Está en la página 1de 15

ICA: ¿Qué es?

ICA es el Impuesto de Industria y Comercio el cual se genera por la realización


de actividades industriales de forma directa o indirecta, comerciales o de servicios,
que se desarrollan de manera permanente u ocasional, en un inmueble
determinado, sea que exista establecimiento de comercio o no.

Es necesario inscribirse en el Registro de información Tributaria, declarar y pagar


el Impuesto de Industria y Comercio, para diferentes establecimientos de comercio
como lo son: droguerías, tiendas, ferreterías, fabricas, prestación de servicios o
realización de actividades comerciales, sin importar si se tiene local u oficina,
también en las cuales se anuncien por medio de vallas, avisos, tableros o
emblemas sus servicios.

ICA : Régimen Común


A este régimen pertenecen las personas jurídicas y aquellas naturales que
realizan una actividad industrial, comercial, o de servicios, de forma permanente u
ocasional y deben declarar y pagar el impuesto ICA, cada dos meses.
Las fechas para declarar y pagar el Impuesto de Industria y Comercio en el
Régimen Común son:
Impuesto de Industria y comercio ICA

Régimen común con pago bimestral

Periodo Bimestre Hasta el día

1 Bimestre enero - febrero 16 de marzo

2 Bimestre marzo - abril 18 de mayo

3 Bimestre mayo - junio 23 de julio

4 Bimestre julio - agosto 21 de septiembre

5 Bimestre septiembre - octubre 16 de noviembre

6 Bimestre noviembre - diciembre 18 de enero de 2019

Régimen común con pago anual


Para contribuyentes con declaraciones 2017 que no excedan
los 391 UVT ($12.457.000)
Año gravable 2017 19 de enero de 2018

ICA : Régimen Simplificado


A este régimen pertenecen las personas que cumplen con las siguientes
características:
 En el año anterior obtuvo ingresos brutos totales provenientes de la actividad, inferiores a
tres mil quinientas (3.500 UVT. Año 2016 equivalentes a $ 104.136.000)*
 Tiene máximo un establecimiento de comercio, oficina, sede, local o negocio donde ejerce
su actividad.
 En el establecimiento de comercio, oficina, sede, local o negocio no se desarrollen
actividades bajo franquicia, concesión, regalía, autorización o cualquier otro sistema que
implique la explotación de intangibles.
 No es usuario aduanero
 No ha celebrado en el año inmediatamente anterior ni en el año en curso contratos de
venta de bienes y/o prestación de servicios gravados por valor individual, igual o superior
a tres mil quinientas (3.500 UVT Año 2016: $ 104.136.000) ** (Año 2017: $ 111.507.000)
 El monto de sus consignaciones bancarias, depósitos o inversiones financieras durante el
año anterior o durante el respectivo año no supere la suma de tres mil quinientas (3.500)
UVT. *(Año 2016: $ 104.136.000) ** (Año 2017: $ 111.507.000)
 Nota: Para la celebración de contratos de venta de bienes y/o de prestación de servicios
gravados por cuantía individual y superior a tres mil quinientos (3.500) UVT, el
responsable del régimen Simplificado deberá inscribirse previamente en el Régimen
Común.
Las fechas para declarar y pagar el Impuesto de Industria y Comercio en el
Régimen Simplificado son:
Impuesto de Industria y comercio ICA

Régimen Simplificado

Año gravable 2017 19 de enero de 2018

Año gravable 2018 25 de enero de 2019

ICA : Tarifas
La tarifa de retención del impuesto de industria y comercio será la que
corresponda a la respectiva actividad. En caso de que el sujeto de retención no
informe su actividad o esta no se pueda establecer, la tarifa de retención será la
tarifa máxima vigente para el impuesto de industria y comercio dentro del periodo
gravable y a esta misma tarifa quedará gravada la operación.

A continuación se describen las tarifas del Impuesto de Industria y Comercio


(ICA):
Tarifas
Listado de actividades vigentes
(Por mil)

a. Actividades Industriales

Producción de alimentos, excepto bebidas; producción de calzado y prendas


4,14
de vestir.

Fabricación de productos primarios de hierro y acero; fabricación de material


6,9
de transporte
Tarifas
Listado de actividades vigentes
(Por mil)

Edición de libros 8

Demás actividades industriales 11,4

b. Actividades Comerciales

Venta de alimentos y productos agrícolas en bruto; venta de textos escolares


4,14
y libros (incluye cuadernos escolares); venta de drogas y medicamentos

Venta de maderas y materiles para construcción; venta de automotores


6,9
(incluidas motocicletas)

Venta de cigarrillos y licores; venta de combustibles derivados del petróleo y


13,8
venta de joyas

Demás actividades comerciales 11,04

c. Actividades de servicios

Transporte, publicación de revistas, libros y periódicos, radiodifusión y


4,14
programación de televisión.

Consultoría profesional; servicios prestados por contratistas de construcción,


6,9
constructores y urbanizadores, presentación de películas en salas de cine.

Servicio de restaurante, cafetería, grill, discoteca y similares; servicios de


hotel, motel, hospedaje, amoblado y similares; servicio de casas de empeño 13,8
y servicios de vigilancia.

Servicios de educación prestados por establecimientos privados en los


niveles de educación inicial, preescolar, básica primaria, básica secundaria y 7
media.

Demás actividades de servicios 9,66

d. Actividades financieras

Actividades financieras 11,04

ICA : Liquidación
A continuación se describen los pasos a seguir para realizar la Liquidación del
Impuesto de Industria y Comercio (ICA)para la ciudad de Bogotá:
 Ingresar al sitio web de la Secretaría Distrital de Hacienda de Bogotá
 Digitar los datos de la actividad económica.
 Diligenciar todos los datos que el formulario exige
 Generar el formulario para pago total.
 Revisar, imprimir, firmar y pagar en cualquiera de las entidades bancarias autorizadas
hecho generador la descripción legal e hipotética de uno o
varios hechos o circunstancias bajo los cuales mediante
normatividad se genera una obligación frente al Estado. En
otras palabras, es a través de una norma legal que se enuncia
de forma abstracta que, de ocurrir ciertos hechos se producen
efectos jurídicosentre el contribuyente y el Estado.

Ahora bien, cuando el hecho que fue contemplado en la norma


de manera abstracta, efectivamente ocurre, entonces se
denominará hecho imponible. Se le da dicha calificación
porque al suceder el acontecimiento pueden generarse
ciertos efectos jurídicos para el contribuyente producto del
vínculo de este con el Estado.

También es necesario tener en cuenta que el Concejo de


Estado expuso que a pesar de que se llegue a verificar que el
hecho contemplado en la normatividad como generador del
impuesto sucede y por tanto se genera la obligación
tributaria, esto no necesariamente implica que el nacimiento de
la obligación tributaria coincida con el momento de su
exigibilidad o causación. Lo anterior, debido a que los
legisladores pueden optar por condicionar la causación de la
obligación tributaria en un momento que sea posterior al
nacimiento de dicha obligación.

¿Donde se entiende causado el impuesto de industria y comercio


en las actividades industriales?
Por Gerencie.com

El impuesto de industria y comercio por ser un impuesto territorial


presenta dificultad a la hora de determinar el municipio donde se
entiende causado, pero tratándose de actividades industriales el asunto
es más sencillo.
En la actividad comercial, el impuesto de industria y comercio se causa
en el municipio o municipios donde se comercialice, lo que a veces no es
fácil determinar.
En el caso de la actividad industrial, aunque conlleva a la vez una
actividad comercial puesto que los bienes producidos se han de
comercializar, la ley se encargó de dejar en claro donde se causa el
impuesto.
La ley 49 de 1990 en su artículo 77 dispuso:
Impuesto de industria y comercio. Para el pago del impuesto de industria y
comercio sobre las actividades industriales, el gravamen sobre la actividad
industrial se pagará en el municipio donde se encuentre ubicada la fábrica o planta
industrial, teniendo como base gravable los ingresos brutos provenientes de la
comercialización de la producción.

El mensaje el claro y fuerte: el impuesto se causa en el municipio donde


esté ubicado el centro industrial, donde esté montada la fábrica, no
importa que luego la producción de la fábrica sea comercializada en otros
municipios.
En ese sentido se ha pronunció la sección cuarta del Consejo de estado
en sentencia:
La definición de ingresos originados en la actividad industrial prevista en la citada
disposición, corresponde a la misma definición de actividad industrial consagrada
en el artículo 77 de la Ley 49 de 1990, por lo que se reitera lo precisado por la
Sala en anteriores oportunidades, en el sentido de señalar que de acuerdo con el
texto del artículo 77, el impuesto de Industria y Comercio por la actividad industrial
debe ser cancelado en el municipio de la sede fabril, tomando como base la
totalidad de los ingresos brutos originados por la comercialización de la
producción.
Lo anterior, porque como lo ha señalado la Sala, la modificación sustancial
introducida por el artículo 77, consistió precisamente en que, ante el municipio de
la sede fabril, ya no es admisible la prueba de la comercialización de la producción
en municipios diferentes, sino que es a estos a los que se les debe probar que los
bienes o productos vendidos en sus territorios, son fabricados o manufacturados
por el vendedor y sobre los mismos se ha pagado el gravamen sobre la actividad
industrial, esto, obviamente con el propósito de que como dijo la Corte Suprema
de Justicia en la sentencia de octubre 17 de 1991 que decidió sobre su
exequibilidad, no se liquide otro impuesto sobre la misma base gravable.
En cuanto a la comercialización de los bienes que se producen por el industrial, ha
dicho la Sala que la actividad industrial ejercida por aquel no deja de serlo, ya que
legalmente no puede considerarse como comercial la actividad que ha sido
definida y catalogada como de carácter industrial.
Asimismo ha precisado la Sala que el impuesto por la actividad industrial se causa
sobre la totalidad de los ingresos provenientes de la comercialización de la
producción, cualquiera que sea el municipio donde ésta se realice y debe pagarse
en el municipio de la sede fabril o planta industrial [Bogotá, D,C., Ocho (8) de
marzo de dos mil dos (2002) Radicación Número: 25000-23-27-000-1999-0497-
01(12300)]

Esta jurisprudencia ha sido reiterada en sentencias del 2 de abril de 2009


expediente 17197 y del 28 de mayo de 2009 expediente 16987 entre
muchas otras.
1081 Elaboración de productos de panadería 4,14
3091 Fabricación de motocicletas 6,9
Comercio al por menor de otros productos nuevos en
4774 11,04
establecimientos especializados
5613 Expendio de comidas preparadas en cafeterías 13,8
8541 Educación técnica profesional 9,66
8522 Educación media académica 7

¿Cuáles son los contribuyentes que están obligados a pagar el impuesto de Industria y
Comercio? Toda persona natural o jurídica que en jurisdicción de un municipio determinado ejerza
una actividad industrial, comercial o de servicios, con o sin establecimiento, debe registrarse en
Industria y Comercio y pagar el impuesto correspondiente a su actividad. El impuesto de Industria
y Comercio correspondiente a cada periodo gravable, se liquida con base en los ingresos netos del
contribuyente obtenidos durante este período. Para determinar estos ingresos, se toma la
totalidad de los ingresos ordinarios y extraordinarios, y se le restan los correspondientes a
actividades exentas y no sujetas, así como las devoluciones, rebajas y descuentos, exportaciones y
la venta de activos fijos.

¿Cuál es la base para calcular el impuesto de Industria y Comercio?

El impuesto de Industria y Comercio correspondiente a cada periodo gravable, se liquida con base
en los ingresos netos del contribuyente obtenidos durante este período. Para determinar estos
ingresos, se toma la totalidad de los ingresos ordinarios y extraordinarios, y se le restan los
correspondientes a actividades exentas y no sujetas, así como las devoluciones, rebajas y
descuentos, exportaciones y la venta de activos fijos

Territorialidad en el impuesto de industria y comercio


Por Gerencie.com

El principio de territorialidad en el Impuesto de industria y comercio,


supone que un determinado municipio sólo puede cobrar el respectivo
impuesto sobre los ingresos obtenidos en su jurisdicción, lo que lleva a
que el contribuyente para determinar la base gravable deba restar del
total los ingresos, los ingresos obtenidos o generados en otros
municipios.
Se considera que el sujeto pasivo o contribuyentes ha obtenido ingresos
en un municipio cuando ha desarrollado actividades comerciales,
industriales o de servicios en su jurisdicción, utilizando o no un
establecimiento comercial.
El sólo hecho de llevar a cabo la operación gravada en predios del
municipio ya lo convierte en responsable del impuesto.
La ley 14 de 1983 ya no exige que la realización del ingreso se haga
mediante Establecimientos de comercio, Sucursales comerciales o
Agencias comerciales; es suficiente con que se haga uso de las
instalaciones e infraestructura de un municipio para generar el ingreso,
para que se deba tributar en el respectivo municipio.
En principio no debe existir dificultad alguna para determinar cuando un
ingreso es generado en uno o en otro municipio, pero hay casos en que
el hecho generador sucede en varios municipios al tiempo, o se requiere
que en cada municipio se desarrolle un proceso diferente, por lo que en
estos casos resulta complicado determinar en cual de todos se deben
pagar los Impuestos.
Para tratar de aclarar el concepto de territorialidad que mejor que
remitirnos a la doctrina y jurisprudencia existente sobre este tema:
Consejo de Estado. - Sala de lo Contencioso Administrativo. -
Sección Cuarta. - Santafé de Bogotá, D.C., siete (7) de junio de mil
novecientos noventa y seis (1996). Consejero Ponente: Doctor Delio
Gómez Leyva:
“El punto fundamental que se debate en la demanda consiste en
considerar si los ingresos obtenidos por ventas efectuadas en
Barranquilla pueden ser gravadas en el Municipio de Medellín.
La Sala comparte los argumentos del Tribunal a quo, y habrá de
confirmar la providencia apelada, porque conforme a la Ley 14 de 1983,
Artículo 31, el impuesto de industria y comercio es un tributo de carácter
municipal cuyo hecho generador es la actividad comercial, industrial o de
servicios que debe tener ocurrencia dentro de la respectiva jurisdicción
municipal y cuya base gravable, consecuencialmente está constituida por
los ingresos generados por tal actividad, también dentro del municipio
respectivo.
Estos elementos del tributo, hecho generador y base gravable tienen, a
su vez, el elemento territorial que contrae la ocurrencia de aquellos al
ámbito de cada municipio, todo lo cual ha sido fijado por la ley y no
puede ser modificado por los acuerdos o normas locales que lo regulan
en cada jurisdicción, y menos por los funcionarios administrativos
encargados de aplicarlas.
Ya en reiteradas oportunidades la Sala ha precisado que una de las
características del impuesto de industria, comercio y avisos en su
carácter local, que restringe su ámbito de aplicación y sus alcances a los
límites territoriales del respectivo municipio. No se pueden gravar así las
actividades realizadas en un determinado municipio, sujetas allí a
gravamen, en cualquiera otra localidad aduciendo que es en esta última
a donde se destina, o consume el producto, pues por una parte el hecho
generador no es el consumo de bienes y servicios sino la prestación de
actividades industriales, comerciales y de servicios y por la otra, el sujeto
pasivo del gravamen no se sitúa en el lugar de consumo sino en el lugar
en donde se realice la actividad gravada.
De aceptar la tesis de la apoderada de Medellín implicaría gravar
absolutamente en este Municipio la totalidad de las empresas cuyos
productos se consumen en este Municipio incluidas las ventas
efectuadas por sociedad en el extranjero, que escapan obviamente a la
actividad impositiva del Estado Colombiano.
Así las cosas, no podía la Administración de Medellín imponer
gravámenes sobre ventas efectuadas en otros municipios, distintos a su
jurisdicción pues la Ley 14 de 1983 compilada en el Decreto ley 1333 de
1986, lo que señala es el hecho generador y la base gravable y no puede
un municipio incluir en ésta ingresos percibidos por la comercialización
de los bienes producidos, cuanto ésta se efectúa en otros municipios.
Por último, observa la Sala, que la sentencia apelada coincida con el
criterio del Consejo de Estado expresado desde la sentencia del 2 de
marzo de 1992 (Expediente No. 3581, Actor: Aluminio Reynolds Santo
Domingo S.A., Ponente Doctor Carmelo Martínez Conn), oportunidad en
la cual consideró con fundamento en el Artículo 31 de la Ley 14 de 1983
que el ejercicio de la actividad industrial en la ciudad de Barranquilla
(sede principal) le da derecho a esta ciudad a liquidar el impuesto sobre
el valor de la comercialización de la producción realizada en ella en su
condición de industrial. Por lo tanto, los ingresos por venta realizadas en
dicha ciudad forman parte de la base gravable, aunque su destino sea
clientes de otras ciudades, porque es Barranquilla en donde se reputa
realizada la venta en desarrollo de la actividad industrial.
Distinto es el caso de las empresas que mediante un establecimiento de
comercio realizan actividades comerciales en municipio distinto al de su
sede fabril, evento en el cual el Municipio en cuyo territorio se realice tal
actividad, puede imponer el gravamen conforme con las previsiones de
las Leyes 14 de 1983 Artículos 31 a 33 y 49 de 1990 Artículo 77”

Retención en la fuente en el Impuesto de industria y comercio.


Así como un municipio no puede cobrar Ica sobre los ingresos de otros
municipios, obviamente tampoco se puede aplicar retención en la fuente
sobre ingresos que no tributan en el municipio.
Teniendo en cuenta que la retención en la fuente es un recaudo
anticipado del Impuesto de industria y comercio, no es posible afectar
con dicha retención a los ingresos originados en otros municipios, debido
a que estos no deben tributar, y si no deben pagar impuesto alguno, no
debe haber razón para aplicar retención en la fuente por Ica.
Sobre el respecto el Consejo de estado se pronunció de la siguiente
forma:
Consejo de Estado.- Sala de lo Contencioso Administrativo.-
Sección Cuarta.- Santafé de Bogotá, D.C., noviembre veintidós (22)
de mil novecientos noventa y seis (1996).
“CONSIDERACIONES DE LA SALAPrevio a decidir, llama la atención de
la Sala que la sustentación de fondo del fallo materia del recurso,
corresponda íntegramente a la transcripción de las consideraciones
expuestas en el proveído que decretó la suspensión provisional de los
efectos de las normas acusadas, proceder que desatiende la naturaleza,
requisitos y finalidades de la medida, (art. 152 del C.C.A.), pues en la
providencia que decide la solicitud de suspensión, la actividad del juez se
limita a una simple verificación directa y valoración prima facie de
legalidad, que no constituye prejuzgamiento alguno, cuestión que excluye
el examen y análisis de fondo de la juridicidad del acto, estudio que debe
efectuarse en oportunidad diferente, esto es, en la sentencia, providencia
en la que debe atenderse lo previsto en artículo 170 lb.Precisado lo
anterior, se observa que las disposiciones materia de demanda,
corresponden a los apartes destacados del artículo 2º y su parágrafo del
Acuerdo Nº 055 de 1995, que disponen:
“Artículo Segundo. Modifíquese el artículo 46 del Código de Rentas, el
cual quedará así:
«Artículo 46. Base gravable de contribuyentes con ingresos fuera de
Valledupar.
»El contribuyente que perciba ingresos por actividades industriales,
Comerciales o de Servicio realizados en lugares distintos al Municipio de
Valledupar, podrá descontar de la base gravable, los ingresos obtenidos
en esos Municipios siempre y cuando hayan declarado y pagado el
Impuesto de Industria y Comercio, Avisos y Tableros en los Municipios
donde asegura haber obtenido los ingresos y se encuentren debidamente
registrados en los libros de contabilidad.
» Se entiende que una actividad Industrial, Comercial o de Servicios se
realiza fuera de Valledupar, cuando el acto de venta de los productos o
de Servicios o la suscripción del contrato respectivo se cumple fuera del
Municipio.
»Retención del Impuesto de Industria y Comercio.»Los establecimientos
Industriales, Comerciales o de Servicios, incluidos los establecimientos
públicos, las Sociedades de Economía Mixta y las Empresas Industriales
y Comerciales del Estado del orden Nacional, Departamental y/o
Municipal, que realicen el hecho generador de la obligación Tributaria,
deben retener a título de Impuesto de Industria y Comercio, un milaje
igual al que deberán tributar en la actividad Industrial, Comercial o de
Servicios, según las tarifas establecidas en el artículo 49 del Código de
Rentas, por aquellos pagos o abonos en cuentas susceptibles de
constituir Ingresos gravables de Industria y Comercio, por quienes lo
reciban y no estén registrados en la sección de Industria y Comercio, del
Municipio; valor que deben consignar en la Tesorería Municipal o en las
Entidades Bancarias que indique la Secretaría de Hacienda Municipal,
dentro de los primeros quince (15) días calendario del mes siguiente al
recaudo.Parágrafo: Los recaudos (sic) de la retención del Impuesto de
Industria y Comercio, deben presentar ante la División de Impuesto de la
Secretaría de Hacienda Municipal o ante la Entidad Bancaria Financiera
encargada de la Administración y vigilancia del recaudo de la retención,
una declaración mensual de retención sobre la compra de productos o
servicios en los formatos diseñados para tal fin, junto con los recibos de
consignación de los valores recaudados por tal concepto; en caso
contrario la persona Natural o Jurídica encargada de efectuar la
retención, pagará de su propio peculio las sumas dejadas de recaudar.
»Cuando los recaudadores responsables de efectuar la retención del
Impuesto de Industria y Comercio no consignen dentro de los primeros
quince (15) días del mes siguiente, serán sancionados con multas
sucesivas de quince salarios mínimos legales diarios, hasta la fecha que
consigne el dinero recaudado.
»Las sanciones a los recaudadores de la retención del Impuesto de
Industria y Comercio, serán impuestas por el Jefe de la División de
Impuestos, previo visto bueno del Secretario de Hacienda, y éstas
dependerán del monto de la evasión o inexactitud y para sus efectos se
harán acreedores al régimen de sanciones contemplados en el capítulo 4
del Código de Rentas de Valledupar»”.
Respecto del acto demandado, se observa que mediante la disposición
transcrita, se modificó el artículo 46 del Código de Rentas del municipio
de Valledupar, según su título, relativo a la “Base Gravable de
contribuyentes con ingresos fuera de Valledupar” y específicamente, las
normas materia de acción, corresponden al inciso 3º, que estableció la
“Retención del Impuesto de Industria y Comercio” y su parágrafo, que
introdujo al ordenamiento municipal la declaración mensual de retención,
así como las obligaciones y sanciones a los responsables.
Antes de emprender el análisis de fondo de dicho acto, estima la Sección
Pertinente, efectuar brevemente algunas consideraciones, de carácter
general, acerca de la competencia de las entidades territoriales en el
campo impositivo y especialmente en materia de administración y cobro
de tributos.
Facultades de Administración y Recaudo de los Tributos
Territoriales.
Como es sabido, existen claras diferencias entre la función de crear o
establecer tributos y la de administrar y recaudar los ya adoptados. La
primera de dichas funciones, vale decir, la de crear tributos, debe ser
ejercida directamente por el Congreso, dado que respecto de ella existe
la reserva de ley que consagra el artículo 150-12 de la Carta, que le
atribuye al legislador la función de autorizar la creación de los tributos.
En este campo se cumple la principal actividad tributaria de señalar las
bases para el nacimiento de la obligación, la indicación de los sujetos, el
hecho generador, las tarifas, periodos, etc.
Así mismo, si el tributo ha sido creado para regir en el ámbito local, la
decisión sobre su adopción o establecimiento en la respectiva jurisdicción
corresponde a la respectiva entidad territorial, decisión política que debe
ser tomada mediante acto del concejo (arts. 313-4 y 287-3 de la Carta) y
en todo caso, con sujeción a lo dispuesto en la Constitución y la ley.
Respecto de la segunda, cabe observar que administrar y recaudar un
tributo es otra función diferente a la de creación de los impuestos, que
corresponde a la tarea de cobrar y permitir que se materialice y ejecute lo
establecido en la ley, para arbitrar recursos propios del nivel territorial, a
cuyo efecto, compete a la entidad respectiva incorporar a su presupuesto
la correspondiente renta, así como disponer la reglamentación pertinente
a la regulación del procedimiento para el exacto recaudo, fiscalización,
control y ejecución coactiva del tributo y en general, todos los aspectos
que conlleva el establecimiento de los medios para su determinación
individual.
En este orden de ideas y en la forma como se desprende, entre otros, del
artículo 287-3 de la Carta, las entidades territoriales a través de sus
concejos municipales tienen competencia para “Administrar los
recursos...”, vale decir, regular lo atinente a la administración, recaudo y
control de los tributos establecidos para regir en el ámbito local, con la
autonomía que a éstos entes les reconoce la Constitución, atribución que
desde luego, debe ser ejercida “dentro de los límites de la Constitución y
la ley”, como allí se advierte perentoriamente. Consecuencialmente en su
desarrollo no pueden ser modificados los elementos estructurales de los
tributos, ni variar lo dispuesto en la ley.
A nivel legal, el artículo 62 de la Ley 55 de 1985, (203 del Decreto 1333
de 1986) previó en materia de reglamentos que, “para efectos de la
correcta liquidación y pago del Impuesto de Industria y Comercio, los
concejos municipales expedirán los acuerdos que garanticen el efectivo
control y recaudo del mencionado impuesto”.
Así mismo, la Ley 43 de 1987 en su artículo 47, autorizó a los conceptos
para establecer a título de anticipo del Impuesto de Industria y Comercio,
una suma hasta del 40% del impuesto determinado privadamente por los
contribuyentes, la cual será abonada al impuesto a cargo en el año o
periodo siguiente.
Por regla general, los mecanismos de cobro anticipado de los
tributos, tales como las retenciones en la fuente o los anticipos, son
instrumentos de captación eficiente de recursos, tendientes a obtener
abonos a buena cuenta de la obligación tributaria, que facilitan el ingreso
permanente de fondos a las arcas públicas, y constituyen además medio
de control a la evasión.
Dichas herramientas de aceleración de la captación de los tributos
unilateralmente impuestos por el Estado, son instrumentos esenciales de
los que dependen la capacidad de gestión y ejecución y forman parte de
las diferentes medidas que pueden dictar los concejos municipales para
“reglamentar su recaudo”. No obstante, se repite, el ejercicio de esta
facultad, así como de las demás que la Carta confiere a los concejos,
encuentra su límite propio en la Constitución y la ley”.

También podría gustarte