Está en la página 1de 8

CÓMO COGER EL LÁPIZ

CORRECTAMENTE
En casa, a veces los padres no se percatan o minimizan la importancia de que sus
hijos cojan el lápiz correctamente al escribir. Aun con la masificación de smartphones,
tablets y laptops, es imprescindible que los niños desarrollen destrezas manuales
entre las que destaca la escritura, que permitirá a los niños expresar, cómodamente y sin
forzar inadecuadamente sus articulaciones, sus ideas y conocimientos sobre el papel.

En el Nivel Inicial, coger el lápiz con el propósito de garabatear, dibujar o pintar, pue-
de ser para un niño más complejo de lo que uno cree. No es extraño observar pequeños que
ejercen excesiva fuerza o posicionan incorrectamente sus dedos al sostener un lápiz, debido
quizás a que su motricidad fina no ha sido suficientemente estimulada. Si este es el caso
de su niño, no es tarde para practicar actividades como las que proponemos a continuación:
• Usar juguetes pequeños, de encaje, armado, entornillado, desentornillado, enrosque,
etc.
• Hacer agujeros con el punzón en el tablero con microporoso y sobre el papel, de manera
libre al inicio, y luego con mayor delimitación.
• Manipular fichas de dominó, barajas, palillos. Resultará útil y divertido que el niño cuen-
te y reparta el material, pero también disfrutará haciendo castillos o construcciones
que demanden equilibrio.
• Jugar con ganchos de ropa, usando el dedo índice y pulgar (haciendo pinza).
• Ensartar lanas, pitas, hilo, nylon, etc., en bolitas, fideos huecos, sorbetes cortados,
etc.; particularmente las niñas se divertirán haciendo bijouterie.
• Rasgar y embolillar papel cada vez de manera más fina, haciendo pinza con los dedos.
• Modelar con plastilina.
• Aprender a utilizar los cubiertos al comer. También, pelar los alimentos que consumirá
por ejemplo el huevo duro, la mandarina, plátano, etc.
• Apretar esponjas o pelotas pequeñas de goma; estirar elásticos.
• Hacer juegos de sombras en la pared, simular tocar una trompeta, teclear el piano u
órgano.
• Pintar con témperas utilizando el dedo índice.
• Peinarse, abotonar y desabotonar sus prendas, subir y bajar el cierre de estas.
• Recortar siluetas que atraigan su interés.
• Manipular objetos pequeños. Los niños podrían ayudar en la cocina pelando arvejas,
habas, o escogiendo arroz, garbanzos, etc.
• Jugar con el niño a coger empuñando y soltando materiales como harina, arroz, trigo,
lentejas; incluso podría simular que necesita poner en bolsas una cantidad determinada
de estos alimentos para que su hijo le ayude a llenarlas utilizando solo las manos.
Paralelamente, es necesario enseñar, corregir y recordar al niño la forma
correcta de asir el lápiz, tanto en el entorno escolar como en casa, puesto que el hábito no se
incorporará o corregirá si se exige sólo en uno de estos. La constancia es clave para lograr el
objetivo. Es importante considerar que entre más maduro sea el niño, más difícil será
corregir un mal hábito, debido a que la memoria motora se va fortaleciendo con la práctica continua.
A continuación algunas formas incorrectas de coger el lápiz:

Como consecuencias de una mala prensión del lápiz podemos encontrar:


• Escritura lenta
• Cansancio al escribir
• Constantes interrupciones en los dictados para descansar
• Callos en los dedos
Es pertinente corregir la prensión del lápiz a partir de los tres años de edad, si ello cuesta
más trabajo de la cuenta entonces puede ayudarse con correctores ergonómicos o
utilizando lápices triangulares.

Si observa que a pesar de todos estos esfuerzos a su niño aún le cuesta coger
correctamente el lápiz, probablemente, sus articulaciones tengan mayor flexibilidad o
espasticidad que las del promedio, entonces se hace pertinente una evaluación con un
especialista.
Para terminar, indicamos algunas pautas importantes que les permitirán reforzar la
correcta escritura de sus hijos e hijas en casa:

El tamaño de la silla y mesa de trabajo debe ser proporcional


al cuerpo del niño. Al escribir uno debe estar cómodamente
sentado y con la espalda erguida. No permitir que el niño se
eche sobre los cuadernos.
El antebrazo que no interviene en la escritura debe
posicionarse también sobre el escritorio como
apoyo del cuerpo, con la mano encima del papel.

El lápiz debe cogerse con los dedos pulgar e índice,


apoyado en el dedo medio. No es correcto ejercer
mucha presión.

No coger el lápiz por la punta. Dejar el espacio necesario


para permitir a los dedos anular y meñique deslizarse
sobre el papel. La mano no debe ir flotando sino en
contacto con el papel, deslizándose sobre el mismo.
No se debe exigir al niño que la posición del papel o
cuaderno sea del todo recta, es apropiado que
tenga una inclinación en ángulo aproximado de 30º.

La forma para enseñar a escribir a los niños zurdos es la


misma que a los diestros; con la diferencia que el papel se
inclina ligeramente hacia el lado contrario, procurando que
la mano se sitúe por debajo de la línea de escritura para
permitirle ver lo que escribe.

REFERENCIAS
CONDEMARÍN Mabel y cols. (2008). Madurez escolar. Santiago AUTORA: Dayana Flores Tinoco
Editorial Andrés Bello 10ª edición DEPARTAMENTO
http://www.idauma.com/IDEP/art_influenciaPosicion.php PSICOPEDAGÓGICO
NIVEL INICIAL

Intereses relacionados