Está en la página 1de 4

Personajes: Narrador, Cenicienta, Hermanastra 1, Hermanastra 2,

Madrastra, los ratones, el gato, el mayordomo, los guardias,


príncipe, el rey, hada madrina, ayudantes de vestido, gente para la
fiesta.
Narrador: Cenicienta, era una dulce y amable joven que vivía con
sus dos hermanastras y la madre de ellas. La joven no recibía más
que malos tratos. (Las dos hermanastras se encuentran en el
salón hablando del palacio).

Hermanastra 1: (Gritando)
¡Cenicientaaaa! Tráeme mis zapatos y sóbame el juanete.

Hermanastra 2: (Gritando)
¡Cenicienta ¿terminaste de lavar mis vestidos? quiero q me depiles
el bigote pelito por pelito

(Cenicienta entra en escena a toda prisa con los zapatos en


mano)

Cenicienta: (Se dirige a la hermanastra y le da los zapatos)


Aquí tienes tus apestosos zapatos (Se dirige a la otra aquí esta
he lavado tus feos vestidos…
hermanastras: uihs madre, cenicienta nos está molestando.
Narrador: En eso llega la madrastra.

Madrastra: Cenicienta, ¡deja ya de fastidiar a mis hijas!, no pierdas


más tiempo y anda a planchar ahora mismo.

Cenicienta: Si Señora como diga usted.

Narrador: Antes de que Cenicienta se marche a cumplir con más


labores. Un paje de palacio llama a la puerta

Paje: Buenos días, traigo esta carta del palacio, el príncipe está
invitando todas las candys digo señoritas de esta casa . (Le ofrece
la carta).

Cenicienta: Muchas gracias, (Tomando la carta)


que tenga buen día. (Cierra la puerta) ¡Una carta de palacio!

Ratones: cenicienta ábrela, ábrela, vamos a ver q dice (corren los


ratones)
Hermanastra 1: (Le quita la carta)
¡Dámela! Cenicienta es para mi

Hermanastra 2: (Le quita la carta a su hermana)


¡Déjame a mí! Ni lo pienses es mia

Madrastra: (Les arrebata la carta) ¡Niñas, niñas! Esto es para mí!


no se peleen (Abre la carta y lee).
Su majestad se complace en invitar a todas las candys de esta
región a un baile que se celebrará esta noche en honor al
príncipe… El príncipe escogerá su media naranja para casarse.

Hermanastras: (Bailando y saltando)


¡Arreglemos los mejores vestidos! Por q esa voy a ser yo!!!

Cenicienta: (triste) yo no tengo que ponerme.

(Se ríen las otras tres)


Madrastra: No digas tonterías y sigue limpiando, porque chusma y
con esas fachas no entra al Palacio.

(Salen las tres por un lado del escenario riendo y por el lado
contrario Cenicienta, se marcha cabizbaja)

Narrador: Se arreglaron para el baile con los mejores vestidos y


dejaron a Cenicienta llorando en un rincón. Pero de pronto ella
recibe una visita inesperada. (El Hada Madrina entra a escena
agitando su barita).

Hada madrina: Buenas noches mi niña, ¿Por qué lloras tanto?

Cenicienta: (llorando) Buenas noches señora. Lloro porque no he


podido ir al baile de palacio; no tengo un vestido, ni tampoco un
coche que me lleve hasta allá.

Hada madrina: No te preocupes hija mía, yo te daré todo lo que


necesites para q vayas al baile del palacio. (Agita su varita
mágica y entra por un costado del escenario un coche y un par
de ayudantes que embellecen a Cenicienta, colocándole un
hermoso vestido).

Hada madrina: ¡Estás lista! Vamos, vamos, apúrate o llegarás


tarde, a ver tráeme a esos ratones esa calabaza y a ese gato
gruñón, veremos q sale. (aparece una hermosa carrosa…

Cenicienta: (feliz) Muchas gracias Hada madrina.


Hada madrina: Pero eso sí, deberás regresar antes de las doce, a
esa hora mis hechizos se rompen

Cenicienta: Así lo haré.

Narrador: Cenicienta, se monta en el coche y sale a Palacio. Ahí


todos quedan asombrados con su belleza.

El rey: oh!! Mira esa flaquita que está entrando hijo, caele caele, ya
es hora de que te cases,

El príncipe: pero pa yo estoy bien así.

El rey: (molesto) nada, eh dicho que si no te pones la soga al


cuello digo te casas no te heredare mis chacras, y menos mi
palacio.

El príncipe: ok, ok, está en algo la condenada, voy a bailar con


ella, hola bonita, ¿quieres bailar este guanito?

Cenicienta: si, claro q si!!

El príncipe: qué raro, nunca te había visto, vives por aquí.

Cenicienta: si vivo cerca.

Narrador: En ese momento dan las doce las campanas del palacio

suenan ding dogn

Cenicienta: (asustada) ¡Tengo que irme!, se me acaba el tiempo,


muchas gracias me divertí mucho. ¡Adiós!. (Sale corriendo)

Príncipe: No te vayas por favor. Dime quien eres donde vives


dame tu numero y wapsapiamos.

Narrador: El Príncipe corre tras de ella, pero ya es demasiado


tarde, la bella cenicienta se ha esfumado, solo dejo atrás un
oloroso zapatos. (Él recoge el zapato). Días después el paje de
palacio visita casa por casa midiendo la zapatilla a todas las
muchachas del reino, pues el Príncipe dispuso que se casara con
aquella muchacha a la que le quede el zapato. Llegó entonces
hasta la puerta del hogar de Cenicienta ring dong…

Madrastra: Cenicienta abre la puerta.


Narrador: Las desesperadas hermanastras, no dieron tiempo a los
saludos, de inmediato pasaron al paje para que les midiera la
zapatilla.

Hermanastra 1: Ese es mi zapato, ¡Póngalo en mi pie! (El hombre


se inclina y lo prueba). ¡Basta, basta!, me lastima, es demasiado
pequeño.

Hermanastra 2: ¡Entonces es mío! Yo tengo el pie más


pequeño. (El hombre lo prueba en ella) ¡Bah!, si en mi pie no ha
entrado, seguro ninguno lo hará.

Cenicienta: Falto yo

Madrastra: Pero qué tontería, anda a la cocina

Paje: Es verdad faltas tu

Madrastra: No le haga caso, es solo una sirvienta.

Paje: perdón señora nadie puede faltar. Acérquese señorita.


(El hombre lo prueba en ella). ¡Le queda perfecto! (Sale
corriendo a Palacio para dar aviso al Príncipe).

Narrador: Y así fue como el príncipe encontró a la dueña de sus


quincenas, digo Cenicienta. Para casarse y vivir felices por
siempre con sus amigos los ratoncitos a su lado, mientras q su
madrasta y hermanastras la pasaban muy mal…

También podría gustarte