Está en la página 1de 295
é Julian Gabarre EL ROSTRO Y LA PERSONALIDAD INTELIGENCIA, CARACTER Y APTITUDES Conézease a si mismo, conocera y comprendera a los demas ee Morfopsicologia para: | __ Médicos, Psicdlogos, Maestros, Ejecutivos de empresa, Consultores, Abogados y para las perso- nas que deseen mejorar sus relaciones sociales, orofesionales o intimas. \ Ediciones Flumen CAPITULO I INTRODUCCION DEFINICION Segiin el fundador de la Morfopsicologfa, Dr, Louis Corman, Psiquiatra Investigndor francés, “es la ciencia de las relaciones entre In forma y el psi- quismo”. Jean Espinetta afiade que “es la ciencia que permite conocernos a nosotros mismos y a los dems a través del estudio de la forma de la cara”, Morfo indica formas y, a través de éstas, buscamos conocer y penetrar en la Psicologia de un ser. Es la ciencia para conocer el alma (psyche). Segiin Aristételes, etimolégicamente psyche significa alma. Para mi, siendo todas las definiciones de los autores anteriores irrefuuca- bles, lo ampliaria diciendo que “la Morfopsicologia estudia de manera cientifica el caracter, el modo de conocer a las personas, sus actitudes y las aptitudes por medio de la observacién del rostro y los elementos que componen Ia cara”. Para ello, la morfopsicologia dispone de un método para examinar las formas y directrices, asi como para interpretar estas formas, basados en tres campos: la biologia, la fisiologia y la psicolog Ningain ser es rigurosamente igual a otro, ni siquicra en caso de gemelos HISTORIA La morfopsicologia ha sido creada por el Dr. Louis Corman, Médico Psiquiatra, en Nantes (Francia), a partir de investigaciones comenzadas en el aio 1930 con su primera publicacién (“Quinze legons de morphopsychologie”, 1937).Se inspird en fuentes muy diversas de numerosos autores que, a menudo, se ignoraban entre ellos, y tuvo el mérito de hacer la sintesis. La morfopsicolo- gia demuestra que es capaz de encontrar silida a puntos de vista mas o menos cientifics s,a menudo muy antiguos, ¥ cémo han sido integrados por ella. 9 La anchura de la zona media, en un contexto de atonia, nos revela la necesidad de ser queride, pudiendo Iegar a una dependencia afectiva. La dimensién y forma de la nariz nos indican la generosidad 0 egocentris- mo. En un marco ancho y con una nariz pequefia habra menos altruismo natural que en una nariz grande que se proyecta espontaneamente hacia los demis. Una nariz aguileiia tiende a atraerse el beneficio de los contactos establecidos, Una nariz larga, atona (sin aletas) y con orificios cerrados tam- bién puede comunicarse bien, pero, en este caso, esa comunicacidn no sera altruista, pudiendo hacer una buena representacién, que siempre carecera de franqueza y genetosidad. No olvidemos que, como he dicho anterior- mente en él concepto de “atonia”, ésta, siempre que exista, nos esté hablan- do de “egoismo personal”, y una atonia en el nivel afectivo nos habla de egoismo personal y falta de autenticidad y espontaneidad en nuestras rela- ciones con el prdjimo. Sin embargo, una misma nariz tiene un significado distinto si el marco es estrecho o ancho y habra que interpretarlo integrindola en la dinamica del rostro, aunque es el elemento que dinamiza hacia afuera. El hueso de la nariz representa la madurez a nivel afective. La nariz que no sobresale de Ja cara tiene miedo a salir, a comunicarse. Los orificios nasales son la puerta de entra- th y de salida de Ia afectividad. Las personas con predominancia afectiva tienen constante necesidad de contactos afectivos y, por tanto, necesidad de presencia humana y de inter- cambios sociales, En este tipo de sujetos, los recuerdos afectivos predominan sobre otro tipo de evocaciones. Si la expansién afectiva es fuerte, el sujeto es “inocentemente” pesado, Las otras dos zonas, cerebral ¢ instintiva, aun estando en retraccién, tienen un papel secundario, Estos tipos necesitan menos las satisfacciones instintivas y la instruccién en la vida intelectual que el cariiio personal. Para ellos es mis importante el “representar” que el “ser” y el “tener”. Su inteligencia siempre depender4 del impulso dindmico que le otorgue esta expansion afectiva, pero nunca se regirin por el pensamiento, por la raz6n fria, sino, al contrario, todo estara impregnado por los sentimientos, a veces en contradiccion con esa raz6n; pero si esta zona domina de manera moderada en relacién a las otras dos y el tono es medio-alto “estamos ante la inteligen- cia del coraz6n”, que sin esfuerzo cerebral encuentran soluciones adaptadas al objeto de su interés, Si la expansidn afectiva ¢s exagerada o inarmoniosa serin exigentes y pesa- dos, impulsivos si le falta retraccién interiorizante; autoritarios y captativos si a tienen. No obstante, si esta parte domina ligeramente en telacién con las otras dos zonas y esti marcada por una aceptable Retraccién Frontal, con tono medio en 101