Está en la página 1de 2

ESTADOS FINANCIEROS BÁSICOS

El análisis e interpretación contable toma como fuente de información básica los estados
financieros de una empresa en su conjunto; esto es, el estado de situación financiera, el estado
de resultados, el estado de cambios en la situación financiera y el estado de variaciones en el
capital contable. Su finalidad es ofrecer nueva información que pueda resultar de utilidad para
tomar algún tipo de decisión, en relación con la entidad empresarial de la que se trate.

Los estados financieros son parte esencial de la información de una empresa ya que reflejan la
situación financiera general además de ser de gran utilidad para la toma de decisiones en
diferentes rubros como lo son: inversiones, compras, estrategias de ventas, listas de precios,
solicitudes de préstamos y planeación de pagos. Por esto es fundamental conocerlos y
analizarlos de manera correcta. También muestran los resultados del manejo de los recursos
encomendados a la administración de la entidad, por lo que para satisfacer ese objetivo deben
proveer información sobre la evolución de los activos, pasivos, el capital contable, los ingresos
y costos o gastos, los cambios en el capital contable, los flujos de efectivo o, en su caso, los
cambios en la situación financiera.
Uno de los estados financieros más básicos es el Balance General o estado de situación
financiera que es un reporte financiero que funge como una fotografía al reflejar la situación
financiera de una empresa a una fecha determinada. Está conformado por las cuentas de activo
(lo que la empresa posee), pasivo (deudas) y la diferencia entre estos que es el patrimonio o
capital contable. Este reporte por lo general es realizado al finalizar el ejercicio de la empresa
de manera anual, sin embargo, para fines de información es importante que los mismos se
realicen con una periodicidad mensual, trimestral o semestral para un mejor seguimiento.

El balance general nos permite conocer la situación financiera de la empresa, al mostrarnos cuál
es el valor de sus activos, pasivos y patrimonio. Analizar esta información nos permitirá saber
cuánto y dónde se ha invertido, cuánto de ese dinero proviene de los acreedores y cuánto
proviene de capital propio, cuán eficientemente se están utilizando los activos, qué tan bien está
administrando los pasivos y, en base a dicho análisis, tomar decisiones.

Asimismo, al comparar un balance con otros anteriores, nos permite contrastar la situación
financiera actual de la empresa con situaciones financieras dadas en otros momentos, por
ejemplo, saber si han aumentado los activos, en cuánto ha reducido las deudas, en cuánto ha
variado el patrimonio y así saber si la empresa está cumpliendo con sus objetivos financieros.

Básicamente el balance general es un buen punto de referencia para conocer la salud financiera
de la organización. La forma en que se suele presentar un balance es mostrando los activos en
una columna y los pasivos y patrimonio en otra.

Por su parte el Estado de Resultados es sumamente importante ya que muestra la información


relativa al resultado de sus operaciones en un periodo y, por ende, de los ingresos,
gastos; así como de la utilidad (pérdida) neta o cambio neto en el patrimonio contable
resultante en el periodo este se utiliza para las entidades lucrativas o, en su caso, el estado de
actividades, para entidades con propósitos no lucrativos, se encuentra integrado por: Los
Ingresos que representan el Incremento de los activos o el decremento de los pasivos de
una entidad, durante un periodo contable.

Los Costos y Gastos: Son los decrementos de los activos o incrementos de los pasivos de una
entidad, durante un período contable, con la intención de generar ingresos y con un impacto
desfavorable en la utilidad o pérdida neta.

Utilidad o pérdida neta: que es el valor residual de los ingresos de una entidad lucrativa, después
de haber disminuido sus costos y gastos relativos reconocidos en el estado de resultados. Y
como punto final tenemos el Cambio Neto en el Patrimonio Contable que es la modificación
del patrimonio contable de una entidad con propósitos no lucrativos, durante un periodo
contable, originada por la generación de ingresos, costos y gastos, así como por las
contribuciones patrimoniales recibidas. Y los elementos necesarios para determinar este
concepto son: las ventas netas, compras netas, costo de lo vendido, utilidad o pérdida en ventas
(bruta), gastos generales, utilidad o perdida de operación, importe neto de otros gastos y
productos, utilidad antes de impuestos.