Está en la página 1de 40
40 La Educacién en los primeros afios N°22 Los objetivos de la actividad propuesta En muchos casos, al comparar las primeras producciones con las Ulti- mas no se observan cambios impor- tantes. {Esto significa que no hubo aprendizajes? Creemos que, mas alld de los resultados observables en los planos producidos, fue una situacién rica de trabajo para la ma- yoria del grupo. ;Por qué? No se trata exclusivamente de eva- luar el producto final y los logros obtenidos en relacién con el plano, si bien se espera que los alumnos. avancen en sus recursos de pro- ducci6n e interpretacién de los mismos. El aprendizaje sobre las relaciones espaciales no esté dado exclusivamente por una incorpora- cién de estrategias de representa- cidn del plano, sino también por el tipo de interacciones que promue- ve, por el caudal de reflexiones que se producen en la clase a partir del problema. Ha sido citada anteriormente la idea acerca de que los problemas de la representacién plana pueden ser pensados como un “medio” para Provocar conceptualizaciones (Cas- tro, 1999). La produccién del mis- mo es una oportunidad para poner en juego relaciones espaciales, confrontarlas, revisarlas y ampliar- las. El avance esta también dado por el tipo de reflexiones que éste permitié instalar. Asumimos -también para estos co- nocimientos involucrados- una pers- pectiva de largo plazo de construc- cién de conocimientos matematicos: valoramos la importancia de la acti- vidad cognitiva del sujeto en el pro- ceso de conceptualizaciones sucesi- vas. Los alumnos tuvieron oportuni- dad para tomar conciencia de lo realizado por si mismos y por otros, explicitaron aspectos hasta ese mo- mento implicitos, opinaron sobre la propia produccién y la ajena (“no te van a entrar las cosas,geh?”, “jNo, si no se ve eso desde arriba!”, “Hay que fijarse muy bien en el tamafio”, “Desde ‘arriba—arriba’ se ven asi, desde ‘arri- ba-de costado’ se ven asi”). Conside- ramos que estos tipos de interaccio- nes son centrales en el proceso de aprendizaje de los conocimientos que estamos abordando y no nece- sariamente pueden ser incorporados inmediatamente por los nifios a sus producciones. A modo de cierre Ha sido sefialada la escasa investi- gaci6n didactica sobre la ensefianza de este campo de conocimiento y, a la vez, la necesidad de incluirlo como objeto de estudio en el Nivel. No presentamos una secuencia di- dactica, sino momentos de trabajo que relevan problemas con los que se encuentran los nifios en la pro- duccién de un plano. Consideramos que seria necesario retomar estos aspectos con los mismos alumnos en otros momentos, tanto conti- -seuly sovang ap pepnia e) ap ‘onanyy e1quioy Ja exed eyanosy e} ap exosase A upro -eznaqeyly ep eueoyeweoune7 pay e] ep eagewioyeus ale fap elopeuipro09 ‘gpg f je/au] fexIN eomewwepeW €] 8p ezueyasua €} 21908 SoueutUIaS { S0sin9 ‘9p aqua2op ‘senly sovang ep pepni3 e] ep ouse)qo5 8p winynaiiing ap up!odasig e ap eonewayey ‘9p od nb jap ouquiayu se uew/oug expne|) ‘9661 ‘Sealy soueng "TZ oN Seaeonp3 sepepanoly e35/A2/ "493 2] Ua BjjewoaN ej ep alezipuaide 13, “| ‘Zles, “e661 ‘sequelss09 “OBI ‘,ezeid e| e opuiosey, "9 ‘oyLneW “| ‘zleg {B61 ‘SaUAI0D ‘€ “ON SeNPWIALEY) Seepl SeAaNN ‘J2/02800/d Ua eoneWIazEWy “| ‘ZIeS “6661 'vO9 ‘uoroeanpy ep eu -eyaoag ‘winjnoyuing ep uorpoeuiq ‘seuy soueng ‘eonjeuiayeyy ‘0}019 Jat se|nO|N OVESIq aie] “H ‘yo\ioozy 8 “9 ‘ueunio1g £9 “eed “q ‘Aysnopeg ‘6661 ‘VG09 ‘ug!seonpy ep ey ~eye10ag ‘winjnoy.ing ep uotzoqNIg ‘sauly souang ‘eonpuiayey|‘Jeiouen covey) ‘1eInoUUN2 OUasIQ alg “H “Ypinoo2]| 9 “9 ‘ueuniolg 19 ‘eure “g Yojsiopes “R66T ‘W809 ‘uoIeoNpI ap eLe}ai08g “uunynayuing @p Uplooaiiq ‘seuly sousng ‘p93 ‘7919 opuniag euatuoen e} ap ezueyesuz *¢ oye "1 ‘yoitoogy| 9 “9 ‘veunjoug £9 ‘ened “g ysopeg “8661 ‘SeAEONpY SAPEPAAON “OIPy ‘SauIy souand ‘2 oN ‘Soue Sosauiid so] Ua UoiDeonpa 27 'G 20 Ue ‘,{Je101U) [ONIN J Ue eonewayeU! Je0ey Jod sowepustue 9nd?,, "3 “WW ‘equerend “G66T ‘CODON ‘2 oN “Z [0A ‘eonpwaey) uoroeonp7 }sirai ‘@elouelJ ud SOJAUUNL so] Bp eZUeUeSLZ e| A SeONELIa}EW Se] ep eoNDepIq 9 ug|oeBinsenul e| ap serouapualy “9 “W Uafed “VEGT ‘sopled ‘seuly soueng ‘eanewarey ap eansepig ‘(Sduio9) z1eg A euieg ug “le jUallala ejendsa ej ua eLsjewded ®| ep ezueyasua e} £ Sajeioedse Seuoioou se] ap sisougooisd 2] “eysjewoad 27, “5 'Zanjeg “S66T ‘@lt9 “Wavid XI 2] ua epejuasaid eloueuod ‘,seinsy se] aigos ugioe.ejoap ap soluiwop saquasslig, “q ‘2uoBe1j “G66I ‘W'G'O'W ‘Selly Sousng “«eonguiayeW 9p ealy “feIoIU} ugIoeanp3 2] Bled Jeinouung oxeuyh ‘eueuipy ‘Osea “6661 "y8O9 “wnjnoyng 8p upiooeuIa ‘seuly Souang “eonewiaey "soye G Ay “IelDIu [@nIN Oyesiq dag, “y ‘Ouse, “p66 ‘eBneanes a9suad 2] ‘a}qously ‘pneu8.en piel9y J8 neassnoig ‘Ang @ adewuioy “eouely ue Senbaewayjeul sep enbiioepip ap sue JBut, ‘soz30 K “W ‘@nBiJy us ‘,senbReweyjew sap enbyoepip 2] 38 Jn1uBo9 yusuiaddojangp np a1BojoyDksd @| aque sjioddes sep uornjong, “7 ‘unug “og6r ‘evedsa ‘6 wv elezipuardy A eoueyuy eysixan "asauoejes Seung|e ap sisijeue :eiBojoo1sd A seonewejew Sel ap ejdoBepegp “r ‘unig, “S66T '3AOWN “GiLd ‘Ill EauEABONIGIG Uo!D9aIag eonewa}eW e| sp ezUeuasuz oyualUNg je Bied jouedse je opionpesy f eg “oun ‘NV puexg epsiney) ua seaue45 Ua opentignd \eUlsuO ojnajzy *,eLeulud ejanose e| Uo epsjaul0e8 | ep ezueyasue e7, “HW ‘ules A °y ‘Jojeutieg ‘yuveoonsig Reflexiones en torno ala ensefianza del espacio “B66T ‘VEN ‘IRI9IU| JOAN J@ Ue eoneWIE,EW | 9p EONSepIG OLeUIUIES jap o19edsg Jap ezueyesug e| aigos sesejo se] ue ZIeS ew] e1osajoud e| 10d opeyuasaid ofeqes jap anjed e sepesidsul opis uey sapepiaoe seysy “g Wy “soyeotignd exed ugisezuoyne 2] ejenosa e| ap onoauip odinba je K wsojeBag eijiga9 enseew e} e oozopeidy “oAanN a1qWO}] [2 eied ejanosy e} ap 11 Soue ¢ ap ees e| & uspuodsexioo ueyuasaid 98 anb sofeqes) S07 °Z ‘R661 Ua EISINal ESO ep Z “CAN [2 UB OpIoeiede ‘equerend 2 'W 2p ojnoque ja ‘oyund aysa ied ay “T SvION “euejd ugioeyueseides 2] ep ewaiqoud je sope|nouiA ‘uadas0ne} seouene A sauolxeijai ‘seyeqap anb deipnyse A sewajqoid ap ojun{uco ep sojoedse sonenu Jeje}SU! O UeD0A -oid eyed ugisioap eyanbad epeo OOS JezI|BUe ‘soUUN]e so] e 1au0d -oud e setua|qosd ap odj} J2 ua 4ezIp -unjoid ol4esa99u $9 ‘a]USLa]UapIAZ “s0}a{qo so] ap ugi9eo -Iqn e| eugos -une ajuaipued- ewsjq -Oid j@ exed ugisnosip s0AeW eun 439 -a40Ae4 Uelpod (seloualajas ap UQIS -njou! e] A oye sew e}sIA ap ound un) sajqeluea sequue anb Jediojue apand as “sojja ap oun eped equals as anb soj ua sase8n| so] aiqos sau -O]BABIDE UOD SBIIIS SB] A sesalu Se] a}uawe|os Je/ngip soulu so] e sauod -oid f ‘ueBaujua as anb sefoy sej us euequan e| 0 Bland 2] Owod ‘sequed -9Ja1 Soung|e ap ‘o1jseew jap eyed 4od ‘efoy e] us einaid ugisnjout 2 ua -sepepiaijoe seinjny eued- sesued aiqisod elses ugiquiey ‘ajuelngip jap ugioisod elseulsew! e| ua sopionp -o1d $0}998 SO] ap Zn| e| & BUBISUOD 2] -pepialjoe Busi e}s@ eued- Jes *1A94 ap e}DUe]JOdWI! e| SoWeaUe|d ‘opuaipuaide dinZes souwnje soj e ueyWed enb. sewajqoid sonanu uo Owod ‘oue|d 8}S8 8p UgIDoNpoid eB] UCD Opuenu E esp are 1o sensible ee eo ipidiel.o Frese Tire un Ge Auicia GonzAtez Lemmi En las salas hemos recorrido un espacio geométri- co que ha respetado la secuencia presentada por la teorfa piagetiana, asi primero nos ocupdbamos de los conocimientos topologices, luego de los co- nocimientos proyectives y, por Gltimo, de los cono- cimientos euclidianes. A la luz de la didactica de la matematica, reconocemos una propuesta distin- ta al abordar la numeraci6n. ¥ con el espacio: équé haremos?, éseguiremos re- produciendo las etapas psicolégicas que atravie- san los nifios en la construccién de la nocién de espacio?, io, por el contrario, indagaremos sobre ¢éme aprenden los nifios las neciones espaciales?, équé es lo que ya saben y cémo intervenir Para pro- vocar su evolucién?, iqué problemas. espaciales o geométricos pueden resolver los pequefios? En este trabajo intentaremos reflexionar sobre algu- nos aspectos tedricos y presentaremos algunas res- puestas sobre el abordaje del espacio geométrico, ne PIED GEOMEWICS,