Está en la página 1de 3

ENSAYO

METODOLOGÍA RESPONSIVA

Por: Silvia Prudente Tomalá

A través de la metodología responsiva se puede formar un aprendizaje sostenible, para


esto es necesario entender que existen muchas formas en la que un niño puede aprender
y el docente conocer sus necesidades y fortalezas respondiendo a ellas, pero ¿cómo la
metodología responsiva favorece el Aprendizaje Sostenible?

Actualmente en el país se ha avanzado en el ámbito de la inclusión en la educación,


entendiéndola como la respuesta que se le da a un estudiante ante sus necesidades, posea
este una discapacidad o no, además de brindarles las oportunidades pertinentes para su
desarrollo, pero para llegar a una verdadera inclusión un docente primero tiene que hacer
un cambio de actitud, capaz de romper sus paradigmas de salir de lo común, crear nuevas
cosas y tener una mentalidad de crecimiento ; donde el docente desarrolle habilidades que
le permitan ser diferente que asume riesgos y hacer cosas nuevas; como menciona Carol
Dewck (2014), “cuando piense en tomar nuevos riesgos o en intentar cosas nuevas,
recuérdese a sí mismo que los riesgos y los contratiempos son parte fundamental del
aprendizaje”.

Un docente se vuelve diferente cuando emplea metodologías capaces de responder a las


fortalezas y necesidades de los estudiantes, para crear un aprendizaje sostenible; como
expresa Graham, Berman, & Bellert (2015) : “se debe conocer el contexto del estudiante,
de donde viene, cuál es su cultura, costumbre, como es su entorno familiar, todo ello
influye en su aprendizaje por lo que un docente debe aprender a ser holístico”; hacer una
clase diferenciada es un punto fundamental para que el estudiante logre desarrollar sus
habilidades; pero esas habilidades deben responder a las exigencia del siglo XXI, donde
el estudiante se vuelva investigador, innovador, que busque soluciones a los retos de la
vida real, ser comunicativo, siempre tomando en cuenta que hay que respetar los diversos
intereses, capacidades, conocimientos previos, ritmos de aprendizaje de cada uno,
planificar un clase distinta bajándole el nivel o intensidad de las tareas y flexibilizando
las evaluaciones donde cada niño pueda aprender lo que el resto aprende ya que la
educación es un derecho de todos y para todos como menciona (Graham et al., 2015) “el
aprendizaje para todos es el reconocimiento de las diferencias, evitando separar y
clasificar a las personas, sino que dignifica a los seres humanos, los iguala al eliminar
barreras que generan prejuicios, aumentando la equidad y mejorando los resultados
educativos”, creando ambientes de aprendizaje donde lo más importante sea el
estudiantado, (Dumount, Istance, & Benavides tomado de Graham et al., 2015) indica:
“los estudiantes son los actores principales en el ambiente de aprendizaje, por lo que se
deben desarrollar actividades que les permita construir aprendizajes auto-regulados
mediante el uso de estrategias y el dar a conocer los objetivos de clase”

La educación se vuelve relevante cuando el docente innova su clase: detectar qué sabe el
niño, tratando de apelar a sus conocimientos previos, para no caer en repeticiones inútiles
y causarle desinterés, puede mover las sillas de forma distinta, colocar a los estudiantes
con dificultad en la parte de enfrente, dedicarle tiempo necesario para cada niño, sacar
provecho a su contexto pero sobre todo a las fortalezas de los niños, es necesario que haya
una conexión con algo que ya sabe y le interese a fin de que pueda relacionarlo con los
nuevos conocimientos y este aprendizaje le traiga significado a su vida. Por ejemplo, para
que el niño aprenda colores secundarios tiene que saber los primarios y comprobar que,
si los mezcla, obtendrá otros colores. Será un conocimiento que, además, podrá recordar
puesto que ha surgido de su propio descubrimiento. Mediante este enfoque el maestro
juega un rol muy importante, no como protagonista, pero sí como facilitador de los
recursos que se ofrecen al alumno.

El aprendizaje es perdurable cuando se da una educación enmarcada en la solidaridad,


“es aquel que busca el desarrollo y la participación de los aprendices en la sociedad”
(Graham et al., 2015) donde los estudiantes sean capaz de desarrollar habilidades que le
permitan hacer frente a los retos del mundo actual, un claro ejemplo es la ayuda que le
prestan los demás a un niño con discapacidad sin que alguien se lo esté recordando o
enseñándole algo que no entienda. (Graham et al., 2015) refuerzan estos principios al
mencionar que “el profesor es la clave para lograr el aprendizaje sostenible en la escuela
y en el aula. El aprendizaje sostenible depende de una enseñanza eficaz, que responde a
necesidades de aprendizaje individuales de la mejor manera posible” (p. 11).

Ahora bien el docente no solo debe enmarcarse en enseñar a sus estudiantes desde la
dimensión cognitiva sino que es útil considerar las capacidades de aprendizaje resumidas
por ATRIO, donde se relacionan las dimensiones físicas, culturales, cognitivas,
interpersonal e intrapersonal con el modelo ATRIO, durante la planificación e
implementación de prácticas inclusivas para todos los estudiantes, independientemente
de una discapacidad o dificultad de aprendizaje. Los profesores son responsables de
remover la mayor cantidad de barreras posibles del aprendizaje en el aula.

El rol actual de los docente ha dejado de ser el de únicamente ser transmisores de


información, sino también estrategias de aprendizaje, guiando al estudiantado en el
proceso de buscar información, cuestionarla, comprenderla y convertirla en
conocimiento; en este sentido se debe cambiar su papel a gestor del conocimiento, capaz
de construir juntos a sus estudiantes uno nuevo, el docente deberá responder a los
objetivos de la educación del siglo XXI y que debe actuar preparando a nuevas
generaciones para que participen y tengan una reflexión crítica en el uso y la
interpretación que le dan a las tecnologías.

En fin, un docente es capaz de transformar su aula en un aula inclusiva donde todos los
niños aprendan de diferentes formas de acuerdo a su contexto y crear un conocimiento
nuevo a través de la experimentación, hoy el mundo cambia a diario y hay retos a los que
hay que hacerle frente. Un docente debe ser diferente para que el reto también lo sea; pero
sobre todo debe responder a las necesidades y fortalezas de sus niños para que su
aprendizaje se vuelva sostenible.

BILBIOGRAFÍA

 CAST (2011). Universal Design for Learning Guidelines version 2.0. Wakefield,
MA: Author. Traducción al español versión 2.0. (2013)
 Diferenciación. (2012). Revista Para el Aula v1, p.8. Recuperado de
http://www.usfq.edu.ec/publicaciones/para_el_aula/Documents/
para_el_aula_01/0003_para_el_aula_01.pdf
 Dweck, 2014a. La mentalidad de crecimiento
 Graham, L. (2018). Differentiation. [Archivo de video]. Recuperado de
http://www.education.vic.gov.au/-school/teachers/teachingresources/discipline
/english/literacy/Pages/expertvideos.aspx#link6
 Graham, L., Berman, J., & Bellert, A. (2015). Introduction to sustainable learning.
En Sustainable learning: inclusive practices for 21st century classrooms.
Melbourne: Cambridge University Press