Está en la página 1de 7

JURISPRUDENCIA

Roj: SAP A 488/2016 - ECLI: ES:APA:2016:488


Id Cendoj: 03014370012016100072
Órgano: Audiencia Provincial
Sede: Alicante/Alacant
Sección: 1
Fecha: 24/02/2016
Nº de Recurso: 55/2016
Nº de Resolución: 104/2016
Procedimiento: PENAL - APELACION PROCEDIMIENTO ABREVIADO
Ponente: VICENTE MAGRO SERVET
Tipo de Resolución: Sentencia

AUDIENCIA PROVINCIAL
SECCIÓN PRIMERA
ALICANTE
PLZ. DEL AYUNTAMIENTO, nº 4-2ª planta
Tfno: 965.16.98.07 (Trámite y Apelaciones)
965.16.98.08 (Sentencias y Ejecutorias)
Fax: 965 169 812
NIG: 03014-37-1-2016-0000998
Procedimiento: Rollo apelación Abreviado Violencia de Género Nº 000055/2016-
Dimana del Juicio Oral - 000291/2015
Del JUZGADO DE LO PENAL NUMERO 1 DE BENIDORM
Instructor VIOLENCIA SOBRE LA MUJER Nº 1 DE BENIDORM
d u 141/15
Apelante Victorio
Abogado FRANCISCO GONZALEZ FERNANDEZ
Procurador VERONICA SANCHEZ MATARAN
Apelado/s MINISTERIO FISCAL (S. Benavides)
Milagrosa
Abogado MARIA ANGELES BUFORN ESPIN
Procurador CRISTINA PERULLES RODRIGUEZ
SENTENCIA Nº 000104/2016
ILTMOS. SRES.:
D. VICENTE MAGRO SERVET
D. JOSE ANTONIO DURA CARRILLO
D. JUAN CARLOS CERON HERNANDEZ
En la ciudad de Alicante, a Veinticuatro de febrero de 2016

1
JURISPRUDENCIA

L a Sección Primera de la Audiencia Provincial de ALICANTE, integrada por los Iltmos. Sres. expresados al
margen, ha visto el presente recurso de apelación en ambos efectos, interpuesto contra la Sentencia nº 338,
de fecha 8 de septiembre de 2015 pronunciada por el/la Ilmo./a. Magistrado/a-Juez del JUZGADO DE LO
PENAL NUMERO 1 DE BENIDORM en el Juicio Oral - 000291/2015 , habiendo actuado como parte apelante
Victorio , representado por el Procurador Sr./a. SANCHEZ MATARAN, VERONICA y dirigido por el Letrado Sr./a.
GONZALEZ FERNANDEZ, FRANCISCO, y como parte apelada MINISTERIO FISCAL y Milagrosa , representado
por el Procurador Sr./a. PERULLES RODRIGUEZ, CRISTINA y dirigido por el Letrado Sr./a. BUFORN ESPIN,
MARIA ANGELES.

I. ANTECEDENTES DE HECHO
Primero.- Son HECHOS PROBADOS de la Sentencia apelada, los del tenor literal siguiente: Ha resultado
probado y así se declara expresamente lo siguiente: "El día 23-8-2015 alrededor de las 10:30 horas, Victorio
y su pareja sentimental Milagrosa comenzaron una discusión en el domicilio familiar, sito en la CALLE000
NUM000 , apto. NUM001 de El Albir-Alfaz del Pi, por motivos económicos relacionados con el dinero que
ésta tenía en su bolso y durante la misma aquél, con ánimo de menoscabar su integridad física, le dio a aquélla
varios empujones llegando a tirarla al suelo al tiempo que, tras forcejear por el bolso, se llevó el mismo y quiso
irse de casa corriendo.
En ese momento, y toda vez que Berta , madre de Milagrosa , lo detuvo, ésta intentó recuperar nuevamente
el bolso lo que provocó un nuevo forcejeo durante el cual, Victorio volvió a empujarla y agarrándola de los
brazos, la arrastró fuera de casa a lo largo de las zonas comunes del edificio hasta llegar a los aparcamientos
mientras continuaba la discusión y una vez se encontraban junto al vehículo de Victorio , éste le dio una
patada en el pie tirándola otra vez al suelo.
Como consecuencia de la agresión, Milagrosa sufrió policontusiones que tardaron en curar, sin necesidad de
tratamiento médico o quirúrgico, un total de 6 días.".
Segundo.- El FALLO de dicha Sentencia recurrida literalmente dice: "Que debo CONDENAR y CONDENO a
Victorio como autor de un delito de lesiones de violencia de género del artículo 153.1 y 3 del Código Penal
a las siguientes penas:
a) 10 meses y 15 días de prisión con la accesoria legal de inhabilitación para el derecho de sufragio pasivo
por ese tiempo.
b) 2 años y 6 meses deprivación del derecho a la tenencia y porte de armas.
c) prohibición por 2 años y 6 meses de aproximarse a menos de 500 metros de Dª Milagrosa , en cualquier
lugar donde se encuentre, así como acercarse a menos de dicha distancia de su domicilio, de sus lugares de
trabajo y a cualquier otro que sea frecuentado por ella así como la prohibición por el mismo período de tiempo
de comunicarse con ella, por cualquier medio de comunicación o medio informático o telemático, contacto
escrito, verbal o visual.
Asimismo, deberá pagar a Dª Milagrosa un total de 300 euros en concepto de responsabilidad civil.".
Tercero.- Contra dicha Sentencia, se formalizó ante el Organismo decisor, por la representación procesal de
Victorio el presente recurso de apelación.
Cuarto.- Del escrito de formalización del recurso de apelación se dio traslado a las demás partes y cumplido
este trámite fueron elevados los autos originales con los escritos presentados a este Tribunal de Apelación ,
y una vez examinados se señaló para la deliberación y votación de la Sentencia el día 24/2/16.
Quinto.- En la sustanciación de ambas instancias del presente proceso se han observado todas las
prescripciones legales procedentes.
VISTO , siendo Ponente el/la Ilmo/a. Sr/a. Magistrado/a D/Dª. VICENTE MAGRO SERVET
SE ACEPTA el Antecedente de HECHOS PROBADOS de la Sentencia apelada.

II. FUNDAMENTOS DE DERECHO


Primero.- El juez penal declara que el acusado agredió a su pareja en presencia de su madre causándoles
las lesiones que constan en los hechos probados, y esta convicción se desprende de la prueba practicada en
cuanto a un delito de malos tratos (violencia de género), pese a lo cual el recurrente entiende que no se trata
de un episodio de malos tratos por no haber intención de dominación o machismo.

2
JURISPRUDENCIA

Pero el juez penal insiste en la relación de pruebas que deben sustentar la condena y así expresa la mención
del parte médico que consta en los autos correspondientes a la actuación médica que se desprendió de
los hechos, así como de la convicción con la que declara la víctima cumpliéndose los presupuestos de la
declaración de victimas y la de la propia madre de la que no debe dudarse por cuanto los presenció, así como
las de un testigo presencial.
El recurso gira así sobre el alegado error en la valoración de la prueba sobre el que sustentan posiciones
contrarias acerca de cómo se suceden los hechos y sobre el tipo penal, no obstante hay que reseñar que el
recurrente es condenado por el art. 153 CP por hecho de violencia de género y ello se sustenta en el parte
médico y las declaraciones referidas explicitando el juez los hechos relativos a la discrepancia en relación al
parte de lesiones que debe tenerse por válido a todos los efectos y que el hecho de tardar tres horas desde los
hechos hasta que acudió a un centro médico no desnaturaliza la realidad de lo sucedido. El informe médico
es demostrativo de la existencia de las lesiones pese a la existencia de la impugnación, y no se trata de que
se condene solo por el parte, sino que este es un elemento corroborador de las declaraciones de la propia
víctima, de su madre y del testigo presencial de los hechos, por lo que ninguna duda se le ofrece al juez de
que los hechos ocurrieron tal cual se destaca en los hechos probados ni a la propia Sala. Pero a ello hay que
señalar que es un argumento sumamente recurrente que en realidad lleva tras de sí una distinta percepción
acerca de cuál ha sido el resultado valorativo del juicio celebrado a presencia judicial, lo que es bien distinto
de la alegación de que exista un error valorativo por el juzgador en su apreciación probatoria. Pero aunque se
alegue que existe presunción de inocencia debe rechazarse porque existen pruebas antes citadas aunque no
compartidas por el recurrente en cuanto no es cierto que la mera impugnación de documental deba beneficiar
sin más al recurrente, ya que si existen otras pruebas sí que se deben tener en cuenta y así ha hecho el juzgador.
SEGUNDO.- Así las cosas, bajo estos argumentos iniciales se suele enmarcar la distinta apreciación del
recurrente respecto del resultado valorativo que efectúa el juzgador, lo que dista mucho de que sea en realidad
un error valorativo y más la no aceptación de los postulados expuestos por la parte en el plenario y elevados a
la Audiencia en virtud de un recurso de apelación al no haber admitido el juzgador el punto de vista expuesto
por la parte en su informe respecto a su percepción acerca de cómo se desarrollaron los hechos. En estos
casos, pues, se presenta la impugnación del resultado valorativo por no haber admitido el juez " a quo" sus
argumentos, lo que supone nada más que una distinta apreciación valorativa, ya que la inmediación judicial
queda privilegiada cuando bajo el abrigo de esa alegado error
Pues bien, llega el juez penal a la convicción de los hechos probados en base a la prueba practicada con la
inmediación del juez penal que le privilegia en la resolución de la cuestión planteada.
La sentencia TC 1080/2003, de 16 de julio , señala que la inmediación en la percepción de la actividad
probatoria constituye un límite común a todos los órganos de revisión de la prueba, salvo que se reitere ante
ellos la de carácter personal, añadiendo que de los artículos 741 y 717 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal
se desprende una importante diferenciación en el ámbito de la valoración de la prueba, diferenciando lo que
es percepción sensorial, que sólo puede efectuar el órgano jurisdiccional presente en el juicio, de lo que es
valoración racional, que puede ser realizada tanto por el órgano enjuiciador como por el de recurso, realizando
éste funciones de control de la racionalidad de la motivación expresada en la sentencia impugnada.
Por ello, analizando que no existe el pretendido error valorativo debe desestimarse el recurso y ello por cuanto
de acuerdo con el respeto a la vulneración del principio de presunción de inocencia hay que señalar que
conviene recordar, una vez más, que el principio de presunción de inocencia consagrado en el art. 24.2 de la
Constitución , dejando de constituir un mero postulado ideal impregnado de abstracción y reinante sólo en
el ámbito valorativo, ha pasado a ser norma directa vinculante para todos los poderes públicos, erigiéndose
en derecho cardinal y básico de todo ciudadano e incorporándose a nuestra Carta Magna entre los diversos
derechos fundamentales contenidos en el Capítulo Segundo del Título I de la Constitución de 1978. Derecho
a la presunción de inocencia a que el art. 24.2 da acogida entre el listado de los derechos fundamentales,
y que ya viene reconocido y proclamado en diversos convenios de rango internacional. Así, el art. 11 de la
Declaración Universal de Derechos Humanos de 10 Dic. 1948 establece que toda persona acusada de delito
tiene derecho a que se presuma su inocencia mientras no se pruebe su culpabilidad, conforme a la Ley.
Declaración reiterada en el art. 6.2 del Convenio de Roma para la protección de los Derechos Humanos y
de las Libertades Fundamentales de 4 Nov. 1950 y en el 14.2 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y
Políticos firmado en Nueva York el 19 Dic. 1966. Consignándose en el Acta Final de Helsinki de 1 Ago. 1975
la importancia atribuida al respeto de los derechos fundamentales, tal y como resulta especialmente de las
constituciones de los Estados miembros y de la Convención Europea de Salvaguardia de los Derechos del
Hombre y de las Libertades Fundamentales. De tal derecho se hace adecuado eco la LOPJ de 1 Jul. 1985, en
cuanto constituye precepto constitucional, concibiendo su infracción como basamento suficiente del recurso
de casación ( art. 5.4) y, en adecuado reflejo del art. 53 de la Constitución , recordando que los derechos y

3
JURISPRUDENCIA

libertades reconocidos en los referidos título y capítulo de la misma, vinculan en su integridad a todos los
Jueces y Tribunales, estando garantizados bajo la tutela efectiva de los mismos; añadiendo que tales derechos
enunciados en el art. 53.2 de la Constitución se reconocerán, en todo caso, de conformidad con su contenido,
sin que las resoluciones judiciales puedan restringir, menoscabar o inaplicar dicho contenido (art. 7.1 y 2 de
la Ley Orgánica citada).
Descendiendo ya a un plano de mayor concreción, es sabido que entre las múltiples facetas que comporta
la presunción de inocencia, hay una, procesal, que consiste en desplazar el onus probandi, con otros efectos
añadidos. En tal sentido, el Tribunal Constitucional (SS 26 Abr. 1990 y 13 Oct. 1992 ) ha dicho que la presunción
de inocencia comporta en el orden penal al menos las cuatro siguientes exigencias: 1.ª) La carga de la
prueba de los hechos constitutivos de la pretensión penal corresponde exclusivamente a la acusación, sin que
sea exigible a la defensa una probatio diabólica de los hechos negativos. 2.ª) Sólo puede entenderse como
prueba la practicada en el juicio oral bajo la inmediación del órgano judicial decisor y con observancia de los
principios de contradicción y publicidad. 3.ª) De dicha regla sólo pueden exceptuarse los supuestos de prueba
reconstituida y anticipada, cuya reproducción en el juicio oral sea o se prevea imposible y siempre que se
garantice el ejercicio del derecho de defensa o la posibilidad de contradicción. Y 4.ª) la valoración conjunta de
la prueba practicada es una facultad exclusiva del juzgador, que éste ejerce libremente con la sola obligación de
razonar el resultado de dicha valoración. Partiendo de estas ideas iniciales, es reiterada la jurisprudencia, tanto
del TC como de la Sala Segunda del TS, la de que la presunción de inocencia es una presunción iuris tantum que
exige para ser desvirtuada la existencia de una mínima y suficiente actividad probatoria, constitucionalmente
legítima, producida con las debidas garantías procésales, que se ofrezca racionalmente de cargo y de la que
se pueda deducir la culpabilidad del acusado; todo ello en relación con el delito de que se trate y los elementos
específicos que le configuran (así, TC SS 27 Nov. 1985 , 19 Feb. 1987 , 19 Sep . y 1 Dic. 1988 y 20 Feb. 1989 ,
y del TS de 19 May. 1987 , 17 y 20 Oct. 1988 , entre otras muchas).
Por último, y ya en sede de apreciación probatoria, conviene advertir también con carácter general que aunque
en el recurso de apelación el Juez o Tribunal ad quem se halla autorizado a revisar la valoración probatoria
efectuada por el Juez de instancia, el hecho de que la apreciación por éste lo sea de pruebas practicadas
a su presencia, bajo los principios que rigen el proceso penal en el juicio oral, de inmediación, publicidad,
contradicción y defensa, tiene como consecuencia que a quien corresponde la valoración de las pruebas
practicadas en el plenario de acuerdo con el dictado de su conciencia -- art. 741 de la LECrim .-- es a dicho
Juez a quo y por ello deben respetarse sus conclusiones fácticas, salvo que carezcan de apoyo en el conjunto
probatorio practicado a su presencia o se contengan contradicciones o incongruencias en su razonamiento."
TERCERO.- Se suscita a continuación por el recurrente una cuestión que ha sido objeto de debate intenso
acerca de si es preciso valorar la concurrencia del art. 1 LO 1/2004 y en consecuencia poder degradar los
hechos si no se acredita en el autor un elemento intencional que cumpla con los presupuestos del citado art.
1 aunque no lo exijan los tipos penales.
Pues bien, hay que señalar que no se admite tampoco el motivo 1º ya que el hecho de violencia de género
existe en tanto en cuanto se cumplen los presupuestos de los sujetos pasivos y la relación que tienen con el
agresor, lo que de darse la existencia de la agresión ya de por sí conlleva que exista el delito de violencia de
género. En esta línea, la STS de fecha 24 de Noviembre de 2009 abrió en su momento un interesante debate
en la doctrina y jurisprudencia sobre la violencia de género que no puede dejar ser pasado por alto en atención
a las especiales consecuencias que lleva consigo tener que analizar si en el acto delictivo del sujeto varón
hacia la mujer existe un componente machista o de dominación; circunstancia o elemento que no se había
exigido hasta la fecha.
Esta sentencia señaló que:
"Si, como hemos establecido líneas atrás, la aplicación del art. 153 requiere no sólo la existencia de una
lesión leve a la mujer por parte del compañero masculino, sino también que esta acción se produzca en el
seno de una relación de sumisión, dominación y sometimiento a la mujer por parte del hombre, esto es, de
una discriminación de todo punto inadmisible, habrá de ser el Tribunal sentenciador el que, a la vista de las
pruebas practicadas a su presencia, oyendo con inmediación y contradicción a denunciante y denunciado
y los testimonios de otros posibles testigos, el que establezca el contexto en el que tuvieron lugar los
hechos, analizando los componentes sociológicos y caracterológicos concurrentes a fin de establecer,
mediante la valoración razonada de los elementos probatorios si el hecho imputado es manifestación de la
discriminación, desigualdad y relaciones de poder del hombre sobre la mujer, u obedece a otros motivos
o impulsos diferentes . Así lo ha entendido el Tribunal sentenciador excluyendo argumentadamente que la
agresión mutua de marido y mujer se hayan producido en un ámbito de "violencia machista" en una conclusión
valorativa ciertamente racional y razonada que esta Sala de casación carece de motivos para invalidarla."

4
JURISPRUDENCIA

Más recientemente el TC se ha pronunciado en sentencia de fecha 22 de julio de 2010 aprovechando el


reiterado planteamiento de cuestiones de inconstitucionalidad planteadas por distintos juzgados en torno a
la diferencia de trato penológico de los tipos penales de violencia de género.
Lo que señala el TC es una expresión de lo que constituye la violencia de género al enlazarlo a los
pronunciamientos teóricos que siempre se han destacado desde hace tiempos para exigir que existiera una
legislación específica y propia en esta materia al tratarse de una actividad delictiva muy distinta a la normal
que consta en el resto de tipos penales entre personas que no tienen una relación entre ellos asimilable a la
que se da en las relaciones reflejadas en los arts. 153 , 171 y 172 CP , describiendo la situación objetivable, que
no subjetiva, que existe en estos casos y que justifican las circunstancias excepcionales contempladas en la
Ley orgánica 1/2004, pero sin que entendamos que ello quiera decir,- y esto es lo importante- que sea preciso
"probar" por las acusaciones que en la acción del sujeto pasivo existió un "animus" propio y específico, sino
que, en todo caso, el acusado será el que pueda probar que tal ánimo no existió en supuestos muy concretos,
como el antes referido de un conflicto producido entre ex parejas de hace tiempo, o hechos de coacciones por
motivos económicos motivado por la ruptura de la pareja, etc.
Es decir, que no es que se exija la prueba del elemento intencional, sino que el acusado puede probar que
hubo una intención distinta, o que los hechos y las circunstancias lo son al margen de un tratamiento de
género, o de la desigualad. Esto se ha dado en casos, como por ejemplo, en los que el objeto del problema
tenía una raíz económica, como unas coacciones por cambiar la cerradura de un local de negocio detrás de lo
cual demostraba que existía un problema económico, en cuyo caso se puede considerar como falta, u otros
en los que claramente se comprueba que no existen unas connotaciones de género, sino exclusivamente
económicas. Ahora bien, esta intención no debería caber en supuestos de agresión o amenazas, ya que por
mucho que se quieran alegar cuestiones al margen de las propias de pareja, estos casos deben castigarse
como delito por concurrir los elementos exigidos en el tipo.
¿Y cuáles eran y son estos elementos?
Pues evidentemente lo son los referidos a la relación de pareja matrimonial, de hecho asimilable o la no
convivencia en supuestos semejantes a los anteriores que hacen aplicable la sanción por hecho de violencia
de género a casos que antes no se incluían como los referidos a aquellas parejas que no conviven pero que
tienen una relación análoga a las anteriores, lo que lleva a admitir especiales situaciones que en su momento
eran calificadas de "noviazgo" y ahora se interpretan en un sentido más abierto y extenso sin necesidad de
exigirse para ello un proyecto de vida en común. Además, se exigen, como en cualquier delito los elementos
de la voluntad e intención de causar la acción, a no confundir con que se exija la intención de realizar el acto
bajo los presupuestos que marca el art. 1 L.O.1/2004 de dominación o machismo, ya que no los exige ninguno
de los preceptos penales incluidos en la Ley.
Pero, más próximo a la presente resolución, de nuevo, el TS, en sentencia de fecha 30 de septiembre de 2010 ,
vuelve a tratar esta controvertida cuestión en contra de aquellas Audiencias que están exigiendo la prueba de
la intención del comportamiento machista o de dominación, lo que conlleva que se derive la tipificación del
hecho a falta, en lugar de delito, cuando, en realidad, lo que se desprende de la STC de fecha 22 de Julio de
2010 es que el acusado podría probar la ausencia de componentes de diferencia de género, y que el hecho se
produce al margen de situaciones de desigualdad o machismo, lo que entra dentro de la afirmación que permite
probar que el acto no es de género, sino que tiene otros componentes diferenciales, como los económicos
que permitirían derivar el hecho a falta.
Sin embargo, no puede pretenderse que el objeto de prueba sea distinto, y que a la inversa de lo que interpreta
la STC de 22-7-10 si no se prueba ese elemento intencional el hecho pasaría a falta.
Por ello, en la STS de 30 de septiembre de 2010 se comienza por afirmar que:
" En apoyo de la objeción relativa al art. 153 C. penal se afirma que la conducta correspondiente careció de
connotaciones machistas y no estuvo animada por la voluntad de sojuzgar a la pareja o mantener sobre ella
una situación de dominación, sino que estuvo relacionada con cuestiones económicas.
Pero la Audiencia ha discurrido muy bien sobre este aspecto, al poner de relieve que ese precepto depara
protección a la mujer frente a las agresiones sufridas en el marco de una relación de pareja, y ambos
extremos, el de la convivencia en ese concepto y el de la violencia del que ahora recurre sobre su conviviente
están perfectamente acreditados, incluso por el propio reconocimiento del mismo. Y siendo así, a efectos
legales, es por completo indiferente que la motivación hubiera sido económica o de otro tipo, cuando lo cierto
es que el acusado hizo uso de la fuerza física para imponer una conducta contra su voluntad a la perjudicada,
relacionada con él como consta.

5
JURISPRUDENCIA

En fin, en este apartado, el recurrente reprocha a la sala que no haya hecho aplicación del subtipo atenuado
del último párrafo del precepto, pero lo cierto es que no aparece acreditado dato alguno, relativo a las
circunstancias personales del autor o concurrentes en la realización del hecho, que pudiera dar plausibilidad
a esa opción.
La aplicación del art. 242,2 º y 163,1º C. penal se rechaza por la supuesta inexistencia de prueba. Por tanto, se
trata de una cuestión aquí claramente fuera de lugar y, por ello, inatendible; y, además, ya respondida.
Por último, la objeción relativa al art. 147 C. penal busca fundamento en la, asimismo supuesta, inexistencia de
tratamiento médico. Pero sucede que en los hechos figura precisamente la afirmación contraria, que goza del
consistente fundamento probatorio resultante del análisis de los datos de procedencia médica relativos a los
traumatismos, llevado a cabo por la sala en los folios 22-23 de la sentencia. En concreto, toma en consideración
el juicio del forense de que la lesión del tobillo -un esguince- necesitó tratamiento rehabilitador, precisando
incluso que al día del juicio aún no había curado. Por tanto, la inconsistencia de la impugnación en este punto
no puede ser más patente."
Es decir, que en los casos de agresión o amenaza no podrá apelarse al hecho de que existe un trasfondo
económico o que la agresión o la amenaza se lleva a cabo por motivos distintos al instinto de dominación
o machismo del hombre sobre la mujer porque a ellos en ningún caso se refieren los tipos penales que son
los únicos que pueden analizarse a la hora de considerar si existe un delito de violencia de género o el hecho
debe considerarse como falta.
Con esta sentencia el TS viene a fijar claramente los términos del debate al señalar que
"Ese precepto depara protección a la mujer frente a las agresiones sufridas en el marco de una relación de
pareja, y ambos extremos, el de la convivencia en ese concepto y el de la violencia del que ahora recurre sobre
su conviviente están perfectamente acreditados, incluso por el propio reconocimiento del mismo. Y siendo
así, a efectos legales, es por completo indiferente que la motivación hubiera sido económica o de otro tipo,
cuando lo cierto es que el acusado hizo uso de la fuerza física para imponer una conducta contra su voluntad
a la perjudicada, relacionada con él como consta."
Es absolutamente clara y meridiana la interpretación que lleva a cabo la STS de 30-9-10 para cerrar el tema a
lo que son los elementos contemplados en los arts. 153 , 171 y 172 CP , pero que nunca exigen la prueba en
el delito del acto de dominación o machismo y, lo que es muy importante, que esa prueba de este elemento la
aporte la fiscalía o la acusación particular. En ningún caso se exige esta prueba por las acusaciones, que solo
deben probar los elementos relativos a la relación de pareja y los constitutivos del delito que han cometido,
bien referido a la agresión, amenaza o coacción, pero nunca probar que en este acto hubo, tras el mismo, una
intención específica recogida en el art. 1 L.O. 1/2004 .
Por ello, tras esta contundente sentencia se vuelve a la línea que siempre ha presidido la interpretación de los
tipos penales de género de exigir la prueba de estos elementos excluyendo los del art. 1 L.O. 1/2004 , como
también parece desprenderse de la STC de 22-7-10 antes analizada.
El recurrente señala que la pelea se produce por razón del dinero que tenía en el bolso, pero ello dista mucho
de ser una alegación que permita la absolución ya que no son formas de reaccionar la descrita en los hechos
probados para resolver unas diferencias. A lo que se refiere la jurisprudencia es a hechos que por ejemplo
podrían integrar o no un delito de coacciones como violencia de género si se están discutiendo cuestiones
económicas, pero no a hechos como los que ahora nos ocupan donde se produce una agresión, ya que no
es forma de resolver un problema "económico" que alega el recurrente, de ahí que la relación de pareja haga
considerar los hechos como de violencia de género.
Por ello, debe desestimarse el recurso en los términos indicados.
CUARTO- Se declaran de oficio las costas de esta alzada a tenor del artículo del Código Penal.
VISTOS los preceptos legales citados y demás de pertinente y general aplicación al presente supuesto.

III. PARTE DISPOSITIVA


F A L L A M O S: Que desestimando el recurso de apelación interpuesto por la representación procesal de
Victorio contra la Sentencia de fecha 8 de septiembre de 2015, dictada por el JUZGADO DE LO PENAL NUMERO
1 DE BENIDORM en el Juicio Oral - 000291/2015, debemos confirmar la referida Sentencia , declarando de
oficio las costas de esta apelación.
Notifíquese esta sentencia conforme a lo establecido en el artículo 248.4 de la Ley Orgánica del Poder Judicial ,
haciendo constar que contra la misma no cabe recurso alguno. Y devuélvanse los autos originales al Juzgado

6
JURISPRUDENCIA

de procedencia, interesándose acuse de recibo, acompañados de Certificación literal de la presente resolución


a los oportunos efectos de efectividad de lo acordado, uniéndose otra al Rollo de Apelación.
Así por esta nuestra sentencia, definitivamente juzgando, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.
PUBLICACIÓN.- Dada, leída y publicada fue la anterior sentencia en el día de su fecha y en audiencia pública
celebrada en la Sección primera de la Audiencia Provincial de Alicante. Certifico.
11