Está en la página 1de 41

LA TORTURA SUFRIDA POR LA

POBLACIÓN SAHARAUI BAJO
OCUPACIÓN

JUNIO 2018

fundacionsaharaoccidental@gmail.com
2

INDICE

1- INTRODUCCION
1.1 PRESENTACION DE LA FUNDACION SAHARA OCCIDENTAL
1.2 AMBITO DEL INFORME

2.- CONTEXTO HISTORICO-JURIDICO

3.- DEFINICION DE TORTURAS, MALOS TRATOS INHUMANOS Y DEGRADANTES
3.1 DEFINICIÓN
3.2 ELEMENTOS DE TIPO
3.3 ELEMENTOS ESENCIALES
3.4 GRADO DE SUFRIMIENTO

4.- CONVENIOS INTERNACIONES Y ACUERDOS DE APLICACIÓN

5.- LEGISLACION INTERNA MARROQUI, CONSTITUCIÓN Y CÓDIGO PENAL, Y
LEGISLACIÓN POLICIAL

6.- METODOLOGIA DE INVESTIGACION DE LOS PROCESOS DE TORTURA

7.- TORTURA SISTEMATICA DEL REINO DE MARRUECOS SOBRE LA POBLACION
SAHARAUI
7.1 IDENTIFICACIÓN DE LOS AGENTES INTERVINIENTES
7.2 EL PAPEL DEL ESTADO MARROQUÍ
7.3 SISTEMAS DE TORTURA
7.4 ESPACIOS
7.5 LAS VÍCTIMAS
7.6 EXPEDIENTES DE TORTURA

8.- CONCLUSIONES
3

1 – INTRODCUCCION
1.1 PRESENTACION DE LA FUNDACION SAHARA OCCIDENTAL

La Fundación Sahara Occidental, comienza su andadura en el año 2009, habiendo
sus miembros y observadores, desde el año 2002, viajado al territorio del Sahara
Occidental y Marruecos, en cumplimiento de sus fines y objetivos que son, entre otros:
“ la promoción, defensa y difusión de los derechos humanos en el territorio del Sahara
Occidental…”, habiendo constatado y elaborado numerosos informes realizados,
durante años, sobre el territorio la existencia de una violación de los derechos
humanos.

Esta Fundación, realiza observación en Juicios y procesos, monitoriza la situación en
los territorios ocupados, y ciudades marroquíes donde hay una fuerte presencia de
estudiantes saharauis, teniendo en el territorio español, una casa de acogida, de
defensores de derechos humanos y expresos políticos, dando asistencia jurídica y
médica a estos.

Eleva sus informes, y desarrollando su trabajo antes instancias internacionales que
tienen competencias en el territorio no autónomo del Sahara Occidental y otros
fórums internacionales.

1.2 AMBITO DEL INFORME

Este informe pretende focalizar y monitorizar exclusivamente los casos y situaciones
de tortura, sobre la población saharaui, y no otras violaciones de Derechos Humanos.

No se incluyen, por tanto tampoco, en este informe las condiciones carcelarias de los
presos, aunque pese que todos los presos están sujetos a un grado de sufrimiento
equivalente a la tortura, como especificado en el punto 3.4.
4

Se pretende con el mismo el estudio y constatación de aquellas prácticas de las
autoridades marroquíes, y fuerzas que operan en el Sahara Occidental, respecto de
la población saharaui, y denunciar que existen al día de hoy, prácticas de tortura,
que no son de forma aislada, sino sistemáticas.

El espacio geográfico del informe se concentra en los territorios del Sahara
Occidental, ocupado y centros de internamiento, detención o penitenciarios del
Reino marroquí.

“El colonialismo no se comprende sin la posibilidad de
torturar, de violar o de matar. La tortura es una modalidad de
las relaciones entre ocupantes y ocupados.”

Frantz Omar Fanon
5

2 - CONTEXTO HISTORICO-JURIDICO
Desde el abandono del territorio del Sahara Occidental (la provincia 53 española) por
España y la invasión y ocupación por parte del Reino de Marruecos, la población
saharaui, quedo a merced del estado Marroquí en lo que se denominan las “zonas
ocupadas”, un territorio cerrado a la comunidad internacional, donde , desde 1975 ,
hasta el día de hoy, el reino de Marruecos, impide sistemáticamente la entrada de
delegaciones de observadores, periodistas, representantes políticos, y impide de
facto la aplicación de los convenios internacionales y al legislación de aplicación al
territorio no autónomo del Sahara Occidental.

Desde la Resolución 229 de la asamblea general de las UN del año 1966, este territorio,
está pendiente de descolonización, hasta la Resolución del CAT 1, son numerosas las
resoluciones y decisiones jurídicas que mencionan no solo el estatuto del territorio
como denuncian las torturas.

“La senda de violencia que comienza con la detención en un lugar público —a
menudo haciendo un uso excesivo o innecesario de la fuerza para dispersar
manifestaciones— continúa con la coacción y violencia bajo custodia. El patrón más
impactante que detectaron las investigaciones de Amnistía Internacional fue el uso
de torturas y otros malos tratos por parte de la policía y los gendarmes contra personas
en detención preventiva, a menudo con el fin de obligarlas a incriminarse a sí mismas
o a otras personas en delitos que podrían no haber cometido.”

Informe de Amnistía Internacional, de 20152

1 http://www.un.org/ga/search/view_doc.asp?symbol=CAT/C/59/D/606/2014&Lang=E
2 https://amnistiainternacional.org/publicaciones/238-marruecos-la-sombre-de-la-impunidad-
tortura-en-marruecos-y-sahara-occidental.html
6

Las Naciones Unidas, en el Informe3 del Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria
fechado el 4 de agosto de 2014, viene a señalar que:
“En lo que respecta a los casos relacionados con la seguridad del Estado, como los
casos de terrorismo, pertenencia a movimientos islamistas o en los que están
involucrados partidarios de la independencia del Sahara Occidental, el Grupo de
Trabajo observo que los agentes de policía, en particular de agentes de la Dirección
Nacional de Vigilancia, suelen recurrir a la tortura y los malos tratos. Muchos individuos
han confesado mediante coerción y han sido condenados a penas de cárcel
únicamente sobre la base de la confesión extraída bajo tortura.”

El auto del JUZGADO CENTRAL DE INSTRUCCIÓN Nº 5 AUDIENCIA NACIONAL (MADRID)
en el SUMARIO 1/20154, dicto en fecha nueve de abril de dos mil quince, textualmente
recoge como probadas, las practicas que el reino de marruecos, ha venido
realizando en el Sahara Occidental, en el genocidio y las torturas al pueblo saharaui,
que viene ejerciendo desde hace años, y que continúan al día de hoy, como este
informe trata de expresar así, por ser “hechos probados” dice que:
“La región de El Aaiún (Sahara Occidental), tras la invasión de Marruecos en 1975 fue
dirigida por el Gobernador (“Wali”) SAID OUASSOU y su secretario HASSAN UYCHEN,
quien después le sucedió como Gobernador. Ambos dirigían las detenciones y
torturas practicadas a los saharauis en dicho territorio”.
“En los años 80 del siglo XX, continuaron las detenciones de personas saharauis por el
mero hecho de serlo y permaneciendo en ocasiones detenidos durante años sin
juicio, sin ningún tipo de asistencia y sometidos a torturas por miembros de las fuerzas
militares y policiales marroquíes”.
Y describiendo en concreto como se realizaban estas, refiere: “…soldados de las
FAR marroquíes penetraron violentamente en la casa y a pesar de que se encontraba
amamantando a su hija de menos de un año de edad, le quitaron a la niña del pecho

3 http://undocs.org/es/A/HRC/27/48/Add.5
4http://www.rightsinternationalspain.org/uploads/noticia/37c008565d943d77468c0f275052d3

7b25ca7bcb.pdf
7

y la detuvieron, llevándola con los pies y manos atados al Cuartel de Smara. Una vez
en el centro de detención fue interrogada a lo largo de varios días sobre cuestiones
relativas al Frente Polisario y para ello emplearon diversos sistemas de tortura: le
pusieron una venda en los ojos de manera que no podía ver nada y a continuación
le sentaron en una silla atada de pies y manos y le golpearon; también le sentaron en
un banco en posturas dolorosas de tal manera que podían golpear las plantas de los
pies y los tobillos con porras; le suspendieron de una barra atada del cuello y espalda
mientras la golpeaban y balanceaban; le colgaron del techo por los pies cabeza
abajo al tiempo que la golpeaban con porras; le aplicaron electricidad en diversas
partes del cuerpo; fue azotada con cuerdas empapadas en agua en todo el cuerpo
mientras permanecía desnuda; fue quemada con cigarrillos; y la tumbaron en una
mesa dónde era golpeada por todo el cuerpo hasta que la piel se le caía. Las torturas
se produjeron continuamente durante mes y medio, todos los días. Las sesiones de
torturas duraban un tiempo indeterminado, descansaban 10 ó 15 minutos y después
continuaban. También fue víctima de agresiones sexuales. Durante su reclusión oía los
gritos de otras personas que también eran torturadas. Estuvo recluida con otras 18
mujeres, dos de las cuales dieron a luz en la cárcel, y sólo cuando comía le quitaban
las vendas de los ojos. La bebida la mezclaban con orina y en la comida introducían
trozos de cristal”.
En otro momento del auto refiere como, se tortura:
“…le colocaban atado sobre una tabla con la cabeza suelta hacia arriba y le ponían
en la boca un trapo mojado con lejía y sal, hasta que le provocaba la asfixia. También
le ataron, con el cuerpo boca arriba, sobre una tabla con los pies atados fuertes con
un alambre (para que la sangre se concentrara en dicha parte y los golpes dolieran
más), golpeándole las plantas de los pies con una pieza de metal (“falaka”).
Igualmente le ataron las manos y los pies juntos por detrás de la espalda levantándole
con un palo, provocándole dolores intensos en la espalda y la columna vertebral
(“pollo asado”). También le aplicaron descargas eléctricas en los oídos y le
introdujeron una botella por el ano. Las torturas se practicaban de noche y de manera
individual”.
8

El territorio non autónomo del Sahara Occidental es un territorio bajo ocupación
donde se aplican los artículos de la 4ª Convención de Ginebra mencionados en el
Artículo 6 que define el Principio y fin de la aplicación:

En territorio ocupado, la aplicación del Convenio terminará un año después del
cese general de las operaciones militares; no obstante, la Potencia ocupante estará
obligada mientras dure la ocupación -- si esta Potencia ejerce las funciones de
gobierno en el territorio de que se trata --, por las disposiciones de los siguientes
artículos del presente Convenio: 1 a 12, 27, 29 a 34, 47, 49, 51, 52, 53, 59, 61 a 77 y
143.5

5
https://www.icrc.org/spa/resources/documents/treaty/treaty-gc-4-5tdkyk.htm
9

3 - DEFINICION DE TORTURAS, MALOS
TRATOS INHUMANOS Y DEGRADANTES
La determinación de que una serie de hechos son tortura a veces no es tan evidente,
a la luz de la legislación internacional y de aplicación de los convenios vigentes, pues
si bien, resulta evidente que una serie de hechos constituyen tortura, hay, sin embargo,
ciertos tipos que no son tan claros o que dependen de factores culturales. Es
importante recordar que cuando exponemos una acusación de tortura, a un
mecanismo internacional, estamos intentando demostrar que los hechos constituyen
tortura o malos tratos en un sentido jurídico, y no sólo en opinión. Para ello haremos
una exegesis de estos conceptos.

3.1 DEFINICIÓN
El derecho internacional tiene definida la tortura en el Convenio de las Naciones
Unidas contra la Tortura (1984, el cual en su Artículo 1(1), establece que Tortura es:

“…todo acto por el cual se inflige intencionadamente un sufrimiento o dolor severo,
sea físico o mental, a una persona por motivos como la obtención de información
sobre una tercera persona o una confesión, el castigo por un acto que esta persona
o una tercera persona haya cometido o se sospeche que haya cometido, o la
intimidación o coerción de esta persona o una tercera persona, o por cualquier razón
basada en cualquier tipo de discriminación, cuando este dolor o sufrimiento se inflige
por parte o por instigación o con el consentimiento o aquiescencia de un
representante público u otra persona que actúa en calidad oficial. No incluye el dolor
o sufrimiento que solamente se deriva, es inherente o propio solamente de sanciones
jurídicas.”
http://www.ohchr.org/SP/Professionalinterest/Pages/CAT.gspx
10

3.2 ELEMENTOS DE TIPO

A partir de esta distinción, se pueden extraer tres elementos esenciales que
constituyen tortura:
• La imposición de sufrimiento o dolor mental o físico severo
• Por parte de las autoridades estatales o con su consentimiento o aquiescencia
• Por un motivo determinado, y para castigar o intimidar

“Tortura”, por tanto, es una palabra que suscita emociones pero que no se debería
usar a la ligera. Es un concepto jurídico preciso, y como podemos ver por la definición
anterior, la tortura se caracteriza y se distingue de otras formas de malos tratos por el
grado de sufrimiento, cuando es severo, es tortura. Por eso, es importante reservar el
término para las formas de malos tratos objetivamente más graves.

Por el contrario “Tratamiento cruel y castigo o tratamiento degradante o inhumano”,
también son términos jurídicos que constituyen malos tratos que provocan diversos
grados de sufrimiento, que son, por tanto, menos intensos que en el caso de la tortura.
Las formas de malos tratos que no son la tortura no tienen por qué ser infligidas por un
motivo especial, pero tiene que haber una intención de someter a las personas a las
condiciones que constituyen o dan lugar a los malos tratos. Por tanto, los elementos
esenciales que constituyen malos tratos que no conllevan tortura son:
• Sometimiento intencionado a un dolor o sufrimiento mental o físico considerables.
• Por parte de las autoridades estatales o con su consentimiento o aquiescencia.

La cuestión importante que hay que recordar es que todas las formas de malos tratos
están prohibidas en virtud del derecho internacional. Eso significa que incluso cuando
el tratamiento no se considera suficientemente severo (en términos jurídicos) como
para constituir tortura, se puede declarar que el estado ha violado la prohibición de
malos tratos.
11

Pero esta teoría, tiene su realidad práctica, sin la cual carece de interés, y así
conforme al Derecho Internacional, para que haya tortura, debe aplicarse dos pautas
muy claras que son:
• Los hechos deben corroborar los elementos esenciales contenidos en la definición
de tortura.
• La tortura se puede distinguir de otras formas de malos tratos por su grado de
sufrimiento severo y la necesidad de un elemento intencionado.

3.3 ELEMENTOS ESENCIALES

El citado Convenio de las Naciones Unidas no se refiere a tipos específicos de malos
tratos, ni proporciona una lista de técnicas prohibidas, en lugar de hacerlo de forma
cerrada (“números clausus”) opta por una forma de determinación de la existencia
de tortura, mediante el establecimiento de una seria de elementos esenciales para
que un hecho se considere como un caso de tortura en el sentido jurídico. Los
elementos necesarios para que el tratamiento constituya malos tratos que no sea
tortura también son abstractos. Estos elementos se pueden recordar de la siguiente
forma:

• ¿QUÉ SE HIZO?: Se infligió deliberadamente dolor o sufrimiento mental o físico severo
(tortura) o tuvo lugar un sometimiento intencionado a un dolor o sufrimiento mental o
físico considerable (maltrato que no es tortura).
• ¿QUIÉN LO HIZO?: Las propias autoridades estatales infligieron este sufrimiento, o
estaban al corriente o deberían haberlo estado, pero no hicieron nada para evitarlo.
• ¿POR QUÉ SE HIZO?: El sufrimiento se infligió por un motivo específico, por ejemplo
por formar parte de un grupo étnico, racial o social, para obtener información, para
eliminar el grupo, para evitar su unión, para castigar o intimidar, etc. (sólo tortura).

Por tanto, para determinar la existencia o no de tortura o de tratos inhumanos, y dados
los elementos esenciales, se debe determinar por los organismos de supervisión
internacional, quienes, a la luz de estos presupuestos, deben determinar su existencia.
12

Éstos tienen la responsabilidad de elaborar interpretaciones coherentes de la
definición de tortura y otras formas de malos tratos y deben garantizar que sus
interpretaciones apliquen en cada caso las mismas normas. Eso significa que por tanto
esta Fundación, no debe decidir si los malos tratos infligidos a un saharaui o a un
colectivo saharaui, constituye tortura u otro tipo de tratamiento, sino que, habiendo
documentado, durante años los hechos que corroboran los elementos esenciales,
proporcionamos las pruebas y elementos esenciales, para que desde los organismos
internacionales se decida su calificación y su inclusión, así como su persecución.

3.4 GRADO DE SUFRIMIENTO

La tortura se distingue de otras formas de malos tratos menores por el grado de
sufrimiento severo que se infringe a la persona o personas. Quizá sea éste el aspecto
más difícil para evaluar la tortura. Los otros dos elementos esenciales se pueden
verificar en gran medida objetivamente: por regla general es objetivamente posible
establecer que el torturador tenía un vínculo con el estado o que la tortura se infligió
por motivos específicos, siendo evidente estos en el caso del Sahara Occidental, con
una población resistente durante años a la ocupación del estado marroquí.

La naturaleza y el grado del sufrimiento experimentado por parte de las personas,
depender de muchas características personales de la víctima: por ejemplo, del sexo,
la edad, las creencias religiosas o culturales, la salud, pero en los casos que se han
visto por parte de esta Fundación durante años, son de tal entidad y severidad,
dureza y daños que no dejan lugar a dudas de la existencia de las mismas como
veremos.

Un factor particularmente significativo que puede afectar a la evaluación de la
severidad del grado de sufrimiento experimentado es el de la cultura. Es importante
tener presente, y esta Fundación lo pone de manifiesto, que las diferentes culturas, y
por supuesto los individuos de una cultura determinada, tienen percepciones distintas
de lo que constituye tortura. Eso puede tener dos aspectos importantes: por un lado,
13

puede significar que el comportamiento que una cultura o una víctima consideran
como tortura, puede no comprenderse bien por los organismos internacionales. Por
ejemplo, en la comunidad saharaui desnudar a las mujeres constituye en si mismo
provocar uno de los mayores grados de sufrimiento, máxime si es en presencia de
otros saharauis o familiares, por la concepción de la mujer como un cuerpo puro. La
acusación, y constatación de los hechos, debe ser unida a una explicación de las
condiciones culturales que inciden en los hechos, y debe realizarse, pues, para que
los organismos internacionales puedan seguir las directrices del derecho
internacional, y este contempla como factor primordial para contemplar la existencia
de tortura, el sufrimiento.

No obstante, también hay actuaciones policiales, de autoridades judiciales, o del
estado represor, que pueden ser cuestionadas como de tortura clara, o sobre las
cuales todavía existe desacuerdo, en la comunidad científica, pero que representan
una gran preocupación para la comunidad internacional, y por supuesto para esta
Fundación, pro constituir una forma encubierta, muchas veces de una más brutal
represión y sufrimiento. Entre los ejemplos figuran:

• Castigo corporal impuesto como pena judicial
• Algunas formas de pena capital o cadenas perpetuas infundadas y gratuitas.
• Incomunicación de los presos
• Condiciones de prisión, inhumanas, unidas a falta de asistencia médica.
• Desapariciones forzadas durante días, sin comunicación.
• Tratamientos médicos, o diagnósticos de enfermedades incurables, infligido a
adultos o a niños que infringen sufrimiento intencionado.

Así no hay duda que ciertos tipos de tratamientos, pertenecen por razones objetivas
a la categoría de tortura, por ejemplo, descargas eléctricas en los genitales o el
arrancar las de uñas, las violaciones con objetos o en grupo, etc. Sin embargo, la
tortura no se limita a estos conocidos ejemplos, sino que abarca muchas más formas
de sufrimiento, tanto de naturaleza física como psicológica. Es muy importante no
14

olvidar las formas psicológicas de malos tratos; muy a menudo estas formas pueden
tener consecuencias más duraderas para las víctimas, que las prácticas más
violentas, que se pueden recuperar de las lesiones físicas, pero continúan sufriendo un
profundo terror psicológico como lo hemos constado al largo de los años con los
expresos que acogemos y que siguen con problemas de sueño , estados de ansiedad
en la presencia de policías o gendarmes, miedo de perros y otras manifestaciones de
stress pos traumático,
15

4 – CONVENIOS INTERNACIONALES Y
ACUERDOS DE APLICACIÓN
Marruecos ratificó la Convención de la ONU contra la tortura y Otros Tratos Crueles,
Inhumanos o Degradantes (CAT), el 21 de junio de 1993. Se inició el proceso de
ratificación de su Protocolo Facultativo (OPCAT) el 1 de noviembre de 2012, y ha
depositado sus instrumentos de ratificación en 24 de noviembre de 2014,
convirtiéndose en el Estado Parte número 76 a la OPCAT6.

En virtud del artículo 17 del Protocolo Facultativo, “Cada Estado Parte mantendrá,
designará o creará, a más tardar un año después de la entrada en vigor del presente
Protocolo o de su ratificación o adhesión, uno o varios mecanismos nacionales
independientes de prevención de la tortura a nivel nacional. Los mecanismos
establecidos por entidades descentralizadas podrán ser designados mecanismos
nacionales de prevención a los efectos del presente Protocolo si se ajustan a sus
disposiciones.”

Durante su primera visita a Marruecos desde el 22 al 28 de octubre del 2017, el
Subcomité de las Naciones Unidas para la Prevención de la Tortura (SPT) enfatizó
que “el mecanismo nacional de prevención debe de tener acceso incondicional a
todos los lugares donde personas están o pudieran estar privadas de su libertad.”

Más de tres años después de la ratificación por Marruecos del Protocolo Facultativo
de la Convención de las Naciones Unidas contra la Tortura (por sus siglas en
inglés, OPCAT), el Parlamento Marroquí ha aprobado la ley del Consejo Nacional de
los Derechos Humanos (CNDH).

6

http://tbinternet.ohchr.org/_layouts/TreatyBodyExternal/Countries.aspx?CountryCode=MAR&
Lang=EN
16

Marruecos ha ratificado la 4ª Convención de Ginebra y es estado parte teniendo por
obligación respectar (ver punto 2) su aplicación en el territorio del Sahara Occidental
que ocupa de forma ilegal y a la población saharaui. En su artículo 32 de la
convención se dice claramente que:

Artículo 32 - Prohibición de castigos corporales, de tortura, etc.

Las Altas Partes Contratantes se prohíben expresamente emplear toda medida que
pueda causar sufrimientos físicos o la exterminación de las personas protegidas que
estén en su poder. Esta prohibición se aplica no solamente al homicidio, a la tortura,
a los castigos corporales, a las mutilaciones y a los experimentos médicos o científicos
no requeridos por el tratamiento médico de una persona protegida, sino también a
cualesquiera otros malos tratos por parte de agentes civiles o militares.

LEGISLACION INTERNA MARROQUI, CONSTITUCIÓN Y CÓDIGO PENAL, Y LEGISLACIÓN POLICIAL
17

5 - LEGISLACIÓN INTERNA MARROQUI,
CONSTITUCIÓN Y CÓDIGO PENAL, Y
LEGISLACIÓN POLICIAL
La constitución de Marruecos de 2011 prohíbe la tortura y los actos “crueles,
inhumanos, degradantes, o que atentan contra la dignidad”.

Artículo 22
No puede atentarse a la integridad física o moral de nadie, en ninguna circunstancia
y por no importa quien, sea privado o público. Nadie puede infligir a otro, bajo el
pretexto que sea, tratamientos crueles, inhumanos o degradantes que atentan contra
la dignidad humana. La práctica de la tortura, bajo cualquier forma y por
quienquiera, es un crimen castigado por la ley.

El código penal marroquí tipifica como delito la tortura.

Antes de 2006, la tortura estaba prohibida por el articulo 399 del Código Penal de
Marruecos, pero no estaba definida.

Posteriormente, se modificó el Código Penal y la sección III del código penal actual
es dedicada a la tortura: sección III – abuso de autoridad comprometido por
funcionarios contra individuos y práctica de tortura (artículos 224 a 232) y se incluyó
en el artículo 231-1 una definición especifica de tortura, basada en gran medida en
el artículo 1 de la Convención de la ONU contra la tortura: el término tortura incluyó
los cuatro elementos, es decir, la severidad, la intencionalidad, la finalidad específica
y la implicación de un agente público.7

7 http://adala.justice.gov.ma/production/legislation/fr/Nouveautes/code%20penal.pdf
18

El código de Procedimiento Penal afirma que las confesiones obtenidas mediante
“violencia” p “coacción” no serán admisibles en un tribunal.

Fue adoptada por unanimidad por las dos Cámaras del Parlamento Marroquí el 6 y
13 de febrero y entró en vigor el 1 de marzo de 2018 la ley sobre el Consejo Nacional
de los Derechos Humanos (CNDH), el cual le da el mandato de Mecanismo Nacional
de Prevención de la Tortura (MNP).

Así CNDH es el responsable para el establecimiento de un sistema regular de visitas a
todos los lugares de privación de libertad. La ley, adoptada también da al CNDH las
prerrogativas relacionadas al mecanismo de denuncia de violación de los derechos
de los niños/as, así como los relacionados a la implementación de la Convención
Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

6 - METODOLOGIA DE INVESTIGACION DE
LOS PROCESOS DE TORTURA
19

FUSO, cuando recaba la información mediante entrevistas y observación directa,
empieza por presentar la Fundación, sus objetivos y los posibles usos de la información
que recaba.

Nuestros miembros están preparados de antemano para desarrollar este labor
contando con el apoyo de un equipo multidisciplinar (psicólogos, médicos forenses,
sociólogos y juristas) que es contactado siempre que necesario.

Nos aseguramos de que el entrevistado no pone objeciones a que se tome notas ni
al uso de grabadoras ni intérpretes, estos son seleccionados de forma cuidadosa para
la confidencialidad de la entrevista, y que debe tener la empatía necesaria para
desarrollar su labor de forma adecuada. Se le explica lo que es el consentimiento
informado y se hace hincapié en la confidencialidad de la propia entrevista, cuyo
uso está sujeto al consentimiento de la persona. No creamos expectativas que no
obedezcan a la realidad para el entrevistado; aseguramos que comprende que todo
proceso de denuncia e hipotética presentación de “queja” ante los mecanismos
internacionales puede llevar tiempo y producir pocos resultados.

Los miembros de la Fundación, toman notas detalladas de la entrevista para
garantizar la exactitud. En algunos casos no es posible redactar de forma inmediata
la entrevista, dado el entorno y las circunstancias que se dan, y entonces se contacta
nuevamente a la persona o familiares, o abogados, tomando notas inmediatamente
después de estas. Toda la información se contrasta mediante más de una fuente.

Siempre que es posible, se registra mediante sistemas de forma visual y de audio, que
produzcan las pruebas necesarias para documentar las violaciones sufridas.

Nuestros entrevistadores, realizan su trabajo, cuando las circunstancias lo permitan, a
cargo de una pareja: una persona formula las preguntas y la otra toma notas. O bien
con la presencia del traductor, que casi siempre es necesario., Para establecer una
relación de confianza, y la tranquilidad necesaria en la entrevista uno de los
20

entrevistadores tiene la responsabilidad principal de formular las preguntas, dando al
segundo entrevistador la oportunidad de intervenir hacia el final.

En caso de entrevistas, con menores o mujeres, tenemos en cuenta el entorno cultural,
religioso y social. Nuestros miembros están informados y conocen la realidad del
entrevistado y adaptan el lenguaje, las formas de comunicación, con el fin de no herir
susceptibilidades, ni crear suspicacias o barreras y así poder crear el clima adecuado
para que se obtengan los testimonios más detallados.

FUSO intenta siempre que la entrevista se realice en entornos seguros y tenemos en
cuenta la realidad de la ocupación de los territorios saharauis, donde la presencia y
vigilancia de las fuerzas de ocupación es constante, el mismo se aplica al territorio
marroquí.

Los entrevistadores interrumpen o posponen las entrevistas siempre que lo necesite el
entrevistado, o las circunstancias lo requieran, teniendo en cuenta siempre la
situación psicológica del entrevistado.

Teniendo en cuenta que algunas de las entrevistas que realiza esta Fundación, son
sobre periodos muy largos de tiempo, algunas desde 1975 al día de hoy, la entrevista
no puede realizarse en una única sesión, sino a lo largo de varias sesiones o días, y una
vez que el entrevistador revive, todas las violaciones de las que ha sido víctima.

Las normas concretas adoptadas por FUSO sobre la entrevista a realizar son las
siguientes:

• Crear un escenario lo más cómodo y privado posible; preferiblemente solo, a menos
que el entrevistado se sienta más cómodo con otra persona presente y que esta
persona esté de acuerdo en no interferir en la conversación.
• Si la entrevista no puede tener lugar en privado, trata el entrevistador de garantizar
al menos que los demás no puedan escuchar lo que se dice.
• Dejar tiempo al entrevistado para descansos.
21

• Consentimiento informado a la entrevista.
• Dejar muy claro a los entrevistados que si ellos, sus familiares o amigos están sufriendo
coacciones o presiones como consecuencia de la información que han
proporcionado, deben decirlo.
• Se hace todo lo posible por seguir cada caso si cree que pueden correr riesgo;
manteniendo los expedientes de todas las personas que se han entrevistado.

Las entrevistas sobre experiencias de torturas pueden ser muy delicadas y dolorosas,
para minimizar el riesgo de trauma de las víctimas tenemos los siguientes
procedimientos:
• Mostramos respeto y consideración por el entrevistado en su tono, expresiones y
actitud, teniendo en cuenta las costumbres culturales.
• Aconsejamos al entrevistado sobre la posibilidad de obtener asistencia o acudir a
un especialista.
• Escuchamos y permitimos la expresión de preocupaciones personales y familiares.
• Reconocemos el dolor y la angustia, pero manteniendo unas fronteras profesionales.
• No creamos expectativas exageradas de que podemos satisfacer sus necesidades.
• No presionamos a los entrevistados si se angustian; debe saberse que algunas
víctimas no están preparadas para hablar de su experiencia.
• Cuando sea posible, llevamos a cabo varias entrevistas más breves en lugar de una
entrevista larga e intensiva.
• No finalizamos una entrevista de forma abrupta, sin llevar la conversación hacia un
asunto menos delicado, o más trivial.
• Evitamos las preguntas dirigidas, animando al entrevistado a utilizar sus propias
palabras. Evitamos el empleo de listas, puesto que pueden llevar a imprecisiones
cuando los elementos de la lista no corresponden exactamente con la experiencia
del entrevistado.
• Las incoherencias no significan necesariamente que la acusación es falsa. El
entrevistado puede estar confundido o tener dificultades para comprender. A veces
puede solucionar estas incoherencias formulando la misma pregunta de una forma
distinta.
22

Respecto de la edad o el sexo tenemos en cuenta una serie de cuestiones de
importancia, en general, intentamos de tener a una entrevistadora mujer presente
cuando se entrevista a una mujer saharaui, sobre todo si la explicación es probable
que tercie sobre cuestiones sexuales. No es tan claro en relación con los hombres: que
también pueden hablar con una mujer sobre cuestiones sexuales, pero en ciertas
personas eso puede dificultar la transmisión de información.

Respecto de los niños debe tratarse de no herirles. Es muy diferente entrevistar a un
niño que a un adulto y procedemos con sumo cuidado. Nuestros entrevistadores
tienen experiencias de trabajo con niños y es una tarea que FUSO no delega a
personas que no están preparadas. Los efectos de una entrevista pueden ser más
perjudiciales que beneficiosos. Hay que tener en cuenta que:

• Además de que han sido torturados, o en lugar de haber sido torturados, los niños
han sido forzados a presenciar otras torturas, sobre todo de sus padres o de otros niños.
No subestimamos los efectos que eso puede tener sobre ellos.
• Es importante hacer que los niños se sientan seguros y apoyados durante la
entrevista. Eso se puede lograr con la presencia de un padre, familiar o tutor, o de un
consejero.
• Es muy importante observar el comportamiento del niño durante la entrevista: su
capacidad para expresarse verbalmente depende de su edad y etapa de desarrollo,
y el comportamiento puede revelar más sobre lo que sucedió que sus palabras.
• Los niños son especialmente sensibles al cansancio y no se les debe presionar.

7 - TORTURA SISTEMATICA DEL REINO DE
MARRUECOS SOBRE LA POBLACION
SAHARAUI
23

7.1 - EL PAPEL DEL ESTADO MARROQUÍ

El estado marroquí, de forma organizada, sistemática, decidida, con medios
materiales y humanos, ha dispuesto, y dispone siempre de un sistema eficiente de
represión y tortura de la población saharaui, con el objetivo de acallar las protestas y
acabar con la resistencia a la ocupación del territorio, con políticas que provocan el
temor de la población, anegada en otra de colonos marroquíes.

Desde hace años, los miembros de esta Fundación han documentado las violaciones
y los casos de tortura en sus informes de la población saharaui en el Sahara
Occidental.

Hemos podido constatar, que el objetivo de las autoridades, es reprimir cualquier tipo
de resistencia y /o muestra de identidad saharaui, y expresión de sus opiniones
políticas, atemorizar a la población saharaui, y que no tiene como objetivo la
obtención de información, puesto que la población se encuentra a merced de las
fuerzas de ocupación, teniendo el estado marroquí por tanto el control absoluto de
esta, y de los sistemas de comunicación de la población civil, controlando el acceso
y movimientos de esta, por tanto, el objetivo de las torturas y tratos inhumanos y
degradantes, que realiza es la intimidación y el terror.

7.2 IDENTIFICACIÓN DE LOS AGENTES INTERVINIENTES

El Reino de Marruecos, tiene desplazados al territorio, de forma permanente, y
estable, con estructuras de mando e instalaciones que comprenden a: tropas del
ejército marroquí, policía, gendarmería, medios auxiliares, fuerzas especiales y
servicios de inteligencia.
24

Esta Fundación, y los observadores desplazados durante años, han podido constatar,
en las salas de juicio, las señales de tortura exhibidas al tribunal, y las denuncias en sus
declaraciones de las torturas sufridas, en los testimonios de las entrevistas realizadas,

Las víctimas, han identificado, inclusive con nombres y apellidos, no solo a los mandos
que dirigen y ordenan las torturas, sino también a las personas que las realizan de
forma directa. Entre ellos, han sido identificados, funcionarios, de todos los cuerpos de
la administración marroquí, entre ellos, militares, policías, gendarmes, grupo
“komindo”, funcionarios de prisiones, directores de instituciones penitenciarias,
personal sanitario y profesores de escuela.

El torturador oficial es un agente de represión política y terror. Es una persona
entrenada para el trabajo, a través de procesos socio psicológicos. Al torturador
oficial ayudan los torturadores “no oficiales” que participan activamente en la tortura.
En los territorios ocupados, así como en reino de Marruecos los agentes policiales,
militares y de las fuerzas auxiliares practican la tortura auxiliando los torturadores
“oficiales” o de forma autónoma, Todos ellos han sido entrenados por el Estado
Marroquí.

Algunos profesores de la escuela pública en los territorios ocupados practican tortura
psicológica constante, acompañada de malos tratos físicos.

7.3 SISTEMAS DE TORTURA
Las formas de tortura, tratos inhumanos y degradantes constatados, por esta
fundación, incluyen:

• “Pollo asado”
• Falanga/Falka .(Golpes en las plantas de los pies)
25

• Teléfono. (Golpear con la palma de la mano el oído de la víctima, imitando
un receptor telefónico, si produce la rotura de la membrana del tímpano se
introduce agua fría en el oído)
• Palizas violentas
• Suspensión por los pies
• Alopecia de tracción
• Descargas eléctricas
• Ataque con perros adiestrados
• Violación
• Simulacro o amenaza de ejecución
• Ser enterrado vivo
• Amputación
• Simulacro de amputación
• Avión
• Quemadura con cigarrillos
• Quemaduras químicas
• Inhalación de productos químicos
• Oscuridad permanente
• Water boarding (submarino o submarino seco es simulacro de ahogamiento
o axfisia)
• Electrocución
• Flagelación
• Alimentación forzada
• Sodomía, con o sin objetos
• Confinamiento
• Aislamiento
• Privación de oxígeno, con bolsa de plástico
• Abusos sexuales
• Privación del sueño
• Privación de alimentos
• Privación de bebida
• Strappado/squassatiuon
26

• Posiciones de stress del cuerpo/estatua
• Sweden drink (ingestión de orina y heces)
• Ta´liq colgamiento de una barra metálica
• Torturas psicológicas
• Torturas en grupo, o presenciar las torturas de otros o de familiares
• Humillaciones, vejaciones, desnudez durante los interrogatorios, en grupo, o
familiares
• Golpes en los genitales
• Ingestión de vidrio triturado en la comida
• Ruleta rusa
• Suministro de sustancias (como adrenalina) para mantener consciente al
dolor
• Celda fría (Duchas o chorros a presión con agua fría)

7.4 ESPACIOS FÍSICOS DE LAS TORTURAS

Esta fundación, ha podido conocer la existencia de lugares donde se ejerce la tortura
como Prisiones, tribunales, escuelas, hospitales, calles, casas, centros detención
secreta e instalaciones militares como bases, cuarteles comisarias, y otros.

Todos los espacios físicos excepto las calles y las casas de las víctimas, son propiedad
del estado marroquí y equipados con los medios necesarios para la ejecución y
práctica de la tortura, entre ellos los equipajes para electrocución, drogas, químicos,
barras para suspensión etc. Estés edificios tienen también salas preparadas para la
ejecución de la tortura y celdas de aislamiento con características que no son
compatibles con las Reglas Mandela (Reglas mínimas para el tratamiento de los
reclusos de Naciones Unidas).
27

Varios registros de testimonios recogidos por esta Fundación son claros en identificar
hospitales públicos donde las víctimas han sido sometidas a tortura, malos tratos y
negligencia medica o malas prácticas médicas intencionales.

Así el estado marroquí proporciona el espacio físico y los equipajes necesarios para la
aplicación de la tortura.

7.5 LAS VÍCTIMAS

Los sujetos de tortura no están limitados a un solo grupo o colectivo, sino que se
somete a la población de forma indiscriminada.

Los registros de FUSO incluyen niños secuestrados en la calle y torturados cuando
estaban jugando, mujeres en asentadas pacificas en la calle, minusválidos
revindicando sus derechos, jóvenes desempleados en protesto pacifico, hombres,
mujeres y niños en detención arbitraria.

La única característica común es que son saharauis.

7.6 EXPEDIENTES DE TORTURA

Transcribimos aquí ocho de los numerosos expedientes registrados (recientes) por esta
Fundación. Al largo de los años hemos registrado cientos de casos. En los varios
28

informes producidos por esta Fundación y sus miembros así como en charlas y
conferencias estés casos han sido denunciados. Los informes producidos son enviados
a las instancias internacionales y sus mecanismos.

Los testimonios aquí transcritos son solamente una muestra y no son transcritos en la
totalidad. Nuestro objetivo es poner en evidencia la amplitud de las víctimas, espacio
físico y formas de tortura.

HAYAT 8 (12 años) Yo estaba dibujando la bandera de la República Saharaui, y uno
de mis profesores me ha visto, y me dice “eres una puta saharaui, como tu madre, ha
tirado de mi pelo, y me ha arrastrado hasta le director de la escuela cerca de
cuarenta metros, cuando me resistía me daba patadas, los compañeros de escuela
marroquí me insultaban y reían, cuando llegue a la oficina del director, me han
golpeado más, insultando a mí y a mi i familia, y me han dicho que no podía estudiar
más, volví a mi casa con la cara llena de sangre. Mi padres han sido llamados a la
escuela ….
Mi madre tiene miedo que yo salga a la calle.

Testimonio recogido en 2018

MARIAM (30 años) Los policías y los agentes de paisano, nos golpearon durante una
manifestación pacífica, tres me han arrastrado por la calle, y me han llevado a un sitio
oscuro, me quitaron la melfa, me golpearon, me han retorcido mis senos, y abusado
sexualmente de mi, me daban golpes en la barriga y en el pecho.

Testimonio recogido en 2018

8 Esta Fundación, para proteger la identidad de la menor ha cambiado el nombre.
29

ABDEL JALIL LAAROUSSI, preso en la cárcel de El Arjat, 40 años. Preso político de Gdeim
Izik, con condena perpetua, detenido 12 de noviembre de 2010 - parte del testimonio
en juicio de apelación de Salé, Rabat el 27 de marzo de 2017:

“Pasé los domingos, lunes, martes, miércoles, jueves y viernes en Bojador. El viernes
12 de noviembre de 2010, estaba tomando té en la casa de un amigo que es
funcionario público, cuando las autoridades marroquíes invadieron la casa y
derribaron la puerta. Mi amigo se identificó, pero fue golpeado y esposado. Me
preguntaron cómo me llamaba y me pusieron una pistola en la cabeza, me dijeron
que no me moviera o me volarían la cabeza, me esposaron y me subieron a un
automóvil 4x4 y condujeron en dirección a El Aaiún. En el auto me pusieron la
chaqueta sobre la cabeza, por lo que no podía moverme y estaba mirando mis
zapatos todo el tiempo, lo que le provocó un horrible dolor en los hombros y la
espalda. Todo el camino que tenía una pistola apuntando a mi espalda. "Polisario
si te mueves te mato" me dijo uno de los agentes marroquíes.
En el camino los escuché hablar por teléfono y alguien del otro lado dijo: "Este es
muy importante, llévenlo a la sede en El Aaiún".
El automóvil se dirigió a un camino sin alquitrán y llegó a un antiguo cuartel militar
español junto al mar (podía oler y escuchar el mar (las olas).
Mohamed Dkhisi (jefe de policía en El Aaiún) me insultó, me golpeó. Dkhisi llevaba
un pasamontaña.
Me dijeron que violarían a mi esposa, una violación en grupo y que traerían a mis
hijos.
Khisi dio la orden de torturarme y fui desnudado y golpeado hasta que perdí el
conocimiento. Luego fui colgado de mis pies y manos, con la cabeza hacia abajo
hasta que mis hombros se dislocaron. Me liberaron cada vez que perdí la
conciencia solo para comenzar de nuevo tan pronto como recuperaba la
conciencia.
Me trasladaron a otro lugar, pero no sé dónde y fui torturado de nuevo. Llegó un
hombre vestido de médico y preguntó: "¿Es este el soldado?" Me habían dado
ropa militar. El médico me tomó la presión arterial y dijo: "Si continuáis, morirá".
30

Alguien respondió: "si muere, es un Polisario menos" y comenzó a insultarme de
nuevo.
Me inyectaron algo y luego me arrancaron las uñas de los pies con unos alicates.
Tenía un dolor terrible.
Otro hombre me arrancó el pelo de mis testículos. Luego me aplicaron descargas
eléctricas y me he desmayado.
Había orinado y me obligaron a beber orina y algún tipo de químicos, mi estómago
y mi vientre empezaron a dolerme terriblemente.
Le conté todo esto al médico, que realizó los análisis forenses ahora y también al
director del hospital universitario y al psicólogo. Tengo un rectoragia (sangrado del
ano) durante 4 años y medio, y diarrea constante, no puedo controlar mis heces,
tengo que usar pañales
Ni siquiera el resto del Grupo Gdeim Izik sabe de esto o de mi familia, ya no lo
soporto, tengo que usar mucho jabón para lavarme los pañales. ¡ Lo juro por el
Todopoderoso! .
Me sirvieron más sustancias químicas y me llevaron a otro lado. Me quitaron la
venda de los ojos. Había un policía llamado Raabia (de El Aaiún) y Mohamed
Dkhisi. Los conozco por la asociación de taxis. A veces tuve que mediar cuando
había problemas. Raabia dijo: "Él no tiene nada que ver con esto, es bien conocido
como una buena persona, no quiero tener nada que ver con esto".
Me llevaron a las mazmorras de la Policía Judicial y pasé cinco días sin comer ni
beber, solo me daban orina. En algún momento llegó uno que hablaba Hassania
(idioma saharaui) y me preguntó quién era mi padre. Respondí: Kamal. “No le digas
a nadie que hablaste conmigo”, dijo y se fue.
Me llevaron a otro lado, no pude levantarme.
No conocía a ninguno de los acusados de GDEIM IZIK â excepción de Bakay y
Haddi, debido a la asociación de taxis.
Un alto oficial de la policía me dijo "si colaboras conmigo, colaboraré contigo y no
permitiré que vuelvan a herirte".
Trajeron un pedazo de papel con nombres de personas y me dijeron que lo leyera
frente a una cámara de video, que dijera que todas mis declaraciones se hicieron
sin estar bajo tortura o presión y voluntariamente. Tuve que fingir que no tenía un
31

papel delante de mí que debía leer. Había tres hombres con pasamontañas y
pistolas y dos más que no pude ver. El "guion de la película" fue que debería
parecer que declaraba voluntariamente.
Los hombres que escribieron las declaraciones dijeron que yo estaba a cargo de
la seguridad en Gdeim Izik y tenía conexiones con activistas de derechos humanos
y que Omar Bulsan (el delegado en ese momento del Frente Polisário en Canarias)
me había dado dinero e instrucciones que yo debería ser el responsable de la
seguridad y alistar a delincuentes y darles drogas y usarlas en el campamento.
No dije nada de esto, todas estas son mentiras, las personas que escribieron esto
se lo inventaron.
No tengo nada que ver con estas declaraciones, son falsas. No recibí nada, todo
esto es falso.
Nadie me hizo preguntas sobre Gdeim Izik, me obligaron a firmar papeles, me
violaron y pusieron sus dedos y bombillas / lámparas en mi ano.
Después de firmar todas las declaraciones, me cambiaron de nuevo, esta vez para
un edificio de Fos Bucraa (empresa de fosfato) en el camino a Smara, y me
quitaron la venda de los ojos. Estaban hablando por teléfono. Llegaron muchos
coches 4x4 , marca Toyota modelo Prado (más o menos 16) y todas las luces
estaban encendidas, dirigidas hacia mí, me obligaron a mirar a la luz y me
golpearon sin sentido, me quitaron la ropa y me acusaron de haber guardado
armas y armas blancas en este lugar. Raid (oficial de policía) vio que me estaban
golpeando y sodomizando y el dijo que deberían tener cuidado de no matarme.
Volvimos a El Aaiún, en la habitación me metieron con perros y me amenazaron
con ellos diciéndome que fueron entrenados para comer Polisarios. Perdí el
conocimiento y me desperté en el Tribunal de Primera Instancia de El Aaiún; pero
no fuí presentado a nadie. Fui golpeado de nuevo y llevado a otro lugar, allí me
colgaron de las manos y me golpearon la planta de los pies con varillas de hierro,
e igualmente me golpearon la cabeza... Tengo cicatrices. En el segundo día me
metieron en un avión donde me desperté, estaba tumbado en el suelo boca
abajo y uno de los guardias tenía su bota en la parte superior de mi cara y me dijo:
"si te mueves te arrojaré del avión", deseé estar muerto. Cuando el avión aterrizó
nos transportaron en un automóvil con personas con uniformes militares, me habían
32

echado sustancias químicas y no podía caminar. Me llevaron a una sala del
tribunal militar, donde hacía mucho frío. Sabía que estaba en un tribunal militar,
pues cuando me quitaron la venda de los ojos, estaba en una habitación
pequeña, había alguien con un uniforme militar, no podía estar de pie, ni sentarme,
sangraba por la cabeza y los pies. Esta fue la primera vez que oí las acusaciones,
denuncié que fui torturado y cómo lo habían hecho. El juez respondió: “No tengo
tiempo para eso, tiene que firmar y poner su huella digital”. Luego me llevaron a
prisión. Esposado, me dieron mi número de prisionero. En la prisión me tomaron
fotos, desnudo, estaba lloviendo y tenía mucho frío, estaba afuera, me ducharon
con agua helada. Los hombres que me torturaron fueron el director de la prisión,
Aazria, el subdirector, Hassan Mihfadi, el jefe Youness El Bouazizi y el enfermero
Hamid. Me volvieron a vendar los ojos y oí lo que le sucedió a cada uno de
nosotros, como le sucedió a todos ... Le pedí a Dios que me dejara morir ... Me
dieron tres mantas militares gastadas, una chaqueta y 1 par de pantalones, todos
sin botones; me golpearon una y otra vez, y me arrojaron a una celda pequeña.
Me dijeron: tienes que estar frente a la puerta, cuando alguien dice "respeto" tienes
que arrodillarte, con la cabeza agachada y las manos detrás tu espalda. Durante
la noche una y otra vez, y estaba amenazado si no lo hacía de inmediato, me
llevaban a los delincuentes comunes para ser violado. Mis pantalones siempre se
caían, porque no tenían botones, "tienes que ser rápido" me dijeron. Esto duró más
de un mes y medio. El enfermero Hamid vino todos los días y me dio pastillas e
inyecciones, no sé qué eran. La comida me fue dada como un perro, en el suelo
y además la pisaban. Encontré fragmentos de vidrio en la comida, comíamos
siempre un poco de lentejas o frijoles. Reunía los fragmentos de vidrio, para
apartarlos. Gritaban ¡PERRO DE SUEÑO! Si estás dormido y no te levantas para
ponerte de rodillas y con las manos detrás de ti te golpearemos de nuevo. Así lo
hicieron, muchas veces. Le dije al responsable que tenía derecho a las visitas.
Nuestras familias nos estaban buscando, preguntando en todas las cárceles si
estábamos allí. Tenía derecho a 5 minutos. Un día en el patio de la prisión, estaba
tan débil que tuve que apoyarme en la pared para no caerme, como castigo me
metieron en una celda de aislamiento, sin nada. Finalmente tuve una visita. Me
llamaron y me dieron ropa limpia y un par de sandalias. "Esta noche voy a violarte",
33

dijo el guardia. Entré a la sala de visitas; mi familia estaba del otro lado de la rejilla.
No podía decirles nada, o me volverían a torturar. Después de ver a mi abogado,
nos torturaron a todos esa noche, nos golpearon a todos y otras cosas. Estuve con
Naama, Taki, Bourial, Lakfawni, Banga y Haddi. Había 8 celdas de aislamiento.
Iniciamos una huelga de hambre. Nos golpearon sin sentido. El enfermero tomó mi
presión arterial y dijo: “tienes el corazón de un atleta”. En el día 12 de la huelga de
hambre estaba muy enfermo y mis amigos me llevaron al médico Mohamed Legur
(en la prisión) Fumaba, el humo me ponía enfermo. Fui torturado todos los días.
Estuve 5 meses sin ver el sol. La segunda vez que estuve en huelga de hambre hubo
presión de la AMDH (Asociación Marroquí para los Derechos Humanos) y del
parlamentario Gajmula. Mr. Laaroussi tuvo que detenerse varias veces durante su
declaración. El juez lo interrumpe: ¿Ya terminaste? Laaroussi: ¡Tengo que hablar,
tengo que decir lo que sucedió! El juez: ¿Estás siendo torturado ahora? Laaroussi:
Hay una distancia de más de 1200 km entre El Aaiún y El Arjat (prisión donde se
encontraba detenido), a veces llegaban visitas y no se les permitía visitarlo porque
su apellido no es el mismo. “Mi padre murió y no me permitieron verlo”. ¡Mi madre
fue detenida, tiene 72 años y le dislocaron el hombro! ¡Mis hermanas, mis
hermanos! Mi hijo de 8 años fue atacado frente a este juzgado durante este juicio;
estaba sosteniendo un periódico pidiendo mi liberación, lo golpearon con una
botella de agua de litro y medio. Envié las quejas sobre mis torturas muchas veces,
al Procurador del Rey en Rabat, al abogado general en El Aaiún, a la CNDH
(Consejo Nacional de Derechos Humanos), al ministerio de Justicia. ¡Puedo
mostrarte una copia! Larroussi quiere leer, pero el juez le dice que no es necesario.
Hicimos varias huelgas de hambre, la última en 2016, mis amigos no me dejaron
participar debido a mi salud. No sabía que tenía presión arterial alta hasta que
Juicio Militar en 2013, me llevaron al hospital militar y allí hicieron algunas pruebas,
el médico dijo que la presión arterial era muy alta y me dio una pastilla para
meterme debajo de la lengua. Ellos tomaron algunos escáneres y radiografías de
mi rodilla, dijeron que era una lesión que tenía 2 años, pero en el juicio militar dijeron
que tenía 5 años de edad y debido a actividades deportivas. Prescribieron algunos
medicamentos, pero el director de la prisión no quería dármelas. El médico del
hospital quería someterme a una cirugía en la rodilla, pero no pudo hacerlo debido
34

a la presión arterial alta. Cuando el Grupo de Trabajo para la Detención Arbitraria
de la ONU visitó el Grupo Gdeim Izik, me pusieron con los delincuentes comunes
para que el los miembros del grupo de trabajo no pudieran verme. No podía
someterme a cirugía (presión sanguínea 10/26) y me enviaron a un
cardiólogo.14h30 - El juez declara una pausa antes del interrogatorio. El
interrogatorio del juez y la parte civil cambió la situación. Declaraciones dadas
bajo tortura, especialmente si Laaroussi estaba a cargo de la seguridad en Gdeim
Izik y sus conexiones con los otros acusados. Se negó a responder a la parte civil ya
que no los reconoce como parte del proceso; no son parte del proceso. Laaroussi
negó todo en las declaraciones. Él negó reconocer a alguien en el video y no
reconoce la validez del video. En algún momento del interrogatorio, Laaroussi
nombró todos los medicamentos que se le dieron y que alguien dijo que tenían
efectos secundarios graves. El juez decidió dar su opinión médica declarando que
los medicamentos mencionados no tenían efectos secundarios; "Los conocía
bien". Durante el interrogatorio de Laaroussi, dos de los jueces estaban durmiendo.

MAHMOUD (13 años) Estaba regresando de la escuela, cuando me ha parado un
coche de policía con cuatro agentes, han salido del coche y han comenzado a
golpearme, mi hermana … ella tiene 12 años, me ha escuchado y ha venido
corriendo, pero los policías la agredieron con piedras, me han golpeado con una
barra de metal, y me han dado patadas y puñetazos hasta que he perdido la
conciencia…. Cuando no podía moverme más, me han golpeado contra el suelo,
levantándome y lanzándome contra el suelo, repetidas veces, hasta que me han
roto el brazo. Me han dejado malherido en medio de la calle.
35

Mahmoud ha sido intervenido “quirúrgicamente” dos veces, la primera vez, el
doctor le ha puesto una placa metálica en el brazo, pero se ha infectado, la
segunda cirugía fue la retirada de la plaza metálica, sin anestesia o cualquier tipo
de calmante. El doctor le ha abierto el brazo con un instrumento cortante, para su
extracción, “solo vi sangre, nunca lo voy a olvidar, me ha dolido muchísimo”.

Testemonio recogido en 2014

MOHAMED BANI (Preso en Ait Melloul) nacido en 1969 preso político de Gdeim Izik,
condena perpetua, detenido el 8 de noviembre 2010 - resumen de sus
declaraciones en tribunal militar en Rabat en 2013 y Tribunal de apelación en Salé
Rabat en 2017

En el camino a casa a salir del campamento de Gdeim Izik en la mañana del 8 de
noviembre; Bani dijo que detuvo el automóvil cuando la ventanilla de su automóvil
se rompió. Luego vio por la ventana y fue golpeado por una piedra en la cabeza y
se desmayó. Despertó más tarde, esposado y rodeado de personal militar. Fue
golpeado con zapatos. Fue llevado a un lugar desconocido, mientras
constantemente pateado y golpeado.

Lo llevaron a la estación de policía y lo torturaron junto con otros cinco que no
conocía. No nos dejaban ir al baño ni nos daban de beber, nos han dado una
botella y nos obligaban a beber la orina. Non nos dejaban dormir.

“Me han puesto en otra celda donde fue torturado, golpeado en todo el cuerpo
de todas las formas, estaba desnudo, en seguida nos han torturado en grupo.
Cuando han terminado la tortura nos han dejado en el suelo toda la noche.

Luego fue transportado desde El Aaiún a Salé en avión, donde fue colocado junto
con otros tres del grupo Gdeim Izik. Instó a que las fuerzas militares lo golpearan y
36

azotaran constantemente. Se vio obligado a firmar documentos con los ojos
vendados, y sus huellas dactilares fueron tomadas por la fuerza. “

Ha denunciado las torturas al juez y pedido auxilio médico que ha sido rechazado.
Firmó documentos que dijo que no había visto ni conocido el contenido.
Después ha sido enviado para la prisión de Sale donde ha sido torturado otra vez.

En el tribunal militar en 2013 el presidente de Jueces dice después de escuchar a
Mohamed Bani que no quería saber de las torturas que eso no era de su
competencia.

SULTANA KHAYYA es natural de Bojador (Sahara Occidental) donde nació en 1980.
Era estudiante de francés en el Centro Americano de Marrakech (Marruecos).
Sultana se encontraba en una manifestación pacífica de estudiantes saharauis el
9 de mayo de 2007 en Marrakech, cuando la policía intervino brutalmente contra
ellos. Sultana fue alcanzada por un policía quien le metió su porra en el ojo y le
estalló el globo ocular. Varios estudiantes resultaron también heridos por los golpes
de la policía. Fue represaliada brutalmente en las manifestaciones por fuerzas de
seguridad y policía marroquíes. Así el 9 de mayo de 2007, participaba en la
manifestación en la residencia universitaria de Marrakech (Marruecos), cuando los
manifestantes y estudiantes, que se manifestaban por la independencia del
Sahara, fueron brutalmente atacados, por los destacamentos de policía de esa
ciudad, los cuales estaban dirigidos por Abdelhak y el comisario de división alias
Burghia, dichos manifestantes fueron reprimidos con agua a presión y bombas
lacrimógenas, estando la activista Sultana en primera fila de la manifestación,
realizando su protesta de forma pacífica, junto a otros, cuando, como
consecuencia de la brutal intervención policial, fue alcanzada por una granada
lacrimógena de las muchas que fueron lanzadas contra los manifestantes, cuando
se encontraba en suelo, e indefensa, se produjo la carga policial, y fueron
golpeados violentamente. Estando en el suelo, y en estado de mareo, uno de los
policías le introdujo violentamente el mango de la porra que portaba en el ojo, a
37

consecuencia del cual lo ha perdido. Ante esta acción sangro abundantemente,
mientras la arrastraban por el suelo, y le gritaban que la iban a matar. Sultana pidió
al policía que parase, que no podía soportar el inmenso dolor que le producía la
brutal perdida de su ojo.
Llego al hospital, junto con otras estudiantes, en un terrible estado, rodeados de
fuerzas policiales, siendo violentamente tratadas, insultadas y abofeteadas. El
doctor se limitó a auscultar a las detenidas por encima para comprobar si tenían
algo roto y vendó el ojo de Sultana. Entonces la policía metió a las tres estudiantes
en un coche, donde abusaron sexualmente de ellas, siguiendo la tortura.
Fueron trasladas a la comisaría en Jamea Lefna, donde fueron interrogadas a
pesar de la situación lamentable en que se encontraban, en especial la de Sultana,
cuyo ojo no dejaba de sangrar. Les suplicaron que la llevaran a Sultana al hospital,
ella sangraba entre las manos y gemía de dolor, haciendo caso omiso. Entonces,
después de horas de sufrimiento, vinieron para llevársela al hospital, en la
ambulancia, Sultana fue torturada de nuevo por el mismo verdugo y después la
arrojaron en una habitación vacía del hospital, donde fue obligada a firmar
documentos bajo presión. Tras una intervención quirúrgica, finalmente perdió el ojo.
Relatan los testimonios como abusaron sexualmente de ellas. La policía las fue
llamando una a una para ser interrogadas. En realidad no preguntaron nada
relevante, solo insultaron y humillaron. Se limitaron a hacer las fotografías con el
número para ser fichadas.

Testemonio recogio en 2008

AHMED SBAAI, defensor de los derechos humanos y prisionero político saharaui
(Grupo de Gdeim Izik) con condena perpetua, sobre los diez días que pasó en un
váter de la prisión central de Kenitra en diciembre de 2018.

“Mientras el mundo se preparaba para conmemorar el Día Internacional de los
Derechos Humanos, el Estado marroquí también lo celebró, pero a su manera,
Así, el 4 de diciembre de 2017, fui arrastrado a un pequeño váter, al igual que mi
compañero del mismo grupo, Sidi Abdallahi Abbahah, que también fue arrojado a
38

otro váter, no muy lejos de mí. Era un espacio muy pequeño con insectos y olores
nauseabundos y un pequeño respiradero que permitía la entrada de frío durante
la noche. Estos váteres están en el segundo piso llamado “Barrio del
Arrepentimiento”. Todos los prisioneros son presos de delito común, que gritan día y
noche, golpean las puertas y hay un olor intenso de humo de cigarrillo. A eso, debo
añadir que las lámparas estaban encendidas toda la noche. La comida estaba
sucia y no me permitieron tener mis pertenencias o cambiar de ropa durante 10
días ni lavarme, no podía distinguir el olor corporal del olor del retrete. Esto sólo
agravó mi ya precaria salud porque tengo dificultad para respirar, problemas
cardíacos y alergias. Tenía picor en diferentes partes de mi cuerpo. Todas las
noches, me ahogaba y no podía encontrar a nadie que me ayudase. Me
prohibieron entrar en contacto con mi abogado. Me prohíben tener hojas y una
pluma para escribir a las autoridades y organizaciones para que intervengan y me
saquen de esta pesadilla. Anuncié que había comenzado una huelga de hambre
abierta el primer día y todavía estoy en huelga. Yo tenía hambre y frío, y por encima
de todo, no tenía noticias de mi familia que viven en El Aaiún, en el Sáhara
Occidental. No pude ver a mi padre durante siete años en violación de la ley penal
de la prisión marroquí. 93/28 y de todas las normas y convenciones relativas a los
derechos de los prisioneros en relación con sus familias.

Al escribir este testimonio, no puedo expresar todo lo que siento y describir el
verdadero sufrimiento que experimenté, tanto el desprecio, y atropello a la
dignidad humana como la forma en la que fui metido en ese lugar durante 10 días,
especialmente en un país que afirma haber recorrido un largo tiempo camino en
el campo de los derechos humanos y busca encubrir su reputación en el exterior.
Espero que con este testimonio mi voz pueda llegar a todas las organizaciones para
intervenir y ejercer la presión necesaria sobre el Estado marroquí y poner fin a sus
flagrantes violaciones de los derechos humanos cometidas contra los prisioneros
políticos saharauis.
Ahmed Sbaai, defensor de los derechos humanos y preso político saharaui,
miembro del Consejo de Coordinación de la Asociación Saharaui de Víctimas de
Violaciones Serias de Derechos Humanos Cometidas por el Estado Marroquí.
39

Prisión Central de Kenitra – Numero de prisionero: 29794

ABDALLAHI ABBAHAH.- defensor de los derechos humanos y prisionero político
saharaui (Grupo de Gdeim Izik) con condena perpetua, sobre los diez días que
pasó en un váter de la prisión central de Kenitra en Diciembre de 2018.La familia de
Abdallahi Abbahah habló con él el dia 13 de diciembre tras su salida del
aislamiento y denunciaron las torturas a las que fue sometido este preso político,
condenado a cadena perpetua.

El lugar en el que estuvo en aislamiento era un wc, infestado y con excrementos,
estuvo los diez días en ese lugar minúsculo con las luces encendidas día y noche.
Los guardias lo insultaban y humillaban continuamente y sufrió amenazas y tortura
psicológica.

Ha estado en huelga de hambre del 4 al 13 de diciembre, mientras en aislamiento.

Su situación de salud es muy grave, y tiene los ojos inflamados y con continuo
lagrimeo debido a la exposición continua a la luz.

8 - CONCLUSIONES

Tras los testimonios estudiados durante años, en los periodos de observación, y
referidos tanto a momentos anteriores, que se prolongan en el tiempo, como hasta el
día de hoy, y con especial referencia al momento actual de la situación de la tortura
en el Sahara Occidental (territorio no autónomo, pendiente de descolonización)
ocupado pro Reino de Marruecos, de forma ilegal, y al territorio de Marruecos, esta
40

Fundación, concluye, a la luz del mandado, de sus fines, y del derecho internacional
de aplicación que:

1ª.- En cuanto respecta a la Administración de Justicia, Administración penitenciaria
y fuerzas que operan en el territorio, y a pesar de las normas de los instrumentos
internacionales contra la tortura, ratificados por Marruecos y, a pesar de disponer de
una maquinaria policial y judicial bien dotada, ejerce de forma sistemática contra la
población saharaui las prácticas de torturas descritas en este informe, y proscrita por
la legislación Internacional y marroquí. Además, viola el artículo 32 de la a convención
de Ginebra.

2ª.- El estado marroquí, cuenta con medios materiales y humanos, bien dotados, y
capaces, que, bajo instrucciones, ejercen de forma ordenada, sistemática, decidida,
y permanente, la tortura, sobre la población civil desarmada, como medio de vencer
la resistencia de la población a la ocupación.

3ª.- La fuerzas que operan en el territorio, ejercen de forma constante sobre la
población civil, desarmada, mediante un sistema de acusación y administración de
justicia que utiliza las violaciones sexuales y las torturas como medios de obtención de
las confesiones, para incriminar, en procesos nulos, y realizadas en las dependencias
policiales, de la Gendarmería real y de los cuerpos militares y paramilitares que operan
en el territorio del Sahara Occidental “de facto”, infringiendo la legislación
internacional y nacional de Marruecos que se aplica ilegalmente al territorio no
autónomo del Sahara Occidental.

4ª.- Como ha constatado esta Fundación, los procesos penales, y el señalamiento de
las vistas orales, después de años de haber transcurrido los hechos, mediante la
indebida prolongación de la detención en dependencias policiales y penitenciarias,
mediante torturas u otras formas de coacción física y psicológica, suspendiendo los
juicios y sometiendo a los encausados a una prisión preventiva contraria a las
convenciones internacionales y a la legislación marroquí, que en si mismas son formas
de tortura.
41

5ª.- Las torturas, constan en las actas de las fases de plenario de los juicios donde son
encausados los saharauis, y son denunciadas en fase de plenario, en presencia de
observadores internacionales, que recogen en sus informes estas torturas, sin
investigación, y bajo amenazas el tribunal acalla las mismas, con una ausencia de
garantías de un debido proceso legal y una correcta administración de justicia,
puesto que los expedientes policiales, judiciales y la fase de juicio oral, se han visto
gravemente afectadas por las sesiones de torturas que padecen los encausados.

6ª.- El estado de terror que refieren los numerosos testimonios, los relatos de torturas y
represión que han sido relatados, vulneran, además del derecho penal marroquí que
se les aplica, de forma ilegal, a los habitantes del Sahara Occidental, los convenios
internacionales suscritos por Marruecos como son la Convención Internacional sobre
la eliminación de todas las formas de Discriminación Racial (1966), los Pactos
Internacionales de Derechos Civiles y Políticos y de Derechos Económicos, Sociales y
Culturales (1966), el Convenio para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio
y delito de torturas, la Convención contra la tortura y otros tratos o penas crueles,
inhumanas o degradantes y el OPCAT (protocolo opcional de la convención), la
convención de Ginebra (Ratificados por Marruecos).

7ª.- Numerosos informes forenses, y documentos, demuestran en sus conclusiones,
incorporados a informes jurídicos anteriores, (realizados tras el estudio de los informes
médicos y autopsias realizadas en las diversas fases judiciales) relatos de tortura, y
signos de ella, y la falta de asistencia médica en la custodia, no siguiéndose ni el
Protocolo de Estambul ni los principios del Comité de Prevención contra la Tortura
(CPT), concluyéndose que los relatos de tortura y signos de ella, concluyen la
existencia de esta práctica.