Está en la página 1de 4

117 | Reseña Bibliográfica

Reseña bibliográfica: D’Alessandro, L., Labrador Arroyo,


F. y Rossi, P. (a cura di) (2014). Siti Reali in Europa. Una
storia del territorio tra Madrid e Napoli. Napoli:
Università degli Studi Suor Orsola Benincasa. 281 pp.

Palabras clave: Sitio Real – Corte – Monarquía Hispana – Nápoles

Keywords: Royal Site – Court – Hispanic Monarchy – Naples

E
sta obra nace gracias a un convenio firmado por la Fundación de Roma-
Mediterráneo y la Universidad Sour Orsola Benincasa con el fin de realizar
un aporte a la ciencia y a la cultura indagando sobre la sociedad
mediterránea del siglo XVIII. Para tal objeto, los investigadores aquí
reunidos tomaron como eje de análisis a los Sitios Reales en Nápoles, Turín y Madrid.
Al inicio de esta obra nos encontramos con una presentación realizada por Lucio
d’Alessandro, quien hace mención de la falta de investigaciones, tanto españolas como
italianas, que tomen en cuenta el estrecho vínculo entre los Reales Sitios borbones de
Madrid y de Nápoles. Es decir, afirma que ambos espacios poseen raíces culturales
comunes y que sólo advirtiendo este componente se podrá ofrecer una lectura
renovada sobre la temática. Por tanto, el presente volumen tiene por objetivo trazar
algunas líneas interpretativas sobre los Sitios y su incidencia en la configuración de las
monarquías europeas (el caso español e italiano), incorporando el enfoque
interdisciplinar, que combina historia y arquitectura, y la metodología de los estudios
de corte ampliamente desarrollados por el equipo de investigación del IULCE
(Instituto Universitario La Corte en Europa).
En este sentido, el profesor Martínez Millán se encargó de redactar un apartado
titulado “La corte como modelo de organización política”, en donde resumidamente
expresó que el Antiguo Régimen europeo carecía de una organización estatalista y que
las monarquías se articularon en torno al modelo cortesano, es decir en núcleos o
instancias de poder en los que residía el “monarca con su Casa, sus Consejos,
tribunales y cortesanos” (p. 25), repartidos por los reinos y articulados en el territorio
bajo la jurisdicción del monarca, quien gobernaba como pater familias. En este sentido,
los Sitios Reales jugaron un importante papel en la conformación de las redes
residenciales sirviendo como herramientas de cohesión y control político.
A continuación, Félix Labrador Arroyo y Pasquale Rossi esbozaron una
introducción titulada “Entre Reales Sitios de España, ‘Coronas de delicias’, de los

Anuario de la Escuela de Historia Virtual – Año 8 – N° 11 – 2017: pp. 117-120. ISSN 1853-7049
118 | Daniela Alejandra Carrasco

Saboya y residencias napolitanas de los Borbones”. Labrador nos presenta brevemente


el Patrimonio Real que heredó Carlos V en Castilla, las nuevas construcciones de Felipe
II y Felipe IV, para, finalmente, demostrar la forma en que estos Sitios empezaron a
modificarse durante el siglo XVIII y de qué manera influenciaron en la formación y
evolución de la monarquía. Por su parte, Rossi reafirma la idea de observar el
funcionamiento de los palacios, tanto en España como en Italia, como espacios de
poder.
Luego, el apartado titulado “Territorio, organizzazione sociale e produzione”,
concentra dos artículos, “San Leucio. Un progetto sociale e culturale” y “San Leucio: un
caso singolare nell’urbanistica settecentesca” de Lucio d’Alessandro y Fabio Magnone,
respectivamente. En el primero, d’Alessandro describe el origen y las utilidades del
Sitio de San Lucio, es decir el proyecto que llevó a cabo Fernando IV para convertirlo
en un espacio social y cultural con una fábrica de seda propia, lo que significó una
novedad para la época. Por otra parte, Magnone estudió el urbanismo de San Lucio
desde su constitución como Real Sitio en 1750 hasta la interrupción del programa de
construcción en 1799. Para ello tuvo en cuenta su contenido social múltiple, económico
y jurídico.
A continuación, una sección de la obra que se titula “Siti Real in Spagna, Madrid e
dintorni” concentra cuatro artículos. En el primero de ellos, llamado “El personal de
los Sitios Reales desde los últimos Habsburgo hasta los primeros Borbones: de la vida
en la periferia a la integración en la Corte”, Hortal Muñoz exhibe, tal como lo menciona
el título, el desempeño del personal en los Sitios Reales durante el siglo XVII y
principios del XVIII, con el fin de observar el proceso de integración de estos lugares
periféricos al sistema de Corte a través de estos personajes. El segundo artículo tiene
por nombre “El gremio de la caza de volatería en tiempos de Felipe IV” y su autor es
Félix Labrador. Él define a la volatería como una actividad cinética y con propósitos de
representación, es decir como un espacio de encuentro entre el monarca y los
miembros más eminentes de la sociedad cortesana, que mostraba la jerarquía del
poder.
El tercer articulo se titula “Planos del siglo XIX para un Real Sitio del siglo XVIII: El
Real Sitio de San Ildefonso y su anexo el Real Bosque de Riofrío (1868-1869)” y fue
realizado por Luis Urteaga y Concepción Camarero. Los autores exponen, en primer
lugar, la descripción geohistórica del Sitio de San Ildefonso; en segundo lugar, analizan
la decisión de efectuar el levantamiento teniendo en cuenta el contexto de adversidad
política y económica del régimen isabelino; luego, estudian el curso de los trabajos de
campo, es decir las operaciones trigonométricas y los trabajos topográficos en San
Ildefonso y Riofrío; finalmente, realizan un balance documental del fondo inédito que
se conserva en el Instituto Geográfico Nacional.
Por último, el cuarto trabajo de este apartado es el que Enrique Castaño Perea
nombró “El Alcázar de Madrid en el siglo XVIII, Reformas para adecuarlo a la Corte de
los Borbones”. En esta oportunidad nos encontramos con una exposición de la

Anuario de la Escuela de Historia Virtual – Año 8 – N° 11 – 2017: pp. 117-120. ISSN 1853-7049
119 | Reseña Bibliográfica

transformación, desde el punto de vista arquitectónico, que atravesó el Alcázar de


Madrid después de la llegada de Felipe V hasta su desaparición en 1734. Fueron
repetidas las reformas realizadas por el primer monarca Borbón en España, quien no
ocultó sus gustos franceses en cada obra de construcción o decoraciones internas.
Una sección de la obra denominada “Siti Reali in Italia” cuenta con dos sub-
secciones; la primera llamada “Torino e dintorni”, y la segunda “Napoli e dintorni”.
Entre ambas contienen cinco artículos. Andrea Merlotti inaugura la primera sub-
sección con un trabajo titulado “La Corte Sabauda, Fra Seicento e Settecento”. El autor
efectúa un estudio sobre el tribunal de Saboya con un enfoque sobre el ceremonial y los
rituales relacionados a las prácticas de poder dentro de él. Analiza los cambios
introducidos en los años treinta del siglo XVII con la llegada de Cristina de Borbón
(1606-1663) y la introducción del estilo francés y algunos gustos artísticos españoles
que permanecieron por más de sesenta años. Contiguamente, el segundo y último
artículo de esta sub-sección sobre los Saboya la escribió Paolo Cornaglia y lo tituló “La
‘Corona di delizie’ dei duchi di Savoia e il nuovo sistema di residenze del Regno di
Sardegna nel Settecento”. Cornaglia resume en algunas líneas el establecimiento del
ducado de Turín en 1563 hasta su apogeo en el siglo XVIII. Para ello, este autor analizó
la imagen de la “corona de las delicias” que apareció en un volumen publicado por
Amadeo di Castellamonte en Turín en 1679. En él se representa al conjunto de
residencias que conforman al Palacio Real de Venaria, Sitio de Placer y Caza, y que
constituyeron un importante elemento de identidad del territorio.
Luego, los tres trabajos dedicados a Nápoles son los de Pasquale Rossi, Salvatore Di
Liello y Francesca Castano llamaron “Residenze e caccia durante il Regno di Carlo di
Borbone (1734-1759)”; “’E tutto doveva essere fedelmente rappresentato secondo l’arte
della caccia’: il paesaggio dei Siti Reali”; y “‘Un’altra Città nella campagna’. I Siti Reali
in Terra di Lavoro da luoghi strategici a spazi per la produzione”, respectivamente. En
el primero de ellos, Rossi observa la llegada de Carlos a Nápoles y la creación de las
condiciones sociales y políticas que este produjo para una reestructuración eficaz de la
ciudad. Para ello tuvo en cuenta la peculiaridad de este soberano debido a su doble
gestión, primero como monarca napolitano y luego como monarca español. No fue
casual que como hijo de monarcas hispanos el programa constructivo de los
asentamientos en el territorio de la capital napolitana corresponda a una lógica de
asentamientos ya determinados a lo largo del siglo XVII español. En el siguiente
capítulo se toma por objeto de estudio a la práctica de la caza como un ejercicio
simbólico del poder y del derecho exclusivo de propiedad sobre el territorio. Este
aporte es efectuado por Di Liello, a quien le interesa, novedosamente, observar dicha
práctica a través de su representación en las vastas colecciones de pinturas de las
residencias reales. El tercer título contiene un trabajo sobre el Sitio Real en Terra di
Lavoro, visto por Francesca Castanò como un lugar estratégico de producción durante
el siglo XVIII. En este periodo carolino se inició un programa de obras públicas que
invertía en territorios vecinos, especialmente en la llanura fértil de Caserta. Este

Anuario de la Escuela de Historia Virtual – Año 8 – N° 11 – 2017: pp. 117-120. ISSN 1853-7049
120 | Daniela Alejandra Carrasco

programa buscó la promoción de nuevas actividades en el área, tales como la


reorganización de las fuerzas productivas y de trabajo, así como la reorganización de la
agricultura dentro de la Corte.
Para finalizar esta obra, se ha incorporado un apéndice documental que condensa
informes de viaje en Sitios Reales napolitanos. También encontramos a lo largo de todo
el volumen vastas imágenes ilustrativas de los palacios aquí estudiados, de los planos
arquitectónicos, de pinturas artísticas, etc. A fin de cuentas, estos recursos ayudan a
reforzar una obra conjunta, que logra poner en perspectiva integrada la historia de dos
espacios distintos y complejos, pero demasiado influenciados entre sí. Hay que decir
que, efectivamente el libro completo constituye un aporte valioso a la historia política
de las monarquías europeas de los siglos XVII y XVIII, desde una profunda renovación
historiográfica, gran deudora de los nuevos estudios de corte, que tomó un objeto de
estudio antes observado mayormente por los historiadores del arte.

Daniela Alejandra Carrasco

Universidad Nacional de Salta


dalejandracarrasco@gmail.com

Anuario de la Escuela de Historia Virtual – Año 8 – N° 11 – 2017: pp. 117-120. ISSN 1853-7049