Está en la página 1de 4

San Juan de Pasto.

12 de Octubre de 2018

Brigadier General
JORGE HERNANDO NIETO ROJAS
Director General Policía Nacional
E.S.D.

Ref.: Queja y Petición


Los suscritos en calidad de integrantes de la Junta Directiva de la Asociación de
Juntas de Acción Comunal de los Ríos Mira, Nulpe y Mataje- ASOMINUMA-, con
mucha preocupación nos dirigimos a usted, para que de la manera más pronta
posible se sirva informar y dar trámite a lo siguiente:

1. La tarea designada a los grupos de policías erradicadores que han ingresado


en el lapso de tiempo comprendido entre el mes de Febrero de 2017 a
Octubre de 2018, al territorio de Alto Mira y Frontera del Corregimiento de
Llorente (Tumaco), en especial a quienes han hecho presencia en las
Veredas, Puerto Rico, Laureles, Progreso 115, El Miedo, Sindagua, 115, La
Chorrera, Mata de Plátano, El Dorado, Brisas de la Hondita, Brisa de Mataje,
Divorcio, La Amistad, La Aduana, Cañaveral, Tandil, Vallenato, Montañita y
La Vega.

2. Número de hectáreas se han reportado como erradicadas en el territorio de


Alto Mira y Frontera en lapso de tiempo antes mencionado, por parte de los
miembros de policía que han desplegado dicha labor.

3. Los motivos por los cuales los integrantes del grupo de erradicación al llegar
a las fincas propiedad de los campesinos erradican las plantaciones de coca
y trascurrida dos o tres semanas vuelven a pasar con la finalidad de
erradicar en la misma finca, aun cuando se supone ya no hay plantaciones
en el lugar, ocasionando perjuicios en los sembrados de frutas y pancoger
que los campesinos han acabado de plantar en sus fincas.

4. Término con que cuenta la policía de erradicadores para culminar el proceso


de erradicación forzada en el territorio de Alto Mira y Frontera.
5. Motivos por los cuales no se hace uso de la mano de obra no calificada
con los integrantes de la comunidad para llevar cabo el proceso de
erradicación forzada, siendo que esta se convertiría en una opción para que
los campesinos con la remuneración recibida solventen sus necesidades.

6. Por qué motivos se envía al territorio para adelantar el proceso de


erradicación forzada a jóvenes que no superan los 20 años de edad y que
se encuentran prestando su servicio militar y no se envía profesionales, aun
conociendo que se trata de una zona de alta complejidad debido a la
presencia constante de grupos armados ilegales.

Las solicitudes anteriores las formulamos en consideración a los siguientes


acontecimientos ocurridos en el territorio al que representamos:

PRIMERO: No existe claridad con respecto a la tarea que se les ha asignado a los
uniformados adscritos a la institución que usted dignamente representa, pues en el
transcurso del tiempo antes anotado se han presentado situaciones de graves
violaciones a los derechos humanos que en su oportunidad han sido informadas a
su institución como ocupación de las viviendas, destrucción y quema de la madera
con que se encuentran construidas las mismas, hurto de alimentos de las
viviendas, entre otras, pero lo que en este momento reportan las comunidades va
orientado con las instrucciones para llevar a cabo el proceso de erradicación
forzada en el territorio en cada una de las veredas, pues es deseo de la comunidad
que una vez quede limpio el terreno se dé inicio a la plantación de productos
legales sin que se generen más perjuicios por parte de los uniformados.

SEGUNDO: Los campesinos del territorio han denunciado que los uniformados
adscritos a la institución policial han pasado por algunas fincas, sobre todo las
ubicadas en la zona baja hasta por cuatro (4) oportunidades, aun cuando ya no
hay plantas de coca y causan daños a los sembrados de pancoger de propiedad de
los campesinos. Para ilustrar la situación citaremos solo algunos casos que se
lograron verificar, el primero de ellos ocurrido en la finca de propiedad del señor
JESUS GILBERTO ALDERETE MORA, a quien uniformados de la policía le
destruyeron su vivienda construida en madera guayacán, con la cual
posteriormente construyeron mesas y elementos que utilizan los uniformados en
su campamento, cuando el afectado se acercó a reclamar sobre los perjuicios el
teniente encargado del campamento, éste le dijo que le cuantifique el valor y que
ellos le repararían los daños, a los pocos días se fueron del lugar y llegó ahí un
nuevo grupo de erradicadores. (Declaración de la víctima sobre hechos ocurridos
en el mes de Septiembre de 2.018 Vereda el Dorado). En el mismo contexto el día
1 de octubre de 2018 y justamente cuando nos encontrábamos documentando
casos de violaciones a los derechos humanos, conocimos que ese día 1 de Octubre
en la vereda El Dorado uniformados de la Policìa Nacional llegaron hasta la
vivienda del señor Deimar Zambrano, para supuestamente volver a erradicar las
plantaciones de coca, aun cuando ya habían realizado dicho procedimiento cuatro
meses atrás y habían pasado con la misma excusa en tres oportunidades; sin
embargo ese día ingresaron a la vivienda del campesino y hurtan un panal de
huevo y una leche, que quizá para muchos no representa nada, pero para un
campesino de la zona representan el alimento para sus hijos de al menos dos días,
los campesinos denunciaron los hechos con mucho temor debido a las represalias
que se puedan emprender, situación que no resulta lógica cuando se supone que
los uniformados deben generar confianza en la comunidad, por ser su obligación
garantizar seguridad.

TERCERO: Aun cuando se ha sostenido que el Territorio de Alto Mira y Frontera


es uno de los sitios con mayor número de cultivos de hoja de coca, en el que el
grupo de uniformados que están en la zona han permanecido por más de un año,
no se entiende como es que éstos no han avanzado en el proceso de erradicación
y contrario a ello se mueven de forma repetitiva en las mimas fincas ya
erradicadas.

CUARTO: Si de lo que se trata es de lograr avances en el proceso de erradicación,


la institución que usted representa podría hacer uso de la mano de obra no
calificada para las labores de erradicación, pues además de acabar con uno de los
problemas del territorio estarían aportando a la manutención de las familias que lo
único que han recibido del Estado son afectaciones y se convertiría además en un
mecanismo para generar confianza y apoyar al restablecimiento económico de la
comunidad, pero lo que es más importante, los campesinos trabajarían con
dedicación, responsabilidad y respeto por tratarse de su territorio, sus fincas, sus
cultivos y su estabilidad.
QUINTO: La mayoría de uniformados que se encuentran en la zona corresponden
a jóvenes que están cumpliendo con la prestación del servicio militar y no tienen la
formación requerida para permanecer en un territorio de alta complejidad como el
de Alto Mira y Frontera y aun cuando es bien sabido que para adelantar el proceso
de erradicación se han asignado recursos económicos suficientes, es claro que a
quienes desarrollan esta labor no se les está remunerando económicamente más
allá de entregar sus útiles de aseo como bien ellos lo han manifestado a la
comunidad y quizá esa misma razón los lleva a apoderarse de lo que encuentra a
su paso para satisfacer sus necesidades.

En vista de los anterior solicito a usted que comedidamente se sirva además de


responder a las inquietudes que hoy nos asaltan como líderes de la comunidad, se
sirva adelantar las correspondientes investigaciones disciplinarias a las que haya
lugar según lo antes mencionado e informar a los surtidos el número de radicado
para el respectivo seguimiento del caso.
Recibimos notificaciones en la carrera 24 Nº 17-86 oficina 203 Casa Zarama de la
ciudad de Pasto, celular. 3014530832, dianamonti09@gmail.com
Cordialmente,

GLOSMAN CALDERON G. HERMES ROLANDO IBARRA


Presidente ASOMINUMA Vicepresidente ASOMINUMA

ELIER MARTINEZ REALPE GILBERTO ANGEL JIMENEZ


Secretario Tesorero

JOSE SANTACRUZ ALICIA DEL SOCORRO TORRES


Equipo técnico Delegada Salud

DIANA MONTILLA MORENO


Derechos Humanos