal entre trabajadores y
que contemplan la movilidad entre puestos de mandos medios, las visitas de los directivos a
trabajo, el cambio en las horas de entrada y las tiendas, el ambiente informal y una serie de
de salida al trabajo, la obligación de trabajar ritos como el himno, las asambleas matutinas,

.]
en días feriados o de descanso obligatorio a las porras. Aunque en la práctica pareciera
juicio de la gerencia, la cláusula de exclusión predominar el latinismo de la cultura laboral
y mínimos legales de vacaciones y afiliación al precaria, ya que en México hay más perspec-
IMSS. El sindicato está ausente de las rela- tiva instrumental con simulación.
ciones laborales, por lo tanto los trabajadores Walmart prefiere contratar personal joven De
no intervienen ni comparten las decisiones de en el piso, con responsabilidades familiares,
las relaciones laborales que son muy unilate- de bajo nivel educativo (en cajas secundaria y
rales y el departamento de recursos humanos, preparatoria), puesto que las tareas son muy J:
de hecho, suple al sindicato como oficina de simples y son fáciles de sustituir. La rotación De 1:
quejas y, a veces, negociación con los trabaja- externa voluntaria es muy alta pero no parece ]

122 dores. Sin embargo, el contrato que los traba- ser un obstáculo para el buen desempeño de la
jadores conocen es su contrato individual que empresa y el que habite cerca de la tienda es De1a
contempla aguinaldo, días de vacaciones seme- importante para poder ser llamado a trabajar
jantes a otros supermercados y que en el control en cualquier momento.
Deh
del proceso de trabajo da completa discreciona- Es decir, la empresa se caracteriza por
1
lidad a la empresa para el manejo del personal. una polarización tecnológica con segmenta- (
Walmart paga menos que otros supermercados ción clara de la fuerza de trabajo, los departa-
1
en la categoría más baja y más o igual en la mentos son informatizados con tecnología del
sección de ventas. Lo anterior significa salarios más alto nivel y personal muy calificado, en

R~:vrs
El Trabajo no clásico y la ampliación de los conceptos de la Sociología del Trabajo
--------·

ás el piso de la tienda el trabajo es manual y las de alta rotación externa. La cultura geren-
ta herramientas sencillas o bien está el manejo cial, aunque habla de asociados, en realidad
os mecánico de las cajas registradoras. implica una desconfianza hacia los trabaja-
y La estructura organizacional de la tienda dores. La concentración del poder de decisión y
jo es simple, con relaciones muy verticales de otro tanto que se pretende en la cultura laboral
en la gerencia a los trabajadores y poca diferen- es de la identidad con la empresa que se presta
os ciación entre estos que se refleja en las pocas a simulaciones recíprocas. Es probable que de
or diferencias salariales entre los mismos. Las este lado predomine el instrumentalismo en el
ra operaciones son rutinarias, simplificadas y trabajo. La consecuencia de esta configuración
as tendientes a la estandarización y, aunque no sociotécnica es el círculo vicioso del trabajo
to sea posible llegar al extremo de la medición rutinario, poco calificado y mal pagado, muy
Vl- de los tiempos y movimientos, cuentan con un subordinado y vigilado por la gerencia, para
o, sistema de medición de la productividad que se una venta de productos estándar que supone
os combina con flexibilidad en movilidad interna, el trabajo del cliente, que se vuelve también
en en días y horarios de trabajo, así como entre controlador del trabajo del empleado, junto
el puestos. Es decir, su organización podría consi- a sindicatos de protección tolerados por las
ier derarse como taylorista flexible. En cuanto autoridades. Configuración de control y de
de a las relaciones laborales son flexibles en relaciones laborales que juega en contra de la
Ga- general, con discrecionalidad y autoritarismo posible identidad de los trabajadores Góvenes
de la gerencia, mucha vigilancia, rotación responsables como proveedores y, a la vez de
ra interna y externa y formalizaciones muy laxas rotación alta, sin muchas oportunidades de
ad y en manos de la empresa. Es decir, se trata de compartir tiempos muertos con sus semejantes
¡y relaciones flexibles unilaterales con premios y y sin sindicatos en la práctica a los cuales recu-
ad castigos. rrir). En Walmart México han sido muy raras
11a El perfil de la mano de obra es la del traba- las protestas colectivas y más los intentos de
1a jador joven, de baja escolaridad y calificación sindicalización independiente.
de
:y
a
:le
.S,
ra
al
e- De la Garza, E., et al. (2008a) "Hacia un Concepto
• Bibliografía
Ampliado de Control, Relación Laboral y
in Construcción Social de la Ocupación", Revista
De la Garza, E. (2006) "¿Hacia donde va la
S, Teoría Social?" en Tratado Latinoamericano lztapalapa (en proceso de edición).
y de Sociología Latinoamericana. Madrid: Galván, José Luis (2005) "For Companies: FDI
IY Anthropos. Effects in Mexican Retail", Tesis en Opción al
n De la Garza, E, et al. (2007) "Crítica de la Razón grado de MEA, U. ofMassachusetts,
:e Parapostmoderna", Revista latinoamericana de Gintis. Herbert "La naturaleza del intercambio
a Estudios del Trabajo, Año 13, No. 19, laboral y la teoría de la producción capitalista
De la Garza, E. (2007) "Hacia un Concepto Ampliado (1983); en Tohara, L. (Comp.) El mercado de 123
iS
de Trabajo" en Teorías Sociales y Estudios del trabajo: teorías y aplicaciones, Madrid, Alianza
.r
Trabajo. Barcelona: Anthropos. Universidad, 1986, p. 176.
De la Garza, Enrique, et al. (2008) "La Querella de Godolier, Maurice Lo ideal y lo material, (1989)
las Identidades" en Trabajo, Identidad y Acción Madrid, Taurus Humanidades.
1- Hardt. M. y A. Negri (2001) .Empire, Cambridge:
Colectiva (en proceso de edición). México, D.F.,
1-
Plaza y Valdés. Harvard University Press.
il Shutz, A. (1986) Fenomenología del Mundo Social.
11 B.A., Amorrortu.

RE\'!~T \ 1) ¡: '{'¡~ \ !\ \.li 1 • ' \ \.() ,-..:. • :\ i \1 !·. IU' j () • •J 1 j .JI f ,' 1 )¡ 1 ', L \11\1:1 :~1; 1~