Está en la página 1de 4

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA CADEREYTA

Ingeniería Química en Procesos Industriales

Equipo 2
Reporte de Biopolímero a partir de Mango

Erika Ivonne Montemayor Leija


Iliana Patricia Franco Lona
Isaac Ríos Oyervides
Julio Cesar Tamez Leal
Miguel Ángel Hernández Rivera
Eduardo García Coronado
José Luis Zarate Sada

6IQPIA4N

Ing. Elvia Elisa Balderas Sabanero

Cadereyta Jiménez, N.L., Septiembre 2018.


Materiales

 30 gramos de almidón o fécula de maíz.


 1 taza de agua.
 1 cucharada de vinagre blanco.
 1 cucharada de glicerina vegetal.
 Cáscara de fruta (aquí usamos mango).
 Colorante natural (opcional)

Procedimiento

1.-En un recipiente mezcla la fécula de maíz con el agua, el vinagre y la glicerina.


Integra bien hasta que quede una mezcla uniforme.

2. Por otro lado, licúa la cáscara de tu mango junto a una taza de agua; y reserva.

3. Lleva la preparación al fuego y revuelve constantemente con una cuchara o


espátula para que no se formen grumos. Si lo prefieres, puedes agregar un poco de
colorante natural también. Verás que de a poco se irá espesando la preparación.
Mezcla más enérgicamente y agrega un poco más de agua, si eso te permite
integrar mejor todos los ingredientes.

4. Cuando te haya quedado una preparación gelatinosa, colócala en la licuadora


junto a tu licuado de cáscara de mango.

5. Moldea tu plástico biodegradable con un pequeño molde, o bien vierte la


preparación sobre una bandeja para lograr una capa fina.
6. Deja secar por 24 horas o más, hasta que esté completamente rígido.

El bioplástico que obtendrás tardará en degradarse alrededor de 4 meses, a


diferencia del plástico derivado del petróleo que puede demorar de 100 a 1000
años.
Bitácora

Se vacía en un recipiente la mezcla de fécula de maíz con el agua, vinagre y


glicerina, después se licua la cáscara de mango con agua, mientras que la mezcla
se pone en el fuego y se homogeniza constantemente, se le agrega más agua para
así obtener una mezcla ligeramente viscosa, después se junta con la cáscara de
mago en un molde y se coloca en la estufa.

Después, al darnos cuenta que no funcionó debido a que le pusimos un exceso de


agua y quedo muy líquido, se volvió a preparar la mezcla, en esta ocasión se le
disminuye la cantidad de agua.

Esta segunda vez, obtuvimos el polímero de mango y le realizamos pruebas:

 Sin forma definida.


 Flexible.
 Textura rugosa.
 Inodoro.
 No es flamable, pero si se quema (posible retardante de flama)

Una de las pruebas realizadas fue:

Le agregamos ácido sulfúrico al 25%, después de 3min el polímero comenzó a


suavizarse más de lo normal, después de pasar unos minutos más, el polímero
comenzó a desintegrarse de poco a poco lentamente.

La segunda prueba que se llevó a cabo fue para sacar la densidad de nuestro
biopolímero de mango, colocando 10ml en una probeta e introduciendo 0.7 gr de
nuestro biopolímero; observando que aumento 2 ml se realizó la siguiente
operación.

0.7 𝑔
= 𝑜. 35
2 𝑚𝑙

Después de sacar nuestro producto del agua, se observó que la estructura del
biopolímero comenzó a suavizarse.
Anexos.