Está en la página 1de 11

Lima, 6 de Octubre de 2018

Señora
Paula Martínez Ramírez
Auditora General
Congreso de la República
Presente

Ref.: Memorando 153-2018-OAI/CR


Memorando 20-2018-2019-PCR

De mi consideración;

Sobre los asuntos de la referencia, vinculados al cumplimiento de los procedimientos internos


para la administración del flujo documentario para la remisión al Ministerio Público del
expediente de acusaciones constitucionales derivados de las Resoluciones Legislativas del
Congreso 4, 5, 6, 7, 8, y 9-2018-2019-CR, cumplo con presentar la información que sigue.

A. ANTECEDENTES

Previamente debo mencionar que los sucesos que motivaron la preocupación pública
respecto a la supuesta tardanza en el envío del expediente con la acusación contra el juez
supremo César Hinostroza Pariachi me permito aclarar que, en primer lugar, no existe plazo
predeterminado en la normatividad vigente para el envío del expediente al Ministerio Público.
La ausencia de plazo que menciono es verificable en la Constitución, en el Reglamento del
Congreso, y en los documentos de gestión que regulan el régimen orgánico y funcional a los
que sujetan sus atribuciones, responsabilidades, derechos y obligaciones quienes
pertenecemos al servicio parlamentario.

No solamente no existe plazo expreso ni predeterminado conforme al cual cupiese determinar si


existe o no incumplimiento, irregularidad o negligencia en el cumplimiento de responsabilidades
sino que, en la práctica de los últimos doce años y, por lo tanto de los últimos tres regímenes o
períodos constitucionales, por ejemplo, el lapso que media entre la fecha en que el Pleno adopta
el acuerdo de acusar a un alto funcionario y la fecha del oficio con el que se comunica dicho

1
acuerdo al Fiscal de la Nación ha mediado entre 5 y 16 días naturales, según el cuadro que adjunto
como muestra y que puede, naturalmente, ser objeto de verificación, contraste o corroboración
con la fuente respectiva.

LÍNEA DE TIEMPO EN LA REMISIÓN DE EXPEDIENTES DE ANTEJUICIO A LA FISCALÍA DE LA NACIÓN


PERÍODO 2006-2018
Presidencia Fiscal Acusado Delito RLC Fecha de Fecha de Fecha de Lapso de
la RLC sesión remisión tiempo
Cabanillas Bolívar Canchaya Arts. 381, 4-2006-CR 8 Junio 7 Junio 12 Junio 7 días
Bustamante Arteaga 196 y 438 2007 2007 2007 naturales
del C. Penal
Gonzales Echaíz Benites Arts. 387, 11-2007-CR 18 Marzo 13 Marzo 18 Marzo 12 días
Posada Ramos 384 y 438 2007 2008 2008 naturales
del C. Penal
Velásquez Echaíz Anaya Arts. 411, 1-2008-CR 5 Octubre 25 7 Octubre 16 días
Quesquén Oropeza 427 y 387 2008 Setiembre 2008 naturales
del C. Penal 2008
Otárola Peláez Urtecho Arts. 382 y 1-2013-CR 19 18 23 6 días
Peñaranda Bardales Medina 401 del C. Diciembre Diciembre Diciembre naturales
Penal 2013 2013 2013
Galarreta Sánchez Fujimori et Arts. 397 y 9, 10 y 11- 7 Junio 7 Junio 12 Junio 5 días
Velarde Velarde al 400 2017-2018- 2018 2018 2018 naturales
CR
Salaverry Villa Chávarry Hinostroza Arts. 400, 4, 5, 6, 7, 8, 4 Octubre 4 Octubre 16 Octubre 12 días
et al 385, y 317 9, 10, 11, 2018 2018 2018 naturales
del C. Penal 12, 13, 14,
15 y 16-
2018-2019-
CR
Fuente: Diario El Peruano, Diario de los Debates, Actas del Congreso de la República, Archivo del Congreso
de la República, Despacho Parlamentario del Congreso de la República
Elaboración propia

El cuadro anterior permite constatar que el promedio que ha tomado remitir el expediente a
la Fiscalía de la Nación ha sido de 9.7 días naturales que, para estos efectos, equivale en la
práctica a 10 días naturales porque las 7 décimas de un día significa un día más que el noveno.
En el caso que es materia de la indagación que a usted le corresponde realizar por solicitud del
señor Presidente del Congreso el servicio parlamentario se ha tardado 12 días naturales. Se
trata de un número de días inferior al máximo que nos haya tomado remitir un expediente,
que ha sido de 16 días naturales (caso Anaya Oropeza).

Debe tomarse especial atención que se trata de un expediente que comprendía a cinco (5)
altos funcionarios acusados, y no solamente al juez supremo Hinostroza Pariachi, para lo cual
se realizó un proceso de votación que singularizó el proceso de votación según cada uno de
los delitos que se les imputaba, a diferencia de todos los casos anteriores en los que la
votación se realizó en un solo acto por la totalidad de los delitos imputados.

Esta anotación tiene relevancia especial porque el proceso de elaboración del decreto del
expediente exigió un cuidado proporcional a la mayor complejidad del proceso de consulta y
votación que es propio de la desagregación no solo de la pluralidad de denunciados sino,
además, de la desagregación de imputaciones penales y constitucionales realizada respecto
de cada uno de los altos funcionarios en relación con cada uno de los delitos en el proceso de

2
elaboración del decreto que registra el expediente. La elaboración de un decreto de estas
características puede fácilmente tomar una jornada de trabajo a partir del momento en que
se cuenta con la transcripción de la sesión y la versión oficial de las votaciones (que no es
automática en razón a la informalidad que es parte de la práctica en las votaciones del Pleno
con los votos orales).

En el gráfico siguiente puede advertirse que, no obstante la mayor y más alta complejidad que
representa un proceso en el que se ha acusado a 5 altos funcionarios (observando un
mecanismo de consulta en la votación que previó la discriminación en el voto por acusado y
también por delito), el caso que motiva esta indagación no es el que mayor tiempo haya
tomado en remitirse a la Fiscalía de la Nación.

REMISIÓN DE EXPEDIENTES DE ANTEJUICIO POLÍTICO A FISCALÍA DE LA NACIÓN


2006-2018

18

16

14

12
Días naturales
10

0
Kenji Michael Elsa César Tula Benites Anaya
Fujimori et al Urtecho Canchaya Hinostroza Oropesa

Se trata de una cantidad de 12 días para atender la carga procesal de trabajo que no puede
evaluarse como si se tratara de la acusación contra solamente un alto funcionario ( 1). Si bien

1
Desde un punto de vista estrictamente estadístico cabe colegir que, en atención a la mayor
cantidad de altos funcionarios cuya acusación debía remitirse a la Fiscalía de la Nación, es el segundo caso
cuyo trámite ha sido tratado con mejores niveles de eficiencia, considerando el tiempo tomado para
procesar la remisión por cada persona. El mayor nivel de eficiencia tendría que considerarse el caso de la
remisión del expediente con la acusación contra los congresistas Fujimori Higuchi, Bocángel Weydert y
Ramirez Tandazo. El número de días por persona en este último caso fue de 1.66 días por acusado, en tanto
que en el caso del juez supremo Hinostroza y de los cuatro ex consejeros del Consejo Nacional de la

3
el Reglamento del Congreso señala en el cuarto párrafo del inciso i) del Artículo 89 que si un
congresista solicitara, como consecuencia de la pluralidad de denunciados, que una acusación
sea votada por separado, el Presidente accederá a su petición, sin debate, lo que ha ocurrido
en el proceso materia de indagación es que no solamente se votó por separado las
acusaciones contra los altos funcionarios denunciados, sino que, además, se votó también por
separado cada uno de los cargos por los delitos y por las infracciones constitucionales por las
que se los responsabilizó. Esta alternativa es necesario tenerla en cuenta para efectos del
proceso de elaboración y redacción del decreto que se consigna en el expediente cuya copia
debe remitirse a la Fiscalía de la Nación. Lo regular es que se vote sin discriminar entre los
distintos denunciados, y sin distingo entre las diversas imputaciones por las que se los acusa.
La opción que se utilizó en la acusación contra el juez supremo Hinostroza y los cuatro ex
consejeros del CNM fue un caso más complejo que el que regularmente se sigue cuando se
tramitan los documentos e instrumentos parlamentarios.

* *

En segundo lugar es preciso hacer notar que la obligación del Fiscal de la Nación de denunciar
a los altos funcionarios señalados en el Artículo 99 de la Constitución, nace con la publicación
de la Resolución Legislativa del Congreso en el diario oficial El Peruano (hecho que ocurrió el
día sábado 6 de Octubre del año en curso), en la que se ordena la comunicación, la publicación
y el archivo del acuerdo del Pleno. Las Resoluciones Legislativas del Congreso son una norma
de cumplimiento obligatorio en la república, de la cual ciertamente no puede eximirse, menos
que nadie, el Ministerio Público. ¿O existe alguna excepción para que haya quien pueda hacer
caso omiso a una norma dictada por el órgano estatalmente competente?

B. EN RELACIÓN CON LAS RESPONSABILIDADES DEL CARGO DE


JEFE DEL DEPARTAMENTO DE RELATORÍA AGENDA Y ACTAS

En relación con los temas sobre los cuales usted me solicita información, paso en seguida a
atenderlos según el orden en que me los formula.

(1) Adjunto copia del Acuerdo de Mesa Directiva del 22 de Agosto de 2012, conforme al cual
se me encarga el cargo de Jefe del Departamento de Relatoría, Agenda y Actas. Dicho encargo
se inició en dicha fecha y se cumplió durante el curso de más de seis años, sin solución de
continuidad.

(2) No existe documento en el que conste que haya renunciado ni puesto mi cargo a
disposición, ni tampoco que mi persona haya sido removido, ni cesado, en momento alguno
del cargo de Jefe del Departamento de Relatoría, Agenda y Actas. Contrariamente, el Acuerdo
de Mesa Directiva del 13 de Agosto de 2018 señala en su acápite 2 que se me designa en el

Magistratura el número de días fue de 2.6 por acusado. El caso que más tiempo tomó, en consecuencia, fue
el seguido contra el congresista Anaya Oropesa, que tomó 16 días.

4
cargo de confianza de Director General Parlamentario, y que una vez concluida la designación
retornaré a la plaza y nivel salarial de origen, vale decir que, concluido el cargo de confianza
como Director General Parlamentario mi plaza de origen debe entenderse que es la inmediata
anterior que, en este caso, es el puesto precedente al de Director General Parlamentario que
ocupé, el mismo que, dado que no se me ha cesado ni removido del mismo, luego de
permanecer durante más de seis años en el puesto, tendría que entenderse que es la jefatura
del Departamento de Relatoría, Agenda y Actas (2).

Esta es la razón por la que, en tanto que no se designara a quien se ocupara de las funciones
propias de la jefatura del Departamento de Relatoría, Agenda y Actas, me correspondió
desempeñar ambos puestos (3). Quien me reemplaza en la jefatura, la doctora Victoria Vidarte
Espinoza, permanece en el puesto en mi reemplazo y, según esta lógica, cabría deducir que,
dado que nunca se me ceso ni removió en dicho puesto, no obstante haber sido reemplazado
por la servidora señalada, el mismo puesto configura la plaza a la que me correspondería
retornar luego de la conclusión de mi designación como Director General Parlamentario.

(3) En relación con la entrega de cargo sobre los asuntos pendientes de la Jefatura del
Departamento de Relatoría, Agenda y Actas, debo señalar que no fue material ni físicamente
posible que ese proceso se llevara a cabo de manera formal y por escrito.

Debe recordarse y tenerse presente que el suscrito ocupó simultáneamente los cargos de
Director General Parlamentario y de Jefe del Departamento de Relatoría, Agenda y Actas
entre el 16 de Agosto y el 11 de Octubre del 2018. El día 16 de Octubre tiene lugar mi
remoción en el cargo, así como, igualmente, la remoción en el cargo de la doctora Victoria
Vidarte, quien me sucedió en el cargo. Por esta razón, no fue factible formalizar la entrega del
cargo por escrito, debido al escaso tiempo disponible para proceder a hacerlo.

Fue debido a la escasez de tiempo con la que se contó para elaborar el acta respectiva de
entrega del cargo que la solemnidad no pudo cumplirse. El proceso de entrega del cargo se ha
realizado, sí, de manera oral y a partir de la continuidad y permanencia de apoyo constante
que es habitual en el servicio del personal, en base a una cultura de colaboración y apoyo, sin
solución de continuidad.

Esta lógica se ha basado en la dinámica de la carga de trabajo basada en la urgencia con la que
se tramita la mayoría de actividades relacionadas, principalmente, con el proceso de

2
Es pertinente señalar que según el Estatuto del Servicio Parlamentario, no obstante su suspensión a
partir del período 2017-2018, se establece que son puestos de carrera, y no de confianza, todos los puestos
inferiores a los de la alta dirección. Los puestos de la alta dirección son los de Oficial Mayor, Auditoría
Interna, Dirección General Parlamentaria y Dirección General de Administración. Es esta la norma aplicable
para mi caso, habida cuenta que mi desempeño como Jefe del Departamento de Relatoría, Agenda y Actas
se produce durante la vigencia de este Estatuto.

3
Dejo a salvo que la simultaneidad en el desempeño de cargos no representó beneficio económico
significativo en el suscrito y que la mayor responsabilidad asumida supuso, obviamente, no otra
consecuencia que mayor carga laboral hasta que se tomara la decisión de conseguir quién me reemplazara
en mi plaza de origen.

5
elaboración de las agendas, plantillas, autógrafas. Debido a que el mayor peso de la carga de
trabajo en el Departamento de Relatoría, Agenda y Actas se sustenta en el procesamiento de
estos productos, la cultura de la confianza y del compromiso del personal con las tareas
vinculadas a la atención de los requerimientos no es factible documentar formalmente cada
una de las etapas de nuestros procesos, salvo y excepto por el proceso automatizado que
existe en el sistema de trámite documentario, conforme al cual es posible definir la etapa en
que se encuentra cada uno de los asuntos pendientes ante el Pleno, la Comisión Permanente,
el Consejo Directivo y la Junta de Portavoces.

(4) Subrayando que el suscrito no renunció, no puso el cargo a disposición, no fue cesado, ni
fue removido en el cargo de jefe del Departamento de Relatoría, Agenda y Actas, el supuesto
del pedido que contiene en el acápite 4 de su Memorando de la referencia, parecería no
prever la alternativa que menciono.

Sin embargo, e independientemente de la atingencia que dejo anotada, debo reiterar que, en
efecto, como mencioné previamente, tuve bajo mi cargo tanto la Dirección General
Parlamentaria como la jefatura del Departamento de Relatoría, Agenda y Actas por el período
comprendido entre el 16 de Agosto y el 11 de Octubre de 2018. Durante este período no se
tomó la decisión de reemplazarme como jefe del Departamento señalado, no obstante las
infructuosas coordinaciones que realizara tanto con la Oficialía Mayor como con personal de
asesoría de la Presidencia del Congreso (a estos efectos, con el señor César Aliaga). La falta de
respaldo a las propuestas que formulara entre el 16 de Agosto y el 3 de Octubre dilató mi
reemplazo.

Si bien es cierto que el reemplazo se verifica formalmente con el Acuerdo de Mesa Directiva
de fecha 2 de Octubre de 2018, la doctora Victoria Vidarte tuvo que continuar prestando
apoyo en el puesto que ocupaba como asesora de la Dirección General Parlamentaria. El
relevo de dicho apoyo tiene lugar, propiamente, de modo efectivo y pleno el día viernes 12 de
Octubre. Incluso durante la sesión del Pleno del día jueves 11 de Octubre desempeñé ambos
cargos. De ahí que, en efecto, conste mi sello y rúbrica, como jefe del Departamento de
Relatoría, Agenda y Actas, en el Acta de la sesión virtual de la Junta de Portavoces, con la que
se acredita la autorización del Presidente del Congreso para consultar el acuerdo para ampliar
la Agenda de dicha sesión incluyendo al proyecto conforme al cual se propone modificar el
Artículo 5 de la Ley 28301, Ley Orgánica del Tribunal Constitucional (4).

4
Sobre el papel y significado que tiene que en una Acta Virtual de la Junta de Portavoces aparezca el
sello y rúbrica del suscrito es necesario indicar que dichos sello y rúbrica son la señal visible de la
autorización que da el Presidente del Congreso para que se inicie el proceso de consulta entre los
portavoces. No es señal de que exista acuerdo alguno. Sólo se sella y rubrica el Acta Virtual con el propósito
de evitar la circulación, como ocurrió en algún tiempo en períodos pasados, de Actas Virtuales espurias que
se consultaban sin que previamente hubiera prestado su consentimiento ni autorización la única autoridad
competente para convocar a sesiones de Junta de Portavoces. Que exista dichos sello y rúbrica no significa
que el contenido del proceso de consulta, ni el resultado consiguiente de dicho proceso, tengan validez o
esté ausente en él cualquier vicio que resultara de agenciar el consentimiento de los voceros de los
diferentes grupos parlamentarios.

6
Imposible obviar la consecuencia de la no conclusión de mis responsabilidades como jefe del
Departamento de Relatoría, Agenda y Actas. Mientras no fuera reemplazado por quien me
sucediera me correspondía ocupar ambos puestos, desempeñándome en ambos cargos, con
los innegables riesgos que ese reto representaba.

C. EN RELACIÓN A LAS PRÁCTICAS DE REMISIÓN DE LOS EXPEDIENTES DE ACUSACIONES CONSTITUCIONALES

(5) La primera referencia que corresponde hacer para atender a su solicitud es que, como se
refirió preliminarmente al inicio de esta comunicación, no existe plazo dentro del cual deba
remitirse el expediente al Ministerio Público, ni existe un procedimiento técnico con carácter
vinculante u obligatorio, independientemente que el instrumento que sí genera obligación
para procesar a los altos funcionarios con la prerrogativa del antejuicio en la Fiscalía de la
Nación es, según el Artículo 100 de la Constitución, la resolución del Congreso con la que se
acuerda haber lugar a la formación de causa. El expediente es un instrumento colateral y no
esencial para que la Fiscalía de la Nación cumpla con la obligación que la Constitución le
impone.

Es en el contexto indicado que cabe mencionar que la práctica regular reciente en el


procedimiento de remisión de expedientes de acusaciones constitucionales al Ministerio
Público ha sido objeto de una práctica disímil. Han existido casos en los que el expediente ha
sido remitido mediante copia simple, sin adjuntar el decreto correspondiente. Sin embargo,
con el objeto de optimizar la precisión respecto de los extremos de la acusación constitucional
se realiza el envío del expediente con el decreto en que se deja constancia de la integridad del
debate y del proceso de votación sobre cada extremo objeto de consideración por el Pleno.

La inclusión del decreto en el expediente, naturalmente, genera cuidados y actos adicionales


que pueden en efecto demorar algo más el proceso de remisión. Sin embargo, el valor que se
espera añadir con la inclusión del decreto es la mayor fidedignidad del documento que se
dirige a la Fiscalía de la Nación, porque el decreto es un elemento importante adicional con el
cual se eleva el grado y calidad de la convicción que es posible añadir respecto de la
regularidad del proceso parlamentario que concluye con la acusación de un alto funcionario
de la república.

(6) Dentro de la dinámica de funcionamiento del Departamento de Relatoría, Agenda y Actas,


la ausencia o inexistencia de plazo no suele afectar el cumplimiento de las obligaciones
funcionales de este órgano.

La regla general que es parte de la cultura y de la ética de desempeño normal en el personal


de este Departamento es que no queden pendientes ni temas por despachar a lo mucho y en
el peor de los casos dentro de una semana luego de adoptada una decisión por los órganos
parlamentarios que atendemos. La razón es muy sencilla. El personal que labora en el servicio
que prestamos al Pleno, a la Comisión Permanente, al Consejo Directivo y a la Junta de
Portavoces tiene como misión y compromiso los altos, pleno y leales niveles de identificación
con los acuerdos que adopta la representación nacional. Esa identificación es una

7
característica imprescindible para la permanencia en puestos tan neurálgicos para la
afirmación de valores políticos propios de nuestra república y de nuestra democracia como lo
son los puestos que aseguran la eficaz conducción de un poder del Estado. Por esta misma
razón no se repara en sacrificio alguno con el objeto de permitir que todo acuerdo no quede
sin tramitarse. Es parte de la mística con la que se comprende la naturaleza de nuestro trabajo
y de nuestro compromiso personal y profesional.

D. VARIABLES QUE DISTORSIONAN EL PROCESO DE REMISIÓN

Sin embargo de lo anterior, y en atención a que el señor Presidente del Congreso ha solicitado
que la Oficina de Auditoría realice la actividad de control de la referencia, han tenido lugar
circunstancias extraordinarias y excepcionales que han generado dificultades en el
rendimiento normal en la demanda que debía atender el servicio parlamentario.

Se trata de variables que distorsionan y alteran la ejecución ideal del proceso, contrarias a
nuestra voluntad, en la tramitación del proceso. En consecuencia, deben considerarse
aspectos o materias ajenas al control de quien gestiona regular y formalmente los procesos
desde el punto de vista orgánico y funcional. Entre esas variables distorsivas puede
mencionarse:

Desequilibrio entre la demanda y la capacidad


i. La sobrecarga y especial intensidad laboral que causaron en el Departamento de
Relatoría, Agenda y Actas las actividades del Congreso durante el mes comprendido
entre la semana del 17 de Setiembre y el martes 16 de Octubre (repárese que,
además de los cuatro sucesivos debates sobre la reforma constitucional, el Pleno y la
Comisión Permanente, ambos, se involucraron en cinco procesos de acusación
constitucional que demandaron que el personal permanezca laborando hasta poco
menos de las 3 de la mañana, además del debate sobre el proyecto de ejecución
humanitaria de la pena, la moción de censura a la Mesa Directiva, y los procesos de
acusación constitucional contra el congresista Becerril, el Fiscal de la Nación, y el juez
supremo Rodríguez Tineo)

ii. La falta de personal con experiencia con el cual atender las necesidades
funcionales regulares y extraordinarias del Área de Relatoría y Agenda. Desde Agosto
del año en curso, y además del cambio en la jefatura del Área, se ha requerido
recuperar la capacidad de atender normalmente la carga ordinaria de trabajo, la que
se ha visto mermada. Luego de haber contado en determinado momento con un
equipo de 10 personas con las cuales hacernos cargo del trabajo, la cantidad de
personal ha disminuido (sea porque dos personas de amplia y vasta experiencia de
trabajo pasaron al retiro, como porque no se renovó oportunamente los contratos de
trabajo a personal que se estuvo entrenando y capacitando para que se integraran al
servicio).

iii. Las insuficiencias en el proceso de gestión institucional generadas como


consecuencia de la injerencia del personal del gabinete de asesores de la Presidencia

8
del Congreso en los procesos regulares (sea en materia de la elaboración de
productos como la agenda, las plantillas o las autógrafas, como en el proceso de
asignación de personal para ocupar puestos clave para el cumplimiento eficaz de las
tareas por las que es responsable el Departamento de Relatoría, Agenda y Actas).

iv. La emergencia de sucesos personales imprevistos e imposibles de desatender,


como fue que la persona a quien se encomendó la elaboración de los decretos tuvo
una emergencia médica con su menor hija, la que estuvo hospitalizada entre el lunes
8 y el miércoles 10 de Octubre. La inasistencia por razones médicas justificadas
supuso una disminución de la eficacia ya que esa misma persona es la que tiene que
apoyar durante las sesiones del Pleno en las labores de Relatoría que, para cumplirlas
tenía que dejarse de atender otras como, en este caso, fue el retraso en la
elaboración del decreto, el mismo que se preparó entre el viernes 13 y el lunes 15
del mes en curso.

Consecuencias del desequilibrio entre la demanda y la capacidad


v. La cantidad de horas extras laborales del personal a cargo del trámite de los
expedientes (el personal con el que se sostienen las funciones en el Área de Relatoría
y Agenda laboró en promedio alrededor de 90 horas extraordinarias, además de su
jornada laboral), representa un riesgo agregado, porque en la medida en que mayor
sea el número de horas en exceso sobre la jornada laboral disminuye también la
capacidad y el sentido de alerta de quienes deben cumplir con la asistencia en el
apoyo y asesoramiento de la conducción que realiza la Mesa Directiva. Esta merma
se deduce de la saturación de las facultades físicas y mentales del personal, que
resultan de la fatiga y de la sobre exposición a la tensión y al estrés natural que es
inherente al apoyo durante el desarrollo de las sesiones (5)

vi. La duplicidad en el desempeño de cargos sin que se decida al personal que


reemplace a quienes deben cumplir más de una función (caso de la Jefa del Área de
Relatoría y Agenda, quien además de ocupar ese cargo, no podía dejar de realizar las
tareas operativas por las que era responsable antes de su designación; y el propio
caso del suscrito, que tuvo que desempeñar simultáneamente el puesto de Jefe del
Departamento de Relatoría, Agenda y Actas durante mes y medio) trae como

5
Sobre esta materia es necesario reparar que han sido varias las ocasiones en las que ha sido objeto
de mención en sesiones de trabajo organizacional la importancia de que se realice una evaluación de este
estilo de trabajo en materia de los riesgos que causa en la salud ocupacional del personal. Recientemente
ocurrió que como consecuencia de un informe médico hubo de desplazar a un servidor, el señor Roberto
Ruales, a otra dependencia porque mantenerse en el Departamento le causó severos problemas
cardiológicos y neurológicos (de precisarse los informes podrán solicitarse al Departamento Médico del
Congreso, en el que se documentó la situación crítica que se precipitó en el servidor señalado)
Afortunadamente la salud de otras personas aún no ha llegado a niveles de afectación en grado tal que les
impida continuar colaborando de manera permanente en las funciones que actualmente desempeñan. Es
imperativo, en este sentido, que se prevea la capacitación de personal o la incorporación al servicio de
profesionales calificados de forma que el ritmo de trabajo que debe seguirse período tras período, anual y
quinquenal, no arruine indebidamente las capacidades físicas, psíquicas y emocionales del personal, además
de las dificultades de carácter familiar que los excesos en el ritmo de trabajo causan entre nosotros.

9
consecuencia mayores dificultades en el rendimiento y en el desempeño de las
personas a quienes se encomiendan responsabilidades funcionariales dobles.

Severidad de riesgos en caso de mantenerse los desequilibrios


vii. Es previsible y razonable esperar que los desequilibrios generados entre la
demanda de acción y la capacidad efectiva para atenderla por el personal a cargo de
las funciones relacionadas con la tramitación de las acusaciones constitucionales
configure una situación de mayor severidad en los riesgos y peligros, los mismos que
pueden convertirse en consecuencias tangibles tanto en la dimensión política como
en la judicial.
La desatención de situaciones de riesgo causadas por este tipo de desequilibrio es la
que ha generado un grado inferior de atención en la capacidad de respuesta para
tramitar más prontamente las expectativas que la representación nacional se formó
sobre el trámite. Probablemente la mayor consciencia que se hubiera tenido de las
circunstancias en las que se ha debido operar habría permitido contar con la
disponibilidad de recursos temporales y humanos idóneos para que la frustración
experimentada no hubiese ocurrido ni tenido lugar.

*
* *

Por último, sobre esta misma materia adjunto una presentación en power point que me sirvió
como sustento para exponer ante el grupo de trabajo que convocó el congresista Gino Costa
Santolalla para determinar y explicar los alcances de lo acontecido, con el objetivo de evitar
que vuelva a ocurrir. Me reservo la atribución de remitir a usted, en cuanto me sea factible
conseguirla, copia del video en el que constan las intervenciones de quienes fuimos citados
para colaborar en el esfuerzo que realizó dicho congresista, entre quienes se contó con la
presencia de representantes de la Corte Suprema, del Ministerio Público, del Ministerio de
Justicia, del Ministerio del Interior, así como del propio Oficial Mayor del Congreso de la
República.

Acompaño igualmente el informe que presenté a solicitud del señor Oficial Mayor luego de la
decisión que, en ejercicio regular de su derecho, el señor Presidente del Congreso y su Mesa
Directiva adoptó de removerme del cargo de Director General Parlamentario que me solicitó
que desempeñara en Agosto del año en curso. Esa, no puedo evitar referirlo toda vez que
guardo la convicción que se trató de un acto insuficientemente informado, fue una decisión
con la que se salió al paso de una percepción que no tomó en consideración ni las
circunstancias, ni los antecedentes, ni las normas vigentes, ni los hechos. Si fuera como me lo
figuro, y como me he formado la opinión de que ha ocurrido, no podría dejar de deducirse
que el trato recibido por quienes fuimos removidos, públicamente primero a través de un
tweet, y luego con el Acuerdo de Mesa (6), sin antes haber solicitado información como la que

6
Es necesario referir que en cuanto el suscrito tomó conocimiento de la declaración del Presidente
del Congreso a través de las redes sociales (según la cual expresaba su coincidencia con la indignación que

10
presento para su mejor evaluación y consideración, fue un trato lesivo y, además,
inequitativo.

Para concluir, y dado que me resulta necesario expresarlo para satisfacer la dignidad y el
honor que me han sido afectados ante mi familia, ante la comunidad académica de la que
formo parte en las universidades en que dicto, no menos que ante los colegas con quienes
vengo sirviendo en el Congreso de la República en los últimos más de 30 años, no puedo dejar
de preguntarme de qué modo podré recobrar y de qué manera se me compensará por
habérseme, y por habérsenos atribuido, supuestas faltas sin antes conocerse qué impidió que
la remisión del expediente se realizara antes de lo que estuvimos en la capacidad material de
prepararlo y remitirlo.

Sin otro particular, quedo de usted,

Atentamente,

CÉSAR DELGADO-GUEMBES
DNI 07744997

Adj.: Copia del Acuerdo de Mesa del 22 de Agosto de 2012


Copia del Acuerdo de Mesa del 13 de Agosto de 2018
Copia del Oficio 293-215896-2018-2019-DGP/CR
Presentación de diapositivas Evaluación de riesgos para el desempeño del servicio
parlamentario. Caso Remisión de expedientes de antejuicio del juez supremo César
Hinostroza Pariachi y otros altos funcionarios a la Fiscalía de la Nación

manifestó el congresista Pacori respecto de la supuesta tardanza en la remisión del expediente a la Fiscalía
de la Nación), el mismo día 16 de Octubre, a las 4:30 de la tarde, solicité al personal de la Dirección General
Parlamentaria que se sirviera entregar en el Despacho de la Presidencia del Congreso mi carta en la que
ponía mi cargo a disposición. No obstante haberlo intentado dos veces entre las 4:30 y las 4:45 pm, se me
informó que el señor César Aliaga, asesor de la presidencia, dio instrucciones para mi carta no fuera
recibida. Por lo tanto no tengo otra evidencia de mi dicho que el testimonio del que puede dar fe la señora
Susana Su Rivadeneyra, secretaria de la Dirección General Parlamentaria, a quien encomendé el trámite al
que hago mención.

11