Está en la página 1de 9

1

lili ! Él JA o
<%

lilim v
sCt

¡POR PRIMERA VEZ!


La familia de Ramona
Parra habla sobre ella
documentos exclusivos
ESTE CARNET ES VALIDO

»—.2fi.OCI.1347...
e Certifico que la fotografía, impresión
Í¡ derecho, finna y demás
"


dígito -pulgar
datos 'gu$ liguran en este documento
,f-t> perteaS8»n a

)?e:
o>.

Firma del interesado.

!» o-S" I
PRONT. N? ^M¿J¿
■o v
®
I de v.' ,<:'.
VOTA. —

Esta número debe coincidir


! 8 con el de la fotografía.
o
$
mt.-

.X*.

<m

C v

9
JP^

•%»

*W»

i/W**'^.

*
.%

Por
primera \
familiares de la ¡ov
roína reciben a un grupo de perú
V V
£§sl!te*ti¡
tSSfüf

'.•'■''

>
militante, el de #3
HMi
entidad, su libreta d<
totaciones) y hasta el mismo traje que .
'•[.
En el sector oriente de la capi
tal, en una casita de un piso, có
moda, sobria, vive jun
pero muy
to a su familia Olga Parra Ala r-

cón, hermana de, Ramona, prime


ra mártir de las juventudes comu

nistas. ,;

Baja, morena, de linda estam


pa, tiene la serenidad de la mu
jer madura. Representa unos 50.
Tuvimos que hacer una larga in
dagación para llegar hasta ella y
convencerla, luego, de que rom -

piera el hermético silencio que te


nazmente había mantenido desde/
la muerte de su hermana. Pero
nuestra revista lleva el nombre de
Ramona y nos correspondía con
tar todas esas cosas que miles y
miles de personas quieren saber
sobre ella, pero que habían que
dado hasta ahora cubiertas por
una capa de misterio. «. ■

En

S? ■■.
el luminoso livinq, grandes
gomeros a la ventana. En
pegados
un rincón.,florero arreglado
un

con mucho gusto. Nos sentamos en

unos cómodos sillones rojos. Se


produjo un tenso silencio. Entonce#f
Olga Parra dijo: _

; m m
iS?— Desde que murió Ramona...
(y al pronunciar su nombre no pu
do controlar la emoción y estalló
en llanto.) "*?? .

—Ustedes me van a perdonar


—continuó—, pero cuando hablo de
mi hermana, no puedo dejar de
llorar. Parece mentira, después de
tantos años. . .

A nosotros se nos empezó a con


tagiar la emoción. Esperábamos
m
pacientes que comenzara a con
tarnos de Ramona.

—Bueno. Mi hermana fue ac


. .

cidentada para venir al mundo y


accidentada para irse. Y miren que
curioso, llegó un 28 y se fue un 28.

COMO LLEGO, COMO SE FUE

El 28 de mayo de 1926 nació


Ramona Parra. En esos tiempos se
estilaba que las mujeres se "mejo
raran" en la casa, así es que el pa
dre había contratado los servicios
de una partera. Esa noche, cuando
doña Aurelia (madre, de Ramona)
empezó a sentir los dolores, su ma
rido partió a buscar a la matrona.
Estaba lloviendo. La calle era un

barrial. La partera se negó. Oeses-


perado elvolvió a la casa y
padre ít"
'

-V, v
' ''
S
v '«|l
mandó tío a buscar un taxi.
a un <■
¿ti¡t :
"

Nació la niña. El auto no llegaba.


jkt^v ;'.í§¡ír; ¿JÉ8
Doña Aurelia desangraba. Ya,
se
Mk^ 'jimBHBmH^B
'
',/'

M ^■■■^.■i* ^«fl .

como último recurso, el padre hizo .

una manda a San Ramón.


:
'

m£"*y" &"■■ ■'■■" 7


*■*■-■■ Sfer:v':-'" ■'■■
*.
f
L<T pondré Ramona a la niña,
si llega; el auto antes de que la lla
ma alcance esta marca —prometió
haciendo cruz en la veja
le prendió
una
al santo, (ffí^
que
f Ti
-,'«'' Ü
El .auto apareció en el preciso
'

instante en que el fuego llegaba a


plipii ^^H»^H
la marca Por fin partieron, pero
¡lia la mitad del camino al taxi se le
reventó un neumático.

-r-Sigo así no más —gritó el an

gustiado padre—, yo le pagaré to-


p§|| los daños. Mi mujer necesita
*
'urgentemente atención médica, m

Alcanzaron a llegar al hospital y


doña Aurelia se repuso.

ETyj^qS MAS TARDE.


; ■

■'mi
|,2! de enero de 1946. La CTCH
había convocado a un mitin públi
co de solidaridad con los sindica

/ ":;/"*JÍI
'

tos dej las oficinas salitreras Mapo. r


|eho y ¡Humberstone. \% !1K j ^* ]■Hffi9í, ' '

:£-W*JSW¡*/J>e r^Ki 1
P Olga, larra: .
*:
'

—Ramona me dijo esa*mañana*


"Mejor que no vayas tú, porque va
o haber
jaleo, y tú ya tienes otras
responsabilidades. Tienes que cui
dar de fu hüo y tu marido".
Porque
ése era el pensamiento de ella. '
'

Siempre decía .qué cuando uno se


v 'jH ffl ssssV^Í^
entrega a la luchano puede adqui
lk«É^aaÉÉfe ■**• '

rir otras responsabilidades? Bue


no. .-. me pidió prestados'unos za RAMONA PARRA UN AÑO ANTES DE SU MUERTE,
patos de taco bajo, porque los de
CON EL HIJO DE UNA COMPAÑERA (ARRIBA).
ella los había mandado a
arreglar APUNTES DE IA AGENDA DE RAMONA PARRA.
y no se los habían tenido, pero yo
no tenia otros
para prestarle. Le pi
dió a ima amiga; pero '

tampoco se
consiguió. Total, dijo, si hay que
arrancar corro a pata pelada.
"Mi mamá nunca iba a nuestras
concentraciones, día* de- „ pero ese
eidió ir. Y yo le decía,
pero mamá'
para qué va a ir usted, sí usted no
va nunca. Y ella
contestaba: "Esta
tarde quiero ver a mi
hija en la :i¿m
marcha. Quiero ver a la Ramona".
Nadie le pudo sacar eso de la ca
beza. ,„.$ ^m€¿M
~;
A
A ■ A .

las siete de la tarde la Plaza


'

« í
Bulnes estaba totalmente repleta
por una muchedumbre de unas 20
mil Hombres y mujeres una bala Lo que no recuerdo si
personas.
que llevaban en sus brazos a niños en el ojo derecho o izquierdo, pero
de corta edad y muchos jóvenes se lo veló así para afuera un poco.

que esperaban ansiosamente el Esas fueron las últimas palabras de


instante en que el primer orador Ramona.
iba a abrir el combativo acto de
Olga Parra:
adnesión a los obreros del salitre.

Iris Figueroa, actualmente regi —Sí, Iris Figueroa estaba junto a


ella, Pero yo tengo otra versión.
dora del PC:
Cuando agredieron a Andrés Esco
El permiso que había extendi

bar la juventud empezó a cantar
do el Intendente de Santiago decía las canciones revolucionarias que
se cantaban en todos los actos. En
que el mitin teníamos que hacerlo
detiás del monumento a Bulnes. Pe tonces un carabinero hizo callar a
ro había demasiada gente y empe mi hermana y ella le contestó: MiiHtMklmWtil
zaron a pechar para que lo hicié
"—¿Quién es usted para venir a
ramos delante del monumento. En

tonces estábamos entremedio de la


hacerme callar? J0\
gente gritando que la concentra "Y el carabinero le pegó una ca
ción ya la íbamos a hacer frente a chetada. Ramona tomó un maletín
ía Alameda, cuando de repente un le de
que llevaba un companero y
oficial de Carabineros da la orden volvió el golpe al paco. Y él sacó
de apaleo. El compañero Andrés
. .
el arma y le disparó. Ese disparo
Escobar, que era parlamentario del fue como la voz,de mando para co
Partido, se identificó y le explicó menzar la matanza. Mi marido y

al oficial: "que más da que la con yo estábamos en la


terraza de uno
centración se haga atrás o adelan de esos edificios altos que rodean
te del caballo..." A pesar de eso, la Plaza Bulnes y vimos cómo dis
el oficial procedió y le rompió la paraban las metralletas directa
cabeza de un sablazo. Cuando la mente al cuerpo de la gente.
Se

gente vio correr sangre por la ropa pusieron unos de rodillas y otros
del compañero tuvo una reacción detrás, de pie.
inmediata y empezó. a enfrentarse
con los carabineros. ahí, con .
.,

Js 4* i'niu « ■ »*a tiemwtm^

que llevaban en sus manos.


El en- ENTRE DOS 28 U rtMsfcmil ét Mt> te» t*Ump »tet Jwt4m
frentamiento duró cinco minutos... ►t ■. (XH t> (rMBMtMU.* iUllááMSWL

violento. vemos que se va pro


.

duciendo un cerco policial y escu SU CARNET DE MILITANTE


El padre de Ramona era repar DE LAS JUVENTUDES
chamos un grito. Un oficial debe tidor de pan, pero era dueño de
haber sido el que dio la orden de sus medios de trabajo. Dice Olga

disparar. E inmediatamente la tro Parra:


pa empezó a disparar como una

metralleta. Hubo como -Nosotros no vivíamos con


especie de nos faltó
quien dice. una ráfcuja. Al prin
. .
abundancia, pero nunca

cipio todos creímos qu ; eran balas nada. Incluso podíamos darnos


de fogueo, pero <!■ repente un ciertos gustos. Por eso a mí me da nistas y pasábamos peleando con
compañero grita: "aírense al sue una cosa como... rabia, cuando nuestro padre, que era militante tli-l
lo". Las bala» habían comenzado a he leído por ahí que nuestro padre Partido. Claro que él nunca nos im
in puso nada. Pero un día, con muy
dar bote en el pavimento y nos di era poco menos que indiqente e

mos cuenta que caían he'idos. Nos cluso alcohólico. buen ojo, llevó unos jóvenes mili
tantes la casa. Y así conversón
otros nos tiramos de Inmediato al a
Ramona hizo sus primeros estu do con ellos nos fuimos vinculando
pasto y h- mos quedado frente al
dios en las Monjas Carmelitas y
Ministerio de Defensa. Ramona Pa
sintió vocación por los hábitos. Su
rra, un muchacho Bugueño, un
madre se opuso tenazmente, pero
profesor que -e llamaba Rodolfo en vista de la insistencia de Ramo "Ustedes no saben la sorpresa
Guzmán v /o. Entonces recuerdo
na mandó a la hermana mayor a que nos llevamos las tres al cono

'.|Uf quedamos quietitos y trata


nos
conversar con la madre superiora, cer la organización por dentro.
Era
mos sujetar a Ramona que era
de etntes de todo lo contrario de lo que nos ho-
que puso una condición:
muy., isí... impetuosa. Ella levantó entrar al noviciado la joven debía bían inculcado las monjas. Se tro
la cabeza no se paró en el pasto, taba de jóvenes sanos, que traba
estudiar en un colegio mixto, polo
y empezó a gritar: lear, ir a fiestas. Sí después de eso jaban con una gran mística por
la

-ASESINOS. . . TALES POR CUA seguía sintiendo "el llamado de justicia social. En vista de eso em
Ha
LES . . NOS MATARAN A NOSO- Dios", que volviera. pezamos a trabajar con ellos.
ciamos de todo. Desde organizar
TROS, PERO VENDRÁN MUCHOS Olga Parra:
fiestas hasta salir en la noche a ha
di"
DETRAS.
—Nosotras, las hermanas Parra, cer rayados. Hasta que el 15
en la
éramos jóvenes católicas anticomu- enero de 1944, en una fiesta
"Y después yo veo que, le llega
Se volvía loca con la
conga. La bai y dice que a la Ramona Parra le
laba con un compañero volaron los
panameño, sosos, casi me caigo
Néstor Porcell (actual profesor de muerta Hubo
. . . un momento que
lo Facultad de Filosofía). Pero cuan.
ya no
supe más de mi vida.
do se trataba de
trabajar, ella era
la primera. Se
entregó de lleno a
la lucha.
CORRIÓ SANGRE POR LAS CALLES
A pesar de que todos los
que la
conocieron cuentan que
Ramona
tenía gran cantidad de "preten El tiroteo duró casi siete minutos.
dientes", nunca nadie supo que hu Después las fuerzas policiales se re
ammBtü«o> biese tenido un novio o tan
siquie plegaron. La gente comenzó a aten
aifcs msjsw >MafS»v«swtsf

J^pMwis i* — yin**,
ra pololo. Su hermana mayor
un
der a los heridos. Los habitantes de
sostiene que. jamás se enamoró:
la^p rásate! los edificios cercanos
tirar sábanas y vendas
empezaron a
-
Lo que es amor
por un hombre, para atajar
Ramona la sangre de los lesionados. Hasta
lo sintió. Quizá el
nunca
ihawiÉlim <t»tM*MfÉ «M I único entusiasmo se echó mano a los diarios. Eran
que le notamos
i i hiáiimi '

i „ú,itd, ilMteA« 4»>^m tetfw


fue el compañero tantos los heridos que no se
podía
1* CWJw *• - *U » llwi» M* •«• ■: panameño. Siem
atenderlos a todos.
&• Uwtatt te p— » * te. p****. pre decía: "Quizá algún día me ca
se Pero por el momento tomé A pesar de la crueldad de. la
ya ma.
un
compromiso". sacre,los asistentes al acto no per
"Y miren
dieron su espíritu combativo. Se
lo que son las cosas,
tanto mi
marido como el de Flor pusieron a desfilar por las calles
del centro con los estandartes en
llegaron a la casa detrás de Ra
mona. Pero ella nunca les corres sangrentados, con las manos llenas
de sangre, con los diarios
pondió. empapa
r fó.v ;
dos en la sangre de los heridos: . .

i -is Los que llegaban al centro en mi


cro o en tranvía venían tranquila
OTROS TESTIMONIOS mente de su
trabajo, no sabían lo
que pasaba. En tiempos no se
esos

andaba con radios a pila en los


Todos los que conocieron a Ra
bolsillos. Miraban por la ventani
mona Parra tienen sólo palabras
lla y veían hombres,
de admiración que dedicarle. mujeres, jó
venes y niños ensangrentados que
Iris Figueroa: les gritaban. Muchos se bajaron de
COMUNISTAS,
PAGINA POR PAGINA. la locomoción y se unieron al des
—Ramona muchacha
era una
file.
dulce, buena
agradable,
amiga,
buena compañera. Yo la vi desde
muy niña, desde muy joven, inquie
ta y audaz
MURIÓ POR UNA CAUSA
para el cumplimiento
de las tareas. Así como se ve aho
ra a los
jóvenes, a las muchachas
—Yo siempre pensé de
quinta Los que salen en las noches a propa que una
Naranjos, nos entrega nosotras iba a
ron el carnet a las tres. ganda. En la misma forma se sa caer —rememora
crificaba Ramona Parra. Olga Parra—. Cuando la cosa se
Ramona por ese entonces estu puso muy fea la Plaza Bulnes,
en
diaba contabilidad en el Instituto Samuel Riquelme (dirigente del
yo partí corriendo con el coche
Superior de Comercio. Alcanzó in Comité Central del PC):
donde llevaba a mi hijo mayor,
cluso a hacer su práctica de conta-
Ramona era una muchacha

que era la locura de Ramona. Al
En el año 1945 entró a tra- ■ i. ■
realmente tierna, una ¡oven hermo
,
J Recalcine. Quería relacio
sa, pero a la vez, para emplear panero salió al encuentro
me
narse directamente los y me
con
trabaja términos de ahora, era una mujer dijo que habían
matado a Flor.
dores. Sus estudios los continuó en
brava brava en la lucha contra
cursos
vespertinos.
. .
.,
Francamente, yo no le creí. Al lle
el fascismo, de una valentía real
gar a casa, mi mamá ya había
-Claro que no
mente extraordinaria. vuelto de la concentración. Estaba
vayan a
pensar
ustedes que Ramona era como un
Estela Rosas, presidenta del sin muy triste sentada bajo el parrón.
apóstol. A ella le gustaba verse Había escuchado en la
dicato de Recalcine en 1946: radio, antes
"'en Era
muy preocupada de la de que pusieran la censura, el nom
r°pa y tenía estampa lucía
como —Con el poco tiempo que Ramo bre de algunos heridos, entre los
mucho. Era alta, de tez delgada, na estuvo en el laboratorio era
blanca, pelo castaño oscura, y unos que figuraba Ramona.
queridapor todos. Nunca nadie di
grandes ojos verdes. También le jo algoen contra de
ella, por eso, i Después, la radio no entregó más
gustaba bailar aunque n¿ tenía cuando yo estaba cerca del Teatro informes. La familia se sumió en
manos, las mismas manos que la
habían cuidado, que la habían aca
riciado, su madre procedió a ves
tirla.

AQUEL VESTIDO VERDE

—Yo tengo una reliquia que


nunca he mostrado en público, Pe
ro creo que ha llegado el momen

to de hacerlo. He guardado todos


estos años, intacto, el trgje que lle
vaba mi hermana el día de su

muerte.

Olga Parra parte a buscarlo,


Cuando lo desplegó ante nuestn
ojos, y lo vimos todo ensangrentó
do, sentimos un nudo en la gar
ganta. El ambiente se tiñó de una
emoción difícil de controlar. Noso
tros luchábamos por conservar
nuestra postura profesional y no

aquello
farde
negra
El 28 de enero de 1946, en el
último año de gobierno de Juan
Antonio Ríos, la CTCH (Confede
ración de Trabajadores de Chi
le) convocó a un mitin en la
Plaza Bulnes, a las 19 horas.

El gobierno estaba en manos

de Alfredo Duhalde, terratenien


te radical, por enfermedad del
'Presidente. Osvaldo de Castro,
amo de la COSATAN
(Compañía
Salitrera de Tarapacá y Antofa-
los y la noche cayó con todo su día que Ramona era más que su
gasta), entraba a La Moneda co
peso. . . Tocan a la puerta. Entra hija, que pasaba a ser un símbolo
mo a su casa. Después de cada
del pueblo chileno, una trágica re
un
compañero: visita salían de la casa presiden-
—Ramona ha muerto. presentación de las luchas de los
cial nuevas medidas represivas
trabajadores. Por eso comprendió
Se produjo un largo silencio. velada el local de contra los obreros del salitre.
que debía ser en
Tenso. Nadie se atrevía a abrir la la CTCH. El 17 de enero, en un campa
boca. Doña Aurelia tenía la pala mento de la Oficina Ma pocho,
bra: Al día siguiente fue a la morgue
a reconocerla. Eran 26 los cadáve cuando las mujeres llegaron a
—Mi hija ha caído por una cau la' pulpería a comprar los ali
res de la masacre, señalan Olga
sa, que esa causa la recoja.
Parra y su esposo. Oficialmente se mentos acostumbrados se en

Así dio a entender que compren notificaron seis muertos. Y con sus centraron con una novedad: to-
dejarnos llevar por el sentimiento.
Eran falda évasée y un bolera
una

entallado. Fondo blanco, con flor


citas verdes. En el bolsillo de la
chaquetilla, un pequeño y muy fe
menino pañuelo.

,— En el mismo momento que nos

dijeron que había muerto —comen


tó Olga— yo no me emocioné. Sa
bía que tarde o temprano una de
nosotras tenía qué caer. Después

empecé a notar su falta. Y a medi


da que pasa el tiempo parece que
cada vez es peor.

Lo que pasa es que Ramona Pa


rra no ha muerto. Está presente en
el mural del Mapocho, en cada
.muro rayado consignas de la
con

Jota, a la vuelta de cada esquina,


en todo lugar por donde hayan pa

sado las BRP, en tantas y tantas ta


reas y canciones de la juventud.

CLAUDIA LANZAROTTI.

do era más caro. La Compañía,


provocativamente, estaba vio
lando el acuerdo con el sindica
to de vender los alimentos a un

precio convenido. Las mujeres y


los obreros decidieron por lo
tanto no comprar.

El sindicato apoyó los recla


mos y pidió una explicación a
la Compañía. La COSATAN, sin
embargo, no explicó nada, man.
tuvo los precios y expulsó a va
rios de los que protestaban. To
dos los obreros de las Oficinas
Mopocho y Humberstone para
ron en solidaridad con el cam
pamento afectado. El 22 de ene
ro el
gobierno quitó la persona
lidad jurídica a los sindicatos en
conflicto. Esta torpeza, que bo
rraba de un plumazo las con
quistas sociales obtenidas des
pués de decenas de años, de lu
cha y sangre, levantó a Chile
entero.

Ese fue el motivo por el que


se convocó la concentración de
la Plaza Bulnes, donde Ramona
Parra Alarcón, de 19 años, en
contraría la muerte, asesinado
por la policía.

También podría gustarte