Está en la página 1de 2

MUROS DE ENTRAMADOS BAMBÚ

El bambú contiene una gran cantidad de almidón, el cual atrae a los


insectos, especialmente cuando el nivel de savia es alto. Por otro lado la
presencia de humedad puede propiciar la aparición de hongos y líquenes.
Para prolongar su durabilidad como material y calidad de la edificación de
bambú, es importante tener en cuenta lo siguiente: buenos procedimientos
en el tratamiento, secado, limpieza, transporte y almacenamiento del
material, protección por diseño, acabado y mantenimiento de la edificación.

EDAD: La edad que se considera más apropiada para cortar los tallos es
entre los 2 y los 6 años, dependiendo de la especie y su aplicación final.
Generalmente las especies más grandes requieren mayor tiempo para
alcanzar la edad de corte.
CORTE: el corte del bambú debe realizarse al ras y por encima del primer
o segundo nudo ubicado sobre el nivel del suelo, considerando una ligera
inclinación en el corte para que la lluvia no penetre en el rizoma
pudriéndolo; se utiliza un machete o una sierra.
Se debe someter a un secado que baje un 12% de humedad.
Posteriormente, el bambú no debe quedar expuesto a la humedad del suelo
pues es propenso a pudrición y al ataque de hongos.