Está en la página 1de 191

El Club de las Excomulgadas

Agradecimientos

Al Staff Excomulgado: Nelly Vanessa por la


Traducción, Alie por la Corrección de la
Traducción, Laavic y Zaphira por la Corrección,
De Nuevo, Laavic por la Diagramación y Cassidy
por la Lectura Final de este Libro para El Club

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


De Las Excomulgadas…

A las Chicas del Club de Las Excomulgadas,


que nos acompañaron en cada capítulo, y a
Nuestras Lectoras que nos acompañaron y nos
acompañan siempre. A Todas….

Gracias!!!

2
El Club de las Excomulgadas

Argumento
Tres cartas yacían en el negro satinado.
El pasado. El presente. El futuro.
La Suma Sacerdotisa.
El Ermitaño.
La Rueda de la Fortuna.

Un sueño es enviado a Kiziah Stillwell sobre la feria y la tienda de la adivina.


El destino le permite introducirse en el mundo de los vampiros y aquellos que los
sirven.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


El amor y el deber pelearon dentro Mercier Fane mientras temía la
transformación, el momento en que dejaría de ser un dhampir y se convertiría en
vampiro completamente, se acercaba. Con el cambio vendría el hambre, el calor, y
la necesidad de adoptar a una kadine, a una compañera, con el fin de producir una
nueva generación de dhampirs Mercier. Y sin embargo, a pesar de su deber para
con su raza y de sus padres asesinados, el corazón y el alma de Fane anhelaban
compartir los siglos por delante con otro hombre.

Cable Luske había sabido desde el principio que el amor de Fane le presentaría
desafíos, pero si los padres y el hermano de Fane hubieran estado vivos, la
posibilidad de un futuro juntos habría existido. Con su muerte y la transformación
de Fane llegando a su conclusión Fane necesitaría a una kadine. En la
desesperación Cable acude a la lectura del tarot y encuentra a dos amantes... y a
Kiziah...

...Y una manera en que Fane pueda reclamar tanto a su kadine y como a un
compañero masculino.

3
El Club de las Excomulgadas

Capítulo Uno
La escena frente a Kiziah Stillwell era justo como lo había experimentado en su
sueño. Paseos baratos de carnaval, bajo un cielo de estrellas del moteado otoño. El
aire fresco helado, cargado con el olor de perros calientes y algodones de azúcar,
lleno de cajas musicales de hojalata y voces de los feriantes que competían entre sí,
cada uno tratando de atraer a los hombres paseando con sus esposas y novias para
que se detuvieran y probaran suerte de gastar su dinero y tratar de ganarse un
animal de peluche.

Kiziah se detuvo frente a la tienda de la adivina. Madame Helki. No había visto


el nombre en su sueño, pero había visto la mano pintada de rojo en la parte frontal

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


de lona, con una extensión de las cartas del tarot por encima de ella.

— ¿Has venido por tu lectura?—Preguntó una voz desde el oscuro interior de la


tienda, Kiziah se sorprendió con las palabras. ¿Podría la adivina saber realmente
sobre el sueño?

Kiziah tocó con sus dedos la base de su garganta, suavemente delineando el


pequeño atrapa-sueños que llevaba debajo de su chaqueta y camisa. Era el único
vínculo que tenía con el platero nómada que había muerto antes de que ella
naciera, sin saber siquiera que había tenido un hijo.

La gente de su padre, el Chippewa, creía que todos los sueños se hacían a partir
de fuentes externas y no desde el subconsciente de la que los experimentaba. Era
por eso que habían diseñado originalmente el atrapa-sueños, para atrapar los malos
sueños, pero permitir que los buenos pasaran.

Tal vez la anciana le había enviado el sueño. La mano de Kiziah bajó de su


collar. O tal vez el espíritu de su madre lo había hecho, sabiendo que hoy de todos
los días, Kiziah estaría pensando en el pasado, anhelando el regreso de los viejos
tiempos por algo de su madre.

4
El Club de las Excomulgadas
Kiziah se movió a la tienda y se sentó, haciendo caso omiso de todo, excepto de
la antigua vidente delante de ella y del mazo de cartas ahora en manos de la
Madame Helki. Las cartas eran la única cosa importante en la tienda, todo lo
demás era sólo un efecto especial puesto en marcha con el fin de crear un ambiente,
una atmósfera, un espectáculo para aquellos que veían la lectura como
entretenimiento o cuando era necesario ver algo diferente a lo que veían en su
entorno cotidiano para creer.

Kiziah lo sabía mejor. Tenía una vida de recuerdos probando que no


importaba. Las lecturas realizadas en los restaurantes, en los patios, mientras se
está sentado en el asiento trasero del coche de su madre, e inclinándose sobre el
frente para poder ver la interpretación de las cartas de un compañero de viaje era

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


cuando se dirigían a otra feria psíquica de su casa rodante, de su hogar sobre
ruedas, jalaba detrás de ellas.

— ¿Has venido por tu lectura?—La antigua vidente preguntó de nuevo, con


comprensión en su voz, sin la más mínima pizca de diversión en sus ojos.

—Sí.

Madame Helki le entregó las cartas a Kiziah, sin hacer ninguna pregunta
concreta, sino esperando con paciencia. Kiziah las barajó, abriéndose al mensaje
que estaba segura estaba por ahí para ella. La razón de su sueño y su presencia en la
tienda chillona, una creación de metal cubierta con lona para que pareciera algo
más que una diversión de carnaval.

Ella dejó de revolver cuando sintió que estaba bien hacerlo. Cortando de la
cubierta y juntándola antes de devolverla a la mujer frente a ella. En rápida
sucesión tres cartas fueron puestas sobre la mesa.

El pasado. El presente. El futuro.

La Alta Sacerdotisa.

El Ermitaño.

5
El Club de las Excomulgadas
La Rueda de la Fortuna.

Madame Helki se inclinó sobre las cartas, asintiendo ligeramente.

—Gran parte de tu vida ha sido influenciada por una mujer. Una mujer que se
introdujo en los misterios de un mundo que no siempre podía ver. Pero ella se ha
ido, excepto en paisajes oníricos donde los espíritus a veces pueden tocar las vidas
de aquellos que son importantes para ellos—La simpatía se movió a través de la
cara de la pitonisa. —Así que ahora mantienes la distancia de otras personas, viajas
sola, viviendo una vida solitaria. Buscando. Tratando de encontrar un sentido, un
lugar para ti. Una pertenencia—Sus dedos se acomodaron sobre la mesa,
subrayando la Rueda de la Fortuna. —Pronto. Muy pronto, la oportunidad se

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


presentará. Un destino no previsto, incluso que te atraerá a su mundo. Pero eres
muy adecuada para eso. Sólo tienes que utilizar la fuerza y el coraje que has ganado
y la sabiduría otorgada a ti por La Sacerdotisa a fin de captar y mantener lo que el
destino pronto te ofrecerá…

*****

El agua caliente golpeó el cuerpo de Cable Luske, espantando el frío que había
ganado durante el viaje en barco por la mar con el fin de deshacerse del cuerpo.
Cristo. No había visto esa venir.

Nunca hubiera imaginado que un hombre padrall -cuya familia había servido a
la raza de vampiros más generaciones que la suya propia- trataría de secuestrar a
una kadine, compañera de un vampiro. Qué locura.

Su reputación sufriría por ello. Si Matteo Cabrelli optaba por hacer un


problema de la falta de Cable de mantener a Sarael guardada hasta el momento en
que Matteo llegara para reclamarla. Pero ¿cómo iba a saber que había un enemigo
en medio de ellos?

Cable trató de aliviar un poco de su preocupación con la posibilidad de ser


dictado por los de arriba con su orden, por su padre, de la posibilidad de ser
reducido a chico de recados por un tiempo, pero no pudo. No cuando el resto de su

6
El Club de las Excomulgadas
vida estaba a punto de estrellarse a su alrededor. No cuando sentía que las cosas
estaban llegando a su fin con Fane.

El dolor se movió a través de él. Dolor. Los dedos de angustia del futuro que se
remontaban y lo acariciaban. Sí, lo superaría con el tiempo. Era ese simple hecho el
que tenía que manejar primero.

Fane era un dhampir. Un soldado de la raza vampírica, un hombre que había


nacido para proteger su especie hasta la transformación, cuando se convertiría en
un vampiro completo. Un hombre de madurez reproductiva que querría una novia,
una kadine, una mujer que pudiera darle los niños que se convertirían en la
siguiente generación de soldados.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Hace dos años cuando la relación se había iniciado, la perspectiva de la
transformación de Fane no había molestado a Cable. Los padres de Fane habían
estado vivos, igual que su hermano.

Pero ahora ya no lo estaban. Habían sido asesinados por los Creyentes, la


sociedad secreta cuya misión original era destruir a cualquier criatura que pudiera
tomar la forma de hombre, pero era más que mortal.

Los vampiros habían sido el blanco principal de los creyentes. Pero a lo largo
de los siglos, su descripción de “humanos” se había reducido, y los que habían
elegido cazarlos, matarlos y perseguirlos se habían ampliado para incluir a brujas,
psíquicos y cualquier persona con poderes sobrenaturales o talentos.

Durante el año pasado Cable había logrado pasarlo por alto pensando en la
verdad de su futuro con Fane, para evitar enfrentarlo o discutirlo, a pesar de que
creía que Fane finalmente sentiría que se lo debía a la memoria de su padre, no sólo
para vengar su muerte, sino para producir la próxima generación de dhampirs.
Cable le había ayudado a Fane a recopilar información, encontrando finalmente un
nombre para seguir con la bomba que había matado a la familia de Fane. Pero
ahora Cable sabía que no podía evitar el futuro por más tiempo.

7
El Club de las Excomulgadas
La transformación se acercaba. Cable había estado alrededor de dhampirs
suficiente como para reconocer eso aunque quisiera no hacerle caso, queriendo
fingir que no estaba tan cerca.

Pero podía sentir la inquietud de Fane. El Hambre. El calor.

El pene de Cable se puso duro al pensar en cuan agresivo Fane se había vuelto
en la cama. Cuan insaciable. Cuan peligroso.

Había habido momentos en los que había evitado ser mordido sólo porque
Fane había estado debajo de él, sujeto o con la cara aplastada contra el colchón con
el fin de mantener el control. Cable cerró los ojos, sosteniendo su eje con la mano.
Bombeando de arriba hacia abajo. Cristo, estaba caliente. Echaba de menos la

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


sensación de los colmillos deslizándose a través de su piel, soñaba con el éxtasis de
ser tomado mientras Fane se alimentaba, de tomar a Fane, mientras el otro hombre
lo mordía.

Era una locura. Las graves consecuencias de un padrall que se obsesionaba con
eso en particular eran altas. Nada era tan adictivo como la mordida de un vampiro
cuando la picazón permitía la experiencia sin la niebla del embeleso.

Había lugares, los burdeles donde los padralls sucumbían a la tentación y a la


adicción de mantenerse al servicio de vampiros y dhampirs que preferían a su presa
consciente. Los padralls caídos eran poco más que putos, nunca volviendo a ser
confiables debido a los temores de lo que podrían hacer si eran repudiados o
reemplazados. Un gran número de ellos morían por su propia mano una vez que
sus miradas se habían desvanecido y ya no eran favorecidos por los hombres que
visitaban los burdeles.

Había evitado la mordida de Fane no sólo por las posibles consecuencias, sino
porque sólo lo haría desear a Fane más desesperadamente. Cristo. Tendría que
haberle pegado a la mujer, un placer que Fane sólo ocasionalmente había
indultado. O a la rubia. Él y Fane eran iguales en ese sentido, por lo general
evitaban a las morenas.

8
El Club de las Excomulgadas
Infiernos, tal vez decía algo de los dos que fácilmente podían pasar por primos
lejanos. Sus cuerpos eran similares en forma, con sus ojos marrones viéndose casi
tan negros como su pelo.

Cable cerró los ojos y echó la cabeza hacia atrás, deseando que el agua caliente
pudiera sacar el deseo de Fane de su cabeza. Tenía que poner distancia entre él y
Fane. Alejarse de la relación antes de que Fane fuera a él y le pidiera que arreglara
la creación de una kadine, de una compañera.

¿En quién más podría Fane confiar una cosa tan importante? Y sin embargo,
llevar a cabo la tarea sería un infierno. Se podría extender por décadas, a menos
que una de las mujeres que eran poco más que criadoras, cedieran los derechos a

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


sus hijas no existentes desde el momento de la concepción, fuera seleccionada.

El dolor se clavó en el pecho de Cable. Mierda. ¿Fane esperaría que los dos se
mantuvieran como amantes hasta que Fane reclamara a su novia, hasta que
sexualmente se uniera con ella mientras la convertía en su kadine? ¿Y luego qué?
¿Él se quedaría y ayudándoles a criar a sus hijos, envejeciendo rápidamente,
mientras que ellos lo hacían en siglos?

¡Cristo! Qué futuro era ése. Y Cable no quería saber nada de él. Ninguna parte
de nada de eso.

Hacía mucho tiempo, la raza alienígena de la que el vampiro había


evolucionado había llegado a la conclusión de que era mejor criar a sus futuras
compañeras que encontrarlas entre la población humana. Convertir a los humanos
como adultos era demasiado arduo, demasiado doloroso para todos los
involucrados, y muchos se perdían en el proceso muriendo o volviéndose locos.
Ellos habían encontrado más fácil cultivar familias que ofrecieran a sus hijas por
dinero y poder.

En aquellos primeros días, las hijas eran bienes muebles, que se compraban y
vendían, con su destino con poca importancia en el mundo humano. Pero como la
civilización cambió y se convirtió en familias padralls adineradas y poderosas por

9
El Club de las Excomulgadas
derecho propio, sus hijas se convirtieron en esposas deseables de los reyes y señores
y príncipes mercaderes, y ya no quisieron dejarlas en manos de los vampiros a los
que servían. Y así otra fuente se cultivó, con las familias beneficiándose de las
riquezas que permitían a sus hijas dar a luz niñas a cuya sangre se alteraba al nacer
y que les serían quitadas tan pronto como fueran destetadas, criadas desde la
infancia para ocupar su lugar como pareja de los vampiros.

Todavía era posible convertir a humanos completos, pero era un proceso


doloroso. Sólo aquellos que habían nacido para ser novias, a quienes se les había
dado la sangre de su futura pareja en el parto y en la ceremonia de confirmación se
libraban de la agonía atroz de ser biológicamente compatibles, de ser capaces de
tener hijos de un vampiro, y lo que implicaba.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Cable hizo una mueca, encontraba el sistema de creación de novias de mal
gusto, pero no estaba en condiciones de cambiarlo. Era cierto que las familias
padrall habían prosperado y habían ganado poder con cada generación, pero sus
medios de subsistencia y supervivencia estaban ligados irremediablemente a la raza
vampírica. No había escapatoria. No se rompían los lazos forjados hace tanto
tiempo de los que no había constancia escrita. La traición -en cualquier nivel- era
una sentencia de muerte.

La puerta del baño se abrió y Cable supo sin mirar que Fane había entrado en
la habitación y se había quedado mirándolo a través de la cabina de la ducha de
vidrio mientras deslizaba su mano arriba y debajo de su pene. Él debería darle la
espalda, o mejor aún, salir de la habitación y de la casa por completo.

Pero no lo hizo.

Lo que sentía por Fane iba más allá de pura lujuria, aunque no se alejaba
mucho. Era amor. Una emoción desesperada y destructiva cuando se dirigía a un
dhampir, quien pronto se convertiría en un vampiro completo y necesitaría
alimentarse, el que sería consumido por la venganza contra los creyentes en
general, y del terrorista que había matado a su familia en particular.

10
El Club de las Excomulgadas
La puerta de la ducha hizo clic abriéndose, permitiendo que el aire fresco y el
aroma de Fane giraran alrededor de Cable. Él trató de ignorar ambos.

Lo que era imposible.

Una mano callosa lo acarició a lo largo de su columna. Otra cubrió la suya


envolviéndose alrededor de su pene, bombeando arriba y abajo varios golpes antes
de dejarlo para tomar las pelotas de Cable y hacerlo gemir.

—Algo te molesta—dijo Fane, apretando su agarre, sabiendo exactamente


cuanta presión ejercer, sabiendo dónde y cómo tocar al otro hombre. Dónde y
cómo tocar a Cable.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


—Sí. ¿Qué hay de nuevo?—Cable volvió la cabeza un poco, con sus ojos
permaneciendo cerrados mientras trataba de minimizar el impacto de la presencia
de Fane, el deseo de voltearse hacia él, de permitir que sus cuerpos se tocaran,
atrapando sus penes uno contra el otro, mientras sus lenguas se encontraban y se
batían en duelo en un beso húmedo, caliente.

—Matteo no hará un escándalo de lo que pasó con Sarael—dijo Fane,


acercándose, con su mojado y resbaladizo pene duro contra el costado de Cable,
inundándolo con una lujuria que no tenía nada que ver con las feromonas
vampiras. —Para ahora sin duda ya habrá hecho el tercer intercambio de sangre y
ya habrá pasado por los últimos cambios. Estará contento de llevarla de vuelta a
Italia e iniciar una investigación dentro de la orden padrall de allí.

—Grandioso—dijo Cable, con el tono de su voz transmitiendo lo poco que le


importaba. Su continua falta de abrir los ojos y mirar a Fane era un desafío sutil
que sabía que no se quedaría sin respuesta. Era una locura. Presionar los botones
Fane sólo empeoraría la situación.

Cable se quejó cuando el brazo de Fane fue alrededor de su cintura, con su


mano yendo a descansar en la mano de Cable de nuevo, con su pulgar acariciando
la punta del pene de Cable, haciéndolo pulsar y dejar salir algo, con los dedos de la
otra mano apretándole y soltándose las pelotas a Cable antes de explorar

11
El Club de las Excomulgadas
ligeramente el lugar detrás de ellas. Cable apretó la mandíbula por el placer del
toque de Fane y por su cercanía. Se dijo que se debería presionar a Fane para que se
alejara y salir pitando de allí.

Abrió los ojos en su lugar y se dirigió a Fane, enojado consigo mismo, enojado
con Fane. Con su emoción haciendo que el beso que compartieran fuera agresivo,
una lucha despiadada por control en lugar de una exploración lenta de pasión.

En cuestión de segundos Cable se encontró clavado en la pared, con el pene de


Fane duro en contra del suyo propio, frotando, presionando, mientras sus lenguas
se batían en duelo y sus manos se recorrían, sin descanso para encontrar cada zona
erógena, en una batalla por el dominio, en un baile que en el comienzo de su

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


relación había estado a salvo. Un concurso de lucha por el disfrute, por aumentar el
placer entre los socios cuyo futuro se combinaba con facilidad. Que habían
encontrado compañerismo y amor cuando no lo habían esperado.

Un temblor de miedo mezclado con deseo atravesó a Cable cuando los caninos
de Fane se alargaron en colmillos. Un desliz, un movimiento descuidado y su
lengua sangraría.

Ninguno de los dos estaba preparado para hacerle frente a las consecuencias de
lo que pasaría.

La necesidad rugió a través de Fane. La presión y el desliz de la lengua de


Cable contra la suya, la cercanía de sus colmillos la tentación enloquecedora que no
podía soportar.

Con un silbido profundo de frustración e ira, él terminó el beso y se apartó. Su


piel se sentía muy apretada a su cuerpo, su pene daba impulsos de demanda
enojado, le dolían las encías. Quería follar, duro y rápido, sin restricciones. Quería
hacerlo mientras él mismo se atiborraba de Cable.

Fue el instinto primitivo y la emoción violenta en combinación con el hambre


con el calor. Y el sonido del latido del corazón rápido de Cable, el toque de miedo

12
El Club de las Excomulgadas
junto con el conocimiento de que Cable estaba tratando de apartarse de él sólo lo
llevó a sentir una mayor lujuria.

La transformación se acercaba. Fane lo sabía. La maldijo tan profundamente


como otros dhampirs deseaban darle la bienvenida.

Con el cambio se produciría la necesidad de beber una mezcla de hierbas para


controlar el hambre. Ya no sería libre para drenar todo, desde los que cazaba, de los
Creyentes a llevar su esencia a lo largo de la vida con cada trago de su sangre. Sería
relevado de sus deberes como soldado de la raza vampírica, se esperaría que tomara
a una kadine, para aparearse con ella para que una nueva generación de dhampirs
fuera creada.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


La ira se apresuró en Fane. El odio hacia todos los Creyentes, pero
especialmente hacia la que se hacía llamar El Apóstol, el que había creado la
bomba que había matado a sus padres y a su hermano mientras se alejaban del
teatro, sin duda perdidos en una discusión de El Fantasma de la Opera.

Hasta lo que había sucedido, Fane había pensado tomar a Cable como su
compañero de por vida cuando se produjera el cambio y se convirtiera
completamente en un vampiro, para hacer los intercambios necesarios,
compartiendo la sangre tres veces por lo que tendrían una vida sexual unida, por lo
que la vida de Cable estaría irrevocablemente atada a la suya. Así Cable necesitaría
de su sangre para sobrevivir.

Tal cosa era condenada por la mayoría de las órdenes padrall, un principio de
los restos del pasado, cuando el primero de ellos había alterado el curso de su
propia historia eligiendo servir sin el beneficio de extender su vida útil. Los
primeros líderes con temor a la pérdida de su alma con siglos de vida.

Fane no había abordado el tema con Cable, creyendo que tenía un montón de
tiempo. No deseando una confrontación o un rechazo. Sabiendo que no sólo Cable
se condenaría por su propia orden, si estaba de acuerdo en atar su vida a la de
Fane, sino que algunos lo insultarían, viendo a un compañero masculino como

13
El Club de las Excomulgadas
débil y sumiso. Aunque no había verdad en la caracterización de su relación, entre
los de Fane no había una reducción de su estado, ya sea para un vampiro o para su
compañero masculino. Con una existencia que abarcaba siglos, era una tontería
elegir la infelicidad cuando se elegía a un compañero. Y mientras Fane había
follado con una mujer, nunca había compartido tanto de sí mismo con ningún otro
humano como lo había hecho con Cable. Nunca había sentido tan profundamente
como se sentía al estar acerca de Cable.

Con un hermano mayor para cargar con la línea y padres que solo habían
tenido y criado a la primera generación de hijos y quienes continuarían para criar a
más a dos o tres cada cuarto de siglo, no había habido presión para que Fane se
reprodujese. Pero todo eso había cambiado con su muerte. Ahora tendría que

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


tomar a una kadine. Se lo debía a su padre y hermano.

La ira gritó en Fane, mezclándose con la lujuria mientras el aroma de su


excitación combinada lo rodeaba y mientras sus ojos se encontraban con los de
Cable. Él se movió de nuevo presionando su cuerpo contra Cable, silbando cuando
su pene se frotó contra el de Cable, cuando la mano de Cable cayó en torno a sus
dos penes bombeándolos de arriba y abajo para que el calor exquisito se disparara
en la columna de Fane e hiciera que sus bolas tiraran fuertemente contra su cuerpo.

—Date la vuelta—Él le ordenó sintiendo el desenfreno creciente, la necesidad


de dominar. El mismo calor y hambre que llevaba a un vampiro a tener una novia,
a una kadine.

—Es demasiado peligroso—dijo Cable con su otra mano bajando, agarrando


las pelotas de Fane y tirando de ellas en contra de su propia caricia, apretándolas,
demostrándole que él ordenaba en el cuerpo de Fane tan a fondo como Fane
ordenaba en el suyo.

Fane cerró los ojos. Juntando su resolución. Tenía que follar esta noche, no que
se follaran.

—Date la vuelta—repitió él.

14
El Club de las Excomulgadas
Cable se empapó de la vista de Fane. De su tenso y resbaladizo cuerpo. Hacía
días desde que Fane había tomado la posición dominante, el control del placer. Él
se inclinó, presionando sus labios en los de Fane, con su lengua hundiéndose
ligeramente en los colmillos de Fane antes de acariciar sus colmillos, probando el
control de Fane y enviando un pulso de deseo a través de los dos.

Con un gemido, Cable se movió hacia atrás liberando sus manos y usando una
de ellas para alcanzar el lubricante que mantenía junto al champú, entregándoselo a
Fane. Las fosas nasales de Fane se abrieron y sus ojos se oscurecieron.

Cable se dio la vuelta y apoyó las manos contra la pared, extendiendo sus
piernas con sus bolas colgando entre ellas, una vista que sabía que inflamaría más a

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Fane. Como si nunca dejara de subir su propia lujuria.

Con un silbido, Fane se movió llegando a su alrededor y tomando el pene de


Cable en la mano, deslizándolo de arriba a abajo de modo que Cable se resistió, por
lo que la excitación se filtró en su cabeza hinchada. La botella de lubricante cayó al
suelo un segundo antes de que los dedos de Fane estuvieran de vuelta en el pliegue
de la entrada trasera de Cable, después se los metió y los sacó, preparándolo para
él, con ambos cada vez más duros, más calientes, más interesados en unirse, en
conectarse, en ignorar el futuro a favor del placer salvaje del momento.

Y luego Fane estuvo allí, jadeando y gimiendo, trabajando a sí mismo en lo que


seguía, manipulando el pene de Cable. Era el cielo y el infierno. Un éxtasis oscuro
para ambos.

Cuando estuvo asentado completamente, Fane apretó el pecho hacia la espalda


de Cable, saboreando la sensación de carne contra carne resbalosa, con sus labios
rozando el hombro de Cable y de su cuello. Cada célula de su cuerpo gritó porque
lo penetrara, porque Cable fuera perforado con sus colmillos tan a fondo como lo
estaba perforando con su pene.

—Cristo—jadeó Cable metiendo su pene dentro y fuera a través del férreo


control de la mano de Fane, empujándose hacia atrás en el proceso y conduciendo

15
El Club de las Excomulgadas
el pene de Fane más profundo, con el movimiento raspando las puntas de los
caninos de Fane contra el cuello de Cable y extrayéndole sangre.

Era demasiado. Demasiada tentación tanto tiempo negado. El deseo mantenido


bajo control cuando el corazón quería una consumación.

Fane no pudo resistir. Sus colmillos se hundieron más profundamente, su boca


formó contra la piel de Cable. Bebió mientras lo follaba. Dándose un festín
mientras hacían el amor. Tomando todo su cuerpo, alma, sangre. Sólo levantó la
cabeza al final, para gritar de placer, viniéndose, mientras el cuerpo de Cable se
estremecía y tiraba contra el suyo, mientras una oleada tras otra de semen pasaba a
través de sus penes.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Él se apoyó en los azulejos calientes de la ducha de pie mientras el viento
caliente de la ducha los golpeaba llevándose la semilla pero no el recuerdo de lo que
había sucedido. No hablaron mientras la barrera del futuro se levantaba entre ellos.

Fane cerró los ojos sabiendo que debería decir lo que sentía. Pero las palabras,
serían una mentira. Su pene presionaba contra las nalgas de Cable con la necesidad
y el deseo ya llenándolo otra vez. La fantasía inundó su mente. Quería salir de la
ducha, tomar a Cable en la cama, dejar que Cable lo tomara, con la sangre
fluyendo entre ellos. Un pacto sagrado de una unión entre sí.

Un silbido se escapó cuando Cable se tensó debajo de él, con los dominantes
impulsos de la raza vampírica girando en Fane. Él estaba tan cerca de convertirse,
tan cerca de necesitar una compañera para controlar su hambre. Para hacerle frente
a los cambios que se producirían cuando pasara por la transformación, cuando
perdiera la capacidad de mantener una forma humana que se movería durante las
horas del día.

Cable calló. Se maldijo a sí mismo. Maldijo a Fane.

Él cerró los ojos. Luchando contra el placer que aún persistía. Presionando a su
pene para que lo olvidara. Estaba duro de nuevo, a punto de vender su alma a fin

16
El Club de las Excomulgadas
de experimentar el éxtasis de la mordida de Fane, junto con los placeres prohibidos
con los que había fantaseado.

Era una locura. Un camino hacia el infierno, pavimentado por la angustia y el


sufrimiento.

—Suéltame—dijo Cable con los músculos de sus brazos juntándose. Su pecho


se apretó.

Fane trató de dar un paso atrás, pero descartó el calor y el hambre. Su cuerpo
estaba gritando por él para atacarlo de nuevo, para hartarse de la sangre de Cable,
incluso si tenía que clavar a Cable contra la pared y hundirlo en el pantano de
feromonas que usaba para atraer y controlar a sus presas. Su pene daba pulsos

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


dolorosos, su corazón estaba aullando con las opciones que se le imponían.

—Estoy casi fuera de control. Necesito una kadine—Dijo él duro y gutural.


Torturado. Con las palabras lo suficientemente potentes como para obligar a tomar
una cierta distancia entre sus calientes, resbalosos y húmedos cuerpos.

—Sí. ¿Y cuál es la novedad?—Dijo Cable escapando de la ducha y tomándose


sólo el tiempo suficiente para secarse y vestirse antes de salir de la casa y conducirse
a la oscuridad. Poniendo distancia física entre ellos deseando que la noche le
permitiera ocultar la angustia que por fin lo había encontrado.

17
El Club de las Excomulgadas

Capítulo Dos

Kiziah se detuvo cuando salió de la tienda de la adivina, una sensación de


hormigueo a lo largo de su espina forzó su atención lejos de las palabras de la
Madame Helki. Ella se frotó los brazos y se concentró en la fuente de su inquietud
deseando tener más habilidad psíquica, aunque se alegraba de tener suficiente para
determinar la causa de su desconfianza repentina, era un humano en lugar de algo
sobrenatural.

Ella miró a su alrededor, centrándose en los individuos más que el paisaje

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


general de la feria. Nadie la miraba y sin embargo su mirada fui atraída a un
hombre lanzando dardos en una cabina a corta distancia.

Él parecía ajeno a otra cosa que la diana, pero algo en él le daba miedo. Algo
más allá de su corte de pelo o de la adornada cruz tatuada en su cuello. Ella sabía
que no debería dejarse ir por apariencias externas. Había crecido en torno a
hombres cuyo aspecto se extendía por la gama de cabellos largos de los años
sesenta hippies y tatuados de motociclistas malos.

El hombre terminó con sus flechas y se volvió un poco, con sus ojos
encontrándose y ella supo que había tenido razón en haberlo elegido a él entre la
multitud. Algo oscuro y retorcido vivía dentro de él. Algo que disfrutaba infligir
miedo y dolor.

Ella interrumpió el contacto con sus ojos y se alejó de la tienda de Madame


Helki, temblando al sentir su mirada en la espalda. Su estómago se anudó al pensar
en donde había dejado su coche. La distancia y la oscuridad se sumaron a su
sensación de presentimiento.

El cuerpo de Cable respondió a los ojos de la rubia saliendo de la tienda de la


adivina, con su pene tan duro como una roca tan rápido que se mareó. Cristo.
Como si necesitara añadir más locura a su vida. Aún estaba conmocionado por lo

18
El Club de las Excomulgadas
que había sucedido con Fane. Seguía afectando de haber oído a Fane reconocer la
verdad que ambos conocían. Sabiendo que por fin habían llegado al punto de
ruptura de su relación.

Él se ajustó los pantalones vaqueros, tratando de ganar un poco de alivio de la


presión contra su erección, disgustado consigo mismo por haber venido a la feria en
primer lugar. ¿Qué esperaba que la adivina y las cartas le dijeran que no supiera ya?

La rubia se calmó, con su lenguaje corporal causando que el paso de Cable


fuera a las sombras y mirara a su alrededor. Algo la molestaba.

Al cabo de sólo un instante Cable detectó al Creyente. ¡Mierda! Su mano se


deslizó en el bolsillo por su teléfono celular. Donde había un Creyente podía haber

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


dos.

La rubia dio media vuelta y comenzó a caminar. El Creyente se apartó de la


cabina donde había estado jugando a los dardos y la siguió. Cable abrió su teléfono,
pero antes de que pudiera tocar el primer botón, una voz divertida, dijo:

—Creo que puedo manejar esta situación sin ayuda.

Cable cerró el teléfono, con la irritación raspando sobre él que le hacía apretar
los dientes.

—Te dejaré a ti—dijo él alejándose sin mirar a Domino Santori. Lo último que
necesitaba era estar en la presencia de otro dhampir esa noche.

Cable se detuvo en la entrada a la tienda de Madame Helki sólo el tiempo


suficiente en asegurarse de que estaba sola.

—Ah, te esperaba—dijo ella, y él cerró los ojos brevemente. Cristo. ¿Sería esto
lo que parecía un descenso a la locura? Incluso reconoció que sus emociones
estaban por todas partes esa noche en el mapa. Sin embargo se sentó al otro lado de
la pitonisa, con el corazón acelerado cuando se dio cuenta de las cartas. Con tres de

19
El Club de las Excomulgadas
ellas, alineadas en una fila. El pasado. El presente. El futuro. La Suma Sacerdotisa.
El Ermitaño. La Rueda de la Fortuna.

Él se puso tenso. A pesar de la cantidad de veces que la había visitado cuando


estaba de guardia de Sarael, ella nunca le había dado una lectura.

La vieja adivina se echó a reír, un sonido divertido que le recordó a Cable a


Domino. Ella se inclinó, girando las dos primeras cartas y dejando la tercera
expuesta antes de tomar el mazo de cartas restantes y entregárselo a él.

—Elige una.

Cristo. No podía creer que estuviera haciendo esto. Pero no pudo evitar

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


obedecerla, barajando y cortando hasta que se vio obligado a parar y retirar la carta
que había subido a la superficie del mazo.

Madame Helki se la quitó. Asintiendo para sí mientras la colocaba a través de


la Rueda de la Fortuna.

Todo dentro de Cable se apretó con la vista de los amantes. Un hombre y una
mujer de pie, desnudos debajo de un árbol.

—Has llegado a un punto de inflexión, un lugar con muchos posibles y una


oportunidad para una gran felicidad—dijo la adivina. —Debes reconocer y
reconciliar tus necesidades con el fin de adoptar plenamente la oportunidad que
pronto se te dará a conocer.

— ¿Una mujer?—Cable logró que su voz casi fuera un graznido. No había


tenido relaciones íntimas con una desde su encuentro con Fane, aunque sus
pensamientos se dirigieron inmediatamente a la rubia que había estado en la tienda
de campaña delante de él. ¿Serían las tres cartas sobre la mesa suyas? ¿Estarían los
dos vinculados por la Rueda de la Fortuna?

Los ojos de la Madame Helki se arrugaron con diversión mientras recogía las
cartas y las devolvió al mazo.

20
El Club de las Excomulgadas
—No puedo decirte nada más.

****

Hubo un momento de desorientación, un alargamiento de la realidad un


instante antes de que el entorno de Kiziah se saliera de foco. Y entonces el miedo
corrió por ella.

Estaba caminando en la dirección de su coche, llena de oscuridad y rodeada de


calles vacías mientras pesados pasos la seguían a corta distancia detrás. Su
propietario proyectaba una amenaza que reconoció desde el exterior de la tienda de
la adivina.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


El hombre con la cruz adornada tatuada en su cuello.

Kiziah lo sabía con certeza, incluso antes de que mirara hacia atrás y lo viera.
Abrió la boca para gritar, pero el sonido fue atrapado en su garganta, que se sostuvo
allí como si dedos fantasmas le impidieran dejarlo escapar.

Verdadero terror trató de empujarse a través de sus barreras, pero el único


sonido de escape fue un pequeño gemido.

Su corazón se aceleró, latiendo tan rápido que el dolor recorrió su pecho.

Ella tropezó y cayó muy cerca, después recuperó el equilibrio y comenzó a


correr.

El hombre corrió tras ella y ella pudo sentir su anticipación, su disfrute por su
miedo. Su creencia absoluta de que él la atraparía antes de que ella pudiera escapar.

Y luego, tan rápido como ella se había dado cuenta de él, el sonido de sus pasos
terminó y no volvieron. Su amenaza fue reemplazada por el de una presencia
sobrenatural detrás de ella.

21
El Club de las Excomulgadas
Ella siguió corriendo, con la audacia de dar una mirada hacia atrás y sin ver
nada, pero no se detuvo hasta que se encerró en su coche y se alejó. Su cuerpo se
sacudió en reacción. Sus pulmones la quemaban.

¡Dios! ¿Qué había sucedido? ¿Por qué había dejado la feria sin escolta? Podría
haberle pedido a alguien que caminara con ella o haberle rogado a alguien. En
cambio no podía recordar haberse ido en absoluto.

A kilómetros de donde había escapado el hombre que la había perseguido, ella


se detuvo para poderse calmar, por lo que pudo obligar a sus pensamientos de
nuevo a ir al momento en que había salido de la tienda de la adivina, con su
primera toma de conciencia del hombre que había estado siguiéndola. Se acordó de

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


decidir en ese momento que no volvería a caminar de vuelta a su coche a menos
que estuviera segura de que estaría a salvo.

¿Qué había hecho después?

Kiziah se frotó los ojos. El movimiento desencadenó un recuerdo, una


sensación de estar en presencia de algo sobrenatural, un toque en el hombro por lo
que ella se había vuelto, con una visión de unos ojos de obsidiana, de un deseo de ir
a su coche, seguido por una nube de nada hasta que la realidad había vuelto.

Su corazón se sacudió. Su mente se agudizó con comprensión.

Ella había sido hipnotizada. Utilizada como carnada para atraer a su agresor a
la oscuridad.

Ella se estremeció, con la Rueda de la Fortuna levantándose, como un


fantasma en su mente, y con ella, las palabras de la Madame Helki. Muy pronto, la
oportunidad se presentará. Un destino no previsto, incluso por aquellos que te atraerán a su
mundo.

Kiziah había sido consciente de presencias sobrenaturales antes, pero nunca


había tenido contacto de su vida de manera tan directa. ¿Sería ese el comienzo,

22
El Club de las Excomulgadas
entonces? ¿El punto de divergencia? ¿El lugar donde la influencia del Ermitaño
cedía a la de la Rueda?

Espontáneamente, lágrimas asomaron a sus ojos. El pensamiento de La Alta


Sacerdotisa las había puesto allí. La carta del pasado. De la madre que también
había sido su mejor amiga, su confidente, su maestra.

El dolor atravesó a Kiziah como lanzas. Hacía un año en ese mismo día un
conductor había pasado con una luz roja y su mundo se había derrumbado. Ella se
había estrellado contra él y creado una carnicería. Dejando muerte y destrucción a
lo que habían podido ser sólo algunos rasguños, tan borracho que apenas fue
consciente de lo que había hecho.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Kiziah luchó contra sus lágrimas brotando. Se preparó a sí misma para soportar
el puño de la agonía mientras su corazón se estrujaba sin piedad por la pérdida de
su madre.

Ella respiró hondo con sus pensamientos anteriores regresando, prestándole su


fuerza. Tal vez el espíritu de su madre le había enviado el sueño que la había
guiado a la tienda de Madame Helki. Sin el sueño, ella hubiera pasado por alto este
pueblo y la feria por completo. Habría ido directamente a Ashburg, para instalarse
en el campamento donde muchos de los hombres y de las mujeres con que había
crecido entre los que ya estaban acampados, a la espera de instalar sus cabinas en la
feria psíquica.

Ella sacó el collar atrapa-sueños de debajo de su ropa. Sea o no el espíritu de su


madre detrás de su lectura, o responsable de la presencia del ser sobrenatural que la
habían utilizado y salvado, Kiziah sabía que esa noche no era una buena noche
para estar sola. Necesitaba luces y gente. Un lugar cálido donde sentarse. Música
para llenar su mente y sus pensamientos con una multitud.

Puso el coche en marcha y se dirigió a la ciudad. El alivio fluyó a través de ella


cuando vio una tienda de café iluminada, con el cartel de afuera anunciando que
una banda local tocaría. Viajó luego a otra cuadra para estacionarse. Riéndose de sí

23
El Club de las Excomulgadas
misma cuando se sorprendió mirando hacia atrás para ver el tráiler, el que
actualmente era un campamento cercano y que no había sido empujado detrás del
coche.

El Ermitaño. Se trataba de una representación honesta del año pasado. Más de


una vez ella había pensado en cómo su vida se parecía a una tortuga. Solitaria.
Pasando de un lugar a otro, con su casa con ella donde quiera que iba. Un lugar
para retirarse, para cerrar la puerta detrás de ella cuando quería bloquear a todo el
mundo a su alrededor.

No esta noche sin embargo. Ella no quería subir a la corriente de aire y estar a
solas en su caparazón.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Darse cuenta de la profundidad de su necesidad de compañía esa noche, hizo
que le doliera el corazón, la hizo comprender que la necesidad era lo
suficientemente profunda a pesar de lo que vendría en la mañana, de la torpeza, del
vacío, de la soledad… si tenía una oportunidad...

Sí, correcto. Este pequeño pueblo estaba en América y ella era una extraña. Las
pocas veces en que ella había cedido a la necesidad de intimidad física había sido
cuando había estado trabajando en una feria de artesanías o en una feria psíquica,
con los hombres que buscaban comodidad también trabajando en las ferias o con
alguien que ella conocía.

Ella entró en la cafetería, con el ambiente artístico-artesanal haciéndola sentir


como en casa. Había sillas vacías, pero las mesas estaban llenas con grupos de
personas o parejas demandando en el área alrededor de ellos. Algunos de ellos
miraron en su dirección antes de volver a centrarse en sus compañeros. El calor de
la habitación, la música suave, los envolvía en un capullo de unión.

Kiziah se apoyó en la barra de servir. La taza de café caliente contra su palma


de la mano hacía todo lo posible por descongelar los bloques de hielo, frío en su
centro.

Esto no va a ayudar. Esto fue un error.

24
El Club de las Excomulgadas
La música. Las parejas. Los grupos de amigos. Sólo hacían hincapié en lo sola
que se sentía. Una parada de camioneros ruidosos, de hombres riendo, de
máquinas de discos de veinticinco centavos. Niños llorones con padres cansados
luchando por atenderlos, podría ser mejor. Era más fácil perderse en ese tipo de
gente, de mantener sus pensamientos en la bahía.

Una risa silenciosa aligeró su estado de ánimo, tirando de las comisuras de sus
labios en una sonrisa tan pequeña como la imagen del El Ermitaño se formó en su
mente otra vez. Ella tenía que creer que algo importante sucedería, de que algo en
su vida cambiaría. De lo contrario el sueño que la había enviado a la feria seria sólo
un sueño. La lectura de cartas sólo un entretenimiento. Y los acontecimientos
surrealistas después inexplicables.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Así que en lugar de retirarse, ella reclamó una mesa para dos personas cerca de
la puerta cuando estuvo disponible y se concentró en el calor de la cafetería y en los
olores. Se obligó a quedarse en ese lugar en ese momento, de evitar los
pensamientos del pasado o del futuro mientras la música fluía en y a través de ella.

No fue consciente del paso del tiempo. No podría haber dicho cuánto de él se
había ido delante de la puerta detrás de ella abriéndose y cerrándose, con el aire frío
cayendo sobre ella, junto con un crujiente aroma masculino.

Kiziah miró hacia arriba inmediatamente atraída a los ojos de chocolate negros,
con su pulso sacudiéndose y corriendo, cuando formó una sonrisa en sus labios
besables, cuando el desconocido levantó la cabeza y preguntó:

— ¿Está ocupado este asiento?

—No.

La sonrisa de él se ensanchó. Una mano se acomodó en la parte trasera de la


silla.

— ¿Está bien contigo, si me siento?

25
El Club de las Excomulgadas
—Sí.

Él se echó a reír, un sonido cálido y ronco.

— ¿Lo podrías guardar, mientras me tomo un café?

—Seguro.

Ella hizo una mueca. Sus respuestas fueron a través de su mente a medida que
él avanzaba hacia el mostrador y pedía una bebida. Grandioso. Él pensaría que ella
era la reina del monosílabo.

El corazón de ella y su cuerpo se sacudieron traicioneramente. Si hubiera

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


soñado un hombre para pasar la noche sería como ése. De pelo oscuro. De ojos
oscuros. Totalmente masculino. Y sin embargo... su risa, sus ojos, no era un
hombre que tuviera miedo de sentir.

Entonces, ¿qué estaría él haciendo aquí? ¿Solo?

Kiziah envolvió sus manos alrededor de la taza de café vacía y se obligó a


apartar los ojos del extraño. Tal vez era un viajero de paso por la ciudad. Un
hombre que no quería pasar la noche encerrado en una habitación de hotel
sombría.

El hecho de que fuera ahí en lugar de a un bar decía algo acerca de él. Ella se
estremeció consciente del momento en que él se apartó del mostrador y se dirigió
hacia la mesa.

La soledad y la necesidad de compañía que habían impulsado a Kiziah a la


cafetería volvieron con una ola de nerviosismo, un dolor se asentó en su vientre.
Esa era la parte que ella no era muy buena. La razón por la cual sus encuentros
sexuales eran pocos y distantes entre sí.

Ella se obligó a tomar una respiración profunda. Decidió concentrarse en el


aquí y el ahora de nuevo. Eso era algo. Mejor que lo que había tenido hacía unos
minutos. Conseguiría otra mocha y disfrutaría de la música. Se sentaría de nuevo y

26
El Club de las Excomulgadas
disfrutaría de la ilusión agradable de estar aquí con un hombre guapísimo que
probablemente sería la estrella en sus fantasías, cuando regresara a la camioneta,
sola.

El deseo se movió a través de Cable, junto con una inesperada ternura en él que
se centró en la rubia que había accedido a compartir su mesa con él. ¿Tendría
alguna idea de lo vulnerable que se veía ella? ¿De lo deseable?

Había una tristeza que irradiaba de ella. Una soledad que encontraba eco en un
acorde dentro de él.

Cristo, él había estado pensando en la lectura. En los amantes. En ella. Y ella


aquí estaba. Y ellos estaban juntos.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Infiernos. Tal vez eso fuera exactamente lo que necesitaba. Una noche en los
brazos de una hermosa mujer. Una noche con su pene bombeando dentro y fuera
de la resbalosa mujer, con su canal dándole la bienvenida.

Ni siquiera sabía su nombre todavía, pero ya podía imaginarse a sí mismo


despojándola de su ropa, quitándole cada capa a fin de revelar un cuerpo hecho
para el placer. Ella era ágil, con sus pechos del tamaño perfecto, lo suficientemente
grandes como para reclamar su atención y sin embargo... Él dio una pequeña risa,
sabiendo que había hombres que decían que los pechos nunca podrían ser
demasiados grandes. Pero él y Fane ambos les gustaban, los pensamientos de Cable
se desviaron, pero regresaron a su destino original. Tanto él como Fane preferían
las mujeres que se veían así. Rubia, de ojos oscuros y suaves. A pesar de eso ellos
nunca habían compartido a una mujer.

Infiernos, Fane probablemente ni siquiera podía recordar la última mujer con la


que había estado. Y habían pasado más de dos años desde que Cable había estado
con una.

Él se frotó el pecho, deseando poder aliviar el dolor de su corazón. No podía


arriesgarse a estar a solas con Fane de nuevo. Ni siquiera podía estar enojado por lo
sucedido en la ducha. ¡Mierda!

27
El Club de las Excomulgadas
Su pene respondió a su palabra. A las imágenes. A las sensaciones persistentes
corriendo a través de él, desde el punto donde Fane lo había mordido y acariciado
sus pezones, su escroto, su pene.

Cable obligó a su atención a ir a la mujer mientras tomaba asiento y se


presentaba. Haciendo una pequeña charla y escuchando el suave jazz por un
tiempo, poniéndose comodidad uno con otro, formando una barricada de calor
contra el frío de la noche más profunda.

Kiziah ensayó un centenar de entradas diferentes de conversación en su mente,


pero no pronunció ni una sola de ellas. Patético. Ella también podría tener una
mayúscula de “P” en la frente cuando se trataba de hombres. No era que ella no

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


pudiera hablar con ellos, sí podía. Ella les podía hablar en sus oídos cuando estaba
trabajando y se detenían en su puesto y expresaban su interés en su atrapa-sueños.

Eso es porque estás en tu zona de confort, Kiz. Tal vez habría sido mejor si nos
hubiéramos quedado en un solo lugar, en vez de viajar todo el tiempo. Entonces podrías haber
tenido una infancia normal. Deberías haber...

Un nudo se formó en su garganta mientras la voz clara de su madre se hacía


eco en sus pensamientos. Podía ver las facciones de su madre ablandándose y
entristeciéndose. Podía leer la culpa en el estilo de vida nómada, viajando de feria
psíquica en feria psíquica, a festivales de fin de semana y muestras de artesanía.

¡De ninguna manera, mamá. Me encanta esto!

Prométeme que si encuentras a un hombre...

Kiziah miró hacia abajo a la mesa. La tristeza de la que había estado tratando
de escapar cuando se había refugiado en la tienda de café brilló de repente en ella
de nuevo. Hace un año había estado en la ciudad a instancias de su madre.
Tratando de encontrar algo en común con las amigas de una amiga del cliente de
una amiga que la había invitado a unirse a ellos cuando iban de bar en bar en busca
del “Sr. Correcto” o por lo menos del “Sr. De esta noche”. Si no hubiera estado con
ellas...

28
El Club de las Excomulgadas
Tal vez ella habría sido asesinada también cuando el chofer ebrio ignoró el
semáforo y chocó contra el coche de su madre. O tal vez ella habría podido
evitarlo. Tal vez si ella hubiera estado manejando...

— ¿Pasa algo?

La voz de Cable sacó a Kiziah de sus pensamientos. Ella le dio una sonrisa de
disculpa.

—Lo siento, supongo que no soy muy buena compañía esta noche.

Él dio una risa suave y ronca, sorprendiéndola tomando su mano izquierda en


la suya.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


—Eso hace que seamos dos. —Él le acarició con su dedo pulgar el dorso de sus
dedos. —Déjame adivinar. Problemas con tu novio. Esa es la única razón en la que
puedo pensar para que alguien tan bella como tú venga aquí sola. ¿O tal vez se
supone que te encontrarías con él, y él no se presentó?

El calor se movió a través de la cara de Kiziah, con una placentera vergüenza.


¿De verdad creía que ella era hermosa? Ella evitó responderle girando la
conversación hacia él.

—Si ninguno de los dos esta noche es buena compañía, ¿cuál es tu historia?
Eres más tentador que el chocolate oscuro. ¿Problemas de novias?

La sonrisa de Cable fue una mezcla irresistible de tristeza e ironía.

—Problemas de novios. Una ruptura que ha sido inevitable durante un año.

—Oh—Sí. Eso parecía. Kiziah de repente se sintió desinflada.

El puño que había estado sosteniendo el corazón de Cable en un apretón se


aflojó. Cristo, ella era tan suave, tan vulnerable y tan genuina. Él quería envolver
sus brazos alrededor de ella y ser un refugio para su soledad y para el dolor. Él
quería encontrar refugio de las mismas emociones en el cielo de su cuerpo.

29
El Club de las Excomulgadas
Él le apretó la mano y se encontró con su mirada robándose para sí mismo su
reacción.

—No he estado con una mujer en más de dos años.

Los ojos de Kiziah se abrieron un poco y Cable sintió una risa crecer.
Simplemente estar con ella iluminaba su espíritu.

—Oh. —Dijo ella—Oh.

La risa escapó de él.

—Sí, oh. —Él se inclinó y miró su taza de café vacía, exagerando al inhalar. —

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


¿Mocha? ¿Así que encuentras el chocolate difícil de resistir?

Ella lo encontraba a él difícil de resistir. Algo dentro de ella se aflojó, dando


lugar a una pequeña llama de valor con reflejos y que se afianzó. Lo que fuera que
había pasado entre ellos, ella sacaría el máximo partido de eso esta noche.

Capítulo Tres
Fane merodeaba por la casa oscura. Cada célula de su cuerpo le pedía a gritos
sangre, mientras su pene se estiraba rogando por sexo. Era más peligroso ahora de
lo que había sido cuando se había encontrado con Cable en la ducha.

La ira gritaba a través de él. Frustración. Lamento.

Necesito una kadine.

Tan pronto como había pronunciado las palabras, había deseado no haberlas
dicho. Quería retirarse a su habitación con Cable, follarlo hasta que el calor y el
hambre se desvanecieran y pudieran hablar del futuro.

30
El Club de las Excomulgadas
Fane cerró los ojos, con sus vaqueros protegiendo su pene, mientras su cuerpo
se estremecía de placer al recordarlo. A medida que revivía esos momentos en la
ducha cuando la sangre caliente de Cable se había precipitado en él, mientras
habían follado.

¿Podría realmente renunciar a eso? ¿Podría realmente renunciar a Cable?

Había otros dhampirs. Otras familias que producirían a los soldados necesarios
para mantener segura a su raza. Los niños no eran requeridos de él.

Y sin embargo... Les debía a sus padres a no ser todo lo que quedara de su
unión. Le debía a su padre tener hijos. Pero incluso mientras lo pensaba, se
imaginaba la dulce sonrisa de su madre. Sus labios apretados contra su frente, sus

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


palabras en voz baja, sé feliz, Fane.

¿Cuántas veces ella le había dicho eso? ¿Incluso cuando era un hombre adulto?

¿Sería feliz si se daba por vencido con Cable?

Tal vez habría una manera de tener las dos cosas que quería y que necesitaba.
En la larga historia de la raza vampírica, tenía que haber habido hombres que
disfrutaban de las mujeres, así como de otros hombres. Hombres que no elegirían
uno sobre la otra a la hora de tomar una compañera.

Un hilo de miedo se deslizó en el corazón de Fane. Una posibilidad que rara


vez enfrentaba cara a cara. Aunque pudiera reclamar a una kadine, así como a
Cable, aún no había garantías de que Cable no sufriera la condena de los otros
padralls acordando unir su vida tan completamente a Fane hasta que la muerte de
Fane diera lugar a la suya.

Fane apretó la mano sobre su pene. Su sangre rugió por sus venas mientras los
instintos primitivos de sus ancestros le quemaban la vida. Una oscura crueldad se
escondía en la región más profunda del alma de un vampiro. No había ninguna ley
que dijera que había compañeros que se comprometerían voluntariamente.

31
El Club de las Excomulgadas
En un principio, ninguno de los seres humanos había estado dispuesto.

Al final. No importaba.

Después de que los tres intercambios de sangre se realizaran, un vampiro y su


elegida eran casi un ser.

Fane trató de forzar su mente a alejarse de esos pensamientos, pero un toque de


ellos se quedó en él. Haciéndolo empezar a caminar de nuevo. Merodeando por la
casa como un depredador enjaulado.

¿A dónde habría ido Cable?

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


¿Con Domino Santori?

Dudaba que Cable buscara la compañía de otro dhampir nocturno.


Especialmente uno como Domino, cuyo sentido del humor podía ser oscuro y
mordaz. Uno que todavía creía que podía evitar el hambre de una kadine en favor
de follar a una gran variedad de mujeres.

¿Habría Cable ido a la feria, entonces?

Estaría cerrada ahora. Pero eso no importaba. Ellos habían pasado mucho
tiempo allí cuidando de Sarael para encajar fácilmente. Y Cable había visitado a la
adivina Helki, más de lo que Fane pensaba que era sabio. ¿Buscaría una lectura del
tarot con el fin de hacerle frente a lo que había sucedido en la ducha? ¿Con el fin de
lidiar con las palabras descuidadas de Fane respecto a una kadine?

El pecho de Fane se apretó con dolor en su corazón como si una mano lo


hubiera alcanzado y lo envolviera en un puño. Sus tripas le ardieron. No tenía
control sobre lo que las cartas, y quien las interpretaba, podrían decirle a Cable. No
tenía control sobre lo que podría hacer Cable.

Sin pensamientos conscientes, Fane se movió a la puerta. Iría a la feria en busca


de Cable. Y si no lo encontraba allí, entonces buscaría a Domino y juntos podrían
cazar una presa viable. Estaba demasiado cerca de convertirse ahora para

32
El Club de las Excomulgadas
arriesgarse a cazar solo. Si no encontraba a nadie digno de morir, no estaba seguro
de poder evitar de matar a un inocente una vez que el primer chapuzón de sangre
caliente le llenara la boca. Incluso para un dhampir, tal cosa podría justificar la
pena de muerte.

*****

Kiziah se frotó las manos contra sus pantalones vaqueros en un esfuerzo por
calentarlas y todavía con un ligero temblor se acercó a la casa rodante donde Cable
ya estaba afuera de su coche y esperando.

Habían sido los últimos en salir del café, retirándose hacia el campamento casi
abandonado a las afueras de la ciudad, al lugar donde Kiziah había desembarcado y

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


se había establecido antes de ir a la feria y luego a la ciudad.

Ella se frotó las palmas de las manos contra sus pantalones vaqueros de nuevo.
Nerviosa. No por su seguridad. Había campistas dispersos en todo el sitio y
confiaba en Cable. De lo contrario, nunca lo habría llevado de vuelta a su casa
sobre ruedas.

Ella deseaba eso. Lo necesitaba. Aunque fuera sólo por una noche. Sólo una
ilusión de intimidad real. No quería estar sola esa noche. Deseaba ser sostenida,
besada que le hicieran el amor. Y quería dar comodidad a cambio. Cable
necesitaba lo que ella tenía que ofrecer, tanto como ella necesitaba lo que él tenía
que ofrecerle.

El corazón de Cable se enterneció al ver el nerviosismo en la cara de Kiziah. La


tomó en sus brazos y apretó su boca a la suya en un primer beso de persuasión.

Cristo. Se sentía tan bien. Tan diferente a lo que había utilizado en el último
par de años.

Suave. Bienvenida. Dos personas que podrían complacer a la otra sin antes
tener que luchar para ver quién iba a ser el compañero dominante.

33
El Club de las Excomulgadas
Él trazó la línea de su boca con su lengua y de inmediato ella se abrió para él,
con su cuerpo yendo en contra de su suavidad. Sus brazos fueron alrededor de su
cuello mientras su lengua le respondía a la suya, dejándolo como plomo, dejando
que él se hiciera cargo del beso y de la noche.

Él gimió, atrapándola contra la puerta del remolque y profundizando el asalto a


su boca, entrelazando su lengua con la suya, con sus manos suaves por su espalda y
lados mientras su erección palpitaba contra en su frente.

Ambos estaban enrojecidos, excitados cuando él levantó la boca de ella. Cable


quería entrar, quitarle la ropa y explorar su cuerpo, para perderse en su calor
húmedo, pero no quería dejarla de lado el tiempo suficiente para hacerlo.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


El bajó la cabeza y tomó sus labios, con sus manos tirando de la camisa fuera
de su pantalón esta vez para poder sentir su piel suave contra la palma de su mano
mientras se desplazaba hasta sus costados, empujándose debajo de la camisola que
llevaba, acariciando sus pezones con sus pulgares para que ella gimiera cuando él se
tragara el sonido, sosteniéndolo en lo más profundo dentro de sí mismo,
regodeándose con su necesidad.

Su pene pulsó y él chocó su pelvis en la de ella, cubriendo sus pechos con sus
manos para que sus pezones se hundieran en la palma de su mano demandando en
silencio. Cristo, ella era perfecta.

Él forzó su boca a dejarla, a darle besos en la mejilla, en el cuello, fantaseando


sobre lo que sería sentir sus labios sobre su piel, sentir sus dientes y saber que estaba
seguro.

—Entremos—le susurró él al llegar a su oído. Pero en lugar de soltarla, exploró


el canal sensible con su lengua hasta que ella estuvo temblando de frío en su contra,
con las manos de ella tratando de conseguir llegar debajo de su chaqueta y camisa
para poder tocarlo.

Con un gemido él dio un paso atrás, dirigiéndose a su habitación para quitar el


flujo de aire y luego después para ir al interior. Se tomó un momento para notar

34
El Club de las Excomulgadas
que el remolque era cálido y acogedor, que tenía tonos azules y beiges. Suaves y
apagados. Tranquilo, con atrapa-sueños colgando delante de las ventanas.

—Esto es bonito—dijo Cable, tirando de Kiziah a sus brazos y besándole los


lados de la cara. —Pero esto es más agradable.

Kiziah le rodeó con sus brazos su cintura, disfrutando de su fuerza dura, de su


calor. Esta vez él tuvo éxito en la búsqueda de su piel, con sus manos explorando
los músculos de su espalda mientras una vez más, apretaba la boca a la suya y
convencía a su boca a abrir para que su lengua pudiera deslizarse contra la de ella,
para poder entrar y salir, haciendo que sus labios se hincharan y le dolieran, por lo
que su cuerpo se sintió inquieto y necesitado.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Cuando el beso terminó él se quitó la chaqueta mientras los dedos de ella
hacían un trabajo rápido en desabrocharle la camisa.

—Definitivamente eres más tentador que el chocolate negro. Dijo ella


empujando la tela por sus hombros, con su aliento capturando la belleza de ello. Él
era lo más parecido a un amante de fantasía que jamás conseguiría.

Cable se rió, un sonido ronco que obligó a sus ojos a dejar su pecho y abdomen
y subir hasta su rostro.

—Lo justo es justo—bromeó él, deshaciéndose de la chaqueta y camisa de


franela que ella llevaba puesta, dejándole la camisola ultra-femenina para poder
atormentarlos a los dos jugando con los puntos rígidos de sus pezones, chupándolos
y mordiéndolos a través de la fina tela antes de besar a lo largo de su hombro y
cuello.

Ella llevó sus manos a los costados, a sus caderas, a la parte delantera de sus
pantalones y él gruñó contra su cuello, pero no dijo nada cuando ella desabrochó el
botón superior y luego con cuidado bajó la cremallera, con el calor corriendo en
ella cuando su pene se liberó, rozando la mano de ella como si requiriera atención.

35
El Club de las Excomulgadas
Ella envolvió sus dedos alrededor de su pene y este tiró en respuesta,
haciéndolo gemir y levantar la cara. La mano de Cable cubrió la de ella,
apretándolo, bombeándolo de arriba a abajo, con los dos viendo como la cabeza de
su pene se endurecía y se ponía más enrojecida.

—No duraré si seguimos con esto—dijo él—y quiero hacerlo. Quiero tomarme
mi tiempo contigo.

Con un gemido ella quito las manos lejos de su erección, esta vez para terminar
lo que él había comenzado y desnudarla de su camiseta antes de arrodillarse para
quitarle el resto de su ropa.

Cristo, ella era exquisita. No había estado con una mujer en mucho tiempo,

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


pero aún así, no podía recordar un momento en que se hubiera sentido cautivado
por una. Kiziah estaba enrojecida y húmeda entre sus piernas, con los labios de su
vagina desnuda y su pubis resbaloso a excepción de una pequeña franja de miel
oscura en sus rizos. Él se inclinó y la acarició, lamiendo a lo largo de su raja y su
pequeño erecto clítoris, consumido por la necesidad de explorar a fondo la carne
femenina.

Kiziah tiró en reacción a su contacto, encorvándose y enterrando sus dedos en


su oscuro pelo, no estando segura que podría permanecer de pie si él continuaba su
asalto. Sus piernas estuvieron muy cerca de ceder cuando la lengua de él se
sumergió en su canal, acariciándola y saliendo antes de regresar a su clítoris y
empezar a chuparlo.

Cable levantó la cara y su estómago revoloteó en el crudo deseo que ella vio
allí. Su corazón se llenó con una mezcla salvaje de emoción. Ningún hombre la
había mirado de esa forma. Ningún hombre se había tomado ese tipo de tiempo
antes con ella.

—Cristo, eres hermosa. Dijo él deslizando sus manos debajo de sus caderas y
con sus pulgares abriéndola más amplio.

36
El Club de las Excomulgadas
Ella se estremeció bajo su toque, con sus labios cada vez más hinchados
filtrados con la excitación de ella abriéndose, con el revestimiento de sus labios
menores como si tratara de tentarlo por un beso.

Cable se quejó, inclinándose una vez más, lamiéndola, chupándola,


reclamando cada centímetro de su vagina con su lengua mientras ella se aferraba a
él, gimiendo, jadeando, esforzándome por alcanzar un orgasmo que llegaba
demasiado pronto y todavía no lo suficientemente pronto.

Esta vez, cuando él apartó una de sus manos bajando a su pene, rodeándolo,
apretándolo como si estuviera a punto de perder el control. Su cara estaba tensa,
tensa, enrojecida.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


—Vamos a la cama—le susurró Kiziah arrastrando los dedos por sus mejillas,
su cuello, torso mientras él se ponía de pie.

—Vamos—dijo Cable cubriendo su boca con la suya, besándola, compartiendo


el sabor de su propia excitación con ella antes de despojarse de sus ropas restantes y
tomándola de la mano, llevándola a la gran cama en un extremo de la casa rodante.

—Tendremos que improvisar más tarde, bromeó Cable dejando caer seis
paquetes de brillantes hojas de color junto a la almohada, mientras se acomodaba
en la parte superior de Kiziah, besándola antes de añadir—Ha pasado un tiempo
desde que los necesité y fue todo lo que pude encontrar en el coche.

Kiziah rió, entrelazando sus brazos alrededor de su cuello y levantándose para


presionar sus labios a los suyos.

— ¿Crees que necesitaremos más de seis?

—Oh, sí.

Cable cerró los ojos y descansó más de su peso sobre ella, saboreando
simplemente la sensación de ella debajo de él, mientras su lengua se deslizaba una
contra otra, con suavidad, en sus curvas, con el lugar sin problemas entre sus

37
El Club de las Excomulgadas
muslos. A un lugar que la naturaleza había diseñado para el placer de un hombre,
para el pene de un hombre.

Se sentía tan bien. Tan correcto.

Él había olvidado que fuese así, o tal vez nunca había sido de esa forma con
una mujer. No sabía cuál. No quería pensar en ello. Sólo quería sentir. Perderse en
ella. Olvidar todo lo demás y estar en el momento. Con ella.

—No duraré mucho la primera vez. —Le advirtió él.

Al abrir los ojos y mirar hacia Kiziah, su ampliado corazón latió con fuerza y
cuando su cara se calentó con color, ella dijo:

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


—Está bien, ya has... has sido bueno conmigo.

—Será aún mejor—dijo él frotando su nariz con la suya, besándola, haciendo


crecer la pasión de nuevo hasta que ella gimió, retorciéndose, con sus manos
construyendo su control, con su excitación-resbalosa recubriendo los pliegues de su
pene hasta que él estuvo igualmente húmedo, lleno de sangre hasta el punto del
dolor.

Con un gemido Cable se apartó de ella el tiempo suficiente para ponerse un


condón, sacudiendo la cabeza cuando ella se ofreció a hacerlo por él. Estaba
demasiado lejos. Sólo la visión de sus manos en su pene sería suficiente para que él
entrara en erupción, arrojando su semilla en su monte y en su estómago.

Cristo.

Su pene se sacudió en alerta sólo con las imágenes. Gritando en protesta por la
barrera de látex. Quería sentir su calor húmedo. Cerrarse de golpe y salir de ella sin
nada entre la carne masculina y la femenina. Quería conocer a Kiziah tan a fondo e
íntimamente como un hombre pudiera conocer a una mujer.

Ella lo recibió con brazos y piernas abiertas cuando él se apoderó de ella otra
vez, envolviéndolas alrededor de su cuerpo, mientras su propia mano lo guiaba a su

38
El Club de las Excomulgadas
entrada. Él gimió mientras se deslizaba en su interior, estremeciéndose con la
necesidad de tomarla salvajemente.

—Kizzy. —Y él le susurró algo para usar como apodo, desatando una oleada
de emoción caliente, con la salvaje necesidad mordiéndolo en un recordatorio de lo
que había sucedido en la ducha con Fane.

Cable no podía luchar contra la quemante lujuria a través de él. No podía dejar
de ser contundente en su deseo de ir despacio y saborear cada segundo.

Él empujó dentro y fuera de Kiziah. Tragándose sus gritos hasta que su lengua
imitó lo que su pene estaba haciendo. Ambos se esforzaron, jadeando,
presionándose uno contra el otro como si estuvieran tratando de convertirse en

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


uno, con su puño envolviéndose alrededor de su pene mientras ella llegaba a su
clímax provocando su propia erupción, por lo que Cable gritó mientras se venía en
una erupción larga, estremecedora, de semilla y placer.

*****

—Estás cerca de convertirte mi amigo, dijo Domino Santori mientras Fane se


deslizaba en el elegante coche deportivo negro y cerraba la puerta del pasajero
detrás de él.

—Cerca, pero aún no ahí.

—Lo suficientemente cerca que puedo sentir el calor irradiar de tu piel. Tan
cerca que el hambre se monta con tanta fuerza que hueles a ella, entre otras cosas.
¿Estás preparado? ¿Has hecho arreglos para que alguien te guarde en la
transformación, para darte la primera sangre, para que no te veas obligado a cazar
de inmediato?—Domino ladeó la cabeza. — ¿Has dispuesto que Cable continúe
contigo?

Fane se puso tenso.

—No te preocupes por eso.

39
El Club de las Excomulgadas
— ¿Cómo no? Si no tomas precauciones, podría ser obligado a cazarte. —Los
ojos de obsidiana brillaron a la luz reflejada de la Luna. —A pesar de que un
vampiro completamente convertido, no sería rival para mí. ¿Qué diversión habría
en eso?

Fane susurró, con los ojos brillantes de color rojo con sus colmillos
intermitentes, pero Domino sólo se rió y dijo:

—Es algo bueno que me hayas llamado. He visto a un hermano ir a través a lo


que pronto enfrentarás. Cuando surja la necesidad estaré contigo. —Él se rió de
nuevo. —O sobre ti, si eso es lo que se requiere de mí.

Durante un largo momento el cuerpo de Fane se mantuvo tenso con ira,

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


pulsando a través de él junto con su deseo de atacar, de volverse salvaje de arrojarse
a sí mismo a un barranco hasta que sólo quedara un corazón latiendo en los
confines del pequeño coche.

La idea le detuvo en seco. Hizo que un escalofrío de miedo real le corriera por
la espalda.

Domino era un compañero dhampir. Un hombre que había sido amigo del
hermano de Fane. Que había sido como un hermano mayor para Fane en más de
una ocasión.

— ¿Supiste algo más sobre el paradero del fabricante de bombas?—Le preguntó


Fane obligando a su atención alejarse de las prisas de la sangre, de Domino,
canalizando sus emociones primitivas que estaban cerca de la superficie mientras la
transformación se acercaba hacia el Creyente que había asesinado a su familia.

—Nada es seguro, pero creo que uno de los otros pronto nos llevará a El
Apóstol, o será persuadido para que nos diga dónde está.

— ¿Crees que el Apóstol venga aquí?

Domino movió el coche en reversa y fue por el largo camino.

40
El Club de las Excomulgadas
—No lo sé. Pero tal vez tengamos suerte y encontremos a alguien para
preguntarle esta noche.

— ¿Qué pasó con el Creyente que has estado siguiendo desde hace un par de
meses?

— ¿Byrd? Sigue siendo útil al menos por unos días más. —Domino fácilmente
cambió de marcha, pasando por las inferiores hasta que corrieron a lo largo de la
carretera desierta. —No te preocupes, cuando sea el momento adecuado, recogeré
todo lo que sabe. Mientras tanto, me encontré con otro de nuestros enemigos
merodeando en la noche de la feria, mucho tiempo después de que Sarael había
sido devuelta a Matteo. Él no sabía casi nada. Era como los otros que he

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


encontrado hasta ahora. Un desviado que disfruta infligiendo dolor, ocultando su
enfermedad en una causa en la que no creía totalmente. Hasta esta noche me
pareció que la falta de inteligencia y fe fue una indicación de qué tan bajo nuestros
enemigos tienen que pasar a fin de llenar sus filas. Pero ahora estoy empezando a
preguntarme si los que hemos encontrado y destruido no serían más que carne de
cañón. Una distracción para mantenernos ocupados o para conseguir información
acerca de cuántos de nosotros estamos en la zona y cuán efectivos somos.

— ¿Una trampa?

Domino se encogió de hombros.

—Tal vez. Tal vez no.

— ¿Y la mujer que pensábamos que estaban cazando? ¿Sarael?

—El Creyente que me encontré no sabía nada de ella. Su interés era por la
adivina, aunque la posibilidad de violarla y matarla no era tan atractiva para él,
como hacer lo mismo con una hermosa rubia que emergió de la tienda de Helki.

— ¿Lo eliminaste?

—Por supuesto.

41
El Club de las Excomulgadas
Fane se movió en su asiento, pensando en lo que Domino hacía dicho. Que
engranaba con la vaga sensación de inquietud que de vez en cuando se abría paso
hasta la superficie de su conciencia.

Él había tenido poco tiempo para pensar en ellos hasta ahora. Incluso antes de
que Cable descubriera a la mujer que era la compañera perdida de Matteo Cabrelli
y a la que habían estado custodiando hasta que Matteo pudiera llegar de Italia,
Fane había estado luchando contra los principios de la transformación.

Un escalofrío se movió a través de él con la posibilidad de que una elaborada


trampa estuviera siendo establecida por sus enemigos. La distracción podía ser
mortal para un dhampir.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


A diferencia de cuando, pronto, se convirtiera en vampiro “totalmente” todavía
era lo suficientemente humano como para morir si llegaba a ser descuidado. Era
cierto que no lo matarían con facilidad. Tenía fuertes poderes que lo convertían en
un objetivo difícil, con una afinidad por los cuchillos que le permitirían usar y
controlarlos con su mente solamente, pero él seguía atrapado en un cuerpo
humano. Estaba sin el más eficaz mecanismo vampiro de autodefensa, la capacidad
de cambiar a niebla y disiparse en el aire. Una vez que la transformación hubiera
ocurrido cambiaría y sería casi imposible de matar. Pero el precio que tendría que
pagar a fin de conseguir la forma invisible de su herencia alienígena sería la pérdida
de su capacidad de permanecer en el sol en su forma humana.

Era un precio que quería retrasar en pago hasta que el Creyente que se hacía
llamar El Apóstol fuera encontrado. Hasta que tuviera la satisfacción de drenarle la
vida al fabricante de bombas de un trago a la vez, reduciéndolo a una cáscara vacía,
a un cadáver que se erradicara en una gran bola de fuego, que se consumiera por
una de sus propias bombas.

Era la obsesión de Fane. El dulce pensamiento de venganza era con lo único


que había fantaseado en los últimos años, además de tener a Cable a su lado
durante los siglos que tenían por delante.

42
El Club de las Excomulgadas
Cable. El pene de Fane se endureció al pensar en él. Frustración y
preocupación renovada se movieron a través de él. Domino ya le había dicho que
había visto a Cable por un breve momento en la feria. Pero para el momento en que
Fane llegó, no había ni rastro de Cable y no contestaba su teléfono celular.

¿Qué si hubiera caído en manos de sus enemigos? Era totalmente humano.


Fácil de eliminar. Fane gruñó. Tal vez debería abandonar esa búsqueda y buscar a
Cable en su lugar.

— ¿Problemas en el paraíso? Preguntó—Domino, con diversión como papel de


lija sobre la piel de Fane. El saber que Domino estuviera al tanto de su excitación y
pudiera adivinar la dirección de su rejilla de pensamientos ponía los nervios de

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Fane de punta.

—No te preocupes por mis relaciones.

— ¿Relaciones? Eso me sorprende. Estás tan a menudo en compañía uno de


otro que el engaño parece imposible.

Fane rechinó los dientes.

—Sabes lo que quiero decir.

— ¿Quieres que no me preocupe por eso? ¿Cómo no quieres que me preocupe


por lo cerca que estás de convertirte? No estaría honrando la memoria de tu
hermano, si fuera a cometer errores que viva para lamentar. Así que te daré este
consejo. No te apresures a deshacerte de tu felicidad. Encuentra a una mujer que te
guste. —Los ojos de obsidiana brillaron con diversión. —O permítele a Cable
encontrar una. Y consérvalos a los dos.

—Después del primer intercambio de sangre, después de la primera follada, yo


sexualmente estaré unido a mi novia. Ya lo sabes.

—Entonces tómala a la vez que el pene de Cable esté enterrado dentro de ella.
La risa de Domino sostuvo una gran cantidad de entreteniendo. —A menos que la

43
El Club de las Excomulgadas
idea de una vagina sea rechazada por Cable. Por otra parte, si el puño apretado del
canal de la mujer no es de su agrado, tal vez pueda cerrar los ojos y empujar en su
puerta trasera y fingir que eres tú.

Un gruñido bajo sonó profundamente en el pecho de Fane. Una advertencia


que sólo se llevaría mucho del humor de Domino.

—Cable no tiene ningún problema con las mujeres. Por el contrario, él tiene
más experiencia con ellas que yo.

—Ahí tienes entonces. Problema resuelto. Puedes tener a Cable, así como a una
kadine si lo manejas correctamente. Me han dicho que uno de mis primeros
antepasados encontró una manera de hacerlo. Una vez que tú y Cable se hayan

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


reconciliado y que compruebes los registros de los padralls que tan obsesionado te
han mantenido. Es posible que mi antecesor comparta los detalles de su unión
como forma de preservarlo para futuras referencias.

Los dientes blancos de Domino brillaron en la oscuridad.

—Y luego todo lo que necesitas es a una mujer. Tal vez la adivina te puede
ayudar en la búsqueda de un tercero en tu cama. A pesar de las dificultades
experimentadas en la reivindicación de Matteo con Sarael, la lectura de Helki le
facilitó el camino a Sarael. Pero si insistes en seguir la tradición cuando se trata de
una kadine, entonces, elige entre las mujeres que se ofrecen como futuras novias en
lugar de pedir una que sea creada y criada específicamente para ti.

Fane se movió en su asiento. La idea de ir con los padralls y de organizar


presentaciones, de “comprar” una posible novia, la idea de no tener que prescindir
de él y Cable juntos, se estableció en gran medida en sus entrañas, renovando la
sangre de su pene y dejándolo inquieto.

Cerró los ojos y trató de recordar a las mujeres con las que Cable había estado
antes. Imágenes fugaces le vinieron a la mente. Todas ellas rubias, todas una presa
fácil. Para olvidarse de ellas tan pronto como él hubiera sacado su cuerpo.

44
El Club de las Excomulgadas
A diferencia de Cable, quien disfrutaba de las mujeres y de los hombres por
igual, Fane había estado más a menudo atraído por los de su propio sexo. Tal vez
por eso le resultaba tan difícil reconciliar lo que sentía que le debía a su padre,
tomar a una kadine y tener hijos, con lo que su madre decía que seguiría vivo. Sé
feliz, Fane.

Sé feliz. Fane pulsó el botón de re-llamada en su celular y lo llamó una vez más,
dirigiéndolo directamente al correo de voz de Cable. Un pequeño silbido se le
escapó. Una oleada de cólera se movió a través de él. Un hilo de miedo lo siguió.
¿Dónde rayos estaba Cable?

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II

Capítulo Cuatro
Kiziah alisó la mano sobre el pecho de Cable, explorando sus pequeños
pezones con la punta de los dedos mientras se apoyaba en un codo y miraba su
cara. Dios, él era precioso. Pero aún más importante, era agradable. Divertido.
Ultra-masculino y sin embargo, suave al mismo tiempo. Dulce, aunque
probablemente se opondría a que lo llamara así.

45
El Club de las Excomulgadas
Ella se rió en voz baja, mirando como su pene se llenaba de nuevo como
resultado de su atención. No había sido una broma, era posible que tuvieran que
improvisar por la mañana. La mitad de su suministro de preservativos se había
agotado ya y él no mostraba ninguna señal de desacelerar.

O de tener prisa.

Se sentía como si fuera para siempre.

El corazón de Kiziah se sacudió en su pecho, pero se negó pensar más allá del
aquí y del ahora, más allá de disfrutar y saborear ese momento con él. No tenía
sentido emocionarse hasta sentirse defraudada cuando él se fuera.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


—Me toca a mí ahora—murmuró ella cambiando de posición de modo que lo
cabalgara, jugando con su boca con besos, con suspiros de placer mientras sus
manos se dirigían inmediatamente a sus pechos, tomándoselos, frotando los dedos
sobre sus carnosos pezones.

Ella cerró los ojos, absorbiendo sus caricias, saboreando el beso. Recordándolo
para poder volver a vivir el placer una y otra vez en sus fantasías.

Si ella pudiera evocar a un hombre, sería a Cable. Era un amante de ensueño y


aún más. Un hombre que podría llegar a querer si tuviera una oportunidad. Un
hombre con el que fácilmente podía imaginarse al lado.

Kiziah obligó a dejar sus pensamientos su mente. Concentrándose en cambio


en la caricia y en el encuentro de su lengua contra la suya. En la lenta acumulación
de placer, la plenitud de sangre se le subió a los labios, haciéndolos hincharse del
modo en que sus labios habían separado su vagina en la preparación para su pene.

Ella deseó darle el mismo placer que él le había dado anteriormente, por lo
tanto ella a regañadientes dejó sus labios, para ir detrás de su cuello, lamiendo su
carne masculina y emocionándolo en la forma en que su cuerpo se apretaba y
tensara debajo de sus besos húmedos y mordidas de succión.

46
El Club de las Excomulgadas
—Estás matándome, Zia, gimió él cuando ella tomó su pezón entre los dientes,
arqueándose de modo que su pene hinchado se frotara contra sus pliegues lisos. —
Me estás matando.

Pero ella sabía que era una pequeña muerte que con mucho gusto él había
buscado. Y ella no quería nada más que dárselo a él.

Ella apretó su pezón y se deleitó en la forma en que él gritó, pinchando sus


dedos con su pelo y sosteniéndola contra su pecho mientras su respiración se
aceleraba y su pene se filtraba. Cuando ella lo mordió más fuerte, gimió, jadeando
ahora, instándola a que se moviera más bajo, para probar su carne, para tomar su
pene en su boca.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Ella le permitió guiarla. El sosteniendo su propio pene mientras ella lo tomaba
por encima con su mano a su boca. Atormentándolo con su lengua, amenazándolo
con sus dientes, con una follada corta y la sensación de sus labios contra su cabeza
hinchada mientras ella jugaba con él, deslizándose de arriba hacia abajo en él.

Cable estaba en el cielo y en el infierno. Con el éxtasis amenazando como


tortura pesando sobre él. Cada vez que los labios de ella se movían en la punta de
su pene se sacudía por temor a que ella levantara la cara y lo dejara.

—Zia—gimió él incapaz de articular más que una versión abreviada de su


nombre mientras sus nalgas se apretaban y sus bolas se tensaban. Doloridas. Con
necesidad desesperada. Y entonces no hubo lugar para ningún pensamiento. Para
ninguna palabra mientras su mano lo cubría, con la fuerza femenina añadiéndose al
poder masculino, con ambos sosteniendo su pene mientras ella lo llevaba a una
liberación que lo destrozó, que lo hizo gruñir y estremecerse.

*****

Fane cambió de posición en los confines del coche deportivo de Domino,


mientras que esperaba a los Creyentes que estaban buscando para que salieran de la
habitación del hotel. Se sentía inquieto, irritable, como si su piel no pudiera
contener su cuerpo.

47
El Club de las Excomulgadas
— ¿Por qué demoramos por más tiempo? Encarguémonos de ellos ahora y
acabemos con esto.

— ¿Y arriesgarnos de que llamen a la policía? No podemos estar seguros de


cuantos hay en la habitación o de la rapidez con que pueden ser sometidos a
nuestro control.

Fane resopló, pero antes de que pudiera comentar algo, la puerta que habían
estado observando se abrió y salió un Creyente, seguido por otros dos. Todos
vestidos de negro, con expresiones graves, como hombres embarcados en una tarea.

—Un poco diferentes a los que hemos estado encontrando—comentó Domino.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


—Podemos tomarlos.

—Por supuesto.

Los hombres se metieron en un sedán oscuro y se alejaron del hotel, con


Domino siguiéndolos a distancia. Se dirigieron a una sección rica de la ciudad
donde las grandes casas construidas en siglos pasados, esperaban al final de las
largas y bordeadas entradas de árboles.

—No son su presa habitual—dijo Fane con su anticipación creciendo. —Tal


vez se encontrarán con alguien.

Los dientes de Domino brillaron en la oscuridad interior del coche.

—Sólo nos queda esperar.

El sedán continuó viajando por varias cuadras antes de retroceder para


detenerse debajo de un enorme roble. Domino estacionó el coche deportivo
también, apagando sus luces como en la mayor parte del tiempo que habían estado
siguiendo a los Creyentes.

Fane miró a su alrededor, tratando de adivinar a dónde se dirigía su enemigo.


La mayoría de las casas estaban a oscuras, con los ocupantes dormidos, con sus

48
El Club de las Excomulgadas
coches escondidos en los garajes. Pero una de las casas brillaba con una luz en
silencio, con su camino de entrada lleno de coches.

—Podría ser conveniente llamar a algunos de los otros—dijo Fane, refiriéndose


a los dhampirs y a los vampiros que habían llegado a la zona para cazar a los
Creyentes.

—Tal vez—dijo Domino, pero ninguno de ellos alcanzó sus celulares de


inmediato. En su lugar, vieron cómo los tres hombres se movían alrededor y
levantaban la cajuela del sedán, sacando una variedad de armas. Domino se echó a
reír. —Y tal vez no. Parece que nuestra presa se ha reunido para una matanza de
los suyos. ¿Tienes alguna preferencia?

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


—Si llegan a la casa, me quedo con el del lado derecho.

—Muy bien.

Ellos se deslizaron desde el coche deportivo, mezclándose con la oscuridad, con


su vista ya acostumbrada a ver en la oscuridad de la noche. Como habían supuesto,
los Creyentes se dirigieron a la casa cuyos ocupantes estaban entreteniendo a los
invitados, sin pasar por la puerta de entrada para entrar a la residencia donde los
árboles y la oscuridad podían ocultar sus actividades.

El hambre aumentó en Fane mientras caminaba hacia su presa, un ardor que le


daba espasmos estomacales y sus colmillos completamente extendidos antes de que
hubiera conseguido acercarse lo suficiente a su víctima para escuchar los latidos de
su corazón. Pensamientos de sangre llenaron la mente de Fane, pensamientos de
hundir sus colmillos en la carne humana y de alimentarse de él mientras su vida
terminaba. La intensidad de su deseo de matar, una necesidad que no tenía nada
que ver con su presa era uno de sus enemigos, hacía una advertencia en la mente de
Fane, pero no le hizo caso y no se detuvo.

Él se acercó al primer Creyente mientras estaba en cuclillas al lado de una


ventana mirando en el interior, donde los residentes estaban reunidos alrededor de
una mesa, cantando palabras antiguas que hicieron que el pelo del cuello de Fane

49
El Club de las Excomulgadas
se levantara con alarma. Brujas. Brujos. Un Aquelarre estaba reunido para
convocar el poder o la información de los muertos que se habían quedado con
asuntos pendientes.

Fane tenía la intención de llevar a su enemigo al suelo y alimentarse, pero la


presencia de la secta lo hizo vacilar y sacar un cuchillo en su lugar. La liberación de
la fuerza vital de su enemigo podría afectar a lo que estaba pasando en el interior de
la residencia, pero no podía ser evitado.

Con un silbido Fane cerró la distancia, sin molestarse con las feromonas que
podía cautivar, determinado en su lugar disfrutar de alguna medida de venganza
por la muerte de su familia incluso si su hambre no era saciada.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


En la mano el cuchillo de Fane separó piel y músculo con la misma facilidad
como si tratara de cortar mantequilla dejada fuera de la mesa del comedor. La
sangre brotó de la garganta abierta, lisa y brillante a la luz de la luna, en el
revestimiento de cuero negro de la chaqueta del Creyente mientras su corazón se
vaciaba de vida con cada latido de pánico.

Terminó demasiado rápido en cuanto a Fane se refería. Había sido una pérdida
de sangre y una muerte mucho más suave de la que su enemigo merecía.

Fane dejó caer el cuerpo a la tierra con sus fosas nasales dilatadas por el olor de
tanta sangre, con su cuerpo temblando con dolor, con rabia, mientras El Hambre
gruñía con ira raspando su interior como una bestia enjaulada. Dio un paso
adelante y se tropezó, con El Hambre aún no lista para aflojar su control sobre él.
Para detener su cuchillo agudo de rebuscar, de hundir sus garras en los órganos
internos y a través de su piel. Fane estuvo encorvado por un largo rato, deseando el
dolor, pero en todo caso, se hizo más intenso, estando a punto de caer de rodillas.

Domino salió de la oscuridad al final de la casa. Con expresión de burla por un


instante, pero tan pronto como vio a Fane, su diversión desapareció.

—La transformación está sobre ti—dijo él, llegando al lado de Fane y


tomándolo del brazo. —A los que hemos salvado esta noche tendrán que limpiar si

50
El Club de las Excomulgadas
no puedo regresar a tiempo para hacerlo. Los ojos de obsidiana brillaron mientras
su humor volvía a aparecer. — ¿Puedes caminar o quieres vivir con el recuerdo de
haber sido llevado de vuelta al coche?

Fane siseó, con sus colmillos extendidos, con un destello de amenaza


obligándose a ponerse de pie, aunque no se quitó de encima la mano de Domino.

— ¿Te hiciste cargo de los otros dos?

—Sí, e incluso logré extraer información del segundo antes de preguntarme si te


habías encontrado con problemas o estarías jugando con la comida.

— ¿Qué averiguaste?

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


—Creo que he encontrado la razón por la que muchos Creyentes se encuentran
en la zona. Varias de las brujas en el interior están de paso, en su camino a una
feria psíquica en otra ciudad. Los hombres fueron dispuestos a seguirlas hasta aquí
y se enteraron de las actividades de esta noche y luego recibieron la orden de
matarlas aquí.

Fane siseó. La ira y el odio dejaban poco espacio para una toma de conciencia
del dolor en espiral a través de su cuerpo.

—El Apóstol. Él golpeará en feria psíquica.

—Es lo más probable.

Llegaron al coche y Fane se sacudió deteniéndose, respirando con dificultad e


inclinándose, con el dolor de su abdomen, tan intenso que sentía como si estuviera
siendo destripado. Dio respiraciones irregulares, cada una de ellas ampliándose y
prolongándose para cubrir un área mayor, trabajando hacia arriba para
concentrarse en su corazón y pulmones, por lo que su cuerpo estuvo cubierto de
sudor al momento en que pudo entrar al asiento del pasajero.

Él había sabido qué esperar desde la infancia, pero no había manera de


prepararse para la transformación, a la intensidad del dolor que gritaba a través de

51
El Club de las Excomulgadas
él mientras su cuerpo se alteraba, con sus células multiplicándose rápidamente,
imitando la información contenida en la parte de lo que era un ser humano luego
salvajemente atacando y erradicando todo rastro de su humanidad. El hambre de
un vampiro de sangre pura seguiría, una sed de sangre que lo haría muy peligroso
hasta que se alimentara, por primera vez después su transformación. E incluso
después, tendría la necesidad de las hierbas para tragar hasta que tomara una
compañera e hiciera el intercambio de sangre, junto con el sexo lo que
desencadenaría un mecanismo de supervivencia que moderaría sus necesidades.

Fane apenas era consciente del camino. Apenas consciente del viaje hasta el
sótano de Domino. Sin embargo, cuando Domino desapareció, para volver
llevando cadenas de plata salpicadas de piedra de sangre, cada célula del cuerpo de

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Fane gritó para escapar, para luchar contra eso como un hombre poseído, de matar
a un dhampir compañero si eso era lo que se necesitaba para evitar verse atado.

Le había permitido a Cable atarlo a la cama más a menudo últimamente, pero


las tiras de cuero suave habían sido simbólicas, un recordatorio para ayudarle a
Fane a mantener el control sobre el calor que era el precursor de la transformación.
Para evitar morder a Cable e intercambiar sangre con él.

Las ataduras de la mano de Domino eran una verdadera prisión. Eso


paralizaría los miembros de Fane, una vez que rodearan sus muñecas y tobillos. Lo
dejarían completamente indefenso hasta que la conversión se completara y su
segunda forma ganara.

Fane siseó, lleno de un salvaje remolino. La necesidad de sangre y la libertad


temporalmente movieron la agonía de sus cambiantes células. Sin pensar se
extendió a sus cuchillos, la ira se unió a la mezcla cuando se encontró con que
Domino se los había quitado.

Por largos momentos se enfrentaron. Domino bloqueaba la única salida. Fane


luchó contra la revuelta de sus crueles, salvajes impulsos que les había servido a sus
ancestros y en el entorno primitivo en el que se habían encontrado, pero que
podrían crear caos en el mundo moderno.

52
El Club de las Excomulgadas
Poco a poco Fane consiguió el control de sí mismo, utilizando conversaciones
recordadas con su padre y hermano para hacerlo. No les fallaría convirtiéndose en
un paria forzando a Domino a perseguirlo.

—Hazlo—gruñó él con sus brazos por delante de él.

Domino deslizó otra vez, en silencio una banda de sujeción alrededor de una de
sus muñecas y luego por la otra antes de tomar uno de los brazos de Fane y guiarlo
a un montón de mantas en el suelo. Su presencia hizo que los ojos de Fane se
entornaran con sospecha, dando una mirada en torno a la falta de ventanas, a la
puerta sellada con firmeza, no permitiendo el escape de aire. Un vampiro
necesitaba sólo un pequeño espacio para entrar y salir de su estado de disipación.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


—Estás a punto de cambiar.

—Estoy cerca. Pero no tan cerca como parece.

Domino colocó las bandas en los tobillos de Fane y le ayudó a acostarse antes
de colocarse a unos pocos metros.

—Me quedaré contigo hasta que se termine y estaré aquí para darte tu primera
sangre—Un destello de diversión siguió el comentario. —Y para asegurarme de que
tomes las hierbas como un buen chico.

La respuesta de Fane se perdió en un suspiro mientras su cuerpo se ponía rígido


por la agonía, con el dolor una vez más dándose a conocer.

*****

Cable despertó por la luz de la mañana que entraba de los atrapa-sueños que
colgaba delante de cada ventana. Su primer pensamiento fue de la noche, de la
mujer que yacía acurrucada contra él, de espaldas a su frente, con sus nalgas
apretadas contra un pene que ya estaba en posición de firme y listo para servir.

Él sonrió y frotó la mejilla contra su pelo, apretándola entre sus brazos por un
instante, antes de relajar su agarre. Se sentía bien estar con ella. Se sentía correcto.

53
El Club de las Excomulgadas
Pacífico. Normal. Como si nada de los restos de su vida existiera, salvo una
pesadilla. Como si no hubiera vampiros, ni dhampirs, ni padralls o kadines.

El cerró los ojos y sólo saboreó la sensación de ella, empapada en su calor, en


su suavidad, lo bien que se sentía el estar envuelto alrededor de ella. Lo bien que se
sentía acostarse con una mujer, con ella.

Él había tenido novias en el pasado. Y les había sido fiel. Pero no iba a mentirse
a sí mismo acerca de sus necesidades. No le prometería algo que no podía darle -
monogamia a largo plazo- un hombre y una mujer. No podría habérselo prometido
a un amante cualquiera, aunque un conjunto diferente de reglas se aplicaban con
Fane.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Cable frotó su mejilla contra el pelo de Kiziah de nuevo. Cristo, le dolía pensar
en Fane.

No creía que él pudiera hacer los arreglos para la creación de una kadine para
Fane. Seguro que no podría participar en la supervisión mientras ella era criada, o
lo que le enseñaran, en cuáles serían sus experiencias de vida, en sus intereses y
personalidad para que se fundieran con las de su futuro compañero.

La idea lo enfermaba a muchos niveles. Lo hacían sentir el corazón dolorido,


aunque sabía que a Fane también le dolía.

Él debería haber peleado la atracción desde el principio. Dios lo sabía, había


sido advertido de Fane o de la mayoría de los padralls en su debido orden. Él debió
haberlo enviado a hacer recados para separarlos. Incluso había sido enviado a la
versión de la orden de un capellán, no sólo con la esperanza de “curarlo” de Fane,
sino de “curarlo” de los hombres en general. La segunda como una petición de su
padre, que sin duda, aún no se había reconciliado con la verdad de que su hijo
menor no era sólidamente heterosexual.

Cable suspiró. Tal vez debería haber tratado de mirar más allá del placer
presente y concentrarse en cambio en el dolor del futuro.

54
El Club de las Excomulgadas
Sí, así que ¿Qué hay de nuevo en ese pensamiento?

El problema era que hasta que los padres y el hermano de Fane habían muerto,
él no había visto un futuro que no incluyera a Fane. Estaban bien juntos,
disfrutaban de su mutua compañía. Se equilibraban entre sí. Eran amigos y
amantes. Se divertían y sin embargo a pesar de la intensidad de su atracción física,
no se trataba solo de sexo.

Tal vez él habría conseguido con el tiempo tener ganas de estar con una mujer
de nuevo, tal vez Fane las tendría también, los dhampirs y los vampiros estaban
libres de las enfermedades humanas, así que no había riesgo de contraer una
enfermedad o de darle una a Fane.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Tal vez podría por fin abordar el tema que ninguno de ellos se había atrevido a
pensar demasiado profundamente. En una unión de siglos formada por tres bolsas
de sangre. En un vínculo que pudiera alterar las células de su cuerpo para poder
conseguir colmillos y tener la necesidad de alimentarse, no de extraños, sino de
Fane.

Los padralls tenían registros que duraban siglos así que Cable sabía que la
adopción de un compañero masculino en lugar de una kadine se había hecho
muchas veces antes, aunque habían sido muy cuidadosos de no dejar que ninguno
de los otros supiera lo que habían estado investigando. Si se sospechaba que él
podría estar dispuesto a romper un tabú de larga duración y unir su vida tan a
fondo a Fane, se encontraría a sí mismo permanentemente asignado a una tarea
que le permitiría tener poco contacto con cualquiera de los dhampirs o de los
vampiros.

Kiziah suspiró y se movió, volteándose en sus brazos y acariciando su pecho


mientras dormía. La suave piel de su vagina y la pequeña franja de suavidad
aterciopelada rozaron su pene en el proceso, haciéndolo un imbécil en su contra.

Su cuerpo se apretó. Una ola de calor se movió desde el lugar en el hombro que
había mordido Fane, surgiendo a lo largo de su espina y a través de su pene para

55
El Club de las Excomulgadas
que la excitación se filtrara de la cabeza a su abdomen. Él apretó los dientes contra
el impulso de abrir sus piernas y deslizarse en su interior. De sentir su vaina contra
él, de sentir el calor húmedo de ella sin que nada los separara.

Quería sumergirse en ella. Permanecer dentro de ella y olvidarse de todo lo que


ocurría en su vida. Y sin embargo, había mucho más que escapismo puro. Estar
con Kiziah se sentía como un derecho como con Fane.

Los momentos en la tienda de Madame Helki se repitieron. La Rueda de la


Fortuna cruzada por los amantes.

Has llegado a un punto de inflexión, a un lugar con muchos posibles y una oportunidad
de una gran felicidad. Debes reconocerla y reconciliar tus necesidades con el fin de adoptar

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


plenamente la oportunidad que pronto se te dará a conocer.

Cable se echó a reír a pesar de la confusión de sus emociones. A pesar de sus


deseos en conflicto. La desesperación dolorosa de una relación y lo inesperado,
imprevisto de la posibilidad de otro, porque ahora que había estado con Kiziah,
tenía la intención de quedarse y pasar más tiempo con ella.

Infiernos, cuando había llamado para reportarse después de visitar a Matteo


Cabrelli y comprobar que Sarael había sido totalmente reclamada y convertida en
una kadine, todo lo que tendría que hacer era mencionar que había conocido a una
mujer y su padre insistiría en que se tomara unas vacaciones, todo con la esperanza
de que Cable acabara casado con una novia embarazada. Esa era la forma en que
su padre pensaba. Rayos, esa era la forma en la mayoría de los padralls pensaban.
Podrían estar viviendo en el siglo XXI, pero su cultura a menudo parecía como si se
hubiera recién salida de la Edad Media.

Cable pasó su mano sobre las nalgas de Kiziah, con su conciencia cambiando
con la sensación de sus pechos contra su pecho. Sus pensamientos se movieron de
nuevo con un hilo anterior, pero tejiendo un diseño diferente.

Incluso para Fane, él no creía que podría renunciar a la mujer. Y esa era la
trampa. Un vampiro y su kadine -o mujer- se unían a su compañero sexual para que

56
El Club de las Excomulgadas
de buen grado no pudiera tomar a otro amante. Era un mecanismo de
supervivencia, no sólo para el individuo sino para la raza.

No había excepciones a la regla. Al menos ninguna que Cable hubiera podido


encontrar. Hizo una mueca, no era que hubiera tenido la oportunidad revisar cada
libro de registros de historia y del linaje de cada dhampir o familia de vampiros en
posesión de la orden, y mucho menos visitar otras órdenes y revisar sus libros.
Nada estaba computarizado.

Kiziah murmuró en su sueño, cubriendo con sus piernas a Cable y


presionándose más, ajustando su posición lo suficiente para que su clítoris erecto se
apretara contra su eje como un pene minúsculo y enviara heladas y vivas sacudidas

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


de placer por su espalda. Esta vez, cuando su pene pulsó, ella gimió y la excitación
se filtró de su apertura, mojando más su pene que la humedad de cuentas en su
cabeza.

Él gimió, rodando sobre ellos para que su pene quedara atrapado entre ellos,
dispuesto a empujarse contra su pubis y vientre, si era necesario.

57
El Club de las Excomulgadas

Capítulo Cinco
Kiziah se despertó con una sonrisa y pasó sus brazos alrededor del cuello de
Cable, lo que hizo que el corazón de él bailara sólo de mirarla. Cristo, era hermosa,
por dentro y por fuera, gentil y suave, un bálsamo para un alma que se sentía como
si estuviera siendo destrozada.

—Ya era hora, bromeó él.

Ella se rió, meciéndose en contra de su pene.

— ¿Has estado despierto durante un rato?

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


—Oh sí, por mucho tiempo.

—Bien, los dos estamos despiertos ahora.

Cable se inclinó y mordió su labio inferior entre sus dientes, dándose un


mordisco suave.

—Hay un problema.

—Déjame adivinar. Uno grande.

—Enorme en realidad. Enorme.

Kiziah rió.

—Sí. Puedo decirlo.

Él se echó a reír a pesar del dolor en su pene y testículos.

—Peor de lo que estás imaginando. No tenemos ningún tipo de protección.

Sus ojos de ella se abrieron.

—Oh.

58
El Club de las Excomulgadas
Cable frotó la nariz contra la de ella.

—Sí. Oh. —Él la besó con un toque lento persistente en sus labios y lengua.
Cuando levantó la boca de la de ella le dijo—Estoy limpio, si quieres...

—No estoy tomando la píldora. —El color inundó el rostro de ella. —No hago
esto muy a menudo. Quiero decir, yo no... No ha habido muchos.

La ternura llenó a Cable. Sorpresa. Mierda. ¿Qué pasaba con los hombres que
había conocido? ¿Cómo podían estar cerca de ella y no meterse en su cama y en su
vida y mantenerse allí?

Cable presionó su boca en la suya otra vez, saboreando la suavidad de su

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


cuerpo debajo de él, la forma en que le respondía a él, dejándolo ser el que
dirigiera, confiando en él, haciéndolo sentir como si estuviera en casa. Él dejó caer
besos en su mejilla, y luego exploró su oído, atormentándola, sabiendo lo sensible
que ella era ahí, lo mucho que le gustaba, sus gemidos sólo lo incitaban a llevarlos a
ambos más alto.

Kiziah se retorció contra él. Envolviendo sus piernas alrededor de su cintura y


ella se aferró a él. Ella estaba casi arrepentida de haberle dicho que no tomaba la
píldora. Casi.

Ella dolía. No sólo por necesidad física. Sino con necesidad de intimidad. Por
la cercanía.

Pero ella era el resultado final de una noche de pasión temeraria, por lo menos
de parte de su padre, y no le haría eso a un hijo de ella. No le haría eso a Cable. Ya
sabía que no era el tipo de hombre que se alejaría de su responsabilidad.

La llenó de emoción, mientras ella levantaba la cabeza y veía la tensión de sus


rasgos, el deseo. Ningún hombre le había respondido a su vez como él, jamás la
habría hecho sentir como él.

59
El Club de las Excomulgadas
Sus ojos se encontraron y él movió las caderas, deslizando su pene contra su
clítoris, su vientre, enviando éxtasis caliente directamente a sus pechos para que sus
pezones se apretaran en brotes dolorosos. Él gimió, agachando la cabeza,
succionándola, mordiéndola, dejando las puntas duras hasta que Kiziah luchó
contra él, caliente, desesperada por un contacto más íntimo, por estrujar carne
contra carne.

Cuando su boca volvió a la de ella, cerró los ojos por un instante, juntando
valor antes de susurrar sobre sus labios.

—Podemos hacerlo... puedes hacérmelo por la parte de atrás.

El pene de Cable tiró contra su abdomen.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


— ¿Alguna vez lo has hecho así?—El cuerpo de él se tensó con anticipación.

—No, pero... Tú has estado con... has tenido... —Una vez más las mejillas de
ella se calentaron. —Confío en que sepas qué hacer.

Cristo, ella lo soltó. Partes de él clamaron porque habían estado esperando por
ella. No había manera de que él pudiera rechazar su oferta.

—Será más fácil con lubricante. Tengo un poco en el coche.

—Hay en la mesilla de noche.

El rubor se intensificó y Cable se perdió por completo en ella. Ella era la mezcla
perfecta de inocencia y conocimiento. Una mujer que no tenía miedo de ser
apasionada, pero que no era cínica ni descarada, como las mujeres que Fane solía
encontrar cuando estaban afuera en los clubes.

Él se levantó de ella y tomó el lubricante y luego se acomodó junto a ella,


besando su cuerpo, reconstruyendo la pasión que sus dedos habían preparado, con
sus cuerpos brillando con un brillo de sudor, con ambos cerca de venirse al
momento en que su lengua y boca encontró su esforzado clítoris. Ella se arqueó
hacia arriba con un grito, mientras él la chupaba y lamía llevándola al orgasmo,

60
El Club de las Excomulgadas
enviando un chorro de excitación sobre sus dedos y proporcionándole más
lubricación aún para su entrada.

En un instante él se levantó por encima de ella, guiando la punta de su pene a


su entrada trasera. Sus labios cubrieron los de ella mientras lentamente trabajaba en
su apertura virgen.

Él quiso gritar de placer abrumador. Quiso llorar por la intimidad absoluta de


ella. Quiso sumergirse dentro y fuera salvajemente. Y quiso quedarse
completamente inmóvil, saboreando cada momento y recordando sus músculos sin
usar como puños y tiesos sobre su pene, mientras ella gemía y se estremecía
acorralando su corazón.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Él empezó a empujar, superficialmente en un primer momento, con su
respiración entrecortada por el esfuerzo de ir despacio. Controlándose a sí mismo y
dándole tiempo para adaptarse. Pero cuando ella comenzó a moverse contra él,
aceptando su ritmo, arqueándose a él, todo lo que en lo que pudo pensar fue en las
sensaciones extremas corriendo a través de su pene y de su columna. Cristo. No
podía aguantar más.

Cable cubrió la boca con la suya, entrelazando su lengua con la suya, mientras
su mano se deslizaba entre sus cuerpos con esfuerzo, con sus dedos yendo a su
clítoris, acariciando su cabeza desnuda y la parte inferior hasta que ambos gritaron,
estremeciéndose con la liberación.

Se quedaron en paz durante unos minutos antes de ducharse y volver a la cama,


acurrucados y dormitando. Despertando en los brazos del otro. El primer
pensamiento de Cable fue sobre Kiziah. El segundo de Fane.

No podía seguir adelante con su vida, tener tiempo libre para estar con Kiziah
hasta que hablara con Fane. Si era honesto consigo mismo, no debería haber
dejado que las cosas hubieran llegado tan lejos con ella. Pero no podía sentir
lástima por él. Joder no. No podía sentir lástima por él. En todo caso, se sentía
como que era inevitable. Destinado.

61
El Club de las Excomulgadas
Sus dedos exploraron la columna de ella. Sorbiéndola. Respirándola. Las
palabras de Madame Helki regresaron en ese momento. Intermitente en sus
pensamientos de nuevo junto con la imagen de los amantes.

Deberás reconocer y reconciliar tus necesidades con el fin de adoptar plenamente la


oportunidad que pronto se te dará a conocer.

Esta vez, una comprensión más profunda pronunció esas palabras. Una verdad
que él no podía ignorar.

No sería realmente feliz si tuviera que renunciar a las mujeres. No sólo por el
sexo, sino por la ternura que acompañaba su cercanía.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Cristo, Fane iría por su piel si trataba de abrazarlo de esa forma. Infiernos, él
mismo reclamaría su piel si Fane trataba de hacérselo a él.

Ellos tenían sexo obsceno, áspero, así de fácil como de amo-el-sexo.


Cambiaban de quién sería el compañero más dominante y les gustaba estar cerca
uno del otro después, a menudo terminando en una maraña de brazos y piernas
cuando se despertaban juntos, pero no se acurrucaban.

Por un instante se imaginó cómo sería como tener a Kiziah en la cama con
ellos. Compartirla con Fane, experimentar esa misma cercanía después. Él y Fane
abrazados contra ella. Con los tres contentos, felices. Completos.

Su corazón se apretó dolorosamente, lleno de nostalgia hasta que tuvo que


empujar las imágenes a un lado. Mierda. Necesitaba terminar las cosas con Fane,
pero no podía enfrentarlo todavía.

Cable le dio un beso en la frente a Kiziah mientras su estómago daba un ruido


sordo, un recordatorio de que no podía vivir con sexo en paz. Se rió entre dientes.

— ¿Qué vamos a cenar?, yo invito. —Él pasó su mano sobre sus nalgas. —Y
luego podemos ir a la farmacia y acabar con el suministro de condones.

Kiziah sonrió contra su pecho.

62
El Club de las Excomulgadas
—Tal vez deberíamos hacer algo más como asaltar una farmacia.

Él sonrió, rodando sobre su espalda y tiró de ella encima de él.

— ¿Crees que soy tan bueno?

—Definitivamente. —Ella trazó sus cejas, nariz, labios. Luego arrastró sus
dedos por su cuello y pecho deteniéndose en su pezón.

Su pene se sacudió en reacción y él cubrió su mano con la suya.

—La comida es primero. Los condones segundo. Otra misión es la tercera.


Entonces podemos volver y reanudar desde esta posición.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


—Es un trato, dijo Kiziah, haciéndolo gemir mientras se deslizaba fuera de él y
se ponía de pie.

—Cristo, eres hermosa, Kizzy—dijo Cable, sentándose y viendo como ella se


inclinaba y revolvía un cajón de la cómoda.

Ella hizo una pausa y lo miró con sus ojos bailando a pesar de que le dio un
ceño fruncido.

—No me llames así. Kizzy se transforma en Dizzy y cuando eres rubia...

Él se echó a reír y se levantó, incapaz de detenerse y tomándola en sus brazos


tirando de nuevo de ella a su frente, con sus ojos en el espejo enviando una oleada
de sangre a su pene y haciéndolo gemir mientras fantasías de doblarla una y
tomarla viéndose en el espejo inundó su mente. Él se obligó a dejarla ir, de ponerse
sus pantalones para poder recuperar la ropa limpia de su coche.

Kiziah se vistió luchando contra la esperanza que estaba empezando a formarse


en su pecho. Había esperado despertar y decir adiós, no reírse y burlarse, que la
invitara a cenar y suponía que pasarían otra noche juntos.

63
El Club de las Excomulgadas
Ella había planeado dirigirse a Ashburg hoy. Había estado esperando la feria
psíquica estar entre amigos, con la gente que había conocido toda su vida, con la
gente que había conocido a su madre. Pero ahora...

La rueda de la fortuna apareció en sus pensamientos y con ella la sensación de


que estaba donde debía estar. Ella sonrió un poco. Lástima que la tercera carta no
hubiera sido la de los amantes. Cable se sentía tan bien. Ella podría fácilmente
imaginar que viajaba con ella. Se podía imaginar fácilmente en un solo lugar con él.

La puerta se abrió y Cable volvió a entrar para terminar de vestirse.

— ¿Lista?

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


—Lista.

Se fueron en su auto, deteniéndose en una pequeña casa-restaurante y hablando


durante la cena. Bromas, juegos, tocarse con frecuencia como si para tranquilidad
necesitaran su contacto.

—Dijiste que había una tercera parada qué hacer—le preguntó Kiziah, mientras
salían y dejaban el restaurante. Habían decidido caminar dos cuadras a la farmacia
en lugar de volver al coche.

—Tengo que visitar a alguien antes de salir para Italia. Sólo me tomará unos
minutos. —Cable miró al cielo y luego a su reloj. —Pero será mejor que nos demos
prisa.

Ellos se detuvieron en una esquina de la calle y la mirada de Kiziah aterrizó en


un estante de periódicos, el shock corrió por ella cuando vio el rostro mirándola
desde la primera página y leyó el título. La policía busca información.

—¡A la mierda!, Dijo Cable con su mano yendo a su bolsillo para sacar algo de
cambio.

Él metió el cambio en la ranura de monedas y abrió la parte frontal del bastidor


con el fin de tomar un periódico, que era la única copia que quedaba.

64
El Club de las Excomulgadas
Ambos leyeron el artículo sobre el cuerpo de un preso fugado al ser descubierto
cerca de la feria, el artículo terminaba con la petición de la policía de si alguien
había visto al hombre o sabía algo acerca de sus actividades para que presentara la
información. Kiziah se estremeció, preguntándose lo que la policía pensaría si ella
les decía que él la había estado siguiéndola, hasta que algo sobrenatural lo había
matado.

Ella se estremeció de nuevo y Cable puso su brazo alrededor de ella,


empujándola contra él.

—Lo viste ayer por la noche, jugando a los dardos.

Kiziah se sacudió su reacción. Sus ojos fueron a los suyos.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


— ¿Cómo sabes eso?

—Te vi salir de la tienda de Madame Helki.

La confusión llenó a Kiziah. La incertidumbre. No podría haberla seguido a la


cafetería. ¿Verdad? Él no era el que la había hipnotizado y la había utilizado como
cebo, y luego la había salvado. ¿Verdad?

Cable acarició su pulgar sobre las líneas de la expresión entre sus cejas,
alisándoselas, su rostro tomó una expresión incierta.

—Me viste saliendo de la tienda Madame Helki... —Lo urgió ella.

—Sí. Y yo entré. Para una lectura—Su risa avergonzada envió una ráfaga de
calor, a través del corazón de Kiziah. —Había tres cartas sobre la mesa cuando
entré. La última era en la Rueda de la Fortuna. Él vaciló por un momento. —
Pensé que tal vez eran para mí. Pero Helki tomó la Rueda y lo cruzó con una carta
que ella me tiró. Los Amantes. Me pregunté... Entonces, cuando caminé por la
cafetería y te vi en ella. —El se encogió de hombros y apartó la mirada, vulnerable,
confundido, roto. —Mi vida está un poco loca ahora.

65
El Club de las Excomulgadas
Kiziah le dio un beso en la mejilla y luego mordió su boca, tragándose su
gemido de placer y gloria por la manera en que él la abrazaba con fuerza contra él
mientras sus bocas se fusionaban y profundizaba el beso.

—No quiero hablar con la policía de lo que vi ayer por la noche—dijo ella
cuando se separaron para poder respirar. Se preguntó qué pensaría Cable si le decía
lo que había sucedido mientras él había estado en la tienda de la adivina.

—Estoy seguro de que tendrán un montón de gente voluntaria con


información. —Cable presionó un rápido beso en su boca. ¿Qué habría estado
pensando Domino para haber dejado el cuerpo donde podía ser encontrado? Cristo.
Un dhampir en su vida era suficiente como para preocuparse. No podía

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


preocuparse de Domino también. Cable dobló el periódico, abandonando el
mostrador de la farmacia después de que él y Kiziah habían pasado un minuto
alegre en el pasillo de los anticonceptivos comprando condones y yéndose.

Era noche cerrada cuando llegaron a Matteo Cabrelli, aunque la luna brillaba
sobre la vieja casa con un elenco siniestro.

— ¿Quieres entrar o esperar en el coche?—Le preguntó Cable.

—Entro.

Él se inclinó y le dio un beso.

—Esto tardará unos minutos.

La puerta se abrió antes de que cualquiera de ellos pudiera golpear.

—Don Cabrelli y su esposa están en el salón, dijo el hombre mayor que estaba
delante de ellos, frunciendo el ceño cuando vio a Kiziah pero haciéndose a un lado
para dejarlos pasar.

La respiración de Kiziah se quedó atrapada en su garganta en cuanto cruzaron


el umbral. Sus pulmones parecieron llenarse de hielo, congelándola
inmediatamente de miedo, mientras el aura de lo sobrenatural se apoderaba de ella.

66
El Club de las Excomulgadas
Su intensidad era más fuerte que cualquier cosa que ella nunca hubiera
experimentado. Dejó escapar un suspiro ahogado y se tambaleó sólo para que
firmemente Cable la sostuviera con expresión de preocupación.

— ¿Estás bien?

—Sí—jadeó ella, preguntando si un fantasma habría encantado la casa. Era


suficientemente espeluznante en el exterior para darle credibilidad a su teoría.

Poco a poco el peso y el frío desaparecieron aunque el conocimiento de lo


sobrenatural se mantuvo, moderado por la conciencia de que carecía de amenaza a
pesar de la ventaja letal que podía sentir en sus profundidades.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


—Estoy bien—dijo ella conmovida por la preocupación evidente en el rostro de
Cable.

Cable le apretó la mano, maldiciéndose a sí mismo, dándose cuenta demasiado


tarde de lo que ella le había dicho sobre su madre y su infancia, Kiziah podría
poseer un cierto grado capacidad psíquica, podría estar pescando lo qué el tan
mortífero Matteo era, incluso si no ella creía en vampiros.

Ellos se movieron a la sala donde le presentó a Matteo y a Sarael. A pesar de lo


que Cable se había estado diciendo, era un alivio no estar en el extremo receptor de
la hostilidad de Matteo. En todo caso, el vampiro italiano estaba en su más
encantadora faceta, aunque su mirada posesiva en repetidas ocasiones había vuelto
a Sarael, recorriendo su cuerpo con tanto calor que ella se ruborizó.

La presencia de Kiziah fue una complicación hasta que Matteo le permitió


introducirse en una conversación sobre el atrapa-sueños que ella había hecho, con
su interés pareciendo genuina mientras le pedía que hiciera algunos dibujos,
acompañándola a una mesa contra la pared y quedándose de pie con ella, de
espaldas hacia Sarael y a Cable.

— ¿Está hecho?—Susurró Cable y Sarael asintió, separando sus labios un poco


para que él pudiera ver los colmillos que había ganado después de que Matteo

67
El Club de las Excomulgadas
había intercambiado sangre con ella por tercera vez. Por un instante Cable se sintió
aliviado. La tarea que le habían dado se consideraría terminada tan pronto como él
contactara con su padre y le dijera que había confirmado la transformación de
Sarael de humana a kadine.

Sin embargo, tras el alivio llegó la culpa y la tristeza, junto con pensamientos de
Fane. No podía volver a la corriente de aire con Kiziah y follarla toda la noche
como si tuviera la intención de no ver primero a Fane.

Ayer por la noche le había parecido tan bien estar con Kiziah, tan fácil dejar a
un lado los pensamientos de los vampiros y de los dhampirs en favor de los
amantes. Pero al llegar allí se acordó que el mundo era una parte de eso. Sus

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


restricciones. Sus duras realidades. El conocimiento doloroso de que en el futuro
Fane también tendría a una kadine.

Se fueron a los pocos minutos. Pasando la mayor parte del viaje de regreso al
campamento en silencio.

Cuando se detuvieron frente a la casa rodante de Kiziah ella cerró los ojos ante
el dolor que había comenzado en ondas a través de su corazón. En contra de los
momentos riendo que habían pasado antes, mientras habían bromeado acerca de
los condones de la farmacia. Ella lo supo sin que le dijera que no los usarían esa
noche.

Obligándose a abrir los ojos, ella se acercó y tomó la mano de Cable mientras
apagaba la ignición, ninguno de ellos hizo ningún movimiento de abrir las puertas.

—Estás pensando en él—dijo ella satisfecha de que su voz sonara tan tranquila.

—Acerca de Fane. Si. —Él se giró hacia ella. —Tengo que volver a casa. Tengo
que arreglar las cosas con él.

Ella le apretó la mano.

—Puede salir mejor de lo que piensas.

68
El Club de las Excomulgadas
Cable dio una risa triste antes de inclinarse y presionar su boca a la suya
brevemente.

—No lo hará. Quiero verte de nuevo, Zia. ¿Cuánto tiempo más estarás
acampando aquí?

Por una fracción de segundo ella pensó en decirle que esperaría hasta que oyera
de él, pero no dejó escapar las palabras. Nunca había esperado más de una noche
juntos. Aunque por algunas horas, después de que él le había dicho acerca de su
visita a Madame Helki, sobre su propia rueda de la fortuna cubierta por la carta de
él Los amantes, ella había tenido la esperanza de soñar, de preguntarse...

Pero él tenía razón. Tenía que resolver lo que estaba pasando con su novio. Y

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


ella ya se preocupaba tanto por Cable con la esperanza de que las cosas funcionaran
de una manera en que lo hicieran feliz. Sí, probablemente se echaría a llorar todo el
camino hasta Ashburg, pero no importaría por el tiempo que había pasado con él.

Ella tenía que irse. Tenía que poner la fantasía de lado en favor de la realidad
de su vida.

—Ya debería estar en Ashburg. Tengo un campamento y un puesto en la feria


que ya está reservado, pero la ubicación es para el primero que llegue, el primero
toma lo mejor. En el momento en que llegue será relegada a los peores lugares.

El dolor se precipitó a través de Cable con el pensamiento de su partida. Se


sentía como si estuviera siendo partido en dos.

— ¿Qué tan lejos está Ashburg desde aquí?

—A un par de horas.

—Me reuniré contigo allí. Mañana en algún momento. Después haber visto a
Fane. ¿De acuerdo?

Ella se mordió el labio, deseando no haber dicho eso. Sus palabras serían el
combustible para una esperanza que sabía que no podía permitirse. Él estaba

69
El Club de las Excomulgadas
rebotando, y a pesar de la noche de fantasía que habían tenido juntos, Cable
todavía se preocupaba por su pareja. Había habido una gran cantidad de amor y
desamor en su voz al decir Fane.

Ella le apretó la mano otra vez y tomó la manija de la puerta, tragando contra
el grosor de su garganta y pecho, sabiendo de que rompería a llorar y si arrastraría
su adiós mucho más tiempo.

—Tal vez todavía puedes hacer funcionar las cosas con él, Cable. No te rindas.
Si no te veo en Ashburg... Es mejor que te vayas. Entonces, yo…

Él no la dejaría escapar tan fácilmente. Su mano apretó la suya.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


— ¿Dónde puedo encontrarte?

Kiziah le dio el nombre del campamento.

—No tendrás problemas para encontrar la feria psíquica. Ahí es donde estaré la
mayor parte del tiempo.

— ¿Fiesta psíquica?

Kiziah endureció su tono. Su corazón se hundió cuando se arriesgó a mirarlo y


vio la expresión apretada en su rostro. Ella le había dicho un poco sobre su
infancia, mientras habían estado acurrucados uno junto al otro en la oscuridad. Y él
había estado interesado en conocer el atrapa-sueños que ella había hecho. Incluso
había admitido haber visitado a la Madame Helki y sin embargo, ahora parecía
molesto por la feria de Ashburg.

—Sí, una feria psíquica.

— ¿Una grande?

Las cejas de Kiziah se juntaron.

—Bastante grande. ¿Por qué?

70
El Club de las Excomulgadas
¡Cristo! ¿Qué podía decirle? ¿Te acuerdas del tipo que te siguió anoche y que fue
encontrado muerto esta mañana? Bien, él era parte de una organización secreta que mata
vampiros, así como a cualquier humano que pueda tener alguna capacidad sobrenatural.

Sí. Correcto. Kiziah podría pensar que era un chiflado.

Un nudo de miedo y temor se formó en el intestino de Cable. Tenía que


avisarles a Fane y a Domino. Esa tenía que ser la razón por la que tantos Creyentes
andaban por la zona.

Su estómago se irritó al pensar en el hombre que había estado esperando cerca


de la tienda de Madame Helki. Si Domino no hubiera estado allí... ¡Mierda! Él sólo
había asumido que el Creyente había visto a Kiziah y había ido tras ella porque era

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


hermosa. Pero ¿y si sabía que ella se dirigía a la feria psíquica? ¿Qué si hubiera sido
su objetivo previsto desde el principio? ¿Qué pasaría si los Creyentes fueran a atacar
y matar a los asistentes lo suficientemente lejos como para que no hubiera una
relación evidente entre los objetivos?

—Quiero ir a la feria psíquica contigo—le espetó Cable. —Quédate aquí por


una noche más. Por favor.

Cuando ella empezó a negar con la cabeza, él apretó en su mano. Cristo, no


podía presentarse en la casa con ella y no quería que viajara sola, que acampara y
mucho menos entre las personas a las que los Creyentes podrían estarse dirigiendo.
Podía llamar y pedirle a Domino que protegiera a Kiziah mientras se ocupaba de
Fane... si ella estaría de acuerdo en quedarse.

—Estaré de vuelta tan pronto como pueda, Kiziah. Por la mañana, seguro. Te
lo prometo. Dame hasta entonces.

Ella dudó y se inclinó hacia adelante, acariciando su mejilla antes de pasar sus
dedos por su pelo y obligarse a volverse hacia él, su corazón le dolió al ver el
conflicto en sus ojos. Con la esperanza enfrentada a la necesidad de evitar hacerle
daño. Con su deseo de estar con sus amigos en lugar de esperar sola en un

71
El Club de las Excomulgadas
campamento casi abandonado, mientras los eventos de los que no tenía control se
desarrollaban en otra parte.

—Estaré de vuelta. Te lo juro. Sólo dame esta noche para arreglar las cosas con
Fane.

Kiziah asintió un poco y luego escribió un número de teléfono y se lo entregó a


él.

—Si tú te arreglas con él, solo llámame. ¿De acuerdo? Sería muy difícil decir
adiós otra vez.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II

72
El Club de las Excomulgadas

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Capítulo Seis
Cable apenas entró a la casa antes de que Fane estuviera sobre él. Saliendo de la
nada. Atacándolo. Los dos rodando por el suelo, chocando contra los muebles
mientras su ropa se rasgaba y los órganos se retorcían.

Habían luchado antes, luchado por diversión como un preludio al sexo duro y
sudoroso. Pero Cable sabía que en cuestión de segundos esto sería diferente. Una
batalla a niveles más allá de lo físico.

—Has estado con una mujer, dijo Fane con la ira rugiendo a través de él,
mezclándose con su hambre, con su calor, mientras finalmente despejaba la maraña
de muebles caídos y cubría a Cable debajo de él, sin molestarse en limitar la fuerza
hacia un humano como era su costumbre cuando estaban jugando. Preguntándose
en ese instante por qué se molestaba en absoluto a limitarse cuando se trataba de
Cable.

¡Mierda! Una mujer. Su olor estaba sobre todo Cable. Reclamándolo, Fane se
burló del conocimiento de que Cable había estado con otra persona. Eso hizo a él ir
más cerca de Cable si no actuaba para que se quedara.

73
El Club de las Excomulgadas
Fane lo golpeó. Llevando sus colmillos al cuello de Cable en un instinto
primitivo de tomar lo que quería. Lo que su alma gritaba que necesitaba.

La fiebre del calor de la sangre de Cable era una recompensa en sí misma. Y se


hartó de ella. Tomando tanto que el corazón de Cable brincó en alerta antes de que
Fane se detuviera y se abriera su propia muñeca, presionando la vena brotante a los
labios de Cable y obligándolo a beber. Sólo una mínima parte de la cordura de
Fane lo mantenía apartado de follar a Cable, sólo el eco de las palabras de Domino,
puedes tener a Cable, así como a una kadine si lo manejas correctamente, impidiéndole
comprometerse sexualmente con Cable.

—Podría terminarte ahora—gruñó Fane con la ira y el dolor aún dentro de él.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Unidos por la lujuria. Él estaba muy duro. Su erección se presionó contra Cable. —
Una follada es todo lo que tomará.

Cable hizo un gesto con la boca en la muñeca de Fane.

—¡Cristo! Quítate de encima.

— ¿Qué tanto la deseas?

—¡Suéltame y te lo diré!

Cable cerró los ojos contra la lujuria que lo estaba hundiendo, quemando por
sus venas mientras la lava de su corazón tronaba en su pecho. Si Fane no se bajaba
de él empezarían a follar como locos. Y no terminaría ahí. Dos noches más. Dos
tomas de sangre y su vida estaría ligada por completo a la de Fane.

Ayer lo hubiera recibido. Pero hoy...

Tal vez todavía pueda funcionar con él. Si no te veo en Ashburg...

La imagen de los expresivos ojos de Kiziah y su dulce sonrisa le dieron la


fuerza para empujar a Fane lejos. Sentándose y asegurándose de que había cierta
distancia entre ellos. ¡Mierda! Fane era un vampiro completo ahora. Había estado

74
El Club de las Excomulgadas
alrededor de suficientes como para reconocer cuando un dhampir había pasado a
través de la transformación.

Cable se frotó el lugar donde Fane lo había mordido, se quejó cuando el placer
irradió de él, yendo a su pecho y haciendo que pene pulsara y goteara. Un calor se
doblaba en sus bolas y alrededor de su eje de manera que su mano bajó para cubrir
su erección.

Un silbido de Fane le advirtió que no estaban fuera de peligro. Mierda. Apenas


podía creer que lo había detenido en absoluto.

— ¿Quién es ella? Preguntó Fane con los ojos brillantes de emoción salvaje y
Cable escuchó el dolor debajo de la rabia en la voz de Fane.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


La culpa enfrió algo de deseo de Cable. Del recelo. Pero Fane reconocería el
olor de Kiziah tan pronto como llegaran a la feria psíquica.

—Su nombre es Kiziah. Te gustará.

—Será mejor que así sea. —Fane se movió con sus fosas nasales abiertas,
reduciendo la distancia entre ellos. —Si la deseas, Cable, entonces la haré mi
kadine. Sus labios se apretaron contra los de Cable firmes, duros en un beso antes
de añadir—Y te convertiré al mismo tiempo. No tengo el lujo de esperar y los
padralls nunca sancionarán lo que deseo.

El corazón de Cable se sacudió en su pecho. La incredulidad y la esperanza


lucharon en su interior. Su pene se levantó, con su excitación escapando de la
punta mientras su fantasía anterior de tener a Kiziah acurrucada entre él y Fane y
volvía en un apuro.

—Nunca lo lograrás.

—Estás equivocado. Uno de los antepasados de Domino tuvo a una kadine y


un acompañante varón.

— ¿Domino sabe cómo se las arregló su ancestro?

75
El Club de las Excomulgadas
—Los registros de los Santori se encuentran en posesión de tu orden. Puedo
aguantar el tiempo suficiente para que los consultes. —Sus ojos se encontraron con
Cable. —Te puedo dar mucho tiempo. Pero ahora que hemos hecho el primer
intercambio, las hierbas no frenarán mi necesidad por mucho tiempo.

Por un momento interminable la conciencia de Cable trató de imponerse sobre


él. Un beso, una caricia, una muestra de buena voluntad y Fane no podría esperar.
Todo lo que les tomaría sería una follada, ahora que habían intercambiado sangre,
Fane estaría sexualmente unido a él. Kiziah estaría a salvo entonces, pero él la
perdería. Fane y él perderían la oportunidad de tener hijos.

¡Mierda! Era una locura tenerlo en cuenta. Era una locura negarse.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


¡Cristo! Era la integridad que había anhelado, mientras yacía en los brazos de
Kiziah. La escena que había imaginado, a Fane en la cama con ellos, los tres
juntos.

Las palabras de Madame Helki resonaron en la mente de Cable. Has llegado a un


punto de inflexión, a un lugar con muchos posibles y una oportunidad para una gran
felicidad. ¿Lo habría adivinado? ¿Habría visto realmente esa posibilidad en su
futuro? ¿O estaba simplemente utilizando la lectura como una excusa para suprimir
su conciencia y hacer una captura de su felicidad?

—Saldré esta noche, dijo Cable, poniéndose de pie y ofreciéndola una mano
para tirar de Fane. —Pero tenemos que hablar primero.

*****

Kiziah enganchó el remolque a la Suburban, tratando de no verlo como algo


más que una preparación necesaria. Ya fuera que Cable regresara o la llamara para
decirle que habían funcionado las cosas entre él y Fane, tenía que estar en camino
mañana.

Frotó la mano sobre su corazón, tratando de suavizar algunos de los dolores


allí. No se arrepentía de haber pasado un solo momento con Cable, pero sabía que

76
El Club de las Excomulgadas
pasaría mucho tiempo antes de que invitara a otro hombre a Airstream, o se fuera a
casa con uno.

La verdad es que no estaba hecha para el sexo casual. No podía separar su


cuerpo de su corazón y mente. Y la noche con Cable la había hecho darse cuenta de
lo vacía que era su vida ahora que su madre se había ido, cómo simplemente seguía
haciendo lo que siempre había hecho: viajar por todo el país, sin detenerse a
considerar si era o no era el estilo de vida que ella quería en lugar de la única que
conocía.

Pensó en el sueño que la había enviado a la tienda de Madame Helki. Acerca


de la carta de su presente, El Ermitaño. Y supo con certeza que estaba lista para un

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


cambio.

Tal vez no con Cable, a pesar de que su pecho creía firmemente en la


posibilidad de no volver a verlo. Pero no podía esperar que él y Fane estuvieran
permanentemente separados cuando era obvio lo mucho que Cable se preocupaba
por Fane.

Había sido una cobarde al no haberle hecho preguntas. Deseaba haberlo hecho
ahora sabía lo que estaba a punto de romper.

¿Y si era sobre mujeres? Tal vez Cable necesitaba ambos, a un novio y una
novia, mientras que Fane no.

La cara de Kiziah enrojeció con calor. Su cuerpo reaccionó, su imaginación se


llenó de imágenes compartiendo a Cable con otro hombre, de ver a los dos
hombres.

Se rió, un pequeño sonido de diversión teñido de tristeza. Tal vez era algo
bueno que ella le hubiera preguntado a Cable cómo se veía Fane. Tal vez era mejor
si no supiera nada más sobre ellos dos.

La soledad de la que había estado escapando anoche ya estaba de vuelta, con


un lugar hueco más grande, expandiéndose con esperanza y por el tiempo que

77
El Club de las Excomulgadas
había pasado con Cable. Acarició ligeramente el collar atrapa-sueños, su forma le
recordaba la carta que representaba su futuro. La Rueda de la Fortuna. Muy pronto,
la oportunidad se presentará. Un destino no previsto, incluso por aquellos que te llevarán a su
mundo.

Kiziah se permitió fantasear con lo que su mundo significaría el mundo de Fane


y Cable, los amantes serían Cable como había aparecido durante la visita de él a la
tienda de Madame Helki, supuesta a la carta de su futuro, había un enlace
simbólico, una conexión mística con raíces en el sueño que la había enviado a la
feria primero.

Sólo a regañadientes hizo sus fantasías y esperanzas a un lado y tomó su celular

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


de repente sintiendo nostalgia de una voz familiar. Un placer sorprendido la llenó
cuando se enteró de que Margo y Walt, una bruja y un brujo que había conocido
toda su vida, estaban en la ciudad, retrasados debido a que habían sido invitados a
una reunión importante en el Aquelarre.

—Ven a jugar cartas con nosotros—dijo Margo, tan pronto como se enteró de
donde estaba acampando Kiziah. —¡De hecho, insisto! Walter está en camino para
recogerte en este momento.

Y Kiziah no protestó. Reunió varios de sus atrapa-sueños para regalarlos en el


Aquelarre que era el anfitrión de sus amigos, luego se fue del casi abandonado
campamento, alegre de las largas horas hasta que ella oyera de Cable el tiempo
pasando un poco más rápido.

*****

Fane paseó por el corto trayecto de Airstream, con las emociones a través de
él a cada paso. El aroma de Cable estaba en todas partes. Mezclados con el de
Kiziah. Superpuesto con el del sexo.

Aun sabiendo lo que podía esperar, Fane había sentido una oleada de dolor
cuando se había dejado caer en el remolque y encontrado el persistente aroma de la
pasión, la realidad de que Cable había estado verdaderamente con otra persona. En

78
El Club de las Excomulgadas
ese momento había tenido la tentación de irse, de merodear por el campamento por
su presa. El hambre le susurraba al oído que la sangre lo calmaría, que podría llenar
el hueco de los lugares en su alma.

Había girado y dado un paso hacia la puerta con un rápido movimiento


agitando el aire en los límites pequeños de la casa rodante y enviando a los atrapa-
sueños a bailar delante de las ventanas. Eso era lo que le había llamado la atención
en un primer momento, pero luego su mirada había bajado y había visto la
fotografía.

Ahora estaba muy duro, sin saber si era el recuerdo persistente de la presencia
de Cable aquí o la posibilidad de reclamar a una novia lo que tenía su pene lleno y

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


dolorido por correrse.

Kiziah. Cable no le había mentido cuando le había dicho que era hermosa.

Pelo rubio color miel y ojos oscuros, casi negros. Una mezcla de sensualidad
tentadora, suavidad y dulzura.

Fane tomó la fotografía y la estudió de nuevo, viendo los detalles de manera


más clara a la luz de la luna, mientras la mayoría de los del tráiler volverían durante
el día. Ella estaba de pie hombro con brazo con otra mujer, su madre ambas
sonriendo a la cámara, en la paz en el momento, ninguna de ellas sabiendo lo que
estaba por venir.

Él se dolió por ella. Por sí mismo. Cable le había dicho que anoche había
marcado el primer aniversario de la muerte de su madre. Fane también conocía el
dolor. No sólo por una madre. Sino también por un padre. Por un hermano. Los
dos últimos casi imposibles de matar, aunque Fane sabía que incluso si hubiera
sabido eso en el instante antes de que el coche en el que estaban se convirtiera en un
infierno, incluso si hubieran tenido esa fracción de segundo para convertirse en
niebla, en partículas en el aire, ni su padre ni su hermano hubieran abandonado a
su madre.

79
El Club de las Excomulgadas
La necesidad de venganza quemó el intestino de Fane. El pensamiento de los
últimos segundos de su familia, la imagen de los tres juntos, debatiendo los méritos
de una obra de teatro, como eran propensos a hacer después de un show, le quemó
la mente y el corazón y el alma.

La ira cruzó por Fane. ¿En qué habría estado pensando Cable al permitirle a
Kiziah permanecer en la casa rodante donde una sencilla bomba o un aerosol de un
arma automática podrían matarla? ¿Y qué si había llamado a Domino? A pesar de
que a Domino le gustaba pensar que era invencible, era sólo un dhampir.

El recuerdo de la diversión de Domino cuando Fane llegó al campamento sólo


para saber que Kiziah se había ido aún le dolía. Su obvio disfrute por la furia y la

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


posesividad de Fane por una mujer hizo que Fane esperara estar allí para presenciar
la transformación de Domino. Para ver como Domino sucumbía al calor y tomaba
a una compañera.

Y, sin embargo, a pesar del humor a menudo abrasivo de Domino, Fane daría
un paso adelante en un latido si Domino necesitara de su ayuda. Igual que él sabía
que Domino lo haría por él, con su conversación de despedida añadiéndose a la
deuda de Fane.

Una vez que ella llegue, seguiré haciendo guardia mientras los dos se conocen mejor....
Pero confío en que no querrás permanecer aquí por mucho tiempo.

¡No puedo creer que Cable la dejara aquí para empezar!

¿Tendría que haberla llevado a su casa, como a un gato callejero? ¿Tendrías que haberle
dado la bienvenida con los brazos y la bragueta abiertos?

La llevaré de vuelta a la casa tan pronto como sea posible.

Llámame y te ayudaré. He tocado su mente antes y, aunque salió de mi compulsión antes


de lo previsto, puedo ayudarte en llevarla a tu casa sin su conocimiento. Lo mejor sería tomar
su coche y el remolque también, para no dejar nada de ella detrás que los Creyentes pudieran
encontrar.

80
El Club de las Excomulgadas
Fane bajó la fotografía y se alejó de ella calmándose. El pasado tenía que
dejarse de lado, al menos por esta noche. Él tenía que estar en control cuando
conociera a su futura kadine. No correría el riesgo de intercambiar sangre con ella
esta noche, ni estaría tentado a alimentarse de ella. No hasta que Cable regresara
con los resultados de su investigación.

Él la follaría entonces. Reclamaría su cuerpo y no quería esperar la llegada de


Cable para hacerlo. Establecería las reglas del juego de su relación con Kiziah esta
noche, montándola hasta que fuera totalmente sumisa, hasta que reconociera que él
era el maestro, a pesar de que era mucho más complejo que simple lo que la palabra
implicaba. Con el tercer cambio de sangre de los tres, serían casi uno. La felicidad
de Kiziah se convertiría en su felicidad. Su miseria sería la suya propia también.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Casi no había separación entre un vampiro y su kadine y en el caso de Fane, no
habría casi separación entre él y Cable, a pesar de que había poca preocupación
acerca de esa relación.

Era diferente con Cable. Los instintos primitivos antiguos de Fane, sus
antepasados alienígenas lo excitaban, pero eran fáciles de superar, reconociendo
que Cable no era un medio para el futuro, un medio para una nueva generación.
Hasta la cercanía de la Transformación, había sido bastante fácil alternar que él era
un compañero dominante y con un poco de esfuerzo, con una confianza construida
durante los últimos dos años, Fane pensó que podía volver al lugar donde habían
estado antes, a una relación de iguales.

El amor se movió por Fane por los sacrificios que Cable estaba dispuesto a
hacer para estar con él. Por la profundidad del cuidado de Cable y por su
compromiso.

El padre y los hermanos de Cable podrían huir de sus decisiones. Y en la unión


de su vida con Fane, Cable podría estar renunciando a la posibilidad de engendrar
hijos propios, aunque tal vez los registros de la Santori dirían lo contrario. De todos
modos, el cuerpo de Kiziah sería alterado por los intercambios de sangre,
haciéndola tan alienígena como humana con el fin de que las semillas de Fane
echaran raíces para que los niños de Fane puedan crecer allí.

81
El Club de las Excomulgadas
El deseo se precipitó al pene de Fane con el pensamiento de niños. Pero con la
misma rapidez, la lujuria por el sexo se convirtió en sed de sangre, de su cuerpo
ajustado, preparándose para el ataque mientras un coche se detenía delante del
tráiler, abriendo las puertas y dos personas saliendo. Una mujer que sólo podía ser
Kiziah. Un hombre que no era Cable.

Los colmillos surgieron por impulsos primitivos y amenazaron con desbordar a


Fane, con obligarlo a actuar sin pensar. Exigiéndole destruir cualquier
competencia, cualquier cosa que pudiera interponerse en el camino de reclamar una
novia, a su kadine, a una compañera.

Kiziah se estremeció cuando se acercó a Airstream, con sus pasos más lentos,

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


con un repentino miedo atrapándola, con la presencia misteriosa de lo sobrenatural
haciéndola sentir reacia a ir dentro de su casa.

—No me gusta verte estacionada en un campamento casi vacío como este—


dijo Walt, con su mano moviéndose para descansar en su hombro. —La gente que
nos ha dado posada a Margo y mí no le importaría un auto más en frente de su casa
durante la noche. Y si vuelves, podrías jugar un par de rondas de cartas.

Kiziah dio unas palmaditas en su mano.

—Estaré bien, Walt. Honestamente. Sabes mamá y yo acampamos aquí un


montón de veces. Y no está completamente desierto.

Las cejas de Walt se juntaron, mientras se detenían frente a la puerta.

—Hay una presencia aquí. ¿Sientes eso, Kiz?

Casi deseó que Walt no hubiera dicho nada pero respondió:

—Sí.

—Lo he sentido antes—él la sorprendió diciendo.

— ¿Es algo bueno o malo?

82
El Club de las Excomulgadas
Él se tomó un largo tiempo para responder.

—No estoy seguro. Sucedió ayer por la noche, mientras el Aquelarre estaba
reunido en un círculo. Sentí su presencia justo antes de un torrente de increíble
magia y poder. Nunca había experimentado nada igual, ni siquiera durante las
ceremonias donde hicimos sacrificio.

—Estaré bien, repitió ella,—y los veré a ti y a Margo en Ashburg mañana.

Walt jaló a Kiziah contra él en un abrazo feroz. Ella le devolvió el abrazo luego
lo vio entrar en su coche antes de abrir la puerta y se movió dentro de Airstream.

Fane no le dio tiempo de sentir pánico. Ni de gritar o correr. La inundó con las

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


feromonas de su especie, una potente mezcla que volvía a los humanos aturdidos,
presas fáciles, sencillas.

—Ven a mí—ordenó él viendo por qué Cable había caído tan completamente
bajo su hechizo. Ella era exquisita, elegante y con suaves curvas, ligera en todos los
lugares en dónde ellos eran duros.

Kiziah se movió hacia él, con su esencia alcanzándolo primero, girando


alrededor de él, mezclado con el de Cable y recordándole que ella no era una presa
para ser usada y olvidada. Recordándole que a Cable le importaba no sólo que
Fane la tomara sino también sobre su disposición a tomarlo a él.

Era algo bueno para todos que el hombre que la había traído a su casa fuera
sólo un amigo. De lo contrario Fane no hubiera encontrado la fuerza para controlar
los instintos alienígenas rugiendo a través de él. No habría podido encontrar ese
pequeño trozo ilusorio de lo que había quedado después de la transformación
humana, la conciencia provocada por el amor de su una vez humana madre y el
conocimiento de que ella no aprobaría que él tomara a una mujer contra su
voluntad, lo que obligó a su atención a ir a la que no se le había ofrecido a él.

—Soy Fane—dijo él reduciendo sus feromonas y dejando que poco a poco


Kiziah saliera a la superficie del hechizo que la tenía.

83
El Club de las Excomulgadas
Kiziah parpadeó, tratando de superar la confusión y la lujuria que la
inundaban. ¿Lo había invitado a entrar? No podía recordar haberlo hecho, y sin
embargo ahí estaba. Ella miró hacia la cama, casi esperando ver descansar Cable
allí.

— ¿Dónde está Cable?—preguntó ella con su corazón comenzando a correr.

—Él se unirá a nosotros cuando pueda.

Ella se estremeció, no estando segura de que quería estar a solas con Fane.
Preguntándose por qué estaba aquí en absoluto. Había algo en él que le daba
miedo, que le provocaba un instinto primario de huir ante la presencia de un
depredador mortal.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Kiziah trató de dar un paso atrás, pero no, la idea de irse se fue casi tan
rápidamente como llegó. El temor retrocedió, adentrándose en su interior hasta que
estuvo enjaulado e ignorado en favor de la lujuria sobre ella. Las imágenes de Fane
empujando su pene en ella llenaron su mente, su cara se calentó y sus pezones se
endurecieron, enviando sangre a moverse a su clítoris y labios.

Una parte de ella sabía que lo que estaba sintiendo no completamente se


originaba dentro de ella, y sin embargo no se resistió a las fuertes sensaciones.
Estaba fascinada, perdida mientras Fane le acariciaba la mejilla. Pero cuando su
mano se movió más abajo, para tomar su cuello sus latidos se sintieron contra su
palma, con su temor aumentando violentamente, tratando de romper sus
limitaciones, llevando a su ritmo cardíaco hasta ser un trueno en sus oídos, siendo a
la vez una canción de sirena y una maldición para Fane.

Fane apenas se contuvo mientras luchaba por evitar que sus colmillos se
extendieran. El miedo era un afrodisíaco fuerte en los de su especie. El atractivo, la
facilidad con la que se convertía en una adicción en sí misma era parte de la razón
por la cual las leyes se ponían para prohibirles a los vampiros completos matar a
sus presas por lo cual les quitarían la vida, alimentándose de ambos, de su sangre y
de su miedo. No podían permitirse el lujo de que su existencia fuera ampliamente

84
El Club de las Excomulgadas
conocida, sobre todo ahora, en un mundo con tecnología avanzada. Su tipo no se
reproducía tan rápidamente para poder permitirse la pérdida de sus mujeres e hijos.
No eran tan indestructibles como lo habían sido una vez.

Había ido allí enojado y lastimado a pesar de que sabía que perder el control en
la ducha, primero mordiendo a Cable, después diciéndole que necesitaba a una
kadine había sido el catalizador para que Cable terminara en la cama de Kiziah.
Una parte de Fane había querido atacarla porque ella había reclamado un pedazo
de Cable para ella. Pero mientras la miraba, mientras su pene lo instaba a ir a toda
prisa y reclamarla, de conocerla de la misma manera en que Cable lo había hecho,
una pequeña porción de culpa se enfiló de su camino a su pecho para que no
encontrara satisfacción en su miedo.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Ella no había pedido ser llevada a su mundo. No se había preparado para eso.

A diferencia de su madre, que había sido creada y criada para ser la kadine de
su padre, que había recibido la sangre de su futura pareja en el parto y durante la
ceremonia de confirmación para que cuando llegara el momento, su cuerpo no se
quemara con el cambio sino que aceptara con facilidad su propia conversión. La de
Kiziah sería casi tan dolorosa como la transformación había sido para él. Ella
sufriría y él lo presenciaría, no pudiendo hacer nada para evitarlo.

Sé feliz, Fane. La frase suave de su madre se llevó parte de la rabia y dolor dentro
de él.

Aquí había una oportunidad de tener tanto a una kadine como a Cable. Aquí
había una oportunidad de ser feliz.

Ella era hermosa y él confiaba en el juicio de Cable, cuando se trataba de


mujeres. Y luego estaba el hecho de que su cuerpo respondía a ella. Su pene se
había desinflado, poco entusiasta ante la perspectiva de la búsqueda de una novia
entre las mujeres que habían sido criadas para ser kadines. Pero ahora estaba duro y
lleno, impaciente porque los pensamientos de Fane se pusieran al día con sus
deseos y aceptara lo que había sido obvio desde el momento en que Fane había

85
El Club de las Excomulgadas
pisado el interior de la casa rodante y aspirado su esencia, con la vista de la imagen
de ella. Ella era suya. Suya para follarla. Para criarla. Para compartirla con Cable.

Fane permitió que las feromonas la inundaran una vez más, obligando su
miedo retrocediera de nuevo para que su pulso fuera a un ritmo suave y constante
contra la palma de su mano. Él empujo su cuerpo al suyo, enterrando su nariz en su
sedoso pelo y respirándola.

—No tengas miedo—se encontró murmurando él mismo, permitiéndose un


momento de dulzura ofreciéndole tranquilidad. —Ahora estás a salvo de mí. —Él
chupó con sus labios su oreja. Su lengua trazó la delicada forma de su oreja. —
¿Nos imaginas juntos?—le preguntó dejando salir a la superficie su embeleso

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


aunque su voz era una seducción oscura en sí misma. — ¿Tú y yo? Después, ¿Con
Cable uniéndosenos?

—Sí—le susurró Kiziah tratando de recordar cómo había terminado en los


brazos de Fane, con sus pezones apretados y su vagina encendida, con su erección
presionada contra su vientre. Ella ni siquiera lo conocía y sin embargo lo deseaba
desesperadamente. No podía imaginarse alejarse de él.

Un gemido escapó cuando él la soltó, dando un paso atrás, con la expresión de


su rostro tan carnal que ella se estremeció en respuesta. Su propia necesidad era tan
grande que no dudó cuando él le ordenó que se desnudara.

Su ropa cayó con un suave susurro de la tela. Su mirada nunca dejó la suya,
aunque su corazón comenzó a tronar en su pecho una vez más mientras su
expresión se volvía más posesiva, cuando algo primitivo, ajeno brilló en sus ojos.

No había escapatoria para ninguno de ellos.

La visión de Kiziah de pie delante de él, desnuda y vulnerable, con su cuerpo


preparado con su calor más allá de lo que Fane había conocido. Más allá de lo que
hubiera imaginado que pudiera sentir por una mujer.

86
El Club de las Excomulgadas
En un instante él comprendió por qué era tan a menudo necesario contener a
una mujer en las primeras etapas de la reclamación y de hacer una kadine. Un
movimiento en falso, un indicio de que ella pensaba resistirse o huir, y él se
convertiría en poco más que un intento de someter a la bestia y de domesticar a su
compañera.

Con Cable podía suprimir la necesidad de dominar. No con Kiziah. Ese era un
grito con cada célula. Con una profunda necesidad. Una programación que no
podía ser ignorada.

—Súbete a la cama—gruñó él, tenso, una parte de él quería que ella lo


desobedeciera, la parte más sana, la parte conectada con Cable, rezando para que

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


ella hiciera lo que había pedido.

Ella dudó y su pene pulsó con anticipación, soltando gotas de excitación, una
lubricación lo ayudaría cuando se viera obligado a saltar y montar a su alrededor.

El fuego ardía en sus venas, un infierno que llenó su pecho y abdomen, cada
vez más intensa cuando su cabeza bajó en sumisión antes de moverse a la cama y
arrastrarse hacia él.

Él no se acordó de cerrar la distancia entre ellos o despojarse de sus ropas. En


un instante la mirada de ella fue a sus manos y rodillas, con su vulva mojándose, de
color rosa escondida entre sus muslos volviéndose el centro de su conciencia. El
centro de su existencia.

Él la inmovilizó, con su pecho contra su espalda, con su respiración saliendo


gruesa, con su mano empujando entre sus piernas para que su palma frotara su
montículo, vanagloriándose con las suaves curvas y con su pequeño clítoris, con su
piel desnuda y tirando suave de su vello púbico hacia abajo.

Era fácil ver ahora por qué Cable se había quedado en trance con ella,
encantado. Ella era exquisita. Intoxicante.

87
El Club de las Excomulgadas
Las encías de Fane le dolieron con la necesidad de que sus colmillos
descendieran, para perforar su cuello para poder tener su sangre, al mismo tiempo
que metía su pene en ella y bañaba su sexo. Él se obligó a negar su primera
necesidad, pero no pudo negar la segunda.

Con un gruñido, él la cubrió totalmente, utilizando los muslos de ella abiertos.


Su boca se fue a su cuello y hombros, besándola, mordiéndola, chupándola, con su
necesidad creciendo en ambos, hasta que ella cambió el ángulo de su pelvis lo
suficiente para que su pene la penetrara.

Con la sensación de su pene, resbaloso y caliente, con la lujuria rugiendo a


través de Fane, con una carrera salvaje que dejaba poco espacio a la reflexión. Sus

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


labios hicieron una mueca de éxtasis mientras él se empujaba dentro y fuera de ella,
utilizando el peso de su cuerpo para sujetarla, no porque tuviera que ser sujetada
sino porque el sello extranjero de sus antepasados estaba grabado tan
profundamente que no había forma de negarlo.

Él se empapó del calor febril de su piel a través de él, bebiéndose sus gritos de
placer y ahogándose con la esencia de su excitación, sabiendo como él que ninguna
otra mujer nunca lo satisfaría ahora.

88
El Club de las Excomulgadas

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Capítulo Siete
Cable contempló el estacionamiento del coche deportivo en la puerta de la
hacienda de su padre y caminó, pero luego lo pensó mejor. Eso sería aún más
sospechoso que llegar mucho después de que todo el mundo debería estar en la
cama e ir directamente a las bóvedas.

Si tenía suerte podría desaparecer en una hora, sin que nadie supiera que había
estado allí. Mierda. Aún estaba conmocionado. Una montaña rusa de esperanza y
de incredulidad. Casi incapaz de aceptar la posibilidad de que pudiera tener lo que
más quería. A Fane y a Kiziah.

89
El Club de las Excomulgadas
Se tocó el cuello. El placer aún irradiaba desde el lugar en su cuello donde Fane
lo había mordido, esta vez marcando a Cable, dejando una herida junto con la más
ligera insinuación de dos heridas punzantes. Le había tomado por siempre.

Cable se estacionó, moviéndose en silencio desde el coche a la casa,


deslizándose bajo las escaleras y tecleando la primera de una serie de códigos que le
permitiría el acceso a las partes de la casa de su padre reservadas para uso padrall.
Las áreas en las que ninguna mujer ponía un pie en forma rutinaria, aunque en el
caso de su madre, él sospechaba que sabía mucho de lo que sucedía en ese lugar sin
tener que visitar las salas de seguridad.

La culpa atacó a Cable. La aglomeración repugnante misma que había

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


experimentado de vez en cuando por su discusión con Fane. Sin embargo, tal como
lo había hecho en el coche, lo apartó.

Kiziah era la elección perfecta para ellos. Ella ya sabía de Fane y pese al hecho
de que no se había planteado convertirse en una kadine, se había criado entre
psíquicos e incursionado en lo sobrenatural. Podría manejar el conocimiento de que
los vampiros y los dhampirs existían. Y una vez que estuvieran unidos,
intercambiarían sangre no habría casi ninguna barrera entre los tres. Debían
conocerse más profundamente, más de lo que era posible para un humano. Podrían
llegar a saber los pensamientos de los demás y sus emociones a voluntad.

El calor llenó a Cable, inundando su memoria con los ojos suaves de Kiziah y
con su dulce sonrisa. Les perdonaría ella atraerla a su mundo. Y ellos pasarían toda
su vida asegurándose de que se alegrara de haberlo hecho.

Cable se detuvo frente a la puerta de la bóveda de la biblioteca donde los


registros habían sido mantenidos durante siglos, metiendo la última serie de
códigos y oyendo el chasquido que indicaba que el seguro se había desactivado, él
se movió dentro y vio el libro en el índice de cada volumen de historia. A los pocos
minutos puso varios pesados tomos delante de él, con todos los detalles de la
historia y del linaje Santori. Si sólo Domino pudiera haber tenido el nombre de un
antepasado, ni siquiera tenía una referencia a un período de tiempo...

90
El Club de las Excomulgadas
Cable suspiró y tomó un libro. Mientras había estado conduciendo, había
tenido mucho tiempo para pensar en cómo iba a abordar la tarea. Comenzó a
principios de los años de Julio César y siguió adelante, encontrando lo que buscaba
en ese año, mientras Roma ardía bajo el gobierno de Nerón.

El antepasado de Domino describía lo que había hecho con claridad,


probablemente viendo al padrall que diligentemente había escrito las palabras ya
traducidas como poco más que un escribano. Cable apenas pudo contener su
emoción al leer con tanta atención que no se percató de la presencia de su padre,
hasta que un fuerte sentido de premonición comenzó a ahogar su emoción.

¡Mierda! Él se estremeció cuando vio a su padre en la puerta, pero trató de

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


calmarse, casualmente cerró el libro, mientras decía:

—Estás despierto tarde.

—Como tú. Nadie mencionó que volverías. ¿Está el asunto con Matteo
arreglado?

—Sí. Sarael completó la transformación a kadine. Lo verifiqué temprano esta


noche. Están en camino de regreso a Italia ahora.

—Bien. —Su padre se movió para quedar de pie al lado del escritorio, con su
mirada viendo los tomos repartidos en la madera pulida. — ¿Estás investigando a
los Santori?

Cable se encogió de hombros, con la preocupación apretándose en su


estómago. No había ninguna buena razón para estar ahí en ese momento de la
noche.

—Domino está en la escena. Pensé en actualizar los registros, después tuve


curiosidad por saber qué tan cerca estaba del cambio y me desvíe.

Su padre asintió, pero algo en sus ojos sólo intensificó el temor en el intestino
de Cable.

91
El Club de las Excomulgadas
— ¿Y Fane? ¿Ha pasado a través de la transformación?

Cable no tuvo más remedio que decirle la verdad. ¡Mierda! ¿Por qué no había
mencionado a Kiziah tan pronto como había visto a su padre?

—Sí. Actualizaré los registros de Mercier ya que estoy aquí. —Él se removió en
su asiento, decidiendo una fracción de segundo tarde si era mejor que nada. —Me
gustaría tomarme algún tiempo libre. He conocido a una mujer. Alguien con quien
estoy en serio. —Las cejas de su padre se levantaron en silencio interrogantes hacia
Cable por lo que él continuó—Kiziah es su nombre. Creo que te gustará.

—Estoy seguro que lo hará. —Su padre se movió a la puerta, haciendo una
pausa. — ¿Cuándo cambió Fane?

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


—Ayer por la noche, cuando estaba de caza con Domino.

— ¿Domino le dio la primera sangre?

—Sí.

Su padre asintió una vez más.

—Te dejaré actualizar los registros entonces.

Cable trató de sentirse aliviado cuando su padre se fue. En cambio lo único que
sintió fue una sensación de muerte inminente. Joder, tenía que salir de ahí, pero
ahora tenía que retrasarse el tiempo suficiente para escribir algo en los registros.

Se levantó y se acercó a donde los registros Mercier habían sido dejados de


lado. Yendo inmediatamente al volumen de la crónica de la historia de Fane o de lo
que sabía de él. Los antiguos vampiros habían amado proporcionar información,
viéndolo como un testimonio de su importancia, de su invencibilidad. Los más
modernos se habían mostrado cautelosos, conscientes de cómo la información
podía ser peligrosa en un momento en que el ciberespacio estaba abierto a cualquier
persona.

92
El Club de las Excomulgadas
La puerta se abrió mientras Cable colocaba el tomo en el escritorio. Esta vez no
hubo manera de mantener la ilusión de que todo estaba bien.

Su padre entró, junto con sus tres hermanos mayores. Cualquiera de ellos era lo
suficientemente grande y suficientemente fuerte para evitar que Cable saliera de la
habitación, los tres juntos eran un equipo de demolición.

—Podemos hacerlo de forma fácil o por las malas, hijo. Quítate la camisa.

¡Cristo! Cable cerró los ojos brevemente. No se defendería, no tenía sentido


decir una palabra o tratar de evitar el edicto de su padre. Nunca habían oído una
cosa de lo que él les había dicho y aunque fuera lo suficientemente estúpido como
para resistirse le arrancarían la ropa y lo golpearían a palos si era necesario, si

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


pensaban que estaban salvándolo de la desgracia y del error de un siglo.

Él se quitó la chaqueta y la camisa, cubriendo la parte de atrás de la silla y se


quedó de pie derecho mientras su padre merodeaba a su alrededor, mientras sus
hermanos continuaban bloqueando la puerta.

— ¿Sólo hicieron un intercambio?—Preguntó su padre sabiendo que la


presencia de la marca significaba que su sangre había sido compartida.

Cable murmuró entre dientes. Lo obligarían a desnudarse completamente si


creían que estaba mintiendo.

—Sí, uno solo. —Y porque sabía lo que venía y que Kiziah podría ser su única
oportunidad de escapar añadió—Fane no está sexualmente unido a mí. Perdió el
control cuando se enteró de que había estado con Kiziah, pero lo recuperó antes de
ir más allá.

Su padre se agachó y recogió la camisa y la chaqueta de Cable, tomando el


celular de Cable y poniéndolo en su bolsillo antes de levantar el volumen de la
historia Mercier.

93
El Club de las Excomulgadas
—Has estado diciendo por años que deberían entrar todos los registros en la
computadora. Tal vez repasar el pasado a medida que metes los datos te abra los
ojos a lo que los vampiros son realmente. Permanecerás aquí hasta que determine
que es apropiado para que puedas salir de la finca.

Cable había esperado tanto. Recogió las crónicas Santori porque no tenía
manera de saber qué parte de su historia su padre era consciente, y no tenía
intención de hacerle tropezar con la misma información que lo había llevado a la
finca. Una medida de alivio se estableció en el pecho de Cable, cuando se le
permitió llevar los libros, con sus hermanos escoltándolo, bloqueando cualquier
posibilidad de escapar de su padre mientras se abría camino a una habitación que
rara vez se utilizaba, en verdad, una celda de detención.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


—Duerme, hijo. —Hablaremos más en la mañana, dijo su padre antes de cerrar
la puerta con el sonido de un cerrojo con llave en su lugar llenando el silencio
dejado tras de sí.

*****

Kiziah despertó con la misma desorientación, con el alargamiento de la


realidad misma que había experimentado anoche, cuando había dejado la feria sin
ser conscientes de lo que había hecho. Sólo que esta vez, en lugar de encontrarse en
la calle, en dirección a su coche, se encontró en una habitación extraña, en una
cama extraña, con un hombre que no se acordaba haber conocido, a pesar de que
sabía quién era y lo que habían hecho juntos en Airstream.

— ¿Dónde está Cable?—Preguntó ella de pronto necesitando estar con él,


necesitando respuestas, necesitando…

Fane cubrió el cuerpo de Kiziah con el suyo propio, inundando sus feromonas
con apenas lo suficiente para aliviar su ansiedad y suprimir su pánico creciente.

94
El Club de las Excomulgadas
—Estará aquí pronto—dijo él antes de apretar los labios en los de ella y exigirle
con su lengua.

Odiaba la necesidad de su pasión con el fin de controlar su miedo, pero no


había manera en que pudiera permitirle escapar o permanecer en la casa rodante,
ahora que había empezado a soñar con el momento en que se convirtiera en su
kadine. Todavía lo sorprendía lo mucho que la deseaba. Mientras su pene se
llenaba de sangre y de necesidad con sólo mirarla, mientras el olor de ella, la
suavidad de su piel y sus curvas femeninas eran un potente atractivo.

La atracción crecería en intensidad después del primer intercambio de sangre,


después de que él y Cable la tomaran al mismo tiempo, con su pene frotando uno

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


contra el otro en las profundidades de su cuerpo, mientras follaban. Por el
momento, las feromonas reducían su miedo e inhibiciones, pero Fane quería creer
que sus respuestas no eran sólo el resultado de su embeleso. Quería creer que lo
encontraba tan embriagador como él la encontraba.

—Más—susurró Kiziah abrazando la niebla de ensueño que le hacía parecer


perfectamente normal estar en la cama con Fane. Ella había fantaseado con eso,
¿No era así? Se había preguntado si la adivina había visto un futuro que incluía
tanto a Fane como a Cable.

Ella se movió inquieta debajo de él. Envolviendo sus piernas alrededor de su


cintura mientras ponía sus brazos alrededor de su cuello y levantaba su cara por un
beso, saboreando la manera que él tomó el control de inmediato, utilizando su
lengua para forzar su propia sumisión. Usando la dureza y el peso de su cuerpo
para afirmar su dominio.

—Necesito más—susurró ella mientras el beso terminaba, inclinando la pelvis


con el fin de atraerlo a entrar en ella de nuevo.

Fane se estremeció mientras ella empapaba su pene con su excitación. El calor


hacía estragos en él, exigiendo que le diera a Kiziah lo que estaba pidiendo y algo

95
El Club de las Excomulgadas
más. Llevar sus colmillos a su cuello suave y darse un festín con ella mientras la
follaba.

Con un gemido se levantó a sí mismo por lo que ella quedó sentada a


horcajadas, restregando su pene y testículos contra su vientre haciéndolo casi
ceder. Ella gimió una protesta dándole un tirón a su pene en señal de protesta.

Él no confiaba en sí mismo con su boca cerca de ella, si ella lo envolvía en sus


brazos y piernas, lo rodeaba con su aroma y deseo, hábil como era pediría más de
él. Estaba demasiado cerca de reclamarla por completo. Una gota de sangre, e
incluso su amor por Cable no le impedirían unirse sexualmente a Kiziah. Los
instintos de sus antepasados alienígenas, la necesidad de sobrevivir y procrear era

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


demasiado fuerte, estaba demasiado profundamente programada en las células de
Fane.

Tenía que resistir la tentación que ella representaba, al menos hasta que Cable
regresara. Y entonces él mismo se hundiría en su garganta. Podría disfrutar la
increíble carrera que vendría con un intercambio de sangre.

Y sin embargo, necesitaba ayuda. Su pene gritaba por sentir su húmedo calor.

—Por favor—susurró ella levantándose sobre los codos y con Fane centrada en
su boca. Sus labios estaban hinchados por sus besos.

Él se levantó de la cama en un movimiento fluido, con su mano yendo a su


pene, con su mente preparado para darle la orden si era necesario, pero después de
una pequeña protesta ella gimió por su partida, ella llegó a él por su cuenta,
cayendo sobre manos y rodillas, con la delicada línea de su columna y la curva de
sus nalgas llevando más sangre a un pene que estaba llena hasta el punto del dolor,
con sus pelotas ya pesadas y llenas.

—¡Sí!—Dijo él entre dientes con sus colmillos alargándose con el primer toque
de los labios en su pene, con sus manos yendo a su cabeza, con sus dedos a través
de su pelo rubio, estabilizándola, sosteniéndola en su posición mientras una de sus
manos tomaba su saco y la otra rodeando su eje.

96
El Club de las Excomulgadas
Su tacto era diferente al de Cable, más suave, más tierno y sin embargo, en
cuestión de segundos Fane sabía que siempre querría la sensación de sus manos y
su boca en su pene. Ella lo apretó, jugando con él, atormentándolo, negándose a
concederle la liberación que necesitaba hasta que fuera cubierto por ella, gimiendo
de éxtasis, temblando bajo el látigo de su lengua, gritando mientras lo chupaba,
manipulaba sus testículos y exploraba la sensible piel, con la punta de su dedo
llegando cerca de su puerta trasera, lo que le hizo antojar la presencia de Cable,
haciéndolo fantasear con tener a Cable penetrándolo mientras Kiziah lo complacía.

Con un gemido Fane apretó su cabello, tratando de conducirse más profundo


en su garganta, deseando que se lo tragara, que lo tomara todo y todavía abogara
por más. Y sin embargo, ella se resistió, advirtiéndole con la presión de sus dientes

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


contra su pene hinchado que no se apresurara, con su pequeño desafío elevándose,
llevándolo peligrosamente cerca del punto en el que perdería el control.

Ella hizo caso omiso de sus órdenes hasta que él jadeó, con sus nalgas
apretadas, con sus puños cerrados y moviéndose en su pelo, con su cuerpo tenso.
Hasta que estuvo a un suspiro de distancia de la barbarie, a un temblor de
simplemente abrumarla con su fuerza física. Y luego tuvo que ceder, dejar que lo
empujaba contra la parte trasera de su garganta al tragarlo. Recapitulando una
orden en lugar de rendirse. Pero él no podía evitar que su cuerpo la obedeciera, no
evitar que su simiente dejara de quemar a través de su pene en una carrera de lava
caliente que lo dejaba mareado, por un momento débil, saciado. Suyo de una
manera en que nunca había pertenecido a ninguna mujer.

Él gritó cuando su boca lo dejó, con sus caderas empujándose, con su pene
comenzando a llenarse, deseando disfrutar del dulce tormento de su boca. Ella se
rió, un sonido ronco de poder femenino que despertó sus instintos primitivos y llevó
su necesidad de dominar a estrellarse a través de él, una bestia dejada escapar de su
jaula aunque él mantuvo su control.

Fane cayó sobre ella entonces. Cubriendo su boca con la de ella, con su lengua
empujando agresivamente la de ella, con sus manos depositadas en el colchón.

97
El Club de las Excomulgadas
Él sabía que debía atar sus muñecas y tobillos a la cama como una salvaguarda
contra su propia hambre, pero deseaba que Kiziah aceptara estar atada sin los
efectos calmantes de las feromonas. Deseaba que Cable se presentara para
compartir esos primeros momentos de absoluta confianza, cuando se permitiría
quedarse totalmente indefensa.

Él se montó sobre el borde del control, bebiendo sus gritos de placer mientras su
cuerpo sostenía al suyo a la cama. Con sus gemidos y súplicas alimentando la parte
primitiva de su alma.

Ella era suave y resbaladiza, absolutamente fascinante. Suya. Y el deseo de


marcarla se hizo insoportable.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Él dejó su boca, deleitándose en su camino mientras ella se arqueaba hacia
arriba, ofreciéndole sus pechos mientras la atormentaba besando su cuello antes de
moverse más abajo, lamiéndola y mordiéndola, chupando sus pezones que eran
muy diferentes a los suyos o a los de Cable. Él había pensado en enterrar su cara
entre sus muslos, pero mientras ella se retorcía contra él, con su cuerpo en un
infierno de necesidad, cediendo a sus ruegos, haciéndola llegar al orgasmo una y
otra vez con su boca y dientes en sus pezones, con su pene en el borde duro de su
pequeño clítoris.

Sólo cuando ella estuvo muy débil debajo de él cubrió su cuerpo por completo,
presionando su pene en su calor húmedo y en su misterio femenino, con su propia
respiración saliendo intercalada más rápido tratando de ir más despacio, de
saborear la sensación de ella. Pero en tan sólo un gemido, un solo “Por favor,
Fane”, y él no podía hacer otra cosa que darle, de empujarse fuerte y rápido con su
propia liberación arrancándose de él cuando se vino, arqueándose, yendo más
profundo, con su puño apretado de músculos de su interior apretándolo sin piedad
hasta que estuvo totalmente vacío de semillas. Y aun así, no quería dejar el cielo de
su cuerpo.

98
El Club de las Excomulgadas
Él se desplomó, cambiando su posición de modo que su pene quedara
incrustado en el canal de Kiziah mientras ella se acurrucaba contra él, con un
pequeño suspiro escapándosele mientras caía en un profundo sueño.

El calor seguía presente, instándolo a la reclamara por completo. El hambre


hizo eco de su deseo. Sin embargo, con su relajado sueño y sus pensamientos llenos
de preocupación por Cable, Fane pudo resistir la llamada de sus antepasados. De
resistir la tentación del intercambio de sangre.

Se acercaba el amanecer. Podía sentir el sueño cernirse sobre él.

Cable debería haber llamado por ahora, aunque sólo fuera para decir que
todavía no había encontrado la información que estaba buscando. Cable habría

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


llamado para saber si Kiziah estaba bien, segura y para satisfacer su curiosidad
sobre la reacción de Fane hacia ella.

Fane pasó su mano por su espalda de ella antes de enredar los dedos en su
sedoso pelo. Su preocupación se hizo más profunda. Era demasiado fácil adivinar
la razón del retraso de Cable.

Sin duda el padre de Cable habría visto la marca de su mordida y habría


restringido los movimientos de Cable con el fin de hacer imposible que tuvieran su
segundo y tercer intercambio de sangre. Si Cable no fuera padrall, entonces un
cambio por sí solo sería suficiente para que Fane hiciera valer sus deseos. Pero la
relación entre el vampiro y el servidor era compleja, más aún por la riqueza y el
poder, por el conocimiento que los padralls habían ganado en siglos. Fane dudaba
que prevaleciera en un reto hasta después de que el tercer cambio se hubiera hecho.

Su estómago se retorció de furia, de desesperación, de frustración. Estaba tan


cerca...

Kiziah hizo un sonido de angustia en su sueño, como si sintiera su agitación y


el corazón de Fane experimentó una sacudida de calor. Él nunca había pensado
que tendría un gran placer con una mujer, que no fuera para una follada rápida,
una versión que no requería inversión de tiempo y emoción. Pero una noche con

99
El Club de las Excomulgadas
ella y él supo que disfrutaría tener a una kadine, de tenerla durante los siglos que
tuvieran por delante, aunque eso no disminuía su deseo por Cable.

La mano de Fane se deslizó a bajo, pasando y acariciando su espalda, sabiendo


que ella era la clave para la libertad de Cable. Y sin embargo, no podía obligarla a
actuar. Sólo tenía la capacidad de un vampiro de cautivar, de difuminar su
memoria a corto plazo con el fin de someter a su presa y de alimentarse.

Con frustración Fane se concentró en un cuchillo de mango negro tendido en la


cómoda, utilizando su mente para lanzarlo a través del cuarto y conducirlo
fuertemente a la pared. Por una vez le gustaría tener la capacidad de Domino para
hipnotizar y controlar en lugar de su propia afinidad especial con los cuchillos.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


De mala gana se apartó de Kiziah, con su pene protestando por la pérdida de su
calor cuando se liberó. La familiar rabia lo inundó, por haber pasado a través de la
transformación antes de estar dispuesto a renunciar a la capacidad de moverse
durante el día en forma humana.

Quitó el cuchillo de la pared, dejándolo caer en el tocador mientras paseaba. El


recelo lo inundaba mientras un plan se formaba en su mente. La incertidumbre
apretó su pecho.

El sueño estaba presionando sobre él, y no podía ver ninguna otra opción que
presentarle a Kiziah la opción de ayudar a Cable y tener la esperanza de que ella se
preocupara lo suficiente como para hacerlo. Si optaba por huir, entonces él se
pondría en contacto con Domino al caer la noche. Pero hasta entonces, ella era la
clave para la libertad de Cable.

Fane se detuvo junto a la cama, incapaz de resistir pasar su dedo sobre sus
cejas, nariz, labios. Ella era realmente exquisita. Tenía que confiar en el juicio de
Cable cuando se trataba de ella. Tenía que creer que Cable no se habría enamorado
tan rápidamente de Kiziah si ella no fuera la mujer adecuada para ambos.

Una pequeña risa se le escapó. Y tal vez tenía que confiar en las cartas del tarot,
a pesar de que le había divertido que Cable hubiera buscado una lectura de la

100
El Club de las Excomulgadas
adivina en la feria. Fane se inclinó, obligado por una extraña ternura a pasar sus
labios contra los de Kiziah antes de salir de la habitación con el fin de preparar su
mensaje para ella.

Kiziah despertó y por un segundo pensó que la noche con Fane había sido un
sueño intensamente erótico. Pero tan pronto se estiró y sintió la sábana pasando a
través de sus pezones adoloridos, supo que no lo había sido. Y luego, cuando abrió
los ojos y vio una habitación en lugar del interior de Airstream, aceptó que todo
había sucedido, a pesar de la calidad del sueño como parte de su tiempo con él.

Se levantó de la cama y se movió a la ventana, abriendo las pesadas cortinas e


inundando la habitación con la luz del sol. Una sonrisa se le escapó cuando vio la

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


ropa esparcida y supo que éste era el dormitorio que Cable y Fane compartían.

Una parte de ella aún no podía creer que estuviera ahí, una parte de ella estaba
preocupada de no recordar haber sido llevada allí. Pero no lamentaba lo que había
sucedido.

Kiziah se echó a reír, pensando en El Ermitaño. Había decidido que estaba lista
para un cambio, que había fantaseado con lo que la lectura del tarot significaba que
eran Cable y Fane, pero no se había permitido creer que realmente sucedería.

Ella se duchó, seleccionando una de sus camisas del armario hasta que pudiera
recuperar su propia ropa de la casa rodante, y luego fue en busca de ellos. Su
felicidad desapareció, sustituida por la inquietud, cuando no los pudo encontrar.
Con una profunda preocupación vio las cartas del tarot en el mostrador de la
cocina.

La Sacerdotisa, El Ermitaño, La Rueda de la Fortuna, y en la parte superior la


Rueda, Los amantes, sostenidos por un anillo adornado y que descansaba sobre
una hoja de papel doblada.

La nota estaba escrita en gruesos trazos.

101
El Club de las Excomulgadas
Cable no ha llamado o regresado de la casa de sus padres, eso sólo puede significar que no
es libre de hacerlo. El anillo es un anillo de compromiso. Te dará acceso a la finca de su
familia y espero que a él. Hoy la elección es tuya si le ayudas o no. Fane.

Capítulo Ocho
La finca era como algo sacada de un cuento de hadas. Torres relucientes
surgiendo de la niebla que envolvía las tierras. Imponente y majestuosa. Un lugar
de riqueza, privilegio y lujo tranquilo.

Kiziah frotó la mano izquierda contra su muslo, hiper-consciente del anillo que
Fane afirmaba le ganaría su acceso a la finca, a Cable. En cuanto a la escena

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


delante de ella, podía creer que fuera un lugar de secretos, un lugar donde la familia
de Cable lo tenía prisionero.

A pesar de la sutil amenaza contenida en la nota de Fane, el mensaje en el tarot


era lo que había tomado la decisión de venir aquí a Kiziah. La creencia de que el
espíritu de su madre le había enviado el sueño de dirigirse a la tienda de Madame
Helki, donde su vida había sido tocada en primer lugar, con su futuro ligado a las
cartas.

Ella se frotó la mano contra el muslo de nuevo, librándola de la humedad


mientras recogía su coraje, estacionaba el coche en la calzada circular larga y
caminaba a la puerta principal. El fuerte sonido de campanas anunció su presencia
tan pronto como pulsó el timbre de la puerta.

Un mayordomo respondió. Su traje negro y la forma altanera eran


intimidatorios.

—Estoy aquí para ver a Cable—dijo ella, odiando que su voz tuviera un
temblor de nerviosismo.

—Espere aquí—dijo él, dejándola en el vestíbulo, un reproche sutil que llegaba


sin previo aviso.

102
El Club de las Excomulgadas
Kiziah se quedó donde estaba, sin ceder a la tentación y pasar a echar un
vistazo más de cerca a las obras de arte en las paredes, a las piezas de incalculable
valor realizadas por señores muertos hacía mucho tiempo. Metió las manos en los
bolsillos de su chaqueta, pegada a la antigua riqueza alrededor de ella hasta que el
sonido de pasos que se acercaban le hizo saltar el corazón y querer correr.

La anticipación la llenó, sólo para ser sofocada cuando un hombre mayor entró
en el vestíbulo, seguido por otros dos que tenían que ser los hermanos de Cable.

— ¿Estás aquí para ver a mi hijo?

—Sí. —borró el nerviosismo de sus manos antes de sacarlas de sus bolsillos,


ofreciendo su brazo derecho al padre de Cable aunque sus ojos parecían clavados

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


en el anillo en su mano izquierda. —Soy Kiziah Stillwell.

Él le tomó la mano, juntándolas entre las suyas en lugar de sacudirlas. Su


mirada, finalmente se levantó del anillo a la cara de Kiziah.

—Cable habló de ti.

Un estremecimiento de placer atravesó su corazón a pesar de la aureola de


aprensión siguió presionando sobre ella.

— ¿Puedo verlo?

—Vamos a discutirlo a otra parte.

Él no le dejó más remedio que luchar para recuperar su mano o seguirlo a


donde se dirigía. Un tercer hijo se unió a los otros dos un minuto más tarde,
haciendo que se sintiera más como una prisionera siendo escoltada a la horca que
como un huésped que visitaba uno de los miembros de su familia.

Ellos se movieron a través del arte rico de los pasillos, pasando por varias
puertas que requerían de un código para abrirse, hasta que finalmente entraron en
un espacioso estudio y albergue masculino decorado con cuero y madera.

103
El Club de las Excomulgadas
El padre de Cable le soltó la mano, deteniéndose un momento antes de decir:

—Siento que esto sea necesario, pero tendrás que quitarte la ropa antes de que
te permita ver a mi hijo.

El calor se vertió en la cara de Kiziah. Sorpresa e incredulidad se precipitaron a


través de su mente.

— ¿Disculpe?

Él no se inmutó.

—Si quieres ver a Cable, debes desnudarte primero.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Ella podía ver que él hablaba en serio. También podía ver que no era un pedido
lascivo.

Uno de los hermanos Cable habló.

— ¿Quieres que traiga a mamá? Ella podría...

—No—el tono de su padre fue brusco. —Te lo dije antes, no quiero que ella
sepa que Cable está aquí. Todavía no. Se preocupa lo suficiente, y es suave,
especialmente cuando se trata de él.

—No llevo un arma, si eso es lo que le preocupa—dijo Kiziah sorprendiéndose


de que no pudieran oír su corazón tronando en su pecho. —Si me quieren palpar en
lugar de...

El Padre de Cable vio a sus hijos, luego a Kiziah. Esta vez tomó su mano
izquierda entre las suyas, frotando el dedo pulgar sobre el anillo, pero no se
arrepintió.

—Lo siento. Se tiene que hacer, con testigos. Si deseas hacerlo por etapas, está
bien. Puedes hacerlo rápidamente, pero hay que hacerlo.

104
El Club de las Excomulgadas
Ella pensó en las puertas que había atravesado cada una con un teclado, cada
una requiriendo un código para abrirla.

—No llevo un dispositivo de escucha o cualquier otra cosa para espiarlo.

Algo brilló en los ojos de él. Sonrió ligeramente.

—Si prefieres irte, uno de los hermanos de Cable te acompañará.

— ¿Puede decirme al menos por qué?

Su pulgar rozó su anillo de compromiso una vez más.

—Una vez que estés plenamente comprometida con Cable, te daré una

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


explicación.

La respuesta fue más ominosa que tranquilizadora, enviando un escalofrío a lo


largo de la columna de Kiziah mientras sacaba la mano de la del padre de Cable.

Trató de cerrar su mente, de concentrarse en Cable mientras se quitaba la


chaqueta. Sus dedos temblaban tanto que le llevó varios intentos desabrocharse la
blusa y abrirla.

Los cuatro hombres se acercaron, mirando fijamente su carne desnuda.


Inundándola con sus molestias.

—Ahora el sostén. La orden fue brusca y ella obedeció, agradecida de que no


hubiera pasión, de que no hubiera matices de excitación en la voz del anciano.

Una vez más sintió sus ojos en su cuerpo, en busca de algo, la del padre clínica,
casi avergonzado cuando vio sus pezones, la de los hermanos apreciativa y, sin
embargo, no lujuriosa mientras el color pasaba sobre su pecho y cara, por lo que
preguntó:

— ¿Puedo ponerme mi ropa?

—Sí.

105
El Club de las Excomulgadas
Ella se apresuró a cubrir la parte superior de su cuerpo. Después, sin que se lo
dijeran, soltó los ganchos de su larga falda y la dejó caer al suelo, abriendo su
postura, rezando porque no le pidiera que se quitara la escasa ropa interior
ofreciéndole una pequeña dosis de modestia.

—Bien—dijo el padre de Cable, con su palabra como una señal para que ella
pudiera recoger su falda y se la abrochara mientras cambiaba su atención a sus
hijos. —Traigan a Cable.

Se fueron sin decir palabra, el pensamiento de que los tres serían necesarios
para asegurarse que Cable estuviera conforme llenaba a Kiziah con angustia y
presentimiento, por lo que su llegada sólo unos minutos más tarde la hizo ir aprisa

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


a sus brazos, aferrándose a él.

Él la abrazó, con sus labios en los suyos cubriéndose en un intercambio de largo


aliento y existencia. Una bienvenida de dos almas ya conectadas, ya encontrando
un hogar en el otro.

—Parece que hemos estado separados por siempre—susurró Cable cuando sus
bocas, finalmente se separaron.

Él quería hacerle un centenar de preguntas, pero no podía. Quería como el


infierno sacarla de la finca, pero sabía que no sería tan fácil como Kiziah
apareciendo, con su presencia probando lo que su padre deseaba desesperadamente
creer, que Cable estaba regresando al redil heterosexual.

El enojo se movió a través de él. La habían hecho desnudarse antes de haberlo


llevado allí. Ellos se habrían asegurado de que no había sido mordida, de que no
estaba de alguna manera en control de Fane. Él apretó su agarre, besándola de
nuevo, esta vez a modo de disculpa por lo que había sufrido en su nombre. Por lo
que estaba por sufrir.

Una parte de él quería ser noble. Decirle que se fuera. Evitárselo a ella. No
había pedido ser arrastrada a su mundo. Al de Fane. Pero ahora no había forma de

106
El Club de las Excomulgadas
escapar. Y así una vez más se prometió que pasaría toda la vida asegurando su
felicidad.

—Cristo, te extrañé—dijo él arrastrando su mano por su brazo, tirando de él


desde su cintura para poder hacer una demostración de besar el anillo en su dedo,
aunque dudaba que Fane hubiera discutido con ella las implicaciones de llevarlo.
Que una vez que una mujer entraba a su mundo, la única forma de escapar de él
era la muerte.

La besó de nuevo, con su pene duro contra su abdomen, con su lengua más
insistente en esta ocasión, con sus manos moviéndose sobre su cuerpo, tocándola
de manera que sabía que iba a excitarla. Con su propio cuerpo cada vez más febril

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


mientras el suyo se ablandaba y moldeaba contra el suyo, mientras seguía su
ejemplo, gritando que lo necesitaba, aferrándose a él, indiferente a su público.

Ella se sacudió cuando la voz de su padre se entrometió, áspera:

—Escóltenlos a la habitación—y Cable dio un paso atrás e hizo una mueca


cuando los demás hombres de su familia rápidamente lo revisaron para asegurarse
de que la parte delantera de sus pantalones indicaran que Kiziah lo había excitado.
Él le apretó la mano con confianza y continuó haciéndolo mientras iban en
dirección de la sala que servía como su prisión.

Kiziah se tensó cuando vio el cerrojo en la puerta y se dio cuenta de que no


había ventanas en el dormitorio, pero le permitió a Cable llevarla al interior.

—Todo irá bien—dijo él abrazándola mientras la puerta se cerraba detrás de


ellos, con ambos escuchando el sonido de una cerradura con llave en su lugar y
relajándose un poco cuando no llegó. —Todo irá bien—repitió Cable acariciando
su cabello, frotando su mejilla contra la suya.

— ¿Ese es realmente su padre? ¿Esos son tus hermanos?

Cable se echó a reír, un sonido que logró contener un toque de diversión.

107
El Club de las Excomulgadas
—Hemos tenido un pequeño desacuerdo—dijo él besando su frente antes de
llevarla a la cama y sentarla, tirando de ella a su lado. —Lo creas o no, la mayoría
de las veces nos llevamos muy bien.

Sus ojos se encontraron, ella abrió la boca para preguntarle si el desacuerdo se


centraba en Fane. Él dio un ligero movimiento de cabeza y rozó con su pulgar su
boca para impedirle hablar y luego la ayudó a acostarse sobre su espalda,
colocándose a lo largo de su lado.

— ¿Estás bien?—Preguntó él, inclinándose sobre ella, con su expresión


diciéndole que sabía que había sido obligada a desnudarse. El tono de su voz le
decía cómo se sentía de culpable.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


—Un poco nerviosa—le susurró ella con el calor en su cara repitiendo el calor
más en su corazón. —Estoy mejor ahora.

—Zia, lo siento...

Esta vez Kiziah fue la que puso su pulgar en su boca para callarlo.

—Está bien. Siempre y cuando me digas que podremos irnos juntos.

Cable suspiró, siguiendo su ceja, nariz, acariciando su mejilla con sus nudillos
antes de levantar su mano izquierda y besar el anillo. Su culpa resurgió.

Ella estaba allí, lo que significaba que Fane la había enviado. Ella estaba en la
habitación con él, lo que significaba que Fane no la había mordido. Y sin embargo,
no podía imaginar que Fane no hubiera estado con ella, que no la hubiera follado.
Que no la quisiera como su kadine.

¡Cristo! Qué locura. Ella podría ser su única esperanza de escapar del complejo,
pero al mismo tiempo, no podía soportar la idea de atraparla, si Fane había
decidido dejarla ir.

Cable le soltó la mano, con sus dedos yendo a la parte delantera de su blusa,
con su mirada clavada en los de ella mientras lentamente desabrochaba los botones,

108
El Club de las Excomulgadas
con el fuego creciendo en su pene cuando sus ojos se abrieron un poco con
excitación, cuando ella se estremeció con anticipación. ¡Mierda! No estaba seguro
de que pudiera dejarla ir. Ella llenaba los espacios vacíos necesitados de su alma,
lugares que ni siquiera había sido consciente antes de que ella llegara.

Ella gimió cuando él empujó la tela de su blusa a un lado y abrió el cierre


frontal de su sostén, quitando la tela y exponiendo el material tenso, y sus muy
queridos pezones. Su pene pulsó y se filtró a su vista, con la satisfacción rugiendo a
través de él con el conocimiento de que Fane había estado con ella.

Hubo un destello de culpabilidad en su rostro, una agitación cuando él cambió


su concentración de sus pezones y la miró a los ojos. Él se inclinó y la besó, con su

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


palma cubriendo su pecho, masajeando las puntas endurecidas, magulladas.

— ¿Estás de acuerdo con esto?—Preguntó él, orando porque los celos y el dolor
de Fane no se hubieran mezclado con su calor y hambre de tal manera que la
hubiera tomado cuando ella no hubiera estado dispuesta.

—Sí. —Fue un susurro suave pero sonó tan fuerte como un grito en el corazón
de Cable.

—Estoy contento.

La besó de nuevo, largo y profundamente con languidez, como si tuvieran todo


el tiempo del mundo a pesar de que sabía que no. No había encontrado las cámaras
o los micrófonos, no se había molestado en buscar, pero sabía que la sala los tenía.
Sabía que sus padres y hermanos estarían observándolos, escuchando, esperando
ver si la follaba, y después de que lo hiciera, ellos volverían con el capellán padrall
para una boda-orquestada por la familia del novio en lugar de la novia. Lo
conocían muy bien, sabían que nunca se apartaría de Kiziah si se casaba con ella.

Esperaba que ella no se resistiera, que la presencia del anillo en su dedo la


preparara para jugar para que les permitieran irse. Sólo podía estar agradecido con
sus padres y hermanos de no haber leído las historias Santori o tropezado con el

109
El Club de las Excomulgadas
conocimiento de que un vampiro podía tener tanto a una kadine como un
acompañante.

Un escalofrío se movió a través de él. Una duda.

Si lo habían hecho, entonces eso serviría a su propósito con la misma facilidad.


Podrían mantener a los dos en la finca hasta que Kiziah quedara embarazada de un
hijo.

A pesar de que había intercambiado sangre con Fane, el proceso de conversión


no comenzaría sin sexo. Todavía él era plenamente humano, como Kiziah, y había
incluso reglas que los vampiros debían acatar. Fane se consideraría deshonesto
marcado para el exterminio, si convertía a Kiziah y un feto padrall moría como

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


resultado.

Fane no se arriesgaría. Nunca lo arriesgaría. Ninguno podía permitirse el lujo


de jugar con apuestas tan altas. Sus vidas se perderían junto con la de Fane.

¡Cristo! ¿Cuándo se había convertido su vida como una mezcla de cielo e


infierno?

Pero no había forma de alterar el curso que tenían. No había más remedio que
apostarle a un futuro que de repente parecía peligroso.

Besó a Kiziah nuevo. Su dulzura y aceptación era un bálsamo para su alma.


Enredó su lengua con la suya haciéndolo de repente desesperado por sentir su vaina
húmeda alrededor de su pene, manteniéndolo en su interior.

Cable se movió detrás de ella para poner besos por su cuello, en las laderas de
sus pechos, luego más abajo, lamiendo y succionando los suaves pezones con
moretones, con sus atenciones haciendo que ella se arqueara hacia él mientras sus
dedos se movían por su pelo, sujetándolo a ella.

La sensación se apoderó de Kiziah, una mezcla de placer y dolor que estaba


empezando a desear. Todavía había una calidad de ensueño por el tiempo que

110
El Club de las Excomulgadas
había pasado con Fane, pero esto era real e intenso. Ella se movió inquieta en
contra de Cable, queriendo que él enterrara su cara entre sus piernas y que le diera a
su clítoris la misma atención que le estaba dando a sus pezones. Deseaba que
deslizara su lengua dentro y fuera de su canal hambriento, que la devorara.

Ella gritó cuando él mordió su pezón, con sus manos abriéndose y acerrándose
en su pelo, con un torturado “por favor” saliendo de ella mientras frotaba contra su
ropa su monte contra su erección.

Cable gimió y levantó la cabeza de su pecho, moviéndose lo suficiente como


para poder tirar de su falda y bragas y empujarlas hacia abajo, con el espectáculo
sin sentido haciéndola sonrojar incluso mientras los labios de su vagina se mojaban

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


con placer y resbalosa excitación.

—Eres tan hermosa—murmuró él deslizando los dedos por su vagina,


revistiendo la piel desnuda de sus labios con sus propios jugos.

—Por favor, Cable—susurró ella y él se rió un sonido cálido y ronco, que fue
música para su corazón una estocada para su orgullo femenino.

—Por favor, ¿qué?—Bromeó él desabrochando sus vaqueros, masturbándose,


de inmediato ella rodeó su polla con la mano, gimiendo cuando su pulgar frotó la
cabeza inflamada, sensible, mojando su carne caliente con la excitación que ella
encontró allí.

Esta vez fue Kiziah quien se rió levantando la presión de su boca a la suya.

—Por favor, hazme el amor. Te necesito.

Él no se molestó en quitarle más de su ropa. No se molestó con palabras


adicionales que no fueran una sola orden, una petición que era fácil conceder.

—Ponme dentro de ti—susurró él y ella lo guió a casa, con los dos temblando
mientras su pene sin protección se empujaba en ella por primera vez, una presencia

111
El Club de las Excomulgadas
palpitante dura en un canal caliente, apretado. Una unión que ya estaba destinada a
ser, sin que nada los separara.

Cable selló su boca con la suya y comenzó a empujar, con la sensación de ella
tan exquisita que él sabía que se acabaría pronto. Cristo, era imposible poner
atención a otra cosa cuando estaba con ella.

La estrecha cama se estremeció con la violencia de su pasión. La habitación se


llenó con sonidos y olores de sexo, que terminaron en un crescendo de gemidos y
quejidos, mientras enredaban sus lenguas y sus bocas se tocaban, fusionadas por la
necesidad compartida y el deseo.

Aún estaban unidos luchando por respirar, abrazándose uno al otro por las

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


consecuencias de su placer cuando se abrió la puerta y uno de los hermanos de
Cable entró a la habitación.

—Fuera, Levant. —Dijo Cable.

—Límpiense. Marshall se encuentra en camino. Padre le explicará la situación


a mamá.

A pesar de que él lo había previsto, el intestino de Cable siguió estando


apretado.

— ¿Podemos tener un poco de privacidad aquí?

Su hermano dudó, Cable supo que se refería a las cámaras ocultas y a los
micrófonos y no a su presencia. Su mirada parpadeó a Kiziah y luego de regreso a
Cable.

—Me parece justo. Sólo tienen unos pocos minutos.

Él se agachó saliendo de la habitación y Kiziah preguntó:

— ¿Qué está pasando?—El miedo se movió de nuevo dirigiéndose hacia el


terror. Había tantas corrientes girando alrededor de ella. Con Fane. Con el padre de

112
El Club de las Excomulgadas
Cable y con sus hermanos. Ella se estremeció, imaginando el cerrojo en el lado
opuesto de la puerta, un cerrojo de seguridad destinado a mantener a los ocupantes
dentro en lugar de hacia afuera.

Una vez más, Cable levantó su mano izquierda, besando el anillo, sabiendo que
no había manera de decírselo con cuidado.

—Marshall es el capellán que sirve a mi familia.

A Kiziah le tomó unos segundos antes de entender lo que él estaba diciendo en


realidad. El shock corrió por ella. La incertidumbre. La confusión.

— ¿Esperan que nos casemos? ¿Ahora?

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Cable le apretó la mano.

—Puedes decir que no. Puedes decir que planeabas un largo noviazgo. Te
dejarán ir. Tal vez incluso te permitan regresar. Te cuidarán para ver si estás
embarazada o no. Pero estarás a salvo.

—Y tú estarás aquí.

—Sí. Yo estaré aquí.

— ¿Y si acepto la ceremonia?

Él dudó, pero al final tuvo que ser honesto con ella. Permitirle tener la
oportunidad de escapar.

—Incluso entonces, no hay ninguna garantía de que nos dejen ir, Zia. —El
frotó su pulgar sobre sus nudillos. —Es posible que todavía me mantengan aquí,
que nos retengan a los dos.

— ¿Por qué?

113
El Club de las Excomulgadas
Cable sacudió ligeramente la cabeza, no queriendo arriesgarse a mencionar a
Fane a pesar del acuerdo de Levant para que pudieran tener privacidad. Las
intenciones de su hermano irían rápidamente al mando de su padre.

—No te lo puedo decir. Ahora no. —Él le tomó un pecho, jugando con el
pezón que Fane había amado tan profundamente. —Sé que sucedió rápido, Zia,
pero no puedo imaginar no tenerte en mi vida. —La mirada de ella se encontró con
la suya. —Podríamos ser felices juntos. Más felices de lo que seríamos separados.

La vagina de Kiziah se apretó, el énfasis en el nosotros y la forma en que estaba


jugando con su pezón eran una confirmación de que su relación incluiría a Fane.
Ella se estremeció y él se inclinó sobre ella, besándola, ofertándole unirse mientras

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


su mano se deslizaba sobre su abdomen.

—No puedo decirte las cosas que pienso que deberías saber antes de que
conozcas la versión de mi padre de un casamiento a la fuerza. Pero te puedo decir
que si dices que sí, pasaré el resto de mi vida tratando de hacerte feliz.

Las palabras de él resonaron en sus oídos, junto con la amonestación de la


adivina de captar y mantener lo que el destino le ofrecería. La rueda de la fortuna
había dejado de girar dejando al descubierto un camino, presentándole una elección
y ella podía decir que no, pero la oportunidad podría desaparecer por completo.

La puerta se abrió de nuevo. Esta vez un hermano diferente entró en la


habitación. Negó y sonrió ligeramente cuando vio que todavía estaban en la cama
con su ropa sin poner.

—Es hora de irse. Marshall está aquí. —cruzó los brazos sobre su pecho con su
postura indicando que tenía la intención de esperar por ellos.

—Es tu elección—dijo Cable acariciando los labios contra los de Kiziah antes
de cambiar de posición y subirse la cremallera de los pantalones, luego sentándose,
con su cuerpo escudando el de ella para que ella pudiera reorganizar su ropa antes
de que ambos se levantaran de la cama.

114
El Club de las Excomulgadas
Ellos se tomaron de las manos mientras se movían por la finca, con los otros
dos hermanos de Cable uniéndoseles antes de salir a la sección segura de la casa.
Cerrando filas como si tuvieran miedo de que sus prisioneros fueran a hacer una
pausa para entrar por la puerta del patio y ver la luz del sol.

Por un minuto Cable se vio abrumado por la emoción. ¡Cristo! Una parte de él
se había sentido como un condenado a muerte, con miedo de pasar interminables
años al estar atrapado en la pequeña habitación.

Kiziah le apretó la mano y él la miró, con su corazón dando vueltas, cuando


vio el interés y la comprensión en sus ojos.

— ¿Estás bien?—Ella preguntó con la boca y él se detuvo tan repentinamente

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


que su hermano se estrelló contra él y maldijo, mientras la boca de Cable cubría la
de Kiziah, con su lengua acariciando la de ella mientras la sujetaba contra él.

¡Mierda! Él se estaba perdiendo. Separándose cuando era necesario mantenerse


unidos.

Él sabía que su padre y sus hermanos actuaban por amor y no podía odiarlos
por ello. Pero también sabía que no cederían, que no lo dejarían salir del lugar hasta
que creyeran que no estaba disponible para Fane, o que Fane no estaría disponible
para él.

Él no se había dado cuenta de lo profundamente que la pérdida de la libertad le


había afectado hasta que había salido y respirado el olor fresco del otoño, hasta que
había sentido el calor del sol y el sol lo había besado.

Cristo, si Kiziah decía que no... No creía que pudiera caminar tranquilamente
de regreso a su celda y con calma para aceptar su destino.

115
El Club de las Excomulgadas

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Capítulo Nueve
Los ojos de Kiziah ardían con lágrimas contenidas, mientras se daba cuenta de
los pequeños temblores en el cuerpo de Cable. Su crisis le llegaba a su interior,
tomando su corazón en un puño doloroso y apretándolo sin piedad. Ella apretó los
brazos alrededor de su cintura, abrazándolo, tratando de transmitirle con su lengua
que no lo abandonaría.

Sólo cuando sus pulmones comenzaron a arder por falta de oxígeno hizo que se
separan, e incluso entonces, fue sólo lo suficiente como para respirar. Ella frotó su
mejilla contra la suya, disfrutando de la sensación áspera de sus rastrojos.

—Están esperando por nosotros en la capilla. Cuanto antes vayamos por la


ceremonia, más pronto podremos salir y empezar nuestra luna de miel no planeada.

116
El Club de las Excomulgadas
El alivio corrió a través de Cable. La alegría. Bloqueando su garganta por un
minuto hacía las palabras imposibles. Cuando pudo hablar de nuevo, se rió, un
sonido áspero y ronco.

—Oh sí, creo que estoy listo para una luna de miel. —la besó, un toque rápido
de sus labios a los suyos, y siguieron caminando de la mano sin detenerse hasta
que se pararon al frente de la capilla.

La ceremonia fue sencilla. Las palabras estándar, aunque la forma en que el


capellán destacó hasta que la muerte los separe puso a Kiziah nerviosa, por lo que
la mano de Cable la agarró con fuerza mientras corrientes se arremolinaban a su
alrededor, dándole a ella escalofríos.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


No había nada romántico sobre lo que ocurrió en la capilla, sin sonrisas ni
abrazos de felicitación, incluso la madre de Cable parecía tensa y triste,
preocupada, con su mirada de ida y vuelta entre Cable y Kiziah, con sus ojos
telegrafiándole un mensaje de que deseaba poder hablar juntos, pero la presencia
constante de su marido y su mano en sus brazos dejaba en claro que tal cosa era
imposible. La mano de Kiziah tembló ligeramente cuando firmó su nombre debajo
del de Cable en un libro viejo encuadernado de cuero de registros de matrimonio.
Sus nervios se extendieron hasta el punto de la ruptura cuando fue llevada a una
pequeña oficina en la capilla mayor, fotografiada y sus huellas dactilares fueron
tomadas como si estuviera siendo identificada y encarcelada de por vida.

— ¿Podemos irnos ahora? —Preguntó ella cuándo todo terminó con voz tensa.

Cable se tensó, con su mirada pasando del capellán a su padre.

—Mi esposa ha pasado suficiente por un día. Supongo que has visto todo lo que
necesitas ver y no es necesario ser testigo de nuestra noche de bodas. Preferiría no
pasarla aquí, si es lo mismo para ti.

El capellán fue el que respondió dándole al padre de Cable una mirada mientras
decía.

117
El Club de las Excomulgadas
—Nuestros votos matrimoniales son sagrados y permanentes, nuestra
protección se extiende a las tomadas como esposas. No veo ninguna razón por la
que Cable y su novia no puedan embarcarse en una luna de miel.

Su padre asintió hacia un Cable rígido. Su postura corporal revelaba que no


estaba contento con la concesión de su libertad. Sin embargo, Cable y Kiziah no
dudaron en hacer su escape.

— ¿Qué pasa con tu coche?—Preguntó Kiziah unos minutos más tarde, después
de que habían dejado la puerta de la finca, con Cable conduciendo su Suburban y
con sus manos entrelazadas.

—Está seguro donde está. Y además de eso, necesitaremos esta para mover tu

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


casa rodante. —Él le apretó la mano. —Sabes que no puedes permanecer en el
campamento.

Kiziah se estremeció, con los acontecimientos del día, finalmente alcanzándola.


Incluso ahora, en su propio coche, se sentía nerviosa, paranoica, preocupada de que
algo saliera mal y terminara de nuevo en la pequeña habitación de madera con los
cerrojos de seguridad en el exterior de la puerta.

— ¿Es seguro hablar?—Le preguntó ella pensando en la evidente riqueza de la


familia de Cable, en los pasillos llenos de obras de arte que no tenían precio, en las
puertas que había visto, con sus teclados y cerraduras codificadas. Era fácil
imaginar dispositivos de escucha en el coche.

Cable se echó a reír pero el sonido no tuvo ningún sentido del humor.

—Probablemente. Pero sería más inteligente guardar la discusión seria para


más adelante. —frotó el pulgar sobre sus nudillos. —Siento que tuvieras que
conocer a mi familia de esa forma. Lo creas o no, no siempre son tan
intensos…bien no mis hermanos de todos modos.

—Pero tu padre lo es.

118
El Club de las Excomulgadas
—Oh, sí. —Suspiró Cable dando una espiración profunda y triste que hizo
saber a Kiziah que estaba pensando en Fane. —Soy el más joven por lo que se
culpa por la forma en que salí.

— ¿Por los amantes masculinos?

—Mi padre ve la sexualidad como una opción y según él, sólo hay una elección
correcta. La heterosexualidad. —Él arriesgó una mirada a Kiziah. — ¿Te molesta?

— ¿Qué hayas estado con hombres?— ¿Qué los vea a ti y a Fane juntos?

—Entre otras cosas.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


—No. No he tenido una educación convencional. ¿Te molestaría ir a ferias
psíquicas conmigo o saber que ahí es donde estoy? ¿Alrededor de las personas que
se meten con lo sobrenatural?

Cable se tensó. ¡Cristo! Iban a tener una batalla en sus manos cuando ella
tratara de hacer eso. Y él estaría en el centro, viéndola, desde un lado así como
Fane.

Fane no le permitiría estar en un lugar donde los Creyentes pudieran hacerla un


objetivo o dónde pudiera quedar atrapada en el fuego cruzado. E incluso si el
enemigo no estuviera presente, todavía le prohibiría estar en un lugar donde no
pudiera ser su guardia personal. Vampiros y dhampirs podrían asociarse con
individuos que poseían habilidades sobrenaturales, pero no se metían de buena
gana en una multitud de ellos para que anunciaran su existencia.

Él calmó la tensión de su cuerpo y tiró de su mano a su regazo frotando la


espalda de ella contra su camisa cubriendo su abdomen.

—Me alegro de que hayas tenido la educación que tuviste—dijo él eludiendo la


pregunta sobre asistir a ferias psíquicas. —Me alegro de que seas abierta a la
posibilidad de que hubiera... —Él se fue a pique, preguntándose si debía

119
El Club de las Excomulgadas
preguntarle si creía en vampiros. Se preguntó cuánto de su tiempo con Fane,
recordaría ella.

Estuvo a punto de preguntarle. Estaba desesperado por tener una conversación


por completo abierta. Para oírle decir que estaba dispuesta a compartir la cama con
él y con Fane.

¿La excitaría ver a Fane follarlo? ¿Verlo a él follando a Fane? ¿Le gustaría tener
dos penes en ella, sabiendo que ellos disfrutarían la sensación del uno al otro tanto
como disfrutaban de estar en sus profundidades calientes?

Cable movió sus manos para que ella se apretara contra su erección cubierta
por sus pantalones en lugar de su vientre. ¡Cristo! Quiso pararse y encontrar una

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


habitación u hotel, o mejor aún, simplemente estacionarse y follarla en la parte
trasera de la Suburban.

—Zia—le advirtió él cuando su mano se retorció lejos de él y fue a su cierre.

Ella se rió, un sonido ronco que le hizo lamerse los labios, jadear, agarrando su
pene cuando el cierre se deslizó hacia abajo y éste surgió libre.

—Coloca ambas manos en el volante—le ordenó ella impactándose a sí misma


con su repentina intención. ¿Qué era lo que tenía Cable que la hacía querer hacer cosas con
ella que nunca había fantaseado hacer?

—¡Mierda!

Pero él obedeció. Su abdomen se tensó, su respiración se entrecortó, mientras


ella se inclinaba y tocaba con sus labios su eje. Mordiendo a lo largo de su longitud
mientras él apretaba las nalgas y se apretaba contra la boca de ella.

Ella quería ver a Cable y a Fane juntos, quería tener a ambos al mismo tiempo.
La noche con Fane podría haber parecido más un sueño que una realidad, pero
había alimentado sus fantasías. Había alimentado también algo más, su necesidad

120
El Club de las Excomulgadas
de sostenerse, de explorar su propio poder femenino. De tomar así como de dar. De
reclamar, así como de ser reclamada.

El coche se desvió bruscamente y, se estacionaron al lado de la carretera


mientras la lengua de Kiziah se arremolinaba alrededor de la punta sensible de su
pene, agarrando su pene en la mano antes de que poco a poco dejar la cabeza de su
pene para moverse hacia adelante firmemente y meterse en los labios de su boca. El
se estremeció cuando ella empezó a chuparlo con su lengua. Y se reflejó en la
forma en que él gritó, en la forma en que jadeó y se retorció, con sus gemidos cada
vez más como sus susurros de súplicas, llenándola de admiración y orgullo de que
pudiera reducirlo a suplicar. Que ella le pudiera dar tanto placer.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


El fuego rugió a través del eje de Cable, más caliente aún que la sangre de
vampiro que Fane lo había obligado a tragar. Él quiso lanzar sus dedos a su pelo y
follar dentro y fuera de su boca, pero sus manos permanecieron en el volante con
temor de que ella dejara de hacer lo que estaba haciendo, manteniéndolo allí.

—Cristo, Zia—dijo él arqueando la espalda, con su cabeza echada hacia atrás


mientras intentaba conducir su pene a través de su puño y a su garganta. Quería
que lo tragara todo, que tomara todo lo que tenía que ofrecerle.

Ella respondió chupándolo más fuerte, más agresivo, con sus gemidos
uniéndose a los suyos mientras aflojaba su control sobre su eje y lo tomaba más
profundo.

Cable perdió el control entonces, no pudiendo pensar más allá del calor
húmedo de su boca, del éxtasis absoluto de lo que ella le estaba haciendo a él, de su
clímax saliendo en una carrera que lo dejó mareado y débil, inclinado sobre el
volante con los ojos cerrados, con sus dedos todavía cerrados en su posición en el
vinilo gris.

—Dame un minuto y me ocuparé de ti—logró decir él mientras se imaginaba


empujando su lengua en su vagina y dándose un festín en su clítoris tan
despiadadamente como ella acababa de tomar su pene.

121
El Club de las Excomulgadas
Kiziah se abrazó a su lado y puso su cabeza sobre su hombro, riendo en voz
baja cuando se dio cuenta de que el motor de la Suburban aún estaba encendido.
Ella pasó sus dedos sobre su abdomen, con su sudor manchando la camisa que se
aferraba a su piel.

—Es casi de noche. Esperemos hasta que lleguemos a casa.

Las palabras penetraron en el estruendo por los latidos del corazón de Cable y
la niebla de placer en su mente.

— ¿A casa?

Ella sonrió en su hombro.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


—Estuve allí esta mañana, cuando me desperté, sola y tú no habías vuelto
todavía.

Cable cerró los ojos. Mierda. Deseaba saber si sus hermanos habían plantado
un dispositivo de escucha en su auto. Quería poder hablar con ella sin tener que
preocuparse de si eran o no escuchados. Tendría que haber adivinado que Fane no
la dejaría en el campamento, sobre todo en un remolque que pudiera explotar o ser
atacado.

— ¿Está el Aisrtream estacionado en la casa?

—Sí.

Él hizo una mueca de perplejidad con su voz. Adivinando que ella no había
acordado moverlo.

Ella frotó la mejilla contra su hombro y suspiró.

—Tengo que llegar a Ashburg. Mis amigos probablemente estarán empezando


a preocuparse y mi puesto ya debería estar listo. La feria psíquica ha comenzado.

122
El Club de las Excomulgadas
—Tengo dinero para mantenernos—dijo él queriendo zafarse de la
confrontación que sabía se avecinaba.

Ella se apartó para poder ver su rostro, girando de nuevo a la misma cosa que él
quería evitar. Repitiendo su pregunta anterior.

— ¿Te molestaría ir a ferias psíquicas conmigo?

Cable se subió la cremallera de su pantalón, con su pene protestando por la


reclusión, dispuesto a llenarse una vez más y ofrecerle a Kiziah un tipo diferente de
placer. Sacó el coche del estacionamiento hacia atrás en el camino y luego le tomó
la mano.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


—Tenemos que hablar de eso.

Ahora que se habían casado a los ojos de su orden, él podía compartir la


información con ella sin el riesgo de ser sancionados. Sin tener que preocuparse de
que la pondría en peligro.

Los vampiros eran implacables a la hora de la traición. Los padralls eran igual
de despiadados a la hora de mantener sus secretos. Hasta que la muerte nos separe
no era una figura de expresión, sino una interpretación literal de los votos que
unían a las esposas que no habían nacido en su mundo de sus maridos. Las mujeres
no se iban y se llevaban a sus hijos padrall con ellas. Las viudas no se quedaban
viudas durante mucho tiempo a menos que fueran mayores, su fiabilidad había sido
probada a lo largo de muchos años de matrimonio.

Cable frotó su mano contra su pierna, con su gesto nervioso haciéndole


muecas.

—No sé cómo vamos a solucionar lo psíquico—admitió él. — ¿Te acuerdas del


chico de la feria?

— ¿El que la policía encontró muerto?

123
El Club de las Excomulgadas
—Sí. Él te siguió después de que saliste de la tienda de Madame Helki. Pero
nunca estuviste en riesgo.

Ella se puso rígida, pero no tiró de su mano, vacilando antes de preguntar:

— ¿Crees que las cosas sobrenaturales... puedan existir?

Una risa sorprendida escapó antes de que Cable pudiera suprimirla. Ella trató
de quitar su mano. Él apretó su agarre.

—Lo siento, me sorprendiste. Te iba a preguntar lo mismo. —Él arriesgó una


mirada a ella, encogiéndose interiormente al ver su expresión de incredulidad. —Lo
digo en serio. Ahora dime por qué preguntaste.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Cuando ella no respondió él contempló hacerse a un lado de la carretera y
seducirla de nuevo en la compañía fácil que habían estado disfrutando. En lugar de
eso presionó el dorso de su mano en su boca, mordisqueándola.

—Por favor, Zia.

—Te vas a reír de nuevo.

—No, no. Te lo prometo. —Él le apretó la mano.

Ella suspiró y admitió:

—No me acuerdo haber salido de la feria. Todavía no lo recuerdo. Sólo tengo


la impresión de unos ojos de obsidiana. Entonces estaba en una calle oscura y el
hombre con el tatuaje en el cuello me estaba siguiendo. Empecé a correr. Sentí...
una presencia... luego se fue y él también se fue.

Cable frotó la palma de su mano contra su mejilla.

—Él era parte de una sociedad secreta que mata a la gente que no es...
humanamente... suficiente para adaptarse a ellos. Se llaman a sí mismos los
Verdaderos Creyentes. La mayoría de los miembros americanos parecen estar a

124
El Club de las Excomulgadas
favor del tatuaje de crucifijo en su cuello. —Él arriesgó otra mirada vio cautela en
Kiziah y agregó—Es por eso que iba a preguntarte si crees que las cosas
sobrenaturales podrían existir.

Las cejas de ella se juntaron.

—Dijiste que no había estado en riesgo. ¿Tú sabías de la presencia?

—Su nombre es Domino Santori. Para bien o para mal, probablemente


terminarás conociéndolo.

La lectura de la vidente llegó al instante a su mente. Y Kiziah pudo notar que


sostenían significados muy diferentes. No sólo de la aceptación de Fane y Cable

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


como amantes, o de hacerle frente a corrientes subterráneas extrañas
arremolinándose en la familia de Cable, sino que abarcaba lo sobrenatural de una
manera que era más personal que cualquier cosa que ella hubiera conocido.

A pesar de haber pasado su niñez entre videntes y brujos, charlatanes y


verdaderos creyentes, no se consideraba bendecida con un poder real o alguna
capacidad. Incluso el conocimiento de lo sobrenatural que ella poseía, lo atribuía a
haber crecido en su aceptación en lugar de negarlo y bloquearlo.

Sin embargo, casi desde el primer momento en que su vida se había cruzado
con Cable, en el instante en que ella había salido de la tienda de Madame Helki
cuando él estaba pensando en entrar en ella, había entrado en contacto con una
fuerza sobrenatural tras otra. La presencia en la calle oscura, Domino, lo que había
sentido cuando había visitado a Matteo y a Sarael, anoche con Fane.

— ¿Eres un brujo?—Preguntó y Cable reprimió una risa sorprendida.

—No.

— ¿Qué pasa con...?—Ella se detuvo antes de decir Fane. — ¿Qué eres


entonces?

125
El Club de las Excomulgadas
—Sólo un hombre, Zia. Tu marido. —Él le apretó la mano. —No puedo decirte
nada más ahora. Pero quise decir lo que dije antes de que nos arrastraran a la
capilla. Pasaré el resto de mi vida tratando de hacerte feliz.

—Te creo—dijo Kiziah acurrucándose contra su costado, presionando un beso


en su mejilla.

Condujeron en silencio después de eso, ambos conscientes de la rapidez del


cielo oscureciéndose pero por diferentes razones.

Los pensamientos de Kiziah estaban en la feria psíquica, en los atrapa-sueños


que había pasado largas horas creando con el fin de tenerlos listos para ese evento
en particular, los amigos que la esperaban con interés, Margo y Walt, que

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


esperaban y se preocuparían si no los llamaba pronto y les decía que estaba bien.

Los pensamientos de Cable estuvieron en Fane. En lo que sucedería al llegar a


casa.

Su pene estaba duro y su conciencia estaba en marcha. Podía racionalizar no


hablar con Fane, no advertirle a Kiziah. Podía decirse que no se atrevía a decir
nada por temor a que sus hermanos los siguieran, escuchando su conversación,
preparados a precipitarse dentro. Pero no aliviaba el dolor en su corazón. La
preocupación de que se sentiría traicionada. Que estaría aterrada en el momento en
que se diera cuenta de lo que era Fane.

Con el tercer intercambio de sangre los tres podrían tocar sus pensamientos y
recuerdos, comunicarse sin palabras, sentir las emociones de los demás. Ella
conocería la agonía que él había experimentado en cada punto en que su decisión
lo había llevado un paso más a su mundo.

Él quería creer que ella lo perdonaría. Pensaba que lo haría. Pero se encontró
con la perspectiva de tener un miedo y dolor intolerable.

126
El Club de las Excomulgadas
— ¿Crees en los vampiros? —Le preguntó él con sus palabras saliendo a
borbotones, empujadas por su conciencia en la última curva antes de la entrada de
la casa de Fane entrara a la vista.

Kiziah se sacudió su reacción. Sus ojos se encontraron con los suyos en el


espejo y Cable dirigió el coche al lado de la carretera para poder volverse hacia ella.
Sabía que en ese instante tenía que ser su elección también.

— ¿Eso es lo que Domino es? —Le preguntó ella con firmeza en su voz
dándole una esperanza a él.

—Casi.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Ella frunció el ceño, pero lo dejó pasar.

— ¿Y Matteo y Sarael?

—Matteo lo es. Sarael sigue siendo en parte humana. Siempre será en parte
humana. —Él se inclinó y frotó la mejilla contra la de ella, como una medida de
alivio llenándolo con la inesperada oportunidad de proporcionarle información. —
Sarael puede salir a la luz del sol, come como siempre lo ha hecho, pero necesita la
sangre de Matteo para sobrevivir. Sólo la de él. Ella tiene un pie en ambos mundos.
Es la única manera en que los vampiros se pueden reproducir. No son humanos
que han muerto y resucitado de la tumba, son una especie totalmente diferente.

Kiziah cerró los ojos e hizo una mueca hacia Cable. Cristo. Oírlo decirlo en voz
alta lo hacía parecer una locura.

Por un momento, una burbuja de histeria se creó en el pecho de Kiziah. Por


una fracción de segundo se preguntó si de alguna manera caería por el agujero del
conejo a una realidad alternativa, o peor aún, que había llegado a tal estado de
desesperación de soledad que estaba dispuesta a creer cualquier cosa con el fin de
compartir su vida con un hombre.

127
El Club de las Excomulgadas
Pero con la misma rapidez que sus pensamientos se levantaron, los recuerdos
del sueño que la había enviado a la tienda de Madame Helki en primer lugar los
rechazó. Si era el destino o la mano de su madre, lo que la había fijado en este
curso y si ella estaba bien preparada para eso, si tenía el coraje para continuar.

Cable había parado ahí para darle una opción. Tal como lo había hecho en el
camino a la capilla. Él no tenía la intención de que fuera jalada a su mundo. Estaba
segura de eso. Estaba igualmente segura de que estaba tratando de hacer lo
correcto, con su honor e integridad brillando a través de todo.

Ella dio un salto intuitivo entonces, con su corazón acelerado mientras ella
repetía lo que acababa de decir. Sarael seguía siendo en parte humana... Es la única

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


manera en que los vampiros se pueden reproducir.

Si ella no hubiera estado con Fane ya podría haber estado enojada y ofendida.
Aterrorizada por lo que le esperaba.

Ella tomó una respiración profunda, con el movimiento consciente de sus


heridos pezones y causando que el calor se rizara en el vientre de Kiziah con el
recuerdo de lo bien que Fane la había dominado anoche, cuan posesiva su
expresión había sido al mismo tiempo que él lo había estado haciendo. Él podría
haber aceptado incluirla porque él quería tener hijos, pero anoche no había sido
acerca de reproducirse.

Y sin embargo, ella quería saber que no sería algo para ser usado y luego
desechado.

—Si Sarael tiene que tener la sangre de Matteo para vivir, ¿qué pasa si él se
cansa de ella?

La risa de Cable sostuvo honesta diversión, a pesar de que la mirada en sus ojos
le dijo a Kiziah que entendía lo que estaba preguntando realmente.

—Un vampiro y su kadine... su esposa... están sexualmente unidos entre sí. Son
casi una persona.

128
El Club de las Excomulgadas
Él vaciló y Kiziah pensó que iba a decirle más. Cuando no lo hizo y ella
desabrochó los primeros botones de la camisa de Cable, se la abrió para exponer el
mordisco de amor en el cuello de Cable. Ahora que estaba estudiándolo muy de
cerca, podía ver la pista débil de marcas de sus colmillos.

El color corrió a su cara, junto con el recuerdo de haber sido obligada a


desnudarse delante del padre de Cable y sus hermanos. La realización la golpeó.
Ellos se habían asegurado de que no había sido mordida por Fane también. Tal vez
preguntándose si había sido enviada para tratar de sacar a Cable de la cárcel.

Kiziah tuvo que sonreír ante la idea, aunque se estremeció sólo de pensar en la
pequeña habitación de madera con el cerrojo en el exterior. Sus dedos fueron a la

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


marca de la mordida y tiraron de Cable, con su cuerpo poniéndose tenso, con su
respiración cambiando a una inhalación aguda que hizo que Kiziah mirara hacia
abajo a su regazo.

Una corriente fuerte de deseo la inundó cuando vio su mano agarrando su


erección en sus pantalones cubiertos. La sangre salió de sus labios y ella supo que el
tiempo de preguntas casi había terminado. Ella lo deseaba. Deseaba a Fane. Podía
adivinar lo que iba a suceder cuando llegaran a la casa, pero quería oírlo
confirmándoselo.

—Dijiste que Sarael seguía siendo en parte humana. ¿Eso significa que solía ser
completamente humana? ¿Qué le tomó tres intercambios de sangre hacerlo?—
Preguntó ella apretando el mordisco de amor entre sus dedos cada vez más excitada
cuando vio cómo afectaba eso a Cable. Cómo su rostro se tensaba y sus ojos se
cerraban con sus pequeños pezones masculinos apretándose en puntos duros
mientras su mano le apretaba el pene.

—Sí, y sí—respondió él casi jadeando. Su excitación alimentaba a la suya


propia de modo que ella se inclinó y apretó los labios a los suyos, con su beso
llegando a ser tan carnal que en cuestión de segundos su camisa y sujetador estaban
abiertos y su mano estaba sobre su pecho, sin piedad llevándola más alto con su
asalto a su pezón.

129
El Club de las Excomulgadas
Cuando sus bocas se separaron, Kiziah susurró:

—Lleguemos a casa para poder empezar nuestra luna de miel.

Capítulo Diez

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Fane sintió que Cable estaba cerca y se instaló en el sofá a esperar, su pene
estuvo en protesta por la posición, pero estaba cansado de merodear y acechar
alrededor de la casa. No hacía nada para aliviar su tensión. De hecho, sólo parecía
aumentarla, dejándolo sentirse como una bestia enjaulada.

Tenía que follar. Necesitaba alimentarse.

Y a su cuerpo no le importaba mucho con quién lo hiciera, aunque su mente


sabía que importaba. Tenía que mantener el control, esperar el tiempo suficiente
para averiguar lo que había aprendido Cable de las historias Santori.

¿Y si Cable estaba solo? ¿Y si Kiziah no estaba con él?

Fane siseó, levantándose de la silla y yendo a la puerta de entrada, apenas


capaz de evitar abrir la puerta y esperar afuera. La irritación se movió a través de él.
No se fiaba de la familia de Cable. Que bien podría tener equipos de vigilancia en el
lugar, sabiendo que si esos equipos se descubrían podrían afirmar que lo habían
hecho por la protección de Cable y de Fane. Él no podía arriesgarse a anunciar su
presencia, no esta noche.

Se irían de ese lugar mañana. Ubicándose con seguridad en una aislada casa de
alquiler cerca de Ashburg.

130
El Club de las Excomulgadas
El pene de Fane pulsó en alerta y se apoderó de sus jeans. Deseando saber a
qué distancia estaba Cable y si Kiziah estaba con él. No le sorprendió que no lo
hubiera llamado. No había esperado que Cable se arriesgara, especialmente si había
sido difícil escapar de la casa de su padre. Sin embargo, Fane decidió no salir a la
calle, no precipitarse, poniéndose a prueba cuando oyó el sonido del motor de la
Suburban y supuso que estaban juntos.

Pareció una eternidad para que se estacionara y salieran del coche, con cada
momento de su demora aumentando el hambre en Fane, su necesidad. La
anticipación de lo que estaba por venir.

El olor a sexo lo asaltó tan pronto como Cable y Kiziah entraron en la casa. El

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


olor del mismo provocando impulsos primitivos que fueron imposibles de controlar
para Fane. Él los acechó, con su atención dividida por un instante entre los dos
antes de presionar a Cable contra la parte posterior de la puerta y fusionar sus bocas
juntas en un beso que fue un alivio parcial y que tenía una intención más carnal.

Lo que excitó a Kiziah presenciarlo. Le sorprendió lo mucho que le gustaba ver


sus manos vagar y ver cómo se comían con avidez la boca del otro.

Ella estaba preparada para esto. Preparada para ellos. Húmeda. Hinchada.
Dolorida de placer por Cable en el coche, pero insistiendo en que esperaran a estar
de regreso en la casa antes de hacer más.

Con un gemido Fane soltó a Cable y giró, llegando a Kiziah y desgarrando su


camisa y sujetador antes de tirar de ella contra él, deteniéndose el tiempo suficiente
para permitir que Cable se moviera detrás de ella y echara su cabello hacia un lado,
dejando al descubierto su suave cuello. Fane capturó sus labios, con una de sus
manos yendo a Cable, mientras la otra cubría los pechos de ella.

Una necesidad al rojo vivo se vertió en Kiziah, deslizándose a lo largo de su


lengua y garganta, haciendo florecer sus pezones y a su vagina hinchada, su clítoris
congestionándolos a ambos. El beso de Fane era suficiente para hacerla gemir, pero
sentir la boca de Cable en su cuello era una dulce tortura.

131
El Club de las Excomulgadas
Ella se estremeció en anticipación cuando Cable soltó su falda y se la bajó hasta
los tobillos en un charco de color. Se quedó sin aliento en su garganta cuando las
manos de él se movieron alrededor, abriéndose paso entre Fane y ella a fin de
quitarle los pantalones vaqueros a Fane. Los tres gimieron cuando el pene de Fane
surgió a la libertad y fue capturado por una de las manos de Cable, mientras la otra
se deslizaba a las bragas de Kiziah, con sus dedos acariciando su clítoris en el
camino a abrirla.

¡Cristo! Era difícil para Cable pensar en nada más que alguna manera de
conseguir quitarse su ropa y meter su pene en Kiziah mientras Fane hacía lo
mismo. Estaba a punto de llegar a estrecharse contra sus nalgas, bombeando en su
mano de arriba a abajo el eje Fane, mientras sus dedos follaban dentro y fuera a

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Kiziah.

Él alzó la boca de su cuello, justo cuando los labios de Fane dejaban los de ella,
sus ojos se unieron, Fane estaba lleno del mismo salvajismo que Cable había visto
la noche en que Fane lo había obligado a su primer intercambio de sangre.

—Hazlo—dijo Cable. —Tiene que hacerse antes de que podamos ir más allá.
Simplemente no te corras.

Las fosas nasales de Fane estallaron en reacción a sus palabras. Una victoria
salvaje llenó sus ojos.

— ¿Estaba en las historias?

—Sí.

Fane no necesitó ser más instado. Se inclinó y le dio un beso en los labios a
Cable antes de regresar a Kiziah, metiendo su lengua contra la de ella, con cada
célula de su cuerpo gritando por él para permitir que sus colmillos descendieran.

Esta vez cuando el beso terminó él fue a su cuello tentándose a sí mismo con el
canto de sirena de su sangre, con su ritmo golpeando, con el pulso errático contra
sus labios. Sus colmillos se deslizaron libres, pero no cedió a la tentación de

132
El Club de las Excomulgadas
hundirlos en el delicado cuello de ella. Sus pezones lo atrajeron y bajó su boca a
ellos, cambiando su posición que lo obligó a tomar su propio pene en la mano, pero
aumentó su entusiasmo para que Cable moviera su mano a su pecho, tomándolo
mientras Fane lo bañaba y le chupaba un pezón que todavía tenía las marcas de su
atención de anoche.

Los gemidos de Kiziah y el olor de su excitación probaron el control de Fane.


El conocimiento de que sus reacciones se daban libremente, como resultado de lo
que estaban haciéndole y no por algún embeleso de un poderoso afrodisíaco.

Con un gemido, Fane obligó a su boca a alejarse de su pezón. Su pene estaba


hinchado como jamás había estado. Sus huevos estaban llenos y doloridos. Él

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


apretó su pene y cerró los ojos ante la avalancha de necesidad pulsando a través de
su eje.

Un temblor de miedo se movió a través de él. No te corras, Cable le había dicho.

Fane sabía que iba a tomarle hasta la última gota de control que poseía evitar
arrojar su semilla, tanto en el instante en que hundiera sus colmillos en Kiziah
como en el instante en que apretara su boca en su pecho y sus destinos fueran
sellados con el primer trago.

Se retrasó quitándole sus zapatos y medias, hipnotizado por el espectáculo de la


mano de Cable desapareciendo en el trozo femenino de material negro, con el calor
quemándolo más con el sonido de sus jadeos suaves mientras la palma de la mano
de Cable rozaba su clítoris y sus dedos se deslizaban dentro y fuera de su raja.

Una vez más Fane tomó su pene en la mano, apretando su agarre hasta el
punto del dolor. Un recordatorio. Una advertencia. No se podía correr.

—Deslízalos hacia abajo—gruñó él con el calor rugiendo a través de él, cuando


Cable obedeció, enviando su camisa y sujetador, así como sus bragas al suelo de
modo que ella estuvo desnuda entre ellos.

133
El Club de las Excomulgadas
Era más de lo que Fane podía soportar. Se inclinó con su boca yendo a pliegues
mojados, con su lengua follando su canal, probando a Cable como degustando a
Kiziah.

¡Suyos! La palabra resonó a través de cada célula de su cuerpo, a lo largo de


cada terminación nerviosa. Con cada latido de su corazón. ¡Suyos! ¡Los dos eran de
él!

Era un canto primitivo. Una demanda atronadora.

Una compulsión más poderosa que incluso el más fuerte vampiro. Tomar.
Dominar. Poseer.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Kiziah se retorció entre ellos, bombardeada por las sensaciones. Reducida a un
ser sensual, cuya única realidad era el placer que sus amantes le estaban dando.

Los gemidos de ella se volvieron gritos y luego una letanía de súplicas. Pedía su
liberación y Fane se la dio. Su boca fue a su clítoris, succionando el pequeño
órgano, torturándolo con su lengua hasta que ella llegó a su clímax, inundando sus
sentidos con su orgasmo.

Fane pasó su pierna sobre su hombro entonces, con sus fosas nasales dilatadas
por el revestimiento de la excitación de la cara interna de sus muslos, con su
corazón latiendo al mismo ritmo salvaje que el de ella. Ella se sacudió cuando sus
colmillos se deslizaron a través de su piel, pero no luchó contra él y pronto ella
estaba enterrando sus dedos en su pelo, sujetándolo mientras tomaba la sangre de
su vida.

Fane la consumió, la devoró, se perdió por momentos mientras el calor y el


hambre se fusionaban, convirtiéndose en uno de una forma que sólo se producía
con una novia, con una kadine, con una amante que estaría vinculada a un vampiro
durante siglos. Era un éxtasis oscuro como ningún otro, tomar a una pareja
dispuesta hasta que su corazón brincara en alerta, conociendo el placer que les
daría tan grande que intercambiarían sus vidas por su mordida.

134
El Club de las Excomulgadas
Él estuvo a punto de matarla. Pero el toque de la mano de Cable en su rostro, la
urgencia de Cable.

—¡Cristo, Fane detente!—lo sacó de la oscuridad de su naturaleza primitiva


propia.

Fane pasó la lengua por su mordisco, sellándola, a pesar de la satisfacción que


lo recorría con el conocimiento de que la marca se mantendría hasta que el reclamo
terminara.

Él se levantó, con su mirada en los ojos cerrados de ella y rostro pálido, con su
respiración entrecortada... en la expresión enojada de Cable, preocupado mientras
levantaba a Kiziah.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Con una orden mental aguda, Fane convocó un cuchillo de una mesa en la sala
de estar, sujetándolo cuando llegó y utilizándolo para abrir una herida en su pecho
antes de apretar la boca de Kiziah en el corte. Tanto él como Cable la persuadieron
de beber con palabras murmuradas y movimientos suaves, ambos llenándose de
alivio cuando ella les respondió, tomando de Fane como él había tomado de ella.

Cuando terminó, Cable tomó a Kiziah en sus brazos y la llevó hasta el


dormitorio, colocándola suavemente en la cama y bajándose a ella.

— ¿Estás bien?—Le preguntó él entre besos.

Kiziah se echó a reír, con su alegría llenando su corazón por el cuidado que ella
vio en su rostro.

—No fue horrible para nada.

—Bien—gruñó Fane cayendo a su lado con una expresión feroz, a pesar de que
ella vio un atisbo de preocupación en sus ojos.

Ella sonrió y rozó la punta de los dedos por sus labios.

— ¿Cómo es que soy la única desnuda?

135
El Club de las Excomulgadas
Algo oscuro y salvaje se movió a través de los ojos de Fane y su cuerpo se
apretó en reacción, con su sangre corriendo a sus labios, rellenando los labios de su
vagina, por lo que quiso abrir las piernas. Y como si oliera su renovada excitación,
las fosas nasales de Fane le quemaron, con sus labios ligeramente abiertos, con la
sugerencia de sus colmillos causando que sus pezones se levantaran y su clítoris
permaneciera erecto, palpitando contra la textura áspera de los vaqueros de Cable.

Ella se estremeció cuando la mano de Fane se movió para volver a Cable,


siguiendo su columna y causando que Cable bombeara en su contra en reacción,
que gimiera y dijera:

—Cristo, mi pene está a punto de explotar.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


—Terminemos lo que empezamos entonces—dijo Fane rodando por la cama y
quitándose la ropa, bombeando su pene a modo de saludo cuando la mirada de se
Kiziah centró en él.

Kiziah se sentó cuando Cable se levantó con el fin de desnudarse, con su mano
yendo al pene de Fane, con su pulgar jugando sobre la cabeza roja, llena mientras
lo traía hacia ella. Él agarró su muñeca como si fuera a detenerla y entonces susurró
como si la idea de perder su toque fuera más de lo que pudiera soportar.

La satisfacción femenina llenó a Kiziah y se inclinó hacia delante, con la


intención de llevarlo a su boca, pero Cable la detuvo, con su risa ronca mientras la
apartaba, acomodándose para que ella estuviera encima de él, con su pene como
una presencia fuerte, exigente contra su montículo.

—No se puede correr hasta que los dos estemos dentro de ti, Zia. Es por eso
que estuve en el recinto de mi familia, investigando como los tres podríamos estar
juntos.

Cable se movió empalándola con un solo golpe y haciéndola gritar de placer.


Ella se estremeció cuando sus manos fueron a sus nalgas, poniéndose tensa cuando
Fane se colocó detrás de ella.

136
El Club de las Excomulgadas
—Relájate—dijo Cable besándola, atrayendo su lengua a su boca mientras las
manos de Fane iban a sus pechos, con los dos creciendo en un infierno de calor de
necesidad para que Kiziah una vez más, se retorciera entre ellos, suplicando con su
cuerpo para que la tomaran, para que la satisficieran, que la reclamaran como suya.

Ellos mandaron al placer y ella fue a donde la tomaron, amando la intimidad,


con el conocimiento de que la necesitaban tanto como ella había llegado a
necesitarlos. Gimió cuando el pene de Fane se deslizó en su puerta trasera, gritó
cuando fue todo el camino, con el dolor-placer de la penetración doble, con la
plenitud, con la sensación de sus penes frotándose uno contra el otro mientras la
follaban con un embeleso oscuro que ella siempre había anhelado. Compartiendo
un pináculo más allá de lo que jamás había soñado era posible.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


*****

Kiziah despertó entre dos cuerpos masculinos calientes y se estiró, sonriendo


cuando se dio cuenta que no tenía dolor a pesar de que debería haberlo tenido. Oh
sí, debería haberlo sentido. En el último par de días había tenido más sexo en
diferentes formas de lo que había tenido en toda su vida junta.

Era de día. Lo sabía a pesar de que las ventanas estaban cubiertas con pesadas
cortinas.

Fane se agitó y ella se movió al lado pasando su mano sobre su pecho,


inconscientemente, buscando el lugar donde se había cortado antes de presionar sus
labios en su piel. Él se agitó de nuevo y ella cambió su mirada, hacia su pene. Su
mano la siguió y los ojos de él se abrieron.

—Estás despierto—dijo ella sintiendo que tenía la ventaja para cambiar.

—El Sueño no me tiene completamente todavía. —apretó su cara cuando su


pene fue contra los dedos de ella. —Móntame, Kiziah.

Ella se rió. Un sonido ronco de poder femenino.

137
El Club de las Excomulgadas
Él siseó, con sus colmillos bajando pero la vista de ellos sólo la hacía sentir más
imprudente.

Kiziah deslizó su pierna por encima de él, apretando su muslo contra su


erección y midiéndolo para frotarse con su clítoris a lo largo de su carne llena de
sangre.

—Tengo derecho a algunas respuestas. ¿Puedes salir al sol?

Él se estiró y silbó pero contestó a su pregunta.

—No en esta forma.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


— ¿De qué forma entonces?

—Como niebla. Como partículas en el aire.

Labios rozaron el hombro de Kiziah. Una mano fue alrededor de su pecho para
tomárselo y acariciar su pezón. Cable.

—Responderé a tus preguntas más tarde, Zia. Date prisa y fóllalo. Quiero mi
turno mientras el Sueño lo toma.

El comentario llevó una mirada oscura a la cara de Fane, una promesa de


retribución en sus ojos enviando un chorro de excitación a la vagina hinchada de
Kiziah. Ella se movió llegando hasta su pene y guiando a Fane a su entrada
húmeda y lista, jugando con él hasta que se subió y la llenó por completo, tomando
el control, enseñándole que la palabra manso no podría aplicarse a él.

Él le dio una orden a su cuerpo y éste le obedeció, haciéndola suplicar y ella lo


hizo, pero fue una dulce rendición que la dejó saciada mientras se deslizaba al lado
de Fane, conteniéndose para ver como Cable fijaba las muñecas de Fane al colchón
antes de cubrir el cuerpo Fane con el suyo, con el beso que compartieron como un
duelo agresivo, una lucha hasta que un acuerdo oculto fue alcanzado entre los dos y
Fane separó las piernas para que el pene de Cable pudiera llegar a su puerta trasera.

138
El Club de las Excomulgadas
En un segundo, la necesidad de liberarse volvió y la mano de Kiziah fue a su
vagina, con sus dedos acariciando su clítoris y sumergiéndose en su canal al mismo
tiempo de las estocadas de Cable. Ella gimió mientras ellos gemían, con su aliento
aumentando un poco, igualando los suyos, con su cuerpo arqueándose y
esforzándose por el alivio hasta que sus movimientos se volvieron violentos. Hasta
que finalmente ella gritó mientras ellos lo hacían, perdiéndose en la bruma de la
satisfacción.

Kiziah cerró los ojos y se acurrucó contra Fane mientras Cable abandonaba la
cama, y luego contra Cable cuando regresó del baño, recién salido de una ducha y
Fane se levantó, con sus movimientos haciéndose eco del letargo que Kiziah estaba
empezando a sentir. La necesidad de dormir pesadamente comenzaba a presionar

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


sobre ella. Con una anormal intensidad.

Se dio cuenta de que le quemaba sus venas y su corazón dio un salto en


respuesta. Un momento de alarma, un temblor de miedo se movió a través de ella
cuando le tomó hasta la última gota de fuerza de voluntad que poseía abrir los ojos
y sentarse.

Como si detectara su angustia, Cable se levantó y la ayudó a levantarse,


sosteniéndola en su contra.

—Será más fácil, especialmente una vez que estés en el sol.

— ¿Este es el Sueño?

—Una versión diluida del mismo.

Unos minutos más tarde, Fane salió del cuarto de baño, con su piel todavía
reluciente, como si sólo hubiera tenido tiempo suficiente para secarse rápidamente.

—No podemos quedarnos aquí—dijo con su atención dirigiéndose a Cable. —


Domino alquiló un lugar afuera de Ashburg. Dejé la dirección con las llaves del
coche. Él ya está allí. —Los labios de Fane se arquearon hacia arriba. —Como está
la feria al parecer.

139
El Club de las Excomulgadas
— ¿Dormirás en el camino?—preguntó Cable. —Podríamos arrastrar el
Airstream.

—Déjalo. Y comprueba el coche en caso de que tu familia esté monitoreando


tus movimientos y conversaciones.

Cable hizo una mueca y asintió. Kiziah empezó a decir algo acerca de visitar a
sus amigos en la feria psíquica, pero lo pensó mejor cuando recordó la conversación
que había tenido con Cable.

A pesar de que sólo había estado con Fane y Cable un corto período de tiempo,
con los dos ya sabía que Cable era el más razonable, el que tenía más
probabilidades de ceder, de comprometerse. El más propenso a decirle lo que

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


necesitaba saber para advertirles a las personas que eran como una familia para ella.

Es cierto que la gente entre la que había crecido estaba acostumbrada a ser
cuidadosa, a tratar con aquellos que no estaban de acuerdo con su estilo de vida y
habilidades. Nunca había estado en una feria psíquica con manifestantes
condenándolos al-fuego-y-al-infierno reunidos, cantando y sosteniendo pancartas.
Pero si el peligro esta vez era mayor y la amenaza de daño físico era más real, ella
haría lo posible por proteger a sus amigos.

Un escalofrío le recorrió la espalda. Comprensión.

¿Sería por eso que el sueño de la tienda de Madame Helki le había sido enviado
a ella? ¿Por qué había sido establecida en ese camino?

—Hey, ¿Todavía estás despierta?—Cable se burló, agitando suavemente a


Kiziah y haciéndola consciente de que había estado completamente perdida en sus
pensamientos.

—Sólo estaba pensando. —Ella miró a Fane y se tensó al ver su expresión. Sus
ojos oscuros estaban clavados en ella, tan centrados que ella tuvo la pasajera
impresión de que estaba tratando de leer su mente. —Creo que tomaré una ducha—
dijo.

140
El Club de las Excomulgadas
Cable le dio un beso rápido en el hombro.

—Buscaré algo para comer. Nos vemos en la cocina.

La mención de comida hizo a la mirada de Kiziah ir de nuevo a la cara de


Fane. La intensidad de la oscuridad había sido sustituida por el brillo de la
anticipación.

—Será difícil, pero puedo durar hasta esta noche—dijo, por lo que su vientre
aleteó y sus pezones se apretaron con la lectura lenta de su cuerpo.

Ella escapó al baño, riéndose de sí misma cuando momentos después empezó a


desear que Fane y Cable, o ambos, la hubieran seguido a la ducha. El sexo bajo el

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


agua caliente estimulante siempre había sido una fantasía para ella. Sin embargo,
dadas las dimensiones de la cabina en el remolque, no habría considerado siquiera
intentarlo allí.

Mientras el agua caía en cascada sobre ella, comenzó a hacer un inventario de


lo que necesitaría del Airstream. Suponía que volvería y lo recuperaría más
adelante, pero podía ver la sabiduría de no irse en el.

Incluso bajo el aire caliente de la ducha, sintió frío sólo de pensar en su viaje a
la propiedad de la familia de Cable. No era difícil imaginar que hubieran puesto
dispositivos en los vehículos y continuaran allí hasta que hubieran estado seguros
de que Fane no estaba en los alrededores, o hasta que fuera demasiado tarde para
hacer algo acerca de la situación.

Kiziah cerró los ojos. Una vez más, viendo la anticipación brillante en los ojos
de Fane. Oyendo sus palabras mientras su mirada recorría su cuerpo, quedándose
por un instante sobre la herida de mordida que había dejado en la cara interna de su
muslo.

No había tenido ni idea de lo intensamente erótico que sería, que el lugar donde
le clavara sus colmillos se convirtiera en una zona erógena. Si estaba en la ducha
mucho más tiempo, permitiría que el agua caliente le picara en su marca y

141
El Club de las Excomulgadas
terminaría masturbándose hasta correrse y aún así no sería suficiente. Terminaría
en la cama todo el día y toda la noche. No podían dejar que eso sucediera. Tenían
que llegar a Ashburg.

Kiziah se obligó a salir de la ducha, secándose y regresando a la habitación.


Una sonrisa se formó en ella cuando vio que Cable había salido de la casa rodante y
traído una selección de ropa para que eligiera. Optó por la comodidad de los jeans,
una camisa de franela azul, tenis, y después encontró a Cable haciendo sándwiches
en la encimera de la cocina.

—Gracias por mi ropa—dijo ella deslizando sus brazos alrededor de su cintura


y abrazándose frente a su espalda.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


—Fue un sacrificio. Prefiero mantenerte desnuda.

Ella se rió y frotó la mejilla contra su espalda.

— ¿Dónde está Fane?

Cable presionó la pieza superior del pan para el bocadillo que estaba haciendo y
luego se volvió en sus brazos, con un pequeño gesto de preocupación en su rostro.

— ¿No puedes sentirlo?

Y ella lo hizo. No en un lugar que pudiera determinar con precisión, pero más
en un sentido general, una presencia posesiva que se cernía a su alrededor.

— ¿Está en su otra forma?

—Sí, puede permanecer despierto de esa forma. De lo contrario, se estrellaría


con la cama. Algunos de los vampiros muy, muy viejos pueden luchar contra el
sueño en su forma humana y se mueven dentro de una casa a oscuras durante el
día. Cable sonrió. —Pero Fane es sólo un bebé.

Kiziah rió.

142
El Club de las Excomulgadas
—Tú también eres un niño.

Cable le mordió el labio inferior.

—Estoy loco por ti, Zia. Ya lo sabes, ¿verdad?

—El sentimiento es mutuo.

Comieron y después Cable desapareció en el dormitorio con el fin de empacar


su ropa y la de Fane. Kiziah se hizo cargo de los pocos platos que habían
ensuciado, decidiendo entonces llenar la Suburban con la ropa y los atrapa-sueños
que quería tener con ella.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


El primer indicio de problemas se produjo cuando ella salió y el aire a su
alrededor comenzó a vibrar con amenaza. Su corazón dio un tirón, disparando la
adrenalina por sus venas y en realidad se volvió para regresar al santuario de su
casa, pero cuando salió por la puerta, se dio cuenta de la fuente de su miedo. Fane.
Que al parecer no quería que saliera de la casa.

—Sólo subiré las cosas al coche—dijo ella consciente de hablar con el aire.

La amenaza se intensificó en cuanto dio un paso al exterior, una presencia


invisible que se arremolinaba furiosamente a su alrededor mientras ella movía todo
lo que necesitaba de Airstream a la Suburban, al encontrarse con un paquete que se
había quedado en el asiento trasero cuando abandonaron la cabina en la casa de su
padre ella fue por la suya. Un paquete que había prometido entregar a una tienda
en Waynesville cuando se cruzara en el camino a la feria psíquica.

Kiziah levantó la vista cuando Cable salió de la casa con un par de maletas, con
su corazón dando espasmos al gesto que de inmediato se formó en su rostro cuando
la vio en la Suburban.

—Nos llevaremos el coche deportivo—dijo él, asintiendo al mucho más


pequeño coche negro de Fane, probablemente desde que habían dejado atrás el de
Cable.

143
El Club de las Excomulgadas
—No quiero estar atrapada, Cable. Estoy segura de que habrá momentos en
que necesite estar afuera haciendo recados. —No llevaría visitantes a la feria o al
campamento donde muchos de sus amigos se quedarían.

Cable hizo una mueca y ella se imaginó que estaba sintiendo el latigazo de la
misma ira frustrada de Fane que ella.

—Puedo entender eso, Zia, pero...

Ella le dio un ligero movimiento de cabeza. Alegre de que si fueran a tener una
primera pelea, sería afuera a la luz del sol, donde sería uno contra uno en lugar de
dos contra uno.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Podría estar en desventaja, sin entender mucho acerca del mundo de Fane y
Cable, pero no tenía la intención de ser prisionera.

—Podemos estar a la vista el uno del otro. Podemos hablar por móviles.

—Cristo, Zia—dijo él y ella pudo escuchar en su voz que realmente lo entendía


y que no trataría de forzarla a entrar al coche deportivo.

Ella salió de la protección de la pesada Suburban y se acercó a él, poniendo sus


brazos alrededor de su cuello y apretando sus labios a los suyos. Él dejó las maletas
y tiró de ella a un abrazo.

—Esto hará las cosas muy intensas esta noche.

—Yo me encargo de esta noche cuando llegue.

—Qué fácil decirlo. —Su agarré se tensó por un momento. —Es posible que se
pongan difíciles. ¿Podrás manejar eso, Zia?

Ella se estremeció, con imágenes llegando a su mente tan eróticas que su vagina
y clítoris respondieron en un destello de fuego y sangre.

— ¿Y tú?

144
El Club de las Excomulgadas
Él se echó a reír. Ronco, masculino.

—Es diferente para mí.

—Entonces lo intentaré esta noche cuando llegue—repitió antes de alejarse de


él.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II

145
El Club de las Excomulgadas

Capítulo Once
Viajaron a Waynesville sin ninguna señal de ser seguidos, con Kiziah y Cable
hablando por sus celulares, riendo y bromeando en su mayoría, aunque Kiziah usó
algo de ese tiempo para saber más sobre el mundo del que ahora era una parte,
sobre vampiros y dhampirs, kadines y padralls... y en especial sobre los Creyentes.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Le dolió el corazón cuando Cable le habló de la muerte de la familia de Fane.
Su estómago se hizo un nudo por el miedo por la seguridad de los asistentes a la
feria psíquica y casi sugirió que se olvidaran de detenerse a entregar el paquete,
pero se prometió, que sólo le tomaría unos minutos llevarlo a cabo.

La pequeña tienda que tenía que visitar en una sección antigua de la ciudad,
había sido remodelada para atraer a los turistas que iban por lo pintoresco y la
oportunidad de maravillarse por la belleza del otoño. La calle estaba llena de
coches, a pesar de que las aceras estaban vacías salvo por un puñado de artistas de
edad avanzada con sus lienzos en fila, cada uno pintando su interpretación de una
fuente que se volvía verde con el tiempo.

Una ráfaga de calor floreció en el pecho de Kiziah cuando Cable salió del coche
deportivo y de inmediato corrió la distancia que los separaba, tirando de ella a un
abrazo y besándola, con la presencia irritable de Fane situándose en torno a ellos.

— ¿Necesitas ayuda para cargar todo?—preguntó Cable.

—No, gracias. Puedo hacerlo. —Ella miró la cafetería de la calle. —Pero no me


importaría un moka. —le dedicó una sonrisa burlona. —Y llévatelo contigo. ¡Por
favor! Pensé que me ahogaría en el coche.

146
El Club de las Excomulgadas
La mirada del Cable viajó a lo largo de la calle mientras el aire que los rodeaba
se engrosaba con el disgusto de Fane con la idea de que se separaran.

—O podríamos entregar tu paquete y luego ir a tomar un café juntos.

—Eso está bien también.

Cable hizo una mueca.

—Tengo esta irresistible compulsión de no dejarte fuera de mi vista. Y no es


algo como un miedo o una simple idea mía.

—Lo sé, pero no creo que nos hayan seguido.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


—No lo hicieron.

—Entonces, por qué no hacer lo más eficiente. Consíguenos un poco de café y


yo correré a la tienda. El que termine primero puede encontrarse con el otro.

Cable suspiró, sabiendo que habría consecuencias, la mayoría de ellas caerían


en Kiziah... por haber viajado en dos coches, por haberse detenido en Waynesville
y por separarse, cuando todo lo que Fane quería era ir directamente a Ashburg.

Había estado con Fane más tiempo. Entendía la naturaleza de los vampiros
más que Kiziah. Lo había minimizado cuando él y Kiziah habían hablado mientras
habían conducido, pero él sabía exactamente cuan cerca los tres estarían unidos
una vez que el tercer intercambio de sangre sucediera, igual que sabía que con cada
intercambio de sangre, la capacidad de Fane para mandarlos aumentaría.

También sabía que la libertad de Kiziah pronto se reduciría más de la que la de


él nunca estaría. Fane podría apagar sus tendencias dominantes a la hora de
tratarse de él, pero con Kiziah, Fane no cedería. Seria posesivo y protector. Y la
muerte de la familia de Fane, especialmente de su madre, sólo aumentado esa
necesidad en Fane.

147
El Club de las Excomulgadas
Cable frotó la mejilla contra el pelo de Kiziah. Probablemente era un error,
pero quería darle la oportunidad de ir por la vida como si todo estuviera normal o
tan normal como pudiera ser con la presencia amenazante de Fane situándose en
torno a ellos.

—Nos vemos en la cafetería o de regreso aquí—dijo él besándola antes de viajar


la mitad de la cuadra a una tienda que le recordaba a aquella en el que él y Kiziah
se habían conocido.

Él dio su orden y pagó, después se hizo a un lado, sonriendo al pensar en la


lectura de Madame Helki y en cómo lo había llevado a Kiziah. Cómo lo había
llevado a algo que nunca había considerado posible. Cristo, todavía no podía creer

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


que ella hubiera llegado a sus vidas, se hubiera adaptado aceptando no sólo a Fane
y a él como amantes, sino todo lo demás como si hubiera nacido en ello, creada
para ello.

La puerta de la cafetería estaba abierta y Cable miró hacia arriba, con el miedo
ondulando en su espalda cuando vio a sus dos hermanos mayores entrar en el
interior. ¡Mierda! Había estado seguro de que no lo estarían siguiendo. Había sido
cuidadoso al comprobar los coches.

—Podemos hacerlo de la manera fácil o por las malas—dijo Levant mientras él


y el sacerdote tomaban sus posiciones a ambos lados de Cable. —Haremos un viaje
rápido al baño juntos.

Por una fracción de segundo Cable consideró lanzarles un golpe y tratar de


escapar, pero se preocupó porque Kiziah le impediría hacerlo. Sus hermanos
probablemente habrían reconocido la Suburban, porque no creía que jamás
hubieran visto el coche deportivo de Fane. No podía estar seguro de si sabían o no
que Kiziah estaba también ahí abajo en la calle. Si esto era sólo sobre él, entonces
estaría a salvo. No encontrarían otras marcas de mordidas en él. Pero una mirada a
la cara interna del muslo Kiziah...

148
El Club de las Excomulgadas
—Estáis empujando los límites del amor fraterno—dijo Cable dejándose guiar
al cuarto de baño, con la esperanza de que cuanto antes vieran que estaba limpio,
antes lo dejarían ir.

—Sabes lo que queremos—dijo Levant después de seguir a Cable a la pequeña


habitación y cerrar la puerta mientras Priest hacía guardia afuera.

Cable se quitó la camisa, dándosela la vuelta sin que se lo hubiera dicho.

— ¿Por qué haces esto?

—Para que papá piense en algo.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


— ¿No fue el casamiento a la fuerza suficiente para él?

—Terminemos con esto. Si tu esposa está libre de mordida, los dos pueden
seguir con su negocio.

El corazón de Cable se apretó con pánico. Se le hizo un nudo en el estómago.


Así que sabían que Kiziah estaba en la ciudad.

—Ella no se desnudará de nuevo frente de ustedes.

—Tienes razón. No lo hará. Deacon se encargará de ella. Si te das prisa


entonces te llevaremos a donde ella está para que estés mientras Deacon la revisa.

La rabia le atravesó y esta vez le hizo darse la vuelta, conectando con su puño
firmemente al estómago de Levant e hizo que su hermano gruñera y maldijera
antes de que él le devolviera el favor, con sus nudillos golpeando el intestino de
Cable mientras se agachaba por un segundo golpe.

La lucha terminó tan pronto como el sacerdote se metió, por lo que eran dos
contra uno y obligaron a Cable a ceder. Sus pensamientos se agitaron
violentamente, girando con el deseo de llegar a Kiziah. Le hizo un gesto para que él
se bajara los pantalones, con su respiración jadeante entrando y saliendo de su

149
El Club de las Excomulgadas
pecho mientras su cuerpo vibraba con tensión. Al cabo de sólo un segundo Levant
asintió con la cabeza, reconociendo lo que habían hecho.

Los tres salieron del baño después, aprovechando una maldición de un cliente
disgustado y de una avergonzada mujer. En otra ocasión, Cable podría haber
encontrado el enrojecimiento de la cara de Levant divertido, pero no ahora, no
cuando sus pensamientos estaban centrados en Kiziah.

¡Cristo! Quiso golpear a sus hermanos y tirarlos a la tierra a pesar de que sabía
que estaban cumpliendo órdenes de su padre.

—Si Deacon la asusta... —dijo Cable con un nuevo miedo formándose cuando
se dio cuenta de la rapidez con que el cielo se estaba oscureciendo. Lo cerca que

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


estaba Fane de poder tomar su forma humana.

—Ha ido por esa rutina antes—dijo Levant y las fosas nasales de Cable
estallaron con el recordatorio de lo que había sucedido en la finca.

—No es muy inteligente que le recuerdes eso—dijo Priest deteniéndose para


mostrarle a Cable la salida de la primera tienda de café, con los tres conscientes de
que Cable no trataría de escapar si Deacon tenía a Kiziah.

Kiziah sabía que tenía que huir tan pronto como las campanas de la puerta de
entrada de la tienda marcaron que había llegado alguien y ella alzó la vista para ver
al hermano de Cable caminar en su interior. No le hizo falta que la fuerte presión
de Fane en su espalda para ponerse en movimiento. A pesar de que contaba con su
presencia de ánimo para inclinarse y le susurró a la anciana al otro lado del
mostrador.

—No llame a la policía. Es mi cuñado—antes de correr a la puerta con cortinas


a la izquierda del mostrador y salir por una puerta trasera que sabía que existía de
sus visitas anteriores a la tienda.

Pasos sonaron detrás de ella. El hermano de Cable le dijo:

150
El Club de las Excomulgadas
—Priest y Levant tienen a Cable—pero no se dio la vuelta.

El pánico se apoderó de ella.

Comenzó a correr tan rápido como pudo, pero sabía que si corría al coche
nunca abriría la puerta y entraría antes de que él estuviera encima de ella. No podía
permitirse el lujo de ser capturada y obligada a desnudarse. No se atrevía a que
encontraran la mordida de Fane.

La culpa llenó a Kiziah en un acto de intuición. Probablemente habían buscado


su coche mientras estaba aparcado frente a la propiedad de su familia. Habrían
encontrado los panfletos sobre la feria psíquica, volantes sobre los atrapa-sueños
que ella hacía. No habrían dado un gran paso para adivinar donde ella y Cable

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


podían estar o que podrían dejar en Waynesville para entregar el paquete que había
estado en el asiento del pasajero.

Mientras corría, su miedo creció con la conciencia de la oscuridad acercándose


rápidamente. Podía imaginar la reacción de Fane cuando tomara su forma
humana. Su furia era ya una cosa tangible en el aire a su alrededor, y a pesar de
todo, Kiziah sabía que Cable amaba a sus hermanos.

Ella se desvió hacia un callejón, un lugar estrecho no significaba para nada que
no hubiera botes de basura y contenedores. Un calambre a su lado la dejó sin
aliento, y supo que no podía seguir corriendo.

Kiziah sacó las llaves de su bolsillo, con sus dedos a su alrededor antes de
detenerse y se dobló, con la mano que sostenía las llaves yendo a su rodilla
mientras que con la otra mano se agarraba el lado. No trató de disminuir el sonido
de sus jadeos y gemidos con su poco dolor escapándose mientras el hermano de
Cable se abalanzaba sobre ella.

Por lo menos había uno solo. Por lo menos tengo una oportunidad.

Una oportunidad.

151
El Club de las Excomulgadas
En cuestión de segundos él estuvo a su lado. Su mano agarró ligeramente su
hombro mientras él se movía en torno de pie frente a ella, con sus piernas
ligeramente separadas, con su postura lo suficientemente amplia como para
atacarla.

Ella lo golpeó sin previo aviso. Su mano en la rodilla se movió hacia arriba,
golpeando sus testículos con la precisión de un boxeador.

Él se dejó caer de rodillas con un agónico gemido y ella huyó, sintiéndose


culpable incluso mientras corría hacia el coche y revolvía en el interior, empujando
las llaves en el encendido.

El shock sacudió a Cable cuando vio Kiziah salir corriendo del callejón y llegar

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


a la Suburban. Un solo pensamiento se formó y su cuerpo actuó al instante. Corrió,
encontrando a Kiziah a mitad de camino por la calle y cayendo en el asiento del
acompañante mientras el vehículo estaba en movimiento, moviendo sus manos en
el volante a las suyas, con su pie en el pedal en lugar del suyo, suavemente teniendo
en cuenta que no eran dobles en una película de acción.

— ¿Estás bien?—Le preguntó él sintiendo el temblor de su mano posada en su


muslo.

—Lo estoy ahora.

La energía de Fane flotaba a su alrededor, una masa hirviente de intención


furiosa.

—Entonces salgamos de aquí—dijo Cable cubriendo su mano con la suya,


apretándosela, mientras escapaban de la pequeña ciudad y corrían hacia el
santuario en Ashburg.

Cable se quejó cuando llegaron a la casa y entraron, sólo para encontrar a


Domino apoyado contra la pared del pasillo. ¡Cristo! Domino en un buen día era
suficiente para despertar el genio de Fane. Y este día se había ido rápidamente
cuesta abajo casi desde el momento en que habían salido de la cama.

152
El Club de las Excomulgadas
—Este es Domino—dijo Cable y Kiziah se estremeció mirando al hombre que
había podido hipnotizarla y obligarla a abandonar la feria, que la había puesto
como cebo para el Creyente. Ella se quedó sin aliento cuando Fane brilló a la
existencia a su lado. Su cuerpo era duro y firme. Desnudo. Excitado.

Domino se enderezó de la pared, con su mirada viajando por los tres, pero
descansando en Fane, con sus cejas arqueadas.

—Veo que el calor no ha disminuido tu control sobre ti mi amigo, así que seré
rápido no porque la vista de ti follando a tu kadine no fuera un espectáculo tentador
para mí. Ella es hermosa—Los Sus dientes brillaron. —Y, por supuesto, Cable tiene
su propio encanto, aunque está fuera de mi experiencia e inclinaciones.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


— ¿Qué quieres, Domino?—preguntó Fane.

—Sólo decirles que el resto hemos logrado eliminar a un gran número de


nuestros enemigos y que la caza seguirá, mientras que ustedes atienden otros
asuntos.

— ¿Y el que se hace llamar El Apóstol?

La diversión dejó la cara de Domino.

—Tu venganza puede esperar hasta que hayas ganado el control del calor y del
hambre.

— ¿Sabes dónde encontrarlo?

—Todavía no.

—Es mío para destruirlo—dijo Fane.

—Entendido. Sin embargo, sólo acabas de pasar por la transformación. La


tentación será muy grande en esos momentos. Ya no puedes matar como un
dhampir puede. La mirada de Domino cambió para abarcar a Cable y a Kiziah. —

153
El Club de las Excomulgadas
Las consecuencias de tus acciones no te corresponden únicamente a ti por más
tiempo.

Fane siseó. Un sonido frustrado y enojado.

— ¿Me dirás cuando lo encuentres?

Domino se tomó varios segundos antes de contestar.

—Te lo diré sólo después de que el tercer intercambio se haya hecho y los
impulsos de nuestros antepasados hayan sido atados por la toma de una kadine y
de un acompañante. —La diversión una vez más brilló en los ojos de obsidiana
mientras la mirada de Domino iban a la erección Fane y sus cejas se levantaban. —

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Como ya estás preparado para la tarea, te dejaré con ella.

—Una excelente idea—dijo Cable yendo alrededor de Kiziah y poniendo su


mano sobre el brazo de Fane, con su toque distrayendo a Fane de modo que
Domino pudiera salir de la casa sin incidentes.

Fane se dio media vuelta y Kiziah dio un paso lejos de él cuando vio la furia en
sus ojos oscuros.

—Tú sabías que quería que viajáramos juntos—dijo él arrinconándola hasta


que ella quedó atrapada entre la pared y su cuerpo duro. —Sabías que no quería
que te detuvieras en Waynesville o te separaras cuando llegaras allí.

—Tenía una promesa que cumplir—dijo Kiziah. —Tengo una vida más allá de
ti y de Cable.

—Tu vida es mía—dijo Fane mostrando sus colmillos y enviando un miedo


primitivo a lo largo de las terminaciones nerviosas de Kiziah.

Él clavó sus dedos en su pelo, sosteniéndolo para que ella no pudiera apartar la
mirada de él, con su expresión tan carnal, tan posesiva que ella gimió. Su voluntad
ya era lo suficientemente fuerte como para que no pudiera moverse o resistirse. Él

154
El Club de las Excomulgadas
bajó su boca a su cuello, acariciando con los colmillos su piel, frotándolos contra el
pulso golpeando salvajemente en su yugular.

Fane la mordió sin previo aviso, con el dolor y la conmoción de sus colmillos
deslizándose a través de su piel transformándose rápidamente en éxtasis cuando
calmó su cuerpo agresivo, con la línea dura de su pene apretado contra el vientre.
Sus pensamientos se empujaron a través de sus barreras mentales, forjando un
camino entre ellos, insistiendo en que era suya, en que debía obedecer, que nadie la
alejaría de él o la lastimaría. El asalto tan intenso a sus sentidos se convirtió en una
lucha por pensar, por luchar contra las olas de empalagosa oscuridad que
comenzaron a presionar sobre ella.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Con un silbido Fane alzó la boca de su cuello, con su lengua deslizándose sobre
su piel y ella notó el cuchillo clavado en la pared al lado de sus caras, uno que
Cable había tenido en las manos por el mango y empujando entre ellos, dándole
vueltas al pene de Fane mientras el cuerpo de Cable presionaba la espalda de Fane,
con su voz excitada y, sin embargo sonando con alarma.

—Detente, Fane. Has tenido suficiente.

Fane volvió ligeramente la cabeza, con su boca a sólo un suspiro de distancia


de Cable.

—No toleraré la desobediencia. No la puedo tolerar.

—Y yo no dejaré que la conviertas en una presa.

Las fosas nasales de Fane se abrieron. Sus ojos oscuros brillaban ya con algo
primitivo y extraño.

—Llegarás a pensar como yo—dijo con su voz sedosa como una amenaza que
hizo temblar a Kiziah.

155
El Club de las Excomulgadas
Cable lo tomó con calma, con su mano moviéndose arriba y abajo en el pene de
Fane, con su cabeza volteada lo suficiente para poner un beso en el hombro de
Fane.

—Sí, ya lo veremos—dijo él mordiendo a Fane ligeramente.

Fane se estremeció. Su cuerpo se resistió contra el de Kiziah, con el calor en


movimiento a través de sus ojos, con un hambre que no se satisfaría solo con
sangre.

—Sí, ya lo veremos—dijo Fane haciendo eco en las palabras de Cable, pero con
una amenaza mortal, con los ojos clavados en Kiziah mientras sacaba la mano de
Cable del mango del cuchillo y apretaba la muñeca de Cable a su boca.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Cable gruñó mientras Fane lo mordió, jadeando mientras Fane empezó a
chupar. E incluso sin la compulsión de Fane obligándola a ver como se alimentaba
de Cable, Kiziah no podría haber mirado hacia otro lado.

Necesitaba llenar su vista de eso. Sus pechos se hincharon y los labios de su


vagina se abrieron. Con el deseo intensificando la mirada de placer en el rostro de
Cable. Con la sensación de su mano acariciando el pene de Fane, bombeando de
arriba a abajo, rozando sus pantalones vaqueros, y haciéndola desesperada por
abrirlo y exponer su erecto clítoris. Para presionarlo contra el pene de Fane y sentir
los nudillos de Cable en su contra, mientras tocaba a Fane.

El aumento de excitación de ellos alimentó la suya propia y Kiziah se puso de


rodillas, con sus ojos sin dejar a Fane, hasta que su boca buscó su pene. La mano
de Cable se detuvo cuando ella lo tomó todo en su boca, con su lengua
inmediatamente girando la cabeza gorda y sensible del pene de Fane.

Fane dio un tirón, luchó, intentó follarla a través de la mano de Cable con el
fin de hundirse más profundo en la boca de Kiziah.

—No mucho, Zia. No puede correrse hasta que los intercambios hayan sido
hechos y los dos estemos dentro de ti, le advirtió a ella Cable.

156
El Club de las Excomulgadas
El calor y el hambre se torcieron juntos dentro de Fane, inseparables,
exigiéndole reclamar lo que le pertenecía. Con una orden mental el cuchillo se
desprendió de la pared, llegando a la mano Fane como un ave de rapiña a su amo,
a la vista de detener el tormento de la boca de Kiziah mientras sus ojos se abrían
con sorpresa.

Fane cortó su muslo interno, dando otra orden silenciosa, esta vez a Kiziah, por
su sola voluntad se obligó a dejar su pene y a presionar los labios en la herida, para
beber. La sensación tan fuerte hizo que su cuerpo se apretara, con la espalda
arqueada y su pene quemando con la necesidad de correrse con un silbido
escapando cuando Cable utilizó su mano para evitar eso, para evitar el orgasmo
mientras Kiziah gemía y gritaba, haciendo su segundo intercambio.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Era el éxtasis más allá de lo imaginable, un placer sin igual, la intensidad que
consumió a Fane, apasionante hasta que Cable se hundió en su contra,
murmurando, “Cristo” aunque no hizo ningún esfuerzo por quitar la muñeca de las
manos de Fane. Fane los detuvo, lamiendo la perforación de marcas mientras
alejaba a Kiziah de su muslo, por lo que su piel se pudo reparar de nuevo.

La satisfacción lo llenó cuando la miró, viendo su placer, su aceptación.

—Me obedecerás—dijo él acariciando su mejilla con sus dedos antes de


moverse, pasando de entre Kiziah y Cable, con anticipación añadiéndose a él
cuando ella inmediatamente se inclinó, con sus manos yendo a los pantalones
vaqueros de Cable, con sus dedos con destreza liberando el pene de Cable, con su
boca siguiendo a sus manos, haciendo gemir a Cable.

Fane cerró la distancia entre ellos, una de sus manos fue al pelo de Kiziah, la
otra a la parte trasera del cuello de Cable, tirando de él hacia delante de modo que
sus labios se juntaron y sus lenguas se aparearon, rozándose y hermanándose, sin
ninguno arrepintiéndose, mientras se batían en duelo en el húmedo y oscuro calor
que Kiziah sostenía entre ellos.

157
El Club de las Excomulgadas
Los dos estaban respirando con dificultad cuando el beso terminó, con sus
penes completos y sus bolas pesadas con la necesidad de aparearse, de encontrar la
liberación... uno con el otro, con Kiziah. Fane convocó el cuchillo de donde había
caído al suelo, esta vez usándolo para abrir un lugar en su cuello, un gesto
simbólico de confianza. Y mientras Cable de buen grado completaba el segundo
intercambio, Fane no pudo resistirse a repetir su comentario anterior, esta vez en la
mente de Cable. Llegarás a pensar como yo cuando se trate de Kiziah.

Capítulo Doce

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


La noche fue una confusión de sexo. De necesidad voraz. De unión. De un
hambre ardiente que iba más allá de la sangre que fluía por las venas de Kiziah, de
una necesidad de consumo que cobraba su alma y su corazón.

Las imágenes de Cable y Fane juntos, el recuerdo de ellos tomándola, al mismo


tiempo y de forma individual, estaban grabadas en su mente para siempre, el deseo
de repetir la noche se marcaba en cada célula de su cuerpo.

Cable le había dicho que después del segundo intercambio, después de que se
corrieran juntos, de que el pene de Fane se metiera en su canal mientras él
penetraba su trasero... estarían unidos sexualmente. Unidos. Pero sus palabras... e
incluso su propia imaginación, no la habían preparado para la realidad.

Tu vida es mía, Fane había dicho y mucho antes de dormir la había reclamado,
había demostrado la verdad con su cuerpo, con su mente, con su voluntad,
demostrándole en repetidas ocasiones la impotencia de ella en contra de él.

Kiziah rió suavemente. O al menos eso pensaba Fane.

Más de una vez durante la noche habían sido dos contra uno, equilibrando el
poder de moverse mientras ella y Cable le daban órdenes al cuerpo de Fane,
llevándolo al orgasmo. Controlando su voluntad.

158
El Club de las Excomulgadas
Ella se estiró y se volvió, sonriendo al ver que Fane estaba enroscado alrededor
de la espalda de Cable de la misma manera en que Cable se había enroscado
alrededor de ella, con la mano de Fane metida entre los muslos de Cable mientras
Cable se había empujado entre los suyos.

Eran preciosos. Todo lo que estaba a la vista de ellos, por separado o juntos,
pero sobre todo de esa forma, íntimamente haciendo que su vagina y senos fueran
al ras de la excitación. No creía que alguna vez tendría lo suficiente de ellos, a pesar
de que hacía todo lo posible por no pensar en los siglos que tendrían por delante
después de que el tercer intercambio de sangre se hubiera hecho.

Esa vida parecía natural para ella, un arma de doble filo que no había buscado.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Estaba segura de que Cable sólo había arañado la superficie de la historia padrall,
pero aún así, podía entender por qué el primero había elegido servir a los vampiros
por recompensas materiales en lugar de las no materiales.

Cable se movió, con su mano en movimiento para cubrir a Fane, donde se


apoyaba sobre su pene, con sus párpados abriéndose. Sonrió cuando sus ojos se
encontraron, como un golpe de amor puro.

Ella se inclinó y lo besó. Con sus dedos jugando en la mordida que Fane le
había dado.

—Uno más a la cuenta.

— ¿Teniendo segundos pensamientos?

—Sólo pensamientos.

— ¿Alguno que me interese?

Kiziah se echó a reír.

—Depende de cuánto estés interesado en el sexo.

159
El Club de las Excomulgadas
La mano de Cable dejó a Fane y fue alrededor de la cintura de Kiziah, tirando
de ella de modo que sus labios estuvieran a sólo unos centímetros de distancia.

—De ti y de Fane, siempre me interesa. —Su rostro se puso serio. —Será un


ajuste difícil para ti, Zia. Estás acostumbrada a ir y venir como te plazca. Ayer por
la noche no fue tan duro como me temía que sería. Pero eso no quiere decir que
siempre será así. Le dio un beso en los labios. —Podemos posponerlo si necesitas
más tiempo. No tenemos que terminarlo en tres noches consecutivas.

La mano de Kiziah fue a la parte trasera del brazo Fane, sus dedos se
envolvieron alrededor de él, sintiendo su suave piel sobre sus músculos firmes.

—Eso no le caerá muy bien a él.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


—Sí. La espera está en contra de su naturaleza, incluso cuando era un dhampir.
Pero tendrá que hacerlo, Zia.

— ¿Y si tu familia nos atrapa de nuevo?

Cable suspiró, tomando una pequeña bocanada de aire.

—Entonces estaremos en problemas.

—Estoy dispuesta a terminar lo que empezamos. —Ella apretó los labios por su
tranquilidad. —Creo que nosotros estando juntos estaba en las cartas.

Él se rió frotándose la boca contra la de ella.

— ¿En las cartas del tarot de Madame Helki?

—Sí. —Ella movió la mano del brazo de Fane al pecho de Cable. — ¿Tu
familia te perdonará?

—Mi madre lo acepta. Creo que mis hermanos lo harán. Hemos hablado de
ello antes, de cómo la padralls se encuentran atrapados en un mundo medieval, que
necesitamos ganar un poco de libertad para aquellos de nosotros nacidos en esto.

160
El Club de las Excomulgadas
— ¿Y tu padre?

Verdadera tristeza se estableció en los ojos de Cable.

—No lo sé, Zia. Mantendré la puerta abierta y la esperanza de que lo hará.


Pero no contaré con ello. Sabía desde el principio lo que era Fane, en lo que con el
tiempo se convertiría y a dónde me podría conducir mi elección.

La boca del Cable cubrió la de ella, su lengua suavemente abrió sus labios y se
deslizaron contra los suyos, con un masaje lento, lánguido de calor y emoción,
comodidad y seguridad, solidaridad.

—Esta noche está bien para mí—susurró Kiziah cuando el beso terminó.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


—Estoy contento. —Él frotó su nariz contra la de ella. — ¿Quieres levantarte?
Hemos dormido la mayor parte del día ya. —Fane no lo hará hasta dentro de un
rato.

Kiziah rió.

— ¿Cuando no está levantado?

—Buena pregunta. Los vampiros son seres muy sexuales, especialmente


cuando se trata de sus kadines y compañeros.

Kiziah dio la vuelta y bajó de la cama, mientras Cable se desenredaba de Fane,


sonriendo cuando finalmente se puso de pie y buscó sus pantalones vaqueros.

—Desde que te conocí siempre parezco estar corto de ropa.

—No es mi culpa si tuviste que abandonar dos de los coches deportivos. —Los
ojos de ella se perdieron encima de su torso desnudo y luego en Fane. —No es que
me importe ver dos muestras de gran cantidad de piel.

Cable la atrajo hacia sí.

161
El Club de las Excomulgadas
—Cuidado, podríamos insistir en que te quedaras desnuda cuando estemos
solos. —Él le dio un beso rápido. —Lamentablemente no estamos solos y no creo
que ninguno quiera tratar con la raya posesiva de Fane si Domino te ve sin nada.

— ¿Domino?—Pero tan pronto como Kiziah lo dijo, se dio cuenta de que sus
sentidos se habían elevado hasta el punto donde podía escuchar el movimiento en
la cocina y oler una pizca de café a pesar de que la puerta del dormitorio estaba
cerrada. Cuando se concentró, la conciencia de una presencia sobrenatural que
siempre había poseído zumbó a través de ella, dándole más información de la que
nunca había tenido. Podía sentir la influencia extraña de Domino, tan fuerte que
casi ocultaba a la del humano. Se acordó de la respuesta de Cable la primera vez
que había sacado a colación el tema de los vampiros y le había preguntado si

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Domino era uno. Casi.

— ¿Está cerca de cambiar?

Cable se subió la cremallera de sus pantalones vaqueros y tomó la mano de


Kiziah.

—Tal vez.

Domino estaba apoyado en el mostrador cuando entraron en la cocina. Sus ojos


de obsidiana brillaron con humor y Cable contuvo un gemido.

— ¿Así que Fane les permitió escapar a las reglas del Sueño?—Dijo Domino.
—Me sorprende que no los mantenga atados a la cama.

— ¿Por qué estás aquí?—Preguntó Cable. —Es un poco temprano, si has


venido sólo para tirar de la idiota cadena de Fane.

Domino se echó a reír.

—Lo creas o no, vine a ofrecerles mi ayuda y protección.

—De alguna manera no puedo ver a Fane invitándote a la habitación.

162
El Club de las Excomulgadas
Domino sonrió.

—Lo cierto es que ya no tengo ganas de encontrarme en un mano a mano en la


que el ganador gane un compañero permanente. —Cable se echó a reír. —Estoy
con Fane, será puro placer ver al Calor ponerte una correa una vez que hayas
pasado por la transformación.

—Nunca sucederá. —Domino levantó su taza de café. —El sabor amargo de


las hierbas es nada comparado con la pérdida de la libertad que una compañera
impone.

—Lo que nos lleva de vuelta a mi pregunta original. ¿Por qué estás aquí?

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


La cara de Domino se puso seria.

— ¿Sabes lo que puedes esperar después de que el tercer intercambio se haya


hecho?

Cable miró hacia otro lado. Ah, sí. Él sabía qué esperar. Dolor mientras sus
células se alteraban. Calor de fuego corriendo por sus venas y arterias hasta que se
lograra el equilibrio entre el humano y el extraño. Nada de eso sería tan malo como
lo que un dhampir experimenta durante la transformación, pero sería una tortura.
Y Kiziah experimentaría lo mismo. Largos momentos de agonía, en comparación
con el calor salvaje y el hambre kadine quien le había dado sangre a su futura pareja
en el nacimiento y durante la ceremonia de confirmación.

—Sí, sé qué esperar—dijo él pensando en la oferta de Domino de asistencia. —


Pero todavía no puedo ver a Fane invitándote a la habitación.

— ¿De qué estáis hablando?—Preguntó Kiziah tratando de contener su


creciente inquietud.

Cable la tomó en sus brazos con la espalda Kiziah en su frente.

—La última parte es dolorosa, Zia.

163
El Club de las Excomulgadas
Su ritmo cardíaco dio saltos.

— ¿Cómo de dolorosa?

Su suspiro no hizo nada para tranquilizarla.

—Sólo he leído al respecto.

—Pero es malo.

—Sí. —Él la apretó en su abrazo. —No por mucho tiempo. Y sólo tienes que
pasar por eso una vez.

— ¿Sarael pasó por todo eso?

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Cable tragó la necesidad de admitir que lo que pasaría Kiziah sería mucho más
duro de lo que Sarael había experimentado.

—Sí, ella pasó por todo.

—Está bien, puedo manejarlo—dijo Kiziah obligando a parte de su ansiedad


dar una exhalación temblorosa, con la conexión con Fane advirtiéndole que él
estaba luchando por despertar y unirse a ellos en la cocina, de tomar el control de la
situación. Ella miró a Domino, preparada para pedirle que explicara su oferta, pero
Cable se le adelantó, diciendo. —Es mejor que nos digas lo que tienes en mente
antes de que Fane interrumpa. No ha sido vampiro el tiempo suficiente sin
embargo, para doblegar la orden de sueño, pero lo está intentando. Y no estará feliz
de despertarse y encontrarte aquí.

Domino se echó a reír.

—Es cierto, y una prueba de fuerza la dejamos para otro día. Lo que sugiero es
simple. Uno de ustedes se quedará aquí. Uno se irá conmigo. Se hará una llamada
telefónica cuando el primero haya pasado por los cambios y los tres podrán estar
juntos de nuevo.

164
El Club de las Excomulgadas
Cable negó pero mientras lo hacía, sintió la furia absoluta de Fane con el
pensamiento de uno de ellos yéndose, se acordó de la vívida descripción que había
leído en las historias Santori. Cómo el ancestro de Domino confiando en que el
padrall sirviera como escriba había sido un error al hacer el tercer intercambio y
convertir a ambos a su kadine y a su acompañante masculino al mismo tiempo.

—Creo que es una buena idea—dijo Kiziah tirando de los brazos de Cable y
girando hacia él. Su corazón era atronador en los oídos al sentir la lucha mayor de
Fane por despertar, su rabia y posesividad. Sin embargo logró una pequeña risa
mientras Cable tomó sus manos entre las suyas. —Y creo que debería ser la
primera.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


— ¿Quieres dejarme sufrir su ira y tomar el borde de él antes de que llegue a ti?

—Instinto de conservación—bromeó Kiziah inclinándose hacia adelante, con


sus ojos suaves mientras rozaba los labios contra los de Cable. —Quiero estar ahí
cuando sea tu turno. Estoy dispuesta a estar allí para ti. Pero tú y Fane han sido
una pareja, y estoy de acuerdo que en esto sean los dos en primer lugar.

Cable la abrazó.

—Cristo, Zia. No te merecemos.

Ella le devolvió el abrazo.

—Bien, estás atrapado conmigo. Pero será mejor que me vaya ahora, o no
podré hacerlo.

Cable la dejó ir, volviendo a la habitación y agotándose antes de estirarse al


lado de Fane. El vínculo con Kiziah ya era tan fuerte que podía sentirla moverse
cada vez más lejos de la casa, así como podía sentir a Fane despertar.

Cable se preparó. Se preparó para la ira de Fane y ésta llegó con un furioso
movimiento, un ataque que envió a la sangre a golpear a través del cuerpo de Cable

165
El Club de las Excomulgadas
con una reacción primitiva, aunque su corazón y su mente sabían que el
depredador mortal clavando su cuerpo en la cama no lo mataría.

—La dejaste ir—dijo Fane con sus fosas nasales dilatadas, con su cara salvaje.
Sus colmillos estaban completamente extendidos, lo suficientemente cerca como
para rasgar la garganta de Cable si lo deseaba.

—Sabes por qué—dijo Cable. —Y sabes que estará de vuelta. —Se movió,
frotando su pene contra Fane, viendo como algo de su rabia huía en presencia de su
lujuria.

—No me gusta.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


—Estará a salvo con Domino.

Fane silbó, el calor y el hambre giraban dentro de él como un animal salvaje a


pesar de que confiaba en Domino completamente. No sólo debido a la conexión de
Domino con su pasado, con su familia, sino porque Domino lo había vigilado a
través de la transformación, le había dado la primera sangre y ambos habían hecho
lo equivalente a un sacramento entre los vampiros.

—No le permitiré este tipo de libertad después de que el tercer intercambio se


haya hecho. —Sus ojos furiosos se reunieron con los de Cable. —No puedo permitir
que me desafíe. No puedo permitir que se quede impune.

—Tendrás que hacerlo—dijo Cable moviéndose de nuevo, frotando su pene


contra Fane inundando la mente de Fane con deseos más inmediatos, con
necesidades profundamente impresas de sus antepasados alienígenas luchando
contra sus deseos sexuales por Cable.

—No dejaré que interfieras con su castigo—dijo Fane.

Cable se echó a reír.

—Imagínate ser posesivo con una mujer. Incluso la idea de eso habría
deteriorado tu estado de ánimo no hace mucho tiempo. —La sonrisa de él se volvió

166
El Club de las Excomulgadas
sabia. —Si tienes que salir de tu sistema antes de poder realizar el tercer
intercambio, luego dame su castigo. Puedo soportarlo.

La lujuria se precipitó a través de Fane, una ola de calor que consumió su ira.
Eso hizo que su pene pulsara y goteara, con su cuerpo tensándose al punto de
moverse, frotando su pene contra Cable.

—Iba a atarla a la cama. Nunca hubieras permitido eso. Nunca lo hubieras


deseado.

—Hazlo. No tengo miedo.

Los labios de Fane se curvaron, dejando al descubierto sus colmillos mortales.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


La frustración hacía estragos dentro de él, junto con la lujuria, al ser superado por
Cable, por su incapacidad para controlar a Kiziah, por la pérdida de su propia
libertad para moverse en forma humana durante el día.

Con un silbido se levantó, llamando a un cuchillo de la mesa de noche y


usándolo para recortar las ataduras con la hoja. Pero aun cuando le aseguró las
muñecas y los tobillos a los postes de la cama, Fane obligó a su propia necesidad
dominarse bajo su sumisión.

Ataría a Cable, porque sería calmar el deseo de golpear y ambos sacarían placer
de eso. Pero Cable estaba equivocado si pensaba que el asunto de Kiziah se había
resuelto. Ella aprendería a obedecer, si no esta noche, en el futuro.

Fane se volvió contra Cable, presionando su boca en la de él, presionando sus


pensamientos en la mente de Cable. Incapaz de seguir adelante hasta que tuviera la
última palabra con respecto a la mujer a la que ahora compartían. Este no es el final
de esto.

Pero Cable se limitó a reír, abriendo sus labios y jugando con la lengua de Fane
en una danza de apareamiento, en un intercambio carnal que los dejó a ambos
jadeando, sin aliento, ambos ansiosos por terminar lo que habían empezado.

167
El Club de las Excomulgadas
Fane cerró los ojos, saboreando la sensación, alimentándose de la riqueza de la
emoción corriendo a través de Cable, de su vínculo ya lo suficientemente profundo,
incluso sin un intercambio de sangre, para que supiera lo que el otro sentía. El amor
se derramó de él, y por un momento estuvo tentado a abandonar su plan, a desatar
a Cable para poder sentir sus brazos a su alrededor. Pero igual de rápido que el
impulso se levantó, siguió otro, el deseo de tener a Cable retorciéndose debajo de él,
de darle el éxtasis sin igual como una disculpa por el dolor que estaba por venir.

Fane se movió más abajo, con su boca yendo al cuello de Cable, con sus
colmillos acariciando su piel, frotando sobre su pulso que corría con lujuria,
haciendo una pausa en la amenaza simulada, antes de besar su camino a los
pezones de Cable de lamérselos, de mordérselos, jugando con ellos mientras los

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


comparaba con los de Kiziah en su mente, y recordaba el placer que había
experimentado con sus pechos.

—Cristo—dijo Cable doblándose, conduciendo su pene contra el vientre de


Fane, después sin aliento cuando Fane se movió hacia abajo, con su boca viajando
sobre el abdomen de Cable, haciendo una pausa ahí mientras su mano circulaba el
pene de Cable, con su toque tan diferente al de Kiziah y sin embargo igualmente
devastador.

—Cristo—repitió Cable y Fane se echó a reír, con todos los rastros de su furia
pasándose mientras su boca iba al pene de Cable, con sus labios y lengua
conduciendo a Cable a un frenesí más intenso por sus ataduras. La reducción de
Cable a una criatura primitiva buscando sólo su placer, y su cuerpo se sacudió y
luchó en una pelea por evitar su orgasmo, con su grito de liberación llenando la
habitación, así como el corazón de Fane.

Haciéndose eco de una segunda corrida cuando Fane volvió la cabeza y empujó
sus colmillos en el muslo interno de Cable. Alimentándose hasta que el corazón de
Cable saltó en la alerta.

Fane secó con su lengua la herida, después desató a Cable antes de colocarse
sobre él una vez más, tomando su cara y apretando sus labios en los de Cable. Su

168
El Club de las Excomulgadas
suave beso, no tenía la lucha habitual que disfrutaban antes del acoplamiento. Pero
tenía una suave comunión, el compartir, el dar y el tomar.

—Te amo—dijo Fane cuando levantó su rostro, con su voz ronca por la
admisión.

—Sí, lo sé—dijo Cable sonriendo, pensando que era la primera vez que Fane en
realidad se lo había dicho.

—Te dolerá. Incluso si es sólo la mitad de lo que yo he experimentado durante


la transformación, te dolerá.

—Sí. Eso también lo sé. Los padralls quienes lo han visto y grabado han hecho

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


un punto al escribir acerca de cuan agonizante es el proceso de conversión. Sólo
hazlo.

Le humilló que Cable estuviera dispuesto a sacrificar tanto por estar con él,
haciendo más fácil para Fane tratar a Cable de igual a igual, de resistir los impulsos
de dominarlo por completo y controlarlo como experimentaba con Kiziah.

—Sólo después de que lo hagas.

Cable se echó a reír, con una de sus manos enredándose en el cabello de Fane,
tirando de él a un beso que fue de suave a caliente.

Fane se estremeció cuando las manos de Cable se perdieron sobre sus hombros
y espalda, resistiéndose cuando una de ellas se quedó atrapado entre su cuerpo y
tomó su pene.

Vertiéndose a través de la lujuria Fane. Del deseo de follar. Y él bombeó a


través del puño cerrado de Cable, con su respiración saliendo en sacudidas, con su
pene quemando, con sus huevos llenos y pesados.

—Es tu elección—logró decir dispuesto a tomar a Cable de la manera en que


pudiera tenerlo con sus caderas sacudiéndose cuando el pulgar de Cable rozó la
punta de su pene, enviando cuentas de excitación a su superficie. Su corazón se

169
El Club de las Excomulgadas
inflamó, su alma reconoció lo mucho que se preocupaba por el humano debajo de
él. Por el hombre que lo equilibraba, que lo hacía una mejor persona. Que le ofrecía
tanto. Que aceptaba tanto.

Fane se movió para que su mano pudiera tomar el pene de Cable, deslizándose
sobre la superficie lisa, por su cabeza llena de sangre, por lo que las respiraciones de
Cable se aceleraron y juró.

—Cristo, ¡Siempre me engañas!

Conocían el cuerpo del otro tan bien que en cuestión de minutos los dos
estaban cerca del orgasmo, luchando para retrasarlo, por disfrutar de su
acumulación a pesar de que sabían que tenían que terminar lo que habían

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


empezado, no sólo por el hecho de su liberación, sino para poder convocar a Kiziah
y reclamar a su tercera.

—Es tu elección—dijo Fane gimiendo cuando Cable soltó su pene y se empujó


contra su pecho, lo que indicaba que debería poner algo de distancia entre ellos.
Pero Fane cedió y la lujuria rugió a través de él, doblándose en intensidad cuando
Cable se puso sobre sus manos y rodillas lo que le permitió a Fane cubrirlo con su
cuerpo, meterse en su puerta trasera de nuevo. Follarlo. La fuerza vampiro de Fane
le permitió abrir la vena en una de sus muñecas y presionarla a la boca de Cable
incluso mientras se metía dentro y fuera del ano de Cable, mientras la otra mano
bombeaba en el eje de Cable. Llevándolos a los dos a un orgasmo que los dejó
temblando, débiles, saciados, hasta que los efectos del fuego cambiaron y su tercer
intercambio llegó, quemando a través de la sangre de Cable un aviso segundos
antes de que él se retorciera de dolor.

170
El Club de las Excomulgadas

Capítulo Trece

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


—Me gustaría ir a la feria psíquica—dijo Kiziah tan pronto como ella y
Domino pusieron cierta distancia entre ellos y Fane.

Su risa no se hizo esperar.

—Así que te gusta vivir peligrosamente. Dudo incluso que Cable te dejara salir
si supiera dónde te gustaría estar.

—Anoche dijiste que habías eliminado a muchos Creyentes.

—Es cierto. A todos menos a cuatro y sólo uno es un peligro para ti.

— ¿El Apóstol?

—Sí.

— ¿Sabes dónde está?

—Lo sabré cuando llegue el momento de entregarlo a Fane.

— ¿Me llevarás a la feria?

171
El Club de las Excomulgadas
—Sí. Te llevaré. —Domino la miró. Algo en sus ojos causó que un malestar se
desenrollara y se extendiera a través de Kiziah. Un sentimiento de aprensión.

Ella se volvió y miró por la ventana, tratando de ordenar sus pensamientos, su


coraje. En cambio, la conciencia de Domino fue mayor, no como un hombre
guapísimo, sino como un depredador mortal.

En los confines cerrados del coche sus sentidos se magnificaban mucho más
allá de lo que habían estado en la casa con Cable y Fane presentes.

Ella se preguntó si Domino estaría cerca de convertirse y ahora la respuesta se


frotaba sobre cada una de sus terminaciones nerviosas. Ah, sí, Domino está muy cerca
de convertirse. Y debajo de la fachada humana ella podía sentir algo tan salvaje e

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


impulsado por la sed de sangre como las extrañas células que lo convertirían en un
vampiro de sangre pura.

—El miedo es un afrodisíaco para nuestra especie. Doblemente para mí—dijo


Domino con el borde áspero de su voz advirtiéndole que su cuerpo estaba
reaccionando a pesar de su intención de mantenerla a salvo.

— ¿Porque estás cerca de convertirte?

—Por eso, y porque ya tengo una segunda forma.

Kiziah se apartó de la ventana.

— ¿Quieres decir que te conviertes en vapor?

—Ese es un mecanismo de defensa vampiro. Una forma a la que llegaré


después de la transformación.

Sus labios se separaron por la sorpresa.

— ¿Eres un cambia-formas? ¿Cómo un hombre lobo?

Parte de la tensión abandonó su cuerpo. Él se echó a reír.

172
El Club de las Excomulgadas
—No como un hombre lobo, aunque puedo tomar la forma de un lobo.

Los pensamientos Kiziah dieron vueltas. La diversión y la curiosidad de su


hallazgo la encontraron cuando se acordó de un comentario de Domino en la
cocina. No tengo ningún deseo de encontrarme en un mano a mano en la que el ganador
gane a una compañera permanente.

— ¿Fane también se transforma en lobo?

—No, no tiene más que la segunda forma del vampiro. ¿Lo has visto comandar
cuchillos?

—Sí.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


—Todos nacemos con al menos un talento más allá de los necesarios para
nuestra supervivencia. ¿Conociste a Matteo?

—Sí.

—El fuego es su talento. El mío es el poder de hipnotizar y obligar, más que un


vampiro o la capacidad de cautivar a los dhampirs y confundirlos, de acabar con
sus recuerdos a corto plazo y de mandar durante encuentros limitados.

Kiziah frotó las palmas sobre sus pantalones vaqueros, recordando vivamente
su primer encuentro con Domino. El vacío que había existido entre el final de la
tienda de Madame Helki y... el despertar, de encontrarse a sí misma siendo acosada
por el Creyente.

—Recuerdo tus ojos.

—Quería que lo hicieras.

Sus pensamientos se movieron al Creyente que había asesinado a la familia de


Fane.

—Dijiste que el Apóstol se encuentra en la zona. ¿Ha estado en la feria?

173
El Club de las Excomulgadas
—Estamos vigilando las entradas, así como los campamentos y hoteles.
Ninguno lo hemos visto, lo que no es de extrañar. A diferencia de muchos de los
reclutas norteamericanos, no es un matón a sueldo o un desviado social. Es un
verdadero Creyente. No se acerca demasiado a los psíquicos por la misma razón
que nosotros tratamos de mantener la distancia. —Domino se encogió de hombros.
—La feria está muy cerca otra vez, es posible que con tantos de sus hermanos
muertos, decida atacar otra vez.

Domino detuvo el coche cerca de la puerta de entrada, volviéndose para mirar


a Kiziah.

—Ten cuidado. Tienes suficiente sangre de Fane ahora para hipnotizar a los

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


humanos. Se te puede ir de las manos si no lo controlas.

—Controlar ¿cómo?—Preguntó Kiziah, deseando creer que él estaba


simplemente divirtiéndose a costa de ella, pero sabiendo que no lo hacía.

—Nuestras feromonas son provocadas por emociones fuertes como el miedo y


la lujuria, así como por la intención y el hambre. —Él sonrió con un destello de
dientes blancos reflejándose en sus ojos de obsidiana. —Debes estar segura, siempre
y cuando evites imaginar lo que Fane y Cable están haciendo.

Sin duda, como Domino lo había previsto, Kiziah inmediatamente se imaginó


a Fane y a Cable en la cama, luego se dio cuenta de los cambios dentro de su
propio cuerpo, como si pudiera alcanzarlos, llamándolos, tratando de atraer a otros
hacia ello, aunque no podía imaginar intimar con alguien que no fueran Cable o
Fane.

Era una contradicción confusa que Domino le ayudó a entender al decir:

—Para las kadines las feromonas están concebidas como un mecanismo de


defensa. Una vez que hayas pasado por el último de los cambios, se convertirá en
una segunda naturaleza para ti controlarlos, y no tendrás que temer que los
humanos sean atraídos a ti de forma accidental. —El miró la entrada de la feria

174
El Club de las Excomulgadas
psíquica. —Deberías irte si vas a visitar a tus amigos. Te esperaré afuera. Pero no
tenemos mucho tiempo antes de que Fane y Cable lleguen.

Las cejas de Kiziah se juntaron.

— ¿No me llevarás de vuelta a la casa?

Domino se echó a reír.

—Fane siempre ha estado por debajo de la paciencia. Vendrá a recogerte por sí


mismo y probablemente con rabia todo el camino de regreso a tu habitación.

Kiziah se rió, sabiendo que tenía razón y que sin duda terminaría con una

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


demostración más de que estaba en control, que a su vez causaba que sus
feromonas se reflejaran y las cejas de Domino aumentaron con diversión.

Ella se deslizó desde el coche deportivo y entró, sintiendo una extraña mezcla
de nostalgia con la alineación de las vistas y sonidos familiares. En un instante supo
que esa parte de su vida había terminado. Incluso ahora atraía la mirada de muchos
de los videntes, al ver el ceño fruncido y expresión perpleja de curiosidad. Sintiendo
el zumbido de sus habilidades sobrenaturales en contra de lo que había conseguido
de Fane... reconociendo los rastros de corrientes oscuras, de la voluntad de tomar
de ella, si una forma se podía encontrar para hacerlo. Su estómago se apretó y se
movió más en el edificio, ahora consumida con pensamientos de encontrar a Margo
y a Walt.

Ellos habían conseguido una buena ubicación para su puesto y estaban


haciendo un buen negocio a pesar de la feria se encontraba en su hora final.

—Estás aquí—dijo Margo dejando a su esposo manejar a sus clientes mientras


se movía de la cabina y envolvía a Kiziah en un abrazo feroz.

Kiziah le devolvió el abrazo con igual fiereza. ¿Habían pasado sólo tres días
desde que había jugado a las cartas con ellos y llegado a casa para encontrar a Fane
esperándola en Airstream? Parecía toda una vida.

175
El Club de las Excomulgadas
Margo puso las manos sobre los hombros de Kiziah, manteniéndola a menos
de un brazo de distancia, mientras se separaban.

—Estás muy cambiada, como tu madre me dijo que estarías.

El dolor y la nostalgia pasaron a través del corazón de Kiziah.

— ¿La has visto?

Una suave sonrisa jugó en los labios de Margo.

—¡Cuánto le encantaba a tu madre el tarot! Ella vino a mí en un sueño. De pie


en el centro de la Rueda de la Fortuna. Me dijo que llegarías aquí a tiempo y que

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


vería que habías encontrado el camino a tu destino. Se fue en una explosión de luz
que fue lo suficientemente brillante para ser el sol.

En lugar de estar feliz, el miedo se metió en espiral en el estómago de Kiziah


mientras oía un mensaje diferente en las palabras de Margo. Una advertencia sobre
una bomba.

Me dijo que llegarías a tiempo.

Se fue en una explosión.

Kiziah miró a su alrededor, con su mente saltando de un pensamiento a otro en


estado de pánico. El caos terminó cuando Margo le preguntó:

— ¿Te quedarás a la ceremonia de clausura?

La comprensión irrumpió a través de Kiziah. El horror.

— ¿Habrá una?

—Sí.

Y en ese instante Kiziah adivinó dónde estaría la bomba. En algún lugar del
exterior. En un automóvil estacionado, tal vez en varios. Cerca de donde los

176
El Club de las Excomulgadas
asistentes a la feria psíquica se reunían para cantar y orar, bajo las estrellas. Las
ferias no siempre terminaban en una ceremonia de clausura, se trataba de un caso
un tanto espontáneo, de una forma de dar las gracias y de formar una conexión con
la gente del pueblo.

Ella abrazó a Margo. La angustia en su pecho era tan fuerte que apenas podía
respirar. ¿Qué pasaba si se equivocaba? ¿Qué pasaba si la bomba estaba dentro? El
Apóstol podía haber hecho que otra persona entrara. ¿Pero se habría arriesgado si
era un verdadero Creyente? ¿Habría esperado tanto tiempo para detonarla?

—Me tengo que ir. Por favor, por favor, trata de conseguir retrasar la
ceremonia. El sueño era una advertencia. Puede haber una bomba afuera.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Kiziah no esperó hasta salir para decirle lo que sospechaba a Domino, lo llamó
y le dijo acerca de la ceremonia. Haciendo una mueca cuando él comenzó a
maldecir violentamente.

— ¿Sabes a lo que huelen los explosivos?—preguntó ella, pensando en la policía


y en los perros militares que eran entrenados para esa tarea, aunque supuso que a
Domino no le importaría compararse con ellos.

—Sí. —Su voz fue casi un gruñido.

—Si pudieras husmear en los alrededores...

—Te daré el coche. Vete de aquí. Llama a Fane o a Cable, diles que volvemos a
la casa. Ya llamaron para decir que estaban en camino. Él hizo una pausa. —
Ninguno se alegrará de saber que estamos aquí.

Kiziah hizo una mueca, abriendo y cerrando su móvil mientras Domino salía
del coche para que ella pudiera tomar el asiento del conductor. Él trató de capturar
su mirada con la suya, pero ella lo evitó agachando la cabeza y entrando en el
coche, cerrando la puerta para que sólo la ventana se mantuviera parcialmente
abierta.

177
El Club de las Excomulgadas
—No hay mucho tiempo ahora.

Él repitió su orden:

—Vete de aquí.

—Me voy—dijo ella sintiendo la voluntad de él presionarse contra ella, pero


faltándole el contacto visual, con una falta de conexión de sangre, así como la que
había conseguido de Fane le permitió resistirse sin caer en su hipnosis, de alejarse,
no para irse a casa, sino fuera de la vista, por lo que empezaría a buscar algún
explosivo, mientras comenzaba a buscar al Apóstol.

La idea de encontrar realmente al Creyente la hacía temblar de miedo. Pero no

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


había manera de pudiera simplemente subirse al coche y dejar a la gente con la que
había crecido entre los que sufrieran o murieran a manos de un enemigo que no
sabían que existía. No si podía hacer algo para evitarlo.

Me dijo que llegarías a tiempo. Margo había dicho y sus palabras con coraje
alimentaron a Kiziah mientras se unía a la multitud de manifestantes reunidos
afuera de la feria psíquica y se movió entre ellos.

Tienes suficiente sangre de Fane ahora para atraer a los humanos a ti, e hipnotizarlos. El
aviso de Domino le proporcionó un arma que podía utilizar para retrasar al Apóstol
hasta que Fane o Domino pudieran lidiar con él.

Sabía que la sangre de Fane había aumentado todos sus sentidos, pero no tenía
punto de referencia en cómo olería un artefacto explosivo. El miedo y la emoción
eran otra cosa, sin embargo con la extraña parte depredadora de Fane que ella
llevaba dentro de su reacción con el ritmo rápido de un corazón latiendo, con el
terror de la presa, con el olor de ella.

Kiziah se estremeció de nuevo, con su propio corazón sacudiéndose y


corriendo aunque se apresuró a controlar sus pensamientos, sus propios miedos, no
queriendo liberar las feromonas mientras buscaba entre los manifestantes. Lamentó
no saber cómo se vería el Apóstol, quiso ahora haber hecho más preguntas, pero los

178
El Club de las Excomulgadas
cambios en su vida habían llegado tan rápidamente y la familia de Cable había
parecido una amenaza mayor que los Creyentes.

Llegó al último de los manifestantes y se volvió para mirar hacia afuera en el


estacionamiento. El Apóstol estaría allí en alguna parte, para detonar la bomba,
para ver su obra de primera mano. ¿No se alimentaban de eso los que ponían
bombas?

Los músculos de su estómago se apretaron cuando vio el pequeño restaurante


en la calle, con el interior iluminado, lo que indicaba que estaba abierto. Sería el
lugar perfecto para ver, para esperar.

¡No! Kiziah casi tropezó con las voces de Fane y Cable, ambos rasgando en su

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


mente. La fuerza de ellos combinada estuvo a punto de congelarla. Estaban muy
cerca, y sin embargo ella no podía permitirse el lujo de esperarlos.

A pesar de que lo pensó, los manifestantes comenzaron a cantar en voz alta


cuando la gente empezó a salir del edificio que albergaba la feria, saliendo sin
prisas, lo que indicaba que la alerta sobre el peligro de Margo había quedado como
letra muerta.

Tengo que hacerlo, Kiziah les envió, pero las palabras se sintieron como si se
hubieran quedado atrapadas en la lana, en la conexión que le permitía hablar de
mente a mente con Cable y Fane no todavía plenamente en existencia.

La posibilidad encontró a Kiziah, momentáneamente distrayendo su atención


de su temor y obligándose a ir a toda prisa al restaurante, diciéndose a sí misma
mientras abría la puerta y entraba que no había ninguna razón para que el Apóstol
supiera quién era, para sospechar que sabía cuáles eran sus intenciones.

—Siéntese—dijo la camarera detrás del mostrador viejo, de espaldas a la


entrada mientras coqueteaba con un musculoso cocinero, vestido con delantal que
picaba trozos de carne con un pesado cuchillo.

179
El Club de las Excomulgadas
Había pocos clientes, pero Kiziah se dio cuenta inmediatamente de que uno de
ellos era el Apóstol. Estaba sentado en la ventana, mirando hacia afuera, con la
cabeza vuelta para que ella pudiera ver el crucifijo rojo y negro tatuado en su
cuello. Su mirada cayó a su mano, desnuda, con el dedo meñique anormalmente
corto, con uno de ellos cubierto por un guante negro, delgado, aunque el material
no ocultaba el hecho de que le faltaban los dedos, era la marca de un hombre que
no podía resistir el atractivo de los explosivos.

Kiziah hizo acopio de valor y se acercó a él, con sus feromonas de protección
aumentando como resultado de su propio miedo.

— ¿Está bien si me uno a ti?—Preguntó ella sentándose frente a él con su

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


presencia llamando su atención lejos de la multitud reunida afuera de la feria
psíquica.

Sus ojos se encontraron. Se quedaron mirándose.

Él parpadeó y trató de apartar la mirada, como si alguna parte de él supiera lo


que ella era, lo que pensaba hacer, pero su reacción sólo sirvió para alimentar su
miedo, aumentando las feromonas que giraban alrededor de ellos.

Kiziah se estremeció al ver sus ojos vidriosos por la lujuria. Casi se atragantó
con las náuseas por el olor de eso.

Las sirenas sonaron afuera, distrayéndola. Causando que ella mirara por la
ventana, con la distracción suficiente para que su mano fuera ir a su bolsillo.

—¡No!—Dijo ella estirándose a través de la mesa, poniendo su mano sobre su


brazo, con su toque llenándola de asco, a pesar de que había tenido el efecto
deseado, deteniéndolo, llevando su mirada a la de ella para que ella pudiera
atraparlo de nuevo. La lujuria, una vez más llenaba sus ojos, con su olor
asaltándola, lo que aumentó su miedo en un círculo vicioso que hizo que su lengua
se lamiera los labios, con sus fosas nasales dilatándose.

180
El Club de las Excomulgadas
La alarma se movió a través de Kiziah mientras sentía a otros clientes en
movimiento hacia la mesa. Atraídos por sus feromonas, con su lujuria delante de
ellos.

Ella se sacudió cuando la puerta del restaurante abrió sus puertas con una
ráfaga de aire frío y la furia confirmó lo que su conocimiento de lo sobrenatural ya
le estaba diciendo. Fane y Cable habían llegado.

—Aléjate de él—dijo Fane con su ira por encima de sus acciones en


comparación con el odio en su voz por el Apóstol.

Kiziah vaciló con miedo de mirar a otro lado por temor a que el Apóstol tuviera
el tiempo para llegar a su bolsillo antes de que Fane estuviera lo suficientemente

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


cerca como para detenerlo. Podía oír a Fane avanzar hacia ellos, podía sentir otra
presencia a su lado. Pero antes de que pudiera hacer alguna cosa, sus dedos se
cerraron alrededor de su brazo, haciéndola salir de su silla, obligándose a girar y
mirar la cara de un desconocido al haber sido atraído hacia ella sin darse cuenta,
con los ojos vidriosos, con la piel enrojecida.

—Yo iré por ella—dijo Cable, mientras la ira de Fane casi lo consumía.

La mano del Apóstol se dirigió a su bolsillo y Fane adivinó su intención. No


hubo tiempo para saborear su venganza, no había tiempo para sacar lo que había
fantaseado.

Con una orden mental Fane arrebató el cuchillo de los dedos del cocinero,
lanzándolo al Apóstol, llevándolo a través de la garganta del atacante con tal fuerza
que la silla cayó, con el impulso de la navaja llevándolo hacia atrás y fijando sus
espasmos, las convulsiones de su cuerpo en el suelo mientras el dispositivo de
detonación caía de su bolsillo.

—Un buen uso de tu talento—dijo Domino con su presencia sorprendiendo a


Kiziah. —Ahora usaré el mío y haré un héroe del cocinero ya que has dispuesto un
escenario perfecto y ya he localizado los dispositivos e hice que un atento
ciudadano informara a la policía.

181
El Club de las Excomulgadas
La atención de Kiziah se movió al cocinero y a la camarera y a los clientes,
todos congelados en su lugar con los ojos un poco vidriosos, probablemente con
una combinación de shock y feromonas de alta resistencia en el aire.

—Vamos—dijo Cable tomando el brazo de Kiziah, así como el de Fane. —


Domino puede manejar esto.

El viaje de regreso a la casa se hizo en silencio, lo que sorprendió a Kiziah dada


la intensidad de la emoción que emanaba de los dos hombres en el coche con ella.
Sólo cuando pasaron a través de la puerta principal Fane reaccionó de la manera en
que ella había esperado, arrinconándola, silbando y mostrando sus colmillos
mientras le quitaba la camisa y el sostén en una demostración que la excitó en lugar

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


de aterrorizarla.

Él la apretó hacia atrás contra Cable, cuyas manos se dirigieron


inmediatamente a la parte delantera de sus pantalones vaqueros, abriéndolos
mientras su boca encontraba su cuello, haciendo que su corazón saltara de emoción
y su vulva se hinchara cuando sintió la presión de sus colmillos en la piel.

Se podría decir que los dos hombres se hablaban entre sí, con la comunicación
de mente a mente. Ella podía adivinar la naturaleza de lo que estarían diciendo y
decidió actuar antes de que llegaran a un consenso.

Kiziah se quitó los zapatos y se deshizo de sus pantalones vaqueros, jadeando


cuando los dedos de Cable pasaron debajo de la cintura de sus bragas y encontraron
su clítoris circulándolo, acariciándolo, frotando su cabeza como si fuera un pene
pequeño.

Fane maldijo, él sabía lo que Cable estaba haciendo, sabía que estaba utilizando
el Calor en su contra, y sin embargo ver los dedos de Cable jugar con el clítoris de
Kiziah, oler su excitación, sentir la lujuria de Cable a través de la unión que ahora
compartían era abrumador y convincente, una llamada a follar que él no podía
resistir.

182
El Club de las Excomulgadas
No siempre ganarás de esta forma, Fane le advirtió a Cable, desprendiéndose de su
propia ropa y arrodillándose frente a Kiziah, rasgando su ropa interior y tirándola
para poder ver su vagina, para poder ver como Cable la complacía. Con su propia
necesidad de castigarla desapareciendo a medida que ella se ponía resbaladiza por
la excitación, mientras los labios de su vagina se separaban, invitándolos a que los
besara, obligándolo a inclinarse hacia adelante y meter la lengua en ella, a recoger
sus jugos y a comerse su carne femenina.

En cuestión de segundos Kiziah estaba al borde del orgasmo, apenas capaz de


formar un pensamiento coherente. Sus manos estaban enterradas en el pelo de
Fane, su cuerpo se retorcía, reaccionando al tacto de Cable y la puñalada
hambrienta de la lengua de Fane. Se arqueó y lanzó un grito de liberación,

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


hundiéndose en su contra, pero ese era sólo el comienzo.

Fane se puso de pie. Con sus ojos llenos de lujuria salvaje. Con su cuerpo
vibrando con la necesidad de dominarla.

Sin decir palabra, él reclamó su boca, follándola de manera tan agresiva como
había follado su raja, obligándola a degustarse a sí misma incluso cuando sus
manos se movían alrededor de su cuerpo, arrancando la parte delantera de los
pantalones vaqueros abiertos de Cable.

Cable se quejó contra el cuello de Kiziah, con su pene como un borde duro
contra sus nalgas. Su respiración salía atorada al lado de su oído. Él estaba a punto
de correrse solo por la lujuria que irradiaba Fane, por la sensación de los pliegues
resbaladizos de Kiziah y de su clítoris erecto mientras sus dedos se metían en el
túnel que Fane había abandonado.

Fane levantó la boca de ella y dio un paso atrás, tirando de Kiziah con él y
enviándole una imagen a Cable. Una imagen que hizo que Cable se despojara de su
ropa y agarrara su pene, sosteniéndoselo mientras él daba un paso atrás para que la
pared lo detuviera.

183
El Club de las Excomulgadas
El aliento de Cable se detuvo cuando Fane se volvió hacia Kiziah para que
quedara de frente a él, ordenándole que se agachara y tomara el pene de Cable con
su boca. Pero él no protestó. Sólo pudo mirar mientras ella obedecía, con sus
manos yendo a la pared a ambos lados de sus caderas mientras sus labios lo
encontraban, mientras su lengua rozaba la cabeza sensible de su pene como un
dulce tormento.

—¡Cristo!—Fue una maldición y una declaración pronunciada mientras la


mano de Cable le tomaba la cara, metiendo sus dedos en su cabello, con su cuerpo
sacudiéndose, doblando la espalda cuando trató de meterse más profundo, de
presionar su pene más hacia el fondo caliente de su boca. La sensación de duelo, el
placer de su boca mientras el pene de Fane se metía en el canal de Kiziah hizo que

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Cable casi cayera de rodillas.

Era demasiado. Demasiado intenso. Más allá de lo que él podría haber


imaginado. El enlace formado con el tercer intercambio de sangre sería abrumador,
tan cerca que su placer era igual que el de Fane justo como el de Fane con el suyo.
Y cuando Fane se inclinó, presionando su boca en el hombro de Kiziah,
perforándola con sus colmillos, Cable gritó de éxtasis, con su boca buscando el
hombro de Fane, con sus colmillos hundiéndose en la carne masculina para que
todos se salieran de control.

Kiziah se quedó deshecha en brazos de Fane mientras él la llevaba al


dormitorio. Ella estaba saciada por completo hasta que la depositó sobre la cama,
tumbándose a su lado y tirando de ella encima de él, acomodándola para que su
pene estuviera enterrado en su canal.

—Ummm, bien—susurró ella presionando sus labios con los suyos, con su
calor quemando la vida de su vagina y en sus pechos. Con las llamas cada vez más
calientes cuando el cuerpo de Cable se unió al de ellos, con su pene entrando por la
puerta de atrás, empujándose dentro en contra de Fane, separado sólo por una
delgada barrera y rodeado de su calor, del de ambos, aparentemente contento de
permanecer quieto, de saborear una intimidad sin igual, con los tres siendo uno.

184
El Club de las Excomulgadas
— ¿Lista para el tercer intercambio?—preguntó Cable poniendo un beso en el
hombro de Kiziah.

Ella se estremeció, abrió la boca para preguntar cuan doloroso sería cuando lo
pensó mejor. Cable había pasado por los cambios finales.

—Estoy lista.

Él besó su hombro otra vez, acariciándoselo con los colmillos en su piel cuando
empezó a empujar, con su pene frotándose contra Fane, distrayendo a Kiziah con
placer a pesar de que era consciente de que Fane convocaría un cuchillo, consciente
de que se cortaría el pecho y guiaría su boca a la apertura.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Y entonces no hubo nada, excepto el éxtasis oscuro de la alimentación, de la
sensación del deslizamiento de los colmillos de Cable en su hombro en el lugar en
que Fane la había mordido, de tener dos penes bombeando dentro y fuera de ella, a
dos hombres follándola mientras se follaban entre ellos, a los tres pronto
retorciéndose, sudando, esforzándose por una liberación como ninguna otra, de
una unión inalcanzable para la mayoría.

Una dulce liberación que se precipitó por Kiziah en un infierno de dolor. Un


ardor, punzante lugar donde las células se atacaban salvajemente y se obligaban a
cambiar. Momentos de tortura que se sentían como si se prolongaran durante
horas, convirtiéndola en algo que no era ni enteramente humano ni ajeno por
completo, sino el equilibrio perfecto entre ambos.

—Ya casi hemos llegado—murmuró Cable a su oído mientras la agonía


desaparecía, sólo para ser reemplazada por una consumada hambre, por una
necesidad feroz para extraer sangre. Ella luchó entonces, una lucha por librarse de
sus garras, pero Fane y Cable fácilmente la calmaron hasta que la primera oleada
de calor y hambre se desvaneció en un zumbido en el fondo, en una necesidad que
sólo ellos podían satisfacer.

185
El Club de las Excomulgadas
—Estoy bien ahora—susurró Kiziah, aturdida y sin embargo extrañamente
eufórica, como si estuviera en el umbral de un mundo nuevo y único necesario para
dar un solo paso para entrar en él.

Cable la soltó, pero antes de que pudiera moverse, Fane rodó debajo de él,
llenando su canal con su pene mientras le sujetaba las muñecas a la cama. Ella
gimió en reacción, sintiendo el calor en su vientre mientras sus colmillos se
alargaban. Gritó cuando cerró la distancia entre ellos, lo que le permitió manejar
sus colmillos en su cuello, con su placer mezclándose con el de ella, fundiéndose
con el de Cable mientras se unía a ellos, deslizando su pene en la entrada trasera de
Fane.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Tal como habían hecho antes el cambio, se quedaron quietos, saboreando una
intimidad diferente de cualquier otra, tres personas muy cerca de la otra. ¿Lo
sienten? Cable preguntó.

Ah, sí, dijo Kiziah, retrayendo sus colmillos con la alegría de estar unida a
Cable y a Fane más fuerte incluso que el señuelo oscuro de la sangre de vampiro.

La mano de Cable se movió para enredarse en el pelo de Kiziah. Sólo se pondrá


mejor.

Especialmente cuando se aprende a obedecer, dijo Fane haciendo que ambos, Cable
y Kiziah sonrieran cuando empezaron a moverse en contra de él, a follar a
demostrarle cuan caprichosa podía ser la rueda de la fortuna cuando vinculaba a los
amantes, cuan fácil el que tenía más de poder podría convertirse en el que fuera el
menos cuando el placer estaba involucrado.

Fin

186
El Club de las Excomulgadas

Serie Carnaval Tarot


01 - La lectura de Sarael

Sarael Castillo quiso ignorar las palabras de la adivina. Quiso


ignorar las cartas del tarot sobre el negro satinado. Tres de ellas,
alineadas en fila. El pasado. El presente. El futuro.

El Colgado
La Torre
La Luna

Durante días se había sentido como si una tormenta oscura se


acercara rápidamente. Cuando volvió a mirar las cartas, supo
que había llegado. La Torre cayendo atrapándola en el paisaje
nocturno de la Luna.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II


Nada podría evitar que Matteo Cabrelli reclamara a Sarael.
Había sido creada para él, su destino escrito con sangre antigua.
Una vez que se uniera con ella, no habría ninguna posibilidad
de que La Brama, el hambre, lo controlara. Su sangre lo
saciaría, su cuerpo lo ayudaría, su vida daría un significado más
profundo a la suya propia en lugar de siglos de conquista sin sentido y de alimentación, de
actividades en solitario, tendría una compañera a su lado, una mujer que fuera suya en todos
sentidos. Una mujer que estaría destinada a vivir en su mundo.

02 - La lectura de Kiziah

Tres cartas yacían en el negro satinado.


El pasado. El presente. El futuro.

La Suma Sacerdotisa.
El Ermitaño.
La Rueda de la Fortuna.

Un sueño es enviado a Kiziah Stillwell sobre la feria y la tienda


de la adivina. El destino le permite introducirse en el mundo de
los vampiros y aquellos que los sirven.

El amor y el deber pelearon dentro Mercier Fane mientras tuvo


la transformación, el momento en que dejaría de ser un dhampir
y se convertiría en vampiro completamente, se acercaba. Con el
cambio vendría el hambre, el calor, y la necesidad de adoptar a
una kadine, a una compañera, con el fin de producir una nueva
generación de dhampirs Mercier. Y sin embargo, a pesar de su
deber para con su raza y de sus padres asesinados, el corazón y el alma de Fane anhelaban
compartir los siglos por delante con otro hombre.

Cable Luske había sabido desde el principio que el amor de Fane le presentaría desafíos, pero s ilos
padres y el hermano de Fane hubieran estado vivos, la posibilidad de un futuro juntos habría
existido. Con su muerte y la transformación de Fane llegando a su conclusión Fane necesita a una

187
El Club de las Excomulgadas
kadine. En la desesperación Cable acude a la lectura del tarot y encuentra a dos amantes... y a
Kiziah...

... Y una manera en que Fane pueda reclamar tanto a su kadine y como a un compañero masculino.

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II

188
El Club de las Excomulgadas

Próximamente
Jory Strong - Serie Carnaval Tarot III

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II

La lectura de Dakotah

189
El Club de las Excomulgadas

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II

190
El Club de las Excomulgadas

Si deseas saber más de Nuestros Proyectos


o ayudarnos a realizarlos

Visítanos!!!

Jory Strong - La Lectura De Kiziah - Serie Carnaval Tarot II

http://elclubdelasexcomulgadas.bogspot.com

191