Está en la página 1de 2

PRÁCTICA

Alumna: Univ. Carla Mariana Paz Ahern Fecha: 09-Dic-2013

Docente: M.B.A. Ing. Oscar M. Valenzuela Salazar Materia: IND 3520 “A”

ANÁLISIS – MANIFIESTO DEMOCRÁTICO

Definitivamente este manifiesto democrático expresa el sentimiento de muchos


ciudadanos bolivianos que durante años de años, vivieron con gobiernos de
una misma línea (derecha) y que tuvieron que soportar una infinidad de
medidas de protestas, la mayoría según criterio propio, justas; por parte de los
movimientos sociales, contra cualquier decisión que el gobierno de turno
tomaba.

El límite que cada uno de los bolivianos tenía antes de que el actual gobierno
entre al poder había rebasado, por tanto con la crecida de Evo Morales dentro
de la política, comenzando como sindicalista, luego Diputado Nacional y
finalizando como un líder de los movimientos sociales; todo aquello gracias a
las diversas oportunidades que tuvo para enfrentar en especial al gobierno de
Gonzalo Sánchez de Lozada; había surgido en el sentimiento del pueblo
boliviano el cansancio de este tipo de medidas y por ende la pedida a gritos de
un verdadero cambio que transforme al país y lo lleve a encontrar la paz y
tranquilidad que en los años 2000 fueron casi imposibles de percibirlas.

Siendo Evo Morales el autor de muchas “pequeñas revoluciones”, obviamente


la gente había confiado en él eligiéndole por mayoría que sea el nuevo
presidente de Bolivia. Esperanzados todos, incluso aquellos que eran de
derecha, en el mentado cambio; una vez más nuestras ilusiones se perdieron
con el tiempo y fuimos resignándonos a vivir en una situación quizás un poco
peor que la de antes.

Entra Evo Morales y el racismo se vuelve más intenso, debido a que el rencor
que él tiene contra los “verdugos” que oprimieron a su pueblo durante 500
años, visto hoy en día como el hombre de perfil “blanco, ojos verdes, cabellos
rubios, apellido español, profesional, etc” le lleva a tomar decisiones que
afectan considerablemente a la clase media, a empresarios, a profesionales,
etc. Decisiones incluso consideradas incoherentes, como querer cambiar de
nombre algunos lugares históricos; la incorporación de la Whipala que no
representa a los pueblos orientales, hasta el freno de las exportaciones con
medidas que matan a los empresarios.

La persecución política hacia sus opositores se convirtió en una cacería


política. Las marchas, bloqueos, paros y huelgas; que la mayoría de las
personas indican al actual Presidente como maestro de lo mencionado son la
noticia de cada día. Y quién frena el derroche de dinero para dar de comer y
beber a sus bases en las grandiosas fiestas que arma por cualquier motivo,
mientras que cada hora mueren bolivianos por no contar con hospitales o los
niños abandonan las escuelas por pobreza.

El país entero despierta cada día mínimamente con un hecho de violencia ya


sea por narcotráfico (Apolo), feminicidio (Clavijo), o cualquier otro hecho que
conmueve la sensibilidad de los bolivianos y nos transmite el miedo de andar
por las calles libremente. Y con relación a estos hechos, es lamentable que el
gobierno cínicamente permita crímenes como los de Apolo, donde corrió
sangre y hubo asesinatos y más aún que den por caso cerrado lo de la
periodista Analía Huaycho cuando todos sabemos que su asesino esta libre en
otro país. Quieren burlar nuestra inteligencia descaradamente y lástima que su
única fuente de protección como son las F.F.A.A. y la Policía apañan todas
éstas sinverguenzadas, puesto que los máximos jefes están vendidos y
seguramente forrados en dinero.

Hay una parte muy interesante de éste manifiesto democrático,


específicamente el punto cuatro, donde habla del PODER. En estos momentos
el poderío que tiene el actual Gobierno es casi absoluto; controla el poder
ejecutivo, legislativo y el judicial, siendo una muestra clara las “elecciones” para
magistrados hace dos años, pues todos sabemos que mas bien fue una
elección a dedo por parte del gobierno y que nuestros votos fueron vanos. Sin
embargo, será que el poder es eterno???

Dudo mucho, hasta los más grandes imperios que dominaron el mundo entero
durante siglos han desaparecido. Ningún poder es eterno, algún día la bomba
estallará y ese día nos enteraremos en qué estado nos encontramos como país
y otra vez nos hallaremos en la profunda crisis queriendo encontrar de nuevo
una salida.

“El presente no es una fatalidad ni el futuro una sanción” indica el manifiesto


democrático… no estoy de acuerdo; nuestro presente es una fatalidad y
cuando acabe el poder del MAS o de Evo Morales nuestro futuro estará en
manos un nuevo gobernante que por cierto, tendrá que limpiar toda la basura
que el actual gobierno de turno haya dejado en el Palacio de Gobierno.