Está en la página 1de 9

1.

ANTECEDENTES HISTÓRICOS

Los orígenes de la donación se pierden en el tiempo, no es posible por ello, determinar su


antigüedad; sin embargo tenemos que “...desde los tiempos más remotos ha existido en el hombre
la tendencia natural ha realizar actos de disposición inspirados en un ánimo de liberalidad,
altruismo, gratitud y otros similares. El derecho ha recogido estas acciones bajo la figura jurídica de
la donación. El derecho romano no estableció con claridad la naturaleza jurídica de esta institución,
pues había discrepancia entre los autores. Con anterioridad a Constantino (s. IV d.C.) la donación no
era un negocio jurídico típico sino la causa de otros negocios jurídicos con los que no sólo se
pretendía transmitir la propiedad de una cosa, sino también crear un derecho de crédito a favor del
donatario o liberarle de una deuda. A partir de Constantino, la donación deviene en un contrato
tipoy se exigía al donante una declaración solemne de su voluntad de donar hecha ante el
funcionario oportuno y recogida en las correspondientes actas, declaración que Justiniano limitó
para las donaciones que superasen los quinientos sueldos es por ello que Justiniano se ocupó de la
donación en sus Institutas, considerándola como un modo de adquirir la propiedad.

1.1. ANTECEDENTES DE SU REGULACIÓN EN NUESTRA LEGISLACIÓN NACIONAL

El contrato de donación siempre ha estado jurídicamente regulado en nuestro país, así se tiene
lo siguiente:

a) En el Código Civil de Santa Cruz estuvo regulada en el Libro III (De las diferentes maneras
de adquirir la propiedad), Título II (De las Donaciones), contenía tres capítulos (De la
donación Intervivos, de la revocación de la donación, de las donaciones por causa de
muerte), entre los Artículos 665 a 694.
b) En el proyecto del Código Civil del Dr. Manuel Lorenzo de Vidaurre, la donación se
encontraba dentro de la Segunda Parte, relativa al Dominio y Contratos, en el Título XXII
- Donaciones. De lo que se tiene que el maestro Lorenzo de Vidaurre consideraba a la
donación como un Contrato.
c) El Código Civil de 1852 la regulaba en su libro II (De las cosas – del modo de adquirirlas
– y de los derechos que tienen las personas sobre ellas), Sección Tercera (Del modo de
adquirir el dominio por prescripción, enajenación y donación), Título II (De la Donación),
entre los Artículos 579 a 629.
d) El Código Civil de 1936 legislaba la Donación en el libro V (Del Derecho de Obligaciones),
Sección V (De los diversos Contratos), título IV (Donación), entre los Artículos1466 a
1489.
e) Nuestro Código Civil Vigente de 1984 lo regula en su libro VII (Fuentes de las
Obligaciones), Sección Segunda (Contratos Nominados), Título IV (Donación), entre los
artículos 1621 a 1647.
2. CONCEPTO

Artículo 1621° C.C.-


“Por la donación el donante se obliga a transferir gratuitamente al
donatario la propiedad de un bien”.

De esta definición se desprende los siguientes elementos:

a) Existe una obligación de transferencia de la propiedad de un bien, por parte del donante y
a favor del donatario.
b) Es un acto intervivos, pues la donación que produces sus efectos a la muerte del donante se
gobierna por la norma de la sucesión testamentaria.
c) Otras de sus notas saltantes, es la gratuidad.
d) Se extiende a toda clase de bienes, sean bienes muebles o inmuebles, y derechos cuya
propiedad es susceptible de transferencia.

Se trata de una obligación de dar, y el bien no necesariamente se va a transferir al momento de la


celebración del contrato.

Según Max Arias Schreiber: La donación permite la transmisión de la propiedad, por ello es un acto
de liberalidad.

2.1. REQUISITOS PARA LA TRANSMISIÓN DE LA PROPIEDAD:


a) Titulo
b) Modo

Son 2 tesis:

 Según la Doctrina Alemana que sigue el Derecho Romano: El título y el modo eran
diferentes uno era el título y el otro era el modo.
 Según la Doctrina Francesa: El título y el modo se dan en un solo acto. Ambos se
refunden.
2.2. CUESTIÓN FORMAL DE LA TRANSMISION DE LA PROPIEDAD:
a) PARA BIENES MUBLES CUYO VALOR NO EXCEDA EL 25% DE LA UIT:
Puede ser verbal o por medio de la Traditio.
b) PARA BIENES MUBLES CUYO VALOR EXCEDA EL 25% DE LA UIT:
Tiene que ser por escrito de fecha cierta bajo sanción de nulidad.
c) PARA BIENES INMUEBLES:
Por escritura pública bajo sanción de nulidad.
3. ELEMENTOS:
3.1. El empobrecimiento del donante.-

En este sentido, apuntamos directamente al concepto de disposición patrimonial que debe


existir en la donación. En consecuencia, se requiere la salida del activo patrimonial del
donante de un bien o de un derecho a él perteneciente.

3.2. El enriquecimiento del donatario.-

Lo cual no es otra cosa que la incorporación de un bien a su patrimonio del donatario. Se da


este enriquecimiento porque el donatario no entrega nada a cambio de lo que recibe, este
enriquecimiento debe darse mediante la adquisición de la propiedad de un bien, que puede
ser mueble o inmueble.

3.3. La intención de hacer una liberalidad.- (Animus Donandi)

Podemos definir a la liberalidad como aquel acto por el cual una persona sin estar obligada
a ello, proporciona a otra una ventaja o beneficio sin recibir nada a cambio.

a) Elemento Objetivo.-
Efectiva ausencia del deber jurídico. Presupone la falta de un deber por parte de quien
ejecuta la donación. Quien obra con ese ánimo no tiene por qué hacerlo.
b) Elemento Subjetivo.-
Es la intención subjetiva del agente, sin embargo la liberalidad no depende solamente
de la intención del agente como factor subjetivo.
Ejemplo: Si un pariente presta alimentos a otro en forma espontánea, ignorando que
tiene el deber de hacerlo, no estamos ante una liberalidad porque se trataba de un
beneficio debido. De allí, que no puede identificarse a la liberalidad con la mera
generosidad o móvil altruista, requiere siempre el elemento objetivo antes mencionado.

4. CARACTERÍSTICAS:

a) Principal: puede subsistir por sí mismo, sin necesidad de otro contrato del que depende.
b) Contrato formal predominantemente (Art. 1625 C.C).
c) Contrato Obligacional.
d) Contrato Individual: su concertación requiere del consentimiento de las partes.
e) Limitativo: no se puede donar más de ciertos extremos fijados por el Art. 1629 del C.C. que
dispone que nadie puede dar por la donación, más de lo que puede disponer por
testamento. El Art. 1629 C.C nos remite al derecho sucesorio. El Código Civil establece
determinadas limitaciones para disponer los bienes por testamento que está en función
directa con el grado de parentesco. Por ejemplo: el que tiene herederos forzosos, de
conformidad al Artículo 725 C.C, solo puede disponer de una tercera parte porque el resto
constituye la legítima. Esta regla de la sucesión testamentaria, funciona en la donación, por
eso una persona no puede donar sino la tercera parte de su patrimonio, si tiene herederos
legitimarios o forzosos, porque la ley desea que sus herederos (hijos u otros descendientes
o cónyuge), no queden desamparados. Igualmente según el Artículo 726 C.C, puede
disponer libremente hasta de la mitad de sus bienes, cuando tiene solamente padres u otros
ascendientes.
f) Nominativo.
g) Prestación a cargo de una sola parte: las obligaciones con cargo del donatario tiene carácter
moral, más no pecuniario.

Según Arias Schreiber considera también como característica que es Conmutativo, pues se
puede saber de antemano las ventajas y desventajas que tiene la celebración del contrato, sin
embargo descarta la equidad (que es uno de los requisitos para que sea conmutativo).

5. CLASES:

La donación puede ser clasificada teniendo en cuenta diversos criterios. Así, la doctrina agrupa
los distintos tipos de donación en atención al momento en que producen sus efectos, a su causa
o motivo, a su extensión, a los efectos que producen y por el sujeto.

5.1. Por el momento en que produce sus efectos.-

La donación puede ser un negocio “inter vivos” o “mortis causa”, dependiendo de si tales
efectos se presentan antes o después de la muerte del donante.

Esta clasificación se remonta al Derecho Romano donde, sin embargo, obedecía a un criterio
distinto. Lo importante para los romanos no era cuándo producía efectos la donación, sino
el motivo por el cual se hacía. Así, si la donación se efectuaba en consideración a un peligro
de muerte pan el donante, aun cuando surtiera efectos en vida de este, era considerada
como “mortis causa”.

Actualmente la doctrina denomina “mortis causa” a aquellas donaciones que habrán de


surtir efecto a la muerte del donante, independientemente del motivo que las inspire. No
se requiere, pues, que el donante se encuentre en peligro de muerte o que realice el acto
de disposición en atención a ella. El criterio ya no es subjetivo sino objetivo.

Desde luego, tanto la donación “ínter vivos” como la “mortis causa” son figuras
contractuales que se perfeccionan mediante la oferta del donante y la aceptación del
donatario. En ambos casos hay un contrato, aunque las llamadas “mortis causa” estén
sujetas a la muerte del donante (y la consiguiente necesidad de que el donatario lo
sobreviva) como condición suspensiva.

5.2. Por su causa o motivo.-


Las donaciones pueden ser simples o remuneratorias. Son simples aquellas que tienen como
motivo la mera liberalidad del donante. Son remuneratorias las que se inspiran en la
intención de recompensar al donatario por sus méritos o servicios.

Ángel Gustavo Cornejo se refería a ellas manifestando que se presentan en forma de


liberalidades que se hacen en reconocimiento de hechos acaecidos anteriormente y que
dieron resultados ventajosos para el donante; y agregaba que entran en esa categoría las
donaciones efectuadas en mérito de consideraciones referidas a las cualidades del
donatario o como remuneraciones especiales, cuál sería la realizada a favor de una persona
que ha salvado la vida o el honor del donante (A.G Cornejo, “Código Civil, Exposición
Sistemática y Comentario”, tomo II, página 267).

Es importante señalar, respecto de este tipo de donaciones, que en ningún caso pueden
tener el carácter de pago de deudas exigibles, pues ello determinaría su desnaturalización.

En efecto, ya hemos comentado que es esencial a la donación que se trate de la


transferencia de un bien que no es debido al donatario. El autor modifica así la posición
asumida en la Exposición de Motivos y Comentarios al Código Civil (Tomo VI, página 252), y
discrepa ahora de Salvat quien, de acuerdo con la legislación argentina, entendía que las
donaciones remuneratorias se originaban en servicios prestados por el donatario y
susceptibles de valoración y cobro.

El espíritu de liberalidad no está, pues, ausente de las donaciones remuneratorias, ya que si


bien obedecen a consideraciones de gratitud o al ánimo de recompensar al donatario, el
donante no está obligado a hacerlas y siempre existe de su parte una intención de
enriquecer al donatario.

5.3. Por su extensión.-

Las donaciones se dividen en universales y singulares. Las primeras son las que comprenden
todo el patrimonio del donante y las segundas son aquellas que se refieren a bienes
determinados.

Las donaciones universales no están, en principio, admitidas. En efecto, si se tiene en cuenta


la disposición del Artículo 1629 del Código Civil, el donante no puede exceder la porción de
libre disposición conforme a las normas que regulan la sucesión testamentaria.

Podría ocurrir, sin embargo, que el donante carezca de herederos forzosos; en cuyo caso
tiene la libre disposición de la totalidad de sus bienes y nada impide que done la
universalidad de su patrimonio A pesar de ello, compartimos la opinión de León
Barandiaran, que señala que en tales casos no existe realmente una donación a titulo
universal, que solo cabe “mortis causa” (Op. cit., página 237). El donatario no “sucede” al
donante en el conjunto de derechos y obligaciones que constituyen su patrimonio.
5.4. Atendiendo a los efectos que produce.-

La donación puede ser pura, condicional y con cargo. Las donaciones puras son las que se
hacen sin atender a ninguna condición ni cargo impuesto al donatario Así, es pura la
donación de 2,000 soles que “A” hace a favor de la Fundación Peruana del Cáncer, por
ejemplo.

La donación condicional normalmente es la que se sujeta a una condición suspensiva, es


decir, cuyos efectos están subordinados a la realización de un acontecimiento futuro e
incierto. Tal sería el caso de la donación de un inmueble que “A” hace a favor de “B”, siempre
y cuando este obtenga el primer puesto en un concurso deportivo

Si bien las donaciones condicionales normalmente son aquellas cuya existencia depende de
una condición suspensiva nada impide calificar como tales a las sujetas a una condición
resolutoria, esto es, a las que quedan resueltas si se produce determinado acontecimiento.

Por ejemplo “A” dona un terreno a “B’, estipulándose sin embargo que la donación quedará
resuelta si “B” no obtiene la licencia de construcción respectiva.

En lo que se refiere a las donaciones con cargo, cabe anotar que estas son también1lamadas
“onerosas” o “modales” por la doctrina. En ellas el donatario está obligado a asumir
determinado gravamen o cargo. Los autores coinciden en señalar que en este tipo de
donaciones, el cargo impuesto al donatario no debe exceder el valor del bien donado.

La esencia del cargo radica en constituir un elemento accesorio y secundario, y en modo


alguno puede tener el perfil de una contraprestación pues el acto perdería el carácter de
gratuidad que es consustancial a la donación. Si “A” proporciona al Ministerio de justicia
una cantidad de dinero determinado y sin contraprestación, pero sujeto a que parte de la
misma se invierta en la remodelación de la cocina de uno de sus centros penitenciario, habrá
donación con cargo. Pero si “B” le entrega a “C” 10,000 soles, con la obligación de este
último de financiar un viaje al extranjero no existirá donación modal, pues ese viaje
representa una contraprestación y el contrato será oneroso y no gratuito.

Cabe anotar que el espíritu de liberalidad no está ausente de este tipo de donaciones; en
ellas subsiste la intención de enriquecen al donatario, si bien esta intención se ve matizada
por la presencia de un gravamen impuesto a este. Desde luego, pueden existir muchos casos
confusos, en los cuales bajo la apariencia de cargos se oculten verdaderas
contraprestaciones.

Será necesario, por ello, que cada caso sea debidamente analizado para descartar la
presencia de otro tipo de actos jurídicos impropiamente calificados de donación.

5.5. Por el Sujeto.-


a) Individuales: cuando la donación se ha hecho a una sola persona (un solo donatario).
b) Conjuntas: cuando la donación se ha hecho a varias personas conjuntamente (Artículo 1630
C.C).
6. DERECHOS Y OBLIGACIONES DEL DONANTE:

6.1. Derechos del Donante.-


a) Derecho a los frutos: Art. 1643 C.C. Los frutos de las donaciones revocadas perteneces
al donante desde que se comunica en forma indubitable la revocación; y en caso de
invalidación de pleno derecho desde que se cita con la demanda de restitución del bien
donado.
b) Derecho a Retener el Bien.
c) Derecho a la Reversión: Art. 1631 C.C. Puede establecerse la reversión solo a favor del
donante. La estipulada a favor del tercero es nula; pero no producirá la nulidad de la
donación.
d) La naturaleza peculiar de la donación admite la aplicación de un pacto en virtud del cual
se limitan los efectos del contrato en forma tal que el o los bienes donados retornan al
patrimonio del donante.
e) Derecho de Revocación: Art. 1637 C.C. El donante puede revocar la donación por las
mismas causas se indignidad para suceder y de desheredación.
f) La revocación de la Donación es un acto voluntario, ella supone la existencia de un
contrato de donación perfecto, pero que pierde su eficacia por hechos sobrevenidos y
que hacen al donatario no merecedor a su beneficio. Esta facultad caduca a los seis
meses desde que sobrevino alguna de las causas previstas por el artículo 1637, dicha
facultad de revocar la donación no pasara a los herederos. No producirá efectos la
revocación si dentro de sesenta días de hecha por el donante, no se comunica en forma
indubitable al donatario o a sus herederos. El donatario o sus herederos pueden
contradecir las causas de la revocación para que judicialmente de decida sobre el mérito
de ellas, Quedará consumada la revocación que no fuese contradicha dentro de sesenta
días después de comunicada en forma indubitable al donatario o a sus herederos.
g) En el caso de donaciones remuneratorias o sujetas a cargo; su invalidación o revocación
determina la obligación del donante de abonar al donatario el valor del servicio
prestado o del cargo satisfecho. Los frutos de las donaciones revocadas pertenecen al
donante desde que se comunica en forma indubitable la revocación; y en caso de
invalidación de pleno derecho, desde que se cita con la demanda de restitución del bien
donado.
6.2. Obligaciones del Donante.-

a) Obligación de Transmitir el bien a Título Gratuito.


b) Obligación de Indemnizar en caso de Revocación.
7. DERECHOS Y OBLIGACIONES DEL DONATARIO:

7.1. Derechos del Donatario.-


a) Derecho a Contradecir la Revocación.
b) Derecho a Acrecer: Cuando estamos ante una Donación Conjunta pero hecha a marido
y mujer, se entenderá que a éstos les corresponden partes iguales, y que además tienen
Derecho a Acrecer, si es que el Donante no dispuso lo siguiente.
c) Derecho a no entregar el bien: Cuando no se comunica la Revocación o cuando se
caduca la Revocación.

7.2. Obligaciones del donatario.-


a) Restituir el bien donado en caso de revocación y reversión.
b) Restituir los frutos
c) Se obliga a recibir lo donado si lo ha aceptado al momento de la celebración del
contrato.
8. DONACIÓN INOFICIOSA:

La Donación Inoficiosa es, pues aquella cuyo valor excede en la cuota que el donante puede
disponer por la vía testamentaria y debe ser reducida y restituida por el donatario, para que de
este modo que de salvaguardada la legítima. Esta varía según que el donante tenga hijos u otros
descendientes o cónyuge (2/3 de los bienes, articulo 725) o la mitad, si solo tiene padres u otros
ascendentemente (Artículo 726 del Código Civil). La donación es inválida en todo lo que exceda
de esta medida, es decir los herederos del donante pueden pedirlo en caso no lo realicen, la
donación quede firme. Los herederos pueden pedir la acción de reducción y el exceso se regula
por el valor que tengan o debían tener los bienes al momento de la muerte del donante.

Si las donaciones exceden la porción disponible de la herencia se puede solucionar de 2 casos:

 Suprimir o reducir el exceso a las fechas más recientes.


 Reducir a prorrata, si la fecha es la misma.

Creemos conveniente citar un ejemplo:“A” dona en 1970 un departamento a “B”; en 1976 dona
un terreno a “C”; y en 1982 dona un automóvil a "D”. “A” fallece en 1985 y lo heredan sus dos
hijos. Al momento de su fallecimiento, deja un patrimonio valorizado en 1'200,000 soles. De ahí
que, conforme al artículo 1629 (concordado con el 725), “A” solo podía donar la tercera parte
de sus bienes, por valor de 400,000 soles. Al fallecer "A", los bienes donados tenían el siguiente
valor: 400,000 soles el departamento de “B”; 180,000 soles el terreno de “C”; y 60,000 soles el
automóvil de “D”. Ello significa que el total de lo donado valía 640,000 soles al tiempo de morir
“A” y, por lo tanto, excede de la tercera parte valorizada en 400,000 soles. Se presenta pues un
exceso de 240,000 soles que es inválido a tenor del Artículo 1629 C.C. Siguiendo la regla del
numeral 1645, corresponde reducir la donación más reciente: la efectuada a favor de “D”.
Nótese sin embargo que el valor de ésta (60,000 soles) no basta para cubrir el exceso. Habrá
que reducir la hecha a “C”, con lo cual se cumple el mandato legal. El resultado será que, en este
ejemplo, únicamente “B” conservará intacto el bien donado. Tanto “C” como “D” se verán
obligados a restituir lo que recibieron o, si ello no fuera posible, a pagar su valor a la fecha del
fallecimiento.
CASO: Antonio Gómez Sánchez, es viudo, y tiene tres hijos matrimoniales, desea donar mortis
causa, cinco violines de su propiedad marca “Stradivarius” a la Orquesta Sinfónica de Trujillo,
para tal efecto el grupo deberá consignar el valor de cada violín y cuando se ejecutará dicha
donación, además deberá establecer una cláusula de reversión. Resolver el problema y redactar
la minuta.

ARTÍCULOS APLICABLES: Art. 1622 C.C, Art. 1629 C.C y Art. 1631 C.C