Está en la página 1de 3

Diez problemas que la ciencia no resuelve

Ramiro Velásquez Gómez

Si tuvieran una varita mágica, los laboratorios sobrarían. Por eso, unos
pasan toda la vida a la espera de que les llegue la partícula ansiada.
Otros se sumergen toda su existencia en tejidos, células y genes en
busca de la respuesta a las enfermedades de los humanos. La ciencia
avanza, pero el camino es largo.

Por resolver quedan decenas de grandes temas, centenares de


preguntas. Unas, para simplemente conocer nuestros orígenes y
destino, otras para mejorar nuestra vida. Estas son algunos de los
grandes temas no resueltos.

¿Cómo comenzó la vida?


Los primeros elementos bióticos conocidos datan de hace unos 3.500
millones de años, según hallazgos en Australia. Si se formó en las
fisuras volcánicas del fondo del mar, o la trajeron cometas, como
defienden algunos, no es nada claro hoy. La Tierra primitiva no cuenta
aún toda su historia.

¿Hay vida en otro planeta?


En más de 715 planetas exteriores detectados hasta hoy, solo hay una
posible Tierra. Pero no se conoce aún su atmósfera. No se ha
detectado, de acuerdo con el Instituto de Astrobiología de la Nasa,
ninguna evidencia de vida en otro mundo. La sonda Curiosity, camino
a Marte, buscará responder la pregunta en nuestras inmediaciones.
Las lunas Europa y Ganímedes de Júpiter con otros sitios para
esculcar.

¿Existen otras dimensiones?


La teoría de cuerdas predice la existencia de seis más a las
conocidas, inobservables en la práctica pues estarían compactadas y
funcionarían en un nivel micro. La teoría de las supercuerdas sugiere
que existen de 10 a 26 dimensiones. Ninguna teoría de estas es de
plena aceptación, aunque van ganando en evidencias. Si son válidas,
¿se podrán observar esas dimensiones desconocidas?

¿Existen otros universos?


La existencia de otros universos ayuda a explicar algunas
coincidencias extrañas sobre el nuestro, dicen astrofísicos como
Daniel Mortlock del Imperial College London. Los investigadores
estudian fluctuaciones en la radiación de fondo de microondas que se
produjo tras el Big Bang para determinar si hemos chocado con alguno
de esos universos. Hasta ahora, nada comprobado.

¿Cuántos elementos existen?


Son 92 los elementos existentes en la naturaleza, pero en laboratorio
se han creado muchos más, inestables, que solo viven unos instantes.
En diciembre se aprobó elnobmre de lso 110, 111 y 112. El del 114 y
116 está en elección. El Joint Institute for Nuclear Research afirmó
haber hallado los elementos 113, 115, 117 y 118, pero la confirmación
está pendiente. Para unos, la teoría limita la existencia de elementos a
137, pero otros creen que se puede ir más allá según la edición de
octubre de Scientific American.

¿Cuántas especies hay en la Tierra?


Al momento se han clasificado 1.300.000 especies y cada año se
reportan unas 15.000 más. El último estimativo de los grupos de Boris
Worm y Camilo Mora, de Nueva Escocia y Hawai, habla de 8.7
millones de especies, con una desviación de 1.3 millones. Con esa
cifra no están de acuerdo muchos científicos que aún hablan de 50 o
100 millones de especies. El camino es aún largo.

¿Cómo funciona el cerebro?


Aunque se conoce mucha parte, falta bastante por conocer.
Recientemente se ha descubierto el camino de procesos que derivan
en el almacenamiento de los recuerdos, pero quedan vacíos, como por
ejemplo ¿cómo un recuerdo es traído de nuevo tras haber sido
almacenado? Tampoco se responde bien una inquietud elemental que
para algunos marca la diferencia entre humanos y animales: ¿qué es
la conciencia? Interconecta varias áreas cerebrales, pero su
entendimiento sigue elusivo.

¿Existe la fuente de la eterna juventud?


Hace dos semanas, científicos de Boston University publicaron la
identificación de marcas genéticas en personas de longevidad
excepcional, genes asociados a quienes han sobrepasado los 100
años. Pese a ello, no se sabe con exactitud hasta cuánto podría
extenderse la vida de un humano. El límite, parece, está dado por las
células. Si la gente vive más hoy, es por avances en la medicina y los
hábitos saludables, pero cada día más las personas que llegan a una
edad avanzada tienen menor calidad de vida.

¿Se puede curar el cáncer?


Gracias a la prevención, las técnicas quirúrgicas y de tratamiento y a
cierto avance en las medicinas, hoy más personas sobreviven al
cáncer. Este no es bien entendido aún por la ciencia. En 2010 la FDA
aprobó Provenge, la primera vacuna terapéutica contra el cáncer de
próstata. Las ideas terapéuticas se encaminan a fortalecer el sistema
inmunitario, lo que podría ser fundamental para controlar un cáncer en
sus primeras etapas.

¿Se puede crear la vida?


Desde que Craig Venter anunció en 2006 la creación de una célula
bacteriana con genoma artificial, la carrera por crear una forma de vida
a partir de la nada retomó impulso. El camino no es fácil e incluso
muchos científicos consideran que será imposible. De hecho, la célula
de Venter no es totalmente artificial. La ilusión parece lejana y debe
luchar contra regulaciones diversas, pero varios laboratorios trabajan
sin desmayo con ese objetivo.