Está en la página 1de 10

LOS PRESOCRATICOS.

UNA PERSPECTIVA TRIPLE


ORIGENES Y PROBLEMAS DE LA INTERPRETACION

W. K. C. GUTHRIE CLEMENCE RAMNOUX WERNER JAEGER


La señal característica del pensamiento Los físicos de jonia. Tales enseña que el Los '"presocráticos" han constituido el fundamento
presocrático es la ardiente curiosidad por el principio de todas las cosas es el agua; histórico y sistemático de la filosofía ática clásica, es
cosmos. Mientras en la parte oriental del mundo Anaxímenes, que el principio es el aire, decir, del platonismo. En la época de los presocráticos la
griego los jonios en los primeros intentos de la Heráclito, que el principio es el fuego. Antes, función de guía de la educación nacional se hallaba
explicación científica del universo, por el lado Anaximandro había enseñado que no es nada reservada, sin disputa, a los poetas, a los cuales se
occidental los pitagóricos enarbolaban la filosofía determinable ni definible, sino algo mucho más asociaban el legislador y el hombre de estado. No es fácil
como una guía para la vida, y la hermandad rico y que envuelve todo, para lo que eligió el decir si la idea de los poetas homéricos, según la cual
filosófica como una orden religiosa, de igual nombre de no-finito, ápeiron. Hesíodo hace Océano es el origen de todas las cosas, difiere de la
forma su interés por el alma humana era más nacer la Tierra en el origen, asentando su concepción de Tales que considera el agua como el
bien místico-religioso que filosófico. La filosofía benéfica solidez contra la grieta abismática del principio originario del mundo; en todo caso, es evidente
europea, en cuanto intento para resolver los Caos con Eros a su lado. Por consiguiente, todos que coadyuvó en ella la representación intuitiva del
problemas del universo sólo por la razón que se los físicos tienen en común el pensar contra inagotable mar. En la Teogonía de Hesíodo reina en todas
opone a aceptar explicaciones puramente Hesíodo y su cosmogonía. Ninguno ha perdido partes la expresa voluntad de una comprensión
mágicas o teológicas, comenzó a prosperar la el carácter sagrado. Se niegan a imaginar un constructiva y la perfecta consecuencia en el orden
escuela jonia o milesia, representada por Tales, génesis para lo-que-es-siempre; rechazan alojar racional y en el planteamiento de los problemas. Si
Anaximandro y Anaxímenes. De sus a dioses en figuras y costumbres humanas. Para consideramos, junto con la filosofía natural, todo lo que
investigaciones se puede definir buscaban algo Tales, una cosmogonía fenicia o babilónica, con la poesía jónica, desde Arquíloco y los poemas de Solón,
permanente, estable, en medio del caos del un fundamento de agua marina; para ha prestado al pensamiento constructivo en el orden
cambio constante; preguntándose: ¿De qué está Anaximandro, una cosmogonía rubricada con el ético-político y religioso, resultará claro que no tenemos
hecho el mundo?” El mundo, tal como lo nombre de Orfeo. sino romper los límites que separan la poesía de la prosa
perciben nuestros sentidos, aparece inquieto e Heráclito. La psique, es la palabra que el para obtener una imagen completa de la evolución del
inestable. Muestra cambios continuos y hombre usaba para el alma. Alfa-fuego capaz de pensamiento filosófico, en la cual se halle también
manifiestamente azarosos. El crecimiento natural sabiduría. Descubrió su principio practicando el comprendido el reino de lo humano. Anaximandro fue,
puede producirse o ser frustrado por fuerzas dialogo: replicar o contradiciendo. No entraras por lo que se nos alcanza, el primero que tuvo el valor de
exteriores ciegas. Siempre le sigue la decadencia, dos veces seguidas en el mismo río, reúne lo escribir sus discursos en prosa y de difundirlos del mismo
y no hay nada que dure para siempre. La filosofía mismo y lo otro. Para los hombres que entran modo que el legislador escribía sus tablas. Si quisiéramos
comenzó por la creencia de que detrás de este en ellos, estos ríos son siempre los mismos; aventurar, partiendo del estilo de la prosa jónica
caos aparente existen una permanencia oculta y otras y otras aguas sobrevienen sin cesar. La vía posterior, una conclusión retrospectiva relativa al estilo
una unidad, discernibles por la mente, si no por del hombre es la vía de la palabra: el vocablo del libro de Anaximandro, lo hallaríamos en su oposición
los sentidos. Es central la creencia de que detrás para designarlo es Logos. De Jenófanes a las opiniones corrientes entre sus contemporáneos por
de la aparente multiplicidad y confusión del poseemos fragmentos de polémica religiosa. Su el uso de la primera persona del singular. El pensamiento
universo que nos rodea existen una sencillez monoteísmo podría situarse en la dirección racional actúa ya en este primer estadio como materia
fundamental y una estabilidad que la razón filosófica del Ser-Uno. Para Jenófanes no hay explosiva. Las más antiguas autoridades pierden su
puede descubrir. En segundo lugar, les pareció a más que un solo dios. Entré él y el hombre no validez. Sólo es verdad lo que "yo" puedo explicar por
los primeros pensadores que esa estabilidad hay existe ningún parecido o parentesco, ni siquiera razones concluyentes, aquello de lo cual "mi"
que buscarla en la sustancia de que está hecho el la distancia del mayor al menor poder. Una pensamiento puede dar razón. El punto de partida de los
mundo. Puede suponerse que los componentes depuración del lenguaje y la extinción de pensadores naturalistas del siglo VI era el problema del
materiales del mundo están en un flujo imágenes. No espíritu puro, sino espacialidad origen, la physis, que dio su nombre a la totalidad del
constante de decadencia y renovación, que son pensante; no sin forma, sino con una forma movimiento espiritual y a la forma de especulación a que
diversos e incomprensibles; pero que el perfecta, invisible a los ojos del hombre. dio lugar. En el concepto griego de la physis se hallaban
elemento permanente y comprensible consisten Parménides. Distinguió tres caminos y cerrando ambas cosas indistintas: el problema relativo al origen,
en su estructura o forma. Si nuevamente materia enérgicamente todos los que no llevan a que obliga al pensamiento a traspasar los límites de lo
igual a aquélla adopta la misma estructura, es la ninguna parte o que conducen al abismo. Las dado en la apariencia sensorial, y la comprensión de lo
estructura lo que debemos tratar de tres diosas vinculadas, Diké, Anaké, Moira, que deriva de aquel origen y existe actualmente,
comprender. Tales de Mileto dijo que era agua, presiden al final de este discurso cerrado sobre mediante la investigación empírica. La conexión del
aparte de esta afirmación, conocemos muy poco sí mismo. La esfera no es absoluto objeto de nacimiento de la filosofía naturalista con Mileto, la
más de las ideas filosóficas de Tales. contemplación para ningún sujeto humano, sino metrópoli de la cultura jónica, resulta clara si se piensa en
Anaximandro considera este mundo como una que el Ser permanece en posición de sujeto que sus tres primeros pensadores, Tales, Anaximandro y
concurrencia de cualidades opuestas que activo en la proposición. El Ser, en estado de Anaxímenes. vivieron al tiempo de la destrucción de
mantienen entre sí constante guerra (caliente y estabilidad, se piensa por los hombres y por así Mileto por los persas I comienzo del siglo V.
frío, seco y húmedo). Dice el proceso del mundo decir, en ellos. El camino a seguir era un camino Dilucidaremos el espíritu de aquella filosofía arcaica
es cíclico. Entonces en su mutua oposición, la de la vida al mismo que un estilo de escritura, a mediante el ejemplo de Anaximandro, la figura más
sustancia primaria no puede ser ninguna de ellas. cuyo término algo espera al hombre: el Caos o imponente entre los físicos milesios. Es el único de cuya
Anaximandro dice que el primer estado de la el Ser divino. Para la alteridad Parménides concepción del mundo podemos alcanzar una
materia como una masa indiferenciada de norme promovió el nombre de doxa, porque ésta varía representación precisa. En Anaximandro se revela la
extensión (apeiron), en la que los elementos para cada uno, y en cada ocasión, como varían prodigiosa amplitud del pensamiento jónico. Fue el
antagónicos o sus propiedades aún no estaban sus miembros. Lo común de ambas sabidurías primero en crear una imagen del mundo de verdadera
diferenciado, aunque lo contenían en sí de un es la promoción, por encima y aparte del todo, profundidad metafísica y rigurosa unidad constructiva.
modo latente o potencial, en completa fusión. de un principio: el Uno para Heráclito, el Ser Fue también el creador del primer mapa de la tierra y de
Menciona que estaba esa masa en incesante para Parménides. Parménides elevó, al nivel la geografía científica. También el origen de la
movimiento, y, como consecuencia de éste, las ontológico una tradición monista, renovándola matemática griega se remonta a los tiempos de la
sustancias que lo contienen empezaron a o fundamentándola con la ayuda de un filosofía nacida en Mileto. La misma tendencia
separarse, de onde se originó la simiente o vocabulario inédito. Pitágoras compañía al matemática domina en la elaboración del mapa de la
germen de un mundo, un núcleo fecundo hombre de un alma y un cuerpo, atribuyendo al tierra que Heródoto sigue en parte y en parte contradice,
Anaximandro tenía la concepción de una tierra alma más longevidad, más edad, y dignidad y y cuya paternidad atribuye colectivamente a "los jonios".
cilíndrica, anticipando una respuesta a la memoria. Para el olvido recibe forma y nombre El principio originario que establece Anaximandro en
pregunta ¿Sobre qué se apoyaba la tierra? No se de Tiniebla. Equivale a decir que el alma está lugar del agua de Tales, lo ilimitado muestra la misma
apoya sobre nada, contestó Anaximandro, compuesta como un cuerpo, que es cuerpo o osadía en traspasar los límites de la apariencia sensible.
estando en el centro de un universo esférico, no una parte del cuerpo. El Ser-Uno adquiere Tales cree que es el agua que se evapora en el aire o se
hay motivo para que caiga en una dirección más volumen y redondez de esfera. Pero bajo la enfría en lo rígido y, por decirlo así, se petrifica. Le
bien que en cualquier otra. Otorgando una redondez se quiere expresar sin mucho acierto impresiona su rara aptitud para transformarse. De la
cosmogonía siendo una proeza notable en la algo más: el mismo ser, cuya sustancia, esencia humedad se origina la vida entera. Anaxímenes sostiene
aurora del pensamiento racional. Con o existencia distingue todavía de un modo que el principio originario es el aire y no el agua y a partir
Anaximandro, la razón humana se reafirmó y imperfecto un vocabulario filosófico de él trata, ante todo, de explicar la vida. El aire domina
produjo una explicación puramente natural, embrionario. Principios parmenidianos (a) lo el mundo como el alma al cuerpo, y aun el alma es aire,
cierta o equivocada, del origen del mundo y de la que es no puede haber empezado a ser, y no aliento, pneuma. Anaximandro habla del apeiron. que no
vida. Anaxímenes considera como sustancia puede dejar de ser. Lo que no es no puede es elemento alguno determinado, sino que "todo lo
primaria al aire, en estado más igualmente empezar a ser. (b) Lo que es no puede cambiar. incluye y todo lo gobierna" Tal parece haber sido su
repartido, es la atmósfera invisible. Su principal En efecto, si se transformase en otro, algo que propia expresión. A esto se refiere aquella gran
interés, consiste en descubrir el proceso natural no era comenzaría a ser. La dialéctica de Zenón sentencia, la única de Anaximandro que nos ha sido
por el que pudiera suponerse que sucedían los defiende el Uno inmóvil (a) son a la vez muy directamente trasmitida: "Donde tuvo lo que es su
cambios de la sustancia primaria, mediante los grandes y muy pequeños: bastante grandes origen, allí es preciso que retorne en su caída, de acuerdo
cuales habría llegado a existir nuestro mundo para alcanzar el infinito de magnitud; bastante con las determinaciones del destino. Las cosas deben
múltiple y diverso. Dio el nombre de pequeños para reducirse a la nada. (b) Son a la pagar unas a otras castigo y pena de acuerdo con la
“disgregación” al proceso de nacimiento de vez contados e incontables: tan numerosos, que sentencia del tiempo." Anaximandro va mucho más allá.
nuestro mundo, era una conjetura, sin son, en efecto, ni más ni menos; infinitos en Esta compensación eterna no se realiza sólo en la vida
comprobación en ninguno de los procesos número porque hay otros que no cesan de humana, sino también en el mundo entero, en la
conocidos en la naturaleza, que Anaxímenes situarse entre dos. Demuestra la imposibilidad totalidad de los seres. La evidencia de este proceso y su
sustituía con los hechos observables de la de movimiento. (a) el corredor en el estado: inmanencia en la esfera humana lo induce a pensar que
condensación y la rarefacción, por los cuales nunca alcanzará la meta, porque antes de las cosas de la naturaleza, con todas sus fuerzas y
vemos el aire convertido en humedad y alcanzar la extremidad del estadio debe oposiciones, se hallan también sometidas a un orden de
viceversa. El aire es el elemento de la vida. alcanzar su mitad, y antes aún, la mitad de la justicia inmanente y que su ascensión y su decadencia se
“Nuestra alma-decía uno de sus discípulos- es mitad, etc. Zenón utiliza alternativamente dos realizan de acuerdo con él. Pero la idea de cosmos se
aire, más caliente que el aire que nos rodea, pero visiones del espacio y del tiempo: una, de un halla en principio ——aunque no en el sentido riguroso
mucho más frío que el del Sol.” El alma del continuo, divisible hasta el infinito por o para el que tuvo posteriormente—— en la concepción de
hombre es “una pequeña para del dios” donde pensamiento; la segunda, de una estructura Anaximandro de un acaecer natural gobernado por la
“dios” se entiende por universo. Consideraban al granulosa, concibiendo al espacio como un eterna diké. Tenemos, por tanto, derecho a caracterizar
universo como un ser viviente, un legado del conjunto de puntos ya l tiempo como una suma la concepción del mundo de Anaximandro como el íntimo
pensamiento prerracional. Los pitagóricos de momentos presentes. Meliso corrige a su descubrimiento del cosmos. No hay duda alguna de que
constituían una hermandad religiosa, creían en la maestro. Si la esfera pose, (a) una extensión, y la idea filosófica del cosmos representó un rompimiento
inmortalidad del alma humana, y en su progreso (b) un límite, entonces (a´) posee principio, con las representaciones religiosas habituales. El
a través de sucesivas reencarnaciones no sólo en medio y fin, y (b’) algo diferente la limita. Por fragmento de Anaximandro nos permite obtener una
cuerpos humanos, sino en los de otras criaturas. tanto, el ser no es uno, sino muchos. Modifico visión profunda del desarrollo del problema de la
El fin de la vida del hombre es librarse de la los atributos del ser. El ser no tiene (a) límite, ni causalidad a partir del problema de la teodicea. Su diké
corrupción del cuerpo, y, convirtiéndose en (b) cuerpo. De este modo, Meliso consigue es el principio del proceso de proyección de la polis al
espíritu puro, volver a unirse al espíritu universal, definir el ser sin cuerpo. Pero este ser sigue universo. Verdad es que no hallamos en pensadores
al cual pertenece esencialmente. La doctrina del estando en filiación con el de Parménides. Por jonios una referencia expresa de la ordenación humana
parentesco de la naturaleza, puede considerarse ello, es (c) pensante y posee (d) tanta o más del mundo y de la vida al ser de las cosas no humanas. No
como el primer principio del pitagorismo, el dignidad que el ser divino. Anaxágoras opone podía ocurrir así porque, prescindiendo en absoluto de
segundo principio es la importancia que da a la una pluralidad de principios al Ser Uno de los las cosas humanas, sus investigaciones se dirigían
forma o estructura como objeto propio de la eleatas. No contento con ofrecer varios exclusivamente a la terminación del fundamento eterno
meditación, juntamente con la exaltación de la principios, contra los que defienden en número de las cosas. De la imputación de polimatía puede
idea del límite. El mundo es divino, por lo tanto, definido, ofrece un número infinito, concluirse que los que llamó más tarde Aristóteles "los
es bueno, y es un todo único. En suma, el mundo infinitamente diverso. Creó un mundo personal denominados pitagóricos", considerándolos como los
puede ser llamado kosmos palabra que combina en la contradicción. Anaxágoras opone un fundadores de un nuevo tipo de ciencia que, a diferencia
las ideas de orden, correspondencia y belleza. mundo de constitución granulosa, heterogénea, de la "meteorología" de los jonios, denominaron
Los pitagóricos añadieron a las nociones de con una historia. Zenón formuló <<Si existieran simplemente mathemata, es decir, "los estudios",
orden, proporción y medida, es decir, que daban carios principios, serían a la vez tan numerosos proceden de Pitágoras. La concepción pitagórica del
mayor importancia a las diferencias como son en realidad, un más ni menos, e número como principio de las cosas se halla preformada
cuantitativas. La estructura es lo esencial, y esta infinitos en número porque serían infinitamente en la rigurosa simetría geométrica del cosmos de
estructura puede ser expresada numéricamente, divisibles. A lo que Anaxágoras contesta: <<Son Anaximandro. Aristóteles nos habla de que los
en términos de cantidad. efectivamente de número finito, y sin embargo pitagóricos hacían consistir las cosas en números en el
en el mundo existen exactamente las cosas sentido de la materia, se refiere indudablemente a una
dadas, un más ni menos.>> El principio y causa indebida materialización de esta identificación abstracta
del movimiento sería una realidad que del número y el ser. El concepto de número de los griegos
Anaxágoras llamo inteligencia o Espíritu: la cosa contenía originariamente aquel momento cualitativo y
más ligera, más pura, sin padecer mezcla que sólo gradualmente se llegó a la abstracción de lo
alguna. La filosofía de Anaxágoras cumple un puramente cuantitativo. Así, el Prometeo de Esquilo
dualismo, el de Uno sólo y el de la Multitud. llama al descubrimiento del número la pieza maestra de
Promueve un ser aparte que no es una la sabiduría creadora de cultura.192 El descubrimiento
Trascendencia. El atomismo antiguo con del imperio de los números, en algunos de los dominios
Demócrito. Explicar la diversidad y el cambio más importantes del ser, abrió amplio camino al espíritu
respetando los principios indiscutidos de la inquisidor del sentido del ser, mediante el conocimiento
ontología: lo que es comenzó a ser y no de una norma residente en las cosas mismas de la
terminará; lo que es sigue siendo lo mismo. naturaleza y a la cual es posible dirigir la mirada
Demócrito desacraliza al mundo vaciándolo de interrogante, y permitió a una especulación, que nos
pensamiento, porque el hombre toma parece actualmente pueril, reducir todas las cosas a un
conciencia de si mismo y de su singularidad, al principio numérico. Para el pensamiento pitagórico nada
definirse contra el dios: como intercambio de puede mantenerse en pie que no pueda reducirse, en
palabra y de amistad de hombre a hombre, para último término, a número. Las tradiciones legendarias
remedia lo precario de su condición. posteriores acentuaron de un modo prominente la
Empédocles <<arcaíza>> en el seno de una importancia de Pitágoras como educador. La conexión de
generación ya equipa con medios dialécticos, la música con la matemática establecida por Pitágoras
que seguramente no desconocía. Su doctrina fue, desde aquel momento, una adquisición definitiva del
sería una física nueva y una religión espíritu griego. Cuando Anaximandro concibe el mundo
emparentada con las cosmogonías. La física de como un cosmos dominado por una norma jurídica
Empédocles afirma una pluralidad limitada de absoluta e inquebrantable, considera a la armonía, de
principios: ni uno solo, ni una infinidad, sino acuerdo con la concepción pitagórica del mundo, como
seis, que se descomponen en dos más cuatro. principio de este cosmos. mediante la idea de armonía se
De un lado, los principios de la mezcla y la llega a tomar conciencia del aspecto estructural de la
disgregación. Principios motores. Dualismo legalidad cósmica. La armonía expresa la relación de las
religioso en el corazón de la cosmología. Los partes al todo. En ella se halla implícito el concepto
otros cuatro provisto de un estatuto ontológico matemático de proporción, que el pensamiento griego se
inferior, aunque sean inmortales, se aparean presenta en forma geométrica e intuitiva. En todas partes
según lo activo y lo pasivo, lo masculino y lo aparece la conciencia de que existe en la acción práctica
femenino. Esta cosmología de estructura del hombre una norma de lo proporcionado, que, como
aritmética va acompañada por una historia de la del derecho, no puede ser transgredida con impunidad.
estructura cíclica. Una reforma ético religiosa Los conceptos de ritmo, medida y relación se hallan en
acompañada la renovación de la imagen del íntima conexión con él o reciben de él su contenido más
mundo y la sublimación de los cultos. preciso. Lo mismo para el concepto del cosmos que para
el de la armonía y el ritmo, el descubrimiento de la
"naturaleza del ser" es el estadio previo para llegar a su
trasposición al mundo interior del hombre y al problema
de la estructuración de la vida. El movimiento órfico es
uno de los más relevantes testimonios de esta nueva
intimidad que penetra hasta lo más profundo del alma
popular. En su anhelo de un nuevo y alto sentido de la
vida se halla en contacto con el esfuerzo del pensamiento
racional de las concepciones filosóficas para llegar a una
"norma" objetiva del ser cósmico. En el concepto órfico
del alma, en contraposición al concepto homérico, hay un
elemento normativo expreso. De la creencia en el origen
divino del alma y en su inmortalidad se sigue la exigencia
de mantener su pureza en su estado terrestre de unión
con el cuerpo. Los órficos y los pitagóricos mantienen ya
ciertos preceptos de contención ascética, sobre todo la
abstinencia de todo alimento de carne. Y el desprecio del
cuerpo comienza ya con la brusca contraposición del
cuerpo y el alma que se sigue de la presentación de la
ascendencia del alma considerada como un huésped
divino en la vida mortal de la tierra. Sólo con dar mayor
extensión al dominio de la validez pudo la idea órfica de
la pureza alcanzar el dominio total de los mandatos del
nomos. La rápida difusión del movimiento órfico en la
metrópoli y en las colonias se explica sólo por una
profunda necesidad de los hombres de aquel tiempo a los
cuales no podía satisfacer ya la religión del culto. Las
sentencias más célebres de los sabios de la tierra eran
consagradas a Apolo y aparecían sólo como un eco de la
sabiduría divina. Y en la puerta del templo hallaba el que
entraba, en las palabras "conócete a ti mismo", la
doctrina de la sofrosyne, la exhortación a no perder de
vista los límites del hombre, impresa con el laconismo
legislativo propio del espíritu del tiempo. Jenófanes es
un poeta. Con él, el espíritu filosófico tomó posesión de
la poesía. Esto es el signo inequívoco de que el espíritu
filosófico comienza a convertirse en una fuerza
educadora, pues la poesía sigue siendo como siempre la
expresión auténtica de la cultura y de la educación de la
nación. La nueva prosa jonia extiende su dominio sólo
gradualmente, y, por hallarse expresada en un dialecto
limitado a un círculo reducido, no adquiere nunca la
resonancia de la poesía que se sirve del lenguaje de
Homero y es, por consiguiente, pan-helénica. La
educación y la cultura proceden ante todo de Homero y
de Hesíodo. Jenófanes mismo dice que todos han
aprendido, desde un principio, de Homero.196 Homero
constituye, por consiguiente, el centro de sus ataques en
su lucha por la nueva educación. La filosofía ha sustituido
a la imagen del mundo de Homero mediante una
explicación natural y legal. Su concepto de Dios, que
ofrece con el entusiástico pathos de la nueva verdad,
coincide con el del Universo. Sólo existe un Dios
incomparable con los mortales en forma y en espíritu. Es
todo visión, todo oído, todo pensamiento. Sin esfuerzo
alguno, sólo mediante el pensamiento, todo lo tiene en
su poder. No corre solícito de aquí para allá como los
dioses de la épica. Descansa inmóvil en sí mismo. Es una
ilusión de los hombres pensar que los dioses nacen y
tienen forma y vestidos humanos. Es preciso tan sólo
honrar a los dioses y guardar viva la memoria de la
verdadera areté. En otros poemas nos dice qué es lo que
entiende por honrar a los dioses. Con la idea de la areté,
se halla en íntima relación la nueva y pura manera de
honrar a los dioses y el conocimiento del orden eterno
del universo. Para él, la verdad filosófica es la guía de la
verdadera areté humana. En nombre de la polis proclama
ahora Jenófanes su nueva forma de areté; la educación
espiritual. Ésta se levanta sobre todos los ideales
anteriores y los supera o los subordina. Es la fuerza del
espíritu, que crea en el estado el derecho y la ley, el
orden justo y el bienestar. Jenófanes no es un pensador
original. Pero es una figura de importancia en la historia
del espíritu de su tiempo. Con él se abre en la historia de
Grecia el capítulo relativo a la filosofía y la formación del
hombre. Parménides de Elea cuenta entre los pensadores
de más alto rango. Pero su importancia en la historia de
la educación y de la formación humana sólo puede ser
estimada en conexión con la historia de la amplia y
fecunda influencia de sus ideas fundamentales. l lado de
la filosofía natural de los jonios y de las especulaciones
pitagóricas sobre los números, aparece con él una nueva
forma fundamental del pensamiento griego, la lógica. El
universo de Anaximandro es una imagen sensible e
intuitiva del devenir y el perecer cósmicos, sobre cuyas
oposiciones y contiendas se afirma como soberana la
eterna diké. El pensamiento racional es completamente
ajeno a él. La fuerza con que Parménides expone a sus
oyentes sus doctrinas fundamentales no procede de una
convicción dogmática, sino del triunfo de la necesidad del
pensamiento. También para Parménides es el
conocimiento una absoluta ananké y lo denomina
también diké o moira, evidentemente bajo el influjo de
Anaximandro. La diké de Parménides, que mantiene
apartado del Ser todo devenir y todo perecer y lo
sostiene persistente e inmóvil en sí mismo, es la
necesidad implícita en el concepto del Ser, interpretada
como "aspiración del Ser a la justicia". expresa
Parménides la necesidad del pensamiento, de la cual
surge la imposibilidad de realizar la contradicción lógica
en el conocimiento. Esta constricción de lo aprendido en
el puro pensamiento es el gran descubrimiento que
domina toda la filosofía eleática. Él determina la forma
polémica dentro de la cual se desarrolla su pensamiento.
Al verdadero conocimiento debe corresponder un objeto.
Así. si buscamos de veras la verdad, es preciso que nos
apartemos del devenir y perecer que conducen a
presuposiciones impensables, y atenernos al puro Ser,
que nos es dado en el pensamiento. "El pensamiento y el
Ser son uno y lo mismo." El Ser es ajeno al devenir,
inmutable, y, por tanto, imperecedero, completo y único,
inconmovible, eterno, omnipresente, unitario, coherente,
indivisible, homogéneo, ilimitado y concluso. El
descubrimiento del pensamiento puro y de su rigurosa
necesidad aparece en Parménides como la apertura de
un nuevo "camino", es más, del único camino practicable
para llegar a la consecución de la verdad. Parménides es
el primer pensador que plantea de un modo consciente el
problema del método científico y el primero en distinguir
claramente los dos caminos fundamentales que habrá de
seguir la filosofía posterior: la percepción y el
pensamiento. Aunque este conocimiento se halle
obstaculizado y perturbado por una multiplicidad de
problemas, en él se revela una fuerza fundamental de la
concepción del mundo y la formación del hombre
específicamente helénico. Jenófanes la filosofía se acerca
a la vida humana y adopta una actitud educadora y
progresiva. En Parménides vuelve evidentemente a su
alejamiento originario de las cosas humanas. En su
concepto del Ser se desvanece toda existencia particular
y, por tanto, también el hombre. Heráclito de Éfeso
realiza, en este respecto, la más completa revolución. En
parte alguna hallamos en Heráclito la huella de una
consideración puramente teórica de las apariencias ni la
sombra de una teoría puramente física. No cabe duda
alguna que Heráclito se halla bajo la poderosa influencia
de la filosofía natural. Pero así como los milesios, y aun
de un modo más riguroso su contrincante Parménides,
buscan una intuición objetiva del ser y disuelven el
mundo humano en la imagen de la naturaleza, en
Heráclito el corazón humano constituye el centro
sentimental y apasionado en que convergen los radios de
todas las fuerzas de la naturaleza. Heráclito nos dice: "La
multiplicidad de los conocimientos no proporciona
sabiduría", y es el creador de una filosofía cuyo sentido se
halla expresado en la profunda sentencia: "Me he
investigado a mí mismo." No es posible una expresión
más grandiosa de la vuelta de la filosofía hacia el hombre
que la que se nos ofrece en Heráclito. Pero la auto-
observación de que habla Significa que al lado de la
intuición sensible y el pensamiento racional, que han sido
hasta aquí los únicos caminos de la filosofía, se revela un
mundo nuevo a las tareas del conocimiento mediante la
vuelta del alma a sí misma. Las palabras antes
mencionadas se hallan en íntima conexión con las
siguientes: "Por muy lejos que vayas no hallarás los
límites del alma: tan profundo es su logos." Por primera
vez aparece el sentimiento de la dimensión de
profundidad del logos y del alma, característico de su
pensamiento. La totalidad de su filosofía fluye de esta
nueva fuente de conocimiento. La forma profética de sus
proposiciones deriva su íntima necesidad de la aspiración
del filósofo a abrir los ojos de los mortales sobre sí
mismos, a revelarles el fundamento de la vida, a
despertarlos de su sueño. Mediante el logos es posible
"hacerse fuerte" "como la polis mediante la ley". "Los
hombres, es verdad, viven como si tuvieran cada uno su
razón particular." El universo entero tiene también su ley
como la polis. El logos de Heráclito es el espíritu, como
órgano del sentido del cosmos. Lo que se hallaba ya en
germen en la concepción del mundo de Anaximandro se
desarrolla en la conciencia de Heráclito en la concepción
de un logos que se conoce a sí mismo y conoce su acción
y su puesto en el orden del mundo. Heráclito funda su
aspiración a la supremacía en el hecho de que su doctrina
enseña al hombre a seguir, en sus palabras y en sus
acciones, la verdad de la naturaleza y sus leyes divinas.
Heráclito funda el dominio de la sabiduría cósmica,
superior a la inteligencia ordinaria de los hombres, en su
original doctrina de los contrarios y de la unidad del todo.
La concepción del mundo de Anaximandro se concibe el
devenir y perecer de las cosas como el gobierno
compensador de una justicia eterna, o mejor, como una
lucha por la justicia de las cosas ante el tribunal del
tiempo, donde cada cual debe pagar al otro el precio de
sus injusticias y pleonexias. En Heráclito la lucha se
convierte simplemente en el "padre de todas las cosas".
Sólo en la lucha aparece diké. El símbolo de Heráclito
para la armonía de los contrarios en el cosmos es el arco
y la lira. Mediante su acción tensa, recíproca y opuesta,
realizan ambos su obra. Faltaba todavía al lenguaje
filosófico el concepto general de la tensión. La imagen
viene a suplirlo. La unidad de Heráclito se realiza
mediante la tensión. La intuición biológica en esta idea
genial es de una fecundidad ilimitada. Sólo en nuestro
tiempo ha sido estimada en todo su valor. La libertad
filosófica a que se eleva el pensamiento de Heráclito
permanece fiel a la esencia del hombre griego vinculado
a la polis, puesto que se siente miembro de una
"comunidad" universal y sometida a ella. El pensamiento
de Heráclito es apto para conciliar ambas cosas, puesto
que la ley no significa para él la mayoría, sino la
emanación de un conocimiento más alto. "La ley es
también la obediencia al decreto de uno solo." La
filosofía natural más antigua no se había planteado, de
un modo expreso, el problema religioso. Su concepción
del mundo ofrecía una visión del ser separada de lo
humano. La filosofía natural ofrecía en su concepto del
cosmos dominado por la diké un punto de cristalización
para la conciencia religiosa. En él insertó Heráclito su
interpretación del hombre al considerarlo en su aspecto
estrictamente cósmico. Mediante el concepto del alma
de Heráclito la religión órfica se elevó a un estadio más
alto. Por su parentesco con el "fuego eternamente
viviente" del cosmos, el alma filosófica es capaz de
conocer la divina sabiduría y de conservarse en ella.