Está en la página 1de 134

SERIE THE REAPERS 4

DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Página 1 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Índice
Argumento ........................................................................................................................ 3
Capítulo 1 ......................................................................................................................... 4
Capítulo 2 ......................................................................................................................... 7
Capítulo 3 ....................................................................................................................... 12
Capítulo 4 ....................................................................................................................... 18
Capítulo 5 ....................................................................................................................... 24
Capítulo 6 ....................................................................................................................... 29
Capítulo 7 ....................................................................................................................... 35
Capítulo 8 ....................................................................................................................... 40
Capítulo 9 ....................................................................................................................... 45
Capítulo 10 ..................................................................................................................... 51
Capítulo 11 ..................................................................................................................... 56
Capítulo 12 ..................................................................................................................... 62
Capítulo 13 ..................................................................................................................... 68
Capítulo 14 ..................................................................................................................... 73
Capítulo 15 ..................................................................................................................... 78
Capítulo 16 ..................................................................................................................... 84
Capítulo 17 ..................................................................................................................... 90
Capítulo 18 ..................................................................................................................... 95
Capítulo 19 ................................................................................................................... 101
Capítulo 20 ................................................................................................................... 109
Capítulo 21 ................................................................................................................... 115
Capítulo 22 ................................................................................................................... 121
Capítulo 23 ................................................................................................................... 126
Epílogo.......................................................................................................................... 132

Página 2 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Argumento
No hay forma de escapar de un Reaper. Soy un asesino de élite, parte de una hermandad
que sólo responde ante la Muerte. Y cuando la Muerte dice que se te acabó el tiempo, iré a por
ti...
No respondo ante nadie más que ante la Muerte. Soy inexpugnable, inmune, inmortal.
Existo para cumplir las órdenes de la Muerte, y nadie -ni los Reaper ni los humanos ni los
Fae- puede interponerse en mi camino. Excepto la hechicera medio Fae, Catriona. Jura que
la magia de su familia la pasó por alto, pero yo sé que no es así. Esta mujer es fuerte. Esta
mujer es poderosa. Y cuando sus habilidades surjan, nadie podrá impedir que los Dark Fae
vayan a por ella. Salvo yo. Quiero mantenerla cerca. Quiero mantenerla a salvo. Quiero
perderme en ella, una y otra vez...
*******

Página 3 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Capítulo 1
Galway, Irlanda
Enero
Nada era nunca lo que parecía. Había algo más que humanos paseando por la Tierra. Las
cosas que se ven por el rabillo del ojo eran reales, incluso aunque su mente se negara a
reconocerlas –o a aceptarlas.
Pero Catriona Hayes sabía de su existencia, incluso aunque hubiera deseado no saberlo.
Eran los Fae. Criaturas mágicas que eran tan bellas que parecían de otro mundo –porque
lo eran.
Los Fae habían llegado a este mundo, sin problemas para integrarse en la vida de los
mortales. Pero por otro lado, tratándose de seres con magia, podían hacer tal cosa. Cat
respiró hondo y colocó las ganancias del día en la bolsa antes de colocarla dentro de la caja
fuerte y cerrar la puerta. Se enderezó y miró a través de las ventanas del café y al otro lado
de la calle hacia el pub iluminado alegremente.
Hubo un poco de melancolía dentro de ella cuando vio a tres mujeres que entraban al bar
con brillantes sonrisas. Ella nunca había sido tan despreocupada.
Desde que tenía memoria, su familia la había mantenido apartada de los demás. No fue
hasta que creció que se dio cuenta de lo que la hacía diferente: ella era una Halfling. Parte
humana, parte Fae.
Algunos podrían regocijarse con las noticias, pero ella no era la mayoría de las personas.
La primera vez que su abuelo le había hablado de su herencia, ella se había echado a reír,
pensando que era una broma. Pero mientras caminaban por las calles de Galway, él empezó
a señalar a los Fae.
Ese fue el día en que su vida cambió. A los ocho años, había sentido el peso del mundo caer
sobre sus hombros. La carga casi la pone de rodillas. Y había permanecido, haciéndose más
pesada con cada año que pasaba.
Sin embargo, ella permanecía oculta de todo. Solo por su abuelo. El hombre que sonreía en
medio de las muchas tormentas que la vida le había arrojado en su camino. Él era lo que
la mantenía serena y consciente de los peligros de vivir cerca de los Fae. Si bien ella había
temido a la revelación de su abuelo, sus hermanos mayores la habían abrazado como un
regalo.
Cat bajó la mirada al mostrador y a la encimera que lo cubría. Bajo el grueso cristal, cerca
de la caja registradora, había una foto de ella con su hermano y hermana de hacía veinte
años.
Cualquiera que fuera el don que la sangre Fae le había dado a sus hermanos, se les había
quitado en un cruel giro del Destino hacía varios meses cuando fueron salvajemente
asesinados. Su hermano había sido asesinado en un pub lleno de gente, mientras que a su

Página 4 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

hermana se le había apagado la vida en un tren a Londres. Nadie había visto ninguno de
los ataques. En un momento, sus hermanos estaban vivos. Y al siguiente, estaban muertos.
Era la forma en que Cat sabía que los Fae habían sido los responsables. Sólo los seres con
magia y con la habilidad de velarse podían haber cometido tales crímenes sin que ni una
sola persona captara algo con sus móviles.
Desde la muerte de su familia, había estado esperando que los Fae vinieran por ella. ¿Qué
les estaba llevando tanto tiempo? Ella y su abuelo –quien se mantenía encerrado a salvo
lejos en la cabaña donde los Fae no podían entrar- eran los únicos que quedaban
El relámpago de un rayo la sacó de sus pensamientos y le recordó que tenía que llegar a
casa. Comenzó a andar hacia la parte principal, apagando las luces mientras salía. Dio la
vuelta al letrero en la ventana del café de CERRADO, salió por la puerta y la cerró.
Cuando se vio en la calle una vez más, cogió el asa del bolso y miró alrededor a la gente.
Sabía que los Fae podían utilizar glamour para disfrazarse, aunque la mayoría preferían
seguir siendo atractivos. Eso hacía que fuera más fácil detectarles, pero no hacía nada para
disminuir el temor de Cat.
Permaneció en la entrada mientras una pareja pasaba junto a ella. El hombre dijo algo que
hizo reír a la mujer. El corazón de Cat se contrajo porque no podía recordar la última vez
que se había reído de esa manera, nunca se le había pasado por la cabeza tener una cita.
Cat cuadró los hombros y giró a la izquierda. Su cabaña estaba a las afueras de Galway.
No podía esperar a llegar a casa donde podría relajarse.
“Relax” bufó ella.
No existía tal cosa. Mientras los demás se distraían de sus preocupaciones con una pinta
de cerveza y ruidosa música, ella tenía que comer en su casa sola y dormir con un ojo
abierto.
Ser mitad Fae no servía para nada salvo para hacer su vida miserable. No había conseguido
nada más de ello. Su hermana, Nora, había sido capaz de mover objetos con la mente. Su
hermano, Domhnall, podía hacer crecer las plantas.
Por alguna extraña razón, la magia la había pasado a ella por alto. No importó lo mucho
que se esforzara, no parecía haber ni un poquito de magia en ella. Incontables veces, le
había preguntado a su abuelo que había hecho ella para no tener magia. Él nunca la había
respondido del todo. Como era normal en él, le contaba una historia sobre todos los mitad
Fae que vivían sin magia. Pero siempre había sospechado que le ocultaba algo.
Sin embargo, ninguna forma de conspiración o de plantear la pregunta de otra manera le
consiguió otra respuesta. Con cada año que pasaba, ella estaba cada vez más segura de
que su abuelo estaba ocultando algo.
Cat se tensó cuando pasó junto a un Fae que hablaba a una mujer mortal. Sus ojos
plateados, negro pelo y sex-appeal eran pruebas suficientes de lo que era –un Light Fae. Al
menos, no era un Dark. Los Dark la aterrorizaban con sus ojos rojos. Se estremecía sólo de
pensar en ellos. Giró la esquina y aligeró el paso. Los truenos retumbaban al mismo tiempo
que los relámpagos zigzagueaban en el cielo. Llovía más, pero si tenía suerte, conseguiría
regresar a su cabaña antes de que arreciara.

Página 5 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

De repente se paró. No sabía lo que había captado su atención, pero algo le decía que no
fuera más lejos. Su mirada vagaba por la calle mientras la gente se arremolinaba sobre ella.
Había algo en el aire que cubría todo como un jarro de agua fría. Tardó un momento en
darse cuenta de lo que era: miedo. Miró a los humanos y vio que ninguno de ellos parecía
verse afectado.
Luego escuchó pasos que venían, rápidamente. Vio al hombre corriendo hacia ella y
mirando hacia atrás sobre su hombro. Paso bajo la farola, y vio sus ojos rojos.
Pero fue el terror en su rostro lo que la sorprendió. No había pensado que existiera algo
como Dark aterrorizado, pero lo que fuera que estaba tras este Fae en particular debía ser
aterrador.
La cabeza le decía que corriera, pero su cuerpo se negaba a moverse. Permaneció donde
estaba, incluso cuando un hombre surgió de la nada ante el Dark. El Fae se resbaló hasta
detenerse con sus ojos abiertos de par en par. El hombre que estaba frente a él tenía el pelo
largo y blanco que lo llevaba retirado del rostro por tres pequeñas trenzas a cada lado de
su cabeza.
Tuvo poco tiempo para procesar eso antes de ver la luz que brillaba en una espada. La
espada cortó el aire y cortó al Dark, convirtiéndolo en polvo en un instante.
El asombró reverberó a través de ella mientras involuntariamente daba un paso atrás. ¿Qué
clase de arma tenía ese hombre que podía matar a un Fae?
Porque quería una igual.
Él dio dos pasos para alejarse antes de detenerse de repente, con el cuerpo rígido. Luego,
gradualmente, volvió la cabeza para mirarla directamente. Ella no pudo verle el rostro por
causa de las sombras, pero sabía que él la había visto. Y, luego, desapareció.
Dio otro paso a tras y, apresuradamente, miró alrededor, pero no había ninguna otra señal
del hombre del pelo blanco. Aunque sabía que no estaba sola. Él estaba allí. Estaba segura.
Al igual que estaba segura de que los Fae llegarían a por ella pronto.
De alguna forma, logró mantener su posición. Si fuera a morir, lo haría con coraje. Incluso
aunque estuviera temblando. No iba a huir, sin importar cuánto quería hacerlo. Sintió algo
detrás de ella un momento antes del sonido de unos pasos que la alcanzaba. Cat giró
alrededor, lista para encarar al desconocido. Pero fue un Dark Fae que se dirigía hacia ella.
“Mierda” murmuró y se dio la vuelta.
“¡Hola, cariño!” la llamó el Dark. “¿De qué huyes?”
Ella caminó más rápido y le dijo por encima del hombro “Ha sido un largo día”
“Déjame invitarte a una copa”
“No, gracias”
Esperó a que él dijera más, y cuando no lo hizo, soltó un suspiro de alivio. No fue hasta que
estuvo en su cabaña que se desplomó contra la puerta. Otro día había pasado.

Página 6 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Capítulo 2
Fintan permanecía frente al Dark, bloqueando su avance sobre la Halfling (mestiza).
“Déjala”
Los ojos rojos del Dark destellaron con furia. “Yo la vi primero”
“Te estoy diciendo que la dejes ir. Es tu última advertencia”
El Dark le miró con desdén “¿O qué?”
“Morirás”
“¡Ahueca el ala!” dijo e intentó pasar junto a Fintan. Fintan invocó a su espada. Los ojos del
Dark se abrieron de par en par cuando la vio. “Te advertí” dijo Fintan junto antes de clavar
la espada en el estómago del Fae. Al menos esta vez se aseguró de que nadie le viera. Con
solo un pensamiento, su espada desapareció una vez más.
¿Cómo no se había dado cuenta de la pelirroja? Nunca antes había cometido un error
semejante. La noche había empezado bien. Había algo en la persecución que relajaba su
alma. Cuando su presa estaba tan asustada e inquieta como el Dark Fae que le habían
enviado a matar, era incluso mejor. Después de que la Muerte había señalado a los Darks
para su eliminación, Fintan había dejado con entusiasmo Escocia para recorrer las calles
de Irlanda una vez más. Aunque nunca había sido su hogar.
Los Fae -tanto Light como Dark- reclamaban la isla esmeralda como de su propiedad. Pero
para él, la única verdadera casa que había conocido alguna vez era con los demás Reapers.
Fintan se veló una vez más y se volvió para observar a la pelirroja Halfling correr huyendo.
La Muerte había dictado explícitas reglas para los Reapers, y una era que ningún Fae podía
saber quiénes eran ellos.
Y si alguien les veía, tenían que morir. Tenía la intención de matar a la medio Fae, pero
cuando se había parado detrás de ella, no era alarma o pánico lo que sintió. Había sido
aceptación.
Esa sencilla y simple emoción le dejó helado. Estaba intrigado, y eso le sorprendía. Quizás
todo volvió a lo que había sucedido con Eoghan. Por solo un segundo, Fintan permitió que
su enojo se revolviera en sus entrañas.
Había siete Reapers, pero uno de ellos había desaparecido. No sabían dónde estaba Eoghan
o cómo encontrarle. No importaba lo mucho que se esforzaban en buscar, no había señal
alguna de su hermano. Todo por causa de Bran. Como uno de los Reapers originales, Bran
había roto una de las reglas generales de la Muerte y permitió a una Light Fae saber de
ellos, todo porque se había enamorado de ella.
Ese amor le había costado la vida a la Light, que a su vez había causado que Bran
traicionara a los otros Reapers. Los únicos que sobrevivieron fueron Cael y Eoghan. Cael
ahora lideraba a los actuales Reapers.

Página 7 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Fue durante su última batalla con Bran en donde todo salió mal. Sin importar como Fintan
lo mirase, no podía descifrar cómo podían haber detenido lo que pasó.
No sabían como la magia de Bran continuaba creciendo, rivalizando con la de la Muerte. A
pesar de eso, sin embargo, estuvieron cerca de ganar la última batalla, terminando de una
vez por todas con la venganza de Bran. La ayuda había llegado de una de las más
legendarias Light Fae de todos los tiempos: Rhi.
Mientras todos ellos estaban luchando, sin embargo, la mezcla de la magia de Rhi y de Bran
creó un torbellino, que empezó a destrozar la casa. Bran había utilizado el remolino,
dirigiendo la energía hacia Cael, pero Eoghan sacó a Cael del camino y fue tragado al
instante por la magia.
Todos los Reapers estaban devastados por la pérdida. Aún más porque, después de aquello,
Bran había conseguido escapar. Fintan odiaba que la Muerte le hubiera borrado los
recuerdos sobre ellos a Rhi. En realidad, ellos podrían utilizarla como ayuda. Pero era borrar
toda mención de los Reapers o matar a Rhi.
Sus pensamientos cesaron cuando sintió las primeras gotas de lluvia caer en su mejilla.
Ignorando la tormenta entrante, Fintan se encontró siguiendo a la Halfling. De alguna
forma, ella había escapado de la ira de Bran cuando él y sus hombres sistemáticamente
cazaban y mataban a todos los humanos con sangre Fae.
Curioso por como ella seguía viva, Fintan quería saber más sobre ella. Demasiados medio
Fae habían sido eliminados, y no le agradaba eliminar a otro más. Hizo un pausa, curioso
por sus pensamientos -y sentimientos. Desde la desaparición de Eoghan, había tenido ideas
extrañas. Había enterrado todos sus sentimientos hacía mucho tiempo, por lo que
teniéndolas dándose a conocer ahora era desconcertante.
Extremadamente desconcertante.
Fintan siguió. No le costó mucho encontrar a la Halfling. Su cabaña de piedra era
pintoresca. Cuando recorrió el perímetro, se sorprendió de encontrar que no había las
señales utilizadas contra los Fae.
No había habido sorpresa en su mirada cuando le vió. Eso indicaba que ella sabía quién
era él. Lo cual significaba que ella sabía que tenía sangre Fae en su interior.
¿Por qué entonces no se aseguró de que su casa no pudiera ser invadida?
Estaba en la parte frontal, mirando a través de una enorme ventana. Las cortinas estaban
corridas, pero había una rendija lo suficientemente ancha como para poder verla de pie en
la cocina, esperando a que la tetera hirviera. Tan pronto como lo hizo, ella vertió el agua en
su taza para hacerse un té.
Él observó la forma en que su pelo rojo caía como una gruesa cortina hasta la mitad de su
espalda. Se movía con gracia mientras caminaba hacia el sofá y se acurrucaba en él.
Esperaba que encendiera la televisión como la mayoría de los humanos hacían.
En lugar de eso, cogió un libro y empezó a leer. Examinó su ovalado rostro, advirtiendo la
delicada forma de su mandíbula antes de mover la mirada a su boca. Tentadora. Eso fue lo

Página 8 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

primero que pensó mientras miraba sus labios rellenos. Fue levantando la mirada hacia
sus pómulos y sus enormes ojos que eran de un vívido verde esmeralda.
El deseo que hormigueó en su interior era como campanillas de advertencia en su cabeza,
exigiéndole que se fuera. Intentó aplastar la sensación, pero fue un intento poco entusiasta.
El anhelo, el deseo… se sentía malditamente bien.
No podía recordar la última vez que había experimentado esa clase de anhelo. Le mantenía
como si hubiera echado raíces en el lugar, mirando a una mujer de la que no podía ser
parte.
Un Reaper se comprometía con la Muerte. No podía haber conexiones con familiares o
amigos, ni amantes ni ningún tipo de relación fuera de los Reapers. Había sido una orden
de la Muerte desde el principio. Era algo con lo que Fintan estaba completamente de
acuerdo. Un Reaper no podía hacer su trabajo si su mente estaba en otra cosa.
Sin embargo, la Muerte había cambiado la regla hacia poco tiempo. Baylon había llevado a
Jordyn a su grupo. No mucho después, Kyran trajo a River, que ahora estaba embarazada
de su hijo. La más reciente era Neve. Era el Reaper más novato y amante de Talin.
A Fintan no le molestaba que Jordyn y River estuvieran con ellos. Cada una de ellas
aportaba algo para ayudarles a cazar a Bran, y el ser medio-Fae era una ventaja. Pero nada
de eso alteraba su visión de que un Reaper amara a alguien. El amor podía ser una emoción
peligrosa. Él debería saberlo. Le había explotado durante su reinado de terror con una
precisión brutal y despiadada.
Se volvió cuando escuchó algo detrás de él y se encontró a dos Light Fae observando la
cabaña. Mientras los minutos pasaban, más Fae aparecían. Dark y Light permanecían
juntos, observando a la pelirroja.
Ahora, más que nunca, quería saber qué era lo que atraía el interés de los otros hacia la
Halfling. Y si esos Fae sabían de ella ¿cómo es que Bran no? O peor, ¿sabía Bran de ella y
había permitido que viviera?
Si ese era el caso, Fintan necesitaba saber todo lo que había que saber sobre la mujer. Con
su decisión tomada, pasó junto a los Fae y utilizó glamour para cambiar su pelo a negro y
sus ojos a plateados. Luego dejó caer el velo y miró hacia la cabaña.
No paso mucho antes de que una hembra Light Fae se detuviese a su lado “No te he visto
por aquí antes”
Él se encogió de hombros. “Normalmente paso mi tiempo en Dublín. ¿Qué está pasando
aquí?”
“Esa es Catriona Hayes”
Él arqueó una ceja. Evidentemente, se suponía que debía saber quién era esta chica.
“¿Quién?”
“Wow” dijo la Light con unas risas. “Debes haber estado viviendo bajo una roca. Pensaba
que todo el mundo sabía quiénes son los Hayes”

Página 9 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

“Cuéntame” la urgió él.


Ella se remetió el pelo detrás de la oreja y miró hacia la cabaña cuando empezó a hablar.
“No sólo uno, sino tres Fae les dieron hijos en los últimos ochocientos años. De todos los
Halflings, son los más poderosos”
Si eso era cierto, ¿cómo nunca había oído hablar de ellos? A partir de este momento, eso
cambiaría.
“La estáis observando. ¿Por qué?” preguntó Fintan.
Los ojos plateados se volvieron hacia él. “Estamos esperando su muerte. El resto de su
familia ha sido asesinado. Creemos que se trata de los Reapers puesto que se ha corrido la
voz de que han regresado”
No es que Fintan pudiera explicarle que los Reapers no tenía nada que ver con la muerte
de los Halflings. “¿Pensáis echar una ojeada a los Reapers?”
“No. Bueno, a lo mejor” dijo ella encogiéndose de hombros. “Sabemos que sus días están
contados, así que observamos y esperamos”
“Qué…morboso”
Ella se encogió de hombros con indiferencia. “Es el camino de los mortales. Incluso aunque
tengan magia”
“¿Por qué no la ayudáis?”
La Light se echó a reír, sacudiendo su cabeza de corto cabello negro. “¿Por qué querríamos
hacer tal cosa?”
Después de que la Fae se había alejado, Fintan volvió a las sombras y se veló a sí mismo,
dejando caer el glamour al mismo tiempo. Los demás Reapers estarían esperando saber de
él. Debería regresar a su complejo en Inchmickery en la costa de Edimburgo, pero vaciló.
De hecho, cada vez que intentaba irse, se encontraba con que no deseaba hacerlo.
Las horas pasaban mientras los Light y los Dark llegaban para echar un vistazo a Catriona.
Incluso después de que todas las luces se hubieran apagado y la mortal se había acostado,
los Fae todavía se paseaban con curiosidad.
Fue una hora antes del amanecer cuando el último Fae se fue. Fintan estuvo observando
todo el tiempo. Incluso cuando el cielo comenzó a iluminarse, se quedó. No fue una sorpresa
cuando sintió una presencia cerca de él. Miró y se encontró con la oscura mirada plateada
del líder de los Reapers. “Cael” dijo.
Uno de los dones que se les concedió cuando se convirtieron en Reapers era la habilidad de
permanecer velados durante todo el tiempo que quisieran. También ese don les permitía ver
a los demás Reapers cuando estaban velados, algo que los otros Reapers no podían hacer.
Cael llegó a su lado, mirando la cabaña de Catriona. “Tu objetivo hace un buen rato que se
cumplió”
“Encontré algo que me pareció curioso”

Página 10 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

“¿De qué se trata?”


Fintan tomó la decisión de no contarle a Cael que Catriona le había visto matar a su presa.
No estaba seguro de por qué, pero quería guardárselo para sí mismo. “Una Halfling que está
atrayendo el interés de todos los Fae de la ciudad. Vigilan su casa toda la noche”
Cael frunció el ceño mientras volvía la cabeza hacia Fintan “¿Por qué?”
“Bran mató a su familia. Están esperando a que también ella muera. Y creen que somos los
responsables de las muertes de los Halflings”
“Eso no es una sorpresa” dijo Cael, estrechando los labios durante un breve momento
“¿Quién es esta mujer?”
“Catriona Hayes. Aparentemente, los Fae han visitado a la familia tres veces a lo largo de
los años”
“¿Tres veces?” preguntó Cael con sorpresa. Eso es inaudito”
Fintan apoyó un hombro contra el edificio que tenía cerca y se cruzó de brazos. “No tiene
marcas en las puertas que les alejen”
“A lo mejor no sabe lo que es”
“Lo sabe”
Afortunadamente, Cael no le preguntó cómo él sabía tal cosa. “Averigua lo que puedas.
Necesitamos protegerla”
Fintan vaciló.
“¿Qué pasa?” preguntó Cael.
Fintan respiró hondo. “Todos los Fae de los alrededores saben de Catriona y su familia. ¿No
tiene sentido que Bran descubriera eso también?”
“Debería haber sido su primer objetivo” dijo Cael con disgusto. “¿Crees que sabe de ella y
ha elegido no matarla?”
“Es una teoría”
“Es una malditamente buena” Cael respiró hondo. “Podría ser un cebo para ser utilizada
por o contra Bran”
A Fintan no le sorprendió escuchar que Cael quería utilizarla como un cebo para Bran. Ese
pensamiento había cruzado su mente también. Puede que hubiera sufrido el tirón del deseo,
pero se desvanecería pronto.
Bran era más importante.
Así como lo era encontrar a Eoghan.
*******

Página 11 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Capítulo 3
Una inquietante y agitada sensación de que algo estaba por suceder sacó a Cat de su sueño.
Esa sensación la estaba incomodando desde que vio al Fae de pelo blanco. Y seguía
intensificándose.
Saliendo del calor de las mantas, se levantó y se preparó para el día. Todo el rato, su mente
siguió regresando al Fae y a su largo y blanco pelo. Sus sueños le habían tenido como
protagonista toda la noche, pero nunca le veía el rostro.
Estaba continuamente envuelto en las sombras. Pero siempre estaba observándola.
Viviendo entre Fae, había aprendido a hacer caso de su intuición desde muy temprana edad
y a dar un amplio margen a aquellos que hacían que su piel se estremeciera de miedo. El
sonrojo la sorprendió al darse cuenta de que no había sentido terror o angustia al
encontrarlo.
Su alarma al verlo había eclipsado ese hecho hasta ahora. Fue suficiente como para ponerla
nerviosa, lo que agudizó la sensación de que algo iba a suceder. Se terminó su té y limpió
el tazón, colocándolo en el mostrador antes de coger su abrigo. Su mano estaba en el
picaporte, pero vaciló. Había una parte de su cerebro que la urgía a permanecer dentro.
Miró alrededor de su hogar. Ella no había puesto a propósito cualquier protección, por lo
que quedarse dentro no serviría de nada. Si algo venía por ella, y lo sabía, estaba decidida
a aceptarlo de frente, no a encogerse de miedo en una esquina.
No importaban los argumentos que su abuelo utilizara, se negaba a escudarse en casa.
¿Qué importaba eso si no podía usar los símbolos en el trabajo puesto que servía tanto a
los Fae como a los humanos? Los Fae podían llegar hasta allí fácilmente o mientras
caminaba hacia o desde su casa.
Cat tiró de la puerta y salió. Un fuerte viento la golpeó, robándole el aliento. Cerró la puerta
detrás de ella y comenzó a caminar hacia el café. Sin querer, su mirada se clavó en el lugar
en el que había visto al Fae de pelo blanco. Siguió caminando, aunque en su mente le daba
vueltas a las posibilidades de quién pudiera ser él.
La respuesta más plausible era que había utilizado glamour para cambiar su color de pelo.
El color natural del pelo de los Fae era o el negro o el negro y plateado. Todo lo demás era
magia.
Eso significaba que le gustaba destacarse. Y no tuvo ningún problema por matar a un Dark.
Lo que le ponía bajo una luz positiva.
Por el momento.
Era su espada lo que mayor interés suscitaba en ella. Nunca había visto a un Fae morir.
De hecho, no sabía que fuera posible matar a uno. Una espada que podía convertirlos en
cenizas les vendría de perlas para proteger tanto a su abuelo como a sí misma.

Página 12 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

A primera hora de la mañana, había pocas personas en las calles. Le gustaba la soledad.
Una vez dentro del café, comenzó a prepararse para el día. Antes de lo que pensaba, su
primer cliente entró.
Las horas pasaron volando, permitiéndole un ratito para pensar en el Fae de pelo blanco o
en la sensación de ansiedad de su interior. Cuando finalmente llegó la hora de cerrar, dejó
salir un suspiro de cansancio. Le dolían los pies, y tenía el principio de un dolor de cabeza.
Se apresuró a ir a casa y entrar en su coche, luego condujo una corta distancia a lo largo
de la costa hacia la cabaña de su abuelo. La casa encalada con su puerta rojo brillante que
daba a la playa siempre le traía recuerdos maravillosos.
De un tiempo en el que había risas y amor. Un tiempo en que el futuro era brillante y
atrayente como el sol. Un tiempo en que ignoraba la existencia de los Fae y el papel que
ellos jugaban en su familia.
A medida que conducía por el angosto puente de piedra y bajaba por la serpenteante
carretera, algunos de los temores que fueron desapareciendo. Apenas había dejado el coche
aparcado, su abuelo salió de la casa con los brazos abiertos, luciendo una sonrisa de
bienvenida.
Cat salió del coche y se apresuró hacia él. La sensación de sus brazos alrededor de ella era
reconfortante. Le ayudaba a relajar la soledad y la oscuridad de su vida. Durante unos
cuantos minutos, los dos permanecieron abrazados.
Luego él la besó en la frente “Te eché de menos, a stóirín, mi queridita”
“Yo también” le dijo y le miró. Sus ojos verdes estaban borrosos con la edad, pero el amor
que brillaba allí relucía. Su pelo rojo estaba ahora completamente blanco, y tenía unas
enormes y pobladas cejas para completar el conjunto, arrugas en su rostro. Con una ancha
sonrisa le dijo a ella “Pasa y cuéntame cómo van las cosas”
Fue conducida al interior de la pequeña casa. Cuando ella trató de preparar el café, él
chasqueó la lengua y la llevó a una silla. Ella sonrió y se sentó, disfrutando a tope de su
cariñoso abuelo. Era una pequeña petición que a él le daba consuelo, y una que a ella le
recordaba su infancia.
“¿Qué sabes de un Fae con el pelo blanco?” preguntó ella.
Su mirada saltó hacia ella mientras colocaba los tazones sobre la mesa. Frunció un poco el
ceño. Se sentó en la silla –lentamente a cauda de su edad y de su artritis- y negó con la
cabeza. “Tú nunca querías hablar de los Fae”
Eso era cierto. Durante años, era todo lo que sus hermanos habían querido discutir. Saber
que tenían magia y ella no, hacía difícil querer saber sobre su historia con esas mágicas
criaturas. Sin embargo, se enteró de lo que tenía que enterarse. Permitió que sus hermanos
hicieran las preguntas y ella asimilaba las respuestas. “Domhnall y Nora lo hicieron por mí”
Él bebió un poco de su muy azucarado café. “¿Ha pasado algo?”
Ella sabía lo que estaba preguntando. ¿Había ido alguien tras ella? Hasta el momento, la
habían dejado en paz, pero eso era porque no tuviera magia. Ser el único Hayes, desde el

Página 13 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

primer Halfling, en no tener ninguna magia era una maldición, y sin embargo era esa
pesadilla la que la había mantenido viva.
“Vi algo anoche” explicó ella. “Un Dark estaba huyendo de este Fae de pelo blanco”
“Todo lo que sé sobre los Fae dice que su cabello es negro o negro y plateado. Nunca he oído
nada acerca de pelo blanco. Sería probablemente glamour”
“Él mató al Dark”
Su abuelo levantó ambas cejas “¿Has dicho matado?”
“Con una espada que convirtió al Dark en polvo”
Su abuelo se reclinó en la silla y dejó salir un gran suspiro. “Podemos tener sangre Fae
corriendo por nuestras venas, pero lo que sabemos sobre ellos es apenas nada. Aunque
sabemos lo básico, eso es mucho más de lo que otros pueden afirmar”
“Esa arma podría salvarte”
“Salvarnos” la corrigió su abuelo.
Ella hizo un gesto con la mano como para alejar sus palabras. Sin magia, no le importaba
a nadie. Bueno, eso no era exactamente cierto. Si ella tenía algún hijo, él tendría la
posibilidad de tener magia. El pensamiento hizo que su estómago se contrajera de miedo.
Después de su infancia, no quería poner esa carga sobre sus hijos.
Pero eso era algo que su abuelo no necesitaba escuchar. Bebió de su café, luego dijo:
“Necesito saber qué clase de espada era esa. Puede que no sea más que acero. O una metal
específico del que no tenemos idea”
“Hay toneladas de leyendas que dicen que los Fae tienen una aversión al acero. Puedo
decirte que he visto a un Fae sujetar un pedazo de acero, y no pasó nada”
Maldición. Si por lo menos fuera así de fácil. Podría conseguir un espada en cualquier lugar
y utilizarla.
“¿Te habló este Fae de pelo blanco?” le preguntó su abuelo.
“No. Miró en mi dirección, pero no se aproximó”
La mano nudosa de su abuelo, que temblaba ligeramente, se posó sobre una de las suyas.
"Ten cuidado. Eres todo lo que me queda, a stóirín”
Vio la tristeza en sus ojos y decidió cambiar el tema de conversación para aligerar su humor.
Ella empezó a contar historias de los turistas que llegaban a su café, relajándole con sus
payadas hasta que él se echó a reír.
La hora se alargó y ella cocinó, con su conversación incesante. Cuando terminaron de cenar,
su abuelo fue a buscar su pipa mientras ella limpiaba la mesa y lavaba los platos. Cat se
secó las manos con el paño cuando terminó y se volvió para encontrar a su abuelo en la
entrada de su estudio, mirándola.
“Quédate” la urgió él.

Página 14 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Era la misma discusión cada vez que le visitaba. No podía sostenerle su inquieta mirada
durante mucho tiempo. “Sabes que es mejor si no lo hago”
“Si quieren venir a por mí, lo habrían hecho ya”
“Tú estás a salvo aquí”
“Me sentiría mejor si estuvieras conmigo y no tú sola”
Ella dejó colocado el paño y caminó hacia él, cogiendo sus manos en las de ella. “Es sólo
cuestión de tiempo antes de que vengan a por mí. Si no estamos juntos, puede que te dejen
en paz”
“Preferiría morir contigo que perder al último miembros de mi familia”
La tristeza en sus ojos le contrajo el corazón. “Voy a encontrar un arma para usar contra
los Fae, y voy a salvarnos a ambos”
“Si alguien puede, esa eres tú”, le dijo él haciéndole un guiño y ofreciéndole una sonrisa
forzada.
Ella no había podido impedir que sus padres murieran en un accidente de coche. No había
podido ayudar a ninguno de sus hermanos, pero así fuera lo último que hacía, Cat
protegería a su abuelo.
“Is grá liom thú”
“Yo también te amo” le dijo ella y le besó en la mejilla. La palma de la mano de él temblaba
cuando la posó a un lado de su rostro. “A lo mejor ellos nunca vienen a por ti. Quizás eso
es porque no tienes magia, a stóirín. Sin eso, ellos no pueden encontrarte”
“Quizás”
Cuando le miró a los ojos que apresuradamente él retiró, supo que él estaba mintiendo.
Pero ¿sobre qué? ¿Sobre qué los Fae venían a por ella? ¿O sobre su magia? Tenía en la
punta de la lengua preguntarle, pero sabía que no respondería, así que no preguntó. Habían
pasado una bonita noche, y no quería arruinarla al forzar una posible discusión. Porque
una vez que ella presionara para saber la verdad, no iba a ceder hasta saberlo todo.
Caminó con ella hacia la puerta donde le dio un abrazo, apretándole antes de salir de la
casa. Odiaba irse pero sabía que él estaba más a salvo con ella lejos.
“Te espero pasado mañana” le dijo a ella.
Ella abrió la puerta del coche y le lanzó un beso. “Aquí estaré”
Al conducir hacia casa, toda la tensión que había desaparecido mientras estuvo con su
abuelo, regresó como una venganza, tensándole los músculos del cuello y los hombros. Se
detuvo en su casa, la luz de los faros captando una figura en las sombras al otro lado de la
calle.
Con el corazón latiéndole salvajemente, aparcó el coche y salió, de cara a la carretera. Su
mirada fue hacia donde había visto al individuo. Durante un largo rato, nada se movió.
Luego, fuera de la oscuridad, una forma emergió. Caminaba lentamente hacia ella llevando

Página 15 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

un largo abrigo negro que le llegaba a la mitad del muslo. No fue hasta que se puso bajo la
luz de la farola cerca de dónde ella se había dirigido que vio su pelo blanco.
El estómago se le cayó a los pies de miedo. ¿Estaba mirando a los ojos a su asesino? ¿Fue
él quién mató a sus hermanos?
A pesar de que temblaba interiormente, su intuición no la estaba advirtiendo de que debía
mantenerse al margen de él. Más extraño todavía, no sentía miedo, -solo a lo que
representaba. Y eso le permitió buscar su espada en su cuerpo. Permaneció clavada en el
lugar y levantó la barbilla, desafiante para darse a sí misma valor. “No huiré”
Arqueó una ceja blanca mientras apoyaba la cadera contra el muro de piedra frente a la
acera. “Bravo, a pesar del miedo que percibo a tu alrededor”
“¡Manos a la obra!”
“Exactamente ¿Qué crees que he venido a hacer?”
Ella empezó a preguntarse si él intentaba jugar con ella antes de dar el golpe mortal. “Has
venido a matarme”
“No”
Si por lo menos pudiera verle el rostro en lugar de tenerlo en su mayor parte oculto por las
sombras. No estaba segura de si él se estaba mofando de ella o no. “Entonces ¿qué es lo
que quieres?”
Pasó un largo minuto en el que él permaneció en silencio. Luego se impulsó de la pared y
dio un paso hacia ella. “Hablar”
“¿Y si me niego?” Era mejor, desde el principio, saber cuán lejos podía llegar a provocarle.
Él encogió sus anchos hombros, con el cuero flexible de su abrigo moviéndose con él.
“Entonces me iré”
“¿Así nada más?”
“Así nada más”
Sentía curiosidad por lo que él quería pero no estaba segura si hablar con él era buena idea.
Aunque era consciente de que podría matarla en el momento que quisiera. Cat se
humedeció los labios, con la incertidumbre dándole tiempo para una pausa. No había nada
que impidiera al Fae entrar en su casa. Nada le detendría si quería lastimarla. Así que ¿por
qué estaba pidiendo?
Él esperó pacientemente mientras ella se decidía. Incluso cuando comenzó a lloviznar, ni
siquiera se movió. Estaba intrigada por él, tanto así que eso pesaba más que todo lo demás.
Con un asentimiento, se giró y caminó hacia la puerta principal.
Cuando la abrió, ella entró y encendió las luces, preguntándose si había hecho lo correcto.
Se sobresaltó cuando la puerta hizo click suavemente al cerrarse tras ella. Cuando se giró,
él estaba contra la puerta.

Página 16 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Le echó un vistazo por primera vez al Fae. Su visión la dejó sin respiración. No sólo era su
pelo el que era blanco, sino sus ojos también. Un anillo de rojo oscuro rodeaba sus iris,
haciendo que parecieran sin piedad. Su mirada era intensa y penetrante.
A pesar de la rareza de su color, era asombrosamente atractivo. Aunque tenía un aire de
desesperación y tristeza sobre él que le quitaba la respiración. Una mandíbula cuadrada
que parecía cortada en piedra, y unos pómulos definidos que le daban un aspecto
amenazante. Los labios anchos y delgados estaban planos en su rostro sin líneas de
expresión, y se preguntó si sus labios alguna vez habían sonreído.
Tragó saliva mientras advirtió las gotas de lluvia que corrían por su abrigo para caer sobre
el suelo. Mantenía su mirada en ella mientras se lo quitaba y lo colgaba de una percha. Sus
ojos le repasaron, comenzando por la camiseta negro que se le ajustaba a la parte superior
del cuerpo, mostrándole la tensión de su pecho y mostrando sus musculosos brazos.
Incapaz de evitarlo, dejó que sus ojos fueran más abajo hasta sus estrechas caderas y sus
largas piernas envueltas en un vaquero negro.
Era muy consciente del muy masculino, del muy atractivo espécimen que ahora estaba en
su casa. Cuando ella levantó la mirada, la de él se clavó en la suya. No podía retirar la
mirada y se encontró con que tampoco quería.
Se miraron el uno al otro sin pronunciar palabra. Ella sabía que debería tenerle miedo, pero
alguna rara razón, no lo tenía. No importa cuánto buscara una explicación, no pudo
encontrarla. Su confianza fuera de lugar podría ser su caída al final.
“¿Quién eres?” preguntó.
Sus hombros se elevaron mientras él respiraba hondo “Fintan”
“Fintan”, repitió ella. “Yo soy…”
“Catriona” la interrumpió él.
Entonces la conocía. Por supuesto que lo hacía. Bajó la mirada y vio que aún sujetaba
fuertemente su bolso entre sus dedos. Lo dejó y se quitó el abrigo, dejándolo sobre una silla.
Luego se volvió hacia él. “Nunca he conocido a un Fae como tú”
“Porque no hay otro como yo”
Y ella sospechaba que nunca se habían dicho palabras más verdaderas.
*******

Página 17 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Capítulo 4
Estar cerca de Catriona puso a Fintan en una difícil situación porque quería estar más
cerca.
Lo ansiaba, lo anhelaba
Se moría por ello.
La misma lujuria que había sentido la noche anterior le calentaba la sangre y hacía que el
deseo ahora le atravesara con dureza. Le enceguecía, consumiéndole hasta que en lo único
en lo que podía pensar era en arrastrarla contra él y saborearle los labios.
¿Qué era lo que andaba jodidamente mal en él?
No había deseado o anhelado otra cosa que no fuera la justicia que impartía en nombre de
la Muerte. Y, sin embargo, ahí estaba.
Dolorido.
Con cada latido de su corazón que le exigía que fuera hacia ella, su voluntad de acero le
mantenía clavado en el sitio. Era racional, tranquilo y frío en todas las cosas. Los
pensamientos precipitados e imprudentes que ahora corrían por su mente estaban lejos de
ser normales. De hecho, lo asustaban un poco por cuan ferozmente quería rendirse.
Había pasado miles de años sin sentir siquiera una pequeña perla de algo que se asemejara
a la lujuria, y con una mirada a Catriona, se había quedado boquiabierto. Le hacía sentir
como un adolescente libidinoso, que caminaba con una constante erección. Concentró su
mente en algo más que en quitarle la ropa. Sus ojos verdes lo observaban como un zorro
podría mirar a un sabueso. Ya no sentía miedo, pero tampoco estaba exactamente cómoda
con su presencia.
No es que pudiera culparla. Nadia se sentía cómodo a su alrededor. Podía tranquilizar a
todo el mundo utilizando glamour, pero para ser honesto, no le importaba nada. Esto es lo
que era. O se acostumbraban a él, o no lo hacían. No le importaba.
O normalmente no le importaba.
“Eres un Dark”
No pretendió que las palabras de ella fueran una pregunta. “Sí”
“Si no estás aquí para matarme, entonces ¿por qué quieres hablar conmigo?”
Esa era una buena pregunta. La había seguido hasta la casa de su abuelo y había observado
su interacción. No había podido entrar a causa de los símbolos esculpidos alrededor de las
entradas. Pero había visto lo suficiente como para saber que Cat y su abuelo estaban muy
unidos.

Página 18 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

No había tenido la intención de mostrarse a ella esa noche. Podía haber permanecido velado,
pero había dejado caer el velo -le dejaría verle. Había algo en ella que le atraía. ¿Era su
valentía o su belleza?
Había querido formular un plan y utilizar el glamour para disfrazarse y acercarse a ella
para poder estar preparado cuando Bran apareciera. Ese plan se olvidó cuando la vio salir
del coche y mirar en su dirección.
“¿Fintan?”
¿Qué le había preguntado? Oh, está bien. “Quiero saber sobre ti”
“¿Para qué?” preguntó ella con expresión de perplejidad.
“No es tan común como puedes pensar que un Fae deje a una humana con un hijo. Es
incluso más raro que tres de mi especie visitaran a la misma familia”
Ella respiró hondo y le dio la espalda, con la cabeza inclinada mientras ponía las manos
sobre el respaldo de una silla de la cocina. “¿Así que soy una curiosidad que has venido a
examinar?”
“Quiero saber lo que hay en tu familia que continúa atrayendo a los Fae”
Ella levantó la cabeza. “No tengo magia. No parece importar cuántos Fae decidan acostarse
con alguien de mi familia, no todo el mundo consigue algo”
Él podía discutir con ella, pero Fintan decidió que era mejor dejarla pensar lo que quisiera.
Sus palabras fueron cortantes, molestas. Esa clase de resentimiento sólo podía ser el
resultado de algo tan horrible como una muerte. Luego recordó que la Light Fae, la noche
anterior, le había contado que la familia de Catriona había sido asesinada. Aunque no todo
el mundo en su familia estaba muerto.
“¿A quién has perdido?”
“A mi hermano y a mi hermana” Ella se volvió para ponerse de cara a él entonces. Fintan
apretó los puños para no llegar a ella cuando vio el dolor visceral y en carne viva en sus
ojos. Era un Reaper, y eso significaba vivir solo. No podían existir los sentimientos de deseo
o anhelo.
Con un salvaje empujón, aplastó tales emociones.
“¿Por qué ellos no vinieron a por mí?” exigió ella con sus ojos incandescentes de rabia y
furia.
“No lo sé” Era una de las razones por las que estaba interesado en ella.
Ella resopló y entró en la cocina. Allí, cogió una botella de vino rojo y sacó una copa. Se la
ofreció, preguntándole en silencio si quería. Fintan negó con la cabeza y observó como ella
servía el líquido.
Tomó un sorbo y miró fijamente la copa. “Mi abuelo cree que es porque no tengo ninguna
magia, pero sé que está equivocado. Los Reapers están jugando conmigo”

Página 19 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Él se sobresaltó ante la mención de los Reapers. Así que ella, como los demás Fae, asumía
que su grupo era el responsable de las muertes. “¿Qué sabes de los Reapers?”
“He oído cosas. Algunos Fae pueden intentar ocultar lo que son, pero ninguno de ellos
intenta mantener en secreto sus conversaciones. Sospecho que es porque creen que los
mortales estamos por debajo de ellos. ¿Qué sabes tú sobre los Reapers?”
“¿Por qué estás tan segura de que ellos van detrás de ti?”
Levantó la cabeza a la vez que su mirada se clavaba en la de él. “Posiblemente porque mi
familia ha vivido en esta ciudad entre los Fae durante ochocientos años sin que ningún
Hayes haya sido asesinado”
“Ha habido un asesinato masivo de Halflings en todo el mundo” dijo Fintan después de un
minuto. “He oído el rumor de que han sido los Reapers los que han detenido las muertes”
Los ojos verdes se entrecerraron una fracción “Entonces ¿quién las empezó?”
“Un grupo que querían hacer que pareciera que los Reapers eran los responsables”
Ella bebió, considerando sus palabras. “No creo que importe qué grupo mató a mis
hermanos. Al final, fue un Fae”
“¿Sentirías lo mismo si hubiera sido un humano?”
“Eso es diferente”
Él arqueó una ceja. “No lo es. Eres parte de ambos mundos”
Ella tragó saliva y bajó la mirada. “Admitiré con desgana que no había pensado de esa
forma”
Él se vio intentando sonreír -algo que detuvo inmediatamente. “Sé lo que viene hacia ti”
“¿Cómo?”
“¿Realmente importa?” preguntó él.
“No, supongo que no. ¿Por qué me lo dirías?”
“Quiero matarle”
Ella se dirigió al sofá y se sentó. Luego hizo un gesto hacia el sofá, indicándole que debería
sentarse. “Él. ¿Entonces se trata de un hombre?”
“Quiero matar al líder de un particular grupo de Faes”
“¿Por qué?”
Él caminó hacia el sofá de dos plazas pero permaneció de pie. “Venganza”
“Entonces lo que quieres es utilizarme como cebo para capturarle”
“Sí” Fintan se sentó al borde del sofá. “Ayúdame a conseguir venganza por tu familia y los
demás humanos que murieron por tener sangre Fae”

Página 20 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

“Tu oferta es… atractiva”


“Pero…”
“No tengo nada con lo que protegerme”
Vio que cada vez le gustaba ella más y más. No le pidió que la protegiera, sino que le pedía
una forma de defenderse a sí misma. Su valentía sólo consiguió que su lujuria aumentara.
“Estaré contigo”
“No”
“Los Fae permanecen en el exterior de tu casa durante la noche, esperando el día en que
Bran llegue hasta ti”
Esas noticias no parecieron molestarla. Bebió más de su vino y se cruzó de piernas. “Quiero
un arma como la tuya. Una que pueda convertir un Fae en polvo”
“Puedo conseguírtela pero aun así estaré contigo”
“No puedo tener un Fae conmigo todo el tiempo. Atraerá la atención”
Él no le recordó que era ella quien llamaba la atención. Tanto si lo sabía como si no, él
estaría con ella. No había forma de que la dejara sola ni siquiera un momento. Porque
capturar a Bran significaba que podrían encontrar a Eoghan. Después de eso, Fintan
tendría el enorme placer de matar a Bran lentamente por todo lo que había hecho.
Un mechón rojo de pelo cayó sobre los ojos de Catriona. Lo movió a un lado, con la mirada
en él. “¿Y cuando captures a ese Fae? ¿Me dejarás sola?”
“Si ese es tu deseo”
“¿Me lo prometerías?”
Él asintió con la cabeza.
“¿Quién eres tú para poder hacer tal cosa?”
“¿Importa?”
Ella abrió los ojos de par en par como si la alarmaran sus palabras. “Sí”
“Te doy mi palabra”
Ella colocó la copa de vino sobre la mesa cerca de ella. “No te conozco. Pareces ser muy
honorable. Cuento con eso mientras trabajamos juntos porque tenemos un enemigo común.
Pero, seamos honestos. Una vez que hayamos acorralado a tu presa, te irás. No tendrás
idea de lo que me suceda. Tampoco espero que lo hagas. Lo que quiero es tu promesa de
que tú y los que están conectados a mí no nos matarán ni a mí ni a mi familia”
“Ellos no lo harán. Te lo juro”
Ambos sabían que ella no tenía elección salvo aceptar su promesa. Fue la primera vez que
su palabra había sido cuestionada, y no le gustó. No importaba que él supiera que ella tenía
argumentos válidos.

Página 21 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Todo esto se basaba en la idea de que Bran la mataría, pero Fintan estaba manteniendo
abiertas todas sus opciones en caso de que las cosas fueran de otra manera. El hecho de
que los Hayes fueran la familia de Halflings más poderosa no era algo que Bran, un
hambriento de poder, permitiera que se le escapara entre sus dedos. Lo que significaba que
Bran no sabía nada de Cat.
Aún.
“Entonces tenemos un trato” dijo ella y le ofreció la mano. Él la miró, ansioso por tocarla y
consciente de que no sería una buena idea. Aun así, él extendió la mano y se la estrechó.
Con un firme apretón, ella le soltó. Todo el tiempo, la piel de él hormigueaba cuando sus
palmas se encontraron. El deseo del que pensó que se había librado regresó como una
venganza, y un deseo que amenazaba con romper su helada contención.
Bajó la mirada hacia sus labios. Los vio moverse mientras ella hablaba, pero en todo lo que
podía pensar era en besarla. Le costó todo un minuto antes de poder conseguir ponerse
bajo control.
“Podemos trabajar sobre los detalles después” dijo ella.
Fintan mentalmente sacudió la cabeza para aclarársela. “Serán unos cuantos detalles. Me
asegurará de que nuestro enemigo sepa que estás aquí. Luego esperaremos a que aparezca”
“¿El nombre de ese Fae es Bran?”
Él volvió a mirar su boca “Sí”
“¿Qué te hace pensar que vendrá?”
“Quiere borrar de este Reino a todos los Halflings”
“¿Y los Reapers?”
Él se quedó quieto. “¿Qué pasa con ellos?”
“¿Qué pasa si ellos asoman?”
“No lo harán”
Ella puso los ojos en blanco. “¿Cómo puedes estar seguro?”
“Estoy seguro de que ellos tienen otras cosas que hacer?”
“Vale” Catriona se puso en pie. “Quiero que esto acabe. Quiero que mi abuelo pueda salir
de casa de nuevo. Quiero dejar de mirar por encima de mi hombro”
Eso hizo que él levantara una ceja “¿Lo harías?”
“¿El qué?”
“Dejar de mirar por encima de tu hombro una vez que Bran sea capturado”
Ella se encogió de hombros, haciendo un gesto con los labios. “Me gustaría pensar que lo
haré. Por cierto, ¿cómo sabes que el Fae responsable se llaman Bran?”

Página 22 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

“Es una larga historia”


“Me gustan las historias largas”
Una vez más, se encontró a sí mismo queriendo sonreír. “Es un viejo enemigo al que le
gusta causar problemas. Yo soy esa clase de Fae a quien le gusta hacer que tales hombres
desaparezcan”
“Esa no es una larga historia”
“Esa es la versión condensada”
Para su sorpresa, ella sonrió suavemente. “¿Cuándo empezamos?”
“Ya lo hemos hecho. Duerme tranquila esta noche, Catriona. Te estaré cuidando”
Fintan cogió su abrigo y se dirigió hacia la puerta.
“Cat”
Él hizo un alto y la miró por encima del hombro. “¿Qué?”
“Llámame Cat. Todo el mundo lo hace”
Él asintió con la cabeza y salió de la casa. Tan pronto como estuvo fuera y los demás Fae
le vieron, se dispersaron. Lo siguiente fue velarse. Nadie, especialmente los demás Fae,
necesitaba ver en lo que estaba metido.
Cat le sorprendía. Había esperado alguna clase de resistencia a ser un cebo, pero entonces
no había contado con su coraje o valentía para quedarse y luchar.
Había fuego dentro de ella, una necesidad de vivir haciendo caso omiso de su miedo. Eso
podía ser un factor decisivo si Bran venía a por ella -pero no para matarla. Si Cat tuviera
incluso un poco de magia, ella podría protegerse. El hecho de que no tuviera ninguna la
había dejado expuesta. Y eso le hizo preguntarse cómo, en una familia tan poderosa como
la suya, ella no tenía magia.
Pensó en el arma que ella le había pedido. Los Fae no tenían la costumbre de dar a los
Halflings cosas que pudieran matar a un Fae, pero en este caso, ella estaba justificada en
su petición. Y él iba a asegurarse de que consiguiera su arma.
Una vez en las sombras a lo largo de la calle, se volvió hacia la cabaña. Su mirada sobre la
ventana frontal donde Cat permanecía, mirando hacia fuera. Sus ojos deambulando por el
exterior. ¿Le estaba buscando a él?
Eso esperaba. Luego al instante se arrepintió de sus pensamientos. Fue el sacrificio y
desaparición de Eoghan lo que le tenía desequilibrado. Tenía que ser eso, lo que le estaba
haciendo… sentir.
¿O no?
Fintan absorbió la visión del rostro de Cat antes de que corriera las cortinas para cerrarlas.

∗∗∗∗∗∗∗

Página 23 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Capítulo 5
Reino de la Muerte
Durante miles de años, el rumbo de Cael había estado fijado ante él. Cumplía las órdenes
de la Muerte, sabiendo que estaba ayudando a mantener el equilibrio. Desde el primer
momento, él había aceptado la posición, se había sentido como si tuviera una misión. Con
si finalmente, perteneciera.
Esa sensación no había cambiado, sólo se había solidificado. Había nacido para ser un
Reaper, ser el ejecutor de la Muerte. Era un papel que tenía algunas ventajas, pero muchos
perjuicios también. Aunque pocas de esas desventajas le molestaban. Tenía todo lo que
alguna vez había necesitado en sus hombres. Rápidamente, detuvo el pensamiento
siguiente que empezó cuando pensó en la Muerte cuando atravesó el portal Fae que sólo
ellos dos podían ver.
Respiró hondo. Cuanto había cambiado para los Reapers en muy corto espacio de tiempo,
y no estaba seguro de lo que el futuro traía. Independientemente de eso, conocía su papel.
Estaría con la Muerte hasta el final de los tiempos.
Dejando a un lado estos pensamientos, miró alrededor al espeso follaje del reino de la
Muerte. Los árboles que se alargaban hacia el cielo se balanceaban al son de un suave
viento. Siguió un camino que serpenteaba entre las diversas plantas y flores que crecían
agrupados densamente.
Las abejas zumbaban mientras las canciones de docenas de pájaros resonaban en el aire.
Una libélula se lanzó delante de él antes de deslizarse y volar más alto.
La mirada de Cael se posó en la torre blanca que se levantaba frente a él, brillante bajo la
luz del sol. Cada vez que venía a este Reino, se acordaba de todo por lo que trabajaba.
Aún le asombraba el hecho de que había pasado de ser el último de los primeros siete
Reapers al líder de un nuevo grupo. Él y Eoghan habían sobrevivido a la traición de Bran
solo para descubrir que Bran había escapado del Inframundo y había abierto una ruta de
venganza.
Había comenzado con la matanza de millones de Halflings. Ahora, Eoghan se había ido.
Cael se negó a creer que su amigo estaba muerto. Era por eso que había comenzado a
buscar en diferentes Reinos, con la esperanza de encontrar alguna pista.
Hasta ahora, no había encontrado nada.
“Tus preocupaciones pesan duramente sobre tus hombros” dijo una suave voz femenina
detrás de él. Él cerró los ojos por un instante, saboreando el sonido de sus palabras antes
de volverse para enfrentarse a la Muerte. Contempló sus insondables ojos color lavanda y
se perdió en ellos.

Página 24 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Ante su preciosa mirada, se sentía tan insignificante como una mota de polvo en el Cosmos.
Porque ella sola había vivido desde el principio de los tiempos, juzgando a los que
perturbaban el equilibrio.
La palabra exquisita ni siquiera empezaba a describirla. Era atemporal y etérea. Tenía un
rostro tan perfecto que dejaba atrás a cualquier Fae. Los pómulos imposiblemente altos y
una boca que él anhelaba probar solo se añadían a su atractivo.
“Sí” replicó él mientras miraba su abundante cabello negro recogido sobre su cabeza a la
vez que unos rizados mechones de color del ébano caían sobre su rostro y cuello
artísticamente. Eso atrajo su mirada hacia su piel cremosa e inmaculada. Llevaba su
atuendo favorito: un vestido negro con una falda larga y suelta.
La seda se amoldaba a su cuerpo, acentuando su pequeña cintura y la curva de sus senos.
El escote se curvaba ligeramente hasta llegar a su clavícula. Las mangas eran del mismo
satén y le llegaban hasta las muñecas. La falda de satén no tenía ni arrugas ni pliegues.
Cada filo verde iba grabado con un diseño celta.
“Las mías también” dijo ella y se volvió para alejarse. Sus ojos se clavaron en la profunda V
del escote de la espalda de su vestido que le llegaba a la cintura. Deseó fervientemente
recorrer con los dedos toda su columna vertebral, pero se controló. Nadie tocaba a la
Muerte. “¿Por qué has venido?” le preguntó Erith.
Él la seguía, observando como las mariposas iban tras su rastro. Incluso las flores parecían
volverse hacia ella cuando se acercaba a ellas. Siempre se quedaba maravillado al verla.
“Se trata de Fintan” dijo él.
Ella miró por encima de su hombro. “Él llevó a cabo mi juicio sobre el Dark tan eficazmente
como siempre. ¿Hubo un problema?”
“Con él nunca hay ninguno como siempre”
“Mi frío Reaper. Te preocupas porque oculta sus emociones”
“No las oculta. Fintan tiene motivos para enterrarlas. Es lo mejor para él”
Cada uno de los Reapers había experimentado una traición que les condujo a sus muertes.
Fue cómo Erith les había elegido. Una vez en el grupo, dependía de cada Reaper si querían
compartir su historia. Fintan nunca había hablado de su pasado. La Muerte, en cambio, le
había contado a Cael la historia de cada uno de los Reapers para que les pudiera dirigir
mejor. Él nunca había dejado que ninguno de ellos lo supiera porque algunas veces el
pasado estaba mejor cuando se dejaba en el olvido.
“Cuando Fintan perseguía al Dark, se cruzó con una Halfling” le dijo Cael a ella.
Erith continuaba caminando hacia la torre. “Presumo que él cree que Bran irá a por esa
Halfling”
“Es una posibilidad”
“¿O?” le preguntó ella, mirándole por encima del hombro.

Página 25 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Cael observó un rizo rebotar junto a su cuello. “Existe la posibilidad de que Bran pueda
quererla”
“Lo cual explicaría el por qué no la ha matado aún” dijo Erith asintiendo con la cabeza.
“De cualquier forma, Fintan quiere poner una trampa utilizando a la Halfling”
La Muerta se quedó callada hasta que alcanzaron la torre. Se oyó una maldición que
descendió desde una de las ventanas. Ella sonrió tristemente. “Seamus todavía está
buscando cómo Bran está dando tanto poder a su ejército”
Cael no se molestó en mencionar que sabía que Seamus también buscaba cómo su magia
parecía estar disminuyendo. Había una conexión entre ella y Bran que permitía al ex Reaper
aumentar su fuerza mientras la Muerte se debilitaba.
Era una de las muchas razones por las que Cael quería matar a Bran.
“Cuéntame de esa Halfling” le urgió Erith mientras se movía hacia mesa y las sillas y tomó
asiento. Cael la siguió, sentándose frente a ella. “Esperaba que tú pudieras conocerla”
“¿El nombre?”
“Catriona Hayes”
La Muerte se reclinó en su asiento. “No había pensado en la familia Hayes durante décadas.
Tres Fae visitaron a la familia, dejando un hijo cada vez”
“Eso le contó a Fintan una Light en Galway. ¿Por qué los Fae continuaron visitando a esa
familia?”
“Hubo un tiempo en que los Hayes eran poderosos, gobernando Galway. Creo que eso,
combinado con una hermosa mujer, llamó la atención del primer Light. Probablemente fue
esa la causa de que los tres Fae pasaran tiempo con ellos”
“Es muy raro que ocurra eso”
“También significa que la familia tiene más magia que cualesquiera otros mitad-Fae.
Podrían ser rivales de los Druidas” añadió ella.
Él se frotó la mandíbula “¿Por qué Bran no iría en primer lugar tras la familia?”
“¿Quién dice que no lo ha hecho? Tal vez alguien de la familia se mantiene bajo el radar.
Ella sería un señuelo perfecto para atraerlo si está dispuesta a aceptar el plan”
“No se está ocultando”
La muerte tamborileó lentamente los dedos sobre la mesa. “Ahora sé por qué piensas que
Bran podría quererla”
Cael se inclinó hacia delante, apoyando los antebrazos sobre sus rodillas. “No estoy seguro
de que Fintan sea el indicado para hablar con ella”
“¿Por ocultar sus emociones o por su apariencia?”
“Ambas cosas. Ya sabes cómo perturba incluso a los Darks”

Página 26 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Erith le observó un momento. “Fintan es demasiado inteligente como para dejar que esta
oportunidad se nos resbale. A él –como a todos nosotros- le conduce la necesidad de
encontrar a Eoghan”
Ante la mención de su viejo amigo, Cael se puso en pie y se puso de cara al espeso bosque.
“Eoghan me salvó la vida. No quiero dejar de buscarle”
“Ni yo”
Bajó la mirada para encontrarse con la Muerte a su lado. Fuego ardía en sus ojos color
lavanda, uno que prometía venganza contra Bran. Tuvo la urgencia de tocar su rostro, tener
alguna clase de conexión con ella.
“Encontraremos a Eoghan” prometió ella.
“Bran no nos los dirá nunca”
Ella levantó la barbilla de forma desafiante. “Soy la Muerte. Encontraré a mi Reaper”
Si había algo que sabía sobre Erith era que siempre era fiel a su palabra. Aunque parecía
la misma, podía sentir que no estaba bien. Cada día que pasaba y más de su magia se
desviaba, más débil parecía. El mundo se sumergiría en el caos con la desaparición –si eso
sucedía.
Y él… él no estaba seguro de poder sobrevivir si no la tenía cerca.
“¿Y si Bran te encuentra?”
Sus ojos llamearon peligrosamente, “¿Te has olvidado de quién soy?”
“Nunca”
“¿Pero?” preguntó ella entrecerrando los ojos.
Con sólo un pensamiento, ella podía detener su vida. El poder en ella no inspiraba miedo.
La respetaba y la admiraba. Pero no le atemorizaba.
Algunos podrían llamarle loco puesto que ella era la Muerte, pero pocos la conocían. No es
que el reclamara conocerla. Pero estaba más unido a ella que la mayoría.
Era por esa causa que sabía cuán profundamente cuidaba a los Reapers. Sólo tenía que ver
a los extremos a los que había llegado por ellos. Solo él sabía cuánto deseaba que ellos
fueran felices y encontraran la paz que se les había escapado en la vida.
“Confiaste en mí lo suficiente como para que liderara a tus hombres”
“Tus Reapers” le corrigió ella.
Él negó con la cabeza. “Tú nos seleccionaste. Somos tuyos”
Hubo una innombrable emoción que flasheó en sus ojos, pero desapareció en un abrir y
cerrar de ojos. “Si no confiara en ti, no les estarías liderando”
“Pero no confías en mí lo suficiente como para contarme que tu magia está desapareciendo”

Página 27 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Ella retiró la mirada. Una pared se interpuso entre ellos en un instante. Se volvió tan
distante como lo había sido una vez. Eso le hirió más profundamente de lo que lo haría
cualquier espada.
Sabía que no estaba bien desearla. Sabía que no era lo correcto querer más de lo que podía
tener con ella, pero no podía parar lo que se había puesto en movimiento.
Todo el que la veía, deseaba a Erith. Se había creído superior a los demás porque era el
líder elegido, al que ella había dado paso a su Reino. Pero estaba equivocado. Nunca estuvo
más claro que en ese momento.
Respiró hondo y dejó salir lentamente el aire. “Te mantendré informada sobre los progresos
de Fintan. Si esta mujer Hayes es tan especial como dices, eso debería sacar a Bran del
lugar en el que se esconda”
Los minutos pasaron mientras esperaba a que la Muerte respondiera. Finalmente, se dio
cuenta que ella no iba a hacerlo. Inclinó la cabeza y dio media vuelta abriéndose camino
hacia el portal Fae.
Con cada paso que se alejaba de ella, las entrañas se le contraían. Ella era el objetivo último
de Bran. Su Reino siempre se había mantenido a salvo de cualquiera que ella no le
permitiera entrar, pero ¿por cuánto tiempo?
Si su magia había desaparecido lo suficiente como para permitir que la única entrada a la
prisión del Inframundo donde se retenía a Bran se hiciera visible, permitiéndole a Seamus
encontrarla y ayudar a Bran a escapar, entonces era simplemente una cuestión de tiempo
antes de que Bran encontrara su camino hacia su Reino.
Puesto que sólo había una entrada hacia él, Cael intentaba protegerla hasta que Bran fuera
capturado. La única forma de que Bran consiguiera llegar a Erith era si mataba a Cael
primero.
No importaba si ella no sentía nada por él. No importaba siquiera que ella fuera más que
capaz de cuidarse por sí misma. Si Cael podía hacer eso por ella, entonces lo haría.
Por causa de quién era ella. Porque sus sentimientos estaban prohibidos. Porque nunca
podría haber nada más que lo que veía en sus sueños.
Atravesó el portal, deteniéndose de mirar hacia atrás en el último minuto. Allí, en una
pequeña isla en medio de un lago en Escocia, montó un centinela.
*******

Página 28 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Capítulo 6
El silencio de la noche podía ser desconcertante para algunos, pero Cat siempre lo
encontraba como un tiempo de reflexión, cuando ningún ruido exterior podía interferir. Y
tenía mucho en lo que pensar.
Estaba tumbada sobre su cama despierta, mirando al techo mientras consideraba la
propuesta de Fintan desde cada ángulo. Estaba arriesgándose al confiar en él, pero ¿qué
tenía que perder realmente? Ya, ella se sentía como si cada día fuera tiempo prestado. ¿Por
qué no aprovecharlo mientras pudiera?
Tomar una decisión -de cualquier manera posible.
Sus pensamientos fueron a la deriva hacia Fintan. Su voz era profunda y tan cautivadora
que se preguntaba si la utilizaba a propósito. Casi como un arma, pero una de seda y
seducción en lugar de acero y sangre.
La ponía nerviosa, pero también ella quería saber más sobre él. En particular cómo había
llegado a tener el pelo blanco. Pero también sentía curiosidad sobre todo lo que le mantenía
fuertemente enjaulado. Lo reconoció en él porque ella había lo mismo. Aunque él era un
maestro y ella sólo una novata.
Fintan había sido directo con ella en todo, lo que apreciaba. No había recibido ningún golpe
cuando él le contó sobre Bran y que vendría a buscarla. Era todo lo que ya sabía, pero él
no había intentado suavizar las cosas.
Su situación giró sus pensamientos hacia su abuelo. Él era lo único que le quedaba de la
familia, y estaba dispuesta a hacer lo que fuera necesario para mantenerle sano y salvo.
Ella era joven y podía continuar el linaje de los Hayes. Sin ella, existía la posibilidad de que
Bran y el Fae dejaran en paz a su abuelo. Era una apuesta con la que estaba contando.
Pensar en su familia pronto le trajo a la memoria recuerdos de sus hermanos y parientes,
haciéndola sonreír, reír e incluso llorar.
No podía alejar esos pensamientos. Eran la única forma de que su familia viviera, y daría
la bienvenida a la felicidad –y al dolor- que los recuerdos le aportaban.
Antes de darse cuenta, la luz se filtró a través de las cortinas, señalando el inicio de un
nuevo día. Era su día libre, pero el hábito la levantaba a la hora normal. Se duchó y se
vistió, preguntándose cómo se desarrollaría el día.
Cuando abrió las cortinas de la ventana principal esperaba ver a Fintan. Cuando no le vio,
se encogió de hombros. Era lo que se merecía por creer que la había estado vigilando toda
la noche.
Se volvió y se sobresaltó ante la visión de Fintan sentándose a la mesa de la cocina.
“Mis disculpas” dijo él. “No quería que nadie me viera entrar”

Página 29 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Su voz hizo que el calor se extendiera sobre ella como un susurro seductor. O tal vez fuera
la forma en que esos ojos blancos bordeados de rojo la miraban como si fuera su próxima
comida -en la cama.
De cualquier manera, cómo su cuerpo se calentó en respuesta a eso, hizo que diera un paso
hacia él como si una cuerda invisible la arrastrara hacia delante. “¿Cuánto tiempo llevas
ahí?” preguntó ella.
“Justo acabo de aparecer”
Ella tragó saliva y se dirigió a la cocina con sus piernas temblando para poner el pan en la
tostadora. “Supongo que estás aquí por los detalles” Cuando él no replicó, le miró por
encima de su hombro.
Lentamente, asintió con la cabeza una sola vez.
“De acuerdo. ¿Por dónde empezamos?” preguntó mientras extendía mantequilla sobre su
tostada.
“Algunos de mis amigos están difundiendo rumores sobre ti”
Ella entrecerró la mirada en él. “Sospecho que hay un pero en alguna parte”
“Con el montón de Fae que saben de ti, encuentro…extraño que Bran no lo haga”
Un escalofrío le recorrió la columna vertebral, deteniendo su movimiento. “En otras
palabras, ¿él podría haber estado observándome todo el tiempo?”
“Sí”
Ella dejó la tostada, había perdido el apetito. Volviéndose hacia él, dijo: “Espero estar
haciendo lo correcto”
“Es demasiado tarde para cambiar de opinión”
“No lo estoy haciendo. Estoy confiando en ti, y…”
“No confías en los Fae” terminó él.
Ella negó con la cabeza. “No he tenido razones para ello”
“Hasta hace poco, no tenías una razón para desconfiar de nosotros tampoco”
“¿Tienes una idea de lo difícil que ser parte de dos mundos pero no pertenecer a ninguno
de los dos?”
“Sí” declaró él suavemente.
Mientras miraba su pelo blanco y sus ojos, se dio cuenta de que él sí sabía cómo se sentía.
Se dirigió a la mesa y se sentó. “Entonces, ¿qué va a pasar ahora?”
“Esperaremos” Luego puso algo sobre la mesa.

Página 30 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Cat jadeó con asombro cuando vio el puñal. No era más larga que un cuchillo normal con
un mango de madera blanca pulido hasta brillar. Delgadas líneas doradas hacían un dibujo
de remolinos alrededor del mango que era todo menos femenino.
Se apresuró a coger el arma y la deslizó en la funda. El peso era sorprendentemente ligero,
moviéndose bien en su mano. La hora estaba ligeramente curvada con ambos bordes muy
afilados.
“Ha sido forjada en los Fuegos de Erwar” dijo. “Matará a cualquier Fae”
“¿Los Fuegos de Erwar?”
“Una montaña en el Reino Fae donde los fuegos se mezclan con magia. Cualquier cuchillo
forjado allí atemorizará o matará a un Fae”
Ella le miró a los ojos y sonrió. Puede que él no tuviera idea de lo que el arma significaba
para ella. Pero era suficiente con que le hubiera conseguido lo que le había pedido. “Gracias”
“¿Eres hábil con tal arma?”
Cat se encogió de hombros “No”
“Lo sospechaba”
“Entonces ¿por qué me la has dado?” preguntó ella confundida.
Él inclinó la cabeza ligeramente. “Porque Bran llegará con varios hombres y no se esperarán
que la tengas. Eso te dará algo de tiempo”
“¿Para?” preguntó ella.
“Para que yo te alcance”
Puso la daga en la funda y la colocó de nuevo sobre la mesa, su entusiasmo se apagó un
poco. “Sé que hay una posibilidad de que Bran me mate”
“No pretendo permitir que eso suceda”
“Sea como fuere, no puedes estar vigilándome las veinticuatro horas del día. Quiero que
sepas que no voy a entrar en esto a ciegas. Conozco mis posibilidades”
Él parpadeó. “Tus probabilidades mejoraron con mi llegada”
No pudo evitar reírse ante su comentario. “Creo que tienes razón, incluso si no te conozco”
“Yo tampoco te conozco”
“Tú sabes más sobre mí, que yo de ti”
“¿Qué quieres saber?” preguntó él.
Ella abrió la boca para hacer su primera pregunta cuando su móvil sonó. Respondió
mientras fruncía el ceño mientras intentaba encontrar sentido del enorme revoltijo de
palabras que el que llamaba seguía repitiendo. Luego lo entendió.
“¡El café está ardiendo!”

Página 31 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Cat dejó caer el móvil y salió corriendo de la casa, sus brazos balanceándose mientras corría
hacia el café. Algo la detuvo de entrar en el edificio que ahora estaba engullido por las
llamas. Bajo la mirada hacia los gruesos brazos que le rodeaban la cintura y reconoció a
Fintan. “Es demasiado tarde” le susurró él al oído.
No tenía otra opción que mirar como un equipo de hombres luchaba contra el fuego en
vano. A su alrededor, la gente se arremolinaba, chocando con ella, pero no les hizo caso. El
café que había pertenecido a su familia por más de cien años ya no lo haría más. Algo más
que le había sido robado. Se sentía como si alguien la estuviera atacando
intencionadamente, quitándole las cosas que significaban mucho para ella.
“Cat” dijo Fintan. Ella dejó que él la alejara. Mientras regresaban a su casa, ella miró en su
dirección para ver que estaba utilizando glamour para ocultar su apariencia. Pero fue la
forma en que su mirada lo miraba todo lo que la puso nerviosa.
“¿Qué pasa?” preguntó ella. “La magia fue lo que empezó el fuego”
Ella negó con la cabeza con desconcierto. “¿Por qué? Sirvo tanto a los Fae como a los
humanos. Todos son bienvenidos”
“Entonces, probablemente se trate de Bran”
Lo dijo con tal certeza que ella frunció el ceño. “¿Qué consigue quemando mi fuente de
ingresos?”
Los ojos de Fintan se encontraron con los de ella. “No lo sé. Podría ser una prueba para
atraerme”
“¿Le has visto?”
“No pero eso no significa nada. Puede estar velado durante tanto tiempo como quiera”
Ella se paró en seco, conmocionada haciendo que se le helara la sangre. “¿Qué? Esa es la
clase de información que yo podría utilizar”
“Ahora ya lo sabes”
Cat puso los ojos en blanco. “¡Hombres!”
Ella empezó a andar. El café tenía un seguro. Eso la ayudaría a recuperarse. Sin embargo,
llevaría meses. “Voy a tener que hablar con mi abuelo” No sería fácil.
Fintan miró sobre su hombro. “Al menos él está bien resguardado. Dime por qué tú no
tienes los mismos símbolos en tu casa”
“¿Me has seguido a casa de mi abuelo?”
“Sí”
Sin excusas, sólo una sencilla respuesta. Y le estaba llegando a gustar la forma en que
declaraba tales cosas. “Quiero que los Fae le dejen en paz. Es un hombre viejo que lo ha
perdido todo. No debería tener que sufrir más”
“Sufrirá si mueres”

Página 32 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Ella le lanzó una mirada a Fintan. “Lo sé”


“¿Él piensa que tienes las mismas salvaguardas puestas?” dedujo él. Sin ganas, ella asintió.
“Le mentí porque yo sabía que él sería un objetivo fácil. Quiero que ellos vayan a por mí
primero”
“Vas a conseguir tu deseo”
En esas estaba. “No es como si quisiera morir”
“Podrías haberme engañado”
Ella se tomó sus palabras como una ofensa. “Es inevitable”
“La muerte para los mortales es segura, pero invitar abiertamente a la muerte a tu hogar
es equivalente a la locura” Ella se quedó boquiabierta pero él siguió antes de que tuviera la
oportunidad de hablar. “Dices que tu abuelo lo ha perdido todo. Todavía te tiene a ti.
¿Cuánto tiempo más crees que tendrá la voluntad de vivir una vez que te maten?”
“Puedo tener hijos. Puedo continuar mi linaje. Si alguien quiere eliminar a nuestra familia,
vendrán a por mí primero”
Fintan se detuvo y la enfrentó cuanto alcanzaron su cabaña. “¿Así que te expones a ti
misma al sacrificio?”
“Para darle a mi abuelo una oportunidad. Sí”
Fintan se quedó callado durante un rato mientras la miraba fijamente. “Yo he hecho lo
mismo por los hombres que llamo mis hermanos”
Sus palabras la afectaron, y puso la mano sobre su brazo sin pensar. Sus ojos bajaron a
donde ella le tocaba su chaqueta. Apartando la mano, ella se giró y caminó por la acera
hacia la puerta principal.
Cuando entró, Fintan ya estaba dentro con el glamour quitado. Su revelación sobre sus
hermanos le hacía parecer más humano. Sabía que los Fae tenían emociones, pero había
algo en él que la hacía pensar en él como un robot la mayoría de las veces.
Le había visto matar, así que sabía que era habilidoso con su espada. Había estado en la
forma en que se movía y en la forma en que cogía el arma.
Pero no sonreía. Lo único que se acercaba a una emoción eran las pocas veces que le había
visto fruncir el ceño. Eso fue hasta que le escuchó hablar sobre sus hermanos. Debajo de
todo, ella había percibido en su voz una feroz protección y una lealtad inquebrantable. Esos
hombres le importaban. Profundamente.
“Yo amaba a mis hermanos” dijo mientras hacía café. “Y ellos me amaban a mí. No era culpa
de nadie si yo había nacido sin magia. Mientras ellos profundizaban en sus habilidades y
aprendían a controlar sus dones, yo estaba relegada a observarles. Era una intrusa, incapaz
de formar parte de lo que ellos disfrutaban”
“Eso debió ser difícil”

Página 33 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

“Mis padres constantemente me decían que una día me llegarían mis dones. Les creí hasta
que cumplí veinte años. Cuando ese día llegó y se fue, supe que, por alguna razón, la magia
me había pasado de largo”
Fintan llegó a acercarse. “¿Le ha sucedido eso a alguien más en el linaje de los Hayes?
“Nunca”
Él puso el dedo bajo la barbilla de ella y volvió la cabeza hacia él. “Estás muy lejos de ser la
única Halfling sin magia. Muchos mitad-Fae no la tienen. Así que no dejes que eso
menosprecie lo que eres”
El calor comenzó desde el punto de contacto de su dedo y se extendió por su cuerpo. Él
hablaba con convicción, con esa voz tan sexy, añadiendo una faceta que hizo que su corazón
diera un vuelco.
La boca se le hizo agua cuando él bajó la mirada hacia sus labios. No estaba segura si
quería que la besara o no. Cuanto más tiempo permanecían ambos bloqueados en el sitio,
más anhelaba ella que él hiciera algo.
Se encontró a sí misma inclinándose hacia él poco a poco. Algo hormigueaba en su interior,
y le llevó un momento darse cuenta de lo que era -anhelo.
De repente, el dejó caer su mano y dio un paso atrás. “El café ha terminado de hacerse”
“Sí”. Ella se volvió hacia la cafetera.
Mientras ella se había visto envuelta en deseo, él había estado escuchando la cafetera. Era
así de idiota. ¿Estaba tan sola que estaba lista para caer con el primer hombre que le echaba
una segunda mirada?
Pues aparentemente, sí.
Sirvió dos tazones y se llevó el suyo al sofá. El día apenas había empezado, y ya, ella había
perdido su fuente de ingresos, se había dejado vencer por el deseo, y se había enfrentado a
más verdades de las que ella podía procesar.
Al menos, no había intentado besar a Fintan. Habría hecho el tonto.
*******

Página 34 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Capítulo 7
El deseo, tan caliente como la lava, ardía a través de Fintan. Era todo lo que podía hacer
para no dejar en libertad el furioso deseo que exigía saborear a Cat. Tocarla había sido el
error más grande del último milenio. Su cuerpo rugía con un hambre tan grande que las
rodillas le amenazaban con ceder.
Luego la había mirado a esos ojos esmeralda. La pasión destacaba tan brillante como el sol.
El tiempo se detuvo, como si la conexión de sus cuerpos hubiera sido el detonante.
Había sido incapaz de retirar la mirada, se había sentido impotente para pensar en otra
cosa no fuera en ella. Cuando ella se había inclinado hacia él, él había sonreído
interiormente. A pesar de su color, ella le deseaba, le quería. Sus emociones se inflamaron
y estallaron a través del muro que tan cuidadosamente había construido. Estaba
ahogándose en ellas, pero ella fue su ancla.
Ella se mantuvo firme como un roble mientras emitía señales para que se acercara con esa
mirada suya tan inocente. En todos sus eones de tiempo, no podía recordar desear tanto
como lo hizo en ese momento. Se olvidó de Bran. Se olvidó de que era un Reaper. El mundo
y toda la gente en él sencillamente se desvaneció como si nunca hubieran existido.
Luego un mechó de su pelo cayó contra el dorso de su mano. Miró los mechones de color
rojo intenso, con un gemido elevándose dentro de él cuando se rompió el vínculo entre ellos.
Su juramento a la Muerte y a los Reapers aparecieron de nuevo en su mente, recordándole
sus responsabilidades. Y entre ellas no estaba hacerle el amor a una Halfling.
Fintan dejó caer el brazo y se alejó de ella. Apretó el puño en el que los dedos le latían por
su contacto con Cat. Otro gemido le invadió, este por lo que no podía ser.
Tragó para pasar el nudo de arrepentimiento. Un movimiento por el rabillo del ojo hizo que
volviera la cabeza hacia la ventana. Se sobresaltó cuando reconoció a Searlas, el teniente
de Bran. Con Cat gritando su nombre, Fintan salió corriendo de la casa tras Searlas. Tan
pronto como Fintan salió, el Dark sonrió y desapareció.
“¿Quién era ese?” preguntó Cat cuando llegó por detrás de Fintan, jadeando duramente.
“Searlas. Es uno de los hombres de Bran”
“Entonces ha funcionado”
“Sí”. Se volvió en un círculo para asegurarse de que Searlas había salido del área. Luego se
encontró capturado por la mirada de Cat. Un pequeño ceño fruncía sus cejas. Luego miró
por encima de su hombro mientras sus ojos se abrían de par en par. Él se volvió y vio el
humo negro aumentando en la distancia.
“No” susurró ella y corrió hacia el coche. Buscó a tientas la puerta, y luego golpeó con sus
manos el vehículo cuando no se abrió. “No”, dijo otra vez, y corrió alrededor del auto hacia
la casa. Fintan se teletransporte delante de ella. La cogió del brazo e hizo que le mirara.
“Olvida las llaves”

Página 35 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

“Es mi abuelo” dijo ella, e intentó empujarle para alejarle. Él sabía exactamente de dónde
procedía el fuego. Sin otra palabra, los teletransportó hacia la cabaña junto al mar. La casa
permanecía intacta e indemne.
Era el pequeño cobertizo detrás de ella lo que ardía, haciendo que el humo se elevara espeso
y negro hacia el cielo. En un abrir y cerrar de ojos, Cat estaba fuera de sus brazos, corriendo
hacia la casa mientras llamaba a su abuelo. Fintan no la siguió. Las salvaguardas en la
casa impedirían a los Fae el entrar, pero con el poder de Bran, él habría podido incendiar
la cabaña. ¿Por qué no lo había hecho?
La mirada de Fintan se dirigió al cobertizo mientras un mal presentimiento se apoderaba
de él. A la vez que Cat continuaba gritando llamando a su abuelo mientras buscaba en la
cabaña, Fintan se dirigió al cobertizo. Localizó el cuerpo carbonizado y humeante, y cerró
brevemente los ojos. El fuego rugió fuera de control, consumiendo el cobertizo y todo lo que
lo rodeaba.
Era fácil apagar el fuego con magia. Estaba debatiendo qué hacer con el cuerpo y cómo
decírselo a Cat cuando se giró. Su mirada inmediatamente aterrizó sobre ella. Estaba a
unos metros de él, mirando fijamente el cuerpo de su abuelo. Su rostro estaba ceniciento,
sus ojos vidriosos.
No había dudas para él que Searlas empezó el fuego en el café. ¿Pero por qué? ¿Y por qué
matar al viejo? ¿Para lastimar a Cat? ¿O para demostrar que ellos eran quienes tenían el
control?
Fintan pensaba que posiblemente fuera lo último. Eso significaba que Bran sabía que era
una trampa. Y confirmó que Bran había sabido de Cat todo el tiempo.
Mientras Fintan miraba a Cat, observó cómo el shock de la escena caía sobre ella. Después
de un momento, ella dio la vuelta y se alejó. Él miró al hombre muerto antes de establecer
salvaguardas alrededor del área que le alertarían si alguien -humano o Fae- rompía la
barrera.
Cuando finalmente acabó, fue a buscar a Cat. La encontró sentada en la playa, mirando las
olas moverse. Inseguro de si Bran o sus hombres estaban cerca y velados, Fintan invocó su
magia pero no sintió nada.
“Por ahora” susurró.
Se dirigió hacia Cat y se sentó en la arena a su lado. Ella parecía perdida, triste. Y eso le
afectó. Una emoción sin nombre chispeó dentro de él. Luego la reconoció por lo que era:
cólera. Por todo lo que Cat había perdido, por todo lo que había sufrido simplemente por
ser una Halfling.
“Él era todo lo que tenía” dijo ella. “Y ha muerto solo”
Su cabeza se volvió hacia Fintan. Cuando la miró, sus ojos estaban llenos de lágrimas, y la
humedad mojaba sus mejillas un montón. “Debería haber estado aquí” gritaba antes de
hundir la cabeza entre sus manos. Fintan no era bueno con las lágrimas. De hecho, no
sabía qué hacer. Levantó la mano para colocarla sobre su espalda pero se detuvo justo
antes de tocarla. Cerró el puño, bajándolo a la arena.

Página 36 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Los hombros de ella temblaban por la pena y, por primera vez en su vida, se sintió
impotente. Algo en el fondo de su mente lo instó a darle algún tipo de consuelo. Apretando
los dientes, él se acercó más. Le costó dos intentos antes de poder levantar el brazo. Lo
mantuvo sobre sus hombros, inseguro de si era lo correcto.
Pero su dolor le atravesó tan fácilmente como un cuchillo caliente a través de la mantequilla.
Él bajó el brazo, colocándolo sobre su espalda. Cuando ella no lo alejó, él apretó su forma
de cogerla. Sus desgarradoras lágrimas continuaron. Luego, para su sorpresa, ella apoyó la
cabeza en su hombro.
Era la primera vez en su muy larga vida que alguien se había vuelto hacia él en busca de
consuelo. Sabía que lo estaba haciendo todo mal, pero no podía imaginarse en otro lugar
más. Cuanto más persistía ella, más fácil le resultaba este nuevo papel. No había necesidad
de palabras. No había nada que pudiera decir que disminuyera su angustia.
Finalmente, sus lágrimas empezaron a remitir. Para su sorpresa -y disfrute- ella siguió en
su posición. Bajó la mirada para ver las puntas de sus pestañas húmedas, y el rastro de
las lágrimas en su rostro.
Pero también veía coraje. Aunque sospechaba que era justo ahora cuando estaba viendo a
la verdadera Cat. El mundo la había abatico, quitándole todo poco a poco.
Sin embargo, ella lo había soportado. Ella podía tropezar, pero no se detenía. Ponía a todo
el resto del mundo por delante de ella. No luchaba contra lo que pensaba que era su destino.
En lugar de eso, ella trabajaba para sacar ventaja.
Se necesitaba un tipo especial de mujer para hacer eso.
“Háblame sobre Bran” le urgió ella. “Mi abuelo siempre me decía que para derrotarlo, tengo
que conocer a mi enemigo por completo”
Fintan respiró hondo. Si alguien merecía la historia de Bran, esa era Cat.
Desafortunadamente, eso significaba tener que contarle quién era él. Las reglas de la Muerte
hacían eco en su mente. Estaría traicionando uno de sus juramentos al contarle a Cat. Eso
no iba bien con él, pero la conducta violenta de Bran no se detendría pronto.
Así que, respiró hondo y tomó la decisión. “¿Qué sabes sobre los Reapers?” preguntó Fintan.
Ella aspiró aire profundamente. “Son una leyenda. Las historias que, en realidad, son para
asustar a los niños Fae. am menos eso es lo que siempre pensé hasta que empecé a
escuchar a los Fae por la ciudad hablar de ellos como si fueran reales”
“Los Reapers son reales. Bran era uno”
“¿Era?”, preguntó ella y se colocó para mirarle. “¿Qué sucedió?”
Fintan estaba atento al agua. “Quizás deberías saber que si respondo a lo que me pides, la
Muerte podría matarte”
“¿La Muerte? ¿Cómo si fuera una persona?”
“Sí. Está prohibido para los Fae saber nada a cerca de los Reapers”

Página 37 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Hubo una ligera pausa antes de que ella dijera “Tú eres un Fae”
Él la miró sin responder.
“Soy una Halfling” dijo ella “¿Eso importaría?”
“No” replicó él. “No importa”
Ella se humedeció los labios. “He puesto a Bran tras de mí. Necesito saber”
“La Muerte es juez y jurado para los Fae. Los Reapers son quienes llevan a cabo los castigos.
La Muerte elige Fae basándose en sus habilidades como guerreros y en cómo murieron.
Todos los Reapers fueron traicionados de alguna manera”
Ella tragó saliva y dobló las piernas llevándoselas al pecho. “Ok”
“Cuando un Fae se convierte en Reaper, la Muerte aumenta su magia, haciéndolos
extremadamente poderosos. Bran fue uno de los primeros siete Reapers. Pero la Muerte
estableció una serie de reglas muy estrictas. Una vez que un Reaper se compromete a formar
parte, no puede tener ningún contacto con su familia o amigos de ninguna manera. Tienen
prohibido decirle a alguien quiénes son. Y está prohibido para un Reaper el enamorarse”
“Porque ellos son asesinos y necesitan trabajar en las sombras” dijo Cat asintiendo con la
cabeza. “Las reglas tienen sentido”
Fintan se encontró mirándola. La miró a sus ojos verdes, el sol brillando sobre los mechones
rojos de sus cabellos. “Bran se enamoró. No sólo eso, le contó a su amada Light Fae quién
era él. Como respuesta a que las reglas habían sido quebrantadas, la Muerte no tuvo otra
elección que impartir el castigo. Mató a la Light Fae.
“Bran no se lo tomó muy bien. Trabajó para volver a Reaper contra Reaper. Pronto, se
dividieron. Bran y otros tres atacaron a los otros tres. Mató al líder primero, y los tres que
se posicionaron con Bran fueron asesinados rápidamente”.
Cat frunció el ceño. “¿Por qué la Muerte no se metió?”
“La Muerte lo hizo y envió a Bran al Inframundo. Es un Reino utilizado como una prisión
Fae”
“Pero él no está allí”
Fintan negó con la cabeza lentamente. “Durante miles de años, lo hizo. Pero recientemente
ha escapado con alguna ayuda. Su misión es matar a los Reapers -también a la Muerte”
“Entonces, ¿por qué va tras los medio Fae?”
“Intentó engañar a los Reapers al decir que la Muerte lo había ordenado, pero los Reapers
no cayeron en la trampa. Bran y su ejército fueron tras ellos inmediatamente”
Cat se humedeció los labios. “¿Y qué sucedió luego?”
“Los Reapers intentaron salvar tantos Halflings como pudieron. De algún modo, Bran ha
conseguido pasar su poder a su ejército Dark. Son siete Reapers contra cientos que tienen
fuerza y magia añadidas”

Página 38 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

“¿Cuántas veces habéis luchado contra Bran?”


“Tres” replicó antes de darse cuenta de que inadvertidamente le había dicho que él era un
Reaper.
Ella se encogió de hombros y le ofreció una suave sonrisa. “Supe tan pronto empezaste a
hablar de los Reapers, que tú eras uno de ellos. ¿Por qué, sencillamente, no me lo dijiste?”
“Nos temes”
“Quizás, pero eso era antes de ayudarme”
Él respiró hondo mientras se volvía hacia el mar. “Pensaba que te estaba ayudando. Ahora
estoy empezando a preguntarme si he hecho que las cosas estén peor”
“Es fácil vivir en un mundo falso” dijo ella. “Lo hice durante años. Fingí que tenía magia tal
como la tenían mi hermano y mi hermana. La fantasía esconde la verdad, y es la realidad a
lo que prefiero aferrarme ahora”
Él la miró a los ojos. “La realidad apesta”
“Algunas veces. Pero si voy a estar en esto, necesito la verdad por encima de todo. No
importa lo dura que sea. Independientemente de si crees que puedo manejarlo. Debo
conocerla”
Él lentamente dejó salir el aliento. “Bran no parará hasta que te tenga”
“¿Qué sucederá si vence a los Reapers y a la Muerte?”
“El caos. Mantenemos el equilibrio entre los Light y los Dark”
La brisa le enredó un mechón de su cabello y lo llevó a su cara. Ella se puso el mechón
detrás de la oreja y se volvió hacia las olas que rompían en la orilla. “Llegaste a mí porque
sabías que podía ayudarte a acabar con Bran. Él cree que es más inteligente que nosotros.
Vamos a demostrarle que está equivocado”

∗∗∗∗∗∗∗

Página 39 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Capítulo 8
Cat se envolvió en el dolor de perder al último miembro de su familia. Sería su armadura
cuando fuera tras los responsables. Cuando Fintan le contó sobre los Reapers y Bran, todas
las piezas empezaron a encajar. No le llevó mucho darse cuenta que él era un Reaper. Había
habido un momento de pánico. Luego analizó los hechos.
Él estaba allí para ayudarla.
Le había dado un arma para matar Fae.
Bran había asesinado a su abuelo y a sus hermanos. Si iba a confiar en alguien, ese sería
Fintan. Había unas cuantas opciones para ella, pero lo estaba apostando todo en el Reaper
de pelo blanco.
“Deberías quedarte aquí” dijo Fintan.
Ella pensó en la cabaña que estaba salvaguardada contra los Fae mientras volvía la cabeza
hacia él. “No ayudó a mi abuelo. Y no podrías entrar”
“Puedo vigilar desde aquí”
“Dijiste que Bran podía permanecer velado un largo tiempo. Puede estar vigilándonos ahora
mismo”
Fintan parpadeó antes de asentir con la cabeza lentamente. “Podría. Puede que haya tenido
a sus hombres vigilándote durante semanas. Pero no tienes ni una sola oportunidad contra
él tú sola”
“Ese es mi punto. Podría matarme en cualquier momento. ¿Por qué no lo ha hecho?”. Fintan
frunció las cejas “No lo sé”
“Antes de que llegaras. Si él estaba aquí, ¿por qué no me mató? Yo no me he estado
ocultando”
“No. No lo has hecho”
No fue lo que dijo lo que la molestó, sino lo que no dijo. Si Bran tuvo la oportunidad de
matarla y se abstuvo, eso significaba que tenía algo más planeado para ella. Y francamente,
ella no quería que eso pudiera ser. Observó a Fintan cuando se levantó y se puso a pasear
de un lado a otro delante de ella dando largas zancadas. Su mirada se clavó en sus muslos
y en la forma en que los músculos se movían bajo sus pantalones.
¿Qué hacía a un hombre como él? Era callado, pero ¿era producto de ser un asesino, o era
su propia naturaleza? Era distante, pero ¿era porque su aspecto llamaba mucho la
atención?
Le encantaría conocer su historia. Él había dicho que todos los Reapers habían sido
traicionados y que eso les había llevado a sus propias muertes. Alguien le había engañado.
Eso dejaba una profunda cicatriz sobre una persona.

Página 40 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Sus pensamientos entonces se volvieron hacia su muerte. ¿Habría sido dolorosa? ¿Había
sufrido? No debería importar. Él era un Reaper ahora. Al final, el había ganado.
¿O no?
De repente, su propia historia no parecía tan triste en absoluto. ¿A quién le importaba si
ella no tenía magia? Estaba viva. No había sido traicionada. Era una maravilla que Fintan
no se hubiera reído en su cara mientras ella le hablaba de sus problemas. Estos no eran
nada comparado con lo que él había sufrido.
Su largo y blanco pelo estaba revuelto por la brisa, pero parecía imperturbable mientras
continuaba pensando. Lo más probable es que fuera acerca de Bran. Ella podía haber
escuchado ahora la historia, pero todavía no entendía a Bran. Sin embargo, era fácil
discernir sus motivaciones. Venganza.
Aunque eso parecía demasiado simple. Fintan le había pintado como un Fae hambriento
de poder con complejo de dios. Bran podía estar detrás de algo más que solo la venganza.
Como si sus pensamientos sobre Bran le hubieran conjurado, Searlas apareció detrás de
Fintan. “¡Detrás de ti!” grito Cat.
Fintan se agachó cuando una esfera de magia fue lanzada hacia él. Dos Dark más
aparecieron y atacaron. Ella se levantó de un salto, mirando a su alrededor mientras
esperaba que alguien fuera a por ella. Era un objetivo fácil ahora que Fintan estaba
comprometido. Pero no había ninguno. Ella entonces puso su atención hacia Fintan… y se
quedó asombrada.
Lo más cerca que ella había estado de una lucha era la tele, pero aquí estaba sucediendo,
solo a unos metros de ella. Los gruñidos y los sonidos de la magia encontrándose con la
piel llenaban el aire.
Sus ojos se abrieron de par en par cuando Fintan le dio un codazo a uno de los Dark en el
cuello antes se inclinó hacia atrás para esquivar un orbe lanzado por Searlas. Tan ágil como
era Fintan, y así como su defensa, todavía era tres contra uno.
Jadeó cuando una bola de magia se estrelló contra su cadera. Desintegró sus pantalones y
penetró en su piel, dejando un anillo negro que parecía extremadamente doloroso. Sin
embargo, Fintan ni siquiera lo apreció. Utilizaba todo su cuerpo como un arma desde sus
pies hasta su cabeza. La velocidad con la que se movía era imposible de rastrear.
Se preguntó por qué no tendría su espada. Podría acabar con ellos rápidamente con su
espada. Luego el cuello le empezó a hormiguear. Era la sensación de que alguien la estaba
observando.
Cat lentamente se volvió para mirar por encima de su hombro y encontrar un Fae con el
pelo negro y largo, que estaba cerca de la cabaña. Sonreía y le ofrecía su mano.
No tenía necesidad de preguntar quién era. Era Bran. Aunque cuando no la había matado
justo ahora, le confirmó su temor de que quería algo de ella. Si por lo menos tuviera la daga
que Fintan le había dado. Podría hundirla en el negro corazón de Bran y sonreír mientras
lo hacía. Pero la había dejado en su mesa de la cocina.

Página 41 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Ella apretó el puño, cuando bajó la mirada sorprendida mientras sentía algo en la palma
de su mano. Allí, tan claro como el día, estaba el arma. Se volvió y corrió a ayudar a Fintan.
Saltando sobre un Dark que sujetaba una bola de magia a la espalda de Fintan, hundió la
hoja en el cuello del Dark.
Al momento siguiente, no quedaba más que polvo. Antes de que pudiera moverse al
siguiente, Searlas le cogió la muñeca de la mano que sujetaba la daga. Sus ojos rojos
brillaron cuando se inclinó para mirarla.
“Acepta la oferta de Bran”
“Bésame el culo” dijo ella y se retorció para soltarse de él.
Cuando se dio la vuelta, Searlas sujetaba a Fintan con una enorme esfera apuntando a su
rostro. Unos brazos de acero la rodearon por detrás, impidiéndole ayudar a Fintan. Su
mirada se encontró con la del Reaper. Él le dio una pequeña inclinación de cabeza para
animarla. Le estaba diciendo que podría hacerlo, que ella podría luchar contra su atacante
y vencer. Fue todo el reforzamiento que necesitó.
Inclinó la cabeza hacia delante antes de balancearla hacia atrás y golpeó el rostro de su
atacante. El Dark la soltó con una ristra de obscenidades. Ella rápidamente se giró y clavó
la daga en el estómago del Fae. Los ojos rojos se abrieron con incredulidad antes de
convertirse en polvo.
Jadeando duramente, Cat se giró alrededor, lista para lanzar la daga Fintan. Salvo que
Fintan utilizó su fuerza y lentamente giró la esfera hacia Searlas. Estaba cada vez más y
más cerca del rostro de Searlas. Justo antes de que le tocara, Searlas dio un grito y
desapareció.
Miró hacia la cabaña, pero no había señal de Bran. Fintan y ella eran las dos únicas
personas en la playa. La batalla había terminado, y aunque su corazón no paraba de latir
y su forma de coger la daga no se relajaba.
Fintan se puso en pie y caminó hacia ella. Su camisa estaba hecha jirones, apenas colgando
de su cuerpo. Sus pantalones estaban rasgados y quemados por la magia. Se dio un festín
con el atisbo de piel y músculo ondulante que se le permitió ver. Ella había sentido que
había poder bajo la ropa, poder que no tenía nada que ver con la magia. Su mirada volvió
a subir por su cuerpo hacia su cara.
Había algo en sus ojos, algo que hacía que la sed de sangre se convirtiera en hambre. Dio
un paso hacia él y luego otro hasta que estuvieron a centímetros de distancia el uno del
otro.
Ella levantó el rostro, esperando su beso. Anhelándolo. Algo en ella ha cambiado. Ella no
sabía cuándo o cómo pero lo había hecho. Y le dio la bienvenida.
Su gran mano se acercó a la parte baja de su espalda, abrazándola mientras él tomaba su
boca en un beso que le quitó la respiración y la hacía arder. Ella le rodeó el cuello con los
brazos y abrió sus labios. Él sumergió su lengua en ella. El sabor de él la hizo temblar. Su
sexo se contrajo mientras el deseo latía.

Página 42 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Tan rápidamente como el besó empezó, se acabó. La soltó y dio un paso atrás. Ella se esforzó
por permanecer erguida después de tan increíble y asombroso beso que había sido
absolutamente demasiado corto.
Sus ojos blancos ardían con palpable deseo. Ella también la deseaba. Así que ¿por qué
estaba levantando un muro entre ellos?
“Vi a Bran” dijo él. Ella asintió con la cabeza, con las palabras atrancadas en la garganta.
“Él no te raptó”
Cat parpadeó y se miró los brazos. Estaban cubiertos de sangre. Fue cuando se dio cuenta
que tenía sangre salpicada por encima de ella.
“Raro” continuó Fintan. “Searlas habló contigo. ¿Qué te dijo?”
Levantó sus ojos a Fintan. Su mirada era clara, tranquila. ¿Se había imaginado el deseo
que había visto en ellos? ¿El beso? ¿La necesidad?
“Quería que aceptara la oferta de Bran” dijo ella finalmente.
Fintan frunció el ceño profundamente. “¿Qué oferta?”
“No lo sé”
“¿Has visto a Bran antes?”
Ella negó con la cabeza y pasó junto a él para dirigirse a la cabaña.
“Piensa cuidadosamente”, dijo mientras se ponía detrás de ella. “Podría haberse disfrazado.
¿Has recibido algún tipo de ofertas últimamente?”
“No. Me ofreció su mano y fui a ayudarte”
Fintan hizo un sonido desde el fondo de la garganta. “Bran podía haberte matado justo
entonces. No creo que cometa errores. Te quiere por algo”
Se giró y levantó la daga para que la punta tocara su pecho. “Mi único pensamiento fue
ayudarte”
“Puedo cuidar de mí mismo”
“Sí” dijo ella y miró con toda la intención las quemaduras en su cuerpo que incluso ahora
se estaban curando. “Lo recordaré la próxima vez. Confía en mí, no lo pensaré dos veces
antes de querer ayudarte nuevamente”
Cuando fue a darse la vuelta, él la cogió del brazo, haciendo que la punta de la daga le
pinchó la piel. Apareció una gota de sangre y rodó por su pecho. Ella siguió la brillante gota
roja mientras se abría camino sobre sus marcados abdominales. Sus labios hormigueaban
por su beso mientras su cuerpo sufría por sentirle contra ella una vez más.
“¿Cuándo cogiste la daga?” exigió él.

Página 43 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Ella levantó la barbilla mientras le miraba a sus ojos blancos. “No lo sé. Vio a Bran y deseé
tenerla para así poder utilizarla contra él. Lo siguiente que supe es que la tenía en la mano.
Quizás debería haber ido tras él y dejar que te dieran con la esfera en la cara”
Sus miradas permanecieron entrelazadas durante unos cuantos tensos minutos antes de
que él aflojara su agarre. “Lo has hecho bien hoy”
Con su ira enfriándose, ella miró el arma. La confusión empañó su rostro mientras
intentaba averiguar cómo había terminado en su mano. “Entonces, ¿por qué no me siento
mejor con todo esto?”
“Porque reconoces lo que está en juego”
Ella soltó el brazo de su sujeción y bajó la daga. “¿Lo hago?” No estaba segura de tal cosa.
Sin otra palabra, ella dio media vuelta y se dirigió a la cabaña. Había sido un santuario
para ella una vez. Un lugar donde podía rodearse de amor y felicidad -y estar a salvo.
Ahora, sería un monumento al último miembro de su familia. Llegó a la entrada de la casa,
pero no entró. ¿Cómo podría hacerlo sin su abuelo? Siempre sabio, siempre lleno de
amabilidad. Nunca habría otro como él. En la distancia, ella pudo escuchar las sirenas de
las autoridades aproximándose. Alguien más tuvo al final que ver el humo. Su mundo tal y
como lo había conocido, había acabado.
Ahora, se estaba moviendo en uno de lucha y sangre. Una de magia y traición. Estaba mal
preparada para ese papel. No tenía entrenamiento de batalla, ni magia. Ella podría terminar
siendo una carga, pero iba a dar todo lo que tenía. Por su familia. Por ella misma. No
necesitaba darse la vuelta para saber que Fintan estaba detrás de ella. Podía sentir su
presencia. “Si te ven, te harán preguntas”
“No voy a dejarte”
Girando, ella le tendió la daga. “Sujétala por mi”
“Cat…”
“Ahora, esto se trata de asuntos humanos” le interrumpió ella. “Tengo que encargarme de
esto”
Con una inclinación de cabeza, desapareció. Estaba segura de que simplemente se había
velado porque todavía podía sentirle cerca. Cosa rara, eso le daba a ella el coraje para
enfrentar lo siguiente por venir.
Luego recordó la sangre que tenía sobre ella. Nadie podía verla así. Mientras levantaba sus
manos, su mente dando vueltas en cómo arreglar su ropa, hubo un chisporroteo a lo largo
de su piel. Fue suave, calmante, incluso. Mientras miraba, la sangre desapareció de su piel
y de su ropa.
“Gracias” le susurró a Fintan cuando el primero de los coches llegó.
*******

Página 44 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Capítulo 9
El dolor entumecía a Cat mientras trataba con las autoridades por más de dos horas,
respondiendo preguntas interminables. Fintan estaba velado y nunca a más de cinco
metros de ella durante todo aquello.
A pesar de todo, Cat permaneció fuerte. Su mirada a menudo se volvía hacia la cabaña, y
él suponía que los recuerdos del pasado la perseguían. Fintan no se sorprendió porque Bran
se hubiera movido sobre el viejo. Lo que le preocupaba era esa sobre llamada oferta de Bran
a Cat. No importaba cuanto se estrujara el cerebro Fintan, que no podía descubrir lo que
Bran podía querer de Cat.
Y eso sólo incrementaba su inquietud.
No quería meter a los demás Reapers en esto, pero no le quedaba otra opción. Una vez más,
Bran había cambiado la estrategia. En lugar de intentar matar a la Halfling, él tenía una
proposición que hacerle.
Si por lo menos Fintan pudiera averiguar de lo que se trataba, entonces podría ayudar a
Cat. Hasta que descubriera los motivos de Bran, una vez más estaban luchando a ciegas.
Durante eones, nadie se había acercado en poder y fuerza a los Reapers. Ahora, alguien
había aparecido en el camino alterándolo todo. Fintan no temía por sí mismo. Había vivido
y muerto una vez antes, y estaba dispuesto a hacerlo otra vez. No, sus pensamientos
estaban en sus hermanos.
Y en Cat.
Ya, uno de sus hermanos estaba perdido. Eoghan podía estar muerto, o podía estar
sufriendo horriblemente mientras ellos luchaban para terminar con Bran. Todo el tiempo,
Bran continuamente cambiaba sus ataques y sus intenciones, dejando a los Reapers
tratando de adivinar.
El plan de Fintan de atraer a Bran y capturarle había sido impecable. Debería haber
funcionado. En lugar de eso, había fracasado. Cat había perdido su negocio y a su abuelo
en el período de una hora. Pero Bran no había intentado matarla.
Fintan se pasó una mano por la cara. E su otra mano estaba la daga que ella le había dado.
Todavía no sabía cómo ella había logrado hacerlo venir hacia ella. Para alguien que se
suponía que no tenía magia, había utilizado una habilidad mágica.
Había algo que estaba funcionando aquí que no podía descifrar, algo que le impedía ver una
clara imagen de las cosas. Si supiera que Cat iría a la cabaña y se quedaría allí, Fintan
viajaría a Inchmickery. Pero sabía que dejarla sería una locura.
“Cael” susurró.
Por regla general, los Reapers siempre se velaban cuando se teletransportaban. Así que fue
fácil para él detectar a Cael tan pronto llegó. El líder de los Reapers se abrió paso, sorteando
a los humanos.

Página 45 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Cael se paró a su lado, cruzándose de brazos mientras ambos observaban la escena. “¿Qué
ha pasado?”
“Bran atacó al abuelo de Cat después de que prendieran fuego a su café esta mañana”
Cael arqueó una ceja. “Entonces tu plan ha funcionado. ¿Cómo de cerca has estado de
matarle?”
“No tan cerca como me gustaría”
“¿Qué quieres decir?”
Fintan respiró hondo mientras retrocedían varios pasos para que los humanos no pudieran
oírles. “Bran cambió su estrategia. Luché contra Searlas y dos más. Mientras lo hacía, Bran
apareció”
“¿Se aproximó a Cat?”
“No”
Cael frunció profundamente el ceño mientras esperaba a que Fintan continuara con el
relato. “Searlas le dijo a Cat que aceptara la oferta de Bran” dijo Fintan.
Cael volvió la cabeza hacia él “¿Oferta?” preguntó, picándole la curiosidad. “¿Qué oferta?”
“No lo sé. Tampoco Cat. Ella dice que no ha tenido a nadie aproximándose a ella con
ninguna clase de proposición”
Con la mirada clavada en la arena, Cael preguntó “¿Qué está tratando de hacer ahora ese
bastardo?”
“Bran tuvo la oportunidad de matar a Cat hoy, pero no lo hizo. La quiere por algo”
Cael levantó la mirada para coincidir con la de Fintan. Luego asintió lentamente mientras
dejaba caer los brazos a los lados. “De acuerdo. ¿Qué necesitas de mí?”
“Ver si hay algún otro Halfling que Bran no haya matado. Puede que exista un patrón”
“O puede tratarse del caso particular de Cat”
Fintan la miró, negando con la cabeza. “No tiene magia”
“Ayer lo decías con más convicción. ¿Qué ha pasado?”
Miró la hoja de la daga ahora limpia de sangre. “Le di este arma a Cat esta mañana. Ayer,
me pidió algo para protegerse puesto que no tenía magia”
“¿Y cuál es el problema?”
“Ella dijo que era la única en su familia que había nacido sin magia. Está convencida de
eso. Tampoco percibo ninguna magia dentro de ella”
Cael entrecerró la mirada “¿Pero?”

Página 46 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

“Justo acababa de darle la daga cuando la llamada llegó avisando del fuego en el café. Una
vez que regresamos a la cabaña, ella vio el humo aquí. Nos teletransporté para no perder
tiempo”
“Así que el arma la dejasteis atrás”
“Precisamente” dijo Fintan con una inclinación de cabeza.
Cael elevó una ceja. “Por tu mirada, presumo que no regresaste a por ella”
“Cat la utilizó para matar a uno de los Dark contra el que yo estaba luchando”
Cruzándose de brazos, Cael miró hacia Cat antes de volver la cabeza para mirar Fintan. “Si
ella la dejó, ¿cómo es que consiguió tenerla aquí?”
Fintan bajó el arma contra su pierna. “Ella me dijo que cuando vio a Bran, deseó tenerla, y
que luego la tenía en la mano”
“De cualquier forma en que lo mires, eso es magia”
“Lo sé” Fintan suspiró.
Cael dejó caer los brazos. “Entiendo tu dilema. Me preocupa por qué no sentimos magia en
su interior tampoco. Si ese fuera el caso, ¿qué podría ella ofrecerle a Bran?”
“He estado intentando averiguarlo”
“Pondré a los demás a trabajar para ver qué consiguen” dijo Cael.
“¿Qué hay de Eoghan? ¿Nada?” preguntó antes de que Cael pudiera teletransportarse.
Cael suspiró, con el mentó cayendo sobre su pecho. “Todavía nada. Es como si no estuviera”
“Sólo la Muerte puede hacer algo como eso. Sé que Bran es poderoso, pero no creo que su
magia alcance esa magnitud”
“Tampoco yo” Cael se pasó una mano por su largo cabello negro y levantó la cabeza. “No
podemos dejar de buscarle. Si Eoghan está por ahí fuera, le encontraremos”
“¿Será el mismo?”
“Trataremos con eso cuando llegue el momento. Por ahora, seguiremos con nuestros
habituales deberes de detener a Bran, encontrar a Eoghan y ahora, buscar más Halflings”
Fintan sabía lo ocupados que todos ellos estaban. “¿Qué tal las chicas?”
Las chicas eran Jordyn, River y Neve, que se habían unido a los Reapers -aunque Neve era
la única verdadera Reaper de las tres. Se había unido a su compañero, Talin, como un
equipo. En el corto tiempo que había estado con ellos, se había convertido en un gran activo.
En verdad, Fintan había dudado de que ninguna de las chicas pudiera ayudar. Estaba feliz
de que se hubiera demostrado que estaba equivocado.
“Todas están acometiendo su parte” dijo Cael. “Kyran se está adaptando a los cambios de
humor de River a medida que el bebé crece”

Página 47 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Fintan gruñó ante las noticias. Uno de los más temidos Dark, Kyran ahora mimaba a la
medio Fae que era su pareja y madre de su hijo.
“Nunca nos vi por ese camino” dijo Fintan.
Cael negó con la cabeza. “Yo tampoco. Aunque no tendrás que preocuparte de que me
enamore”
“Mi posición es evidente. ¿Qué hay de Daire?”
“Creo que está enamorado de Rhi”
La legendaria Light Fae que una vez tuvo una tórrida aventura con un Rey Dragón era ahora
el centro de atención de la Muerte. Erith había enviado a Daire a seguir a Rhi a todos sitios.
“Eso no acabará bien” dijo Fintan. “Todo el mundo sabe que Rhi está todavía enamorada
de su Rey Dragón”
“Afortunadamente, Daire es más inteligente que eso -sabe que lo mejor es no darle su
corazón a ella”
“¿Y si no lo sabe?”
Cael se encogió de hombros. “Ya no veo el camino frente a nosotros. Está desmoronado y
desbordado”
“Vamos a prevalecer. Tenemos a la Muerte de nuestro lado”
Cuando Cael no respondió, Fintan le miró atentamente. Había algo que su líder no les
estaba contando. De momento lo dejaría así -por ahora.
Pronto llegaría el momento en que todo saliera a la luz. Y, aunque Cael siempre se quedaba
callado cuando se trataba de discutir sobre la Muerte, ahora había una capa añadida.
Fintan podía sentirlo. Era como si Cael estuviera callándose la boca intencionadamente y
esperando que nadie lo notara. ¿Tendría algo que ver con que Bran escapara del
Inframundo? Después de todo, la Muerte había creado el portal hacia la prisión.
Ese portal solo debería haber sido visible para ella. Pero Seamus lo había encontrado. El
Dark Fae luego lo había abierto y permitido a Bran escapar. O Seamus tenía tanta magia
como la Muerte -lo cual era altamente improbable- o había algo mal con Erith. Fintan se
inclinaba más hacia esto último.
Lo que sea que fuera, Cael estaba tratando con ello. Cuando -y si- su líder les necesitara,
Cael se lo haría saber a ellos. Hasta entonces, Fintan sabía que él podría sobrellevar lo que
fuera. De lo contrario, Cael no les lideraría.
“¿Qué más has averiguado sobre Cat?” preguntó Cael. La mirada de Fintan estaba sobre
ella que permanecía cerca del cuerpo de su abuelo que estaba ahora en una bolsa negra
que estaba siendo remolcada hacia una furgoneta. “Tiene una voluntad muy fuerte. Es muy
valiente a pesar de a lo que se está enfrentando y de todo lo que ha perdido”
“¿Confías en ella?”

Página 48 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

“¿Me estás preguntando si creo que está jugando conmigo? No, no lo creo. Creo que teme
por su vida, pero está preparada para hacer lo que sea por conseguir venganza contra Bran
por lo que le ha hecho”
“Bien”
“Le conté sobre nosotros”. La Muerte ya lo sabría puesto que se mantenía al tanto de sus
Reapers, por lo que no sintió la necesidad de ocultárselo a Cael. Cael suspiró. Las reglas
han cambiado para nosotros. No estoy seguro de lo que hará la Muerte. Justo ahora, Cat
sigue viva”
“Ni que decir tiene”
Cael inclinó a un lado la cabeza mientras miraba a Fintan fijamente. “Hay algo distinto en
ti”
“No”
“Sí” discutió él. “Está en tus ojos. Es como si estuvieras preocupado”
Fintan retiró la mirada de la entrometida mirada de Cael. “Sabes que no tengo emociones”
“Por supuesto”
No respiró hasta que Cael se fue. Le sacudió que Cael pudiera ver la preocupación que
había estado aumentando en su interior desde que Eoghan había desaparecido en el
torbellino de magia.
Permitir que ese poco de emoción entrara le había abierto a mucho más. Cat era un buen
ejemplo. No se podía negar el deseo que sentía por ella. Algo en su interior le hizo
preguntarse sobre la lujuria que le gobernaba de esa manera. O podría ser algo... más?
Eso le consumía, carcomiéndole el control día y noche. El beso había sido un error terrible
e impresionante. Ahora sabía lo maravillosamente que ella sabía, y cuán ardiente era su
pasión.
Ceder a esa lujuria había sido lo peor que podía haber hecho porque ahora la esencia de
ella estaba en él. Eso aumentaba su anhelo, por lo que era imposible para él mantener sus
emociones firmemente bloqueadas.
Sufría por abrazarla de nuevo, sentir su suave cuerpo en sus brazos. Incluso ahora, podía
escuchar la forma en que ella gimió dentro de su boca al primer roce de su lengua sobre la
de ella.
Era una tentación que no se atrevía a permitírsela otra vez. Sin embargo, anhelaba todo lo
que ella tenía para ofrecer. Con una voluntad de hierro forjada durante su tiempo como la
mano derecha del Rey Dark, Fintan lentamente silenció todas las emociones. Era la única
forma en que podría superar lo que venía con Cat.
Ya, había empezado a sentir algo por ella, y en esta guerra, eso era algo muy peligroso. Por
el bien de ella -y el suyo propio- haría lo que fuera necesario. Nunca podría haber nada
entre ellos. Era un Reaper, que siempre respetaba las reglas originales que la Muerte había
establecido. Un Reaper no podría hacer su trabajo si su corazón perteneciera a alguien.

Página 49 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Y Fintan era un Reaper -nada más, y nada menos. Su papel significaba todo para él. No
permitiría que nada destruyera lo que tenía ahora. Ni siquiera una Halfling tan preciosa
como Catriona Hayes.
*******

Página 50 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Capítulo 10
Cat no estaba segura de por qué seguía en la playa. Quizás fuera para ver si Bran vendría
a por ella. O a lo mejor, era porque no podía soportar el irse aún. Su familia puede que no
hubiera sido muy grande, pero nunca había pensado que ella pudiera ser el único miembro
superviviente. Se sentía como una pequeña mota de polvo, y la Tierra le parecía tan grande
como el universo.
Aunque Fintan estaba cerca, no se había mostrado o hablado desde que las autoridades
habían llegado. Estaba contenta puesto que no estaba de humor para mantener una
conversación. Su dolor era demasiado grande. Le pesaba, aplastándola.
Durante horas, estuvo en la orilla. La marea bajó y volvió a subir. El sol se había abierto
camino a través del cielo y ahora se ponía en el horizonte. La vida bullía alrededor de ella
como si una persona no hubiera sido asesinada violentamente. Pero por otro lado, esa era
la vida. La gente se centraba en sí misma en lugar de advertir el dolor de los demás.
Ella podría querer que el mundo se detuviese, pero de hecho él no lo haría -ni podría.
Incluso después de la repentina muerte de sus padres, su abuelo había hecho que ella y
sus hermanos continuaran, obligándoles a mirar hacia delante.
Había hecho lo mismo cuando sus hermanos fueron asesinados. Y ella sabía que si su
abuelo pudiera hablar con ella ahora, le diría que siguiera adelante.
Porque tenía que hacerlo.
El aire era cada vez más frío. Hacía que le escocieran las mejillas, y aunque lo sentía, no le
importaba. En su interior, no podía decidir si quería hacerse una pelota y llorar, volverse
insensible hacia todo, o dejar que la venganza la dominara.
La semana anterior, su abuelo y ella habían hablado sobre cuán extrañas serían las
vacaciones con solo ellos dos ahora. Si lograba sobrevivir a esta lucha, lo estaría celebrando
sola.
“Suficiente”
Cerró los ojos cuando escuchó la voz de Fintan. Una enorme chaqueta la rodeó. Al instante
siguiente, era levantada en sus brazos. No luchó contra él. En lugar de eso, descansó la
cabeza sobre su hombro. Un segundo más tarde se encontró a sí misma en su hogar. Él
caminó a zancadas hasta el baño donde la ducha ya estaba lista, con el vapor de agua
llenando el lugar.
La dejó en el plato de ducha y cerró la cortina del baño. Antes de que su ropa se empapara,
desapareció. Solo pudo negar con la cabeza ante la magia de un Fae. Tan pronto como el
agua caliente tocó su piel, se dio cuenta de lo helada que estaba. Se movió bajo la ducha,
rodeándose con los brazos y dejando caer el agua sobre su cabeza.
Una vez que dejó de temblar en su mayor parte, se duchó. Ni una sola vez se atrevió a mirar
alrededor de la cortina. Esperaba -y temía- que él estuviera allí. Después de apagar la

Página 51 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

ducha, alcanzó la toalla que colgaba de la percha. Una rápida mirada le confirmó que estaba
sola. Hubo una oleada de decepción que ella apartó apresuradamente a un lado.
Se quitó la toalla, se puso una sudadera y se pasó los dedos por el pelo antes de salir del
baño. Fintan estaba de pie junto a la mesa de la cocina, con la mano en el respaldo de una
silla mientras la esperaba.
Cat se dirigió hacia él y se sentó en una silla. Respiró hondo y olió a algo delicioso. El
estómago le rugió, recordándole que no había comido en todo el día. Él entonces le puso un
bol de sope delante. “Come”
Realmente odiaba a los hombres mandones. Al menos, normalmente lo hacía. En ese
momento, le estaba agradecida. Él podría haberla dejado para que se las arreglara sola,
pero no lo hizo. Le había dado su tiempo, y cuando lo consideró suficiente, había tomado
el asunto en sus propias manos.
No se dijo una sola palabra mientras ella comía, y él sentado frente a ella, al otro lado de la
mesa. No fue hasta que terminó su segundo bol que lo puso a un lado y le miró. “¿Ahora
qué?” preguntó ella.
Él levantó una blanca ceja. “Cuando te dije que intentamos salvar a los Halflings, tuvimos
éxito. Baylon encontró a Jordyn en Edimburgo. Estaba en el proceso de buscar todo lo que
pudiera sobre los Fae. Él estuvo allí para salvarla cuando Bran vino a matarla. Al hacerlo,
se enamoraron”
Eso no era lo que esperaba de la historia. “Eso va contra las reglas de la Muerte. ¿Ella
murió?”
“La Muerte se dio cuenta que la historia se repetía. Todos nosotros lo reconocimos. Fue el
pensamiento rápido de Jordyn el que nos ayudó con Bran. Tal vez eso es lo que finalmente
influyó en la Muerte porque las reglas cambiaron. Baylon y Jordyn pudieron permanecer
juntos, con el resto de los Reapers”
“Oh”. Ella no podía imaginar cómo podía haber sucedido. “¿El resto de vosotros estuvisteis
de acuerdo con esa decisión?”
Él la miró confuso. “No tuvimos que matar a Jordyn ni a Baylon. Estábamos eufóricos.
Aunque no te miento si te digo que era raro tener a una mujer entre nosotros”
“Apuesto a que sí” dijo ella con una sonrisa.
Sus ojos blancos sostuvieron los de ella. “Descubrimos que Bran estaba tras un grupo de
libros. Cuando Kyran y Talin allanaron la Biblioteca de Edimburgo encontraron que alguien
había reunido los libros que necesitábamos para seguir a Bran. Esa persona era una medio
Fae llamada River.
“Ella luchó contra mis hermanos para mantener los libros protegidos. Kyran y Talin de
todas formas se llevaron los libros. No fue hasta que intentamos leerlos que nos dimos
cuenta que estaban en diferentes lenguas que habían sido habladas hace miles de años”
Cat se inclinó hacia delante descansando los brazos sobre la mesa. “¿Podía Bran leerlos?”

Página 52 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

“No lo sé. De alguna manera, Kyran dedujo que River podía. Nos costó hacerlo, pero
hablamos con ella para que nos ayudara. Aunque ella no tiene magia, tiene la habilidad de
entender cualquier lengua Fae. Sin embargo, su disposición a ayudarnos la puso en el radar
de Bran. Y fue tras ella”
“Por favor, dime que protegisteis a River”
Él respiró hondo y dejó salir el aire. “Lo hicimos. En medio de todo aquello, Kyran se
enamoró de ella, y ella ahora está embarazada de su hijo”
Los ojos de Cat se abrieron de par en par. “Eso es asombroso. Supongo que la Muerte le
permitió seguir también”
“Necesitamos a River. Y nadie quería repetir la historia”
“Además” dijo Cat con una mueca de sus labios. “Baylon había conseguido conservar a su
mujer”
Fintan asintió. “Exactamente. Dos Halflings que eran objetivo de Bran para morir”
“Veo un patrón”
“Todos lo hacíamos. El siguiente movimiento de la Muerte fue enviar a Talin a la Corte de
los Light Fae para espiarlos. Lo estuvo haciendo durante meses. Lo que no sabíamos era
que Bran también tenía espías entre ellos. Tan pronto como Talin mostró interés en una
mujer, Bran fue tras Neve. Mató a sus padres frente a ella en convirtió a su hermano en un
Dark”
Cat podía sólo ser medio Fae, pero sabía lo que eso significaba para un Light. Cat no podía
imaginar el horror que Neve tuvo que sentir.
“Neve intentó salvar a su hermano con la ayuda de una Light llamada Rhi. Ambas pensaban
que una vez que se alejara de Bran, Atris volvería a ser el mismo. Solo que él mató a Neve”
Cat se cubrió la boca con las manos cuando asimiló las palabras de Fintan. El miró la mesa
y se sentó en ella un momento. “Lo que todos nosotros sabíamos es que Talin se había
enamorado de Neve. La Muerte haría concesiones a las Halflings, pero no a una Fae. Esa
regla no ha cambiado”
Cat cerró los ojos, insegura de si podría seguir escuchando. Los Reapers se suponían
poderosos. La Muerte era… bueno, la Muerte. Se debería hacer algo.
“Neve fue traicionada y asesinada” dijo Fintan. Fue cuando a ella se le ocurrió. Abrió los
ojos y bajó la mano. “Neve se convirtió en un Reaper”
“Sí”
“Tres Reapers han encontrado el amor y conseguido vivir. Eso es bueno” dijo ella con una
sonrisa. Pero Fintan no se la devolvió.
Luego ella frunció el ceño cuando recordó algo que había dicho antes. “Siete. Hay siete de
vosotros. Neve haría la octava”

Página 53 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

“Lo haría, pero la noche que fue asesinada, hubo una gran batalla entre los Reapers y el
ejército de Bran. Rhi se unió a nosotros. Fue su magia la que detuvo a Bran, pero la
consecuencia fue una violenta tormenta de magia.
“Bran consiguió controlarla, apuntándola hacia Cael que estaba herido. Eoghan, uno de los
Reapers originales, sacó a Cael del camino, y en el proceso, fue succionado por la tormenta”
Uno de los amigos de Fintan estaba perdido. Ella llegó al otro lado de la mesa y puso su
mano sobre el dorso de la de él. “¿Eoghan está muerto?”
“No lo creemos, pero aún no lo hemos encontrado. No pararemos de buscar hasta que lo
hagamos”
Ella bajó la mirada a su mano contra la de él y lentamente se sentó hacia atrás, soltándole.
“¿Y Rhi? Ella es una Fae. ¿Sabe quiénes sois?”
“La Muerte le borró los recuerdos”
“¿Por qué no la mató?”
“Por la misma razón que la Muerte tiene a Daire siguiéndola. No lo sabemos”
Cat chasqueó la lengua. “Y quien cuestiona a la Muerte ¿verdad?”
“Exactamente”
“¿Por qué me has contado todo esto?”
Se frotó la mandíbula y retiró la mirada. “En los tres casos, Bran ha intentado matar a las
mujeres. Supuse que como él asesinó a tus hermanos, él haría lo mismo contigo”
“¿Pero?” le urgió ella cuando hizo una pausa.
“Ha tenido amplias oportunidades de matarte hoy, y no lo ha hecho”
Ella suspiró. “¿Te refieres a la oferta?”
“Hay una por ahí. La has recibido, aunque es posible que no la recuerdes”
Cat se levantó y puso el bol en el fregadero. Cuando se volvió, ella apoyó sus manos a cada
uno de los lados de ella en el mostrador. “Cuando vi a Bran hoy, instintivamente supe que
era él. Fue como si lo conociera”
“Era, probablemente, el que se aproximaría a ti con la proposición”
“Cuando hablaste de él, pensé que se había vuelto Dark después de todas sus matanzas”
Fintan se levantó y empujó la silla. “Cuando nos convertimos en Reapers, dejamos de ser
Light o Dark. Nos convertimos en lo que creó la Muerte, aunque conservamos el color que
teníamos en vida”.
“Ya te he dicho que no he visto a Bran antes de hoy”
“Pero le reconociste”
Ella arrugó la cara, incapaz de negar la verdad. “Sí, pero no sé cómo”

Página 54 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

“Tenías muchos clientes en el café cada día. No puedes recordarlos a todos”


Ella le lanzó una mirada. “A los Fae los recuerdo”
“Entonces utilizó magia”
“Eso no hace que me sienta mejor”
“No debería” dijo Fintan. Se volvió y miró las cortinas cerradas en la ventana principal. Cat
se alejó del mostrador y caminó para ponerse frente a él. “Si tú no hubieras estado aquí, no
habría sabido de Bran. No habría sabido que era el responsable de la muerte de mis
hermanos”
“Habrías visto el mal en él”
“Suenas tan seguro de eso, pero yo no lo estoy. Su oferta puede haber sido similar a la tuya.
Quizás quería protegerme. La habría aceptado”
Los ojos blancos de Fintan brillaron con intensidad. “Has estado alrededor de los Fae toda
tu vida. ¿No sabes cuando uno utiliza glamour?”
Ella se encogió de hombros, haciendo un gesto con el rostro. “En algunos casos, parece que
hay algo que no está bien con un Fae”
“Habrías visto a través de Bran”
“¿Antes de que fuera demasiado tarde?”
El le mantuvo la mirada durante un largo momento. “¿Por qué te preguntas sobre algo que
no ha sucedido?”
“No lo sé”
“Has tenido un día dura” dijo él y se hizo a un lado. Con una mano en la espalda de ella, la
condujo a la puerta de su dormitorio. “Necesitas descansar. Todo estará más claro por la
mañana”
“Lo dudo” murmuró ella pero caminó hacia la cama y se arrebujó bajo las mantas.
*******

Página 55 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Capítulo 11
Afueras de Cork, Irlanda.
“Pensaba que dijiste que ella vendría contigo” dijo Searlas.
Bran miró a su teniente desde su posición encorvada en la silla frente al crepitante fuego.
La mansión que habían requisado era espaciosa, si bien un poco ostentosa para su gusto.
Pero era un lugar para que ellos pudieran descansar.
Una localización que los Reaper nunca pensarían en mirar. Aunque no es que Cael o los
demás Reapers pudieran rastrearlo. Una dificultad de la que los Reapers aún tenían que
darse cuenta.
Searlas le mira con expectación. Bran extendió las piernas frente a él y cruzó los tobillos.
“Es sólo cuestión de tiempo antes de que Catriona venga con nosotros”
“¿Todavía lo crees incluso aunque Fintan esté con ella?”
“La Halfling es perjudicial para nuestros planes. Voy a asegurarme de que no tenga otra
opción salvo elegirnos”
Searlas se sirvió un vaso de whisky y se unió a Bran frente al fuego. “¿Incluso después de
haber quemado el café?”
“¿Quién dice que lo hicimos?” preguntó Bran con una sonrisa.
“Brillante”
Bran se encogió de hombros. “Siempre consigo lo que quiero. Y justo ahora, quiero a
Catriona Hayes”
“¿Crees que Fintan y los demás saben de lo que es capaz de hacer?”
“Si lo hacen, la llevarían a un lugar al que yo nunca pudiera llegar. Todo lo que le
preocupaba a Fintan era tratar de atraparme. Él no está mirando a la Halfling como debería”
“Tenemos esa ventaja” declaró Searlas.
Bran levantó su vaso de whisky para mirar el fuego a través de él. “No subestimes a los
Reapers. Hacer eso sería nuestra ruina”
“Pero vamos por delante”
Su mirada giró hacia Searlas. “¿Por delante? Te dije cuando te uniste a mí que mis objetivos
significaban que sería una campaña larga”
“Lo entiendo, pero matamos a Eoghan”
“¿Qué te hace pensar eso?”
“La magia se lo tragó” afirmó Searlas como si estuvieran hablando con un bobo.

Página 56 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Bran algunas veces se olvidaba que su teniente veía solo dos lados y se perdía todo lo que
estaba en el medio. Searlas era un luchador leal pero a veces le faltaba un hervor.
“Esa magia era una combinación de la mía y de la magia de la Light Fae -quien demonios
sea ella. No sé lo que nuestro poder combinado creó, pero Eoghan no está muerto. Todo lo
que sé es que quería a Cael fuera. Y lo habría estado si Eoghan no le hubiera sacado del
camino”
“¿Cómo sabes que Eoghan está todavía vivo?” preguntó Searlas con el ceño fruncido. Bran
se rascó la ceja. “Sólo lo sé”
“Yo estaba esperando que hubiera muerto”
“Llegará” dijo Bran con una sonrisa. “Paciencia, Searlas. Eso es lo que me sacó del
Inframundo. Es lo que me ha permitido extraer la magia de Erith. Y me otorgará mis
objetivos”
Searlas se terminó el whisky y se chupó los labios. “¿A pesar de que los Reapers
consiguieron los libros que necesitábamos y nos impidieron matar a todos los Halflings?”
“Lo admito, que los Reapers consiguieran los libros es un obstáculo. Los necesitábamos,
pero con Catriona, los podremos conseguir. En cuanto a los Halflings? Deja que los Reapers
crean que les han salvado”
“Oh, me encanta la forma en que funciona tu cerebro” dijo Searlas con una carcajada.
Bran sonrió y bebió de su whisky irlandés. “Los Reapers, uno abajo con Eoghan fuera. Le
estarán buscando y preocupándose de atraparme. No tendrán ni idea de lo que viene
después”
“Casi desearía poder ver sus rostros cuando descubran lo que han tenido justo delante de
ellos todo el tiempo”
“Nunca pensé que cualquiera de ellos se daría cuenta de que Catriona existía. Estaba a
punto de renunciar a mi plan”. Bran presionó un lado del vaso contra su sien. “Debería
haber sabido que sería Fintan”
Searlas bufó ruidosamente. “El cabrón está demasiado desprovisto de emociones como para
ganarse la confianza de la Halfling”
“¿Estás seguro de eso?”
Searlas asintió con la cabeza rápidamente. “Definitivamente”
“Y aún así ella lucho a su lado hoy. Yo casi diría que lo defendió”
“Ella mató a uno de los nuestros” dijo Searlas con el ceño fruncido.
Bran levantó una ceja. “¿Sigues manteniendo tu idea original de que Fintan no se ganará
la confianza de Cat?”
“Si crees que él está ganando terreno, ¿por qué no ir hacia ella ahora?”
“¿Qué habría de divertido es eso?”

Página 57 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Searlas negó con la cabeza mientras se reclinaba en la silla. “¿Y si la Halfling se enamora
de Fintan?”
“Entonces su traición le hundirá más profundamente cuando ella se venga conmigo”

∗∗∗∗∗∗∗
“¿Estás seguro?” preguntó Talin.
Cael se detuvo en medio de los altos árboles del Dragonwood y negó con la cabeza. “No,
pero desde que un Rey Dragón vio a Fintan en Edimburgo, y tú te metiste en sus tierras,
no veo qué otra opción nos queda”
“Sin mencionar, que nos están discutiendo de todos modos.”
Y estaba eso. Daire les había contado de la reunión de los Reyes Dragón y Rhi, que habían
hablado sobre no sólo los Reapers sino también sobre la aventura de Constantine con la
Reina Light, Usaeil.
Cael decidió no poner a Con a la defensiva y mostrarse en su oficina. Aunque eso no haría
las cosas más fáciles. Miró al cielo. Hubo un tiempo en que los dragones habrían estado
volando sobre sus cabezas en el momento en que alguien rompiera la barrera mágica de
Dreagan.
Pero el soltar el vídeo de los Reyes transformándose por parte de los Dark, había puesto
demasiado foco sobre los reservados y solitarios Dragones. Cael no se culpaba de la reacción
inicial de los Reyes de destruir el video, pero él podría haber hecho las cosas de manera
diferente.
Por otra parte, era fácil para él decir tales cosas, ya que lo miraba desde un ángulo diferente
en lugar de estar justo en medio con todo lo que le importaba en peligro.
“¿Quiénes sois?” exigió una profunda voz detrás de ellos.
Talin se giró. Cael, lentamente se volvió y quedó a cara a cara con Constantine, Rey de los
Reyes Dragón. Él miró a los negros ojos de Con mientras ráfagas de nieve soplaban a su
alrededor.
“Mierda” dijo un hombre que se acercaba detrás de Con y que vio a Talin. Talin asintió con
la cabeza “Roman”
Con nunca retiró la mirada de Cael. “He preguntado quiénes sois”
“Los Reapers”. Cael decidió ir al grano. “Mi nombre es Cael, y les dirijo”
Una ceja rubia se arqueó mientras Con miraba a Talin. “No es una coincidencia que
aparezcáis reclamando ser Reapers después de que estuviéramos hablando de vosotros,
¿verdad?”
“No estamos reclamando nada” dijo Talin.
Cael negó con la cabeza, localizando otro Rey Dragón saliendo a su derecha. “No, no es así.
He venido por varias razones. la primera era para hacerte saber que Usaeil tiene la fotografía
de vosotros dos publicada por todo el Palacio Light”

Página 58 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

“Soy consciente”
Roman se cruzó de brazos. “¿Y la otra razón?”
“Talin cometió un error en mostrarse ante vosotros. Tenía la intención de que nuestra
primera reunión ocurriera de manera diferente” dijo Cael.
Con miró alrededor del bosque, tocando los árboles mientras pasaba junto a ellos para
acercarse a Cael. “¿Y el Fae de pelo blanco que Darius vio en Edimburgo? ¿He de asumir
que él es un Reaper?”
Cael asintió con la cabeza. “Fintan es uno de nosotros, sí”
“¿Por qué os mostráis ante nosotros?” preguntó Con.
“Trabajamos para la Muerte” explicó Cael. “La Muerte es juez y jurado y mantiene el
equilibrio entre los de nuestra especie. Nosotros somos sus ejecutores. Nuestras identidades
están ocultas a todos los Fae, pero hay un desequilibrio que no esta siendo corregido aún.
Lo cual es por lo que estoy aquí”
Roman bufó ruidosamente y sacudía la cabeza de cabello rubio arena. “¿Dónde estabais en
las Guerras Fae?”
“En misión en otra parte” dijo Talin.
Cael se encogió de hombros. “Hay siete de nosotros. O había. Estamos luchando contra un
ex Reaper llamado Bran, que escapó del reino prisión Fae y está buscando venganza”
“¿Y por qué nos importaría esto?” preguntó Roman.
Cael miró al Rey Dragón antes de volver a mirar a Con. “Porque eso es únicamente un
asunto de tiempo antes de que Bran vuelva su atención hacia vosotros. Estáis luchando
contra los Dark. Bran está reclutando Dark”
“¿Por qué debería preocuparnos?” preguntó Con.
“Por múltiples razones. La primera es que cuando aceptamos la oferta de la Muerte de
convertirnos en un Reaper, nuestra magia se triplica. Somos más rápidos, más fuertes y
podemos permanecer velados el tiempo que queramos. Bran de alguna manera le da las
mismas ventajas a los Dark que recluta”
“Y no mueren” añadió Talin.
Roman se le quedó mirando boquiabierto mientras dejaba caer los brazos a los lados.
“Seguramente estás exagerando un poquitín”
“Matamos a los hombres de Bran, pero directamente resucitaban” explicó Talin.
Con respiró hondo y dejó salir el aire lentamente. “Deduzco que la Muerte no está haciendo
nada que esta entidad no pueda hacer”
“La Muerte está luchando”.

Página 59 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Roman soltó una carcajada. “Es la Muerte. Es juez y jurado según habéis dicho. ¿Por qué
la Muerte no solo golpea a Bran dónde esté?”
“Porque, de algún modo, parece que la aparición de Bran está afectando a la Muerte” dijo
Con.
Cael ignoró la intensa mirada de Talin y asintió rápidamente con la cabeza. “Algo así. Yo
quería que supierais de nosotros, y advertiros sobre Usaeil. Tened cuidado con ella”
Una mirada cansada brilló brevemente en los ojos negros de Con. “Me estoy ocupando de
ella. Dame los nombres de todos los Reapers”
“Yo” dijo Cael. “Talin, Kyran, Daire, Baylon, Fintan, Eoghan y Neve”
Con inclinó la cabeza hacia un lado ligeramente. “Eso hacen ocho”
“Hemos tenido una nueva adición hace poco”
Roman preguntó: “¿Cómo la Muerte elige a un Reaper?”
“Somos guerreros, que han sido traicionados y asesinados” dijo Talin. “La Muerte luego nos
encontró”
“Entonces sólo sois ocho -buen, siete, porque uno está desaparecido- ¿verdad?” preguntó
Con.
Cael se forzó a sí mismo a sonreír puesto que el recuerdo de la desaparición de Eoghan
siempre le golpeaba muy duro. “Sí”
“¿Y por qué Bran dejó de ser un Reaper?”
“Una de las reglas de la Muerte es que no podemos tener ninguna clase de relación con la
familia, amigos, o… cualquier persona, para el caso. Otra es que si un Fae descubre quienes
somos, tenemos que matarlo. Bran se enamoró de una Light Fae y le contó quién era él”
Con se quitó la nieve del pelo cuando pasó una mano por él. “Entonces, la Muerte no tuvo
más remedio que matar a la Light Fae, lo que a su vez hizo que Bran se enojara”
“Precisamente” dijo Talin.
Cael levantó la mano para observar el montón de nieve que se acumulaba en la palma.
“Bran nos dividió. Había cuatro Reapers a su lado que iban contra nosotros tres. Consiguió
ejecutar a nuestro líder que era uno de los nuestros. Eoghan y yo luchamos por nuestras
vidas, lo que significaba que tuvimos que matar a dos de nuestros hermanos. Luego la
Muerte llegó y mandó a Bran al Inframundo”
“Conservando a Cael y a Eoghan” dijo Talin. “La Muerte formó un nuevo grupo de Reapers
alrededor de ellos”
Con dijo “¿Cuánto sabéis de nosotros?”
“Lo suficiente para saber que la historia de Bran no es muy diferente de la de Ulrik”

Página 60 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Hubo un paréntesis de silencio antes de que Con se volviera hacia Roman. “Cain y tú
regresad a la mansión”
Roman asintió con la cabeza y dio media vuelta alejándose. Cael vio al otro Rey Dragón
desaparecer sobre lo alto de la colina. Luego se volvió hacia Talin y dijo: “Regresa a la Isla.
Te seguiré pronto”
Talin inclinó la cabeza hacia Con antes de teletransportarse.
Cael miró al Rey de Reyes. “No tienes razones para confiar en mí, pero espero que lo hagas.
Ambos podríamos servirnos como aliados”
“Con enemigos aparentemente cercándonos desde todas partes, admito que un aliado
podría ser útil”
“¿Pero?” preguntó Cael cuando Con hizo una pausa.
“Sólo tengo tu palabra sobre quiénes sois”
Cael se llevó las manos a la espalda y sonrió. “Entonces te lo demostraré y me ganaré tu
confianza”
“¿Cómo?”
“Tendré que averiguarlo. Hasta la próxima, Rey de Reyes” dijo Cael y se teletransportó.

∗∗∗∗∗∗∗

Página 61 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Capítulo 12
La tranquilidad se filtró por cada pared y esquina de la casa. Era casi una entidad viviente,
que respiraba. Normalmente Fintan prefería el silencio, abrazándolo por encima del clamor
de los demás. Pero no podía encontrar consuelo en ello esta noche.
Y sabía la causa.
Cat. Alrededor de ella, la calma que tanto se había esforzado en conseguir, había
desaparecido, dejándolo expuesto... sin máscara. Ella era una tormenta sobre sus sentidos
y emociones muertas hacía mucho tiempo, lo que le dejaba tirado y dando vueltas sin poder
hacer nada. La pura y no adulterada lujuria que zumbaba a través de sus venas mantenía
su cuerpo caliente y dolorido. Si bien la preocupación y, si se atrevía a pensarlo, el miedo,
le tenía de los nervios.
Su mente seguía volviendo a su beso. Ella reaccionó de forma instantánea y llena de pasión.
Lo único que quería era tumbarla en la arena y hacerle el amor durante mucho tiempo y
dulcemente. Este singular y sorprendente pensamiento fue lo que rompió su nebulosa de
anhelo, y le permitió recobrar el sentido lo suficiente como para terminar el beso.
Se levantó de su asiento en la mesa de la cocina y caminó alrededor de la casa, levantando
escudos para mantener a cualquier Fae salvo a los Reapers fuera. También buscaba algo
con lo que distraer sus pensamientos.
Entonces lo encontró.
En un libro, localizó algunas fotos de un álbum. Pasaron varios minutos mientras les
echaba una ojeada, debatiéndose en si mirarlas o no. Finalmente, su curiosidad se impuso
y eligió una. Llevándolo de vuelta al sofá, se sentó y abrió el álbum.
Foto tras foto de Cat adornaban las páginas. Desde el día de su nacimiento hasta
vacaciones, cumpleaños, viajes familiares y funciones en la escuela. Vio momentos de ella
riendo con sus padres y abriendo sus regalos de Navidad al lado de sus hermanos.
Momentos en los que parecía sumida en sus pensamientos, e incluso una en la que estaba
a un lado, sentada con una expresión triste en el rostro mientras observaba a sus hermanos
haciendo magia.
Echar un vistazo a Cat en las fotos era casi como si él fuera parte de su vida. Hojeó las
páginas con entusiasmo, absorbiendo todo lo que pudo sobre ella. Fue la imagen de ella
unos años antes en la playa con su abuelo lo que le dejó pasmado. Había tanta felicidad en
su mirada que Fintan casi no la reconoció.
Sintiéndose como si hubiera echado un vistazo a su vida como un ladrón, cerró suavemente
el álbum y se levantó para guardarlo. Pero dejar de lado las fotos no la alejó de él. De hecho,
ella era todo en lo que podía pensar.
Aparentemente incapaz de hacer otra cosa, caminó por el pasillo hacia la habitación de Cat.
Abrió la puerta y miró hacia su cama, pero ella no estaba allí. La encontró sentada en el

Página 62 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

asiento de la ventana con las piernas dobladas hacia el pecho. Llevaba un camisón corto
que dejaba al desnudo sus piernas bien formadas.
Ella giró la cabeza hacia él. Vio las lágrimas en sus mejillas, y fue como si le hubieran dado
una patada en el estómago. Toda su vida, había sido un asesino, un Fae enviado para
extinguir vida. Era todo lo que era duro, cruel y desagradable. Él no sabía nada sobre la
suavidad o el dolor.
Pero cuando intentó salir del dormitorio, sus pies no le obedecieron. Fintan caminó hacia
Cat y se sentó a su lado. Ella apoyaba la barbilla en sus rodillas y parpadeó hacia él. La luz
de la luna brilló sobre sus largas pestañas húmedas. Su desesperación le desgarró, le
destrozó. Por segunda vez en su vida, quiso ofrecer confort -si sólo supiera cómo hacerlo.
No sabía las palabras, o si siquiera debería tocarla. ¿No había visto a una madre abrazar a
un niño llorando? Sin duda, tocar era lo correcto. Pero cuanto más lo pensaba, más
inseguro se sentía. Sin embargo, no podía sentarse allí y no hacer nada. Levantó su mano,
solo para cerrar en un puño con frustración. Cómo odiaba ser tan indeciso.
Finalmente, tomó una decisión y apoyó su mano sobre su pie descalzo antes de apoyarse
contra la ventana. Mientras atormentaba su mente buscando unas palabras
tranquilizadoras, ella aspiró las lágrimas y se deslizó hacia él, moviéndose de modo que
apoyó la cabeza en su hombro. Fue Cat quien movió su brazo para que le rodeara los
hombros.
Él se quedó congelado, su corazón martilleando. Las manos le hormigueaban, y su pecho
irradiaba calor. Llevó un momento a su cerebro el asimilar que su cuerpo estaba sintiendo
-alegría.
Estaban sentados en la oscuridad con nada mas que sus respiraciones llenando el silencio.
Esta vez, Fintan pudo conseguir consuelo en el silencio. Cerró los ojos y escuchó el sonido
de la respiración de ella.
Cuanto más tiempo estaba ella contra él, más relajado y más disfrutaba de la sencillez del
momento. Había venido a darle a ella consuelo, y sin embargo era él quien lo estaba
recibiendo.
Nadie nunca le había tocado así. La mayoría le temía por su reputación. Ese estatus le
había hecho que fuera evitado por todos los Fae. Otros se sentían aprensivos frente a él por
causa de su apariencia. Nunca había experimentado cualquier clase de amabilidad antes
de que la Muerte le encontrara.
No estaba seguro de cómo sentir en su actual situación. Años de presenciar humanos y Fae
le decían que algunos daban afecto sin ningún significado profundo. ¿Era de eso de lo que
se trataba esto? El conflicto en él era tan grande que cerca estuvo de alejarse de Cat y
velarse. El contacto de su cuerpo era… sofocante.
Y maravilloso.
Sus ojos abrieron mientras el calor de ella se filtraba a través de su ropa y dentro de él. Su
aliento acariciaba suavemente su otra mano. El simple acto de abrazarla se sentía tan
malditamente correcto. Era como si todo el Universo se hubiera alineado perfectamente, y

Página 63 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

lo viera todo con nuevos ojos. El mundo era más brillante, más vívido. El aire se sentía más
dulce al entrar en sus pulmones, la luz de la luna más brillante a medida que giraba a su
alrededor.
Algo cayó contra su mano. Buscó para ver un mechón de su vibrante cabello. Levantó el
mechón y lo envolvió entre los dedos. Su textura suave y agradable era fascinante.
“No puedo imaginarme lo que Bran quiere de mí”
Él se sobresaltó por el susurro de sus palabras. pensaba que estaba dormida. “No importa”
“Para mí, sí”
“Entonces lo descubriremos”
Ella dejó salir un largo suspiro. “Quiero saber cómo conseguí la daga cuando la dejé aquí”
“¿Tu mente alguna vez se apaga?”
“Realmente, no”
Miró hacia la pared opuesta, donde un cuadro colgaba de un fondo blanco con una
impresión de labios dorados. “¿Cómo te diste cuenta de que no tenías magia?”
“Nunca pude hacer nada”
“Tu invocaste tu arma. Yo diría que eso es algo”
Ella se sentó y parpadeó. “¿Así que fue magia lo que utilicé?”
“No puedo pensar en otra explicación” Sin ganas quitó su brazo de ella, dejándolo a un
costado.
“¿Por qué no puedo hacerlo otra vez?”
Él se encogió de hombros. “Has de esforzarte más”
“Es frustrante”
“Si lo hiciste una vez, puedes volver a hacerlo”
Ella se echó el pelo sobre el hombro y tragó. “¿Tuviste esposa antes de ser un Reaper?”
La pregunta le cogió por sorpresa. Estaba tan asombrado que sólo pudo mirarla fijamente.
“No”
“¿Dedicado a tu trabajo?”
“Algo así”
Ella torció la boca. “Yo tuve una vez a alguien, pero tratar con la muerte de mis padres fue
demasiado para él”
“Estás mejor sin él”

Página 64 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

“Sí” dijo ella, con el ceño fruncido. “He estado tan preocupado por mi abuelo y por los Fae
que no he tenido tiempo de salir” Su cabeza se volvió hacia él. “¿Es duro para ti ser un
Reaper y no poder relacionarte?”
Él retiró la mirada. Ella le estaba haciendo preguntas que ni siquiera se las había planteado.
Aunque estaba esperando su respuesta, y por alguna razón, no quiso mentir. “No tuve
ninguna clase de relaciones antes de convertirme en Reaper”
“No puedes decirlo en serio”
Ahora incómodo, Fintan se encogió de hombros, deseando no haber abierto la boca.
“¿No encontraste a nadie?”
Se puso en pie y dio unos paseos alejándose antes de volverse hacia ella. “Nadie me quería”
Durante varios segundos, Cat simplemente se lo quedó mirando boquiabierta con los ojos
abiertos de par en par. “No entiendo cómo pudo pasar eso”
“Era a causa de quién soy”
Ella ladeó la cabeza. “¿De quién eres tú?”
Maldición. Realmente necesitaba dejar de hablar. ¿Por qué había dicho eso? ¿Por qué se
había permitido verse atraído a tal tema de conversación? No había hablado de esto con
nadie. Nunca.
¿Por qué estaba incluso ahora contemplando el contarle a ella?
“Vale” dijo ella. “No tienes que decir nada más”
Fintan respiró hondo y dejó salir la respiración. “Nací en una familia de Darks. La jerarquía
de los Dark es muy parecida a la de la nobleza y los campesinos. Vengo de una familia muy
pobre. Me vendieron como esclavo al rey de los Dark, Taraeth, cuando tenía unos cuatro o
cinco años”
Escuchó la rápida respiración de Cat.
“No les recuerdo” le dijo a ella. “Creo que tenía varios hermanos y hermanas, pero no estoy
seguro”
“¿Nunca fuiste a verles?”
Él le lanzó una adusta mirada “¿Por qué querría encontrar a la familia que me vendió?”
“Cierto” murmuró ella.
“Probablemente tuve mejor vida que ellos. Era un esclavo, pero nunca pasé hambre. Iba
vestido, estaba alimentado y tenía un techo sobre mi cabeza”
Ella le miró secamente “Pero eras un esclavo”
“Un esclavo que tenía mano para las armas y las batallas. Taraeth descubrió que siendo
todavía un niño pequeño era mejor que muchos de sus guerreros. Fue entonces cuando
comenzó a enviarme a misiones para asesinar a sus enemigos”

Página 65 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Fintan no la miró. No podía. “Me abrí camino en los distintos niveles rápidamente porque
nunca fallaba. Mataba. A menudo. Y sin remordimiento. No importaba de quién se tratase.
Si mi rey los quería eliminados, luego yo me aseguraba de que se hiciera.
“Me llevó ocho siglos, pero pronto fui uno de los guerreros de mayor confianza de Taraeth.
Él me dio mi libertad, pero no sabía qué hacer con eso. Cuando traté de buscar amigos,
nadie se acercaba a mí. Y no solo era por mi reputación, sino también por mi aspecto. Pasé
tantas horas entrenando y matando que no sabía cómo interactuar con los demás”
“Lo cual era por lo que no tenías una esposa”
Él se encogió de hombros. Si iba a contarlo, podría escupir toda la historia. “La única forma
en que yo podía tener una mujer era si pagaba por ella, e incluso entonces, me volvían la
espalda durante el acto. Un par de veces de eso, y decidí que no valía la pena.
“Me concentré en ser el mejor guerrero que pude. Después de tres mil años, tenía una
rutina. Durante mi matanza de millones de Fae -Light o Dark- Taraeth estaba amasando
poder. Fue Taraeth quien empezó la guerra civil en nuestro Reina. No sabía que él había
empezado a sentirse amenazado por mí.
“Pero mientras él había estado creciendo en poder, yo también. Mi última misión para él
era matar a uno de sus detractores, excepto que era una trampa para mí. Taraeth me ofreció
a Usaeil, la Reina Light. Ella me torturó durante años antes de que su cansancio aumentara
y me matara”
El silencio después de que hubiera terminado era estruendoso. Cuando no pudo aguantarlo
más, miró hacia Cat para encontrarla mirándole con pena en su mirada. “No” le advirtió
enfadado. “No quiero que sientas pena por mí”
Ella se levantó del asiento de la ventana y llegó hasta él. Luego le puso las manos a cada
lado del rostro. “Siento por lo que has sufrido. Va más allá de la crueldad”
Él intentó alejar sus manos, pero no cedió. Incapaz de evitarlo, la miró a sus ojos color
esmeralda. La sorpresa hizo que se quedara quieto cuando ella se puso de puntillas y puso
sus labios contra los suyos. Luego ella susurró “Te deseo”
Debería alejarla. Debería regresar a Inchmickery. Debería…los pensamientos se le hicieron
un revoltijo cuando le rodeó el cuello con los brazos y presionó sus senos contra él.
Fintan extendió su mano por su espalda mientras la cogía con la otra. Él cerró los ojos
mientras sus bocas se rozaban eróticamente. No sabía nada de seducción o de cortejar a
una mujer. Todo lo que sabía era que ansiaba a Cat con todo lo que era, y todo lo que quería
ser.
Cuando sus labios se unieron, el beso fue lento, sensual. Se elevó rápidamente como
cuando los fuegos del deseo ardieron. Ella sabía a naturaleza y mar.
Y tenía que tener más.
Profundizó el beso, una gemido salió de él cuando las manos de ella penetraron en su
cabello. En cualquier lugar que ella tocara dejaba un rastro de calor, con su piel
estremeciéndose como si ella le estuviera marcando.

Página 66 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Ella movió las manos por su pecho y empezó a desabotonar la camisa. El primer toque de
las palmas de sus manos sobre su piel le hizo gemir. Ella sonrió contra sus labios y le quitó
la camisa por los hombros.
Él dejó caer los brazos y dejó caer la prenda al suelo. Cuando fue a abrazarla una vez más,
ella terminó el beso y se inclinó hacia atrás. Como sus manos estaban vagando por su
pecho, él no luchaba contra ella. Las sensaciones eran abrumadoras. Nadie le había tocado
así. Le consumió totalmente, anhelando más, necesitando más.
Su piel no mostraba ninguna de las heridas que él había recibido cuando estuvo al servicio
de Taraeth o cuando fue torturado por Usaeil. Pero, de alguna manera, Cat sabía dónde
había estado cada una porque su mano hacía pausas como si sintiera las cicatrices
profundas bajo su piel.
Bajo la mirada hacia ella, completamente paralizado. Esta era la mejor noche de su vida, y
no quería que nunca terminase.

∗∗∗∗∗∗∗

Página 67 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Capítulo 13
Cat miró el esculpido pecho de Fintan y sus cincelados abdominales. Había sentido su
fuerza, sumergiéndose en ella. Su suave piel no tenía ni una sola marca en ella, pero había
sentido el dolor que estaba gravado profundamente. O quizás había sido su imaginación
después de haberle escuchado que había sido un esclavo, entrenado para ser un asesino y
torturado.
¿Cómo podía alguien sufrir tanto y todavía tener tan buen corazón? Era casi inconcebible.
Él era un Dark. Había sido asesinado. Por su pelo y ojos blancos, había estado matando
más que cualquier otro Dark…nunca.
Y a pesar de ello, sabía que era buena gente. No sólo porque había intentado ayudarla. Sino
porque lo veía en sus ojos. Se inclinó más cerca y presionó sus labios contra su corazón.
Cuando levantó la mirada hacia él, sus ojos blancos rodeados de rojo estaban fijos en ella.
Cat sonrió y dio un paso atrás de su abrazo. Sin retirar en ningún momento sus ojos de él,
deslizó los finos tirantes de su vestido sobre sus hombros y se lo bajó por las caderas
convirtiéndose en un charco en el suelo alrededor de sus pies. Ella permaneció inmóvil
mientras él lentamente la recorría con los ojos. Un gemido retumbó en su pecho cuando
sus pezones se endurecieron bajo su mirada.
Estaba más allá de su comprensión que alguien eligiera ignorar o alejarse con disgusto de
un hombre así. Él le agitaba la sangre como ningún otro. Con él, el futuro no se veía tan
sombrío, ni solitario.
Él acortó la distancia entre ellos y suavemente le puso las manos sobre los hombros. Sus
palmas bajaron por sus brazos antes de descansar sobre sus caderas. Luego él movió las
manos a su marcada cintura y luego más arriba hacia sus senos.
Sus dedos acariciaron la parte exterior de sus senos varias veces antes bajar por las caderas
y alrededor de su trasero. Una de sus enormes manos lo acunó y la llevó contra él. La
sensación de su gruesa excitación presionando contra su estómago hizo que se le secara la
boca.
Su otra mano se deslizó suavemente contra su cuello antes de moverla alrededor de la
espalda. Ella dejó caer la cabeza hacia atrás. Sintió sus ojos en ella, y su cuerpo respondió
desvergonzadamente.
Sus senos ansiaban su toque. Aumentaron con la anticipación cuando sintió la respiración
de él rozar su piel. Pero no la tocó. En lugar de eso, llevó su boca cerca de su oreja y dijo:
“Quiero tres cosas de ti. Tocarte. Saborearte. Estar dentro de ti”
Escalofríos recorrieron su piel ante las seductoras palabras mezcladas con su sexy timbre.
“Sí” dijo ella sin aliento.
Al instante siguiente, estaban tumbados sobre su cama, y Fintan ya no usaba ropa. Ella
abrió las piernas para que él pudiera acomodarse entre ellas, y su peso hizo que su sexo se
contrajera ansiosamente. Sus manos subían y bajaban por la espalda de él, sintiendo sus

Página 68 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

músculos bajos las palmas de las manos. No podía dejar de tocarle. Era la perfección en
todos los sentidos. Desde el modo cómo la miraba como si fuera una diosa, hasta hacerla
sentir como una diosa.
Nunca se había sentido tan preciosa y deseada. El hambre, el anhelo que estaba en su
mirada y en la forma de tocarla. No podía recuperar el aliento. El deseo los rodeaba, los
enlazaba. Estaba al rojo vivo, haciendo que se sintiera febril y necesitada.
Incapaz de soportarlo un momento más, Cat le giró sobre su espalda y se puso de rodillas
sentándose a horcajadas sobre sus caderas. Sus ojos blancos la miraron con curiosidad,
con esperanza. Le dolía el corazón por ese pequeña anhelo que veía, y eso la hizo querer
buscar a todos los que se habían atrevido a hacerle daño para poder devolverle el favor.
Ella tomó su miembro en la mano, acariciándolo en toda su longitud. Él gimió
ruidosamente. Queriendo que él experimentara tanto placer como fuera posible, ella
retrocedió y se inclinó hasta que su boca estuvo a la par de la de él.
Entonces se llevó la gruesa cabeza de su excitación hacia la boca. Observó su rostro, y
advirtió que él dejaba de respirar. Presionó su lengua contra él y separó los labios,
acogiéndole en la boca.
Él murmuró algo bajos su respiración mientras su cabeza caía hacia atrás y agarraba con
las manos el edredón. Cat sonrió interiormente. Le tomó más profundo en su boca mientras
continuaba acariciándole.
Su respiración se hizo más áspera y ruidosa. Ella continuó lamiendo y succionándole antes
de acunar el saco de sus bolas. Un gruñido bajo pasó por sus labios antes de que susurrara
su nombre con una voz invadida de desea y necesidad.
Y eso hizo que el estómago se contrajera de anhelo. “Necesito sentir tu cuerpo a mi
alrededor” gruñó él.
Ella levantó la vista hacia él, y vió que apenas se mantenía bajo control. Le dio a su glorioso
pene una última succión antes de que llevárselo a su entrada.
Sus ojos ardían de deseo, la abrasaron con un hambre tan grande que ella podía sentirla.
Lentamente, bajó sobre su vara, tomándolo centímetro a centímetro mientras su cuerpo se
estiraba para adaptarse a él.
En el momento en que ella estuvo totalmente acoplada, jadeaba rudamente. Él posó sus
manos en las caderas de ella y ella lentamente las rotó. Le clavó los dedos. Ella le apoyó las
manos sobre el pecho y se balanceó hacia adelante y hacia atrás.
Mientras ella lo montaba, él movió sus manos hacia arriba hasta que finalmente ahuecó
sus pechos por completo. Los masajeó, memorizando la sensación antes de pasar el pulgar
sobre un pezón. El placer que la recorrió fue tan grande que dejó de moverse, dejándola sin
respiración. Había una sonrisa en los labios de él mientras daba vueltas a los pezones entre
sus dedos.

Página 69 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

No pasó mucho tiempo antes de que sus dedos estuvieran provocando su apretado brote.
Luego él se sentó y rodeó con los labios un turgente pico. Su lengua danzó alrededor de su
pezón antes de succionarlo.
Ella le rodeó el cuello con los brazos, sus dedos en su pelo mientras ella se aferraba a él al
experimentar esas delicias embriagadoras. Mientras él se movía de un pecho al otro, ella
una vez más comenzó a balancear sus caderas de un lado a otro.
Y luego, de repente, ella estaba sobre su espalda, y él se alzaba sobre ella. Gimió cuando
salió de ella permaneciendo en ella solo la cabeza, y luego, embistió profundamente.

∗∗∗∗∗∗∗
El deseo se anudó y se tensó dentro de ella, impulsándola hacia el placer que le esperaba.
Con cada movimiento de sus caderas, la estaba llevando cada vez más cerca de la cima.
Ella le rodeó con las piernas y levantó las caderas para salir al encuentro de sus caderas.
Su ritmo se aceleró. Sus cuerpos ahora resbaladizos con una fina capa de sudor se
deslizaban sensualmente uno contra el otro.
Él envistió más dura y profundamente. Ella se aferraba a él mientras su ardiente y salvaje
cabalgada unía sus cuerpos, sus almas y sus corazones. Incluso mientras sucedía, ella no
podía detenerlo. Ni quería hacerlo tampoco. Desde el momento en que vio a Fintan, había
sabido que algo diferente había en él.
Y le había deseado.
Le miró a los ojos mientras sentía como el orgasmo se acercaba. Se sostuvieron la mirada
mientras él la impulsaba hacia arriba y la llevaba a la cima. Ella gritó mientras su cuerpo
se convulsionaba por la fuerza del clímax. La llevó volando, flotando en éxtasis.
Un latido del corazón más tarde, él gritó en alto su nombre antes de que el orgasmo le
reclamara. Le abrazó cuando él la envistió por última vez para enterrarse en ella.
Envuelto uno en los brazos del otro, estaban sumergidos en la dicha de su unión. Así
permanecieron por un tiempo. Ella siguió tocándolo, acariciándolo. No estaba segura de si
era demasiado, pero como él no se apartó, ella esperaba que eso significara que lo
disfrutaba.
“Debería llevarte lejos de aquí”, dijo Fintan mientras les rodaba para colocarlos de costado.
En realidad, ella lo había considerado, y el alivio de estar finalmente fuera de peligro era
atractivo. Luego recordó lo que estaba en juego por todos. “Deberíamos terminar lo que
hemos empezado”
“No sabemos lo que Bran quiere de ti”
“Y no lo sabremos a menos que sigamos”
Él suspiró ruidosamente. “No me gusta esto. Nada de esto”
“Sabemos que me quiere por algo. Eso juega en nuestro beneficio”
“¿Lo hace?” preguntó él mientras la miraba. “Justo ahora, todas las posibilidades están a
su favor”

Página 70 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Ella le sonrió. “Entonces tendremos que hacer que algunas se tornen en nuestro favor”
“¿Cómo propones que hagamos tal cosa?”
“Esperaba que tú pudieras saberlo” bromeó ella. Hubo el principio de una sonrisa en sus
labios. “Mi plan era hacerlo salir a la luz y matarle”
“Eso todavía podría funcionar”
“¿Cómo?”
Ella se levantó sobre los codos y se retiró el pelo de la cara. “Él no quiere matarme. Eso
significa que se aproximará a mí otra vez e intentará influenciarme para que me ponga de
su lado. Estarás utilizándome como cebo, sólo que de forma diferente”
“Bran esperará que hagamos precisamente eso”
“Entonces utilizaremos una forma diferente de matarle. En lugar de ti, lo haré yo”
Fintan se sentó, negando con la cabeza. “Absolutamente no”
“No se lo esperará”
“No sabes lo que es quitar la vida a alguien. No sabes el coste de tal cosa”
Ella arqueó una ceja y le miró. “¿De verdad? ¿No he matado a un Dark hoy? ¿No es eso,
esencialmente, lo que Bran es, un Fae?”
“No es lo mismo” dijo Fintan y se pasó una mano por el rostro.
“Ciertamente lo es”
Él estiró los labios. “Esta tarde, estabas en mitad de una batalla y luchando por tu vida. Se
trata de autodefensa. Si matas a Bran, será un asesinato”
“No lo había considerado así. Lo veo como eliminar un gran mal que tiene que se detenido”
“No”
“Entonces inventa una forma diferente que Bran no intuya” declaró ella.
Fintan se reclinó hacia atrás y la arrastró con él. “Lo haré”
“Puedo hacerlo” dijo ella después de un momento de silencio.
“Lo sé, pero matar te cambiará. Confía en mí en esto”
“No te cambió a ti por dentro, sólo tu apariencia”
“No es cierto. La oscuridad me atrapó rápida y fácilmente. Me rendí a ella, me gustó. Luego,
un día, no reconocí el rostro que me devolvía la mirada desde el espejo”
Ella le tocó con su largo y blanco pelo. “¿Debido a esto?”
“Porque yo era todo lo que despreciaba. Maté a tantos que ya no queda ni una pizca de
negro en mi cabello. Sin mencionar que el rojo se desvaneció de mis ojos también. La única

Página 71 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

forma en que sobreviví fue apagando todas las emociones que tenía. Las enterré tan
profundamente, que no volvieron a subir a la superficie de nuevo”
Ese era el Fae al que había echado un vistazo esa primera noche, el asesino. Pero el Dark
ante ella ahora era alguien completamente diferente. Había emociones dentro de él. Ella
podía verlas, sentirlas.
“Entonces te encontré a ti” dijo él.
Ella le tocó el rostro sonriéndole. Él cubrió la mano de ella y la bajó entre ellos. “Estos ...
sentimientos ... podrían terminar costándote la vida”
“He vivido con ese miedo cada día desde que mis hermanos fueron asesinados”
“Pero yo estoy aquí para protegerte”
Ella le puso un dedo en los labios. “Deja de pensar más en ello. Disfruta este interludio que
hemos recibido, porque podría no volver”
La tensión de su mandíbula le decía que estaba haciendo cualquier cosa menos disfrutar
de su tiempo juntos. Su mente estaba sobrecargada, y no podía imaginar lo que estaba
pensando o sintiendo.
¿Cuánto tiempo había pasado desde que enterró sus emociones? No las había apagado
todas. Su moralidad seguía en pie, y también su necesidad de protección. Y no se podía
negar que disfrutaba matando Darks.
Eran todas las demás emociones -deseo, anhelo, lujuria y placer- no que no sabía cómo
manejar. Y ella podía sentirlas encerradas en él incluso mientras yacían abrazados el uno
al otro.

∗∗∗∗∗∗∗

Página 72 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Capítulo 14
Fintan se incorporó bruscamente cuando algo pasó cerca de la ventana de Cat. Miró afuera
pero no pudo ver nada. “¿Qué ocurre?” preguntó ella de manera soñolienta. Él sacó las
piernas por el lado de la cama y se levantó. Con solo pensarlo, su ropa volvió a su lugar.
“No lo sé”.
“Espera” le dijo ella y se apresuró tras él, cogiendo una bata mientras lo hacía. Fintan no
disminuyó la velocidad hasta que llegó a la sala de estar principal. Estaba a punto de mirar
a través de las cortinas cerradas cuando alguien golpeó la puerta.
Se volvió hacia Cat, quien miró a la puerta con una mezcla de alarma y preocupación. Ella
miró en su dirección antes de dirigirse a la entrada y mirar por la mirilla. “Es el Gardaí”
Un Garda Síochána era la fuerza de policía dirigida por el Garda Comisario. Fintan debería
haberse dado cuenta de que ellos tendrían que hablar con Cat sobre el fuego del café, así
como de la muerte de su abuelo.
“Responde” le dijo Fintan. “Estaré justo aquí, aunque velado”
Cuando asintió con la cabeza, se ocultó y se movió a un rincón alejado para que no hubiera
posibilidad de que alguien se tropezara con él. Cat luego respiró hondo y desbloqueó la
puerta antes de abrirla.
“Buenos días, señorita Hayes” dijo una voz de hombre. “Soy el detective sargento Carmody.
Me gustaría hablar con usted sobre los acontecimientos de ayer”
Cat dio un paso atrás y le permitió entrar. “Por supuesto”
Fintan observó como un hombre de unos cuarenta y muchos entraba en la casa. La mirada
de Carmody se movió alrededor, asimilándolo todo. Fintan miraba al sargento con su pelo
rubio y sus ojos oscuros intentando determinar si se trataba de Bran utilizando glamour,
pero Fintan no pudo encontrar nada. Eso no significaba que Bran no fuera responsable de
enviar al hombre. ¿O Fintan estaba buscando cosas que no estaban allí?
Antes de encontrarse con Cat, él no había tenido problema para determinar si Carmody
estaba conectado con Bran. Ahora, no podía ver a través de la neblina de emociones que
ocupaba su cerebro.
Y lo odiaba.
“¿Puedo ofrecerle una taza de café?” preguntó Cat.
El sargento negó con la cabeza “No, gracias”
“Por favor, siéntese” dijo ella mientras doblaba una pierna y se sentaba en una esquina del
sofá. Carmody eligió una silla y le ofreció una educada -y forzada- sonrisa. “Siento la pérdida
de su abuelo. Sé que está muy apenada, pero tengo que hacer unas cuantas preguntas”
Sus hombros estaban tensos, y Fintan tenía la loca urgencia de tocarla para hacerle saber
que él estaba ahí. Pero se controló.

Página 73 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

¿Qué demonios está pasando conmigo?


“Señorita Hayes, ¿Dónde estaba usted cuando comenzó el fuego del café?” preguntó
Carmody mientras sacaba un pequeño block de notas y un bolígrafo. Ella tragó saliva y dijo
con voz clara “Justo aquí en mi casa. Estoy segura de que si pregunta a la propietaria de la
tienda cercana a mi café, Norene, ella confirmará que fue ella quien me avisó. También
estoy segura de que puede consultar los registros del teléfono móvil, que mostrarán mi
ubicación”
“Usted actúa como si tuviera algo que ocultar”
“Sencillamente estoy apuntando los hechos para acelerar el proceso. El café era mi medio
de vida. Sin eso, no puedo pagar mis facturas. Así que hasta que la investigación termine,
mi seguro no me pagará para que pueda arreglar lo que pasó”
“¿Sabe cómo empezó el fuego?” preguntó él.
Fintan se acercó y observó al Garda cuidadosamente mientras apuntaba notas, algunas
relevantes por su interrogatorio, y algunos comentarios de sí mismo sobre las respuestas.
Carmody no estaba acusando a Cat, pero había algo en los ojos oscuros del hombre
mientras la miraba que puso en el disparadero a Fintan.
“Un fuego quemó mi café” afirmó Cat. “No sé cómo empezó”
“Estamos investigando eso ahora. Sabremos algo en unas semanas”
Ella negó con la cabeza, con la ira enfureciendo su voz. “¿Unas pocas semanas? No puede
estar hablando en serio”
“Estas cosas llevan tiempo, señorita Hayes”
“La oficina de la Garda tardó tres días en dictaminar sobre un incendio empresarial el año
pasado. Carmody torció la boca mientras se encogía de hombros. “No soy yo quien dicta las
reglas, señorita. ¿Sabe de alguien que quisiera lastimarla?”
“No”, dijo Cat y respiró hondo. Apoyó el codo en el brazo del sofá y se frotó la sien. Fintan
frunció el ceño cuando vio que la palabra frustrada estaba rodeada por un círculo varias
veces. Había un signo de interrogación al lado de la palabra inocente. Pero fue el conocedora
del rastreo de teléfonos con un asterisco a su lado lo que provocó que una ráfaga de furia
se extendiera a través de Fintan. ¿Cómo se atrevía Carmody a pensar que Cat manipuló los
acontecimientos para adaptarlos a sus propósitos?
Carmody tosió suavemente. “¿Le prendió el fuego para reclamar el dinero del seguro?”
Durante largos segundos, Cat simplemente se lo quedó mirando. “No. ¿Quiere ver mis libros
para asegurarse de que no oculto nada? Estaré encantada de entregarlos para probar mi
inocencia si eso me saca de su lista de sospechosos”
“Srta. Hayes, necesita entender que no es sólo el fuego en el café. El cuerpo de su abuelo
se quemó también. Hay una conexión aquí, y estoy ansioso por encontrarla”

Página 74 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Fintan sabía la correlación: Bran. Pero no era como si Cat pudiera decírselo al Garda. Lo
cual la dejaba parecer como el primer sospechoso. “Sé muy bien lo que ocurrió con mi
abuelo. Fui yo quien vio el humo y corrí hacia él”
“¿Con qué?” preguntó Carmody. “Su vehículo estaba aparcado en el acceso para coches.
Fintan apretó los puños. Eso era culpa suya. Fue quien había teletransportado a Cat hacia
la playa. Si sólo hubiera pensado un poco las cosas, habría sabido que ella necesitaba su
coche. Pero sólo quería ayudarla. Así que actuó precipitadamente.
Eso nunca había sucedido.
Ahora, su desconsideración podría muy bien arruinar las cosas para ella.
“Necesitaba pasear para aclararme la cabeza después del fuego del café” dijo Cat. “Me dirigí
a su cabaña. A mitad de camino de allí, vio el humo y corrí el resto del camino. Por supuesto,
no tenía mi coche”
Carmody asintió. “¿Qué encontró cuando llegó a donde su abuelo?”
“Ya he hablado de todo esto ayer” declaró ella con irritación.
“Necesito que lo haga otra vez”
Mientras Fintan escuchaba a Cat explicando cómo se quemaba el cobertizo y luego
descubría a su abuelo dentro, observó a Carmody. Estaba claro que el Garda no creía
exactamente que Cat fuera una víctima, pero Carmody tampoco tenía ninguna prueba para
probar lo contrario.
“Eso concuerda con su declaración de ayer” dijo Carmody mientras se ponía de pie. “Esto
es todo lo que necesito”
Mientras Cat caminaba con él hacia la puerta, Fintan miró a través de una rendija en las
cortinas y localizó un Fae mirando la casa. El Dark había utilizado glamour para alterar su
pelo y sus ojos. Cuando Carmody salió de la casa, el Dark se desvaneció.
“Piensa que lo hice yo” dijo Cat mientras cerraba y echaba la llave a la puerta.
Fintan dejó caer el velo. “Con ambos acontecimientos sucediendo a pocas horas el uno del
otro y ambos conectados contigo, parece natural. Sin embargo, no hay evidencia en contra
tuya”
“Eso que sepamos” dijo ella airadamente. Por lo que sabemos, Bran está plantando pruebas
ahora”
Él la siguió al dormitorio. “Si Bran te quiere de su lado, dudo que se tome el tiempo de
ponerte en el punto de mira del Garda”
“¿Por qué no? Luego él puede sacarme. Eso es lo que yo haría” dijo ella y se quitó la bata.
La visión de su cuerpo desnudo hizo que sus bolas se tensaran. Su piel pálida y sus rosados
pezones hacían que sufriera por estar dentro de ella una vez más, para sentir el profundo
y exquisito placer que ella le había mostrado.

Página 75 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

En una noche, había experimentado más felicidad que en toda su vida. Ella le había tocado
voluntaria y libremente, le había acariciado. Le había memorizado. Se había dado por
completo a él. Y al hacerlo, ella le había mostrado una decadencia sensual que ahora estaba
marcada en su alma.
Ella pasó junto a él, aparentemente indiferente a su mirada que se deleitaba en su hermosa
piel, y se dirigió al baño. Él bajo la mirada a su trasero, observando sus caderas
balanceándose con cada paso. Recordaba sentir esas caderas moviéndose cuando se sentó
sobre él y le llevó al interior de su cuerpo.
“Por tu silencio, estás de acuerdo”
Él parpadeó, su mente regresando al presente. “Estoy de acuerdo en que podría ser un
ardid, pero no creo que Bran iría por ese camino cuando hay otras formas”
Ella abrió la ducha. “¿Cuál podría ser?”
“Venir a por ti él mismo” Caminó hacia la entrada del cuarto de baño y apoyó un hombro
contra la jamba mientras la observaba comprobar la temperatura del agua. “¿Realmente
piensas que sólo se va a acercar a mí?” preguntó con una carcajada.
Se cruzó de brazos. “Yo lo haría”
Ella le miró por encima del hombro antes de arrugar la nariz. “Supongo. Pero ¿no será
consciente de que estás conmigo?”
“Estoy seguro de que cuenta con ello”
Cat se recogió el pelo en un moño sobre la cabeza y entró en la ducha antes de cerrar la
mampara de la ducha. “Bran está loco si cree que iré a algún lado con él si intenta matarte”
“Estoy contento de oírlo” Él estaba intentando -y fracasando miserablemente- no mirarla ni
pensar en el agua brillando sobre la piel que había tocado y besado unas horas antes. Trató
de no pensar en sus jadeos desiguales, sus gemidos de placer y sus gritos de éxtasis. Cuanto
más intentaba alejar su mente de ella, más le volvía la noche a su cabeza.
Su mirada seguía sus movimientos mientras enjabonaba su cuerpo y luego se enjuagaba.
Nunca había visto nada tan sexy. El hecho de que ninguna mujer Fae le hubiera dejado
estar tan cerca era, en parte, el culpable de su fascinación.
“Por favor, dime que no quieres que me siente a esperar a que Bran aparezca en mi cocina”
dijo ella mientras cerraba el agua. Abrió la puerta de la mampara de la ducha y sacó una
mano.
Fintan le dio una toalla. “Bran no podrá entrar en tu casa nunca más. He puesto
salvaguardas”
Una fina ceja roja se arqueó. “¿Y eso?”
“Necesitas estar a salvo en algún sitio”
“¿Y cómo es que tú estás dentro entonces?”
Él sonrió. “Soy así de bueno”

Página 76 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

“Sí. Sé que lo eres”


Su seductora mirada le puso duro al instante. Ella sonrió como si supiera lo que le estaba
haciendo. Luego salió de la ducha y se envolvió en la toalla. Cuando salió del baño, él
suspiró. ¿Cómo se suponía que podía pensar con claridad cuando le miraba de esa manera
después de hacer semejante comentario con matices eróticos?
Él entró en la sala de estar y pensó en Bran. ¿Cuál sería el siguiente movimiento del
bastardo? Bran quería a Cat, pero ¿por qué había matado a su abuelo? Algo no tenía
sentido. Faltaba una pieza, algo de conocimiento que le faltaba a Fintan y que le ayudaría
a ver el panorama completo.
“Mirar a la pared no va a darnos respuestas” dijo Cat mientras se acercaba a su lado.
“Necesitamos más información”
Odiaba que la ropa ahora cubriera su impresionante cuerpo. “Y con eso, te refieres a
encontrar Bran”
“¿Dónde más sino con él encontraremos lo que necesitamos saber?”
Fintan negó con la cabeza. “Cat, estás jugando un juego muy peligroso. No has visto lo que
Bran puede hacer. Él manipula personas y cosas en su beneficio. No puedes creer lo que te
diga”
“No lo haré. Pero sabes que tengo razón. Necesitamos información”
No importaba cómo lo mirase, no podría hacer un movimiento sin saber más sobre el interés
de Bran en Cat. Y en cómo ella había invocado el arma.

∗∗∗∗∗∗∗

Página 77 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Capítulo 15
Cat caminó desde Galway a través de los caminos hacia la cabaña de su abuelo con una
neblina de lluvia que los fuertes vientos arrastraron. Pero no era el clima lo que le
preocupaba. Aunque había sido idea suya estar en algún lugar en el que Bran pudiera llegar
a ella, había tenido más confianza en ella en casa. No importaba si Fintan estaba velado
detrás de ella. A todos los efectos, estaba sola.
Y aterrorizada.
Metió las manos en los bolsillos del abrigo y se arrebujó en el pañuelo en el que se había
envuelto el cuello. El tener las venas congeladas por el miedo solo la hacía sentir más fría.
Con cada paso que se alejaba de Galway, sabía que algo grande iba a suceder. No sabía qué
ni cómo, pero era una sensación que no se podía sacudir. Parpadeó a causa del viento que
le entraba en los ojos, que ya le escocían por la falta de sueño.
Había sido el sueño de su abuelo muriendo lo que la había despertado. Sin embargo, cada
una de las veces, Fintan estaba allí con sus brazos alrededor de ella. Fue su presencia la
que le permitió volverse a dormir.
Entre las pocas horas de descanso que había tenido, había estado pensando en la daga que
ahora llevaba oculta en su chaqueta. No había explicación sobre cómo la hoja había llegado
a su mano desde la mesa de la cocina. Fintan no podía darle una respuesta, pero quizás
Bran pudiera. Eso si quería que él supiera sobre que ella tenía esa habilidad.
Ja. Habilidad. Puso los ojos en blanco. Ella, más que nadie, sabía que no tenía magia. Nada
de lo que ella había hecho al crecer había dado algún fruto de eso. Entonces, ¿por qué
ahora?
¿Sería el arma?
No, eso no podía ser. Si lo fuera, Fintan se lo habría dicho.
¿Sería Fintan?
Él era un Reaper, pero no había mencionado nada de otros Halflings repentinamente
encontrando magia con los Reapers alrededor. Así que eso estaba fuera.
¿Sería Bran?
Esta la dejó perpleja porque honestamente no lo sabía. No podía encontrar una razón para
excluirlo como lo hacía con el resto de cosas. Pero al mismo tiempo, tampoco podía decir
que fuera él. Era un enigma.
Sus pasos se ralentizaron cuando la cabaña entró en su campo de visión. No había podido
mirarla ayer. El dolor había estado a flor de piel. Y hoy no estaba mucho mejor.
Estaba sola. Ahora, completamente sola.

Página 78 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

No pasaría las vacaciones rodeada de la familia con risas e historias de años anteriores.
Ahora las pasaría en la tranquilidad de su casa, fingiendo que las vacaciones de que se
trataran no existían.
Dios, cómo odiaba a los Fae. ¿Por qué no podrían haber dejado a su familia en paz? ¿Por
qué había nacido siendo una Halfling? ¿Por qué no podía haber tenido una familia normal
en la que se pelearan todo el tiempo? Al menos, estarían vivos.
Una familia que la persiguiera por sus malas decisiones o por su cabello o por un hombre.
Una familia que llamara, exigiendo que viniera a cenar el domingo todas las semanas, o que
pasara sin llamar. Una familia que la hiciera beber excesivamente en Navidad porque el
estar rodeada de todos le produjera urticaria.
Cualquier familia sería bienvenido. No importarían los problemas, ni si la volvían loca, sólo
quería volver a tener una. La soledad nunca la había golpeado tan duro como lo hacía en
este momento. La atravesaba y la hacía jadear de puro dolor.
Se abrió paso hacia el quemado cobertizo donde había visto a Bran haciéndole señas. Fintan
estaba seguro que la estaba vigilando. Ella esperaba que Bran estuviera porque estaba lista
para hablar. Aunque no estaba segura de si estaba todo lo lista que se necesitaba para
escuchar lo que pudiera decir.
Eso es lo que hacía que el estómago se le encogiera de miedo. Una sensación de agitación
en sus entrañas que había comenzado en el momento en que había salido de la cama esa
mañana. Era una sensación de que algo iba a suceder, y sospechaba que no iba a ser muy
bueno.
La cosa era, que si Fintan sabía que Bran estaba vigilando, entonces Bran tenía que saber
que Fintan estaría velado y esperando cerca de ella. Fintan era un Reaper solamente, y
Bran tendría otros hombres con él.
Lo que significaba que había una muy buena posibilidad de que Bran matara a Fintan.
Eso no podía suceder. Se negaba a que tal cosa ocurriera.
Puede que no fuera capaz de salvar a nadie de su familia, pero había una pequeña,
infinitesimal posibilidad de que pudiera mantener a Fintan a salvo. Después de todo lo que
había hecho por ella, y todavía estaba haciendo, tenía que intentarlo.
No se trataba sólo de mantener a Fintan vivo. También había una ardiente necesidad de
saber qué quería Bran de ella. Cerró apretadamente sus cansados ojos. Si sólo pudiera
estar en cualquier lugar donde Bran no pudiera lastimarla y que Fintan no pudiera verles.
De este modo se le permitiría obtener toda la información que necesitaba.
Cuando abrió los ojos, Bran estaba frente a ella. Se quedó tan sorprendida que dio un paso
atrás. Por su parte, Bran, simplemente parecía complacido.
“Hola Cat” dijo. “Sabía que sólo era cuestión de tiempo que tú y yo pudiéramos hablar”. Sus
ojos plateados no tenían malicia, pero por otra parte, los locos a menudo ocultaban sus
verdaderos sentimientos.

Página 79 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

“Aquí estoy. Habla”. Sonaba más valiente de lo que se sentía. ¿Estaría Fintan lo
suficientemente cerca como para escuchar la conversación?
“¿No desearías saber sobre mí?”
“Ya lo he hecho” le replicó. Le costó cada gramó de fuerza de voluntad que tenía no mirar
alrededor buscando a Fintan.
Bran la escudriñó con curiosidad y sonrió. “Bien, eso no es justo ¿no te parece? Sobre todo
considerando que tú has escuchado mi historia de terceras personas que no siquiera están
aquí”
“Había unas reglas, tú las rompiste, la Muerte mató a tu mujer, tú te enfadaste y dividiste
a los Reapers, y luego mataste algunos. Todo antes de que la Muerte te dejara en el
Inframundo. ¿Me he dejado algo?”
En lugar de enfadarse, Bran echó la cabeza hacia atrás y se rió. “Oh, eres un tesoro,
Catriona Hayes. Ahora desearía haber hablado mucho antes”
“¿Porque digo lo que quiero?” preguntó ella con sarcasmo.
“Sí”
No se dejó engañar por su encanto o por el hecho de que sus ojos eran plateados en lugar
de rojos como deberían ser. “¿Hay algo que quieras agregar a la historia sobre ti?”
La sonrisa desapareció de su rostro mientras se mirada se afligía. Eso ocurrió sólo un
instante antes de que la mirada se cerrara y fuera reemplazada por una máscara de
indiferencia. “¿Has estado enamorada alguna vez?”
“No puedo decir que alguna vez lo haya estado”
“Entonces no sabes lo que significa encontrar a alguien que es tu otra mitad, que llena un
vacío que no sabías que tenías hasta que le conociste”
Sus pensamientos se dirigieron inmediatamente a Fintan. ¿Fue el Destino el que puso un
Fae en su camino, alguien que le daba todas esas cosas? “No, no lo sé”
“Qué pena. A lo mejor entonces deberías entender lo profundo de mi angustia cuando la
Muerte la mató”
“Rompiste las reglas. ¿Qué esperabas?”
“Esperaba que mi tiempo y lealtad hacia los Reapers me hubieran ganado alguna
misericordia” Bran bufó y miró por encima del hombro de ella hacia el mar. “En lugar de
ello, el amor de mi vida fue asesinada antes de que pudiera advertirla o decirle adiós”
Hubo una parte de Cat que empezó a sentir pena por él hasta que recordó lo que había sido
lo siguiente que había hecho en esa historia. “Eso todavía no te da el derecho de romper las
reglas y esperar un tratamiento especial. Ni tampoco te da permiso para matar a tus
hermanos”
“El tiempo de la Muerte está acabándose. El mío está creciendo. Es por eso que ella no
quería amor para ninguno de nosotros”

Página 80 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Cat arqueó una ceja cuando habló de la Muerte refiriéndose a ella con la palabra ella. Así
que la Muerte era una mujer. No lo había visto venir. Pero le gustó bastante la idea. “¿Crees
que la Muerte puso la regla a funcionar de que no podríais tener una relación porque os
daría más poder si tuvierais a alguien a quien amar?”
“Sí”
“Entonces ¿por qué hay tres Reapers que se han enamorado y han llevado a sus mujeres al
grupo?”
El rostro de Bran no cambió, pero la fuerza de su ira casi la derriba. “¿Qué estás diciendo?”
Mierda. ¿Se suponía que no tenía que decirle eso? ¿Era un secreto que estaban guardando
los Reapers? Si por lo menos hubiera pensado en preguntar a Fintan.
“Dime” exigió Bran.
Inmediatamente se ofendió y levantó una mano para mantenerle alejado. “No tengo que
decirte una sola maldita cosa”
Empezó a dar un paso hacia ella, luego lo pensó mejor. “Tienes razón. No tienes por qué.
Es tu elección”
“¿Qué es lo que quieres de mí?” Era el momento de cambiar el tema de conversación -y
conseguir algunas respuestas.
Bran la miró con curiosidad. “Esto realmente no es teatro ¿verdad?”
“¿Qué? ¿Qué no tengo magia? Por supuesto, no se trata de una actuación”
Sus labios se levantaron en una sonrisa. “¿Quién te ha mentido, Cat?”
“Nadie me ha mentido. Lo he sabido toda mi vida”
“Eso no es cierto”
Ella le frunció el ceño, odiando la punta de esperanza que surgió en su interior. “¿Qué
quieres decir?”
“¿Cómo invocaste el arma ayer tarde?”
“No lo sé”
Él asintió lentamente, sus labios torcidos mientras la miraba. “¿Y cómo me has convocado
a mí?”
“No tengo ni idea de lo que estás hablando”
Cat de repente temió hacerlo. Ese nudo en su estómago se retorció dolorosamente. Ella
respiró hondo y luego se volvió. Su boca se abrió cuando vio que había una cúpula clara a
su alrededor.
“¿Qué has dicho o pensado sobre mí?” la urgió Bran.

Página 81 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

“Que quería hablar contigo en algún sitio donde no pudieras lastimarme” Ella dejó de
pensar en Fintan. No hay necesidad de alertar a Bran de que estaba cerca.
Bran se echó a reír. “Brillante. Absolutamente brillante”
Ella se volvió para encararse con él. “¿Estás diciendo que yo he hecho esto?”
“Por supuesto”
“¿Cómo? ¿Cómo es eso posible cuando no he podido hacer nada mágico antes?” preguntó.
Su sonrisa era astuta y maliciosa, y eso instantáneamente la puso nerviosa y tuvo sonando
campanas de alarmas en su cabeza.
Bran levantó las manos. “Ven conmigo y te contaré todo”
“No”
Él levantó las cejas. “Puede que quieras repensártelo”
“La respuesta es un firme y rotundo no” declaro ella.
Él dejó caer su brazo a un lado mientras chasqueaba la lengua. “Qué pena. Pensaba que
podrías querer ver a tu abuelo”
De todo lo que había pensado que pudiera decirle, esa nunca se le habría ocurrido. Con el
dolor todavía tan fresco y a flor de piel, su furia traspasó el techo.
“¿Cómo te atreves?” dijo ella con cada gramo de su furia entrelazando las palabras. “¿Cómo
jodidamente de te atreves? ¿Quién demonios te crees que eres para jugar con las emociones
de alguien así? Voy a asegurarme de que vuelvas al Inframundo porque voy a eliminar tu
jodido culo aquí por misma”
Sacó la daga de su chaqueta y se lanzó sobre Bran. Él se dejó caer de espaldas sobre la
arena, sin molestarse en defenderse. A ella no le importó. Todo lo que sabía era que el
responsable de la muerte de su abuelo estaba justo delante de ella.
Y este era el momento de pagar.
Ella le rebanó el pecho una, dos veces. Luego levantó el arma sobre su cabeza para hundirla
en su corazón. Fue entonces cuando vio sus brazos a los lados, sus ojos mirándola sin un
gramo de miedo. “¿Por qué no te estás defendiendo?” exigió ella.
El se encogió de hombros impotente. “No puedo. Es tu magia”
“Entonces podría matarte ahora”
“Sí”
“Bien” dijo ella y levantó el arma más alto.
Sus ojos se abrieron de par en par, una pizca de miedo se mostró. “¡Espera! ¿No quieres
saber sobre tu abuelo?”
“Estás mintiendo sobre él”

Página 82 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

“¿Lo estoy?”
La burla estaba ahí, colgando entre ellos. Fintan le dijo que no creyera nada de lo que Bran
le dijera. Luego estaba la parte en que ella podía terminar la guerra de Fintan y los demás
Reapers en la que estaban involucrados.
Pero ¿Qué si Bran estaba diciendo la verdad? ¿Qué si él tenía a su abuelo?
“¿Quién era el cuerpo quemado?” preguntó ella.
Bran levantó los hombros. “Le dijo a Searlas que encontrara un mortal”
Cat bajó el arma. No podía creer que no fuera a matarle pero el pensamiento de tener
posiblemente de vuelta a su abuelo era demasiado bueno como para dejarlo pasar. Se bajó
de Bran y se levantó. “Si tienes razón y puedo usar la magia para cosas como esta”, dijo,
agitando sus manos hacia la cúpula, “entonces puedo hacerlo de nuevo y matarte”
“Si eso es lo que crees”
Hubo algo en sus palabras que le molestó. “Quiero la prueba de que mi abuelo está todavía
vivo. Una vez que la tenga, entonces hablaremos”
“Ese un trato lo suficiente razonable. Sin embargo, vas a tener que deshacerte de un Reaper”
“Largo”, le dijo, deseándolo con todas sus fuerzas.
Y él lo hizo.
La cúpula se desvaneció, también, y al instante siguiente, Fintan estaba frente a ella con la
ira brillando en sus ojos blancos de anillo rojo.

∗∗∗∗∗∗∗

Página 83 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Capítulo 16
La cautela en los ojos de Fintan hizo que Cat reconsiderara su decisión. Puede que no
hubiera podido verla con Bran, pero lo sabía. Estaba ahí en su mirada, en la forma
condenatoria en que la miraba.
Ella no dio un paso atrás aunque hubiera querido. Se mantuvo firme, levantando la barbilla.
“¿Qué has hecho?” le exigió él.
Una avalancha de palabras giraron en su cabeza, pero no había una sola que encontrara
que pudiera utilizar para hacerle entender por qué había hecho lo que había hecho.
“Cat” dijo él. “Dime qué te ha dicho”
No importaba si ella quería decírselo o no porque sabía que no podía. Lo que había sucedido
con Bran necesitaba ser ocultado a Fintan. Por ahora. Al menos, hasta que supiera si Bran
decía la verdad sobre su abuelo o no.
Pero había algo que podía contarle. “Utilicé magia”
No hubo sorpresa en su rostro, ninguna forma de deleite ante las noticias. En lugar de eso,
permaneció estoico y apático. “Magia”
“Sí”
“Para alguien que ha declarado en múltiples ocasiones que no puede utilizar magia, ahora
de repente la tienes. Extraño ¿no te parece?”
Tragó saliva, odiando el abismo que les separaba. Extendió su mano, cogiéndole del brazo.
Anoche, nunca se había sentido más cerca de otra persona. Y ahora ... nunca se había
sentido más lejos.
“Te mentí antes. Sinceramente creía que no tenía ninguna. Cuanto más pensaba en lo de
la daga, más quería replicar que la tenía. Así que lo intenté”
“¿Cómo?” exigió él.
No podía contarle sobre Bran. Ni siquiera cuando había una posibilidad de que pudiera
entender a causa de su abuelo. Simplemente porque ella sabía que Fintan llegaría a una
conclusión: que le había traicionado.
Había arrinconado a Bran, pero no había permitido a Fintan cerca para matar a Bran y
terminar la guerra. Estaría furioso.
Y con todo el derecho.
Sin embargo, no le había dado nada más que sinceridad desde que entró en su vida. ¿Cómo
no podría darle al menos lo mismo?
“Cuando la daga llegó a mí, yo había estado pensando en ello. Eso es lo que he hecho esta
vez”

Página 84 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Sus ojos blancos se entrecerraron una fracción. “¿Justo en qué pensaste?”


“En querer ocultarme”. Esa no fue una mentira completamente.
Y tampoco era totalmente cierto. Lo cual, en realidad, era una mentira. Y se sentía como
un pedazo de mierda.
Si eso fuera posible, la ira de Fintan se elevaría varios grados. No se movió, no pronunció
ni una sola palabra. Pero estaba allí en la forma en que se comportaba, tenso y rígido.
Estaba allí en la forma en que la miraba como si fuera una extraña, como si no se pudiera
confiar en ella.
Luchó contra las lágrimas que amenazaban, parpadeando rápidamente. No lloraría por lo
que había destruido. No lo haría. Porque era por su abuelo. Fintan era un maravilloso Fae
con un cuerpo impresionante, pero estaba tan quebrado que no estaba segura de que
alguien pudiera enmendarlo, incluso si él quería ser reparado.
Pero a fin de cuentas, ella tenía que pensar en su futuro. El hilo más pequeño de esperanza
de que su abuelo pudiera estar vivo era demasiado grande como para dejarlo pasar.
Incluso si su corazón quedaba lastimado ante la idea de perder a Fintan.
Independientemente, no se había comprometido con Bran. Si ella averiguaba si el cuerpo
en la morgue era ciertamente el de su abuelo. O si Bran no podía darle la prueba de vida,
entonces se lo contaría todo a Fintan.
Aunque destruiría la poca confianza que tenía en ella. Sin duda, él lo entendería.
No quería pensar en lo que sucedería si averiguaba que su abuelo estaba vivo y bien. Porque
lo que fuera que Bran quisiera de ella no podía ser bueno. Ella, de hecho, posiblemente
estaría traicionando a Fintan y los otros Reapers.
Sin una palabra, Fintan se veló. Al menos ella había asumido que lo había hecho. Por todo
lo que sabía, podía haberse teletransportado. Y no le culpaba. Él sabía que ella no le estaba
contando todo. En lugar de exigirle que compartiera lo que ocultaba, había dejado que la
media verdad pendiera entre ellos.
Ella bajó la mirada a sus manos. Si había podido invocar la daga y si ella había llevado a
Bran hacia ella y creado una cúpula, ¿por qué no podía sentir la magia?
Domhnall y Nora habían hablado a menudo de cómo sentían su magia. Incluso recordaba
a su padre y a su abuelo hablando de ello.
Cat dejó caer sus brazos a los lados y se volvió hacia cabaña. Caminó hacia ella, haciendo
una pausa brevemente ante la puerta antes de entrar. Su mirada buscó en todo, buscando
cualquier señal de lucha o cualquier cosa que le diera una pista de que estaba vivo.
Todo estaba tan ordenado y limpio como siempre. La tetera en la cocina de gas. Se había
lavado una taza y se había dejado boca abajo sobre un paño al lado del fregadero para que
se secara. Un libro esperaba sobre la mesa con un clip que marcaba más de la mitad de la
historia leída.

Página 85 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Parecía como si su abuelo sólo hubiera ido a dar un paseo por la playa y regresaría pronto.
Ella se agarró con fuerza a la esperanza de que estaba vivo.
“Cat, a stóirín”
Cerró los ojos ante el sonido de la voz de su abuelo detrás de ella. Podía ser una trampa. O
podía ser algo real. Lentamente se volvió y abrió los ojos. Contempló la cara curtida que
conocía tan bien. Su corazón estaba tan feliz que pensó que podría salírsele del pecho.
Corrió hacia él, lanzándole los brazos al cuello, sólo para encontrarse con aire. Ella miró
sus brazos vacíos y ella se giró para buscarle.
El rostro de su abuelo estaba lleno de tristeza y remordimiento. “Esto es tan cerca como él
me permite estar de ti”
“¿Quién?” preguntó ella, pero ya sabía la respuesta.
“Bran”
“¿Qué quiere de ti?”
Su abuelo negó con la cabeza. “Ah, niña. Es de ti lo que quiere”
“¿Por qué?”
“Por el poder en tu interior”
Ella lo miró boquiabierta, aturdida hasta los huesos. “Lo dices como si supieras que tengo
magia”
“Siempre lo he sabido. Así como tus padres. Te estábamos protegiendo”
“¿De qué?” gritó ella.
El engaño de su familia era un golpe rápido y cruel. Todos esos años en que había llorado
en soledad hasta dormir porque no tenía magia. Todos esos años ella se había sentido
inferior. Todo el tiempo se había sentido excluida.
Y ellos habían sabido la verdad.
Su abuelo levanto sus manos delante de él. “Escucha. No tenemos mucho tiempo. Guarde
su enfado”
¿Guardarlo? ¿Lo decía en serio? Iba a desatarlo contra alguien. Concretamente, contra
Bran.
“Tu magia se manifestó cuando eras solo una bebé. Creció fuera de control tan rápido que
no tuve más remedio que intervenir cuando tu padre no pudo controlarla”, dijo.
Ella apretó los puños en un esfuerzo de no luchar contra su abuelo. “¿De qué estás
hablando?”
“Todo lo que tienes que hacer es pensar en algo, a stóirín, y será tuyo”
“No puedes decirlo en serio”

Página 86 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Las espesas cejas blancas se alzaron en su frente. “¿Qué has pensado recientemente y de
repente has tenido, sin saber cómo había podido ocurrir?”
Su mente, inmediatamente, fue a la daga. Luego estaba Fintan. La última noche, había
deseado que estuviera con ella así no estaría sola, y él entró en su habitación. Luego estaba
Bran hacía apenas nada de tiempo, junto con la cúpula.
“Por tu cara, hay varias circunstancias”. Su abuelo dejó salir un largo suspiro. “Cuando
Bran me capturó, eso cortó mi conexión contigo, lo cual rompió el hechizo que había
utilizado para bloquear tu magia. Tienes un poco de tiempo precioso para aprender a
controlar tus pensamientos de forma que tu magia no se manifieste en la realidad”
Ella se puso la mano en la frente. “Esto no puede estar sucediendo”
“Lo siento, pero es así”
“¿Por qué no me lo has dicho hasta ahora?” exigió ella.
Él miró al suelo. “Tres Fae, Cat. Tres. Ninguna otra familia de Halfling en el mundo tiene
más de un Fae engendrando niños. Hemos tenido una diana en nuestra espalda por causa
de eso, mi niña”
“Eso aún no explica por qué me habéis ocultado la verdad durante todos estos años”
“Quería protegerte”
Ella lanzó las manos con agitación. “¿Por qué?” exigió ella otra vez.
“Porque tu eres… diferente. Lo supe tan pronto como naciste”
Ella no quería estar enfadada con su abuelo, pero no podía controlarlo. “Podías habérmelo
contado. Podías haber estado trabajando todos estos años para controlarlo”
“No funciona de esa manera. Tu magia es como un imán para los Fae”
Eso sólo la confundió aún más. “¿Por qué?”
“Toda la magia de todas las generaciones de nuestra familia ha culminado en ti, a stóirín.
No sé cómo ni por qué, pero esa es la verdad. Es por lo que bloquee tu magia. Como ves,
tienes un gran poder en tu interior. Es tan formidable que puedes utilizarla para lo bueno
y para lo malo. La elección es tuya”.
Dejó caer el brazo a un lado mientras el estómago se le revolvía ante sus palabras. caminó
hacia la mesa y sacó una de las sillas antes de que dejarse caer en ella. “Bran mató a
Domhnall y Nora”
“Lo sé. Él ha alardeado sobre ese hecho”
“Bran quiere matar a la Muerte y a los Reapers” dijo ella, mirando hacia su abuelo, que
permanecía al lado de la mesa.
Él negó con la cabeza. “¿La Muerte? ¿Los Reapers? He escuchado historias cuando era un
muchacho, pero nunca esperé que fueran reales”

Página 87 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

“Lo son. La Muerte puso a Bran en un reino prisión llamado el Inframundo porque rompió
sus reglas y luego mató a dos de sus compañeros Reapers”
Los ojos de su abuelo se abrieron de par en par. “Si eso es cierto, no puedes darle nada, no
importa lo que utilice contra ti”
“Si no voy a él, no te soltará”
“No me dejará ir nunca” dijo él con una sonrisa triste. “Bran me utilizará para conseguir de
ti que hagas lo que quiera. Soy un hombre viejo. He vivido mi vida. Olvídate de mí y ve a
vivir la tuya. Haz el bien con tu magia. Continúa el legado de nuestra familia”
Él lo hacía sonar tan fácil, pero no lo era. No sería capaz de vivir consigo misma si él moría
por que ella no le ayudara. Por otro lado, nunca sería capaz de vivir consigo mismo si Bran
ganaba contra los Reapers y Fintan era asesinado.
De cualquier forma, ella salía perdiendo.
“Cat”, la llamó su abuelo.
Ella le vio empezar a desvanecerse. “No,” gritó ella, poniéndose de pie, con el brazo estirado,
intentando llegar hacia él.
Pero su abuelo ya se había ido.
Una vez más sola en la cabaña, se dejó caer de rodillas y hundió el rastro entre sus manos.
El torrente de lágrimas llegó, ahogándola.
Echó hacia atrás la cabeza, gritando su angustia, su ira y su frustración. Gritó hasta que
le dolió la garganta, y luego gritó un poco más. Pero eso no hizo nada por tranquilizar su
alma preocupada.
Su mente fue a Fintan. Cómo deseaba que él estuviera allí, sus fuertes brazos alrededor de
ella. Sabría qué hacer. Siempre lo sabía. Si pudiera perdonarla.
Más lágrimas se le acumularon en los ojos, cayendo por sus mejillas. Estaba en una
posición complicada, y no había forma de que ella pudiera salir ganadora.
No parecía justo descubrir finalmente que tenía magia y averiguar por qué le había sido
ocultada, sólo para encontrar que era su magia la que traído la peor clase de maldad a su
puerta.
Y al mejor de los hombres también.
Si sólo pudiera contarle a Fintan todo desde el principio. Pero sabía que él le aconsejaría
hacer lo mismo que su abuelo. Dos hombres en los que confiaba y por los que sentía una
alta consideración tenían la misma opinión, pero no podía olvidar el hecho de que no estaría
sola si hacía lo que Bran quería. Tendría a su abuelo.
De pronto levantó la cabeza mientras parpadeaba a través de las lágrimas. Su abuelo había
dicho que ella podía conseguir lo que quisiera sólo por pensar en ello. Así que pensó en él,
en quererlo allí a su lado sin las restricciones de Bran.
Sin embargo, nada sucedió.

Página 88 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Lo intentó una, y otra y otra vez, quedando exhausta en el proceso. Le pasó factura a su
cuerpo, minando su fuerza de forma que sus brazos no podían sujetarla. Tumbada sobre
su estómago, medio de costado, lloró por todo lo que era, todo lo que pudo haber sido.
Y por todo lo que nunca sería.
Fueron horas más tarde que tuvo que admitir que Bran había puesto algo que le impedía
utilizar su magia sobre su abuelo. Y el darse cuenta fue demasiado para que lo pudiera
asimilar.
La ira le dio un diluvio de energía, lo suficiente como para poder ponerse a cuatro patas.
Luego, usando toda la fuerza que tenía, Cat se cogió de todo lo que pudo para ayudarse a
ponerse de pie. Una vez ahí, ella se tambaleó, pero estaba decidida a no caerse. Puso un
pie delante del otro y se dirigió a la puerta. Al abrirlo, miró hacia afuera. La lluvia caía más
rápido mientras el viento la hizo caer en ángulo. En el camino a casa se iba a empapar.
Ella miró atrás sobre su hombre a la cabaña, contemplando brevemente el permanecer allí,
pero no podía. Porque Fintan no podría llegar a ella. Y justo ahora le necesitaba. Había una
parte de ella que deseaba desearlo, pero obligarlo a acudir a ella no parecía lo correcto
después de haberle mentido. Incluso si le necesitaba tanto que pensó que podría morir sin
él.
Cómo deseaba estar en su propia casa. El pensamiento apenas atravesó su cabeza cuando
se encontró a sí misma en mitad de la salita de estar. Se volvió en un círculo, asombrada
de lo que había sucedido.
“Fintan”, le llamó y corrió de habitación en habitación, buscándole. “¡¡Fintan!!”
Pero no importaba cuántas veces le llamara, él no apareció. Ella sabía que él podía oírla.
Fue su elección mantenerse alejado. Aunque tenía una forma de llevarlo con ella, no la
utilizó.
Si él no quería estar con ella, no le obligaría. Le había lastimado profundamente, y nunca
la perdonaría por ello.
Se quitó la bufanda y el abrigo y los colgó. Había sido un día de emociones que la habían
puesto en alto, y unas que la habían arrastrado tan bajo que se preguntaba si alguna vez
podría volver a levantarse.
Lo peor de todo era saber que sus acciones habían alejado a Fintan.
Posiblemente para siempre.

∗∗∗∗∗∗∗

Página 89 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Capítulo 17
Fintan conocía el sabor de la traición demasiado bien. El hecho de que persistiera en su
lengua una vez más le dejó deprimido y apesadumbrado. Era una cosa horrible, en verdad,
dar confianza a alguien, sólo para que se la arrebataran tan rápido.
A pesar de sus sentimientos, no había abandonado a Cat. Continuó vigilándola. Incluso
cuando ella estuvo en el interior de la cabaña de la playa, la había observado a través de la
ventana.
No se necesitaba una gran mente para resolver lo que estaba sucediendo. Fintan estaba
enfadado consigo mismo por no darse cuenta antes. La estratagema de Bran era tan básica,
tan simple que había sido fácil esperar algo más grande y dramático.
El simple hecho de que Bran tenía al abuelo de Cat. Era la más clara y única forma en que
Bran podría coaccionarla hacia su lado. Sin embargo, saber por qué había mentido no hacía
que doliera menos. Significaba que Cat no confiaba en él lo suficiente como para ayudar.
Y ella tenía razón. No lo haría. Le diría que no había nada que hacer con Bran. Él le diría
que mirara el panorama en general, que pensara en el destino del mundo frente a un
hombre que estaba en los años dorados de su vida.
Fintan la desgastaría hasta que ella aceptara. Los Reapers triunfarían sobre Bran, y la
guerra que había comenzado terminaría. Las cosas volverían a la normalidad. Mientras Cat
estaría sola para lidiar con lo que había hecho. El odio entraría en su corazón y lo dirigiría
hacia él, y nunca le perdonaría.
No habría final feliz para él tampoco. Su noche de pasión, una noche que lo había cambiado,
desaparecería en la nada.
Pero los sentimientos todavía estaban ahí. Él aún la deseaba. Era ese anhelo lo que le
recordaba lo que había hecho. Lo que había perdido. Esa culpa se acumularía a lo largo de
los siglos hasta que comenzara a odiarse a sí mismo. Esa amargura se lo comería de dentro
hacia afuera hasta que sus hermanos no tuvieran más remedio que matarle.
Todo por causa de Bran que había escapado del Inframundo y se había sumergido en la
venganza.
No importaba como lo mirase, Fintan no podía encontrar la solución. Por cierto, Cat le había
mentido, ella ya había tomado la decisión de ir con Bran. Y no podía culparla.
Ella recordaba a su familia. Sabía lo que era ser parte de un grupo que amaba
incondicionalmente. Ella había visto cómo le habían quitado a todos ellos, dejándola
completamente sola.
Él no recordaba nada de su familia. Ni cuántos hermanos había tenido, ni siquiera una
pista de cómo se veía ninguno de los rostros de sus padres. Él había sido abandonado. Todo
lo que había conocido era soledad. Cat tenía la oportunidad de cambiar eso. En sus zapatos,
él haría lo mismo.

Página 90 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Sus pensamientos hicieron una pausa mientras reflexionaba sobre Eoghan. ¿Cómo era que
nunca había pensado en los Reapers como su familia? No fue hasta ahora, en ese momento,
que Fintan se dio cuenta de que eso era exactamente lo que eran.
Les llamaba sus hermanos, pero había mantenido las distancias con ella -por si las moscas.
Todo eso había cambiado con Bran. Fintan se había unido a los Reapers inconscientemente
-o tal vez lo había hecho conscientemente.
La desaparición de Eoghan le carcomía. Fintan quería encontrar a Eoghan, necesitaba
encontrarle. Era lo que le dirigía a darse prisa y matar a Bran para que los Reapers pudieran
poner su foco donde necesitaban ponerlo: Eoghan.
Todo este tiempo, él sólo había pensado en que formaba parte de un grupo. Siempre estaba
en la periferia, siempre viendo a Kyran y Talin bromear entre ellos mientras Cael intentaba
tener paciencia. Baylon le echaba huevos a las cosas, y Eoghan hacía guardia en silencio.
Fintan miró al otro lado de la calle la casa de Cat. Las cortinas estaban abiertas pero no se
aproximó. Su magia la había llevado allí. No había visto ningún movimiento, pero no
esperaba que Bran o cualquiera de sus hombres estuvieran en cualquier lugar cerca de ella.
De muchas maneras, Cat estaba más a salvo de lo que lo había estado. Lo que Fintan quería
saber era cómo Bran la había descubierto. ¿Cómo había sabido que ella tenía magia? Era
su poder lo que dejaba boquiabierto a Fintan. Un Fae podía pensar en algo y hacer que
apareciera o desapareciera. Lo hacía con su espada todo el tiempo. Lo mismo con el
teletransportarse.
El hecho de que ella, como una Halfling, estuviera exhibiendo el mismo tipo de magia como
si fuera una Fae, era interesante. Los Fae a menudo formulaban hechizos sobre sus hijos
para mantenerlos bloqueados hasta que crecían lo suficiente para aprender a controlarlo.
Y Fintan sospechaba que eso fue exactamente lo que el abuelo de Cat había hecho.
Sin embargo, nada de eso explicaba por qué Bran la quería. Si su magia era tanta como la
de un Fae, entonces él podría coger a cualquiera de ellos y conseguir lo que quería. Tenía
que ser algo singular en Cat. Algo que sólo podía hacer ella.
Puesto que Fintan nunca había puesto mucha atención a los Halflings, estaba perdido.
Podría ser cualquier cosa. El arco iris de posibilidades que se presentaban ante él era
interminable.
Había una sola persona que lo sabría. Sin embargo, Fintan no estaba ansioso por tener una
audiencia con la Muerte. No importaba que la hubiera visto más veces en las últimas
semanas que en los últimos milenios. La muerte era... la Muerte. Ella tenía más poder y
magia en su dedo meñique que todos los Faes juntos.
La visión de un cabello largo negro y plateado por el rabillo del ojo captó la atención de
Fintan. Volvió la cabeza y miró con sorpresa a Balladyn.
Fintan utilizó glamour para ocultar su pelo blanco y los ojos antes de dejar caer el velo. La
cabeza de Balladyn se volvió hacia él inmediatamente. El Dark le miró fijamente durante
un momento, luego se dirigió hacia Fintan.

Página 91 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Balladyn fue una vez el Capitán de la Guardia de la Reina y un afamado guerrero en el


ejército Light hasta que acabó herido y en manos de los Dark después de una batalla.
Había mucho que Balladyn desconocía. Especialmente la parte de cómo su propia Reina,
Usaeil, le había traicionado y entregado a los Dark.
Fintan no se sentía inclinado a abrir los ojos del Dark. En su mayor parte porque Balladyn
ahora era la mano derecha del rey Dark. Mientras Taraeth había asumido que Fintan quería
sustituirle y le había asesinado por ello, el rey parecía ajeno al hecho de que Balladyn muy
bien podría llevar a cabo tal hazaña.
“¿Quién eres tú?” preguntó Balladyn mientras se aproximaba. Fintan se encogió de
hombros. “Nadie”
“Estás utilizando glamour ¿Por qué?”
“Por razones evidentes”
Los ojos rojos de Balladyn le miraron de arriba abajo. “No quieres que te vea cómo realmente
eres. ¿Eres Light?”
“¿Piensas que te daré una respuesta sincera?”
El Dark sonrió, con aprobación en sus ojos. “No”
“¿Qué está haciendo el teniente de Taraeth paseando por las calles de Galway?” preguntó
Fintan.
“No hay razón”
Así que, ninguno de los dos iba a regalar nada. Tal vez Fintan se equivocó al pensar que
Balladyn podría saber algo. Había sido un movimiento impulsivo mostrarse al Dark, y
Fintan, impulsivo no era.
Solo otra forma en que Cat le había cambiado.
“Parece que tienes algo en mente” dijo Balladyn.
Fintan contuvo un bufido. “Se podría decir que sí”
“¿Tienes algo que ver con la Halfling al otro lado de la calle?”
“¿Tú conoces a Catriona Hayes?” preguntó Fintan sorprendido.
Balladyn asintió y se metió en el callejón con Fintan. “Un Fae no puede estar en esta ciudad
sin saber de ella y de la familia Hayes”
“Sólo hace poco que he sabido de ella. ¿Qué sabes tú?”
El Dark le miró durante un largo minuto. “¿Quieres ser el cuarto Fae que deja un niño con
la familia?”
El impacto de las palabras de Balladyn golpeó a Fintan con toda la fuerza de un tsunami.
Un hijo. ¿Un hijo? Había ciertamente una posibilidad puesto que no había pensado en otra
cosa que en estar dentro del cuerpo de Cat cuando ellos estuvieron haciendo el amor.

Página 92 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Era la última persona -o Fae- en cualquier reino que sería un buen padre. Apenas sabía
cómo ser un amigo. No sabía nada de amantes, y aún menos de ser padre.
“Tranquilo” dijo Balladyn con una risita. “Te has puesto pálido”
Fintan en su interior se daba de cabezazos. “No quiero niños”
“Tú y yo, amigo mío. Entonces ¿por qué esa curiosidad hacia Catriona?”
“Quiero saber por qué todos los Fae de los alrededores la vigilan”
Balladyn se cruzó de brazos y volvió sus ojos rojos hacia la casa de Catriona. “Creo que la
mayoría intentan ver si estarán aquí cuando ella muera. Es raro que a lo largo del Reino,
los Halflings hayan sido asesinados a derecha e izquierda. Hay Fae que dicen que es cosa
de los Reapers”
“Suenas como si no lo creyeras”
“No lo hago” Balladyn le lanzó una mirada y se encogió de hombros. “O quizás sea así.
¿Quién sabe?”
Interesante. Primero Fintan había visto que Balladyn no estaba ayudando a Taraeth, y
ahora el Dark tenía una opinión diferente sobre los Reapers que otros Fae. Balladyn siguió
hablando. “El hecho es que Catriona no encaja en nuestro mundo o en el de ella. ¿Has visto
cómo la tratan los mortales? Saben que es diferente. Mantienen las distancias. Son
educados, pero eso es lo más lejos a lo que llegan”
Había estado demasiado absorto intentando atrapar a Bran, encontrar a Eoghan y poner a
Cat de su parte para notar esas cosas. Cuando volvió a mirar hacia la casa, vio a Cat de pie
en la cocina, cortando ajo mientras se preparaba para cocinar.
“¿Sientes pena por ella?” preguntó Fintan.
Balladyn levantó los hombros. “Como un Light, debería decir que sí. Como un Dark,
realmente me da igual. Entonces dime, ¿Cómo sabes quién soy?”
“Todo el mundo te conoce” dijo Fintan y se encontró con la mirada de Balladyn.
“No siento ningún miedo en ti. La mayoría me temen”
“Lo único a lo que temo es a la Muerte”
Balladyn se echó a reír. “Todo el mundo teme morir”
Fintan le dejo pensar que estaban hablando del acto y no de la persona. “Tu posición en la
Corte del Rey debe darte acceso a un montón de gente”
“Sí”. Él se giró para ponerse frente a Fintan. “¿Qué estás buscando?”
“Información”
Balladyn ladeó la cabeza. “No tengo la costumbre de dar directamente algo gratis”
“¿Qué quieres a cambio?”

Página 93 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

“Quiero verte. Deja caer el glamour”


Fintan vaciló. Había pasado mucho tiempo desde que había estado en la Corte de Taraeth.
Tanto que, de hecho, pocos le recordarían. Pero sus colorido le hacía extremadamente
reconocible. Y no quería ser recordado.
“Entonces, me temes” dijo Balladyn con una ligera sonrisa. “De otra forma ¿Qué tienes que
ocultar?”
Fintan dejó caer el glamour. Vio cómo la sonrisa de Balladyn caía y fruncía el ceño. Fintan
estaba acostumbrado a que la gente le comiera con los ojos, y en su mayor parte, no le
importaba. Pero fue la manera en que el Dark le estaba mirando -cómo si le reconociera.
“Tengo una afinidad por los libros” dijo Balladyn. “Colecciono todos y cada uno de ellos.
Una vez, hace mucho tiempo, leí sobre un Dark de pelo blanco que era el asesino más
mortífero que los Fae habían encontrado”
Fintan estaba asombrado. ¿Había alguien escrito realmente sobre él? No estaba seguro de
cómo responder a tal declaración. “¿Qué sucedió con él?”
“Nadie lo sabe” dijo Balladyn. “Alguien cree que aún está vivo. Otros creen que se fue. Aún
otros creen que Taraeth le traicionó en favor de Usaeil quien en última instancia le asesinó.
¿Cuál de todo ello?”
“Todos ellos. Ninguno de ellos. Me pediste que me revelara. Lo hice. No dijiste nada sobre
querer saber mi historia”
“Algo de lo que me arrepiento” Balladyn respiró hondo y dejó caer los brazos a los lados. “Te
prometí información. ¿Qué quieres saber?”
Fintan miró a Cat una vez más. “¿Tienes Dark desapareciendo?”
La mirada de Balladyn se intensificó. “Si. No podemos averiguar dónde”
“¿Sabes algo sobre un Fae llamado Bran?”
“Desafortunadamente, no. ¿Es el responsable de que los Dark estén desapareciendo?”
Si Fintan le daba esa información, no estaría revelando nada sobre los Reapers. No
directamente. De hecho, Balladyn podría muy bien poder ayudar en la captura de Bran. A
Fintan le encantaría regresar a la propiedad de los Reapers en Inchmickery con la noticia
de que Bran estaba muerto.
“Sí”
Balladyn sonrió. “Cuéntame más”

∗∗∗∗∗∗∗

Página 94 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Capítulo 18
El repiqueteo del reloj al dar las siete de la mañana hizo eco a través del silencio de la
cabaña. Cat se sentó en la mesa de la cocina, su mente recorriendo todo lo que había
hablado con Bran y su abuelo.
Se había hecho el desayuno y consiguió dar unos bocados antes de limpiar todo lo
pendiente. Eso la llevó a hacer la colada a la vez que fregaba el baño y luego limpiaba toda
la casa. Todo el rato, trató de encontrar una manera de recuperar a su abuelo y ayudar a
Fintan.
Varias veces, se encontró a sí misma volviéndose hacia él, sólo para darse cuenta de que
no estaba allí. En muy poco tiempo, había llegado a confiar y depender de él. No había
deseado que fuera así, pero él lo hizo muy fácil.
Ahora que se había ido -y parecía que para siempre- le echaba de menos. Había aparecido
en su vida inesperadamente, y la había influido muy profundamente. Había visto su dolor
y la indiferencia que mostraba al mundo.
Pero luego se había abierto a ella. En su corazón, ella había sentido su sufrimiento y sintió
su potencial. Había superado tanto, y en lugar de que esos horribles eventos le convirtieran
en un alcohólico o drogadicto, él lo había enterrado todo.
No era exactamente lo más saludable para hacer, pero era la mejor de sus opciones. Había
hecho lo necesario para protegerse y seguir moviéndose en la vida.
No es que alguien que había sido traicionado dos veces -primero por su familia, y luego por
Taraeth- lo hubiera olvidado. Ahora ella se añadía a la lista de traidores. Y eso la hizo sentir
como la peor clase de persona.
Tan pronto como el reloj terminó de repicar, se levanto y se puso el abrigo antes de salir de
casa. No pudo evitar el mirar alrededor buscando a Fintan mientras caminaba por la acera,
esperando alguna indicación de que él aún anduviera por ahí.
Le pareció verle en el callejón frente a su casa y se apresuró a llegar allí. “Fintan” susurró.
Esperó varios minutos, pero no se apareció -si es que estaba allí. Ella había tomado la
decisión correcta. ¿O no? Todo lo que tenía que hacer era conseguir la libertad de su abuelo
por parte de Bran. Luego mataría al bastardo.
Por Fintan y por sí misma.
El arrepentimiento era una píldora dolorosa y amarga de tragar. Con una última búsqueda
de Fintan, se volvió y se dirigió hacia la estación de Garda. Su camino la llevó a pasar junto
a su ahora quemado café. Se detuvo y miró los restos calcinados del negocio que había
pertenecido a su familia durante tres generaciones.
Mientras estaba allí, fue consciente de las miradas de los demás sobre ella. No era como si
ella hubiera hecho todo lo posible por alejar a la gente, pero cuando su familia había sido
asesinada y esperaba ser la próxima, lo último en lo que pensaba era en poner una sonrisa

Página 95 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

en su rostro y saludar a todos los que pasaban en la calle. Estaba acostumbrada a que la
miraran extrañamente o susurraran. Había tantos rumores circulando acerca de que su
familia que ya no les prestaba atención.
Pero esta vez era diferente. Había malicia en sus ojos y en sus corazones. De alguna forma,
había pasado de ser una vecina peculiar con una familia peculiar a ser odiada y
despreciada. Y no sabía cómo. Era imposible para ella no advertirlo ahora. Cuando por
casualidad miraba a alguien a los ojos, ellos retiraban la mirada apresuradamente. Como
si les hubiera lastimado de alguna forma.
Su atención se trasladó de la gente del pueblo cuando vio a Carmody caminando dentro del
café. Ella corrió hacia él, pasando sobre cenizas y tablas caídas. “Señorita Hayes” dijo él
cuanto levantó la mirada para encontrarla.
Ella inclinó la cabeza como saludo. “Tenía la intención de ir a verle”
“¿Oh? ¿Y por qué?”
“Quiero saber si la autopsia de mi abuelo ya está. Tengo que saber si mi abuelo estaba vivo
cuando se quemó” No era una mentira del todo, pero no podía decirle exactamente que
necesitaba asegurarse de que el cuerpo realmente pertenecía a su abuelo.
Carmody puso las manos en sus caderas y le dio una patada a una tabla ennegrecida.
“¿Está segura que no sabe quién querría lastimarla?”
“Ayer, le diría que no. Luego ha paseado hasta aquí esta mañana. Por las miradas que todo
el mundo me echaba, me alegra que la gente ya no sea colgada por sospechas de brujería”
Hubo un fantasma de sonrisa en su rostro. “Nosotros los irlandeses somos bastante
supersticiosos. Hay muchos rumores circulando sobre su familia”
“Siempre lo ha habido. Intente crecer aquí. Podía llegar ser un ambiente bastante duro para
una chica que solo quería ser tratada como todos los demás”
“No puedo imaginarlo” dijo él. Se rascó el mentón. “La cosa es, que tengo que saber si alguno
de esos rumores son ciertos”
Era la primera vez que alguien abiertamente le preguntaba, y de alguna forma, no le
sorprendía que fuera Carmody. Le miró a sus oscuros ojos y arqueó una ceja. “Hay tantos.
¿Tiene uno en particular que le gustaría que verificase?”
“¿Es usted bruja?”
Ella negó con la cabeza y metió las manos en los bolsillos del abrigo. “Si lo fuera, ¿habría
permitido todas las cosas malas que me han sucedido? La muerte de mis padres en el
accidente, mis hermanos asesinados, mi café ardiendo, y ahora mi abuelo”
“La teoría suena mejor en mi cabeza” dijo Carmody y bajó la mirada, avergonzado. Respiró
hondo. “¿Qué pasa con ese rumor que dice que tiene sangre Fae?”
Podía decirle la verdad, pero no lo entendería, y probablemente lo tomaría de forma
equivocada. Así que optó por otro enfoque cuando vio a dos Light Fae paseando por la calle.
“¿Cree en los Fae?”

Página 96 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Carmody levantó la mirada y la miró por un largo momento antes de pasarse los dedos
entre el cabello rubio. “Quizás”
“La pregunta es de sí o no, sargento detective. Hay aquellos que creen que los Fae viven
entre nosotros, justo aquí en Galway”
“¿Es eso lo que piensa?”
Ella señaló hacia los dos Fae se que caminaban alejándose. “Ellos están aquí. Es
simplemente una cuestión de si lo cree o no”
“¿Usted sabe quién es Fae y quién no lo es?”
“Son casi demasiado bellos como para creerlo”
Él aspiró aire y se frotó la nuca. “Tengo una pila de desapariciones y muertes inexplicables”
“Los Fae”
“¿Cómo?” preguntó él.
Ella ya había hablado demasiado, pero él la miraba genuinamente interesad. Aunque, no
estaba muy segura. “No lo sé”
“Sí lo sabe” dijo él. “Dígame, y me aseguraré de que la resolución del café está completada
al final del día”
Cat odia que no lo viera venir. “¿Da usted su palabra?”
“Sí” dijo él y le ofreció la mano. Se las estrecharon. Luego ella dijo “Hay dos clases de Fae.
Light y Dark. Tienen su propio Reino, pero una guerra civil les trajo al nuestro. Eligieron
Irlanda como su casa”
“¿Cómo sabe eso?” preguntó Carmody.
Ella siguió sin responderle. “Los Light son relativamente fáciles de localizar. Les encantan
las cosas brillantes y hermosas. En general, comprarán, y de vez en cuando, se rendirán y
se aparearán con un humano”
“¿Por qué hace que eso sueno como algo malo?”
Cat caminó alrededor un montón de metal retorcido que una vez fue una silla. “Porque los
Fae son criaturas sexuales. Los humanos se sienten atraídos hacia ellos, enamorados de
ellos. Los Light sólo se permiten una noche con cada humano porque una vez que tenemos
el sabor de un Fae, nadie más podrá darnos placer de nuevo”
La parte triste era que, como una Halfling, nada de eso se le atribuía. Aunque, sabía en el
fondo que nunca encontraría el éxtasis que nadie salvo con Fintan.
Carmody parpadeó varios veces. “Y los Dark”
“Los Dark se debe alejar de ellos a toda costa. Pasean entre nosotros, también. Mucho
utilizan glamour para ocultar sus ojos rojos y su pelo negro y plateado”

Página 97 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

“Lo dice en serio” dijo él con el rostro pálido. “He visto a unos con los ojos rojos antes. Pensé
que eran alguna clase de nuevas lentes de contacto de moda que se habían convertido en
populares”
“Me temo que no. La probadita de un Dark es mucho más desagradable que la de los Light.
A los Dark no les importan las trivialidades. Viven por una sola cosa. Nosotros”
“No lo entiendo” dijo Carmody con una sacudida de cabeza.
“¿La atracción sexual de la que le hablé? Los Dark la utilizan contra nosotros. Atraerán a
alguien hacia ellos y les darán un placer inimaginable. Los humanos anhelarán más y
realmente suplicarán a los Fae. Todo el tiempo, cada vez que los Dark les toman, drenan
un poco de su alma. Verá, sargento detective, somos su alimento”
Se dobló por la cintura y apoyó las manos sobre las rodillas. “Creo que voy a vomitar”
“Sí”
“Todo el mundo debería saber esto” dijo él mientras se enderezaba. “El público tiene que
ser consciente”
Ella le arqueó una ceja. “¿Sinceramente cree que las figuras políticas no tienen conexiones
con los Fae? Intente hacer una declaración así, y verá qué tan rápido se le da carpetazo”
“No lo entiendo”
“Los Fae viven entre nosotros. Eso es un hecho. Toman a quienes voluntariamente van con
ellos”
“Pero esos humanos no saben que van hacia su propia muerte”
Ella se encogió de hombros. “No, no lo saben. Y si intentara hablar con ellos, no le
escucharían. Nadie lo haría. La mayoría de la gente no quiere admitir que ellos ya saben de
los Fae. Meten la cabeza bajo el brazo y viven su vida”
“¿Cómo es que sabe tanto sobre los Fae?”
“Por mi familia”
Sus ojos se agudizaron cuando la miró. “¿Ha sido atacada por lo que sabe sobre los Fae?”
“No”
“¿Cree que fue un humano quien prendió fuego al café y mató a su abuelo?”
Cat vaciló, insegura de cuanto más contarle. Por otro lado, ella casi le había contado todo.
“No”
“¿Sabe por qué un Fae le haría estas cosas?”
“No” Y esa era la verdad. No tenía idea de lo que Bran quería.
Carmody suspiró ruidosamente. “Meteré prisa a la autopsia de su abuelo. El informe
debería llegar esta mañana. Venga conmigo, y lo conseguiré”

Página 98 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Ella le siguió para salir del café. Caminaron juntos hacia la comisaria Garda, donde la llevó
a su escritorio. Fue imposible para ella no advertir cómo todos la miraban fijamente.
“Sí, um, se ha convertido en una atracción” dijo Carmody mientras miraba alrededor antes
de sentarse en su silla.
Cat tomó asiento delante del escritorio. “Estoy acostumbrada”
“Esto no está dirigido a mí, y me molesta. No sé cómo lo hace, señorita Hayes”
“Todo nosotros hacemos cosas en la vida que no nos gustan”
El asintió con la cabeza y se aclaró la garganta. Luego se puso de pie y apartó algunos
archivos. “Déjeme ver si el informe ha entrado”
Ella mantuvo los ojos hacia adelante, leyendo los carteles de motivación y los numerosos
panfletos de personas desaparecidas que se encontraban en la pizarra de corcho. Ignoró la
charla alrededor de la estación e intentó permanecer tan paciente como su apariencia
externa indicaba, cuando no lo estaba en absoluto.
El reloj en la pared marcó casi veinte minutos antes de que Carmody regresara con una
carpeta en la mano. Tenía una expresión aturdida en su rostro.
Lentamente se sentó en su silla y colocó una carpeta en mitad de su escritorio. Luego
levantó la mirada hacia ella.
“¿Qué ocurre?” preguntó ante su mirada vidriosa. “¿Qué ha encontrado?”
Se frotó en círculos con el pulgar la sien mientras se le formaban arrugas profundas en la
frente. “El cuerpo que encontramos ayer no es el de su abuelo”
Cat cerró los ojos y en silencio gritó su júbilo. Bran no había mentido. Le había dicho la
verdad. Lo que significaba que tenía una decisión por tomar. La alegría que sintió se
convirtió en un humo acre y la asfixió. Ella no estaba menos preparada para eso ahora que
ayer. De hecho, cuanto más pensaba en las cosas, más complicadas se volvían.
“¿Señorita Hayes?”
Ella se concentró en el rostro de Carmody. La miraba con preocupación. Había estado tan
perdida en sus pensamientos que no estaba segura de si se había perdido alguna pregunta.
“¿Sí?”
“Es una buena noticia”
“En parte. Ahora necesito encontrar a mi abuelo”
“¿Ha desaparecido?” El rostro de Carmody se tensó. “¿Debería abrir una investigación?”
Ella negó con la cabeza y se puso de pie. “Gracias por darme la verdad”
“Usted ya sospechaba que el cuerpo no era el de su abuelo” declaró él mientras se ponía en
pie y apoyaba las manos a cada lado del expediente. “¿Por qué directamente no me dice por
qué?”

Página 99 de 134
SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

“No me creería”
Un musculó se contrajo en su mandíbula. “Y no quiere mi ayuda porque están involucrados
los F…”
“Gracias” dijo ella por encima de la voz de él, silenciando sus palabras. “Ha sido de una
tremenda ayuda. Estoy segura de que tiene que comunicarlo a la familia de quien fue
encontrado en casa de mi abuelo”
Se volvió y se alejó antes de que pudiera hacerle más preguntas.

∗∗∗∗∗∗∗

Página 100 de 134


SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Capítulo 19
Había muchos usos para la habilidad de los Fae de velarse. Fintan siguiendo a Cat era uno.
La siguió desde su casa hasta el café y luego dentro de la estación de Garda. Ahora se
dirigían de vuelta a su casa.
Hubo un par de momentos cuando ella había dejado su casa que quiso dejar caer el velo y
dejarse ver. Especialmente cuando ella le había estado buscando.
Pero tenía otro plan. Ese plan incluía la ayuda de Balladyn, lo cual sabía que a los demás
Reapers probablemente no les gustaría. Fintan ya no iba a retroceder y esperar a ver qué
haría Bran.
Era el momento de actuar. Bran había causado suficientes problemas. Mientras Cael no
había dicho, había algo que le molestaba. No es que Cael no estuviera concentrado. La
conclusión evidente era que tenía algo que ver con Bran y la Muerte.
Desde que Cael estaba obsesionado con esto, y los demás estaban buscando a Eoghan,
fintan estaba tomando la iniciativa. Le había contado a Balladyn todo sobre Bran, y
afortunadamente, Balladyn regresaría con algunas noticias. Sin embargo, Fintan no tenía
muchas esperanzas. A Bran le gustaba estar al mando. No iría a la Corte Dark solo para
inclinarse ante Taraeth.
Lo que fuera que Bran hubiera planeado para Cat, Fintan iba a estar ahí. Él había permitido
intencionadamente que ella pensara que se había marchado, principalmente porque no
podía estar cerca de ella y no tenerla entre sus brazos. Ella no confiaba en él, y él no podía
estar con alguien que no le concedía al menos eso.
Aunque cada vez que pensaba en perderla tanto por la muerte como por Bran, se sentía
como si algo le desgarrara el pecho. Era imposible respirar o incluso pensar con claridad.
De alguna forma, de algún modo, Cat se había vuelto importante para él. Y no sólo para
ganar esta guerra con Bran. No, era Cat en sí misma. Fintan había sabido que rendirse al
anhelo de su cuerpo y de su alma sería su ruina. Y eso había sucedido en los brazos de Cat.
No es que se arrepintiera. Ella era asombrosa. De todas las maneras. Sí, le había
traicionado, pero en sus zapatos, ¿habría hecho algo diferente? Se la había puesto en una
difícil posición que involucraba al último miembro de su familia que le quedaba.
Fintan respiró hondo.
“Joder” murmuró.
Estaba furioso por su traición, pero si quería asegurarse de que viviera, iba a tener que
dejar eso a un lado. No estaba seguro de si podría. Después de las anteriores traiciones, se
había endurecido a sí mismo ante cualquier forma de perdón.
Pero esto se trataba de Cat. No le había lastimado porque disfrutara de ello o porque hubiera
ganado. Lo había hecho en un intento de liberar a su abuelo.

Página 101 de 134


SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Había una buena razón para que Fintan permaneciera apartado de Cat. Si ella pensaba que
no volvería con ella más, entonces se vería cuando Bran le preguntaba. Porque Bran le
preguntaría.
Era un buen plan, pero Fintan sabía que no podría cumplirlo. Todos esos siglos de cerrar
sus sentimientos no parecían funcionar alrededor de Cat. Ella había abierto su corazón y
su alma, y las consecuencias recién ahora salían a la luz.
Sus pensamientos habían cambiado, y también sus acciones. Pero lo único que no se había
alterado era su capacidad para protegerla. Que lo haría hasta su último aliento.
El regreso a la casa de Cat transcurrió sin incidentes. Excepto por los mortales que se
detenían y la miraban después de haber pasado caminando. Cat intentó fingir que no los
veía, pero Fintan podía decir por sus hombros encorvados que era muy consciente de lo
que estaba sucediendo.
Regresó al callejón cuando ella entró a la casa. Poco después, ella tiró de las cortinas para
cerrarlas. Sabía que tenía que estar pensando en Bran y en su abuelo. Ahora que tenía
confirmación de que el cuerpo era de otra persona, significaba que estaba ponderando más
la solicitud de Bran.
Fintan no tenía dudas de que iría a Bran simplemente por causa de su abuelo. Si él supiera
que Bran tenía a Eoghan, Fintan haría lo mismo.
Con un suspiro, se veló y se teletransportó dentro de la casa de Cat. Un rápido barrido de
la vivienda le hizo saber que estaban solos. Solo entonces dejó caer el velo. Cat le daba la
espalda mientras estaba de pie en la cocina. Ella dejó el vaso y lentamente se volvió hacia
él. Los ojos se le iluminaron tan pronto como le vio.
No estaba seguro de qué decir. No fue hasta que estuvo frente a ella una vez más que se dio
cuenta de por qué no podía dejarla fuera de su vida -ella le importaba. Muchísimo.
Para un Fae como él, el afecto era una emoción que ninguno podía permitirse. Y sin
embargo, él había desarrollado justo eso por la Halfling. No importaría si Cat fuera humana.
Tenía la habilidad de tocarle como nunca nadie lo había hecho -o haría.
“Pensé que te habías ido para siempre” dijo ella.
Fintan bajó la mirada al suelo. Se frotó el pecho, donde esa banda invisible se tensaba de
nuevo. Reconocer su creciente ardor solo había empeorado las cosas porque se dio cuenta
de lo fácil que podía ser perderla.
Cat caminó hacia él, deteniéndose sólo a unos pasos. “Lo siento. Debería habértelo contado
todo”
“Sí. Deberías haberlo hecho”
“Dime que no te he perdido. Por favor, Fintan. Te necesito. No por causa de Bran, sino
porque… me importas”
Imágenes de perderla de varias y horrorosas maneras seguían apareciendo en su cabeza.

Página 102 de 134


SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Ella se humedeció los labios y dio un inseguro paso hacia delante. “Sabía que si te decía
que planeaba hablar a solas con Bran tú me habrías convencido de no hacerlo. Pero tenía
que saber sus razones. Así que utilicé mi magia para crear una cúpula que me ocultaría a
mí y a Bran de ti. Fue verte fuera de la cúpula lo que le hizo pensar que podría convencerme
de que me fuera a su lado”
“Lo sé” murmuró Fintan.
“Cree que te traicioné”
Fintan frunció el ceño mientras la miraba a sus ojos verdes. “Lo hiciste”
“Te llame después. Quería contártelo todo. Quería disculparme”
“Porque necesitas mi ayuda”
Ella negó con la cabeza pelo pelirrojo. “Te llamé porque contigo a mi lado, no me siento tan
sola. Contigo, siento como si pudiera superar cualquier cosa que ocurra”
Maldita ella por decir todas las cosas correctas. Él le ofreció su mano. Ella, inmediatamente,
la cogió, y él la arrastró contra él. Cerró los ojos tan pronto como sus brazos le rodearon.
Durante varios minutos, quedaron envueltos en los brazos del otro.
“Bran tiene a mi abuelo”
Fintan la acariciaba arriba y abajo de la espalda. “Me lo imaginé”
“Es por lo que no quería contarte sobre mi charla con Bran dentro de la cúpula. Quería un
lugar privado donde Bran no pudiera lastimarme y que no pudieras vernos”
“La cúpula”
Ella asintió con la cabeza y se inclinó hacia atrás para mirarlo. “Tenía la daga. No podía
defenderse a sí mismo, y yo trataba de matarle”
“Luego él mencionó a tu abuelo”
Las lágrimas se le acumulaban en los ojos. “Sí. Tenía que saber si me estaba diciendo la
verdad”
“Lo entiendo”. Él le limpió las lágrimas que habían empezado a bajar por sus mejillas. “No
debería haberme velado ante ti”
“¿Entonces estabas ahí?”
“No he estado lejos de tu lado”
Ella aspiró por la nariz y presionó la mejilla contra su pecho. “Y ahora ¿qué? Bran regresará
a por mí”
“No tengo ni idea” Él la separó para así poder mirarla a los ojos. “Si lo tuviste indefenso una
vez, puedes hacerlo de nuevo. Pero eso significaría que le permitiría llevarte a donde sea
que él planee”
“¿Y puedes seguirnos?” preguntó ella con el ceño fruncido.

Página 103 de 134


SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

“Lo haré. Nada me alejará de tu lado”


Ella se limpió el rostro y enderezó los hombros. “¿Cuál es el plan?”
“Es mejor que no conozcas los detalles. Aunque estaré contigo. Siempre”
Él se inclinó hacia abajo y presionó su boca contra la de ella. Sus labios se separaron y sus
lenguas se entrelazaron. Él la presionó contra él acercándole, necesitando sentir su calor y
su suavidad. Era como una droga y él era dichosamente adicto.
Ella terminó el beso y le sujetó el rostro entre las manos mientras levantaba la mirada hacia
él. “Nunca te traicionaré otra vez. Ni te ocultaré nada como esto. No puedo disculparme lo
suficiente por mis acciones”
“Shh” dijo él poniendo un dedo sobre sus labios. “Superaremos esto. Necesito partir, pero
no estaré lejos”
“Eso me da el coraje para enfrentar a Bran otra vez”
Fintan quería volver a besarla, pero se controló. En lugar de eso, le pasó un dedo por su
labio inferior y se veló antes de regresar al callejón al otro lado de la calle.
Sus meditaciones se detuvieron al haber movimiento junto a él cuando apareció Balladyn.
El Dark miró alrededor expectante. Fintan dejó caer su velo, haciendo que Balladyn
sonriera. “Sabía que estarías aquí” dijo Balladyn.
Fintan arqueó una ceja. “¿Por qué?”
“Por ella” dijo Balladyn, señalando con su mentón hacia la casa. No había necesidad de
responder, así que Fintan ni se molestó. “¿Qué averiguaste?”
“Nadie sabe nada sobre Bran, pero se ha reportado la desaparición de otros diez Dark. Eso
sin contar con los solitarios que Bran pudiera haber reclutado”
Fintan reflexionó sobre eso. “Entonces su ejército sigue creciendo”
“¿La Muerte tiene ejército?”
“Tiene a los Reapers”
Un lado de la boca de Balladyn se levantó “Ya veo”
“¿Lo haces?”
“Muy claramente, de hecho”
Fintan echó un vistazo a los Dark. “¿Qué es lo que crees ver?”
“¿Cómo planeas matar a Bran?”
Él dejó que Balladyn cambiara el tema de conversación. “De cualquier forma que pueda. No
pasará mucho tiempo antes de que venga a por ella”

Página 104 de 134


SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

“Ah. Pero todavía no creo que tu interés en la encantadora Catriona sea solamente por
causa de Bran”. Cuando Fintan no respondió, Balladyn sonrió. “Justo como pensaba. No
es que te culpe. Es una belleza con fuego en sus venas”
Fintan no quería discutir sobre Cat de ninguna manera. Miró fijamente a los ojos rojos del
Dark. “Suficiente”
Balladyn inclinó la cabeza, la sonrisa desapareció de su rostro. “¿Qué quiere Bran de ella?”
“Eso desearía saber. Tiene que ver con su magia”
El Dark levantó una deja mientras lanzaba a Fintan una mirada de confusión. “¿Por qué?
¿Qué tiene ella que Bran no tiene?”
“No lo sé”
“¿Quieres decir que no has tenido tiempo de indagar?”
Fintan apretó la mandíbula un momento. “Hasta hace unos días, ella pensaba que no tenía
magia. Eso fue porque su abuelo se la había bloqueado. Cuando Bran lo capturó, su magia
se liberó”
“Qué jodida mierda. Me hace desear haber estado aquí hace unos días” dijo Balladyn con
una sonrisa. “¿Entonces ella no sabe cómo controlar su magia?”
Fintan negó con la cabeza, y miró hacia la casa de Cat. Hubo una perturbación de magia
que hizo que Fintan volviera la cabeza y mirase por detrás de Balladyn. Fue cuando Kyran
apareció aunque velado. El compañero Reaper de Fintan se quedó escuchando detrás de
Balladyn.
Balladyn se frotó la mandíbula. “Bran está creando un ejército, matando Halflings, y
buscando venganza contra los Reapers y la Muerte. Dime de nuevo por qué estás
involucrado”
“Nunca te lo he dicho”
“Correcto” afirmó irónicamente el Dark. “¿Te importaría compartirlo ahora?”
“No particularmente”
Balladyn se apoyó contra la pared de ladrillo del edificio. Hubo un largo momento de
silencio, luego dijo: “¿Considerarías regresar a la Corte?”
Fintan volvió lentamente la cabeza hacia el Dark “¿Por qué?”
“Creo que eres un activo”
“¿Para Taraeth?”
“Para mí”
Justo lo que Fintan pensaba. Balladyn iba a derrocar a Taraeth. Una parte de él quería
estar allí para verlo, o incluso involucrarse después de lo que Taraeth le había hecho. Pero
era un Reaper, -y los Reapers tenían otras responsabilidades.

Página 105 de 134


SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Fintan respiró hondo. “Mi tiempo allí se terminó”


“¿Nada te llevará de vuelta?”
“No”
Balladyn torció la boca. “Una pena. Si averiguo algo sobre Bran, te lo haré saber. Buena
suerte”
Tan pronto como Balladyn se teletransportó, Kyran dejó caer el velo. Él arqueó una ceja:
“¿De verdad? ¿Balladyn?”
“Necesitamos respuestas. Esperaba que él pudiera ayudar. Me dijo que al menos diez Dark
más habían desaparecido”
Kyran apretó los labios antes las noticias mientras sus ojos rojos le echaban un vistazo a
Fintan. “¿Balladyn sabe quién eres?”
“Por supuesto que no”
“Eso sospechaba. ¿Él voluntariamente se ha ofrecido a ayudar?”
Fintan se encogió de hombros. “Lo hizo aunque no tenía mucho que compartir”
“Cael me habló de Cat. ¿Has tenido contacto con ella?”
“Sí”. Fintan esperaba que aquello fuera todo lo que Kyran tenía que preguntar.
Kyran le miró arqueando las cejas “¿Y?”
“Mi plan de atrapar a Bran no funcionó. De hecho, no quiere matar a Cat. Quiere que ella
le ayude”
La confusión apareció en el rostro de Kyran. “¿Por qué? La magia de Bran está aumentando.
¿Qué uso podría darle una Halfling sin magia?”
“Ella ha tenido magia todo el tiempo. Su abuelo se la había bloqueado”
Kyran levantó las manos. “Para. Quizás deberías empezar por el principio”
Fintan rápidamente captó la atención de Kyran, pero se aseguró de dejar de lado la noche
de pasión de Cat. Lo último que quería era hablar sobre ello, cuando apenas podía entender
lo que había pasado.
“Maldición” dijo Kyran, prolongando la palabra. “Si no hubieras encontrado a Cat, no
sabríamos nada de esto. Y Talin pensaba que tendrías dificultades para que ella se abriera
contigo”
Fintan simplemente se encogió de hombros. “Ella tenía miedo y le prometí protegerla”
“Fue lo correcto”
“Sí” Se sentía cada vez más incómodo por la forma en que le miraba Kyran. “Detente”
“No puedo. Tienes algo distinto”

Página 106 de 134


SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

“Estás equivocado”
Kyran bufó. “No, no lo estoy. Eso me irrita”
Fintan miró al cielo como pidiendo paciencia. “No se te ocurra adquirir los hábitos de Talin”
“La palabra encaja en este escenario”
“Déjalo”, dijo Fintan, mirándole.
Kyran frunció el ceño profundamente, y luego abrió los ojos de par en par mientras se
quedaba boquiabierto.
“No” advirtió Fintan. “No digas ni una sola jodida palabra”
La mirada de Kyran se dirigió hacia la casa y asintió, dejando desaparecer lo que fuera que
iba a decir. “Ella te mintió”
“Yo estaba allí. Lo sé”
“No me gusta esto”, dijo Kyran mientras volvía a mirar a Fintan.
Él se encogió de hombros. “Mintió por su abuelo. Yo habría hecho lo mismo si se hubiera
tratado de Eoghan o si eso involucraba a cualquiera de vosotros”
“La familia”, dijo Kyran. “Lo sé todo sé sobre las cosas que hacemos por la familia. ¿Ella te
importa?”
Fintan cerró los ojos apretadamente mientras se pellizcaba el puente de la nariz con el
pulgar y el índice. “No quiero hablar sobre lo que siento y lo que no”. Dejó caer el brazo, y
miró a Kyran a los ojos. “Lo que quiero hacer es matar a Bran”
“Vas a seguirla cuando acuda a Bran”
“Afortunadamente, impediré lo que sea que tenga planeado y le mataré”
Kyran se cruzó de brazos. “Vas a necesitar ayuda”
“No en este momento”
“Especialmente en este momento. Estamos buscando una forma de conseguir a Bran.
¿Sinceramente piensas que cualquiera de nosotros va a dejarte ir tras él sólo después de lo
que pasó con Eoghan? Estamos todos juntos en esto”
Fintan negó con la cabeza. “Uno de nosotros ya se ha perdido. No podemos reunirnos en
un solo lugar para que Bran nos tome como objetivo a todos nosotros de nuevo. Tengo que
ir solo. Si algo me sucediera, sólo se trataría de mí. La Muerte nos necesita, tanto si ella y
Cael lo admiten como si no”
“Mira, no voy a…” comenzó Kyran antes de que sus palabras se desvanecieran mientras
miraba la casa de Cat.
Fintan volvió la mirada y encontró lo que había captado la atención de Kyran. Bran.
“Voy a matarle” amenazó Kyran.

Página 107 de 134


SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Fintan le puso una mano en el pecho para detenerle y veló a ambos. “No. Tengo un plan”
“No es uno bueno”
“No lo has oído en su totalidad” discutió Fintan, luego esperó a que Kyran no pidiera oírlo
porque no tenía nada que contarle. “Ve con los demás. Hazles saber lo que está pasando”
Kyran negó con la cabeza. “Fintan, no lo hagas”
“Esto ya está sucediendo. No hay tiempo para discutir, ¿vas a seguirme y dejar a los demás
en la ignorancia de lo que está pasando? ¿O se lo vas a contar?”
“Voy a patearte el culo cuando esto acabe” amenazó Kyran.
Fintan se encontró queriendo sonreír. “Puedes intentarlo”
“Deja un rastro que podamos seguir”
“Lo haré”. Otra mentira. Fintan asintió con la cabeza hacia Kyran cuando su amigo se
teletransportó.
Luego se giró hacia la casa para encontrar a Cat en la puerta hablando con Bran. Quería
acercarse, pero no se atrevió. Lo más probable es que Bran tuviera a otros vigilando el área.
Lo único que impedía que Kyran o él fueran descubiertos era que él había formulado un
hechizo que impedía a cualquiera ver dentro del callejón.
Debería haber sabido que Bran vendría a Cat más pronto que tarde. Fintan cerró los puños
cuando Bran le indicó a Cat que le siguiera. Ella salió de la casa sin su abrigo. Esta vez,
ella no le buscó. Fintan salió del callejón y se dirigió hacia ellos. La sangre le empezaba a
hervir, la necesidad de borrar del mapa a su enemigo era tan grande que no podía pensar
en nada más.
Fue la visión del pelo rojo de Cat cuando se lo pasó por encima del hombro lo que rompió
su nebulosa asesina. Fintan se detuvo y se puso en cuclillas a unos metros de ellos. Si Bran
enviara algo de magia, perdería a Fintan.
“¿Estás lista?” le preguntó Bran.
Cat levantó la barbilla “Sí”
Fintan susurró su nombre, vinculándolo a ella.
Bran le ofreció a ella su mano. Tan pronto como ella se la cogió, desaparecieron. Ahora que
Fintan podía seguir el rastro de Cat, él fue justo detrás de ellos.
Medio esperaba salvaguardas levantadas, impidiéndole seguirles, pero no había nada. Eso
no era típico de Bran en absoluto. Cuando Fintan llegó a la velada y lujosa mansión y miró
a su alrededor, inmediatamente supo que algo andaba mal. No fue hasta que intentó
teletransportarse que se dio cuenta de lo que era.
Bran le había puesto una trampa.

∗∗∗∗∗∗∗

Página 108 de 134


SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Capítulo 20
La risa demoníaca provocó escalofríos de miedo recorriendo la piel de Cat. Giró en círculo,
buscando a Bran, pero no estaba por ningún lado. Entonces su mirada se posó sobre barras
de metal. Fue la persona que estaba detrás de ellas la que hizo que su estómago se pusiera
de pie.
“Fintan” susurró ella.
Sólo podía mirarle fijamente con consternación y alarma. Fintan ni se inmutó, ni
contorsionó su rostro con ira. De hecho, se quedó allí parado como si no hubiera barras
rodeándole. Todo el tiempo había pensado que Fintan la había abandonado, y él había
estado justo ahí. Debería haberlo salido. Le había dado su palabra.
Era solo que estaba tan acostumbrada a otros que no se lo pensaban dos veces antes de
incumplir su promesa, que había asumido lo mismo sobre él.
Él no era como los demás. Ni por asomo. Él se lo había demostrado tantas veces de tantas
maneras. Si solo hubiera tenido fe en él desde el principio. Si ella no le hubiera mentido.
Si sólo…
Le miró a los ojos blancos con borde rojo y se alegró de haber tenido tiempo para
disculparse. Aunque no fuera suficiente. Nunca sería suficiente. Así como ella deseaba
haberle dicho cómo anhelaba su cercanía, su tacto. Su voz.
“Bien, bien, bien” dijo Bran mientras aparecía a su lado.
Cat se apartó, más recelosa que nunca. Bran disparó sus ojos plateados hacia ella, pero su
atención estaba en Fintan, a quien sin saberlo, ella había llevado directamente a una
trampa.
“De todos los Reapers que pensé que podría capturar, creía que eras más inteligente que
esto” dijo Bran a Fintan mientras se acercaba a la jaula. “Una pena, de verdad. Tenía
grandes esperanzas contigo”
La expresión de Fintan permaneció impasible. Permanecía tranquilo y sin inmutarse.
“Permíteme facilitar cualquier pregunta que puedas plantear con respecto a mi lealtad. Soy
un Reaper. Me comprometí con la Muerte. Sigo a Cael en todo. Apoyo a mis hermanos y
hermanas. No a tí. Nunca a ti”
Ella quiso hacer palmas cuando Fintan con elocuencia declaró esas palabras. Si hubiera
estado en su lugar, habría permitido que su enojo la dominara y hubiera gritado sus
pensamientos, acompañados de ciertas vulgaridades. Nada la hacía sentir como que había
conseguido decir lo que quería decir sino diciendo algunas palabrotas.
Pero no Fintan. Él le había mostrado otro camino. Ella sólo sabía que estaba furioso porque
había oído el odio en su voz cuando habló antes a Bran. Un extraño supondría que era
totalmente indiferente, pero ella sabía la verdad.

Página 109 de 134


SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

La cabeza de Bran se volvió hacia ella. A Cat le gustaba más cuando su atención estaba en
otra parte. En este momento, no tenía una, sino dos personas por las que ella haría
cualquier cosa.
Y se temía que Bran lo sabía.
“¿Qué significa para ti?” Bran preguntó y volvió la cabeza hacia Fintan. Cat mantuvo su
mirada en Bran para reforzar sus palabras. “Como te dijo antes, Fintan se ofreció a
mantenerme viva, así como prometió impedir que tú me capturases”
“Ah” Bran se enfrentó a ella y sonrió. “¿Prometió matarme?”
“Él quiere, pero no hace tales promesas”
La sonrisa de Bran se amplió. “El siempre pragmático Fintan”
“¿Cómo sabes tanto sobre él?” exigió ella.
“Me ocupo de saber todo sobre mis enemigos”
De alguna forma, no creía que esa declaración fuera totalmente cierta. Bran podía muy bien
haber indagado un montón sobre Fintan, pero dudaba que lo supiera todo.
“¿Esa declaración también incluye a la Muerte?”
Bran sonrió. “Tienes curiosidad sobre ella ¿no es cierto?”
Cat asintió con la cabeza. “La Humanidad retrata a la Muerte como una figura esquelética,
alta y con una guadaña. Y se supone que la Muerte es masculina. La Muerte es algo más
totalmente, pero conseguirás verla por ti misma enseguida”
La aprehensión le tensó el estómago. “¿Qué quieres decir?”
“¿No lo has supuesto, querida mía? Estás aquí para traerme a la Muerte”
Cat dio un paso atrás antes de darse cuenta de ello. Ella negó con la cabeza, el pánico y el
temblor arañándola. “No ayudaré a matar a la Muerte”
“Seguro que lo harás” dijo Bran sin perder un segundo. Ella le miró boquiabierta. Estaba
tan seguro de sí mismo que eso la hizo tomar una pausa. Miró a Fintan para ver su mirada
fija en su enemigo.
A pesar de saber cuál sería la respuesta de Bran, ella levantó la barbilla y dijo “No”
“Tantos inocentes han muerto” dijo Bran. “Fui tras los Halflings sencillamente porque sabía
que eso enfurecería a la Muerte”. Se inclinó hacia ella y dijo en un fuerte susurro “La odio,
como verás”
Cat miraba a los ojos de un lunático. Un loco demente con delirios de grandeza.
“Ella tomó una vida, y debe pagar por ello” declaró Bran.
Cat negó con la cabeza. “Ella es la Muerte. Y ella tenía unas reglas, reglas con las que tú
estuviste de acuerdo”

Página 110 de 134


SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

En lugar de enfurecerse, Bran se echó a reír. “Veo que Fintan te ha obligado a beber Reaper
Kool-Aid 1. Una pena, realmente. Ahora, voy a tener que utilizar la fuerza para que veas mi
punto de vista”
“Veo tu punto de vista”
“Difícilmente. Cuando acepté la oferta de la Muerte, había sido brutalmente traicionado y
asesinado. No estaba listo para morir. Quería vivir. Y ella me dio la oportunidad con magia
y poder añadidos que pude sentir correr directamente bajo mi piel. Habría estado de
acuerdo con cualquier cosa”
Cat, en un lado, frotó el pulgar a lo largo de los dedos ante la mención de la sensación de
magia. Ella anhelaba sentirla dentro de ella misma. “Sospecho que alguien estaría
encantado con la perspectiva de volver a la vida”
“Pero puso tantas restricciones” dijo con irritación Bran. “Miles de años de soledad, de
necesitar algo que no podía describir ni comprender. Hasta que conocí a Anorrya. La amé
en el momento en que la vi, y sabía que no podría vivir sin ella”
Cat luchó por no desviar la vista a Fintan para ver su reacción. Ella asintió entendiendo.
“Conozco la soledad”
“Mantuve en secreto mi relación con Anorrya durante cerca de un años, pero luego cada
vez estaba más aburrido de aquello. Quería que ella estuviera conmigo, ser una parte de mi
vida. Así que le conté todo”
“¿No sabías que la Muerte la mataría?” preguntó Cat.
Los ojos plateados de Bran se entrecerraron. “Pensaba que la Muerte hablaría conmigo
primero”
“No importaría lo que hiciera. La habrías odiado de cualquier manera”
“¿Estás diciendo que no debería aborrecerla?”
Cat se encogió de hombros y asintió. “La culpa sólo descansa en tus hombros”
“¿Lo hace?”
Una vez más, la calma de Bran volvió a confundirla. La mayoría de la gente estaría enfadada
y gritando en ese momento. Era casi como si él la condujera a una conclusión. Y ella estaba
jugando con vacilación. “Conocías las reglas”
“Las reglas. Sí, las reglas son importantes” Miró al suelo y caminó lentamente alrededor de
ella. Ella miraba a Bran sin apartar nunca los ojos de él. Él tramaba algo, y ella quería estar
preparada para eso. Para ver cuán lejos podía llegar su magia, deseó silenciosamente que
la daga estuviera en su mano, pero escondida de la vista de Bran.

1Kool-Aid es la marca de una mezcla en polvo saborizada para preparar bebidas, que pertenece a la
compañía Kraft Foods. Es conocida como el refresco oficial de Nebraska

Página 111 de 134


SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Un latido después, ella sintió el peso del mango en su puño. Cat apresuradamente giró el
arma para que la hoja descansara a lo largo del interior del brazo.
Bran arqueó una ceja. “Esas reglas de las que hablas no han estado funcionando mucho
tiempo. ¿No escuchaste a Fintan? Dijo que era leal a sus hermanos y hermanas”
“Le oí”
“La Muerte ha hecho concesiones para este nuevo grupo de Reapers. ¿Por qué no pudo
hacer lo mismo por mí?”
“No lo sé”, dijo Cat.
Bran se detuvo frente a ella, con los pies separados. Inclinó el rostro cerca del de ella y dijo
con complicidad. “Vamos a preguntarle”
“No creo que eso sea inteligente”
“Lo es. Y siempre consigo lo que quiero”
Estaba en la punta de su lengua mencionar que ya no tenía a Anorrya, pero Cat sabiamente
mantuvo la boca cerrada. No había necesidad de provocar a la bestia. Todavía no, de todos
modos.
“Invoca a la Muerte”, ordenó Bran.
Cat negó con la cabeza “No lo haré”
Bran sonrió y chasqueó los dedos. Casi al instante, Searlas y su abuelo aparecieron en el
lado más lejano de la habitación. Ella sabía con el corazón encogido lo que Bran planeaba
hacer, y le odiaba por ello. Cat levantó la barbilla, desafiante con cada fibra de su ser.
“Nuestro trato fue que te ayudaría, y dejarías que mi abuelo regresara -vivo- a su cabaña”
“Quizás” dijo Bran con una sonrisa siniestra, “He cambiado de opinión. Creo que mantendré
a tu abuelo justo aquí para asegurar que hagas lo que quiero”
Su abuelo rápidamente dijo “No lo hagas, a stóirín”
Searlas lo golpeó con tanta fuerza que cayó al suelo. Cat intentó acercarse a su abuelo, pero
Bran la agarró del brazo y la mantuvo en su lugar. Ella sacudió su bíceps fuera de su
alcance y se alejó de él.
“Te desprecio”, declaró enfadada.
Bran se encogió de hombros. “Lo sospechaba. Puedes intentar enviar a tu abuelo para
ponerlo a salvo o incluso intentar quitar de en medio a alguien más en esta habitación, pero
encontraras que lo he impedido. Otros pueden venir, pero nadie puede salir”
Su mente recorría las posibilidades. No había forma de que trajera a la Muerte a Bran
porque la mataría. Tenía que haber otra manera.
“¿Qué va a ser Catriona?” preguntó Bran mientras daba vueltas alrededor de su abuelo y
caminaba en círculos alrededor de él y Searlas. “¿Me traerás a la Muerte, o me verás matar
al único miembro de tu familia lenta y dolorosamente?”

Página 112 de 134


SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Searlas levantó a su abuelo para que quedara en pie. Su abuelo se secó el hilillo de sangre
de la comisura de la boca. Sus ojos verdes se encontraron con los de ella mientras repetía
en silencio sus palabras de antes.
Estaba pidiendo un imposible.
“Última oportunidad” dijo Bran. “¿Me traerás a la Muerte?”
Cat tragó saliva, las lágrimas llenando sus ojos. “No”
La sonrisa de su abuelo fue ancha mientras el orgullo brillaba en su mirada.
“Que así sea” dijo Bran. Las rodillas de Cat cedieron cuando su abuelo se dobló por la
cintura y gritó de dolor. Ella intentó ir hacia él, pero, una vez más, Bran lo impidió. Cuando
su abuelo cayó al suelo, roto por la agonía, las rodillas de Cat se doblaron.
Se golpeó con el suelo duramente, pero no lo sintió. No sentía nada. Durante los siguientes
diez minutos, escuchó los gritos de su abuelo antes de que el último trocito de vida le
abandonara.
Permaneció de rodillas en el suelo. No le quedaban lágrimas para llorar. Había hecho lo
impensable e hizo que el último miembro de su familia que quedaba fuera asesinado.
El odio ardía dentro de ella. Se detestaba a sí misma, pero la mayor parte del aborrecimiento
estaba dirigido a Bran. “Realmente pensaba que harías lo que yo quería” dijo Bran con una
mirada de disgusto y aceptación. “Pero vale, ya que tenemos a otra persona que te importa”
Mientras Cat había estado observando morir a su abuelo, ya se había imaginado el siguiente
movimiento de Bran. No fue una sorpresa que ahora amenazara a Fintan.
“Estaba dispuesta a hacer cualquier cosa por mi abuelo”, Cat dijo sin mirar a Bran, que
caminaba hacia la jaula de Fintan. “¿Qué te hace pensar que haría lo mismo por él?”
Hubo una breve pausa. “¿Quieres decirme que no te importa Fintan?”
Ella quería llegar al interior del pecho de Bran y arrancarle el corazón, para aplastarlo en
la nada. Ella quería verle sufrir el más horrible y cruel de los castigos durante quinientos
años antes de que se le permitiera morir, y quería que suplicara y suplicara por su vida en
un lugar donde nadie le oiría jamás.
“¿Crees que me importa porque confío en él?” preguntó ella. Cat entonces se puso en pie y
se encaró con Bran. No miró a Fintan, porque si lo hacía, no estaba segura de ser capaz de
llevar a cabo su plan. “Estás equivocado. Apenas conozco a Fintan”
Las cejas de Bran se elevaron muy alto en su frente mientras la observaba. “Creo que me
dices la verdad”
“No voy a hacer que la Muerte llegue hasta ti”
Bran sonrió y asintió. “Lo harás, Cat”
“¿A quién vas a amenazar esta vez?” ¿A toda la población de Galway? ¿Al mundo?. Hazlo.
Ya verás si me importa”

Página 113 de 134


SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

En un parpadeo, Bran estaba delante de ella, su mano alrededor del cuello apretando
mientras su rostro se cernía sobre el de ella. La furia que había esperado ver antes brillaba
en sus ojos plateados. “Vas a hacer lo que quiero”
Ella le sonrió. Todo el rato, ella dejó que un solo deseo flotara en su mente.

∗∗∗∗∗∗∗

Página 114 de 134


SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Capítulo 21
Fortaleza de los Reapers
Inchmickery, Escocia.
Tan pronto Kyran apareció dentro de las murallas de hormigón de la fortaleza, empezó a
llamar a gritos a todos. En unos segundos, los demás estaban ante él. Buscó entre los
rostros hasta que su mirada aterrizó en Cael.
“¿Qué sucede?” exigió Cael.
“Lo peor de todo”. Kyran se pasó las manos por sus cabellos negros y plateados y caminó
de un lado a otro en la espaciosa habitación. “Sabía que todos estábamos afectados por lo
sucedido con Eoghan, pero del que no me preocupé fue de Fintan”
Cael dio un paso para alejarse del resto. “¿Qué ha pasado?” preguntó de nuevo, esta vez en
tono bajo, señalando que se le estaba acabando la paciencia.
Kyran se detuvo “Intenté decirle que saliera de esto”
“Estamos seguros de que lo hiciste” dijo Talin. “Sólo dinos que ha sucedido”
Kyran se encontró con la mirada plateada de Cael. “El plan de Fintan para atrapar a Bran
fracasó. Bran sabía todo el tiempo quién era Cat, y nunca tuvo la intención de matarla”
“¿Por qué demonios no?” preguntó Baylon.
Esa era la parte que Kyran temía contar. “Bran quiere a Cat por algo”
“Y él la está utilizando para atrapar a un Reaper” concluyó Cael.
Kyran asintió con la cabeza, la furia tensándole las entrañas. “Cat tiene magia. La ha tenido
todo el tiempo”
“Lo sé” dijo Cael. “Su magia es tan fuerte como la de un Fae. A causa de eso, su abuelo la
bloqueó solo cuando ella era una niña. Cuando Bran después secuestro al abuelo, se rompió
el bloqueo”
“Así que ella tiene magia una vez más. ¿Qué es lo que puede hacer?” preguntó Neve.
Kyran se apretó el puente de la nariz con el pulgar y el índice. “Sólo tiene que desear algo y
sucede”
“Un Fae puede hacer eso” dijo River. “¿Qué hay de especial en esta medio-Fae?”
Kyran deseó tener una respuesta. Sólo podía mirar a su mujer y encogerse de hombros.
“Puesto que Bran está reteniendo al abuelo de Cat, ella irá con él. Y Fintan la seguirá”
“¿Por qué infiernos no lo has dicho desde el principio?” gritó Talin. Cael miró al suelo.
“Porque Fintan no nos quiere allí”
“Me importa una mierda lo que él quiera” dijo Baylon. “Necesitamos estar ahí”

Página 115 de 134


SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Cael se volvió y se puso de cara al grupo. “Después de lo que sucedió con Eoghan, Fintan
está intentando protegernos al resto de nosotros. Sabe que vosotros tres tenéis mujeres”
Talin dejó salir un largo suspiro. “Estoy irritado. Y esto no me gusta. Nada de esto”
“¿Vamos a dejar a Fintan solo lidiar con esto o no? Preguntó Jordyn mientras miraba de
Baylon a todos los demás.
Kyran frunció el ceño mientras sentía que algo tiraba de él. Era suave, como un susurro.
Él sacudió la cabeza cuando desapareció y una vez más se concentró en la conversación.
“Podemos buscar a Fintan” dijo Neve.
Talin miró a su mujer. “Tú no vas a ir a ningún sitio cerca de Bran”
“¿Perdona?” Neve puso las manos en su cintura donde docenas de puñales de mano se
asomó desde sus fundas en su corsé. “¿Te has olvidado de que ahora soy un Reaper? ¿Te
has olvidado de lo que Bran le hizo a mis padres? ¿A mi hermano?”
“No” dijo Talin e intentó seguir hablando pero la voz de Neve le levantó sobre la de él.
“Merezco venganza contra ese maníaco justo como cualquiera de vosotros”
Kyran sintió el tirón otra vez. Era más fuerte, como una mano en el brazo. Miró hacia abajo
pero no vio nada. ¿Se estaba volviendo loco?
“¿Qué sucede?” susurró River mientras ella llegaba a su lado. Él la miró a sus ojos azul
celeste. “No lo sé”
“Algo no va bien”
Su mirada bajó donde su mano descansaba sobre la ligera hinchazón de su vientre donde
crecía su hijo. “Estás a salvo aquí. Pusimos suficientes hechizos de protección para
asegurarnos de ello”
Ella arqueó una ceja oscura. “¿Mantendría a la Muerte fuera?”
Él vaciló.
“Eso es lo que pensaba” dijo River. “El poder de Bran está aumentando. Nada le mantendrá
fuera si encuentra este lugar”
“No lo hará” dijo Cael.
Kyran disparó la cabeza hacia él. “Suenas seguro de eso”
“Lo estoy. En el lugar de Fintan, te hubiera exigido que no vinieras conmigo tampoco” dijo
Cael. “Bran nos quiere a todos juntos una vez más. Es su oportunidad de eliminarnos y de
eliminar a la Muerte”
Jordyn fue quien preguntó: “Tu no dirías eso si Erith estuviera bien. No lo está, ¿verdad?”
“Ella está preocupada sobre cómo Bran está consiguiendo su poder”
Kyran sabía que Cael estaba mintiendo. No sabía en qué parte, pero cuando se trataba de
la Muerte, Cael estaba de los nervios por protegerla. En cualquier otro escenario, Kyran

Página 116 de 134


SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

pensaría que Cael estaba interesado en Erith, pero eso no era posible con Cael o con la
Muerte.
“No pienso dejar sólo a Fintan para luchar contra Bran” dijo Baylon.
Kyran cubrió la mano de River con la suya propia mientras la miraba a los ojos y dijo al
grupo. “Voy tras Fintan”
“Ninguno de vosotros iréis” afirmó Cael, “Yo…”
Hubo un sonido apresurado que lo ahogó todo. Kyran intentó llegar a River, pero ella se
desvaneció de su asimiento como humo. Lo siguiente fue parpadear, estaba de pie en una
habitación, mirando a Cat y Bran.
Kyran miró alrededor y vio a los demás Reapers –incluyendo a Daire. Luego vio a Fintan,
que estaba dentro del espacio cerrada de una jaula de metal. Searlas permanecía al otro
lado de la habitación al lado de un mortal muerto. El hecho de que Bran o Searlas no les
hubieran advertido significaba que ellos estaban velados. ¿Pero quién les había enviado
allí? Su mirada se deslizó hacia Cat. ¿Quizás debería preguntar quién les había llevado allí?
Como un solo hombre, los seis se extendieron alrededor de la habitación mientras
observaban a Bran apretar los dedos alrededor del cuello de Cat mientras retraía los labios
con un gruñido.
Kyran miró Fintan, quien permanecía inmóvil como una piedra, hirviendo de furia
desencadenada, toda ella dirigida a Bran.
“¿Por qué sonríes?” preguntó Bran a Cat mientras entrecerraba la mirada sobre ella.
Cuando ella no respondió, apretó más los dedos, haciendo que su rostro perdiera color,
pero ella no dejó en ningún momento de sonreír. Un minuto entero pasó antes de que Bran
relajara los dedos y la empujara. “Mataré a Fintan”
“Puedes aniquilar el Reino entero, y seguiré sin traerte a la Muerte” dijo ella con la ira
drenando de cada sílaba. La sonrisa de Cat de había desvanecido y miraba a Bran como si
sólo el mirarle la pusiera enferma. “Eres un niño mimado al que no le gustan las reglas y
trata de evadirlas. Cuando te atraparon y luego te castigaron, culpaste a todos menos al
responsable. Tú”
La mirada de Kyran se trasladó de Cat a Bran. Le estaba provocando demasiado, y si no
paraba, iba a sentir la consecuencias de la ira de Bran muy pronto. Cat inclinó a un lado
la cabeza y se recogió su pelo rojo detrás de la oreja. Ya, comenzaban a aparecer cardenales
en su pálida piel del estrangulamiento de Bran.
La ira de Fintan era palpable, llenando la habitación. Todavía no había retirado la mirada
de Bran, pero Kyran sabía que Fintan era muy consciente de cada movimientos de Cat, de
cada pensamiento y de cada palabra.
“¿Por qué no traes tú a la Muerte hasta aquí?” preguntó Cat a Bran. Ella abrió los ojos de
par en par y levantó las manos encogiéndose de hombros. “¿Es por qué no puedes? ¿El
genial, poderoso Bran? Seguramente, puedes hacer lo que sea que quieras. ¿No has matado
a Eoghan?”

Página 117 de 134


SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Los labios de Bran se torcieron en una desagradable burla. “Si por los menos Eoghan
estuviera muerto”
“Entonces ¿tampoco has podido manejar eso?” dijo Cat negando con la cabeza con sorna.
“Hubo una interferencia por otra Fae. Una molesta Light de la que pronto me ocuparé”
Cat rompió en carcajadas. “¿Esperas que crea eso cuando no puedes matar a un Reaper o
traer a la Muerte? Realmente, ¿qué puedes hacer?”
Una mirada a los demás Reaper le dijo a Kyran que todos ellos estaban listos para la
explosión que ellos sabían que estaba por llegar. Incluso Searlas estaba dando varios pasos
hacia atrás. Bran lanzó la cabeza hacia atrás y rugió mientras apretaba los puños a los
lados. Luego su mirada se clavó en Cat. Fue arrojada hacia atrás a través de una ventana.
Cristales saltaron en todas direcciones. Ella yacía inmóvil en el suelo con su pelo rojo
extendido a su alrededor.
Hubo un momento de silencio antes de que lentamente girase y se levantara sobre sus
manos y rodillas. El sonido del vidrio contra vidrio cayendo de ella llenó el silencio. Luego
se puso de pie y se enfrentó a Bran. No dijo una palabra mientras caminaba de regreso al
mismo lugar para ponerse frente a él una vez más.
Ella sacudió su cabello, desalojando docenas de pequeños fragmentos. Ignorando los
diversos cortes sobre ella, se encontró con la mirada de Bran. “Un niño actúa porque no
sabe cómo manejar sus emociones. Un hombre -mortal o Fae- sabría cómo canalizar tales
cosas en palabras”
“He intentado ser amable contigo. No ha funcionado. Así que te mostrado otro lado mío”
dijo Bran.
Kyran se movió más cerca cuando Cat le ofreció a Bran una mirada de desprecio.
“¿Amable?” ella preguntó. “Has sido todo menos eso. Has matado a mis hermanos,
incendiado mi café, y secuestrado a mi abuelo. Me amenazaste y sobornaste para intentar
que hiciera lo que querías. Sólo porque todo eso haya sido hecho con una sonrisa no
significa que fueras amable. No sabes el significado de la palabra”
“Y tú no sabes cuándo cerrar la boca ¿verdad?” preguntó Bran.
Kyran estaba pensando lo mismo. Era como si Cat quisiera provocar a Bran hasta el punto
de la ruptura. Todo lo que estaba haciendo la estaba poniendo en camino de ser lastimada.
Cat se limpió un pequeño reguero de sangre que le caía de la sien. “¿Por qué no me matas?
Pareces el tipo de hombre que le corta la garganta a la gente porque le desagrada. Creo que
todavía estoy viva porque me necesitas”
Cael estaba negando con la cabeza mientras se acercaba a la jaula de Fintan con Daire.
Kyran se daba cuenta que Cat, de hecho, les había traído hasta allí, e intentaba que Bran
le revelara por qué ella era tan importante para sus planes.
Desafortunadamente, eso podía costarle la vida a Cat.
“Podrías haber sido un gran activo” dijo Bran.

Página 118 de 134


SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Cat miró hacia arriba mientras se encogía de hombros y suspiraba. “He sido una constante
decepción para todos. Es lo único en lo que he destacado. Quizás si hubieras indagado
mejor, lo habrías sabido”
“Lo que sé sobre ti, Cat, es que estás confinada en el mundo de los mortales” Hubo una
astuta sonrisa en el rostro de Bran. “Tienes suficientes poderes como para tener un lugar
entre los Fae”
Paso a paso, los Reapers estaban cambiando de posición. Baylon se movió detrás de Searlas.
Talin y Neve llegaron a cada lado de Bran. Kyran se movió cerca de Cat para poder
alcanzarla, mientras Cael y Daire trabajaban para encontrar la puerta para llegar hasta
Fintan.
Cat miró el cuerpo caído del mortal a los pies de Searlas. “Tenía un lugar al que pertenecía.
Tú me lo quitaste”
“Te estoy dando otra oportunidad”
Ella arqueó las cejas y miró a Bran con curiosidad. “¿Cómo así?”
“Voy a matar a la Muerte. Eso sucederá más pronto con tu ayuda, pero lo haré de todos
modos”
“Alardeas demasiado para ser un Fae que busca la ayuda de una Halfling”
La sonrisa de Bran se ensanchó. “Hablo como cualquier conquistador”
“Aún sigues sin decirme por qué me necesitas”
Kyran silenciosamente animaba a Cat. Ella siguió dirigiendo la conversación hacia lo único
que todos querían saber.
Bran la miró durante un largo y silencioso momento en silencio. “Me sorprende que no te
lo hayas imaginado”
“Si Fintan tenía razón cuando me dijo que tú estabas aumentando tu poder, entonces no lo
sé” dijo Cat. Se dio con el dedo en la barbilla mientras fruncía las cejas. “A menos…que le
estés drenando el poder a la Muerte de alguna manera. Es por lo que ella no te ha
encontrado y no te ha matado. Y por lo que no puedes encontrarla a ella”
Bran levantó las manos y dio palmas, una vez, dos veces. “Muy perceptiva”
“¿Pero por qué yo? ¿Por qué no otro Fae?”
“Porque tu magia excede a la de la mayoría de los Fae. Ahora, dime, Catriona –y necesitas
pensar cuidadosamente sobre esto porque Searlas apagará tu vida si no dices la verdad-
¿me mantuviste hablando con la esperanza de que alguien pueda salvarte?”
“Sí” respondió Cat con una sonrisa serena.
“¿De verdad eres tan estúpida?” preguntó Bran con una carcajada.
Ella ensanchó su sonrisa “Sí”

Página 119 de 134


SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Como un solo hombre, los Reapers dejaron caer su velo.

∗∗∗∗∗∗∗

Página 120 de 134


SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Capítulo 22
Fintan no podía esperar más a que Cael y Daire encontraran la puerta. Ni siquiera estaba
seguro de hubiera una en su celda. Pero tenía que llegar a Cat. Cerraba y abría los puños.
Sus músculos se sentían confinados dentro de su piel. Había un latido en sus oídos, y todo
había desaparecido de su visión salvo una sola cosa –Cat.
Kyran la sacó del camino antes de que Bran pudiera matarla con una burbuja de magia.
Entonces se desató el infierno.
Con la adrenalina rugiendo a través de sus venas, Fintan invocó su magia. Sintió que se
acumulaba dentro de él como un remolino, uno que ganaba fuerza y velocidad por
segundos. A medida que su magia crecía y aumentaba, centró su atención en los barrotes
que le retenían. El ruido de las espadas y los gruñidos mientras las armas y la magia
entraban en contacto fluía a su alrededor. Pensó en Cat y en todo lo que ella había
sacrificado. Pensó en Eoghan y en los otros Reapers.
Y su magia se expandió y agudizó. Atravesó la jaula de acero sin resistencia. La celda se
desintegró en la nada. Fintan extendió su mano e invocó a su espada. Tan pronto como
sintió el peso del mango en su mano, corrió a meterse en la lucha. Mientras estuvo absorto
en liberarse, Bran había llamado a algunos de sus hombres.
Fintan atravesaba a Fae tras Fae mientras buscaba por la habitación una visión de Cat.
Esquivaba la magia y las armas, disfrutando cada vez que su espada se hundía en un
oponente.
No se detuvo en el hecho de que los mismos Dark, al final, se levantarían nuevamente. Bran
había retorcido el poder que había estado cogiendo de la Muerte en algo oscuro y malvado
antes de pasárselo a su ejército.
Como de costumbre, los Reapers eran superados en número, pero aun así lograron derrotar
a numerosos Fae. Porque luchaban por la justicia y el amor y por su forma de vida o por su
vida. Luchaban por la Muerte.
La magia se estrelló contra él desde atrás. La fuerza de la misma propulsó a Fintan hacia
adelante, dejándolo caer sobre una rodilla. Zarcillos de humo flotaron alrededor de su
cabeza mientras se enderezaba. Lentamente se giró, su mirada chocando con la de Bran.
“¡Voy a vencer!” gritó Bran.
Todo el tiempo, Cael fue acercándose por detrás de Bran. Fintan levantó sus brazos y señaló
a Bran para que llegara hasta él. Con la atención de Bran distraída, Cael podría tener
suficiente ventaja para terminar con Bran de una vez por todas.
Bran dio dos pasos hacia él antes de que Cael le clavara su espada en la espalda de Bran.
Fintan sonrió, el júbilo invadiéndole ante el pensamiento de su enemigo siendo vencido y la
vida regresando a la normalidad.

Página 121 de 134


SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Pero no fue el grito de dolor de Bran lo que escuchó. Fue su ladrido de risa. Y eso detuvo la
lucha inmediatamente. Bran miraba hacia abajo a la espada que sobresalía de su pecho y
rió ruidosamente.
Cael retorció la espada, pero nada parecía perturbar a Bran. Era como si no sintiera dolor.
Como si no pudiera morir.
Cael tiró de la espada y la clavó otra vez. Pero una vez más, nada sucedió. “Suficiente” gritó
Bran mientras daba un paso adelante, extrayendo el arma de sí mismo. Retuvo la mano en
alto y se volvió en círculo. Fintan observaba como el ejército de Bran desaparecía, dejándole
sólo a él y a Searlas contra siete Reapers. Hubo un movimiento detrás de Kyran. Fintan se
quedó sin respiración mientras esperaba a ver si se trataba de Cat.
Tan pronto localizó su pelo rojo, quiso ir hacia ella. Fintan se controló, y devolvió su
atención a Bran, que estaba negando con la cabeza hacia ellos. “¿Ninguno de vosotros lo
entendéis?” preguntó Bran. “Yo estoy al mando”
Cael resopló alto y con mofa. “No mientras la Muerte esté viva”
“Oh, de eso me encargaré pronto” afirmó Bran.
Fintan vio como Kyran y Talin escudaban a Cat de la vista de Bran. Si él no podía llegar a
la Muerte, y la Muerte no podía llegar hasta él, entonces cada uno tenía que hacer que
alguien matara al otro por ellos.
“Una vez más precipitándote ¿no?” preguntó Cael. Bran miró hacia abajo y tocó el roto en
su ropa por la espada de Cael. “Puedes intentar matarme todo lo que quieras. Eso no va a
suceder. Mi fuerza iguala a la de Erith ahora. Pronto, tendré más. No podrá ocultarse
durante mucho tiempo”
“¿Crees que está escondiéndose?” preguntó Neve.
La cabeza de Bran giró hacia ella. Sus fosas nasales se expandieron mientras la ira brillaba
en sus ojos. “Parece que tienes todo lo que querías”
Neve puso los ojos en blanco. “Eres un idiota. Un completo y súper imbécil”
“¿Por qué te di la posibilidad de ser un Reaper?”
Fintan miró a Talin para como cerraba los puños y apretaba los dientes. Fue sólo la mano
de Kyran sobre su brazo lo que retuvo a Talin.
“Eres un idiota si de verdad piensas que me hiciste un favor” afirmó Neve. “Sacrificaste a
mis padres frente a mí. Convertiste en Dark a mi hermano e hiciste que me matara”
Bran se echó a reír mientras caminaba hacia ella. “Ah, ese fue un plan brillante. Verlo
funcionar fue la perfección”
“Neve” dijo Cael cuando ella hizo amago de abalanzarse sobre Bran.
Bran movió el dedo ante ella. “No puedo morir. Pero tú sí. Piénsalo antes de atacar”
“Mentiroso” declaró Cat.

Página 122 de 134


SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Fintan cerró brevemente los ojos cuando escuchó la voz de Cat. Ella empujó a un lado a
Talin y a Kyran y fue hacia Bran, sin detenerse hasta que estuvo a un pie de él. Bran arqueó
una ceja mientras la miraba con curiosidad. “Para ser alguien que acabas de llegar a este
juego, presumes de saber un montón, pequeña Halfling”
“Tú me metiste en esto. Tú eres el culpable”
Fintan de verdad deseaba que dejara de provocar a Bran. Ella se movía rodeando a Bran,
al igual que él había hecho antes él con ella, y su mirada se encontró con la de Fintan. En
ese breve segundo de tiempo, Fintan vio mucho en sus ojos color esmeralda. Remordimiento
por haberle mentido, dolor por la muerte de su abuelo, tristeza ante su sacrificio y un afán
de venganza.
Él le dio una leve inclinación de cabeza para dejarle saber que confiaba en ella. Siempre lo
había hecho, y debería haberle dicho a ella que desde el principio. No era la única que tenía
que disculparse, pero eso vendría más tarde.
Cat ya había deducido muchas cosas que ninguno de ellos había hecho. Aparentemente,
había descubierto algo más. Era más fácil para ella, ya que vio el panorama general,
mientras que el resto de ellos se veían obstaculizados por el pasado y se centraban en Bran.
Eso le había dado ventaja a Bran hasta ahora. Y Fintan en su interior sonrió mientras se
daba cuenta que Bran estaba probablemente lamentando haberse acercado a Cat.
La sonrisa de Bran no parecía tan despreocupada como antes. Su cabeza giraba mientras
observaba a Cat caminar alrededor de él. “¿Qué crees saber?”
“Un montón”
Bran dobló los brazos sobre el pecho mientras miraba con indiferencia a Cat. “Lo dudo.
Ahora déjate de tonterías y ven conmigo”
“¿O matarás a Fintan?” preguntó ella con curiosidad.
Hubo una pequeña vacilación antes de replicar “Exactamente”
“Si quieres eliminar a los Reapers, ¿por qué no lo has hecho ya? Ya le tienes” dijo ella
señalando a Fintan. Y de pronto se le hizo la luz a Fintan. Bran no podía matarles. Eso era
por lo que en sus enfrentamientos, ninguno de los Reapers podía ser asesinado.
“Sí” dijo Fintan con un paso hacia delante. “¿Por qué no me matas?”
Bran miró de Cat a él. “No puedes ser así de estúpido. Estaba utilizándote como palanca
contra ella”
“También lo hiciste con su abuelo. Esa era su sangre, su familia, y ella no se unió a ti.
Realmente no pensarías que ella cedería por mí ¿o sí?” Fintan observó la forma en que Bran
empezaba a mirar con incomodidad.
Bran dejó caer los brazos a los lados. “Por supuesto que sí”
“Embustero” dijo Cat otra vez.

Página 123 de 134


SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

La espada de Cael desapareció mientras caminaba hacia Bran, obligándose a encararse con
Cael hasta que estuvieron nariz con nariz. “Eres una mota de polvo debajo del zapato de la
Muerte. Traicionaste a tus hermanos y a nuestra causa. Deberías haber muerto ese día.
Debería haberte matado”
“Pero Erith te detuvo” dijo Bran con una pequeña sonrisa.
Cael le enseño los dientes. “Todo lo que Cat dijo es cierto. Ni tú ni la Muerte os podéis
encontrar el uno al otro. No podemos matar a tu ejército, y tú no puedes matarnos porque
somos de la Muerte”
“Debería aplaudirte por que te hayas imaginado todo con la ayuda de una Halfling?”
preguntó Bran. Él bufó. “Si no hubiera sido por Cat, ninguno de vosotros sabría nada de
esto”
Los labios de Fintan se separaron cuando vio un destello de luz sobre una hoja cuando Cat
giró la empuñadura para que la daga apuntara hacia abajo. Sin vacilar, ella clavó la hoja
arriba y entre las costillas de Bran. Fintan corrió hacia ella, tirándola al suelo y protegiendo
su cuerpo con el suyo, mientras Searlas y Bran le dirigían su magia.
A Fintan no le importó el insoportable dolor de las bolas de magia cuando se estrellaron
contra él. La estaba mirando a sus límpidos y claros ojos color esmeralda. Hubo gritos a su
alrededor, pero no los escuchaba. Estaba sumergiéndose en un mar de verde.
No sentía dolor. No cuando estaba tocando a Cat otra vez. Ella le había visto como un
hombre y no como un monstruo. Ella le había tocado no sólo su piel, sino también su alma.
Había aceptado todo lo que él era sin juzgarle ni cuestionarle.
Si hubiera sabido cómo reaccionar, podría haber dicho o hecho lo correcto para que ella
confiara en él. Aunque deseaba que las cosas fueran diferentes entre ellos, sabía que era lo
mejor.
No podía contener o controlar las emociones que ella despertaba en él. Demasiados siglos
habían pasado enterrándolas como para que ahora sacarlas a la luz. Cuando estaba
encerrado en la jaula y escuchándola con Bran, Fintan se había dado cuenta que Cat estaba
destinada a mucho más que él. Ella era inteligente y poderosa. Debido a su asociación con
él, ya no tenía familia.
Él se despidió de ella en ese momento. Con su magia de regreso y nadie en su camino, había
mucho que ella podía realizar para sí misma y para los demás. No importaba lo mucho que
él quería quedarse con ella, tenía que dejarla ir.
Y eso le iba a matar.
Fue el silencio lo que finalmente penetró en sus pensamientos. Miró sobre el hombro para
encontrar a los demás observándole. Fintan rodó para bajarse de Cat y se puso en pie antes
de ofrecerle a ella la mano.
“¿Qué ha sucedido?” preguntó ella.
Neve puso los ojos en blanco “El culo se ha ido”

Página 124 de 134


SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

“Pero le heriste” dijo Cael. “¿Cómo sabías que funcionaría?”


Cat sonrió tímidamente. “No soy parte del ejército de la Muerte. Como estaba tan firme en
que trajera a la Muerte aquí, comencé a pensar que él también querría que la matara”.
“¿Así que aprovechaste la oportunidad?” preguntó Fintan. Ella asintió. “Me imaginé que
había una muy buena posibilidad de estar en lo correcto”
“Tuvimos suerte con que pensaras tal cosa” dijo Kyran. Daire miró a Cael. “Creo que Bran
va a ir tras Rhi pronto”
“Ve con ella” ordenó Cael.
Con eso, Daire se teletransportó. Ahora que Bran se había ido, su hechizo no se mantenía.
Lo cual significaba que podían regresar a casa.
Casa. Esa palabra significaba algo diferente ahora. Él la asociaba con Cat. Ahí estaba esa
maldita emoción otra vez. Ni siquiera podía mirarla sin ser absorbido por ella. “Necesitamos
regresar” dijo Kyran. “River y Jordyn van a estar preocupadas”
Fintan vio que Cael estaba de acuerdo, así que se apresuró y dijo “Tengo cosas que atender.
¿Puede alguien escoltar a Cat a casa?”
“Lo haré yo” dijo Cael.
Le costó dos intentos antes de que Fintan pudiera mirar en dirección a ella. Inclinó la cabeza
pero no intentó decir una palabra. Sonarían estúpidas incluso aunque pudiera soltarlas.
Era mejor si las retenía bloqueadas en su interior junto con sus emociones.
Cuando se volvió, Cael le estaba observando intensamente. Sin duda que le haría preguntas
más tarde. Y cuando Fintan tuviera sus emociones enterradas una vez más, podría
responderlas.
Fintan le dio la espalda a Cat y a todo lo que habían compartido. Estar con ella y casi
perderla por Bran le había demostrado que no podía permitir que ningún sentimiento se
elevara, -ni siquiera el amor que sentía por ella.
Era demasiado doloroso, demasiado…agonizante. El tener cualquier tipo de alegría con ella
solo para perderla le partiría en dos. Silenció su corazón con un solo pensamiento, aunque
no podía hacer nada sobre la angustia que reverberaba dentro de él.
Luego se teletransportó.

∗∗∗∗∗∗∗

Página 125 de 134


SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Capítulo 23
Así que esto es lo que se siente cuando tienes el corazón roto.
Cat parpadeó, con la mente congelada mientras miraba fijamente hacia donde Fintan había
estado. Salvo que…se había ido. Probablemente para siempre. Había tanto que hubiera
querido decirle. Y él no la había dejado hacerlo. No es que le culpara. Se lo merecía después
de haberle mentido.
Todavía, eso la hacía sentirse como una mierda. Pero porque pensaba que habían superado
su traición. Debería haberse dado cuenta que lo que él había sufrido antes le dejaría
cicatrices que nunca sanarían totalmente. Y ella había añadido otra.
El hecho de que los demás Reapers la estuvieran mirando no aliviaba su angustia ni su
aflicción. Intentó no inquietarse, pero era una costumbre cuando se sentía incómoda. Y se
había subido por las nubes y ahora estaba en territorio desconocido.
“Soy Cael” dijo un Fae con el pelo largo, y negro y con los ojos plateados. “Sé que Fintan te
ha hablado de nosotros”
Ella asintió y miró a la mujer que permanecía alta y bella con su pelo negro dividido en
cinco trenzas desde el rostro hasta su cuello antes de unirse en una sola. Vestía de negro
ceñido de pies a cabeza y altas botas negras que le cubrían las rodillas. Llevaba guanteletes,
así como un corsé de cuero que tenía varios cuchillos sobresaliendo.
“Soy Neve” dijo la Fae con una sonrisa. Luego miró al Light a su lado “Y él es mi Talin”
Talin rodeó a Neve con un brazo antes de decirle a Cat: “Hola”
Cael entonces señaló a los restantes Fae, un Dark y los demás Light. “Estos son Kyran y
Baylon. Daire ha sido el primero en irse”
“Gracias por todo lo que has hecho” dijo Kyran.
Cat bajó la mirada a la daga en su mano y vio la sangre que la manchaba. “Creo que me
gustaría volver a casa ahora” Levantó los ojos. “A menos que no pueda. Fintan me dijo que
la Muerte mata a cualquier Fae que sepa de vosotros”
“Tú eres una Halfling” dijo Cael.
Ella no estaba muy segura de lo que significaba eso, y no preguntó. Sólo quería volver a
casa y hundirse en la bañera para intentar calentarse, aunque no estaba segura siquiera
de si podría ahora.
Desde que Fintan se fue, ella había sentido frío. Como si estuviera congelada de dentro
hacia afuera. Si por lo menos tuviera los brazos de Fintan alrededor…
“¿Lista?”

Página 126 de 134


SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Cat parpadeó para enfocar la mirada. Mientras sus pensamientos habían estado en Fintan,
Cael se había movido para ponerse a su lado. Por su mirada, no era la primera vez que le
preguntaba si estaba lista.
“Sí”, murmuró.
Él puso la mano sobre ella, y en el segundo siguiente, estaba en el exterior de su puerta. Se
movió para entrar cuando su voz la detuvo. “Sé que podías regresar por ti misma. ¿Por qué
no lo has hecho?”
Ella dejó caer los hombros mientras se ponía de cara al líder de los Reapers. “No lo sé”
“Creo que es porque no estaba lo bastante lista para ver por última vez a cierto Reaper.
Somos tu enlace con Fintan”
Apartó apresuradamente la mirada de los ojos plateados, demasiado conocedores de Cael.
Él respiró hondo. Fintan es una persona única. Ha sido quebrado de muchas formas, pero
se niega a seguir en ese camino. Volvió a juntar sus piezas, aunque más o menos. La única
manera en que podía seguir con su vida era enterrando sus sentimientos. A pesar de eso,
es uno de los hombres más leales que he conocido”
“Le mentí” La desesperación y el arrepentimiento se elevaron tan rápido que la asfixiaron.
“Ninguna disculpa alguna vez compensará eso”
Cael la alcanzó y la rodeó para abrir la puerta “¿Puedo?”
Ella asintió y entró con él en sus talones. Cat fue a la mesa y colocó la daga antes de
hundirse en un sillón. Cael tomo asiento frente a ella. “Fintan ha aceptado tus disculpas”
“Entonces ¿por qué se fue?” preguntó ella, toda confundida.
“A causa de sus sentimientos por ti. Ha suprimido cada gramo de emoción para superar
sus traiciones. Le hiciste sentir de nuevo, y le aterroriza”
Una lágrima cayó por sus mejillas. Luego una segunda le siguió. Alguien tan maravilloso y
hermoso había entrado en su vida, y ella lo había arruinado todo con una mentira.
“Me siento como una estúpida” Aspiró las lágrimas, conteniéndolas.
Cael se reclinó hacia atrás en la silla con una brazo sobre la mesa. “Según lo veo, tienes un
par de opciones. Una, puedes dejarle ir”
“Él se fue” le interrumpió. Cael la miró durante un largo rato, su mirada buscando, intensa.
Tuvo que encontrar lo que buscaba porque dijo: “Fintan se fue porque sus sentimientos
corren muy profundamente, y teme perderte”
Ella frunció el ceño completamente confundida. Entonces cayó en la cuenta. “Porque soy
mortal”
“Sí”
Ella resopló y se quitó el pelo de la cara. “He herido a un ser que tiene tanto poder como la
Muerte. Bran vendrá por mí”

Página 127 de 134


SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

“Soy consciente de eso, y haré lo que pueda por protegerte”


Ella no se había esperado esa oferta después de lo que le había hecho a Fintan. “¿Lo harías?”
“Por supuesto”
Ella volvió la cabeza y miró por la ventana, esperando ver un destello de Fintan. “Me
acostumbré tanto a ver a Fintan que se siente mal no tenerlo cerca”
“¿He de suponer que la proximidad os unió a los dos?”
Su mirada se trasladó a Cael. Sabía lo que él estaba preguntando, y aunque incluso a quién
llevaba ella a su cama era asunto solo de ella, dijo: “Sí. Me habló de su pasado, y yo le hablé
del mío”
Los ojos de Cael se abrieron de sorpresa “¿Él te habló de su pasado?”
“Todo él” dijo ella inclinando la cabeza.
“Nunca se la ha contado a nadie. Ni siquiera a mí”
Ella bajó la mirada a sus manos y sintió las lágrimas cayendo otra vez. “¿Alguna vez te
contó que ninguna de las hembras Fae quiso tener nada que ver con él? Le rechazaban”
Levantó la vista hacia Cael. “¿A él? ¿De todos los Fae? Ellas que deberían haber estado
suplicando sus afectos”
“Le demostraste a Fintan una clase de amabilidad y cuidado que nunca tuvo”
Y la estaba matando saber que puede que nunca volviera a verle. Ella aspiró por la nariz
ruidosamente. “Dijiste que tenías dos opciones”
“Sí, pero dependerá de cuanto lo quieras” dijo Cael.
Eso atrajo su atención. Se enderezó en el asiento. “Dime”
“Ve por él”
Eso le daría la oportunidad de decirle todo lo que quería, pero tenía que haber gato
encerrado. “¿Por qué me dices eso?”
“Lo hago por Fintan” dijo Cael. “Él se merece la felicidad, pero sólo si eres sincera. Fintan
es el tipo que una vez que se distancia de sus emociones, no podrás muy posiblemente
hacerlas regresar otra vez”
Ella echó la silla hacia atrás y se puso de pie. “Entonces necesito alcanzarle rápidamente”
Cael fue más lento en levantarse. “No creo que tenga que decirte lo que te haría –lo que
todos los Reapers harían- si le lastimas. Si no estás segura sobre esto, sobre él, entonces
no lo hagas”
“Si lo que me preguntas es si le amo, ya estaba enamorada de él. Odio que no confíe en mí.
Le extraño tanto que me duele el pecho. Es como si tuviera un hueco ahí. Quiero estar cerca
de él, mirarle a los ojos”
Cael sonrió mientras se apartaba y empujaba su silla. “Buena suerte entonces”

Página 128 de 134


SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

“Espera” dijo cuando él empezó a alejarse. “¿No me vas a llevar con él?”
Cael le volvió la espalda con una sonrisa. “Tú no me necesitas, Halfling”
“Oh” Iba a costarle tiempo acostumbrarse a tener magia. Su sonrisa se ensanchó mientras
se daba cuenta que tenía el poder para ir hacia Fintan. Cael sólo había querido asegurarse
de que ella era digna de su hermano. Y ella esperaba serlo. Dejó que los pensamientos sobre
Fintan invadieran su cabeza antes de susurrar “Deseo estar con Fintan”
Al instante, se encontró en la playa. A unos cincuenta metros por delante de ella estaba
Fintan, que estaba de pie frente al agua y la magnífica puesta de sol. Cat miró detrás de
ella para ver que estaba en una isla con una fortaleza de hormigón. Tan curiosa como era,
y sin embargo su principal foco era Fintan.
Ella volvió la mirada hacia él. El viento soplaba sobre su pelo retirándoselo del rostro
mientras comenzó a dirigirse hacia él. Caminó deprisa hasta que estuvo a cinco metros
detrás de él. Luego perdió los nervios. ¿Y si él no la quería de ningún modo? ¿Y si no podría
nunca perdonarla? ¿Y si ya hubiera reprimido todos sus sentimientos otra vez?
Ese pensamiento le quitó la respiración. Se puso una mano sobre el corazón como si pudiera
detener el dolor. Ahora que él se había abierto con ella, no iba a dejar que se hundiera en
el entumecimiento y no sintiera nada. Iba a demostrarle que era digna de él, y que le
necesitaba.
“Fintan”
Él se puso rígido antes de mirarla lentamente por encima del hombro. “¿Qué estás haciendo
aquí?”
“Quería verte”
“Vuelve a casa” dijo él y volvió a mirar hacia el mar una vez más.
Su rechazo dolió, pero ella no se merecía menos. “Probablemente debería. Sé que mentirte
fue lo peor que podría haber hecho, especialmente después de lo cerca que estábamos”.
“No te culpo por ello. Tenías razones válidas, como ya te he mencionado”
Esas palabras deberían haberle dado esperanzad, pero todavía no la miraba. “Mi abuelo
intentó decirme que le dejara morir, pero quería salvarle. Estúpidamente pensé que podía
burlarme de Bran. Tú me advertiste, y no te escuché. He perdido a los dos hombres más
importantes de mi vida hoy –a mi abuelo, y a ti”
Se secó las lágrimas que habían empezado a fluir. “Tú me mostraste tu corazón, y te devolví
el favor con engaño. Los humanos cometemos errores. Cometí uno enorme, pero quiero
hacer las paces contigo”
Cat esperó, con la esperanza de que le mostraría alguna señal de que estaba escuchando.
Pero no hubo nada. Sin embargo, ella no iba a rendirse. “Haré lo que quieras porque no
puedo estar sin ti. No te quiero a ti por protección, Fintan. Te quiero porque te necesito. Ya
ves... Hice algo que nunca pensé que haría . Me enamoré de ti”

Página 129 de 134


SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Ella había esperado una declaración de él también. Lo que no se había esperado era el
silencio. Como si él no hubiera escuchado una sola palabra de lo que ella había dicho. Cat
se limpió las lágrimas. Era demasiado tarde. Ya se había deshecho de sus emociones una
vez más. Pero ella no podía obligarse a alejarse. Irse significaría que se daba por vencida y
no estaba preparada para eso. Aunque ella no sabía qué más decir que pudiera hacerle
cambiar de opinión. Alguna vez.
La clase de amor que sentía no era de la clase que se podía arrojar a un lado en una semana,
un mes, un año, o incluso una década. Era de la clase que duraba por toda la eternidad.
Ella había avistado su alma, y él la suya. Eso tenía que contar para algo. La determinación
ahora conduciéndola, ella caminó para detenerse frente a él. Cuando ella vio que tenía los
ojos cerrados, dudó. Hasta que vio lo rápido que estaba respirando y cómo tenía las manos
apretadas a los lados.
Él había escuchado cada palabra. Y sus sentimientos estaban todavía ahí, lo que significaba
que tenía esperanzas. Y se aferró a él con todo lo que tenía. “Te amo” dijo ella. “Lo diré cada
día durante tanto tiempo como lleve que me creas. Te amo. Te amo. Te amo”
“Para” dijo a través de sus dientes apretados.
Ella sonrió porque había llegado a él. “Nunca. Así como nunca dejaré de amarte, tocarte o
besarte”
Él levantó los párpados y la miró con sus ojos blancos bordeados de rojo. “Por favor, detente”
“¿Por qué?”
“Porque no puedo seguir ignorándote”
Ella se puso de puntillas y le tocó el rostro. “¿Sería tan malo rendirse?”
“Ese es el problema. Ya lo he hecho”
Una risa de alegría burbujeó. Ella no podía dejar de sonreír o llorar.
“Es sólo que yo… Temo decir las palabras” dijo él.
Ella se puso de puntillas. “Ellas llegaran en su momento. Las veo en tus ojos”
“¿Lo haces?” pregunto mientras la rodeaba con los brazos, abrazándola apretadamente
contra él.
“Oh, sí”
“No sé qué hacer ahora”
El corazón le dolía por todo lo que él se había perdido y toda la miseria a la que había sido
sometido. Iba a hacer su misión mostrarle el otro lado de las cosas todos los días. “Seguir
a tu corazón. Nada que puedas hacer estará mal”
“No estoy seguro” dijo él inseguro.

Página 130 de 134


SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Ella metió los dedos entre los gruesos mechones de su pelo blanco. “Eres un Reaper y un
guerrero. Confía en ti mismo. Ahora, ¿qué quieres hacer?”
“Besarte”
Su corazón perdió un latido cuando el deseo se retorcía en su vientre. “Me encantaría”
El bajó la cabeza, pero justo antes de que sus labios se encontraran, él retrocedió. “¿Te
quedarás conmigo, Cat? ¿Es por eso que viniste aquí?”
“"Iría a cualquier lugar contigo. Estoy aquí por ti”
En su pecho retumbó un gruñido, luego cubrió los labios de ella con los suyos y reclamó
su boca con un beso feroz y salvaje que hizo que su alma gritara de alegría -y anticipación.

∗∗∗∗∗∗∗

Página 131 de 134


SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

Epílogo
Al día siguiente…
Amor.
Ella le amaba.
¡A él!
Fintan no podía dejar de mirar a Cat. Ni podía creer que ella le amaba. Las palabras sonaban
extrañas en su cabeza. Quizás una vez que se acostumbrara a ellas, podría ser capaz de
decirlas.
Se apoyó contra la puerta y vio como Cat miraba con asombro uno de los libros que River
había estado custodiando. Ella hizo todo tipo de preguntas. Desde que los Reapers habían
regresado de la batalla reciente con Bran, el estado de ánimo había sido ligero en el
complejo.
O quizás solo se tratara de la adición de Cat. Sin embargo, en los márgenes estaba el
recordatorio de que Eoghan todavía seguía desaparecido. Todos se sentaban juntos en la
biblioteca, riendo y poniéndose al día con Cat en todo. No pasó mucho tiempo antes de que
la conversación recurriera a la nueva información sobre Bran.
Cael de repente se puso de pie. Fintan volvió la cabeza en la dirección de la de Cael,
encontrándose con la Muerte. Ella estaba bajo el arco de la puerta con las manos juntas.
Su largo y negro pelo estaba sobre su hombro en una trenza de cola de pez que caía junto
a uno de sus senos. Iba vestida con su habitual vestido negro. Este tenía una falda larga
con tul rojo oscuro en capas. El corpiño sin mangas era ajustado a la forma con un patrón
de remolinos rojos desde su cintura hasta alrededor de sus senos.
Sus ojos color lavanda estaban concentrados en Cat. Fintan saltó sobre sus pies y se dirigió
para ponerse junto a Cat, pero ella le tocó la mano y le hizo una suave negación con la
cabeza. Después de encontrarse con la mirada de la Muerte, Cat caminó hacia Erith.
La Muerte levantó su barbilla. “Parece que tengo una deuda contigo Catriona Hayes”
“Cat” la corrigió ella. “Y no, no tienes una deuda conmigo”
“Ha sido sólo por tu voluntad que yo no esté muerta” dijo Erith.
Cat se encogió de hombros y dijo. “Parecía equivocado hacer lo que Bran pedía. Incluso si
él no hubiera matado a mi familia, no lo habría hecho”
“También dedujiste muchos detalles que ninguno de nosotros habíamos deducido” dijo la
Muerte. “¿Cómo?”
Cat miró en dirección a Fintan y sonrió. A él se le hinchó el pecho. Nunca había estado más
orgulloso de nadie que de su mujer en ese momento. “Cuando Fintan me contó sobre Bran,
yo sabía que era la clase de hombre que piensa que es más inteligente que los demás. Es

Página 132 de 134


SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

por eso que lo hice hablar. Él dio mucho entonces. Fue entonces cuando me di cuenta que
su plan era muy simple” dijo Cat.
Erith respiró hondo. “Simple o no, muchos han caído en sus trampas. Estoy feliz de que tu
no hayas sido una de ellos”
“¿Qué significa eso para mí?”
Fintan se movió para estar con Cat mientras miraba a la Muerte. “Sé que no tengo derecho
a hablar, pero ¿puede ser perdonada?”
“¿Perdonada?” La Muerte preguntó con la frente arrugada. “¿De qué?”
Fintan frunció el ceño. “De tu castigo. Le hablé de nosotros”
“No tenías elección. Además, Cat ha hecho muchísimo por ti y por los Reapers, pero sobre
todo por mí. No lo estropearé ni siquiera discutiendo el asunto más a fondo”
Cael caminó para ponerse al lado de la Muerte. “Bienvenida a la familia, Cat”
Fintan estaba listo para regocijarse, pero Cat estaba ahora frunciendo el ceño “¿Qué
ocurre?” le preguntó.
Ella levantó la mirada hacia él. “Si estoy de alguna forma de parte de los Reapers, entonces
estoy oficialmente en el ejército de la Muerte”
“¿Y?” Fintan no estaba seguro de cuál era el problema.
“Entonces no puedo matar a Bran”
La Muerte dijo “Eso déjamelo a mí, querida mía”
Tan pronto como Erith volvió la mirada hacia él y sonrió, Fintan supo que Cat y él contaban
plenamente con su bendición. Él inclinó la cabeza.
Para su asombro, la Muerte le rodeó con los brazos abrazándole mientras ella susurraba,
“Estoy feliz por ti. Es hora de olvidar el pasado y permitir que Cat te muestre todo lo que te
has perdido”
Le soltó y se alejó. luego ella se volvió, con la mirada encontrándose con la mirada de Cael
mientras los dos se alejaban. Fintan esperó hasta que la pareja desapareció antes de
volverse hacia Cat y el futuro que les esperaba.
“Me gusta ella” dijo Cat.
Fintan la atrajo contra él. “Y a ella le gustas”
“¿Y qué pasa contigo?” preguntó ella, con un resplandor en sus ojos.
Él le puso las manos a cada lado de la cabeza, dejando que sus dedos se hundieran en sus
ardientes mechones. “Te amo”
“Y yo te amo a ti, my atractivo Reaper” murmuró ella antes poniéndose de puntillas para
besarle.

Página 133 de 134


SERIE THE REAPERS 4
DONNA GRANT
DARK ALPHA’S LOVER

∗∗∗∗∗∗∗∗
Eoghan cerró los ojos contra la fuerza oscura. Estaba a su alrededor, un ser vivo, que
respiraba. Había caído en este lugar, sin saber lo que le esperaba.
No podía distinguir la bestia de las sombras. No había sabido esconderse. Y luchar contra
ella sólo había empeorado las cosas. Nunca antes le había dolido tanto.
Su cuerpo entero estaba atormentado por una agonía que nunca parecía terminar, y temía
que nunca lo hiciera.
Las marcas de garras sobre su pecho latían casi tan fuerte como sus miembros que estaban
estirados y atados. Sospechaba que era la cena, pero no se deprimía tan fácilmente. Intentó
utilizar su magia, pero era como si ya no tuviera más. Este reino, o lugar -donde fuera que
estaba- parecía haberle despojado de su magia y poder, dejándole tan indefenso como un
mortal.
Pero no se rendiría. Lucharía contra los lazos en sus muñecas, sintiendo que le cortaban la
piel hasta sangrar. Fue esa sangre la que finalmente le permitió sacar una mano. Se dispuso
a desatar su otra muñeca, pero sus dedos no se movieron según lo solicitado.
Le costó el doble de tiempo liberar su mano y luego sus pies. Levantó la cabeza, listo para
huir, solo para detenerse. La fuerza oscura se acercaba rápidamente. Eoghan se puso en
pie y se quedó, listo para enfrentarse a la bestia. Abrió los ojos, pero no le sirvió de nada.
Vio algo a un lado en la oscuridad. No estaba seguro de qué era, pero sabía que nunca lo
había visto antes.
Con la bestia acercándose, Eoghan tuvo que tomar una decisión. Se lanzó hacia un lado
justo cuando la fuerza lo alcanzaba.

∗∗∗∗∗∗∗

Página 134 de 134

También podría gustarte