Está en la página 1de 45

Investigación Monográfica

Los Inicios del Presbiterianismo en Chile:


desde la fundación de la Primera Iglesia de Santiago
hasta la organización del Presbiterio de Chile (1868 a 1883)

Por Seminarista

David Vásquez Guerra

Monografía presentada para cumplir con los requisitos de la materia


Historia Eclesiástica IV, dictada por el profesor Lic. Luis Pino Moyano

Seminario Teológico Presbiteriano

Rev. José Manuel Ibáñez Guzmán

Valparaíso

2017
Sumario

La Iglesia Presbiteriana fue la primera organización protestante en Chile


orientada hacia la formación de una congregación de chilenos. Fue traída del
extranjero por exponentes vivos de las ideas promulgadas por Juan Calvino y los
reformadores europeos del siglo XVI y XVII. Sus cimientos en Chile fueron
colocados por David Trumbull, quien trabajó para que se cambiaran las leyes que
privaban de libertades civiles y religiosas, y comenzó luego a celebrar cultos
protestantes en español. El trabajo misionero que comenzó en Valparaíso, se
extendió a Santiago, Concepción y a continuación en las principales ciudades del
país. La primera Iglesia Presbiteriana Chilena fue organizada en Santiago, el 7 de
junio del año 1868. La organización del Presbiterio de Chile fue concretada el 13
de junio del año 1883, en Valparaíso.

1
Índice
Introducción………………………………………………………………………………..3

1. Antecedentes …………………………………………………………………………..6

1.1 Precursores..…… ……………………………………………………………6

1.2 Llegada de Trumbull y la Union Church………………...….……………...9

2. Los primeros años: las primeras iglesias, la Escuela Popular y los


periódicos………………………………………………………………………………....13

2.1 La Primera Iglesia de Santiago: La “Santísima Trinidad”……………….13

2.2 Valparaíso: la Iglesia en Valparaíso y La Escuela Popular…………..…18

2.3 Los periódicos: la Piedra……………………………………………………20

3. Hacia una iglesia chilena: El Primer Pastor Chileno, vínculo con la PCUS, y la
iglesia de Concepción…..… ……………………………………………………………24

3.1 José Manuel Ibáñez………………………………………………………....24

3.2 Incorporación a la “Board of Foreign Missions”……………………….….28

3.3 Iglesia Presbiteriana en Concepción……………………………………...32

3.4 El Instituto Inglés…………………………………………………………….32

4. La organización: el primer Presbiterio………………………………………………33

4.2 Organización del Presbiterio de Chile……………………………………. 33

Conclusión …………………………………………………………………………….…39

Anexos………………………………………………………………………………….…30

Bibliografía …………………………………………………………………………….…41

2
Introducción
“Mas lo asombroso es que un pueblo inteligente y resuelto, un pueblo que
en el pasado ha hecho sacrificios por alcanzar independencia y libertad,
se doblegue bajo este yugo clerical; lo maravilloso es que los ciudadanos
de un país libre sostengan una legislación que los oprime hasta el suelo,
y los obliga, en materias de religión, a renunciar a sus convicciones y
negar su virilidad.”

- José Manuel Ibáñez Guzmán, 18711

La presente monografía busca exponer sobre los Inicios del Presbiterianismo


en Chile, considerando desde la fundación de la Primera Iglesia de Santiago en
1868 hasta la organización del Presbiterio de Chile en 1883.

Cuando observamos los Inicios del Presbiterianismo en Chile, nos


encontramos con múltiples preguntas. Si Trumbull era un pastor
Congregacionalista, ¿cuándo y cómo la iglesia que fundó llegó a ser
presbiteriana? Considerando que el sostenimiento de la obra de Trumbull pasa a
manos de la Iglesia Presbiteriana en Estados Unidos recién en el 1873,
¿podríamos con certeza llamar la fundación de la Primera Iglesia la Santísima
Trinidad 15 años antes como la fundación de la Iglesia Presbiteriana? En este
tono, ¿podemos efectivamente considerar la ordenación de José Manuel Ibáñez
en 1971 como la ordenación de un pastor presbiteriano?

El traspaso de la misión protestante chilena desde la American and Foreign


Christian Union a la Iglesia Presbiteriana de Estados Unidos, aunque es el inicio
de la relación institucional con una Iglesia Presbiteriana, es un proceso que puede
ser definido como natural más que forzado. La misión protestante en Chile tiene
marcas de presbiterianismo desde años antes del establecimiento de esta
relación. Buscamos demostrar en el presente trabajo es que la misión
presbiteriana fue traída del extranjero por exponentes vivos del presbiterianismo, y
por lo tanto hay base histórica y práctica sustentable para considerar la fundación

1
Periódico La Piedra, N° 19. Valparaíso, agosto 1871. p. 1.

3
de la Iglesia Presbiteriana la Santísima Trinidad en 1868 como el inicio de la
Iglesia Presbiteriana en Chile.

En tiempos donde las certezas son cuestionadas sin fundamentos por


muchos, la respuesta apropiada a estas preguntas se torna relevante. Más aun
considerando que el próximo año se cumplen 150 años desde la fundación de la
Primera Iglesia Presbiteriana de Santiago. Los 150 años de una denominación son
tiempo óptimo para revisar el pasado, hacerse preguntas y reflexionar. Es un
momento más que pertinente para la IPCH para mirar su pasado con honestidad,
investigar y cuestionarse su historia, y reafirmar sus certezas.

Para la respuesta a estas preguntas, recurriremos como fuentes primarias a


algunos de los diarios evangélicos chilenos de la época, y a las Actas de las
sesiones de la Asamblea General de la Iglesia Presbiteriana de Estados Unidos.
Como fuentes secundarias acudiremos principalmente a los libros “Historia de la
Iglesia Presbiteriana en Chile” de J.H. McLean2 y “Un Reformador Yanqui en
Chile: Vida y Obra de David Trumbull” de Irven Paul 3, y a la tesina “Historia de la
Iglesia Presbiteriana en Chile” de Jae-Kuen Yoo Lee4.

Abordaremos cuándo y cómo la iglesia que fue fundada por una misión inter-
denominacional y guiada por un pastor congregacionalista llegó a ser
presbiteriana. En el capítulo 1 presentaremos antecedentes a los años
considerados en este estudio, haciendo una síntesis de los precursores del
protestantismo en Chile con un énfasis en el trabajo de David Trumbull; para esta
síntesis recurriremos principalmente a la consulta y cita de fuentes secundarias.
En el capítulo 2 discutiremos sobre los primeros años del presbiterianismo en
Chile, con un énfasis en responder si podemos con certeza llamar la fundación de
la Iglesia la Santísima Trinidad en 1868 -la primera iglesia protestante chilena-
como la fundación de la Iglesia Presbiteriana. En el capítulo 3 presentaremos en la

2
MC LEAN, J.H. Historia de la Iglesia Presbiteriana en Chile. Imprenta Universitaria. Santiago, 1932
3
PAUL, Irven. Un Reformador Yanqui en Chile: Vida y Obra de David Trumbull. Iglesia Presbiteriana de Chile
Ediciones. Santiago, 1995
4
YOO LEE, Jae-Kuen. Historia de la Iglesia Presbiteriana en Chile. Seminario Teológico Reformado. Santiago,
Diciembre, 2004.

4
discusión el cambio de la misión protestante chilena con el traspaso desde la
American and Foreign Christian Union a la administración de Iglesia Presbiteriana
en los Estados Unidos (PCUS). Finalmente, en el Capítulo 4 observaremos los
pasos que llevaron a la organización final del Presbiterio de Chile.

5
Capítulo 1. Antecedentes Relevantes

Hasta los albores del siglo XIX no hubo ninguna tentativa seria de introducir la
religión reformada en Chile.5 En cuanto a lo religioso, desde un principio en
nuestra patria se respetó la libertad de conciencia, pero no se hizo ningún
esfuerzo por parte de las autoridades por conseguir una tolerancia legalizada. Esto
llevó a un estado confesional (patronato), cuyas implicancias distanciaron
eventuales libertades para los protestantes evangélicos.6

Chile estuvo bajo régimen de Patronato desde su independencia (1810) hasta


la Constitución de 1925, que separó la Iglesia Católica del Estado, eliminó el que
tal Iglesia fuera Iglesia oficial y terminó con el presupuesto del culto, mediante un
acuerdo amigable. Es necesario saber que las relaciones Iglesia-Estado durante
tal período fueron, en general, pacíficas y terminaron siempre en consensos,
incluso en el tiempo de las llamadas leyes laicas.7

Durante el siglo XIX, Chile fue el país donde hubo mayor presencia misionera
protestante en Latinoamérica.8 En el presente capítulo expondremos brevemente
sobre los precursores de la obra protestante en Chile, enfatizando en la obra de
David Trumbull.

1.1. Precursores de la Obra Protestante en Chile

El primer protestante en lograr prominencia política y social en nuestro país


fue el cónsul norteamericano Joel Robert Poinset. Tuvo una sostenida amistad con
J. M. Carrera, entre sus logros se haya el de haber participado en la redacción del
ensayo constitucional de 18129.

En 1820 es contratado por el gobierno de O'Higgins el escocés James


Thompson, representante de la Sociedad Bíblica Británica y Extranjera, es
5
MC LEAN, op. cit., p.8
6
PACHECO, Waldo. Breve Cronología Histórica del Cristianismo Protestante en Chile (1572-1940).
7
PRECHT PIZARRO, Jorge Enrique. Libertad Religiosa, Laicidad y Laicismo en Chile Bajo Régimen de
Patronato.
8
GONZÁLEZ, Ondina y GONZÁLEZ, Justo. Historia del cristianismo en América Latina, p.311
9
PACHECO, op. cit.

6
organizador del sistema de «Escuelas Lancasterianas», con el que da el inicio a la
educación pública chilena. En 1822, Thompson fue declarado ciudadano chileno
por los servicios prestados a la naciente república.10

En 1825, el Reverendo Thomas Kendall, organiza en casas particulares los


primeros cultos anglicanos en Valparaíso. 11

John C, Brigham fue otro predecesor importante de la obra protestante en


Chile. El "Consejo Americano de Comisionados para Misiones Extranjeras" lo
envió junto con Theophilus Parvin a explorar la posibilidad de desarrollar el campo
misionero hispanoamericano, con instrucciones precisas de averiguar la
posibilidad de distribuir Biblias, tratados evangélicos y en qué lugares sería factible
crear iglesias evangélicas de carácter permanente. Brigham vino a Chile en
octubre de 1824 e informó que no había una gran posibilidad de introducir en
forma inmediata una iglesia.12

William Wheelwright fue otro precursor de la obra protestante en Chile. Llega


en 1829 en Valparaíso. A causa de su fructífera labor, se logran concretar
importantes proyectos de adelanto para Chile. La influencia bíblica en el carácter
de Wheelwright es destacada en su época.13

En 1837 se crea en Valparaíso una modesta capilla privada anglicana. Asisten


el Ministro del Interior, Don Joaquín Tocornal, y el Ministro de Culto, Don Mariano
Egaña. Con la llegada del Reverendo John Rowlandson, se da comienzo a la
asistencia espiritual permanente de los anglicanos, tanto en mar como en tierra.14

En 1844, John C. Brigham y William Wheelwright envían una petición a "The


Foreign Christian Society''. Contratan a un egresado del Seminario de Princeton, el
Dr. Reverendo David Trumbull que llega un 25 de diciembre a Valparaíso.15

10
MC LEAN, op. cit., p.10
11
PACHECO, op. cit.
12
YOO LEE, op. cit., p.23
13
YOO LEE, op. cit., p.24
14
PACHECO, op. cit.
15
MC LEAN, op. cit.

7
1.2. El Gran Precursor: David Trumbull

David Trumbull fue uno de los primeros misioneros protestantes en Chile y el


primero en trabajar en el país por un período prolongado. 16 Hijo de John M. y
Hannah W. (Tunis) Trumbull, nació en Elizabeth, Nueva Jersey, el 1 de noviembre
de 1819. Su padre era nieto del Gobernador Jonathan Trumbull de Connecticut. 17
Ingresó temprano en una carrera comercial en la ciudad de Nueva York, pero
cuando la casa con la que estaba conectado fue arrasada en el pánico comercial
de 1837, regresó con su padre, que ahora se había trasladado a Colchester,
Connecticut, y se preparó en la academia allí para el Yale College.18

Después de su graduación, pasó tres años en el Seminario Teológico de


Princeton. Trumbull pertenecía a la denominación congregacionalista, pero se
formó en instituciones vinculadas con el presbiterianismo (Universidad de Yale y
Seminario Teológico de Princeton).19 Por esto fue especialmente influenciado por
Archibald Alexander y Charles Hodge.20

Fue ordenado en Norwich, Connecticut, como misionero congregacionalista al


extranjero el 13 de junio de 1845.21 Ya había aceptado una cita para ir a
Valparaíso, Chile, bajo los auspicios de la Foreign Evangelical Society y la
American Seamen's Friend Society,22 para lograr lo que pudiera en el camino de
proporcionar oportunidades de culto protestante para los marineros y residentes
extranjeros que hablaban el idioma Inglés.

Arribó en Valparaíso el día de Navidad de 184523, y comenzó de inmediato


con notable tacto y en un espíritu verdaderamente apostólico, lo que demostró ser
su trabajo de toda la vida. En 1847 se organizó una Iglesia Union, y en 1848

16
The David and Jane Wales Trumbull Manuscript Collection, Chronology and Biographical Information
(1843-1889). Princeton Theological Seminary Library.
17
Obituary Record of Graduates of Yale University, N° 48. Yale College, Academical Department. Junio, 1889.
18
Ibid.
19
SEPÚLVEDA, Juan. De Peregrinos a Ciudadanos: Breve historia del cristianismo evangélico en Chile, p.63
20
The David and Jane Wales Trumbull Manuscript Collection, op. cit.
21
Obituary Record of Graduates of Yale University, N° 48, op. cit.
22
Chile Mission (1866-1972), Collection Overview. United Presbyterian Church in the U.S.A. Commission on
Ecumenical Mission and Relations Secretaries' Files, Presbyterian Historical Society.
23
MC LEAN, op. cit., p.16

8
comenzó la publicación de un periódico en inglés. En 1849 visitó los Estados
Unidos, y se casó en New Haven, el 5 de junio de 1850, con la señorita Jane W.
Fitch, sobrina del Jtev. Profesor Fitch, del Colegio de Yale.24

No mucho se sabe sobre su esposa Jane. Sus padres tenían una plantación
en Carolina del Norte y ambos murieron cuando ella tenía quince años. Luego se
trasladó a Connecticut para ser atendida por su tío, el reverendo Eleazar T. Fitch,
profesor de Homilética en la Escuela de Teología de la Universidad de Yale. Ella
se casó con David y viajó a Chile con él. Su diario de este período es parte de la
colección del Seminario Teológico Princeton.25

Un mes después de su boda Trumbull partió nuevamente hacia Valparaíso, el


que fue su hogar por el resto de su vida.26

Ya en 1847 Trumbull había organizado una Iglesia Union de habla inglesa en


Valparaíso. Por algunos años, esta congregación se reunía en un sótano obscuro
y estrecho, pero en abril de 1856 fue dedicado el templo de la Union Church,
considerado el primer templo protestante construido en la costa del Pacífico. 27
Cuando se construyó la primera iglesia (para una congregación que todavía era
completamente de habla inglesa), las autoridades exigieron que se le rodeara de
un alto muro y que los himnos no se cantaran con tal fuerza que pudieran
despertar la curiosidad de los transeúntes. 28

Trumbull comenzó luego a celebrar cultos protestantes en español. 29 La


oposición por parte de la jerarquía católica romana fue severa. Con el apoyo de
algunos liberales, Trumbull trabajó con ahínco para que se cambiaran las leyes
que privaban de libertades civiles y religiosas. Por fin pudo organizar la primera
iglesia protestante en Chile cuyo culto público era en castellano. Esto fue en 1868,

24
Obituary Record of Graduates of Yale University, N° 48, op. cit.
25
The David and Jane Wales Trumbull Manuscript Collection, op. cit.
26
Obituary Record of Graduates of Yale University, N° 48, op. cit.
27
SEPÚLVEDA, op. cit., p.63
28
GONZÁLEZ, Ondina y GONZÁLEZ, Justo, op. cit., p.311
29
Ibid.

9
veintidós años después de su llegada.30 El trabajo misionero que comenzó en
Valparaíso, se extendió a Santiago, Concepción, Copiapó y Tocopilla y a
continuación en las principales ciudades del país.

Además de su constante servicio como pastor y predicador, estaba


continuamente alerta para promover la causa de la libertad religiosa, y en esta
dirección también sus esfuerzos fueron tremendamente exitosos. Tomó un papel
principal en todos los movimientos filantrópicos y caritativos en Valparaíso, 31 y se
ganó por su carrera cristiana un lugar en la estima pública.

El grado de Doctor en Divinidad le fue conferido por su Alma Mater en 1884.32

David Trumbull, misionero y periodista, falleció el 1 Febrero de 1889. 33 La


Prensa chilena con motivo de su muerte rindió homenajes más francos y cálidos a
su carácter e influencia. 34 Se dice que en aquel día en Santiago, el Senado de la
República Chilena hizo silencio en su honor. “Chile”, dijo un senador, “ha perdido
uno de sus más distinguidos ciudadanos”35

30
GONZÁLEZ, Ondina y GONZÁLEZ, Justo, op. cit., p.311
31
Obituary Record of Graduates of Yale University, N° 48, op. cit.
32
Ibid.
33
The David and Jane Wales Trumbull Manuscript Collection, op. cit.
34
Obituary Record of Graduates of Yale University, N° 48, op. cit.
35
MCKENNIE GOODPASTURE, H. David Trumbull: Missionary Journalist and Liberty in Chile, 1845-1889

10
Capítulo 2. Los primeros años: las primeras iglesias, la Escuela
Popular y los periódicos

Al remontarnos a la época de los comienzos de la Iglesia Presbiteriana en


Chile descubrimos que los cimientos fueron colocados por un pastor
congregacionalista. ¿Cuándo y cómo llegó a ser presbiteriana?

La Iglesia Presbiteriana, siendo una comunidad espiritual que ha sostenido


una interpretación histórica de la Biblia y un sistema de gobierno eclesiástico
conciliar y representativo, junto a ciertas prácticas y apreciaciones de la vida, no
pudo brotar espontáneamente dentro del seno de la Iglesia Católica Chilena. En
palabras de McLean los primeros protestantes “fueron sofocados con presteza,
debido al poder monopolista de la religión dominante”36.

La Iglesia Presbiteriana fue traída del extranjero por exponentes vivos de las
ideas promulgadas por Juan Calvino y los reformadores europeos del siglo XVI y
XVII, primero a los Estados Unidos y luego a Chile.

2.1. La Primera Iglesia: La “Santísima Trinidad” en Santiago

En un reducto del catolicismo, como lo era la República de Chile, aun después


de la Independencia, cualquier disidente tendría que afrontar la porfiada
resistencia de la jerarquía chilena. La tradición católica, unida a la intransigencia'
de raza y a la sospecha del extranjero, había creado, en el pueblo chileno, una
actitud de acérrima hostilidad a todo representante de la iglesia evangélica. No era
meramente una arrogancia secular; era la pretensión ciega de que todo lo que olía
a protestantismo era falso, inferior, inmoral y hasta ateísta.37

El Dr. Trumbull, combatió solo por muchos años y ganó victoria tras victoria
para la causa del Señor. Logró grandes triunfos en el campo de derechos civiles,
habiendo conseguido el registro civil, tolerancia hacia el culto disidente, el
cementerio laico y el matrimonio vigilado por el Estado. Pero la responsabilidad

36
MC LEAN, op. cit., p.31
37
Ibid, p.32

11
para la evangelización de Chile fue demasiado para un solo hombre. Cuando el
Dr. Trumbull descubrió que no podía dedicar el tiempo necesario a la tarea, no
tardó en solicitar, con insistencia elocuente, que la sociedad «Unión Cristiana
Americana y Extranjera» enviase refuerzos al campo. 38

El Rev. Nataniel Gilbert llegó a Santiago en el año 1862, enviado por la iglesia
congregacionalista norteamericana; pero se concretó principalmente a la obra
entre los de habla inglesa, que se reunían en la casa del ingeniero Helsby, calle
Moneda39. Instaba el Dr. Trumbull con tan buen éxito que, en el año 1866, los
pastores presbiterianos Rev. Alexander Moss Merwin40 (Presbiterio North River,
del Sínodo de Nueva York)41 y Rev. Sylvanus Sayre (Presbiterio Central de
Filadelfia, del Sínodo de Filadelfia)42, con sus esposas, se desembarcaron en
Valparaíso y empezaron la predicación en castellano.

Merwin se instaló luego en Santiago y su colega Sayre en Talca. Gilbert había


hecho algunas tentativas entre los chilenos y, con la llegada de Merwin, se atrevió
a lanzarse con más brío y fe a una campaña activa. Abrieron un local en la calle
Colegio N.° 44.43

La primera iglesia evangélica y presbiteriana chilena fue organizada en


Santiago, el 7 de Junio del año 1868. Esta Iglesia llamada Santísima Trinidad fue
fundada por los pastores Gilbert y Merwin, principiando su vida congregacional
con sólo 11 personas44 y con cuatro chilenos entre la lista de sus miembros: Sra.
Rosario Vicencio de Wetherby, Eusebia Javia de Guzmán, Juan B. González y
Camilo Guzmán C.45 El primer culto en castellano se verificó en el mes de
Septiembre del mismo año.

38
VERGARA, Ignacio. El Protestantismo en Chile, p.40
39
MC LEAN, op. cit., p.33
40
Database of the foreign missionary vertical files held by the society for missionaries. Foreign Missionary
Vertical Files, Presbyterian Historical Society, The National Archives of the PC(USA).
41
Minutes of the General Assembly of the Presbyterian Church in the United States, III, 1874; p. 362
42
Minutes…, II, 1872; p. 387
43
YOO LEE, op. cit., p.70
44
Ibid., p.76
45
Ibid., p.34

12
¿Podemos identificar la fundación de la Iglesia la Santísima Trinidad como el
inicio de la Iglesia Presbiteriana?

Es reconocido que el inicio de la obra misionera presbiteriana en Chile no tuvo


apoyo denominacional misionero explícito de la Iglesia Presbiteriana de Estados
Unidos, y el trabajo los misioneros presbiterianos en Chile no fue sostenido
propiamente por la denominación hasta 1873. Por esto algunos identifican a la
Iglesia la Santísima Trinidad bajo el nombre genérico de “Iglesia Evangélica”46 o
“Protestante”47, e incluso los mismos pastores de la época lo hacían en sus
discursos.48

Por otro lado, la Constitución de la Iglesia Presbiteriana de 1964 plantea en su


prefacio histórico: “La Iglesia Presbiteriana de Chile fue organizada el 7 de Junio
de 1868 en la ciudad de Santiago y ha desarrollado su labor de difusión del
Evangelio de Jesucristo a través de los años, en su dirección administrativa bajo el
nombre de Presbiterio de Chile, que fue organizado en la ciudad de Valparaíso el
13 de Junio de 1883”49.

En los siguientes párrafos recopilaremos brevemente antecedentes y


argumentos que evidencian por qué es apropiado identificar la fundación de la
Iglesia la Santísima Trinidad en 1968 como el inicio de la Iglesia Presbiteriana en
Chile.

El primer antecedente que se debe tomar en cuenta es la división de 1837 de


la Iglesia Presbiteriana en los Estados Unidos (PCUS), que dividió a la
denominación en las ramas conocidas como “Vieja Escuela” y “Nueva Escuela”,
por diferencias eclesiásticas y teológicas en respuesta al Segundo Gran
Avivamiento.50 Las diferencias fueron finalmente vencidas cuando en 1869 se

46
PACHECO, op. cit.
47
SEPÚLVEDA, op. cit., p.65
48
Rev. Nataniel Gilbert en el Periódico La Piedra, N° 21. Valparaíso, noviembre 1871, p. 5.
49
Constitución de 1964 de la Iglesia Presbiteriana de Chile. Iglesia Presbiteriana de Chile.
50
Family Tree of Presbyterian Denominations: Presbyterian Family Connections, 1706-present. Presbyterian
Historical Society.

13
unificaron en respuesta a la discusión nacional por el tema de la esclavitud.51
Parte de esta división fue la controversia en torno a la necesidad de una Comisión
Denominacional de Misiones. Esto provocó debilidad y desorganización
denominacional, generando una lenta capacidad de organización institucional
frente a la explosión misionera de mediados del s. XIX.

En segundo lugar, debe considerarse que la Iglesia Presbiteriana en Estados


Unidos no contaba con una agencia propia de misiones internacionales que
unificara todos los proyectos misioneros.52 Previamente, participaban como parte
de agencias de esfuerzos misioneros inter-denominacionales, siendo una de las
principales agencias de misión la American Board of Commissioners for Foreign
Missions (ABCFM), que pese a ser fundada por Congregacionalistas, era no-
denominacional, y muchos Presbiterianos apoyaban el trabajo.53

En años anteriores a la división del año 37’, el trabajo de la Sociedad


Presbiteriana de Misiones en el Extranjero fue transferido a la ABCFM
primariamente porque se sentía que la existencia de dos organizaciones
misioneras apelando a la misma circunscripción era poco sabio, y que una fusión
fortalecería las operaciones en expansión de la ABCFM 54. Por esto, agencias
misioneras independientes realizaban trabajo de apoyo a misioneros, tanto para
iglesias congregacionalistas como presbiterianas. Esto siguió así hasta el año
1870 cuando, luego de la reunificación de las dos facciones, la controversia en
torno a sí las operaciones misioneras debían ser implementadas por sociedades
voluntarias o por la iglesia en su capacidad organizada culminó 55, y la “Board of

51
Family Tree of Presbyterian Denominations, op. cit.
52
HEUSER, Jr., Frederick J. Presbyterians In Mission: An Historic Overview. Presbyterian Historical Society,
1988.
53
History of World Mission: 175 Years of Presbyterian World Mission. Presbyterian Historical Society.
54
HEUSER, op.cit.
55
Pese a la transferencia del trabajo Presbiteriano a la ABCFM, muchos Presbiterianos creyeron que una
comisión de misiones denominacional era preferible a asociaciones independientes de cristianos. En 1937,
las fuerzas que habían estado abogando por una comisión denominacional finalmente prevalecieron,
cuando la Asamblea General de la Vieja Escuela transfirió el trabajo de las sociedades misioneras a la recién
formada “Board of Foreign Missions” de la Iglesia Presbiteriana de los Estados Unidos. La creación de la BFM
marcó la culminación de la controversia en torno a si las operaciones misioneras debían ser implementadas
por sociedades voluntarias o por la iglesia en su capacidad organizada. Sin embargo, no todos los
presbiterianos estuvieron de acuerdo con la formación del BFM. Como parte del conflicto más amplio entre

14
Foreign Missions” (Junta o Comisión de Misiones Exteriores o Extranjeras) de la
Iglesia Presbiteriana en los Estados Unidos (PCUS) comenzó a hacerse cargo de
los proyectos misioneros presbiterianos.56

Justamente, el sostenimiento de la obra misionera en Chile fue por el esfuerzo


inter-denominacional de la Foreign Evangelical Society -que en 1849 pasó a
llamarse American and Foreign Christian Union-, práctica común de la época.

En tercer lugar, debe considerarse que, aunque el sostenimiento de la misión


presbiteriana en Chile pasa oficialmente a manos de la Iglesia Presbiteriana de
Estados Unidos recién en 1873, los ministros que iniciaron la obra eran
efectivamente pastores Presbiterianos. Por esto, la Iglesia Santísima Trinidad es
reconocida en actas de la Asamblea General de la Iglesia Presbiteriana en los
Estados Unidos como una obra de misioneros presbiterianos desde su primer
año.57 Estos pastores misioneros están registrados como miembros de sus
Presbiterios en la PCUS en las actas desde el inicio de la obra, muchos años
antes a la decisión de la Asamblea General de financiar desde el BFM la misión
presbiteriana en Chile.58

Concluimos entonces que es apropiado identificar la fundación de la Iglesia la


Santísima Trinidad como el inicio de la Iglesia Presbiteriana en Chile. Si bien el
sostenimiento de la obra misionera presbiteriana en Chile no estuvo a cargo
institucionalmente de la Iglesia Presbiteriana de Estados Unidos hasta 1873, esto
sucedió porque inicialmente no estaba en pleno funcionamiento el armazón
institucional para ello y luego no era aún necesario el financiamiento por estar bajo
el alero de la “American and Foreign Christian Union”. Efectivamente, los
misioneros trabajando en Chile eran reconocidos ante la Asamblea General de la
PCUS como obreros presbiterianos.

Presbiterianos de Vieja y Nueva Escuela, los adherentes de la Nueva Escuela se opusieron a la formación de
la Comisión y continuaron apoyando la ABCFM, hasta que las dos facciones se reunieron en 1870.
56
HEUSER, op. cit.
57
Minutes…, II, 1872, p.440 y 457
58
Ibid, p.222 y 387

15
2.2. Despertar en Valparaíso: la segunda iglesia y La Escuela Popular

En un contexto adverso para el protestantismo, el caso de Valparaíso fue


particular. En 1811, por la declaración de libertad de comercio, comenzó su
potente actividad comercial y se inició el establecimiento de comerciantes
británicos, tanto en el puerto como en el resto del país. En la primera mitad del
siglo XIX Valparaíso se convirtió en el centro de mayor concentración demográfica
de extranjeros dedicados al comercio y ya en 1827 cerca del 53% de la renta fiscal
chilena correspondía a las actividades de importación y exportación en el puerto.
De este modo, en Valparaíso se gestó una tolerancia hacia el protestantismo en
un grado desconocido en el resto del país, y los viajeros extranjeros destacaban
este hecho.59

Se puede afirmar que Trumbull aprovechó el fenómeno porteño en su


campaña de conquista civil y religiosa, y en el establecimiento de lugares públicos
de adoración para el ejercicio del culto protestante60.

Las primeras capillas protestantes se crearon en Valparaíso a partir de 1825


cuando el Rev. Kendall inauguró los servicios anglicanos en el consulado
Británico.61 En 1847 el Rev. Guillermo Armstrong inició los servicios del culto en
una casa particular del Cerro Alegre de Valparaíso, hasta 1858 cuando se
construyó el templo Anglicano de San Pablo. 62 Todos estos lugares fueron para
servicios de los anglicanos y tuvieron el carácter de privados, reservados sólo para
los extranjeros residentes o de paso por el Puerto.

La Iglesia Católica se opuso a la acción misionera de estos evangélicos. El


inicio de la construcción del primer templo de la Iglesia Unión por la congregación
de Trumbull produjo una violenta protesta de parte del arzobispo Valdivieso. El
gobierno no pudo hacer caso omiso de las protestas de las autoridades de la

59
GUERRA ROJAS, Cristián. La música en los inicios de los cultos cristianos no católicos en Chile: El caso de la
Union Church (Iglesia Unión) de Valparaíso, 1845-1890. Revista musical chilena.
60
WEHRLI ROMO, Juan. El reverendo, doctor don David Trumbull: su influencia en el desarrollo de las
libertades religiosas y públicas en Chile, 1846-1889.
61
YOO LEE, op. cit., p.38
62
Ibid. p.39

16
Iglesia Católica y ordenó la suspensión de los trabajos, orden que fue acatada por
las autoridades municipales.63 Las autoridades civiles sostuvieron entrevistas con
David Trumbull y lograron un acuerdo para proseguir la edificación. Debió cumplir
ciertas condiciones para no trasgredir la ley: pandereta que la ocultara de la calle,
ausencia de campanario y que el coro cantara en voz baja para que la gente que
pasaba no pudiera oírlo.64

Las capillas protestantes fueron toleradas en calidad de iglesias particulares


"privadas" y debían ceñirse a eso en términos tanto visuales como sonoros, tanto
arquitectónico-urbanos como musicales, para no quebrar el monopolio del paisaje
y del sonido que ejercía la Iglesia Católica.65

El primer templo de la Iglesia Unión fue construido en la quebrada de San


Agustín en 1855 (hoy calle José Tomás Ramos) y dedicado al culto público en
abril de 1856.66 Este es el primer templo cristiano no católica edificado en Chile y
en la costa sur del Pacífico.67

En Octubre del año 1869 se organizó en Valparaíso la segunda iglesia


evangélica chilena68, iglesia protestante con servicios en español abierta para los
nacionales.

En las congregaciones protestantes nacientes fueron floreciendo grupos


voluntarios, tales como el “Club de la Reforma”, para apoyar la legislación de
libertades religiosas, matrimonio civil y otros intereses liberales.69

También en 1869 se crea el Valparaíso La “Escuela Popular” (Escuela para el


Pueblo), establecida en julio de ese año por David Trumbull y su colega Alexander
U. Merwin.70 Irven Paul aporta que el “principal objetivo [de la Escuela Popular] fue

63
YOO LEE, op. cit., p.40
64
The Record, IV/70 (20 de abril, 1876), p. 7. Citado por: GUERRA ROJAS, op. cit. Guerra propone que el
término “coro” en este caso se refiere a la congregación completa, en tanto ejecutante de sus cantos.
65
GUERRA ROJAS, op. cit.
66
YOO LEE, op. cit., p.41
67
GUERRA ROJAS, op. cit.
68
MC LEAN, op. cit., p.34
69
MCKENNIE GOODPASTURE, op. cit.
70
PAUL, op. cit., p.122

17
proporcionar educación primaria a los que objetaban errores religiosos enseñados
en las escuelas públicas de la ciudad, donde no solamente se enseñaba el
catecismo romano, sino que los niños eran expuestos a vejaciones personales al
ser calificados de ‘herejes, judíos, masones, infieles’, epítetos que a menudo les
proferían”71. Esta escuela fijó el modelo para otras de la periferia y en las escuelas
anexadas a iglesias evangélicas en otras partes del país.

Estas escuelas populares llenaron una sentida necesidad de la nación.


Gozaron del favor de los administradores públicos. Ayudaron a hacer más efectiva
la ley de educación primaria obligatoria de 1860. Contribuyeron a la formación de
la clase media. Proporcionaron jóvenes secretarios bilingües para varios bancos
extranjeros en la ciudad puerto. Estos llegaron a ser centros de intercambio
cultural entre América del Norte y del Sur. Los nombres de muchos profesores de
Estados Unidos llegaron a ser familiares para la multitud de niños y niñas
chilenos.72

2.3. Los periódicos: la Piedra

Tan pronto que se formó un núcleo de convertidos, fue menester adoptar


medidas para la publicación de noticias acerca de la obra. Trumbull usó la
imprenta como herramienta de difusión estableciendo los periódicos «La Piedra»
en castellano y «The Record» en inglés, en el año 1869.73 «La Piedra» era un
periódico de repartición gratuita, de 16 páginas, que aparecía dos veces al mes 74.
Trumbull hacía la mayoría del trabajo y suministraba los fondos.75

El nombre «La Piedra» se basaba en los versículos del evangelio de Mateo


cap. 16, vs. 15-18. Estos versículos eran puestos en el subtítulo del periódico 76:
“Jesús les dijo: “Y vosotros, ¿quién decís que soy?” Respondió Simón Pedro, dijo:
“Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios vivo”. Y respondiendo Jesús le dijo:

71
PAUL, op. cit., p.122.
72
Ibid, p.123
73
The David and Jane Wales Trumbull Manuscript Collection, op. cit.
74
Periódico La Piedra, N° 18. Valparaíso, Julio 1871. Información de subtítulo.
75
MCKENNIE GOODPASTURE, op. cit.
76
Periódico La Piedra, N° 18, op. cit.

18
Bienaventurado eres, Simón, hijo de Juan, porque no te lo reveló carne ni sangre,
mas mi Padre que está en los cielos. Y yo te digo que tú eres Pedro, y SOBRE
ESTA PIEDRA edificaré mi Iglesia y las puertas del infierno no prevalecerán
contra ella” (énfasis del periódico). En línea con las opiniones vertidas en el
periódico, la selección de estos versículos es una clara alusión al dogma de la
Iglesia Católica en torno a la sucesión apostólica de Pedro. Podemos con certeza
considerarlo un abierto cuestionamiento a la autoridad papal.

En “La Piedra” Trumbull manifestaba todo su malestar contra aquellos que


denostaban a quienes adoptaban la fe protestante. Gran parte de sus
planteamientos ideológicos y religiosos fueron impresos allí.

“Algunos abrigan la esperanza que los lazos que unen la iglesia y el


estado se rompan, y que el suceso referido acelere la separación. ¡Ojalá así
fuera! Mientras tanto, he ahí todo el peso que una nación arroja sobre sus
hijos e hijas, el precio que paga a los que, en el nombre de Jesucristo,
enseñan lo que no es el evangelio. Esta es la compensación rendida a
sacerdotes cuyo deber y obra son extraviar a sus compatriotas, hace respetar
una disciplina que Dios no ha establecido, y mantener un culto que Él ha
prohibido y que aborrece. No hay más que una alternativa, y esta es la Biblia
abierta para todos, con libertad cristiana para estudiarla y publicarla y
obedecerla; o de contrario, cerrar esa magna carta de la libertad religiosa, y
someterse sumisamente a todas la vejaciones y exigencias de una jerarquía
tiránica.”77

En sus periódicos, se nos muestra que el compromiso cívico de Trumbull no


se conectaba solo con la misión internacional de evangelización protestante, ni
con propagar únicamente los valores del liberalismo norteamericano y su idea de
"civilización"; sino que asumía un radio nacional, donde debía conocer las
necesidades cívicas locales del liberalismo78.

77
Periódico La Piedra, N° 19, op. cit., p. 1.
78
CASTRO ARCOS, Javier. David Trumbull, entre masonería y protestantismo: la conformación del frente
anticlerial en Chile a fines del siglo XIX.

19
Citamos a modo de ejemplo sus descargos contra el Obispo Salas de
Concepción, en una respuesta que no sólo abarcaba el descontento protestante,
sino que además castigaba la posición ultramontana del catolicismo de herencia
colonialista española79:

“Ufanamente, y en tono de triunfo seguro, el señor Salas – Obispo de


Concepción – lanza contra los protestantes esta pregunta como concluyente:
¿En donde estabais antes de Lutero, Calvino, Wesley y Jorje Fox? La
pregunta es insultante no a los protestantes, sino a la ilustración del país.
Sabido debe ser que los reformadores no pretendieron jamás originar nuevas
religiones sino volver al cristianismo apostólico, eliminándolo de los abusos de
las edades tenebrosas. ¿En dónde estábamos? Nos preguntáis; preguntad
también a los patriotas chilenos, ¿en dónde estaban los valientes hijos de
Chile antes de 1810? O ¿en dónde estaban los derechos políticos del pueblo
antes de los próceres de la Independencia que entregaron sus nombres y su
fama como timbre en honor a la República? ¿En donde estaban las libertades
de la nación durante el intervalo de los años mil ochocientos catorce y diez y
siete, cuando los godos, momentáneamente victoriosos habían vuelto a
ocupar la capital? Y ellos contestarán: Existíamos en los calabozos de
nuestros tiránicos opresores, – en la isla de Juan Fernández, – entre los
desterrados y proscriptos, mendigando el pan en el extranjero – y en todo
corazón que latia con amor a la patria, o que había sentido con pena la tiranía
española durante dos siglos de coloniaje. Del mismo modo, pues,
contestamos nosotros, estábamos con Wiclef repartiendo las Sagradas
Escrituras, con los Waldenses maltratados en las montañas, con los Lolardos
aguantando persecuciones, con Juan Huss en su Martirio; estábamos
también con la Iglesia huida a las catacumbas en tiempos anteriores, con
Atanasio desterrado, con Ignacio entre las fieras, con Policarpo entre las
Llamas, con Pedro crucificado, con Pablo en esa vida incansable, esa muerte
sangrienta, y con los millares de otros que, en cualquier tiempo, a manos de
emperadores y prelados se han sacrificado por mantener ilesa la autoridad de

79
CASTRO ARCOS, op. cit.

20
Jesús y su doctrina. Hemos estado con todos y uno de los que se han
levantado contra las jerarquías judaicas, paganas o papales.” 80

“La Piedra” se publicó durante diez años, hasta que apareció «La Alianza
Evangélica», como órgano oficial de la misión. 81

80
Periódico The Record, N° 75. Valparaíso, Octubre 1876. Citado en: CASTRO ARCOS, op. cit.
81
MC LEAN, op. cit., p.20

21
Capítulo 3. Hacia un presbiterianismo chileno: El Primer
Pastor Chileno, vínculo con la PCUS, y la iglesia de
Concepción

Aunque en los años sucesivos los pastores siguieron siendo extranjeros, la


obra continuaba en otras ciudades, con la misma preocupación de ganar al
elemento nacional. Muy pronto los convertidos a Jesús y al evangelio aceptaron
las implicaciones de la salvación personal y admitieron su solemne
responsabilidad por la difusión de la verdad salvadora.

3.1. El Primer Pastor Chileno: José Manuel Ibáñez Guzmán

Todos los misioneros anhelaban dar la bienvenida a un predicador chileno,


puesto que, desde el principio, los extranjeros insistían en que Chile habría de ser
evangelizado por chilenos, sostenidos en todo sentido por sus compatriotas.82

El primer pastor chileno ordenado al ministerio83 por sus colegas del campo
fue el Rev. José Manuel Ibáñez Guzmán. Fue el primer ministro protestante de
habla castellana en América Latina.84

José Manuel Ibáñez había nacido en 1841 en San Felipe, en el seno de una
antigua familia criolla descendiente de hidalgos españoles; sus padres fueron José
Manuel Ibáñez y Rita Guzmán; quienes además de José Manuel tuvieron otro hijo.
Cuando José Manuel tenía catorce años, sufrió el fallecimiento de su padre, lo que
motivó a su madre a emigrar de Chile para dirigirse a California, con la esperanza
de mejorar la economía familiar en virtud de la fiebre del oro que se estaba
viviendo allí, radicándose en la ciudad de Sacramento, en donde vivirá siete
años.85

82
MC LEAN, op. cit., p.40.
83
VERGARA, op. cit., p.41
84
PAUL, op. cit., p.138
85
Biografía de José Manuel Ibáñez Guzmán. Centro de Documentación Evangélico Protestante Sendas.

22
En California realizó estudios en el California College, y en San Francisco se
convirtió al protestantismo, iniciando allí sus estudios para consagrarse al
ministerio pastoral, estudios que incluían el griego y hebreo; idiomas bíblicos, a los
que el joven converso Ibáñez Guzmán sumaba sus conocimientos de los idiomas
inglés y francés, además de su lengua materna. 86

Se casó con la señora Mary Grundy, digna compañera del pastor por sus
virtudes e inteligencia. Su único hijo murió de cortos años87.

Don José Manuel Ibáñez volvió a Chile con el propósito de dar su vida
fulgurosa a Cristo, en bien de sus compatriotas. Se radicó en Valparaíso, pero no
pudo continuar inmediatamente con sus estudios teológicos por motivos de salud¸
por lo que tuvo que esperar algunos años hasta que estuvo completamente
recuperado. Prosiguió su formación pastoral, bajo la dirección de David Trumbull,
Doctor en Divinidades88. No hay duda de que el vínculo entre maestro y alumno
resultó de gran provecho para ambos, pues bajo la sabia dirección del Dr.
Trumbull, Ibáñez avanzó en sus estudios teológicos y pero también colaboró en la
redacción del primer periódico protestante chileno en español, “La Piedra”. Hay
constancia de que la campaña a favor de la liberalización de las instituciones
sociales, y la reforma de las leyes opresivas, se debió al cerebro fértil y corazón
audaz del joven Ibáñez89. Como escribiente en la oficina del Dr. Trumbull, tuvo la
oportunidad de formular medidas que se incorporaron más tarde en la legislación
del país. Su ardor e intrepidez le capacitaron para la difusión activa de los ideales
protestantes.

Una vez terminados sus estudios teológicos, Ibáñez rindió sus exámenes el
día 31 de octubre de 187190, los cuales duraron seis horas. Fue examinado en
idiomas hebreo y griego, además de historia bíblica y dogmática. Fue aprobado
por unanimidad.

86
Biografía de José Manuel Ibáñez Guzmán, op. cit.
87
MC LEAN, op. cit., p.40.
88
Ibid, p.41.
89
Ibid, p.41.
90
Biografía de José Manuel Ibáñez Guzmán, op. cit.

23
José Manuel Ibáñez Guzmán fue ordenado el 1 de noviembre de 1871.91 92 La
ceremonia tuvo lugar en el templo de La Santísima Trinidad en Santiago. Tomaron
parte en la ordenación los reverendos pastores: Gilbert de la iglesia en Santiago,
Sayre de Talca, Christen de Copiapo, Swaney de Talcahuano, y Merwin y
Trumbull de Valparaíso.93

El sermón del Rev. Nataniel Gilbert durante la ordenación de J. M. Ibáñez


Guzmán registra claramente el anhelo de que Chile debía ser evangelizado por
chilenos:

“La necesidad de pastores verdaderos en Chile es sumamente urgente.


No hay probabilidad ninguna de que presbíteros extranjeros serán enviados,
en número suficiente, para proclamar las eternas verdades del evangelio.

Retirándome de este país para no volver tal vez nunca, llevo conmigo una
grande esperanza en la ordenación hoy de un chileno para ser presbítero. Es
como las primicias, puesto que el objeto principal de una misión evangélica
es, la educación de jóvenes para desempeñar los deberes de pastores, de
modo que más tarde o más temprano los habitantes no solamente puedan
proporcionarse para sí mismos sus ministros, sino enviar a misioneros a otras
partes. No creo yo que esto es un sueño que jamás será realizado. Es muy
probable que todos los araucanos paganos aceptarán la protección de
vuestro gobierno, y la religión verdadera también por manos de vuestros
enviados de la Iglesia Evangélica Chilena.”94

McLean hace referencia a las cualidades sobresalientes de Ibañez en nobles


términos: «Fue un hombre de sólida y extensa cultura, de modales muy
caballerosos y refinados y de corazón nobilísimo. Reunía en su persona casi todas
las virtudes que embellecen y cautivan y, sin embargo, era hombre de batalla. […]
Sentía tanto temor reverencial para con Dios, que se olvidaba del miedo ante los

91
Periódico La Piedra, N° 21, op. cit., p. 4
92
En la Iglesia Presbiteriana de Chile se celebra tradicionalmente el “Día del Pastor Presbiteriano” el 16 de
noviembre, conmemorándose la ordenación de Ibáñez. El desacierto está en que la ordenación fue el primer
día noviembre, no el decimosexto. La confusión viene probablemente del hecho de que el periódico "La
Piedra" que consigna la noticia de la ordenación de Ibáñez fue publicado un día 16 de noviembre.
93
Periódico La Piedra, N° 21, op. cit., p. 4
94
Ibid, p. 5.

24
hombres. Derribaba altares falsos; pero no se descuidaba de erigir, en su lugar,
los altares verdaderos. Tronaba contra perversiones de la verdad; pero no se
olvidaba de promulgar a Cristo como el Camino, la Verdad y la Vida».95

De Ibáñez se puede decir que no conocía el temor de los hombres. No


vacilaba en denunciar las inconsecuencias y abusos de la iglesia del estado.
Predicaba con oratoria clásica y escribía con elegancia de estilo. Su mensaje
tenía, no solamente una nota positiva, sino también encerraba cualidades que
hacían honda impresión entre oyentes cultos y serios. Este es un extracto de una
de sus columnas en el periódico “la Piedra”:

“Cuando en nombre de la religión se pretende conculcar los más caros


derechos del hombre; cuando se empeña en entronizar principios absolutistas
en nombre de Cristo; cuando se difama la Sagrada Escritura, prohibiendo
como peligrosa, y bajo pena de anatemas clericales, la lectura del tomo sobre
el cuál el Fundador del cristianismo dijo: Escudriñad las Escrituras; cuando
sólo se permite al pueblo leer u oír leer ciertos pasajes que son del agrado de
la jerarquía; cuando se compara a Lutero con los hombres más malos porque
las tradujo en lengua vulgar, y el constante empeño de ministros de Dios es
para guardarlas en un idioma muerto:-Entonces el resultado más natural es
que el escepticismo cunde en el corazón de la sociedad humana como
gangrena, donde quiera que esa jerarquía se tiene en estimación.”96

Después de un largo viaje de reconocimiento y evangelización en el Norte de


Chile, Ibáñez volvió a pastorear la iglesia de la Santísima Trinidad. Las Actas de la
Iglesia Presbiteriana en los Estados Unidos lo reconocen como obrero
presbiteriano de la misión en Chile97.

Ibáñez terminó su breve, pero brillante carrera ministerial antes que el


Presbiterio de Chile fuese organizado y “dejando una estela de gratísimos
recuerdos”98. Apenas hubo trastornado el pensamiento santiaguino en dirección a

95
MC LEAN, op. cit., p.43
96
Periódico La Piedra, N° 19, op. cit., p. 2.
97
Minutes…, III, 1874, p. 135; III, 1875 p. 600.
98
MC LEAN, op. cit., p.42

25
Cristo cuando cayó repentinamente, víctima de un cólico fulminante. Algunos
creen que su prematura muerte se debió a un envenenamiento criminal,
perpetrado por opositores a la predicación protestante.99 Pero según McLean los
miembros de la familia Ibáñez declararon que la muerte temprana de su querido
José Manuel fue el resultado de causas enteramente naturales100.

Su partida fue reportada a la Iglesia Presbiteriana en los Estados Unidos en la


Asamblea General de 1986.101

McLean cita una referencia a Ibañez -en su opinión “digna de letras de oro”-
del libro de actas de la Iglesia Presbiteriana de Chile: «La temprana muerte de
este querido pastor y fiel campeón de la causa de Cristo, cubrió de luto la Iglesia
que con tanto celo dirigía; su pérdida pareció ser pérdida irreparable»102. En el
Cementerio de Disidentes de Santiago, el epitafio en la lápida de José Manuel
Ibáñez atestigua la grandeza de su carácter y el valor de su servicio cristiano:

“En memoria de José Manuel Ibáñez Guzmán, Presbítero, Ministro de la


Iglesia Reformada en esta ciudad. Nació en San Felipe y murió en Santiago,
el 13 de Septiembre de 1875 a la edad de 34 años. Sus amigos en esta y
otras ciudades, asociándose con la esposa afligida, deploran la pérdida de un
entusiasta obrero de la ilustración, y de un resuelto defensor de la libertad.
Fue un elocuente orador, pastor instruido, patriota ilustrado, amigo constante
y cristiano puro y abnegado.”103

99
SEPÚLVEDA, op. cit.
100
MC LEAN, op. cit., p.43
101
Minutes…, IV, 1876, p.57
102
MC LEAN, op. cit., p.42
103
Ibid., p.43

26
3.2. Incorporación a la “Board of Foreign Missions”

La incorporación de la misión presbiteriana chilena a la agencia de misiones


de la Iglesia Presbiteriana en Estados Unidos es un proceso que puede ser
definido como natural y necesario, con dos ejes principales: (1) la reunificación de
la Iglesia Presbiteriana en los Estados Unidos en 1869 y por lo tanto la redirección
de los proyectos misioneros a la tutela de la “Board of Foreign Missions” de esta
denominación desde 1870 en adelante (proceso del que hablamos en el capítulo
anterior); y (2) la “American and Foreign Christian Union”, que auspiciaba la obra
presbiteriana en Chile, vio su base de soporte disminuir, así que disminuyó sus
aportes a Chile.

Trumbull llegó a Chile bajo el alero de la Foreign Evangelical Society un


organismo de cooperación interdenominacional. En 1949 se unió a otros dos
organismos -la American Protestant Society y la Christian Alliance,104 para formar
la American and Foreign Christian Union (“Unión Cristiana Americana y
Extranjera”) con sede en Nueva York.105 Su propósito declarado era convertir
Católicos Romanos al Protestantismo Evangélico.106 Promovía el Protestantismo
proveyendo asistencia financiera a grupos evangélicos y individuos en países
Católicos y no-Católicos107. Apuntaba, además, a la expansión del sistema
democrático, en otras palabras, la modernidad norteamericana. Hasta 1873,
Trumbull pasó a depender financieramente de esta institución. 108

Para 1872 varias sociedades y juntas misioneras denominacionales habían


abierto estaciones de misiones extranjeras para convertir Católicos Romanos a

104
La “Foreign Evangelical Society” prefería trabajar con individuos indirectamente, levantando fondos y
enviándolos a sociedades evangélicas nativas de los países afines a los intereses de la Sociedad. La
“American Protestant Society” y la “Christian Alliance” empleaban directamente a los misioneros,
colportores, difusores de Biblias, y maestros a los cuales se les requería un informe mensual. Los directores
de las tres sociedades reconocieron sus objetivos similares y el valor de hacer un llamado unificado al
público cristiano. En: History of the American and Foreign Christian Union. Guide to The Records of the
American and Foreign Christian Union 1851-1884, New York University Archives.
105
GUERRA ROJAS, op. cit.
106
History of the American and Foreign Christian Union, op. cit.
107
Ibid.
108
GUERRA ROJAS, op. cit.

27
sus respectivas denominaciones. Las donaciones a la Union se redujeron
drásticamente en favor de empresas denominacionales. En respuesta, la AFCU se
retiró del campo extranjero y cedió sus operaciones en el extranjero a varias
agencias misioneras denominacionales.109 Las dificultades financieras de «La
Unión Cristiana y Extranjera» se vieron aumentadas por la desorganización del
país por la guerra civil entre el Norte y Sur de los EEUU. 110

El traspaso de la obra de la «Unión Cristiana Americana y Extranjera» al


«Board of Foreign Missions» de la PCUS se debió estas circunstancias. A la larga,
podemos aventurar la opinión de que resultó así por la dirección del Espíritu de
Cristo, por acuerdo de la Cabeza de la Iglesia Universal, por la Providencia, que
obra con designios transcendentales.

El año 1872 la Unión resolvió abandonar el sostén de los obreros chilenos;


pero, en vista del hecho de que todos ellos eran presbiterianos, notificó al «Board
of Foreign Missions» de la iglesia presbiteriana.111

Lógicamente, los obreros mismos, fervorosamente secundados por el Dr.


Trumbull, apelaron al Board, valiéndose de todos los argumentos del caso. 112 La
minuta del «Board of Foreign Missions» es muy interesante, porque deja
constancia de la transferencia de toda la obra de la Unión, con su cuerpo de
predicadores, al cuidado de dicho BFM de la Iglesia Presbiteriana en los Estados
Unidos:

“En Diciembre p.p. el Board recibió del secretario de la Unión Americana


y Extranjera, la noticia de que dicha sociedad había resuelto descontinuar su
sostén de los misioneros en Chile, después del año 1873 y se dejó entender
que el camino quedaría expedito, para que nuestro Board asumiera
responsabilidad, por la misión en Chile, en su condición actual y garantizara
su mantenimiento, en seguida de la fecha indicada. También se ha afirmado
que ciertos misioneros, actualmente trabajando en el campo, deseaban

109
History of the American and Foreign Christian Union, op. cit.
110
MC LEAN, op. cit., p.34
111
Ibid.
112
Ibid, p.35

28
relacionarse con el Board, puesto que los tres misioneros americanos son
miembros de presbiterios en los Estados Unidos.”113

El 25 de Febrero del año 1873, el Board oficialmente, recibió a la misión


presbiteriana chilena, aceptando responsabilidad financiera desde el primero de
Abril del mismo año. El hecho fue comunicado inmediatamente a los misioneros
en Chile. De ese modo la obra en Chile fue incorporada al «Board of Foreign
Missions» de los Estados Unidos.114

La situación fue informada en la Asamblea General de la Iglesia Presbiteriana


en los Estados Unidos de 1873. El Acta de la Asamblea registra, en el informe
anual de la Board of Foreign Missions: “La Junta ha decidido ofrecer su apoyo a
las Misiones en Chile, anteriormente llevado a cabo por la American and Foreign
Christian Union”115. El Acta de la Asamblea de 1874 da una lista de los pastores
en ejercicio bajo el título “Misiones en Chile”: “Rev. David Trumbull, D.D., y su
esposa, Rev. Alexander M. Merwin y su esposa, Rev. Sylvanus Sayre, Rev.
Samuel J. Christen, y Rev. J.M. Ibanaz Guzman y su esposa.”116

En aquella época, la BFM adhería explícitamente a los tres principios de


autosostén, autogobierno y autopropagación, que hacia fines del siglo pasado se
hicieron muy populares en la teoría misionera. 117 Robert Elliot Speer, laico que fue
un sobresaliente secretario ejecutivo de la Junta por varias décadas, era un
prolífico escritor sobre historia y teoría misionera118. En una serie de conferencias
pronunciadas en diversas ciudades de Escocia el año 1910, afirmó:

“La meta [de la misión] no es imponer nuestro sistema occidental de


teología o nuestras formas occidentales de gobierno eclesiástico sobre los
convertidos que sean congregados en el campo de misión. Es más bien hacer
que Cristo sea conocido por esos pueblos, reunir a quienes lo acepten, y
establecerlos en organizaciones indígenas las cuáles adoptarán sus propias

113
Informe del Board of Foreign Missions. Citado por MC LEAN, op. cit., p.36
114
MC LEAN, op. cit., p.36
115
Minutes…, III, 1873, p.616
116
Minutes…, III, 1874, p.135. El acta presenta un error en el nombre de Ibáñez.
117
SEPÚLVEDA, op. cit., p.64
118
Ibid.

29
formas y llegarán a sus propias definiciones de la verdad del cristianismo,
formuladas a partir de su propio estudio de la Biblia y de su propia experiencia
cristiana”.119

La incorporación de la misión de Trumbull a la ‘Junta Presbiteriana de


Misiones Extranjeras’ favoreció enormemente este proyecto. Significó obtener el
respaldo de una Junta Misionera poderosa, respetable, y con ideas afines. En lo
concreto, esto posibilitaba la creación de establecimientos educacionales de alto
nivel, para ofrecerlos a los hijos de los sectores sociales a los cuales Trumbull
aspiraba influir. Al mismo tiempo, facilitaba los medios para generar instancias de
formación y literatura que permitieran formar un liderazgo de alto nivel para las
iglesias chilenas.120

Trumbull dio la bienvenida a la transición. Pese a que él permaneció siendo


Congregacionalista, junto con otros seis colegas misioneros se convirtieron en la
misión presbiteriana en Chile121. Él con gusto ayudó a organizar la Iglesia
Presbiteriana.122

La afiliación de la misión presbiteriana chilena a la agencia de misiones de la


Iglesia Presbiteriana en Estados Unidos es un proceso que puede ser definido
como natural y necesario. La mayoría de los pastores ya eran presbiterianos, y las
ideas de la misión chilena eran afines a las de Junta de Misiones de Iglesia
Presbiteriana en los Estados Unidos.

119
SPEER, Robert Elliott. Christanity and the Nations, p.66.
120
SEPÚLVEDA, op. cit., p.64
121
MCKENNIE GOODPASTURE, op. cit.
122
Ibid.

30
3.3. La Iglesia Presbiteriana en Concepción

Los hermanos Robert y Eneas McLean ocuparon el distrito de Concepción en


el año 1874.123 Atendieron el distrito Concepción-Lota-Talcahuano, contando
incluso por un corto periodo con el predicador -en esa época presbiteriano- Juan
Canut de Bon. Antes de dejar el campo, abrieron obra en San Felipe, donde el
fanatismo de la gente fue tal, que tuvieron que arriesgar sus vidas a diario.124 Los
McLean se retiraron de Chile después un tiempo, renunciando por complicaciones
causas de salud.125

El Rev. Samuel W. Curtis llegó a Concepción en el año 1875, y pudo cimentar


la iglesia presbiteriana en la Capital del Sur.126

En 1879 los presbiterianos de Concepción en alianza con la Sociedad Bíblica


de Valparaíso fundan el periódico "El Republicano", que se dedicara
preferentemente a denunciar los abusos de la Iglesia Romana.

3.4. El Instituto Inglés

Samuel J. Christen, pastor suizo, inició en 1877 en Copiapó una escuela para
niños con internado el ‘Instituto Internacional’. 127. Luego se trasladó a Santiago y
su nombre cambió por ‘Instituto Inglés’. 128
Se dirigió por algún tiempo una
pequeña Facultad de Teología en el mismo edificio.129 Con el propósito de que
Christen se pueda dedicar exclusivamente al trabajo pastoral, en 1898 llegó
Webster Browning a hacerse cargo del Instituto. Por más de 75 años llegó a ser un
centro de intercambio cultural entre Chile y Norteamérica. Fue el precursor de

123
MC LEAN, op. cit., p.39
124
Ibid.
125
Minutes…, VII, 1883; p.366
126
MC LEAN, op. cit., p.39
127
PAUL, op. cit., p.124
128
Ibid.
129
MC LEAN, op. cit., p.40

31
muchos institutos biculturales que, más tarde llegaron a ser populares en muchos
otros países latinoamericanos.130

Después de 80 años de servicio a Chile, y considerando que el Instituto Inglés


había cumplido sus objetivos originales, transfirió su campus al gobierno
chileno.131 La propiedad de este Instituto llegaría a ser más tarde la sede del
Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile. 132 No obstante lo indirecto que fue
su aporte a la proclamación del Evangelio, este colegio así como los otros
patrocinados por David Trumbull, crearon un clima de aceptación y aprecio de las
ideas evangélicas.

130
PAUL, op. cit., p.124
131
Ibid, p.125
132
SEPÚLVEDA, op. cit., p.64

32
Capítulo 4. La organización: el Primer Presbiterio

En la evaluación de Ignacio Vergara, la iglesia presbiteriana fue la primera


organización protestante orientada hacia la formación de una congregación con
elemento chileno.133 Pastoreados por ministros norteamericanos y apoyados por
amigos de otros países, los grupos de creyentes mantenían sus cultos con
regularidad y el Señor añadía, de tiempo en tiempo, a los que fueron salvados. La
misión se fue consolidando y ya era tiempo de tomar decisiones hacia la
organización institucional nacional.

4.1. Organización del Presbiterio de Chile

La obra iniciada, caminaba y crecía en adherentes y simpatizantes, de hecho


la cantidad de congregaciones en Santiago, Concepción y Valparaíso, sumada a
la de los ministros y presbíteros apresuró la formación del primer Presbiterio de
Chile.134

El reporte de la “Board of Foreign Missions” de 1883 a la Asamblea General


de la Iglesia Presbiteriana en los Estados Unidos sobre el estado de la misión en
Chile destaca el progreso del trabajo en Chile:

“Varios cambios importantes se han hecho en esta misión, durante el


año. Los Revs. Eneas y Robert McLean, de Concepción, han renunciado por
problemas de salud; el Rev. William E. Dodge fue enviado [a Chile] y ha sido
llamado a Valparaíso; y el Rev. William H. Lester ha sido asignado, y ha
ingresado a su trabajo en Santiago. Las iglesias han tenido en muchos
sentidos un año muy próspero. El número total de comulgantes es 272; 33
fueron agregados durante el año. Hay 180 alumnos en la escuela diurna y
125 en la escuela dominical.”135

133
VERGARA, op. cit., p.41
134
YOO LEE, op. cit., p.44
135
Minutes…, VII, 1883, p. 766.

33
El BFM ya había recomendado una consolidación de intereses que diera un
vínculo eclesiástico más estrecho.136 La Asamblea General de la PCUS había
establecido en su sesión de 1879 las recomendaciones y reglas para el
establecimiento de Presbiterios y Sínodos en los Campos Misioneros.137

“En regiones ocupadas por la Junta y también por misiones de otras


denominaciones Presbiterianas: (1) Iglesias misioneras, Presbiterios y
Sínodos que sostengan la misma fe y orden, deben ser incentivados a entrar
en relaciones orgánicas unos con otros, para el trabajo conjunto en el campo
misionero en común. (2) Para propósitos de representación, sin embargo, los
ministros ordenados, extranjeros y nativos, conectados con la Junta de
Misiones Extranjeras, si son suficientes en número, serán considerados, con
un anciano de cada una de sus iglesias, como un Presbiterio distinto, con
derecho a nombrar Comisionados a la Asamblea General. (3) En todas las
organizaciones, constituidas según este plan, se entiende que no se debe
otorgar ninguna concesión a ninguna desviación de la Confesión de Fe de las
Iglesias Presbiterianas de Gran Bretaña y América.”

La organización del Presbiterio de Chile fue concretada el 13 de junio del año


1883, en Valparaíso.138 Este evento trascendental es un punto de partida para la
iglesia en su desenvolvimiento, y un acontecimiento que marca su progreso.

Se enrolaron las iglesias de Valparaíso, Santiago y Concepción; aunque


ninguna de las tres fue representada por un anciano 139. Efectivamente, el día
indicado, los ministros presentes adoptaron la siguiente resolución:

“En vista de las necesidades de nuestras iglesias y de la obra evangélica


en Chile; de las relaciones entre los misioneros y del hecho de tener número
suficiente para formar un Presbiterio, nosotros, en este momento solemne,

136
MC LEAN, op. cit., p.46
137
Minutes…, V, 1879; p. 620
138
SEPÚLVEDA, op. cit., p.66
139
MC LEAN, op. cit., p.47

34
con renovada dedicación a la Gran Cabeza de la Iglesia, nos unimos en la
formación del Presbiterio de Chile.”140

Asistieron a la Asamblea el Rev. Samuel J. Christen (Presbiterio de


Cincinnati), el Rev. Samuel W. Curtis (Presbiterio de Troy, Nueva York), el Rev.
Guillermo E. Dodge (Presbiterio de Utica, Nueva York), el Rev. Alejandro M.
Merwin, (Presbiterio de North River, Nueva York), y el Rev. Guillermo H. Lester,
(Presbiterio de Cayuga, Nueva York).141 El Rev. Alejandro M. Merwin fue elegido
Presidente y el Rev. Guillermo H. Lester, Secretario Permanente.142

Vieron claramente que uno de sus deberes primordiales, era la obligación


paulina de preparar chilenos para el sagrado ministerio y, al efecto, el único
acuerdo adoptado en la primera sesión del Presbiterio, se relacionó con dos
jóvenes, Julio Neuman y J. M. López, candidatos apartados para un curso de
estudios.143

El primer Delegado del Presbiterio a la Asamblea General de la PCUS fue


Alexander Moss Merwin144. Su primera sesión como Comisionado por el
Presbiterio de Chile fue en la Asamblea General del año 1884, enviado con la
misión de solicitar ayuda entre las iglesias para la tarea de educar jóvenes para
evangelistas y pastores.145

La Asamblea General de la Iglesia Presbiteriana en los Estados Unidos, en su


sesión de 1884 registra:

“Que el Presbiterio de Chile, en América del Sur, sea recibido y tomado


bajo el cuidado de la Asamblea General, en relación con el Sínodo de Nueva
York, una vez haya sido verificada satisfactoriamente la organización de dicho
Presbiterio, de conformidad con el Acta de la Asamblea General de 1879”.146

140
MC LEAN, op. cit., p.46
141
Ibid, p.47
142
YOO LEE, op. cit., p.44
143
Ibid, p.45
144
Minutes…, VII, 1884, p.8 y 23
145
MC LEAN, op. cit., p.48
146
Minutes…, VII, 1884, p.23

35
En aquel entonces, el anhelo capital del Presbiterio era el levantamiento de un
ministerio nacional. En 1884 llega a Chile el Dr. J.M. Allis con la misión de educar
jovenes para evangelistas y pastores. Coordina sus planes con los del Rev.
Samuel J. Christen, director de El Instituto Internacional, colegio que cedió algunas
piezas para un seminario teológico.147

En la opinión de McLean “la Misión, el Presbiterio, la iglesia naciente chilena y


la iglesia matriz en los Estados Unidos obraban con inteligente unanimidad y
singular ahínco hacia la consecución de esa finalidad”.148

Desde el comienzo de las actividades en el campo, el Presbiterio tuvo sus


comisiones a cargo de las importantes secciones de la obra y, por muchos años,
cada departamento quedó estrechamente unido a las demás faenas del
Presbiterio. Hubo comisiones de Educación, Estudiantes, Escuelas Dominicales y
Estado Religioso.149

El primer informe constatado en acta es del 18 de Enero del año 1885, y


abarca la estadística de las tres iglesias fundadoras para el año 1884-1885150:

Concepción Santiago Valparaíso


Ancianos 2 - -
Añadidos por confesión de fe 3 10 18
Total de miembros 41 36 108
Párvulos bautizados 6 5 6
Asistencia Escuela Dominical 15 70 120
Erogaciones congregacionales
20 164 561
(oro de 48 peniques por peso)

147
YOO LEE, op. cit., p.45
148
MC LEAN, op. cit., p.48
149
Ibid.
150
MC LEAN, op. cit., p.49

36
En lo sucesivo, el Presbiterio de Chile, asume más y más importancia en la
dirección de la Iglesia Presbiteriana en Chile. Evidentemente, los organizadores
atisbaron la posibilidad de que este cuerpo dirigiera completamente los destinos
de la obra presbiteriana, dentro de los límites de la República.

Finalmente, la misión Presbiteriana obtuvo personería jurídica en 1888. 151 Por


decreto del Supremo Gobierno de fecha 5 de Noviembre le fue concedida la
personería bajo la presidencia de don J. Manuel Balmaceda y como Ministro de
Relaciones don Julio Bañados Espinoza. En la cámara la defendió don Pedro
Montt, y don Julio Bañado Espinoza, y la combatió el senador conservador don
Joaquin Walker Martínez.152 La petición la firmaron los pastores: Christen.
TrumbulI, Dodge, Garvín, Boomer, Ailis, Leater. La Iglesia Presbiteriana fue la
primera iglesia evangélica que obtuvo personería jurídica en el país.153

El decreto que legaliza una sociedad evangélica hace ver cuán lejos estaba el
Chile de 1888 del de 1845. En el Consejo de Estado fue aprobado unánimamente,
a pesar de estar representado el clero dentro de este alto cuerpo por don
Francisco Taforo.154 Este decreto venía a legalizar el culto reformado y a darle un
carácter público y más serio: desde ahora esta misión era reconocida como un
cuerpo y con derecho a acción judicial como una entidad, tanto para sus intereses
como para sus miembros.

151
SEPÚLVEDA, op. cit., p.68
152
YOO LEE, op. cit., p.46
153
Ibid, p.45
154
Ibid, p.47

37
Conclusiones
“La necesidad de pastores verdaderos en Chile es sumamente urgente. No
hay probabilidad ninguna de que presbíteros extranjeros serán enviados,
en número suficiente, para proclamar las eternas verdades del evangelio.
[…] el objeto principal de una misión evangélica es, la educación de
jóvenes para desempeñar los deberes de pastores, de modo que más
tarde o más temprano los habitantes no solamente puedan proporcionarse
para sí mismos sus ministros, sino enviar a misioneros a otras partes. No
creo yo que esto es un sueño que jamás será realizado […] En todas
partes, dentro de los límites de vuestro país, y fuera de él, habrá campo
vasto para esparcir la luz de la Sagrada Escritura.”

- Sermón de Nataniel Gilbert durante la ordenación de J. M. Ibáñez Guzmán, 1971155

En la presente monografía buscábamos exponer sobre los Inicios del


Presbiterianismo en Chile, considerando desde la fundación de la Primera Iglesia
de Santiago en 1868 hasta la organización del Presbiterio de Chile en 1883.

La misión presbiteriana fue traída del extranjero por exponentes vivos del
presbiterianismo, que aunque auspiciados financieramente por una organización
inter-denominacional, nunca se apartaron de sus vínculos con sus Presbiterios en
la PCUS. Podemos con certeza considerar la fundación de la Iglesia Presbiteriana
la Santísima Trinidad en 1868 como el inicio de la Iglesia Presbiteriana en Chile.

El traspaso de la misión protestante chilena desde la American and Foreign


Christian Union a la Iglesia Presbiteriana de Estados Unidos efectivamente es un
proceso que puede ser definido como natural. La misión protestante en Chile tiene
marcas de presbiterianismo años antes del establecimiento oficial de este vínculo.

Por esto la organización del Presbiterio de Chile se concretó simple y


sencillamente. Efectivamente era el paso no sólo lógico, sino natural, de la
evolución del campo misionero protestante de la época.

155
Periódico La Piedra, N° 21, op. cit., p. 5.

38
Estudiar y reflexionar en torno al ejemplo de los primeros presbiterianos en
Chile en estos 150 años debe ser un desafío a la misión. Ellos fueron valientes
hombres de la fe, dispuestos a enfrentar la persecución, la lucha, el sacrificio, la
soledad y la hostilidad. Decidieron entregar todo por Cristo.

Los primeros misioneros evidenciaron una ejemplar y madura visión


misiológica. Así como Cristo tomó forma de hombre para darse a conocer, los
primeros misioneros presbiterianos plasmaron un interés y un respeto por la
cultura local, una pasión por la predicación en el lenguaje receptor, y el explícito
objetivo de formar líderes y pastores nativos para que continuaran la obra.
Amantes de la Esposa de Cristo, batalladores humildes por la unidad de la Iglesia.

Roguemos al Espíritu Santo que nos de fuerza y valor, para que la generación
de estos 150 años vuelva a tener la fuerza evangelística y misionera de quienes
fundaron nuestra institución. En tiempos donde nuestra institucionalidad está
siendo cuestionada, en tiempos de rumores de división, en tiempos de juicios
farisaicos, discursos y difamaciones desde tarimas, anhelamos tener la visión
misiológica de los primeros misioneros presbiterianos. La IPCH necesita
reflexionar y volver a amar la unidad de la Esposa de Cristo. Para que seamos
uno, para que el mundo crea. Para que así como el Pr. Gilbert predicó en 1871,
nuestra IPCH “no solamente pueda proporcionarse para sí mismos sus ministros,
sino enviar a misioneros a otras partes”156 jamás olvidando que “En todas partes,
dentro de los límites de nuestro país, y fuera de él, habrá campo vasto para
esparcir la luz de la Sagrada Escritura”157.

156
Periódico La Piedra, N° 21, op. cit., p. 5.
157
Ibid.

39
Anexos

Cronología de David Trumbull, Seminario Teológico Princeton158

1819 - 1 Nov Nace, Elizabeth, Nueva Jersey

1842 - Graduado, Yale College

1842-1845 Estudiante, Princeton Theological Seminary

1845 - 13 Jun Ordenado, Congregacionalista, Norwich, Connecticut

1845-1889 Misionero, Valparaíso, Chile, América del Sur

1847-1851 Editor, “The Neighbor”

1850 - 5 Jun Casado con Jane Fitch, Smithfield, Carolina del Norte

1866 Awarded honorary Doctor of Divinity, University of Indiana

1869-1889 Editor, “The Record”

1869-1889 Editor, “La Piedra”

1904 - 8 Febr Muere, Independence, Missouri

158
The David and Jane Wales Trumbull Manuscript Collection, op. cit.

40
Bibliografía
BACHER, Annie. David Trumbull: A Yankee Reformer in Chile. The Argentina
Independent, 27 Mayo 2015. Disponible en:
http://www.argentinaindependent.com/life-style/expat-life-style/david-trumbull-a-
yankee-reformer-in-chile/

Biografía de José Manuel Ibáñez Guzmán. Centro de Documentación Evangélico


Protestante Sendas. Consultado en diciembre 2017. Disponible en:
http://www.sendas.cl/detalle-de-contenido/?id=2636

CASTRO ARCOS, Javier. David Trumbull, entre masonería y protestantismo: la


conformación del frente anticlerial en Chile a fines del siglo XIX. Religião e
Sociedade 33: 98-121. Rio de Janeiro, 2013.

Chile Mission (1866-1972), Collection Overview. United Presbyterian Church in the


U.S.A. Commission on Ecumenical Mission and Relations Secretaries' Files,
Presbyterian Historical Society. Consultado en diciembre 2017. Disponible en:
https://history.pcusa.org/collections/research-tools/guides-archival-collections/rg-
160

Chronology and Biographical Information of David Trumbull (1843-1889). The


David and Jane Wales Trumbull Manuscript Collection, Princeton Theological
Seminary Library. En: http://manuscripts.ptsem.edu/collection/122

Constitución de 1964 de la Iglesia Presbiteriana de Chile. Iglesia Presbiteriana de


Chile. Santiago, 1986.

Database of the foreign missionary vertical files held by the society for
missionaries. Foreign Missionary Vertical Files, Presbyterian Historical Society,
The National Archives of the PC(USA). Consultado en diciembre 2017. Disponible
en: https://www.history.pcusa.org/collections/online-catalogs/foreign-missionary-
vertical-files

Family Tree of Presbyterian Denominations: Presbyterian Family Connections,


1706-present. Presbyterian Historical Society. Consultado en diciembre 2017.
Disponible en: https://history.pcusa.org/history-online/presbyterian-history/family-
tree-presbyterian-denominations

FEDIAKOVA, Evguenia. Fundamentalismos Protestantes en Chile y Modernidad.


Revista Universum, Nº 16. 2001.

GONZÁLEZ, Ondina y GONZÁLEZ, Justo. Historia del cristianismo en América


Latina. Florida: González Kairós, 2012.

41
GUERRA ROJAS, Cristián. La música en los inicios de los cultos cristianos no
católicos en Chile: El caso de la Union Church (Iglesia Unión) de Valparaíso, 1845-
1890. Revista musical chilena. 2006, vol.60, n.206, pp.49-83. Disponible en:
http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0716-
27902006000200003&lng=es&nrm=iso

HELMSTADTER, Richard J. Freedom and Religion in the Nineteenth Century.


Stanford University Press, 1997.

HEUSER, Jr., Frederick J. Presbyterians In Mission: An Historic Overview.


Presbyterian Historical Society, 1988.

History of the American and Foreign Christian Union. Guide to The Records of the
American and Foreign Christian Union 1851-1884, New York University Archives.
Disponible en: http://dlib.nyu.edu/findingaids/html/archives/afcu/bioghist.html

History of World Mission: 175 Years of Presbyterian World Mission. Presbyterian


Historical Society, The National Archives of the PC(USA). Consultado en diciembre
2017. Disponible en: https://www.history.pcusa.org/history-online/topics-
note/history-world-mission

Iglesia Union Church: Nuestra Historia. Sitio web oficial de la Iglesia Union Church.
Disponible en: http://www.unionchurch.cl/nuestra-historia

MC LEAN, J.H. Historia de la Iglesia Presbiteriana en Chile. Imprenta Universitaria.


Santiago, 1932

MCKENNIE GOODPASTURE, H. David Trumbull: Missionary Journalist and


Liberty in Chile, 1845-1889. Journal of Presbyterian History 56, no. 2, 1978.
Disponible en: http://www.jstor.org/stable/23327804.

MILLAR CARVACHO, René. Aspectos de la religiosidad porteña. Valparaíso 1830-


1930. Historia (Santiago), Santiago, v.33, p.297-368, 2000. Disponible en:
http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0717-
71942000003300007&lng=es&nrm=iso

Minutes of the General Assembly of the Presbyterian Church in the United States
of America, Vol. II, A.D. 1872. New York, Presbyterian Board of Publication, 1872.
Original from New York Public Library, digitalized by Google. Disponible en:
https://babel.hathitrust.org/cgi/pt?id=nyp.33433074374483

Minutes of the General Assembly of the Presbyterian Church in the United States
of America, Vol. II, A.D. 1873. Princeton Theological Seminary Library. Disponible
en: http://commons.ptsem.edu/id/minutesofgeneral1873pres

42
Minutes of the General Assembly of the Presbyterian Church in the United States
of America, Vol. III, A.D. 1874. Princeton Theological Seminary Library. Disponible
en: http://commons.ptsem.edu/id/minutesofgeneral1874pres

Minutes of the General Assembly of the Presbyterian Church in the United States
of America, Vol. III, A.D. 1875. New York, Presbyterian Board of Publication, 1875.
Original from University of Wisconsin, digitalized by Google. Disponible en:
https://babel.hathitrust.org/cgi/pt?id=wu.89067526962

Minutes of the General Assembly of the Presbyterian Church in the United States
of America, Vol. IV, A.D. 1876. Princeton Theological Seminary Library. Disponible
en: http://commons.ptsem.edu/id/minutesofgeneral1876pres

Minutes of the General Assembly of the Presbyterian Church in the United States
of America, Vol. V, A.D. 1879. Princeton Theological Seminary Library. Disponible
en: http://commons.ptsem.edu/id/minutesofgeneral1879pres

Minutes of the General Assembly of the Presbyterian Church in the United States
of America, Vol. VII, A.D. 1883. New York, Presbyterian Board of Publication,
1883. Princeton Theological Seminary Library. Disponible en:
http://commons.ptsem.edu/id/minutesofgeneral1883pres

Minutes of the General Assembly of the Presbyterian Church in the United States
of America, Vol. VII, A.D. 1884. Philadelphia, Presbyterian Board of Publication,
1884. Princeton Theological Seminary Library. Disponible en:
http://commons.ptsem.edu/id/minutesofgeneral1884pres

Obituary Record of Graduates of Yale University, N° 48. Yale College, Academical


Department. Junio, 1889.

PACHECO, Waldo. Breve Cronología Histórica del Cristianismo Protestante en


Chile (1572-1940). Colección De Estudios Evangélicos. Monografías Históricas N°
006, Noviembre 2004.

PAUL, Irven. Un Reformador Yanqui en Chile: Vida y Obra de David Trumbull.


Iglesia Presbiteriana de Chile Ediciones. Santiago, 1995

PRECHT PIZARRO, Jorge Enrique. Libertad Religiosa, Laicidad y Laicismo en


Chile Bajo Régimen de Patronato (1810-1925). Revista Derecho Público
Iberoaméricano N° 5, Octubre 2014.

ROMO SANCHEZ, Manuel. Archivo Masónico Nº 24. Santiago, Chile, julio 2011.

LAGOS SCHUFFENEGER, Humberto. Herejía en Chile, Evangélicos y


protestantes desde la colonia hasta 1925. Sociedad Bíblica Chilena, 2010.

43
SEPÚLVEDA, Juan. De Peregrinos a Ciudadanos: Breve historia del cristianismo
evangélico en Chile. Fundación Konrad Adenauer, Santiago, 1999.

SPEER, Robert Elliott. Christanity and the Nations. New York: Fleming H. Revell
Company, 1910.

TRUMBULL, Alice. David Trumbull, 1819-1888. Archivo digitalizado por Princeton


Theological Seminary Library. Disponible en:
https://archive.org/details/davidtrumbull1811010unse

TRUMBULL, David y IBÁÑEZ GUZMÁN, J. M. Periódico La Piedra, N° 18.


Valparaíso, Julio 1871. Disponible en: http://www.sendas.cl/prensa/?cat=94

TRUMBULL, David y IBÁÑEZ GUZMÁN, J. M. Periódico La Piedra, N° 19.


Valparaíso, Agosto 1871. Disponible en: http://www.sendas.cl/prensa/?cat=94

TRUMBULL, David y IBÁÑEZ GUZMÁN, J. M. Periódico La Piedra, N° 21.


Valparaíso, Noviembre 1871. Disponible en: http://www.sendas.cl/prensa/?cat=94

VERGARA, Ignacio. El Protestantismo en Chile. Editorial del Pacífico, 1962.

WEHRLI ROMO, Juan. El reverendo, doctor don David Trumbull: su influencia en


el desarrollo de las libertades religiosas y públicas en Chile, 1846-1889. Santiago,
1989.

YOO LEE, Jae-Kuen. Historia de la Iglesia Presbiteriana en Chile. Seminario


Teológico Reformado. Santiago, Diciembre, 2004.

44