Está en la página 1de 119

SERIE THE REAPERS 5

DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Página 1 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Índice
ARGUMENTO.................................................................................................................... 3
Capítulo 1 ......................................................................................................................... 4
Capítulo 2 ....................................................................................................................... 10
Capítulo 3 ....................................................................................................................... 15
Capítulo 4 ....................................................................................................................... 21
Capítulo 5 ....................................................................................................................... 27
Capítulo 6 ....................................................................................................................... 33
Capítulo 7 ....................................................................................................................... 39
Capítulo 8 ....................................................................................................................... 45
Capítulo 9 ....................................................................................................................... 51
Capítulo 10 ..................................................................................................................... 56
Capítulo 11 ..................................................................................................................... 61
Capítulo 12 ..................................................................................................................... 67
Capítulo 13 ..................................................................................................................... 72
Capítulo 14 ..................................................................................................................... 77
Capítulo 15 ..................................................................................................................... 83
Capítulo 16 ..................................................................................................................... 88
Capítulo 17 ..................................................................................................................... 93
Capítulo 18 ..................................................................................................................... 99
Capítulo 19 ................................................................................................................... 104
Capítulo 20 ................................................................................................................... 109
Capítulo 21 ................................................................................................................... 114
Epílogo.......................................................................................................................... 117

Página 2 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

ARGUMENTO
No hay forma de escapar de un Reaper. Soy un asesino de élite, parte de una hermandad
que sólo responde ante la Muerte. Y cuando la Muerte dice que se te acabó el tiempo, iré a por
ti...
Para algunos Fae, soy su peor pesadilla. Porque yo cumplo las órdenes de la Muerte. Pero
a pesar de toda nuestra fuerza y habilidad, un poderoso enemigo se ha levantado. Encontrar
a Ettie podría cambiarlo todo. La medio Fae es nuestra única oportunidad. Es aguda, fuerte
y feroz. Me quita el aliento cada vez que estoy cerca de ella. Y mirarla a los ojos es como un
rayo que me atraviesa. Ella es lo que he estado esperando durante mi larga y oscura
existencia. Pero para que estemos juntos, primero debemos mantenernos vivos....

Página 3 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Capítulo 1
Inchmickery, Escocia
Mediados de Febrero
Los tambores del Destino sonaban intimidantes, con un ritmo imparable.
E invariable.
Era la primera vez que Daire sentía que él y sus compañeros Reapers pudieran muy bien
perder esta guerra sin sentido en la que se veían envueltos. Dejó a su mirada vagar
alrededor de la habitación, mirando las caras dentro de los confines del fuerte de hormigón
que su grupo había elegido en la pequeña isla frente a la costa de Edimburgo. No era que a
Daire no le gustara Escocia, pero echaba de menos Irlanda.
Siempre hubo siete Reapers. No sabía por qué la Muerte había elegido ese número cuando
creó el grupo, y nunca pensó en preguntarle. Como ejecutores de la Muerte, era el trabajo
de los Reapers ayudar a mantener el equilibrio entre los Light y los Dark Fae.
Un trabajo que no era fácil en un día bueno. Y, ellos no habían tenido un día bueno hacía
mucho, mucho tiempo.
La Muerte no prefería a una de las clases de Fae sobre la otra, y esa era la razón por la cual
los Reapers estaban compuestos tanto de Dark como de Light. Aunque una vez que un Fae
aceptaba la posición de Reaper, dejaban de ser lo uno o lo otro, aunque su color permanecía.
Había dos Dark entre sus filas –Kyran y Fintan. Mientras Kyran tenía los ojos rojos y el pelo
negro y plateado de los Dark, el pelo y los ojos de Fintan eran blancos. Obtuvo su color por
matar a más Fae que cualquier otro en toda su historia. Pero esa era otra historia.
La mirada de Daire se movió hacia Talin, que estaba con su miembro más nuevo, Neve, que
también era la mujer de Talin. Cerca de ella estaba Baylon, que estaba con los brazos
cruzados sobre su pecho, con el ceño fruncido mientras hablaba.
Ellos estaban teniendo una profunda discusión desde hacía una hora sin llegar a ninguna
conclusión. Daire se preguntó qué estarían haciendo las chicas, que no estaban presentes.
Fue un pensamiento extraño. Especialmente porque a los Reapers no se les había permitido
tener una relación antes.
Pero todo eso había cambiado una vez que Bran había escapado de su reino prisión y
empezó su cruzada para aniquilar a los Reapers y matar a la Muerte.
Fue cuando Baylon se enamoró de Jordyn, Kyran y River acabaron juntos, y Fintan le dio
su corazón a Catriona. Ahora, esas mujeres –todas medio Faes- estaban haciendo del fuerte
su hogar. Con la bendición de la Muerte.
“¿Daire? ¿Estás escuchando?”
Giró la cabeza hacia Cael, el líder de los Reapers. Daire miró a Cael a sus ojos plateados e
inclinó la cabeza simplemente “Sí”

Página 4 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Daire no estaba tan contento como los demás por tener a las chicas en el fuerte. No tenía
nada que ver con que Catriona Hayes se enamorara de Fintan, y todo tenía que ver con el
hecho de que Cat había hecho lo que ninguno de los Reapers había podido -herir a Bran.
Si bien parecía como si hubieran estado luchando contra Bran durante eones, solo habían
sido unos pocos meses, pero ya, el ex-Reaper había logrado causar estragos incalculables.
Lo peor fue durante una batalla particularmente brutal. Un choque de magia terminó con
la desaparición de Eoghan. Bueno…ese era el problema. No sabían dónde estaba su amigo
y compañero Reaper, o cómo estaba.
Para complicar las cosas aún más, Bran de alguna manera estaba absorbiendo la magia de
la Muerte, vinculándolos a los dos para que ninguno de ellos pudiera encontrar o matar al
otro.
Si bien también impedía que Bran y su ejército erradicaran a ninguno de los Reapers, y lo
mismo sucedió con los hombres de Bran. No podían ser asesinados. Y francamente, Daire
estaba cansado de luchar contra los mismos Dark Fae una y otra vez.
“Tenemos que detener lo que sea que Bran esté haciendo” dijo Kyran, con sus ojos rojos
brillando de furia. Daire respiró hondo. “La única arma con la que contábamos ya no puede
ser utilizada”
Los ojos blancos de Fintan giraron hacia él. “Encontraremos otra. Cat ya ha hecho
suficiente”
“Nadie discute eso” dijo Talin.
Los labios de Neve se torcieron. “Pero sería estupendo si ella pudiera herir todavía a Bran”
“Eso no importa” dijo Cael. “Bran sabe lo que ella puede hacer, y se asegurará de no estar
cerca de ella”
“O podría intentar matarla” añadió Kyran. La mirada de Fintan se enfrió aún más. “Eso no
va a suceder”
“Necesitamos a alguien o algo que podamos utilizar para matar a Bran” dijo Baylon.
Talin bufó. “Como si pudiéramos encontrar a alguien capaz de luchar contra él”
“No necesitamos encontrarlo” dijo Daire. “Ya la conocemos”
Hubo un momento de silencio mientras todo el mundo le miraba, intentando deducir lo que
quería decir. Cael negó con la cabeza cuando lo dedujo. “¿De verdad estás pidiendo que Rhi
nos ayude? La Light Fae está trabajando en sus propios problemas”
“Lucho contra Bran antes” señaló Neve. Kyran gruñó asintiendo. “Sin habérselo pedido. Rhi
es una de los mejores guerreros que tienen los Light. Ella lo haría”
“Estáis asumiendo un montón” señaló Fintan.
Baylon suspiró ruidosamente. “Esta discusión es inútil. Rhi no podría ayudarnos incluso
aunque quisiera. La Muerte ha tenido a Daire vigilándola durante mucho tiempo. La Muerte
incluso borró los recuerdos de Rhi sobre nosotros”

Página 5 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

“Puede que no haya habido una invitación formal, pero Rhi es parte del ejército de la
Muerte” terminó Baylon.
Cael suspiró pesadamente, mostrando cansancio brevemente. “Baylon tiene razón. Cuando
Rhi nos ayudó en la lucha en la que desapareció Eoghan, ella casi se unió oficialmente al
ejército de la Muerte. Rhi no podrá lastimar a Bran más de lo que Cat puede ahora”
Daire se pasó una mano por el rosto. Habían tenido una oportunidad. Un milisegundo en
el que acabar con todo. Pero no se habían dado cuenta que Cat podría asestar un golpe
mortal a Bran hasta que fue demasiado tarde. Una vez que ella era parte del ejército de la
Muerte, al igual que el resto de ellos, no podía lastimar a Bran más de lo que él podía hacerle
daño.
Era más que frustrante. Sus opciones se estaban agotando. ¿Cómo podían encontrar a
alguien que fuera lo suficientemente valiente como para enfrentarse a Bran -cuyo poder
crecía con cada hora- y luchar contra él, sabiendo que podían morir? Daire lo haría en un
instante, pero como un Reaper, tanto él como los demás no tenían esa opción.
“Entonces encontraremos a alguien más” dijo Neve.
Talin sonrió a su mujer, arrastrándola contra él. “No es tan fácil, cariño”
“Tal vez lo hagamos así de fácil” afirmó Fintan.
Kyran se balaceó sobre sus talones. “Nuestras opciones son limitadas”
“Hay Fae a los que podemos preguntar” dijo Neve.
El resto de ellos estaban negando con la cabeza antes de que terminara. Neve era todavía
nueva y a menudo olvidaba que si un Fae descubría quién eran los Reapers, tenían que
matarle -una de las reglas que la Muerte había puesto a funcionar para mantener a los
Reapers en secreto. Neve puso los ojos en blanco. “Vale. ¿Qué tal un Halfling?”
“Muchos de ellos ni siquiera saben que tienen sangre Fae” dijo Baylon. “Además, pocos
saben cómo luchar, e incluso menos sabrían cómo oponerse a alguien como Bran”
Daire se frotó los ojos. Los Reapers eran los Fae más temidos de todos, y no podían matar
a Bran. Pero si no hacían algo pronto, Bran podría encontrar la forma de acabar con la
Muerte y enviar todo al caos absoluto. Se trataba de un jodido lío de proporciones
descomunales. Y realmente temía que no pudiera haber una salida para ellos
Sintió que alguien se acercaba a él y miró por encima para ver a Cael. “Te ves como si
hubieras perdido la esperanza”, dijo Cael en voz baja para que los demás no pudieran oírle.
Daire dejó caer los brazos. “He estado los últimos meses velado mientras seguía a Rhi.
Descubrí mucho sobre la tristemente célebre Fae y sus conexiones no solo con los Reyes
Dragón, sino también con Ulrik y los Dark”
“Hablas de Balladyn”
“Su amante y el nuevo Rey de los Dark” El estómago de Daire se le revolvió al pensar en
ello. Lo único que lo hacía más pasable era saber que Rhi y Balladyn estaban en medio de
una discusión y no se hablaban.

Página 6 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

“Hablé con Constantine”


Daire giró la cabeza para mirar a Cael, impresionado ante la noticia. “¿Has hablado con el
Rey de los Reyes Dragón? ¿Cuándo?”
“Cuando Talin apareció en las tierras de Dreagan, supe que teníamos que hacerles saber
de nuestra existencia. Luego Rhi les contó sobre nosotros. Era el momento”
“¿Y?” empujó Daire necesitando saber más.
Cael se encogió de hombros ligeramente. “Con no confía en nosotros. Aún. Pero será un
estupendo aliado una vez que le demuestre quienes somos”
“¿Y cómo vas a hacer tal cosa?”
“Nosotros”, le corrigió Cael y se encontró con su mirada, sonriendo. “Lo haremos nosotros.
Nos concierne a todos los Reapers”
Daire tenía que admitirlo, Cael tenía razón, pero por otro lado, normalmente la tenía. Era
una de las muchas razones por las que era su líder.
“Vamos a encontrar a Eoghan” declaró Cael a todo volumen en la pausa en la conversación.
Todos los ojos se volvieron en su dirección. Cael entonces miró a cada uno de ellos. “Vamos
a detener a Bran. Vamos a vencer”
“Malditamente correcto, lo haremos” dijo Talin asintiendo.
Cada uno de ellos estuvo de acuerdo hasta que solo quedó Daire. Se enfrentó a Cael y le
dijo: “No vamos a parar hasta que lo hayamos conseguido del todo”
Cael frunció el ceño ligeramente. “Retomaremos esto pronto”
“¿Qué anda mal?” preguntó Baylon.
Cael volvió la mirada hacia Daire. “La Muerte desea hablar con Daire y conmigo”
Las palabras apenas habían sido registradas por Daire antes de que Cael pusiera la mano
en él y se teletransportaran a una pequeña isla en mitad de una masa de agua. El sonido
de una distante gaita le dijo a Daire que todavía estaban en Escocia.
“Vamos” le urgió Cael.
Daire volvió a mirar a Cael para ver un portal Fae. Rápidamente le siguió y entró en otro
Reino, uno que le quitó la respiración por su belleza. Un frondoso follaje le rodeaba mientras
el aroma de las flores se extendía a su alrededor. Una profusión de melodías de la
abundancia de pájaros llenaba el aire como una sinfonía.
Su mirada se movió hacia arriba para ver los árboles que se elevaban por encima de ellos.
Vio a algunos de los pájaros de colores brillantes revoloteando de rama en rama, mientras
que otros se elevaban sobre las aguas, zigzagueando entre las ramas como si estuviesen
bailando.

Daire siguió lentamente a Cael a lo largo del estrecho camino frente a ellos -y que corría
entre flores. Éstas estaban en todos sitios, de todas las formas, tamaños y colores.

Página 7 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Mariposas, abejas y libélulas volaban, sin prestar atención a nada más que a la multitud
de flores dispuestas ante ellas como un banquete.
“¿Dónde estamos?” susurró Daire.
Cael miró por encima del hombro hacia Daire y sonrió “En el Reino de la Muerte”
Si alguien pedía a Daire que describiera donde se imaginaba a la Muerte viviendo, no sería
esto. Por otro lado, no podía imaginarla en ningún lugar. Sabía que tenía un reino. pero él
siempre pensó que ella solo existía en el espacio que les rodeaba. Pero ahora que estaba
entre las flores escuchando a los pájaros y el zumbido de las abejas, se dio cuenta que se
adaptaba a ella. La Muerte se llevaba mucha vida, pero ella se rodeaba de otras clases de
ella.
Daire giraba la cabeza de una flor a otra mientras seguía tras Cael. No les llevó mucho antes
de localizar una alta torre blanca emergiendo ante ellos. Daire no podía esperar a ver lo que
había en su interior. Tan pronto como ese pensamiento llenó su mente, Cael se detuvo.
Daire miró a su alrededor para encontrar a la Muerte en cuclillas junto a un arbusto con
su voluptuosa falda negra a su alrededor mientras le daba hierba a un conejo.
“Gracias por venir” dijo Erith sin levantar la mirada. Cael se movió hacia un lado para que
Daire pudiera ver mejor. Su mirada aterrizó sobre una gruesa cortina de pelo negro azulado
que ocultaba su rostro. Inseguro de por qué había sido llamado, Daire permaneció en
silencio al lado de Cael, asimilándolo todo.
Finalmente, Erith se levantó, el movimiento de su larga falda sin hacer ningún ruido. Volvió
su rostro hacia ellos y entrelazó las manos antes de que sus enormes ojos color lavanda
aterrizaran sobre él.
Daire tragó saliva. La primera vez que él se había encontrado con la Muerte fue cuando le
ofreció un puesto como Reaper. Era raro verla mucho después de aceptar. Ese era el trabajo
de Cael como líder, por lo que Daire estaba un poco aprensivo acerca de por qué le quería
allí.

Echó un vistazo al vestido largo negro que se adaptaba en la parte superior de su cuerpo
hasta el cuello, dejándole los brazos completamente desnudos. Su belleza no tenía
parangón, y no había palabras para comenzar a describir la belleza de un ser así, ni se
atrevía a intentarlo.
“Daire” dijo Erith. “Has sido un importante activo para los Reapers. Ni una vez te has
quejado cuando te envié a seguir a Rhi. Cumpliste con tu deber como te exigí, y fuiste
incluso más allá de proteger a Rhi en varias ocasiones”
Comenzó a preocuparse de que esto se tratara de él hablando con Rhi. “Que le borraras sus
recuerdos no funcionó”, comenzó. La Muerte levantó una mano silenciándole. “No le he
hecho a Cael traerte aquí para amonestarte. Has sido traído aquí porque deseo saber si
quieres continuar siguiendo a Rhi, o si preferirías regresar con tus compañeros Reapers
para luchar contra Bran”

Página 8 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Daire consideró cada una de las opciones cuidadosamente. “Rhi es especial. Sé por qué
querías que la siguiera. Es asombrosa, leal y a veces temeraria. Pero asombrosamente
valiente. Rhi tiene varios caminos frente a ella, y nadie sabe cuál tomará. Su poder
es…insondable”
“Algo que la Reina de los Light no necesita saber” dijo Cael.
“Rhi es cuidadosa” añadió Daire.
Erith pacientemente esperó a que continuara.

Daire respiró hondo y lentamente dejó salir el aire. “Me siento como si pudiera llamar a Rhi
mi amiga. Todavía está molesta con nosotros ahora, pero eso cambiará. Desde la
desaparición de Eoghan, siento ... que estamos perdiendo. Neve ha sido un activo que
necesitábamos”
“Eoghan siempre tendrá un lugar con los Reapers” dijo la Muerte. “Fue uno de los primeros.
Y siempre será un Reaper”
Eso alivió alguna de sus preocupaciones que habían estado molestando a Daire. Y eso hizo
su elección más fácil. “Con Eoghan desaparecido y la amenaza de Bran creciendo, mi lugar
está con mis hermanos”
“Entonces ahí es donde estarás” Con eso, la Muerte se dio la vuelta y se alejó. Daire la
observó antes mirar a Cael. “¿Y ahora qué?”
“Regresamos a Inchmickery”
“¿Para continuar lanzando ideas?” preguntó sin ocultar su irritación.
Cael le guió a través del denso follaje, apartando hojas enormes mientras lo hacía. “En
realidad, tengo un plan”

El entusiasmo quemaba a través de Daire cuando vió la sonrisa de Cael. Atravesó el portal,
dejando a la Muerte y su asombroso Reino a un lado, listo para poner en marcha ese nuevo
plan.

∗∗∗∗∗∗∗

Página 9 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Capítulo 2
Killarney, Irlanda
Estate lista.

Era un mantra que Ettie había escuchado durante tanto tiempo como podía recordar. Lo
tenía en la cabeza tan pronto como despertaba cada mañana -y numerosas veces durante
el día. Parpadeó a través de la fina niebla de lluvia, su mirada en su oponente. Ettie no tuvo
tiempo de notar la bola de naranja que se elevaba en el horizonte, o cómo las gruesas nubes
se movían para cubrir el sol. O para escuchar el sonido del arroyo que discurría detrás de
ella.
El agudo grito de un halcón volando sobre ellas apenas lo registró. Su atención estaba en
la dirección del viento que soplaba sobre su mejilla, y la forma en que su adversaria
mantenía la mayor parte de su peso sobre su pie izquierdo.
Ettie se centró en esa herida, mientras que en su mente, planeaba su ataque. Cuando llegó
el asalto, ella esquivó fácilmente, echándose hacia atrás cuando el bastón de madera se
movió cerca de su cara. Girando, cambió su arma de la mano derecha a la izquierda,
derribando una de las piernas de su rival debajo de ella.
“El mismo viejo movimiento” dijo Jamie con un labio curvado. “¿Eso es todo lo que tienes,
hermana?”
Ettie oyó el viento antes de que se precipitara a su alrededor, arrancando largos mechones
de pelo rubio de la trenza suelta de Jamie y llevándoselos directamente a los ojos.
Balanceando el bastón hasta que lo sujetó con ambas manos, Ettie cargó contra su
hermana. Jamie consiguió su bastón a tiempo. El sonido de la madera golpeando la madera
fue fuerte en el valle. Había un choque de fuerzas cuando cada hermana luchaba por
obtener la ventaja, una cosa difícil ya que tenían la misma altura y peso.
Por el rabillo del ojo, Ettie vio un peñasco del tamaño de una pelota de playa sobresaliendo
de la tierra. Giró a Jamie, y saltó desde la roca, lo que le dio la altura añadida para retorcer
y pinchar a su hermana en el costado con su bastón. Jamie llegó hasta ella enseñándole
los dientes. Los bastones se estrellaban una y otra vez mientras Ettie atacaba y bloqueaba.
Recibió algunos golpes, pero justo cuando trataba de obtener la ventaja, el final del bastón
de Jamie aterrizó un golpe sólido contra su muslo.
“Parad, las dos. ¡Os vais a matar la una a la otra!”
Ettie y Jamie bajaron sus palos, respirando dificultosamente. Se echaron una ojeada la una
a la otra antes de volverse hacia Carrie. La más joven de ellas estaba con los brazos cruzados
y una expresión severa en el rostro cuando el viento agitó los bordes del chal que la envolvía.
“Sólo una mañana me gustaría despertar y no tener que salir hasta aquí para encontraros
a las dos” dijo Carrie. Ettie clavó su bastón en el suelo y se apoyó en él. “Deberías estar
practicando con nosotras”

Página 10 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Carrie se mordió los labios. “Que Dios me ayude, Ettie, si me dices que necesitamos “estar
listas”, porque voy a gritar. No sabemos siquiera lo que se supone que debemos esperar”
“Él te entrenó a ti también” dijo Jamie.
Carrie volvió su ira hacia Jamie, con sus grandes ojos azules echando chispas. “Otra
palabra sobre entrenamiento, padre o ‘estar lista?, y me voy. Para siempre. He esperado en
este desolado lugar lo suficiente. ¡Quiero una vida!”
Ettie se humedeció los labios mientras la respiración se le ralentizaba. Esta no era la
primera vez que su hermana más joven había dicho tales palabras. pero era la primera vez
que Ettie en realidad las creía. “Sabes las historias que papa nos contó”
“Los Fae no existen” Carrie miraba de Ettie a Jamie y de vuelta a Ettie. “Si no existen,
nosotros no podemos ser en parte Fae. Vosotras dos estáis malgastando vuestras vidas.
¿No queréis experimentar el mundo? ¿Encontrar a un hombre? ¿Tener sexo? Porque yo
realmente, en verdad, sí quiero tener sexo”
Jamie prorrumpió en una carcajada mientras lanzaba su bastón de una mano a otra antes
de girarlo sobre su cabeza. Luego lo clavó firmemente en el suelo. “¿Me estás diciendo que
se trata de echar un polvo? Confía en mí, no merece la pena”
“Entonces no hiciste lo correcto. O el tío no lo hizo”
Ettie se limpió el sudor de las cejas con la manga. “Carrie, sólo tienes dieciocho años. Hay
tiempo todavía para eso”
“¿Has tenido tú sexo?”
La pregunta directa incomodó a Ettie, y el incomodidad aumentó cuando sus dos hermanas
la miraron fijamente. “Sí”
“Oh, Dios” chilló Carrie, con el rostro arrugado. “¡Incluso Ettie lo ha tenido!”

No se tomó como una ofensa el arrebato de su hermana. Todo el mundo sabía que Jamie
era la belleza de las tres, con Carrie estando muy cerca de ser la segunda. Ettie estaba bien
siendo etiquetada como la no bonita porque tenía otras cosas de qué preocuparse. Como
mantener vivas a sus hermanas y lejos de los Fae.
“¿Quieres que te encuentre un chico?” preguntó Jamie a Carrie. La mirada de Carrie echaba
chispas “Puedo encontrarlo yo solo”
“¿De verdad puedes?” bromeó Jamie.
Ettie negó con la cabeza y empezó a caminar hacia su cabaña. “Jamie, no empieces. Estoy
hambrienta”
Sus hermanas la siguieron a cada uno de sus lados. Ettie miró alrededor a las montañas
que rodeaban y supo que no había otro lugar en la Tierra al que ella perteneciera. No eran
solo los lazos familiares lo que la sujetaban a la propiedad de O'Byrne. Era la tierra misma.
Ningún otro lugar del planeta podía igualar la belleza de Irlanda y su pequeña porción de
cielo en las afueras de Killarney.

Página 11 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

“¿Quién de vosotras va a cocinar cuando me vaya?” preguntó Carrie con descaro. Ettie
sonrió. No le molestaban las bromas y las discusiones porque sabía que un día sus dos
hermanas dejarían la cabaña y la dejarían atrás. Hasta entonces, ella iba a disfrutar cada
segundo que tenía con ellas.
“Yo no” dijo Jamie. “Prefiero trabajar en un motor”
Carrie volvió a poner los ojos en blanco mientras hacía aspavientos entrando su casa,
murmurando por lo bajo todo el tiempo.
Tal vez fuera porque su padre las había criado con sus pasatiempos que eran más parecidos
a los de un hombre. Bueno, a excepción de Carrie. Ettie entró en la cabaña y se sentó
mientras Carrie ponía un plato de comida delante de ella. Aunque Ettie no recordaba mucho
de su madre, recordaba cuánto le había encantado cocinar. Después de que ella murió
dando a luz a Carrie, su padre intentó criar a las tres él solo.
Eso duró menos de un mes antes de contratar a una mujer para que ayudara a cuidar la
casa y a sus niñas. Ada había sido como una abuela sustituta que siempre estaba en la
cocina cocinando algo delicioso.

De ahí venía el amor de Carrie por la cocina, mientras que Ettie y Jamie estaban con su
padre. Jamie tenía una afinidad natural por cualquier cosa mecánica. Ella podría desarmar
cualquier motor y volver a armarlo.
En cuanto a Ettie ... nada le resultaba fácil. Ella podía cocinar cuando tenía que hacerlo, y
era pasable, pero nada que destacar en nada más. No podría arreglar un motor aunque su
vida dependiera de ello.
Lo único que podía hacer era mantener a la familia junta. Desde el momento en que Carrie
nació, Ettie había sido como una madre. No fue algo intencionado, pero todo el mundo tiene
un papel y ese era el suyo.
Ella respiró hondo y empezó a comer. Ignorando el vaso de zumo de naranja que Carrie le
preparaba todas las mañanas, Ettie en su lugar bebió el fuerte café que había sido el favorito
de su padre.
Mientras Ettie comía, su mirada fue hacia el gabinete cerrado en la sala de estar. El día en
que murió su padre, él le había dado la llave del armario, pero ella solo lo había abierto una
vez. La noche de su funeral, ella y sus hermanas se sentaron frente a él y revisaron cada
libro, diario, documento y fotografía que contenía.
Su mirada se volvió hacia Carrie y Jamie. Sentadas frente a ella era una prueba de que la
sangre Fae estaba en su interior. Sus hermanas no solo eran hermosas. Eran
impresionantes Donde quiera que fueran, las cabezas se volvían y la boca se les abría.
“Voy a salir esta noche” declaró Jamie. La mirada de Carrie saltó hacia ella “Voy contigo”
Ettie tenía en la punta de la lengua decirle a Carrie que no, pero se dio cuenta que eso ya
no era una opción y no lo había sido durante varios meses. Su hermanita era mayor de
edad y podía tomar sus propias decisiones.

Página 12 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Sintió la mirada de Jamie en ella, pero Ettie no miró en su dirección. No iba a hacerle las
cosas más fáciles a Jamie. Si Jamie no quería que Carrie fuera con ella, entonces ella
tendría que encontrar una razón.
“No esta vez” dijo Jamie.
Carrie dejó caer el tenedor para que chocara ruidosamente contra su plato. “Bien, iré por
mi cuenta”
“Solo si te llevas un cuchillo” dijo Ettie.
Carrie empezó a discutir, luego rápidamente cambió de opinión. “De acuerdo”
Eso había sido demasiado fácil, pero no había vuelta atrás ahora. No hubo más que hablar,
cada una de ellas perdida en sus propios pensamientos mientras devoraban el delicioso
desayuno. No había duda de que Carrie estaba pensando sobre la noche que la esperaba,
mientras que Jamie estaba planeando a dónde llevar a su novio más reciente.

Para Ettie, sus pensamientos estaban en cosas tales como pagar las facturas, reponer el
suministro de alimentos, y ... los Fae. Siempre los Fae. Carrie no creía en ellos y no
importaba qué prueba pusiera Ettie frente a sus narices que nada cambiaba su opinión.
Eso significaba que Ettie y Jamie tenían que cuidar de su hermana menor. No es algo de lo
que Jamie fuera exactamente una fan.
Todo había sido tan sumamente fácil mientras Carrie vivía en casa, pero ¿Cuánto tiempo
más sería eso así? Durante años, Carrie había estado haciendo un álbum de recortes de
todos los lugares que quería visitar y en los que quería vivir.
Nada iba a mantener a Carrie lejos de sus sueños. Y Ettie quería que saliera y viviera con
tanta intensidad y sin preocupaciones como quisiera.
Con el desayuno terminado, Ettie salió de la cabaña hacia el granero para alimentar a los
animales. Acababa de arrojar un cubo de comida a los cerdos cuando se volvió para
encontrar a Jamie detrás de ella. Ettie puso el cubo a un lado y agarró otro lleno de grano
para las gallinas.
“Tienes que convencerla” afirmó Jamie.
Ettie suspiró mientras se dirigía hacia las gallinas y les lanzaba el grano a las aves de corral.
“Hemos hablado sobre esto docenas de veces ya. Nada ha cambiado”
“No pienso cancelar mi cita para vigilarla”
“Por supuesto que no. Yo lo haré”
Jamie soltó un bufido. “¿Por qué la dejas hacer lo que quiere?”
“No lo hago. Una de nosotras siempre la sigue. Así como yo te seguía cuando salías de casa”.
Miró a Jamie por encima del hombro y levantó las cejas.
Jamie se quedó boquiabierta de la sorpresa. “¿Tú sabías que lo hacía?”

Página 13 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

“Sip” Fue por accidente, pero Jamie no necesitaba saberlo. Ettie puso el cubo con los otros
y empujó la carretilla llena de heno a la cerca donde lo arrojó a los cuatro caballos. Todos
el rato, Jamie la siguió.
Ettie sabía que había algo en la cabeza de su hermana. Sólo tenía que ser paciente hasta
que Jamie estuviera lista para tratarlo. Una vez que los caballos estuvieron alimentados,
Ettie se dirigió hacia su vaca, cabras y oveja.
En su mayor parte, ella y sus hermanas eran autosuficientes, pero su padre había
hipotecado la tierra para financiar sus viajes en su intento de localizar el Castillo de los
Light. Él creía que la Reina Fae Light había establecido su residencia en un castillo en algún
lugar al norte de Irlanda.
Murió sin un centavo, enfermo y sin éxito en su búsqueda. Ettie estaba agradecida de haber
estado en su casa en el momento de su muerte. De lo contrario, es posible que nunca
hubieran descubierto lo que le sucedió a su padre.
“¿Y si Carrie tiene razón?” preguntó Jamie suavemente.
Ettie dio unas palmaditas a uno de los corderos y se enderezó para mirar a su hermana.
“¿Estás dudando de papá?”
“Él dijo que los Fae estaban por todos lados en Irlanda, aunque nunca me he encontrado
con ninguno”
“Agradécelo”
“Todos estos años hemos estado entrenando para luchar contra ellos ¿Por qué?” exigió
Jamie. “Si todo en esos libros dentro de casa es cierto, no podemos luchar contra ellos.
Tienen magia”
“Papa dijo que teníamos que estar listas”
“¿Para qué? Dima ¿Para qué?”
Ella se encogió de hombros con impotencia. Deseaba tener la respuesta correcta, pero no
la tenía. “No lo sé”
“Quizás todo el mundo tiene razón” dijo Jamie. “Quizás papa estaba loco”
Ettie quería discutir en favor de su padre, pero las palabras no salieron. ¿Tenían razón sus
hermanas? ¿Habían estado entrenando por algo que nunca iba a suceder?
“Yo sólo quiero no malgastar mi vida como…” la voz de Jamie murió con sus palabras.
Ettie miró a su hermana, intentando no sentir el dolor que la atravesó como una hoja.
“Como yo” terminó ella.
Jamie se encogió de hombros y se alejó.

∗∗∗∗∗∗∗

Página 14 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Capítulo 3
Cada hora que pasaba mientras no hacía nada, hacía que Daire quisiera arremeter contra
algo o contra alguien. Había optado por permanecer con sus compañeros los Reapers, pero
eso fue cuando pensaba que lucharían.
“La paciencia es una virtud” dijo Fintan. Daire le lanzó una mirada “Patéame el culo”
“No puedes decir eso” dijo Talin, lanzándole una oscura mirada mientras se ponía en pie,
dejando la silla en la que estaba sentado detrás.
“¿Por qué no?” preguntó Daire confundido. Neve echó una risita “Porque eso le dije yo”
“Creo que voy a vomitar” Daire miró al techo.
Estaba rodeado de parejas, y era…deprimente. Especialmente desde que su mente estaba
con Rhi. No quería pensar en ella, pero la Light Fae era tan excepcional que era difícil no
hacerlo.
“Siento tu dolor” Cael se inclinó hacia abajo para susurrar en el oído de Daire.
Él levantó la mirada hacia su líder, y compartieron una sonrisa. Tan feliz como Daire estaba
por sus hermanos que habían encontrado el amor, eso le hacía demasiado consciente del
lado vacío de su cama.
Lo peor era observar a Kyran acariciar el creciente vientre de River, sus palabras susurradas
mientras discutían los nombres del bebé, lo que hacía que Daire quisiera tirarse de los
pelos.
Un bebé.
Dentro del complejo de los Reapers.

Su cabeza no podía asimilarlo y, sin embargo, la prueba la tenía frente a su cara. Aunque
nadie hablaba de cómo las cosas funcionarían con un niño. Y ciertamente no él no sería
quien lo mencionara. Si Kyran y River no estaban preocupados, ¿quién era él para llamar
la atención sobre algo como eso?
Con Kyran todavía acariciando su estómago, River se puso de nuevo a leer el libro que
estaba sujetando. Puesto que ella era la única que podía leer los antiguos textos Fae, tenían
que esperar a que ella encontrara algo.
“Maldito inconveniente” murmuró. Al menos tenían ellos los libros en lugar de Bran. Había
algo importante en ellos que tenía a Bran buscándolos, pero todavía tenían que descifrar lo
que era.

Aunque, para ser justo, había treinta libros para leer, y cada uno tenía más de mil páginas
y casi dos pies de largo. Eran verdaderamente tomos en todo el sentido de la palabra.
“No puedo seguir sentado aquí por más tiempo” dijo Daire y se puso de pie.

Página 15 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Tenía que hacer algo, sentir que estaba contribuyendo en algo. Daire salió a zancadas del
complejo y se detuvo cuando llegó al borde de la isla.
“¿Es porque no estás con Rhi?” Daire aspiró aire ante la pregunta. Miró por encima del
hombro y vio a Baylon “¿De qué estás hablando?”
“Tu enojo, nerviosismo y toda esa irritación a tu alrededor. ¿Es porque no estás con Rhi?”
“No”
Baylon levantó una ceja oscura interrogante.
Daire se volvió para encararse a su amigo. “Seguir a Rhi era ciertamente una aventura. Ella
sabía que yo estaba allí casi desde el primer día. Me hablaba, intentaba averiguar quién
era, y me permitía ver una cara de ella que normalmente oculta ante los demás”
“¿Y?” le presionó Bran.
“Es asombrosa. Todas las historias sobre ella son solo una fracción de la Fae que ella es.
Pero lo que pocos se dan cuenta es que la cara que muestra al mundo oculta un dolor
inimaginable debajo”
“Por su Rey Dragón”
Daire asintió lentamente. “Le amará hasta el día que dé su último aliento. E incluso creo
que después de eso también”
“Sabía que te habías acercado a ella”
“Tan cerca como me lo permití”
Baylon frunció el ceño profundamente. “¿Qué significa eso?”
“Rhi es más que capaz de cuidarse por sí misma. Infiernos, la he visto brillar. Sé que puede
aniquilar un reino si quiere, pero hay algo en ella que hace que aquellos a quienes le importa
quieran protegerla”
“Eso se llama lealtad”
Daire se encogió de hombros. “Es más que eso. Aunque tienen razón. He visto a algunos de
los Reyes Dragón llegar al extremo por Rhi. Eso sin mencionar al Guerrero, Phelan”
“Ah, el Halfling” dijo Baylon.
“Aún no estoy seguro de por qué la Muerte quería que Rhi fuera seguida, pero sé que en la
guerra de los Reyes Dragón, Rhi está justo en medio de ella. No sólo porque es amiga de
algunos Reyes, sino por causa de Balladyn y su conexión con él”
“El nuevo Rey de los Dark” dijo Baylon y respiró hondo. “Siempre hay agitación en una
transición de poder”
“Y Balladyn va a querer mostrar su poder”
“Entonces ¿crees que Rhi pueda ser una pieza clave en esa guerra?”

Página 16 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Daire miró al mar “Sin ninguna duda”


“Quizás eso era lo que la Muerte sabía antes de que nosotros fuéramos conscientes de eso”
Él se encogió de hombros, no muy preocupado con el por qué, sino esperando a verlo todo
por sí mismo. Ahora que Rhi tenía los recuerdos que la Muerte le había borrado de vuelta,
ella sabía de los Reapers, pero Erith había decidido perdonar la vida de Rhi.
Y eso podía significar cualquier cosa en los días que corrían.
Eso también le daba a Daire la oportunidad de continuar su amistad con Rhi. Sólo deseaba
poder hacerle saber a ella por qué no seguía vigilándola más.
Sus cabezas se giraron de repente hacia la puerta cuando Talin la abrió. Talin miró
alrededor hasta que les localizó. “Entrad, ahora. ¡River ha encontrado algo!”
Daire y Baylon corrieron de vuelta al interior del complejo hacia la sala que ellos designaban
como la Biblioteca. Daire patinó hasta detenerse al lado de Cael mientras ojo estaba en
River, que estaba delante de una mesa con uno de los enormes libros abierto frente a ella.
Ella levantó los ojos y miró a cada uno de ellos. “Quiero deciros antes de contároslo que
esto podría significar cualquier cosa. Pero es algo por dónde empezar”
“En serio, no puedo esperar”, dijo Jordyn mientras se frotaba las manos y sonreía a Baylon.
“Sólo cuéntanos”
Kyran inclinó la cabeza hacia River, sus ojos rojos clavados en su rostro. Daire vio la mirada
de amor que los dos intercambiaron antes de que River bajara la mirada a las páginas del
libro. Se humedeció los labios. “Como habíamos averiguado con respecto a los libros, éstos
pertenecieron a las treinta familias más importantes en un momento dado. No estoy segura
de por qué se tomaron la molestia de mantener tales notas sobre las cosas, pero lo hicieron.
Hay casos en que muchas de las familias informaron de las mismas cosas bajo sus propios
puntos de vista. Podría ser lo mismo con esto, pero no he tenido tiempo para indagar”
“River”, dijo Cael, “Sólo dinos”
“De acuerdo. Por supuesto. Es sólo que esto…es importante” dijo ella mirándole.
Kyran se movió para ponerse a su lado y cogerle la mano. “No sabríamos nada de esto sin
ti. Lo que sea que has encontrado, es algo para que nosotros investiguemos. Cariño, no
podemos hacerlo a menos que nos cuentes”
La mirada azul celeste de River se volvió a Cael. “¿Sabes si Bran engendró algún hijo?”
Todo el mundo miró a Cael. Éste, lentamente, negó con la cabeza. “Él no hablaba de su
tiempo antes de ser un Reaper. Cualquier cosa es posible ¿por qué?”
“Este libro, esta familia menciona a Ó Broin”
“El descendiente de Bran” dijo Daire.
Los ojos de Cat se abrieron de par en par. “Eso lo conozco. Está en una leyenda sobre un
marinero llamado Bran que corrió muchas aventuras. Su nombre significa cuervo en
irlandés”

Página 17 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

“Esto no puede ser un capricho del azar”, dijo Kyran.


Neve tocó la empuñadura de uno de sus muchos cuchillos. “Parece que tenemos que
descubrir si realmente hay descendientes de Bran”
“El nombre inglés es O’Byrne” replicó River.
Cael sonrió a River. “Buen trabajo. Hablaré con Erith. Ella debería saber si Bran tenía algún
hijo”
“Maldición” dijo Talin mientras se pasaba una mano por su pelo oscuro después que Cael
se hubiera tele-transportado. Daire se dirigió a River. “¿Puedes conseguirme las fechas de
cuando el nombre cambiaría a O’Byrne?”
“Claro que puedo”
Cat y Jordyn caminaron hacia él. Luego, Cat dijo: “¿Quieres una lista de todos los que
tengan ese nombre?”
“Sí” dijo Daire asintiendo.
Cat sonrió y levantó la mano mientras utilizaba su magia. En segundos, había una enorme
pila de papeles que ella le entregó. Daire los cogió, leyéndolos por encima para ver que en
realidad era una lista de todos los que tenían ese nombre, su edad y el lugar donde vivían.
“Maldición, chica” dijo Jordyn con una sonrisa. “Me encanta tenerte cerca”
River inclinó la cabeza hacia los papeles. “Va a llevar mucho tiempo localizar a todos esos”
Jordyn entonces se volvió hacia Cat. “Supongo que no podrías desear a toda esa gente de
aquí”
“No” dijo Fintan mientras se acercaba a Cat por detrás. “Aún no está lista para algo de tal
envergadura”
“Está bien” dijo Daire mientras leía detenidamente las páginas cuando Cat comenzó a
discutir. “También puedes ponerlos por orden de familia. Gracias” Levantó la mirada hacia
ella. “Va a llevar algo de trabajo, pero podemos hacer esto”
Cat levantó la mano de nuevo. Otra gran pila apareció. “Vas a necesitar todas las listas de
los Ó Broin, también”
“Lo conseguiremos” dijo Neve mientras miraba a Kyran. Y luego se fueron.
Cuando los demás empezaron a discutir como trazar la línea a través de generaciones
cuando los humanos no mantenían registros, Daire cogió los dos montones de papeles y
encontró una habitación vacía.

Empezó con las familias más recientes y empezó a trazar la línea hacia atrás lo más lejos
que pudo. Luego se movió a la siguiente familia, y la siguiente y la siguiente. Utilizando las
paredes, le dio a cada familia una sección e hilo de diferentes colores y se abrió camino
hasta que no pudo ir más allá. Él no sabía durante cuánto tiempo trabajó. Había encontrado
algo en lo que podía concentrarse, y se había metido en ello.

Página 18 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Después de completar cada una de las familias de las pilas de los mortales, empezó con los
Fae después de que Neve y Talin regresaran con los archivos. Iba por la mitad de los Fae
cuando Cael y Fintan entraron en la habitación.
“Demonios” murmuró Fintan.
Daire se apartó y miró alrededor de la habitación. No recordaba haber utilizado el techo y
el suelo, pero por otro lado, había estado completamente absorto en su tarea. Se volvió
hacia Cael “¿Tienes noticias?”
“Parece que Bran dejó cinco hijos detrás” anunció Cael.
Daire había sabido que sería difícil hallar uno, ¿pero cinco? Su tarea directamente se había
hecho más difícil. “¿Lo saben los demás?”
“Sí” dijo Fintan.
Cael entró en la habitación y miró la habitación mientras hablaba. “Tres de hijos de Bran
eran Fae. Dos eran Halflings”
“Tenemos que rastrear cada uno de esos cinco hijos”, dijo Daire.
Fintan hizo un sonido desde el fondo de su garganta. “Esto me produce dolor de cabeza.
Encuéntrame a alguien a quien matar, y lo haré. Pero no valgo para esto”
Daire esperó hasta que Fintan se fue antes de girarse hacia Cael. “¿Cinco?”
“Cinco. Nosotros no hemos hablado de nuestros pasados, así que ¿por qué hablaríamos de
hijos?”
Eso era cierto, pero aun así. Daire entrecerró la mirada en Cael. “¿Tienes alguno?”
“¿Hijos?” preguntó Cael, y con prontitud negó con la cabeza. “No que yo sepa”
“Yo tampoco”
Eso era algo por lo que Daire se sentía agradecido. No estaba seguro de poder evitar
controlarlos si los hubiera tenido. Ni siquiera ser un Reaper lo evitaría. “Bran dejó mujer y
tres hijos cuando se convirtió en Reaper” dijo Cael.
Daire frunció el ceño. “Yo no dejé a nadie detrás, eso me facilitó elegir ser un Reaper. ¿Cómo
conseguiría él hacerlo?”
“No lo sé. Quizás fuera porque era duro para él estar solo”
Aunque era un decreto tácito que no se preguntaran sobre su pasado, Daire no pudo
evitarlo “¿Dejaste a alguien atrás?”
“Sí” dijo Cael, su mirada se hizo distante. Luego pareció como si se sacudiera mentalmente.
“Tenemos un trabajo por hacer. Hay descendientes de Bran por ahí fuera, y necesitamos
encontrarles”
“¿De verdad piensas que podrían ayudarnos?”
“Preferiría que ellos estuvieron de nuestro lado que no del de él”

Página 19 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Maldición. Daire ni siquiera había pensado en eso.

∗∗∗∗∗∗∗

Página 20 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Capítulo 4
A los hombres disponibles les faltaba... bueno, de todo. La cabeza de Ettie palpitaba por el
fuerte ruido del pub. Anhelaba aire fresco por la presión de los cuerpos y el olor de alguien
que la hacía sentir náuseas. ¿Cómo diablos sus hermanas encontraban las tabernas ni
siquiera remotamente entretenidas? Ettie había dejado de intentar descubrir a sus
hermanos hace mucho tiempo. Eran muy diferentes a ella, y ella lo aceptaba.
Aunque eso la hacía sentir aislada e increíblemente... sola. Pero ella nunca les diría eso.
Tenían suficiente en sus platos con que lidiar. Esta era su carga.
Ella buscó entre la multitud para encontrar a Carrie. Su hermana menor llevaba un fino y
suave suéter rosa que hacía que su piel pareciera resplandecer. Tan pronto como Carrie
plantó su trasero vestido de vaquero en un taburete de bar, hombre tras hombre se
abalanzó sobre ella. Carrie todavía tenía que pagar su bebida después de casi dos horas en
el pub.
Al menos Ettie no tendría que preocuparse de que su hermana menor no encontrara la
felicidad. Carrie era un espíritu libre al que le gustaba seguir los arco iris. Ella no veía el
mundo desagradable y feo como realmente era. No, Carrie sólo veía oportunidades y
esperanza.
¿Y quién era Ettie para pulverizar eso?
Ella volvió la cabeza para mirar por la ventana y localizar a Jamie con las manos cogidas
de su nuevo chico mientras le ofrecía una deslumbrante sonrisa. Ninguno de los hombres
que quedaban con Jamie parecían entender que ella amaba los motores y la grasa. Sólo les
importaba ella.

Ettie se reclinó en el asiento y observó hasta que Jamie y su hombre desaparecieron de la


vista. Como muchas noches, silenciosamente se había mentido a sí misma sobre perseguir
a sus hermanas para asegurarse de que estuvieran a salvo, pero ahora, sabiendo que su
tiempo con ellas estaba a punto de terminar, anhelaba que se quedaran.
“¿Interrumpo?”
Ella levantó la cabeza ante el sonido de una profunda voz para encontrar a un hombre que
estaba en su mesa. Tenía una sonrisa encantadora, ojos plateados, y un grueso y agradable
pelo negro que llevaba recogido por detrás en la base del cuello. “¿Necesitas una silla?”
preguntó ella.
Su sonrisa se amplió. “Sí. Supongo que sí. Pero para sentarme contigo”
Ettie estaba tan sorprendida que parpadeo varias veces. Nadie nunca quería sentarse con
ella. “Ah… vale”
“Te ves sorprendida” dijo él mientras se sentaba y colocaba su cerveza.

Ella se encogió de hombros, insegura de cómo responder. “¿Quieres otra cerveza?” preguntó
él.

Página 21 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Normalmente, su límite era uno, pero no iba a dejar pasar la oportunidad de tener a alguien
pagándole una bebida. “Eso estaría bien”
No podía quitarle los ojos de encima mientras se ponía en pie y hacía una seña al barman.
El hombre era alto, ancho de hombros y tenía una voz tan suave como el terciopelo. Y era
muy atractivo.
Increíblemente atractivo.
Le ponía de los nervios tener tal hombre poniendo la atención sobre ella. Cuando se volvió
a sentar y volvió esos ojos suyos hacia ella, perdió el curso de sus pensamientos. “¿Por qué
está una mujer como tú sentada sola?” preguntó con una sonrisa. Su cerveza pasó del
barman a través de la multitud hacia ella. Ella la aceptó y dio un largo sorbo, esperando
que calmara sus nervios.
No se calmaron.
No iba a decirle que estaba allí para vigilar a sus hermanas. Dios. Eso le haría darse cuenta
justo de la perdedora que realmente era. “¿Eres nuevo en la ciudad?” Esperaba cambiar el
tema de conversación, pero ella también quería saber más sobre él.
Un hombre que se veía tan delicioso como él sería cotilleado por toda la ciudad. Y Ettie no
había oído nada. Tampoco de sus hermanas, porque ellas habrían estado sobre él. Sus ojos
se abrieron de par en par cuando vio su cara, pero no pudo apartarse de su grupo de
hombres. Y por una vez, Ettie estaba agradecida.
“Soy nuevo aquí” dijo el hombre “¿Es evidente?”
Ettie se encontró a sí misma sonriendo. “Un hombre como tú no puede llegar aquí y no
causar un alboroto”
“Entonces, ¿te gusta lo que ves?”

Ella se echó a reír y se relajó mientras su charla continuaba. “Se te ve con mucha confianza
en ti mismo, lo que significa que no tienes problemas a la hora de conseguir cualquier mujer
que quieras. Eso me lleva a creer que sabes exactamente lo atractivo que eres”
“Sólo quiero saber si tú piensas que soy atractivo”
“Sí”
Él curvó los labios en una sonrisa. “Bien. Porque pienso que eres preciosa”
Ahora supo que algo andaba mal con él. Su interés cambiaría tan pronto echara un vistazo
a Jamie y a Carrie, pero Ettie iba a disfrutar con sus atenciones ahora. Ella extendió su
mano, “Soy Et…”
“Nada de nombres” dijo él sobre la voz de ella.
Frunciendo el ceño, bajo la mano, de repente recelosa. “¿Por qué?”
“Vamos a conocernos de manera diferente. Todos se presentan primero con sus nombres.
La gente luego hace suposiciones sobre esos nombres”

Página 22 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

“Supongo”
“Sabes que tengo razón”
“Entonces, ¿quieres hablar sin conocer mi nombre?”
Él asintió con la cabeza y cruzo un tobillo sobre la rodilla de la otra pierna. “¿Lista para el
desafío?”
Ettie le observó durante un momento. ¿Por qué no podía tener ella algo de diversión? Sus
hermanas no se lo pensarían dos veces. Y sabía qué buscar en un Fae, por lo que sería más
cuidadosa que Jamie o Carrie.
“De acuerdo”
“Sabía que no me dejarías tirado” dijo él con un guiño mientras se llevaba el vaso a los
labios y le mantenía la mirada mientras bebía.
Sintiéndose más despreocupada que en años, Ettie bebió más cerveza. “¿Qué te trae a
Killarney?”
“He estado viajando por toda Irlanda y por parte de Escocia” replicó él.

“Qué interesante”. Ella no había salido de Killarney, y se moría por experimentar más del
mundo que no solo a través de imágenes. “¿Cuál es tu parte favorita?”
“He de decir que justo aquí”
Ettie sabía que estaba flirteando. ¡Y eso se sentía de maravilla! Le devolvió la sonrisa,
intentando jugar ese juego. “Nuestra ciudad es bastante bonita”
“Me estaba refiriendo a ti”
Sintió el calor en sus mejillas. No era de extrañar que Jamie siempre tuviera novio, y que
Carrie se estuviera muriendo por tener una cita. Esta atención y, sí, incluso la atracción, le
daba a la autoestima de Ettie un impulso que no se había dado cuenta que le faltaba.
Él puso los antebrazos sobre la mesa y se inclinó hacia ella. “Si hubiera sabido que un
cumplido te haría sonrojar, habría sido lo primero que hiciera”
“Hola” dijo Carrie mientras se acercaba.
La sonrisa murió en los labios de Ettie. Cualquier diversión que pudiera estar teniendo
desaparecería despues de que su visitante echase un vistazo al precioso rostro de Carrie.
“Hola”
“¿Quién es?” dijo Carrie mientras dirigía la mirada al hombre.
Él le dio a Carrie una inclinación de cabeza, pero para sorpresa de Ettie, su mirada regresó
a ella.
“Soy un nuevo amigo” replicó él.
Carrie bufó. “Ettie no tiene amigos”

Página 23 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

No sólo su hermana la había avergonzado, sino que también había mencionado su nombre.
La ira bullía en el interior de Ettie. Se puso de pie y le dio la espalda al hombre mientras se
acercaba a su hermana.
“¿De verdad?” dijo Ettie con los dientes apretados. “No te he molestado. ¿Tienes que tener
a cada jodido hombre suspirando por ti? ¿No puedo tener una hora de diversión?”
Carrie se sacudió hacia atrás, con ira contorsionando su rostro. “¿Qué demonios de pasa?
Sólo he llegado para decir hola”
“No. Tú estabas flirteando. No es suficiente con que tengas a todo hombre soltero -y algún
casado- contigo. Tuviste que venir y ver quién no estaba rindiéndote homenaje”
“Supéralo”, dijo Carrie enfadada y se giró para alejarse.
Durante un largo minuto, Ettie permaneció donde estaba. No es que le gustara perder los
nervios así, pero no se disculparía.
“Vamos a caminar”
Ni siquiera escuchó al hombre levantarse, mucho menos acercarse a ella. Ettie se volvió
hacia él y levantó la mirada hacia sus ojos plateados “No puedo ir lejos”
“No lo haremos. Lo prometo”
Sin mirar atrás hacia Carrie, Ettie salió del pub, cogiendo su abrigo de camino. Tan pronto
como salieron del edificio, se vio atraía por el silencio. Levantó el rostro hacia el cielo y
respiró hondo cuando el frío aire sopló sobre sus mejillas.
Se encogió de hombros dentro de su abrigo y miró al hombre de anchos hombros y
asombrosa sonrisa. “Sabes mi nombre ahora”
“Sí. Parecería justo que tú conocieras el mío”
Ella empezó lentamente a caminar a lo largo de la acera. “Pues sí”
“Soy Bran”
“Encantada de conocerte” dijo ella mientras se sonreían. La sonrisa de él era una asombrosa
combinación de encanto y sexy. “Es muy agradable conocerte Ettie”
Caminaba con ella con nada más para el calor que su grueso jersey de color crema. Ettie
ignoró a Jamie, que se detuvo en seco cuando los vio desde el otro lado de la calle.
“Estás siendo observada” él se había inclinado para acercarse y susurrar.
Ella lanzó una mirada a Jamie. “Mirando boquiabierta en realidad. Es mi hermana”
“Ah. Ya veo. ¿Y la jovencita en el pub?”
“Mi hermana más joven”
Él asintió con la cabeza. “Te están protegiendo”

Página 24 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Ella no iba a incomodarle al decirle que estaba equivocado. Le dejaría creer lo que quisiera.
No es que fuera a verle más. Bran era un nómada, y no pasaría mucho antes de que se
fuera.
“¿Tienes hermanos?” preguntó ella.
Él brevemente se encontró con su mirada. “Tristemente, no. Apuesto a que es bueno tener
esa familia”
“Bueno, depende de a quién le hagas la pregunta, y en qué día”

Bran se echó a reír, sus miradas encontrándose. Él se detuvo y se puso de cara a ella.
“Desearía haber viajado a Killarney mucho antes. Eres una delicia que no esperaba”
“¿Siempre sabes qué decir?”
“Difícilmente” dijo él con una sonrisa torcida.
Ella arqueó las cejas. “Lo dudo”
“¿Por qué dices eso?”
Ella se encogió de hombros y metió las manos en los bolsillos del abrigo. “Es esa
autoconfianza de la que te hablaba antes”
“¿La misma clase de autoconfianza que tienes tú, quieres decir?”
Eso hizo que ella se echara a reír ruidosamente. “Si tan solo supieras la verdad”
“Cuéntamela” la urgió él.
Ella abrió los ojos de par en par mientras negaba con la cabeza. “Creo que preferiría que
creyeras algo irreal”
“De acuerdo. ¿Qué tal si te cuento algo sobre mí primero?”
El reto estaba ahí, y se encontró no queriendo dejarlo pasar. “Lo acepto”
“No he tenido mi atención absorta en una mujer desde hace… algún tiempo. Luego te ví”
Ella se sumergió en sus ojos. Incluso cuando él se acercó, ella no retrocedió. ¿Cuándo fue
la última vez que un hombre interesado en ella estuvo tan cerca? Ansiaba la atención,
estaba hambrienta de ella. Como necesitaba el aire para respirar.
“Fui al pub para echar un ojo a Carrie. Una vez que la gente ve a mis hermanas, soy
olvidada”
Él acortó la distancia entre ellos y le rozó levemente con sus dedos a lo largo de la mejilla
hasta su mandíbula. “Yo sólo te vi a ti”
“Sí, lo hiciste”
Ella cerró los ojos cuando él bajó la cabeza hacia la de ella. Justo cuando sus labios estaban
a punto de tocar los de ella, alguien se aclaró la garganta justo a su lado. Ettie dio un salto

Página 25 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

hacia atrás y miró para encontrarse con Jamie que estaba con los brazos cruzados y sus
labios juntos. Además de ella estaba Carrie con una expresión asesina en la cara.
“¿Puedo ayudaros?” preguntó a sus hermanas.
Bran le sacó la mano del bolsillo y le besó los nudillos. “Te veré pronto, Ettie”
Ella observó, impotente, mientras él se alejaba. Luego se giró hacia sus hermanas. “¿Qué
está mal con vosotras dos?”
“Eso es divertido puesto que eso mismo te iba a preguntar yo a ti” dijo Jamie.

∗∗∗∗∗∗∗

Página 26 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Capítulo 5
El tiempo iba contra ellos. No importa cuánto tiempo Daire hubiera estado trabajando,
sentía como si las manillas del reloj fueran cada vez más rápido. Después de dos días,
consiguió rastrear a cuatro de los descendientes de Bran.
Talin, Neve y Kyran estaban chequeando a la descendencia que eran Fae. Mientras tanto,
Fintan y Daire habían elegido una familia mortal para inspeccionar cada uno.
Daire intentó seguir otra pista. Iba velado cuando se teletransportó a Killarney. Se mantuvo
así mientras caminaba por las calles, conociendo a la gente y la ciudad.
Había un buen número de turistas, pero raramente, y unos cuantos Fae. ¿Por qué los Fae
se mantendrían alejados del área cuando no había hecho eso en ningún otro lugar en
Irlanda? Eso le dio que pensar, especialmente porque se suponía que una línea directa de
los descendientes de Bran vivía en la zona.
Trataba de alejarse cuando un flash de color captó su atención. Su mirada se fijó en una
mujer con una camisa de franela de cuadros de color melocotón y unos vaqueros que tenían
varios días. Movía la cabeza, apartando los mechones de pelo rubio de sus ojos mientras
ella y otra mujer cargaban lo que parecía ser parte de un motor dentro de un edificio.
No pasó mucho tiempo antes de que volviera, metiéndose su pelo dorado que le llegaba a
la altura de los hombros, detrás de la oreja y encogiéndose de hombros dentro un abrigo
negro que había visto días mejores.
Ella levantó la mirada hacia el cielo y miró al sol antes de cerrar los ojos como si estuviera
sumergida en los rayos de sol. Antes de que Daire lo supiera, estaba caminando hacia ella.
No tenía idea de lo que le atraía, sólo que necesitaba acercarse a echar un vistazo.
Quedándose a cinco metros de ella, no podía quitarle los ojos de encima a la mujer. Su
rostro con forma de corazón era fascinante. Con la piel casi luminiscente, era una brillante
luz en un mar de opacidad. Recorrió con la mirada sus increíbles pómulos y bajó hasta su
boca. Unos labios rellenos y tentadores le hacían señas para que los probara.
Unos ojos grandes, de un azul tan profundo que casi procedían de otro mundo, miraban a
su alrededor como si buscaran algo o alguien. Sin siquiera intentarlo, había encontrado
una Halfling, y tenía la sospecha de que ella era la descendiente que había estado buscando.
De repente, su rostro se iluminó cuando una sonrisa se dibujó en sus labios. Daire siguió
su mirada para encontrar que la mujer miraba fijamente a otro que no era sino Bran. Daire
se quedó tan asombrado que por un momento no pudo moverse. Sólo pudo quedarse
mirando con consternación como Bran se aproximaba a la mujer y le daba un beso en la
mejilla.
“Hola”, dijo ella, sonriendo a Bran.
Él la rodeó con un brazo, “Hola”

Página 27 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Daire iba a vomitar. Su mente se esforzaba tanto por llegar al entendimiento de que Bran
los golpeara una vez más, que no escuchó el intercambio entre la Halfling, Bran, y la otra
mujer de antes que se unió a ellos.
No fue hasta que la segunda mujer entró en un coche para alejarse que se dio cuenta de
sus rasgos. Había las suficientes similitudes para que se diera cuenta de que era otra
Halfling y de la misma clase que la primera.
Daire apretó los puños, con la necesidad de atacar a Bran surgiendo a través de él. Pensó
en Eoghan, en ver a su amigo desaparecer en el torbellino de magia. Daire se movió para
acercarse a Bran y a la mujer. Era duro estar tan cerca de Bran y no atacarle, pero Daire
sabía que eso no lograría nada bueno.
Estaba consiguiendo información para los demás Reapers y Erith. Y mientras que le mataba
no impartir violencia sobre Bran, tenía en mente el panorama más amplio: la muerte de
Bran.
Daire se mantuvo a una sana distancia de la mujer de Bran en caso de que Bran intentase
ver si alguien estaba velado a su alrededor. La pareja solo había avanzado unos pasos antes
de que Bran dijera: “Ettie, va a estar bien. Jamie simplemente no está acostumbrada a que
no estés siempre ahí”
Daire cerró los ojos. Maldición. Ettie O’Byrne y sus hermanas, Jamie y Carrie, eran
exactamente las personas a las que estaba buscando. Sin esperar un momento más, regresó
a Inchmickery y al despacho de Cael.
Cael bajó el mapa de Irlanda que estaba examinando y arqueó una ceja. Pero tan pronto
como vio la cara de Daire, la preocupación invadió su mirada. “¿Qué pasa?”
Daire se pasó una mano por el rostro. “He encontrado a las hermanas O’Byrne”
“Entonces ¿cuál es el problema?”
Salió al encuentro de la mirada de Cael. “Bran ya estaba allí. Él… bueno, se ha metido en
la vida de la mayor de las hermanas O’Byrne. Creo que está intentando convertirla en su
amante”
“Tienes que estar jodidamente de broma”. Un músculo se contrajo en la mandíbula de Cael
mientras se apresuraba a enrollar el mapa y lanzarlo a un lado antes de poner las manos
en las caderas y dejar caer la cabeza.
No había palabras para describir lo molesta que era la situación, y ni siquiera Daire lo
intentó. Ver a Bran con Ettie era una cosa, pero realmente contárselo a Cael era otro tipo
de maltrato por el que prefería no volver a pasar.
“Tienes que regresar a Killarney inmediatamente” dijo Cael.
Daire asintió “Eso planeaba”
Cael le arponeó con la mirada de sus ojos plateados. “Encuentra una forma de introducirte
en la vida de la hermana. Miente si es necesario. No podemos dejar que Bran consiga otra
lealtad. Cualquiera de las hermanas, da igual”

Página 28 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

“No voy a mentirle” anunció Daire. “Si lo hago, y me las arreglo para llevarla a nuestro lado,
tan pronto como averigüe la verdad, y lo hará, se irá con él”
“No me importa cómo lo hagas, pero detenla de alinearse con Bran”
Daire inclino la cabeza y se teletransportó de regreso a Killarney. Le había sorprendido y
complacido descubrir que las hermanas O’Byrne vivían en un lugar remoto. Haría las cosas
más fáciles si se topaba con Bran, lo cual muy probablemente sucedería.
Aunque Daire quería saber más sobre Ettie y su relación con Bran, permaneció en la cabaña
y observó a las otras dos hermanas. Eso le permitió que se enfriara su ira para poder
concentrarse en su objetivo. Si no hubiera estado tan loco con Ettie, Daire habría sabido
inmediatamente que Jamie era una Halfling.
Cuando las observó, se dio cuenta que las chicas habían conseguido más que su belleza de
los Fae. Aunque unos pocos medio Fae tenían alguna clase de magia, eso era bastante raro.
Daire no diría exactamente que las chicas tenían magia, pero el tener sangre Fae
ciertamente ayudaba. Eso había permitido a Jamie entender algo de motores,
desarmándolos en su mente en los términos más básicos, lo que le permitía arreglar,
construir y reconstruir cualquier cosa.
Para Carrie, se trataba de la comida. No necesitaba recetas. Sencillamente, veía algo en su
mente y sabía exactamente qué ingredientes se necesitaban, cuánto de ellos utilizar, y
cuanto tiempo dejarlo cocinarse.
Por el momento, Daire permanecía de pie en la cocina de la casita hogareña inhalando el
delicioso aroma del pan. Se le hacía la boca agua por un trozo, pero aún no era el momento
de mostrarse a las chicas.
En lugar de eso, miró alrededor de la casa. No vio nada que le diera razones para pensar
que las hermanas supieran que eran Halflings. Eso haría su trabajo más difícil, pero estaba
más que preparado para ese desafío.

Se encontró frente a un pequeño armario. Por cómo se veía la madera, parecía muy viejo,
posiblemente algo que había pasado a través de varias generaciones. Raramente, estaba
cerrado con llave. ¿Qué podía haber dentro que las O’Byrne sentían la necesidad de ocultar
de los demás? ¿Podría ser algo relativo a los Fae?
“Ella no ha vuelto” dijo Jamie enfadada mientras irrumpía en la casa. Carrie miró por
encima del hombro mientras mezclaba algunos ingredientes en la olla. “No me gusta él”
“Y cuánto más se lo decimos, más tiempo quiere Ettie estar con él” dijo Jamie. Suspiró y se
sentó en una silla ante la mesa. “¿Qué hacemos?”
“Nada”
Jamie negó con su cabeza de largo pelo rubio. “Estás pidiendo un imposible. Ella ha
interferido en nuestras vidas tanto tiempo como puedo recordar. Es justo que hagamos lo
mismo con ella. Especialmente porque ella no puede ver lo que nosotros podemos”

Página 29 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

“No quiere creernos” dijo Carrie y colocó a un lado la olla para limpiarse las manos sobre
su delantal mientras se enfrentaba a su hermana.
Jamie frunció el ceño mientras ladeaba la cabeza. “¿Sobre qué? ¿Sobre qué este tipo Bran
es un adulador? ¿Qué hace que yo quiera vomitar? ¿Qué hay algo que está mal realmente
en él?”
Carrie tragó con dificultad, con su mirada corriendo a toda velocidad para clavarse en el
armario de madera. Intrigado Daire se acercó a las chicas.
“¿Y por qué infiernos estás mirando hacia el armario? Odiabas esa cosa” dijo Jamie.
Carrie dio unos cuantos pasos hacia la mesa y puso las manos en el respaldo de una silla.
“No pudo dormir la noche pasada. Las historias de papá diciéndonos que huyéramos
atravesaban mi cabeza. Así que, Me colé en la habitación de Ettie y tomé la llave”
“Bueno, déjame decirte que te felicitaría por robarla, pero estoy más interesada en lo que
hiciste con ella”
“Abrí el armario” dijo Carrie con naturalidad. “Y eché un vistazo a los libros”
Jamie se encogió de hombros, arrugando el rostro confundida. “¿Qué esperabas encontrar?
¿Una imagen de Bran con la etiqueta de Fae?”
Las cejas de Daire se dispararon. Entonces las chicas sabían sobre sus ancestros. Bien.
“Si sigues actuando así, no voy a contarte nada” anunció Carrie y regresó al mostrador.
Jamie puso los ojos en blanco y dejó salir un ruidoso suspiro. “Vale. Lo siento, Care.
Cuéntame”
Eso fue suficiente para que Carrie se diera la vuelta y tirarse de una silla frente a Jamie
para sentarse. “Estaba esperando que allí hubiera algo que nos dijera cómo es un Fae. En
todos esos libros y revistas, todo lo que dice es que los Fae son tan hermosos que parece
que no son de este mundo”
“Bran se ajusta a eso” dijo Jamie, retorciendo los labios con disgusto.
“Tampoco podemos salir ahí fuera y preguntarle si es un Fae”
Los ojos azules de Jamie se arrugaron por los rabillos cuando sonrió. “¿Por qué no? Si lo
es, necesita saber que estamos sobre él”
“Si por lo menos supiéramos por qué va tras Ettie”
Daire sabía que tenía que aprovechar la ocasión, pero estaba jugando con el amor de las
hermanas por Ettie y su preocupación por ella cuando se trataba de Bran. Si estaba
equivocado, todo se podría perder.
Se alejó mucho de las chicas para que no se sintieran tan amenazadas y dejó caer el velo.
Casi al instante, sus miradas se movieron bruscamente hacia él mientras salían de sus
sillas tan rápido que ambas cayeron al suelo. Daire levantó las manos delante de él, con las
palmas hacia fuera. “Tranquilas. No estoy aquí para lastimaros. Estoy aquí para ayudar”
“¿Cómo?” exigió Jamie.

Página 30 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

“Soy un Fae. Un Light Fae” enmendó él.


Carrie arqueó una ceja y le lanzó una oscura mirada. “¿Y por qué se supone que tenemos
que creerte?”
“Sabéis que sois Halflings, pero no sabéis nada de los Fae” dijo él. “Todos los Fae pueden
utilizar glamour, pero sin él, los Dark tienen el pelo negro y plateado y los ojos rojos. Cuanto
más plateado, más maldades han hecho”
Jamie y Carrie compartieron una mirada antes de que Jamie preguntara: “¿Y los Light?”
“Los ojos plateados y el pelo negro”
Carrie negó con la cabeza. “¿Cómo sabemos que no estás utilizando glamour para pretender
ser un Light?”
“No lo soy” dijo él.
Jamie fue hacia la puerta y la abrió. “Nosotros no confiamos en eso fácilmente. Sal”

Él tendría que hablar más rápido para ganar su confianza y ayuda. “Os pido perdón por
espiar, pero vine aquí buscándoos a todas. Sé quién es Bran, y él no es alguien del que
cualquiera de vosotras deberías ser amiga. Puedo ayudar a que se aleje”
“¿Por qué harías eso?” exigió Jamie.
Daire sabía que habría un momento para contarles todo porque, de lo contrario, nunca le
ayudarían. Pero ahora no. “Es una historia muy larga, pero basta decir que mis amigos y
yo hemos estado luchando contra Bran y su ejército por un tiempo. Tu familia ha sido
arrastrada a esto por vuestra conexión”
Carrie caminó alrededor de la mesa para ponerse al lado de Jamie. “Digamos que te
creemos. ¿De qué conexión estás hablando?”
“Los miembros de tu familia son directamente descendientes de los de Bran” les dijo él.
Jamie se acercó y tomó la mano de su hermana, conmocionada, haciendo que su
respiración se acelerara. “¿Qué significa eso?”
“Que quiere utilizaros en nuestra guerra”
Jamie lentamente cerró la puerta. “La única razón por la que no te obligo a irte es porque
ni a Carrie ni a mí nos gusta Bran. Le tomamos una aversión instantánea”
“Es porque él es Dark”, dijo Daire.
Carrie frunció el ceño “¿Entonces está utilizando glamour?”
Daire negó con la cabeza brevemente. “Bran ha pasado los últimos miles de años en un
reino prisión llamado el Inframundo. Fue enviado allí porque se volvió contra el grupo de
hombres con el que estaba. Él les dividió, matando a algunos”
“¿Quién le envió a ese Inframundo?” preguntó Jamie.
Daire miró a una y a otra un largo segundo antes de decir “La Muerte”

Página 31 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Los ojos de Jamie se abrieron de par en par. “Estás hablando de ella como si fuera una
persona”
“Sí. La Muerte es la juez y jurado de los Fae. Mis hermanos y yo somos sus ejecutores. Bran
era una parte de nuestro grupo, pero rompió las reglas. La Muerte creó el Inframundo y
puso allí a Bran por sus pecados”
“Bien” murmuró Carrie, con la mano en el cuello. Jamie levantó la barbilla. “De acuerdo.
¿Cómo conseguimos que Ettie se aleje de Bran?”
Esa era justo la pregunta que Daire esperaba que hicieran.

∗∗∗∗∗∗∗

Página 32 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Capítulo 6
Era todo un sueño. Tenía que serlo. A Ettie podría gustarle la atención que Bran le ofrecía,
pero eso la hacía sentirse incómoda. Y no sabía por qué. Bran era considerado, amable y
más que afectuoso. De hecho, lo era casi demasiado.
No podía creer que estuviera incluso diciendo tales cosas. Especialmente después de
lamentar el hecho de que nadie se había interesado en ella. Ahora, ¿a ella no le gustaba lo
mucho que él era? Había algo mal con ella. Era la única explicación.
Porque cualquier otra persona estaría en la luna porque un hombre como Bran la cortejara.
Durante los últimos días, la había llevado a cenar, había visitado la cabaña, habían salido
a caminar y habían hablado.
Le había preguntado a ella docenas de preguntas sobre ella y su familia, pero él rara vez
hablaba de sí mismo. Incluso cuando ella puntualmente le había preguntado sobre algo
concreto. Siempre conseguí cambiar el tema de conversación.
Y eso no evitaba que sus hermanas estuvieran en un continuo alboroto. Sus sensaciones
sobre ella hicieron que viera a Bran claro. Al principio, ella pensaba que estaban celosas,
pero las miradas que le lanzaban a Bran decían lo contrario. “Oh, venga ya” dijo Bran con
una sonrisa mientras la cogía de la mano a la vez que paseaban. “No dejes que tus hermanas
arruinen nuestro día”
Ettie se detuvo, sus palabras le molestaron hasta el punto en que deseaba arremeter contra
él. No retiró su mano, aunque lo deseaba. De alguna manera, mantuvo la calma. “Mis
hermanas son todo lo que tengo. Necesito hablar con ellas y solucionar esto antes de que
empeore”.
“He visto como los hombres van tras ella. Sólo están resentidas porque yo no soy uno de
ellos”
Ella sonrió, aunque de forma forzada. Ettie no sabía qué estaba mal con ella. ¿Acaso la
actitud de sus hermanas habían agriado el único interés romántico que había tenido en
años? Quería estar furiosa, pero seguía escuchando la voz de su padre en su cabeza,
advirtiéndola mientras le recordaba que la familia era todo.
“Lo sé” replicó ella cuando Bran la miró intencionadamente. “Tienes razón. Están celosas,
pero aún así quiero hablar con ellas. Vivimos juntas, y resulta difícil”
Bran le cogió la otra mano en la suya. “Quizás es tiempo de que ella se vayan. La tierra es
tuya ¿verdad?”
“Realmente, está dividida entre las tres” No estaba segura de por qué había mentido, pero
las palabras salieron de su boca antes de poder pensar por qué. Él frunció un poco el ceño
“¿Estás segura?”

Página 33 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

“Sí. ¿Por qué piensas lo contrario?” Si estaba interesado en sus tierras, quería saber la
razón. Él le apretó ligeramente los dedos. “Sólo presumí, puesto que eres la mayor, que
pasaría a ti”
“Retomaremos esta conversación más tarde”
“Por supuesto. Deja que te lleve a casa. No querrás tener que caminar esa distancia”
De hecho, no, no quería. “Gracias”
Un poco después, estaban en el Range Rover dirigiéndose hacia la cabaña O’Byrne. Ella
asentía mientras Bran hablaba, pero no estaba escuchando. Se preguntaba por qué de
repente estaba tan recelosa con él. ¿Se había dicho algo o se había hecho que la había
vuelto cautelosa de repente?
Todas esas historias que su padre le contaba la estaban volviendo contra cualquiera que
pudiera darle un poco de felicidad. Carrie tenía razón, no existía tal cosa como un Fae.
¿Cómo podría haber cuando no había una sola descripción de uno en todos los libros y
diarios que tenía de su padre?
Si su padre se había encontrado con alguno, su padre no lo había sabido. Al contrario,
habría dejado una anotación sobre eso. Y eso iba para todos los demás miembros de la
familia que habían mantenido viva la tradición.
Algunas familias tenían tradiciones normales, pero los O’Byrnes. No, ellos tenían que creer
en Fae en estar listos -aunque nadie sabía para qué.
“Estás metida en tus pensamientos”
Echó un vistazo a Bran antes de mirar por el campo mientras rebotaban por el camino de
tierra. Cruzaron el puente de piedra que señalaba el comienzo de su tierra. “Pensaba en mi
familia” replicó ella. Él sonrió. “Todo el mundo va a estar bien. Ya lo verás”
“Eso espero”
No hablaron más hasta que se detuvo en la cabaña. Ettie abrió la puerta y estaba bajándose
cuando él la llamó por su nombre. Lo miró a sus ojos plateados.
“¿Preferirías que entrara?” preguntó esperanzando. Ella sonrió porque era lo que se suponía
que tenía que hacer. “Creo que no sería inteligente que estuvieras aquí mientras hablo con
mis hermanas sobre ti”
“Cierto. ¿Me telefonearás después?”
“Por supuesto”
Él le guiñó un ojo. “Buena suerte”
Ettie dio un paso atrás y cerró la puerta antes de dirigirse hacia la cabaña. Hizo una pausa
ante la entrada de la casa y respiró hondo mientras el motor del coche rugía antes de que
Bran se marchara. Luego entró.
Como siempre, Carrie estaba en la cocina, cocinando. Su hermana pequeña miró en la
dirección de Ettie y le lanzó una rápida sonrisa “Hola”

Página 34 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

“Hola”. Ettie cerró tras ella la puerta. “¿Dónde está Jamie?”


Carrie señaló detrás de ella con la mano. “Fuera en el garaje, seguro”
No es que Ettie quisiera tener una discusión con sus hermanas, pero estar preparada para
eso y luego vuelves a casa y ...nada ... era, bueno, desconcertante.
Salió de la casa y se dirigió al cobertizo que Jamie utilizaba como su garaje. Ettie encontró
a su hermana de espaldas bajo un coche de forma que sólo las piernas dobladas eran
visibles.
“Quiero hablar sobre Bran contigo” dijo Ettie.
Jamie puso a un lado la llave ingles y cogió otra herramienta del suelo al lado de ella.
“Entonces habla”
“Preferiría hacerlo cuando pueda verte la cara”
“Estoy ocupada” replicó Jamie. “Si tienes algo que decir, entonces dilo”

Ettie volvió a mirar a la cabaña y a la ventana de la cocina donde vio a Carrie moviéndose
por ella. “Tú normalmente esperas a hacer esto para cenar, pero supongo que no quieres
que Carrie y yo nos aliemos contra ti” dijo Jamie.
Ettie cerró los ojos brevemente, con la irritación haciendo que los pelos del cogote se le
pusieran de punta. “¿Por qué tienes que hacerlo todo tan difícil?”
“Yo no. Fue una observación. Una correcta, de paso. Solo admítelo”
Ettie odiaba no poder ver el rostro de Jamie. Su voz era tranquila, desmintiendo la ira que
ella estaba segura de que Jamie no podía disimular en su expresión. Pero Ettie no podía
estar segura.
“Bueno. No quiero que las dos os posicionéis contra mí. ¿Era eso lo que querías escuchar?”
preguntó ella.
Jamie se deslizó de debajo del coche para mirarla. “Sí”
Ettie abrió la boca para hablar cuando Jamie retrocedió debajo del automóvil. Era inútil
pedirle que se quedara. Jamie haría lo que Jamie quisiera hacer. Había sido así desde que
tenía edad suficiente para gatear.
“Necesito saber algo” dijo Ettie. “La verdad”
Hubo un bufido desde debajo del coche. “Siempre te he dicho la verdad”
“Quiero saber si te disgusta Bran o si no te gusta la idea de que yo esté con él”
Jamie salió de debajo del coche tan rápidamente que Ettie tuvo que saltar hacia atrás para
impedir que su hermana le diera en las espinillas. Se quedó mirando boquiabierta a Jamie,
pero fue la furia que vio en los suaves ojos azules de su hermana lo que la hizo contener la
lengua.

Página 35 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

“Cómo te atreves” dijo Jamie mientras saltaba para levantarse. “¿Sinceramente piensas que
soy tan superficial que me molestaría que tuvieras un hombre? ¡De todas las cosas que
podrías haber dicho!”
Ettie levantó las manos. “Para ser justos, eso era exactamente lo que parecía al principio.
Carrie no había sido consciente de mí hasta que Bran se sentó conmigo. Luego de repente
estaba allí. Igual contigo cuando salí del pub esa noche. Vosotros siempre me ignoráis en
vuestras citas, pero de repente tengo un hombre conmigo, y no podéis estar lejos”
Durante largos minutos, Jamie sencillamente la miró. Luego su hermana se puso de pie y
lanzó la llave inglesa que había estado sujetando antes del estallido. Ettie miró la
herramienta. Jamie nunca lanzaba sus herramientas. Cada una la limpiaba
cuidadosamente a diario y la guardaba. Para ella lanzarla a su lado así significaba que
estaba furiosa.
Pero así estaba Ettie.
Tanto si Jamie quería admitirlo como si no, ambas, Carrie y ella, había sido todo sonrisas
con Bran por…Los pensamientos de Ettie se detuvieron mientras se daba cuenta de que en
algún momento durante los últimos días sus hermanas había dejado de sonreír a Bran y
empezado a fruncirle el ceño.
Jamie y Carrie eran un montón de cosas, pero algo que ninguna de ellas había hecho jamás
era discutir por un hombre. Ettie se sintió como una estúpida por creer que sus hermanas
querían a Bran. Por supuesto. El pensamiento había sido puesto ahí por el propio Bran.
Ettie salió del garaje de regreso a casa y derecha a su habitación donde se puso un chándal
y zapatillas para correr. Un largo trote y aire fresco le ayudaría a despejar la cabeza -
esperanzadamente.
“Volveré tarde” dijo Ettie a Carrie mientras salía de casa.
Sin mirar alrededor, se dirigió hacia la corriente y el sendero que seguía todo el camino
hacia la montaña. Era su lugar favorito para correr. Al principio, el ejercicio había sido una
excusa para irse de la cabaña y conseguir algún tiempo a solas. No pasó mucho tiempo
para que después se convirtiera en un hábito muy querido.
Ettie se esforzó mucho, corriendo hasta la montaña, y no se detuvo a descansar antes de
comenzar a subir por el sinuoso y tortuoso sendero que sube hasta la cima. Cuando alcanzó
la cima, se detuvo y se dobló con las manos sobre las rodillas mientras tragaba aire a la vez
que el viento helado enfriaba su piel caliente. Pero había una sonrisa en su rostro. Su
cuerpo siempre se sentía genial después del ejercicio. Jamie bromeaba diciendo que era un
sustituto del sexo, y así era.
También se había estado entrenando porque Ettie quería estar preparada para lo que su
padre creía que les ocurriría a ellas o a sus hijos. Ettie se enderezó y puso sus manos en
sus caderas mientras miraba a su alrededor. Durante mucho tiempo, había creído cada
palabra que le había dicho su padre. Era sólo ahora que no estaba junto a ella cuando
empezaba a dudar de él. Como odiaba que no estuviera allí para ella para preguntar y
debatir las cosas con él. Su convicción en los Fae había sido tan fuerte que ya duraba cinco
años después de su muerte.

Página 36 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Cinco años en que ella había estado cuidando de sus hermanas y de las tierras. Cinco años
en que había dedicado todo a entrenar para un supuesto acontecimiento que podía o no
ocurrir.
¿Cuántos de sus muchos ancestros habían hecho lo mismo? ¿Cuántos otros muchos vieron
pasar los años mientras se aferraban a sus creencias con tanta certeza que murieron por
ello? O, más importante, ¿quería ser ella una víctima de esto ... lo que sea que fuera?
“¿Qué hago?” preguntó al aire. Lanzó los brazos hacia arriba y levantó el rostro hacia el
cielo “¡¿Qué hago?!”
Sus brazos cayeron a los lados mientras bajaba la cabeza. ¿Cómo podía haber estado tan
segura de las cosas durante tanto tiempo y ahora dudar de todo?
“¿Qué haces sobre qué?”
El sonido de una voz masculina la sobresaltó, haciendo que se sacudiera. Le encontró con
una pierna apuntalada sobre un picacho mientras estaba parado en mitad del sendero con
una ceja arqueada.

Ettie abrió la boca, pero no hubo palabras cuando le miró. El era…hermoso de una manera
áspera e indómita que hizo que su corazón se acelerara y su estómago se estremeciera.
Se hizo imposible respirar mientras ella disfrutaba del corte de su mandíbula y barbilla
cuadrada. Ella trató de no mirar fijamente su boca y su grueso labio inferior, pero en lo
único que podía pensar era en cómo sería besarle. Entonces ella le miró a los ojos.
Eran de plata fundida, oscuros y enigmáticos como el mercurio. Y esos hermosos ojos
enmarcados con largas y negras pestañas la miraban con la concentración de un halcón.
Capas de grueso cabello de ébano cayeron casi hasta sus hombros, con la mitad superior
apartada de su cara. Sólo llevaba una camisa vaquera con una camiseta de color crema
debajo y vaqueros descoloridos y botas negras. Ella no sabía cómo estaba allí arriba sin un
abrigo.
Sus labios lentamente dibujaron una sonrisa, y se dio cuenta que se lo había estado
comiendo con los ojos. Ettie miró hacia otro lado, pero su mirada regresó de inmediato. Se
rió nerviosamente, todavía incapaz de encontrar palabras.
“No quería interrumpir” dijo él mientras daba el último paso hasta la cima. “Supuse que ya
que gritaste tu pregunta, es posible que desees una respuesta”
Su acento irlandés era profundo, ronco y absolutamente sexy. Era ligeramente diferente a
todo lo que había escuchado antes, y ella quería seguir escuchándolo. “¿Tienes una
respuesta para mi pregunta?” preguntó ella.
Él miró alrededor y se encogió de hombros. “Bueno, eso depende exactamente de lo que
estés hablando”
“¿Estás seguro de que quieres saber?”
“Creo que sí”

Página 37 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Ella sonrió, preguntándose si él sería la respuesta de su padre a su pregunta. De cualquier


manera, ella estaba a punto de descubrirlo.

∗∗∗∗∗∗∗

Página 38 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Capítulo 7
Nunca había dependido tanto de sus siguientes palabras. Daire no sabía cuando sería el
momento justo de aproximarse a Ettie, y no había intentado hacerlo cuando la siguió en su
carrera. Pero entonces, ella había gritado su pregunta -y parecía que sería lo correcto.
Sus hermanas estaban tan dispuestas a alejar a Ettie de Bran que confiaban en Daire. No
iba a decepcionarlas, ni permitiría que Ettie cayera en la trampa que Bran la había tendido.
“Estás en mis tierras” dijo ella, con las comisuras de los labios todavía levantadas en una
sonrisa. Daire arrugó la nariz. “Mis disculpas”
“Hay algunos excursionistas que vienen por aquí, pero como no llevas una mochila, supongo
que no eres uno de ellos”
Él negó con la cabeza. “Te vi correr montaña arriba. Es una hazaña impresionante para
hacer con tanta velocidad. Quería conocerte. Soy Daire”
“Ettie” replicó ella. Se estremeció y en se envolvió con sus propios brazos. “¿No tienes frío?”
“No. ¿Te apetece que bajemos?”
Ella le miró durante un largo minuto antes de decir: “Me gusta la privacidad de aquí arriba.
Además tengo curiosidad sobre ti”
“Y aquí creo que sólo me quieres para obtener una respuesta para tu pregunta”
“Correcto” dijo ella con una carcajada.
El sonido le golpeó justo en el pecho, dejándole sin respiración por un momento. Él quería
meter su cabello rubio detrás de la oreja, pero se quedó dónde estaba. Ella ladeó la cabeza,
sus oscuros ojos azules se clavaron en él. “Yo no soy así en absoluto”
“Algunas veces, es bueno romper nuestros moldes y hacer algo diferente”

“Sí”. Ella volvió la cabeza hacia un lado mientras echaba un vistazo a sus tierras. “He vivido
en este lugar toda mi vida. Solía jugar aquí arriba. Pretendía ser una reina, y todo lo que
tenía ante mí era mi reino”
Él miró el paisaje. “Ciertamente es la imagen perfecta para tal fantasía”
Ella tragó y se rodeó con los brazos. “Si vas a darme una respuesta a mi pregunta, necesitas
detalles”
“Eso sería de ayuda”
Lanzándole una rápida sonrisa, ella dijo: “Mi padre tenía intereses especiales que pasaron
a través de la familia. Él, a su vez, nos los pasó a mis hermanas y a mí. Se pasó toda su
vida persiguiendo respuestas, sin encontrar ninguna”
“¿Es lo que estás haciendo? ¿Persiguiendo respuestas?”

Página 39 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

“En realidad, no” Ella le miró. “Acepté todo lo que mi padre me dijo como si fuera el
Evangelio. Hice lo que quería, incluso después, finalmente, de su muerte. Pero ahora…
ahora, he empezado a preguntarme si estaba loco y si algo de esto es real”
Daire sabía que aquello iba sobre los Fae. Podía contarle todo justo en ese momento, pero
no estaba seguro de que fuera una elección inteligente. Si Ettie dudaba de las cosas,
entonces ella necesitaba volver a hacerlo lentamente, o él podría perderla por completo”
“Algo te hizo empezar a cuestionarte lo que tu padre te dijo” dijo él. Ella torció los labios
con arrepentimiento. “Es algo que mi hermana dijo. Ni siquiera recuerdo lo que era, pero
tocó una fibra sensible y me hizo reevaluarlo todo”
“Algunas veces, hacer eso puede hacer que veas las cosas más claramente”
Después de un ruidoso bufido, ella dijo: “He estado entrenando desde que tenía cuatro
años”
“¿Entrenando?”

“Para luchar. Puedo utilizar cualquier arma que pongas frente a mí, pero mi especialidad
es el combate cuerpo a cuerpo”
Él cambió de postura, más intrigado por minutos. “¿Para qué estabas entrenando?”
“Esa es la cuestión. No lo sé. Mi padre sólo me decía que necesitaba estar lista”
“¿Y él nunca os dijo para qué?”
Negó con la cabeza mientras la brisa levantaba brevemente los mechones de su cabello.
“Nunca. No creo que él lo supiera. Le habían contado esa misma narración, y creo que ha
pasado de generación en generación”
“Es por eso tu pregunta”
Ella respiró hondo. “Exactamente”
“¿Qué quieres hacer?”
Sus oscuros ojos azules giraron hacia él. “Pensaba que ibas a darme una respuesta”
“Quizás la respuesta llegue con la pregunta” Su corazón dio un vuelco cuando ella sonrió,
con sus rabillos de los ojos arrugándose. Por las estrellas, era hermosa. “¿Qué quieres
hacer?”
“Quiero ser normal”
Daire no tenía corazón para decirle que como una Halfling, su vida no lo sería.
“Quiero…” hizo una pausa, frunciendo el ceño. “No sé lo que quiero” Se echo a reír y negó
con la cabeza, mientras se sentaba en una roca. “Mi padre trazó un rumbo frente a mí y
siempre lo he seguido”
Montó a horcajadas una roca y se sentó en ella. “¿Supongo que tus hermanas no tienen
estas preguntas?”

Página 40 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

“Oh, no. Ambas quieren irse tan pronto como puedan”


“Entonces, ¿sientes como si el legado de tu padre solo descansara en ti?”
Unos insondables ojos azules le miraron fijamente. “¿Quién eres?”
“No me creerías si te lo dijera”
“Inténtalo”, exigió ella.
Daire se miró las manos. Estaba jugando una vez más. Siempre había sido un poco pícaro,
su veta rebelde creaba todo tipo de estragos. Una vez que se convirtió en un Reaper, había
aprendido a controlarlo en su mayor parte.
Había vuelto a meterse en líos con las hermanas O'Byrne, pero al estar tan cerca de Ettie,
estaba perdiendo rápidamente la voluntad de controlar ese rasgo en particular.
“Daire” le urgió ella.
El sonido de su voz en sus labios hizo estragos en su cuerpo. El deseo aumentó mientras
la necesidad rugía dentro de él –ruidosa y ferozmente. Apretó los puños para impedir llegar
a ella y atraparla sobre su regazo para poder hacer estragos en sus labios.

Finalmente se encontró con su mirada. Una docena de palabras le vinieron a la cabeza,


pero sólo dos pasaron a través de sus labios “Soy Fae”
Ella ni se rió ni se quedó boquiabierta de indignación. Simplemente, se lo quedó mirando
durante un largo y silencioso minuto. Luego ella se levantó y sin una palabra, comenzó a
bajar la montaña por el sendero.
Daire lentamente se puso en pie, sin retirar la mirada de ella en ningún momento. Tal vez
este era el momento de ser el Reaper más cauteloso en el que se había convertido a lo largo
de los siglos en lugar de su viejo ser, el que dejaba todo al azar. No sabía qué le había
pasado, y no estaba seguro de cómo arreglarlo.

Caminó hasta el borde y miró hacia la ladera para seguir viendo a Ettie avanzar por el
sendero. De repente, ella se detuvo y giró en redondo. Luego volvió a subir la montaña hasta
que estuvo a unos metros de él. Sus oscuros ojos azules brillaban de ira. “¿Es algún tipo
de broma? ¿Algo en lo que Carrie te metió?”
“No”
“Seguro” dijo ella con un bufido dándose la vuelta.
Antes de que se alejara dos pasos, Daire se teletransportó delante de ella, haciendo que
tropezara hacia atrás ante la casi colisión, de modo que cayó hacia atrás, agarrándose con
una mano antes de que su trasero pudiera aterrizar en el suelo.
La ira se esfumó, mientras sus ojos se abrían enormemente con asombro –y, tristemente,
con un poco de miedo.
“No quería lastimarte”, le dijo a ella y dio un par de pasos atrás para darle a ella espacio.
“Pero soy un Fae”

Página 41 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Ella se puso de pie y se sacudió la mano en la pierna. “¿Qué es lo que quieres?”


“Quiero mantenerte a salvo”
“No”. Ella le mantuvo la mirada, con la barbilla levantada. “Has esperado a mostrarte hasta
ahora y eso es porque quieres algo”
“¿Tienes idea de cuántos Halflings hay? No podemos seguir el ritmo de todos ellos”
Ella arqueó una ceja. “Pero nos conocías a mis hermanas y a mí”
“Sólo porque os hemos estado buscando”
“Porque quieres algo” declaró ella rotundamente.
Daire respiró hondo y soltó el aire, vacilando. La vio temblar mientras se mantenía firme.
“Vamos a tener que entrar”
“No seas terca. Te estoy viendo temblar. Las temperaturas tendrían que ser mucho peores
para que me afecten, así que solo te lastimarás a tí misma al permanecer aquí.”
Ella suspiró y le rodeó andando mientras murmuraba “Eres insufrible”
Al menos estaba hablando con él.
Daire la siguió bajando al valle. En el momento en que alcanzaron la cabaña, Jamie estaba
fuera con un tazón humeante en la mano. Se lo ofreció a Ettie mientras entraba en la casa.
“¿Y bien?” le susurró a él. “No fue como esperaba”.
Ella puso los ojos en blanco. “Nunca lo es cuando se trata de mi hermana. Entra”
Siguiendo a Jamie dentro de la cabaña, encontró un plato empujado por Carrie. El dulce
olor era demasiado delicioso para siquiera preguntar de qué se trataba. Dio un mordisco y
saboreó el bocado que se derretía en su boca, explotando con sabores de vainilla, canela y
nuez moscada.
“Esto es impresionante” dijo después de tragárselo.
Carrie estaba radiante. “¿Tienes apetito? Podría hacerte lo que quieras”
“Él no va a estar aquí mucho tiempo” replicó Ettie cuando salió de su habitación.
“Evidentemente, vosotras dos ya habéis conocido a Daire. Y supongo que también sabéis lo
que es”
La mirada de Daire giró hacia ella. Ettie se había cambiado con unos vaqueros negros y un
suéter azul pastel que hacían que sus ojos resaltaran aún más. Se pasaba los dedos a través
de sus cortos mechones.
“Sí” respondieron las hermanas al unísono.
No habría cumplidos con Ettie. Probablemente era lo mejor. Cuanto antes las hermanas
O'Byrne supieran acerca de toda la amenaza, más pronto podrían decidirse. Aunque no
estaba del todo seguro de que estarían de parte de los Reapers. Sin embargo, ¿qué otra
opción le quedaba?

Página 42 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

No podía seguir permitiendo que Bran consiguiera acercarse más a Ettie. La Halfling
necesitaba saber directamente quién galanteando con ella. Y por qué.
Daire dejó el plato y se lamió los labios. “Estabas justo subiendo a la parte alta de la
montaña. He buscado a tu familia, pero no para causar daño. Estoy tratando de alejarte de
eso”
“De Bran” dijo Jamie.
Él asintió con la cabeza a la hermana O’Byrne mediana. “Bran no es quién reclama ser”
“Él no reclama nada” replicó Ettie mordazmente.
Carrie hizo un sonido desde el fondo de la garganta. “Eso es mentira. Dice ser humano”
“Bueno, él no ha dicho en realidad eso” dijo Ettie. Se sentó en una de las dos sillas y señaló
a Daire el sofá.
Él entró en la sala de estar y se sentó en la esquina más alejada del sofá mientras Jamie se
sentaba en la otra silla y Carrie se acurrucó al otro lado del sofá.
“Por no decirte Bran que es un Fae, ya te está mintiendo” señaló Daire.

Ettie cruzó una larga pierna sobre la otra. “Te admitiré eso. Quizás deberías empezar desde
el principio”
“El principio”. Daire se inclinó hacia delante poniendo los antebrazos sobre las rodillas.
Entrelazó las manos y bajó la mirada al suelo. “Vosotras tres habéis vivido vuestra vida
sabiendo que teníais sangre Fae en vuestras venas. Hay miles más que no saben de su
herencia. No estoy seguro de si es mejor saberlo o no”
Jamie se envolvió la cintura con los brazos. “Las cosas habrían sido mucho más simples
para mí si no lo hubiera sabido”
“Ídem” dijo Carrie.
Daire trasladó su mirada a Ettie, que no replicó. Estaba sentada en silencio, esperando a
que él continuara. Él apretó los labios brevemente. “Lo que voy a deciros no debe tomarse
a la ligera. De hecho, si un Fae lo escuchara, tendrían que matarle inmediatamente”
“¿Nos lo ahorraremos? ¿Por qué? ¿Porque somos en parte humanas?”, preguntó Carrie.
Él la miró y se encogió de hombros. “Algo parecido. El hecho es, que no fuisteis criadas con
los Fae, pero la verdadera razón es que a menos que sepáis lo que está sucediendo, no
podéis tomar una decisión informada. Creo que es por eso que la Muerte nos ha dado
permiso para impartir esta información a los Halflings”
“¿La Muerte?” pregunto Ettie con un tono suave de voz.
Jamie dijo rápidamente. “Sí. Una persona. Sigue” urgió a Daire.
Él miró a cada una de ellas, encontrándose con la mirada de Ettie la última. “Trabajo para
la Muerte. Les dije a tus hermanas que la Muerte es juez y jurado. Mis compañeros y yo

Página 43 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

somos los ejecutores. La Muerte se encarga de mantener el equilibrio entre los Fae. No nos
mezclamos con los asuntos humanos”.
“¿Qué pasa con los Halflings, como nos llamas?” preguntó Carrie.
Daire negó con la cabeza. “Vivís en el mundo de los mortales”
“Hasta que un Fae llega a liarla” declaró Ettie “¿O no?”
Lentamente, él se enderezó y se reclinó hacia atrás en la silla. “Sí”

∗∗∗∗∗∗∗

Página 44 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Capítulo 8
Una palabra convirtió su ira en temor. Una simple afirmación lo había dicho todo.
Ettie no quería escuchar lo que fuera que Daire tuviera que decir porque sabía que su
mundo estaba a punto de darse la vuelta. Y no estaba lista para eso. Por otra parte, ¿alguien
lo estaría alguna vez? Respiró lentamente para calmar su pulsante corazón. Los ojos de
mercurio se fijaron en ella. Quería odiarle por aparecer, por ser encantador y porque se
sentía atraída hacia él. Una clase de atracción que nunca antes había experimentado antes.
Sin embargo, no podía dejarse llevar por la animosidad. Su padre había ido tras los Fae
toda su vida. Si hubiera seguido vivo, podría haberse encontrado con dos.
“Soy un Reaper” anunció Daire. “Cada uno de nosotros ha sido seleccionado por la Muerte.
Y hubo un tiempo en que Bran, también, fue uno de nosotros. Eso acabó cuando rompió
las reglas”
Carrie se soltó la coleta que le recogía el pelo y se frotó el cuero cabelludo. “¿Qué clase de
reglas?”
“La más importante ya os la he dicho. Ningún Fae puede saber de nosotros. Si ellos
averiguan quiénes son los Reapers, han de morir” dijo.
Jamie preguntó “¿Por qué? ¿Qué importa que lo sepan?”
Cada vez que las hermanas hacían una pregunta, Daire las miraba, pero siempre su mirada
regresaba a Ettie. Era como si su relato estuviera destinado sólo a ella. “Importa”, dijo Daire.
“Los Fae crecen con la leyenda de los Reapers. Los Light la utilizan para impedir que sus
hijos se conviertan en Dark. Los Dark les cuentan a sus hijos para que éstos actúan
conforme a lo que ellos quieran”
Cuando hizo una pausa, Ettie puso sus manos en el regazo. “¿Y?”
“Ninguno de los Fae sabe si los Reapers son o no reales. Son un mito para ellos, una
leyenda” explicó él. “Todos nosotros hemos muerto. Es como la Muerte nos encontró, nos
eligió. Para mantener nuestras identidades en secreto –y también lo que hacemos- dejamos
todo y a todos los que conocimos y amamos atrás.
“Maldición” murmuró Jamie.
Daire se encogió de hombros. “Para algunos de nosotros, eso no es un problema. Sólo nos
teníamos los unos a los otros. No había relaciones para ninguno de nosotros. Pero hay
momentos, como ahora, en que son enviados a investigar o a averiguar sobre alguien.
Tenemos que mezclarnos, pero siempre mantenemos nuestras verdaderas identidades en
secreto de los Fae. Bran no hizo eso. Se enamoró de una Light Fae y le dijo quién y qué era”
“Acabó con su muerte” conjeturó Ettie.

Página 45 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Daire inclinó la cabeza asintiendo. “Bran después de aquello se volvió loco. Dividió a los
Reapers y atacó, matando al líder. En el momento en que la lucha acabó, sólo sobrevivieron
tres de los siete. Bran, Cael y Eoghan”
“¿Por qué la Muerte no intervino?” inquirió Carrie.
“Lo hizo. Cael y Eoghan querían a Bran muerto, pero la Muerte creó un reino prisión
llamado el Inframundo y lanzó a Bran allí. Y allí permaneció hasta que consiguió escapar”
No le costó mucho esfuerzo a Ettie darse cuenta de lo que Bran quería. “Está motivado por
la venganza”
Daire miró por la ventana. “Empezó su plan eliminando a miles de Halflings por todo el
mundo. Luego atacó a cualquiera de ellos que consiguiéramos salvar”
“¿Para qué?”, preguntó Ettie. “Si la mayoría de los Halflings no saben que lo son, ¿cómo
pueden ser una amenaza para él?”

Daire se reclinó hacia atrás en el sofá y, brevemente, estrechó los labios. “Aún estamos
todavía trabajando en eso. Pero hemos descubierto que, de alguna forma, Bran está
absorbiendo la magia de la Muerte”
“¡Qué horror!” murmuró Jamie con disgusto.
Daire le lanzó una medio sonrisa. “Él está vinculado a la Muerte a causa de eso, lo que le
impide encontrar a la Muerte y a la Muerte localizarle a él. También es la razón por la cual
ninguno de los Reapers puede matar a nadie de su ejército”
“¿Tiene un ejército?” preguntó Ettie, con una sensación de hundimiento presionando contra
su pecho.
“Lo está reclutando entre los Dark Fae”
Ettie inclinó la cabeza con sorpresa. “Oh”
¿Qué más se podía decir ante tal declaración?
“Sin embargo, encontramos una laguna” dijo Daire.
Carrie se inclinó hacia delante ansiosamente. “¿Cuál? ¿Qué descubristeis?”

“Hubo una familia en Galway que habían tenido no uno, sino tres diferentes Fae
embarazando a sus mujeres a través de las generaciones. Son los más poderosos Halflings
del Reino. Bran intentó reclutar a uno de los últimos miembros que quedaban de esa familia
–Catriona. Pero Cat luchó contra él. Sus poderes le daban la capacidad de invocar a
cualquier persona o cosa para que llegaran hasta ella. Bran la quería para que le trajera a
la Muerte. Luego, quería que Cat matase a la Muerte”
Jamie apoyó los codos en la silla antes de apoyar la cabeza entre las manos. “¿Cómo hizo
Cat para detenerle?”
“Como los Reapers somos una parte del ejército de la Muerte, no podíamos herirle. Pero eso
no se aplicaba a Cat. Ella le hirió pero, desafortunadamente, Bran consiguió escapar antes
de que Cat pudiera acabar con el caos que él había empezado”

Página 46 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Ettie descruzó las piernas y luchó contra la necesidad de levantarse y pasear de un lado a
otro. Después de todos esos años sin ver a un Fae, estaba consiguiendo una sobrecarga de
ella y se sentía aterrorizada. “Eso te trajo a nosotros”
Daire se pasó una mano por el rostro. “Así es. Pero necesito volver hacia atrás un poco.
Cuando los Halflings fueron atacados, y nosotros interferimos, Baylon, uno de mis
compañeros Reapers, se enamoró de Jordyn, uno de los Halflings a los que teníamos que
proteger. La Muerte pudo ver que la historia se estaba repitiendo, así que se hicieron
ajustes a las reglas. Ningún Fae puede saber de nosotros, eso no ha cambiado, pero Jordyn
arriesgó su vida por salvar a la Muerte. Eso permitió que Jordyn y Baylon estén juntos”
“Por favor, dime que hay más” dijo Jamie con una sonrisa.
Él soltó una risita y asintió con su cabeza de negros cabellos. “Está River, otra Halfling. Ella
tenía el poder de leer y entender todos los dialectos Fae. Y lo más importante, unos que
llevaban muertos hacía eones. Ella coleccionaba un conjunto de textos que eran de los Fae
originales, y los mantenía ocultos bajo llave en la Biblioteca de Edimburgo donde trabajaba.
Logramos convencerla de que nos ayudara justo antes de que Bran intentara robarle los
libros. En el proceso, ella y Kyran se enamoraron. Ella ahora está esperando a su hijo”
“¿La Muerte le permitió vivir a causa del niño?” preguntó Ettie.
“En realidad, la Muerte permitió vivir a River porque traduce los textos que necesitamos”
explicó Daire.
Carrie lanzó a Daire una oscura mirada antes de sonreírle. “¿Alguien más?”
Ettie suspiró ruidosamente. Sus dos hermanas eran unas románticas desesperadas que
dejaban que el mundo lo supiera. Ella también lo era pero se lo guardaba para sí misma.
No había necesidad de empeorarlo más de lo que ya lo estaba.
“Están Talin y Neve” dijo Daire. “Talin fue enviado a espiar a la Corte de los Light, pero se
enamoró de Neve. Neve es totalmente Fae. Bran sabía de la conexión de Talin y Neve, y mató
a los padres de Neve, luego convirtió a su hermano en Dark”
El estómago de Ettie cayó a plomo a sus pies. Ella miró a sus hermanas, su mente
amotinándose ante la idea de perderlas de esa forma.
“La vida de Neve acabó por su hermano” continuó Daire.
Ettie no estaba segura de cuánto más podría asimilar. Retiró la mirada de Daire, deseando
también poder detener sus palabras. Aunque no podía. Tan duro como era de oír, quería
saber. El silencio que se hizo, la obligó a mirar a Daire de nuevo. Sólo cuando sus miradas
se encontraron, él continuó.
“Os he dicho que todos los Reapers habíamos muerto, pero no dije que todos fuimos
traicionados de alguna forma. Cuando el hermano de Neve la engañó y asesinó, la Muerte
le dio a Neve una elección. Neve se convirtió en Reaper ese día. Pero perdimos a Eoghan,
otro de nosotros. En la batalla contra Bran, una Light Fae llamada Rhi intervino para
ayudarnos. La mezcla de magia creo una tormenta que Bran dirigió contra Cael”
Jamie levantó la cabeza, frunciendo el ceño. “¿Cael? ¿Por qué él?”

Página 47 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

“Es nuestro líder. Eoghan y él eran los dos que quedaron del grupo original de Reapers, y
Bran no deseaba otra cosa que matarles. Intentó eliminar a Cael, pero Eogham le empujó
fuera de su camino y fue tragado literalmente por la magia en lugar de Cael”
Ettie cerró los puños ante la fuerte urgencia de llegar hasta Daire para reconfortarlo. “Lo
siento”
“Eoghan no está muerto” afirmó Daire. “Sólo tenemos que encontrarle. Puede estar en
cualquiera de los numerosos reinos”
Carrie silbó, con las cejas levantadas. “Estáis luchando contra Bran y buscando a Eoghan”
“Eso es toda una carga” dijo Jamie.
Daire se pasó una mano por la mandíbula. “Cat está con los Reapers ahora porque estuvo
con nosotros y con la Muerte, lo cual es bueno porque ella y Fintan están juntos. No hace
falta decir que cuando Bran supo que algunos de los Reapers tenían amantes, su enojo se
disparó”
“Todavía no nos has dicho cómo podemos encajar” declaró Jamie.
“Estoy llegando a ello”
Una vez más, sus ojos plateados regresaron a Ettie. Eso hizo que ella sintiera como si sólo
estuvieran ellos dos en la habitación. No supo cuánto tiempo estuvieron mirándose el uno
al otro. El tiempo cesó de existir. Era sólo ella y el enigmático Fae con ese rostro asombroso
y esos ojos que podían derretirla.
Daire se deslizó hasta el borde del asiento del sofá y se inclinó hacia adelante, apoyando
sus brazos en sus piernas. “Fue por casualidad que River encontró algo en uno de los
antiguos textos de los Fae. Era una mención de una familia, Ó Broin, que significa
descendientes de Bran”
“¿Así que?” preguntó Carrie.
Pero Ettie entendió. Sólo porque había hecho una investigación sobre su familia para un
trabajo del colegio. “O’Byrne es la palabra inglesa de Ó Broin” dijo a sus hermanas. A Daire
le preguntó: “¿Nos estás diciendo que somos sus descendientes?”
Daire movió la cabeza arriba y abajo afirmando. Ettie se puso de pie de un salto, sin poder
ya contener su necesidad de moverse. Paseó a un lado y otro de la habitación, gritando en
su interior. No sabía lo que todo aquello significaba, pero no sería bueno.
Se volvió y Daire estaba detrás de ella. Puso sus manos sobre sus brazos para hacer que se
relajara. Cuando lo hizo, algo cálido y electrizante la atravesó.
“Bran tuvo tres hijos con su mujer Fae antes de convertirse en Reaper” dijo Daire después
de un momento. Luego, sin ganas, la soltó. “También tuvo dos descendientes con mortales.
Rastreé una de esas líneas hasta vosotras”
Jamie se puso en pie y se fue junto a ellos. “Puede que no seamos los únicos descendientes
vivos”

Página 48 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

“No lo sois” dijo Daire mirándola. “Mis compañeros están controlando a los demás”
Carrie dobló las piernas y acercó las rodillas al pecho mientras se relajaba en el sofá. “Pero
Bran está aquí”
“Lo que significa que él nos quiere a nosotras” dijo Ettie y miró a Daire.
Sus brazos iban a alcanzar, pero antes de hacer contacto, Daire los dejó caer a los lados.
“Así lo creo, pero no sé por qué. No puede ser bueno, cualquiera que sea la razón”
“Él me preguntó hoy si yo era la propietaria de la tierra” dijo ella. Ettie ignoró la mirada
molesta de sus hermanas y en lugar de eso, se centró en mirar a Daire. “Le mentí y le dije
que las tres lo somos. Él entonces me preguntó si estaba segura”
“Entonces tiene algo que ver con la cabaña o con las tierras” dijo Carrie.
Daire preguntó: “¿Por qué le mentiste?”
Ettie se encogió de hombros con impotencia. “No lo sé. Fue sólo una sensación que tuve”
“Me alegra que hayas escuchado a tus instintos”
Así era ella. Ettie se sintió más incómoda y retiró la mirada, solo para encontrarse chocando
con la mirada de Jamie, que la estaba sonriendo.
“Sé lo que quiero cocinar esta noche” dijo Carrie mientras se ponía de pie. “Voy a ir a la
ciudad a por suministros”
Ettie inmediatamente dijo, “Tú sola no, no lo harás”
“Lo pillo” dijo Jamie, todavía sonriendo.
No fue hasta que las dos intercambiaron una mirada conspirativa y salieron de la casa que
Ettie se dio cuenta que ahora estaba a solas con Daire. Sus ojos giraron hacia él para
encontrarle mirándola.

No dijeron palabra cuando el motor rugió y Jamie y Carrie se alejaron. Ettie sabía que lo
mejor sería poner algo de distancia entre Daire y ella. Estar tan cerca de él la hacía sentir…
toda clase de cosas sin sentido, lujuriosas.
Pero sus pies no se movieron.
“Bran volverá a por ti” dijo él.
Ella asintió lentamente “Le alejaré”
“Eso va a costar mucho más que eso. Vas a necesitarme”

¿Por qué esas palabras provocaron una imagen de su cama apareciendo en su cabeza?
Extremidades entrelazadas, jadeos, piel suavemente húmeda de sudor.
“Bueno, eso es si quieres mi ayuda” añadió Daire, interrumpiendo sus pensamientos.
“Estaría loca si te dejara ir”
Su sonrisa fue lenta, y absolutamente demasiado sexy. “Y tú ciertamente no estás loca”

Página 49 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Eso era discutible. Se había enamorado del encanto de Bran al principio, después de todo.
Afortunadamente, no había durado.
Sabía que no había garantías en la vida, y con la atención de Bran sobre ellas, cualquier
cosa podía suceder. Todos los años de jugar el papel de madre así como el de hermana hizo
que sus pensamientos volvieran a sus hermanas.
“Quiero una promesa de ti” le dijo a Daire.
La sonrisa desapareció, y su expresión se intensificó. “¿Qué deseas?”

“Finalmente, Bran se dará cuenta de que mentí sobre que la propiedad es mía. Lucharé
contra él…”
“Y yo estaré a tu lado” la interrumpió Daire.
Ella negó con la cabeza y se acercó él. Él tenía que comprender lo importante que era esto
para ella. “Quiero que cojas a Jamie y a Carrie. Llévatelas a cualquier sitio lejos de aquí,
donde Bran no pueda nunca encontrarlas. Prométemelo” insistió ella.
Él buscó su mirada antes de ponerle el pelo detrás de la oreja y susurrar, “Lo prometo,
Ettie”

∗∗∗∗∗∗∗

Página 50 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Capítulo 9
El juramento quedó sellado con sus palabras. Daire no podría retractarse, y sabía que de
ser así, volvería para perseguirlo. Se quedó quieto cuando Ettie le rodeó. Su cabeza siguió
su progreso, sus sentidos sumergidos en el aroma de trébol y viento que esa su olor. Aunque
vio el miedo en sus ojos, lo ocultó bien ante sus hermanas.
Era fácil ver que, siendo la mayor, cargaba con la mayor parte de todo. Jamie y Carrie se
habían acostumbrado tanto que no se daban cuenta de que incrementaban el estrés de
Ettie al no tomar el relevo.
“Me pregunto si esto es lo que mi padre quería de mí al exigirme que estuviera lista” dijo
Ettie mientras abría la nevera. Después de mirar dentro, la cerró y miró alrededor como si
intentara encontrar algo.
Daire se giró en su dirección y apoyar un hombro en la pared. “Dijiste que sabías cómo
luchar”
“Eso es lo único en lo que soy buena”

Podía discutirle que era buena en otras cosas, como manejar a sus hermanas y a la
propiedad, pero no lo hizo. “¿Te importa mostrarme?”
“Sólo quieres que me distraiga con otras cosas”
“Quizás. O a lo mejor quiero ver lo que puedes hacer”
Los oscuros ojos azules se entrecerraron sobre él. Sin otra palabra, ella caminó hacia él y
le lanzó un puñetazo. Daire se inclinó hacia un lado y levantó los brazos para bloquearla.
Él luego la cogió de las muñecas, y la giró de forma que le puso la espalda contra él. Ella le
dio un codazo y se retorció, deslizándose fuera de su agarre.
Ella era rápida, ágil y resbaladiza como una anguila. Lo que empezó como un ejercicio,
pronto se volvió en una batalla de voluntades mientras se movían de habitación en
habitación.
Él no había utilizado toda su fuerza -aún. Reforzarían todo esto, pero de todos modos estaba
impresionado con sus habilidades. Si ella tuviera un arma Fae, podría infligir un daño
incalculable a Bran -o a cualquier Fae en ese caso.
Ambos jadeaban por el esfuerzo, una fina capa de sudor brillaba sobre el rostro de Ettie
cuando Daire la hizo girar y la sujetó entre una pared y su cuerpo. Sus ojos se encontraron.
Y el deseo creció.
Justo cuando él trató de soltarla, Ettie brevemente le miró a la boca. Eso es todo lo que
necesitó para que su control saltara por la ventana.
Él la miró. La necesidad que vio en su expresión hizo que la sangre corriera hacia su pene.
Aplastó la mano en la pared cerca de su rostro y se inclinó más cerca. Ella soltó su camiseta

Página 51 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

y puso las palmas de las manos en su pecho. Sus jadeos eran aún más ásperos por una
razón totalmente distinta.
Con los labios separados, ella levantó el rostro hacia él. Era un error mezclar el amor con
los negocios, pero a Daire no le importaba. Desea a Ettie. En realidad, la anhelaba. No era
unilateral tampoco. Y eso es lo que finalmente le hizo tomar su decisión.
Él bajó la cabeza, sus labios se encontraron levemente. El calor chisporroteó entre ellos. Él
dejó caer un brazo sobre sus caderas y la cogió mientras presionaba su cuerpo cerca. Su
rápida inhalación le dijo que ella sentía su excitación. Luego suspiró y plantó sus manos a
cada lado de su cabeza como para asegurarse de que no dejara de besarla. Él empezó a
profundizar el beso cuando escuchó la puerta de un automóvil.
La cabeza de Ettie giró hacia el lado mientras miraba por la ventana. Daire vio que era Bran
al mismo que tiempo que ella. “¿Qué demonios?” murmuró ella.
Él la cogió por los hombros y la hizo mirarle. “No le digas que estoy aquí y no dejes que sepa
que sabes quién es él”
“¿Por qué?” susurró ella.
Daire le dio un rápido beso. “Más tarde. Estaré aquí todo el tiempo”
Luego dio un paso atrás y se veló.
“¿Daire?” le llamó ella. Él la tocó en el brazo. “Estoy aquí. Sólo que velado”
Ella se relajó antes de estirar las ropas y alisar su ropa. Un momento después, Bran llamó
a la puerta. Después de contar hasta diez, caminó hacia la entrada y la abrió. “Hola” dijo
Bran con una brillante sonrisa.
Ella le contestó. “Hola”
“Quería ver cómo habían ido las cosas con tus hermanas”
“Sólo hemos empezado la discusión. Nada se ha determinado aún” le dijo Ettie. Daire vio
cómo Bran miraba alrededor. No había duda de que el bastardo estaba intentando
determinar si alguno de los Reapers estaba allí. Daire no la dejaría, pero por permanecer,
estaba corriendo el riesgo de que Bran le encontrara.
Bajarse al suelo puede funcionar, pero puede que no. Podía ir al tejado, pero también existía
la posibilidad de que fallara. El único lugar donde sabía que funcionaría era justo al lado
de Ettie. Se teletransportó justo detrás de ella, rodeándole la cintura con los brazos mientras
inclinaba la boca hacia su oído y susurró “Actúa naturalmente”
Bran señaló hacia el interior con la mano. “¿Puedo entrar?”
“En realidad no es un buen momento” dijo ella.
“El coche no está. Entiendo que tus hermanas tampoco están”
Ettie le miró fijamente durante un largo momento. “Fueron a buscar algunas cosas para
cenar para poder terminar nuestra charla”

Página 52 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

“Entonces tenemos unos minutos. No me quedaré mucho”


Ella se movió de forma que él pudo entrar. A Daire le dolía que Bran estuviera dentro de la
cabaña, pero Daire le había pedido que no le contara nada a Bran. Ettie no tuvo más
remedio que permitirle la entrada.
Bran se inclinó sobre la mesa de la cocina y olió alguna de las maravillas que Carrie había
dejado fuera. Luego miró a Ettie “¿Estás bien?”
“En realidad, no”
“¿Entonces las cosas no van bien con tus hermanas?”
Ella se apoyó hacia atrás en Daire. Él la sujetó más apretadamente, sintiendo su pulso
correr. Ettie se encogió de hombros. “No es algo que se solucione rápidamente. Esto podría
llevar días”
“Siento escuchar eso”, dijo Bran mientras entrelazaba las manos detrás de la espalda. “No
entiendo por qué no te permiten tener algo de felicidad”
Ella le sostuvo la mirada. “No lo sé”
“Dijiste que estaban casi listas para irse. Quizás sea el momento de que lo hagan”
Ettie le miró boquiabierta. “¿No hablarás en serio? Son mis hermanas, mi familia”
“Que te están frenando” argumentó Bran. “¿Te ayudan en la casa? Haces todo por ellas.
Has renunciado a mucho por criarlas y ser una madre sustituta cuando sólo eras una niña”
Daire impidió dejar salir un gruñido. Bran tenía razón en todo lo que decía, pero le irritaba
que Bran lo dijera. Era evidente que Bran quería por algo la cabaña, pero Daire aún no
había descubierto qué era. Ettie, sin embargo, era simplemente un medio para un fin para
Bran.

Eso, por otro lado, complacía a Daire y le enfurecía. Porque es significaba que tan pronto
como Ettie fuera irrelevante, Bran muy probablemente la mataría. Daire no se sorprendió
cuando Bran levantó la mano y la giró a su alrededor, la magia llenando el aire mientras
buscaba a los Reapers.
“Un hombre empieza a cortejarte, y ¿dónde están tus hermanas cuando intentas hablar?
Fuera. Sabía que debería haberme quedado” dijo Bran.
“Esto es asunto nuestro. No tuyo” replicó tensamente Ettie.
El rostro de Bran se contorsionó con falso dolor. “Me has herido. Pensé que teníamos algo
especial”
“No estoy diciendo que no lo tengamos” argumentó ella. “Lo que estoy diciendo es que
incluso si tú fueras mi marido, esto es algo entre mis hermanas y yo y de nadie más”
Él inclinó la cabeza y le dio una pequeña sonrisa. “Yo sólo no las quiero teniendo ventaja
sobre ti. Han hecho suficiente”
“No importa”

Página 53 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

“A ti sí” presionó él. “Yo te he visto sentada sola en el pub mientras Carrie estaba rodeada
de hombres y Jamie había salido con una cita. Vio como tan pronto Carrie te localizó
conmigo, fue hacia la mesa a flirtear”
Daire no sabía nada de eso. Odiaba que Bran hubiera estado allí y utilizara lo que
evidentemente era un momento bajo de Ettie para acercarse a ella. Daire tensó sus brazos
alrededor de ella, ofreciéndole el poco consuelo que podía.
“Así que me compadeces”, respondió Ettie. Bran levantó ambas cejas “Nunca he dicho eso”
“Lo has dejado implícito. ¿Pensabas que estaba tan sola que saltaría sobre cualquier
hombre que me sonriera?”
“No”
“Tienes toda la razón en que no lo haría”
Daire sintió su temblor otra vez, pero esta vez era de puro enfado. Su respiración se convirtió
en resoplidos mientras miraba a Bran.
En lugar de desalentarse, Bran sonrió. “Ah, el fuego en ti es algo glorioso. Es tu espíritu lo
que me atrae de ti”
Daire tuvo que morderse la lengua y tragarse la réplica que casi pasó por sus labios. Había
advertido a Ettie, tal vez debería haberse dicho a sí mismo la misma charla. Ella respiró
hondo y cubrió su rostro con las manos antes de lentamente bajarlas. “No sé qué decir
antes eso”
“No hay necesidad de decir nada” dijo Bran. “Parece que te vendría bien una buena cena.
Déjame sacarte de aquí. Haré que te olvides de todo esto con tus hermanas”
“¿Por qué?”
Ambos, Daire y Bran, fruncieron el ceño hacia ella. Daire no tenía idea de lo que quería
conseguir, y se puso más nervioso cuando el silencio siguió a su pregunta. Finalmente,
Bran preguntó, “¿Por qué, qué?”
“¿Por qué me quieres?”
Bran se rió entre dientes y se acercó a ella. “Creo que te lo he dicho en muchas ocasiones.
¿Por qué es tan duro para ti entender cuán deseable eres?”
“Sólo quiero asegurarme de que soy yo lo que quieres y no algo más”
“¿Qué más habría sino tú?” preguntó Bran.
Daire tenía que admitir que Bran decía todo lo correcto. No era de extrañar que Ettie se
hubiera derretido bajo ese encanto. Bran era tan suave como la seda.

Ella sonrió a Bran e incluso puso la mano sobre su pecho. “La oferta de cenar suena muy
bien, pero creo que no soy una buena compañía esta noche. ¿Qué tal mañana?”

“Te sacaré en cualquier momento que quieras, pero me gustaría que cambies de opinión
sobre esta noche”

Página 54 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Ettie negó con la cabeza. “No sería justo para ti. Ya dejé que mi temperamento sacara lo
peor de mí y lo dirigí hacia ti cuando solo me mostrabas compasión”
“Si no puedo hacerte cambiar de opinión, entonces debería quedarme” ofreció él.
Daire quería arrojarlo fuera de la casa él mismo. ¿No se daba cuenta Bran de la indirecta?
“No hasta que consiga arreglar las cosas con mis hermanas” dijo Ettie. “Y lo haré. Pronto”
“Te tomo la palabra” Dijo Bran.
Ettie se movió hacia la puerta y la abrió. “Tendré todo en orden en unos días. Te lo prometo”
“Un hombre no puede pedir más” Bran entonces caminó hacia ella. Se detuvo y bajó la
mirada. “¿Es sólo tus hermanas lo que te molesta?”
“Sólo hemos sido nosotras tres por un tiempo. Y odio tener disensiones. Cuando algo no se
resuelve, me rompe por dentro. No ayuda que ellas odien el discutir, así que tengo que
trabajar muy duro”
“¿Quieres hacerlo?”
Ettie ladeó la cabeza hacia un lado. “¿Qué si quiero hablar con mis hermanas? Sí”
“¿Funcionará? Para nosotros…”, clarificó él.
Ella le lanzó una dolida mirada. “Si no lo consigo, ¿te seguiría viendo?”
“Por supuesto” dijo él tras una larga vacilación.
“No me crees”
Bran le ofreció una tensa sonrisa. “Normalmente consigo lo que quiero, y justo ahora, mi
vista está sobre ti. No me gusta que tus hermanas se interpongan entre nosotros”
“Ellas no se interponen entre nosotros. No lo permitiría” dijo rápidamente Ettie.

Incluso Daire tuvo la clara impresión de que Bran había hecho una amenaza velada. Tal
vez era hora de traer más Reapers para cuidar a Carrie y Jamie. La sonrisa de Bran se
ensanchó mientras le guiñaba un ojo. “Hasta mañana”
“Hasta mañana” respondió ella.
Bran le dio un beso en la mejilla antes de irse.

∗∗∗∗∗∗∗

Página 55 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Capítulo 10
Algo iba mal. Bran lo sabía, pero no podía poner el dedo en lo que pudiera ser. Había enviado
una descarga de magia para ver si había Reapers cerca y velados, pero no había habido
nada. Sin embargo, no había duda de que Ettie estaba actuando de manera diferente.
Bran llegó a la mansión que había elegido y salió del Range Rover. Caminó hacia Searlas,
quien, de pie, esperaba fuera. Bran se detuvo frente a él y se frotó el mentón. “Pienso que
los Reapers pueden haber descubierto lo que estamos haciendo”
“No son tan inteligentes”
Intercambió una sonrisa con Searlas. “No desestimes a Cael ni a la Muerte. Sin embargo,
estoy feliz de informarte que podemos proceder con nuestros planes. Aunque creo que Ettie
pudiera necesitar algo de coacción. Ha tenido un episodio de dudas en lo que a mí respecta”
“Pero has estado en la cabaña”
“Eso no significa nada. La necesito no sólo a mi lado, sino que requiero su consentimiento
también. De lo contrario, todo esto habrá sido en vano”
“Entonces la atraeremos a nuestro lado antes de que se aparezcan los Reapers” dijo Searlas.
Bran sabía que no sería fácil convencer a Ettie, pero no había imaginado que sus hermanas
se interpondrían. Ettie era el secreto para todo. Una vez que la tuviera, él tendría a las
hermanas, las tierras y, lo más importante, la llave para el armario.
“¿Qué será lo siguiente?” preguntó Searlas.
“Permití a Ettie un poco más de tiempo con Jamie y Carrie. Si las dos hermanas no se dejan
convencer, entonces te enviaré a ti y a otros a…persuadir a las chicas”
Searlas sonrió, sus ojos rojos brillaban de anticipación. “¿Por qué esperar? Me gustaría
probar a la más joven”
“Un día más, y toda ella será tuya”
Searlas se frotó las manos.
Bran pasó junto a su teniente y entró en la casa. La finca había sido remodelada y presumía
de líneas limpias de un diseño minimalista, mientras que los muebles y las alfombras se
habían recuperado de años pasados. La mansión no era exactamente de su gusto, pero su
vista estaba puesta en algo más grande: todo el universo. Una vez que la Muerte se hubiera
ido, Bran podría vivir donde quisiera. Tal vez incluso tomaría el Castillo de los Light.
O se construiría otro para sí mismo.
A diferencia de Erith, no se escondería en otro reino. Viviría en mitad del reino que habían
elegido los Fae, para recordarles a todos los seres su poder. Y alcance.
Le temerían. Sabrían que no sólo podía vengarse de los Fae, sino de todos los seres. Todos
conocerían las caras de sus nuevos Reapers. No más esconderse entre las sombras.

Página 56 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Los Reapers ya no serían leyendas. Serían de carne y hueso, dejando a los demás
temblando, preguntándose a quién venían a matar. Bran pasó junto al cuerpo muerto de la
mujer de la casa. Había todavía una sonrisa en su rostro del placer que había recibido de
manos de Searlas mientras él le consumía el alma.
Su cuerpo necesitaba ser quitado de ahí. Al menos el cuerpo del marido ya no estaba en las
escaleras. Había sido descartado anoche.
Bran se sintió decepcionado ante el hecho de que los tres hijos no estaban en casa, pero
todos estaban en la universidad. Los dos chicos serían buenos talentos para su ejército,
pero era la chica lo que realmente quería.
Subió las escaleras hacia la Biblioteca y se sentó detrás del escritorio. Su mirada se posó
sobre el libro de cuero que había vuelto al Reino Fae para adquirir. El tomo contenía su
linaje, pero no eran sus antepasados lo que le preocupaba.
Abriendo el volumen, ojeó a través de las páginas hasta que encontró su nombre así como
el de su mujer y el de sus hijos. Se reclinó en el sillón y miró las entradas durante mucho
tiempo, intentando invocar los recuerdos de su familia. Pero no había nada. Cada
pensamiento feliz había sido succionado de él mientras estuvo en el Inframundo.
Sin embargo, los hechos estaban ahí. Sabía que había estado casado, y sabía el nombre de
su esposa. Bran también recordaba que había tenido hijos -tanto Fae como Halfling.
Pero era todo lo que había recordado. No recordaba abrazar a los recién nacidos, nombrarles
o ni siquiera cómo eran sus rostros. No estaba seguro de si estarían vivos, y, sinceramente,
no le importaba.
Ellos no eran uno de sus objetivos. Siguió la línea de sus hijos, de los hijos de sus hijos y
de los hijos de éstos, hasta que llegó al final. Lo único que tenía que la Muerte no tenía era
familia, sangre. Ellos le harían fuerte. Tan fuerte, que no importaba lo que hiciera Erith,
ella no sería capaz de superarle.
Sería un golpe que ella no vería venir.
Ninguno de ellos lo haría.

∗∗∗∗∗∗∗
Reino de la Muerte
Todo estaba cambiando. Erith podía sentirlo en sus huesos. Su magia seguía
desvaneciéndose rápidamente, y le costaba mucho esfuerzo evitar para mostrársela a sus
Reapers.
Y Cael.
Sus ojos, sin embargo, lo veían todo. No importaba lo que ella hiciera, él podía ver a través
de ella. Solo recientemente él la había llamado a ella.
Ella había creído todos esos años que él le tenía miedo. Cuando, de hecho, se mantuvo en
silencio al respecto. Lo sabía ahora porque lo había reconocido en sus ojos plateados. Un
suspiro se le escapó mientras miraba por la ventana de la torre hacia el Reino. Había sido

Página 57 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

su santuario, un lugar en el que podía ser él mismo. Excepto, que estaba empezando a
preguntarse si habría construido su propia prisión sin siquiera saberlo.
El sonido de aproximación de unos pasos hizo que volviera la cabeza hacia un lado. Seamus
se detuvo en el marco de la puerta. Ella le había capturado después de que hubiera ayudado
a escapar a Bran del Inframundo, y de alguna manera, Seamus se había convertido en un
amigo de algún tipo.
“Deberías descansar” dijo él.
Ella se alejó de la ventana para ponerse de cara a él pero negándose a reconocer su
comentario. “¿He de suponer que tu búsqueda no ha revelado nada?”
Golpeó su mano contra su pierna mientras sus labios se inclinaban hacia abajo frunciendo
el ceño. “No me rendiré hasta que descubra cómo Bran se está llevando tu magia”
“Puede que no esté en tus manos.”

Sus cejas negras y plateadas se fruncieron profundamente. “Se ha puesto muy mal,
¿verdad?”
“Hay algo que tengo que decirte”
“No” dijo él, negando con la cabeza de cabello negro y plateado mientras daba un paso atrás.
“Lo que sea que tengas que decir, dile a Cael” Ella sonrió amablemente. “No puedo”
“¿Por qué no? Él lidera a los Reapers”
¿Cómo podía decirle a Seamus que quería que Cael la recordara como ella había sido, no
como en lo que estaba convirtiéndose? Si ella tenía que contarle a Cael lo que estaba
sucediendo, nunca conseguiría que se fuera.
Y no estaba del todo segura de lo que Cael haría.
“Te he dado refugio, Seamus” dijo Erith. “Podía haberte matado por lo que hiciste, pero en
lugar de eso, permití maquillar tu transgresión por ayudarme”
Seamus entró en la habitación antes que estuvo ante ella. La miraba con sus ojos rojos. “Te
estaré eternamente agradecido, pero te estoy rogando para que no me cuentes lo que sea
que quieras contarme. Es una mala noticia, y quieres que yo lo sepa, así que seré quién
hable con Cael. Y eso es porque no esperas estar por aquí”
“Ese fue un rompecabezas bastante simple para que descubrieras” dijo ella con una sonrisa.
Él negó con la cabeza desconcertado. “¿Cómo puedes sonreír?”
“¿Preferirías que me pusiera a llorar? ¿A chillar?”
“¡Preferiría que lucharas!”
Ella caminó hacia la estantería y paso sus dedos a lo largo de los lomos de los libros. “¿Sabes
por qué cree a los Reapers?”
“No” dijo después de cierta vacilación.

Página 58 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Erith se detuvo ante uno de los libros que había visto a Cael leyéndolo. Acariciando el lomo
ella invocó una imagen del Reaper en su mente. Fuerte. Seguro. Inteligente.
Y oh, tan atractivo. “Yo no nací como tú”, explicó ella y se puso de cara a él. “Soy... más.
Cuando luchó, los mundos tienden a ser destruidos. Es por eso que le di ese trabajo a los
Reapers”
Seamus se mordió los labios mientras consideraba sus palabras. “¿Quieres decir que
destruyes mundos como Rhi?”
“Es la furia de Rhi lo que hace que ella brille. Cuando pierde el control, puede hacer saltar
por los aires un Reino. También puede crear uno. Lo mío no está basado en las emociones,
sino en el acto físico en sí mismo de luchar”
“¿Estás relacionada con Rhi?”
Erith sintió cómo sus labios se suavizaban con una sonrisa mientras pensaba en la Light
Fae. “Ese es una pregunta para otro día”
“Aún así puedes luchar. Ir a otro Reino y llamar a Bran. Sabes que saldría a tu encuentro”
“Puede que eso llegue”. Pero se temía que ya era demasiado tarde para eso. Bran le había
quitado mucha magia –su verdadera fuerza de vida- lo que dejado que Seamus conociera.
Seamus se pasó una mano a través de su largo y negro pelo, moteado generosamente de
plata. “Sé que los Reapers gustosamente lucharían y matarían a Bran por ellos mismos,
pero no pueden, ahora, ni siquiera herirle. Afortunadamente, ellos tampoco pueden ser
heridos”
“Así que me corresponde a mí”, terminó ella
“No puedes dejar que Bran venza”
Una mariposa voló a través de la ventana abierta y se posó en la estantería cerca de ella.
“No lo quisiera”
“Tienes miedo” dijo él de repente.
Ella brevemente cerró los ojos antes de mirarle. “Soy la Muerte por una razón, Seamus. Yo
era quien ves ahora, era ira y odio. Vivía para la batalla y el desperdicio que seguía donde
sea que yo fuera”
“¿Qué cambió?”
Se dio la vuelta antes de que él pudiera ver la respuesta en sus ojos, ella dijo: “Ese es un
secreto que nunca compartiré”
“Crees que te convertirás en esa persona otra vez si luchas contra Bran”
“Sí. Y sé que no regresaré de eso una segunda vez”
Seamus caminó para ponerse delante de ella, obligándola a encontrarse con su mirada.
“No. No voy a sentarme alrededor y mirar cómo te debilitas lentamente para que Bran pueda
matarte”

Página 59 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

“No quiero que eso llegue”


La expresión de confusión desapareció de la cara de Seamus. “Bran está quitándote algo
más que tu magia. No puedo creer que no te hayas dado cuenta de que también te está
robando la vida”
“Cael divide su tiempo entre vigilar la entrada a este reino y ayudar a sus hombres. Él cree
que puede detener a Bran si Bran encuentra mi portal, pero Cael no podrá hacerlo”
Los hombros de Seamus se desplomaron, bajando la mirada al suelo. Erith continuó: “No
quiero que Cael vea lo que sé que está por llegar”
“Si te invoca y tú no vas, vendrá aquí” dijo Seamus mientras levantaba la mirada hacia ella.
Ella miró alrededor de la habitación. La Torre había sido su hogar durante eones. Ni una
sólo vez había pensado que se le quitaría. “Es aquí donde entras tú”
“¿Quieres que yo detenga a Cael?” preguntó Seamus con los ojos abiertos de par en par con
disgusto.
“Cael no entrará en la Torre sin mi permiso. Permaneceré dentro, y cuando Cael llegue, le
dirás que no estoy aquí”

Seamus negó con la cabeza mientras respiraba hondo. “Perdona que te lo diga pero estás
loca si piensas que eso funcionará con él”
“Es por lo que es importante que tú se lo hagas creer. No quiero que me vea. Eso cambiará
su foco. Y ambos sabemos que él necesita estar con sus hombres”
“Si hay alguien que debería estar a tu lado es Cael”
“Ella inclinó la cabeza hacia un lado. “¿Por qué dices eso?”
Seamus le mantuvo la mirada durante todo un minuto antes de retirar la mirada “Porque
él es el líder. Y…bueno, pienso que le importas”
“Sigue buscando maneras de llegar a Bran. Cael y los demás van a necesitar una forma de
matarlo” dijo ella antes de darse la vuelta para alejarse.
“¿Así que te vas a rendir?” dijo Seamus detrás de ella.
Erith se detuvo. Algunas veces sin siquiera intentarlo, podía sentir el peso de la espada en
la palma de su mano. No estaba segura de qué era peor –ser asesinada por Bran, o regresar
a ser la Señora de la Guerra.
Si sólo hubiera una tercera opción. Siguió adelante sin molestarse en responder a Seamus.

∗∗∗∗∗∗∗

Página 60 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Capítulo 11
Ettie no podía dejar de mirarse en el espejo del baño. Los segundos que había estado en los
brazos de Daire, su boca sobre la de ella, se reproducía como un bucle en su cabeza.
Se tocó los labios y cerró los ojos, recordando cómo su boca se movía sobre la de ella
suavemente, seductoramente. Todo el rato, él había puesto su mano sobre su cadera.
Sólo pensarlo hacía que el estómago se le diera la vuelta. Todavía estaría en sus brazos si
Bran no hubiera llegado. Sólo pensar en Bran hacía que la imagen de Daire desapareciera.
Abrió los ojos mientras su mano caía en el lavabo. Ettie todavía no estaba segura de que
hacer ante el hecho de que había dos Fae en su vida. La historia de Daire era fantástica y
terrorífica. Había tantas cosas que quería preguntarle sobre los Fae, pero parecía trivial
frente a lo que ella y sus hermanas se enfrentaban con Bran. Especialmente porque no
sabían lo que Bran quería.
Ettie no iba a dejar a Bran en cualquier lugar cerca de sus hermanas. Ella estaba preparada
para hacer lo que fuera para mantenerlas a salvo. Apenas el pensamiento corrió por su
mente, se dio cuenta de que no podía vigilarlas todo el tiempo.
Por todo lo que sabía, los Fae del ejército de Bran podrían haberse acercado ya a sus
hermanas. Seguramente, ahora ellas tendrían precaución. Al menos, esperaba que la
tuvieran.
Bajó la barbilla al pecho. No había ninguna advertencia, ningún entrenamiento que ella
pudiera haber hecho que la hubiera preparado para esto. Y pensar que honestamente creía
que estaba preparada para lo que se le presentara. Con el estómago revuelto, Ettie tomó
respiraciones profundas y calmantes. Dios, qué tonta debía pensar Daire que era. Su
pequeña sesión demostró que no importaba lo rápido que se moviera, ella no era peor que
los demás, pero sabía que él se había estado conteniendo.
Bran no lo haría. Él soltaría todo lo que tuviera, y ella estaría frita en cuestión de segundos.
¿Por qué su padre había creído que entrenarla sería suficiente?

Su conocimiento de la lucha era suficiente para mantener a los granujas fuera, pero sería
tan insignificante como un mosquito con los Fae. Huir no era una opción. Así que ¿dónde
la dejaba eso a ella? Absolutamente en ninguna parte.
Hubo un suave golpe en la puerta. Entonces la voz de Daire atravesó la madera. "Tendrás
que salir alguna vez”
Se apartó del lavabo y abrió la puerta para enfrentarse a él. Daire estaba apoyando un
hombre contra el marco de la puerta. Su oscura mirada plateada capturó la de ella.
“¿Qué pasa?” preguntó él, con una profunda preocupación en su voz.
Ella tragó saliva. “¿Tengo alguna oportunidad de vencer en una lucha contra un Fae?”
“No”

Página 61 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Era lo que esperaba, pero escuchárselo decir en voz alta fue como un puñetazo. Pasó junto
a él y se dirigió a la cocina, pero se detuvo cuando se dio cuenta de que no sabía adónde ir
ni qué hacer.
“La única forma en la que puedes lastimar a un Fae es con una espada forjada en los Fuegos
de Erwar” dijo Daire mientras se acercaba por detrás de ella. Ella lentamente se volvió para
enfrentarlo. “¿Sabes dónde puedo conseguir una de esas?”
“¿Has entrenado con una espada?”
“Sí, pero fue hace varios años”
Él la miró de arriba abajo “¿Qué arma prefieres?”
“La mía personal”
Él arqueó las cejas “¿De verdad?”
Su mirada bajó a la mano que él le tendía a su lado. Ella parpadeó, y una jabalina de
repente apareció en ella. Su boca se abrió ante la oscura madera caoba y la hoja en forma
de un puntiagudo diamante en el extremo que tendría fácilmente un metro de largo. “Esto
debería ayudar” dijo Daire y se la ofreció.
Sus ojos se dispararon hacia él “¿Para mí?”
“Puedes luchar. Todo lo que necesitas es un arma”
Ella la alcanzó mientras se la ofrecía. Sus dedos rozaron la madera, y el arma desapareció.
“¿Qué demonios?” murmuró Daire.
Él invocó de nuevo el arma, y otra vez, tan pronto la tocó ella, se desvaneció. Lo intentaron
tres veces más, y el resultado fue el mismo para cada una de ellas.
“No lo entiendo” dijo Daire.
Las esperanzas de Ettie se estrellaron, pero no era por culpa de Daire. “Gracias por
intentarlo”
“Algo está mal” dijo él como si no la hubiera oído. “Debería poder darte el arma”
“Para” dijo ella cuando él empezó a intentarlo de nuevo. “Evidentemente, no estoy destinada
a tener una”
Daire se cruzó de brazos. “Entonces no volverás a estar cerca de Bran otra vez”
“Si quisiera matarme, ¿no lo habría hecho ya?”
“No pretendo saber lo que hay en la cabeza de ese bastardo. Yo no pondría nada por encima
de él”
Daire tenía razón. La mirada de Ettie bajó la mirada a su boca. Ella realmente tenía que
dejar de pensar en besarle. Había asuntos mucho más importantes en los que concentrarse.
“Ven aquí para poder besarte de nuevo”

Página 62 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Sintió que las mejillas le ardían por haberla sorprendido mirando. Pero ella no apartó la
vista. Ante su ceja alzada, ella caminó hacia él y se puso de puntillas para poner sus labios
sobre los suyos.
Unos fuertes brazos la rodearon, presionándola contra su duro cuerpo. Ella pasó sus manos
sobre sus amplios hombros y le rodeó el cuello. Él ladeó la cabeza cuando sus labios se
movieron sobre los de ella. El calor la atravesó, situándose entre sus piernas. El sabor de
él era exótico, erótico. Todo su cuerpo temblaba de anticipación.
Y de una profundamente localizada ansia.
Antes de que ella lo supiera, la levantó poniéndola sobre la mesa. El beso se profundizó,
haciendo que la atravesaran chispas de deseo. Un hambre voraz y aterradora la consumió.
Y con cada beso, Daire alimentaba ese anhelo.
Le rodeó con las piernas mientras se rendía al anhelo que la atraía seductoramente. Ella
temblaba con un deseo que llameaba alto y ardiente. Todas esas noches con sueños de un
amante acariciando su cuerpo quedaban lejos pues Daire los superaba todos.
Él inclinó el cuello de ella hacia atrás apoyándolo en su brazo mientras su boca trazaba un
camino a lo largo de su cuello. Ella entrelazó sus manos en su pelo negro, con los mechones
fuertes y ligeros deslizándose entre sus dedos. No podía esperar a sentirle dentro de ella.
Como si sus pensamientos estuvieran en la misma honda, él presionó su excitación contra
ella, haciéndola gemir.
Alguien se aclaró la garganta.
El estómago de Ettie dio un vuelco mientras sacudía su cabeza hacia la puerta para
encontrar a sus hermanas. Se quedó boquiabierta ante ellas, insegura de qué decir o hacer.
Daire levantó la cabeza de entre sus senos antes de enderezarse lentamente.
“Sabía que deberíamos haber estado fuera más tiempo” dijo Jamie con una sonrisa
conocedora mientras le daba un codazo a Carrie. Carrie estaba sonriendo de oreja a oreja.
“Sentimos interrumpir”
Fue Daire quien se alejó y le ofreció una mano a ella. Ettie la cogió y se deslizó de la mesa
para ponerse de pie. No había ni un gramo de remordimiento en el rostro de Daire mientras
le guiñaba el ojo. Ella le señaló el pelo puesto que se lo había enredado con los dedos. En
respuesta, le soltó la mano y se pasó las manos por el pelo.
Y la hizo derretirse.
“Sí. Deberíamos habernos quedado fuera” murmuró Jamie.
Ettie interiormente se sacudió y se enfrentó a sus hermanas. "Está bien. Entrad y dejad
fuera el frío"
Carrie entró y puso los víveres en la mesa. Mientras sacaba cada objeto de la bolsa, comenzó
a hablar con Daire. Ettie no escuchó ni una palabra de aquello. Sus oídos aún resonaban
con los sonidos de los gemidos de Daire.
“Estoy feliz por ti”

Página 63 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Ella giró la cabeza para ver a Jamie a su lado. Ettie miró a Daire y vio su mirada sobre ella.
Intercambiaron una sonrisa antes de devolverle la mirada a Jamie. “No es nada”
“Lo que vi definitivamente era algo” dijo su hermana mediana con una sonrisa, con los ojos
azules brillante. “Y puedo decir que ya era hora”
Eso hizo que Ettie se echara a reír ruidosamente.

El silencio resultante la hizo mirar a Carrie en la cocina, que la miraba con los ojos muy
abiertos. Ettie luego volvió su mirada hacia Daire. Sus ojos plateados decían una cosa: que
la deseaba.
Jamie soltó una risita. “Creo que has sorprendido a Carrie. Hacía un tiempo que no te reías”
“No. Eso no es cierto”, argumentó Ettie. Jamie levantó sus cejas. “Dime cuando reíste por
última vez”
“Bueno…” Pero mientras recorría sus recuerdos, Ettie se dio cuenta que había pasado un
tiempo. Sonreía, pero esa era generalmente la medida.
“¿Lo ves?” replicó Jamie con un asentimiento de cabeza, incidiendo así en su forma de
pensar. Ettie se mordió el labio.
“¿He estado tan tensa?”
“Oh sí. Por otro lado, llevas la mayor parte de las cargas” dijo Carrie. Ettie se encontró con
la mirada azul de su hermana. “Lo hago”
“Eso va a cambiar” afirmó Jamie.
“Nos preocuparemos de ello una vez que acabemos con esto de Bran”
Carrie hizo un sonido de náuseas. “¿Tenías que mencionarlo?”
“Él llegó cuando vosotras dos os fuisteis” declaró Daire.
Durante los siguientes treinta minutos, Ettie y Daire les contaron lo que había sucedido
cuando Bran los visitó. La charla luego cambio hacia las diferentes formas de mantenerle
alejado mientras Carrie empezaba a cocinar.
La conversación duró mucho después de la cena, pero no se resolvió nada. Pero, una vez
más, Ettie no había esperado un milagro. Era suficiente con tener a Daire allí para ayudar.
Después de que terminara con el último plato, Ettie se limpió las manos mientras miraba
hacia la salita de estar donde Daire estaba absorto en una conversación con sus hermanas.
Ella cogió su abrigo y salió necesitando algo de aire fresco. Se abrió paso hacia el rio para
escuchar el agua y mirar las estrellas.
El crujir de los zapatos en la hierba le hizo saber que alguien se aproximaba. Miró por
encima del hombro y sintió un pequeño escalofrío a través de ella cuando localizó a Daire.
“No puedes herir a Bran”
Daire se detuvo a su lado y negó con la cabeza. “Desafortunadamente, no puedo. Puedo
matar a los de su ejército, pero volverán a levantarse otra vez”

Página 64 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

“Oh, qué alegría. Eso hace que me sienta mejor”


Él se puso de cara a ella y puso un dedo bajo su barbilla para volverle la cabeza hacia él.
“No importa si Bran viene a matarte o a quitarte algo. No estarás en esta lucha sola. Voy a
estar contigo. Como lo harán los demás Reapers”
“Te lo agradezco. Me preocupan mis hermanas”

“Justo ahora, la atención de Bran está en ti. Desearía saber por qué, pero quizás deberíamos
agradecer que Jamie y Carrie no han atraído su mirada demasiado”
Ella respiró hondo el aire frío y húmedo. “Te vi mirando el armario cerrado durante la cena”
“Sí”
“Ha pasado a través de cada generación” dijo ella mientras se volvía a mirarle. “Mi padre
me dio la llave la noche que murió”
Daire la miró durante un instante. “Guarda cosas sobre los Fae ¿verdad?”

“Unos pocos libros que mis antepasados descubrieron. La mayoría, son diarios escritos por
aquellos de mi familia que había hecho investigaciones sobre los Fae”
“¿Investigaciones? Ettie, los Fae han elegido Irlanda como su hogar. Los Fae están en todas
partes. Bueno, salvo Killarney. Pero puedes pasear por cualquier ciudad y estar rodeada de
ellos”
Ella se echó a reír hasta que las lágrimas se le acumularon en los ojos. “¿Por qué nadie en
mi familia les ha visto?”
“No lo sé. Es raro que sepas de tu herencia y que sin embargo no hayas visto un Fae”
Ella aspiró por la nariz, preguntándose lo mismo mientras luchaba contra las lágrimas por
sí misma y por su padre. “Así que si voy a Dublín ¿veré Faes?”
“Por todos sitios. Algunos utilizan glamour, pero la mayoría ni se molestan”
“La gran investigación de papá fue el Castillo Light”
Daire se acercó y le puso la mano en la cintura. “¿Te gustaría ir allí?”
“¿Podrías hacer eso?”
Él asintió sonriendo. “Aunque dudo que sea lo que piensas que es”
“¿Es bonito?”
“¡Mucho!”
“Entonces es lo que pienso que es”
Él puso sus manos a la espalda de ella. “Entonces te llevaré. No creo que un Halfling alguna
vez haya caminado por esos pasillos, pero conozco a alguien que te acompañará”
“¿Quién?” preguntó ella.

Página 65 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

“Una célebre Fae a la que le gusta saltarse las reglas. Te la he mencionado antes. Su nombre
es Rhi”

∗∗∗∗∗∗∗

Página 66 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Capítulo 12
Ni una sola vez Daire consideró que debía contener su deseo por Ettie. Se sentía demasiado
bien tenerla en sus brazos y saborear sus increíbles labios. No iba a dejar pasar la
oportunidad de obtener más.
Y más de ella.
“¿En qué estás pensando cuando me miras así?” preguntó ella con un susurro jadeante.
Oh, las cosas que quería decirle. Como que la haría gritar de placer y rogar por más. Ettie
había estado cerrada al mundo. Era hora de liberarla de su prisión autoimpuesta. Él se
inclinó hasta que sus labios se movieron sobre su cuello justo detrás de la oreja. “Estoy
pensando en todas las formas en que me gustaría arrancarte la ropa para poder tenerte
desnuda delante de mí. Quiero verte bajo el sol y la luna, para poder besar, lamer y tocar
cada centímetro tuyo”
Su respiración se aceleró mientras inclinaba la cabeza hacia un lado, exponiendo su cuello
hacia él. “Sí”, ella murmuró.
“Quiero mostrarte lo que significa estar en brazos de alguien que anhela adorar tu cuerpo.
Lo quiero todo para mí solo sin distracciones externas. Quiero llenarte, unir nuestros
cuerpos y hacerte el amor durante siglos”
Ella volvió el rostro hacia él y le besó como si no existiera un mañana. Como si se estuviera
ahogando en deseo, y él fuera el único que pudiera salvarla.
Él le devolvió su beso, la necesidad de ambos asaltándoles con tal fuerza que nada podría
separarles. Había pasado del punto de detenerse. Pero Daire era lo suficientemente
consciente como para darse cuenta de que no podía tomar a Ettie bajo las estrellas en sus
tierras porque Bran podría verles.

Daire terminó el beso y sujeto su rostro entre las manos. La miró a los ojos. “Te deseo. Pero
no aquí”
“No me importa donde vayamos siempre que no dejes de besarme o tocarme”
Ese era todo el permiso que necesitaba. Daire les teletransportó a una isla desierta cerca
de Grecia. Su mirada se abrió de par en par antes de que una sonrisa saltase en sus labios.
“¿Dónde estamos?” preguntó mientras se quitaba el abrigo.
“En Grecia”
Ella se abrió la franela. “Es precioso”
Él soltó una risita antes de tomar su boca de nuevo.

Ella le empujó y le puso un dedo sobre la boca. “Voy a quitarte la ropa, y no puedo hacerlo
si me estás besando”

Página 67 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Daire chasqueó los dedos y su ropa desapareció. Se quedó boquiabierta mientras sus ojos
repasaban su cuerpo. Su deseo se disparó mientras observaba la reacción de ella al verle.
“Querido Dios” susurró ella y extendió las manos sobre su pecho. “Eres magnífico. Todos
estos músculos”
Él permaneció relajado –apenas- cuando ella le acarició hacia abajo hacia su estómago para
volver hacia arriba, a sus brazos y hombros. Luego su mirada se clavó en su miembro. Su
excitación saltó ante su mirada concienzuda. Pero fueron sus largos dedos rodeándole lo
que casi hizo que sus rodillas cedieran.
“Perfecto” dijo ella. Su mano se movió hacia arriba y hacia abajo de su longitud,
aumentando su deseo hasta el punto de que estaba perdiendo el control rápidamente.
“Si no me besas ahora mismo, creo que podría morir” dijo Ettie.
Él deslizó la mano hacia su nuca y la arrastró hacia él, saqueando sus labios de forma que
ella supiera cuánto la ansiaba, cómo ardía por ella.
Invocó una manta, extendiéndola en el suelo junto a ellos con su magia. Daire la apoyó en
ella antes de hacer desaparecer su ropa. Ella contuvo el aliento cuando la brisa marina la
rozó. Él la miró y le acarició el rostro. Esta era su noche. Podría ser la única, y no iba a
dejar que nada se interpusiera en el camino.
“Déjame verte” le dijo él.
Los labios hinchados por sus besos se curvaron en una sonrisa mientras salía de sus
brazos. La boca de Daire se hizo agua cuando atrapó su belleza.
Tenía unos senos pequeños, firmes con rosados pezones que su boca sufría por provocar.
Su mirada siguió la hendidura de su cintura hacia sus caderas y el triángulo de rizos rubios
entre sus muslos.

Si pensaba que sus piernas eran asombrosas en vaqueros, no era nada comparado con ver
esas largas extremidades desnudas y esperando a que sus manos las acariciaran.
“Preciosa” dijo él cuando se encontró con su mirada.
Ella le ofreció una mano. Él se la cogió y acortó la distancia entre ellos hasta que sus
cuerpos estuvieron piel contra piel. Sus brazos la rodearon mientras la miraba. “No creo
que pueda esperar un segundo más” le dijo ella.
Él frotó su nariz contra la de ella. “Tenemos toda la noche”
“Entonces tómame ahora. Luego iremos más lento”
Como si él necesitara que se lo dijeran dos veces. Al segundo siguiente, Daire los tumbó
sobre la manta. Recorrió su cuerpo con las manos, adorando la sensación de su piel. Pero
ella le dio la vuelta sobre su espalda y se sentó a horcajadas sobre él.

Él la miró maravillado y encantado. La luna proyectaba una luz azulada sobre su cuerpo,
dándole una apariencia de otro mundo. Pero era el deseo en sus ojos y la forma en que se
envolvía en el anhelo y las necesidades de su cuerpo lo que le demostraba su herencia Fae.

Página 68 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Un gemido rugió en su pecho cuando ella le tomó en la mano y le llevó a su entrada. Estaba
a punto de mencionar la protección, pero su mente se quedó en blanco cuando ella se
inclinó sobre su longitud. En el momento en que sintió su humedad, casi se corrió.
Estaba apretada y caliente. La cogió de las caderas mientras continuaba bajándose a sí
misma sobre él. Cuando estaba totalmente colocada, dejó caer la cabeza hacia atrás,
haciendo que sus senos se impulsaran hacia delante.
Él podía que no hubiera llegado a jugar con los pliegues de su sexo ni la hubiera llevado al
borde de la liberación lamiéndole el clítoris. Pero le lamería los senos. Daire se sentó y rodeó
con sus labios uno de sus turgentes picos. Un temblor fue a través de la espalda de ella
mientras le abrazaba. Él rozó ligeramente sus pezones con sus dientes antes de mover
rápidamente su lengua hacia delante y hacia atrás. Luego succionó profundamente.
Ella empezó a balancear las caderas. Cuanta más atención le prestaba, más rápido se movía
ella. Su boca se trasladó al otro seno y empezó todo de nuevo.
Con las uñas de ella clavándose en su nuca, él reconoció su necesidad de más. Él les dio la
vuelta de forma que ella quedara sobre su espalda. Luego salió y embistió duro, llenándola
hasta tocarle la matriz.
Ella arqueó la espalda mientras un grito de verdadero placer rasgó el aire. Él se mantuvo
quieto, dejando que lo sintiera completamente antes de retirarse lentamente. Miró entre
ellos a su apertura que brillaba bajo la luz de la luna, quería darle una noche que nunca
olvidaría. Ni él tampoco.
“Por favor” dijo ella mientras agarraba con los puños la manta.
Daire recorrió con las manos la parte interna de los muslos. Su codicioso cuerpo quería
dejarse ir, y él desesperadamente quería rendirse a ella. Después de excitarla un poco más.
Giró el dedo sobre su hinchado clítoris, lo que hizo que ella abriera los ojos volando. Su
boca se abrió pero las palabras no salieron cuando él empezó a frotar el pequeño botón.
“Voy a llenarte otra vez” le dijo mientras seguía acariciándola. “Tu orgasmo te dejará sin
sentido. Pero primero, voy a llevarte al clímax con mis dedos y mi boca”
Ella asintió mientras jadeaba rápidamente. Sus caderas se levantaron mientras gemía
ruidosamente. No pasó mucho antes de que cerrara los ojos y su cabeza de moviera de un
lado a otro. Mientras seguía frotando su clítoris, él la penetró lentamente con dos dedos de
su otra mano. Ella gritó su nombre, sus caderas buscando por más.
Pronto sus gritos llenaron el aire mientras él la llevaba más y más cerca del clímax. Empezó
a mover los dedos más rápido. Luego se inclinó y lamió su clítoris con la lengua. Fue todo
lo que necesitó para que su cuerpo se sacudiera mientras el orgasmo la atravesaba. Observó
como el éxtasis cruzaba su rostro mientras su cuerpo se apretaba alrededor de sus dedos,
pero esto sólo era el principio de su noche.
Él retiró su mano y llevó su miembro hacia su entrada una vez más. Con el clímax todavía
latiendo, la penetró. Eso provocó otro grito de placer de ella. No iba a permitir que el orgasmo

Página 69 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

terminara suavemente. En lugar de eso, empezó a penetrarla con duras y profundas


embestidas por las que había suplicado ella antes.
Ella le rodeó con las piernas mientras elevaba las caderas para salir a su encuentro. Puso
las manos a cada lado de su cabeza y se encontró a sí mismo mirándola profundamente a
sus ojos azules.
La necesidad que vio en ellos cambió y se transformó en algo mucho más profundo, más
hondo. No era el momento para preguntarse sobre esto con el éxtasis que les estaba
sobrepasando.
La brisa refrescaba sus cuerpos empapados de sudor mientras continuaban su danza,
acercándose cada vez más al borde de la dicha. Un frenesí brutal envolvió a Daire. Él ni lo
entendía ni quería detenerlo. Porque tenía a Ettie en sus brazos, reclamándola como suya.
Sus labios formaron una silenciosa O. Fue la sutil rigidez de su cuerpo lo que le hizo saber
que estaba a punto de alcanzar su punto máximo. Se movió más rápido, embistió dentro
de ella más fuerte hasta que sintió que sus paredes se cerraban a su alrededor.
Ella gritó su nombre mientras su cuerpo se estremecía por la fuerza de su orgasmo. Él
nunca dejó de moverse, continuó penetrándola hasta que sintió su propio clímax.
No había forma de detenerlo una vez que había comenzado. Dio un último impulso y se
mantuvo quieto. Mientras su semilla la llenaba, se dio cuenta de que esta era la primera
vez que tenía sexo con una humana o una Halfling. Y se preguntaba si la habría dejado
embarazada.
Ese pensamiento debería haberle aterrorizado, pero no lo hizo. No había querido niños, pero
quería a Ettie y a todo lo que viniera de ella.
Bajó la mirada hacia ella mientras ella yacía ahí tendida con los ojos cerrados. Era lo más
bonito que había visto nunca. Eso hizo que se preguntara como podría nunca imaginarse a
sí mismo con cualquier otra persona. Ettie era…especial.
“¿Podemos hacer esto otra vez?” Ella sonrió y abrió lentamente los ojos.
“Estaría muy feliz de hacer el amor contigo tanto tiempo como me dejes”
“Me gusta cómo suena eso”
Él salió de ella y se giró hacia un lado. Ella se movió con él, descansando la cabeza sobre
su pecho. Daire miró las estrellas y sonrió. “Estás sonriendo” dijo Ettie.
Soltando una risita, él la miró. “Eso lo haces tú”
“Sabes exactamente lo que decir”
“Es la verdad”
Ella pasó los dedos ociosamente sobre su pecho. “Desearía permanecer así”
Y así, Bran y la guerra se inmiscuyeron. La sonrisa se desvaneció del rostro de Daire. No
estaba enfadado con ella por haberlo mencionado. Era el hecho de que ninguno de ellos
podía escapar.

Página 70 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

“¿Cuánto tiempo podemos estar aquí?” preguntó ella.


Él puso su brazo libre detrás de la cabeza. “Un poco más”
“No debería haberlo mencionado”
“Está bien” le dijo él y la besó en la cabeza. “Regresaremos a la cabaña, y llamaré a los
demás Reapers. Descubriremos una forma de detener a Bran”
Ella soltó un suave suspiro. “Podría ser un activo si tan solo pudiera tocar una arma Fae.
¿Eso ha sucedido con otros Halflings?”
“No. Tiene que haber una razón para ello, y llegaremos al fondo del asunto también”
“Estás muy confiado” dijo ella mientras inclinaba su rostro hacia él.
Él le sonrió. “Soy un Reaper”
“Lo dices como si eso lo explicara todo”
“Lo hace. Siempre fui un imprudente, pero era bueno en la batalla”
Ettie se humedeció los labios. “Dijiste que la Muerte elige a cada Fae por sus habilidades,
pero también porque fueron traicionados antes de morir”
“Sí. Yo fue traicionado por un grupo de amigos”

∗∗∗∗∗∗∗

Página 71 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Capítulo 13
Una traición, no importa de quién, era algo que se clavaba profundamente y dejaba una
cicatriz que nunca se curaba del todo.
A Ettie se le rompió el corazón por Daire y la forma casual en la que él dijo las palabras.
Había hablado de ello como si no le hubieran herido, pero no estaba segura de que ese fuera
el caso. Levantó la cabeza para mirarle. Ella pasó sus dedos por el pelo de él, empezando
en su frente y peinándole. “No estés triste por mí”
“¿Cómo puedes pedirme eso? Fuiste traicionado por tus amigos”
Él arrugó la nariz. “Utilizo ese término libremente para describir a esos individuos. Verás,
era conocido por ser salvaje e irresponsable. Fui descuidado y apresurado y con frecuencia
reaccioné sin pensarlo bien. Un caso típico de insensatez”
Ella se apoyó en el codo y apoyó la barbilla en la mano. “Te gustaban los problemas”
“No realmente. Pero siempre parecían encontrarle. No fue hasta que me estaba muriendo
que me di cuenta de que constantemente me encontraba en situaciones difíciles debido a
mis decisiones y a la gente con la que me codeaba”
“Hablas como si te culparas a ti mismo por su traición”
Se encogió de hombros, con una sonrisa torcida curvando sus labios. “En cierto modo, sí.
Todas las señales estaban ahí, diciéndome lo que venía, pero no les hice caso”
“¿Qué sucedió?” De nuevo volvió a mirar al cielo. “Odiaba la conformidad de cualquier tipo.
Si había una regla, iba la rompía”
“Eso no es cierto. No te convertiste en un Dark”
“Había una leve sonrisa en sus labios cuando la miró. "Cierto, pero imagino que mi padre
discutiría contigo. Mi madre nos abandonó después de que nació mi hermano menor. Dejó
a mi padre para criar a cinco hijos por su cuenta. Yo estaba en el medio, y me dejaron a mi
suerte. A medida que fui creciendo, mi padre trató de hacerme asumir más
responsabilidades, pero me negué. Y mis dos hermanos menores siguieron mi ejemplo”
Ettie interiormente hizo una mueca. Sólo podía imaginar lo que el padre de Daire había
vivido al ser abandonado por la mujer que amaba y luego tener que seguir viviendo mientras
criaba a cinco niños.
“Mi situación no era tan mala. Mi madre murió en vez de abandonarnos, pero le causó un
gran daño a mi padre” dijo ella. “A menudo le oía llorar hasta tarde por la noche cuando
pensaba que estábamos dormidas”
Daire le acariciaba la espalda de arriba abajo. “El mío rehusó a hablar de mi madre. Nunca
nos impedía hablar sobre ella, pero no mencionaba su nombre. Dio cerrojazo a esas
emociones”
“Probablemente tuvo que hacerlo para poder criaron a todos vosotros”

Página 72 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

“Sí” murmuró Daire. “Creo que lo hizo. Y yo no ayudaba en nada. Llegó el punto en que me
dijo que me enderezara o que me echaría”
Ella se mordió el labio y arrugó la cara. Daire volvió la cabeza hacia ella. “Le dejé sin mirar
atrás. Después de seis meses con el grupo de los Fae con los que iba, me di cuenta que
quería volver a casa. Estaban haciendo cosas que se acercaban cada vez más al lado de los
Dark, y no era un lugar en el que yo quería estar”
“¿Qué hiciste?”
“Me distancié de ellos”
Ella arqueó las cejas “Eso fue genial”
“No completamente, aunque no me di cuenta de ello hasta que fue demasiado tarde. Verás,
cuando les dejé, se fijaron en mis hermanos más pequeños”
“Oh”
“Pensaron que reclutar a mis hermanos les ayudaría a recuperarme. Lo que hizo fue
enojarme. Fui a ver a mis hermanos y les dije qué pasaría si se quedaban con el grupo. Uno
regresó a casa, pero el más joven se quedó”

Ettie se apoyó en la mano para mirarlo. “Al menos conseguiste que uno se dieran cuenta
de lo que esos Fae eran”
“Hubiera sido mejor si no lo hubiera hecho. La pandilla amenazó a mi hermano menor, así
que fui tras ellos. Luché contra muchos, pero al final, me di cuenta de que era una trampa.
Pero era demasiado tarde. Mi hermano había regresado con nuestra familia sin que yo lo
supiera. El grupo me quería a mí”
“¿Cuántos había contra ti?”
“Diez. Maté a cuatro antes de que me atraparan” Volvió a mirar hacia las estrellas. “Mientras
yacía muriéndome, me contaron cómo había matado a mis hermanos y a mi padre. Mi
familia estaba muerta. Por mi causa”
Ella se inclinó hacia delante y le besó suavemente. “Lo siento”
Sus brazos la rodearon fuertemente. Siguieron así durante mucho tiempo antes de dejar
escapar un suspiro tembloroso. “Mi primera tarea como Reaper fue ayudar a Cael y Eoghan
a ejecutar al resto de la pandilla”
“Bien” dijo ella. “Tuviste un cierre. Todo el mundo necesita eso”
“Incluso tú”
Ella se inclinó, con los brazos apoyados contra su pecho. “¿Qué quieres decir?”
“Tu pregunta cuando nos encontramos por primera vez”
“Ah”. Ella se sentó y dobló las piernas y las llevó contra ella mientras aún se apoyaba en él.
“No creo que lo sepa alguna vez, y no estoy segura de que me importe más”

Página 73 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Él arqueó una ceja, con un lado de la boca curvado en una sonrisa. “¿De verdad?”
“Ok. Bueno, tal vez esa sea una mentirijilla”, admitió ella con una carcajada. “Después de
todo lo que me has contado sobre los Fae, no entiendo por qué nunca hemos visto uno
antes de Bran y tú”
“Es raro, te lo concederé. Paseé por Killarney un par de veces mientras estaba velado y no
vi un Fae aparte de Bran”
Ella tamborileó con los dedos sobre su pecho. “¿Crees que hay algo en la ciudad que
mantiene alejados a los demás?”
“No se nos ha impedido a Bran o a mí venir aquí. Sin embargo, no hay duda de que los Fae
saben algo que nosotros ignoramos. Creo que es hora de descubrir de qué se trate, aunque
es posible que estés mejor sin Faes”
Miró a través de las aguas bañadas por la luna hacia las luces del continente griego. “O
descubrimos la razón para que otras ciudades puedan hacer lo mismo. Tanto si funciona
en los Reapers como si no, parece que lo hace con los Fae normales”
“De acuerdo. Lo estudiaremos tan pronto como se trate lo de Bran”
Ettie no pudo evitar sonreír cuando él la incluyó en uno de los planes. Se sentía asombroso
formar parte de algo tan grande como los Reapers. Quizás era un poco ingenuo por su parte,
pero no temía a Bran con Daire allí.
Por supuesto, parte de eso podía ser el hecho de que todavía estaba resplandeciendo por
haber hecho el amor. “¿Crees de verdad que podemos golpear a Bran?”
Daire asintió. “Por supuesto, porque incluso considerar lo contrario es permitirle una
victoria en el primer paso para vencernos. Me niego a darle eso”
“El armario cerrado sobre el que me preguntaste, quiero enseñarte lo que hay dentro” dijo
ella.
“De acuerdo”
“No sé por qué está cerrado con llave. Aunque, siempre lo ha estado”
Él le quitó un mechón de pelo de delante de los ojos y se lo metió detrás de la oreja, y lo
sujetó allí cuando la brisa amenazó con sacárselo de ahí. “Normalmente, hay algo
importante cuando alguien pone una cerradura sobre algo”
“He mirado todo lo que hay dentro”
“Podría ser que no sabías lo que estabas buscando”
Ella tuvo que admitir que esa era una posibilidad. “Es por lo que necesitas echarle un
vistazo por ti mismo”
“Haces que suene como si quisieras hacerlo ahora”
“Yo no, pero me da miedo esperar”

Página 74 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Él bajó la cabeza para besarla profundamente. Cuando ella se inclinó hacia atrás, tenía
puesta la ropa, al igual que él. Daire entonces se sentó y la cogió de la mano levantándola
con él mientras él lo hacía.
“¿Listo?”
“Sólo si prometes volver a traerme aquí”
Él tiró de ella contra él y la abrazó. “Tienes mi palabra”
Ella le mantuvo la mirada mientras dejaban Grecia y su hogar entró en su área de visión.
Sólo después de unos segundos, se arrepintió de dejar Grecia. Aquí, solo habían sido ellos
dos, y si no hubiera tenido que preocuparse de sus hermanas, podría haberse quedado.
Pero lo correcto era regresar.
Caminaron hacia la cabaña y luego entraron. Carrie estaba duchándose, mientras que
Jamie estaba al teléfono con su galán. Ettie dejó a Daire dirigiéndose al armario mientras
iba a por la llave.
Ella se sentó después de abrirlo. Uno a uno, sacó los libros y diarios y se los pasó a Daire
para que los examinara. Él cuidadosamente miró a través de cada uno antes de seguir con
el siguiente.
Estuvieron allí más de dos horas antes de que sus hermanas se les unieran. Los cuatro se
sentaban en un semicírculo, sus miradas se concentraron en Daire.
Encontró muy poco en los diarios, que fuera interesante. Ettie se sorprendió al saber que
la mayoría de lo que había dentro de ellos era un hallazgo erróneo sobre los Fae. Y, por
alguna razón, pensó en el diario que su padre le regaló cuando cumplió dieciséis años. Ella
no había escrito ni una palabra, pero tal vez ahora era el momento de cambiar aquello. Lo
único que quedó en el armario fue un bote de lo que parecía tierra.
“Oh”, dijo Carrie, “Deberíamos tirar eso”
“Dijiste que la mayoría de las cosas en los diarios son incorrectas”, dijo Jamie.
“Probablemente se trate de simple tierra”
Ettie, sin embargo, estuvo de acuerdo con Daire. “Mejor guardar que lamentar”
Cuando Daire siguió mirando el bote, Jamie y Carrie abandonaron y se fueron a sus
habitaciones puesto que allí no quedaba nada más. Ettie vió como se pronunciaba más el
ceño de Daire.
“¿Qué pasa?” preguntó ella.
“No lo sé. Puedo sentir magia en él”
Ahora eso la sorprendió. “¿De verdad?”
“Es débil, pero está ahí”
“¿En la tierra?”

Página 75 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Se apartó del rostro unos negros mechones y la miró. “Es cierto que esta tierra podría ser
de tu tierra, pero el hecho de que tiene magia es intrigante. Quiero averiguar de dónde
procede”.
“Yo quisiera saber por qué la tenemos. Papá nunca lo mencionó. Es como si incluso se
hubiera olvidado de ello”
“No lo vi hasta que tú lo sacaste” confesó Daire.
Ahora, no era tan extraño. Cogió el bote y lo inclinó hacia un lado y los gránulos oscuros
que había dentro. Incluso parecía húmedo, como si no hubiera estado ahí durante quién
sabe cuánto tiempo. Si su padre lo hubiera traído, le habría hablado de ello. Eso significaba
que el bote era mucho más antiguo de lo que pensó en un principio.
Podría proceder de su abuelo o, incluso, de su bisabuelo.
Había así muchísimas preguntas corriendo a través de su cerebro sobre un simple bote de
tierra. Luego, con calma, lo volvió a poner en el armario, porque en el fondo de su mente,
de alguna manera sabía que no era el momento para averiguar esas respuestas aun.

Daire la ayudó a recolocar todos los diarios y libros. Ella cerró bajo llave de nuevo el armario
como era su hábito y se puso de pie. Daire se levantó y la cogió de la mano mientras iban
hacia la habitación de ella.
Él se quedó en la entrada mientras ella escondía la llave bajo sus calcetines. Cerró el cajón
y le miró. Se miraron fijamente el uno al otro durante varios minutos en silencio antes de
separarse de la entrada y dirigirse hacia ella.
“¿Te quedarás?” preguntó ella.
“Sí”
Hubo una sonrisa en su rostro y en su corazón mientras se desnudaba y se ponía el pijama.
Él ya estaba en la cama cuando abrió las mantas y se deslizó dentro al lado de él.
Él la acercó a su pecho y la besó en la frente. “Duerme. Estaré aquí”
Ella respiró hondo y cerró los ojos, cediendo al sueño envolviéndose rápidamente en su
abrazo.

∗∗∗∗∗∗∗

Página 76 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Capítulo 14
Había momentos decisivos en la vida de todos. Uno de ellos fue cuando Daire hizo el amor
a Ettie. Lo supo tan pronto como probó su beso, pero una vez que sus cuerpos se unieron,
el momento quedó grabado en su mente.
Él se quedó cerca toda la noche. La mayor parte del tiempo estuvo a su lado, pero también
patrulló por la propiedad O’Byrne así como envió un llamado a los Reapers.
Su mirada se movió hacia la ventana cuando los primeros rayos del nuevo día se filtraron
por la ventana y entraron en el dormitorio. Siguió los rayos mientras recorrían el suelo hacia
la cama y cruzaban por encima de sus piernas hacia las de Ettie.
No pudo evitar sonreír ante ella mientras yacía sobre su espalda, con el rostro vuelto hacia
él, y su brazo extendido a su lado. Pero esa sonrisa murió cuando vio la espada en su mano.
La larga y ligeramente curvada hoja negra brillaba a la luz del sol. Cuanto más la miraba,
más sabía que era Fae.
Ettie respiró hondo y abrió los ojos. Tan pronto como lo hizo, la espada se desvaneció. Daire
ni se movió, ni siquiera respiró.
“Buenos días” murmuró ella y se volvió acurrucándose contra él.
“Buenos días”. La abrazó, todavía con la mirada en el punto de la cama dónde la espada
había estado.
¿Qué demonios había sido eso? No había forma de que Ettie fingiera su angustia por no
tener un arma para luchar contra Bran. Eso significaba que no tenía idea sobre la espada
negra.
Y no estaba seguro de decírselo.
“Deberíamos levantarnos pronto” dijo él. “Los demás Reapers estarán aquí en breve”
Después de un gran bostezo, ella se dio la vuelta para salir de la cama y arrastrarse hasta
el cuarto de baño. Daire se sentó y dijo “Cael”
Sabía que Cael le oiría y vendría inmediatamente. Daire se levantó y fue a la cocina para
encontrar al líder de los Reapers en la mesa comiendo uno de las delicias de Carrie.
“¿Cuánto tiempo llevas aquí?” preguntó Daire.
“Unos cinco minutos” dijo Cael antes de meterse en la boca el último bizcochito. Daire miró
por encima de su hombre hacia la puerta del baño que estaba cerrada. La ducha seguía
corriendo, pero Carrie y Jamie también estaban moviéndose en sus dormitorios.
“¿Daire?” dijo Cael mientras se ponía de pie. Él volvió la cabeza de regreso a Cael “¿Has oído
alguna vez algo sobre una espada Fae negra?”
“¿Por qué lo preguntas?”

Página 77 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Daire notó que Cael no había respondido en nada a su pregunta. “Ettie ha estado
entrenando toda su vida para una lucha. Es rápida y bastante buen, pero no tiene un arma.
Intenté darle una ayer, pero cada vez que la tocaba, desaparecía”
“Eso no tiene sentido”
“Yo tampoco lo creía. Iba a hacer que le dieras una para ver si sucedía de nuevo”.
Cael se cruzó de brazos. “¿Qué tiene que ver eso con una espada negra?”
“Ella sujetaba una espada de sólido negro mientras dormía, pero cuando se despertó,
desapareció. Era Fae. Estoy seguro”
En ese momento, Carrie abrió la puerta y salió vestida para el día, solo para detenerse
cuando vio a Cael. En un abrir y cerrar de ojos, ella cambió de una niña dulce a una mujer
sexy.
“¿Quién es, Daire?” dijo mientras se acercaba, toda ella sonrisas.
Daire sacudió la cabeza con frustración. “Carrie, él es Cael, el líder de los Reapers. Cael,
Carrie”
Cael dejó caer los brazos a los lados e inclinó la cabeza. “Hola”
“Si hubiera sabido que teníamos a este tiarrón en la cocina, me habría levantado antes” dijo
ella, batiendo las pestañas a Cael.
Su mirada cayó sobre el plato de bizcochitos antes de balancearse de regreso a Cael. Luego
ella se dirigió a él y le alcanzó, limpiándole la comisura de los labios donde había una
miguita.
“¿Te han gustado mis bizcochitos?” preguntó ella con un susurro ronco.
Imperturbable, Cael sonrió “Muchísimo”
“¿Te gustaría que te prepare algo?”
“Quizás más tarde”
Daire intervino antes de que Carrie pudiera seguir. “Dile a Ettie que estaremos en la cima
de la montaña”
Con una mirada a Cael, Daire se teletransportó hacia la cima donde se había mostrado por
primera vez a Ettie. Cael estaba justo detrás de él, y luego Kyran, Talin, Neve, Fintan y
Baylon aparecieron.
“Una espada negra” dijo Fintan.
Daire no podía creer que había estado tan absorto con Ettie y el arma que no se había dado
cuenta que los demás habían estado velados dentro de la casa también. Había sido una
estupenda forma de conseguir que él –y todos- hubieran muerto.
“Nunca he oído de tal arma” dijo Baylon.
Neve negó con la cabeza. “Yo tampoco”

Página 78 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Daire se metió los dedos entre el cabello y miró hacia el suelo. “Olvidémonos del arma.
Tenemos que hablar de Bran. No creo que sospeche que estamos aquí, pero por si acaso,
deberíamos dispersarnos y estar preparados para que examine el área por nosotros. Ya lo
ha hecho conmigo”
“¿Cómo no te notó?” preguntó Talin. Daire se encogió de hombros. “Me puse detrás de Ettie”
“Inteligente” dijo Kyran.
Cael no había hablado desde que estuvo en la cabaña. Su mirada tampoco se había movido
de Daire. “Estamos arriesgándonos a que Bran se concentre en esta familia y no en sus
otros descendientes”
“Aunque, él ya está aquí” dijo Neve.
Daire se encogió de hombros. “Eso podría ser para despistarnos”
“Pero no lo crees” dijo Kyran.
Daire negó con la cabeza mientras bajaba la mirada hacia la cabaña para ver a Ettie salir y
mirar en su dirección. “Bran está intentando tener a Ettie. Pensaba que era algo sobre las
tierras porque le preguntó si la había heredado. Ella le mintió”. Daire miró a los demás.
“Por otro lado, además de Bran y nosotros, no hay Faes en el área. La familia de los O’Byrne
nunca se ha encontrado con uno antes. Han estado buscando Faes todos estos años”
“Es irritante” murmuró Talin con el ceño fruncido.
“Es jodidamente raro” afirmó Fintan.
Daire se apretó el puente de la nariz. “Hay un pequeño armario cerrado con llave en la
cabaña. Las hermanas lo abrieron para mí anoche. Está lleno de libros y diarios donde cada
antepasado de las chicas registraba cosas equivocadas acerca de los Fae. Pero Ettie sacó
un viejo tarro de tierra, que no vi hasta que me lo entregó, y que es de lo más inquietante”
“¿Por qué?” preguntó Cael.
“Sentí magia en él. Era débil”
Baylon se frotó el mentón. “Todo esto es extraño”
Un flash de la espada negra apareció en la mente de Daire. “Luego está lo del arma”
“Creo que hay más en esas mujeres O’Byrne de lo que pensamos” dijo Cael.
Neve toqueteó uno de los muchos cuchillos sobre su persona. “Puede que sea por lo que
Bran esté interesado en ellas”
“En ella” corrigió Daire. “No ha mostrado interés alguno en Jamie o Carrie. Sólo en Ettie”
Fintan se movió al principio del camino que conducía a la cabaña. “Aseguraremos el
perímetro. Si alguien lo cruza o se tele-transporta dentro, lo sabremos”
Uno a uno, sus hermanos empezaron a bajar por el sendero, dejando a Daire con Cael.

Página 79 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

“Nuestro perímetro es lo suficientemente fuerte como para ser alertados incluso si la Muerte
pasara a hacernos una visita” dijo Cael.
Daire asintió para dejar saber a Cael que le había oído. Era el nudo de aprensión en las
entrañas de Daire lo que le hacía desconfiar de todo. Volvió la cabeza hacia Cael. “Sabes lo
que es la espada negra ¿verdad?”
Cael suspiró y miró por encima hacia el valle bajo ellos. Hay muchas cosas que
presenciamos, escuchamos y leímos en nuestras vidas antes y después de convertirnos en
Reapers”
“Cierto”
“No sé los hechos, Daire. Quiero que entiendas esto. Es algo que leí una vez hace mucho
tiempo sobre un dios de la guerra, aunque algo decía que realmente se trataba de una diosa.
Este ser era la guerra. Las imágenes que amenizaban la historia mostraban una espada
negra”
Daire sabía que todas las leyendas estaban basadas en hechos reales. Su cabeza pensó en
Ettie. “No puedes estar pensando que ella es la de la leyenda del dios o la diosa”
“Adivinar no nos llevará a ninguna parte. Pero sé de alguien que lo sabría”
“La Muerte” dijo Daire.
Cael se movió para ponerse al lado de él. “No estoy diciendo que ella nos diga algo, pero
podemos preguntar. Cuanto antes averigüemos la razón por la que Bran quiere a Ettie,
antes podremos detener su ataque”
“No creo que tengamos mucho tiempo”
“Sé que no lo tenemos” dijo Cael.
Daire le miró. “Yo… ah… me acosté con ella”
“Lo sé”
Dos palabras. Eso fue todo. Daire no sabía qué se había esperado, pero estaba contento de
que Cael lo supiera. Lo único que Daire más odiaba eran los secretos.
“Voy a ver a Erith” dijo Cael.
Cuando Daire miró, Cael se había ido. Respiró hondo y empezó a bajar la montaña, deseoso
de estar cerca de Ettie otra vez.

∗∗∗∗∗∗∗
Cael sabía que estaba tentando a la suerte por visitar a la Muerte de nuevo tan pronto, pero
tenía una buena razón. No importaba si se alegraba por tener una motivación porque la
había estado buscando.
Su preocupación por Erith aumentaba con cada latido, pero no le dejaría a nadie saber sólo
cuan preocupado estaba. O cómo ella ocupaba sus pensamientos –tanto despierto como
dormido.

Página 80 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Atravesó el portal Fae en la pequeña isla e inmediatamente se relajó. Había algo en el Reino
de la Muerte que siempre le reconfortaba. Probablemente fuera porque ella estaba allí.
Sin tiempo que perder, se dirigió hacia la Torre. Mientras caminaba por el serpenteante
sendero, esperaba verla a cada momento. Ella siempre sabía cuándo llegaba y se quedaba
allí, esperando. Salvo que alcanzó la Torre sin verla. Su preocupación se disparó como un
cohete.
“Cael”
Se dio la vuelta ante el sonido de la voz de Seamus. El Dark Fae se dirigía hacia él desde el
denso follaje. Cael miró detrás de Seamus “¿Dónde está Erith?”
“No está aquí”
Seamus estaba mintiendo. Cael no sabía cómo lo supo, pero sólo lo supo. Y sólo había una
única razón para que Seamus le mintiera –Erith se lo había pedido. Eso le dolió mucho más
de lo que Cael esperaba. Dio un paso atrás como si hubiera sido golpeado físicamente.
Aunque quería gritar y exigir que la Muerte se presentara, no lo hizo. Tampoco miró hacia
la torre para ver si estaba en una de las muchas ventanas.

“Se ha ido y no me ha dicho a dónde” dijo Seamus mientras se detenía ante la mesa y las
sillas y tomaba asiento en una de ellas.
Si ese era el juego que ellos querían jugar, entonces Cael lo aceptaría. Por ahora. “¿Qué has
descubierto?”
“Desafortunadamente poca cosa”
“Así que ¿todavía no sabes cómo Bran está robando su magia?”
Seamus se relajó, dirigiendo la mirada al rostro de Cael. “Tanto si lo crees como si no, soy
leal a ella. Tan fuerte y poderosa como es Erith, ha subestimado a Bran, pero eso no significa
que yo vaya a dejar de buscar. Hay algo en algún sitio de esos libros que ella tiene, y lo
encontraré”
“¿Antes de que sea demasiado tarde?”
El Fae le observó un largo momento. “Si está en mi poder, sí. Tú y tus Reapers tenéis que
intensificar vuestro juego y ayudar”
“No le fallaré”
“Ella lo sabe” dijo Seamus suavemente.
Cael respiró hondo y miró hacia el follaje que rodeaba todo el Reino. “¿Has oído hablar
alguna vez de una espada negra?”
“¿Negra has dicho?” preguntó Seamus mientras se inclinaba hacia delante, descansando
los brazos sobre la mesa de hierro. Cael volvió la cabeza hacía el Fae. “Sí”
“Nada definitivo. Sólo una leyenda sobre un ser de la…”

Página 81 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Fue la forma en la que los ojos de Seamus brillaron brevemente lo que le dijo a Cael que el
bastardo sabía algo.
Seamus rápidamente se recobró y se aclaró la garganta. “Perdona. Como estaba diciendo,
un ser de la guerra”
Cael caminó hasta acercarse tanto a Seamus que el Fae tuvo que inclinar la cabeza hacia
atrás para mirar a Cael. “Dile que he estado aquí. Y si alguno de vosotros tenéis información
sobre esa espada, la necesitamos. Podría tratarse de lo que finalmente acabe con Bran”
Con eso, dio media vuelta y se alejó. Mientras lo hacía, el pelo de la nuca se le erizó. Estaba
siendo observado. Y sabía por quién –la Muerte.

∗∗∗∗∗∗∗

Página 82 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Capítulo 15
La llegada de tantos Fae a la propiedad afectaba a cada una de las hermanas O’Byrne. Pero
era más que eso. Era la inquietud, la tensión y la ansiedad lo que crecía como entidades
silenciosas y grotescas a su alrededor. Y no había nada que Ettie pudiera hacer contra eso.
Había pensado que se sentiría mejor con los Reapers allí. Pero no había sido así. Ella
permanecía fuera mirando a las montañas. Los Reapers estaban velados, así que nunca
sabía exactamente dónde estaban, pero eso no detenía su nerviosismo.
O tal vez fuera la idea de la próxima batalla lo que la hizo sobresaltarse con cada sonido.
No importaba el mucho entrenamiento que había tenido, nada podía prepararla para una
lucha real. Y eso era exactamente lo que iba a pasar. Peor, sería una lucha con magia.
Su mirada se volvió hacia el garaje donde Jamie tenía el capó del coche abierto mientras se
inclinaba sobre él, mirando el motor. Habían pasado diez minutos desde que Jamie se
moviera por última vez. Tenía una herramienta en la mano, pero su mente estaba en otra
cosa.
Ettie volvió la cabeza hacia el otro lado y vio a través de la ventana a Carrie. Su hermana
cocinaba sin parar. Y eso lo hacía cuando estaba inquieta.
La calma con la que Ettie siempre había identificado la cabaña había saltado por los aires.
No culpaba a Daire o a los Reapers. La culpa recaía totalmente sobre Bran. Ettie levantó
las manos y les volvió con las palmas hacia arriba mientras las miraba. Bran venía a por
ella. No importaba por qué, solo que ella era tenía que estar preparada.
¿Pero cómo alguien se preparaba para tal acontecimiento? Lucharía. No estaba en ella
permanecer resignadamente mientras Bran decía o hacía lo que fuera que estuviera
intentando. Estaba en sus huesos, en su mismo espíritu, el defender todo en lo que creía,
para defender a su familia, su hogar y a ella misma.
No se había educado para ser una dama. Había sido criada como una guerrera. Su padre
le había advertido para que estuviese preparada, y aunque no sabía si Bran era a lo que él
se refería, realmente no importaba.
Porque ella estaba preparada. Tanto si tenía un arma Fae o no, lucharía. Podría morir en
los primeros segundos de la batalla, pero al menos sus hermanas verían que lo intentó, que
lo había dado todo.
Un escalofrío le bajó por la columna advirtiéndole. Ella dejó caer los brazos y lentamente
levantó la cabeza. Luego se volvió y estaba cara a cara con Bran. “Ah, tal como pensaba”
dijo él pensativamente.
Ella no se preguntó sobre la llegada de Bran. Los Reapers estaban allí, pero eso no impedía
el aleteo de miedo y pavor. Así que arqueó una ceja. “¿De qué hablas?”
“¿Cuánto hace que sabes lo que soy?”

Página 83 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Ettie brevemente pensó en mentir, pero ¿qué importancia tenía? “Hace unos días. Eras
demasiado… agresivo en tu aproximación”
Él le echó una mirada vaga. “Te estabas muriendo por la atención de un hombre. No habría
importado lo que yo fuera. Aún habrías actuado de la misma manera”
Por el rabillo del ojo vio que Jamie se había dado cuenta de ellos y se había enderezado.
Ettie no miró en su dirección o hacia la cabaña. La atención de Bran tenía que estar toda
centrada en ella, no sobre sus hermanas.
“Quizás sí. O puede que no. El hecho es que metiste la pata” dijo Ettie. “Estabas demasiado
interesado en que a mis hermanas les gustaras y en saber si esta tierra era mía cuando
deberías haber intentado acostarte conmigo”
“Si te hubiera querido en mi cama, habrías estado allí”
Su réplica no la hirió como podría haberlo hecho hacia unas semanas. “¿Qué quieres?”
“Lo sabes”
Ella abrió los ojos de par en par y se encogió de hombros. “Si lo supiera, no te preguntaría”
“Te creo. Porque si lo supieras, no hablarías con tanta insolencia”
“Entonces dímelo”
Él entrecerró la mirada mientras gradualmente empezó a sonreír. “Va a ser que no. Prefiero
disfrutar con el pensamiento de ti absolutamente inquieta por algo que ni puedes cambiar
ni detener”
Ettie luchó para no llamar a Daire. ¿Por qué no atacaban los Reapers? ¿A qué estaban
esperando? No le importaba lo que quería Bran. Sólo necesitaba que se fuera. Para siempre.
Bran soltó una risita y negó con la cabeza “Es una pena, de verdad”
“¿El qué?” No podía contenerse. A pesar de que ella sabía que él la estaba provocando y que
ella debía mantener la boca cerrada, ella mantuvo la conversación.
“Te posicionaste con la gente equivocada. Los Reapers no pueden ayudarte”
El estómago se le cayó a los pies como plomo. ¿Cómo lo había deducido?
La sonrisa de Bran desapareció mientras daba un paso hacia ella, con el rostro lleno de ira.
“Nos hemos enfrentado muchas veces. Conozco sus métodos. Del mismo modo que ellos
saben que no pueden hacerme daño. Es por eso que no han atacado. Eso es lo que has
estado esperando, ¿no?”
Nunca había pensado que podía sentir tanto odio hacia alguien, pero Ettie estaba
literalmente temblando de furia. Ella se negó a confirmar o negar nada. “Vete”
“Yo decidiré cuando terminar contigo”
“No”

Página 84 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Un músculo se contrajo en su mandíbula. “Quizás debería demostrarte directamente cuan


poderoso soy”
Él chasqueó los dedos, con una sonrisa perversa. Luego señalo hacia la casa. Ettie miró a
Carrie y encontró a un Fae alto con unos brillantes ojos rojos detrás de su hermana.
“¡Carrie!” gritó Ettie. Pero fue demasiado tarde. Así de fácil, el Fae se llevó a su hermana.
Ettie giró hacia Jamie a tiempo de ver a Jamie cerrando de golpe el capó sobre las manos
de un Fae antes de volverse y coger uno de sus bastones de entrenamiento.
Una sonrisa creció en el rostro de Ettie mientras observaba a Jamie luchar, pero por poco
tiempo. El Fae lanzó lo que parecía como una burbuja hacia el bastón, y desintegró el arma
inmediatamente. Y luego Jamie había desaparecido, también.
Ettie apretó los puños a los lados. ¿Dónde infiernos estaba Daire y los Reapers?
“¿Fue Cael quien prometió protegerte?” preguntó Bran. “¿Quién de los Reapers te aseguró
que podría protegerte de mí?”
Ella le miró despreciándole con todo lo que ella era. “Nadie me contó nada. Me di cuenta de
que eras Fae, yo sola. Así que vete a la mierda”
“Los Reapers no pueden ir contra mí. Saben que tampoco pueden ganar. Mataré a todos y
cada uno de ellos. Debes entender que estás sola. Porque, ¿dónde están ahora?” preguntó
él abriendo los brazos mientras miraba alrededor.
Ella no quería hablar de los Reapers. No ahora. “¿Dónde están mis hermanas?”
“Las retendré”. Bran bajó los brazos y le sonrió a ella. “Ellas regresarán tan pronto como
me des lo que quiero”
“No puedo hasta que me digas lo que es”
“Pondrás a mi nombre estas tierras y tu casa, así como todas tus pertenencias”
De todas las cosas que había pensado que él podría querer, esa era una petición bastante
extraña. “¿Y si no lo hago?”
“No volverás a ver nunca a tus hermanas”
La comprensión total de que ella estaba bien y verdaderamente sola en esto era como tener
una roca caída sobre ella. Quería llorar, gritar y golpear algo, es decir, a Bran. Daire no
estaba allí para acudir a él y pedirle orientación. Él afirmaba conocer a Bran, y eso podría
haber sido una ventaja. Si Bran realmente hubiera estado allí por ella. Ahora, sin embargo,
ella tendría que seguir sus instintos.
Tenía nauseas al saber que había confiado en Bran y en los Reapers. ¿Y para qué? Cuando
ella les necesitaba, ellos no la habían ayudado. Sus hermanas ahora estaban ahora bajo el
control de Bran, lo que significaba que Ettie haría lo que él quisiera.
“Si hago eso, ¿mis hermanas regresarán ilesas?” preguntó ella. Bran arrugó el rostro y
retorció la boca “Relativamente ilesas”
“Si alguien las toca con o sin magia, el trato se rompe”

Página 85 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

“No puedo ser el responsable de lo que hagan mis hombres”


Ella le lanzó una mirada burlona. “Me acabas de decir que eras lo suficientemente poderoso
como para hacer lo que quisieras. ¿Ahora no puedes controlar a tus hombres? Estoy
empezando a pensar que eres mucho hablar y poco hacer”
Si quería una reacción de él, la consiguió en la forma en que sus fosas nasales se abrieron
con furia mientras sus ojos lanzaban dagas hacia ella.
“Mejor ve a echar un ojo a Jamie y a Carrie” le dijo ella.
“Tienes hasta el final del día para entregármelo todo”
Eso le daba un tiempo precioso para... ¿qué? No es que hubiera un plan ni nada. Halfling
o no, no podría resistir a Bran y su ejército. Aun así, algo le dijo que pidiera más tiempo.
“Necesito más que un puñado de horas para…”
“¿Qué?” la interrumpió Bran “¿Para hacer las maletas? Te vas a ir con tu ropa en la maleta
y nada más. Ni siquiera el coche de tus hermanas” Él lanzó una sonrisa burlona. “Nos
vemos al atardecer”
El silencio después de su partida fue tan estruendoso que le resonaban los oídos. Cerró los
ojos cuando una gran cantidad de emociones amenazaron con hundirla. Después de estar
en los brazos de Daire, había creído que todo saldría bien. ¿Cómo podía ser de otra manera
con un Fae como él a su lado? Y luego el resto de los Reapers llegaron. Todo estaba
dispuesto para vencer.
Daire habló de tomar precauciones para que Bran no supiera que los Reapers estaban allí.
O Daire mintió, o Bran era así de bueno. no es que eso importara ahora. Porque los Reapers
la habían dejado sola para tratar con el loco.
Entró en la cabaña y permaneció en la puerta. Su mirada vagó por la cocina, por las galletas,
bizcochitos y pasteles que Carrie había hecho. Había comida suficiente para dar de
desayunar dos veces a un ejército.
Ettie se abrió paso hacia el fogón y cerró todo. Normalmente, no solía renunciar a nada de
lo que Carrie hubiera horneado, pero los deliciosos aromas ya no le servían de nada.
Se dirigió hacia el pequeño armario y puso la mano sobre el mueble antiguo durante unos
momentos. Luego continuó, deteniéndose en las entradas de los dormitorios de sus
hermanas antes de terminar en la suya propia.
La cama arrugada y la marca en la segunda almohada eran recordatorios de que Daire
había pasado la noche con ella. Imágenes de ellos haciendo el amor bajo la sensual luna
griega pasaron por su mente. Era demasiado para ella manejarlo.
Se dejó caer sobre la pared y se deslizó hacia abajo mientras las lágrimas se acumulaban
en sus hijos. Ettie se cubrió el rostro con las manos y las dejó fluir. Lloró tanto que le
temblaban los hombros, su cuerpo sufriendo ante la traición de Daire.

Página 86 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

¿Había algo que él le hubiera dicho que fuera verdad? Ella había sentido lástima por él y
por cómo sus amigos le habían engañado. Era lo único que pensaba que nunca él le haría
a ella porque sabía cómo se sentía. Entonces, ¿por qué lo hizo?
Había habido tal sinceridad en sus ojos cuando estuvo hablando con ella. Había creído todo
lo que le había dicho, aceptando su palabra. ¿Cómo podía haber estado tan equivocada?
“¡Daire!” gritó ella mientras levantaba la cabeza.
Quería respuestas. Y él se las iba a dar.
“¡Daire! ¡Muéstrate ahora mismo!”
A pesar de las lágrimas, miró alrededor de la habitación, esperando a que se mostrara. Pero
los segundos se convirtieron en minutos. Fue cuando supo que los Reapers no iban a
ayudarla. Habían visto que no podían vencer a Bran, por lo que se habían retractado para
luchar otro día.

Abandonándola para que se enfrentara al ingenio y a la fuerza de un loco que quería


borrarles a ellos y a la Muerte de la existencia.
Ettie aspiró. Dejó caer su cabeza contra la pared y abrazó sus rodillas contra su pecho.
Bran estaba seguro de que iba a ganar. Tan seguro, de hecho, que no le había dado
opciones.
La mayoría de la gente podía pensar que aquello significaba que estaban acabadas. Pero,
por otro lado, Ettie no era la mayoría de la gente. No sólo su cuerpo había sido entrenado
para luchar, su mente también lo había hecho también. Debido a que el más fuerte de los
oponentes podía ser derribado por un enemigo más lento y más débil cuando se utilizaba
la mente.
El hecho de que Bran no le hubiera dado alternativas significaba que necesitaba todo lo
que ella tenía como propietaria. Él no se conformaría con menos. ¿Pero por qué?
Él era un Fae. Podía conseguir cualquier coche, casa o tierra que quisiera. A menos que…
hubiera algo más que estuviera buscando.
Ettie se secó las lágrimas y se puso en pie. Sólo tenía unas pocas horas para mirar en cada
habitación de la casa para encontrar lo que Bran quería. Sería su única moneda de
negociación.

∗∗∗∗∗∗∗

Página 87 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Capítulo 16
El universo estaba contra él. Daire gritó su furia mientras golpeaba el escudo que Bran
había construido alrededor de Ettie y la cabaña con su magia y su puños.
Y no era el único.
Los Reapers -sin Cael- estaban haciendo lo mismo, pero sin causar una abolladura en la
magia de Bran. Para empeorar la situación la sonrisa burlona de Bran se debía a que podía
verlos tratando de entrar. Sin embargo, aparentemente, Ettie no podía.
Pudo haber sido una bendición que Daire no pudiera oír lo que Bran le dijo, pero Daire
habría dado cualquier cosa por que ella le viera tratando de alcanzarla. “¡Ettie!” gritó
mientras tanto Jamie como Carrie fueron capturadas por los hombres de Bran.
Fintan estampó sus puños en la cúpula, haciéndola temblar. “Realmente quiero matar a
ese hijo de perra”
“Ídem” dijo Neve desde el otro lado del escudo. Daire les ignoró mientras intentaba leer los
labios de Bran. No podía entender las palabras, pero entendió lo esencial: Bran le había
dado a Ettie un ultimátum.
“¡Qué demonios!” gruñó Cael cuando apareció. Daire lanzó otra descarga de magia hacia la
cúpula. Tenía que llegar a Ettie. Temía que ella creyera que la había dejado sola para tratar
con Bran. Seguramente, ella sabría que él mantendría su palabra.
Daire se detuvo. ¿Cómo podría ella hacer eso? Ettie apenas le conocía. Había descargado
toneladas de información sobre ella y lo hizo para que ella tuviera que confiar en él. Y ahora
mira. Su enemigo la estaba enfrentando, y Daire no estaba allí para ayudar.
La injusticia de esta situación le recordó a Daire lo que había sucedido cuando descubrió
que su vieja pandilla había asesinado a su familia. Había jurado nunca sentirse tan
indefenso, tan impotente de nuevo.
No. La historia no iba a volver a repetirse. Había prometido proteger a Ettie, y lo haría.
Incluso si le costaba la vida.
“¡Ettie!” rugió y golpeó con los puños la cúpula una y otra vez, añadiendo más magia cada
vez. De repente, fue arrastrado, solo para ser arrojado sobre su espalda con un brutal tirón.
Apartó las manos e intentó ponerse de pie. ¿Por qué nadie podía entender que tenía que
llegar a Ettie?
“¡Lo entendemos!” le gritó Cael, su rostro sobre el suyo.
Daire golpeó las manos, otra vez sin éxito. No le importaba contra lo que estaba peleando.
Pronto, no pudo moverse en absoluto. Después de varios intentos más, cerró los ojos,
luchando por la fuerza para quitarse lo que fuera lo que le estaba reteniendo.
“Abre los jodidos ojos, Daire. Míranos” dijo Kyran.

Página 88 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Confundido, Daire levantó los párpados. Movió la mirada en un círculo alrededor de él para
ver a todos los seis Reapers sujetándole en el suelo.
Cael respiró hondo. “Vamos a llegar a Ettie, pero necesitamos trabajar como un equipo. Eso
significa que tienes que controlarte”
“Dejad que me levante” exigió Daire.
“¿Puedes controlar tu ira?”
Daire asintió.
Fintan bufo ruidosamente mientras le dejaba ir y se alejaba. “Y todos vosotros os preguntáis
por qué enterré mis emociones”
Cael fue el último en soltarle. Tan pronto como lo hizo, Daire se puso en pie. Buscó a Ettie
“¿Dónde está ella?”
“En la casa” dijo Neve. Daire se pasó las manos por el pelo y dejó caer el mentón sobre su
pecho. “¿Cómo sabía Bran que estábamos aquí?”
“¿Cómo lo sabe siempre?” preguntó sarcásticamente Baylon.

Talin se cruzó de brazos. “Tenemos que tirar este escudo para que así podamos hablar con
Ettie y darnos cuenta de lo que está pasando”
“Nuestra magia no hace nada. Necesitamos a la Muerte” añadió Fintan.
Cael estaba negando con la cabeza mientras Fintan hablaba. “Tendremos que hacer esto
sin ella”
Daire giró la cabeza hacia Cael. “¿Hablaste con ella? ¿Sabe algo sobre la espada negra?”
“No” Cael entonces se volvió hacia la cúpula y la testeó con su magia.
Daire no iba a aceptar esa simple respuesta. Caminó a zancadas hacia Cael y le dio en el
hombro. “¿Qué significa “no”?”
“Sólo eso. La Muerte no estaba ahí”
Fue el flash de furia y algo…más… en los ojos de Cael lo que detuvo a Daire de añadir algo
más. No sabía lo que había sucedido -o no sucedido- con la Muerte, pero la furia de Cael
era profunda.
Cael miró de él al resto de los Reapers. “Bran nos ha herido a todos nosotros de alguna
manera. Él no intenta hacer otra cosa más que matar a la Muerte y luego a nosotros. Todo
lo que estáis sintiendo, todo lo que estáis sufriendo, asimilarlo. Moldearlo en un arma. Una
que pueda volverse contra Bran”
“Pero no podemos herirle” dijo Neve.
Daire invocó a su espada. Tan pronto como el peso llenó su palma, giró su muñeca, girando
el arma a su alrededor. “Entonces nos esforzaremos más. Como uno solo. Tal y como Cael
dijo”

Página 89 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Las espadas aparecieron en la mano de cada Reaper. Se quedaron de pie, agrupados. Cael
fue el primero en poner la punta de su espada contra la cúpula. Daire se movió rápidamente
a su lado y puso su arma junto a la de Cael. Los otros siguieron su ejemplo.
Luego Cael impulsó su magia a lo largo de su espada y la clavó en el escudo. Daire y los
demás siguieron el ejemplo y repitieron sus pasos. Casi de inmediato, pudieron sentir que
la cúpula temblaba. Y luego se rajaba
“¡Más duro!” gritó Cael. Daire apretó los dientes y embistió con su espada y con su magia
en la grieta con los demás. El escudo fluctuó un par de veces y luego desapareció.
No perdió tiempo y echó a correr entrando en la cabaña y gritando el nombre de Ettie.
Cuando no hubo respuesta, se puso cada vez más frenético mientras miraba en cada
habitación. Luego la encontró en el armario de Carrie, buscando entre cajas.
“Gracias a las estrellas” dijo y se apoyó en la entrada. Su alivio fue tan grande que se sentía
débil. “Ettie, por favor para. Hay mucho que tenemos que discutir”
Él frunció el ceño cuando ella ni siquiera miró en su dirección. Daire se impulsó de la puerta
y caminó hacia ella. Tan pronto su mano la tocó en el hombro, ella se apartó. Eso le dolió,
pero no fue nada comparado con el desprecio en su mirada cuando ella giró la cabeza hacia
él.
“Ettie” empezó él.
“Fuera” dijo ella por encima de la voz de él.
Él negó con la cabeza. “No hasta que escuches lo que tengo que decir”
“¿Por qué? Porque estaba aquí cuando Bran cogió a mis hermanas”
“Sí lo estaba” Daire escuchó a los demás en el pasillo tras él, pero esto era algo entre Ettie
y él. Ella curvó los labios ante él mientras se ponía de pie. “¿De verdad? Habría apreciado
tu ayuda. Especialmente cuando te llamé”
“Durante las últimas horas, hemos estado tratando de derribar una cúpula que puso Bran,
impidiéndonos llegar a tí. Eso fue después de que su magia me quitara de tu lado cuando
llegó”
Ettie se cruzó de brazos “Eso es muy conveniente”
“Es la verdad” dijo Cael detrás de él.
Daire la miró a sus oscuros ojos azules. “Nunca te traicionaría. De alguna forma, Bran supo
que estábamos aquí, y llevó a cabo acciones para que te volvieras contra nosotros. Lo hizo
para que no pudiéramos llegar en tu ayuda, lo que a su vez lo hizo parecer como que te
dejamos sola con él.
“Capturó a Jamie y a Carrie” dijo ella.
Se encontró tratando de alcanzarla, pero dejó caer el brazo en el último momento porque
no podría aceptar que se alejara de él otra vez. “Lo vimos. Lo vimos todo, y él podía vernos.
Pero tú no podías”

Página 90 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

“O podríais estar mintiendo sobre la cúpula. Podríais haberlo visto todo, utilizándome para
ver lo que él quería”
“No podíamos escucharle” la corrigió Daire. “Y si estuviéramos utilizando como cebo, te lo
habríamos dicho”
Ella miró por la ventana. “No tengo tiempo para esto. Tienes que irte”

No había forma de que Daire se diera por vencido tan fácilmente. “Bran es un mentiroso.
Lo que fuera que te prometió, no cumplirá su parte del trato”
“¿Cómo sabía que estábamos aquí?” preguntó Cael mientras entraba en la habitación.
Ella se encogió de hombros. “¿Cómo se supone que voy a saberlo?”
“¿Te habló sobre nosotros?” le preguntó Daire.
Ettie se quedó en silencio un momento. “Él preguntó si era Cael quién prometió protegerme”
“Maldición” dijo Cael y se alejó.
Daire vio la mirada interrogante de Ettie y dijo: “Bran no sabía que estábamos aquí. Utilizó
su magia y el escudo como una salvaguarda. Luego nos mencionó. El hecho de que él no
sabía que fui yo significa que no tenía idea de que estábamos aquí”
“Hasta que confirmé sus sospechas” Su rostro se contorsionó mientras dejaba caer los
brazos a los lados.
Neve dijo, “Él hace eso a todo el mundo, Ettie. No lo tomes personalmente”
El rostro de Ettie estaba lleno de esperanza mientras le miraba. “¿De verdad tenías
prohibido llegar a mí?”
“Queremos a Bran muerto. No tenemos razón alguna para mentirte” le dijo Daire. “Bran
manipula y miente. No puedes confiar en él”

Ella se humedeció los labios y soltó un suspiro. “Capturó a mis hermanas así que tengo
que dar a cambio la propiedad, la cabaña y todo lo que hay en ella. Dijo que sólo podía irme
con mi ropa en la maleta”
“Justo cuando pensaba que no, puedo odiar a ese cabrón más” gruñó Baylon.
Fintan gruñó también en respuesta. Daire se volvió para mirar a los demás así como a Ettie.
“Bran quiere algo de aquí”
“Eso es lo que yo también creo” dijo Ettie. “He estado buscando en las habitaciones para
ver si lo encontraba, pero no he encontrado nada”
Cael le hizo un gesto con la mano ante sus palabras. “Será mágico”
“¿La tierra?” preguntó Ettie.
Daire negó con la cabeza. “No tiene magia suficiente”
“Entonces no lo sé” dijo ella con frustración.

Página 91 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Kyran sonrió y le guiñó un ojo. “Supongo que es bueno que tengas los Reapers como amigos”
“Extendeos sobre la casa y los edificios” dijo Daire. Cael asintió con la cabeza hacia Ettie.
“Si hay algo, lo encontraremos”
Daire empezó a seguir a los demás cuando la mano de Ettie le detuvo. Él se volvió hacia
ella y con sólo una pequeña vacilación, ella voló a sus brazos. Él la abrazó fuertemente,
cerrando los ojos ante la sensación de ella contra él. “Estaba preparado para mover cielo y
tierra para llegar hasta ti”
“Bran era tan convincente” murmuró ella.
“Le haremos frente juntos la próxima vez”
Ella levantó la cabeza para mirarle. “Vendrá al anochecer. Se supone que entonces, debo
firmar todo a cambio de mis hermanas”
“Hallaremos algo para que no pierdas tu casa”
“Preferiría tener a mis hermanas”
Él acunó su rostro. “Haré todo lo que pueda por salvarlas”

“No dije que tú estabas aquí, pero no dije que no estuvieras. A lo mejor si lo hubiera hecho,
Bran no lo habría sabido”
“No lo hagas” le dijo Daire. “Dejé caer mi velo y ataqué la cúpula mientras estaba hablando
contigo. Me vió. No importa como lo descubrió, Bran lo sabe ahora”
Ella respiró hondo. “Eso cambia las cosas ¿no?”
“Eso significa que el elemento sorpresa que queríamos ha desaparecido, pero no nos vamos
a rendir. Así que no te rindas”
“Lo hice”

“Y tenías todo el derecho” le dijo él. Ella negó con la cabeza frunciendo el ceño “No debería
haberlo hecho, lo siento”

“Estamos en esto juntos, ¿recuerdas? Porque si fallamos, entonces no sólo serán los Fae
los que noten las consecuencias, los Halflings y los mortales también lo harán”
Ella levantó la mirada hacia él disculpándose. “No pensé en eso. Si lo hubiera…” Él puso
un dedo sobre sus labios. “Deja de hablar y bésame”
Su sonrisa fue lenta mientras la preocupación desapareció de su rostro. Ella le bajó la
cabeza mientras se ponía de puntillas y presionaba sus labios contra los de él. Mientras
sus lenguas se batían en duelo y las llamas del deseo le absorbieron, Daire se dio cuenta
de algo que rezaba para que Bran no lo supiera, que se había enamorado de la guerrera
Halfling.

∗∗∗∗∗∗∗

Página 92 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Capítulo 17
Estaba tan cerca. Más cerca que nunca. Bran podía prácticamente saborear la victoria. A
pesar de que había soñado con ser el que le diera el golpe mortal a la Muerte, había llegado
a aceptar el hecho de que alguien más tendría que hacerlo.
Ese ya no era el caso.
Con cariño pasó un dedo por la página desgastada con su elocuente escritura mientras se
sentaba en una silla en el dormitorio principal. Los bordes quemados con un trozo de la
esquina inferior derecha faltante hablaban sin palabras de cómo alguien había intentado
deshacerse de las pruebas.
Fue el dibujo en el lado superior izquierdo lo que llamó su atención. La primera vez que leyó
la página, no se dio cuenta de que había sido escrita por la propia Muerte. La hoja había
sido arrancada de un diario en el que la Muerte había derramado su corazón y escribió que
era la Señora de la Guerra. Incluso ahora, el dibujo de ella le llamaba a un nivel primario.
Su largo y negro pelo estaba retirado de su rostro para caer por su espalda. Llevaba
armadura desde los codos hasta la cintura que brillaba con oro, plata y negro. No era
voluminosa, sino delgada y hecha solo para ella. Abrazaba su cuerpo, mostrando todos sus
activos femeninos mientras le permitía moverse libremente.
Una falda de cuero negro que le llegaba hasta la mitad del muslo tenía tiras de cota de malla
y armadura que caían de su cintura. Guanteletes de oro le cubrían las muñecas y el dorso
de las manos, mientras que unas botas negras le sujetaban la parte inferior de las piernas
hasta las rodillas.
Y en su mano había una Espada Negra que parecía como si saliera humo de ella.
Esta había sido la Muerte antes de que se hubiera convertido en el sereno ser que era ahora.
Tan irrisorio como era eso, la página con sus palabras y el dibujo le permitieron extraer su
magia.
No se había dado cuenta de eso al principio, pero el momento en que Bran sintió el poder
llenándole, supo la causa. Cada vez que miraba el dibujo o leía su escritura, conseguía más
de su magia. Era algo maravilloso y escalofriante. Por eso nadie más conocía la hoja, ni
siquiera Searlas.
No había forma de que los Reapers o la Muerte se imaginaran cómo él estaba quitándole su
poder. Solo cuando estuviera sobre Erith, sujetando su Espada Negra para dar su golpe
mortal, le diría cómo fue su caída.
No podía esperar ese momento. No le devolvería su amor, pero era el primer paso en su
búsqueda de venganza. Las reglas de la muerte no tenían sentido. Había perdido a la mujer
que amaba, así como su propia libertad, solo para descubrir que Erith había cambiado las
reglas para sus nuevos Reapers.

Página 93 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Ahora se les permitía no solo casarse sino también traer a sus mujeres al redil. Por eso, la
Muerte vería a cada uno de sus Reapers morir muertes lentas y dolorosas. Cael sería el
último.
Era justo que el Fae que había elegido como líder de los Reapers se sintiera impotente para
detener su propia muerte -y la de ella.
Bran cerró los ojos, imaginándose mentalmente cómo se desarrollaría todo. Luego respiró
hondo y abrió los ojos mientras hacía desaparecer la página.
Escuchó una conmoción en la planta baja y se puso en pie. Abriendo la puerta, escuchó a
las hermanas O’Byrne gritar obscenidades a sus hombres. Bran sonrió ante su coraje y
bajó las escaleras donde se encontraban en la biblioteca.
“Suficiente” gritó mientras entraba a zancadas.
Las hermanas volvieron las miradas hacia él. Si las miradas pudieran matar, se habría
achicharrado en el sitio. No había duda de que llevaban su sangre. “Tú, bastardo” dijo Jamie
con los dientes apretados. Él se detuvo delante de ellos. Sólo su magia las retenía en sus
sillas, impidiéndoles moverse. Aun cuando controlaba sus cuerpos, él no había hecho lo
mismo con sus bocas.
“Si no dejáis de lanzar estos infernales gritos, haré que no podáis hablar” las amenazó.
Carrie le lanzó una mirada absolutamente desaprobadora. “Disfruta de ese poder mientras
puedas porque no te durará”
“¿Por qué?” preguntó él. “¿Porque los Reapers os van a ayudar?”
Jamie se rió a carcajadas. “Porque vamos a matarte”
“Creo que no”
“Déjame levantarme” dijo Carrie. “Intenta luchar contra mí”
Bran no era estúpido. No iba a probar con las Halflings. No después de lo que había
sucedido con Catriona. “Sólo estaréis aquí unos pocas horas más. Luego, si vuestra
hermana hace lo que se supone que tiene que hacer, os dejaré ir con ella”
“Eso no es lo que me prometiste” dijo Searlas, mientras señalaba con el dedo hacia el cabello
largo y rubio de Carrie.
“Después de que regresen, ella será toda tuya” dijo él. “No es como si ellas pudieran
detenerte”
Carrie alejó la cabeza de Searlas mientras Jamie miraba en la dirección de Bran. “Siempre
es difícil para cualquiera darse cuenta que son prisioneros” afirmó Bran.
Jamie preguntó “¿Qué le has obligado a Ettie hacer?”
“En realidad nada. Ella está poniendo a mi nombre la escritura de la tierra y la casa, así
como todo lo que hay dentro. A cambio, os entregaré a ella. Entonces, las tres tendréis que
valeros por vosotras mismas”

Página 94 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Carrie intentó morder la mano de Searlas cuando intentó acercarla demasiado a su boca.
“Cierto. Eso es por lo que le dijiste a este holgazán que yo sería suya después. Me aseguraré
de mencionárselo a Ettie”
“Oh, querida” dijo Bran mientras se ponía en cuclillas delante de ella. “¿De verdad piensas
que os dejaré hablar?”
Él se echó a reír mientras el rostro de ella se ponía pálido. Bran se puso de pie y miró a las
hermanas. Esto había sido casi demasiado fácil. Aunque no le hacía daño golpear a los
Reapers.
Le enfurecía que de alguna forma hubieran averiguado dónde estaba y que intentaran
interferir una vez más. Pero les había detenido rápidamente. Era casi ridículo lo fácil que
era volver a alguien en contra de otros.
Con sólo un poco de magia en el escudo y unas cuantas palabras a Ettie, ella nunca
confiaría en los Reapers de nuevo. No es que los Reapers alguna vez fueran a romper la
cúpula. Casi había odiado dejarles. Había disfrutado mucho mirando mientras luchaban
por hacer mella en su magia.
A lo mejor ahora se daban cuenta de que no importaba cuánta magia y poder tuvieran,
porque no tendrían ni una sola posibilidad contra él.
“Ettie no va a darte ni una maldita cosa” dijo Jamie.
Bran arqueó una ceja mientras salía al encuentro de su mirada. “¿Estás segura de eso?
¿Por salvaros a ambas?”
“No tenemos nada” anunció Carrie.
“Ahí es dónde os equivocáis”
Jamie frunció el ceño mientras bufaba. “Confía en mí. No tenemos nada que tú quieras”
“La misma tierra en la que vivís, la cabaña que ha sido transmitida a través de generaciones
de O'Byrnes. ¿Por qué creéis que no la ha dejado vuestra familia desde que la adquirieron?
Generaciones tras generaciones de vuestros antepasados han nacido y muerto allí, mientras
que el resto del mundo dejaba atrás sus hogares familiares”
A Bran le irritaba el haber aceptado la mentira que Ettie le contó sobre la tierra dividida
entre las tres hermanas. Si él no hubiera investigado directamente en las oficinas del
condado, no sabría de su falsedad. Pero había rectificado con suficiente facilidad.
Carrie empezó a reírse, suavemente al principio, pero fue aumentando la risa hasta que le
temblaron los hombros. “¿Algo divertido?” inquirió Bran, con la irritación creciendo en su
interior. Odiaba que se rieran de él.
Ella asintió, con su sonrisa aún más ancha. “Me estoy imaginando cuando Ettie firme sobre
todo y te des cuenta de que no hay nada ahí”
Bran miró al techo mientras ponía las manos detrás de la espalda. Luego se movió para
ponerse entre las dos chicas y dobló la cintura hasta quedar al nivel de sus rostros. Miró a
una y luego a la otra.

Página 95 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

“Si alguien va a parecer unas idiotas sois vosotras. Me pregunto si alguien en vuestra familia
sabía siquiera lo que tenía. No creo que lo supieran porque si hubiera sido así, Ettie nunca
lo dejaría ir. Ni siquiera para salvaros”
Sonrió cuando sus rostros palidecieron.

∗∗∗∗∗∗∗
Erith yacía bajo el sol mientras miraba las nubes moverse por encima. Excepto que no las
veía. En cambio, veía el rostro de Cael antes de que hubiera dejado su Reino la última vez.
Había sentido dolor y enojo en sus palabras. Se había apartado de la ventana por si él la
buscaba, pero no le había echado un solo vistazo a la Torre. La imagen de él alejándose con
los puños apretados y una espalda rígida estaba marcada en su mente.
Había sido difícil no ir hacia Cael y darle a conocer lo que quería. Nunca llegaba hasta ella
por cuestiones triviales, pero su decisión era lo mejor. Además, Cael era el líder de los
Reapers porque era el más capaz de averiguar las cosas por sí mismo. No la necesitaba.
Nunca la había necesitado.
Suspiró. Era ya lo suficientemente malo que Seamus estuviera ahí para ver su declive
cuando preferiría morir sola.
Eso no era cierto.
Nadie quería morir sólo. Había visto suficientes hombres sufrir a través de varias clases de
muertes en soledad y siempre había sido mejor con los demás alrededor. Morir era algo que
cada entidad viviente finalmente hacía.
Y eso la incluía a ella.
Aunque no lo había esperado hasta dentro de muchos más años. Ahora que estaba sobre
ella, se encontró haciendo lo que todos hacían -recordando su vida. Había mucho que
lamentaba, y mucho más que no. Cosas que deseaba poder cambiar, y algunas que estaba
contenta de que hubieran sucedido como lo hicieron.
Sus reflexiones fueron interrumpidas por el sonido de Seamus acercándose. Él se colocó a
su lado antes de sentarse y contemplar el acantilado hacia el mar. “Estás cometiendo un
error” dijo él.
Ella enlazó los dedos sobre el estómago. “Sé que piensas así”
“Herir a Cael no es la respuesta”
“Le estoy protegiendo”
Seamus volvió la cabeza para mirarla. “No. Te estás protegiendo a ti misma”
“¿Y qué si lo estoy?”
Él tristemente negó con la cabeza. “No me importa si vuelves a ser la Señora de la Guerra.
Prefiero que seas así a que ya no estés viva”

Ella se levantó sin retirar en ningún momento la mirada de él. “No dirías eso si supieras lo
que yo era”

Página 96 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

“Lo sé”. Sin más, él arrojó un libro.


Erith miró fijamente el tomo, su corazón perdiendo un latido. Había olvidado que estaba en
la Biblioteca. Había intentado dejar el pasado detrás de ella. “Lo sé todo sobre ti” continuó
Seamus. “Sé las guerras que causaste, la devastación que dejaste atrás, y las vidas que
tomaste. Pero a pesar de todo, todavía eras la Muerte”
Quitó la mirada del libro para volver a mirar a Seamus. “Sí, soy la Muerte. Yo reclamo Fae
a los que ha llegado la hora de morir. Pero es mucho más que eso”
“No me importa, y tampoco a ninguno de los Reapers. Tú los creaste para luchar por ti.
¿Por qué no luchar a su lado?”
“Porque si lo hacía, ellos también morirían”
Seamus inclinó a un lado la cabeza, con la boca torcida. “Elegiste cada Reaper por sus
habilidades en la batalla y su integridad, lealtad y persistencia. Son lo mejor de lo mejor.
Confía en ellos”
“Es difícil hacerlo cuando sé lo que le sucede a los que están a mi alrededor cuando entro
en la batalla”
“Pero estarías peleando para ti misma, por todo lo que has construido. Estarías luchando
por tus Reapers, los hombres y mujeres que prometieron servirte. Esto no se trata de que
guste la guerra y se quiera ver la muerte. Se trata de impartir justicia. Que es lo que haces”
Tenía razón, por mucho que ella deseara que no la tuviera. “Puede ser demasiado tarde.
Estoy débil”
“He estado pensando sobre eso” Seamus se pasó una mano sobre la boca y el mentón. “Deja
que me vaya. Haré que Bran me encuentre. Me dejará acercarme puesto que ayudé a
liberarlo. De esa forma, puedo descubrir cómo está robando tu magia y detenerle”
“Me estás pidiendo que confíe en que no me traicionarás”
Él asintió con la cabeza “Así es”
“Cada uno de mis Reapers fue traicionado. No importa cuán insignificantes sean, esas
traiciones son horribles, incluso para aquellos que solo las presenciaron”
“Estoy de tu lado. No te traicionaré”
Erith volvió a mirar al mar. Probablemente estaba demasiado agotada para ser buena en
una pelea contra Bran, incluso si cedía ante la necesidad de una guerra dentro de ella.
Entonces, si Seamus la traicionaba, eso solo aceleraría su muerte.
Lo cual sólo sería una amabilidad.
“Encuentra a Cael primero” ordenó ella. “Dile lo que estás haciendo, y dile que he sellado el
Reino para que nadie pueda entrar”
“Erith, deberías contarle todo a Cael”

Página 97 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Ella suspiró. “No lo haré ni tú tampoco. Todavía tengo la fuerza suficiente como para
eliminarte, no importa si estás con Bran o no”
“No te defraudaré” prometió Seamus suavemente.
Su cabeza se volvió hacia él cuando él levantó su mano y la besó en el dorso. Sabía que a
ella no le gustaba ser tocada, pero ella se lo permitió. Sus mirada roja se encontró con la
de ella.
“Que el sol brille sobre ti e ilumine tu camino a través de la oscuridad” dijo ella.
Con una última sonrisa, el Dark se puso en pie y se fue.
Ahora, ella estaba verdaderamente sola.

∗∗∗∗∗∗∗

Página 98 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Capítulo 18
El caos podía ser una cosa maravillosa. Eso es exactamente cómo Ettie veía el estado de su
casa y los Reapers -un caos. Todo el mundo moviéndose en diferentes direcciones por
distintos caminos pero todo ello en armonía.
Porque se habían unido en un objetivo común.
El problema era que después de horas de búsqueda, no tenían nada que mostrar. Ettie
sopló un mechón de pelo que tenía sobre los ojos y se palmeó los muslos con las manos
mientras se sentaba en cuclillas después de mirar debajo de su cama. “Nada, aquí no hay
nada” gruñó.
“Desearía que fuera cierto” dijo Cael mientras entraba en la habitación con Daire. “Bran no
sería tan inflexible is pensara por un momento que lo que fuera que esté buscando estuviera
en cualquier otro lugar”
Daire se recogió su largo pelo para retirárselo de la cara. “Cael tiene razón”
“Bueno, sería de ayuda si sabemos de que se trata”. Se pudo en pie y se puso de cara a
ellos. “Cada habitación ha sido cuidadosamente objeto de búsqueda” dijo Daire. Cael cerró
un cajón del escritorio. “Al igual que el cobertizo. Podría estar enterrado”
“Bran mencionó la casa, así que directamente asumí que estaba aquí, pero podrías tener
razón” replicó Ettie. “Podría estar enterrado. ¿Por qué, entonces, pedir las tierras y la casa?”
“El caso es que esté oculto debajo de la casa” replicó Daire.
Ella se dejó caer en la cama. “El objeto podría ser absolutamente cualquier cosa. Tenemos
trece acres de tierra. No hay forma de que podamos buscarlo en todo antes del atardecer”
“¿Has visto alguna vez una Espada negra?”
La pregunta de Daire la cogió desprevenida “¿Una espada negra? Nunca. Si eso hubiera
estado por aquí, mi padre probablemente la hubiera colgado. ¿Por qué?”
“Sólo por curiosidad” dijo él.
Pero fue la mirada que Cael le dirigió a Daire lo que la llevó a creer que había mucho más
que eso. Cael se escabulló, dejándolos solos. Era justo la oportunidad que necesitaba.
Capturó la mirada de Daire. “Háblame sobre la España”
“Probablemente no sea nada”
“O puede que sea algo”
Él la cogió de la mano mientras se sentaba a su lado. El contacto le recordó a cuando
hicieron el amor y a cómo había anhelado su toque. “Esta mañana mientras dormías, te
eché un vistazo y encontré una agarrabas una espada negra” dijo Daire.
“Creo que debería saber si algo como eso estaba en mi mano”

Página 99 de 119
SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

“Tan pronto como te despertaste, desapareció”


Ella se sobresalto por la sorpresa y el miedo. Su mirada fue de la cama a sus manos. “Eso
es… ¿qué es?”
“Creo que es una espada Fae”
Cuando él no continuó, ella arqueó una ceja y preguntó: “¿Yyyyyyyy?”
“¿Recuerdas cuando invoque aquel arma para ti? Hice lo mismo con mi espada. Cuando no
la necesito más, la guardo”
“¿La guardas dónde?”
“Es magia Ettie. No puedo explicar realmente dónde va, aparte de decir que es mi espacio.
Nadie más puede llegar a las cosas que tengo allí”
Una carcajada burbujeó en ella ante la hilaridad de pensar que tenía tal cosa. “Confía en
mí, si yo tuviera tal espacio mío, te lo diría”
“No creo que supieras de él”
“Un espacio mágico secreto del que no sé nada” Ella negó con frustración. “Entonces ¿qué
tengo qué hacer?”
Él se levantó y se puso delante de ella. Cuando ella le miró a los ojos, empezó a relajarse.
Él puso las manos a cada lado de su rostro, gentilmente la cogió mientras se inclinaba hacia
abajo y la besaba.
Habían estado discutiendo de espadas y espacios secretos mágicos, así que el beso no sólo
era inesperado, sino también grandemente necesitado. Ella se derritió contra él, envolviendo
su cintura con los brazos.
Solo estar cogido por Daire cambió su actitud completa. El estrés que había estado
creciendo disminuyó, y la tensión se evaporó lentamente hasta que no hubo nada más que
un deseo cegador y devorador.
El beso se profundizó mientras un gemido retumbo en el pecho de Daire. Sus sonidos la
calentaron y la hacían sentir dolorida, pero fueron sus manos, su boca y su cuento lo que
la llevaron al éxtasis.
Él rompió el beso y bajó la mirada hacia ella “Es todo lo que puedo hacer para no lanzarte
sobre esa cama y hacerte el amor”
“Eso suena como el cielo”
Pero no era el momento de tales cosas. Con el anhelo en sus ojos, ellos sin ganas controlaron
su deseo. Una vez que Bran fuera derrotado, tendrían todo el tiempo que quisieran. Al
menos, ella esperaba que lo tuvieran.
Daire puso las manos sobre sus hombros. “Cierra los ojos y pon las manos a los lados”
Ella hizo lo que le pedía, respirando hondo en el proceso. “Los Fae han nacido con esa
habilidad, pero alguno Halflings pueden hacerlo con práctica”

Página 100 de 119


SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Eso no era exactamente reconfortante, pero no se lo dijo. En lugar de ello, se concentró en


su respiración. Daire se movió detrás de ella y puso su boca en la oreja “Imagina una espada
negra en tu mente”
“¿De qué tamaño y forma? ¿Qué…?”
“No importa” la interrumpió él. “Concéntrate. Es importante. ¿Tienes una imagen mental?”
Ella asintió.
“Bien. Ahora, necesito que te imagines cogiéndola con la mano. Podría costar varios
intentos, pero no abandones tu foco”
Ettie no tuvo problema en visionar la espada en su mano. Lo hizo una y otra vez, pero no
sentía nada en su palma. Después de unos poco minutos, se miró la mano y la encontró
vacía. “Es inútil” dijo ella y se volvió hacia Daire.
Había un profundo ceño en su rostro. “Debería haber funcionado”
“Puede que sólo hayas imaginado la espada”
“La vi” insistió él. “No se olvida algo así”
Ella se cruzó de brazos, sintiendo el fracaso “Lo siento”
“No es culpa tuya” Cogió su rostro entre las manos y la miró profundamente a los ojos. “Si
eso está destinado a suceder, entonces lo hará. Y si no es así, entonces, también, está bien”
Sus palabras le dieron apoyo. Ella puso las manos en sus brazos y le sonrió. Pero ella podía
decir que él, realmente, había contado con que recuperara la espada. ¿De qué iba eso de
ella con las armas Fae? ¿Por qué no podía coger una? Y por qué Daire la había visto coger
una espada negra? Todo era demasiado.
La puerta de la cabaña se abrió de pronto mientras Cael entraba a zancadas. El resto de
los Reapers iban en fila tras él. Ella y Daire dejaron caer los brazos y entraron en la salita
de estar. “Necesitamos prepararnos para Bran” dijo Cael.
Daire asintió, su rostro tenso por la concentración. “He estado pensando sobre esto. Él tuvo
un montón de problemas para conseguir que Ettie creyera que no podía confiar en nosotros”
“Quieres utilizar eso” dijo Kyran. Daire flasheó una sonrisa. “Sí. Necesitamos poner la
cúpula de nuevo a funcionar”
Ettie volvió la cabeza hacia él. “Dime que estarás dentro esta vez”
“Alguno de nosotros lo estaremos” Daire miró a los demás. “Cael, Bran necesita verte fuera”
Las manos de Cael se cerraron en sus costados. “Le daré un show”
“¿Y el resto de nosotros?” preguntó Neve.
Daire señaló a Cael, Baylon, Talin y Neve. “Vosotros cuatro permaneceréis dónde él pueda
veros. Finta, Kyran y yo estaremos dentro de la cúpula”
“Hasta que encuentres lo que Bran quiere” dijo Ettie cuando lo comprendió.

Página 101 de 119


SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

“Exactamente. Una vez que tengamos eso, el escudo desaparecerá, y los demás estarán
aquí”
A Ettie le gustó la idea, pero vaciló. “Tú dijiste que no podíais matarle”
“Pero tú sí puedes” dijo Cael.
Ella parpadeó antes de girar los ojos hacia Daire. “Es necesaria un arma Fae para matar a
Bran. ¿Necesito recordaron que no puedo coger una de esas? ¿Cómo se supone que le
mataré sin una?”
“Será asesinada sin las armas adecuadas” dijo Neve.
Daire se frotó la nuca. “Tiene que haber un camino”
Ettie vio como él invocó la misma jabalina que antes. Se la tendió, y ella hizo una pausa
antes de alcanzarla. Tan pronto como sus dedos se cerraron alrededor de ella, el arma
desapareció como antes.
“Déjame” dijo Talin.
Ella estuvo primero con Talin, luego con Baylon y luego con Fintan, todos ellos intentando
pasarle un arma. Los siguientes fueron Neve y Kyran, en vano. Finalmente, Cael se puso
frente a ella. Su mirada plateada la miró antes de sujetar una espada para ella. “Cógela”,
instó. “Piensa que es tuya”
Ella respiró hondo, dejando que sus palabras la absorbieran. La espada podía acabar con
todos sus problemas -también con los de los Reapers. Era lo suficientemente hábil como
para asestar un golpe mortal. El único inconveniente era que necesitaba un arma Fae.
El arma es mía. El arma es mía. El arma es mía.
Una y otra vez se repetía esas palabras a sí misma. Luego apretó su mano en la espada.
Sintió el metal de la empuñadura en su palma. Justo cuando empezaba a levantarla, la
espada desapareció.
“Lo hizo” dijo Daire. Cael se cruzó de brazos y suspiró. “Ella lo hizo”
“Entonces, ¿por qué no puedo conservarla?” preguntó ella.
Los labios de Cael se estrecharon brevemente. “Esa es una maldita buena pregunta”
“Necesitamos a la Muerte” dijo Neve.
Pero Cael descartó sus palabras directamente. “Lo haremos por nosotros mismos”
“Cael” dijo Fintan. “Esto puede ser lo que acaba con Bran. La Muerte debería estar aquí
para ayudarnos”
“¡Nosotros haremos esto por nosotros mismos!” gritó Cael.
Ettie tragó saliva duramente ante su salida de tono. Las miradas de confusión y asombro
en los rostros de los Reapers le dijeron que esa explosión estaba fuera de lo normal en Cael.
Talin se acercó a Cael. “¿Qué está ocurriendo?”

Página 102 de 119


SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

“La Muerte se está ocupando de otros asuntos. No puede estar aquí para ayudarnos” explicó
Cael. Ettie no sabía si sentirse decepcionada de no encontrarse con la Muerte o feliz. Quizás
fuera lo último. Después de todo, ella era la Muerte.
“Este plan suena sólido” dijo Ettie. “Todo salvo por el hecho de que no puedo herir a Bran”
Daire respiró hondo. “Necesitamos acercarnos con un plan diferente entonces. No te pondré
cerca de Bran”
“No tienes elección” le dijo ella. “Tengo que encontrarme con él para firma el traspaso de la
propiedad”
Neve bufó ruidosamente. “Lo cual es una mierda, he de decir”
“Estoy de acuerdo, pero ¿qué otra opción tengo? Tiene a Jamie y a Carrie”
“No te las va a entregar” dijo Fintan.
La nariz de Baylon se arrugó con disgusto. “O si lo hace, sus hombres regresarán más tarde
a por ellas”
“Me dio su palabra” dijo Ettie, consternado ante la idea de perder a sus hermanas a pesar
de todo. Daire se encontró con su mirada “No se puede confiar en él”
“¿Y todavía espera que yo cumpla mi palabra?” Cómo odiaba esa situación.
Desde cualquier punto de vista que lo mirase, estaba atrapada. Porque Bran tenía a Jamie
y a Carrie. Ettie no tenía elección sino darle exactamente lo que quería. Y eso le enfadaba
muchísimo. Daire la cogió de la mano apretándosela. “Tan pronto como suelte a Jamie y a
Carrie, os llevaremos lejos a las tres”
“Esa es nuestra única opción, ¿verdad?” preguntó ella.
Cael torció la boca. “Cualquier otra cosa probablemente terminaría con tu muerte y la de
tus hermanas”
La habitación cayó bajo el peso de la frustración y la ira. No era de extrañar que los Reapers
quisieran que Bran muriera tan desesperadamente. Cada vez que daban la vuelta, luchaban
contra él con pocas opciones disponibles para poner fin a su oleada de violencia.

Si por lo menos pudiera coger un arma Fae, entonces todo podría terminar esta noche. Pero
por cualquier razón, las armas Fae estaban fuera de su alcance.
Miró por la ventana para ver al sol sumergiéndose tras las montañas. Su tiempo había
terminado.

∗∗∗∗∗∗∗

Página 103 de 119


SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Capítulo 19
Durante todos sus años de entrenamiento, ni una sola vez Ettie se había dado cuenta de
cómo lo que se decía tenía más poder que un arma o un puño. Fueron las palabras las que
cambiaron su destino comenzando por su padre, luego Daire y ahora Bran.
Salvo que era Bran quién quería destruir todo lo que tenía.
Daire estaba intentando que conservara lo que era suyo.
Ella se estremeció contra el frío y el miedo que amenazaba con aplastarla. Cada vez que
pensaba en lo diferente que podrían haber sido las cosas si Daire y los Reapers no la
hubieran encontrado, se le revolvía el estómago.
Pero Daire la había encontrado. Ahora, estaba ante una oportunidad ante Bran. Una muy
pequeña, pero era mejor que el estar sin Daire y los Reapers.
Apretó los puños en los bolsillos de su abrigo. Era una Halfling. Una humana con sangre
Fae. Eso dejaba a su familia a parte de los demás. En parte porque la magia de sus
antepasados les permitía en su familia ser excelentes en determinadas cosas.

Sin embargo, fue la atención puesta sobre ellas por los Fae lo que realmente marcó la
diferencia.
Cada pocos minutos, intentaba invocar a la espada que Daire le había mostrado, pero su
mente no se concentraba. En cualquier momento desde ahora, Bran llegaría para exigirle
todo de lo que era propietaria a cambio de sus hermanas.
Tendría que emparejar ingenio con él otra vez, y francamente, no estaba segura de estar
preparada para eso. Aunque no tenía otra opción. La responsabilidad recaía en ella. Excepto
que, esta vez, las vidas de sus hermanas estaban en juego.
Cada acción que tomara, cada palabra que pasara por su boca determinaría sus destinos.
Esta vez, patinaba sobre hielo, chocando con una pared u otra, incapaz de enderezarse.
Era una sensación horrible. Había puesto toda su fe y confianza en Daire y los Reapers. Si
algo salía mal…
No. No pensaría en eso. Tenía que ser positiva. Por sus hermanas y por sí misma. Se puso
de cara a la puesta de sol, observando la gigante bola naranja hundirse tras las montañas.
La última pequeña luz que se desvaneció en un parpadeo la hizo sentir como si ahora
estuviera envuelta en la oscuridad, como si fuera la última alma en la Tierra.
La espera fue la parte más dura. Esperó la llegada de Bran en el minuto en que el sol
desapareció, pero no se le veía por ningún sitio. El bastardo jugaba con ella.
Su temperamento explosionó pero lo mantuvo bajo control. Quería gritar y chillar su
nombre, llamarle y exigirle que se mostrara. Pero mantuvo la boca cerrada.
Esto no sólo iba de su familia. Esto se trataba de todos los Fae, y si era sincera, también de
todos los humanos también. Bran tenía que ser detenido. Había visto la maldad en sus ojos

Página 104 de 119


SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

plateados. No le costaba mucho imaginar lo que podría hacer si era capaz de acabar con la
Muerte y tomar esa posición para él mismo.
No se trataba de enfrentar a Bran sólo por sí misma, sino también por los Reapers, los Fae,
los Halflings y toda la Humanidad. Su entrenamiento había consistido en utilizar sus manos
y su cuerpo para luchar -no su ingenio. Aunque eso era exactamente lo que tenía que tratar
de hacer.
Ya sea porque era hiper consciente o simplemente estaba más concentrada, supo el
momento en que Bran llegó. Él se paró detrás de ella, y de alguna manera, ella logró
ignorarle a pesar del escalofrío que le recorrió la columna con su llegada.
“¿Estás buscando a los Reapers?” preguntó Bran con tono de burla.
Ettie respiró hondo y lentamente dejó salir el aire. “¿Dónde están Jamie y Carrie?”
“A salvo”
“No sucederá nada hasta que las vea”
Bran chasqueó los dedos, el sonido fue tan alto como un disparo en el silencioso valle. Casi
de inmediato, aparecieron sus hermanas, cada una cogida por un Dark.
El corazón de Ettie perdió un latido cuando miró a los ojos rojos del Dark Fae que sujetaba
a Jamie. El que retenía a Carrie no dejaba de mirar a su hermanita.
Daire tenía razón. Bran no iba a dejar a ninguna de ellas libre. Tan pronto como tuviera lo
que quería, su ejército se llevaría lejos a sus hermanas. Podrían capturarla a ella, también,
pero no le sorprendería si Bran se aseguraba de que se quedara sola para no saber nunca
lo que había sucedido a su familia.
“Aquí están” dijo Bran. “Creo que teníamos un acuerdo”

Ettie se puso de cara él. De repente estaba tranquila, algo que debería haberla aterrorizado,
pero que felizmente aceptaba. Lo utilizaría contra Bran porque no sabía cuanto le quedaba.
“Nuestro acuerdo era que tu soltaras a mis hermanas, sin estar lastimadas, a cambio de
que firmara mi traspaso de las tierras, la casa y todo lo que hay en ella a tu nombre” dijo
ella.
Los labios de Bran se curvaron en una sonrisa “Justamente eso”
“Tú tienes todas las cartas. No tengo nada para utilizar contra ti”
“Otra vez, eso es correcto”
Su sonrisa se amplió, y ella controló la urgencia de darle un puñetazo en la cara. “No puedo
ir contra ti ni contra ningún Fae”
“¿Tu punto?”
“¿Por qué no exigiste todo esto desde el principio?”
Bran soltó una risita y se acercó a ella. “Era un juego”

Página 105 de 119


SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

“¿Un juego? ¿Con una medio Fae? ¿Necesitas sentirte superior?”


“Soy superior. En todas las formas” afirmó él. “Me divierte ver cómo puedo doblegarte a mi
voluntad”
Ella ladeó una ceja. “¿Eso te divierte? ¿Era tal tu necesidad de entretenimiento que buscaste
a tus descendientes sólo para juguetear con sus mentes y destruir sus vidas?”
“¿Qué diversión habría en aparecer y sencillamente obligarte a darme lo que quiero?”
“Has hecho eso de todas formas”
La sonrisa cayó. Su rostro se endureció con furia y perversidad tan asquerosa que ella dio
un paso atrás. “Obtengo lo que quiero. Siempre”
“¿Y qué es exactamente lo que quieres de aquí?”
“¿Por qué debería decírtelo?”
Ella se encogió de hombros, con los labios torcidos. “¿Por qué no? No es que yo pueda
detenerte”
“¿Cómo puedes ser de mi sangre e incapaz de protegerte a ti misma?” Preguntó él mientras
la miraba con desdén.
“Tú eres el que está atacando a tu propia pariente”
Él se pasó una mano por el mentón. “Debería advertirte que intentar hacer que sienta pena
o remordimiento es inútil. Incluso si fueras mi propia hija, haría todo esto”
“¿Cómo fuiste alguna vez un Light?”
“Lo que ves ahora es el resultado de la Muerte. Todo lo que soy ahora es resultado de lo que
hizo la Muerte”
Ettie soltó una risita. “No piensas que tus acciones tienen consecuencias?”
“¿Quieres morir, Ettie?”
Había sabido que la amenaza llegaría. “No, pero ambos sabemos que no saldré de aquí viva.
Como también sabemos ambos que nunca tuviste intención de soltar a mis hermanas”
“Una chispa de probabilidad” Bran entrelazó las manos detrás de la espalda y sonrió. “Así
que no eres tan estúpida como pensé en un principio. ¿Es ahora cuándo intentas negociar
conmigo?”
“No”
“Ah. Tu inteligencia aumenta por segundos. ¿Por qué no?”
Ella le ofreció una flaca mirada. “Como te afirmé antes, tú tienes todas las cartas. Yo no
tengo nada”
Él la miró por encima y se esponjó. “No. No tienes nada”
Ella le sostuvo la mirada, negándose a retirarla. “Sólo quiero una cosa”

Página 106 de 119


SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

“¿Qué sería eso? ¿Permitirme dejaros con vida a ti y a tus hermanas?”


“Quiero saber lo que has venido a buscar. Dime por qué estoy renunciando a mi casa y a
mi vida”
“¿Por qué debería hacer tal cosa?”
Ella se encogió de hombros. “¿Por qué no decírmelo? Es simple curiosidad. Nada más”
“¿Por qué no me pides por tu vida?”
“¿Me la darías?”
“No”
Ella estrechó los labios “Precisamente”
“Todos ruegan. Todo el mundo”
“Yo no soy todo el mundo”
Su mirada se entrecerró sobre ella. “Rogarás por la de tus hermanas”

Ella no había mirado en dirección a ellas desde que habían llegado, y tampoco iba a hacerlo
ahora. Podría muy bien romperse si lo hacía. “¿De qué serviría? Ya tienes la decisión
tomada”
“Quiero oírte rogar”
“Dime lo que te ha traído aquí y lo haré”
“Pensé que habías dicho que no tenías nada con lo que negociar”
Ella soltó una carcajada y negó con la cabeza. “He permanecido aquí durante horas
pensando en lo que podríamos tener que hubiera hecho que hubieras llegado a tales
extremos, y no me he acercado a nada. He estado completamente sola. Te has asegurado
de eso”
“Los Reapers nunca fueron un grupo con el que pudieras contar”
“Eran todo lo que tenía”
“Así que les diste tu confianza”
Ella lentamente asintió. “No esperaba que me abandonaran”
“No son rival para mí, y lo saben”
“No me importa nada acerca de ellos. He vivido toda mi vida preparándome para un evento
que nunca me fue explicado. Ahora, nunca sabré para qué estaba entrenando. Lo menos
que puedes hacer es mostrarme lo que estás buscando”
Él la estudió cuidadosamente durante un largo momento antes de mirar por encima del
hombro. Ante su sonrisa, supo que tenía que estar localizando a Cael y a los demás.

Página 107 de 119


SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Por lo que Ettie sabía, ninguno de los hombres de Bran se había dado cuenta de que los
Reapers estaban dentro de la cúpula con ellos. Hasta ahora, al menos
“Una espada”
Ella parpadeó, el estómago se le cayó a los pies. “Una espada”
“Una que fue descartada hace eones. Está enterrada aquí”
Ettie empezó a negar con la cabeza. “Si algo como eso estuviera aquí, mi familia lo habría
sabido. Nosotros la habríamos desenterrado y protegido”
Bran se echó a reír. “Eso sería bastante difícil ya que está muy por debajo de la tierra. La
cuchilla es tan poderosa que cualquier Fae es repelido por ella. Es por eso que no hay
ninguno de mi especie en Killarney”
“Pero tú estás aquí. Como lo estuvieron los Reapers”
“Somos diferentes” declaró Bran.
Ettie iba a vomitar. No necesitaba preguntar qué aspecto tenía puesto que sabía que se
trataba de una espada negra. ¿Cómo había llegado a estar bajo su control? Sacó las manos
de los bolsillos y las dejó caer a los lados. Entonces se imaginó el arma en su mano. Pero
no había nada. “¿Crees que vas a poder encontrar el arma?”
“Por supuesto”
En su mente gritó “¡No!”. El sonido reverberó en su cabeza y a través de su alma. Supo
entonces que ella tenía que proteger la espada a toda costa. El peso de algo de repente lo
sintió en la mano. Ettie miró para ver una gruesa jabalina de madera con la larga espada
que Daire había intentado darle. Ella se volvió y giró la jabalina antes de apuntarla hacia
Bran. “No tocarás esa espada” declaró ella.

∗∗∗∗∗∗∗

Página 108 de 119


SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Capítulo 20
Daire no sabía quién estaba más sorprendido cuando Ettie invocó un arma, si él o ella.
Hubo un momento en que ella abrió los ojos de par en par antes de enfrentarse a Bran.
Daire hizo señas a Kyran y Fintan para repartirse desde sus lugares detrás del garaje.
Cuando Bran llegó, no chequeó para examinar si algún Reaper estaba dentro del escudo.
Eso le dijo a Daire directamente cuan confiado estaba Bran en su poder. Y también
significaba que ellos conseguirían su ataque sorpresa.
Y necesitaban aprovecharlo al máximo.
Daire se acercó por detrás de Bran, Cael que estaba fuera de la cúpula golpeó la barrera
mientras Neve, Talin y Baylon hacían lo mismo. Bran no notó a ninguno de ellos en ese
momento. Que era justo lo que Daire quería.
Bran lentamente dejó caer los brazos a los lados cuando Ettie apuntó la jabalina hacia él.
“No creas que no voy a matarte a ti y a tus hermanas”
“Puedes intentarlo” dijo Ettie.
Daire no sabía cómo ella había conseguido la jabalina, y tampoco le importaba. No sólo
había conseguido invocar un arma, sino que ésta era Fae. Lo cual significaba que podría
matar a Bran si era capaz de dar un buen golpe.
Bran estaba lo suficientemente cerca de Daire que éste podía rodear el cuello del bastardo
con las manos. Puede que no fuera capaz de asestar el golpe final, pero podría facilitarlo
todo.
Su plan había sido sacar a las chicas. Eso cambió en el momento en que Ettie invocó el
arma. Daire miró a Fintan y a Kyran, que estaban cerca de Searlas y el otro Dark que retenía
a las chicas.
Daire invocó su espada. Tan pronto como Ettie giró y atacó, los Reapers entraron dentro
del escudo dejando caer su velo y se lanzaron contra los Dark.
Fintan destripó a Searlas mientras Kyran cortaba la garganta del otro Dark antes de que
Fintan se teletransportara con Jamie y Carrie. Daire pateó las rodillas de Bran, doblándolas,
así que cayó a cuatro patas. La cúpula se desvaneció y el resto de los Reapers se
desparramaron dentro. Ettie utilizó ese momento para dar con la jabalina hacia el corazón
de Bran. Él se inclinó hacia un lado en el último minuto, haciendo que la hoja le penetrara
en el brazo.
Soltó un bramido y se puso de pie. Con los labios retraídos y enseñando los dientes, Bran
ignoró a Daire y fue directamente hacia Ettie. Daire y Cael se acercaron a Bran mientras
Ettie usaba la lanza para eliminar los orbes mágicos que Bran le arrojaba mientras
avanzaba. Mientras tanto, llegó más ejército de Bran. Pronto, el valle se llenó con los sonidos
de la batalla.

Página 109 de 119


SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

A pesar de su entrenamiento, Ettie no era rival para el poder absoluto de Bran. Daire vio
que se debilitaba e intentó volver la atención de Bran hacia él. Dejó una gran burbuja de
forma mágica en su mano antes de arrojarla a la espalda de Bran.
Bran saltó ante el impacto de la burbuja y se detuvo. Se movió para mirar en dirección a
Daire antes de volverle la espalda a Ettie. Salvo que en ese momento, fue Cael quien estuvo
en su camino.
Daire se teletransportó al lado de Ettie y la alejó de Bran. El sudor cubría su rostro,
haciendo que su pelo se le pegara a las mejillas y cuello. Él le tendió la mano. Los dedos de
Ettie se unieron a los suyos.
“No es tu momento Cael” dijo Bran, haciendo que Daire volviera su atención de vuelta a la
pareja. Con un gesto de la mano, Cael estuvo rodeado por veinte Dark, que inmediatamente
empezaron a atacarle. Daire miró a Ettie que le hizo un gesto de seguridad. Dejaron caer
sus manos y se prepararon para el asalto de Bran.
“No puedes detenerme” dijo Bran a Daire. Daire tensó su forma de coger la espada. “Lo
veremos”
Como uno, Daire y Ettie atacaron a Bran. Sin un arma, Bran utilizó su cuerpo para
bloquearles y su magia para frustrarles. Pero Daire no se rindió. Ni tampoco lo hizo Ettie.
Una y otra vez, atacaron. Ettie recibió varios golpes, pero ninguno fue un golpe mortal. Lo
peor es que ella estaba cada vez más cansada. Podía ser una Halfling, pero no tenía la
resistencia de un Fae, lo que la ponía en clara desventaja.
Daire sabía que ellos necesitaban encontrar una salida para Ettie antes de que estuviera
demasiado exhausta para dar el golpe mortal. Lanzó un ataque feroz contra Bran que centró
toda la atención de Bran en él.
Su plan permitió a Ettie unos pocos segundos para recobrar la respiración, pero fue todo lo
que consiguió antes de que Bran arrojó dos grandes esferas de magia derechas hacia Daire.
Se las arregló para esquivar una a un lado, pero la otra le golpeó en el lado izquierdo.
Daire dejó a un lado el dolor. Por el rabillo del ojo, vio a Cael y Fintan peleando lado a lado.
Con las hermanas de Ettie lejos, Bran ya no tenía ninguna influencia sobre Ettie. Pero eso
no significaba que ella estuviera a salvo. De hecho, eso significaba que ella estaba en más
peligro aún.
Ignorando la quemazón del costado, Daire corrió hacia Ettie justo cuando emprendía otro
ataque sobre Bran. Sólo que esta vez, su pierna cedió. Ella cayó sobre una rodilla antes de
girar en el suelo y saltar para ponerse en pie.
Ella se recobró pero no lo suficientemente rápido. Bran estaba esperándola, como si hubiera
anticipado su movimiento. Él le quitó la lanza de las manos y apartó los pies de debajo de
ella.
El corazón de Daire se detuvo. Gritó su nombre mientras todo se movía a cámara lenta.
Ettie estaba sobre sus rodillas, mirando a Bran que sujetaba una enorme bola de magia.
No importaría lo rápido que Daire se moviera, no llegaría a Ettie a tiempo. Lanzó su espada

Página 110 de 119


SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

hacia Bran en un intento de comprar algo de tiempo. La hoja se empaló en el antebrazo de


Bran, pero eso ni siquiera atrajo la atención de Bran.
Daire apretó los dientes y se teletransportó a Ettie, incluso mientras la mano de Bran
comenzaba a inclinarse hacia ella. Daire estaba a punto de presenciar la muerte de ella, y
no importaba su indignación, no podría hacerle nada a Bran.
“¡Nooooooo!” gritó mientras se arrodillaba hacia Ettie para quitarla de en medio y tomar la
magia él mismo. Salvo que cuando ella levantó las manos sobre su cabeza, algo fluctuó y
apareció. Se quedó asombrado cuando su mirada aterrizó en la Espada Negra.
La burbuja de magia aterrizó en la espada y rebotó. Durante un segundo, nadie se movió
mientras todos ellos miraban el arma. Luego Ettie dio un grito de guerra y balanceó la
espada hacia Bran.
Justo cuando Daire pensaba que la pesadilla había terminado, Bran se desvaneció antes
de que la hoja pudiera tocarle. Un segundo más tarde, su ejército le siguió. Daire miró
como Ettie bajaba lentamente la espada. Estaba lo suficientemente cerca como para tocarla,
pero era lo último que quería hacer. Había algo en el arma que le hacía querer estar lejos,
lo más lejos posible de ella.
“Bien, mierda” murmuró Kyran mientras se acercaba.
Uno a uno. Los demás Reapers se aproximaron, aunque ninguno de ellos intentó tocar la
espada. Y luego, sin una palabra o movimiento, desapareció.
“No hice eso” dijo Ettie.
Cael dejó salir un suspiro. “Ha servido a su propósito. Ahora ha desaparecido de nuevo”
“¿Sirvió su propósito?” preguntó Neve.
Daire cogió a Ettie de la mano, y se pusieron de pie. “Esa espada pertenece a un ser
poderoso. Bran dijo que fue abandonada aquí, donde permanece inactiva.
“No completamente inactiva” señaló Fintan. “Protegió a Ettie”
Baylon se aclaró la garganta. “Bien, por mi parte, estoy contento de que se haya ido. No
quería estar cerca de eso”
“Ninguno de nosotros” dijo Talin.
Ettie se inclinó contra Daire. “¿Ha terminado? ¿Bran se ha ido?”
“Volverá” dijo Cael, pero por ahora ha terminado”
Daire la rodeó con un brazo. “No puedes permanecer aquí”
“Entonces ¿quién protegerá la espada?” preguntó ella.
Él levantó la mirada hacia Cael. “Creo que la espada se guarda a sí misma. Si quisiera estar
con Bran, se habría ido con él”
“Daire tiene razón” dijo Cael.

Página 111 de 119


SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Ettie levantó la mano e intentó invocar el arma. Lo intentó durante varios minutos antes de
bajar el brazo. “Ahora ¿qué?” preguntó ella.
Con una inclinación de cabeza, Cael y los demás se teletransportaron. Daire se volvió hacia
Ettie y le sonrió. “La decisión es tuya. Mantendremos protegidas a tus hermanas hasta que
podamos acabar con la amenaza de Bran”
“¿Dónde están Jamie y Carrie?”
“No sé exactamente donde Fintan las tiene, pero sólo necesitamos preguntarle”
Ella se humedeció los labios. “De acuerdo”
“Puedes quedarte aquí si lo deseas, pero no lo recomendaría. Bran regresará”
“¿Qué crees que debería hacer?”
“Venir conmigo”
Ella miró al suelo. “¿Contigo?”
“Sí. Quiero asegurar que Bran no puede llegar a ti pero también quiero verte más”
“¿Lo harías?” preguntó ella con una sonrisa.
Él le retiró el pelo del rostro. “Yo… bueno, tengo sentimientos por ti”
“¿Qué clase de sentimientos?” presionó ella.
Él levantó la mirada hacia las estrellas, sintiendo algo de nauseas. No había querido poner
nada en palabras. Todavía no, al menos. Apenas se conocían, pero lo único que sabía por
encima de todo era que quería a Ettie en su vida.
Bajó la mirada hacia ella. “Me importas. Profundamente. De hecho… Estoy bastante seguro.
Me estoy enamorando de ti”
“¿Bastante seguro?” preguntó ella con una ceja rubia arqueada.
“Seguro. Estoy seguro” enmendó él.

Ella asintió y dio un paso para acercarse a él, poniendo las manos sobre su pecho. “Así que,
si te dijera que estoy segura de que me he enamorado perdidamente de ti, ¿no te
asustarías?”
“¿Asustarme…?” Su corazón latía desenfrenadamente en su pecho mientras la felicidad y
la emoción le invadían. “No, no me asustaría en absoluto”
“¿Estás seguro?”
Fue entonces cuando vio la luz burlona en sus ojos azules. Él le metió un mechón de pelo
rubio detrás de la oreja. “Seguro”
Compartieron una sonrisa antes de que ella soltara un profundo suspiro. “¿Qué dirá la
Muerte?”

Página 112 de 119


SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

“No lo sé. A quienquiera que pertenezca esa espada negra es lo suficientemente poderosa
como para que el poder blandirla signifique algo.”
“Tengo la sensación de que sólo funcionará si yo estoy aquí”
“Exactamente” dijo él. “Hay algo importante sobre estas tierras, lo que significa que eres
valiosa. Incluso si ese no fuera el caso, yo habría luchado por mantenerte conmigo”
Ella pasó un dedo a lo largo de sus labios. “¿Por qué?” preguntó ella en un susurro.
“Porque contigo, todo tiene sentido. Es como que puedo finalmente entender las cosas”
“Como si las gafas se hubieran caído y se pudiera ver claramente” añadió ella.
“Exactamente”
Ella sonrió. “Me siento igual. Completa”
“Sí”
De repente, ella salió de sus brazos y entró en la cabaña. Daire la siguió dentro y la encontró
frente al pequeño armario. Abrió la puerta con la llave antes de buscar algo en el interior.
Cuando se volvió, estaba sujetando el bote de tierra. “Sé lo que es esto”
Él frunció el ceño hacia ella. “¿Qué?”
“Es esta tierra. Es tierra que procede de debajo de nuestros pies”
Daire cogió el bote, girándolo mientras miraba la oscura tierra dentro del cristal. “La magia
residual que siento procede de la espada. Pero, ¿cómo supieron tus antepasados que tenían
que coger esto?”
“Probablemente de la misma manera que yo he sabido lo que significaba la tierra”
“¿La Espada te lo dijo?”
Ella negó con la cabeza, arrugando la frente. “Es más como una sensación. Como que la
verdad siempre ha estado ahí, pero puedo verlo ahora que he sujetado la espada”
“Creo que lo mejor es que guardes esto contigo” dijo él mientras le devolvía el bote. Ettie lo
apoyó contra ella. “Necesita estar en algún lugar a salvo”
“Conozco justo ese lugar” Daire le ofreció la mano. Tan pronto como ella puso la palma de
su mano sobre la de él, les teletransportó a Inchmickery.

∗∗∗∗∗∗∗

Página 113 de 119


SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Capítulo 21
La seguridad era algo que ella siempre había dado por hecho, pero Ettie descubrió el
verdadero significado de la palabra después de que Daire la teletransportara a Inchmickery.
Había sabido lo poderoso que era Bran, pero ni siquiera eso desanimó su espíritu en la
pequeña isla. Una feroz tormenta de invierno azotó la fortaleza. Los vientos aullaban y la
lluvia azotaba las construcciones, pero a Ettie no le importaba. Ella exploró las habitaciones
mientras veía la interacción entre los Reapers y sus mujeres.

Por primera vez en días, podía respirar con facilidad porque sabía que Bran no podría llegar
a ella o a sus hermanas. Jamie y Carrie estaban también en la fortaleza, pero no
permanecerían mucho allí.

Ettie sonrió cuando sintió que Daire se acercaba por detrás de ella y la abrazaba. Ella se
apoyó contra él y cubrió sus manos con las suyas.
“No tienes que vigilar a tus hermanas” dijo él.
Miró por la sala donde River estaba leyendo uno de sus libros, y Cat estaba hablando con
Jamie. Un momento después, Carrie entraba con una bandeja de té y galletas.
“Me gusta echar un ojo” dijo Ettie
Daire apoyó el mentón sobre su cabeza. “¿Vas a estar bien con tus hermanas yéndose?”
“Es la hora. Ha llegado el momento”
“Podrás verlas cada vez que quieras”
Ella se dio la vuelta rodeada por sus brazos y levantó la mirada hacia él. “Lo sé. Estoy muy
bien con Jamie y Carrie saliendo solas”
“Cael les encontró un buen lugar en…”
Ella puso un dedo sobre sus labios para detener sus palabras. “Mis hermanas estaban a
salvo. Tendrán una vida”
“Bran podría llegar a ellas al final”
Ella dejó caer la mano sobre su hombro y se encogió de hombros. “No lo creo. Tuvo su
oportunidad de coger la Espada, y no funcionó”
“Él no se rendirá tan fácilmente”
“Sin duda tienes razón pero él lo hará de otra manera. Ahora que no hay nadie en las tierras,
la buscará él mismo”
Daire se inclinó y le dio un suave beso. “Pero eso es una preocupación para mañana”
“¿Va todo bien por quedarme aquí?”
“Sí”

Página 114 de 119


SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Ella arqueó la ceja. “¿Y la Muerte? ¿Cómo le sentará?”


“Ella sin duda deseará hablar contigo”
Ettie sonrió. “¿Debería estar preocupada por su visita?”
“No voy a mentirte, la Muerte es seria. Pero también justa. Cael dijo que ella está fuera
ahora”
“¿No quiere luchar contra Bran por su magia?”
“Es lo que está haciendo” dijo él.
Ettie miró a sus hermanas por encima del hombro. “Mientras la Muerte se debilita, Bran se
hace más fuerte. Necesitamos algo que pueda romperle”
“Creo que lo encontraremos. O, mejor, tú lo harás”
“La espada” dijo ella inclinando la cabeza. “He estado preguntando sobre eso. No sé cómo
aparece. Ni siquiera he pensado sobre ello”
Él la cogió de la mano y se dirigieron al pasillo. “Creo que está en sintonía contigo. Es por
eso que apareció cuando más la necesitabas”
“¿Crees que podría hacerlo otra vez?”
“Vale la pena intentarlo”
“Lo es. Cualquier cosa para devolver Bran al Inframundo”
Un músculo se contrajo en la mandíbula de Daire. “No creo que sobreviva a lo que tenemos
planeado para él”
Ella miró al interior de la sala donde Cael, Fintan, y Baylon estaban absortos en una
conversación. Luego levantó la mirada hacia Daire. “Bran es un asesino. Se merece lo que
le ocurra”
“Y llegaré a hacer todo eso contigo a mi lado” dijo Daire con una sonrisa.
“¿Realmente quieren las chicas que empiece a entrenarlas?”
Él se inclinó contra la pared y asintió. “Neve estará con los Reapers, así que no puede
entrenarlas. Tú, en cambio, sí puedes hacerlo”
“Porque me quedaré atrás para protegerlas así como a este lugar”. Era una carga pesada,
pero ella voluntaria y felizmente asumía esa responsabilidad.
“Maldición, haces que me sienta orgulloso”
Ella le sonrió. “Parece que todos tenemos algo que hacer”
“Así es”, dijo él con una sonrisa ladina. No se necesitaron palabras mientras corrían por los
pasillos hacia la habitación que él había reclamado como suya. Cerraron la puerta detrás
de ellos cuando llegaron juntos, con sus labios encontrándose mientras la pasión les
invadía.

Página 115 de 119


SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

A Ettie ni se preguntaba ni le preocupaba lo que el futuro le deparase. ¿Por qué tendría que
hacerlo cuando estaba en los brazos de alguien como Daire? Era todo suyo, y el hecho de
que ahora fuera parte de la guerra solo completaba todo por lo que había entrenado.
Esto era lo que estaba destinada a hacer. Y Daire era con quien se suponía que ella debía
estar.
“Te amo” dijo ella mientras él la besaba en el cuello. Él levantó la cabeza mientras la miraba.
“Juntos, nos enfrentaremos a lo que sea que se nos cruce, unidos por nuestro amor”
“Juntos” Ella metió los dedos entre sus largos y negros mechones y le miró a los ojos.
“Unidos”
Ella le bajó la cabeza para besarlo, sellando sus palabras tan efectivamente como si se
tratara de una promesa. Porque lo era.

∗∗∗∗∗∗∗

Página 116 de 119


SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Epílogo
Seis días después…
Cada mañana, Daire se despertaba sonriendo. ¿Cómo no podía hacerlo con Ettie a su lado?
Aunque estaba empezando a preguntarse por qué Erith no se pasaba a hacerles una visita.
Siempre lo hacía tras una misión, y ésta había sido particularmente interesante debido a
la Espada Negra.
Daire dejó a Ettie durmiendo y se dirigió hacia el despacho de Cael. Encontró a su líder
sentado en el sofá con un brazo descansando en el respaldo mientras miraba a la pared de
enfrente. “¿Qué no nos estás contando?”
Cael suspiró y giró la cabeza hacia él “Un montón”
“Sobre Erith”
“Más aún”
“¿Debería preocuparme de que no venga a hablar con Ettie?”
Cael bajó el brazo y se sentó hacia delante. “No sé”
“¿Deberíamos llamarla?”
“No serviría de nada”
Daire frunció el ceño mientras daba un paso más en la habitación. Miró a Cael un largo
momento mientras la comprensión se abría paso. “La has estado llamando”
“Unas cuantas veces, sí. O bien no puede responder, o no quiere”
“No estoy seguro de qué es peor”

Cael se pasó una mano por el rostro. “Tengo un mal presentimiento sobre lo que se nos
viene. Hemos frustrado a Bran nuevamente, pero estas pequeñas victorias no nos llevan a
ninguna parte”
“Crees que algo grande va a ocurrir”
“Lo siento en mis huesos. Necesitamos a Eoghan. Necesitamos a Erith. Ambos están
perdidos”
Daire sintió como si le hubieran dado un puñetazo. “¿Qué quieres decir con que la Muerte
está desaparecida?”
“¿Tienes otra palabra para su ausencia?”
No, no la tenía. Daire respiró hondo. “Erith siempre hace lo que quiere. Si no está
respondiendo, es porque no quiere hacerlo. En cuanto a Eoghan, él está por ahí”
“Entonces vamos a encontrarle”

Página 117 de 119


SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

“¿Qué hay de Bran?”


Cael se puso en pie. “Eoghan es nuestra prioridad ahora”
“De una maldita vez ya” dijo Daire con una sonrisa, ansioso por comenzar.

∗∗∗∗∗∗∗
Bran paseaba por la propiedad O’Byrne. A pesar de su considerable poder y magia, nada
de lo que había hecho daba como resultado la Espada Negra. Durante las últimas doce
horas había intentado cada hechizo, cada orden que sabía, sin resultados.
La Espada, por lo que parecía, tenía voluntad propia. Ettie estaba con los Reapers –con
Daire en particular. Jamie y Carrie estaban también perdidas aunque no le costaría mucho
encontrarlas.
Para darle el golpe final a Erith, necesitaba su espada. Había creído que sería fácil de
obtener. Ni una sola vez había considerado que los O'Byrne fueran una especie de
obstáculo. Sin embargo, eso es exactamente lo que habían sido.
Pero siempre había más de una forma de conseguir lo que quería. Tan elusiva como era la
Espada Negra, la alcanzaría finalmente. “Disfruta de tu tiempo Erith” dijo él. Está llegando
tu fin”
Invocó la página de su diario y leyó sus palabras mientras más de su magia fluía en él.

∗∗∗∗∗∗∗
Eoghan estaba acurrucado con la cabeza gacha y la espalda contra lo que parecía roca.
Como no podía ver nada más que oscuridad, no estaba exactamente seguro de lo que
tocaba. Pero incluso sin ninguna luz, el ser que le perseguía podía ser sentido.
Hasta ahora, Eoghan se había mantenido fuera de su alcance. No recordaba cómo había
llegado a estar en el reino, o quién le había ligado a la bestia. Por todo lo que sabía, podría
estar ciego. Eoghan levantó el rostro, deseando sentir el sol sobre su piel. No había duda
en su mente de que Cael y los demás le estaban buscando. Pero ni siquiera eso le daba
esperanzas de que le encontraran.
No sabía cuánto tiempo llevaba en ese reino. Debería estar buscando la forma de salir, pero
sus días pasaban intentando estar un paso por delante de la cosa que le estaba dando caza.
Eoghan se puso en pie y miró detrás de él. La búsqueda de la bestia se estaba acercando
más. Eoghan se alejó corriendo, tropezando con las rocas. Hizo una mueca cuando se raspó
la piel, pero siguió moviéndose. No sabía cuánto tiempo llevaba caminando cuando lo oyó.
El sonido era tan débil al principio que casi pensó que solo estaba en su cabeza. Siguió
moviéndose hacia el ruido, y mientras lo hacía, aumentaba un suave susurro… música.
Un violín para ser exactos.
La melodía era inquietante, evocadora. Su sonido melancólico le llegaba a Eoghan hasta el
alma. Una voz interior le urgía a buscar la fuente. Se dijo a sí mismo que era mejor escuchar
la canción, pero sabía que era algo más que eso.

Página 118 de 119


SERIE THE REAPERS 5
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S NIGHT

Como un hilo dorado que brillaba en la noche, siguió la música

∗∗∗∗∗∗∗

Página 119 de 119

También podría gustarte