Está en la página 1de 1

Criterios para la elaboración del estado del arte

La organización del estado del arte pretende hacer una reconstrucción en base al problema
planteado y en función de los dos ejes que lo atraviesan: política y juventudes y memoria y Commented [MAB1]: Creo que esto ya te lo mencioné…En
su tesis doctoral Ma Graciela Rodríguez trabajò la relación
juventudes. Problematizar las nuevas formas de politización de las juventudes estudiantiles entre “juventudes” y política en el marco de los episodios
puede ser una forma de entrada para analizar cómo se reelabora la memoria social. Para su ocurridos el 19 y 20 de diciembre de 2001, a partir del análisis
de los motoqueros enmarcados en un sindicato. No para que
confección me interesa recuperar dos grupos de estudios bien delimitados: por un lado, la leas, pero si para que googlees leas algo, tal vez sirva para
aquellos estudios recientes que han abordado las “nuevas” formas de politización de las incluir en tu Estado del Arte.

juventudes en instituciones educativas y aquellos otros que han analizado las maneras a
través de las cuales el Estado ha definido la participación política de las juventudes a partir
del 2001 hasta el presente -tanto de manera general como en relación a las instituciones
educativas-. La proliferación de los estudios sobre juventud y política en los últimos tiempos
(desde la década del 1990 hasta la actualidad) hacen que necesite acotar las
investigaciones pertinentes a aquellas que hayan trabajado en instituciones educativas
(desde el nivel primario hasta el universitario) en donde se de cuenta de nuevas formas de
participación juvenil luego de la crisis de 2001 y a través de otros hitos históricos que
podrían considerarse como marcas significativas para las nuevas generaciones (2003 con la
asunción del kirchnerismo, 2008 con la “crisis del campo”, 2010 con la muerte de Mariano
Ferreyra y Néstor Kirchner, como así también los sucesivos procesos de tomas de escuelas
secundarias).
Por otro lado, pretendo recuperar aquellos estudios que han trabajado cuestiones referidas
a juventudes y memoria. La mayoría de ellos lo han hecho en relación a las memorias de la
última dictadura militar, tomando en consideración al hito de la “Noche de los Lápices” en
particular. Son pocos los trabajos que han tratado esta cuestión en el ámbito escolar, sin
embargo, pretendo recuperarlos como antecedentes significativos que aportan diversas
maneras de abordar los modos de procesar la memoria de parte de los jóvenes. Ese grupo
de trabajos también ponen el foco en los recuerdos de la última dictadura como en la
Guerra de Malvinas. En ese punto, detecto un área de vacancia en donde este trabajo
podría efectuar un aporte: no pude registrar investigaciones que hayan trabajado temáticas
vinculadas a juventudes y memorias en relación a la crisis del 2001.