Está en la página 1de 3

1.

1 Tipos de Relés atendiendo a su construcción:

Los relés utilizados en la protección de los sistemas eléctricos, pueden ser clasificados de acuerdo
a su función, señal de entrada y tipo de construcción como se describe a continuación.

 Electromecánico
 Análogos (Estado sólido)
 Digital

El avance tecnológico ha hecho que los relés hayan evolucionado en las últimas décadas.
Empezando desde los electromecánicos hasta los microprocesadores o digitales. En la década de
1960’s los relés electromecánicos tanto de atracción como de inducción electromagnética fueron
desplazados por los de estado sólido o electrónicos; estos estaban diseñados por transistores o
dispositivos electrónicos analógicos. Sin embargo presentaban una deficiencia ante a la presencia
de sobretensiones y sobrecorriente en estado permanente. En la década de 1970’s, empezaron a
desarrollarse y emplease los circuitos integrados en los relé de protección. Pero no fue hasta la
década de 1980’s cuando comenzó el desarrollo de microprocesadores para ser usados en los
relés. En 1990’s el desarrollo de la tecnología del microprocesador, comenzó a tener un auge,
inicio entonces el desarrollo tecnológico de algoritmos matemáticos para la protección en los
sistemas eléctricos.

La tecnología ha hecho que los relevadores para protección se hayan vuelto más sofisticados y
multifuncionales, sin embargo su funcionamiento de abrir y cerrar contactos debido a la diferencia
entre la señal de entrada y señal de ajuste sigue siendo el mismo como en los relés tradicionales. A
continuación se detallan los principios de funcionamiento de los relés de protección atendiendo a
su construcción.

1.2 Relés electromecánicos.

El principio de funcionamiento de los relés electromecánicos está basado en los fenómenos de


atracción e inducción electromagnética.

1.2.1 Relé de atracción electromagnética.

Los relés de atracción electromagnética, funcionan en virtud de una armadura o placa (elemento
móvil) que es atraída magnéticamente por los polos de un electroimán (elemento fijo). Estos relés
pueden operar con CC o CA. Al circular una magnitud de una señal de corriente o tensión de CA a
través del electroimán, produce un flujo magnético y este a su vez produce una fuerza
electromagnética que atrae el elemento móvil del relé, cerrando así un juego de contactos. De
acuerdo a este principio la fuerza que se ejerce en la placa móvil es proporcional al cuadrado de la
corriente.
1.2.2 Relé de inducción electromagnética.

Los relés de inducción electromagnética, utilizan el principio del motor de inducción por medio del
cual el par se desarrolla por inducción de un rotor, este principio de funcionamiento solo se aplica
en relevadores accionados por corriente alterna. Su torque se obtiene haciendo actuar
simultáneamente dos flujos magnéticos alternos desfasados sobre un disco metálico (aluminio o
cobre), que puede rotar en el entrehierro del circuito magnético.

1.3 Relés Análogos

Es el paso siguiente a los relés electromecánicos debido al desarrollo de las nuevas tecnologías
como elementos electrónicos de la época. Consiste en la sustitución de componentes mecánicos,
como los muelles y contactos, por transistores y componentes electrónicos sólidos, pero con base
de funcionamiento de componentes analógicos.

Las ventajas que presentan los relés de estado sólido frente a los relés electromecánicos son

 Mayor sensibilidad.
 Reducción del tamaño.
 Operación silenciosa.
 Menor mantenimiento.

Los tipos de relé descritos anteriormente, ya no son utilizados para protección de sistemas
eléctricos actuales. Estos han sido sustituidos por relés más modernos y por ende su principio de
funcionamiento también, que es la tecnología de microprocesadores que se describirá a
continuación.

1.4 Relés Digitales.

Un relé digital convierte señales analógicas de tensión y corriente en cantidades binarias por
medio de un convertidor analógico-digital. Esto se basa con tecnología de microprocesadores que
operan en base a un muestreo de entradas y control de salidas para proteger que estén bajo su
supervisión. Para el procesamiento de estas señales se emplea análisis con matemáticas discretas
para poder procesar las variables eléctricas. El microprocesador tiene una gran capacidad de
muestre de señales de tensión y corriente en una alta velocidad para obtener medición de una
sobrecorriente, la información de una falla o el desempeño de funciones de autocontrol.

La operación está basada en la detección de cambios de variables eléctricas provocadas por


condiciones anormales y en casos peores como fallas directas, que dan como resultado en
variaciones de corrientes, tensiones, ángulos, componentes armónicas, potencia, entre otras.

Lo que le permite poseer una capacidad multifuncional, es decir, la capacidad de alojar en el


mismo relé diferentes funciones de protección, dependiendo de las características del hardware y
software del relé.
El relé digital también presenta en sus características un flexible plataforma lógica programable
para que el operador pueda aplicar las diferentes funciones, donde poseen un módulo digital de
comunicaciones, bien por red Ethernet en cobre o por fibra óptica y capacidad de configuración
Internet Protocolo (IP), lo que les permite actuar entre si y entre centros de control remotos.