Está en la página 1de 7

Características e importancia de los ríos Tigris y Éufrates

Río Tigris
La región de Mesopotamia está ligada ineludiblemente a los ríos Tigris
y Éufrates, pues su mismo nombre significa “tierra entre ríos”. Estos
cuerpos de agua, que se originan de forma individual, pero llegan a
unirse, fueron la fuente de recursos de la llamada cuna de la civilización,
donde se encontraron las evidencias más antiguas de la domesticación
de animales.
El Tigris, de corriente más rápida que la del Éufrates, es el río más
oriental de los dos.
Características
Fluye a través de Siria, Turquía e Irak en el suroeste de Asia. Nace a
unos 30 kilómetros de la fuente del Éufrates en el lago Hazar de la
región de los montes Tauro, localizados en el sur de Turquía, y se
mueve hacia el este y después hacia el sur a lo largo de 400 kilómetros
de tierras turcas y unos 44 kilómetros de territorio sirio. Tierras abajo,
se une al Éufrates cerca de la localidad de Al-Qurnah; la confluencia de
ambos ríos da origen a un solo cuerpo de agua que se ha nombrado
Shatt al-Arab. Posteriormente, este desemboca en el Golfo Pérsico.

Río Tigris en Mosul, Irak. / Autor de la imagen: Sgt. Michael Bracken.


Por ser esencial fuente de recursos como alimentos y agua dulce, las
orillas del río Tigris son lugar común de poblaciones humanas. A lo largo
de su recorrido pasa por ciudades cultural y económicamente
importantes como Mosul, Bagdad y Samarra, a través de regiones
áridas y semiáridas. En total, la longitud del Tigris se estima en unos
1,850 kilómetros. Drena una cuenca de 375,000 km2 y descarga en
promedio alrededor de 1,014 km3/s. Es alimentado por algunos ríos,
como el Gran Zab, el Pequeño Zab, el Diala, el Botan, el Garzar y el
Jabur.
Formación
Los datos sobre el origen y la evolución del río Tigris es escasa, aunque
se sabe que ha estado activo durante los últimos 13 millones de años.
A través del tiempo, el flujo de agua ha tallado gargantas y un valle en
las partes inferiores.
Flora y fauna
Se conoce alrededor de 55 especies de peces del río Tigris, de las
cuales unas 46 son nativas y 7 son endémicas, y 6 especies de
anfibios, entre los que destaca Neurergus crocatus debido a que es
cada vez más difícil de observar. Algunos de los peces son Tenualosa
ilisha, Oxynoemacheilus frenatus, Leuciscus vorax, Cobitis avicennae y
Salmo tigridis. Un molusco bivalvo típico de la cuenca es Unio crassus,
y los roedores Nesokia indica y Nesokia bunnii ha sido visto en las
llanuras y pantanos, respectivamente.
En realidad, la flora y fauna del río es poco diversa y algunas especies
se conocen muy poco.

Río Tigris en Bagdad, Irak. / Fotografía de Zzztriple2000.


Importancia económica
Debido a que las aguas del Tigris fluyen por terreno eminentemente
montañoso, no fueron fáciles de aprovechar. Pese a esto, el Tigris es
comercialmente más importante que el Éufrates, con importantes
ciudades a sus orillas como Bagdad y Mosul, ambas de Irak.
Los recursos hídricos del río son aprovechados principalmente para el
riego de cultivos, el consumo de la población y la generación de energía
hidroeléctrica. Hay muchos embalses que contienen los flujos de agua
y evitan inundaciones. La navegación se limita a algunas pequeñas
embarcaciones; el comercio a través del río disminuyó en el siglo XX
debido a la construcción de líneas ferroviarias y carreteras.
Amenazas
Existe cierta contaminación en las aguas alrededor de las ciudades
ribereñas de los tramos inferiores, aunque en las partes altas,
incluyendo Irak, la calidad del agua parece ser buena. Se sabe que la
salud del río está afectada por la alta tasa de evaporación, la
acumulación de sales y sedimentos, la baja calidad del suelo en la parte
baja del sistema Tigris-Éufrates, las variaciones climáticas y el mal
drenaje.
Río Éufrates
Junto con su vecino el Tigris, creó una región fértil: el Valle de
Mesopotamia, en donde se desarrollaron las primeras ciudades-estado
del mundo. Ambos ríos son parte de la historia, cultura, política y
economía de los países que ahora ocupan sus cuencas.
Características
El Éufrates es el río más largo del suroeste de Asia, y
consecuentemente, es más largo que el Tigris. Se estima que mide
alrededor de 2,800 kilómetros de longitud, desde su nacimiento en
Turquía hasta su finalización en Irak, a través de parte de Siria. Su
cuenca hidrográfica mide cerca de 500,000 km2 y abarca zonas de
estos 3 países, así como de Kuwait y Arabia Saudita. Su fuente no es
ningún lago o glaciar, sino que se forma a partir de la confluencia de los
ríos Karasu y Murat, situada a más de 3,000 metros de altitud.
El río se mueve en dirección al sur-sureste hasta que, en Irak, al norte
de Basora, se une al Tigris y forman el río Shatt al-Arab, que finalmente
desemboca en el Golfo Pérsico. Muy pocos ríos le proveen aguas; en
Siria solo el Sajur, el Balikh y el Jabur son afluentes, de los cuales este
último es el más significativo al proporcionar la mayor descarga del
líquido. Una vez que entra en Irak, el Éufrates no cuenta con otro
afluente.
El Éufrates es el río más largo del suroeste de Asia, y
consecuentemente, es más largo que el Tigris.
El agua del río proviene principalmente de las lluvias y de la nieve
derretida, además de los ríos mencionados y algunos pequeños
arroyos. La mayor parte del flujo de agua se deriva de las
precipitaciones en las tierras altas de Armenia, y los mayores
volúmenes de agua se producen usualmente de abril a mayo. En
promedio, la descarga de agua es de 356 m3/s, con un máximo de 2,514
m3/s.
Formación
Los orígenes del río Éufrates no son muy conocidos. Ya en el Cretácico
se formó una depresión, llamada graben o fosa tectónica, en donde las
aguas se asentarían y los sedimentos se depositarían en capas
sucesivas. En el Mioceno temprano, un pequeño estrecho marino
conectó el proto-Mediterráneo con las cuencas marinas (sí, de agua
salada) de la región mesopotámica en el noroeste de Siria y la región
adyacente de la actual Turquía.

Belleza del río Éufrates. / Autor de la imagen: Sergeant James


McCauley.
Flora y fauna
El río Éufrates, al igual que el Tigris, es un cuerpo de agua sui generis
al fluir en medio de una gran región árida. Sin embargo, gracias a las
aguas y su influencia en la zona entre los ríos, se formó un área fértil
que es parte de la histórica región conocida como “Creciente Fértil”,
cuya forma de media luna se extiende desde la cuenca del sistema
Tigris-Éufrates hasta parte del Nilo, en Egipto, a través de Asiria y al
norte del desierto de Siria y la península del Sinaí.
Las bondades del agua permiten la vida de muchas plantas y animales,
algunos de gran singularidad. Por ejemplo, la tortuga de caparazón
blando del Éufrates (Rafetus euphraticus) solo habita la cuenca del
Tigris-Éufrates y algunos otros ríos del Medio Oriente; destaca por la
falta de placas óseas que normalmente endurecen el caparazón de las
tortugas. Los peces más comunes en las aguas son los ciprínidos,
también llamados carpas (Cyprinidae), como Tenualosa ilisha,
Acanthobrama marmid, Alburnus caeruleus, Aspius vorax, Luciobarbus
esocinus, Alburnus sellal, Barbus grypus y Barbus sharpeyi, además de
especies de otros grupos taxonómicos como Glyptothorax cous
(Sisoridae), Nemacheilus hamwii (Mastacembelidae) y
Turcinoemacheilus kosswigi (Balitoridae). Es posible que el molusco
Melanopsis nodosa persista en el tramo iraquí.
La cuenca es residencia de aves acuáticas y no acuáticas,
mamíferos, insectos y anfibios. Destacan el pájaro carricero de
Basora (Acrocephalus Griseldis), el turdoide iraquí (Turdoides
altirostris), el cormorán pigmeo (Phalacrocorax pygmaeus), el ánsar
chico (Anser erythropus), el jerbo Gerbillus mesopotamiae y la nutria
europea (Lutra lutra).
En gran parte de la cuenca superior crecen matorrales xerófilos y
algunos tipos de árboles como los robles, pero cerca de la frontera entre
Siria e Irak, el paisaje, transformado en estepa, se compone de plantas
bajas, arbustos como Artemisia herba-alba y gramíneas como Poa
bulbosa. A lo largo de las orillas del río arbustos, juncales y algunos
tipos de plantas acuáticas encuentran su lugar.
Importancia económica
El Éufrates fue y es uno de los pilares de muchos de los pueblos del
Oriente Medio. Sus aguas hacen los suelos cercanos fértiles y aptos
para la agricultura, lo que proporciona alimentos, especialmente de
cereales como el trigo y la cebada, así como de árboles como la higuera.
El agua dulce es necesaria para beber, bañarse, cocinar y realizar otras
actividades básicas, y es fuente de pescado. Por todo esto, el río se
convirtió desde la Antigüedad en una vía para comerciar, si bien sus
aguas no son aptas para el paso de grandes embarcaciones. En la
actualidad, es navegable hasta la ciudad de Hit, en Irak.
Su agua dulce es necesaria para beber, bañarse, cocinar y realizar otras
actividades básicas, y es fuente de pescado.
La creación de plantas de energía hidroeléctrica es un elemento muy
importante para la economía de la región, ya que esto ayuda a
proporcionar electricidad a las ciudades de Irak, Siria y Turquía. En total,
más del 70 por ciento del agua de la cuenca del Éufrates se usa para
generar energía hidroeléctrica, regar cultivos y proporcionar agua
potable.
Amenazas
Las numerosas represas y sistemas de riego a lo largo del curso del río,
especialmente aguas arriba, han causado cambios en la descarga de
agua, y subyace el temor de que el volumen de agua se reduzca mucho
antes de llegar a Irak. Existen discusiones sobre los derechos del uso
de agua entre Turquía, Siria e Irak, y las sequías son cada vez más
notorias, especialmente en los últimos tramos del río. Además, las
marismas y pantanos cerca de Basora están prácticamente destruidos
desde la década de 1990, cuando el entonces gobernante Saddam
Hussein permitió su drenaje para obligar a muchas personas árabes a
salir de la zona.
La contaminación del río es otro problema. Los vertidos de aguas
residuales provenientes de la agricultura, las industrias y los hogares
afecta la calidad del agua, y el tramo de Irak sufre de una alta
salinidad que se incrementa a medida que el río fluye aguas abajo.
El Tigris y el Éufrates son los dos ríos más importantes de Mesopotamia.
Ambos ríos confluyen para formar el Shatt al-Arab, que a su vez
desemboca en el Golfo Pérsico.
Por otro lado, son dos ríos de vital importancia en la Biblia, sobre todo
el Tigris, cuyo nombre en hebreo es Hidekel, y del que podemos decir
lo siguiente:
Hidekel. - Nombre hebreo del río Tigris (nombre griego), uno de los
«cuatro brazos» que regaban el Edén (Gn 2.24; cf. Dn 10.4).
Los dos principales afluentes del Hidekel, el Zab-al-Kabir y el Zab-al-
Asfal, nacen en las montañas de Armenia y Qurdistán.
Aproximadamente después de mil ochocientos kilómetros de recorrido
se une al Éufrates, y con el nombre de Schattal-Arab desemboca en el
golfo Pérsico. En la actualidad facilita el comercio entre las ciudades de
Bagdad, Basora y Mosul.