Está en la página 1de 3

LA DOCTRINA DEL CORDERO DE DIOS

Juan 1:35-36

35 El siguiente día otra vez estaba Juan, y dos de sus discípulos.


36 Y mirando a Jesús que andaba por allí, dijo: He aquí el Cordero de Dios.

PRINCIPALES PASAJES DE LA DOCTRINA DEL CORDERO DE DIOS

1. Génesis 4: El cordero que Abel sacrifico


2. Génesis 22: El cordero que Abraham ofrece en lugar de Isaac
3. Éxodo 12: El cordero sacrificado en la pascua
4. Levítico 16. El cordero se ofrece como ofrenda por el pecado en el altar del tabernáculo
5. Isaías 53: Donde el cordero sufriente es en quien Jehová carga el pecado de todos nosotros
6. Juan 1: El cordero es presentado por primera vez al mundo a través del Bautista
7. Hechos 8: Donde Felipe le explica al etíope por primera vez en toda la historia que el cordero
no solamente es el Cristo, si no el hijo de Dios
8. 1Pedro: Donde el cordero de Dios es sin mancha ni contaminación y nos ha redimido con su
sangre.
9. Apocalipsis 5. Donde el Cordero de Dios está en el cielo, en el trono
10. Apocalipsis 22. Donde se ve al cordero finalmente reinando en la nueva Jerusalén por toda la
eternidad.

El énfasis progresivo del cordero:

1. Génesis 4: Aquí encontramos la necesidad del cordero. (La propiciación) Dios demandaba
desde el principio de la creación que cuando se acercara el hombre pecador a un Dios santo
el hombre no podía acercarse sin derramamiento de sangre. (Hebreos 9: 22)

22 Y casi todo es purificado, según la ley, con sangre; y sin derramamiento


de sangre no se hace remisión.

2. Génesis 22: La provisión del Cordero, Dios tenía que proveer este Cordero. (1 Juan 4: 9)

9 En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a
su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él.

3. Éxodo 12: Encontramos la inmolación del Cordero, ósea el Cordero tenía que morir para
poder alimentarnos a todos nosotros.

4. Levítico 16: encontramos el carácter del cordero, el cordero tenía que ser sin mancha ni
contaminación (Hebreos 4:15)
15 Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de
nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra
semejanza, pero sin pecado.
5. Isaías 53: La persona del cordero, ya el profeta Isaías describe que el cordero no solo sería
simplemente un animalito, si no que sería personificado, era una persona la que realmente
asumiría el papel de un cordero, y como cordero sería entregado a sus trasquiladores.

6. Juan 1: se identifica al cordero. Vean el énfasis de la doctrina del cordero. Por primera vez se
identifica al cordero de Dios.

7. Hechos 8: se muestra al cordero como el hijo de Dios.

8. 1Pedro 1: 18-21): se revela una nueva doctrina acerca del cordero, en este pasaje la
doctrina del cordero mira hacia atrás al presente y al futuro, donde se resume todos los
aspectos del cordero.

18 sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la


cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o
plata,
19 sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y
sin contaminación,
20 ya destinado desde antes de la fundación del mundo, pero manifestado
en los postreros tiempos por amor de vosotros,
21 y mediante el cual creéis en Dios, quien le resucitó de los muertos y le
ha dado gloria, para que vuestra fe y esperanza sean en Dios.

Aquí por primera vez se habla de la resurrección del cordero

9. Apocalipsis 5: 6-10: Se encuentra al Cordero de Dios sentado en el trono con Dios

6 Y miré, y vi que en medio del trono y de los cuatro seres vivientes, y en


medio de los ancianos, estaba en pie un Cordero como inmolado, que
tenía siete cuernos, y siete ojos, los cuales son los siete espíritus de Dios
enviados por toda la tierra.
7 Y vino, y tomó el libro de la mano derecha del que estaba sentado en el
trono.
8 Y cuando hubo tomado el libro, los cuatro seres vivientes y los
veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero; todos tenían
arpas, y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los
santos;
9 y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de
abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has
redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación;
10 y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos
sobre la tierra.

10. Apocalipsis 22: el reino eterno del cordero

3 Y no habrá más maldición; y el trono de Dios y del Cordero estará en ella,


y sus siervos le servirán,
4 y verán su rostro, y su nombre estará en sus frentes.
5 No habrá allí más noche; y no tienen necesidad de luz de lámpara, ni de
luz del sol, porque Dios el Señor los iluminará; y reinarán por los siglos de
los siglos.