Está en la página 1de 177

2 Timoteo 2:15

Tomo I

Método para el análisis


de textos bíblicos
discursivos

Roberto Hanna
Ángel Custodio López
2016

Pág. 1/177
Pág. 2/177
Contenido

Introducción 5
Meta - Objeticos 7

Sección 1: Principios para la interpretación de textos bíblicos


discursivos

1. Un acercamiento adecuado al estudio de la Biblia 11


2. Pautas básicas para la interpretación de la Biblia 15
3. La necesidad de un método adecuado para estudiar la Biblia 19
4. El propósito de un método adecuado para la interpretación
de la Biblia 23
5. La necesidad de buscar la intención original del autor 29
6. Características de un método adecuado para estudiar la Biblia 33
7. Recursos para la comprensión de la palabra de Dios 35

Sección 2: Pasos para el análisis de textos bíblicos discursivos

8. La forma de expresión literaria del texto 41


9. La unidad básica para el análisis del texto 45
10. El estudio del contexto del texto 47
11. Las oraciones que conforman el párrafo 51
12. Las afirmaciones del párrafo 53
13. La afirmación principal del párrafo 61
14 La función de las afirmaciones secundarias 65
15. El bosquejo estructural del párrafo 67

Sección 3: Sugerencias para la comunicación del mensaje


de textos bíblicos discursivos

16. El mensaje del texto en una sola oración 73


17. Los principios derivados del texto 77
18. La aplicación a los principios derivados del texto 79
19. La comunicación del mensaje 83
20. Práctica del método (I) 87
21. Práctica del método (II) 91
22. Propuestas básicas 95

Sección 4: Ayudas complementarias para el estudio y la


comunicación del mensaje del texto

23. La intención del autor como factor decisivo en la interpretación


de la Escritura: Introducción 101
24. La necesidad de la interpretación 105
25. Seamos lógicos: El uso y abuso del lenguaje 109
26. Observaciones acerca del contexto bíblico 111

Pág. 3/177
27. Ejemplos del uso del contexto bíblico 115
28. El uso y abuso de “textos paralelos” 125
29. El estudio del párrafo 135
30. La proposición del sermón 143
31. Predicadores y predicadores 145
32. Ejemplo de análisis de 1 Pedro 1:13-18 149
1. Un bosquejo para exponer el mensaje de 1 Pedro 1:13-16 149
2. El proceso de análisis de 1 Pedro 1:13-16 153
33. Ejemplo de análisis de 1 Pedro 1:22-25 159
34. Ejemplo de análisis de 1 Pedro 5:1-4 171

Introducción

Pág. 4/177
Este libro responde a una necesidad de la iglesia cristiana de habla hispana en
el campo del análisis de los textos bíblicos. Estamos convencidos de que hace
falta una obra de esta naturaleza. Hemos observado que la mayor parte de los
pastores y líderes de habla hispana no tienen dominio de los idiomas griego y
hebreo en que se escribió la Biblia. Por lo tanto, necesitan ayuda, no para usar
herramientas en el análisis de la Biblia en esos idiomas, sino para estudiarla en
su propio idioma, es decir, en el español. Por eso, durante los últimos años nos
hemos dedicado a la preparación de la obra: El estudio eficaz de la Biblia. Lo
que tiene en sus manos es el primer tomo de esa obra, a través de la cual se
presenta un método para el análisis adecuado de textos bíblicos
discursivos. En el desarrollo del método, el estudiante usará sólo herramientas
en español.

El libro es una colección de los materiales que utilizamos en los cursos en línea,
en los cuales se desarrolla el tema en un periodo de dieciséis semanas. Ahora,
en este libro, se ofrecen los materiales juntos para que los estudiantes de la
Biblia puedan aprovecharlos de manera “autodidacta” o en grupos, bajo la
dirección de un facilitador, según sea el tiempo que necesiten. Al final de cada
capítulo, se presentan cuatro preguntas de reflexión y discusión a fin de que el
lector o estudiante profundice en la comprensión y aplicación de los contenidos
estudiados.

El material se ha distribuido en treinta y cuatro capítulos, agrupados en cuatro


áreas de estudio:
- Principios para la interpretación de textos bíblicos discursivos.

- Pasos para el análisis de textos bíblicos discursivos.

- Sugerencias para la comunicación del mensaje de textos bíblicos discursivos.

- Ayudas complementarias para el estudio y la comunicación del mensaje del


texto.

Es nuestro deseo que este libro le ayude a usted a avanzar tanto en su vida
personal como en el ministerio que el Señor le ha encomendado. ¡Que Dios le
bendiga!

Pág. 5/177
Meta – Objetivos
Pág. 6/177
Meta

El participante aplicará un método adecuado de estudio de la Biblia, que le


permitirá avanzar en la comprensión del texto para su provecho personal y
ser más eficaz en la exposición y comunicación del mensaje de las
Escrituras.

Objetivos

1. El participante evaluará lo menos subjetivamente posible su estudio personal


de las Escrituras, sus conclusiones, su asimilación y comunicación del
mensaje del texto.

2. El participante se familiarizará con los pasos de un método adecuado para el


análisis de textos bíblicos discursivos.

3. El participante asumirá unos principios básicos para el análisis del texto


bíblico, que podrá aplicar en su estudio personal de las Escrituras y en la
preparación de la enseñanza a la iglesia.

Pág. 7/177
4. El participante adquirirá destrezas en la aplicación de un método adecuado
para el análisis de textos bíblicos discursivos, que lo ayudará a comunicar con
fidelidad y sensibilidad el mensaje del texto a sus oyentes.

5. El participante asumirá el compromiso de seguir avanzando en la adquisición


de destrezas en el análisis de textos bíblicos discursivos y la comunicación de
su mensaje.

6. El participante asumirá el compromiso de aplicar a su vida las conclusiones


de su análisis adecuado de los textos discursivos que estudie.

Pág. 8/177
Sección 1

Principios para la
interpretación de textos
bíblicos discursivos

Pág. 9/177
Pág. 10/177
Capítulo 1

Un acercamiento adecuado
al estudio de la Biblia

En el transcurso de la historia de la Iglesia, ha existido una necesidad enorme de


estudiar la Biblia de manera adecuada. Esta realidad todavía persiste. Porque a
veces las propuestas de algunos predicadores contradicen lo que afirman otros
expositores que tienen el mismo ánimo de exponer lo que "enseña la Biblia". P. ej.,
pastores o maestros apoyan ciertas enseñanzas basadas en un texto bíblico y un
conferencista propone ciertos principios, y ambos sustentan sus conclusiones en
el mismo texto bíblico. En ocasiones algún predicador presenta ciertos principios
que en realidad no tienen nada que ver con lo que enseña el texto bíblico que
está usando como base para su predicación. También, suele suceder que, en
algunos estudios bíblicos, los integrantes del grupo "sacan principios" de un texto,
sin tomar en cuenta lo que quiso comunicar el autor a sus destinatarios originales
a través de ese texto. Y hay, tal vez, los que sencillamente se conforman con
"participar" de un estudio bíblico sin preocuparse del compromiso que deben
asumir con respecto a su mensaje. ¡Qué tragedia!

La interpretación de cualquier texto bíblico exige un método adecuado. Porque el


método que usemos determinará la interpretación a la cual lleguemos, esa
interpretación determinará lo que creemos, lo cual determinará lo que sentimos y
hagamos como cristianos. La comprensión y aplicación del mensaje de un texto
bíblico están directamente relacionadas con la manera como lo estudiemos. Ya
que la Biblia, la Palabra de Dios, es la máxima autoridad y guía para nuestra
vida, y para nuestra creencia y enseñanza, debe importarnos lo que Él quiere
comunicarnos a través de ella. Por eso, es sumamente importante usar un
método adecuado para estudiarla. Y un acercamiento adecuado debe tomar en
cuenta la forma de expresión literaria del texto que nos proponemos estudiar, a
fin de aplicar los pasos metodológicos que nos ayuden a entender lo que el autor
quiso comunicar.

Durante los últimos 40 años, hemos tenido el privilegio de trabajar en la


capacitación de líderes para la iglesia. A lo largo de ese tiempo, observamos con
preocupación la tendencia de que, cuando leemos un texto de la Biblia, por lo
general, lo interpretamos de acuerdo con lo que conviene a nuestra manera
de pensar y de vivir, en lugar de tratar de determinar lo que Dios quiso
comunicar a través de tal texto bíblico. Cuando lo hacemos de esa manera,
generalmente el texto deja de ser la Palabra de Dios y se convierte en la palabra
humana. Consideremos algunos ejemplos:

Textos poéticos

Salmo 37:4: Deléitate en el Señor,


y él te concederá los deseos de tu corazón. (NVI)

Pág. 11/177
¿Cuántas veces hemos escuchado citar este versículo? Generalmente, cuando
alguien cita este versículo, sigue una interpretación parecida a esta: “Si hago lo
que el Señor quiere, entonces me dará lo que yo quiero, como la felicidad, la
prosperidad y una vida cómoda”.

¿Es esto lo que David quiso comunicarles a sus destinatarios a través de este
verso en la poesía antes citada? Para comprender lo que David quiso
comunicar, es necesario leer la pieza poética completa (todo el Salmo 37), en
la cual se encuentra este verso particular: Deléitate en el Señor, y él te
concederá los deseos de tu corazón (v. 4). Al leer todo el poema (Salmo 37)
como una unidad de pensamiento, se encuentran algunos conceptos bien
interesantes. P. ej., en los versículos 18 y 19 el autor indica que los que siguen a
Dios experimentarán tiempos difíciles. Uno pudiera preguntar: ¿Qué pasó con la
felicidad, la prosperidad y la vida cómoda para los que siguen a Dios, los que se
deleitan en el Señor? Lo que indican los versos que se encuentran en los
versículos 18 y 19 es que si tenemos una relación correcta con Dios, cuando
vengan los tiempos difíciles, estos no nos destruirán. Además, los versículos 32
y 33 indican que los justos experimentarán persecución de los malvados. Pero lo
bueno y extraordinario es que Dios estará con ellos aún mientras pasen por esa
persecución.

Además, la conclusión de toda la pieza poética se encuentra en los versículos


39 y 40:
La salvación de los justos viene del Señor;
él es su fortaleza en tiempos de angustia.
El Señor los ayuda y los libra;
los libra de los malvados y los salva,
porque en él ponen su confianza.

Después de reflexionar sobre estos versos poéticos y leer con atención todo el
poema, podemos concluir que el verso del Salmo 37:4 no enseña lo que muchas
veces se considera que enseña, como lo citamos arriba. Lo que enseña dentro
de su contexto es que si nuestra relación con Dios y aprecio de Él son
correctos, entonces lo que desearemos será ser y hacer lo que Él quiere
que seamos y hagamos; como resultado, no seremos desanimados
cuando vengan tiempos difíciles. Mientras más busque a Dios y más me
acerque a Él, el deseo de Dios y el mío llegarán a ser uno solo.

Textos narrativos

En el libro de Jueces, capítulos 6-8, encontramos la historia de Gedeón.


Referente a esta narración, seguramente usted habrá escuchado diversos
comentarios acerca del vellón de Gedeón. El uso más común de este evento es
que “pongamos el vellón” para indicar que le presentamos una prueba a Dios
con el fin de determinar su voluntad. Es como si le dijéramos a Dios: “Si haces
tal y tal cosa, entonces sabré lo que tú quieres que yo haga.” ¿Es este realmente
el principio que el autor intentó comunicar a sus lectores originales cuando
incluyó esta historia en el libro de Jueces?

Si leemos toda la historia presentada en Jueces 6-8 de manera más


cuidadosa y si le prestamos atención a lo que en verdad está incluido en el

Pág. 12/177
relato, descubriremos algo interesante y, para alguno, quizás sorprendente. En
verdad, el hecho de que Gedeón puso el vellón mostró que no confiaba en
Dios. De hecho, encontramos que Gedeón tenía dudas respecto a lo que Dios
había dicho. Su temor y falta de confianza en Dios se mencionan 6 veces en
este relato (Jueces: 6:13, 15, 17, 37, 39 y 7:10-14). Además, al final del capítulo
8 (8:22-27), encontramos que Gedeón pecó gravemente; cedió a la tentación de
la vanagloria causada por su tremendo éxito en la batalla. Como resultado de
ese pecado, el pueblo de Israel se hizo más idólatra.

¿Qué quiso comunicar, entonces, el autor a través de esta historia de Gedeón


en el libro de Jueces? El autor utiliza esta narración para enseñar acerca del
carácter de Dios, no para mostrar la “conducta ejemplar” de Gedeón. Un
concepto que enseña esta historia es que Dios es soberano y puede usar a
seres humanos imperfectos, aún como Gedeón, para cumplir sus
propósitos.

Textos discursivos

La afirmación de Pablo: Todo lo puedo en Cristo que me fortalece (Filipenses


4:13), frecuentemente se usa para decir que uno puede hacer casi cualquier
cosa porque tiene a Cristo. Bien puede ser que hayamos escuchado
comentarios como este: “No estoy bien preparado para dar este estudio o
sermón, pero lo haré porque todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. ¿Quiso
enseñar esto el apóstol Pablo a través de este versículo?

Para entender lo que Pablo quiso enseñar con este versículo, es necesario
leerlo tomando en cuenta lo que dice toda la unidad de pensamiento en la cual
se encuentra (Filipenses 4:10-13). En este párrafo, Pablo expresa su gratitud a
los cristianos en Filipos por su aporte al proveerle para sus necesidades. El texto
enseña que Pablo había aprendido el principio de estar contento en cualquier
circunstancia: en tiempos de abundancia y en tiempos de escasez. Cuando
Pablo escribió esto, estaba en la cárcel. En el v. 13, él dio respuesta a una
pregunta implícita de sus lectores: ¿Cómo podía decir que aprendió a estar
contento en tales situaciones? La respuesta de Pablo es que podía mantener
una actitud de contentamiento en toda situación porque Cristo le dio la
fortaleza para hacerlo.

Estos tres ejemplos muestran que frecuentemente nuestra manera de estudiar la


Palabra de Dios no es adecuada. Por eso, es sumamente importante que
tengamos un acercamiento adecuado al estudio de la Palabra de Dios. Y el
acercamiento adecuado debe tomar en cuenta la forma de expresión literaria del
texto que nos proponemos estudiar, a fin de aplicar los pasos metodológicos que
nos ayuden a entender lo que el autor quiso comunicar.

Reforzamiento del aprendizaje


Pág. 13/177
En este capítulo usted ha leído algunos asuntos generales referentes a la
importancia de tener un acercamiento adecuado al estudio de los textos
bíblicos. Un tema fundamental es que la interpretación de cualquier texto bíblico
exige un método que tome en cuenta la forma de expresión literaria en la cual
está escrito. Por eso, se presentaron unas observaciones a tres textos bíblicos
correspondientes a tres formas de expresión literaria.

Ahora, para profundizar su reflexión sobre este tema, antes de pasar al próximo
capítulo, merece la pena que considere1 las preguntas siguientes:

1. ¿Cuál es la importancia de tener un método adecuado al estudiar un texto


bíblico? Argumente su respuesta.

2. ¿Por qué es importante leer toda la pieza literaria completa para comprender
el mensaje de un poema dado?

3. Hay bastante diferencia en la manera como está estructurado un poema y un


relato. ¿Por qué es importante leer el relato completo para comprender el
mensaje de un episodio determinado?

4. ¿Qué pasa si trata de estudiar y enseñar sobre un texto bíblico sin considerar
toda la unidad de pensamiento que incluye ese texto?

Nota: Si usted está estudiando este libro junto con otros estudiantes, una vez
que responda las preguntas anteriores, vale la pena que dialogue con ellos
para que intercambien opiniones referentes a las respuestas que cada uno
les ha dado. De esta manera, profundizarán en la comprensión y aplicación
de los conceptos aprendidos.

Capítulo 2
1
Si usted está leyendo o estudiando este libro junto a otros estudiantes, es importante que
dialoguen sobre las respuestas que cada uno da a estas preguntas. Si está estudiando
solo y le surgen preguntas, le sugerimos que se inscriba en uno de los cursos en línea que
se ofrecen a través del Desarrollo Cristiano Bíblico. Puede conseguir información en la
dirección siguiente: www.estudiosdcb.org/cursos-en-linea-para-estudiar-la-biblia

Pág. 14/177
Pautas básicas para la interpretación
de la Biblia

Debemos estudiar de manera adecuada la Palabra de Dios. Si en verdad


creemos que Dios mismo quiere comunicarnos un mensaje sumamente
importante para nuestra vida, debemos estar dispuestos a dedicar suficiente
tiempo al estudio y reflexión de su Palabra.2 Leer ligeramente un texto y meditar
unos minutos sobre él, por lo general no basta para comprender lo que enseña.3
Por eso, antes de presentar el método sugerido para el análisis de textos
bíblicos discursivos, es importante considerar algunas bases hermenéuticas4 que
sustentan nuestra manera de estudiar la Biblia. En este sentido, presentamos
siete pautas hermenéuticas esenciales en las cuales es vital la reflexión. Por
supuesto, por sobre todas estas, y a través de ellas, debemos tener presente la
intervención del Espíritu Santo en la vida del lector e intérprete de las Escrituras.

1. La Biblia es la Palabra de Dios y debemos aceptarla como la máxima


autoridad y guía para nuestra vida. A través de este libro, Dios se ha
revelado a los seres humanos y les ha expresado su voluntad. En sus
páginas, se encuentran principios vitales para renovar nuestra manera de
pensar y transformar nuestra manera de actuar, si estamos dispuestos a
obedecerlos. Si estamos convencidos de que la Biblia es la Palabra de Dios y
la guía para nuestra creencia y práctica, debemos sentirnos motivados y
obligados a escudriñarla con diligencia.5

2. Debemos tratar de entender lo que los autores humanos intentaron


comunicar a sus destinatarios originales.6 Dios ha dado su Palabra (la
Biblia) a través de autores humanos. Él no les dictó su mensaje, sino que se lo
entregó y ellos utilizaron su propio lenguaje y estilo para comunicarlo a los
hombres y mujeres de su tiempo, quienes se encontraban en situaciones y
contextos diferentes. Es nuestra responsabilidad esforzarnos en el análisis del
texto, a fin de comprender cuál fue la intención original del autor.7 En verdad, la

2
Especialmente nosotros, los líderes de las iglesias, tenemos que estar convencidos
y dispuestos a dedicar el tiempo necesario al estudio de la Palabra de Dios.
3
Un engaño sutil del pastor o del líder de una iglesia es pensar que ya sabe lo que
enseña un texto dado, sin dedicarle un tiempo de estudio serio y detallado.
4
José Martínez, en su libro Hermenéutica Bíblica (CLIE, 1984), pág. 17, afirma:
“Aplicada al campo de la teología cristiana, la hermenéutica tiene por objeto fijar los
principios y normas que han de aplicarse en la interpretación de los libros de la Biblia.”
5
No actuamos de manera responsable cuando leemos la Biblia ligeramente y
meditamos superficialmente en algunas enseñanzas. Y es peor, si hacemos lo mismo en la
exposición de un sermón o de un estudio bíblico.
6
En el estudio de la Biblia, es necesario respetar la intención del autor.
7
Es cierto que un texto bíblico tiene dos autores, uno humano y uno divino. Pero este
hecho no implica que tenga dos intenciones, una humana y otra divina (como algunos
han sugerido). No significa que los autores humanos tuvieran una intención diferente a la

Pág. 15/177
pregunta clave para iniciar el estudio de un texto bíblico es: ¿Cuál fue la
intención original del autor?8 La enseñanza general, el significado de
palabras, frases, cláusulas y oraciones, párrafos y cualquier principio que
derivemos del texto debe depender de la respuesta a esa pregunta. 9 Por eso,
es muy importante esforzarnos en la tarea de responderla correctamente.10

3. Debemos usar los principios normales de análisis e interpretación del


idioma, para tratar de entender lo que Dios ha querido decirnos a través
de su Palabra. Dios dio su mensaje a autores humanos y ellos utilizaron su
propio idioma (hebreo, arameo y griego) y estilo para comunicarlo (escribirlo)
a la gente de su día. Entonces, es lógico pensar que para comprender lo que
Él ha querido comunicarnos, es necesario aplicar las reglas normales de la
gramática de esos idiomas para el análisis de cualquier texto de la Biblia.11

¿Necesitamos ser expertos en hebreo, arameo y griego para comprender la


Biblia? Los que tradujeron la Biblia del hebreo, arameo y griego al español
tuvieron que utilizar las normas gramaticales de esos idiomas al momento de
traducir el texto. Ahora que tenemos unas cuantas buenas traducciones de la
Biblia en español,12 también tenemos que utilizar las reglas del español al
analizar e interpretar el texto bíblico.13

de Dios. Cuando se refiere a su propio origen, como “inspirada” (2 Timoteo 3:16), la


Biblia no pone a los autores humanos en contra de su autor divino. Al contrario, presenta
la idea de que los autores humanos hablaron de parte de Dios (hablaron lo que se
derivó de Dios), guiados por el Espíritu Santo (como el Espíritu Santo los impulsó)
(2 Pedro 1:21).
8
A primera vista, esta pregunta puede parecer sencilla, pero en verdad es profunda y
compleja. En este trabajo, no pretendemos tener la última palabra en cuanto a este
asunto, pero sí ofrecemos directrices que pueden ayudarnos a descubrir la respuesta.
9
Precisamente, porque la Biblia fue inspirada por Dios cuando los autores humanos
la escribieron, debemos estudiarla con la firme determinación de comprender la intención
original de esos autores.
10
Al tratar de entender la intención original del autor, algunos dan prioridad al estudio
del ambiente histórico del autor y de los destinatarios. En este trabajo, no queremos
menospreciar el estudio del contexto histórico; pero en cuanto a la prioridad de estudio, es
secundario en relación con lo que fue escrito, es decir, con la intención original del autor.
11
Para entender lo que el autor bíblico quiso comunicar, hace falta usar las normas
del idioma en nuestra interpretación de lo escrito. En nuestro caso, usamos las normas
del idioma español.
12
Sería provechoso tener por lo menos tres versiones distintas. P. ej., cualquiera de
las siguientes son buenas para el estudio: Nueva Versión Internacional, Reina-Valera
Actualizada, Dios Habla Hoy y Biblia de Jerusalén.
13
Este principio se relaciona con el concepto de que Dios inspiró a los autores
humanos para que comunicaran mensajes específicos a sus destinatarios. El propósito
era comunicar algo específico a un grupo determinado de personas. Por eso, los autores
bíblicos utilizaron el idioma que podían entender sus destinatarios. (P. ej., los autores del
Nuevo Testamento utilizaron el griego koiné, no el clásico. Lo hicieron porque el koiné
era el lenguaje común de la mayoría de los habitantes del mundo conocido de aquel
entonces.) Hoy en día, tenemos buenas traducciones en español. Así que, al estudiar el
texto, debemos prestarle atención a la manera en la cual se presenta el mensaje en
nuestro idioma. Es un error grave pensar que por el hecho de ser el texto bíblico el
objeto de nuestro estudio, podemos pasar por alto las normas del idioma en el cual
leemos el texto.

Pág. 16/177
4. Debemos analizar el texto de acuerdo con la forma de expresión literaria
utilizada por el autor.14 La Biblia se escribió en diferentes formas de
expresión literaria.15 Por lo tanto, al tratar de responder correctamente la
pregunta referente a la intención original del autor, es importante entender
qué forma de expresión literaria estamos analizando.

Es cierto que algunos hablan de múltiples formas de expresión literaria, 16


pero la literatura bíblica puede analizarse atendiendo básicamente a tres
formas de expresión fundamentales: discurso, narración y poesía.17 Estas
son, en términos generales, tres formas literarias que los autores usaron
para comunicar el mensaje que Dios les entregó.
5. Debemos interpretar el texto tomando en cuenta el contexto en el cual
se escribió. Esto incluye tanto el contexto histórico (el ambiente en el cual
se desarrolla la vida del autor y de los destinatarios), como el contexto
textual18 (el texto inmediato u otros textos de la Biblia).

14
Si estudiamos un texto que es predominantemente discursivo, la unidad básica de
análisis es el párrafo. Pero si el texto que estudiamos se encuentra en literatura
predominantemente narrativa, la unidad básica para el análisis es el episodio. Si es
poesía, la unidad de análisis es el poema. En este caso, debe prestársele atención
también a la estrofa.
15
En este trabajo, se clasifica la literatura bíblica en dos grandes divisiones: prosa y
poesía. La prosa la subdividimos en dos: prosa discursiva y prosa narrativa. Vale la
pena recordar aquí lo que afirmamos anteriormente, en el sentido de que los textos se
escribieron usando una diversidad de formas expresivas. Así por ejemplo, encontramos
combinaciones de narración con diálogo (Juan 20:10-18); narración con discurso (Juan
16:17-28); narración con descripción (Éxodo 37:10-16). También es posible que un libro
combine el relato histórico con la poesía, como ocurre con el libro de Job que empieza
con narración (Job 1-2), sigue con poesía (3-42:6) y termina con narración (42:7-16).
16
Como quizás usted sabrá, se han hecho varios intentos de clasificar los libros de la
Biblia atendiendo a diferentes criterios. Por ejemplo, Kaiser y Silva clasifican los textos
de la Biblia de la siguiente manera: narrativa, profecía, sapiencial, poesía, evangelio y
epístola (Comp. Walter Kaiser y Moisés Silva, An Introduction to Biblical Hermeneutics:
The Search for meaning [1994], páginas 69-162). Pero en el presente trabajo, se
consideran dos divisiones generales de la literatura bíblica: prosa y poesía, que se
dividen, a su vez, en tres clasificaciones: la prosa discursiva, la prosa narrativa y la
poesía. No es que obviemos a las demás, sino que las clasificamos en estas tres
clases por razones pedagógicas. P. ej., hay profecía que puede clasificarse como
narrativa si narra acontecimientos. Pero también, hay profecía que puede clasificarse
como discurso cuando desarrolla el argumento del autor de manera directa. Además,
hay profecía en forma de poesía (comp. Isaías 53). Lo que se plantea en este trabajo
tiene que ver con la forma literaria que usó el autor. P. ej., si se estudia un texto de
profecía, hay que tomar en cuenta otros asuntos propios de textos proféticos, sin olvidar
la forma de expresión literaria que se usó. Es interesante considerar el libro profético de
Jeremías, en el cual se presentan las tres formas de expresión literaria antes
mencionadas (p. ej., los primeros 25 capítulos de Jeremías contienen una mezcla de
poesía [Jeremías 2:1-3:13], narrativa [Jeremías 7:30-8:3 contiene tanto narrativa
histórica como narrativa futura] y en la forma de discurso [Jeremías 7:21-26]).
17
Este sistema de clasificación es bastante simple, pero ayuda en la comprensión de
la naturaleza de la literatura bíblica y cómo debemos analizarla. Por ser breve, en el
transcurso del estudio, será necesario hablar también de diferentes clases de narrativa,
de discurso y de poesía. P. ej., la parábola es una clase especial de narrativa y hay algo
de diferencia entre poesía de sabiduría y poesía de salmo.
18
Esto es igual que decir: contexto literario.

Pág. 17/177
6. Debemos sujetar nuestro estudio y nuestras conclusiones a Dios a
través de la oración. Por cuanto la Biblia es la Palabra de Dios,
necesitamos buscar su ayuda y su dirección, para captar los principios que
Él nos ha transmitido en ella, a fin de aplicarlos a nuestra vida.

7. Debemos esforzarnos en aplicar a nuestra vida los principios que


enseña la Palabra y orar para que Dios nos ayude en este proceso
continuo. La Biblia fue escrita para nuestro beneficio, para ayudarnos a
conocer a Dios y para que sepamos cómo vivir diariamente de una manera
recta y sabia.

Reforzamiento del aprendizaje

En este capítulo, usted acaba de leer algunos conceptos referentes a los


principios y normas fundamentales que deben de aplicarse en la interpretación
de los textos bíblicos. Se han reducido a siete las pautas hermenéuticas que
deben tenerse en cuenta como fundamento para el estudio eficaz del texto
bíblico.

Para profundizar la reflexión de este tema, antes de pasar al próximo capítulo,


deténgase a considerar y responder las preguntas siguientes.

1. ¿Cuál de las pautas presentadas considera más importante? ¿Por qué?


2. Como lectores o estudiantes de la Biblia, debemos tratar de entender lo que
los autores humanos intentaron comunicar a sus destinatarios originales.
¿Cómo entiende usted la afirmación anterior? ¿Cuáles son algunas
implicaciones de esta afirmación?
3. Una de las pautas hermenéuticas que hemos anotado dice: Debemos analizar
el texto de acuerdo con la forma de expresión literaria utilizada por el
autor. ¿Qué significa esta pauta? ¿Cuáles son algunas implicaciones de
tomar en cuenta esta pauta hermenéutica?
4. ¿Cuál es su reflexión sobre la declaración siguiente?: Debemos usar los
principios normales de análisis e interpretación del idioma, para tratar de
entender lo que Dios ha querido decirnos a través de su Palabra.

Nota: Si usted está estudiando este libro junto con otros estudiantes, una vez
que responda las preguntas anteriores, vale la pena que dialogue con ellos
para que intercambien opiniones referentes a las respuestas que cada uno
les ha dado. De esta manera, profundizarán en la comprensión y aplicación
de los conceptos aprendidos.
Capítulo 3

Pág. 18/177
La necesidad de un método adecuado
para estudiar la Biblia

Sea adecuado o no, todos utilizamos un método para estudiar la Biblia. Con este
estudio, no pretendemos imponerle a usted un método, porque creamos que no
tenga uno. Más bien, queremos ofrecerle una serie de sugerencias que pueden
ayudarle a mejorar su método, para hacerlo más adecuado y efectivo en el
análisis del texto bíblico.

El método que utilicemos en el estudio de la Biblia es importante, porque la


interpretación adecuada de ella va a depender de la manera como la
estudiamos. Si lo hacemos de manera inadecuada, el resultado de la
interpretación no será totalmente bíblico. Por otra parte, los principios para la
vida cristiana que derivemos de las Escrituras, dependen del método que
usemos para estudiarla. Por eso, hacemos tanto hincapié en el desarrollo y
aplicación de un método adecuado para estudiar la Biblia.

Según lo que hemos presentado en el capítulo dos, una de las pautas


hermenéuticas que sustentan el proceso metodológico que proponemos es esta:
“Debemos analizar el texto bíblico de acuerdo con la forma de expresión
literaria utilizada por el autor.” Ya que la Biblia se escribió en diferentes formas
de expresión literaria, debemos prestarle atención a este principio hermenéutico.
Ahora, la literatura bíblica puede ser clasificada en dos grandes divisiones: prosa
y poesía. Pero la prosa puede subdividirse en dos: prosa discursiva y prosa
narrativa. Por lo tanto, podemos concluir que hay básicamente tres formas de
expresión literaria en las que está escrita la Biblia. ¿Podemos aplicar el mismo
proceso metodológico en todos los casos? La respuesta es obvia.

Aunque los textos bíblicos fueron escritos en estas tres formas de expresión
literaria, generalmente los autores usaron una combinación de estas. Así por
ejemplo, encontramos combinaciones de narración con diálogo (Juan 20:10-18);
narración con discurso (Juan 16:17-28); narración con descripción (Éxodo 37:10-
16). También es posible que un libro combine el relato histórico con la poesía,
como ocurre con el libro de Job, que empieza con narración (Job 1-2), sigue con
poesía (3-42:6) y termina con narración (42:7-16). Por eso, en este trabajo
hablamos de textos bíblicos “predominantemente narrativos”, “predominantemente
discursivos” y “predominantemente poéticos”.

Para responder de manera adecuada la pregunta referente la intención original


del autor, es muy importante determinar qué forma de expresión literaria tiene el
texto que estamos analizando, a fin de aplicarle el método adecuado. P. ej.:
como punto de partida, si estudiamos un texto que es predominantemente
discurso, la unidad básica de análisis es el párrafo. Pero si el texto que
estudiamos se encuentra en literatura predominantemente narrativa, la unidad
básica para el análisis es el episodio. Y si es poesía, la unidad de análisis es el
poema. Entonces, en el proceso de análisis de un texto bíblico, es importante
determinar la forma de expresión literaria en la cual está escrito.

Pág. 19/177
Ahora, ya que la Biblia está escrita en tres 19 formas literarias: prosa discursiva,
prosa narrativa y poesía, es necesario desarrollar acercamientos metodológicos
adecuados para analizar los textos en cada una de ellas. Porque si usamos el
mismo método al analizar un poema y un episodio bíblico, las conclusiones de
nuestro análisis serán bastante deficientes, a lo menos en alguno de los dos
textos. En términos generales, un método para el análisis bíblico es adecuado si
toma en cuenta la forma de expresión literaria del texto. Por eso, en nuestro
acercamiento al Estudio Eficaz de la Biblia, proponemos tres métodos de
análisis. Un método para analizar textos discursivos, un método para analizar
textos narrativos y un método para analizar textos poéticos.

Con este estudio estamos entrando en el proceso del desarrollo de un Método


para el análisis de textos bíblicos discursivos. No queremos dar la impresión
arrogante de que este sea el mejor de todos. Pero creemos que puede
ayudarnos en el estudio de la Biblia de una manera significativa, por cuanto nos
acerca a la intención original del autor.

Reforzamiento del aprendizaje

19
Los estudiosos han clasificado la literatura bíblica de diversas formas. En este
trabajo se consideran dos divisiones generales, prosa y poesía, que se dividen, a su vez,
en tres formas literarias: la prosa predominantemente discursiva, la prosa
predominantemente narrativa y la poesía. Por supuesto, entendemos que es una
clasificación bastante general, pero es útil para los procesos metodológicos. P. ej., hay
profecía que puede clasificarse como narrativa si narra acontecimientos. Pero también
hay profecía que puede clasificarse como discurso cuando desarrolla el argumento del
autor de manera directa. Además, hay profecía en forma de poesía (comp. Isaías 53).
Lo que se plantea en este trabajo tiene que ver con el método que debe usarse, según
sea la forma literaria que usó el autor. P. ej., si se estudia un texto de profecía hay que
tomar en cuenta otros asuntos propios de textos proféticos, pero para entender lo que
quiso comunicar debe tomarse en cuenta, fundamentalmente, la forma de expresión
literaria que usó el autor. Es interesante considerar el libro profético de Jeremías, en el
cual se presentan las tres formas de expresión literaria antes mencionadas (p. ej., los
primeros 25 capítulos de Jeremías contienen una mezcla de poesía [Jeremías 2:1-3:13],
narrativa [Jeremías 7:30-8:3 contiene tanto narrativa histórica como narrativa futura] y
discurso [Jeremías 7:21-26]).

Pág. 20/177
El capítulo que usted acaba de leer trata de la necesidad de un método adecuado
para estudiar la Biblia. Una de las pautas hermenéuticas, ya tratada en el capítulo
dos, dice que debemos analizar el texto bíblico de acuerdo con la forma de
expresión literaria utilizada por el autor. Ahora hemos concluido que hay
básicamente tres formas de expresión literaria en las que está escrita la Biblia.

A fin de profundizar en la reflexión de este tema, antes de pasar al próximo


capítulo, deténgase a considerar y responder las preguntas siguientes.

1. ¿Por qué es importante tener claridad de un método adecuado que podamos


aplicar en nuestro estudio de la Biblia?

2. ¿Qué queremos dar a entender con la palabra “predominantemente” al


referirnos a las formas literarias de los textos bíblicos?

3. ¿Cuál es la unidad básica para el análisis de los textos bíblicos, según las
tres formas de expresión literaria en que está escrita la Biblia? ¿Qué tiene
que ver esto con la búsqueda de la intención original del autor?

4. ¿Cuál es su reflexión sobre el criterio de que hay tres formas de expresión


literaria en que está escrita la Biblia? ¿Puede hacerse un estudio adecuado
de la Biblia siguiendo este criterio?

Nota: Si usted está estudiando este libro junto con otros estudiantes, una vez
que responda las preguntas anteriores, vale la pena que dialogue con ellos
para que intercambien opiniones referentes a las respuestas que cada uno
les ha dado. De esta manera, profundizarán en la comprensión y aplicación
de los conceptos aprendidos.

Pág. 21/177
Capítulo 4

El propósito de un método adecuado

Pág. 22/177
para la interpretación de la Biblia

Puede ser que los estudiantes de la Biblia tengan diversos propósitos al


interpretar los textos y quizás algunos de estos sean buenos.20 Pero hay uno que
debe tener prioridad sobre todos los demás: acercarnos a la intención original
del autor. Así que, un método adecuado para estudiar la Biblia debe
conducirnos a responder de la manera más clara posible la pregunta: ¿Cuál fue
la intención original del autor?

Cuando hablamos de un método adecuado, surgen las preguntas: ¿Adecuado


para qué o para quién? No se trata de un método adecuado para justificar los
puntos de vista del lector o intérprete, sino para comprender la intención del
autor del texto. Entonces, el método que usemos en el estudio de la Biblia debe
conducirnos a responder la pregunta: ¿Cuál fue la intención original del
autor? Por eso, decimos que el método que apliquemos al análisis de un texto
bíblico determinado es adecuado si nos acerca a la comprensión de la intención
original del autor de tal texto.

Dios ha dado su Palabra (la Biblia) a través de autores humanos. Él les entregó
su mensaje y ellos utilizaron su propio lenguaje y estilo para comunicarlo por
escrito a los seres humanos de su tiempo, quienes se encontraban en
situaciones y contextos distintos de los que se conocen hoy en día. Es nuestra
responsabilidad esforzarnos en el análisis del texto bíblico, a fin de comprender
lo que quiso comunicarles el autor a sus destinatarios originales. Sobre esta
base, el método de estudio que usemos debe ayudarnos a identificar el mensaje
(los principios) de la Palabra de Dios para nosotros hoy.

Al hablar de un método adecuado para estudiar la Biblia, muchos dirían que debe
utilizarse el “Método Inductivo”. Aparentemente, esta es una buena respuesta.
Sin embargo, aunque el método inductivo es bueno, puede ser mal aplicado y,
como consecuencia, sus resultados no serán satisfactorios. Lamentablemente,
esto es lo que ocurre muchas veces. A continuación presentamos un breve
contraste entre la aplicación tradicional del Método Inductivo y la aplicación del
método que sugerimos en este trabajo:

Unas reflexiones comparativas sobre el Método Inductivo de estudio bíblico y


el método sugerido en este trabajo

El Método Inductivo de estudio bíblico consta básicamente de tres pasos, como


se ve en la gráfica siguiente:

20
Algunos aplican lo que pudiera denominarse un “método teológico” en su estudio
de la Biblia, con el propósito de elaborar un esquema teológico o apoyar un determinado
punto “doctrinal”. Hay también quienes aplican un “método psicológico” en la búsqueda
de “exhortaciones” para la vida. Y hay otros que aplican un “método sociológico” para
encontrar la pertinencia del texto a la realidad social contemporánea. Todos estos
podrían ser válidos, si toman como punto de partida la comprensión de la intención del
autor en los textos que se estudian.

Pág. 23/177
Observación

Aplicación Interpretación

Como se ve en la gráfica, el método inductivo de estudio bíblico consta de tres


pasos: La observación, la interpretación y la aplicación del texto. ¿Cuál es la
diferencia? Como se dará cuenta, hay notables diferencias de aplicación entre el
método inductivo de estudio bíblico tradicional y lo que proponemos en este
trabajo. Préstele atención a la comparación siguiente:

1. La observación del texto

¿Qué se hace normalmente? ¿Qué debería hacerse?

Pág. 24/177
- Observación general - Observación general
¿Quién? ¿Cuándo? ¿Dónde? El contexto histórico bien ubicado
¿Cómo? ¿Por qué? ¿Para qué? El contexto textual bien ubicado

- Observación centrada en los - Observación centrada en la


detalles del texto estructura del texto
Temas del texto, palabras clave, La redacción del texto, las
palabras que se repiten, verbos, oraciones, las cláusulas y las
eventos, personajes, textos afirmaciones del texto. Relación de
paralelos, entre otros detalles. las afirmaciones secundarias con
la principal.

2. La interpretación del texto

¿Qué se hace normalmente? ¿Qué debería hacerse?

- Estudiar palabras aisladas del - Estudiar cómo se relaciona el texto


texto. Los versículos aislados. con el contexto. La afirmación
Los diversos temas del texto. principal del texto. La relación de
Apoyo explicativo con otras las afirmaciones secundarias con la
partes de la Biblia. principal. Los principios que se
derivan del texto. La pertinencia del
- Es atomístico en su aplicación texto.
- Es holístico en su aplicación

3. La aplicación del texto

¿Qué se hace normalmente? ¿Qué debería hacerse?

Se presentan exhortaciones sobre - Indicar caminos para llevar a la


“las enseñanzas” del texto: práctica la enseñanza central del
doctrinas, mandatos, consejos, etc. texto.
- Indicar qué hacer para llevar a la
práctica los principios derivados del
texto.

Una comparación general

Lo que generalmente se ha Lo que debe hacerse al estudiar el


hecho texto

1. Por lo general, el método de estudio 1. Tratar el texto tomando en cuenta

Pág. 25/177
inductivo no se ha preocupado por la forma de expresión literaria en
la forma de expresión literaria del la cual está escrito, sea discurso,
texto bíblico. narración o poesía.

2. Por lo general, se ha usado el 2. Usar un método distinto para


mismo método para cualquier texto cada una de las formas literarias
bíblico, sin tomar en cuenta la del texto: discurso, narración y
forma de expresión literaria. poesía.

3. Por lo general, se ha centrado en la 3. Prestarle principal atención al


observación de los detalles sin sentido global del texto y
preocuparse por el sentido global considerar los detalles
del texto y su contexto. relacionándolos con la afirmación
principal del texto.

Una comparación más detallada

Lo tradicional en el uso del Lo que sugerimos para el


método inductivo de estudio análisis de textos bíblicos
bíblico discursivos

- Busca temas en el texto, - Ver el texto en su contexto.


como: Jesucristo, salvación, fe, - Ver la estructura del párrafo.
esperanza, etc. - Ver las afirmaciones del
- Buscar palabras clave párrafo.
- Buscar verbos de manera - Ver la afirmación principal del
aislada párrafo.
- Recurre a los textos paralelos - Ver la relación entre las
para explicar el texto afirmaciones del párrafo.
- Se centra en los detalles del - Ver el mensaje global del
texto párrafo.
- Derivar los principios del
párrafo
- Buscar aplicaciones de los
principios del párrafo

Entonces, un método adecuado para estudiar la Biblia debe conducirnos a


responder lo más acertadamente posible la pregunta: ¿Cuál fue la intención
original del autor? Y, según el resumen anterior, la aplicación tradicional del
método de estudio bíblico inductivo ayuda muy poco a este propósito. Porque la
comprensión de la intención original del autor del texto bíblico exige, entre otras
cosas, que se le preste atención a la forma de expresión literaria que este usó al
escribir su mensaje. Además, la forma de expresión literaria de los textos
bíblicos exige métodos de interpretación adecuados para comprender la
intención del autor, porque normalmente los autores tienen unidades de
pensamiento diferentes, según la forma literaria que usan. Por ejemplo, en la
prosa narrativa la unidad de pensamiento es el episodio (que pudiera incluir
varios párrafos), mientras que en la prosa discursiva la unidad de pensamiento

Pág. 26/177
es el párrafo (que desarrolla un solo tema) y en la poesía generalmente la
unidad de pensamiento es el poema completo.

Entonces, es necesario un método adecuado para estudiar la Biblia. Está bien


usar el método inductivo, pero de manera adecuada. Así que, por lo antes
expuesto, insistimos en que el método que usemos debe ayudarnos a responder
lo más acertadamente posible la pregunta referente a la intención original del
autor. De lo contrario, no es un método adecuado.

Reforzamiento del aprendizaje

El asunto central del capítulo que acaba de leer se refiere al propósito de un


método adecuado para estudiar la Biblia. Se ha afirmado que la prioridad de un
método adecuado debe ser acercarnos a la intención del autor del texto. Con
este propósito se insertó una reflexión, a manera de comparación, del método
inductivo y el método sugerido en este trabajo intitulado: El estudio eficaz de la
Biblia.

Ahora, para que profundice en la reflexión de este tema, antes de pasar al


próximo capítulo, deténgase a considerar y responder las preguntas siguientes.

1. En este capítulo, hemos hecho hincapié en que la prioridad del método de


estudio que usemos debe ser acercarnos lo más que sea posible a la
intención original del autor. ¿Por qué insistimos tanto en este tema?
¿Qué importancia tiene, en el estudio del texto, descubrir la intención del
autor?

2. ¿Cuál ha sido una debilidad del método inductivo en el estudio de la Biblia?

3. ¿Cuáles son las principales diferencias entre la aplicación tradicional del


método inductivo y el método que sugerimos en este trabajo?

4. ¿Cuáles son algunas fortalezas del método para el estudio de la Biblia que
sugerimos en este trabajo?

Nota: Si usted está estudiando este libro junto con otros estudiantes, una vez
que responda las preguntas anteriores, vale la pena que dialogue con ellos
para que intercambien opiniones referentes a las respuestas que cada uno
les ha dado. De esta manera, profundizarán en la comprensión y aplicación
de los conceptos aprendidos.

Pág. 27/177
Capítulo 5

Pág. 28/177
La necesidad de buscar
la intención original del autor

A menudo, cuando estudiamos un texto bíblico de discurso, pensamos que


podemos derivar principios directamente de él sin preocuparnos por estudiarlo
detenidamente. Justificamos esta manera de pensar porque, por lo general, en
textos discursivos es más “fácil” determinar cuál es el argumento del autor y por
eso creemos que no hace falta pasar tanto tiempo analizando el texto. Pensar
así es sumamente peligroso.21 Nos estorba muchísimo en el proceso de
responder la pregunta: ¿Cuál fue la intención original del autor? y nos
conduce a imponer y exponer nuestras propias ideas y, como consecuencia, nos
lleva a conclusiones distintas a lo que quiso comunicar el autor. Pero la Biblia es
la Palabra de Dios, no la nuestra. No hay atajo ni sustituto para el largo viaje de
invertir tiempo suficiente en el análisis y reflexión de un texto bíblico. Mientras
más estudiemos el texto será menos posible que, al momento de exponerlo,
presentemos nuestras ideas en vez de las del autor del texto. La primera meta
en el análisis del texto es descubrir lo que quiso comunicar el autor. Por eso,
antes de exponer un texto, debemos estar seguros de que hemos conseguido la
respuesta correcta a la pregunta: ¿Cuál fue la intención original del autor?
Esto exige mucha dedicación de tiempo y estudio del texto bíblico.

En un acercamiento adecuado al análisis del texto, hay por lo menos cuatro


prioridades a las cuales debemos prestarles atención:

1. Debemos analizar el texto bíblico para entender lo que el autor quiso


comunicarles a sus destinatarios originales, y no para satisfacer curiosidades
ni defender posiciones teológicas.

¿Cuál fue la
intención
del autor?

2. Debemos analizar el texto bíblico para destacar el concepto global, más que
los detalles que este contenga. Entonces, hay que pensar en la manera y no
sólo en el propósito del análisis.

21
No solo es peligroso, es un engaño y representa un obstáculo al estudio adecuado
de un texto de argumentación.

Pág. 29/177
® El enfoque en los detalles particulares de un texto dado no conduce a
determinar lo que el autor quiso comunicar a los destinatarios originales,
más bien tiende a la distorsión del mensaje.

® Si se comprende la idea global del texto, esa comprensión ayuda al lector


a entender mejor los detalles específicos allí registrados y la razón por la
cual están allí.

® La comprensión de lo general ayuda al lector a entender mejor lo particular.

3. Debemos analizar el texto bíblico para comprender su enseñanza central, y no


para “demostrar” un determinado punto teológico. El propósito del análisis no es
tanto apologético, sino exegético.

4. Debemos analizar el texto bíblico para derivar los principios que enseña, a fin
de aplicarlos a la vida contemporánea. El propósito del análisis no es tanto
intelectual, sino conductual.

En la segunda prioridad, hemos afirmado que para comprender la enseñanza de


un texto bíblico, debe dársele prioridad a lo general (lo global) más que a los
detalles que contiene. Para ilustrar un poco esto, tomemos como ejemplo 1 Juan
1:8-10. Notemos los asuntos siguientes:

1. Si nos concentramos en los detalles de este texto, tal vez saldremos con un
comentario incoherente de palabras, como las siguientes:

- pecado, - engañarse, - verdad,


- confesar, - fiel, - justo,
- limpiar, - maldad, - perdonar,
- afirmar que Dios es mentiroso,
- su Palabra no habita en nosotros.

El comentario que resulte de concentrarnos en los detalles (palabras), aunque


puede ser bueno, no nos ayuda a determinar la idea global que el autor quiso
comunicar a sus destinatarios a través de ese texto. En otras palabras, el
intérprete puede decir muchas cosas del texto de 1 Juan 1:8-10 y dejar de
decir lo que en verdad enseña.

2. Si analizamos el párrafo completo será más fácil encontrar el mensaje global


que presenta. Por ejemplo, si leemos 1 Juan 8-10 varias veces y tomamos en
cuenta el contexto, descubrimos que la unidad de pensamiento incluye los
vv. 5-10, no sólo los vv. 8-10. Cuando el análisis se enfoca en la idea global
que el autor quiso comunicar a sus destinatarios, las observaciones serán un
poco distintas que cuando se enfoca en los detalles del texto.

3. Para comprender lo global del texto también es importante tomar en cuenta su


contexto más amplio; es decir, los párrafos inmediatamente anteriores y

Pág. 30/177
posteriores. Por ejemplo, Juan comienza su carta presentando la importancia
de tener una relación correcta con Dios, como se ve en los párrafos
siguientes:

- En los vv. 1-4, se presenta la base de nuestra buena relación con Dios. Él se
ha acercado a los seres humanos por medio de Jesucristo, para proveerles
la posibilidad de tener una buena relación con Él.

- En los vv. 5-10 habla de los resultados de la buena relación con Dios y
enseña que tener una relación correcta con Dios produce una vida
transparente que rompe con el pecado.

- En 2:1-2 habla de la seguridad cristiana de la buena relación con Dios. Juan


dice que nuestra relación con Dios produce confianza, porque se basa en la
obra de Jesucristo.

4. Notamos que en los vv. 5-10, Juan afirma que Dios es luz. Entonces, la base
fundamental para tener una vida transparente es que Dios es luz. Tener una
relación correcta con Dios demanda que seamos honestos y francos con Él.
En realidad, la honestidad y la confesión de nuestras fallas son dos de los
pasos iniciales para nuestra relación correcta con Dios. Si tratamos de
esconder nuestras fallas, hay mayor posibilidad de repetirlas; por eso,
debemos confesar nuestros pecados. Podemos concluir, entonces, que la
buena relación con Dios rompe con el pecado en cualquiera de sus
manifestaciones.

Reforzamiento del aprendizaje

En este capítulo, se ha hecho hincapié en la necesidad de buscar la intención


del autor al estudiar un texto. Se ha afirmado que la primera meta en el análisis
del texto es descubrir lo que quiso comunicar el autor.

1. ¿Por qué la primera meta en el análisis del texto debe ser descubrir la
intención del autor? ¿Qué ocurriría si tratamos de enseñar sobre un texto
sin indagar sobre la intención original del autor?

2. También hemos afirmado que hay por lo menos cuatro prioridades a las
cuales debemos prestarles atención en el estudio de un texto dado. ¿Cuál
es su reflexión con respecto a estas cuatro prioridades?

3. ¿A qué se refiere el concepto de darle prioridad a lo general más que a los


detalles del texto? ¿Por qué, en verdad, debe dársele prioridad a lo general
más que a los detalles en el análisis del texto?

Pág. 31/177
4. ¿Qué importancia tiene el contexto en la comprensión del mensaje que quiso
comunicar el autor a través de un texto determinado?

Nota: Si usted está estudiando este libro junto con otros estudiantes, una vez
que responda las preguntas anteriores, vale la pena que dialogue con ellos
para que intercambien opiniones referentes a las respuestas que cada uno
les ha dado. De esta manera, profundizarán en la comprensión y aplicación
de los conceptos aprendidos.

Capítulo 6

Pág. 32/177
Características de un método adecuado
para estudiar la Biblia

Un método adecuado para estudiar la Biblia debe ayudarnos de una manera


significativa en el proceso de comprender y asimilar lo que Dios ha querido
decirnos a través de los diversos autores humanos que Él usó para comunicar
su Palabra. Un método adecuado para estudiar la Biblia debe tener, entonces,
ciertas características básicas que nos acerquen lo más posible a la verdad del
texto; y esto pasa, fundamentalmente, por comprender la intención original del
autor del texto. ¿Cuáles son las características básicas de un método adecuado
para estudiar la Biblia?

Hemos concluido que un método adecuado para estudiar la Biblia debe tener por
lo menos las características siguientes:

1. Debe ayudar al intérprete a comprender el significado del texto. Esto


significa que el texto bíblico debe ser la base y el contenido del estudio. Dicho
de otro modo, el estudio debe comenzar y terminar en el texto.

2. Debe presentar directrices y sugerencias útiles para estudiar con


orden, seriedad, sabiduría y lógica el texto bíblico.

3. Debe respetar la intención original del autor. Esto significa que trata el
texto desde el punto de vista del autor bíblico. Así que, en la interpretación
debe dársele al autor el crédito que él merece.

4. Debe respetar la forma de expresión literaria del texto. Esto significa


que no debe usarse el mismo proceso metodológico para un texto histórico y
uno poético, o un texto discursivo y uno histórico. No solo cambia la unidad
básica de análisis, sino también los pasos metodológicos.

5. Debe darle relevancia al mensaje global del texto. Esto significa que
el enfoque principal del intérprete no debe estar en los detalles, (que pueden
desviarnos), sino en lo global, en el propósito general por el cual el autor
escribió el texto.

6. Debe estar sujeto al Espíritu Santo. El intérprete asume que,


inspirado por el Espíritu Santo, el autor bíblico (humano) tuvo una intención al
escribir el texto. Precisamente, debe tomarse en serio la importancia de
determinar la intención original del autor, porque este fue inspirado por el
Espíritu Santo.

7. Debe evidenciar que el criterio para decidir si las conclusiones del


estudio son bíblicas, es la Biblia misma. Los resultados del estudio de un
texto dado deben ser coherentes con el resto de la Biblia.

Pág. 33/177
8. Debe mostrar que el intérprete es honesto tanto con el texto que está
analizando, como consigo mismo. Esto significa que cualquier interpretación
que no permita que el texto bíblico comunique su intención, no es válida.

9. Debe dar como resultado un mensaje pertinente al intérprete


contemporáneo, que pueda aplicar a su vida y comunicar con claridad a otros.
El resultado del estudio debe ser la comprensión y aplicación de la Palabra de
Dios, no la alimentación de un determinado pensamiento humano.

Reforzamiento del aprendizaje

El capítulo que acaba de leer ha sido dedicado a la reflexión sobre las


características que debe tener un método adecuado para estudiar la Biblia.
Esto mismo indica que es importante reflexionar sobre lo que entendemos
como un método adecuado para estudiar las Escrituras.

1. ¿Cuál es su reflexión sobre las características que ha leído en este


capítulo?

2. ¿Cuál de estas características piensa usted que es la más olvidada?, ¿cuál


es la más violentada por los predicadores hoy en día? ¿Por qué piensa que
ocurre eso?

3. Una de las características de un método adecuado es que debe respetar la


forma de expresión literaria del texto. ¿Qué significa esto?

4. ¿Qué papel juega el Espíritu Santo en las características de un método


adecuado para el estudio de la Biblia?

Nota: Si usted está estudiando este libro junto con otros estudiantes, una vez
que responda las preguntas anteriores, vale la pena que dialogue con ellos
para que intercambien opiniones referentes a las respuestas que cada uno
les ha dado. De esta manera, profundizarán en la comprensión y aplicación
de los conceptos aprendidos.

Capítulo 7
Pág. 34/177
Recursos para la comprensión
de la Palabra de Dios

Dios nos ha dado suficientes recursos para que interpretemos su Palabra, la


comprendamos y la apliquemos a nuestra vida.

1. Nos ha dado el Espíritu Santo. Todos los que hemos recibido a Jesucristo
como nuestro salvador, tenemos también el Espíritu Santo.22 Debemos
reconocer que dependemos del Espíritu Santo para entender lo que Dios dice a
través de su Palabra y poner en práctica lo que enseña. 23 Por lo tanto, con toda
humildad debemos sujetar nuestro estudio y las conclusiones de este a Dios a
través de la oración.

2. Nos ha dado la capacidad racional. Como seres racionales, tenemos la


capacidad para la lectura, el análisis, la comprensión y aplicación del mensaje
que ha sido comunicado a través de la palabra escrita. Dios nos ha dado su
Palabra en lenguaje humano. Entonces, podemos leer, estudiar, comprender y
aplicar lo que Dios nos ha dicho a través de su Palabra utilizando los recursos
del idioma.

3. Nos ha dado la comunidad cristiana (la iglesia). Tenemos una riqueza


enorme en la comunidad de creyentes, en la iglesia. Tenemos la posibilidad y la
libertad para la interacción con otros creyentes, el diálogo, la reflexión, la
articulación, la evaluación y la corrección de la interpretación de las Escrituras.
Tenemos además una diversidad de ayudas literarias tales como la Biblia en
español, diccionarios bíblicos, comentarios bíblicos y libros, entre otras. Además
de esto, tenemos las lecciones que nos han dejado la historia de la Iglesia, su
teología y sus vivencias de la fe.

Ahora, ya que Dios nos ha dado su Palabra en lenguaje humano, debemos


hacer uso de las herramientas del idioma, del lenguaje escrito, en el proceso de
comprender su mensaje. Si Dios nos ha dado su Palabra a través del lenguaje
escrito, es nuestra responsabilidad prestarle atención a lo que esos escritos
dicen. En este proceso, debemos tener presente que el significado de las
palabras depende mayormente del contexto en el cual se encuentran y del
mensaje que quiere comunicar el autor. Entonces, los textos deben leerse
tomando en cuenta su contexto y el mensaje que quieren comunicar. Los dos
ejemplos siguientes, referentes a las palabras y su significado, ilustran esta
afirmación.

En primer lugar, el significado de la palabra: llave. La palabra “llave” puede tener


varios significados y todos ellos quedan claramente establecidos por el contexto
y la intención que se tiene al usarlas. Algunos ejemplos:
22
Romanos 8:9.
23
El hombre natural no percibe las cosas del Espíritu (1 Corintios 2:10-14).

Pág. 35/177
1). “Pásame las llaves del coche y cierra la puerta de la casa que vamos a salir.”
En este caso, llave es un instrumento para abrir y cerrar una puerta o para
encender y apagar un vehículo.

2). “Por favor, cierra la llave que el agua está desperdiciándose”. En este caso,
“llave” es un instrumento para abrir y cerrar el paso del agua en una tubería.

3). “Pásame la llave para ajustar esta tuerca”. En este caso, “llave” es un
instrumento para ajustar o desajustar una tuerca o un tornillo.

4). “Busca la llave para arreglar la tubería del agua”. En este caso, “llave” es un
instrumento para ajustar, armar o desarmar una tubería.

5). “Debe encerrar esa cifra en una llave”. En este caso, “llave” es un signo usado
en las matemáticas para agrupar determinadas cifras.

{ }
En segundo lugar, el significado de la palabra: mundo. La palabra mundo puede
tener varios significados y, generalmente, dependen del contexto y la intención
de su uso por parte del autor.

La real Academia de la Lengua Española24 tiene una diversidad de acepciones


para la palabra “mundo”. Todos estos significados dependen del contexto en el
cual se usen.
1. m. Conjunto de todas las cosas creadas.
2. m. Planeta que habitamos.
3. m. Esfera con que se representa el globo terráqueo.
4. m. Totalidad de los hombres, género humano.

24
Real Academia Española, Diccionario en Línea, 22ª edición en versión digital.

Pág. 36/177
5. m. Sociedad humana. El comercio del mundo. Burlarse del mundo. El
Redentor del mundo.
6. m. Parte de la sociedad humana, caracterizada por alguna cualidad o
circunstancia común a todos sus individuos. El mundo pagano,
cristiano, sabio.
7. m. Experiencia de la vida y del trato social. Tener mucho mundo.
8. m. Ambiente en el que vive o trabaja una persona. El mundo de las
finanzas.
9. m. Vida secular, en contraposición a la monástica. Dejar el mundo.
10. m. En sentido ascético y moral, uno de los enemigos del alma, según la
doctrina cristiana.

El apóstol Juan, en la Biblia, usa la palabra “mundo” con por lo menos tres
acepciones. En cada caso, el significado depende del contexto y la intención al
usarla:

1). En 1 Juan 2:15, dice: No amen al mundo ni nada de lo que hay en él. Si
alguien ama al mundo, no tiene el amor del Padre. En este texto, la
palabra “mundo” se refiere al sistema de valores de la sociedad, su
manera de pensar y de vivir.

2). En Juan 3:16, dice: Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo
unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga
vida eterna. En este texto, la palabra “mundo” se refiere a la
humanidad, a los seres humanos.

3). En Juan 1:9, dice: Esa luz verdadera, la que alumbra a todo ser
humano, venía a este mundo. En este texto, la palabra “mundo” se
refiere a la tierra o a los habitantes de ella.

Reforzamiento del aprendizaje


Pág. 37/177
Dios nos dio su Palabra escrita, y nos dio también la posibilidad de
comprenderla. Este breve capítulo lo hemos dedicado a reflexionar sobre los
recursos que tenemos para la comprensión de la Palabra de Dios.

1. ¿Cuáles son los recursos a los que se refiere este capítulo?

2. ¿Qué significa el recurso del Espíritu Santo? ¿Cuáles son algunas


implicaciones de este recurso en la vida del creyente?

3. ¿Cuál es su reflexión del recurso que hemos llamado la capacidad


racional? ¿Qué relación tiene este recurso con la aplicación del método
que presentamos en este trabajo?

4. ¿En la interpretación de la Biblia, qué importancia debemos darle al recurso


que hemos llamado la comunidad cristiana? ¿Cuáles serían algunas
implicaciones de llevar a la práctica este recurso?

Nota: Si usted está estudiando este libro junto con otros estudiantes, una vez
que responda las preguntas anteriores, vale la pena que dialogue con ellos
para que intercambien opiniones referentes a las respuestas que cada uno
les ha dado. De esta manera, profundizarán en la comprensión y aplicación
de los conceptos aprendidos.

¡Cursos en línea!

Le felicitamos por su disciplina en la lectura de este material.


Esperamos que haya logrado aprendizajes importantes para su
crecimiento personal y el ministerio que el Señor le ha
encomendado. Si le surgen preguntas, o si siente que necesita
profundizar más en estos temas, le sugerimos que se inscriba en
uno de los cursos en línea que se ofrecen a través del Desarrollo
Cristiano Bíblico. Puede conseguir toda la información necesaria
en:
www.estudiosdcb.org/cursos-en-linea-para-estudiar-la-biblia

Pág. 38/177
Sección 2
Pasos para el análisis de
textos bíblicos discursivos

Pág. 39/177
Capítulo 8
Pág. 40/177
La forma de expresión literaria del texto

Antes de analizar un texto bíblico, es necesario saber a qué forma de expresión


literaria pertenece. Este es el primer paso. 25 Obviamente, si el texto es
predominantemente discurso, lo analizaremos de una manera distinta a un texto
narrativo o a uno poético.

Dios inspiró a los autores humanos a escribir de tal manera que comunicaran
con claridad su mensaje a los destinatarios originales. Consecuentemente, los
autores del texto bíblico utilizaron distintas formas literarias, como un medio para
facilitar la comunicación de su mensaje a los seres humanos de su época. Por
eso, cuando leemos o estudiamos la Biblia, es sumamente importante que
tomemos en cuenta la forma literaria usada por los autores. Esto significa que es
necesario leer o estudiar un texto de los Salmos de manera distinta a como lo
hacemos cuando estudiamos un texto de la Carta a los Romanos. Así también,
leemos una novela moderna de manera distinta a como leemos una carta de un
amigo. También, leemos una carta personal de manera diferente a como
leeríamos un poema. Lo hacemos así, porque los escritos tienen distintos
propósitos y se redactan de maneras diferentes. En consecuencia, se espera
que los que lean esos escritos lo hagan tomando en cuenta estas
observaciones.

Por razones pedagógicas, hemos dividido los textos bíblicos en tres clases,
según la forma de expresión literaria en que están escritos: textos discursivos, 26
textos narrativos27 y textos poéticos. Algunos estudiantes de la Biblia tienen otras
maneras de dividir el texto bíblico, pero en este trabajo solo incluimos las tres
divisiones antes mencionadas, las cuales sirven como base para el análisis
bíblico. Todos los textos bíblicos pueden incluirse dentro de estas tres divisiones:
discurso, narrativa y poesía. Cada una de estas hace hincapié en una manera
de comunicar el mensaje de Dios.

- En el discurso, el autor presenta su razonamiento en forma directa,


sincera y breve.
- En la narrativa, el autor relata su mensaje en forma de una historia, la

25
El método que proponemos para el análisis de textos bíblicos discursivos
consiste en doce pasos, que van desde la determinación de la forma de expresión
literaria del texto que se estudiará hasta la comunicación del mensaje a un público
específico. Deténgase en cada paso y analice su contenido, a fin de que logre una
buena comprensión y asimilación del método sugerido.
26
Los textos discursivos los conforman básicamente las epístolas del Nuevo
Testamento, pero también se encuentran discursos dentro de libros predominantemente
narrativos (y en algunos casos en textos poéticos), tanto en el Antiguo Testamento como
en el Nuevo.
27
Estos están conformados, fundamentalmente, por los libros históricos, una parte de
los profetas del Antiguo Testamento y por los Evangelios y los Hechos en el Nuevo
Testamento.

Pág. 41/177
cual generalmente incluye narración de eventos y personajes.
- En la poesía, el autor presenta su mensaje en el formato de verso,
utilizando un paralelismo especial y frecuente lenguaje figurado.

Los puntos siguientes presentan tres criterios básicos para considerar la


importancia de tomar en cuenta la forma de expresión literaria al leer o estudiar
las Escrituras:

1) Primero, el método para analizar adecuadamente cualquier texto bíblico


dependerá de la forma literaria en la cual fue escrita. P. ej., si analizamos
un texto narrativo, debemos prestarles atención particular a los eventos y a
los personajes de la historia, porque el autor bíblico utiliza estos recursos
literarios en la narrativa para ilustrar su mensaje. 28 Por otra parte, si
analizamos un párrafo de las epístolas, debemos prestarles atención especial
a las afirmaciones de cada oración en el párrafo que estamos estudiando.
Pero si estudiamos un texto poético, debemos prestarle atención a cada
verso de la poesía, al paralelismo presentado y, particularmente, al lenguaje
figurado utilizado para comunicar el mensaje.

2) En segundo lugar, la unidad básica para el análisis adecuado se


determina por la forma de expresión literaria utilizada por el autor. P. ej.:

 La unidad básica de la narrativa es el episodio.


 La unidad básica del discurso es el párrafo.
 La unidad básica de la poesía es el poema (o a veces la estrofa).

3) En tercer lugar, los autores bíblicos destacan los asuntos importantes de


su mensaje de distintas maneras, dependiendo de la forma de expresión
literaria que utilicen. P. ej., en la narrativa, los autores bíblicos a veces
presentan verdades importantes a través de ciertos personajes en la
narración. Pero en la poesía, los conceptos pueden ser destacados por la
repetición de una línea o un verso, por presentar una ilustración, o por utilizar
lenguaje figurado. Mientras que en textos discursivos, puede destacarse una
verdad por presentarla en la forma de una conclusión, al final del argumento,
o por repetir un concepto en una oración del párrafo.

Estos tres criterios ilustran la importancia de considerar la forma de expresión


literaria, cuando leemos y estudiamos la Biblia. Deseamos que Dios nos ayude a
comprender mejor los medios que utilizaron los autores bíblicos, para que
podamos comprender mejor el mensaje que quisieron comunicar a sus
destinatarios originales.

28
En el estudio del episodio es muy importante prestarle atención a los comentarios
que hace el narrador. P. ej., en Juan 2:11, el comentario del narrador es determinante
para captar la intención del autor con su relato.

Pág. 42/177
Los siguientes textos son ejemplos del uso de diversas formas de expresión
literaria para comunicar un mensaje: 29

Marcos 15:37-39: Entonces Jesús, lanzando un fuerte grito, expiró. La cortina


del santuario del templo se rasgó en dos, de arriba abajo. Y el centurión,
que estaba frente a Jesús, al oír el grito y ver cómo murió, dijo:
¡Verdaderamente este hombre era el Hijo de Dios!

Isaías 53:7-9: Maltratado y humillado,


ni siquiera abrió su boca;
como cordero, fue llevado al matadero;
como oveja, enmudeció ante su trasquilador;
y ni siquiera abrió su boca.
Después de aprehenderlo y juzgarlo, le dieron muerte;
nadie se preocupó de su descendencia.
Fue arrancado de la tierra de los vivientes,
y golpeado por la transgresión de mi pueblo.
Se le asignó un sepulcro con los malvados,
y murió entre los malhechores,
aunque nunca cometió violencia alguna,
ni hubo engaño en su boca.

Romanos 5:6-8: A la verdad, como éramos incapaces de salvarnos, en el tiempo


señalado Cristo murió por los malvados. Difícilmente habrá quien muera
por un justo, aunque tal vez haya quien se atreva a morir por una
persona buena. Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en
que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros.

Los tres textos bíblicos citados tratan acerca de la muerte de Jesús, pero cada
uno lo hace de manera distinta. El primero relata la muerte de Jesús como un
evento histórico. Narra un acontecimiento, es predominantemente narrativo.30
El segundo presenta la muerte de Jesús en una forma retórica, usando figuras
literarias como el símil, la metáfora y la hipérbole. Está organizado en versos y
estrofas; por lo tanto, es una poesía.31 El tercer texto trata la muerte de Jesús de
otra manera. Se incluye como un punto en el desarrollo del argumento del autor;
por lo tanto, es discurso.

En la prosa discursiva, el autor presenta sus declaraciones de manera directa


con el fin de persuadir a sus destinatarios con su mensaje. Es frecuente
encontrar exhortaciones y mandatos en su razonamiento. En esta forma de
expresión literaria se incluyen básicamente las epístolas y los discursos dentro
de los relatos.32 Las epístolas están escritas predominantemente en prosa
29
Estas tres citas son de la Nueva Versión Internacional.
30
Usamos la expresión “predominantemente narrativo” porque, por lo general, los
textos no contienen solo una forma de expresión literaria. En un texto, pueden combinarse
varias formas de expresión literaria, aunque una de ellas es predominante.
31
En este caso particular, es poesía profética.
32
Los discursos en el Nuevo Testamento se encuentran principalmente en los cuatro
evangelios y en los Hechos. Aunque los discursos forman parte de la prosa narrativa, se
consideran como discurso porque el autor (o hablante) presenta sus razonamientos de
una manera directa. Todo el texto se analiza como narrativa, pero la parte del discurso se

Pág. 43/177
discursiva.33 Un discurso, dentro de la narrativa, es una exposición dirigida a una
o más personas que se incluye, generalmente, como una cita directa en el
texto.34 En el Nuevo Testamento, los discursos se hallan básicamente en los
Evangelios, en los Hechos y, por supuesto, en las epístolas, las cuales son
predominantemente discursos.

Reforzamiento del aprendizaje

En este capítulo, comienzan a desarrollarse los pasos del método para el


análisis de textos bíblicos discursivos. Así que, es muy importante prestarles
mucha atención a cada uno de los pasos y, según vayan desarrollándose,
asimilarlos bien antes de seguir con los próximos pasos.

1. ¿Por qué es fundamental saber a qué forma de expresión literaria pertenece


el texto que se propone estudiar? ¿Qué importancia tiene esto para la
comprensión del mensaje del texto?
2. ¿Cuáles son algunas diferencias básicas de las tres formas de expresión
literaria en las cuales hemos dividido los textos bíblicos? ¿Cuán importante
para el análisis adecuado del texto es tener presentes estas diferencias de
enfoque en las tres formas literarias?
3. ¿Qué queremos dar a entender con el criterio de que “la unidad básica para
el análisis adecuado se determina por la forma de expresión literaria utilizada
por el autor”?
4. ¿Qué puede ocurrir con los resultados si tratamos de estudiar un texto bíblico
sin tomar en cuenta este primer paso del proceso metodológico? ¿De verdad
debe prestársele atención a este asunto que parece tan elemental?
Nota: Si usted está estudiando este libro junto con otros estudiantes, una vez
que responda las preguntas anteriores, vale la pena que dialogue con ellos
para que intercambien opiniones referentes a las respuestas que cada uno les
ha dado. De esta manera, profundizarán en la comprensión y aplicación de los
conceptos aprendidos.
Capítulo 9

analiza según los criterios para analizar discursos, tomando en cuenta la intención de la
narrativa total. (P. ej., al estudiar el episodio de Hechos 20:17-38, debe emplearse el
método sugerido para analizar narrativa. Pero al estudiar el discurso que se encuentra
en los vv. 18b-38, debe aplicarse el método para analizar los discursos.)
33
Las pocas excepciones son las que relatan acontecimientos dentro de una epístola
(ej.: Gálatas 1:13-2:14).
34
P. ej., en la narrativa del Evangelio según Mateo, el autor incluye “textualmente” las
palabras de Jesús en los capítulos 5-7 (cita directa). Por lo tanto, es mejor analizar este
texto (Mateo 5:3-7:27) como un discurso; a la vez, es necesario tomar en cuenta el
desarrollo de la trama de la narrativa total de Mateo. Una pregunta importante es: ¿Por
qué insertó el autor este discurso en este lugar de su narrativa?

Pág. 44/177
La unidad básica para el análisis del texto

El segundo paso en el proceso metodológico se refiere a la delimitación del


texto, es decir, la determinación de la unidad básica de análisis. Cuando se va a
estudiar un texto bíblico determinado, es importante delimitarlo, de modo que
sea una unidad de pensamiento completo.35 En el caso de los textos bíblicos
discursivos, es necesario identificar los párrafos. Para analizar adecuadamente
los textos bíblicos discursivos, es necesario dividir el discurso, el libro o la carta
que es objeto de estudio, en las unidades básicas de pensamiento, es decir, en
párrafos. Un párrafo es un conjunto de oraciones que trata y desarrolla un solo
tema.36 Aunque un párrafo puede ser muy corto, o bastante largo, debe
analizarse en su totalidad. Esto es importante porque cada párrafo es una
unidad de pensamiento dentro del texto. Normalmente, en textos bíblicos
discursivos, cada párrafo presenta un tema específico en el desarrollo del
argumento del autor. A menudo, varios párrafos conforman una unidad más
amplia, porque están estrechamente relacionados y desarrollan un asunto
específico dentro del libro. A tales unidades las llamaremos sección. A la vez,
varias secciones, que se relacionan estrechamente, pueden conformar una
división más amplia dentro del libro. 37 Así que, un libro o carta por lo general
está conformado por divisiones, secciones y párrafos, a través de los cuales se
desarrolla la intención del autor.

Todo párrafo debe estudiarse como una unidad de pensamiento. Pero hay que
tener presente, siempre, la temática del libro y la división o sección en la cual se
encuentre. Por lo tanto, para estudiar adecuadamente un párrafo dado, es
necesario hacer primero un bosquejo provisional del discurso, libro o carta, en el
cual se visualicen las divisiones mayores, las secciones y los párrafos. Esto exige
una lectura cuidadosa del libro.

Como un punto de partida, en el proceso de identificar los párrafos, el


intérprete puede tomar en cuenta la puntuación de la versión de la Biblia que
esté usando para el estudio. 38 Pero él mismo tiene que tomar sus propias
decisiones con respecto a las divisiones de los párrafos y las otras divisiones
del libro. Recuerde que el texto y su contexto determinan cuáles son las
unidades de pensamiento.
35
Cuando hablamos de “delimitar el texto”, nos referimos a la identificación de los
párrafos que serán objeto de estudio en un determinado libro discursivo. Pero en la
narrativa, el límite del texto se refiere al episodio y en la poesía se refiere al poema.
36
El párrafo es una unidad de pensamiento dentro del argumento del autor que se
caracteriza por desarrollar un solo tema. Normalmente, está formado por varias
oraciones, entre las cuales, por lo general, hay una principal y las demás son
secundarias. A veces hay párrafos conformados por una sola oración.
37
P. ej., los párrafos de 1 Pedro 1:3-9 y 10-12 forman una sección que trata el tema:
La salvación que habían experimentado los destinatarios de Pedro les daba confianza (1
Pedro 1:3-12). Y junto con la siguiente sección (1 Pedro 1:13-2:10) forman una división
más grande dentro del libro: La salvación que habían experimentado exigía una
conducta de obediencia a Dios (1 Pedro 1:3-2:10).
38
Hay unas cuantas versiones en español que presentan el texto en párrafos, los
cuales se identifican por la sangría y el punto y aparte. Ej.: Nueva Versión Internacional,
Reina-Valera Actualizada, Reina-Valera 95, Dios Habla Hoy y Biblia de Jerusalén, entre otras.

Pág. 45/177
Un ejemplo. En 1 Pedro 2:1-3, el párrafo comienza con las palabras: Por lo
tanto39 (v. 1 NVI). Este párrafo trata un solo tema; por eso, es una unidad de
pensamiento. A partir del v. 4, comienza otro tema. Es otro párrafo.40

Reforzamiento del aprendizaje

El capítulo que acaba de leer ha sido dedicado para considerar el tema de la


delimitación del texto que queremos estudiar. Se trata del segundo paso del
método para el estudio eficaz de la Biblia. Ya tenemos clara la importancia de
determinar la forma de expresión literaria del texto; ahora debemos prestarle
mucha atención a la delimitación del texto que queremos estudiar.

1. ¿A qué se refiere el concepto: delimitación del texto? ¿Cuáles son las


características básicas de un párrafo en textos bíblicos discursivos?

2. ¿Cuáles son algunas razones por las cuales es importante hacer un bosquejo
provisional de todo el libro en el cual se encuentra el texto que nos
proponemos estudiar? ¿De verdad esto es importante para el estudio eficaz
del texto?

3. ¿Cuáles son algunas ayudas a las cuales podemos recurrir en el proceso de


identificar los párrafos en un determinado texto o libro de la Biblia?

4. ¿A qué nos referimos cuando usamos los términos “párrafo”, “sección” y


“división” en el proceso de análisis de los textos bíblicos discursivos?

Nota: Si usted está estudiando este libro junto con otros estudiantes, una vez
que responda las preguntas anteriores, vale la pena que dialogue con ellos
para que intercambien opiniones referentes a las respuestas que cada uno
les ha dado. De esta manera, profundizarán en la comprensión y
aplicación de los conceptos aprendidos.

Capítulo 10
El estudio del contexto del texto

39
Esta expresión indica la relación que tiene este texto con el párrafo anterior. Se
presenta como una conclusión de los vv. 22-25 del capítulo uno.
40
Por lo general, en los ejemplos presentados en este trabajo, se utiliza la Nueva
Versión Internacional.

Pág. 46/177
En el estudio del contexto, es necesario reflexionar tanto en el contexto histórico
como en el contexto textual (o literario).

El contexto histórico
El contexto histórico se refiere al acontecer de la vida (en lo político, filosófico,
económico, religioso, cultural, costumbres, etc.) que influye en el modo de
pensar del autor bíblico.41 Es el mundo fuera del texto que afecta al texto.42

El estudio del contexto histórico es útil, si ayuda al intérprete a comprender


mejor lo que el autor quiso comunicar a sus destinatarios originales. La pregunta
más importante que debe hacerse el intérprete es: ¿Cuál fue su intención
original? Cuando el autor bíblico escribió, no lo hizo en el vacío a unos
destinatarios anónimos e imaginarios. Normalmente, le escribió a un público
específico que vivía situaciones particulares y que tenía determinadas
necesidades. En este sentido, el estudio del contexto histórico puede ayudarnos
a comprender mejor el argumento del autor y cuál fue su intención original. 43
(Para obtener más información sobre el estudio del contexto de un texto,
consulte el artículo intitulado: Observaciones acerca del contexto bíblico).

Podemos considerar el ejemplo de 1 Pedro 2:1-3:

Autor. ¿Quién escribió la carta de 1 Pedro? El autor se identifica a sí mismo


como: Pedro, apóstol de Jesucristo (1:1). (Puede buscar más información sobre
esto en el Diccionario ilustrado de la Biblia, de la Editorial Caribe, editado por
Wilton Nelson, página 495; Nuestro Nuevo Testamento, Merrill C. Tenney, Grand
Rapids: Editorial Portavoz, 1989, páginas 405-416; Compendio manual de la
Biblia, Henry H. Halley, trad. por Carlos P. Denyer, Grand Rapids: Editorial
Portavoz, 1995; Nuevo manual bíblico de Unger, Merill F. Unger, trad. por
Alejandro Clifford, Santiago Escuain y Harold Kregel, Grand Rapids: Editorial
Portavoz, 1987, páginas 613, 614.)

Fecha. Parece que Pedro escribió la carta desde Roma 44 entre los años 62-64
después de Cristo. (Para obtener más información puede consultar el
Diccionario ilustrado de la Biblia, páginas 494 y 495.)

Destinatarios. Pedro escribió específicamente a los cristianos que estaban en la


región norte del Asia Menor. Los describe de la siguiente manera: los elegidos,
extranjeros dispersos por el Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia. Estos
estaban experimentando una fuerte persecución, tanta que muchos tuvieron que

41
Al analizar el texto, el intérprete debe tomar en cuenta que él mismo está
influenciado también por su propio contexto. Por eso, se acerca al texto con una carga
de presuposiciones. Es importante estar consciente de esto.
42
El estudio del contexto histórico incluye tanto la investigación referente a todo el
libro o carta (p. ej., el propósito del libro, los destinatarios, etc.), como la investigación de
los detalles socio-culturales del párrafo que se está analizando. (Ej.: al estudiar 1 Pedro
2:13-17, es importante investigar acerca de las autoridades del Estado de aquel tiempo y
las leyes que regían al estado y la sociedad.)
43
Hay información interna del contexto histórico (dada en el texto bíblico) y hay
información externa (la que se puede hallar en libros de consulta).
44
Era común durante los primeros dos siglos referirse a Roma como “Babilonia”,
como se menciona en 1 Pedro 5:13 (comp. Apocalipsis 14:8; 17:5).

Pág. 47/177
salir de su propia patria para salvar su vida. ([Comp. 1 Pedro 1:1, 6; 4:12; 5:9].
Para obtener más información, consulte el Diccionario ilustrado de la Biblia,
página 494 [comp. la introducción a 1 Pedro en la versión Dios Habla Hoy.])

La ocasión de la carta. La aparentemente desesperada situación causada por


la persecución, motivó a Pedro a escribir a los cristianos que estaban en la
región norte del Asia Menor, a fin de animarlos a permanecer en la fe aun en
medio de las circunstancias difíciles. (Para obtener más información, consulte el
Diccionario ilustrado de la Biblia, páginas 494 y 495 y la introducción a la 1
Pedro en la versión Dios Habla Hoy.)

El propósito de la carta. Pedro escribió para alentar y retar a vivir de manera


ejemplar a los cristianos que se habían ido de sus hogares y ahora estaban
experimentando todo tipo de dificultades (comp. 5:12).45

Es en este punto del estudio donde se debe pensar seriamente en la pregunta:


¿Cuál fue la intención original del autor? Aunque al principio no tenga claro
cuál es el propósito de la carta, de todos modos debe redactar lo que usted
piensa que es. Podrá redactarlo mejor después de leer toda la carta varias
veces.

El contexto textual
El contexto textual se refiere a cualquier parte del texto bíblico que influye en el
desarrollo del argumento del autor, sean los versículos inmediatamente
anteriores o posteriores del párrafo, la sección, el libro completo, otros libros del
mismo autor o toda la Biblia. El conocimiento de este contexto influye en la
interpretación del texto (párrafo) que se estudia. En este punto, también es
sumamente importante reflexionar acerca de la intención original del autor. El
texto mismo, lo que está escrito, es lo que nos permite acercarnos a la intención
original del autor. En este sentido, el contexto textual es muy importante. Surge,
entonces, la pregunta: ¿qué puedo hacer para lograr esto?

1) Primero, lea toda la carta (varias veces en distintas versiones).


2) Segundo, divida toda la carta en los párrafos que contiene.
3) Tercero, escriba el tema de cada párrafo de la carta.
4) Cuarto, agrupe los párrafos que desarrollan el mismo asunto (o un
asunto relacionado).
5) Quinto, escriba una frase que describa el contenido de cada grupo
de párrafos del libro.
6) Sexto, elabore un bosquejo preliminar de toda la carta, a fin de tener
una idea general acerca de lo que trata y cómo se relaciona el párrafo
bajo estudio con la sección en la cual se ubica y con toda la carta.

Ahora, podemos aplicar estos pasos al ejemplo de 1 Pedro 2:1-3:

Después de leer toda la carta de 1 Pedro y aplicar los seis pasos antes
mencionados, elabore un bosquejo preliminar breve de toda la carta. Haga esto
45
Parece que algunos cristianos usaban los problemas de su vida como excusas para
no vivir de la manera como debían hacerlo. Pedro los reta a aprovechar los problemas y
las dificultades para su propio crecimiento y como oportunidades para alumbrar con más
brillo en las comunidades no cristianas donde vivían.

Pág. 48/177
ahora mismo. Será entonces, cuando podrá entender mejor lo referente al
contexto textual de 1 Pedro 2:1-3.46

Ahora, compare su bosquejo preliminar de 1 Pedro con el resumen siguiente:

La salvación que habían recibido exigía relaciones sanas

Introducción (1.1, 2)
1) La relación con Dios –Debían vivir en obediencia (1.3-2.10)
2) La relación con el mundo – Debían tener una conducta ejemplar (2.11-
4.6; 4.12-19)47
3) La relación con la iglesia – Debían tener una conducta de servicio (4.7-
11, 5.1-11)
Conclusión (5.12-14)

¿Qué podemos decir del contexto inmediato de 1 Pedro 2:1-3? Como puede
notarse, este texto está dentro de la primera sección del libro, donde el hincapié
está en la relación del creyente con Dios. En los vv. 3-12 del primer capítulo,
Pedro habla de los privilegios del cristiano por la obra de Cristo. En 1:13-2:10,
se presenta una serie de exhortaciones para que los creyentes vivan como
quienes han sido incorporados al nuevo pueblo de Dios. Pedro quería que los
creyentes vivieran verdaderamente de acuerdo con la salvación que habían
recibido. El hincapié de toda esta sección está esencialmente en la buena
relación del creyente con Dios, la cual se evidencia en la transformación de la
vida, sobre la base de la obediencia a su Palabra. Se invita a los lectores a oír la
Palabra de Dios y a actuar conforme a ella tanto en el ámbito personal como en
el colectivo. Dicho de otro modo, ¡vivan conforme a los principios del evangelio
de nuestro Señor Jesucristo!

El párrafo que se encuentra en 2:1-3 se relaciona con el anterior (1:22-25) al


expresar el pensamiento siguiente: Deseen intensamente la Palabra de Dios
pues por medio de ella crecerán en la salvación. Así que, la Palabra no
solamente les había hecho nacer de nuevo, sino que también los haría crecer.
La Palabra de Dios es el punto de partida en el peregrinaje cristiano y es
también el sendero que guía el andar cotidiano.

Por otra parte, todo el texto de 2:1-8 habla del crecimiento del cristiano, pero se
divide en dos párrafos. En los vv. 1-3 (primer párrafo), el hincapié está en el
crecimiento individual del cristiano, sobre la base de la alimentación con la
Palabra de Dios. El pensamiento central de este párrafo se resume con estas
palabras: Deseen con ansias la leche pura de la palabra, como niños recién
nacidos. Así, por medio de ella, crecerán en su salvación (v. 2). En el párrafo
siguiente (vv. 4-8), habla más bien del crecimiento colectivo; es decir, el

46
Lo que usted debe hacer ahora mismo es leer, varias veces en varias versiones, la
primera carta de Pedro, identificar los párrafos que contiene, agrupar los párrafos que
tratan el mismo asunto (o asuntos parecidos), redactar una frase que describa el
contenido de cada grupo de párrafos y, con todo esto, elaborar un bosquejo preliminar
de esta carta.
47
Parece que es necesario colocar 4.7-11 en la tercera sección porque trata de la
relación con la iglesia.

Pág. 49/177
crecimiento de la comunidad de creyentes, piedras vivas con las cuales se está
edificando una casa espiritual (v. 5a).

Reforzamiento del aprendizaje

Este capítulo se ha dedicado a la reflexión del contexto. En la interpretación de


cualquier texto, el contexto juega un papel muy importante. Es un asunto que
debe ser pensado y debe comprenderse bien, porque un contexto mal entendido
y mal usado puede arruinar la sana interpretación de un texto.

1. ¿Por qué es importante la consideración del contexto en el estudio de un


texto bíblico? ¿De verdad este es un paso necesario?, ¿por qué?

2. ¿Por qué es importante la consideración del contexto histórico al estudiar un


texto dado?

3. ¿En qué consiste lo que hemos denominado “contexto textual”? ¿A qué se


refiere esto?

4. ¿Qué puede pasar en la interpretación bíblica si analizamos un texto sin


considerar su contexto?

Nota: Si usted está estudiando este libro junto con otros estudiantes, una vez
que responda las preguntas anteriores, vale la pena que dialogue con ellos
para que intercambien opiniones referentes a las respuestas que cada uno
les ha dado. De esta manera, profundizarán en la comprensión y aplicación
de los conceptos aprendidos.

Capítulo 11
Las oraciones que conforman el párrafo

Ya que los párrafos están construidos por unidades más pequeñas llamadas
oraciones, es necesario identificarlas. Toda oración es una unidad independiente

Pág. 50/177
que tiene por lo menos un sujeto y un verbo. En el análisis del párrafo, debe
identificarse cada oración que esté dentro de él.48

Para identificar una oración, debe buscarse una unidad independiente que tenga
por lo menos un sujeto y un verbo.49 P. ej.: Ámense unos a otros fraternalmente,
es una oración, porque contiene un verbo (ámense) y un sujeto (en este caso el
sujeto está implícito en el verbo: ustedes ámense). Los editores de las distintas
versiones de la Biblia han tratado de dividir las oraciones según lo que les ha
parecido correcto. Por eso, como un punto de partida, algo que puede
ayudarnos a identificar las oraciones de un párrafo es usar varias versiones de la
Biblia y comparar cómo y dónde se dividen. Ej.: 1 Pedro 2:1-3:

Al comparar varias versiones de 1 Pedro 2:1-3, se nota que básicamente hay


dos maneras de escribir la puntuación de estos tres versículos. Las versiones
Dios Habla Hoy y la Biblia de Jerusalén dividen el texto en dos oraciones, la
primera en el v. 1 y la segunda en los vv. 2 y 3. La versión RVA tiene el texto de
1 Pedro 2:1-3 en una sola oración (la estructura de esta versión se parece a la
de las primeras versiones mencionadas). Pero la Nueva Versión Internacional lo
tiene en dos oraciones con una puntuación diferente: la primera en los vv. 1-2b y
la segunda en los vv. 2c-3. En nuestro análisis del texto vamos a seguir la
puntuación de la RVA.50

Reforzamiento del aprendizaje

Con este capítulo comenzamos a analizar formalmente la estructura del párrafo.


El asunto que se presenta se refiere a las oraciones que conforman el
párrafo. Este punto es muy importante porque es parte fundamental de la

48
Generalmente, en español se indican las oraciones por un punto y seguido (un
punto [.] y dos espacios antes de comenzar la próxima oración) o por signos de
interrogación (¿?) o de exclamación (¡!). Vale la pena mencionar una precaución en este
punto: cualquier puntuación del texto bíblico representa una interpretación del mismo por
parte de los traductores o editores. Por eso, después de estudiar el texto de manera
profunda, puede ajustarse la puntuación de acuerdo con lo que enseña el texto. Pero la
puntuación que se encuentra en las versiones puede servir como un punto de partida.
49
Se dará cuenta de que las versiones no siempre concuerdan en la manera de
dividir las oraciones de un párrafo. Además, recuerde que hay oraciones simples y
oraciones compuestas. Las simples tienen una sola cláusula y las compuestas tienen
dos o más.
50
Más adelante vamos a explicar más sobre estas diferencias de puntuación.

Pág. 51/177
estructura del párrafo. Así que, para reforzar su aprendizaje, reflexione en las
preguntas siguientes:

1. ¿Qué es una oración, cuáles son sus características básicas? ¿Cómo


identificamos las oraciones en un párrafo dado?

2. ¿Por qué es importante considerar las oraciones al analizar un texto de


discurso?

3. ¿Cuál es la diferencia entre una oración simple y una oración compuesta?

4. ¿Por qué es importante la comparación de versiones en el proceso de


identificar y analizar las oraciones de un párrafo?

Nota: Si usted está estudiando este libro junto con otros estudiantes, una vez
que responda las preguntas anteriores, vale la pena que dialogue con ellos
para que intercambien opiniones referentes a las respuestas que cada uno
les ha dado. De esta manera, profundizarán en la comprensión y aplicación
de los conceptos aprendidos.

Capítulo 12

Las afirmaciones del párrafo

El paso número cinco del método consiste en escribir con nuestras palabras
lo que afirma, o declara, cada oración del párrafo. Así que, no se trata solo de
identificar las oraciones del párrafo, es necesario determinar qué afirma cada

Pág. 52/177
una de ellas. Una afirmación, o una declaración, es un conjunto de palabras que
expresan una sola idea. Es recomendable escribir las afirmaciones en la forma
de una oración completa, breve y sencilla. Toda oración contiene por lo
menos una afirmación (o una declaración). P. ej., la afirmación básica de 1
Pedro 1:22 es: Los destinatarios originales de Pedro debían amarse de todo
corazón los unos a los otros. 51 La afirmación básica de 2 Pedro 1:3 es: Dios les
había concedido a los destinatarios todo lo que necesitaban para vivir como Él
exigía.

Es necesario determinar lo que afirma cada oración de un párrafo dado,


principalmente por dos razones: 1) en primer lugar, indica que estamos en el
proceso de comprender lo que dice el texto; 2) en segundo lugar, podemos
redactar con nuestras propias palabras lo que presenta el texto. Si logramos
redactar con nuestras palabras lo que afirma cada oración del párrafo, esto
indica que entendemos lo que el autor bíblico escribió. Mientras no podamos, no
podemos decir que entendemos lo que el autor escribió. Entonces, es
sumamente importante que, en la observación del texto, determinemos lo que
afirma cada oración del párrafo y la escribamos con nuestras palabras.

Para escribir esto con claridad, es necesario estudiar de manera más


profunda el texto. P. ej., debe compararse el texto en las distintas versiones
para observar cómo se expresan las afirmaciones (o las declaraciones) del
párrafo.52 Debe hacerse diferencia entre una oración simple, y una oración
compuesta y cláusula.53

 Una oración simple contiene una sola cláusula (un solo verbo). Ej.: Dios
es amor.

 Una oración compuesta contiene dos o más cláusulas (dos o más


verbos).54 Ej.: (a) Así reveló su gloria, (b) y sus discípulos creyeron en él
(Juan 2:11).

 Una cláusula es un conjunto de palabras que, aunque no siempre


constituyan una oración propiamente dicha, bastan para expresar una
idea (tiene por lo menos un verbo).

Las cláusulas pueden ser independientes o subordinadas. Por lo general,


cuando hay más de una cláusula independiente en una oración, estas se
presentan de manera coordinada. Una breve explicación:
51
Redactada de manera más breve sería: Debían amarse de todo corazón.
52
Por lo general, las diferencias que se encuentran en las distintas versiones pueden
ayudarnos a determinar qué afirma la oración. Como regla general, las distintas
versiones presentan diferentes puntos de vista de cómo traducir las palabras de la
oración. A la medida que maneje la comparación de las distintas versiones, el intérprete
puede reconocer ciertas tendencias por parte de los traductores de ellas y aprovechar la
comparación en su propio estudio del texto.
53
Debe hacerse diferencia entre oración y cláusula. Una oración simple tiene una sola
cláusula y una oración compuesta tiene dos o más cláusulas.
54
Una oración puede contener cláusulas independientes y cláusulas subordinadas, o
una combinación de las dos. Si hay varias cláusulas independientes en una oración,
estas pueden verse como cláusulas coordinadas.

Pág. 53/177
 Las cláusulas independientes son coordinadas55 cuando tienen un
conector que las coordina, y no dependen una de la otra para tener
sentido cabal. En este caso, cada una de las cláusulas es independiente.
Ejemplos:

- Practiquen el dominio propio y manténganse alerta (1 Pedro


5:8a). Aquí hay dos cláusulas independientes, coordinadas por el
conector “y”.
- No sean tiranos con los que están a su cuidado, sino sean
ejemplos para el rebaño (1 Pedro 5:3). También aquí hay dos
cláusulas independientes, coordinadas por el conector “sino”.
- Antes eran ustedes como ovejas descarriadas, pero ahora han
vuelto al Pastor que cuida de sus vidas (1 Pedro 2:25). De nuevo,
se presentan dos cláusulas independientes, coordinadas por el
conector “pero”.

 Las cláusulas son subordinadas56 cuando dependen de otra para tener


sentido cabal (generalmente las cláusulas subordinadas dependen de
una independiente, pero a veces hay subordinadas que dependen de
otra subordinada). Ejemplos:

- Así, cuando aparezca el pastor supremo, ustedes recibirán la


inmarcesible corona de gloria (1 Pedro 5:4). En esta oración, la
primera cláusula (cuando aparezca el pastor supremo) está
subordinada a la segunda (ustedes recibirán la inmarcesible
corona de gloria).
- Humíllense, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él los
exalte a su debido tiempo (1 Pedro 5:8). En esta oración, la
segunda cláusula (para que él los exalte a su debido tiempo) está
subordinada a la primera (Humíllense, pues, bajo la poderosa
mano de Dios).
- Depositen en él toda su ansiedad, porque él cuida de ustedes (1
Pedro 5:7). En esta oración, la segunda cláusula (porque él cuida
de ustedes) está subordinada a la primera (Depositen en él toda
su ansiedad).57
- (a) Obedezcan a sus dirigentes y (b) sométanse a ellos, (c) pues
cuidan de ustedes (d) como quienes tienen que rendir cuentas
(Hebreos 13:17a). Las cláusulas “a” y “b” son independientes
(coordinadas). Las cláusulas “c” y “d” son subordinadas, pero la
“d” parece que está subordinada a la “c”.

55
Normalmente, las siguientes conjunciones son conectivas coordinantes: y, pero,
sino, mas, o, ni, sin embargo.
56
Son conectores subordinantes: cuando, porque, por cuanto, ya que, para, para que,
que, si, pues, puesto que, aunque, como.
57
Como se dará cuenta, en estos tres ejemplos se usan los conectores subordinantes:
cuando, para, porque. Pero hay otros, como se lee en una nota anterior.

Pág. 54/177
Ahora, ¿cómo determinamos las afirmaciones de una oración? Debemos
identificar las cláusulas independientes y las subordinadas. Consideremos los
cuatro puntos siguientes:

1) Una oración que contiene una sola cláusula tiene una sola afirmación.
Ejs.: Hermanos, no hablen mal unos de otros (Santiago 4:11a). No se dejen
llevar por ninguna clase de enseñanzas extrañas (Hebreos 13:9a). Cada una
de estas oraciones contiene una sola cláusula. Por tanto, cada una de ellas
tiene una sola afirmación.

2) Una oración que contiene dos cláusulas independientes (coordinadas) 58


tiene dos afirmaciones. Ejs.: (a) Resistan al diablo, y (b) él huirá de
ustedes. (c) Acérquense a Dios, y (d) él se acercará a ustedes (Santiago
4:7b, 8a). Estas son dos oraciones (ab y cd). Cada una contiene dos
cláusulas independientes, coordinadas por la conjunción “y”. Por lo tanto,
cada una tiene dos afirmaciones.

3) Una oración que contiene dos cláusulas, una de las cuales está
subordinada59 a la otra, tiene una sola afirmación. En este caso, la
afirmación está expresada en la cláusula independiente. 60 Ej.: (a) No se
58
En la coordinación, se unen dos o más cláusulas independientes. P. ej., en la
oración: Sean niños en cuanto a la malicia, pero sean adultos en su modo de pensar, se
encuentran dos cláusulas independientes: (1) Sean niños en cuanto a la malicia y (2)
pero sean adultos en su modo de pensar. Cualquiera de las dos puede estar sola y
todavía tiene sentido coherente. Pero se encuentran en una sola oración que une los dos
conceptos expresados, para mostrar mejor el contraste. Entonces, la oración contiene
dos afirmaciones. En la oración: Aquellos irán al castigo eterno, y los justos a la vida
eterna, se encuentran dos cláusulas (1) Aquellos irán al castigo eterno (2) y los justos a
la vida eterna. Las dos son independientes, pero están coordinadas por la conjunción
“y”. Por tanto, la oración contiene dos afirmaciones.
59
En la subordinación, una cláusula se convierte en un elemento sintáctico de otra;
es decir, la cláusula subordinada cumple la función de sustantivo, de adjetivo o de
adverbio de la otra cláusula de la misma oración. P. ej., en la oración: Ya que hemos sido
justificados mediante la fe, tenemos paz con Dios por medio de nuestro Señor
Jesucristo, se encuentran dos cláusulas (1) Ya que hemos sido justificados mediante la
fe y (2) tenemos paz con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo. La primera es una
cláusula subordinada y la otra es la principal. La primera funciona como un adverbio de
la principal (porque califica el verbo tenemos), y se usa como un adverbio de causa.
Expresa la razón por la cual se realiza la acción expresada en la principal. En la oración:
Pero si los guía el Espíritu, no están bajo la ley, se encuentran dos cláusulas (1) Pero si
los guía el Espíritu y (2) no están bajo la ley. La primera es una cláusula subordinada y la
segunda es la principal. La primera funciona como un adverbio de la principal (porque
califica el verbo están), y se usa como un adverbio de condición. Expresa la condición en
la cual se realiza la acción de la principal.
60
Una excepción a esta regla es cuando la oración es la principal del párrafo.
Cuando la oración es la principal del párrafo y contiene una cláusula independiente y una
subordinada a ella, la independiente es la afirmación principal del párrafo y la
subordinada funciona como una oración secundaria que explica la principal y da
base para redactar otra afirmación. Ej.: (a) Y ustedes, amos, correspondan a esta
actitud de sus esclavos, (b) dejando de amenazarlos (Efesios 6:9). Esta oración es la
principal del párrafo. Entonces, la cláusula “a” expresa la afirmación principal del párrafo
y la cláusula subordinada “b” funciona como una oración secundaria que explica la
principal por descripción de manera.

Pág. 55/177
olviden de practicar la hospitalidad, pues (b) gracias a ella algunos, sin
saberlo, hospedaron ángeles (Hebreos 13:2). La primera cláusula (a)
expresa la afirmación de la oración. La segunda (b) está subordinada a la
primera e indica una razón por la cual debe cumplirse lo expresado en la
primera.

4) Una oración que contiene dos cláusulas independientes (coordinadas)


y una (o más) cláusula subordinada, tiene dos afirmaciones. Las
afirmaciones están expresadas en las cláusulas coordinadas de la oración.
Ej.: (a) Obedezcan a sus dirigentes y (b) sométanse a ellos, (c) pues cuidan
de ustedes (d) como quienes tienen que rendir cuentas (Hebreos 13:17a).
En este ejemplo las cláusulas “a” y “b” están coordinadas, pero las cláusulas
“c” y “d” están subordinadas porque explican las anteriores. Así pues, en este
ejemplo, la oración tiene dos afirmaciones: (a) obedezcan a sus dirigentes y
(b) sométanse a ellos.

Todo esto puede ayudarnos en el proceso de determinar lo que afirma cada una
de las oraciones de un párrafo. Pero debemos recordar que lo más importante
no es analizar técnicamente las oraciones (y las cláusulas que contiene), sino
determinar lo que afirma el autor a través de lo que escribió. Identificar las
oraciones es un punto de partida, pero en la continuación del análisis hace falta
determinar lo que afirma cada oración. P. ej., la oración de 1 Tesalonicenses 4:18
contiene una sola cláusula y, por tanto, una sola afirmación: Por lo tanto,
anímense unos a otros con estas palabras. Pero la oración de Hebreos 13:16
contiene tres cláusulas ([a] No se olviden de hacer el bien [b] y de compartir
con otros lo que tienen, [c] porque tales sacrificios agradan a Dios) y dos
afirmaciones ([a] no se olviden de hacer el bien y [b] no se olviden de compartir
con otros lo que tienen). Las dos primeras son independientes y están
coordinadas. (Por eso, son dos afirmaciones.) Pero la última cláusula está
subordinada a las otras dos y no presenta otra afirmación, sino que explica las
afirmaciones independientes de la oración.

Ejemplo del análisis de las oraciones y cláusulas de 1 Pedro 2:1-3

Al observar el texto de 1 Pedro 2:1-3, se nota que la puntuación varía en las


distintas versiones que estamos usando. Se encuentran básicamente tres
maneras de presentar el texto de 1 Pedro 2:1-3. El gráfico siguiente puede
ayudarnos a comprender las diferencias:

La RVA tiene todo el texto en una sola oración (vv. 1-3).61


v. 1 - cláusula subordinada (Habiendo pues dejado toda maldad, todo
engaño, hipocresía, envidia y toda maledicencia,)
v. 2a - cláusula subordinada (verbo implícito: como los niños recién
nacidos [desean la leche])
v. 2b - cláusula independiente (Desead la leche espiritual no adulterada,)
v. 2c - cláusula subordinada (para que por ella crezcáis para salvación;)
v. 3 - cláusula subordinada (puesto que habéis probado que el Señor es
bondadoso.)

61
Notará que tiene un punto y coma (;) al final del v. 2.

Pág. 56/177
Como se nota de esta gráfica, hay una sola cláusula independiente, la que
contiene un mandato: Desead la leche espiritual no adulterada (v. 2b). Todas las
demás cláusulas están subordinadas a la independiente. La cláusula
independiente de esta oración funciona como la principal de todo el párrafo y las
cláusulas subordinadas funcionan como oraciones secundarias y cada una es
una afirmación. Entonces, redactamos cinco afirmaciones de este texto, según la
RVA.

Las versiones Dios Habla Hoy y Biblia de Jerusalén tienen el texto en dos
oraciones (vv. 1, 2-3).
v. 1 - una oración (Por lo tanto, abandonen toda clase de maldad, todo
engaño, hipocresía y envidia, y toda clase de chismes.)
v. 2a  - cláusula subordinada (verbo implícito: Como los niños recién
nacidos [busquen con ansias]).
v. 2b - cláusula independiente (busquen con ansias la leche espiritual pura,)
v. 2c  - cláusula subordinada (para que por medio de ella crezcan y
tengan salvación,)
v. 3  - cláusula subordinada (si es que realmente han llegado a darse
cuenta de que el Señor es bueno).

Según esta puntuación hay una oración en el v. 1 (una sola cláusula) y en los vv.
2 y 3 hay otra oración con una cláusula independiente (v. 2b) y tres
subordinadas. La cláusula independiente de la segunda oración es la afirmación
principal de todo el párrafo, porque expresa en términos generales el tema que
desarrolla el párrafo. Por tanto, las cláusulas subordinadas a esa independiente
funcionan como oraciones secundarias. Entonces, según estas versiones,
también redactamos cinco afirmaciones de este texto. Así que, las diferencias
de puntuación entre la RVA, Dios Habla Hoy y Biblia de Jerusalén no cambian
en nada la estructura y las afirmaciones del texto.

La Nueva Versión Internacional tiene el texto en dos oraciones, pero con una
puntuación diferente (vv. 1-2b, 2c-3).
v. 1  - cláusula subordinada (Por tanto, abandonando toda maldad y todo
engaño, hipocresía, envidias y toda calumnia,)
v. 2a - cláusula independiente (deseen con ansias la leche pura de la palabra,)
v. 2b  - cláusula subordinada (verbo implícito: como los niños recién
nacidos [desean la leche].)
v. 2c - cláusula independiente de esta oración (Así, por medio de ella, crecerán
en su salvación,)
v. 3  - cláusula subordinada (ahora que han probado lo bueno que
es el Señor).

La primera oración contiene tres cláusulas, una independiente y dos


subordinadas. La segunda oración contiene dos cláusulas, una independiente y
una subordinada. La cláusula independiente de la primera oración es la principal
de todo el párrafo. Resulta entonces, que las dos cláusulas subordinadas en la
primera oración funcionan como oraciones secundarias. Pero la cláusula
subordinada en la segunda oración explica la cláusula independiente de esta
oración y no funciona como una oración secundaria, porque es una cláusula
subordinada y no explica la oración principal del párrafo. Entonces, esta última

Pág. 57/177
diferencia de puntuación, presentada por la NVI, sí cambia la estructura del
párrafo. Esto podría afectar la interpretación del texto, aunque no en lo sustancial.

Al reflexionar un poco sobre el asunto, parece que la mejor puntuación para este
texto es la que se presenta en las tres primeras versiones mencionadas, porque
parece que la segunda cláusula del v. 3 se relaciona directamente con la
afirmación principal del párrafo.62 Entonces, quedamos con una de las dos
alternativas siguientes: con dos oraciones (la primera contiene una sola cláusula
y la segunda contiene cuatro cláusulas, una de las cuales es la principal del
párrafo), o con una sola oración que contiene cinco cláusulas, una de las cuales
es la principal del párrafo y las otras cuatro son secundarias.63

Al escribir las afirmaciones, deben redactarse con sus propias palabras y en el


tiempo pasado. Entonces, pueden escribirse las afirmaciones de este párrafo de
la manera siguiente:

1) Los destinatarios originales de Pedro ya estaban en el proceso de


abandonar las cosas malas (v. 1).
2) Ellos debían desear con ansias la Palabra de Dios (v. 2a).
3) Ellos debían desear la Palabra como un niño recién nacido deseaba la
leche (v. 2b).64
4) Ellos crecerían en su salvación (v. 2c).
5) Ellos habían probado lo bueno que era el Señor (v. 3).

Reforzamiento del aprendizaje

El asunto tratado en este capítulo se refiere a las afirmaciones del párrafo. No


es solo que el párrafo tenga varias oraciones, sino que generalmente las
oraciones pueden tener más de una afirmación. Este es un tema al cual debe
prestársele mucha atención para asimilarlo bien.

1. ¿Cuántas afirmaciones podría tener una oración?

2. ¿Por qué es importante determinar cuáles son las afirmaciones del texto bajo
estudio?

62
Al leer el texto en las distintas versiones, se nota que las primeras tres (RVA, Dios
Habla Hoy y Biblia de Jerusalén) muestran que las cuatro cláusulas se relacionan de
manera directa con el tema principal del párrafo, el cual se expresa en el v. 2.
63
A fin de cuentas, el resultado es igual para las dos alternativas de puntuación. Hay
una afirmación principal y cuatro que la apoyan, en cualquiera de las alternativas de
puntuación que se escoja.
64
El v. 2 incluye un símil que expresa la semejanza de dos ideas para destacar una
característica. Puede escribirse lo que dice el v. 2 de la manera siguiente: Debían desear
con ansias la palabra, como los niños recién nacidos buscaban la leche pura. Este
lenguaje figurado se utiliza para destacar la manera en la cual los cristianos debemos
desear la Palabra de Dios. Debemos desearla como si nuestra vida dependiera de ella.

Pág. 58/177
3. ¿A qué se refieren los conceptos de cláusulas independientes y cláusulas
subordinadas? ¿Cuál es la diferencia entre estas dos?

4. ¿Cuántas afirmaciones hay en 1 Pedro 2:1-3? ¿Cómo llegamos a la


conclusión de que hay esas afirmaciones en este texto?

Nota: Si usted está estudiando este libro junto con otros estudiantes, una vez
que responda las preguntas anteriores, vale la pena que dialogue con ellos
para que intercambien opiniones referentes a las respuestas que cada uno
les ha dado. De esta manera, profundizarán en la comprensión y aplicación
de los conceptos aprendidos.

Pág. 59/177
Capítulo 13

La afirmación principal del párrafo

El sexto paso del método para el análisis de textos bíblicos discursivos es la


identificación de la afirmación principal del párrafo.65 La función básica de la
afirmación principal de un párrafo es presentar el tema del mismo. Casi siempre,
los párrafos (en el discurso) tienen una sola afirmación principal. Para decidir
65
El análisis de las oraciones es solo un comienzo. Este análisis tiene como fin
identificar las afirmaciones del párrafo y la relación que tienen estas entre sí y con la
principal. Si, como se mencionó anteriormente, una oración tiene más de una afirmación,
hay que analizarlas todas para ver la relación que tienen entre sí.

Pág. 60/177
cuál es la afirmación principal, debe hacerse un estudio completo de todo el
párrafo y del contexto inmediato. Los siguientes criterios pueden ayudarnos a
identificar la afirmación principal:
 La afirmación principal, normalmente, expresa el tema del párrafo en
términos globales. Así que, es la más general del párrafo.
 La afirmación principal a veces expresa una idea repetida en el
párrafo.
 La afirmación principal a menudo aparece al comienzo del párrafo. En
tales casos, enuncia el tema del mismo.
 La afirmación principal a veces se encuentra al final del párrafo. En
estos casos, funciona como la conclusión del argumento del párrafo.
 Normalmente, todas las demás afirmaciones del párrafo apoyan a la
afirmación principal.66
 Cuando se presenta un contraste en la forma de: no…, sino…, o en la
forma de: no… Más bien, lo principal es lo que se presenta en la
segunda parte.67
 Cuando se presentan afirmaciones o exhortaciones, algunas en
forma negativa y otras de manera positiva, generalmente las que se
presentan de manera positiva tienen prominencia sobre las negativas.

La afirmación principal puede ubicarse en distintas posiciones en el párrafo:


 Al comienzo del párrafo. Esta es la ubicación más común. Ej.: el
párrafo de 2 Corintios 6:14-18 tiene unas cuantas afirmaciones, pero
la primera es la principal: No formen yunta con los incrédulos. En el
párrafo de Colosenses 3:5-11, la afirmación principal es la primera:
Hagan morir todo lo que es propio de la naturaleza terrenal... En el
párrafo de 1 Pedro 2:18-25, la afirmación principal es la primera:
Criados, sométanse con todo respecto a sus amos,... En el párrafo de
1 Pedro 4:1-6, la primera es la principal: Por tanto, ya que Cristo
sufrió en el cuerpo, asuman también ustedes la misma actitud... El
párrafo de 1 Juan 2:15-17 contiene cinco afirmaciones y la primera es
la principal: No amen al mundo ni nada de lo que hay en él.

 Al final del párrafo. Esta es la posición normal cuando la idea central


se expresa en forma de conclusión. Ej.: en 1 Corintios 6:12-20, la
afirmación principal es la última: Por tanto, honren con su cuerpo a
Dios. En 1 Corintios 15:50-58, el v. 58 contiene la afirmación principal
(quizás es la conclusión de todo el capítulo 15): Por lo tanto, mis
queridos hermanos, manténganse firmes e inconmovibles,
progresando siempre en la obra del Señor, conscientes de que su
trabajo en el Señor no es en vano. En Lucas 14:25-33,68 el autor
incluye la enseñanza de Jesús sobre el costo de ser su discípulo. Se
66
Existen algunos casos donde una afirmación secundaria explica otra afirmación
secundaria y resulta, entonces, que se relaciona indirectamente con la afirmación
principal (ej.: los versículos en Efesios 4:4-6 explican la afirmación del v. 3 la cual a su
vez explica la principal que aparece en el v. 1. La afirmación en Efesios 5:28b-30 explica
la afirmación del v. 28a y esta explica la principal que se presenta en el v. 25).
67
Esto no indica que toda afirmación que contiene un contraste es la principal del
párrafo sino que, de las dos partes de un contraste, la que predomina es la positiva.

Pág. 61/177
expresa la idea central del párrafo en términos generales en los vv.
26 y 27. Después, se desarrolla con dos ilustraciones (vv. 28-32). Al
final del párrafo, el autor presenta la conclusión del mismo (v. 33): De
la misma manera, cualquiera de ustedes que no renuncie a todos sus
bienes, no puede ser mi discípulo.

 Dentro del párrafo. En 1 Corintios 10:1-13, la afirmación principal se


halla en el v. 12 como una conclusión: Así pues, el que cree estar
firme, tenga cuidado de no caer (Dios Habla Hoy). Las afirmaciones
del v. 13 son secundarias que explican la principal. En Mateo 5:17-20
(en el discurso de Jesús): la afirmación principal se encuentra en el v.
19 como una conclusión: Todo el que infrinja uno solo de estos
mandamientos, por pequeño que sea, y enseñe a otros a hacer lo
mismo, será considerado el más pequeño en el reino de los cielos;
pero el que los practique y enseñe será considerado grande en el
reino de los cielos. La afirmación del v. 20 la explica como una
consecuencia (además, la especifica a través de una ilustración). En
el párrafo de 1 Tesalonicenses 3:6-10 la afirmación principal es: Por
eso, hermanos, en medio de todas nuestras angustias y sufrimientos
ustedes nos han dado ánimo por su fe (v. 7). Las demás afirmaciones
son secundarias y explican la principal.

Lo importante es identificar la afirmación principal del párrafo, su ubicación es


asunto secundario. Lo que determina cuál es la afirmación principal de un
párrafo es su contenido. La afirmación principal expresa el tema del párrafo
en términos globales.

Una vez identificada la afirmación principal de un párrafo dado, es necesario


verificarla.69 El intérprete debe tener algo de seguridad referente a su decisión
sobre cuál es la afirmación principal. Las siguientes sugerencias pueden
ayudarle en esta tarea:

1. Responda la pregunta: ¿Es esta en verdad la afirmación más general de


todas en el párrafo?

2. Responda la pregunta: ¿En verdad, tiene esta afirmación una relación de


prominencia sobre las demás del párrafo? Para responderla, haga el ejercicio
del punto que sigue.

3. Lea la afirmación que usted seleccionó como la principal con cada una de las
secundarias, para ver si en verdad esta tiene la prominencia en el párrafo.

4. Lea el párrafo sin incluir la afirmación que usted seleccionó como la principal.
Si el párrafo no tiene sentido sin la afirmación que omitió, entonces esa es la
principal del párrafo. Si la lectura tiene sentido, aun sin la afirmación que usted

68
Aunque este texto se encuentra en literatura narrativa, el autor, Lucas, incluye un
discurso de Jesús, el cual se debe analizar como argumentación.
69
Ilis M. Alfonso, en: Guía de estudio sobre el párrafo, (CONTEXTO- EDITORES RB.
CA., Caracas, Venezuela, 1995) ofrece varias sugerencias prácticas en esta tarea.

Pág. 62/177
seleccionó como la principal, lo más probable es que usted haya tomado una
decisión equivocada.

Ej.: En el párrafo de 1 Pedro 2:1-3, la afirmación principal es la segunda


cláusula: Los destinatarios originales de Pedro debían desear con ansias la
Palabra de Dios. Esta es la principal porque es la más global. Todas las demás
afirmaciones se relacionan con ella70 y mencionan detalles específicos que de
una u otra manera la explican.

Reforzamiento del aprendizaje

El capítulo que acaba de leer trata sobre la afirmación principal del párrafo. La
identificación de la afirmación principal es fundamental en el análisis adecuado del
texto. Así que, vale la pena reflexionar y comprender bien este tema.

1. ¿En qué lugar del párrafo se ubica la afirmación principal?


2. ¿Cuál es la función básica de la afirmación principal en el párrafo?

70
Todas las cláusulas subordinadas a la principal (v. 2a) la apoyan y funcionan como
afirmaciones secundarias.

Pág. 63/177
3. ¿En qué consiste la importancia de identificar con precisión la afirmación
principal del párrafo?

4. ¿Por qué es importante verificar si se ha tomado la decisión correcta con


respecto a la afirmación del párrafo bajo estudio?

Nota: Si usted está estudiando este libro junto con otros estudiantes, una vez
que responda las preguntas anteriores, vale la pena que dialogue con ellos
para que intercambien opiniones referentes a las respuestas que cada uno les
ha dado. De esta manera, profundizarán en la comprensión y aplicación de los
conceptos aprendidos.

Capítulo 14
La función de las afirmaciones secundarias

El séptimo paso, en el análisis de textos bíblicos discursivos, se refiere a la


función que cumplen las afirmaciones secundarias en un párrafo.
Generalmente, un párrafo está formado por varias oraciones. Una de ellas
expresa la idea global del párrafo y, por lo tanto, allí está la afirmación principal.
Las demás afirmaciones le sirven al autor para desarrollar o explicar, de manera
más detallada, lo que dice en la principal. La función de las afirmaciones

Pág. 64/177
secundarias es apoyar o explicar la principal. Pueden explicar la principal de
distintas maneras:71
1) por justificación (razón),
2) por ejemplificación (ejemplos específicos),
3) por repetición (duplicación de la oración principal, en otros términos),
4) por contraste (lo opuesto al razonamiento que presenta la oración
principal),
5) por amplificación (adición de detalles específicos de la idea general) y
6) por descripción de manera (expresa cómo se realiza la acción de la idea
principal).72

Nota: Parece que las afirmaciones secundarias también pueden funcionar como
descripción de propósito-resultado (en tal caso expresan la intención o
consecuencias de la acción de la principal)

Hay que determinar cuál de esas funciones cumple cada afirmación secundaria
en relación con la principal del párrafo. Ej.:

En el párrafo de 1 Pedro 2:1-3, hemos determinado que hay cinco


afirmaciones.73 La primera (v. 1) y la última (v. 3b) explican la principal por
justificación, es decir, expresan razones por las cuales debe realizarse la
acción de la principal. La tercera afirmación explica la principal por descripción
de manera; expresa cómo debe llevarse a cabo la acción de la principal. La
cuarta afirmación apoya la principal por descripción de propósito;74 presenta el
propósito por el cual realizar la acción de la principal.75

El siguiente gráfico puede ayudarnos a visualizar mejor la estructura de 1 Pedro


2:1-3:

 (Razón) Ya los destinatarios originales de Pedro estaban en el


proceso de abandonar las cosas malas (v. 1).
(Principal) Ellos debían desear con ansias la Palabra de Dios (v. 2a).
 (Manera) Ellos debían hacerlo como un niño recién nacido deseaba
la leche (v. 2b).
 (Propósito-resultado)76 Ellos crecerían en su salvación (v. 2c).
 (Razón) Ellos habían probado lo bueno que era el Señor (v. 3).

71
Comp. Ilis Alfonzo, Guía de estudio sobre el párrafo (1995), págs. 33-44.
72
Pueden incluirse aquí otras relaciones lógicas. Por ejemplo, propósito y resultado.
73
Estas afirmaciones se basan en las cláusulas del párrafo.
74
Esta última función no se presenta en el capítulo como una de las posibles
funciones de las oraciones secundarias. Pero sí es una manera de apoyar la afirmación
principal.
75
El propósito y el resultado están relacionados de manera estrecha. Los gramáticos
dicen que son dos extremos del mismo péndulo. El concepto de “propósito” se relaciona
más con la intención planteada de una acción, mientras que el de “resultado” se
relaciona más con las consecuencias realizadas de la acción.
76
Propósito y resultado representan diferentes aspectos de la misma relación.
“Propósito” se refiere a algo por hacer (algo que se propone hacer), mientras “resultado”
se refiere a algo realizado (un producto real de otra acción).

Pág. 65/177
Reforzamiento del aprendizaje

En este capítulo, se ha tratado el tema de la función de las afirmaciones


secundarias en el párrafo. Será difícil comprender bien el mensaje de un
párrafo si no logramos identificar la función de las afirmaciones secundarias en
relación con la principal del párrafo. Entonces, merece también prestarle
atención a este tema.

1. Hemos afirmado que la función de las afirmaciones secundarias es apoyar o


explicar la principal del párrafo. ¿De qué maneras apoyan las afirmaciones
secundarias a la principal del párrafo, qué funciones pueden cumplir?

2. ¿Por qué es importante identificar la función de las afirmaciones secundarias


en el párrafo?

3. ¿Qué puede pasar si, en el análisis de párrafo, no identificamos la función


que cumplen las afirmaciones secundarias?

4. ¿Qué comentarios tiene usted del ejemplo gráfico sobre 1 Pedro 2:1-3
presentado al final de este capítulo?

Nota: Si usted está estudiando este libro junto con otros estudiantes, una vez
que responda las preguntas anteriores, vale la pena que dialogue con ellos
para que intercambien opiniones referentes a las respuestas que cada uno
les ha dado. De esta manera, profundizarán en la comprensión y aplicación
de los conceptos aprendidos.

Capítulo 15
El bosquejo estructural del párrafo

En el proceso de análisis del texto, es importante elaborar un bosquejo que


refleje el desarrollo del argumento del autor a través del párrafo. Este es el
octavo paso del proceso metodológico. El objetivo primordial de un bosquejo del
texto es ver, de un solo vistazo, cómo desarrolla el autor su tema en un párrafo
determinado. Por lo tanto, en la elaboración del bosquejo textual, hay que tomar
en cuenta la afirmación principal y la función que cumplen las secundarias, a fin
de que este bosquejo muestre el contenido básico del párrafo. En este sentido,
el bosquejo textual de un párrafo dado, no solamente muestra que el intérprete

Pág. 66/177
comprende el desarrollo del argumento del autor, sino que le sirve de base para
redactar con claridad la enseñanza central y los principios que enseña el texto.

En la elaboración del bosquejo textual, debe seguirse el proceso siguiente:


Primero, hay que reflexionar sobre lo que afirma el párrafo. En esta parte,
vale la pena reconsiderar los resultados de los pasos 5, 6 y 7 y sencillamente
redactar de nuevo las afirmaciones del párrafo, si hace falta. En segundo lugar,
es necesario identificar cómo se relacionan estas afirmaciones entre sí y con
la principal. Aquí hay que agrupar las ideas que se asemejan entre sí y notar la
relación lógica que existe entre las afirmaciones. Y tercero, deben reunirse
todas las afirmaciones (según el lugar que les corresponda) en la forma de un
bosquejo sencillo, que permita ver la totalidad del mensaje del texto en
conjunto.

Al considerar, por ejemplo, el texto de 1 Pedro 2:1-3, puede aplicarse el proceso


antes mencionado, como se ve a continuación:

¿Qué afirma el texto?


Las afirmaciones de 1 Pedro 2:1-3 son:
1) Los destinatarios originales de Pedro habían comenzado a abandonar las
cosas malas (v. 1).
2) Ellos debían desear con ansias la Palabra de Dios (v. 2a).
3) Ellos debían desear la Palabra de Dios como si su vida dependiera de
ella (como un niño recién nacido deseaba la leche) (v. 2b).
4) Ellos crecerían en su salvación (v. 2c).
5) Ellos habían probado lo bueno que era el Señor (v. 3).

¿Cómo se relacionan las afirmaciones entre sí y con la principal?


A la vez que se considera la relación de las afirmaciones entre sí, pueden
agruparse las que tratan asuntos parecidos. Observe las siguientes conclusiones
sobre el párrafo de 1 Pedro 2:1-3:
a) La primera afirmación presenta una razón por la cual ellos debían
realizar lo que se expresa en la principal.
– Por qué debían hacerlo.
b) La segunda es la afirmación principal del párrafo.
– Lo que ellos debían hacer.
c) La tercera afirmación expresa la manera de realizar lo expresado en la
principal.
– Cómo debían hacerlo.
c) La cuarta afirmación presenta el propósito o resultado por el cual
debían hacer lo que se expresa en la principal.
– Para qué debían hacerlo.
d) La quinta afirmación expresa una razón por la cual debían realizar lo
expresado en la principal.
– Por qué debían hacerlo.

¿Cómo puede escribirse, entonces, en forma de bosquejo lo que afirma el


párrafo?
Tome en cuenta las sugerencias siguientes:

Pág. 67/177
1. Use la afirmación principal del párrafo como el tema del bosquejo.
(Redáctela con más claridad si es necesario.) Se escribe al comienzo del
bosquejo textual.
2. Utilice las afirmaciones que ya escribió, como la base para hacer
el bosquejo.
3. Agrupe las afirmaciones que se relacionan entre sí (vea la etapa anterior:
Identificar la relación de las afirmaciones entre sí y con la principal).
4. Escriba una declaración para cada grupo de afirmaciones, de modo que
exprese el concepto que tienen en común. (Generalmente, estos llegan a
ser los puntos principales del bosquejo). En el caso de Pedro 2:1-3, solo
hay dos afirmaciones que se pueden agrupar (la primera y la última) bajo
la siguiente declaración: Las razones para desear la Palabra de Dios.
5. Redacte los puntos principales del párrafo en forma de bosquejo,
tomando en cuenta la agrupación de las afirmaciones y su relación con la
principal. (Vea el ejemplo indicado más abajo, donde hay tres puntos
principales que conforman el bosquejo.)
6. Escriba los subpuntos en forma de bosquejo. Recuerde que no tiene
sentido escribir un solo subpunto debajo de un punto principal. Es
necesario (si los hay) que sean por lo menos dos.

Ahora, puede elaborarse el bosquejo textual de 1 Pedro 2:1-3 de la manera


siguiente:

Debían desear intensamente la Palabra de Dios


(Esta es la segunda afirmación, que es la principal [v. 2a].)

1. Las razones para desear la Palabra (vv. 1 y 3).


1.1. Ellos estaban en el proceso de dejar de hacer lo malo (v. 1).
(Esta es la primera afirmación.)
1.2. Ellos habían experimentado lo bueno que era el Señor (v. 3).
(Esta es la quinta afirmación.)
2. La manera de desear la Palabra de Dios (v. 2b): Debían desear la
Palabra como si su vida dependiera de ella.
(Esta es la tercera afirmación.)
3. El propósito (resultado) de desear la Palabra de Dios (v. 2c):
crecerían en su salvación. (Esta es la cuarta afirmación.)

Como se nota en este bosquejo, el texto de 1 Pedro 2:1-3 presenta dos razones,
una manera y un propósito por los cuales los lectores de Pedro debían desear
intensamente la Palabra de Dios.

Reforzamiento del aprendizaje

El paso número ocho en el proceso de análisis del texto es elaborar un


bosquejo que refleje la estructura de todo el párrafo. A estas alturas del estudio

Pág. 68/177
hemos avanzado suficiente como para transportar el contenido del texto a un
bosquejo que refleje su estructura.

1. ¿Por qué es importante elaborar un bosquejo textual del párrafo bajo estudio?

2. ¿Qué papel juegan las afirmaciones secundarias en la elaboración del


bosquejo del párrafo?

3. ¿Cuáles son los pasos que deben seguirse en la elaboración del bosquejo del
texto?

4. Por lo general, ¿de dónde sale el tema del bosquejo de un párrafo dado?

Nota: Si usted está estudiando este libro junto con otros estudiantes, una vez
que responda las preguntas anteriores, vale la pena que dialogue con ellos
para que intercambien opiniones referentes a las respuestas que cada uno
les ha dado. De esta manera, profundizarán en la comprensión y aplicación
de los conceptos aprendidos.

¡Cursos en línea!
Le felicitamos por su disciplina en la lectura de este material.
Esperamos que haya logrado aprendizajes importantes para
su crecimiento personal y el ministerio que el Señor le ha
encomendado. Si le han surgido preguntas, o si siente que
necesita profundizar más en estos temas, le sugerimos que
se inscriba en uno de los cursos en línea que se ofrecen a
través del Desarrollo Cristiano Bíblico. Puede conseguir
toda la información necesaria en:
www.estudiosdcb.org/cursos-en-linea-para-estudiar-la-biblia

Pág. 69/177
Sección 3
Pág. 70/177
Sugerencias para la
comunicación del mensaje
del texto

Pág. 71/177
Capítulo 16

El mensaje del texto en una sola oración

La redacción de la enseñanza central del párrafo es el noveno paso en el


proceso de análisis de textos bíblicos discursivos. La enseñanza central expresa
lo que el autor quiere comunicar a través de un párrafo determinado. En ese
sentido, se relaciona con todas las ideas presentadas en el párrafo (con los
puntos principales y su desarrollo) y, a la vez, se relaciona con la enseñanza
central de los otros párrafos de la sección, a la cual pertenece tal párrafo.

Al identificar la afirmación principal, determinar la función de las demás


afirmaciones y elaborar un bosquejo textual del párrafo, el intérprete debe estar

Pág. 72/177
en capacidad de redactar con sus propias palabras la enseñanza central de ese
párrafo. Esta debe escribirse en una sola oración, breve, sencilla y entendible.
La idea en este paso es expresar de una manera resumida lo que quiso
comunicar el autor a través del párrafo. Si el estudiante logra escribir con
claridad la enseñanza central del texto, será más factible comunicarle a su
público la intención original del autor. Si no logra expresar con claridad la
enseñanza central, posiblemente no ha comprendido el mensaje del texto y su
público seguirá confundido con respecto a lo que quiso comunicar el autor a
través de ese texto.

En el proceso de redactar la enseñanza central de un párrafo dado, después de


tomar en cuenta todos los análisis previamente mencionados, es necesario
considerar el contexto, en el cual se encuentra tal párrafo. Como ya se ha
comentado, la enseñanza del párrafo, bajo estudio, se relaciona con la
enseñanza central de los demás párrafos que pertenecen a la misma sección.
Por ejemplo, en 1 Pedro 2:1-3 se ha notado que el texto destaca la importancia
de desear la Palabra de Dios. Entonces, surge la pregunta: ¿Cómo se relaciona
la enseñanza de 1 Pedro con lo que enseñan los demás párrafos de la misma
sección? Para responder a esta pregunta, es necesario consultar el bosquejo
general de toda la primera Carta de Pedro, que ya elaboramos al inicio de
nuestro estudio en este trabajo. Se nota que el texto de 1 Pedro 2:1-3 se
encuentra en la sección 1.2., a la cual le dimos el título de “La grandeza de la
salvación nos exige una conducta obediente a Dios”, que incluye 1 Pedro 1:13-
2:10. Como puede notarse, al leer el bosquejo, cada párrafo de esa sección
muestra un aspecto de la obediencia a Dios. Entonces, al redactar la enseñanza
central de 1 Pedro 2:1-3, decimos que “Los cristianos mostramos obediencia a
Dios a través del aprecio que tenemos a su Palabra.” De esta manera, podemos
concluir que la exhortación de Pedro, Deseen con ansias la leche pura de la
palabra, incluía el concepto de obediencia, a fin de que crecieran en la vida
cristiana. Si quiere considerar otro ejemplo, puede reflexionar sobre el texto de
Efesios 3:7.77
77
El texto de 1 Pedro 3:7 enseña que El marido cristiano debe relacionarse con su
esposa de manera comprensiva. Esta enseñanza central se desarrolla a través de tres
razones que se presentan en este párrafo de un solo versículo. El marido cristiano debe
hacer esto porque: 1) la mujer no es idéntica al hombre (por eso necesita ser
comprendida). 2) La mujer es igual al hombre, es una persona (por eso el marido debe
respetarla. 3) Por su mala conducta hacia la esposa, el marido corre el peligro de romper
la comunión con Dios (por eso el hombre debe tomar en serio su relación con su
esposa). Así que, la enseñanza central se relaciona directamente con los puntos del
párrafo. Por otra parte, la enseñanza central se relaciona con las otras enseñanzas
centrales de otros párrafos en la misma sección a la cual pertenece. El párrafo de 1
Pedro 3:7 se relaciona con el párrafo anterior de los vv. 1-6, donde Pedro enseña que La
esposa cristiana muestra respeto a su marido a través de su personalidad estable de
paz interna. El párrafo de 1 Pedro 3:7 también se relaciona con el párrafo de 1 Pedro
2:18-25, donde se enseña que El cristiano debe vivir de manera ejemplar en su lugar de
trabajo. También se relaciona con el párrafo en 1 Pedro 2:13-17, en el cual Pedro enseña
que El cristiano debe vivir de manera ejemplar como ciudadano. Además, todos estos
párrafos pertenecen a la sección de 1 Pedro 2:11-3:12, correspondiente a la primera
sección del libro, que enseña: El cristiano debe tener una conducta ejemplar ante los
incrédulos. Todo lo anterior puede visualizarse mejor a través del bosquejo siguiente:
2.1. El cristiano debe tener una conducta ejemplar ante los incrédulos (2:11-3:12).
2.1.1. La conducta ejemplar es un testimonio de nuestra fe (2:11, 12).

Pág. 73/177
En el proceso de escribir la enseñanza central de un párrafo, es de mucha
utilidad seguir el proceso siguiente:
- Escriba el tema del párrafo.
- Escriba lo que dice el párrafo acerca del tema, utilizando el
tiempo pasado.
- Escriba con sus propias palabras, y en lenguaje contemporáneo,
lo que enseña el párrafo.

El proceso para escribir la enseñanza central de 1 Pedro 2:1-3, puede verse


como sigue:

El tema del párrafo: La importancia de la Palabra de Dios para el crecimiento


cristiano.

Lo que dice acerca del tema: Los destinatarios originales de Pedro debían
desear intensamente la Palabra de Dios para crecer correctamente como
cristianos. En este proceso, no sólo debían dejar las cosas malas, sino que
debían tomar en cuenta lo que ya habían logrado, para seguir avanzando en el
crecimiento cristiano.

Lo que enseña el párrafo: A primera vista, podría escribirse la enseñanza


central de la manera siguiente: Los cristianos debemos desear con mucho
ánimo la Palabra de Dios. Pero con esta, la primera afirmación no concuerda
bien. Dentro de todo el contexto, como se mencionó en el paso 3, la idea
principal de este párrafo se relaciona con el crecimiento cristiano. Quizás debe
escribirse como sigue: El estudio serio de la Palabra de Dios es vital para el
crecimiento cristiano. O, tal vez, La asimilación de la Palabra de Dios es
vital para el crecimiento cristiano. Parece que esta última afirmación
concuerda mejor con los dos párrafos anteriores y con el siguiente.

Reforzamiento del aprendizaje

Todo lo que ha estudiado hasta ahora en los capítulos anteriores ha tenido que ver
básicamente con el ayer del texto. Hemos destacado lo de determinar lo que
quiso comunicar el autor a sus destinatarios originales. A partir del capítulo que
acaba de leer hemos comenzado a pensar en cómo nos afecta el texto y su
mensaje hoy. Por eso, el capítulo se ha ocupado del tema en torno a la redacción

2.1.2. La conducta ejemplar afecta las relaciones de autoridad en la sociedad


(2:13-17).
2.1.3. La conducta ejemplar afecta las relaciones laborales (2:18-25).
2.1.4. La conducta ejemplar afecta las relaciones familiares (3:1-7).
2.1.5. La conducta ejemplar afecta las relaciones de hermandad cristiana
(3:8-12).

Pág. 74/177
del mensaje del texto en una sola oración, a la que hemos llamado la enseñanza
central del texto.

1. ¿Por qué es importante redactar la enseñanza central del párrafo en una


sola oración breve? ¿Qué elementos deberían tomarse en cuenta al
momento de redactar la enseñanza central de un párrafo determinado?

2. ¿Cuál es el proceso sugerido para la redacción de la enseñanza central del


texto? ¿Por qué es importante seguir un proceso como este?

3. ¿Por qué es importante tener presente el contexto textual al momento de


redactar la enseñanza central del texto? ¿Qué podría ocurrir si no se toma
en cuenta el contexto?

4. ¿Qué significa el concepto de que la enseñanza central se relaciona con


todas las ideas presentadas en el párrafo y, a la vez, se relaciona con la
enseñanza central de los otros párrafos de la sección a la cual pertenece tal
párrafo?

Nota: Si usted está estudiando este libro junto con otros estudiantes, una vez
que responda las preguntas anteriores, vale la pena que dialogue con ellos
para que intercambien opiniones referentes a las respuestas que cada uno
les ha dado. De esta manera, profundizarán en la comprensión y aplicación
de los conceptos aprendidos.

Pág. 75/177
Capítulo 17
Los principios derivados del texto

El décimo paso en el proceso de análisis de un texto bíblico discursivo se


refiere a la redacción de los principios que este enseña. A veces un expositor
puede pensar que al escribir el bosquejo textual y la enseñanza central de un
párrafo, ya está listo para predicar el sermón. Pero esta no es toda la verdad,
porque todavía hace falta escribir los principios que enseña el texto. En efecto,
una vez analizado y bosquejado lo que el autor quiso comunicar a través de un
párrafo dado, podrán redactarse más fácilmente los principios que sean fieles al
texto y, a la vez, relevantes para el ser humano de hoy. La función primordial de
la predicación es comunicar, a un público determinado, los principios que enseña
el texto bíblico, con el fin de que los pongan en práctica.

Pág. 76/177
Es necesario redactar con claridad los principios que enseña el texto. Esto es
fundamental, porque los principios expresan el mensaje del texto en términos
entendibles al ser humano contemporáneo. Un principio bíblico es una declaración
de carácter universal que rige la fe y la práctica de la vida cristiana. Los principios
pueden clasificase en dos categorías: doctrinales y éticos. Los que se
caracterizan como doctrinales son declaraciones bíblicas78 de carácter universal
que deben ser creídas.79 Los principios éticos son declaraciones bíblicas de
carácter universal que deben ser normativas para la vida cristiana.80

Los principios son universales en el sentido que expresan lo que el autor quiere
decirnos a todos los seres humanos, de todos los tiempos y en todos los
lugares. No importa cuál sea el contexto humano, los principios siempre serán
los mismos para todos. Los principios se derivan fundamentalmente de la
enseñanza central y de los puntos desarrollados en el párrafo, según se
presentan en el bosquejo textual.81

Algunos principios derivados de la enseñanza central y de los puntos


desarrollados en 1 Pedro 2:1-3, podrían ser los siguientes:

1) En el crecimiento cristiano, es necesario identificar las cosas malas que


hacemos (malas actitudes, malas conductas, comportamiento incorrecto), a
fin de luchar para dejar de hacerlas.
(Este principio se deriva del punto 1.1 del bosquejo.)

2) Los cristianos tenemos que tomar en serio la Palabra de Dios (el estudio, la
interpretación y la aplicación), como si nuestra vida dependiera de ella.
(Este principio se deriva de la enseñanza central y del punto 2 del bosquejo.)

3) El propósito principal de tomar en serio la Palabra de Dios (el estudio, la


interpretación y la aplicación) es que crezcamos en nuestra vida cristiana, no
tanto como que seamos expertos en la Biblia.
(Este principio se deriva del punto 3 del bosquejo.)

4) Lo que Dios ha hecho en nosotros debe motivarnos a tomar en serio la


Palabra de Dios para nuestro crecimiento en la vida cristiana.
(Este principio se deriva del punto 1.2. del bosquejo.)

Reforzamiento del aprendizaje


78
Decir que los principios son declaraciones bíblicas no implica que en su redacción
se utilicen las mismas palabras del texto bíblico. Son bíblicas porque se enseñan en el
texto bíblico, pero se expresan con palabras contemporáneas para que sean entendidos
por los seres humanos de hoy.
79
Generalmente, los principios doctrinales son la base de los principios éticos.
80
Debemos creer tanto los principios doctrinales como los éticos. Pero la respuesta
principal que exigen los principios doctrinales es la creencia, mientras que la respuesta
principal que exigen los principios éticos es la obediencia (la práctica).
81
Por supuesto, el bosquejo estará bien hecho si refleja con fidelidad el argumento
del texto.

Pág. 77/177
El breve capítulo que acaba de leer presenta el décimo paso en el proceso de
análisis de un texto bíblico discursivo y se refiere a la redacción de los
principios que este enseña. De este modo, avanzamos en el proceso de
hallarle significado al texto para el tiempo contemporáneo.

1. ¿Qué es un principio? ¿A qué se refiere el concepto de principios bíblicos?

2. ¿Qué diferencias pueden notarse entre principios doctrinales y principios


éticos?

3. ¿Qué relación tienen los principios del texto y la predicación del mensaje del
texto?

4. ¿Cuál es su reflexión sobre los principios que hemos derivado de 1 Pedro


2:1-3? ¿De verdad esos principios se derivan de este texto?

Nota: Si usted está estudiando este libro junto con otros estudiantes, una vez
que responda las preguntas anteriores, vale la pena que dialogue con ellos
para que intercambien opiniones referentes a las respuestas que cada uno
les ha dado. De esta manera, profundizarán en la comprensión y aplicación
de los conceptos aprendidos.

Capítulo 18

La aplicación a los principios


derivados del texto

Con el tema de la aplicación82 de los principios derivados del texto, llegamos


al paso número once del método para el análisis de textos bíblicos
discursivos. Mientras que los principios son universales y se derivan
principalmente de la enseñanza central y de los puntos del bosquejo del texto y
su desarrollo, las aplicaciones son específicas y se derivan de los
principios. Las aplicaciones responden básicamente la pregunta: ¿Cómo
podemos cumplir los principios del texto? Son las acciones que debemos

82
Algunos se refieren a este mismo proceso con la expresión “contextualizar el
mensaje”.

Pág. 78/177
realizar para vivir la enseñanza del texto.83 Son específicas en el sentido de que
están dirigidas a un público específico que vive en un tiempo y en un lugar
determinado.84 Las aplicaciones dependen tanto de los principios del texto, como
de las necesidades y las circunstancias que vive el grupo receptor del mensaje.
También dependen, en buena medida, del propósito del expositor del texto, el
cual pudiera tomar uno de estos caminos: 1) que los oyentes reflexionen acerca
de algo (esto se relaciona con el cambio en la manera de pensar), y 2) que los
oyentes hagan algo (esto se relaciona con el cambio en la manera de actuar).

Al escribir las aplicaciones, estas deben redactarse de tal manera que sean
fieles al texto y que respondan a necesidades, que sean entendibles y
ejecutables. Estas son sus características básicas:
 Deben ser bíblicas. Cada aplicación debe relacionarse por lo menos con
uno de los principios que enseña el párrafo.
 Deben ser relevantes. Cada aplicación debe responder por lo menos a
una necesidad real del oyente.
 Deben ser entendibles por todo el público. Cada aplicación debe ser
redactada en un lenguaje que todo público pueda comprender con
facilidad.
 Deben ser factibles. Las aplicaciones deben redactarse de tal modo que
su público pueda ponerlas en práctica sin frustración, pero que, a la vez,
exijan cierto grado de dedicación.

¿Cómo podemos redactar las aplicaciones de tal manera que se deriven


fielmente de un párrafo dado y que, a la vez, sean pertinentes a la realidad del
oyente? Lo siguiente puede ser un proceso útil:

1. Asegúrese de que los principios estén redactados de tal forma que reflejen
con claridad la enseñanza del texto, que se fundamenten en la fidelidad al
texto.
1.1. Reconsidere los principios que ha redactado y, si es necesario,
escríbalos en un lenguaje más sencillo y entendible.
1.2. Reflexione acerca de la relación que los principios mantienen con el
texto que se estudia y con el contexto del mismo.85
1.3. Responda las preguntas: ¿Qué debemos obedecer de la enseñanza de
este texto? ¿De qué manera nos afecta el mensaje de este texto?

1. Haga una evaluación de sí mismo con respecto a los principios enseñados


en el texto.
2.1. ¿Qué evidencias hay de que estoy obedeciendo la enseñanza de este
texto?

83
Mientras que los principios no cambian, las aplicaciones sí pueden cambiar,
dependiendo de la situación y el tiempo. P. ej., en 1 Tesalonicenses 5:26, Pablo dice:
Saluden a todos los hermanos con un beso santo. En algunos países del mundo, un
saludo cariñoso puede ser el beso, hasta entre los hombres (p. ej., Italia). Pero en otros,
si un hombre besa a otro hombre, no se considera como un saludo cariñoso, sino un
problema de inmoralidad.
84
En cierto sentido, es difícil escribir aplicaciones aquí, porque estas dependen de la
situación específica, en la cual se quiere aplicar la enseñanza del texto.
85
¿Son verdades claras que se derivan del texto?

Pág. 79/177
2.2. ¿Cuáles son los cambios que debo realizar con respecto a mi manera
de pensar, a mi manera de actuar y en mi relación con Dios y con los
demás?
2.3. ¿De qué manera podría comenzar a hacer esos cambios en mi vida?

2. Evalúe a su público a la luz de los principios derivados del texto. Esto exige
sensibilidad a las realidades humanas.
3.1. ¿Cuáles son las circunstancias en las cuales se encuentra el público?
3.2. ¿Cuáles son las necesidades que tiene el público?
3.3. ¿Cuál es la capacidad que tiene el público receptor para hacer los
cambios que exige el texto?

Al escribir las aplicaciones, es necesario tener una actitud transparente. Exigir


que nuestro público haga un cambio, sin que ese cambio se note en nuestra
propia vida, indica una conducta hipócrita de nuestra parte. La mejor ayuda que
tenemos para comunicar la enseñanza es el ejemplo personal. Por eso, antes de
intentar escribir aplicaciones para su público, vale la pena escribirlas para su
vida y considerar cuán difícil es hacer cambios en su propia vida.

Las siguientes son posibles aplicaciones basadas en los principios que se


enseñan en 1 Pedro 2:1-3:

1) Los cristianos debemos ser honestos con nosotros mismos e identificar lo


que hacemos y sabemos que está en contra de un principio bíblico. Tome
una hoja de papel y escriba las cosas que usted hace y sabe que no debe
hacer. ¿Qué podría comenzar a hacer ahora para dejar de hacer esas
cosas?

2) Reflexione sobre lo que usted hace en cuanto al estudio de la Palabra de


Dios. ¿Qué puede hacer para tomar más en serio el estudio, la interpretación
y la aplicación de la Palabra de Dios? Las siguientes sugerencias pueden
ayudarlo: 1) Dedíquese al estudio de un curso como este por lo menos una
vez cada año. 2) Planifique un tiempo específico en su horario para la
lectura, análisis y reflexión en la Palabra de Dios. 3) Aplique a un texto
bíblico los doce pasos metodológicos para el análisis de textos discursivos
que ha estudiado. Haga esto por lo menos una vez al mes.

3) A menudo uno desea estudiar la Palabra de Dios para tener más


conocimiento bíblico. Pero ese no debe ser el fin. El propósito debe ser el
crecimiento personal. Cuando usted aprende un concepto (o una enseñanza)
de la Biblia: ¿Qué hace? ¿Sigue igual, como si nada le hubiera pasado, o
busca hacer los cambios en su vida de acuerdo con los principios que
enseña la Biblia? Identifique por lo menos dos cambios que debe hacer en
su vida ahora.

4) Al evaluar su vida, tiene valor también reconocer los logros y avances que ha
alcanzado y dar gracias a Dios por ellos. Escriba en una hoja de papel por lo
menos cuatro características o conductas que han mejorado en su vida
durante el último año (o dos, tres, o cuatro años). ¿Cómo se siente usted al
reflexionar sobre esos avances? Haga una oración y dele gracias a Dios por
esos cambios.

Pág. 80/177
Reforzamiento del aprendizaje

En este capítulo usted leyó sobre el paso número once del método para el
análisis de textos bíblicos discursivos. Trata de la aplicación de los principios
derivados del texto. Aunque el tema parece sencillo, en verdad no lo es. Así que,
merece nuestra reflexión.

1. ¿Qué significa aplicar los principios del texto?

2. ¿Cuáles son algunos asuntos que deben tomarse en cuenta al redactar las
aplicaciones?

3. ¿Cuáles serían unos consejos para redactar buenas aplicaciones?

4. ¿Qué comentarios o reflexión tiene usted sobre las aplicaciones presentadas


a los principios derivados de 1 Pedro 2:1-3?

Pág. 81/177
Nota: Si usted está estudiando este libro junto con otros estudiantes, una vez
que responda las preguntas anteriores, vale la pena que dialogue con ellos
para que intercambien opiniones referentes a las respuestas que cada uno
les ha dado. De esta manera, profundizarán en la comprensión y aplicación
de los conceptos aprendidos.

Capítulo 19
La comunicación del mensaje

La elaboración de un medio o vehículo para comunicar el mensaje del texto


es el paso número doce del proceso metodológico.86 Así que, después de haber
pasado por los once pasos anteriores de análisis, en los capítulos anteriores,
usted debería saber lo que el autor bíblico quiso comunicar a través del párrafo
que ha estudiado. Ahora, la preocupación principal es cómo estructurar el
resultado de este estudio (de los pasos metodológicos aplicados a un párrafo)
de tal manera que su público entienda y asuma lo que el texto quiere
comunicar. Un camino que puede seguirse es la elaboración de un bosquejo
estructurado sobre la base de los principios del texto. En este caso, el bosquejo
tiene como propósito principal comunicarle efectivamente al público de hoy lo
que el autor quiso enseñar cuando escribió el texto. Pero el bosquejo es solo un
instrumento, una herramienta, que puede ayudarnos en el proceso de comunicar
86
Este último paso se refiere a aquellos que tienen la responsabilidad de hacer
exposiciones o dirigir un estudio bíblico. Los que no tienen esta responsabilidad habrán
terminado su estudio del párrafo con el paso número once.

Pág. 82/177
los principios del texto bíblico a nuestro público. Ya que el bosquejo final debe
estructurarse sobre la base de los principios que se derivan del párrafo
estudiado, la exposición se enfocará principalmente en la presentación de ese
mensaje a un grupo específico de personas. No se trata tanto de comunicar
información sobre el texto o derivada del texto, sino del mensaje que quiso
comunicar el autor a través de ese texto.

Un problema que se presenta en la exposición bíblica es tratar de predicar el


mensaje del texto sin haber elaborado un medio o un plan para comunicar lo que
este enseña. Si se hace así, es posible que el predicador o maestro logre
compartir información y algunas nociones acerca de lo que enseña el párrafo.
Pero, probablemente, no comunicará a su público lo que quiso enseñar el autor
a través de ese texto. Sin la elaboración de un medio específico basado en los
principios del texto, también se corre el riesgo de hacer menos comprensible el
mensaje del párrafo por la falta de una secuencia lógica en la enseñanza.

Normalmente, la elaboración de un bosquejo final para comunicar el mensaje del


texto incluye por lo menos cinco partes básicas: La proposición, el objetivo (o
propósito), la introducción, los puntos del mensaje (conformado por los
principios) que desarrolla la proposición, y la conclusión. Cada una de estas
partes tiene su propósito y su función en el proceso de la comunicación. Pero en
el proceso de desarrollar coherentemente estas cinco partes básicas hay otros
asuntos que también deben considerarse. Así que, al desarrollar un bosquejo
comunicativo, es provechoso tomar en cuenta los asuntos siguientes:

1. El mensaje: ¿Cuál es, en esencia, el mensaje que quiere comunicar? La


respuesta a esta pregunta lo orientará con respecto a la formulación de la
proposición del sermón. Esto es importante porque un riesgo constante del
predicador es divagar frente a su público.

2. El público al cual quiere comunicar el mensaje: ¿A quién quiere presentar


este mensaje? La manera de presentar la información bíblica depende,
principalmente, de quién es su público. Para comunicar efectivamente el
mensaje, es importante que usted conozca a su público: su situación socio-
económica, su situación familiar y sus relaciones personales (entre los
distintos miembros del grupo). ¿Son creyentes o no? ¿Cuánto sabrán del
tema que será expuesto? ¿Cuáles puntos de resistencia tendrán para
aceptar lo que usted quiere decirles referente a este tema? ¿Cuáles
necesidades tiene su público,87 los valores, lo que les interesa, sus
dificultades, preocupaciones y cualquier situación o acontecimiento reciente
que ocupa sus pensamientos?

3. La razón del mensaje: ¿Por qué debe compartir este mensaje con esta
gente? ¿Por qué quiere exponer el mensaje de este texto a esa gente en
particular? Si un expositor estudia todo un libro bíblico con un público más o
menos permanente, puede responder que ese es el texto que ahora les
corresponde estudiar. Pero esta razón no basta. Es necesario considerar las
necesidades del público y ver la relación entre lo que enseña el texto y las
87
Si intenta presentar una exposición bíblica a un público determinado sin tomar en
cuenta sus necesidades, a lo mejor dirá unas cuantas cosas bonitas pero que no llegan
a la gente, porque les cuesta identificarse con lo que se les expone.

Pág. 83/177
necesidades de ellos. Lo que usted piensa que el texto enseña debe suplir
por lo menos una de las necesidades que usted identificó en el público.

4. El propósito del mensaje: ¿Qué quiere lograr a través de esa presentación?


¿Cuál es su propósito?88 ¿Qué quiere lograr con ese público? ¿Cuáles
cambios quiere que hagan? (¿Cuál cambio específico quiere que hagan?)
Una definición contemporánea de “aprendizaje” es: Si hay cambio de
conducta, hay aprendizaje. Un expositor tiene que reflexionar sobre los
cambios que quiere ver realizados en su público tanto en su manera de pensar
como en su manera de actuar. Las respuestas a estas preguntas determinarán
cómo se escribe el propósito del sermón y, consecuentemente, el bosquejo
final. Estas reflexiones también tienen que tomar en cuenta la comprensión de
la verdad central que enseña el texto base del sermón. Con respecto a su
propósito, los sermones pueden clasificarse básicamente en tres categorías:
persuadir,89 instruir e inspirar (o consolar/animar). Tiene que escoger cuál de
esos quiere lograr con su sermón.

5. La proposición del mensaje: ¿Qué importancia tiene redactar bien la


proposición, de manera que exprese la esencia del sermón? La proposición
del sermón se relaciona directamente con la enseñanza central del texto
(comp. el paso 9). Pero en su redacción no son necesariamente iguales. La
proposición es el corazón del sermón, es la verdad central que se
desarrolla en la exposición, con el fin de persuadir a los oyentes. La
proposición presenta la esencia del sermón. Es el sermón reducido a su
mínima expresión. Puede decirse que la proposición es la oración más
importante del sermón, por lo que se requiere mucha reflexión en el proceso
de su elaboración. La proposición se expresa en la forma de una oración
completa que, a su vez, enuncia el contenido del sermón y lo orienta en su
desarrollo.

6. La introducción del mensaje: ¿Cómo puede escribirse la introducción de


manera que, en verdad, capte la atención del público y, a la vez, introduzca
el tema? Es recomendable escribir la introducción después de tener bien
claro el sermón. De esa manera, sabrá lo que quiere introducir. La
introducción de un sermón tiene principalmente dos funciones: captar la
atención del público e introducir el tema del sermón.

7. Los puntos del mensaje: ¿Cómo pueden redactarse los puntos del
bosquejo de manera que faciliten al público captar lo que enseña el texto?
Los puntos del bosquejo comunicativo deben escribirse de tal manera que
expresen con claridad los principios que se enseñan en el texto. Se deberían
redactar en la forma de una oración breve, con sentido cabal. Todos los
puntos principales del bosquejo deben explicar la proposición. Al redactar los
puntos del bosquejo comunicativo, es necesario tomar en cuenta el bosquejo
88
Hay quienes tratan de impresionar con sus predicaciones y dejan la enseñanza del
texto a un lado.
89
En realidad, todo sermón debe tener el propósito de persuadir al oyente y debe ser
presentado con claridad y caridad. Algunos tendrán el propósito de persuadir al oyente
con respecto a su necesidad de reconciliación con Dios, otros tendrán el propósito de
instruirlo en la Palabra para que viva en obediencia a Dios, y otros serán dados con el fin
de animar y fortalecer al cristiano para que siga avanzando en la vida cristiana.

Pág. 84/177
textual que ya fue elaborado, aunque no necesariamente tiene que seguir el
mismo orden. Recuerde que el propósito principal de este bosquejo es que
sirva como herramienta, para comunicar a un público determinado los
principios que se enseñan en el texto. Será provechoso hacerlo breve, para
que su público no pierda el hilo del argumento que se está desarrollando.

8. Las aplicaciones del mensaje: ¿Cómo pueden presentarse las aplicaciones


en la exposición de manera que el público las entienda? Se puede hacer en
el bosquejo comunicativo a través de ilustraciones, ejemplos para la reflexión
y actividades. En las aplicaciones, es necesario dar caminos para la acción y
no solo ideas para la reflexión. Hay varias maneras de expresar las
aplicaciones. El expositor tiene que buscar las mejores que faciliten la
comunicación a su público en particular. Recuerde que el ejemplo personal
vale mucho. (Sin embargo, vale la pena recordar que a veces con el ejemplo
personal podría darse la impresión de cierta arrogancia, a menos que los
ejemplos presenten también los problemas y no solo los logros del
expositor.)

9. La conclusión del mensaje: ¿Cómo puede escribirse la conclusión del


sermón? Es importante que esta recapitule el contenido del sermón, a fin de
que el oyente recuerde lo esencial del mensaje. Además, la conclusión debe
presentarle al oyente un reto para la vida. Al utilizar una conclusión en su
sermón (siempre debe hacerlo), escríbala antes de pararse a predicar. Es
peligrosa la improvisación ante su público. Piense en algo práctico, personal
y entendible. Hay varias maneras de puede presentar la conclusión. Será
provechoso si insta a su público a que tome una decisión o que haga algo.
En este sentido, la conclusión se relaciona con las aplicaciones.

Reforzamiento del aprendizaje

Con este capítulo, hemos llegado al último paso en lo referente al estudio de un


texto dado. Se trata de la elaboración de un vehículo o medio para la
comunicación del mensaje del texto. ¡Todo el estudio debe llegar a un feliz
término!

1. Si se va a presentar un discurso o exposición a un público más o menos


grande, ¿cómo debe elaborarse el bosquejo o esquema base para la
comunicación del mensaje?

2. ¿Cuáles son algunos elementos importantes en la estructuración o plan para


exponer el mensaje del texto? ¿Por qué piensa que esos asuntos son
importantes?

Pág. 85/177
3. Si se va a presentar un discurso o exposición a un público más o menos
grande, ¿qué papel juega la proposición de la exposición?

4. Si el propósito es desarrollar el estudio del texto con un grupo pequeño, ¿qué


debe hacerse para lograr ese propósito? Es importante no presentarse como
un “predicador” o “conferencista”, sino como facilitador, a fin de ayudar al
grupo a encontrar el mensaje del texto y sus aplicaciones.

Nota: Si usted está estudiando este libro junto con otros estudiantes, una vez
que responda las preguntas anteriores, vale la pena que dialogue con ellos
para que intercambien opiniones referentes a las respuestas que cada uno
les ha dado. De esta manera, profundizarán en la comprensión y aplicación
de los conceptos aprendidos.

Capítulo 20

Práctica del método (I)

En este capítulo, usted tiene la oportunidad de practicar el método que ha


aprendido a través de los capítulos anteriores. Para esto, usamos un texto en el
capítulo 1 de la Primera carta del apóstol Pedro. Trate de responder las
preguntas siguientes, a fin de que vaya desarrollando la aplicación del método
que ha aprendido.

1. Según lo que ya usted conoce, ¿a cuál forma de expresión literaria pertenece


el capítulo uno de 1 Pedro? Seleccione, en la casilla correspondiente, la
respuesta que piensa que es la correcta:

Narrativa

Poesía

Discurso

2. Ahora, vaya al capítulo 1 de 1 Pedro. ¿Dónde comienza y dónde termina el


párrafo que incluye el texto de1 Pedro 1:22? Compare diferentes versiones y
tome su decisión antes de seguir con el análisis del texto.

Pág. 86/177
3. ¿Cuáles son algunos asuntos del contexto que merecen la pena estudiar y
tener presentes en el proceso de análisis del párrafo que incluye 1 Pedro
1:22? Revise de nuevo al párrafo que ha seleccionado y estudie los asuntos
del contexto, tanto histórico como textual, que considere importantes.

4. Seguramente usted ya ha determinado que el versículo de 1 Pedro 1:22 está


dentro del párrafo conformado por los vv. 22-25 de este capítulo. ¿Cuáles son
las oraciones que conforman este párrafo? Compare diferentes versiones,
tome su decisión e identifique las oraciones de este párrafo antes de seguir
con el estudio.

5. Bien, ya usted tiene claro cuántas y cuáles son las oraciones de 1 Pedro 1:22-
25. Ahora, analice esas oraciones y escriba las afirmaciones que contienen
cada una de ellas. Reflexione en lo que ha hecho hasta ahora con el texto,
antes de continuar su estudio.

6. Ya usted analizó las oraciones y escribió las afirmaciones que contiene cada
una de ellas. Revise detenidamente lo que escribió y, si es necesario, redacte
las afirmaciones de una manera más clara. Ahora, responda las preguntas
siguientes: ¿Cuál de esas afirmaciones es la principal de este párrafo? ¿Qué
argumentos puede dar para afirmar que tomó la decisión correcta?
Escríbalos para que todo quede claro.

Refuerzo del aprendizaje


A fin de reforzar el aprendizaje, compare lo que usted
ha hecho en el análisis del texto con lo que se
presenta más adelante, en el capítulo 33, bajo el título:
Los primeros seis pasos del método aplicados a 1
Pedro 1:22-25.

7. Hasta ahora todo ha sido bastante fácil en el análisis del texto, ¿no es cierto?
Tal vez ahora el asunto puede hacerse un poco más complicado. Por eso,
antes de determinar la función que cumplen las afirmaciones secundarias en
este párrafo, asegúrese de haber tomado la decisión correcta en los pasos
anteriores. Sobre la base de su reflexión en las afirmaciones que escribió,
determine ahora la función que cumple cada una de ellas en el párrafo.

8. Para demostrarse a usted mismo que comprende bastante bien la estructura


del párrafo que está estudiando, elabore un bosquejo con las afirmaciones
que escribió. Recuerde que el tema del bosquejo será la afirmación principal
del texto. Si lo considera necesario, redacte de una manera más clara las
afirmaciones que escribió, de modo que pueda hacer un bosquejo sencillo
mediante el cual se muestre la estructura de ese párrafo.

9. Asegúrese de que el bosquejo que escribió refleje la estructura del texto.


Ahora reflexione en el mensaje de este texto y redacte en una oración breve

Pág. 87/177
lo que enseña. Al hacer su redacción, asegúrese de haber tomado en cuenta
tanto la afirmación principal como el bosquejo y su desarrollo. Tal vez tenga
que escribir muchas veces lo que piensa que es la enseñanza central de este
texto. Ponga por escrito, delante de usted, varias posibilidades y mediante un
proceso de descarte, tome la decisión que mejor corresponda con lo que en
verdad el texto enseña.

Refuerzo del aprendizaje

A fin de reforzar su aprendizaje, antes de continuar


con el estudio, compare lo que usted ha hecho en
el análisis del texto con lo que se presenta más
adelante, en el capítulo 33, bajo el título: Los
pasos siete al nueve del método aplicados a 1
Pedro 1:22-25.

10. Ya comprende bastante bien el texto y su mensaje. Ya tiene claridad de lo


que el apóstol les dijo a sus lectores originales, hasta el punto de resumirlo
todo en una sola oración. Le felicito. ¡Excelente su trabajo! Ahora, reflexione
en todo lo que ha hecho y escriba cuáles son los principios que se derivan de
este texto. Escríbalos. Seguramente, también en este punto tendrá que
pensar en varias posibilidades. No se preocupe si escribe unos cuantos
principios. Reflexione de nuevo y seleccione los que en verdad se derivan del
texto.

11. No ha terminado su reflexión sobre el texto. Es necesario reflexionar en la


manera como el mensaje, es decir, los principios del texto pueden aplicarse a
nuestra vida hoy. Lo mejor que puede hacer es comenzar por reflexionar en la
manera como pueden aplicarse esos principios a su vida… Después vale la
pena pensar en algunos ejemplos de cómo pueden aplicarse esos principios
a cualquiera persona que los lea o los oiga.

12. Haga un ejercicio más. Reflexione en la manera como el mensaje de este


texto, expresado en los principios que redactó, puede llegar a otras personas.
Es decir, piense en un medio para comunicar el mensaje de 1 Pedro 1:22-25.
Tiene por lo menos dos posibilidades: 1) Elaborar una estrategia para
comunicar el mensaje del texto a un grupo pequeño; 2) elaborar una
estrategia para comunicar el mensaje a un grupo grande. ¡A trabajar para que
haga partícipes a otras personas de lo que usted ha descubierto del texto!

Refuerzo del aprendizaje


Muy bien, ha terminado su estudio del texto. Ahora, a
fin de reforzar su aprendizaje, compare lo que usted
ha hecho en el análisis del texto con lo que se
presenta más adelante, en el capítulo 33, bajo el título:
Pág. 88/177 Los pasos diez al doce del método aplicados a 1
Pedro 1:22-25.
Este capítulo le ha dado la oportunidad de poner en práctica el método que ha
estudiado en los capítulos anteriores. Ha estudiado el texto de 1 Pedro 1:22-25 y
ha tenido la oportunidad de comparar su trabajo con lo que han presentado los
autores de este trabajo sobre estos mismos textos.

1. Después de haber hecho el análisis del texto, ¿cuánto dominio del método
piensa que ha logrado? Argumente su respuesta.

2. ¿Dónde siente que tiene las principales debilidades en la aplicación del


método que ha estudiado? ¿Qué piensa que debe hacer para superar esas
debilidades? ¿Cuáles son las principales fortalezas que usted ya tiene en la
aplicación del método?

3. Usted ha tenido la oportunidad de comparar su trabajo de análisis de 1 Pedro


1:22-25 con lo que se presenta en el capítulo 33 sobre este mismo texto. Al
comparar su trabajo, ¿cuáles han sido las principales coincidencias?
¿Cuáles son las diferencias más notables entre lo que usted ha hecho y lo
que se presenta como ejemplo?

4. ¿Cuáles son las lecciones que ha aprendido en la aplicación del método


estudiado a 1 Pedro 1:22-25?

Nota: Si usted está estudiando este libro junto con otros estudiantes, una vez
que responda las preguntas anteriores, vale la pena que dialogue con ellos
para que intercambien opiniones referentes a las respuestas que cada uno
les ha dado. De esta manera, profundizarán en la comprensión y aplicación
de los conceptos aprendidos.

Pág. 89/177
Capítulo 21

Práctica del método (II)


En este capítulo, usted tiene la oportunidad de seguir practicando el método que
ha aprendido a través de los capítulos anteriores. Para esto, usamos un texto en
el capítulo 5 de la Primera carta del apóstol Pedro. Trate de responder las
preguntas siguientes, a fin de que vaya desarrollando la aplicación del método
que ha aprendido.

1. El primer asunto que debe considerarse al estudiar un texto es bastante


elemental pero, a la vez, fundamental. Debemos determinar la forma de
expresión literaria del texto. Lea el capítulo cinco de 1 Pedro y responda: ¿A
cuál forma de expresión literaria pertenece este capítulo de 1 Pedro?
Seleccione, en la casilla correspondiente, la respuesta correcta:

Narrativa

Poesía

Discurso

2. ¿Qué razones daría usted para afirmar que el texto de 1 Pedro 5:1-4 es un
párrafo? Antes de seguir con el análisis del texto, compare diferentes
versiones y asegúrese de que de verdad este texto es una unidad de
pensamiento. ¿Cuál es el tema de este texto?

Pág. 90/177
3. ¿Cuáles son algunos asuntos del contexto que merecen la pena estudiar y
tener presentes en el proceso de análisis del párrafo de 1 Pedro 5:1-4?
Revise de nuevo el párrafo y estudie los asuntos del contexto, tanto histórico
como textual, que considere importantes para la mejor comprensión del texto.

4. Ahora reflexione en la estructura del texto. Para comenzar, responda la


pregunta: ¿Cuántas oraciones conforman este párrafo? Compare diferentes
versiones, tome su decisión e identifique las oraciones del párrafo antes de
seguir con el estudio.

5. Está avanzando bien. Ya usted tiene claro cuántas y cuáles son las oraciones
de 1 Pedro 5:1-4. Ahora, debe analizar esas oraciones a fin de escribir las
afirmaciones que contiene cada una de ellas. Así que, escriba con sus
palabras las afirmaciones del texto. Asegúrese de haber escrito todas las
afirmaciones del texto. Reflexione en lo que ha hecho hasta ahora con el
texto antes de continuar su estudio.

6. Vuelva a revisar detenidamente las afirmaciones que escribió y, si es


necesario, redáctelas de una manera más clara. Ahora, responda las
peguntas siguientes: ¿Cuál de esas afirmaciones es la principal de este
párrafo? ¿Qué argumentos puede dar para aseverar que tomó la decisión
correcta? Escríbalos para que todo quede claro.

Refuerzo del aprendizaje


A fin de reforzar su aprendizaje, compare lo que
usted ha hecho en el análisis del texto con lo que se
presenta más adelante, en el capítulo 34, bajo el
título: Los primeros seis pasos del método
aplicados a 1 Pedro 5:1-4.

7. Tal vez a partir de este punto, en el análisis del texto, el asunto sea un poco
más complicado. Por eso, antes de determinar la función que cumplen las
afirmaciones secundarias en 1 Pedro 5:1-4, asegúrese de haber tomado la
decisión correcta en los pasos anteriores y de que entiende bien lo que ha
hecho. Ahora, sobre la base de su reflexión en las afirmaciones que escribió,
determine la función que cumple cada una de ellas en el párrafo. Recuerde que
debe pensar en la afirmación principal y la relación que cumplen, en relación
con ella, las afirmaciones secundarias. Escríbalas de nuevo para asignarle a
cada una la función que cumple en el párrafo.

8. Ahora, demuéstrese a usted mismo que comprende bien la estructura del


párrafo que está estudiando. Elabore un bosquejo del texto con las
afirmaciones que escribió. Recuerde que el tema del bosquejo debe ser la
afirmación principal del texto y las secundarias le sirven para desarrollarlo. Si

Pág. 91/177
lo considera necesario, redacte de una manera más clara (más breve si es
posible) las afirmaciones que escribió, de modo que pueda hacer un bosquejo
sencillo mediante el cual se muestre la estructura de 1 Pedro 5:1-4. Hágalo
antes de seguir con su análisis.

9. Asegúrese de que el bosquejo que escribió refleje con claridad la estructura


del texto. Ahora observe ese bosquejo y reflexione en el mensaje de todo el
párrafo, y redacte en una oración breve lo que enseña. Recuerde que al
redactar la enseñanza central, seguimos tres pasos: En primer lugar,
redactamos el tema del párrafo; en segundo lugar, escribimos un resumen de
lo que dice el texto acerca del tema; y, finalmente, redactamos lo que enseña
el párrafo en una sola oración breve. Al hacer su redacción, asegúrese de
haber tomado en cuenta tanto la afirmación principal como el bosquejo y su
desarrollo. Tal vez tenga que escribir muchas veces lo que piensa que es la
enseñanza central de este texto, hasta que sienta que tiene claridad. Así que,
no se preocupe; ponga por escrito, delante de usted, varias posibilidades y
mediante un proceso de descarte, tome la decisión que mejor corresponda
con lo que en verdad enseña el texto.

Refuerzo del aprendizaje


Le felicitamos por su avanza en el estudio. Ahora, a
fin de reforzar su aprendizaje, compare lo que
usted ha hecho en el análisis del texto con lo que
se presenta más adelante, en el capítulo 34, bajo el
título: Los pasos siete al nueve del método
aplicados a 1 Pedro 5:1-4.

10. ¿Cómo se siente con lo que ha hecho en el análisis de este texto? Ya


comprende bastante bien su mensaje, ¿no es cierto? Muy bien, merece una
felicitación. Ya tiene claridad de lo que el apóstol les dijo a sus lectores
originales, hasta el punto de resumirlo todo en una sola oración. ¡Excelente
su trabajo hasta este punto! Ahora, reflexione en todo lo que ha hecho y
escriba cuáles son los principios que se derivan de este texto. Escríbalos
ahora. Seguramente, también en este punto tendrá que pensar en varias
posibilidades. No se preocupe si escribe unos cuantos principios. Reflexione
de nuevo y seleccione los que en verdad se derivan del texto y redáctelos de
la manera más clara y sencilla posible.

11. Pero todavía no ha terminado su trabajo con este texto. Ahora es necesario
reflexionar en la manera como el mensaje, es decir, los principios del texto
pueden aplicarse a nuestra vida hoy. Lo mejor que puede hacer es comenzar
por reflexionar en la manera como pueden aplicarse esos principios a su
vida… Después, reflexione en algunos ejemplos de cómo pueden aplicarse
esos mismos principios a cualquiera persona que los lea o los oiga.

Pág. 92/177
12. Finalmente, haga un ejercicio más. Reflexione en la forma como el mensaje
de este texto, expresado en los principios que redactó, puede llegar de
manera clara y eficiente a otras personas. Es decir, piense en un medio para
comunicar el mensaje de 1 Pedro 5:1-4. Tiene delante por lo menos dos
posibilidades: 1) Elaborar una estrategia para comunicar el mensaje del texto
a un grupo pequeño; 2) elaborar una estrategia para comunicar el mensaje a
un grupo grande. ¡A trabajar para que haga partícipes a otras personas de lo
que usted ha descubierto en 1 Pedro 5:1-4!

Reforzamiento del aprendizaje

Este capítulo le ha dado la oportunidad de poner en práctica el método que ha


estudiado en los capítulos anteriores. Ha estudiado dos textos de 1 Pedro y ha
tenido la oportunidad de comparar su trabajo con lo que han presentado los
autores de este trabajo sobre estos mismos textos.

1. Después de haber hecho el análisis de esos dos textos, ¿cuánto dominio del
método piensa que ha logrado? Argumente su respuesta.

2. ¿Dónde siente que tiene las principales debilidades en la aplicación del


método que ha estudiado? ¿Qué piensa que debe hacer para superar esas
debilidades? ¿Cuáles son las principales fortalezas que usted ya tiene en la
aplicación del método?

3. Usted ha tenido la oportunidad de comparar su trabajo de análisis de 1 Pedro


5:1-4 con lo que se presenta en el capítulo 34 sobre este mismo texto. Al
comparar su trabajo, ¿cuáles han sido las principales coincidencias? ¿Dónde
piensa que debe trabajar más con el texto y la aplicación del método?

4. ¿Cuáles son las lecciones que ha aprendido en la aplicación del método


estudiado a 1 Pedro 5:1-4?

Nota: Si usted está estudiando este libro junto con otros estudiantes, una vez
que responda las preguntas anteriores, vale la pena que dialogue con ellos
para que intercambien opiniones referentes a las respuestas que cada uno
les ha dado. De esta manera, profundizarán en la comprensión y aplicación
de los conceptos aprendidos.

Pág. 93/177
¡Cursos en línea!

Le felicitamos por su disciplina en la lectura de este material.


Esperamos que haya logrado aprendizajes importantes para
su crecimiento personal y el ministerio que el Señor le ha
encomendado. Si le han surgido preguntas, o si siente que
necesita profundizar más en estos temas, le sugerimos que
se inscriba en uno de los cursos en línea que se ofrecen a
través del Desarrollo Cristiano Bíblico. Puede conseguir
toda la información necesaria en:
www.estudiosdcb.org/cursos-en-linea-para-estudiar-la-biblia

Capítulo 22
Propuestas básicas para el análisis
de textos bíblicos discursivos

Un resumen

Mucho de lo que estudió en los capítulos anteriores referente al método para el


análisis de los textos bíblicos discursivos seguramente ya era conocido para
usted. Sin embargo, no dudamos que hubo enfoques de interés y
aprovechamiento en su compromiso de comprender, asimilar y comunicar
eficazmente la Palabra de Dios en estos días cuando hay tantas voces que
reclaman ser oídas. Ahora tiene claro que los pasos del método van desde la
identificación de la forma de expresión literaria hasta la comunicación del
mensaje del texto. Ahora, en este capítulo, tiene un resumen que le ayudará a
fijar mejor los conceptos que ya ha aplicado. ¿Cuáles son los pasos adecuados
que deben seguirse en el análisis adecuado de textos discursivos?

1. Para analizar adecuadamente un texto es necesario identificar la forma de


expresión literaria en la cual está escrito. Esto significa que antes de analizar
cualquier texto bíblico, debemos saber si se trata de discurso, narrativa o poesía,
a fin de aplicarle el método correspondiente. Porque, si aplicamos el mismo
método a todas las formas de expresión literaria, en muchos casos (si no en
todos) violentaremos lo que el autor quiso comunicar.

Pág. 94/177
2. Para analizar de manera adecuada un texto es necesario delimitar con
precisión la unidad básica de pensamiento. Esto significa que, antes de
analizar formalmente un texto dado, debemos asegurarnos de que este exprese
un pensamiento completo. Entendemos que las unidades básicas de
comunicación escrita son el párrafo, el episodio o el poema, según sea la forma
literaria del texto. Así que, el análisis adecuado del texto no se refiere a versículos
o capítulos completos, sino a unidades básicas de comunicación escrita. En los
textos discursivos, analizamos párrafos completos como unidades de
pensamiento.

3. El análisis adecuado de un texto exige la comprensión del contexto tanto


del autor como del de los lectores originales. Esto implica la investigación tanto
del contexto histórico como del contexto textual (literario). En este contexto,
debemos tomar conciencia de que no solo “un texto sin contexto puede ser un
pretexto”, sino que un contexto mal usado también puede ser un pretexto para
torcer el mensaje del texto.

4. En el análisis adecuado de un texto discursivo, es necesario identificar las


oraciones que conforman el párrafo. Esto es muy importante, porque la
comunicación escrita en los discursos se presenta a través de oraciones, es
decir, a través de ideas con sentido cabal. Normalmente, un párrafo contiene
varias oraciones para expresar el concepto que el autor quiere comunicar,
aunque a veces hay párrafos de una sola oración.

5. En el análisis adecuado de un párrafo, es necesario identificar las


afirmaciones que contiene. Esto significa que, en vez de centrar la atención en
palabras y frases aisladas, es necesario prestarles atención a las oraciones y las
cláusulas mediante las cuales el autor expresa sus ideas. Especialmente, debe
prestárseles atención a las cláusulas independientes que se encuentran en el
texto, pues estas constituyen las afirmaciones que presenta el autor. Eso nos
ayuda a identificar lo que dice el texto.

6. En el análisis adecuado de un párrafo, es fundamental identificar la


afirmación principal. Normalmente, el párrafo tiene una sola afirmación
principal, la cual constituye el punto central que el autor presenta. Este paso es
vital en el proceso de análisis del texto, pues la afirmación principal expresa el
tema del párrafo y las demás la apoyan de diferentes maneras para desarrollar
el argumento.

7. En el análisis adecuado de un párrafo, es necesario determinar la función


que cumplen las afirmaciones secundarias en relación con la principal. Las
afirmaciones secundarias de un párrafo, normalmente, cumplen diversas
funciones. Para comprender el mensaje del texto, es necesario identificar con
claridad la función que cumple cada afirmación (oración) dentro del párrafo en
relación con la principal.

8. En el proceso de análisis de un párrafo, es importante elaborar un


bosquejo que refleje su estructura. Un bosquejo que muestre la estructura del
párrafo indica que el estudiante comprende el argumento del autor y su
desarrollo a través del texto. Si ha comprendido bien la función de las
afirmaciones, lo revelará claramente en el bosquejo textual del párrafo.

Pág. 95/177
9. El análisis adecuado de un párrafo debe permitirnos redactar en una
oración breve lo que este enseña. La redacción de lo que enseña el párrafo en
una sola oración breve indica que el estudiante ha comprendido lo que el autor
quiso comunicarles a sus destinatarios originales. Esta oración debe recoger el
pensamiento de todo el párrafo.

10. El análisis adecuado de un párrafo debe permitirnos redactar de manera


clara los principios que enseña. La manera como se asumen las verdades del
evangelio, normalmente, corresponden a realidades locales y temporales, pero
las verdades son eternas y existen como principios para la vida en cualquier
época, cultura y lugar. Es responsabilidad del estudiante expresar en lenguaje
contemporáneo y sencillo los principios que enseña el texto, de modo que
puedan ser asumidos por las personas en cualquier medio socio-cultural donde
se encuentren.

11. El análisis adecuado del texto no ha terminado si no incluye aplicaciones


para los principios que enseña. Las verdades de ayer deben ser pertinentes a
las realidades de hoy. Esto indica que el mensaje de la Biblia debe afectar tanto
la manera de pensar como la manera de actuar de las personas en todos los
tiempos. Para lograrlo, es necesario encontrar la manera de llevar a la práctica
las eternas verdades del evangelio en las realidades contemporáneas de un
mundo cambiante.

12. El análisis adecuado del texto debe incluir la elaboración de una estrategia
para comunicar su mensaje. Esto significa que el mensaje recibido del texto
debe ser entregado. Y este acto exige fidelidad al texto y sensibilidad a las
realidades humanas. Entonces, se trata no solo de la asimilación del mensaje del
texto, sino también de la comunicación del mismo ya sea a un grupo pequeño, o
a un público grande mediante la exposición de una conferencia o sermón.
Queda claro que se trata del mensaje del texto, no de otra cosa; y del oyente
contemporáneo, no del de ayer.

Pág. 96/177
Reforzamiento del aprendizaje

Como se ha dado cuenta, el capítulo que acaba de leer es un resumen, una


descripción breve, de los pasos del método que ha estudiado en los capítulos
anteriores. Este, sin duda, ha sido un buen repaso del estudio, pero es bueno
que siga reflexionando en estas cosas.

1. ¿Piensa que los pasos del método de verdad le ayudan a descubrir la


enseñanza del texto? ¿Cuáles son dos o tres razones que sustentan su
respuesta anterior?

2. ¿Cuál de estos pasos le ha dado más dificultad al momento de aplicarlo?


¿Por qué piensa que le ocurre esto?

3. ¿Cuál de los pasos del método estudiado es frecuentemente violentado por


los maestros y predicadores contemporáneos?

4. ¿A quiénes le gustaría recomendarles el método que usted ha estudiado en


este material? ¿Por qué le gustaría hacerlo?

Nota: Si usted está estudiando este libro junto con otros estudiantes, una vez
que responda las preguntas anteriores, vale la pena que dialogue con ellos
para que intercambien opiniones referentes a las respuestas que cada uno
les ha dado. De esta manera, profundizarán en la comprensión y aplicación
de los conceptos aprendidos.

Pág. 97/177
Sección 4

Ayudas complementarias para


el estudio y la comunicación
del mensaje del texto bíblico

Pág. 98/177
Pág. 99/177
Capítulo 23
La intención del autor como factor decisivo
en la interpretación de la Escritura:
Introducción
(Por Tracy L. Howard) 90

Para muchos, la Biblia es difícil de entender. Otros suponen que han hallado la
interpretación correcta, cuando en realidad solo han caído en la práctica de
colocar sus propias ideas en el texto para forzarlo a decir lo que quieren que
diga. Esto suele suceder por la tendencia de dejar las palabras bíblicas como
tinta impresa en la página, desprovistas de cualquier mente humana que las
formuló y construyó.

Las palabras que leemos en un texto están directamente atadas a la voluntad


del autor (a lo que él quiso comunicar) que intenta transmitir la verdad de una
manera clara y precisa. Por esta razón, nuestra meta en el proceso interpretativo
es: descubrir lo que significó el texto en la mente de su autor para sus
lectores originales. Pero, para lograr este cometido, es necesario entender los
siguientes conceptos:

1) Significado.91 Según algunas definiciones, significado indica “aquello que


se intenta que sea, o de hecho lo es, referido o entendido a través del idioma”.
Así que, el significado se presenta no como símbolos que tienen significado en
sí mismos, sino como palabras y oraciones que llevan un significado muy
definido dentro de sus contextos. Por eso, cuando nos acercamos a un texto
como Filipenses 1:19, no es correcto solo preguntarnos qué significa la palabra

90
Este es un resumen del artículo por Tracy Howard.
91
De acuerdo con este trabajo, la palabra significado se refiere a lo que el autor
bíblico quiso comunicar con los términos usados por él.

Pág. 100/177
salvación. En lugar de ello, tenemos que preguntarnos qué quiso dar a entender
Pablo por medio de la palabra salvación en ese contexto en particular. Thiselton
ofrece una interesante ilustración para demostrar lo anteriormente dicho: “Si yo
exclamo: “esto es veneno”, puede ser que quiera pronunciar un imperativo
urgente: “¡Búscame a un médico!”, o dar una advertencia: “¡Cuidado¡ ¡No tomes
esto!”, o pronunciar un reproche: “¡Se te olvidó ponerle azúcar a mi café!” Este
ejemplo demuestra la variedad de connotaciones e implicaciones que puede
tener una palabra o una oración según el contexto en la cual se use.

2) Término. Es una palabra usada en un contexto particular con un significado


específico. Con frecuencia existe la idea falsa de que, cuando uno ha hallado la
etimología de una palabra (su origen y desarrollo histórico), ya tiene su
significado. Esto no es verdad, de ninguna manera. Una palabra no acude a su
historia en busca de significado, sino a su autor. Por eso, cuando se hacen
estudios de palabras, es importante determinar lo que el autor quiso que la
palabra significara en el contexto particular en el cual la usó.
3) Significación.92 Es el fenómeno donde el intérprete pasa por alto el
significado que el autor intentó comunicar y lo sustituye por la significación que
el material escrito puede tener para él. Esto es un error. La validez en la
interpretación depende de indagar y encontrar lo que el autor intentó decir
y no de lo que pensamos que pudiera significar para nosotros, en un momento
dado, tal o cual expresión de un texto.

Al examinar un texto de las Escrituras, tenemos que recordar, como ya se dijo,


que solo se logra comprender el significado de un conjunto de palabras si se
entiende lo que el autor intentó comunicar mediante esas palabras y oraciones.
Las palabras y las oraciones tienen el significado que el autor quiso expresar al
escribirlas. Así, pues, cuando leemos en Santiago 1:2 las palabras:
considérense muy dichosos, tenemos que reconocer que poseen significado
cuando están unidas a una intención que hay en el corazón de Santiago y se
entienden en función del contexto en el cual se escribieron.

Por tanto, para entender el concepto de significado, tenemos que ver el texto
no simplemente como un conjunto de palabras y oraciones que están en una
página, sino como la expresión de una mente inspirada por el Espíritu Santo que
tuvo una intención cuando las escribió.

Tenemos, pues, la responsabilidad de indagar el significado, mediante el


descubrimiento de la intención del autor del texto que estudiamos. El
hecho de no hacer esto dará como resultado una grosera manipulación de
la Palabra de Dios.

Conclusión

Mi propósito ha sido destacar de manera breve una área de la hermenéutica que


tiene que considerarse si hemos de interpretar bien la Palabra de Dios. Esa área
es la importancia de ver los elementos particulares de cualquier texto de la
Escritura, y su correspondiente significado, en función de un autor que se

92
La palabra significación se refiere a lo que el lector contemporáneo quiere o
pretende que el texto diga.

Pág. 101/177
propuso comunicarlos con una idea global en mente. Espero que, al continuar el
estudio de la Escritura, lleguemos a ser obreros que ciertamente no tenemos de
qué avergonzarnos, que interpretemos correctamente la Palabra de Dios.
Entonces, el resultado será estudiar un texto bíblico, derivar los principios que
allí se enseñan, y luego aplicarlos no sólo a nuestra propia experiencia, sino a
las experiencias de aquellos a quienes el Señor ha encomendado a nuestro
cuidado.

Reforzamiento del aprendizaje

En este capítulo usted leyó la declaración siguiente: “Otros suponen que han
hallado la interpretación correcta, cuando en realidad solo han caído en la
práctica de colocar sus propias ideas en el texto para forzarlo a decir lo que
quieren que diga”. Esta sí que es una tragedia, ¿no es cierto? Así que, merece la
pena reflexionar un poco más en este tema de la Intención del autor como factor
decisivo en la interpretación de la Escritura.

1. ¿Cuál es el argumento fundamental que se presenta en el capítulo que acaba


de leer?

2) Según lo que ha leído en este capítulo, ¿de qué depende principalmente el


significado de una palabra usada por un autor bíblico en un texto
determinado?

3) ¿Cuál piensa usted que es la mejor manera para determinar el significado


de una palabra en un texto bíblico en español? Argumente su respuesta.

4) De acuerdo con T. Howard, ¿cuál sería el resultado de su estudio de un


texto bíblico si no trata de responder correctamente la pregunta acerca de la
intención original del autor?

Nota: Si usted está estudiando este libro junto con otros estudiantes, una vez
que responda las preguntas anteriores, vale la pena que dialogue con ellos
para que intercambien opiniones referentes a las respuestas que cada uno
les ha dado. De esta manera, profundizarán en la comprensión y aplicación
de los conceptos aprendidos.

Pág. 102/177
Pág. 103/177
Capítulo 24
La necesidad de la interpretación
(G. Fee y D. Stuart) 93

Hay predicadores y maestros que se encuentran con mucha frecuencia


inclinados a investigar a fondo un texto bíblico, y en su afán pasan por alto el
significado sencillo del texto, que a menudo está en la superficie. El propósito de
toda buena interpretación no debe ser la singularización; no se trata de descubrir
lo que nadie más haya visto antes, sino comprender la verdad del texto bíblico.

Las interpretaciones que tienen como objetivos de sus esfuerzos la


singularización, por lo general pueden atribuirse al orgullo (un intento por
parecer "más inteligentes" que los demás), a una comprensión falsa de la
espiritualidad (que supone que la Biblia está llena de verdades profundas que
solo las personas más espirituales y con capacidades especiales pueden sacar
a la luz), o los intereses creados (la necesidad de apoyar una posición
teológica). Las interpretaciones singulares son generalmente erróneas.

El significado sencillo
El propósito de la buena interpretación es simple: llegar al significado sencillo del
texto. Pero, ¿qué pasa cuando el "significado sencillo" no es tan sencillo para
todos y se encuentran diferencias de interpretación?

Por ejemplo, es interesante observar que la mayoría de los que dicen que las
mujeres deben callar en la iglesia (basado en 1 Corintios 14:34-35), al mismo
tiempo niegan la validez de hablar en lenguas y profetizar. Y los que afirman que
tanto las mujeres como los hombres deben orar y profetizar (basado en 1
Corintios 11:2-16), a menudo niegan que deban hacerlo con la cabeza cubierta.
93
Este es un resumen de: Gordon Fee y Douglas Stuart, La lectura eficaz de la Biblia:
Capitulo 1: Introducción: La necesidad de la interpretación, trad. Por Jorge Arbeláez
Giraldo (Editorial Vida, 1985), páginas 11-24.

Pág. 104/177
Para algunos, la Biblia enseña "claramente" el bautismo de los creyentes por
inmersión; otros creen que pueden defender con la Biblia el caso del bautismo
de infantes. Tanto la "seguridad eterna" como la posibilidad de "perder la
salvación" son predicadas en la iglesia. No obstante, se afirma que ambas
doctrinas son el significado sencillo de los textos bíblicos.

Además de estas diferencias reconocibles entre los "cristianos que creen en la


Biblia", también se pueden reconocer las sectas falsas, cuya característica
esencial es tener otra fuente de autoridad además de la Biblia. Pero aun gente
ortodoxa en teología ha aceptado movimientos como el de la prosperidad, cuya
premisa es que la voluntad de Dios para sus hijos es la prosperidad económica y
material. Uno de los que apoyan este "evangelio" comienza su libro con un
argumento a favor del "sentido sencillo" de la Escritura, afirmando que él le da el
primer lugar a la Palabra de Dios durante su estudio. Dice que lo que cuenta no
es lo que pensamos que dice, sino lo que en realidad dice. Él busca el
"significado sencillo". Pero uno comienza a dudar de lo que en realidad sea el
"significado sencillo", cuando dice que la prosperidad económica es la voluntad
de Dios, con base en el texto de 3 Juan 2: Querido hermano Gayo, oro para que
te vaya bien en todos tus asuntos y goces de buena salud, así como prosperas
espiritualmente, un texto que en realidad no tiene que ver en nada con la
prosperidad económica. Tal vez, la razón por la que algunos buscan el
"significado sencillo" del texto bíblico, sea para apoyar sus propias ideas.

Dada toda esta diversidad, dentro y fuera de la iglesia, y todas las diferencias
aun entre los eruditos cristianos, el antídoto contra la mala interpretación no es
la ausencia de esta, sino la necesidad de tener una buena interpretación,
fundada en el sentido común. Esta necesidad se muestra aún más cuando se
consideran dos factores: La naturaleza del lector y la naturaleza de las
Escrituras.

La naturaleza del lector


Aunque no se quiera, todo lector es al mismo tiempo intérprete. Tenemos la
tendencia a creer que lo que entendemos del texto bíblico es lo mismo que se
proponía el Espíritu Santo, cuando se escribió. Sin embargo, siempre traemos al
texto lo que somos, con todas nuestras experiencias, cultura y comprensión
anterior. Algunas veces, lo que traemos al texto, sin intención, nos descarría o
nos hace poner en el texto toda clase de ideas extrañas.

La naturaleza de las Escrituras


La Biblia es al mismo tiempo humana y divina. Como declaró una vez el profesor
George Ladd: "La Biblia es la Palabra de Dios dada en palabras humanas dentro
de la historia".

El hecho que la Biblia tenga un lado humano, es la razón que tenemos para
interpretarla. Referente a esto, se deben tener en cuenta dos asuntos:

1) Al hablar a través de personas reales, en una variedad de circunstancias


específicas, durante un período de 1.500 años, la Palabra de Dios fue
expresada en el vocabulario y los patrones de pensamiento de aquellas
personas, y fue condicionada por su cultura, sus tiempos y sus circunstancias.
Es decir, la Palabra de Dios para nosotros fue ante todo, su Palabra para ellos.

Pág. 105/177
Para que ellos la oyeran, solo se les podía dar en el idioma que ellos pudieran
entender. Nuestro problema es que estamos demasiado separados de ellos por
el tiempo, y algunas veces por el pensamiento.

2) Uno de los aspectos más importantes del lado humano de la Biblia es


que para comunicar su Palabra a los seres humanos, Dios decidió usar varias
clases de comunicación. P. ej., utilizó historia narrada, genealogías, crónicas,
toda clase de leyes, varios géneros de poesía, proverbio, oráculos proféticos,
acertijos, dramas, bosquejos biográficos, parábolas, cartas y sermones. Por
eso el intérprete debe aprender las reglas que corresponden a estas formas o
géneros literarios.

La primera tarea: la exégesis

La exégesis es el estudio cuidadoso y sistemático de las Escrituras para


descubrir el significado original del texto. Es fundamentalmente una tarea
histórica. Es el intento de oír la Palabra como debieran haberla oído los
destinatarios originales.

¿Cómo hacer la exégesis?


En su nivel más elevado, la exégesis requiere el conocimiento de muchas cosas
que no esperamos que los lectores de este libro sepan necesariamente: los
idiomas bíblicos, los fondos culturales semítico, judío y helenístico; cómo decidir
cuál fue el texto original cuando los manuscritos tienen varias versiones; el uso
de toda clase de instrumentos primarios. Sin embargo, se puede aprender a
hacer buena exégesis aunque no se tenga acceso a todas estas habilidades y
herramientas.

La clave para la buena exégesis es aprender a leer con cuidado y hacer las
preguntas adecuadas acerca del texto. Hay dos clases fundamentales de
preguntas que uno debe hacer sobre cada pasaje bíblico: las que se relacionan
con el contexto (histórico y literario) y las relacionadas con el contenido del texto
mismo.

El contexto histórico: Esto tiene que ver con la época y cultura del autor y sus
lectores. La respuesta a este tipo de preguntas se encuentra en ayudas
externas, como diccionarios bíblicos. La pregunta más importante del contexto
histórico tiene que ver con la ocasión y el propósito de cada libro bíblico o de sus
distintas secciones. La respuesta a esta pregunta normalmente se halla dentro
del libro mismo. Pero hay que aprender a leer en espera de tales asuntos.

El contexto literario: Esta es la tarea crucial de la exégesis, y afortunadamente


es algo que se puede hacer bien sin tener que consultar a los "expertos". En
esencia, contexto literario significa que las palabras solo tienen significado en
oraciones, y en su mayor parte las oraciones bíblicas solamente tienen significado
en relación con las oraciones que las anteceden o las que siguen. Por encima de
todo se debe aprender a reconocer unidades de pensamiento. Con la ayuda de
una traducción adecuada, esto es algo que el lector puede hacer.

Las preguntas de contenido: Esto tiene que ver con los significados de las
palabras, lo que afirman las oraciones y la relación entre las oraciones que

Pág. 106/177
componen la unidad de pensamiento que se está estudiando. Primero, es
importante estudiar el texto mismo y analizarlo utilizando las herramientas a su
alcance. Pero al utilizar las herramientas aparte de la Biblia, es necesario
recordar dos normas: 1) las herramientas deben ser de la mejor calidad (un buen
diccionario bíblico o un buen comentario), y 2) deben usarse estas herramientas
solo después de hacer su propio análisis del texto bíblico.

La segunda tarea: La hermenéutica

La hermenéutica cubre todo el campo de la interpretación, incluso la exégesis.


Pero también se usa en un sentido más restringido referido a la búsqueda de la
relevancia contemporánea de los textos antiguos. En este trabajo usamos la
"hermenéutica" exclusivamente de ese modo, para hacer las preguntas acerca
del significado de la Biblia para los tiempos modernos.

Pero, comenzar con la aplicación contemporánea (aquí y ahora) es un error, ya


que el único control apropiado de la hermenéutica se encuentra en el propósito
original del texto bíblico. Los errores interpretativos radican en una hermenéutica
no basada en una buena exégesis. Quienes predican herejías han comenzado
con el "aquí y el ahora" y les han puesto a los textos un significado que no
estaba allí en su origen. Un texto no puede significar lo que nunca significó.

Alguien podría preguntar: Pero, ¿no es posible que un texto tenga un significado
adicional (más completo o profundo), más allá de su propósito original? A fin de
cuentas, esto pasa a veces en el propio Nuevo Testamento, especialmente
referente a las profecías del Antiguo Testamento. Pero esto no justifica la
práctica de derivar un significado hoy del texto bíblico que no quiso comunicar el
autor a sus destinatarios originales.

Por eso, es sumamente importante estudiar el texto de una manera adecuada (la
exégesis) tomando en cuenta el contexto (histórico y literario) y el contenido del
texto mismo. Esto mismo debe servir como una buena base para una buena
interpretación (la hermenéutica). Recuerde que la meta de todo estudio e
interpretación de la Biblia es determinar lo que significó el texto a los
destinatarios originales y expresarlo en términos entendibles para nuestro
público hoy en día.

Reforzamiento del aprendizaje

Usted acaba de leer un trabajo de G. Fee y D. Stuart, referente a la necesidad


de la interpretación. Por supuesto, interpretamos todo el tiempo. El asunto es si
interpretamos bien. Entonces, merece la pena reflexionar un poco más en este
tema. Para tal efecto, se presentan las preguntas siguientes:

1. ¿Qué dicen G. Fee y D. Stuart sobre la naturaleza del lector y la naturaleza de


las Escrituras?

Pág. 107/177
2. Fee y Stuart presentan una reflexión sobre “la exégesis” y “la hermenéutica”.
¿A qué se refieren con estas expresiones?

3. ¿Cómo se relacionan la exégesis y la hermenéutica en el análisis de un


texto bíblico determinado? Haga una comparación de estos dos conceptos.

4. Según Fee y Stuart, ¿cuál debe ser la meta de todo estudio e interpretación
de la Biblia?

Nota: Si usted está estudiando este libro junto con otros estudiantes, una vez
que responda las preguntas anteriores, vale la pena que dialogue con ellos
para que intercambien opiniones referentes a las respuestas que cada uno
les ha dado. De esta manera, profundizarán en la comprensión y aplicación
de los conceptos aprendidos.

Capítulo 25
Seamos lógicos: El uso y abuso del lenguaje
(M. Silva)

1. Debemos reconocer la importancia de los idiomas originales para la


interpretación apropiada del texto bíblico. Vale la pena familiarizarse con el
griego y el hebreo. Si esto no es factible, es necesario acostumbrarse a la idea
de que existe una laguna lingüística y cultural entre nosotros y el texto bíblico. A
pesar de que existe esta distancia, no se debe exagerar. Hoy tenemos buenas
traducciones al español, aunque en casos de interpretaciones difíciles debe
tenerse cuidado de no sacar conceptos de la Biblia que estén “apoyados” solo
por una traducción.

2. Debemos reconocer que las versiones en español son suficientemente


confiables para entender el mensaje bíblico. Si bien es cierto que debemos
estar agradecidos a los eruditos que nos ayudan con los detalles y dificultades
de lenguaje, es importante recordar que la enseñanza general de las Escrituras
es completamente accesible a todos los creyentes en su propio idioma.

3. Debemos dar prioridad al uso conocido y contemporáneo de las


palabras cuando se escribieron (no al desarrollo histórico, ni a un uso no
común). Aunque el desarrollo histórico de una palabra sea interesante, los
autores dependieron del uso normal del lenguaje de su tiempo. Por lo general,
los significados propuestos de una palabra son válidos, solo si se puede verificar
su uso contemporáneo con el texto.

4. Debemos concentrarnos en los usos específicos dados en el contexto.


Tener el conocimiento de los varios significados de una palabra puede ser una
ayuda en el proceso de tomar una decisión de su significado. Pero debe
recordarse que cualquier significado que no se especifique en el contexto,
normalmente tampoco está en el pensamiento del que habla (o escribe) ni en el
de los oyentes (o lectores).

Pág. 108/177
5. Debemos destacar la importancia del contexto. Este último es el principio
fundamental. En verdad es el que sirve como plataforma para todos los demás.
P. ej., la razón por la cual no tenemos que depender completamente de los
eruditos, es que el mensaje global de las Escrituras puede comprenderse sin el
manejo de los detalles técnicos. No nos comunicamos, normalmente,
pronunciando palabras aisladas, sino a través de oraciones completas. Antes de
intentar resolver un problema de interpretación, en un versículo dado, debemos
leer y releer todo el capítulo, y más aún todo el libro, al cual pertenece. Sin duda,
la lectura constante de las Escrituras en su totalidad es la mejor manera de tratar
correctamente la Palabra de Dios.

Reforzamiento del aprendizaje

El uso y abuso del lenguaje, es el tema de este breve capítulo. Se han


presentado cinco puntos sumamente importantes en el estudio de los textos
bíblicos. Aunque son muy breves, vale la pena reflexionar sobre lo que allí se
afirma.

1. Reflexione sobre los cinco puntos que presenta este artículo. ¿Cuál de estos
puntos piensa que es el más importante? ¿Por qué?

2. En este capítulo, ¿qué importancia se le da al contexto para la comprensión de


los textos bíblicos?

3. ¿Qué ha querido comunicar el autor con el concepto siguiente: “Debemos dar


prioridad al uso conocido y contemporáneo de las palabras cuando se
escribieron”?

4. ¿Qué importancia se le da en este capítulo a la comparación de versiones en


el estudio de un texto determinado?

Nota: Si usted está estudiando este libro junto con otros estudiantes, una vez
que responda las preguntas anteriores, vale la pena que dialogue con ellos
para que intercambien opiniones referentes a las respuestas que cada uno
les ha dado. De esta manera, profundizarán en la comprensión y aplicación
de los conceptos aprendidos.

Pág. 109/177
Capítulo 26
Observaciones acerca del contexto bíblico
(R. Hanna)

Si la Biblia es la máxima autoridad y guía para nuestra vida, debemos


preocuparnos por entender bien lo que Dios, a través de los autores humanos,
ha querido decirnos. Conocer el contexto del texto bíblico que estudiamos es
fundamental para la comprensión del mensaje dado por el autor a sus
destinatarios originales. Esto indica la importancia de considerar las
implicaciones que tiene el contexto del párrafo que analizamos para su correcta
interpretación.

¿A qué se refiere el “contexto”?

El contexto se refiere al mundo fuera del texto y que lo afecta. Este es el


contexto histórico. También, el contexto se refiere a cualquier parte de la Biblia
que influye en el desarrollo del argumento del autor. Este es el contexto textual.

Al estudiar el contexto bíblico, deben considerarse esos dos aspectos: el


contexto histórico y el contexto textual. El contexto histórico se refiere a los
factores de la vida política, filosófica, económica, religiosa, cultural, y a otros que
influyeron en el mensaje y en el modo de pensar del autor bíblico. El contexto
textual se refiere a los párrafos inmediatamente anteriores o posteriores al texto
que estudiamos, la carta o libro completo, a otras cartas o libros escritos por el
mismo autor, y hasta a cualquier otra parte de la Biblia que se relacione con el
mensaje del autor en un texto determinado. El conocimiento de este contexto
influye en la interpretación del texto bíblico que se estudia.

¿Por qué estudiar el contexto?

Pág. 110/177
Al estudiar cualquier texto, tenemos que considerar su contexto. Esto por cuanto
el texto bíblico no se escribió en nuestro tiempo, ni en nuestro idioma, ni está
fundamentado en nuestra manera de pensar y comunicarnos. A menudo, nos
acercamos a la Biblia con conceptos equivocados con respecto a su entorno
porque estamos lejos del ambiente (tanto el modo de vivir como de pensar) de
los autores bíblicos. Entonces, para no acercarnos a ella con conceptos
equivocados de nuestra cultura que nada tienen que ver con el ambiente donde
se escribió, es importante estudiar su contexto y poder así descubrir cuál fue la
intención original del autor.

¿Cómo puede el estudio del contexto ayudarnos en el análisis de un párrafo


dado?

El estudio del contexto puede ayudarnos a comprender el desarrollo del mensaje


del autor. Cuando el autor bíblico escribió, no lo hizo en el vacío a unos
destinatarios anónimos e imaginarios, ni escribió una lista de exhortaciones sin
coherencia ni relación entre sí. Normalmente, le escribió a un público específico
con determinadas necesidades, expresando conceptos de lo que quería decirles
mediante palabras, frases, oraciones y párrafos que guardan relación entre sí.
Escribió así porque quería en verdad comunicar conceptos, y no meramente
bombardear a su público con ideas aisladas. En este sentido, el estudio del
contexto, tanto el histórico como el textual, puede ayudarnos a comprender
mejor el hilo del argumento del autor, y esto nos ayuda a responder mejor la
pregunta referente a la intención del autor. Podemos comprender mejor el
mensaje que el autor quería comunicar si entendemos cómo lo desarrolló.

¿Cómo debemos estudiar el contexto al analizar un párrafo dado?

Al analizar un párrafo dado, debemos tomar en cuenta dos aspectos: el estudio


preliminar y el estudio comparativo del contexto.

El estudio preliminar del contexto nos orienta en lo referente a la enseñanza


del autor. ¿Cómo desarrolla el autor su argumento y cómo se relaciona el
párrafo bajo estudio con lo que quiere comunicar en todo su libro? Saber para
qué o por qué el autor escribió el libro y cómo se relaciona con el párrafo que se
analiza, puede orientarnos en el proceso de comprender lo que quiere
comunicar el autor a través de ese párrafo y qué aporta este al argumento de
todo el libro.

En el estudio de comparación del contexto se toman en cuenta dos cosas.


Primero se compara lo que pensamos que enseña un párrafo dado (que
estamos analizando) con lo que enseñan los párrafos inmediatamente antes y
después de este párrafo. En segundo lugar, se compara lo que enseña el
párrafo que se está analizando con lo que enseñan otros párrafos que tratan el
mismo tema (o un tema parecido). Esto puede ayudarnos a entender cuál es el
aporte de este párrafo a la enseñanza bíblica y, a la vez, cómo se relaciona con

Pág. 111/177
lo que enseña toda la Biblia.94 En conclusión, el uso preliminar del contexto nos
orienta con respecto a la enseñanza del párrafo y el uso de la comparación del
contexto verifica lo que pensamos que enseña tal párrafo.

Puede entenderse mejor cómo aplicar lo anterior a un párrafo determinado a


través de los siguientes pasos:

Referente al estudio preliminar

Al entrar en el análisis de un párrafo dado, es necesario estudiar los elementos


siguientes:

1. Estudie el contexto histórico de todo el libro. Responda estas preguntas:


¿Quién escribió el libro? ¿Cuándo lo escribió? ¿Dónde estaba cuando lo
escribió? ¿Quiénes eran los destinatarios? ¿Dónde estaban ellos? ¿Cuál fue la
ocasión del libro? ¿Cuál fue el propósito de todo el libro? Además, si se
encuentran elementos histórico-culturales en el párrafo particular bajo estudio,
es necesario estudiarlos tomando en cuenta la situación de ese momento.

2. Estudie el contexto textual del párrafo. Esto incluye la lectura de todo el libro.
Lo que debe hacerse es leer todo el libro (o carta) dos o tres veces, cada vez en
una versión distinta. Después, es necesario leer párrafo por párrafo el contenido
de la carta y tratar de escribir una oración que describa lo que enseña cada
párrafo. Después, trate de agrupar los conceptos parecidos y desarrollar un
bosquejo preliminar (básico) de todo el libro. Esto puede ayudarle en dos
aspectos: 1) comprender el desarrollo del argumento general del autor a través
de todo el libro, y también 2) entender cómo el párrafo, que se analiza, se
relaciona con el argumento de todo el libro.

Referente al estudio comparativo del contexto

Esto se realiza después de haber hecho la mayor parte del análisis del párrafo,
quizás después de haber escrito la enseñanza central y los principios (pasos 9 y
10 del método sugerido).

1. Una vez analizado el párrafo bajo estudio, es necesario comparar lo que


pensamos que enseña con lo que el autor enseña en los párrafos
inmediatamente antes y después de este. P. ej., si analizamos 1 Pedro 2:1-3, es
necesario comparar lo que enseña en los párrafos anteriores y en los párrafos
que siguen.

2. Después de comprender lo que enseña el párrafo bajo estudio, es necesario


compararlo con otros párrafos que enseñan acerca del mismo tema o un tema
parecido. Esta comparación puede ayudarnos en dos aspectos. Por un lado, a
entender cuál es el aporte de un párrafo determinado a la enseñanza bíblica en
términos globales. Además, puede ayudarnos a evitar la posibilidad de sacar una

94
A la vez, la comparación con otros textos bíblicos nos ayuda a evitar la posibilidad de
desarrollar conceptos equivocados por causa de nuestra mala comprensión de un texto
dado.

Pág. 112/177
enseñanza equivocada de la Biblia, por causa de una mala comprensión de un
párrafo dado.

Reforzamiento del aprendizaje

En este capítulo ha leído de nuevo una reflexión amplia sobre la importancia de


tomar en cuenta el contexto en la interpretación del texto. Parte de la premisa de
que “conocer el contexto del texto bíblico que estudiamos es fundamental para la
comprensión del mensaje dado por el autor a sus destinatarios originales”.
Entonces, vale la pena reflexionar más sobre este tema.

1. ¿Por qué es importante estudiar el contexto? ¿En qué sentido este estudio
puede ser útil para el análisis de un texto determinado?

2. ¿Cuándo podemos decir que hacemos un mal uso del contexto?

3. Se ha afirmado que “no deben usarse textos paralelos para explicar un texto
determinado”. ¿Qué significa esta declaración? ¿Por qué es importante
tomarla en cuenta?

4. ¿Cuánta importancia tiene comprender el mensaje general del libro al


interpretar lo que enseña un párrafo determinado? Explique su respuesta.

Nota: Si usted está estudiando este libro junto con otros estudiantes, una vez
que responda las preguntas anteriores, vale la pena que dialogue con ellos
para que intercambien opiniones referentes a las respuestas que cada uno
les ha dado. De esta manera, profundizarán en la comprensión y aplicación
de los conceptos aprendidos.

Pág. 113/177
Capítulo 27
Ejemplos del uso del contexto bíblico
(R. Hanna)

Ejemplos del mal uso del contexto


El contexto histórico: Un mal uso del contexto histórico consiste en dar más
atención a los datos históricos que al párrafo que se está estudiando. Ejs.:

 Un profesor utilizó el siguiente razonamiento: El templo en el tiempo de Jesús


representaba las riquezas (porque el tesoro se encontraba allí) y Jesús estaba
en contra del templo; entonces, Jesús estaba en contra de las riquezas y en
contra de los ricos. Evidentemente, esta interpretación no es correcta.95
Debemos tener presente que el texto escrito tiene la prioridad, no el evento
detrás del texto. ¿Qué fue lo inspirado, el evento o el texto escrito? Por supuesto
que el texto.96

 Al estudiar 1 Pedro 2:18-25, se nota que se presenta la responsabilidad de los


esclavos hacia sus amos. Referente a este párrafo, a veces se oye un
comentario como este: “Los esclavos tuvieron que sujetarse a sus amos, porque
en aquel tiempo eran propiedad de los dueños, quienes tenían el derecho de
exigir cualquier cosa que querían. Y si los esclavos no los obedecían, los
dueños podían castigarlos hasta la muerte. Por eso, Pedro dice que los esclavos
tenían que someterse a sus dueños. Pero hoy en día, en América Latina, no
95
La interpretación misma del contexto, en este caso, parece estar mal fundada y,
como consecuencia, la interpretación del texto también es equivocada.
96
Otro extremo es tratar de interpretar un texto sin tomar en cuenta el contexto
histórico. Es importante tomar en cuenta el contexto histórico, pero el texto escrito es
más importante, tiene prioridad.

Pág. 114/177
existe ese sistema. Nosotros tenemos el derecho a la dignidad humana.
Entonces, el texto de 1 Pedro 2:18-25 está muy lejos de nuestro ambiente y no
se aplica a nuestra realidad”.

Este comentario muestra una manera de pensar equivocada. En pocas palabras,


expresa la noción de que si el ambiente histórico de un mensaje es distinto al
nuestro, se anula la validez del mensaje y, por eso, no se aplica a nuestra
situación. La pregunta aquí es: ¿Qué quiso comunicar Pedro a sus destinatarios,
en el primer siglo, a través de ese párrafo? Después de determinar, en términos
generales, cuál fue su enseñanza, es necesario proceder a derivar los principios
universales que Pedro enseña a través de este párrafo.

El contexto textual: Hacemos mal uso del contexto textual cuando lo utilizamos
como una justificación para apoyar nuestra interpretación de un párrafo.97

 Se oye a veces, en predicaciones (o se lee en comentarios), expresiones


como esta: Esto significa tal y tal cosa en este contexto. Pero no se explica
cómo el contexto influye en el párrafo para que el mismo tenga tal significado.
De esta manera, muchas veces, se utiliza el contexto para manipular la
interpretación del párrafo.

Otro mal uso del contexto textual tiene que ver con los “textos paralelos”.
 Todos lo hemos hecho alguna vez. Utilizamos textos paralelos para explicar
un párrafo que estamos estudiando.98 Un texto paralelo, a nuestro entender, es
uno que trata un tema similar al del párrafo que se está estudiando. 99 Si estamos
tratando de explicar el significado de un párrafo dado, citar textos “paralelos” por
lo general confunde y no aclara. El hecho de que dos textos traten un tema
similar no necesariamente indica que los dos enseñan absolutamente lo mismo
sobre ese tema. Si queremos exponer bien un párrafo, tenemos que explicar lo
que ese párrafo enseña y lo que quiso comunicar el autor a través de él. Ejs.:

 Sería un error citar Gálatas 3:1-14 para explicar Santiago 2:14-26.


Es cierto que los dos textos tratan un tema parecido, el de “la relación de la fe y
las obras”. Pero si se utiliza uno de estos textos para explicar el otro, se
confundirá a los oyentes, porque los dos autores tuvieron dos propósitos
distintos. El propósito de Pablo es mostrar que no se puede obtener la salvación

97
P. ej., a veces usamos el texto de Hebreos 10:25 para exhortar a los creyentes a
congregarse, pero la verdad es que el hincapié del texto está en animarnos unos a otros
al amor y a las buenas obras.
98
Esta práctica puede ser un resultado equivocado de la mala aplicación de un
principio hermenéutico. El principio se ha expresado de la manera siguiente: La Escritura
interpreta a la Escritura. Este principio puede tener validez, si se aplica correctamente.
Pero no implica que cualquier texto interpreta al texto que se está estudiando, ni que
cualquier texto paralelo necesariamente explica el texto que se está estudiando.
99
Si el texto que está analizando se encuentra en los Evangelios Sinópticos, es
importante saber qué se incluye en los otros relatos parecidos en los otros evangelios.
Pero de todos modos, el texto bajo estudio debe ser analizado en su propio contexto,
porque cada evangelista tuvo su propósito particular al seleccionar la información que
incluyó en su relato. En el estudio de los otros evangelios se incluirá el estudio
comparativo del contexto, como se verá más adelante.

Pág. 115/177
a través de las obras, sino por la fe. Por su parte, el propósito de Santiago es
demostrar que la fe sin evidencia vivencial, a través de las obras, está muerta y
no vale nada.

 En un comentario sobre 1 Pedro 2:16 se encuentra la siguiente información:


“La voluntad de Dios es que utilicemos adecuadamente nuestra libertad (v.
16).” Algunos cristianos del primer siglo habían entendido mal la libertad que
habían alcanzado en Jesucristo. Ellos pensaban que la libertad cristiana
significaba libertad de la responsabilidad frente a las instituciones humanas.
Habían tomado licencia para la desobediencia e irrespeto a las autoridades
establecidas. Pablo enfrentó un problema semejante con los creyentes de
Galacia y por eso los exhortó a no utilizar la libertad como ocasión para la carne
(Gálatas 5:13).”

Observación: Este expositor utiliza Gálatas 5:13 para explicar 1 Pedro 2:16. Es
cierto que los dos textos se refieren al tema de la libertad cristiana, pero lo
presentan frente a dos problemáticas distintas. Los destinatarios de 1 Pedro
experimentaban persecución (tanto religiosa, como del estado) por ser cristianos
y algunos utilizaban esas dificultades como excusa para no vivir de una manera
ejemplar ante los no cristianos. Los destinatarios de la carta a los Gálatas
confrontaban un judaísmo extremo. Pablo les presenta el concepto correcto de
la libertad cristiana en medio de la tendencia al legalismo. Así que, incluir el texto
de Gálatas 5:13 para explicar 1 Pedro 2:16 no aclara el asunto, sino que lo
confunde. Entonces, utilizar un texto para explicar otro resulta en desviación de
la exposición responsable del párrafo que, supuestamente, se está estudiando.

Pueden citarse textos paralelos, pero solo como comparación o ilustración de lo


que enseña el párrafo, no para explicarlo.100 Ej.:

En un estudio que incluye Mateo 6:14 y 15, se menciona que Dios perdona a los
que perdonan a otros y que no perdona a quienes no perdonan a otros. Para
ilustrar este concepto puede citarse la parábola del siervo malvado en Mateo
18:23-35. La parábola se da como respuesta a la pregunta de Pedro: ¿Cuántas
veces perdonaré a mi hermano que peca contra mí? Entonces, el punto principal
de la parábola se parece mucho al concepto de Mateo 6. Por eso, el uso de este
texto como ilustración parece válido, en este caso, porque es utilizada por el
mismo autor, en el mismo libro, en un contexto parecido y trata el mismo
concepto.

100
Con esto no pretendemos decir que nunca debe enseñarse de manera temática
sobre una doctrina, citando unos cuantos textos que tratan el mimo asunto. Esto puede
hacerse, pero con mucho cuidado. Debemos comprender lo que dice el texto, no lo que
queremos que diga. ¿Cómo sabemos si todos los textos citados, que tratan ese tema, en
verdad dicen lo que el expositor dice que enseñan? Se puede saber solo a través del
estudio cuidadoso de cada texto en particular. Entonces, antes de citar versículos para
apoyar un tema, el expositor responsable debe hacer un estudio adecuado de las
unidades de pensamiento en las cuales se encuentran tales versículos. De esa manera,
el expositor sabrá qué quiso comunicar el autor a través de esos textos y si esto está de
acuerdo con lo que él quiere enseñar.

Pág. 116/177
Por eso, al exponer un párrafo bíblico, la mejor regla es: No debemos utilizar
otros textos bíblicos para explicar un párrafo determinado.101 Es necesario
explicar el texto dentro de su propio contexto.

Ejemplos de un mejor uso del contexto

El contexto histórico: Los ejemplos siguientes indican un mejor uso del


contexto histórico.

1 Pedro
Después de estudiar un poco el ambiente histórico de la primera carta de Pedro,
nos damos cuenta de que los destinatarios estaban experimentando persecución
por ser cristianos. Este conocimiento puede ayudarnos a entender lo que Pedro
quiere comunicar a sus destinatarios y da sentido más completo al tema general
de la carta, el cual es: Cómo vivir la fe en medio de un mundo hostil.

1 Juan 4:1-6
En este párrafo Juan se refiere a los “falsos maestros”. Si consideramos que la
carta de 1 Juan fue escrita a los creyentes en Éfeso o, por lo menos, en Asia
menor, donde muchos creen que Juan había ejercido su liderazgo pastoral, vale
la pena reflexionar un poco sobre el desarrollo histórico de esos “maestros
falsos”. Más o menos en el año 54 después de Cristo, el apóstol Pablo advirtió a
los líderes de la iglesia en Éfeso que entrarían en medio de ella, lobos feroces
que procurarían acabar con el rebaño y que, dentro de la iglesia, se levantarían
hombres que enseñarían falsedades para arrastrar a los discípulos que los
seguían (Hechos 20:29, 30). Más tarde (más o menos 64 después de Cristo), el
apóstol Pablo advirtió de nuevo acerca del mismo peligro en la iglesia de Éfeso
cuando escribió las cartas a Timoteo (2 Timoteo 3:1-5; 4:3, 4) y ya algunos
habían caído en el error (1 Timoteo 1:3, 4, 19, 20; 6:20). Cuando Juan escribió
su primera carta (más o menos en el año 95 después de Cristo), esa profecía se
había hecho realidad y dice que han salido por el mundo muchos falsos profetas
(1 Juan 4:1) y muchos son los anticristos que han surgido ya (1 Juan 2:18). Más
tarde, en la pequeña carta dirigida a la iglesia de Éfeso, incluida en el libro de
Apocalipsis, Juan da testimonio del triunfo de la iglesia frente a los falsos
maestros (Apocalipsis 2:2).

1 Corintios 10:23-33
En este texto, Pablo se refiere varias veces a carne sacrificada a ídolos. Si no
estudiamos un poco sobre esta práctica pagana en el mundo de aquel entonces,
será difícil comprender lo que quiso comunicar Pablo a sus destinatarios en 1
101
Si un expositor insiste en usar otros textos bíblicos para ilustrar lo que enseña un
texto determinado, primero tiene que hacer un análisis adecuado a tales textos para
estar seguro de que enseñan lo que piensa que enseñan. Si no lo hace, corre el riesgo
de exponer sus propias ideas con la presunción de que son bíblicas.

Pág. 117/177
Corintios 10:23-33. Al profundizar un poco en el estudio del contexto, de este
texto, el estudiante se dará cuenta de que el asunto principal no es qué clase de
carne debe comer el creyente, sino qué actitud de libertad cristiana debe asumir
frente a situaciones conflictivas.

El contexto textual: Los ejemplos siguientes indican un mejor uso del contexto
de los textos bíblicos.

Hechos 17 (Contexto inmediato anterior)102


Cuando escribimos unos estudios evangelísticos, hace algunos años, decidimos
incluir uno basado en Hechos 17, en el cual se relata que Pablo presentó el
evangelio en Atenas. Le pusimos como título una pregunta: ¿Es posible
conocer a Dios? Al comienzo hicimos una exposición de los vv. 22-34. El
bosquejo incluía dos puntos, como sigue:
1. Dios se ha dado a conocer a los seres humanos (vv. 22-28).
2. El Dios que se ha revelado demanda una respuesta del ser humano (vv.
29-34).

En este discurso, ciertamente, se presenta el evangelio. El problema era que la


exposición no estaba bien ubicada en su contexto. Así que, después de analizar
mejor el texto y su contexto, decidimos incluir en el estudio los vv. 16-21. Estos
versículos introducen el discurso y presentan la necesidad del ser humano.
Finalmente, el estudio se presentó con tres ideas básicas, como se ve a
continuación:
1. El ser humano ha fracasado en sus intentos de conocer a Dios (vv. 16-
21).
2. Dios se ha dado a conocer a los seres humanos (vv. 22-28).
3. El Dios que se ha revelado demanda una respuesta del ser humano (vv.
29-34).

Lucas 14 (Contexto inmediato posterior)


En los estudios evangelísticos antes mencionados, incluimos también un estudio
basado en Lucas 14:25-33 para enseñar sobre lo que significa ser cristiano. La
enseñanza básica del texto se refiere al costo del discipulado. En este caso,
también estábamos ignorando el contexto inmediato posterior (vv. 34, 35), que
presenta una ilustración del tema. Esta ilustración enseña que la prueba del
carácter de una persona se evidencia por la manera como vive en la comunidad.
Sin esta parte, el estudio quedaría incompleto.

1 Juan 1:5-10. (El contexto de la sección en la cual se encuentra el párrafo bajo


estudio).
Una vez que comprendemos lo que trata la primera sección de 1 Juan (1:5-
2:14), es más factible entender cómo cuadra el párrafo de 1 Juan 1:5-10 en el
desarrollo del argumento del autor. Al leer 1 Juan 1:5-10 sin saber lo que es el
argumento general de la carta, será muy difícil entender qué aporta este párrafo
al desarrollo del argumento de Juan, y entonces lo que vemos será nada más
que muchos detalles aislados sin relación con el mensaje global que quiso
comunicar el autor. Lo que Juan presenta en 1:5-2:14 es que los creyentes
102
Se nota que los ejemplos de Lucas 14 y Hechos 17 son textos de discurso en
libros que contienen mayormente narrativa.

Pág. 118/177
tenemos seguridad de nuestra buena relación con Dios. Y en el primer párrafo
(1:5-10), enseña que la relación con Dios a través de Jesucristo produce una
vida transparente que rompe con el pecado. Ahora, desde este punto de vista, lo
que se presenta en 1 Juan 1:5-10 no es meramente más información, sino que
dice algo referente a distintos aspectos de tener una vida transparente como
resultado de la correcta relación con Dios. Ahora, cuando Juan habla de vivir en
luz, de reconocer nuestros pecados, o de confesar nuestros pecados, sabemos
que estos elementos aportan algo importante a la idea de tener una vida
transparente, y tienen que ver de manera directa con nuestra buena relación con
Dios. Si no comprendemos bien el aporte de 1 Juan 1:5-10 al desarrollo del
argumento de Juan, puede suceder que solo veamos los detalles de este párrafo
como una información más acerca de la vida cristiana.

Ejemplo del estudio del contexto para analizar un texto determinado

1 Pedro 2:1-3

El estudio preliminar

1) Estudio del contexto histórico de todo el libro

Autor. ¿Quién escribió la carta de 1 Pedro? El autor se identifica a sí mismo


como: Pedro, apóstol de Jesucristo (1:1). (Se puede buscar más información
sobre esto en el Diccionario ilustrado de la Biblia, de la Editorial Caribe, editado
por Wilton Nelson, página 495.)

Fecha. Parece que Pedro escribió la carta desde Roma 103 entre los años 62-64
después de Cristo. (Para obtener más información, se puede consultar el
Diccionario ilustrado de la Biblia, páginas 494 y 495.)

Destinatarios. Pedro les escribió específicamente a los cristianos que estaban


en la región norte del Asia Menor. Los describe de la siguiente manera: los
elegidos, extranjeros dispersos por el Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia.
Estos estaban experimentando una fuerte persecución, tanto que muchos
tuvieron que salir de su propia patria para salvar su vida. (Comp. 1 Pedro 1:6;
4:12; 5:9). Para obtener más información, consulte el Diccionario ilustrado de la
Biblia, página 494 (comp. la introducción a 1 Pedro en la versión Dios Habla
Hoy.)

La ocasión de la carta. La aparente situación desesperada, causada por la


persecución, motivó a Pedro a escribirles a los cristianos que estaban en la
región norte del Asia Menor. (Para obtener más información, consulte el
Diccionario ilustrado de la Biblia, páginas 494 y 495 y la introducción a la 1
Pedro en la versión Dios Habla Hoy.)

103
Era común durante los primeros dos siglos referirse a Roma como “Babilonia”
como se menciona en 1 Pedro 5:13 (comp. Apocalipsis 14:8; 17:5).

Pág. 119/177
El propósito de la carta. Pedro escribió para alentar y retar a vivir, de manera
ejemplar, a los cristianos que se habían ido de sus hogares y ahora estaban
experimentando todo tipo de dificultades (comp. 5:12).104

2) Estudio del contexto textual del pasaje. Esto incluye la lectura de toda la
carta de 1 Pedro (varias veces en distintas versiones). También incluye la
elaboración de un bosquejo preliminar de toda la carta de 1 Pedro. Después de
leer la carta unas cuantas veces, elaboramos el siguiente bosquejo preliminar de
1 Pedro:

La salvación que habían experimentado exigía relaciones sanas


Introducción (1:1, 2).
1. La relación con Dios – Debían vivir en obediencia (1:3-2:10)
2. La relación con el mundo – Debían tener una conducta ejemplar (2:11-
4:6, 12-19)
3. La relación con la iglesia – Debían tener una conducta de servicio (4:7-
11; 5:1-11)
Conclusión (5:12-14)

El estudio comparativo del contexto

1) Una vez analizado el texto bajo estudio, es necesario comparar lo que


pensamos que enseña con lo que el autor enseña en los textos
inmediatamente antes y después del texto bajo estudio. ¿Cómo cuadra 1
Pedro 2:1-3 en el desarrollo del argumento del autor? Podemos escribirlo de
la manera siguiente:
1 Pedro 1:22-25: El amor entre los cristianos es una evidencia de su
obediencia a la Palabra de Dios.
1 Pedro 2:1-3: El aprecio que tenemos a la Palabra de Dios para crecer en la
fe es una muestra de nuestra obediencia a Él.105
1 Pedro 2:4-8: La cooperación de cada creyente para el crecimiento de la
comunidad de fe es una muestra de obediencia a la Palabra de Dios.106

2) Después de decidir qué enseña el texto bajo estudio, es necesario


compararlo con otros textos que enseñan el mismo tema o un tema parecido.
(Si es necesario, se puede consultar una concordancia o un comentario
bíblico.) Se puede comparar la enseñanza central de 1 Pedro 2:1-3 con lo
que enseñan otros textos parecidos, o por lo menos que enseñan conceptos
relacionados.

La enseñanza central de 1 Pedro 2:1-3 es: El aprecio que tenemos a la


Palabra de Dios para crecer en la fe es una muestra de nuestra obediencia
a Él.
104
Parece que algunos cristianos usaban los problemas de su vida como excusas
para no vivir de la manera como debían hacerlo. Pedro los reta a aprovechar los
problemas y las dificultades para su propio crecimiento y como oportunidades para
alumbrar, con más brillo, en las comunidades no cristianas donde vivían.
105
Puede escribirse también así: La asimilación de la Palabra de Dios es vital para el
crecimiento cristiano.
106
De una manera más breve, puede escribirse: Los cristianos somos un pueblo en
crecimiento, con Cristo como cabeza.

Pág. 120/177
Otros textos que enseñan conceptos parecidos:
1 Pedro 1:22-25: El amor entre los cristianos es una evidencia de su obediencia
a la Palabra de Dios.
2 Pedro 1:3-4: Dios nos ha provisto todo lo que necesitamos (incluyendo la
Biblia) para vivir como Él quiere (en un contexto de crecimiento cristiano).
2 Pedro 1:5-7: El crecimiento cristiano es un proceso continuo.
Filipenses 2:12-13: El crecimiento cristiano es evidencia de la obediencia a la
Palabra de Dios.
Efesios 4:20-24: El crecimiento cristiano es un proceso continuo basado en la
Palabra de Dios.
Nehemías 7:73b-8:18: La comprensión de la Palabra de Dios debe motivarnos a
la obediencia a Él.
1 Reyes 17:1-16: El soberano Dios exige obediencia a su Palabra.
Esdras 7:1-10: La obediencia a la Palabra de Dios es un requisito para recibir la
bendición de Él.
Salmo 1:1-6: Es importante obedecer la Palabra de Dios.
Salmo 119:1-8: Es sumamente importante obedecer la Palabra de Dios, pero es
imposible lograrlo sin la constante comunión con Él.

Ejemplo del estudio del contexto para analizar un texto determinado


1 Pedro 2:1-3

El estudio preliminar

3) Estudio del contexto histórico de todo el libro

Autor. ¿Quién escribió la carta de 1 Pedro? El autor se identifica a sí mismo


como: Pedro, apóstol de Jesucristo (1:1). (Se puede buscar más información
sobre esto en el Diccionario ilustrado de la Biblia, de la Editorial Caribe, editado
por Wilton Nelson, página 495.)

Fecha. Parece que Pedro escribió la carta desde Roma 107 entre los años 62-64
después de Cristo. (Para obtener más información, se puede consultar el
Diccionario ilustrado de la Biblia, páginas 494 y 495.)

Destinatarios. Pedro escribió específicamente a los cristianos que estaban en la


región norte del Asia Menor. Los describe de la siguiente manera: los elegidos,
extranjeros dispersos por el Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia. Estos
estaban experimentando una fuerte persecución, tanto que muchos tuvieron que
salir de su propia patria para salvar su vida. (Comp. 1 Pedro 1:6; 4:12; 5:9).
Para obtener más información, consulte el Diccionario ilustrado de la Biblia,
página 494 (comp. la introducción a 1 Pedro en la versión Dios Habla Hoy.)

La ocasión de la carta. La aparente situación desesperada, causada por la


persecución, motivó a Pedro a escribirles a los cristianos que estaban en la
región norte del Asia Menor. (Para obtener más información, consulte el
Diccionario ilustrado de la Biblia, páginas 494 y 495 y la introducción a la 1
Pedro en la versión Dios Habla Hoy.)

107
Era común durante los primeros dos siglos referirse a Roma como “Babilonia”
como se menciona en 1 Pedro 5:13 (comp. Apocalipsis 14:8; 17:5).

Pág. 121/177
El propósito de la carta. Pedro escribió para alentar y retar a vivir, de manera
ejemplar, a los cristianos que se habían ido de sus hogares y ahora estaban
experimentando todo tipo de dificultades (comp. 5:12).108

4) Estudio del contexto textual del pasaje. Esto incluye la lectura de toda la
carta de 1 Pedro (varias veces en distintas versiones). También incluye la
elaboración de un bosquejo preliminar de toda la carta de 1 Pedro. Después de
leer la carta unas cuantas veces, elaboramos el siguiente bosquejo preliminar de
1 Pedro:

La salvación que habían experimentado exigía relaciones sanas


Introducción (1:1, 2).
1. La relación con Dios – Debían vivir en obediencia (1:3-2:10)
2. La relación con el mundo – Debían tener una conducta ejemplar (2:11-
4:6, 12-19)
3. La relación con la iglesia – Debían tener una conducta de servicio (4:7-
11; 5:1-11)
Conclusión (5:12-14)

El estudio comparativo del contexto

1) Una vez analizado el texto bajo estudio, es necesario comparar lo que


pensamos que enseña con lo que el autor enseña en los textos
inmediatamente antes y después del texto bajo estudio. ¿Cómo cuadra 1
Pedro 2:1-3 en el desarrollo del argumento del autor? Podemos escribirlo de
la manera siguiente:
1 Pedro 1:22-25: El amor entre los cristianos es una evidencia de su
obediencia a la Palabra de Dios.

1 Pedro 2:1-3: El aprecio que tenemos a la Palabra de Dios para crecer en la


fe es una muestra de nuestra obediencia a Él.109

1 Pedro 2:4-8: La cooperación de cada creyente para el crecimiento de la


comunidad de fe es una muestra de obediencia a la Palabra de Dios.110

2) Después de decidir qué enseña el texto bajo estudio, es necesario compararlo


con otros textos que enseñan el mismo tema o un tema parecido. (Si es
necesario, se puede consultar una concordancia o un comentario bíblico.) Se
puede comparar la enseñanza central de 1 Pedro 2:1-3 con lo que enseñan
otros textos parecidos, o por lo menos que enseñan conceptos relacionados.

108
Parece que algunos cristianos usaban los problemas de su vida como excusas
para no vivir de la manera como debían hacerlo. Pedro los reta a aprovechar los
problemas y las dificultades para su propio crecimiento y como oportunidades para
alumbrar, con más brillo, en las comunidades no cristianas donde vivían.
109
Puede escribirse también así: La asimilación de la Palabra de Dios es vital para el
crecimiento cristiano.
110
De una manera más breve, puede escribirse: Los cristianos somos un pueblo en
crecimiento, con Cristo como cabeza.

Pág. 122/177
La enseñanza central de 1 Pedro 2:1-3 es: El aprecio que tenemos a la Palabra
de Dios para crecer en la fe es una muestra de nuestra obediencia a Él.
Otros textos que enseñan conceptos parecidos:

1 Pedro 1:22-25: El amor entre los cristianos es una evidencia de su obediencia


a la Palabra de Dios.

2 Pedro 1:3-4: Dios nos ha provisto todo lo que necesitamos (incluyendo la


Biblia) para vivir como Él quiere (en un contexto de crecimiento cristiano).

2 Pedro 1:5-7: El crecimiento cristiano es un proceso continuo.

Filipenses 2:12-13: El crecimiento cristiano es evidencia de la obediencia a la


Palabra de Dios.

Efesios 4:20-24: El crecimiento cristiano es un proceso continuo basado en la


Palabra de Dios.

Nehemías 7:73b-8:18: La comprensión de la Palabra de Dios debe motivarnos a


la obediencia a Él.

1 Reyes 17:1-16: El soberano Dios exige obediencia a su Palabra.

Esdras 7:1-10: La obediencia a la Palabra de Dios es un requisito para recibir la


bendición de Él.

Salmo 1:1-6: Es importante obedecer la Palabra de Dios.

Salmo 119:1-8: Es sumamente importante obedecer la Palabra de Dios, pero es


imposible lograrlo sin la constante comunión con Él.

Reforzamiento del aprendizaje

En este capítulo ha reflexionado sobre algunos ejemplos del mal uso y el buen
uso del contexto. Aunque parece repetitivo, dada su importancia del tema en la
interpretación adecuada de las Escrituras, es bueno ahondar en la reflexión.

1. ¿Cuál es el aprendizaje principal que le deja la lectura de este capítulo?

2. ¿Cuál es su reflexión de los ejemplos del mal uso del contexto presentado en
este capítulo? Detalle su respuesta.

3. ¿Cuál es su reflexión de los ejemplos del buen uso del contexto presentado
en este capítulo? Detalle su respuesta.

Pág. 123/177
4. Finalmente, ¿qué comentarios le merece esta declaración?: No debemos
utilizar otros textos bíblicos para explicar un párrafo determinado. Es
necesario explicar el texto dentro de su propio contexto.

Nota: Si usted está estudiando este libro junto con otros estudiantes, una vez
que responda las preguntas anteriores, vale la pena que dialogue con ellos
para que intercambien opiniones referentes a las respuestas que cada uno
les ha dado. De esta manera, profundizarán en la comprensión y aplicación
de los conceptos aprendidos.

Capítulo 28
El uso y abuso de “textos paralelos”
(R. Hanna)

Introducción

¿A qué se refiere la expresión “textos paralelos”? Hay básicamente dos 111 clases
de textos paralelos: los que tratan temas parecidos y los que relatan la misma
historia o el mismo episodio, 112 pero con propósitos diferentes.113 En esta obra, la
expresión “textos paralelos” se refiere básicamente a los que tratan temas
parecidos. P. ej., en Efesios 5:22-33 y 1 Pedro 3:1-7, se trata un tema similar,
pero con un enfoque diferente.114 Es bastante claro que Pedro hace una
exhortación a las esposas y a los esposos cristianos para que influyan mediante
su conducta en el cónyuge incrédulo, a fin de que este también crea en el

111
Aquí pueden incluirse textos proféticos que también tratan temas similares, pero
con un hincapié diferente. P. ej., 1 Tesalonicenses 4:13-18 y 2 Tesalonicenses 2:1-12
hablan de la venida del Señor, pero el hincapié en estos textos es diferente en cada
caso.
112
En Mateo 8:1-4, se narra el episodio de la sanidad de un leproso. Este mismo
episodio se narra también en Marcos 1:40-44 y en Lucas 5:12-14. Estos son textos
paralelos, pero cada autor tenía una intención particular al narrar este episodio. Los
evangelistas lo narran en contextos diferentes. Mateo se limita a narrar el episodio,
mientras que Marcos y Lucas hacen un comentario editorial al final del relato.
113
Al estudiar un texto en uno de los evangelios que tiene un “paralelo” en otro
evangelio, debe tenerse el cuidado de no tratar de “armar el evento” reuniendo los datos
de todos los relatos. Si se hace así, se corre el riesgo de salir con “otro evangelio”, en
vez de exponer el texto que se está estudiando. Cada autor tenía un propósito, y nuestra
tarea es tratar de determinar lo que cada uno de ellos quiso comunicar al incluir ese
episodio en su relato. En otras palabras, debemos respetar la intención original de cada
autor.
114
En ambos textos se habla de la sujeción. Pero el propósito en el caso de 1 Pedro
3:1-6 es que el marido también crea en el evangelio, mientras que, en el caso de Efesios
5:22-33, parece ser el de mantener la unidad dentro de la comunidad de fe.

Pág. 124/177
evangelio. Pero es difícil ver este concepto en la exhortación que Pablo hace a
los cristianos en Éfeso.

El uso de los “textos paralelos”

Hemos dicho que no debemos utilizar otros textos bíblicos para explicar un
párrafo determinado. Pueden citarse “textos paralelos”, pero es recomendable
usarlos solo como comparación o ilustración de lo que enseña el párrafo que se
está estudiando, no para explicarlo.115 Ejs.:
Para comparar el concepto del texto con otros textos bíblicos:
Utilicemos el texto de 1 Pedro 2:1-3 como ejemplo. Después de analizar este
texto, determinamos que enseña: El aprecio que tenemos a la Palabra de
Dios para crecer en la fe es una muestra de nuestra obediencia a Él. En la
comparación de la enseñanza de 1 Pedro 2:1-3 con otros, primero se debe
relacionar con los otros párrafos de la misma sección en la cual se encuentra (1
Pedro 1:13-2:10). Después, se puede comparar la enseñanza de 1 Pedro 2:1-3
con otros textos que enseñan sobre el mismo tema o temas parecidos en otras
partes de la Biblia. Por ejemplo, puede compararse la enseñanza de 1 Pedro
2:1-3 con el texto de Filipenses 2:12-13, que enseña: El crecimiento cristiano es
evidencia de la obediencia a la Palabra de Dios. También se puede comparar
con Efesios 4:20-24, que enseña: El crecimiento cristiano es un proceso
continuo basado en la Palabra de Dios (vea una comparación más amplia a final
de este artículo).

Para ilustrar el concepto del texto bajo estudio:


En un estudio que incluye el texto de Mateo 6:14, 15, se afirma que Dios
perdona a los que perdonan a otros, pero no perdonará a los que no perdonan a
otros. Para ilustrar este concepto, se puede citar la parábola del siervo malo en
Mateo 18:23-35. La parábola se presenta como respuesta a la pregunta de
Pedro: ¿Cuántas veces tengo que perdonar a mi hermano? Se nota que el punto
principal de la parábola se parece mucho al concepto presentado en Mateo 6.
Por eso, el uso de este texto como ilustración, respecto al perdón del hermano,
es válido, en este caso, porque se utiliza por el mismo autor, en el mismo libro,
en un contexto parecido y trata el mismo concepto.116

115
Con esto no pretendemos decir que nunca se debe enseñar sobre un tema de
manera temática, citando unos cuantos textos que traten un mismo asunto. Puede
hacerse, pero con mucho cuidado. Debemos comprender lo que dice el texto, no lo que
queremos que diga. ¿Cómo sabemos si todos los textos citados que tratan ese tema en
verdad dicen lo que el expositor dice que enseñan? Puede saberse solo a través del
estudio cuidadoso de cada texto en particular. Entonces, antes de citar otros versículos
para apoyar un concepto, el expositor responsable debe hacer un estudio adecuado de
las unidades de pensamiento en las cuales se encuentran tales versículos. De esa
manera, el expositor sabrá qué quiso comunicar el autor a través de estos textos y si
esto está de acuerdo con lo que quiere enseñar el texto bajo estudio.
116
Parece que el concepto presentado en el capítulo 6 de Mateo respecto al perdón
está más desarrollado en el capítulo 18. En Mateo 18, se destaca el concepto de la
necesidad de perdonar de todo corazón al hermano. Esta fue la respuesta de Jesús a la
actitud de Pedro reflejada en la pregunta: ¿Cuántas veces tengo que perdonar a mi
hermano que peca contra mí? De acuerdo con el punto de la parábola, el perdón no ha
sido realidad si la persona está contando las veces que debe hacerlo. Eso sería puro
legalismo y no perdón de todo corazón.

Pág. 125/177
El uso de “texto paralelos” en el análisis de la Biblia

Al analizar un texto que tiene algún “paralelo” en otras partes de la Biblia, es


necesario tomar en cuenta dos asuntos: 1) Estudiar profundamente el texto en
su propio contexto y 2) comparar los resultados del estudio con los “textos
paralelos.”

1. Al analizar un texto bíblico, el objetivo principal debe ser entender lo que quiso
comunicar el autor a través de ese texto. Para lograr este objetivo, es necesario
dedicarse al estudio profundo del texto en su propio contexto. No se debe tratar
de explicar el significado del texto a través de los “textos paralelos.” En verdad,
al hacer esto último, fácilmente se tergiversa el mensaje del texto y se le hace
decir lo que el autor nunca quiso comunicar a sus destinatarios. El texto bajo
estudio tiene su significado en sí mismo, según fue la intención del autor.

Ej.: Si se quiere analizar el texto de 1 Pedro 2:1-3 (un párrafo de discurso), es


necesario dedicarse al estudio de estos tres versículos. Es recomendable
seguir un método sistemático y adecuado, porque el objetivo principal del
análisis es determinar lo que quiso comunicar el autor a sus destinatarios
originales. Después de hacer un estudio adecuado de 1 Pedro 2:1-3,
concluimos que Pedro quiso comunicar lo siguiente: El aprecio que tenemos
a la Palabra de Dios para crecer en la fe es una muestra de nuestra
obediencia a Él. ¿Cómo concuerda esta enseñanza de 1 Pedro 2:1-3 con el
desarrollo del argumento en el contexto inmediato? Es necesario comprender
lo que se enseña en el contexto, por lo menos en el párrafo anterior y en el
posterior.117 En este caso, puede anotarse lo siguiente:

117
Aun debería considerarse algo más que el párrafo anterior. En este caso, pueden
observarse los párrafos de la sección en la cual está el texto de estudio. P. ej., 1 Pedro
2:1-3 está en la sección que incluye 1 Pedro 1:13-2:10, con los siguientes párrafos:
1. La grandeza de la salvación nos exige una conducta obediente a Dios (1:13-2:10)
1.1. Los cristianos mostramos obediencia a Dios a través de la vida transformada
(vv. 13-16). Sean ustedes santos en todo lo que hagan.
1.2. Los cristianos mostramos obediencia a Dios a través de la actitud que
asumimos ante Él (vv. 17-21). Vivan con temor reverente mientras sean
peregrinos en este mundo.
1.3. Los cristianos mostramos obediencia a Dios a través de la manifestación de
amor los unos a los otros (vv. 22-25). Ámense de todo corazón los unos a
los otros.
1.4. Los cristianos mostramos obediencia a Dios a través del aprecio que
tenemos a su Palabra (2:1-3). Deseen con ansias la leche pura de la
palabra...
1.5. Los cristianos mostramos obediencia a Dios a través de la cooperación para
el desarrollo como comunidad de fe (2:4-8). Al acercase a él, también
ustedes son como piedras vivas con las cuales se está edificando una casa
espiritual...
1.6. Los cristianos mostramos obediencia a Dios a través de la proclamación del
evangelio al mundo (2:9, 10). Ustedes son linaje escogido... para que
proclamen las maravillosas obras de aquel que los llamó de las tinieblas a
su luz admirable.

Pág. 126/177
- En el párrafo anterior, 1 Pedro 1:22-25, el autor enseña: El amor entre los
cristianos es una evidencia de la obediencia a la Palabra de Dios.

- Ahora, en 1 Pedro 2:1-3 se enseña: El aprecio que tenemos a la Palabra de


Dios para crecer en la fe es una muestra de obediencia a Él.

- En el párrafo siguiente (1 Pedro 2:4-8), el autor enseña: La cooperación de


cada creyente para el crecimiento de la comunidad de fe es una muestra de
obediencia a la Palabra de Dios.

2. Una vez concluido el análisis del texto, no solo se puede sino que se debe
comparar la enseñanza derivada del texto, con la enseñanza de los “textos
paralelos” u otros textos de la Escritura. Para hacer bien esta comparación, es
necesario aplicar los mismos pasos de análisis a los “textos paralelos” a fin de
determinar lo que el autor quiso comunicar a través de ellos. 118 Así, la
comparación será más acertada y provechosa. Puede compararse la enseñanza
de 1 Pedro 2:1-3 con lo que enseñan otros textos bíblicos acerca de este mismo
tema.

La enseñanza central de 1 Pedro 2:1-3 es: El aprecio que tenemos a la


Palabra de Dios para crecer en la fe es una muestra de obediencia a Él.

Otros textos que enseñan conceptos parecidos son:119

 2 Pedro 1:3-11: El crecimiento cristiano es un proceso continuo.


 Filipenses 2:12-13: El crecimiento cristiano es evidencia de la obediencia a
la Palabra de Dios.
 Efesios 4:20-24: El crecimiento cristiano es un proceso continuo basado en
la obediencia a la Palabra de Dios.
 Nehemías 7:73b-8:18: La comprensión de la Palabra de Dios debe
motivarnos a obedecerlo.
 1 Reyes 17:1-16: El soberano Dios exige obediencia a su Palabra.
 Esdras 7:1-10: La obediencia a la Palabra de Dios es un requisito para
recibir la bendición de Él.
 Salmo 119:1-8: Es sumamente importante obedecer la Palabra de Dios,
pero es imposible lograrlo sin la constante comunión con Él.

Entonces, la enseñanza que derivamos del párrafo de 1 Pedro 2:1-3 se relaciona


con muchos otros textos bíblicos. Ahora, podemos estar seguros de que esta
enseñanza es una verdad general que se desarrolla a través de la Biblia y que el
aspecto particular de este texto no contradice lo que enseñan otros textos
bíblicos. ¿Pero para qué sirve, en verdad, esta comparación? Hay por lo menos
cuatro asuntos en los cuales nos puede ayudar:

1) Para que no enseñemos en nombre del texto bíblico lo que este en verdad no
enseña.
118
Solo haciéndolo de esta manera puede tener la seguridad de que lo que usted
presenta como el mensaje de los otros textos es en verdad lo que allí se enseña.
119
Redactamos estas enseñanzas después de hacer un análisis adecuado a cada
uno de estos textos bíblicos.

Pág. 127/177
2) Para que nos demos cuenta de que no todos los textos que hablan de un
determinado tema, en verdad, tienen la misma enseñanza de ese tema.120

3) Para que nos demos cuenta de que sí hay textos, en otras partes de la Biblia,
que tienen un mensaje bastante similar al texto base de nuestro estudio.121

4) Para que podamos distinguir, con más facilidad, los aspectos particulares que
enseñan los textos sobre el mismo tema o temas parecidos.122

El uso de “textos paralelos” en la exposición bíblica

Al momento de exponer un texto bíblico es recomendable tomar en cuenta los


asuntos siguientes:

1. Generalmente, el uso de “textos paralelos” es más un obstáculo que una


ayuda en la exposición de un texto bíblico. Esto ocurre cuando intentamos
hacer lo siguiente:

1) Probar con otros textos que el texto que se está exponiendo enseña
determinado concepto. Al enseñar cierto concepto, debe ser evidente, en
el mismo texto, que eso es en verdad lo que enseña. Por eso, uno de los
pasos muy necesarios para determinar lo que quiso comunicar el autor es
analizar adecuadamente el texto, a fin de exponer lo que este enseña sin
necesidad de recurrir a otros textos para probarlo. 123 ¡La verdad del texto
debe ser evidente!

Ej.: Con cierta frecuencia, al exponer el texto de 1 Tesalonicenses 4:13-18, el


hincapié se pone en la segunda venida de Cristo y se trata de probar
asuntos referentes al “rapto” y la “gran tribulación” de la cual serán
librados los cristianos. Como el texto no menciona nada de esto, entonces

120
Por ejemplo, Efesios 4:20-24 y Nehemías 7:73b-8:18 hablan de la obediencia a la
Palabra de Dios. Pero la enseñanza de Efesios 4:20-24 es que “el crecimiento cristiano
es un proceso continuo basado en la obediencia a la Palabra de Dios”; mientras que la
enseñanza de Nehemías 7:73b-8-18 es que “la comprensión de la Palabra de Dios debe
motivarnos a obedecerla”.
121
Por ejemplo, los textos de Filipenses 2:12-13 y Efesios 4:20-24 tienen una
enseñanza bastante parecida a la de 1 Pedro 2:1-3. La enseñanza de 1 Pedro 2:1-3 es
que “El aprecio que tenemos a la Palabra de Dios para crecer en la fe es una muestra de
obediencia a Él”, mientras que la enseñanza de Filipenses 2:12-13 es que “El
crecimiento cristiano es evidencia de la obediencia a la Palabra de Dios” y la de Efesios
4:20-24 es que “El crecimiento cristiano es un proceso continuo basado en la obediencia
a la Palabra de Dios”.
122
Por ejemplo, en Nehemías 7:73b-8:18 lo particular tiene que ver con “la
comprensión de la Palabra de Dios”, mientras que en Efesios 4:20-24 lo particular es “el
crecimiento cristiano como un proceso continuo...”.
123
Es difícil suponer que los lectores originales necesitaran recurrir a otros textos
para comprender lo que estaban leyendo en un texto determinado (fuera poesía,
narración o discurso). Ellos lo comprendieron porque el mensaje era claro en el texto
mismo.

Pág. 128/177
se buscan otros textos para tratar de probar estos conceptos en la
exposición.124 En verdad, el hincapié de este texto es eminentemente
pastoral y se entiende en un contexto funerario. Muchos habían muerto y
ahora los que estaban vivos tenían incertidumbre referente a la suerte de
sus seres queridos cuando Cristo volviera. Necesitaban ser consolados.
Y eso es, en efecto, lo que Pablo se propone lograr. Por eso, concluye así:
Por tanto, anímense unos a otros con estas palabras (v. 18).

2) Apoyar con otros textos la enseñanza que piensa que su texto presenta. Si
piensa que necesita apoyo para sustentar la enseñanza del texto, tal vez
debe revisar sus conclusiones.125 La búsqueda de apoyo en otras partes de la
Escritura podría ser una muestra de inseguridad respecto a su conclusión de
lo que enseña el texto. Por lo general, los destinatarios originales no contaban
con la mayoría de esos “textos paralelos” cuando leyeron el texto por primera
vez. El texto que recibieron era lo suficientemente claro en sí mismo para que
ellos entendieran lo que el autor quería comunicarles. 126 Debemos tener
cuidado, porque con cierta frecuencia los llamados “textos de apoyo”
tergiversan el mensaje del texto que se está exponiendo.

Ej.: Algunas veces se escuchan exposiciones de Efesios 5:22-33 sobre el


matrimonio cristiano. No es extraño que también se cite el texto de 1 Pedro
3:1-6 para apoyar la idea de la sujeción de la esposa como elemento
fundamental para la buena marcha del matrimonio. Antes de sacar esta
conclusión, debemos preguntarnos si ese era el propósito de Pedro al escribir
este texto, o si más bien era mostrar la responsabilidad evangelizadora que
tenía la esposa cristiana respecto a su marido incrédulo, lo cual haría

124
Para tratar de probar la enseñanza sobre “el rapto” se recurre a textos como Juan
14:3. Pero si se analiza con cuidado este texto, se concluye que es dudoso que el autor
bíblico estuviera pensando en el tema del “rapto”. De la misma manera, para probar lo
de la “gran tribulación” y la aparición del “anticristo” como eventos inmediatos después
del “rapto”, se recurre a textos como 2 Tesalonicenses 2:5-12. Puede ser que el concepto
del “rapto” esté en esos textos, pero el hincapié del autor no era ese, sino comunicar otra
verdad referente al consuelo de los creyentes.
125
Por lo general, el texto puede ser apoyado en su propio contexto. En efecto, hay
ciertos casos cuando el texto parece difícil de explicar y, por lo general, el uso del
contexto ayuda a clarificar su mensaje. P. ej., el texto de 1 Pedro 3:19 cobra algo de
sentido cuando se lee a la luz de 1 Pedro 1:11. La expresión: Por medio del Espíritu fue
y predicó..., en 3:19 bien puede referirse al Espíritu de Cristo que operaba en los
profetas de la antigüedad, tal como se observa en 1:11. En este sentido, Cristo fue y
predicó a los hombres y a las mujeres de los días de Noé, porque el Espíritu de Él
estaba con los profetas.
126
Por supuesto, siempre estaría latente la posibilidad de que algunos no entendieran
con claridad el mensaje. En todo caso, no sería por la falta de claridad, sino por causa
del “mapa mental” o la limitación conceptual de los lectores. Aparentemente, los lectores
de 1 Tesalonicenses no entendieron bien el mensaje referente a la venida de Él, y en la
segunda carta el apóstol les da una explicación más amplia (comp. 2 Tesalonicenses 2).
También, los profetas del Antiguo Testamento, aparentemente, no siempre captaron
todos los detalles del mensaje profético que proclamaron (comp. 1 Pedro 1:10-12). Pero
en términos generales, los autores bíblicos escribieron de tal manera que comunicaron a
sus destinatarios el mensaje que Dios les había dado (por la inspiración del Espíritu
Santo (2 Pedro 1:16-21).

Pág. 129/177
mediante su conducta. En verdad, después de analizar adecuadamente estas
dos cartas (Efesios y 1 Pedro), se nota una gran diferencia en cuanto al
ambiente de los destinatarios y los propósitos de los autores. Pablo les
escribió a los cristianos en Éfeso respecto a cómo debían desarrollar la vida
matrimonial en el contexto de la comunidad cristiana, cuya característica
fundamental era “la unidad del Espíritu”. Mientras que Pedro les escribió a los
cristianos, dispersados por muchas partes, acerca de cómo debían llevar la
vida matrimonial en el contexto de un mundo hostil que no compartía los
criterios de la iglesia cristiana. En este contexto, Pedro aconseja la sujeción
de la esposa a su marido a fin de que quien todavía era incrédulo fuera
ganado a la fe por la conducta de su esposa cristiana.

3) Explicar con otros textos bíblicos lo que su texto enseña. Hay que recordar
que, por lo general, los otros textos no enseñan exactamente lo mismo que el
texto que se está estudiando, aunque traten un tema similar. Sencillamente,
cada texto forma parte de su propio contexto. El estudio de un texto bíblico,
tomando en cuenta su contexto histórico y literario, debe ser suficiente para
explicar por sí mismo lo que enseña. Al usar otros textos para “explicar” el
texto que se está exponiendo, se introducen asuntos que, aunque sean
similares, no son del texto. En otras palabras, usar otros textos para explicar
el que se está exponiendo puede ser una manipulación del texto y una
demostración de irrespeto a la intención del autor.

Ejs.:
a) En un comentario sobre Efesios 5:10, se encuentra el siguiente párrafo:
“Porque debemos comprobar lo que agrada al Señor (v. 10). Es necesario
que el creyente experimente lo que agrada al Señor. Al andar en luz
(bondad, justicia y verdad), el cristiano va a probar en su propia vida el
testimonio del Espíritu Santo, que le va a confirmar que está haciendo lo
correcto, lo que agrada a Dios. Tal comprobación la experimentó Cristo en
forma audible varias veces, en su vida terrenal (Mateo 3:17; 17:5),
precisamente por haber llevado una vida en obediencia absoluta a su
Padre, aun en los momentos más difíciles (Mateo 26:39). Aunque no
escuchemos audiblemente una confirmación similar, sí recibimos en
nuestro corazón el testimonio del Espíritu Santo que ratifica lo acertado de
nuestro comportamiento como cristiano (Romanos 8:16)”.

Observación: En esta exposición de Efesios 5:10, se incluyen cuatro textos


de otras partes de la Biblia para explicarlo. No se necesita mucho análisis
para darse cuenta de que estos textos presentan conceptos diferentes a lo
que se plantea en Efesios. Allí se presenta la necesidad de vivir como
quienes tienen la característica de ser luz en medio de un mundo de
oscuridad. Un resultado de esto es que ellos manifiestan a través de su
vida lo que agrada a Dios. Por tanto, al incluir los textos de Mateo y de
Romanos se desvía la enseñanza que quiso comunicar el autor a los
cristianos de Éfeso. Así que, en lugar de explicar la enseñanza del texto
bíblico, lo que se logra es complicarla y no ayuda al oyente a entender el
mensaje del texto de Efesios 5:10.

b) Un comentario de 1 Juan 2:12 incluye el siguiente párrafo:

Pág. 130/177
“Los pecados han sido perdonados” (v. 12). Juan reafirma la verdad del
perdón de los pecados, como ya lo ha expresado (1:7, 9), sobre la base
del sacrificio de Cristo (2:2). Los pecados han sido perdonados por causa
de su nombre, pues Él es el Salvador. Desde el comienzo, la predicación
cristiana ha dicho que en ningún otro hay salvación, porque no hay otro
nombre debajo del cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos
(Hechos 4:12) y Jesús mismo había mandado que se predicara en su
nombre el perdón de pecados (Lucas 24:47; comp. Hechos 13:38; 26:17,
18). No queda la menor duda: “Hay perdón por la sangre de Jesús, hay
perdón por su muerte en la cruz”.

Observación: En la exposición de 1 Juan 2:12, este expositor incluye cuatro


textos de otras partes de la Biblia. Los textos de la misma carta (1 Juan
1:7, 9 y 2:2) se acercan al argumento que el mismo autor está
desarrollando porque son de la misma carta. Pero los textos de otros
autores, de otros libros y de otros contextos (Hechos 4:12 y Lucas 24:47)
no desarrollan el mismo argumento aunque se refieren más o menos al
mismo tema. Así que, aunque los otros textos se relacionan en algo con la
enseñanza del párrafo que se está exponiendo, no aclaran el texto bajo
estudio.

2. El uso de “textos paralelos” puede ser provechoso y, a menudo, es


necesario en la situación siguiente:

Pueden usarse “textos paralelos” para ilustrar la enseñanza que usted cree que
enseña el texto que está exponiendo. A veces, no solo se puede sino que se
deben usar otros textos bíblicos para ilustrar el punto que se quiere comunicar.
Pero para usarlos como ilustración, es necesario aplicar los mismos pasos de
análisis a esos textos, a fin de comprobar si en verdad enseñan lo que usted
piensa que enseñan y si en verdad ilustran la enseñanza del texto que está
exponiendo.

Ej.: Después de determinar que 1 Pedro 2:1-3 enseña que “El aprecio que
tenemos a la Palabra de Dios para crecer en la fe es una muestra de nuestra
obediencia a Él”,127 puede utilizarse el mensaje de algunos de los otros textos
que tienen un tema similar, pero solo después de aplicar a ellos los mismos
pasos de análisis que se han aplicado al texto que se está exponiendo. Siempre
hay que tener cuidado de no desviar al público del mensaje del texto.

Una palabra final: Algunas de las sugerencias dadas aquí pueden parecer un
poco extremas en el intento de evitar el uso excesivo de los “textos paralelos” en
el análisis y la exposición del texto bíblico. Pero como maestros de la Palabra de
Dios, debemos tomar en serio nuestra responsabilidad de exponer lo que ella
enseña. Nuestra meta principal no debe ser demostrar que tenemos razón
respecto a lo que creemos, sino presentar clara y efectivamente a nuestro
público el mensaje que Dios inspiró a los autores bíblicos. Este mensaje tiene
127
Como ya estamos en la exposición del texto, la enseñanza central deberá ser
presentada como una proposición al público, la cual en este caso de 1 Pedro 2:1-3, bien
puede ser expresada así: La asimilación de la Palabra de Dios es vital para el
crecimiento cristiano.

Pág. 131/177
aplicación a la vida contemporánea. Por lo tanto, nuestro propósito debe ser
exponer la Palabra de Dios, no la nuestra; debemos procurar que el texto hable
y no meramente hablar del texto.

Reforzamiento del aprendizaje

La reflexión de este capítulo ha girado alrededor del uso y abuso de los “textos
paralelos”. Dado que es un asunto sumamente importante en la interpretación
adecuada de las Escrituras, merece la pena dedicar un poco más de tiempo
para la reflexión.

1. ¿Qué es un “texto paralelo”? ¿A qué se refiere el concepto de que hay


básicamente dos clases de textos paralelos? ¿Cuál es el objetivo principal al
estudiar un determinado texto?

2 ¿Por qué es importante comparar los resultados del estudio de un texto dado
con otros textos bíblicos?

3. Algunos predicadores o maestros de la Biblia frecuentemente hacen uso de


textos paralelos para probar, apoyar o explicar el texto que están
“exponiendo”. ¿Por qué no es buena esta práctica? ¿Por qué no es correcto
tratar de explicar un texto con otros textos bíblicos?

4. ¿Cuándo y cómo podrían usarse los textos paralelos? ¿Qué podría hacerse
para corregir el problema del abuso de los textos paralelos en el estudio y
exposición de las Escrituras?

Nota: Si usted está estudiando este libro junto con otros estudiantes, una vez
que responda las preguntas anteriores, vale la pena que dialogue con ellos
para que intercambien opiniones referentes a las respuestas que cada uno
les ha dado. De esta manera, profundizarán en la comprensión y aplicación
de los conceptos aprendidos.

Pág. 132/177
Pág. 133/177
Capítulo 29

El estudio del párrafo


(R. Hanna)

Introducción

El párrafo es la unidad básica de pensamiento en los textos discursivos. 128 Por


eso, es la unidad básica de análisis. Considere el siguiente ejemplo:

Efesios 6:1-9:
Hijos, obedezcan en el Señor a sus padres, porque esto es justo. 2 «Honra a
tu padre y a tu madre —que es el primer mandamiento con promesa— 3 para
que te vaya bien y disfrutes de una larga vida en la tierra.»
4
Y ustedes, padres, no hagan enojar a sus hijos, sino críenlos según la
disciplina e instrucción del Señor.
5
Esclavos, obedezcan a sus amos terrenales con respeto y temor, y con
integridad de corazón, como a Cristo. 6 No lo hagan sólo cuando los estén
mirando, como los que quieren ganarse el favor humano, sino como esclavos de
Cristo, haciendo de todo corazón la voluntad de Dios. 7 Sirvan de buena gana,
como quien sirve al Señor y no a los hombres, 8 sabiendo que el Señor
recompensará a cada uno por el bien que haya hecho, sea esclavo o sea libre.
9
Y ustedes, amos, correspondan a esta actitud de sus esclavos, dejando de
amenazarlos. Recuerden que tanto ellos como ustedes tienen un mismo Amo en
el cielo, y que con él no hay favoritismos.129

La estructura de los párrafos en textos bíblicos discursivos

128
Un libro muy valioso que trata este tema es: Guía de estudio sobre el párrafo
(Contexto – Editores RB. C.A., Caracas, Venezuela, 1995) por Ilis M. Alfonso. Aunque
ella aplica el análisis de párrafos a diferentes expresiones literarias, en el presente
trabajo lo aplicamos solo a textos discursivos. Lo hacemos de esta manera porque la
unidad de análisis en textos narrativos es el episodio y la unidad de análisis en textos
poéticos es el poema y en ocasiones la estrofa.
129
Las citas bíblicas en este trabajo son de la Nueva Versión Internacional.

Pág. 134/177
Observe el ejemplo de arriba. El texto está dividido en cuatro unidades
separadas, las cuales están indicadas por la sangría y el punto y aparte. Estas
unidades se llaman “párrafos”. Generalmente, en las versiones de la Biblia se
utilizan estos mismos indicadores, la sangría y el punto y aparte.130

El párrafo es la unidad básica de análisis en el estudio de textos bíblicos


discursivos.131 Un párrafo es un conjunto de oraciones que desarrolla un solo
tema. Bien puede incluir varias ideas, pero todas se relacionan para desarrollar
un solo tema. Un párrafo puede consistir en muchas oraciones o en una sola. Al
momento de estudiar textos bíblicos discursivos, es importante analizar el
párrafo en su totalidad, no solo una parte de él, simplemente porque le llame la
atención.

La afirmación principal

Identificación de la afirmación principal

Puesto que un párrafo desarrolla un solo tema, generalmente, contiene una


oración que lo presenta en términos generales. 132 En esta oración, está la
afirmación principal de todo el párrafo. Esta puede introducir el tema, en tales
casos se ubica en la primera parte del párrafo. También puede presentarse
como un resumen o conclusión del tema, en tales casos se encuentra al final del
párrafo. Pero la afirmación principal puede presentarse dentro del párrafo en
cualquier lugar. No hay un lugar fijo en el cual se presente.

En el análisis de un párrafo dado, es sumamente importante identificar la


afirmación principal del mismo. La habilidad de hacer esto facilita la comprensión
de lo que leemos.

¿Cuáles son algunos indicadores que ayudan a identificar la afirmación principal


de un párrafo dado? En los textos bíblicos de discurso, los siguientes criterios
pueden ayudarnos a identificarla:

1. La afirmación principal, normalmente, presenta el tema del párrafo en


términos globales. Ej.:

Hebreos 12:1-3: Por tanto, también nosotros, que estamos rodeados de una
multitud tan grande de testigos, despojémonos del lastre que nos estorba, en
especial del pecado que nos asedia, y corramos con perseverancia la
carrera que tenemos por delante. 2 Fijemos la mirada en Jesús, el iniciador

130
Al contrario, en este trabajo, normalmente, no se utiliza la sangría para indicar el
comienzo de un párrafo nuevo, sino una línea en blanco entre los distintos párrafos.
131
De vez en cuando, en el análisis de un texto bíblico de discurso, es necesario tratar
más de un solo párrafo a la vez. Por ejemplo, las tres versiones NVI, RVA y DHH dividen
1 Corintios 10:1-13 en tres párrafos. Pero estos tres se relacionan estrechamente y
deben tratarse juntos para comprender mejor el desarrollo del argumento del autor.
132
Una oración puede tener una o más afirmaciones. Si la oración es simple, tiene
una sola afirmación; si es compuesta, puede tener más de una afirmación.

Pág. 135/177
y perfeccionador de nuestra fe, quien por el gozo que le esperaba, soportó la
cruz, menospreciando la vergüenza que ella significaba, y ahora está
sentado a la derecha del trono de Dios. 3 Así, pues, consideren a aquel que
perseveró frente a tanta oposición por parte de los pecadores, para que no
se cansen ni pierdan el ánimo.133

2. La afirmación principal a veces expresa una idea repetida en el párrafo. Ej.:

1 Pedro 1:13-16: Por eso, dispónganse para actuar con inteligencia; tengan
dominio propio; pongan su esperanza completamente en la gracia que se les
dará cuando se revele Jesucristo. 14 Como hijos obedientes, no se amolden a
los malos deseos que tenían antes, cuando vivían en la ignorancia. 15 Más
bien, sean ustedes santos en todo lo que hagan, como también es santo
quien los llamó; 16 pues está escrito: «Sean santos, porque yo soy santo.»

3. La afirmación principal a menudo aparece al comienzo del párrafo. En tales


casos, enuncia el tema del mismo. Ej.:

Hebreos 3:1-6: Por lo tanto, hermanos, ustedes que han sido santificados y
que tienen parte en el mismo llamamiento celestial, consideren a Jesús,
apóstol y sumo sacerdote de la fe que profesamos. 2 Él fue fiel al que lo
nombró, como lo fue también Moisés en toda la casa de Dios. 3 De hecho,
Jesús ha sido estimado digno de mayor honor que Moisés, así como el
constructor de una casa recibe mayor honor que la casa misma. 4 Porque
toda casa tiene su constructor, pero el constructor de todo es Dios. 5 Moisés
fue fiel como siervo en toda la casa de Dios, para dar testimonio de lo que
Dios diría en el futuro. 6 Cristo, en cambio, es fiel como Hijo al frente de la
casa de Dios. Y esa casa somos nosotros, con tal que mantengamos nuestra
confianza y la esperanza que nos enorgullece.

4. La afirmación principal a veces se encuentra al final del párrafo. En estos


casos, funciona como la conclusión del argumento del párrafo. Ej.:

Lucas 14:25-33: … De la misma manera, cualquiera de ustedes que no


renuncie a todos sus bienes, no puede ser mi discípulo.

5. Normalmente, todas las demás afirmaciones del párrafo apoyan a la


principal.134 Veremos ejemplos de esto más adelante, al analizar las
afirmaciones secundarias y la función que cumplen en el párrafo.

6. Cuando se presenta un contraste en la forma de: no..., sino…, o en la forma


de: no…. Más bien…, lo principal es lo que se presenta en la segunda
parte.135 Ej.:
133
Lo subrayado es nuestro e indica la afirmación principal del párrafo.
134
Existen algunos casos donde una afirmación secundaria explica otra afirmación
secundaria y resulta entonces que se relaciona indirectamente con la principal (ej.:
Efesios 4:4-6 explica el v. 3, el cual a su vez explica la principal que aparece en el v. 1;
también Efesios 5:28b-30 explica el v. 28a y éste explica la principal que se presenta en
el v. 25).
135
Esto no indica que toda afirmación donde hay un contraste es la principal del
párrafo, sino que de las dos partes de un contraste, la que predomina es la positiva.

Pág. 136/177
Mateo 6:19-21: No acumulen para sí tesoros en la tierra, donde la polilla y el
óxido destruyen, y donde los ladrones se meten a robar. 20 Más bien,
acumulen para sí tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el óxido
carcomen, ni los ladrones se meten a robar. 21 Porque donde esté tu tesoro,
allí estará también tu corazón.

7. Cuando se presentan afirmaciones o exhortaciones, algunas en forma


negativa y otras de manera positiva, generalmente, las que se presentan de
manera positiva tienen prominencia sobre las negativas. En muchos
casos, las que se encuentran en forma negativa se presentan en contraste
con las positivas para destacarlas. Ej.:

Gálatas 5:13-15: Les hablo así, hermanos, porque ustedes han sido
llamados a ser libres; pero no se valgan de esa libertad para dar rienda
suelta a sus pasiones. Más bien sírvanse unos a otros con amor. 14En
efecto, toda la ley se resume en un solo mandamiento: “Ama a tu prójimo
como a ti mismo.” 15Pero si siguen mordiéndose y devorándose, tengan
cuidado, no sea que acaben por destruirse unos a otros. (Comp. Mateo 6:2-
4)

8. A veces el autor bíblico utiliza una oración o frase para llamar la atención
a lo que sigue. En tales casos, esta segunda afirmación es la principal del
párrafo.136 Ej.:

1 Pedro 5:1-4: A los ancianos que están entre ustedes, yo, que soy anciano
como ellos, testigo de los sufrimientos de Cristo y partícipe con ellos de la
gloria que se ha de revelar, les ruego esto: 2cuiden como pastores el
rebaño de Dios que está a su cargo, no por obligación ni por ambición de
dinero, sino con afán de servir, como Dios quiere…

La oración del v. 1 dirige la atención a la oración que sigue en el v. 2.


Entonces, la principal del párrafo se presenta en el v. 2.

9. Cuando se presenta un concepto (argumento) y una ilustración de este, el


concepto tiene más prominencia que la ilustración. Ej.:

Mateo 7:24-27: Por tanto, todo el que me oye estas palabras y las pone
en práctica es como un hombre prudente que construyó su casa sobre la
roca. 25 Cayeron las lluvias, crecieron los ríos, y soplaron los vientos y
azotaron aquella casa; con todo, la casa no se derrumbó porque estaba
cimentada sobre la roca. 26 Pero todo el que me oye estas palabras y no las
pone en práctica es como un hombre insensato que construyó su casa sobre
136
Aquí también se incluyen los ejemplos del discurso de Jesús cuando expresa
conceptos como: ciertamente les aseguro, o ustedes han oído…, pero yo les digo…
(Comp. Juan 6:43-51 [v. 47: Ciertamente les aseguro que…]; Mateo 5:43-48 [vv. 43 y 44:
Ustedes han oído que se dijo: Ama a tu prójimo y odia a tu enemigo. Pero yo les digo:
Amen a sus enemigos y oren por quienes lo persiguen.].) También en los escritos de
Pablo, a veces se utilizan expresiones de transición o preguntas retóricas al punto
principal de su argumento. (Comp. Romanos 9:30-33 [preguntas retóricas]; 2 Timoteo
4:1-5 [la primera oración es de transición para destacar lo que sigue].)

Pág. 137/177
la arena. 27 Cayeron las lluvias, crecieron los ríos, y soplaron los vientos y
azotaron aquella casa, y ésta se derrumbó, y grande fue su ruina.

La ilustración del hombre prudente que construye su casa sobre la roca (vv.
24b y 25) se refiere al concepto presentado anteriormente en relación con el
que oye las palabras de Jesús y las pone en práctica. (Comp. 1 Pedro 1:22-
25, donde se encuentra una ilustración en los vv. 24 y 25a; Filipenses 2:5-11,
donde los vv. 6-11 ilustran el concepto presentado en el v. 5; Romanos 7:1-3,
donde el ejemplo del matrimonio presentado en los vv. 2 y 3 ilustran el
concepto presentado en el v. 1.)
Verificación de la afirmación principal de un párrafo

Una vez identificada la afirmación principal de un párrafo dado, es necesario


verificarla.137 El intérprete debe tener algo de seguridad referente a su decisión
sobre cuál es la afirmación principal. Las siguientes sugerencias pueden
ayudarle en esta tarea:

1. Responda la pregunta: ¿Es esta, en verdad, la afirmación más general de


todas las del párrafo?

2. Responda la pregunta: ¿En verdad, tiene esta afirmación una relación de


prominencia sobre las demás del párrafo? Para responder esta pregunta,
haga el ejercicio del punto que sigue.

3. Lea la afirmación que usted seleccionó como la principal con cada una de las
secundarias para ver si, en verdad, esta tiene la prominencia en el párrafo.

4. Lea el párrafo sin incluir la afirmación que usted seleccionó como la principal.
Si el párrafo no tiene sentido coherente sin la afirmación que omitió,
entonces esa es la principal del párrafo. Si la lectura tiene sentido, aun sin la
afirmación que usted seleccionó como la principal, lo más probable es que
usted haya tomado una decisión equivocada.

Ya que es sumamente importante identificar la afirmación principal


correctamente, debemos tomar esta tarea muy en serio. Es un error grave
enseñar de un texto de las Escrituras algo que el autor bíblico no estaba
comunicando a través del texto cuando lo escribió. ¡Pero no se desanime!
Porque con la ayuda de Dios y bastante práctica, el intérprete ganará más y más
confianza en este aspecto del análisis de la Palabra de Dios. Esta confianza es
buena si somos conscientes de nuestra dependencia de Dios y si nos ayuda a
comunicar lo que el autor bíblico quiso comunicar.

Reflexione de nuevo en el texto de Efesios 6:1-9, que se presentó al inicio de


este capítulo. Léalo ahora para notar las afirmaciones que se presentan, no solo
la principal sino también las secundarias en cada uno de los párrafos:

137
Ilis M. Alfonso, en: Guía de estudio sobre el párrafo, ofrece varias sugerencias
prácticas en esta tarea.

Pág. 138/177
Hijos, obedezcan en el Señor a sus padres, porque esto es justo. 2 «Honra a
tu padre y a tu madre —que es el primer mandamiento con promesa— 3 para
que te vaya bien y disfrutes de una larga vida en la tierra.»
4
Y ustedes, padres, no hagan enojar a sus hijos, sino críenlos según la
disciplina e instrucción del Señor.
5
Esclavos, obedezcan a sus amos terrenales con respeto y temor, y con
integridad de corazón, como a Cristo. 6 No lo hagan sólo cuando los estén
mirando, como los que quieren ganarse el favor humano, sino como esclavos de
Cristo, haciendo de todo corazón la voluntad de Dios. 7 Sirvan de buena gana,
como quien sirve al Señor y no a los hombres, 8 sabiendo que el Señor
recompensará a cada uno por el bien que haya hecho, sea esclavo o sea libre.
9
Y ustedes, amos, correspondan a esta actitud de sus esclavos, dejando de
amenazarlos. Recuerden que tanto ellos como ustedes tienen un mismo Amo en
el cielo, y que con él no hay favoritismos.138

Afirmaciones secundarias

Por lo general, los párrafos consisten en varias afirmaciones. Al identificar la


principal, todas las demás se consideran como secundarias. El autor usa las
afirmaciones secundarias para desarrollar su tema presentado en la principal.
Las afirmaciones secundarias apoyan a la principal de diversas maneras:

1. Por justificación. Cuando una afirmación apoya a la principal por


justificación, expresa la razón por la que presenta la principal. Ej.:

1 Pedro 1:22 y 23: Ahora que se han purificado obedeciendo a la verdad y


tienen un amor sincero por sus hermanos, (justificación)

ámense de todo corazón los unos a los otros. (principal)


23
Pues ustedes han nacido de nuevo, no de simiente perecedera, sino de
simiente imperecedera, mediante la palabra de Dios que vive y permanece.
(justificación)

2. Por ejemplificación. Cuando una afirmación secundaria apoya a la principal


por ejemplificación, presenta un ejemplo específico para ilustrar la idea
expresada en la principal.139 Las afirmaciones que funcionan como
ejemplificación ilustran el concepto presentado en la principal. 140 Ej.: Mateo
138
Estos son cuatro párrafos que usted deberá analizar al final de este artículo. Las
citas bíblicas en este trabajo son de la Nueva Versión Internacional.
139
A veces los ejemplos se utilizan para apoyar a la principal y presentan una relación
lógica, además de la de ejemplificación, como por ejemplo, razón o manera (comp.
Efesios 5:25; 1 Pedro 5:1).
140
No siempre es fácil interpretar los textos que incluyen afirmaciones secundarias
que funcionan como ilustraciones. Por ejemplo, en 2 Timoteo 2:1-7, los tres ejemplos en
los vv. 4-6 ilustran la idea de sufrir o hacer sacrificio expresada en el v. 3. Pero el párrafo
incluye cuatro mandatos (v. 1, v. 2, v. 3 y v. 7). La pregunta es: ¿Cuál es la principal del
párrafo? Parece que el v. 7 presenta la principal, pero este versículo solo no expresa el
contenido del párrafo. Es necesario incluir otro mandato para entenderlo. Algunas
versiones intentan resolver este problema dividiendo el texto en dos párrafos, uno en los

Pág. 139/177
7:24-27: Por tanto, todo el que me oye estas palabras y las pone en práctica
es como un hombre prudente que construyó su casa sobre la roca.
25
Cayeron las lluvias, crecieron los ríos, y soplaron los vientos y
azotaron aquella casa; con todo, la casa no se derrumbó porque estaba
cimentada sobre la roca. 26 Pero todo el que me oye estas palabras y no las
pone en práctica es como un hombre insensato que construyó su casa sobre
la arena. 27 Cayeron las lluvias, crecieron los ríos, y soplaron los vientos y
azotaron aquella casa, y ésta se derrumbó, y grande fue su ruina.

El ejemplo del hombre prudente presentado en los vv. 24b y 25 ilustra la idea
expresada en la principal en el v. 24a.141

3. Por repetición. Cuando una afirmación secundaria apoya a la principal por


repetición, repite la idea de la principal, pero en otras palabras. Ej.:

Colosenses 3:1 y 2: Ya que han resucitado con Cristo, busquen las cosas de
arriba, donde está Cristo sentado a la derecha de Dios. (principal)

2
Concentren su atención en las cosas de arriba, no en las de la tierra.
(repetición)
4. Por contraste. Cuando una afirmación secundaria apoya a la principal por
contraste, expresa lo opuesto al razonamiento que presenta la principal. Ej.:

Mateo 6:19 y 20: No acumulen para sí tesoros en la tierra, donde la polilla y


el óxido destruyen, y donde los ladrones se meten a robar.
(contraste)
20
Más bien, acumulen para sí tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el
óxido carcomen, ni los ladrones se meten a robar. (principal)

5. Por ampliación. Cuando una afirmación secundaria apoya a la principal por


ampliación, presenta detalles específicos referentes a lo que se presenta en
la principal. Ej.:

1 Pedro 2:11 y 12:


Queridos hermanos, les ruego como a extranjeros y peregrinos en este
mundo, que se aparten de los deseos pecaminosos que combaten contra la
vida (v. 11) (contraste)
Mantengan una conducta entre los incrédulos una conducta tan ejemplar
(principal)
que, aunque los acusen de hacer el mal, ellos observen las buenas obras de
ustedes (ampliación)
y glorifiquen a Dios en el día de la salvación. (ampliación)

6. Por descripción. Esto puede incluir la idea de descripción de manera, o


descripción de resultado-propósito. Cuando una afirmación secundaria
vv. 1-2 y otro en los vv. 3-7 (comp. Dios Habla Hoy y Reina-Valera 1995).
141
Es cierto que se incluye otra ilustración en este párrafo. El ejemplo del hombre
insensato presentado en los vv. 26b y 27 ilustra la idea expresada en el v. 26a, que
incluye una afirmación secundaria. En el proceso de seleccionar la principal, tenemos
que escoger entre las dos ideas presentadas en el párrafo. Resulta que la principal es la
que se presenta en forma positiva (v. 24a).

Pág. 140/177
apoya a la principal por descripción de manera, expresa cómo se realiza la
acción presentada en la principal.142 Ej.:

Efesios 5:25-28: Esposos, amen a sus esposas,


(principal)
así como Cristo amó a la iglesia y se entregó por ella 26 para hacerla santa. Él
la purificó, lavándola con agua mediante la palabra, 27 para presentársela a sí
mismo como una iglesia radiante, sin mancha ni arruga ni ninguna otra
imperfección, sino santa e intachable. (manera)
28
Así mismo el esposo debe amar a su esposa como a su propio cuerpo…
(manera)

¡Ahora a la práctica! Considere los ejemplos presentados al comienzo de este


tema. Se encuentran cuatro párrafos en ese ejemplo. Identifique la afirmación
principal en cada uno de ellos. Después de identificarlas, verifíquelas.

A menudo, cuando mencionamos la necesidad de identificar la afirmación


principal de un párrafo dado, los estudiantes comienzan a ponerse nerviosos.
Pero después de practicar un poco en el análisis del texto bíblico, generalmente,
descubren que ya tienen la costumbre de hacerlo. Cada vez que leemos un
párrafo, lo practicamos. Ahora, aplicado a la Palabra de Dios, debemos
animarnos a hacer lo mejor y siempre estar mejorando en la manera como la
estudiamos.

Nuestro deseo no es desanimarlo, sino animarlo a seguir avanzando en su


estudio de la Biblia. ¡Que Dios le ayude en su mejoramiento del estudio de Su
Palabra! Que siga analizando el texto para determinar la intención original del
autor a través de las unidades básicas de pensamiento, los párrafos. ¡Pa’ lante!

Reforzamiento del aprendizaje


El estudio del párrafo es un tema fundamental. Ya que el párrafo es la unidad
básica para el análisis de los textos bíblicos discursivos, merece la pena que se
le dedique suficiente tiempo para la reflexión. Este capítulo puede resultar como
un repaso y, por eso, precisamente es importante prestarle atención.

1. ¿Cómo está estructurado, normalmente, un párrafo de textos bíblicos


discursivos? ¿Por qué es importante comprender cómo está estructurado?

2. ¿Cuál es la función de la afirmación principal de un párrafo dado? ¿Por qué


es fundamental identificar la afirmación principal del párrafo? ¿Dónde se
encuentra la afirmación principal de un párrafo?

3. ¿Cuáles son las funciones que pueden cumplir las afirmaciones secundarias
en un párrafo dado en textos discursivos? ¿Por qué es fundamental
identificar bien la función que cumplen las afirmaciones secundarias en un
142
Al igual que manera, si es de resultado o propósito, expresa el resultado o el
propósito de la acción presentada en la principal.

Pág. 141/177
párrafo dado?

4. ¿Cuál es el principal aprendizaje que le dejan la lectura y reflexión en este


capítulo? Escriba su respuesta de manera breve.

Capítulo 30
La proposición del sermón
(Custodio López)

Según el diccionario de la lengua castellana, la proposición es la parte del


discurso en que se anuncia o expresa aquello de que se quiere convencer o
persuadir a los oyentes. En la predicación, la proposición es la verdad central
que se desarrolla en la exposición del texto, con el fin de persuadir a los
oyentes. Es una afirmación que especifica el tema del sermón y lo orienta
durante su desarrollo. Es el sermón en miniatura, el corazón del sermón. Por
eso, la claridad de la proposición es uno de los asuntos más importantes en la
preparación y exposición del sermón.

De la proposición bien expresada depende la vida, la estabilidad y el desarrollo


coherente de la exposición del mensaje. La proposición es vital tanto en la
preparación, como en el desarrollo y presentación del sermón. Debe ser
declarada en la forma de una verdad eterna, que era válida en tiempos bíblicos
y mantiene su validez cada vez que se predica. Cuando se expone un texto
bíblico (párrafo, episodio o poema), la proposición expresa la verdad central de
ese texto. La proposición se expresa en la forma de una oración completa que, a
su vez, enuncia el contenido y desarrollo del sermón.

Hay características básicas que pueden ayudarnos en el proceso de redactar la


proposición del sermón. La proposición debe expresar la verdad de ayer en el
lenguaje de hoy. En otras palabras, debe ser una verdad universal. Esta verdad
debe expresarse con palabras sencillas y precisas, a fin de que no haya
ambigüedades. Dicho de otro modo, exige claridad. Debe expresar el
pensamiento global del sermón, es decir, requiere inclusividad. No deben
usarse palabras innecesarias, exige brevedad. Estas observaciones indican que
la proposición requiere mucho análisis y reflexión antes de que sea presentada
al público oyente. Antes de la redacción final de la proposición, es importante
reflexionar sobre ella desde diferentes puntos de vista, a fin de tener la mayor
claridad y precisión posibles.

La formulación de una buena la proposición depende tanto de la enseñanza


central del texto que se expondrá, como del objetivo del sermón. De acuerdo con
el mensaje del texto, la proposición puede tener propósitos tales como:
conversión, instrucción, inspiración, corrección, o devoción. En todo caso, debe

Pág. 142/177
apuntar a un asunto en particular. Cuando se expone un párrafo de las
Escrituras, la proposición debe expresar el mensaje fundamental de ese párrafo.

La variedad es un ingrediente importante en la comunicación y lo es también en


la redacción y presentación de la proposición del sermón. Una buena
proposición debe poder expresarse de varias maneras, sin que pierda su
esencia. Puede expresarse por exhortación, declaración, exclamación o por
interrogación de la verdad que se desea comunicar. Por ejemplo, la propuesta:
Para crecer en la vida cristiana debemos obedecer la Palabra de Dios es una
exhortación. Pero esta puede expresarse también como una declaración: La
obediencia a la Palabra de Dios es vital para el crecimiento cristiano. También
pudiera expresarse como una exclamación: ¡Cuánta vitalidad hay en la vida de
aquellos que obedecen la Palabra de Dios! Además, esta puede presentarse
también como una pregunta: ¿Es posible crecer en la vida cristiana sin
obedecer la Palabra de Dios?

Toda la exposición del mensaje debe girar alrededor de la proposición, pues esta
es el corazón del sermón. Las divisiones básicas del bosquejo comunicativo, que
serán redactadas como principios para la vida, responden a la proposición que
se ha planteado. Así que, no estamos listos para predicar el sermón si no lo
hemos reducido a su mínima expresión, mediante una declaración sencilla que
pueda presentarse como una propuesta al público. Esa propuesta debe indicar,
con claridad, de qué queremos persuadir al público, qué queremos comunicarles
con esta exposición.

Reforzamiento del aprendizaje

El capítulo que acaba de leer es bastante breve, pero muy importante en lo que
se refiere a la comunicación del mensaje de un párrafo dado. Por eso, vale la
pena reflexionar en lo que ha leído referente a la proposición del sermón.

1. ¿Qué es una proposición? ¿Qué importancia tiene la proposición en la


exposición de un texto bíblico? Explique su respuesta.

2. ¿Cuáles son las características de una buena proposición? ¿Qué relación


tiene la proposición con la enseñanza central del párrafo?

3. ¿De qué maneras puede expresarse la proposición de un sermón en un


momento dado?

4. ¿Cuál ha sido el principal aprendizaje de la lectura de este breve capítulo?


¿Cuáles son algunas interrogantes que quedan en su mente después de leer
y reflexionar en este capítulo? ¿Qué podría hacer para profundizar en la
comprensión de este tema?

Pág. 143/177
Nota: Si usted está estudiando este libro junto con otros estudiantes, una vez
que responda las preguntas anteriores, vale la pena que dialogue con ellos
para que intercambien opiniones referentes a las respuestas que cada uno
les ha dado. De esta manera, profundizarán en la comprensión y aplicación
de los conceptos aprendidos.

Capítulo 31
Predicadores y predicadores
(Cecilio Arrastía)

Clasificar siempre es difícil. Si comparar es odioso, clasificar no lo es menos


porque toda clasificación es, de hecho una comparación. A pesar de esto, vale la
pena intentar una casi clasificación de los distintos tipos de predicadores que
padece nuestro púlpito protestante latinoamericano. Porque hay “Predicadores y
predicadores”...

1. El predicador-palabra. (Aquí la palabra con minúscula, porque es palabra de


hombre.) Es el predicador que habla, pero no dice. Esconde el mensaje en un
follaje espeso de palabras y más palabras. Obsesionado por la forma, se olvida
del fondo y sólo frases bien logradas se pueden encontrar en lo que habla. Es el
predicador que busca, más que en la propia Biblia y en intérpretes y
concordancias, en diccionarios de la lengua y en antologías de sinónimos.
Cuando termina su discurso –sí, discurso, no sermón– ha emitido muchas
palabras, pero no ha dejado ningún mensaje.

2. El predicador-"textorragia". Aquí la preocupación no es el uso de palabras,


sino la avalancha de textos bíblicos, la ráfaga de frases bíblicas sin afán alguno
de exégesis seria. Este predicador es el que cree que la Biblia se escribió en
español y que las palabras significan lo mismo hoy que hace mil años, y que la
trastienda cultural del mundo de la Biblia es igual a la de cualquier pueblo de
América Latina hoy por hoy. Aquí se trabaja, no con manuales de interpretación,
sino con una pinza extractora. Y se sacan los textos como se sacan motas de
algodón de un frasco antiséptico para frotar con ellas una herida. Se cree que el
Evangelio entra por ósmosis y que repetir es predicar. No se lucha con el sentido
del texto, y se niega, de hecho, la obra de iluminación del Espíritu Santo.
Cuando la exposición termina, el pueblo sale maravillado de la memoria certera
del predicador y de su "conocimiento" (¡como si recitar fuera conocer!) de la
Biblia. Pero el mensaje no llegó, no lo hubo.

3. El predicador-anécdota. Este es el tejedor de ilustraciones. Su instrumento


básico es una aguja, para tejer; o un frasco de pegamento para empatar
ilustraciones. No importa que no tengan relación con el texto bíblico leído. Son
dramáticas o jocosas o personales. A veces se fuerzan y se golpean para
deformarlas y meterlas a empellones en el marco del sermón. Cuando termina,
el pueblo ha pasado un tiempo muy grato, ha reído mucho. Y punto. Nada más

Pág. 144/177
pasó. Porque el mensaje del sermón se enredó en los hilos de mil ilustraciones
que a nada dieron lustre.

4. El predicador-concepto. Este es el predicador de gabinete. Seco y estirado


como un junco. Abstracto como un suspiro. Despegado de la tierra como un
avión de retropropulsión en pleno vuelo. Ni siquiera mira a los ojos del pueblo.
Como que no está "disparando" al corazón del pueblo, no es necesario mirarle el
rostro, que dicen que es "espejo del alma". No predica para que le oigan:
predica para oírse a sí mismo. Expresa, en palabras muy bien escogidas,
conceptos muy hondos que nadie entiende. Contesta preguntas que nadie le ha
hecho, y la respuesta se pierde en el vacío. Cuando termina, la congregación
dice: "¡Cómo sabe ese hombre, qué culto es! ¡Qué bueno fuera poderle
entender...!"

5. El predicador-almidón. Este va siempre cerca del anterior. Es más tieso y


más artificial que un cadáver embalsamado. Le gustaría predicar teniendo
siempre al frente un espejo de tamaño natural. La voz se le transforma al llegar
al púlpito. Adquiere el "tono santo", o el acento del misionero americano. Las
"eles" intermedias se le llenan de aire. Y dice "allllllma" cuando quiere decir
sencillamente "alma"... Levanta los brazos a altura siempre prefijada. La sonrisa,
no importa que no venga al caso, es también objeto de ensayo previo. Si usted
le oye repetir un sermón, podrá adivinarle los ademanes antes de que lleguen.
Han sido tan bien ensayados que no fallarán. No le importa el mensaje –tal vez
no tenga– pero sí le importa la inflexión de la voz, y lo teatral del ademán, y lo
dramático de la pausa, y lo intenso de su mirada. Es el predicador "made in
Hollywood". Cuando termina, el pueblo dice: "¡Qué lindo habla y qué bien
predica...! Todo en él está almidonado: desde el cuello de su camisa, hasta la
garganta.

6. El predicador-electrónico. Este no confía en el Espíritu Santo y todo lo ha


calculado de antemano. Es electrónico en la precisión humanista con que todo lo
prevé. La asistencia al culto la calcula sobre la base de una propaganda
"científica". Todo se analiza y detalla de modo que "nada falle". Hasta las luces
que van a caer sobre el predicador se miden y calculan. Su entrada al "teatro" –
sí, teatro, no santuario– es dramática y hecha en un momento especial para que,
a partir de ese momento, él sea el centro de todo el culto. Es el predicador que
no se arriesga y tiene su equipo bien organizado para que su prestigio no sufra y
casi se garantiza de antemano el número de "profesiones de fe". Todo en su
organización trabaja como si fuera una máquina IBM y el trabajo del Espíritu de
Dios –que es sorpresa, aventura, cosa inesperada e incalculable– no se tiene en
cuenta. Cuando termina de hablar, el pueblo dice: "¡Qué bien organizado estuvo
todo, qué bonito cuando el predicador entró al culto. Nada falló y hubo cientos
que se entregaron...!" Queda, no el recuerdo ni el impacto de Cristo, sino el de
una superengrasada superestructura humana.

7. El predicador-masajista. Este debió haber nacido en Suecia. No predica.


Lanza "motas de algodón" o pastillas de sedantes desde el púlpito. Sus frases
son pastillas de aspirina glorificadas. Sus ilustraciones son como éter: duermen
al pueblo, no de aburrimiento, sino de falsa paz. Por lo general es baboso,
sensiblero, inventor de anécdotas que no ocurrieron. Es humanista en el fondo.
Más que proclamar lo que Dios hace por el hombre, proclama lo que el hombre

Pág. 145/177
puede hacer por sí mismo y hasta a favor de Dios. Su "predicación" carece de la
virilidad desafiante del Evangelio. Es oblicuo y almibarado. Más que profeta de
Dios, parece redactor de un consultorio amoroso en un periódico local. Cuando
termina, unos salen indignados del culto, y otros dicen: "¡Qué bien me siento.
Parece como si me hubieran puesto una inyección de morfina...!" Y otros
recuerdan el dictum leninista de que la religión es opio. Y piensan que un
predicador así es expendedor de drogas...
¿Cómo ha de ser entonces el predicador-predicador? Digámoslo sin rodeos:

En cuanto a la forma, debe combinar todos los elementos positivos que


concurren en los anteriormente descritos. Debe ser cuidadoso en el uso de la
palabra porque un mensaje tan hermoso sólo con hermoso ropaje debe
cubrirse. Debe sustanciar sus afirmaciones con el texto bíblico para que no
sean caprichosas expresiones producto de la imaginación humana. Hay
porciones bíblicas que sirven para interpretar otras, y deben traerse a
colación en tiempo oportuno. Las ilustraciones deben ser válidas –que den
brillo a una idea opaca por abstracta que sea– pero deben encajarse bien en
la joya retórica que debe ser un sermón. El ademán debe ser elegante,
discreto, medido, producto de la idea que se expresa. Ha de haber consuelo
en el sermón: consuelo para el afligido. Pero también aflicción para el
satisfecho indolente. ¡Caricia y látigo!

El sermón es exposición del Evangelio. Y el Evangelio es Cristo. Urge recordar


que hay una doble estructura en un sermón. Primero, la estructura dada, esto
es, la teología, el mensaje en sí. Esto es lo básico y es hecho manu Dei.
Segundo, la estructura hecha. Este es el sermón. Puede que haya mensaje sin
sermón. O que haya sermón sin mensaje. Si de escoger se trata prefiramos
siempre lo primero: el mensaje es más que el sermón. Pero lo ideal nos pide un
mensaje claro y poderoso, encerrado en un sermón bien estructurado y
entregado con humildad, pasión y belleza. Lo que es manu Dei debe unirse a lo
que es manu hominis para producir ese milagro de la gracia Divina que es un
sermón-mensaje.

Muchas necesidades dramáticas tiene el púlpito protestante contemporáneo,


pero la primera es la recuperación de la predicación expositiva. Nada necesita
tanto el pueblo creyente y el pueblo por-creer, que este tipo de predicación.
Predicar así es caminar. Sí. Es caminar dentro de un pasaje bíblico, junto a los
personajes mismos que protagonizan el incidente comentado. Es "descubrir"
(que aquí vale por ser descubiertos por) el universo de conceptos, emociones,
imágenes y realidades que el pasaje encierra. Todo pasaje bíblico es cofre: urge
hallar la llave que lo abra y exponer frente al público las joyas que encierra.
Para esto hay que hacer labor de transculturación: hay que partir del
conocimiento de la cultura que se interpreta –la bíblica– hasta llegar a la cultura
para la cual se interpreta. Y hay que romper palabras, y descubrir raíces y
significados originales. Y hay que leer la prensa y los autores que diagnostican
los males del presente. Y después "clavar" la verdad bíblica en el corazón mismo
de la presente generación humana. Hacer de esa verdad bandera y apoderarse
de territorio enemigo "ad majorem Gloriam Dei"... Eso es predicar.

Pág. 146/177
Hay predicadores y predicadores. América Latina reclama, con dramática
urgencia, predicadores-predicadores, "que tracen bien la Palabra de Verdad".

Reforzamiento del aprendizaje

Lo que ha leído en este capítulo es un análisis de la predicación en los púlpitos


contemporáneos. Al final se presenta una reflexión de lo que debe ser de verdad
la predicación bíblica.

1. ¿Cuál (o cuáles) de los tipos de predicación mencionados en este capítulo


parecen reflejarse en la iglesia contemporánea?, ¿cuáles se reflejan en su
iglesia? ¿De qué manera en este capítulo se reflejan muchos de los
predicadores contemporáneos?

2. ¿Cuál es la conclusión de Arrastía con respecto a lo que debe ser la


predicación? ¿En qué consiste, de verdad, la predicación bíblica?

3. En su exposición, Arrastía dice: “Urge recordar que hay una doble estructura
en un sermón”. ¿A qué se refiere con esta afirmación? ¿Qué piensa de la
respuesta de Arrastía?

4. ¿Cuál es el principal aprendizaje que le deja la lectura de este capítulo?


Resuma su respuesta en dos párrafos breves.

Nota: Si usted está estudiando este libro junto con otros estudiantes, una vez
que responda las preguntas anteriores, vale la pena que dialogue con ellos
para que intercambien opiniones referentes a las respuestas que cada uno
les ha dado. De esta manera, profundizarán en la comprensión y aplicación
de los conceptos aprendidos.

Pág. 147/177
Capítulo 32
Aplicación del método
(R. Hanna y C. López)

1. Un bosquejo para exponer el mensaje


de 1 Pedro 1:13-16

Proposición: Los cristianos debemos vivir como Dios quiere

Introducción: Nuestro mundo está cambiando de manera vertiginosa. En el


siglo XX hubo más descubrimientos y avances que en todos los siglos anteriores
juntos. ¡Por todas partes la sociedad exige cambios! Parece que nadie quiere
sujetarse a los valores tradicionales... El apóstol Pedro dice que Dios también
exige cambios. ¡Dios exige que hagamos cambios en nuestra vida, para que
vivamos como Él quiere!

1. Vivir como Dios quiere exige hacer cambios en nuestra manera de


pensar (v. 13).

1.1. Es necesario identificar los cambios que debemos hacer en nuestra


manera de pensar. El v. 13 declara que debemos ser disciplinados en nuestro
pensar a fin de estar preparados para actuar como se debe . Así que, debemos pensar
en lo que tenemos, en lo que hemos recibido mediante la salvación por la fe en
Jesucristo y no en la situación adversa que nos rodea. Esto implica cambiar
nuestra manera de pensar, porque nuestra tendencia es preocuparnos por la
situación difícil en la cual estamos. Nuestra mente juega un papel muy
importante en nuestro comportamiento. Si queremos identificar los cambios que
debemos hacer, debemos prestarle atención a lo que Dios dice en su Palabra.

1.2. Es necesario tomar la firme decisión de cambiar. El ser humano tiende a


preocuparse tanto por la situación difícil en la cual se encuentra, que ocupa una
gran parte de su tiempo pensando en todas las cosas negativas que eso implica.
Esta tendencia se utiliza a menudo para justificar una actitud mala y hasta una
conducta mala. Pedro enseña que cuando un cristiano experimenta dificultades,
no debe permitir que estas ocupen su mente. En otras palabras, su enfoque no
debe estar en la situación que lo rodea, sino que debe ocupar su mente en lo

Pág. 148/177
que Dios ha hecho en él y en lo que puede hacer. ¡Esto implica un cambio en la
manera de pensar! En vez de andar angustiado, el cristiano tiene suficientes
razones para confiar en Dios en medio de las situaciones difíciles. Al comenzar
su carta, Pedro dijo que Dios nos ha hecho nacer de nuevo mediante la
resurrección de Jesucristo, para que tengamos una esperanza viva (1.3 NVI).
¡Los cristianos tenemos esperanza! ¿Cómo reacciona usted cuando se
encuentra en medio de dificultades o problemas cotidianos? La Palabra de Dios
dice que debemos pensar en lo que Él nos ha dado y nos dará. ¿De qué manera
expresaría usted lo que tiene en Jesucristo? Reflexione sobre esto y haga una
lista de las bendiciones que el Señor le ha dado. ¿Cuáles son dos bendiciones
muy importantes que el Señor le ha dado, por las cuales está inmensamente
agradecido? Dediquemos un momento ahora mismo para que le dé gracias al
Señor por estas bendiciones.

2. Vivir como Dios quiere exige hacer cambios en nuestra manera de actuar
(v. 14).

2.1. Es necesario identificar los cambios que debemos hacer en nuestra


manera de actuar. En el v 14, el apóstol Pedro declara que los cristianos no
debemos vivir como vivíamos cuando no éramos cristianos. Esto implica que
debemos hacer cambios en nuestra conducta, a fin de vivir de una manera
totalmente distinta al mundo que nos rodea. Vivimos como Dios quiere, si
hacemos los cambios necesarios en nuestra manera de actuar. ¡Dios exige
cambios observables!

2.2. Es necesario tomar la firme decisión de hacer cambios. Al comenzar su


carta, Pedro escribió que: por su gran misericordia, Dios nos hizo nacer de
nuevo mediante la resurrección de Jesucristo… (1.3 NVI). Así que, los cristianos
tenemos la naturaleza vieja y la vida nueva que nos dio al hacernos nacer de nuevo a
través de Jesucristo. Como consecuencia, estamos en el proceso de vivir para
Dios y hacer lo que Él quiere. Esto implica que debemos hacer cambios no solo
en la manera de pensar, sino también en nuestra manera de vivir. Y con la ayuda
de Dios, todo esto es posible. Reflexione sobre su vida. ¿Cuáles son dos
cambios importantes que ha experimentado en su vida como resultado de haber
llegado a ser cristiano? ¿Hay algo que todavía necesita mejorar? ¿Cuáles son
dos cosas que pueden mejorar en su vida como cristiano? Pudieran ser cosas
relacionadas con su pareja, con su hogar, con su trabajo, con sus amigos, o con
su conducta personal ¿Qué pudiera usted comenzar a hacer hoy mismo para
lograr esos cambios? Dediquemos un minuto para que reflexionemos en ellos
ahora mismo…

3. Vivir como Dios quiere exige una vida de compromiso con Él mediante la
obediencia a su Palabra (vv. 15 y 16).

3.1. Es necesario comprender lo que enseña la Palabra de Dios, para poder


obedecerla. En los vv. 15 y 16, el apóstol Pedro afirma que Dios, un Dios santo,
exige que sus hijos vivan como Él. Vivir como Dios quiere exige compromiso,
exige dedicación, exige obediencia. Tenemos que asumir el compromiso de vivir
un estilo de vida que agrade a Dios y dedicarnos a Él. La razón que Pedro
presenta es sencillamente porque Dios, nuestro Padre, lo exige: sean ustedes
santos en todo lo que hagan, como también es santo quien los llamó (NVI)

Pág. 149/177
¡Debemos obedecer a Dios! ¡Debemos obedecer su Palabra! ¿Pero cómo
podemos obedecer lo que no conocemos? Tenemos que asumir el compromiso
de leer y estudiar la Palabra de Dios, a fin de ajustar nuestra vida a su
enseñanza.

3.2. Es necesario tomar la firme decisión de obedecer la Palabra de Dios. A


veces, los cristianos damos excusas para justificar el hecho de no vivir como
Dios quiere. En realidad, lo que ocurre es que no queremos hacerlo porque es
más atractivo vivir de otra manera, es más fácil seguir el camino que todo el
mundo sigue, aunque este conduzca a la perdición. Pedro dice que el hecho de
ser hijo de Dios y gozar de los beneficios que esto ofrece, nos reta a hacer lo
que Dios quiere. Ser hijo de Dios implica vivir como Él quiere que vivan sus
hijos. En el punto anterior usted reflexionó sobre dos asuntos en su vida que
pueden mejorar. Ahora, reflexione sobre estas preguntas: ¿Cuáles son dos
razones por las cuales piensa que usted debe hacer esos cambios que
mencionó? ¿Por qué deben mejorar esos asuntos en su vida? Por ejemplo: ¿Por
qué debe mejorar su relación con su pareja, con su vecino o con su jefe? ¡Dios
nos exige que hagamos cambios…!

Conclusión: ¡Los cristianos debemos vivir como Dios quiere! Vivir como Dios
quiere exige:
- Cambios en nuestra manera de pensar.
- Cambios en nuestra manera de actuar.
- Compromiso con Dios y su Palabra.

Tal vez usted siente que su vida necesita cambios, algunos de los cuales son
verdaderamente profundos. Usted siente que no ha vivido como Dios quiere, que
su vida no ha sido obediente al Señor y a su Palabra. Está muy bien que
reconozca esto. Pero no se quede allí. Tome hoy la decisión de comenzar de
nuevo. ¿Está dispuesto a asumir este compromiso? Ahora es el momento de dar
este paso. ¡Hágalo ahora! Esperemos un momento mientras usted decide lo que
hará con el mensaje que Dios le ha dado hoy. ¡Dios no solamente quiere que
usted cambie su vida, sino que está dispuesto a ayudarlo en este proceso!
Ahora, hagamos oración al Señor para que Él le ayude a cumplir la decisión que
ha tomado.

===============
El estudiante debe evaluar esta presentación:
¿Es esta una exposición bíblica?
¿Expone fielmente el mensaje de 1 Pedro 1:13-16?
¿Presenta un mensaje claro al oyente?
¿Es pertinente?
¿Es coherente en su desarrollo?
¿Queda el oyente con algo concreto del mensaje para poner en práctica?
¿Cuáles son otras observaciones que usted haría de esta presentación?

Pág. 150/177
Pág. 151/177
2. El proceso de análisis aplicado
a 1 Pedro 1:13-16

Si leyó con atención la primera parte de este capítulo, el ejemplo de un


bosquejo para exponer el mensaje de 1 Pedro 1:13-16, se dio cuenta de que,
como resultado del estudio, derivamos tres principios que responden a la
enseñanza central de este párrafo. Según la enseñanza central de 1 Pedro 1:13-
16, Dios exige que vivamos como Él quiere. Para lograr esto, es necesario
cambiar nuestra manera de pensar, cambiar nuestra manera de actuar y asumir
el compromiso de obedecer su Palabra.

Para llegar a estas conclusiones seguimos un proceso de análisis del texto. Por
supuesto, no debemos olvidar que todo verdadero estudio de la Palabra de Dios
y la presentación de su mensaje necesita estar saturado de la oración de
principio a fin. Pero desde el punto de vista del análisis del texto, seguimos el
siguiente proceso:

1. Lo primero que hicimos fue leer la primera carta del apóstol Pedro, varias
veces. Sobre la base de estas lecturas, hicimos un bosquejo inicial del
contenido general de la carta, tomando en cuenta los párrafos que contiene.
Finalmente, centramos la atención en el texto de 1:13-16.143

2. Reflexionamos sobre estos versículos (1:13-16) y nos aseguramos de que


ciertamente constituyen un párrafo. ¿Cómo lo corroboramos? Al leer el primer
capítulo de 1 Pedro, observamos que el v. 13 inicia un tema distinto al de los
versículos anteriores y que este nuevo tema termina en el v. 16, porque el v.
17 da inicio a otro tema.144
143
Según la estructura general, además de una breve introducción y una breve
conclusión, la primera carta del apóstol Pedro puede dividirse en tres secciones, como
se ve a continuación:
Introducción (1:1, 2).
1) La relación con Dios – Debían vivir en obediencia (1:3-2:10).
2) La relación con el mundo – Debían tener una conducta ejemplar (2:11-4:6; 4:12-19).
3) La relación con la iglesia – Debían tener una conducta de servicio (4:7-11, 5:1-11).
Conclusión (5:12-14).
144
Antes de tomar la decisión referente a los versículos que conforman este párrafo
fue provechoso comparar distintas versiones del texto. P. ej., la versión Reina-Valera
Actualizada tiene un párrafo en los vv. 13-16, igual que la Biblia de Jerusalén y Dios
Habla Hoy. Pero la Nueva Versión Internacional presenta los vv. 13-21 en un solo
párrafo. Es cierto que lo que se trata en estos versículos se relaciona, pero puede verse

Pág. 152/177
3. Antes de analizar el texto propiamente dicho, reflexionamos un poco acerca
de su contexto histórico y textual. Por ejemplo, referente al contexto
histórico, hay dos preguntas importantes que consideramos: ¿Qué
ocasionó que Pedro escribiera esta carta? ¿Por qué la escribió? Parece
que Pedro escribió esta carta para alentar a los cristianos que se habían ido
de sus hogares, por causa de la persecución, y ahora estaban
experimentando todo tipo de dificultades, y para retarlos a vivir de una
manera ejemplar ante los incrédulos. Aparentemente, algunos cristianos
usaban los problemas que estaban experimentando como excusas para no
vivir de la manera en la cual debían hacerlo. A través de la carta, Pedro los
reta a aprovechar los problemas y las dificultades para su crecimiento en la fe
y como oportunidades para alumbrar con más brillo en las comunidades no
cristianas donde vivían. Con respecto al contexto textual, observamos la
relación que tiene este texto con los otros párrafos y con la sección en la cual
se encuentra. En los versículos anteriores, Pedro presenta la grandeza de la
salvación que tenían los destinatarios originales. En los posteriores, habla de
cómo debía ser su conducta, ya que habían experimentado esa salvación tan
grande. Entonces, en la sección de 1:3-2:10 responde la pregunta: ¿Cómo
debía ser la relación145 de los lectores con Dios, ya que les había dado esa
maravillosa salvación? Desde el v. 13, Pedro comienza a describir cómo
debía ser esa relación con Dios. Toda la sección de 1:13-2:10 puede
resumirse en que la salvación que habían recibido exigía una conducta
obediente a Dios. En este párrafo de 1:13-16, Pedro enseña que los
cristianos evidenciaban su obediencia a Dios a través de la vida
transformada, al conducirse (vivir) como Él quería.

4. Para entrar al análisis del párrafo, leímos de nuevo el texto en varias


versiones con el propósito de observar la manera como está estructurado,
según sus oraciones. Notamos que hay un poco de diferencia respecto a las
oraciones del párrafo en las versiones. Por ejemplo, las versiones Reina-
Valera-Actualizada y Nueva Versión Internacional dividen el párrafo en tres
oraciones (v. 13, v. 14 y vv. 15-16). Pero la versión Dios Habla Hoy lo divide
en cuatro oraciones, de la manera siguiente: 13a, 13b, 14 y 15-16. En este
caso, parece mejor seguir la división de la Reina-Valera Actualizada y la
Nueva Versión Internacional, con tres oraciones. Sin embargo, la redacción
del texto presenta un poco de diferencia en lo que se refiere a las cláusulas,
porque la Nueva Versión Internacional tiene tres imperativos, mientras que la
Reina-Valera Actualizada tiene solo uno. En este caso, parece mejor seguir la
redacción de la Reina-Valera Actualizada, que presenta el v. 13 con una sola
afirmación.146
un cambio de tema al comienzo del v. 17. Por lo tanto, los vv. 17-21 constituyen otra
unidad de pensamiento, es decir, otro párrafo con un tema distinto al de los vv. 13-16.
145
La salvación que habían experimentado exigía relaciones sanas.
146
Es cierto que la Nueva Versión Internacional presenta el v. 13 con tres imperativos,
en sus tres cláusulas independientes. Hay que decidir si estos imperativos son paralelos
o si uno de esos domina a los demás en esta oración. Al comparar la Reina-Valera
Actualizada, se nota que solo el último se presenta como mandato, los otros dos se
presentan como cláusulas subordinadas que apoyan la última cláusula. Al reflexionar
sobre el desarrollo del concepto en el v. 13, se nota que este gira alrededor de la idea
del pensamiento de la persona. Al tomar esto en cuenta, parece mejor considerar la

Pág. 153/177
5. El siguiente asunto que consideramos en nuestro estudio tiene que ver con lo
que afirma el párrafo. Para detectarlo, les prestamos atención a las cláusulas
que contiene. Según la versión Reina-Valera Actualizada, la oración del v. 13
tiene una cláusula independiente y dos subordinadas; por lo tanto, tiene una
sola afirmación. La oración del v. 14 tiene una cláusula independiente y una
subordinada; por eso, tiene una sola afirmación. La oración de los vv. 15-16
tiene tres cláusulas, una independiente y dos subordinadas, así que también
debería tener una sola afirmación. Pero esta es la oración principal del
párrafo. Y en los casos cuando hay cláusulas subordinadas en la oración
principal del párrafo, estas funcionan como oraciones secundarias.147 Por lo
tanto, hay tres afirmaciones en la tercera oración. Pero ya que las dos
subordinadas expresan la misma idea (así como aquel que os ha llamado es
santo y porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo), redactamos
una sola afirmación. En conclusión, encontramos que el texto de 1 Pedro
1:13-16 tiene cuatro afirmaciones, las cuales redactamos de la manera
siguiente:148
1. Los destinatarios originales de Pedro debían pensar en lo que Dios les
daba (y les daría) (v. 13).
2. No debían vivir conforme al estilo de vida que tenían antes de ser
cristianos (v. 14).
3. Debían vivir como Dios quería en todo lo que hicieran (v. 15b).
4. Dios exigía que sus hijos vivieran como Él (vv. 15a, 16).

6. Para comprender el mensaje que Pedro quería comunicar, buscamos la


afirmación principal porque esta expresa el pensamiento central del párrafo.
¿Cuál de estas cuatro afirmaciones es la principal? Después de leer varias
veces el texto y reflexionar sobre las afirmaciones, concluimos que la tercera
(Debían vivir como Dios quería en todo lo que hicieran (v. 15b) expresa
un concepto más global que las demás. Por lo tanto, esta es la principal.
Además, el concepto expresado en el v. 15b, se repite en el v. 16. Las otras
tres afirmaciones son secundarias.

7. En la continuación de nuestro análisis del texto, buscamos la relación que las


afirmaciones secundarias tienen con la principal. Al reflexionar sobre esto
concluimos que las dos primeras cláusulas explican la principal por
descripción de manera y la última la explica por justificación. Es decir, las
afirmaciones 1 y 2 indican la manera de vivir como Dios quería y la número 4
indica la razón por la cual debían vivir de esa manera. Esto puede verse
mejor en el siguiente gráfico:

última cláusula como la principal de la oración y las otras dos subordinadas a ella.
147
Como regla general, las afirmaciones se derivan de las cláusulas independientes.
Pero como excepción a la regla, cuando una oración es la principal del párrafo y
contiene una cláusula independiente y una o más subordinadas a ella, la independiente
es la afirmación principal del párrafo y las subordinadas funcionan como afirmaciones
secundarias que explican la principal. En tales casos, las secundarias dan base para
redactar afirmaciones, como es el caso en este texto.
148
Redactamos las cláusulas siguiendo la redacción de la RVA. La redacción de la
NVI, en los vv. 15 y 16, invierte las cláusulas, pero no el significado.

Pág. 154/177
 Los destinatarios originales de Pedro debían pensar en lo que Dios les
daba (y les daría) (v. 13). (Manera)

No debían vivir conforme al estilo de vida que tenían antes de ser
cristianos (v. 14). (Manera)

Debían vivir como Dios quería en todo lo que hicieran (v. 15b).
(Principal)

 Dios exigía que sus hijos vivieran como Él (vv. 15a, 16).
(Razón)

8. Para ver de una manera más clara el desarrollo del argumento a través del
párrafo, reunimos las afirmaciones en un bosquejo. a que la principal expresa
el pensamiento central del párrafo, la colocamos como tema del bosquejo.
Nos quedan tres afirmaciones, dos de las cuales son paralelas; es decir,
expresan maneras de vivir como Dios quería; así que, reunimos estas en un
solo punto. El bosquejo textual del párrafo, entonces, se ve como sigue:

Debían vivir como Dios quería en todo lo que hicieran

1. La manera de asumir el llamado a vivir como Dios quería (vv. 13, 14).
1.1. Debían pensar en el favor que Dios les daba (v. 13).
(Esto involucra cambiar la manera de pensar.)
1.2. Debían vivir un estilo de vida opuesto al que tenían antes de ser
cristianos (v. 14).
(Esto involucra cambiar la manera de vivir.)
2. La razón por la cual se exigía el compromiso de vivir como Dios quería en
todo lo que hicieran – Porque Dios es santo (v. 16).

9. A estas alturas del análisis, parece bastante claro cuál es la enseñanza central
de 1 Pedro 1:13-16. El tema del párrafo se refiere a la manera como debían
vivir los cristianos a quienes Pedro escribió. Pero este mensaje no era solo
para ellos, sino también para los cristianos de todos los tiempos. Así que,
redactamos la enseñanza central de este párrafo de la siguiente manera: Los
cristianos debemos vivir como Dios quiere, mediante la obediencia a su
Palabra.

10. Ahora, ¿cómo podemos expresar el mensaje de 1 Pedro 1:13-16 en términos


contemporáneos? Después de reflexionar sobre las afirmaciones, el bosquejo
textual y el resumen del texto presentado en la enseñanza central,
redactamos unos principios que se derivan de 1 Pedro 1:13-16. Según el
punto 1.1 del bosquejo, Dios exigía que los lectores originales hicieran
cambios en la manera de pensar; según el punto 1.2 del bosquejo, Dios
también exigía que hicieran cambios en su manera de actuar; y según el
punto 2 del bosquejo, Dios exigía el compromiso de vivir como Él quería en
obediencia a su Palabra. Entonces, de acuerdo con este resumen, hay tres
principios que enseña este texto. En términos contemporáneos, podemos
redactarlos de la manera siguiente, tomando como fundamento la enseñanza
central:

Pág. 155/177
1) Vivir como Dios quiere exige hacer cambios en nuestra manera de pensar.
2) Vivir como Dios quiere exige hacer cambios en nuestra manera de
conducirnos.
3) Vivir como Dios quiere exige hacer el compromiso de obediencia a su
Palabra.

11. Con estos tres asuntos tenemos claro el mensaje de 1 Pedro 1:13-16. Pero,
¿cómo se aplican estos principios a la vida contemporánea? Para responder
esta pregunta presentamos las siguientes aplicaciones a los tres principios
antes expuestos. (Se entiende que las aplicaciones deben tomar en cuenta la
situación particular de los oyentes. Así que, deben ser pensadas en el
contexto de la audiencia del mensaje.)

1) El ser humano tiende a preocuparse tanto por la situación difícil, en la cual


se encuentra, que ocupa una gran parte de su tiempo pensando en lo que
le está ocurriendo. Esta tendencia se utiliza a menudo para justificar una
actitud mala y hasta una conducta mala. Pedro enseña que cuando un
cristiano experimenta dificultades, no debe permitir que estas ocupen su
pensar (su enfoque no debe estar en la situación alrededor), sino que debe
ocupar su mente con lo que Dios ha hecho en él y lo que puede hacer.
Esto implica un cambio en la manera de pensar. En vez de andar
angustiado, el cristiano tiene razones para vivir con confianza en Dios en
medio de las situaciones difíciles. ¿Cómo reacciona usted cuando le
vienen dificultades o problemas cotidianos? ¿De qué manera expresaría
usted lo que tiene en Jesucristo? Escríbalo en un párrafo.

2) Todos los cristianos tenemos dos naturalezas: la naturaleza vieja y la que


ha sido renovada por la fe en Jesucristo. Como consecuencia, es un
proceso vivir para Dios y hacer lo que Él quiere. Esto implica hacer
cambios no solo en la manera de pensar, sino también en la manera de
vivir. Cuando aceptamos a Jesucristo, nuestra vida cambió y sigue
cambiando cada día. ¿Cuáles son dos cambios muy importantes en su
vida que ocurrieron como resultado de llegar a ser cristiano? Debe darle
gracias a Dios por estos cambios, pero todavía su vida necesita muchos
cambios. Reflexione ahora sobre esta pregunta: ¿Cuáles son dos cosas en
su vida que son mejorables, que tienen que cambiar para avanzar en su
vida cristiana? ¿De qué manera piensa usted que puede lograr esos
cambios?

3) A veces, los cristianos damos excusas para justificar el hecho de no vivir


como Dios quiere. Decimos que “somos así”, que “me criaron así”, que “la
sociedad influye en nosotros”, etc. En realidad lo que ocurre es que no
tenemos ganas de vivir según lo que enseña la Palabra de Dios, porque es
más atractivo vivir de otra manera. Pedro dice que el hecho de ser hijos de
Dios y gozar de los beneficios que esto ofrece, nos reta a hacer lo que
Dios quiere. Ser hijo de Dios implica vivir como Él quiere que vivan sus
hijos. Dios dice: sean ustedes santos en todo lo que hagan, como también
es santo quien los llamó. En otras palabras, debemos mostrar el carácter
de Dios en nuestra vida. Así que, si Dios es veraz, sus hijos también deben
decir la verdad; si Dios es justo, sus hijos también deben practicar la
justicia; si Dios es amor, sus hijos también deben amar. Reflexione sobre

Pág. 156/177
esta pregunta: ¿Cuáles son dos razones por las cuales usted debe hacer
los cambios que mencionó en el punto anterior? Dios nos exige
compromiso con la obediencia a su Palabra.

Nota: Después de todo esto, elaboramos el resumen que ya leyó con el título:
Ejemplo de un bosquejo para comunicar el mensaje de 1 Pedro 1:13-16.

Reforzamiento del aprendizaje

Este capítulo se ha dedicado a la aplicación del método para el análisis de textos


bíblicos discursivos. Se ha presentado en dos partes: 1) Un esquema o bosquejo
para la comunicación del mensaje; y 2) el desarrollo del estudio del texto
mediante la aplicación de los pasos del método estudiado. Dejemos ahora unas
preguntas para su reflexión:

1. ¿Piensa usted que el bosquejo para la comunicación refleja que es una


exposición del texto? Argumente su respuesta.

2. ¿De qué manera elaboraría usted el esquema o medio para la comunicación


del mensaje del texto estudiado?

3. ¿Cuál es su reflexión sobre la aplicación del método al texto que ha sido


estudiado? Escriba por lo menos dos párrafos que reflejen su reflexión.

4. ¿Cuál es el principal aprendizaje que le deja el contenido de este capítulo?


Escriba su respuesta de manera breve.

Nota: Si usted está estudiando este libro junto con otros estudiantes, una vez
que responda las preguntas anteriores, vale la pena que dialogue con ellos
para que intercambien opiniones referentes a las respuestas que cada uno
les ha dado. De esta manera, profundizarán en la comprensión y aplicación
de los conceptos aprendidos.

Pág. 157/177
Capítulo 33
Ejemplo de análisis de
1 Pedro 1:22-25

1) Los primeros seis pasos del método


aplicados a 1 Pedro 1:22-25

La forma de expresión literaria del texto


El primer paso del método que hemos estudiado se refiere a la identificación de
la forma de expresión literaria del texto. El texto de 1 Pedro 1:22-25 es discurso,
porque el autor desarrolla su argumento a través de una exhortación. Además, el
texto es parte de una epístola, la que, por lo general, está escrita
predominantemente en la forma de discurso.

Vea el texto en tres versiones


Nueva Versión Reina-Valera Dios Habla Hoy
Internacional Actualizada
22 22 22
Ahora que se han Habiendo purificado Ahora ustedes, al
purificado obedeciendo vuestras almas en obedecer al mensaje de la
a la verdad y tienen un obediencia a la verdad verdad, se han purificado
amor sincero por sus para un amor fraternal para amar sinceramente a
hermanos, ámense de no fingido, amaos los los hermanos. Así que
todo corazón los unos unos a los otros deben amarse unos a otros
a los otros. 23Pues ardientemente y de con corazón puro y con
ustedes han nacido de corazón puro; 23pues todas sus fuerzas. 23Pues
nuevo, no de simiente habéis nacido de ustedes han vuelto a nacer,
perecedera, sino de nuevo, no de simiente y esta vez no de padres
simiente imperecedera corruptible sino de humanos y mortales, sino
que, mediante la incorruptible, por medio de la palabra de Dios, que
palabra de Dios que de la palabra de Dios es viva y permanente.
24
vive y permanece. que vive y permanece. Porque la Escritura dice:
24 24
Porque Porque: "Todo hombre es como
«Todo mortal es Toda carne es como hierba,
como la hierba, la hierba, y su grandeza es como
y toda su gloria y toda su gloria es la flor de la hierba.
como la flor del como la flor de la La hierba se seca y la

Pág. 158/177
campo; hierba. flor se cae,
25
La hierba se seca y La hierba se seca, y pero la palabra del
la flor se cae, la flor se cae; Señor permanece
25 25
pero la palabra del pero la palabra del para siempre."
Señor permanece Señor permanece
para siempre». para siempre. Y esta palabra es el
Y esta es la palabra del Esta es la palabra del evangelio que se les ha
Evangelio que se les ha evangelio que os ha anunciado a ustedes.
anunciado a ustedes. sido anunciada.

Los límites del texto


El v. 22 da inicio a un tema que termina en el v. 25. El párrafo anterior (vv. 17-21)
tiene la exhortación: vivan con temor reverente mientras sean peregrinos en
este mundo (v. 17b). En este, hay otra exhortación: ámense de todo corazón los
unos a los otros (v. 22c). Entonces, los vv. 22-25 desarrollan un tema diferente al
de los versículos anteriores. Por lo tanto, constituyen un párrafo.

El contexto del texto


El contexto histórico. Pedro escribió a los cristianos en la región norte del
Asia Menor que se habían ido de sus hogares y ahora experimentaban todo
tipo de dificultades. Les escribió para alentarlos y retarlos a vivir de manera
ejemplar ante el mundo que los rodeaba. Parece que algunos cristianos
usaban los problemas que estaban experimentando como excusas para no
vivir de la manera en la cual debían hacerlo. Pedro los reta a aprovechar los
problemas y las dificultades para su propio crecimiento, y como oportunidades
para alumbrar con más brillo en las comunidades no cristianas donde vivían.
Una manera de alumbrar en la comunidad era mediante el amor los unos a los
otros.

El contexto textual. ¿Cómo se relaciona el texto de 1 Pedro 1:22-25 con los


párrafos anteriores y posteriores? En la primera parte del capítulo (primera
sección, 1:3-12), el apóstol habla de lo que les había ocurrido a los creyentes
por la fe en Cristo: La salvación que habían experimentado les daba motivos
para vivir confiados, aun en medio de los sufrimientos. En los párrafos siguientes
(1:13-2:10), les habla de lo que debía ocurrirles en la vida diaria por causa de
la fe que profesaban: La grandeza de la salvación les exigía una conducta
obediente a Dios.

A partir de 1:13, el apóstol hace uso de una serie de imperativos, mediante los
cuales exhorta a los creyentes a que vivan en este mundo conforme a los
principios del evangelio de Jesucristo, conforme a la nueva creación que
ahora son en Cristo Jesús. En el párrafo de 1:13-16, les hace un llamado para
que vivan de manera diferente al sistema del mundo: Más bien, sean ustedes
santos en todo lo que hagan… (v. 15). Y en el párrafo siguiente, 1:17-21, los

Pág. 159/177
exhorta a vivir con temor reverente a Dios mientras sean peregrinos en este
mundo: … vivan con temor reverente mientras sean peregrinos en este mundo
(v. 17b). Ahora, en el párrafo de los vv. 22-25, los exhorta a amarse unos a otros:
ámense de todo corazón los unos a los otros (v. 22c).

Entonces, el párrafo de 1:22-25 sigue hablando de actuar como hijos


obedientes. Pero ahora, de una manera más específica, habla de la actitud de
obediencia a la Palabra de Dios. A primera vista, pareciera que el tema básico
del párrafo es el amor entre los cristianos. Sin embargo, al analizar más
detenidamente todo el párrafo, se nota que el tema está relacionado
directamente con la obediencia a la Palabra de Dios. En efecto, el hincapié de
todo el párrafo está en la Palabra de Dios, la cual capacitaba al creyente para un
amor fraternal no fingido. Así que, aunque la afirmación fundamental del párrafo
se expresa con la exhortación: ámense de todo corazón los unos a los otros (v.
22b), la enseñanza del texto gira alrededor de la obediencia a la Palabra de
Dios.149

Las oraciones que conforman el párrafo


A fin de identificar con más precisión el mensaje del texto, es importante
observar la manera como está estructurado, según las oraciones que contiene.
La versión DHH tiene seis oraciones (vv. 22a, 22b, 23, 24a, 24b-25a, y 25b). La
Biblia de las Américas lo presenta en cinco oraciones (22, 23, 24a, 24b-25a,
25b). La NVI redacta el párrafo con cuatro oraciones (vv. 22, 23, 24-25a, y 25b).
La RVA y la BJ también tienen cuatro oraciones, pero con algo de diferencia en
la puntuación (RVR, vv. 22-23, 24a, 24b-25a, y 25b; BJ, vv. 22a, 22b-23, 24-25a
y 25b). La Biblia Textual y RVR95 tiene tres oraciones, pero cierta diferencia en
la puntuación (BT, vv. 22-23, 24-25a y 25b; RVR95, vv. 22a, 22b-25a y 25b).
Como puede notarse, hay algo de discrepancia en la manera de dividir las
oraciones del texto en las diferentes versiones. Por ejemplo, tanto la NVI como
la RVA y la BJ redactan el párrafo con cuatro oraciones, aunque con algo de
diferencia en la puntuación. Pero, a pesar de las diferencias antes presentadas
en la manera de dividir el texto, no hay discrepancias mayores respecto a las
afirmaciones del texto.

Según la NVI, el texto de 1 Pedro 1:22-25 está redactado en cuatro oraciones,


como se ve a continuación (v. 22, v. 23, vv. 24 y 25a, v. 25b):
22
Ahora que se han purificado obedeciendo a la verdad y tienen un amor sincero
por sus hermanos, ámense de todo corazón los unos a los otros.
23
Pues ustedes han nacido de nuevo, no de simiente perecedera, sino de simiente
imperecedera, mediante la palabra de Dios que vive y permanece.
24
Porque
«todo mortal es como la hierba,

149
El tema del párrafo, entonces, es la obediencia del cristiano a la Palabra de
Dios. Y la obediencia a la Palabra de Dios se evidenciaba, en este caso, a través del
amor los unos a los otros. El texto habla de la obediencia a la Palabra de Dios
específicamente con respecto al mandato de amarse los unos a los otros.

Pág. 160/177
y toda su gloria como la flor del campo;
la hierba se seca y la flor se cae,
25
pero la palabra del Señor permanece para siempre.»

Y ésta es la palabra del evangelio que se les ha anunciado a ustedes.

Antes de analizar en detalles estas oraciones, es importante prestarle atención a


otro detalle en la estructura de este texto. Al observar el párrafo en las diferentes
versiones en español,150 se nota que este se presenta en un formato distinto a
los anteriores. La diferencia se nota en los vv. 24 y 25a. En estos versículos se
presenta una cita directa del Antiguo Testamento, tomada de un poema que se
encuentra en Isaías 40:6b y 8. Generalmente, las citas las usa el autor para
ilustrar o apoyar un punto del argumento que está desarrollando en el párrafo. 151
Vale la pena prestarle atención a la manera de estudiar e interpretar las citas
dentro de un texto de discurso.152

Las afirmaciones del párrafo


¿Qué afirman las oraciones del párrafo de 1 Pedro 1:22-25? Como lo hemos
notado arriba, al comparar las diversas versiones se observa que hay ciertas
diferencias en cuanto a la puntuación, que podrían ser motivo de confusión
respecto a las afirmaciones del texto. En realidad, no hay tal problema. Veamos
más en detalle la estructura de las oraciones para diferenciar las cláusulas
independientes y las subordinadas:

En resumen, el texto se ve como sigue:

 22Ahora que se han purificado obedeciendo a la verdad (subordinada)


y tienen un amor sincero por sus hermanos, (subordinada)
ámense de todo corazón los unos a los otros. (independiente)
23
Pues ustedes han nacido de nuevo, (independiente)
no de simiente perecedera, (subordinada)
sino de simiente imperecedera, (subordinada)
mediante la palabra de Dios que vive y permanece. (subordinada)
24
Porque
“todo mortal es como la hierba,
y toda su gloria como la flor del campo;

150
La mayoría de las versiones en español, al citar un texto poético, lo presentan en
un formato distinto donde se reflejan los diferentes versos del poema. Este el caso de
esta cita en versiones como la NVI, RVA, Biblia Textual y Biblia de las Américas. La
RVR95 y la BJ no hacen diferencia en el formato y mantienen la cita sin reflejar los
versos del poema.
151
En el caso de 1 Pedro 1:22-25, la cita consiste en dos versos. Pero redactaremos
una sola afirmación de la cita y no dos, porque esta ilustra un punto del argumento. La
afirmación debe responder la pregunta: ¿Qué ilustra la cita? Es mejor redactar la
respuesta a esta pregunta en una sola oración que resulte en una afirmación del párrafo.
152
Las citas fueron un recurso literario de los autores en el desarrollo de sus
argumentos. Es importante que le prestemos atención a esto, a fin de no abusar del
texto al interpretarlas. Por lo general, es un error identificar una cita como la afirmación
principal del párrafo o derivar principios de esta sin comprender lo que quiso comunicar
el autor al insertarla en su escrito.

Pág. 161/177
la hierba se seca y la flor se cae,
25
pero la palabra del Señor permanece para siempre.”
(independiente)153

Y ésta es la palabra del evangelio que se les ha anunciado a ustedes.


(independiente)

Como se nota con claridad, la primera oración (v. 22) tiene tres cláusulas. La
tercera cláusula (ámense de todo corazón los unos a los otros) es
independiente, pues tiene sentido cabal por sí sola. La primera y la segunda
están coordinadas mediante la conjunción “y”, pero ambas dependen de la
tercera para tener sentido cabal. Son subordinadas.154

 22Ahora que se han purificado obedeciendo a la verdad


 y tienen un amor sincero por sus hermanos,
ámense de todo corazón los unos a los otros.

La segunda oración (v. 23) tiene cuatro cláusulas. La primera es independiente


(Pues ustedes han nacido de nuevo), tiene sentido cabal por sí sola. Las otras
tres están subordinadas. La segunda y la tercera cláusulas son una explicación
aclaratoria de la primera, de modo que están subordinadas a la primera. 155 La
cuarta cláusula también está subordinada a la primera.
23
Pues ustedes han nacido de nuevo,
 no de simiente perecedera,
 sino de simiente imperecedera,
 mediante la palabra de Dios que vive y permanece.

La tercera oración (v. 24 y 25a) es una cita de un poema del Antiguo Testamento.
La cita contiene dos versos de dos líneas cada uno.156 Estos versos constituyen
un contraste para resaltar la permanencia de la Palabra de Dios.
24
Porque
“todo mortal es como la hierba,
y toda su gloria como la flor del campo;
la hierba se seca y la flor se cae,

153
Esta cita es un resumen de una de las estrofas de Isaías 40. En la cita se resume
la estrofa que constituye 4:6-8. Este texto no solamente es una cita, sino que es también
una poesía. El texto presenta un contraste entre lo pasajero de la vida en este mundo y
la permanencia de la Palabra de Dios. Esta cita poética se presenta en dos versos de
dos líneas cada uno; el segundo destaca el primero para hacer hincapié en la
permanencia de la Palabra de Dios. Parece, entonces, que la intención de la cita es
presentar, a manera de contraste, la importancia de obedecer la Palabra de Dios.
154
Varias versiones presentan la construcción de manera diferente. Por ej. La Biblia
de las Américas tiene la segunda cláusula subordinada a la primera, y ambas
subordinadas a la tercera. Así se lee: Puesto que en obediencia a la verdad habéis
purificado vuestras almas para un amor sincero de hermanos, amaos unos a otros
entrañablemente, de corazón puro. (“Puesto que…” indica subordinación.)
155
Aquí hay un caso de “no… sino”, lo cual indica que el hincapié está en la segunda
cláusula de estas dos subordinadas.
156
¿Qué debe hacerse con esta cita, qué explicación debe darse, cuántas afirmaciones
deben escribirse?

Pág. 162/177
25
pero la palabra del Señor permanece para siempre.”

La cuarta oración v. 25b) tiene una sola cláusula.

Y ésta es la palabra del evangelio que se les ha anunciado a ustedes.

¿Cuáles son, entonces, las afirmaciones del texto?

De la cláusula independiente del v. 22 redactamos una afirmación, la cual puede


expresarse en los siguientes términos:

Los destinatarios originales de Pedro debían amarse de todo corazón los


unos a los otros (v. 22c).

Ya que esta es la afirmación principal del párrafo, las subordinadas funcionan


como oraciones secundarias y, por lo tanto, son base para redactar otras
afirmaciones. Pero las dos subordinadas del v. 22ab pueden reducirse a una sola
afirmación, que podemos redactar de la manera siguiente:

Los destinatarios originales de Pedro habían comenzado a ser


perfeccionados mediante la obediencia a la Palabra de Dios (v. 22ab).157

Del v. 23 redactamos una sola afirmación, porque hay una sola cláusula
independiente. Puede redactarse, como la siguiente:

Ellos habían recibido la salvación a través de la Palabra de Dios (v. 23).

157
En verdad, la tercera cláusula parece estar subordinada a la segunda y no a la
primera. Esta idea es respaldada por versiones como: RVA, BJ, BLA y Biblia Textual
(vea la redacción de la RVA).
22
Habiendo purificado vuestras almas en obediencia a la verdad (subordinada)
para un amor fraternal no fingido, (subordinada a la subordinada)
amaos los unos a los otros ardientemente y de corazón puro;…
(independiente)

Pág. 163/177
La tercera oración (vv. 24-25a) es una cita158 que consiste en dos versos de una
poesía. Estos versos presentan un contraste entre lo efímero del ser humano y
la permanencia de la Palabra de Dios. La última parte de la cita es lo positivo del
contraste. Así que, podemos redactar una sola afirmación de toda la oración, la
cual puede expresarse como sigue:

La Palabra de Dios permanecía para siempre (vv. 24, 25a).

La oración del v. 25b tiene una sola cláusula y, por lo tanto, tiene una sola
afirmación, que puede redactarse como sigue:

A ellos se les había predicado la Palabra viva (v. 25b).

Entonces, hay cinco afirmaciones en 1 Pedro 1:22-25, como se ve en el


siguiente resumen:
1. Los destinatarios originales de Pedro habían comenzado a ser
perfeccionados mediante la obediencia a la Palabra de Dios (v. 22ab).159
2. Los destinatarios originales de Pedro debían amarse de todo corazón los
unos a los otros (v. 22c).
3. Ellos habían recibido la salvación a través de la palabra de Dios (v. 23).
4. La Palabra de Dios permanecía para siempre (vv. 24, 25a).
5. A ellos se les había predicado la Palabra viva (v. 25b).

La afirmación principal del párrafo


¿Cuál de las afirmaciones de 1 Pedro 1:22-25 es la principal? En el texto se
nota que el concepto repetido a través del párrafo tiene que ver con la Palabra
de Dios; pero el asunto que sirve de base a todo el párrafo es la exhortación a

158
En la interpretación de las citas en textos discursivos, debe seguirse el proceso
siguiente: 1) El contenido de la cita, 2) La función de la cita y 3) El propósito del autor
con esa cita. Aplicado este proceso a la cita en este texto, podemos decir lo siguiente: 1)
La cita en este texto consiste en dos versos de poesía, de dos líneas cada uno. De
acuerdo con las normas generales para el análisis de los textos bíblicos poéticos, es
necesario redactar una afirmación de cada verso. En este caso, se debe redactar una
afirmación del primer verso y dos del segundo, porque el segundo expresa dos
conceptos distintos en las dos líneas. Pero el primer verso y la primera línea del segundo
tienen dos símiles, que expresan el mismo concepto (la repetición es una manera de
destacar el concepto). Entonces, en lugar de escribir dos afirmaciones, se puede
redactar una sola afirmación de las dos, como la que sigue: a) La vida del ser humano
era pasajera. Y lo que afirma la última línea del segundo verso es: b) La Palabra de
Dios permanecía para siempre. De esta manera, se puede ver con más claridad el
contraste que se presenta a través de la cita. Pero dado que la primera afirmación es
negativa y la segunda es positiva, se puede reducir a una sola afirmación, como sigue:
La Palabra de Dios permanecía para siempre (vv. 24, 25a). 2) ¿Qué función tiene esta
cita? Pedro introduce esta cita con la conjunción “porque” para indicar la relación que
esta tiene con el argumento previo. Entonces, Pedro incluye la cita de Isaías 40:6b y 8
como una razón por la cual presenta su argumento. 3) Pedro incluye la cita de Isaías
40:6b y 8, en los vv. 24 y 25a, para presentar otra razón del argumento desarrollado en
el párrafo.
159
Tal vez podrían escribirse dos afirmaciones: 1) Por la obediencia a la verdad habían
comenzado a ser perfeccionados (v. 22a). 2) Por la obediencia a la verdad tenían amor
sincero por sus hermanos (v. 22b). Pero preferimos escribir una sola que incluya las dos.

Pág. 164/177
que se amen unos a otros. Entonces, ¿cuál es la afirmación principal? Al
reflexionar más sobre la estructura del texto y las afirmaciones redactadas,
puede concluirse que la segunda afirmación expresa el concepto más global del
párrafo. Además, si se elimina esta afirmación, el párrafo queda sin sentido
coherente. Entonces, la afirmación principal es esta: Los destinatarios
originales de Pedro debían amarse de todo corazón los unos a los otros (v.
22c). Pero la Palabra de Dios juega un papel muy importante en el mensaje del
párrafo. Así que, aunque la afirmación fundamental del párrafo es que se amen
de todo corazón los unos a los otros, el tema es la obediencia a la Palabra de
Dios. En verdad, según el párrafo, la obediencia a la Palabra de Dios se
evidencia a través del amor los unos a los otros.

2) Los pasos siete al nueve


aplicados a 1 Pedro 1:22-25
La función de las afirmaciones del párrafo
En el análisis de 1 Pedro 1:22-25, encontramos que la afirmación del v. 22c es la
principal. Las otras cuatro apoyan la principal por justificación. Es decir, expresan
razones por las cuales los cristianos debían amarse de todo corazón.

El siguiente gráfico puede ilustrar bien la estructura del párrafo, de acuerdo con
la función de las afirmaciones:

 Los destinatarios originales de Pedro habían comenzado a ser


perfeccionados mediante la obediencia a la Palabra de Dios (v.
22ab).160 Justificación
Los destinatarios originales de Pedro debían amarse de todo corazón
los unos a los otros (v. 22c) Principal
 Ellos habían recibido la salvación a través de la palabra de Dios (v.
23). Justificación
 La Palabra de Dios permanecía para siempre (vv. 24, 25a).
Justificación
 A ellos se les había predicado la Palabra viva (v. 25b).
Justificación

El bosquejo del texto (bosquejo textual)161


160
Tal vez podrían escribirse dos afirmaciones: 1) Por la obediencia a la verdad habían
comenzado a ser perfeccionados (v. 22a). 2) Por la obediencia a la verdad tenían amor
sincero por sus hermanos (v. 22b). Pero preferimos escribir una sola que incluya las dos.
161
Otra posibilidad de bosquejo podría ser este:

Tema: La obediencia a la Palabra de Dios

Propuesta del texto: Los destinatarios debían mostrar que obedecían el mandato
(de la Palabra de Dios) de amarse los unos a los otros.
1. Porque por la obediencia a la Palabra habían sido capacitados para amarse (v. 22).
2. Porque por la Palabra de Dios habían nacido de nuevo (vv. 23-25a).
2.1. La Palabra de Dios tenía poder transformador (v. 23).
2.2. La Palabra de Dios era permanente (vv. 24, 25a).

Pág. 165/177
De acuerdo con el análisis anterior, puede escribirse el siguiente bosquejo del
texto de 1 Pedro 1:22-25:

Los destinatarios originales de Pedro debían amarse de todo


corazón los unos a los otros.
(Afirmación principal)

1. Ellos habían comenzado a ser perfeccionados mediante la


obediencia a la Palabra de Dios (v. 22ab).

2. La Palabra de Dios tiene poder transformador (vv. 23-25).


2.1. Ellos habían recibido la salvación a través de la Palabra
de Dios (v. 23).
2.2. La Palabra de Dios permanecía para siempre (vv. 24,
25a).

3. A ellos se les había predicado la Palabra viva (v. 25b).


La enseñanza central del texto
Para escribir la enseñanza central del texto seguimos el siguiente proceso:

El tema: La obediencia a la Palabra de Dios.


Lo que dice del tema: Los destinatarios originales debían mostrar evidencia de
su obediencia a la Palabra de Dios a través del amor a los hermanos.
Lo que enseña el párrafo: El amor entre los hermanos es una evidencia de la
obediencia a la Palabra de Dios. Entonces, la enseñanza central de 1
Pedro 1:22-25 es: El amor entre los hermanos es una evidencia de la
obediencia a la Palabra de Dios.

3) Los pasos diez al doce


aplicados a 1 Pedro 1:22-25

Los principios del texto


Pueden escribirse los principios derivados de 1 Pedro 1:22-25 de la manera
siguiente:
1. La manifestación del amor los unos a los otros en la comunidad cristiana
es una evidencia de la obediencia a la Palabra de Dios.
(Se deriva de la afirmación principal o tema del bosquejo)

2. La Palabra de Dios tiene poder para transformar la vida de los seres


humanos.
(Se deriva del punto 2 del bosquejo)

3. La obediencia a la Palabra de Dios nos capacita para que manifestemos,


entre los cristianos, amor profundo los unos a los otros. (Nos ayuda a
madurar las relaciones personales con nuestros hermanos)
(Se deriva del punto 1 y 3 del bosquejo)

3. Por la Palabra de Dios, se les había anunciado el evangelio (v. 25b).

Pág. 166/177
Las aplicaciones de los principios
Las aplicaciones deben estar relacionadas con los principios del texto, pero en
conexión con las necesidades del público receptor del mensaje. Así que, es
arriesgado escribir aplicaciones sin conocer al público receptor. Pero pueden
escribirse las siguientes:
1) El primer principio dice: La manifestación del amor los unos a los otros en
la comunidad cristiana es una evidencia de la obediencia a la Palabra de
Dios. La obediencia a la Palabra de Dios nos ayuda a madurar las relaciones
personales con nuestros hermanos. En consecuencia, si somos hijos
obedientes de la Palabra, los cristianos nos amamos los unos a los otros.
Pero el amor no es asunto de palabras, sino de hechos. Reflexione sobre las
siguientes preguntas: ¿Cuándo fue la última vez que usted hizo una obra de
amor a favor de un hermano en la iglesia? ¿Cuáles fueron sus sentimientos
posteriores a esto: fue esto algo que lo animó en su vida cristiana o más bien
resultó una carga para usted? Si usted siente que no está dando muestras de
amor auténtico a sus hermanos, trácese la meta de hacer alguna obra
significativa para bien de uno de sus hermanos en la comunidad de fe.
Piense en algunas maneras como puede mostrarle amor a ese hermano.

2) El segundo principio dice: La Palabra de Dios tiene poder para transformar


la vida de los seres humanos. Haga una evaluación de su vida desde que
usted llegó a ser cristiano. Trate de responder honestamente esta pregunta:
¿Qué papel ha desempeñado la Biblia en el proceso de cambios que se han
operado en mi vida? Haga una lista de los cambios que el Señor ha hecho en
usted. Ponga delante de usted esa lista y dele gracias al Señor por lo que Él
ha hecho en usted. En este proceso de análisis, seguramente observó que
hay algunos asuntos de su vida que todavía necesita cambiar para que, en
obediencia a la Palabra, se ajusten a su nueva vida en Jesucristo. Haga una
lista de estas cosas, ore al Señor y asuma el compromiso de cambiarlas con
el poder de la Palabra.

3) El tercer principio dice: La obediencia a la Palabra de Dios nos capacita


para que manifestemos, entre los cristianos, amor profundo los unos a
los otros. Como pueblo obediente, la iglesia es una comunidad de amor.
Haga una evaluación de su iglesia sobre la base de la anterior declaración.
Responda, en párrafos breves, las siguientes preguntas: ¿En qué sentidos
puede decirse que su iglesia es una comunidad de amor? ¿Cuáles son
algunas evidencias de que su iglesia es una comunidad de amor? ¿Qué
papel ha jugado usted como creyente en ese proceso de hacer de su iglesia
local una comunidad de amor? ¿Cuáles son algunas cosas que usted podría
hacer para que el amor unos a otros en su iglesia sea una realidad viva y
vivificante? Piense en algunas posibilidades y seleccione las tres más
importantes.

La comunicación del mensaje del texto

Podría comunicarse el mensaje de este texto mediante una exposición-sermón a


un grupo grande. Pero en esta ocasión, seguramente, usted quiere comunicar el
mensaje de este texto a un grupo pequeño de estudio. Esto, por supuesto, exige
crear un plan para desarrollar el estudio. Será responsabilidad de cada

Pág. 167/177
facilitador elaborar las estrategias necesarias para desarrollar el encuentro de
estudio con los participantes. El facilitador debe ser creativo, a fin de hacer de
cada encuentro una experiencia interesante, motivadora e inolvidable. Esto
exige que el facilitador desarrolle estrategias que contribuyan a la dinámica de
este encuentro de acuerdo con las necesidades e intereses del grupo. El
encuentro no debe ser un culto más, sino una experiencia de diálogo,
aprendizaje y crecimiento cristiano, desarrollados mediante dinámicas en las
cuales cada integrante tenga la libertad y el ánimo de participar sin temor. Le
presentamos las siguientes sugerencias que pueden servirle como punto de
partida para elaborar su plan.

1. Deles la bienvenida a los participantes y pídales que compartan algo de su


experiencia durante la semana con la aplicación de los principios aprendidos
en el estudio anterior. Haga una oración de gratitud al Señor por lo que está
haciendo en cada uno de los presentes.
2. Pida que uno de los participantes lea 1 Pedro 1:22-25. Lea de nuevo el texto
en otra versión. Haga la pregunta: ¿Qué pensamientos vienen a su mente al
escuchar la lectura de este texto?

3. Haga las preguntas: ¿Desobedecemos los cristianos el mandato de amarnos


unos a otros? ¿Cuáles son algunas razones por las cuales desobedecemos
este mandato?

4. Haga las preguntas: ¿Qué importancia tiene para la comunidad de creyentes


obedecer la Palabra de Dios? ¿Por qué exige Dios obediencia a su Palabra?

5. Mediante una lluvia de ideas, pida que los alumnos respondan esta pregunta:
¿Cuál es el tema central de 1 Pedro 1:22-25?

6. Pida que cada alumno redacte en una oración breve la enseñanza básica de
1 Pedro 1:22-25.

7. Después de dialogar un poco sobre las ideas presentadas por los


participantes, divídalos en parejas y pídales que reflexionen en la declaración
siguiente: “El amor entre los hermanos es una evidencia de la obediencia
a la Palabra de Dios.” ¿Recoge esta afirmación el mensaje de 1 Pedro 1:22-
25? ¿Qué razones tienen para tomar la decisión que tomaron en el diálogo?

8. Reúna a los participantes para que compartan sus conclusiones sobre la


reflexión anterior.

9. Divida a los participantes en dos grupos y pídales que reflexionen sobre las
afirmaciones siguientes:
Grupa A: La Palabra de Dios tiene poder para transformar la vida de los
seres humanos. ¿Podemos concluir que esta afirmación
constituye un principio derivado de 1 Pedro 1:22-25? ¿Por qué?
Grupo B: La obediencia a la Palabra de Dios nos capacita para que
manifestemos, entre los cristianos, amor profundo los unos a
los otros. ¿Podemos concluir que esta afirmación constituye un
principio derivado de 1 Pedro 1:22-25? ¿Por qué?

Pág. 168/177
10. Si las dos afirmaciones anteriores son verdades derivadas de 1 Pedro 1:22-
25, ¿de qué manera pueden aplicarse a nuestra vida hoy? Pida que los
participantes den sugerencias de aplicación a su vida.

11. Haga la pregunta: ¿Cuál es el mensaje más importante que aprendió en el


estudio de hoy? Permita que varios de los presentes expresen su sentir
sobre esto.

12. Anime a los participantes a prepararse para el próximo encuentro de estudio


bíblico y que lleven a la práctica los principios aprendidos en este estudio.
Para terminar la reunión, pida que dos de los participantes oren.

Pág. 169/177
Capítulo 34
Ejemplo de análisis de 1 Pedro 5:1-4

1) Los primeros seis pasos del método


aplicados a 1 Pedro 5:1-4

La forma de expresión literaria del texto


Al leer el texto de 1 Pedro 5:1-4 notamos que es discurso porque el autor
desarrolla su tema en forma de persuasión directa. Además, es parte de una
epístola que, normalmente, está escrita en forma de discurso.

Vea el texto en tres versiones

Nueva Versión Reina-Valera Dios Habla Hoy


Internacional Actualizada
1
5 A los ancianos 5A los ancianos Quiero aconsejar ahora
que están entre entre vosotros les a los ancianos de las
ustedes, yo, que soy exhorto, yo anciano congregaciones de ustedes,
anciano como ellos, también con ellos, yo que soy anciano como
testigo de los testigo de los ellos y testigo de los
sufrimientos de Cristo y sufrimientos de Cristo y sufrimientos de Cristo, y que
partícipe con ellos de la también participante de también voy a tener parte en
gloria que se ha de la gloria que ha de ser la gloria que ha de
revelar, les ruego esto: revelada: 2Apacentad manifestarse. 2Cuiden de las
2
cuiden como pastores el rebaño de Dios que ovejas de Dios que han sido
el rebaño de Dios que está a vuestro cargo, puestas a su cargo; háganlo

Pág. 170/177
está a su cargo, no por cuidándolo no por la de buena voluntad, como
obligación ni por fuerza, sino de buena Dios quiere, y no
ambición de dinero, voluntad según Dios; forzadamente ni por
sino con afán de servir, no por ganancias ambición de dinero, sino de
como Dios quiere. 3 No deshonestas, sino de buena gana. 3Compórtense
sean tiranos con los corazón; 3no como no como si ustedes fueran
que están a su teniendo señorío sobre los dueños de los que están
cuidado, sino sean los que están a vuestro a su cuidado, sino
ejemplos para el cargo, sino como procurando ser un ejemplo
rebaño. 4 Así, cuando ejemplos para el para ellos. 4Así, cuando
aparezca el Pastor rebaño. 4Y al aparecer aparezca el Pastor principal,
supremo, ustedes el Príncipe de los ustedes recibirán la corona
recibirán la pastores, recibiréis la de la gloria, una corona que
inmarcesible corona de inmarchitable corona jamás se marchitará.
gloria. de gloria.

Los límites del texto


Con este texto (1 Pedro 4:1), se inicia un nuevo tema que termina en el v. 4. Es
una exhortación a los líderes pastorales de la iglesia. Se nota que, con el v. 5, se
inicia otro tema referente a la conducta de los jóvenes.

El contexto
Contexto histórico. El autor de esta carta se identifica a sí mismo como: Pedro,
apóstol de Jesucristo (1:1). Parece que Pedro escribió la carta desde Roma162
entre los años 62-64 después de Cristo. Pedro les escribió específicamente a los
cristianos que estaban en la región norte de Asia Menor. Los describe de la
siguiente manera: los elegidos, extranjeros dispersos por el Ponto, Galacia,
Capadocia, Asia y Bitinia. Estos estaban experimentando una fuerte
persecución, tanto que muchos tuvieron que salir de su propia patria para salvar
su vida. (Comp. 1 Pedro 1:1, 6; 4:12; 5:9). La aparente desesperada situación
causada por la persecución, motivó a Pedro a que les escribiera a los cristianos
que estaban en la región norte de Asia Menor, a fin de animarlos a permanecer
en la fe aun en medio de las circunstancias difíciles. Entonces, Pedro escribió
para alentar a los cristianos que se habían ido de sus hogares y ahora estaban
experimentando todo tipo de dificultades y para retarlos a vivir de manera
ejemplar (Comp. 5:12).163 En esas circunstancias, los líderes pastorales jugaban
un papel muy importante.164

162
Era común durante los primeros dos siglos referirse a Roma como “Babilonia,”
como se menciona en 1 Pedro 5:13 (Comp. Apocalipsis 14:8; 17:5).
163
Parece que algunos cristianos usaban los problemas en su vida como excusas
para no vivir de la manera como debían hacerlo. Pedro los reta a aprovechar los
problemas y las dificultades para su propio crecimiento y como oportunidades para
alumbrar con más brillo en las comunidades no cristianas donde vivían.
164
De manera específica, se dirige al liderazgo pastoral. Cuando Pedro escribe, ya el
ministerio pastoral estaba bien establecido en la iglesia. Al estudiar hoy 1 Pedro 5:1-4, es
casi obligatorio echar un vistazo a 1 Timoteo 3:1-7; 5:17-21 y Tito 1:5-9. Sin embargo,
aunque estos textos tratan temas muy parecidos, debe tenerse en cuenta no solo el
contenido de cada uno, sino también el contexto de cada uno de ellos.

Pág. 171/177
El contexto textual. Con este párrafo, se inicia la tercera y última sección de la
epístola. Esta trata básicamente asuntos referentes a las relaciones personales
y el servicio en la comunidad de creyentes. Ahora Pedro se refiere a la conducta
y responsabilidad de diferentes grupos en la comunidad de fe. En los vv. 1-4,
habla de la conducta y responsabilidad del liderazgo en la iglesia. La frase: A los
ancianos que están entre ustedes, indica que el autor está dirigiéndose a toda la
comunidad de creyentes, pero de un modo particular ahora les habla a los
líderes pastorales (los ancianos) que había entre ellos. En los vv. 5-7, habla de
la conducta de los jóvenes y de la comunidad cristiana en general,
especialmente, en su relación con los ancianos. Los vv. 8-11 hacen
planteamientos referentes al comportamiento del cristiano frente a la realidad de
los poderes espirituales malignos, específicamente las asechanzas del diablo.
Se ha incluido también en esta sección el párrafo de 4:7-11 que trata sobre el
servicio en la comunidad de creyentes a través de los dones espirituales.
Finalmente, están los vv. 12-14 del capítulo cinco, los cuales expresan el
propósito de la carta y están acompañados de un saludo fraterno de
confirmación y despedida.

Las oraciones del párrafo


La NVI tiene el texto de 1 Pedro 5:1-4 en tres oraciones (vv. 1-2, 3, 4), la RVA
tiene dos (vv. 1-3. 4)165 y la DHH tiene cuatro oraciones (v. 1, 2, 3, 4). Estas son
las oraciones del párrafo, según la RVA:

5 A los ancianos entre vosotros les exhorto, yo anciano también con ellos,
testigo de los sufrimientos de Cristo y también participante de la gloria que ha de
ser revelada: 2Apacentad el rebaño de Dios que está a vuestro cargo,
cuidándolo no por la fuerza, sino de buena voluntad según Dios; no por
ganancias deshonestas, sino de corazón; 3no como teniendo señorío sobre los
que están a vuestro cargo, sino como ejemplos para el rebaño.
4
Y al aparecer el Príncipe de los pastores, recibiréis la inmarchitable corona de
gloria.

Las afirmaciones del párrafo


Antes de redactar las afirmaciones del texto, merece la pena identificar con
precisión las cláusulas que contiene. Estas son las cláusulas de 1 Pedro 5:1-4,
según la RVA:
A los ancianos entre vosotros les exhorto, (independiente)
 yo anciano también con ellos, testigo de los sufrimientos de Cristo y también
participante de la gloria que ha de ser revelada:
2
Apacentad el rebaño de Dios que está a vuestro cargo,
(independiente)166
 cuidándolo no por la fuerza, sino de buena voluntad según Dios;
(subordinada)
 no por ganancias deshonestas, sino de corazón; (subordinada)
 3no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cargo, sino
como ejemplos para el rebaño. (subordinada)

165
La Biblia Textual, la RVR95 y la Biblia de las Américas tienen esta misma división.
166
Ya que esta es la afirmación principal del párrafo, las subordinadas en esta oración
funcionan como oraciones secundarias y dan base para redactar otras afirmaciones.

Pág. 172/177
4
Y al aparecer el Príncipe de los pastores, recibiréis la inmarchitable corona de
gloria. (independiente)

Ya que la cláusula independiente del v. 2 es la principal del párrafo, las


subordinadas a esta funcionan como oraciones secundarias y, por lo tanto, dan
base para redactar otras afirmaciones. Entonces, deben redactarse seis
afirmaciones de este párrafo. Pueden redactarse como se ve a continuación:

1. Pedro exhortó a los ancianos de la iglesia que estaban entre sus


destinatarios (v. 1).
2. Los ancianos debían cuidar como pastores a los que estaban a su cargo
(v. 2a).
3. Los ancianos debían hacer su trabajo de cuidar a los demás creyentes
no por obligación, sino voluntariamente (v. 2b).
4. Los ancianos debían hacer su trabajo de cuidar a los demás creyentes
no por ambición de dinero, sino como un servicio (v. 2c).
5. Los ancianos debían hacer su trabajo de cuidar a los demás creyentes
que estaban a su cargo no por la fuerza, sino como ejemplos para el
rebaño (v. 3).
6. Los ancianos recibirían la inmarcesible corona de gloria, cuando
apareciera el Pastor principal (v. 4).

La afirmación principal del párrafo


La afirmación principal de este párrafo es la exhortación presentada en el v. 2a:
cuiden como pastores el rebaño de Dios que está a su cargo. Esta es la más
general. Además, si eliminamos esta afirmación, el párrafo queda sin sentido
coherente.

2) Los pasos siete al nueve del método


aplicados a 1 Pedro 5:1-4

La función de las oraciones secundarias


Ya hemos determinado que hay cinco afirmaciones en el párrafo de 1 Pedro 5:1-
4. La afirmación principal es la exhortación que aparece en el v. 2a: cuiden
como pastores el rebaño de Dios que está a su cargo. Todas las demás giran
alrededor de esta, ya sea para justificarla o para describirla. Parece que Pedro
se limita a responder básicamente dos preguntas: la primera, ¿por qué debían
pastorear (cuidar) al rebaño? La segunda, ¿cómo debían pastorear al rebaño?
Entonces, la función de las afirmaciones es como se ve a continuación:

 Pedro exhortó a los ancianos167 de la iglesia que estaban entre sus


destinatarios (v. 1). (Justificación)
Los ancianos debían cuidar como pastores a los que estaban a su cargo (v.
2a). (Principal)
167
Los ancianos en este caso se refiere a los guías espirituales de la iglesia. Desde el
comienzo, la iglesia había nombrado “ancianos” (pastores) con la responsabilidad de
dirigir a cada comunidad de creyentes (comp. Hechos 14:23; 20:17).

Pág. 173/177
 Los ancianos debían hacer su trabajo de cuidar a los demás creyentes no
por obligación, sino voluntariamente (v. 2b).
(Manera)
 Los ancianos debían hacer su trabajo de cuidar a los demás creyentes no
por ambición de dinero, sino como un servicio (v. 2c).
(Manera)
 Los ancianos debían hacer su trabajo de cuidar a los demás creyentes
que estaban a su cargo no por la fuerza, sino como ejemplos para el
rebaño (v. 3). (Manera)
 Los ancianos recibirían la inmarcesible corona de gloria, cuando
apareciera el Pastor principal (v. 4). (Justificación)

El bosquejo textual del párrafo


Puede escribirse el bosquejo textual de 1 Pedro 5:1-4, como se ve a
continuación:
Los ancianos debían cuidar como pastores
a los que estaban a su cargo
(Esta es la afirmación principal)

1. La razón por la cual los ancianos debían cuidar a los que estaban a su
cargo (vv. 1, 4).
1.1. Pedro, un anciano de la iglesia, lo aconsejaba mediante inspiración del
Espíritu Santo (v. 1).
1.2. Ellos recibirían una recompensa en el futuro (v. 4).

2. La manera como los ancianos debían cuidar a los que estaban a su cargo
(vv. 2, 3).
2.1. No por obligación, sino voluntariamente (v. 2b).
2.2. No por ambición de dinero, sino como un servicio (v. 2c).
2.3. No con el interés de mandar a los que estaban a su cargo, sino
mediante el ejemplo para ellos (v. 3).

La enseñanza central del párrafo

El tema: El cuidado pastoral en la iglesia.


Lo que dice acerca del tema: Los ancianos de los destinatarios originales de
Pedro debían cuidar pastoralmente a los que estaban bajo su cuidado.
El texto no solo exhorta y motiva a hacer esta obra, sino que también
presenta tanto razones como maneras de hacerla.
Lo que enseña el párrafo: Los líderes de la iglesia somos responsables de
conducir pastoralmente a quienes están bajo nuestro cuidado. (Otra
manera de redactar la enseñanza central de este texto puede ser:
Cada líder de la iglesia es responsable de atender pastoralmente a
los que están bajo su liderato).

3) Los pasos diez al doce del método


aplicados a 1 Pedro 5:1-4

Pág. 174/177
Los principios derivados del texto
Pueden redactarse los principios de 1 Pedro 5:1-4, como se presentan a
continuación:

 Los líderes de la iglesia (pastores, maestros, consejeros, etc.) tenemos la


responsabilidad de cumplir fielmente el ministerio que el Señor nos ha
encomendado.

 Los líderes de la iglesia debemos tener una actitud de servicio al ejercer


el ministerio que el Señor nos ha encomendado.

 Los líderes de la iglesia debemos tener las prioridades correctas.168

 Los líderes de la iglesia debemos pensar en cómo podemos ayudar


pastoralmente a los demás mediante el ejemplo personal.

Resumen:
Según este texto, el ministerio pastoral, exige:
þ Fidelidad,
þ Servicio,
þ Humildad y
þ Ejemplo.

Las aplicaciones de los principios del texto


Las aplicaciones deben pensarse en función del contexto de los participantes de
este estudio. Presentamos algunas ideas que sirven como punto de partida para
pensar en aplicaciones de estos principios:

Los líderes pastorales tienden a desanimarse en el trabajo por diversas


razones. Es importante que los pastores reciban palabras y acciones que los
estimulen y los motiven a continuar con entusiasmo el ministerio. ¿Cuáles son
unas de las cosas importantes por las cuales merece la pena felicitar a su
pastor? Escríbale una nota en la cual le exprese a su pastor, sinceramente,
las cosas por las cuales está agradecido con respecto a su ministerio en la
iglesia. Invite a su pastor a que cene con su familia y pasen unas horas de
compañerismo y hermandad cristiana. Si usted es pastor, piense en uno de
sus colegas y haga planes para pasar un tiempo con él y comparta acerca de
las bendiciones que el Señor le ha dado en este ministerio.

Evalúe el ministerio pastoral de su iglesia a la luz del texto que acabamos de


estudiar. Si observa que hay orientaciones equivocadas, dialogue con los
líderes de la iglesia sobre este asunto a fin de hacer las correcciones
pertinentes. Si se establece una escala del 1 al 10 para medir la efectividad
del ministerio pastoral en su iglesia, ¿qué número marcaría? ¿Por qué piensa

168
La motivación principal no debe ser, ¿cuánto puedo recibir?, sino, ¿cómo puedo
ayudar a los que están a mi cuidado?

Pág. 175/177
que su apreciación a este respecto es correcta? Escriba un razonamiento de
su respuesta.
Si usted es pastor, haga una autoevaluación de su ministerio en esta iglesia.
¿Cuáles son las cosas que está haciendo bien? ¿Cuáles son algunas cosas
que debería mejorar con respecto a la manera como está desarrollando el
ministerio? ¿Qué debería hacer para mejorar su ministerio en esta iglesia?

La comunicación del mensaje del texto.


Podría desarrollarse un bosquejo con los principios del texto para presentar una
exposición-sermón a un grupo grande. En este caso, bien podemos redactar el
primer principio que hemos derivado del texto como la proposición del discurso y
los demás como los puntos del bosquejo, como se presenta a continuación:

Proposición: Los líderes de la iglesia tenemos la responsabilidad de cumplir


eficientemente el ministerio que el Señor nos ha encomendado.

Objetivo: Que los líderes de la iglesia reflexionen sobre el ministerio que el


Señor les ha entregado a fin de mejorar el desarrollo de este.

Introducción: La propuesta sobre la cual queremos reflexionar en esta ocasión


es que los líderes de la iglesia tenemos la responsabilidad de cumplir
eficientemente el ministerio que el Señor nos ha encomendado. ¿Qué significa
esto? Por lo menos tres asuntos muy importantes:

1. Significa que los líderes de la iglesia debemos tener una actitud de


servicio al ejercer el ministerio que el Señor nos ha encomendado.

2. Significa que, al ejercer el ministerio, los líderes de la iglesia debemos


tener las prioridades correctas.169

3. Significa que los líderes de la iglesia debemos ser creativos en la


manera de ayudar pastoralmente a los demás mediante el ejemplo
personal.

Nota: En esta exposición bien puede reflexionarse en las ideas presentadas


como pistas para las aplicaciones a estos principios.

Otra posibilidad es estudiar este texto en un grupo pequeño. En este caso


podemos reflexionar sobre el mensaje a través de preguntas y de ciertas
dinámicas grupales. Para abrir un espacio de reflexión y diálogo, puede seguirse
el proceso siguiente.

1. Deles la bienvenida a los presentes y haga una oración para pedirle al Señor
su dirección en este estudio de la Biblia.

169
La motivación principal no debe ser, ¿cuánto puedo recibir?, sino, ¿cómo puedo
ayudar a los que están a mi cuidado?

Pág. 176/177
2. Pida que algunos de los participantes expresen algunas experiencias
referentes a las aplicaciones de los estudios anteriores de esta carta de 1
Pedro. Genere un poco de diálogo sobre las intervenciones.
3. Lea el texto de 1 Pedro 5:1-4 y haga la pregunta: ¿Cuál es el tema de este
texto?, ¿qué quería comunicarles el apóstol Pedro a sus lectores?
4. Presente el concepto general que hemos planteado como propuesta para que
los participantes reflexionen: los líderes de la iglesia tienen la responsabilidad
de cumplir eficientemente el ministerio que el Señor les ha encomendado.
- ¿Qué piensan de esta declaración? ¿Se ajusta a la exhortación dada en el
texto?
- ¿Cumplir eficientemente recoge la idea del texto?
- ¿Cuáles serían unas muestras de eficiencia en el desarrollo del ministerio?
- ¿Se refiere esto solo a los líderes pastorales o incluye a otros líderes de la
iglesia?
6. Divida a los presentes en tres grupos y pídales que durante unos 10 a 15
minutos reflexionen sobre las declaraciones siguientes:
Grupo A: Los líderes de la iglesia deben tener una actitud de servicio al
ejercer el ministerio que el Señor les ha encomendado. ¿Se
ajusta esta declaración al texto?, ¿cuáles son algunas
implicaciones para el ministerio hoy?
Grupo B: Al ejercer el ministerio, los líderes de la iglesia deben tener las
prioridades correctas. ¿Puede sustentarse en el texto esta
declaración? ¿Cuáles serían algunas implicaciones para el
ministerio actual?
Grupo C: Los líderes de la iglesia deben ser creativos en la manera de
ayudar pastoralmente a los demás mediante el ejemplo personal.
¿Puede sustentarse en el texto esta afirmación? ¿Cuáles son
algunos aspectos en los cuales los líderes pueden ser ejemplo
para la grey?
7. Reúna a los grupos para que compartan sus conclusiones. Deje tiempo para
que se dé el intercambio de ideas. Antes de terminar esta parte, busquen
juntos cuáles son realmente los asuntos que se derivan del texto, de modo
que puedan buscarse las aplicaciones pertinentes.
8. Hágales la pregunta: ¿De qué manera los miembros de la iglesia pueden
facilitarles a los líderes el trabajo, de modo que lo lleven a cabo
responsablemente y de manera eficaz? Anime a los participantes a expresar
su opinión en respuesta a esta pregunta.
9. Pida que cada participante escriba lo que, en su opinión, puede ser una
aplicación a alguno de los principios que han derivado del texto. Deje un
tiempo para que compartan sus conclusiones.
10. Pida que uno de los participantes, voluntariamente, exprese lo que, según él,
son los asuntos más importantes aprendidos en este estudio.
11. Pida que dos o tres hagan oración y, finalmente, termine usted con una
oración de gratitud al Señor¡Cursos en línea
por esta experiencia de reflexión bíblica y por el
aprendizaje alcanzado.

Le felicitamos por su disciplina en la lectura de este


material. Esperamos que haya logrado aprendizajes
importantes para su crecimiento personal y el ministerio
que el Señor le ha encomendado. Si le han surgido
preguntas, o si siente que necesita profundizar más en
estos temas, le sugerimos que se inscriba en uno de los
cursos en línea que se ofrecen a través del Desarrollo
Pág. 177/177
Cristiano Bíblico. Puede conseguir toda la información
necesaria en: www.estudiosdcb.org/cursos-en-linea-
para-estudiar-la-biblia

También podría gustarte