Está en la página 1de 3

Israel Sequera

“Saltando la pared llegaba al estadio Roseliano Pérez”


Mario Manzanares

El barrio Campo Lindo y sus alrededores han brindado al municipio Páez grandes
deportistas y dirigentes, siendo uno de los barrios decano de la ciudad y su
aproximación con los únicos campos deportivos para la época en los años setenta como
lo era el estadio “Roseliano Pérez” dio fundamento para que los muchachos echaran un
pie y se trasladaran al popular diamante que ya era lugar de grandes encuentros de
beisbol.
Muy cerca de este estadio exactamente por detrás del jardín derecho, un muchacho
hacia todo lo posible para practicar ese boom que era la pelota, no había muchacho que
no practicara el deporte de moda en la ciudad de Acarigua. La algarabía se dejaba
escuchar hasta la casa de Israel Sequera, quien se valía de todas las mañas para
conseguir que sus viejos le permitieran ir al estadio y mucho más practicar y hacer
equipo.
Este fortachón acarigueño nace un 20 de enero de 1958, tres días antes de la caída de
Pérez Jiménez, viene de una humilde familia que habitaba detrás del antiguo Club Páez
y el desaparecido estadio de beisbol “Roseliano Pérez”. Nos cuenta Sequera que un día
se enteró que estaban entrenando unos muchachos, ya Israel tenía siete años, me decidí
y salte la pared, caí justo en el jardín derecho del campo, para no caminar mucho, abrí
con una piedra los bloques de la pared como haciendo una escalera y por ella me subí y
listo estaba dentro del estadio.
“A los siete años ya yo andaba en el negocio de la venta de cafecitos”, recuerda
Sequera, también vendía arepitas dulces, pan de horno entre otras cosas para ayudar en
casa. Me llamo mucha la atención que aquellos niños igual que yo le gustara ese deporte
y desde entonces comencé mi vida deportiva.”
El colorado Sequera comenzó en la categoría pre infantil, siendo su mentor el gran
Miguel Herrera quien fue mi entrenador de toda la vida, quien hoy en día afronta una
enfermedad y está retirado de toda actividad beisbolística, esperando que Dios le dé
larga vida a este gran acarigueño.
Miguel Herrera nos guio por buen camino apartándome de lo que era para mí el camino
de la sinverguensura y vagabundería en ese tiempo, recuerda con nostalgia Sequera.
Comenzó a jugar con un equipo de Criollito de Portuguesa del que no recuerda su
nombre pero en esa novena estaba Freddy Justiniano quien con el pasar de los años se
convertiría en un gran dirigente del béisbol y miembro de la Asociación de este deporte
y gran colaborador. Siempre le apasionó la receptoría y en esa posición represento a
Portuguesa en muchas competencias nacionales siempre como cátcher regular, era una
fila detrás del “plato”.-
Su primer nacional lo llevo hasta Maracay en la categoría infantil, el primero de una
larga lista de 17 eventos y represento a la novena del Ministerio de Agricultura y Cría
hoy MAT. Recuerdo dice Sequera, “pasamos por una eliminatoria donde nos
enfrentamos a Lara, Yaracuy, Cojedes y nosotros ganándonos el derecho de ir al
campeonato nacional en Maracay.”
Ese destino aragüeño era la primera salida de este joven ilusionado con el béisbol y el
manager de esa novena era Clemente Mendoza empleado del MAC quien era topógrafo
siendo este señor uno de los forjadores de Sequera en el desarrollo como deportista.
Pasaron los años y Sequera siguió vinculado al deporte, parte del beisbol también fue un
destacado softbolistas donde también su calidad lo llevo a varios campeonatos
nacionales en este deporte, siempre como receptor luchando la titularidad con un
“general” de la época en la misma posición Carmelo Zabaleta (+).
“Cuando íbamos en carretera, dice Sequera, “ pasando unos túneles que por primera vez
yo cruzaba, yo era un campesinito que nunca había pasado más allá de Araure, me
asuste y comencé a gritar cuando ingresamos al túnel La Cabrera antes de llegar a
Maracay, todos se rieron de mí y sería del susto que cuando llegamos al sitio de
alojamiento llegue con fiebre muy alta y no pude participar en los juegos y durante tres
días estuve recluido en el hospital de Maracay, cuando llegue al último juego contra
Apure, me dice el manager Clemente Mendoza que si quería jugar, yo dije a eso vine y
me dieron el chance y conseguí base por bola, me robe segunda y tercera pera hasta allí
llegue no fui impulsado, ese juego lo perdimos regresando al estado.”
Pasaron los años y Sequera siguió siendo una fija detrás del diamante de Portuguesa,
vendrían los nacionales de Zulia, Carabobo, Barinas, Anzoátegui, Maturín, “todo estos
viajes constituyeron las experiencias más importantes de mi vida”, nos dice Sequera con
una mirada nostálgica.
“Yo les digo a los jóvenes de ahorita y las nuevas generaciones que vendrán, que se
aparten del vicio, las drogas, las calles están demasiadas calientes, la inseguridad en
todo lados esta campante, tienen que agarrar consejo y escarmiento, les hablo con
sinceridad, yo vendo de un mundo donde probé las drogas, fui preso cuando tenía 25
años y desde esa vez que jure a mi Dios, por mi madre y mi familia que nunca más
volvería a esa vida, y hoy día me siento un hombre nuevo trabajando en beneficio de un
colectivo que desde el 2010 fecha que me lanzo a la conquista de la Secretaria General
del Sindicato Estarjet del MAT.”
Lamenta profundamente que los deportistas portugueseños que por malas políticas
deportivas se marchen a otros estados donde si le brindan la atención que se merece un
atleta de alta competencia y dejen desguarnecido y sin buenos deportistas al estado.
Vean, nos dice, “lo que paso en el 2007 donde llego mucho dinero para arreglo de
canchas y estadios, yo jugaba en el estadio de la Liga Popular “la nena Alvarado” de
Araure, el pobre estadio quedo desmantelado y el dinero nadie sabe quién se lo llevo. Es
por eso que el deporte está de capa caída, como es posible que los entrenadores que son
los que preparan a los atletas están mal pagados y pasando trabajo al igual que las
asociaciones donde hay muchas que solo existen en el papel son fantasma a las que si le
bajan recursos pero nadie ve los atletas, y ¿dónde va a para ese dinero?.
Siendo Portuguesa una cantera de grandes deportistas, porque no los ayudan para que el
estado sea una verdadera potencia, dejen la mezquindad y pónganse a trabajar por los
atletas, no ayuden a unos pocos, ayúdenlos a todos prestándole atención integral,
alimentación, atención médica y verán como los deportista se quedan en el estado, este
es el llamado que le hago al gobierno regional y a las alcaldías, que dejen atrás la
burocracia contratando entrenadores que no saben nada de deporte y lo que hacen bien
es cobrar. Debemos masificar el deporte llevando deporte al pueblo, no basta arreglar
canchas cuando no hay quien las utilice.
Israel Sequera nos habla un poco a también del softbol, donde dice que se ha perdido la
categoría, “ya no se juega como antes, con lanzadores haciendo el molinete y
latigueando la bola, ahora es bola puesta, perdiendo el interés de muchos peloteros en
seguir jugando.”
“Yo recuerdo cuando vencimos en el Nacional de softbol en Caracas a Distrito con
lanzamientos del gran Salomón y le ganamos, el flaco le lanzo de todos a los
encopetados caraqueños, esa bola rápida de Salomón le pesaba un mundo. Ahora uno va
al estadio y no ve a estos lanzadores como Antero Vargas, Alirio Gallardo, el viejo
Cuellar, en fin se perdió la alegría del softbol. La bola puesta está acabando con el buen
softbol de Portuguesa,” sentencio Sequera.
Recordando me cuenta que uno de los grandes peloteros que el vio jugar es sin lugar a
dudas fue Argenis “caraotica” Montes un pelotero que llego muy joven a Portuguesa y
se quedó, demostró su valía con el bate y con el guante. Se queda callado y dice con voz
melancólica y otro que te debo mencionar es al jovial Jader Méndez (+) un destacado
profesor, jugador, lanzador, buen amigo y mejor padre de familia. Pero uno que más se
destaco fue el colorado Gustavo Ramírez que se perdía de vista, al igual que Torres
(quirrijo) y no puedo de dejar de nombrar a Servio Tulio “la vieja” Urdaneta quien
poseía unas manos prodigiosas.
Entre los lanzadores que dice Sequera que le infundió mucho respeto cuando él se
paraba en home a batear fue sin duda el gigantón aguablanqueño Antero Vargas, era un
verdugo, al igual que el flaco Pepe Duim pero de las últimas generaciones de los 80 te
menciono a Idelfonso Báez, este moreno le caminaba la pelota, y todos estos buenos
lanzadores no puedo dejar de mencionar a uno de los grandes recibidores de estos
señores me refiero a Carmelo Zabaleta, todo un maestro detrás del home play.
No cabe duda al referirse a una época en particular en el beisbol Sequera recuerda la
década de los 80 como una de las mejores que han pasado, se entrenaba y se jugaba
duro, y de esa misma forma le dice a los noveles peloteros que se entreguen duro en las
practicas ya que de esta forma se puede llegar lejos, entrenado duro y haciendo caso a
los consejos que le da sus entrenadores, si no lo hacen van directo al fracaso, concluyo
esta crónica Israel Sequera, dirigente sindical y mejor pelotero.