Está en la página 1de 6

La enseñanza es una actividad realizada conjuntamente mediante la

interacción de elementos: uno o varios profesores o docentes o facilitadores,


uno o varios alumnos o discentes, el objeto de conocimiento, y el entorno
educativo o mundo educativo donde se ponen en contacto a profesores y
alumnos.
La enseñanza es el proceso de transmisión de una serie de conocimientos,
técnicas, normas, y/o habilidades. Está basado en diversos métodos, realizado
a través de una serie de instituciones, y con el apoyo de una serie de
materiales.
Sistematización de la Enseñanza

Al hablar de sistematización de la enseñanza como un elemento de la


educación, se intenta incorporar una metodología científica a los elementos que
interactúan y la conforman, y de la interacción de esos elementos, es posible
elaborar una estrategia que los organice para lograr un aprendizaje efectivo.

Los componentes básicos de la sistematización de la enseñanza son:

1. La especificación de objetivos

2. La evaluación del aprendizaje

3. Los métodos de enseñanza

De hecho es muy parecido al presentado anteriormente, la diferencia estriba en


que es más explícito, pues señala la forma como se interrelacionan y
retroalimentan cada uno de los elementos básicos del proceso, haciendo de
esta manera, más flexible la aplicación del modelo

El empleo de este modelo, implica la realización de dos fases, la de


planificación y la de aplicación.

La planificación implica el diseño o selección de los elementos primordiales del


proceso: objetivos de aprendizaje, instrumentos de evaluación tanto
diagnóstica o previa como final, métodos, medios y técnicas de enseñanza-
aprendizaje.

Sin embargo la fase de aplicación es diferente al anterior modelo, reside en que


si los conocimientos previos no son suficientes o si los estudiantes ya poseen
los conocimientos implicadas en los objetivos, a especificar otros objetivos de
aprendizaje menos complejos en el primer caso o de mayor complejidad en el
segundo.

Obviamente, el docente requiere de fundamentos de la forma de aplicación del


modelo, de dominio de los procedimientos a seguir, tanto para diseñar como
para seleccionar los elementos básicos, esto implica:

Diseñar objetivos de aprendizaje


Diseñar instrumentos de medición y evaluación

Aplicar congruentemente los métodos, medios y técnicas de enseñanza-


aprendizaje, afines con los planteamientos establecidos.

Los objetivos de la enseñanza Los objetivos de la enseñanza constituyen


componentes rectores en el proceso de enseñanza aprendizaje; son directrices
pues definen el propósito y las aspiraciones que queremos lograr en los
estudiantes como fin del proceso docente educativo, por lo que responden
siempre a la pregunta

¿PARA QUÉ SE ENSEÑA Y APRENDE?

RECOMENDACIONES PARA SU ELABORACIÓN.

• Enúncielos en forma directa, clara, su alumno tiene que entender que se


espera que el realice.

• Seleccione un solo propósito para cada objetivo, si tiene más de una


intención entonces elabore uno para cada una de ellas.

• Siempre tienen que ser orientados hacia los alumnos.

• Debe buscar un vocabulario apropiado al tipo de alumno.

• Mantenga latente esta su intención a lo largo de toda su actividad docente.

• Determine con qué (contenido) se espera que logre las acciones su alumno.

• Precise bien de su derivación y del sistema de clases que habilidad espera


qué se convierta

• En aprendizaje.

• Comience siempre con la habilidad que se propone lograr en esa actividad


docente ella es el núcleo de los objetivos

• Conciba la habilidad en infinitivo para que le quede claro que se tiene que
lograr ahora.

• Determine el nivel de asimilación, este se refleja en la habilidad, y puede ser


reproductivo, o productivo.

• Determinar el nivel de profundidad, que se establece con los contenidos


asociados a ella.

• Determinar el grado de sistematicidad.


La enseñanza no procura cualesquiera resultados, sino que los esfuerzos de
maestros y aprendices (docentes y dicentes, más exacto según diversos
autores) se encaminan a la obtención de aquel resultado previsto inicialmente
en el objetivo.

Este papel que tiene el objetivo de enseñanza de servir de guía, de orientación,


en la labor conjunta del docente y del aprendiz es lo que le otorga a dicha
categoría su carácter rector, término que equivale más o menos a dirigir, guiar,
conducir, orientar.

Objetivo y resultado

En la enseñanza suelen obtenerse resultados que no eran el objetivo (se haya


o no logrado también éste). Entre estos resultados, los puede haber esperados
(aunque no declarados, etc. porque no eran el objetivo), pero sí previstos y
otros incluso imprevistos.

La obtención de estos otros resultados no tiene que ser considerada negativa,


así como el no logro del resultado formulado como objetivo tampoco tiene que
tomar siempre una connotación negativa, pues no pocas veces los resultados
imprevistos o sencillamente diferentes al que constituye el objetivo, llegan a ser
mejores, incluso creativos. Valga aclarar que los resultados creativos son de
dos tipos también: previstos e imprevistos.

Sin embargo, en la práctica suele infundadamente considerarse mala una clase


si el objetivo no se logró, sin importar el resto de los resultados. Una clase
puede ser magnífica a pesar de no lograrse el objetivo, ya sea por:

 Su mala determinación y formulación - y aquí la deficiencia no está en la


clase en sí, sino en su preparación
 O porque las condiciones esperadas variaron. Por ejemplo, hay
profesores a quienes se les evalúa de mala una clase porque el día de la
visita de control algunos alumnos se enfermaron, no asistieron y por
tanto, no expusieron su parte correspondiente del seminario, lo cual se
requería para el logro del objetivo de la clase, por todos, o sencillamente,
porque se considera dogmáticamente que con tantos ausentes una clase
no puede ser buena.
En la educación tradicional podemos encontrar currículos carentes de
innovación, limitación didáctica y metodología, mientras que en la educación
moderna participan activamente tanto el docente como los alumnos, las
herramientas digitales incentivan la creatividad e ingenio de los estudiantes y
se puede encontrar practicidad y divulgación de los conocimientos a través de
plataformas didácticas (internet).

Los métodos lógicos, imitativos, deductivos pertenecen a la educación


tradicional mientras que en la educación moderna los métodos utilizados son
psicológicos, inductivos, creativos y activos.

Los contenidos inmutables, fijos y


de cultura clásica pertenecen a la educación tradicional, mientras que los
contenidos innovadores, cambiantes y centrados en una cultura dinámica los
podemos encontrar en la educación moderna.

En estas dos concepciones podemos encontrar dos tipos de relaciones


profesor-alumno: una de ellas es escasa, con diálogo ocasional y fría, mientras
que la otra es mucho más dinámica, transversal.

En cuanto a la evaluación, podemos decir que en la educación tradicional se


centra en la comprobación del aprendizaje de los conocimientos, tiene mucho
énfasis en la memoria. En la educación moderna la evaluación es una
comprobación del progreso del alumnado, pone énfasis en el desarrollo de
capacidades.

En la concepción tradicional, se reducía a ser una repetición. No solamente el


alumno debería repetir lo que estaba en los libros, el profesor también. La
duración de la lección estaba regulada a cuarenta y cinco minutos o a una hora
por el criterio de la resistencia de la inteligencia y memoria en la captación de
datos.
En la concepción moderna, la lección horaria, es reemplazada por sesiones
de trabajo que se rigen por el criterio temporal múltiple, variable según sea la
naturaleza, de la actividad en que se está empeñado, y lo que la experiencia
recomienda como más adecuado.

La educación tradicional también se denomina educación consuetudinaria o


educación convencional. El principal motivo de la educación tradicional es
transmitir a la próxima generación los valores, las habilidades de conducta y la
práctica social necesarias para su supervivencia. En la educación tradicional el
estudiante aprende acerca de las costumbres y la tradición de la sociedad en la
que vive. Este tipo de educación se imparte principalmente a los estudiantes
por medio de la recitación oral. Hay mucho menos trabajo escrito o trabajo
práctico. Los estudiantes simplemente se sientan juntos y escuchan al maestro
u otro que recitará la lección. Lo tradicional no incluye las pruebas escritas,
pero incluye algunas pruebas orales que no son muy formales. La educación
tradicional está muy lejos del uso de la ciencia y la tecnología. Ni la educación
sobre las ciencias que estudiamos hoy en día con gran detalle se imparte en el
sistema educativo tradicional. El sistema de educación tradicional incluía
básicamente el conocimiento sobre costumbres, tradiciones y religiones. Es por
eso que se llama educación tradicional.

La educación moderna es muy diferente de la educación tradicional. La


educación que se enseña en las escuelas de hoy es la educación moderna. La
educación moderna enseña sobre las habilidades requeridas hoy que son las
habilidades de la ciencia y de la tecnología, ciencia de la ciencia médica etc.
Además de escuchar, la educación moderna incluye la escritura, la
visualización, la imaginación, y las habilidades de pensamiento. Este tipo de
educación también incluye pruebas escritas para examinar si los estudiantes
están aprendiendo correctamente o no. Esto se hace de una manera muy
formal. La metodología utilizada para la enseñanza es muy interactiva. La
educación moderna es sólo una evolución de la educación tradicional que se
impartió a los estudiantes hace unos años.