Está en la página 1de 17

ELEMENTOS BÁSICOS DE FÍSICA NUCLEAR

1. DEFECTO DE MASA

Cuando nos planteamos la cuestión de pesar un núcleo atómico tenemos dos


opciones:

1ª) Cálculo teórico: determino el número de protones que tiene y lo multiplico


por la masa del protón. Determino el número de neutrones que tiene y lo multiplico
por la masa del neutrón. Finalmente sumo las dos cantidades obtenidas.
2ª) Determinación experimental: utilizando un espectrómetro de masas (ver
apéndice).

El valor obtenido experimentalmente es siempre menor al obtenido de forma


teórica. De hecho, si ocurriera al revés el núcleo no sería estable, no existiría. A este
defecto entre la masa calculada de forma teórica y la masa determinada
experimentalmente se le denomina defecto de masa y se puede determinar (en
u.m.a.) según la siguiente expresión:

donde Z es el número atómico, mp es la masa del protón, A-Z es el número de


neutrones, mn es la masa del neutrón y M es la masa del núcleo determinada
experimentalmente.

Este defecto de masa equivale a energía:

que se denomina energía de enlace del núcleo. Es la energía que se libera cuando
los nucleones constituyentes del núcleo se unen (desde el infinito) para formar el
núcleo o, también, la energía necesaria para romper el núcleo totalmente.

Las energías de enlace de los núcleos son enormes, oscilan entre 2’2 MeV
para el deuterio y 1640 MeV para el isótopo bismuto-209. Tengamos en cuenta
que un kilogramo de gasolina tiene una energía interna de 4’6 · 104 kJ y que un
kilogramo de núcleos, por término medio, desprenden al formarse 1012 kJ, es decir,
unas veinte millones de veces más energía. Todos sabemos lo que se puede hacer
con un kilo de gasolina.

En lugar de energía de enlace del núcleo se suele hablar de energía de enlace


por nucleón, que se obtiene de dividir la primera entre el número de nucleones que
tiene el núcleo considerado. La gráfica siguiente representa cómo varía esta energía
de enlace por nucleón (ΔE/A) con respecto al número másico (A) para los diferentes
isótopos conocidos.
Se puede observar que cuanto mayor es la energía de enlace por nucleón más
estable es el núcleo, no obstante a partir del hierro esta energía empieza a disminuir
paulatinamente. El núcleo más estable es el hierro-56. al que corresponde una
energía de enlace de 8’8 MeV/nucleón. Las mayores energías de enlace por nucleón
se presentan para números másicos comprendidos entre 40 y 100 aproximadamente.

Si un núcleo pesado se divide en dos núcleos más ligeros (fisión nuclear), o si


dos núcleos ligeros se unen para formar uno más pesado (fusión nuclear), se
obtienen núcleos más estables, es decir, con mayor energía de enlace por nucleón
entre los productos de la reacción nuclear que la que tenían el o los núcleos de
partida.

Problema:

Determina el defecto de masa, la energía de enlace y la energía de enlace por nucleón para
el núcleo de carbono-12.

Solución:

El defecto de masa de un núcleo es la diferencia entre la masa de sus constituyentes y la


masa real del núcleo.

Como el número atómico del carbono es Z=6, su núcleo está formado por seis protones y
seis neutrones. La masa total de estas partículas es la siguiente:
Masa de 6 protones = 6 · 1’0073 6’0438 u
u =
Masa de 6 neutrones = 6 · 1’0087 6’0522 u
u =
Masa total . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12’0960 u
...
Masa del núcleo de carbono- 12’0000 u
12 =
Defecto de masa . . . . . . . . . . . . . . . . 0’0960 u
..
Como 1 u equivale a 931 MeV, la energía de enlace será:

E = 0’096 u · 931 MeV/u = 89’4 MeV

El núcleo de carbono-12 está formado por 12 nucleones, en consecuencia, la energía de


enlace por nucleón es:

APÉNDICE: ESPECTRÓMETRO DE MASAS.


Este instrumento se utiliza para determinar la masa de átomos y moléculas así como
para determinar la abundancia relativa de los diferentes isótopos que contiene un material.
El primer espectrómetro de masas fue diseñado por J. J. Thomson y posteriormente fue
perfeccionado por F. W. Aston, J. Dempster y K. Bainbridge.

Un esquema básico del espectrómetro es el siguiente:


Los cationes del átomo que se quiere estudiar se
aceleran entre las láminas L1 y L2, entre las que existe
una diferencia de potencial de varios miles de voltios.
Después los átomos pasa a través de un selector de
velocidades compuesto por un campo eléctrico y otro
magnético perpendiculares, por lo que sólo pasan los
iones que se mueven a una determinada velocidad.
Luego los iones se encuentran con un campo
magnético B perpendicular al plano de la figura y
describen una trayectoria circular que cumple:

Como la razón v/qB es la misma para todos los


iones, los radios son directamente proporcionales a las
masas de los iones. Los iones más pesados describen
circunferencias de mayor radio.

Como los iones de masas diferentes describen


trayectorias distintas, inciden sobre la placa
fotográfica o sobre otro detector, en posiciones
distintas. La masa del ion se puede calcular a partir
de su velocidad y del radio de la semicircunferencia
descrita.

2.RADIACTIVIDAD.

Todos los núcleos atómicos son susceptibles de desintegrarse más o menos


lentamente. El núcleo de hierro-56 que es el más estable también se puede desintegrar
aunque lo hace muy, muy lentamente. De todos los isótopos conocidos se dice que
son estables aquellos que no se desintegran o permanecen sin desintegrarse durante
muchos miles de años.

Los núcleos inestables se desintegran convirtiéndose en otros núcleos que


pueden ser a su vez estables o no. Desde que se formó la Tierra han desaparecido
muchos núcleos inestables que se han transformado en otros estables: son los más
rápidos en desintegrarse, pero aún quedan núcleos que se están desintegrando. A estos
elementos que todavía quedan, inestables, se les llama elementos radiactivos
naturales. También se han sintetizado en laboratorio o en centrales nucleares
elementos inestables, llamados radiactivos artificiales.

El primer elemento radiactivo natural encontrado fue el uranio por Henri


Becquerel en 1896. Dos años más tarde los esposos Curie descubrieron el radio y el
polonio.

Se llaman elementos radiactivos porque en un primer momento se creía que


emitían rayos cuya naturaleza no se conocía, pero que eran capaces de velar placas
fotográficas. Este nombre ha permanecido aunque posteriormente se ha comprobado
que la “radiación” que emiten son en realidad partículas en su mayor parte.

En la radiactividad natural se pueden encontrar tres tipos diferentes de


emisiones radiactivas (también tres tipos de radiaciones): radiación α, radiación β y
radiación γ.

Radiación α:

Consiste en la emisión por parte del núcleo inestable de una partícula α, es


decir de un núcleo de helio-4

Esta partícula suele ser


emitida por núcleos grandes
(uranio, torio, radio,
plutonio….). La explicación de
esta emisión es la siguiente: en
los núcleos pequeños se
observa que el número de
protones es aproximadamente
igual al número de neutrones,
pero en núcleos mayores
(estables) el número de
neutrones es mayor al de
protones para compensar la
repulsión electrostática
creciente debido al aumento de
cargas positivas en el núcleo.
En la gráfica adjunta se han
representado el número de
neutrones de los núcleos
estables frente al número de
protones de los mismos. Se
puede observar que la igualdad
entre el número de protones y
neutrones en un núcleo atómico
estable se mantiene para
números atómicos inferiores a
30 y a partir de entonces se
desvía de esa tendencia cada
vez más.

Cuando los núcleos son muy grandes llega un momento en que el exceso de
protones es grande, las repulsiones eléctricas entre ellos son tan grandes que ya ni un
exceso de neutrones puede compensar y el núcleo “simplemente se deshace de 2
protones y dos neutrones” emitiéndolos en forma de partícula α. Por ejemplo, el
radio descubierto por el matrimonio Curie contiene un isótopo, el radio-226, que es
un emisor α según la siguiente reacción:

vemos que la el radio, al perder dos electrones pasa a tener número atómico 86, es
decir, pasa a ser radón. Como también se han perdido dos neutrones el número
másico se ha reducido en 4 unidades, se trata del isótopo radón-222. Se observa en la
reacción anterior, que podemos llamar reacción nuclear, se debe conservar en todo
momento la carga total (protones) y el número de nucleones.

El descubrimiento en 1913 de las leyes que regulan el desplazamiento en las


transformaciones radiactivas se debe a K. Fajans y a R. Soddy y llevan el nombre de
leyes de Fajans-Soddy. Para el caso de la emisión α hemos visto que cuando un
núcleo emite una partícula α, el nuevo núcleo disminuye en 4 unidades sus
nucleones y en dos unidades sus protones. En general:

La partícula α es relativamente pesada y su carga eléctrica (2+) la hace


interaccionar rápidamente con el entorno; ello hace que sea emitida a velocidades no
muy altas. La partícula α tiene un poder de penetración muy pequeño, siendo
detenida por una lámina de cartón o unos pocos centímetros de aire. No es capaz de
atravesar la piel de nuestro cuerpo. No obstante, es peligrosa por ingestión de un
emisor α (o por respiración de polvo radiactivo) ya que en el interior del cuerpo,
durante su corto trayecto produce ionizaciones locales y alteraciones químicas muy
importantes.

Radiación β:

Consiste en la emisión, por parte del núcleo, de una partícula β y de un neutrino.


La partícula β es en realidad un electrón rápido y el neutrino es una partícula neutra y
de masa despreciable. Para las pretensiones de estos apuntes, el neutrino no se tendrá
en cuenta.

Se suele producir cuando la relación A-Z/Z es demasiado grande, entonces en


el núcleo un neutrón se transforma en un protón:

Esta es la explicación de que un núcleo emita electrones. ¿Cómo es posible


que de un núcleo atómico se emitan electrones? Acabamos de ver que lo que en
realidad ocurre es que uno de los neutrones del núcleo, de carga nula, se divide en
dos partículas, un protón y un electrón (la carga neta sigue siendo nula). Por
ejemplo, el isótopo carbono-14 es un emisor β, circunstancia que se puede
aprovechar para datar la antigüedad de restos fósiles. La reacción de desintegración
correspondiente sería:

por curiosidad vemos que en este ejemplo la relación A-Z/Z es 8/6 = 1’3. Otro
ejemplo de emisor β es el bismuto-214:

La ley de Fajans y Soddy para la emisión β establece, por tanto, que cuando un
núcleo emite una partícula β, se transforma en un nuevo núcleo cuyo número de
protones ha aumentado en una unidad y sus nucleones no han variado, en general

Las partículas β se emiten con velocidades próximas a la de la luz, su masa es


mucho menor que la de las partículas α y, por tanto, su poder de penetración en mucho
mayor. Son frenadas por unos metros de aire, una lámina de aluminio o unos
centímetros de agua. Podemos imaginar que el material que frena una partícula
radiactiva no es indicativo de su peligrosidad; sí lo es lo que la partícula puede hacer
mientras está siendo frenada.

Radiación γ:

En este caso sí se trata de una radiación propiamente dicha ya que en los dos
casos anteriores son partículas concretas. Por tanto, se trata de ondas
electromagnéticas emitidas por los núcleos radiactivos cuya longitud de onda es muy
pequeña siendo, por tanto, muy energéticas.

La radiación γ acompaña generalmente o a la emisión α o a la emisión β ya que


el núcleo que emite estas partículas queda en un estado excitado de energía. Vuelve a
su nivel o estado fundamental emitiendo energía en forma de cuantos de radiación γ.
Por tanto, una emisión γ no cambia la naturaleza de la especie que la emite.

El poder de penetración de los rayos γ es considerablemente mayor al de las


partículas α ó β. Atraviesan el cuerpo humano y sólo se frenan con planchas de plomo
y muros gruesos de hormigón. La radiación γ es muy peligrosa para la vida en general.

Ley de desintegración radiactiva:

Los tres tipos de radiactividad mencionados aquí son los que se presentan en
los núcleos radiactivos naturales. No son, sin embargo, los únicos tipos de
radiactividad. En núcleos radiactivos artificiales se han observado otros tipos de
emisiones radiactivas como la desintegración β+ o la captura electrónica. El estudio
de las características de estas emisiones se aleja de las pretensiones de estos apuntes
aunque se puede decir que toda emisión radiactiva (natural o artificial) sigue una ley
conocida como ley de la desintegración radiactiva.

En 1900 Rutherford sugirió que el ritmo de emisión radiactiva de una sustancia


disminuye exponencialmente con el tiempo. Los procesos radiactivos son aleatorios,
han de estudiarse estadísticamente, basando las deducciones en el cálculo de
probabilidades: de probabilidad de que un núcleo concreto se desintegre en un instante
concreto.

Para ver cómo es este estudio imaginemos una muestra con N0 núcleos
radiactivos en el tiempo t0. Cuando pase un tiempo t , parte de los núcleos se han
desintegrado y quedan concretamente N núcleos radiactivos (N<N0).

La velocidad de desintegración será el ritmo de cambio del número de núcleos


radiactivos en función del tiempo transcurrido, es decir:

Se puede comprobar (Rutherford y Soddy, 1902) que esta velocidad es


proporcional al número de núcleos existentes, es decir:

donde λ es llamada constante de desintegración, característica de cada núcleo y cuyas


unidades son, en el S.I., s-1 (aunque no debemos confundirla con la unidad de
frecuencia). El signo menos de la ecuación anterior indica que el número de núcleos
disminuye con el tiempo.

Si reordenamos la ecuación y consideramos intervalos de tiempo


infinitesimales, los incrementos pasan a diferenciales:

Si queremos conocer el número de núcleos (N) que quedan después de un


tiempo (t), siendo N0 el número de núcleos al principio, debemos integrar
Las dos últimas ecuaciones son dos
formas de expresar la ley de desintegración
radiactiva. Es una expresión general aplicable a
cualquier desintegración radiactiva. La
representación gráfica de la última ecuación nos
da una idea de cómo va disminuyendo el número
de núcleos radiactivos desde una cantidad
inicial para tiempo cero (figura adjunta)

Otros términos o conceptos muy


utilizados en el análisis de la desintegración
radiactiva son 3:

1- Actividad o velocidad de desintegración: es


la velocidad de desintegración, es decir el
número de emisiones de una sustancia por
unidad de tiempo. Su unidad en el S.I. es
el becquerel (Bq), que es una desintegración
por segundo. Por tanto:

donde Ao = λNo es la actividad en el instante inicial.

2- Periodo de semidesintegración: o periodo de semivida (T1/2), es el tiempo que


tiene que transcurrir para que el número de átomos radiactivos de una muestra
determinada baje a la mitad. Apliquemos esta definición en la ley de desintegración
radiactiva:
A modo de ejemplo, en la tabla siguiente aparecen los periodos de
semidesintegración de algunos núcleos radiactivos.

Berilio-8 Polonio- Aluminio- Yodo- Estroncio- Radio- Carbono- Rubidio-


213 28 131 90 226 14 87
10-16 s 4 · 10-6 s 2’25 min. 8 días 28 años 1600 5730 años 5’7 ·
años 1010 años

3- Vida media (τ): es el promedio de vida o tiempo que, por término medio, tarda un
núcleo en desintegrarse. Es la inversa de la constante de desintegración:

Familias radiactivas

Si el periodo de semidesintegración del radio


es de sólo 1600 años, ¿cómo es posible que fuera
descubierto en la pechblenda (mineral de uranio)
por el matrimonio Curie si la edad de la Tierra es
lo suficientemente grande como para que ya no
hubiera ni rastro de elemento?

Se puede comprobar que con ese periodo de


semidesintegración, de una muestra inicial en la
tierra de N0 átomos de radio, en 4500 millones de
años, el número de átomos habría bajado en un
99’999982%, es decir, sería indetectable. Marie y
Pierre Curie procesaron varias toneladas de
pechblenda para obtener un gramo de radio, pero
con el porcentaje calculado la cantidad debería
haber sido mucho mayor.

La respuesta está en que el radio-226 que


actualmente hay en la pechblenda es un núcleo
resultado de una desintegración radiactiva del
torio-230 que a su vez procede de la
desintegración radiactiva del uranio-234, que a su
vez procede de la desintegración radiactiva del
protoactino-234, que a su vez procede de la
desintegración radiactiva del torio-234 que, por
fin, procede de la desintegración radiactiva del
uranio-238. El radio-226 va apareciendo en el
mineral a medida que se van desintegrando
sus “progenitores”. El primero de la lista, el
uranio-238, tiene un periodo de
semidesintegración de 4’51 · 109 años, lo
suficientemente grande como para ser
responsable de que todavía exista el radio-226.

Una serie radiactiva, también familia


radiactiva, es una serie encadenada de
desintegraciones radiactivas que desembocan en
un núcleo estable no radiactivo. En la naturaleza
hay 4 series radiactivas que se nombran
atendiendo al núcleo que empieza la serie.
Existen además un gran número de series
radiactivas artificiales.

A modo de ejemplo, aparece en la figura


adjunta la serie radiactiva del Uranio-238.
En la tabla siguiente aparecen las características más relevantes de las cuatro
series radiactivas naturales.

Serie Nº másico Núcleo padre T1/2 Núcleo final


1’39 ·
Torio 4n Torio-232 plomo-208
1010 años
2’25 ·
Neptunio 4n+1 Neptunio-237 bismuto-209
106 años
4’51 ·
Uranio 4n+2 Uranio-238 plomo-206
109 años
Uranio - 7’07 ·
4n+3 Uranio-235 plomo-207
Actinio 108 años
La columna del número másico significa que todos los números másicos de los
núcleos de cada serie responden a esa expresión siendo n u número entero.

El periodo de semidesintegración del neptunio no es lo suficientemente grande


como para que este núcleo exista en cantidades “apreciables” a no ser que se busque
en una gran cantidad de mineral, sin embargo el actinio-89 que forma parte de esta
serie si tiene un periodo de semidesintegración alto.

Problema

En una muestra de madera de un sarcófago ocurren 13536 desintegraciones en un día por


cada gramo, debido al 14C presente, mientras que una muestra actual de madera análoga
experimenta 920 desintegraciones por gramo en una hora. El período de semidesintegración
del 14C es de 5730 años.
a) Establezca la edad del sarcófago.
b) Determine la actividad de la muestra del sarcófago dentro de 1000 años.

Solución:
a) Hay que pasar los dos datos de actividad a desintegraciones por segundo. En ambos casos
el dato ofrecido es por gramo de muestra, por tanto, en el caso de la muestra del sarcófago:

Para el caso de la muestra actual la actividad se puede considerar como actividad en el


instante inicial pues es un trozo de madera es de las mismas características a la del sarcófago:

Por otra parte, con el dato de T1/2 podemos conocer la constante de desintegración del
carbono-14:

De la expresión de la actividad todo es conocido y podemos obtener el tiempo transcurrido:

t = 1’276 · 1011 s = 4045 años.


b) Dentro de 1000 años (1000 x 365’25 x 86400 = 3’156 · 107 s) el sarcófago tendrá una
antigüedad de 5045 años (1’592 · 1011 s). Su actividad será de

Problema

Una muestra de una sustancia radiactiva de 0’8 kg se desintegra de tal manera que, al cabo
de 20 horas, su actividad se ha reducido a la cuarta parte. Calcule el periodo de
semidesintegración.

Solución

En primer lugar, 20 horas son 20 · 3600 = 72000 segundos.

La actividad inicial de la muestra se debe a los 0’8 kg de sustancia radiactiva que hay al
principio.

En 20 horas dicha actividad ha bajado a la cuarta parte según informa el enunciado del
problema. Por tanto, la cantidad de muestra se debe haber reducido a la cuarta parte de la
inicial:
- Al cabo de 72000 s, A = A0/4 = 0’25·Ao
- Cantidad de sustancia radiactiva que queda = 0’8/4 = 0’2 kg
No obstante, la cantidad de muestra no es necesaria para resolver el problema:
Tenemos ahora los datos necesarios para calcular T 1/2:

Problema

Tenemos 70 gramos del isótopo radiactivo cromo-51 (artificial), con un periodo de


semidesintegración de 27 días. ¿Cuántos átomos quedarán de dicho isótopo al cabo de seis
meses?

Solución

Con el dato del periodo de semidesintegración obtenemos la constante de desintegración


del cromo-51:

Por otra parte, 70 gramos de cromo-51 son

Tenemos ya todos los datos necesarios para calcular el número de átomos que quedarán al
cabo de seis meses (6 x 10 x 86400 = 1’56 · 107 s)

3- REACCIONES NUCLEARES.

Una reacción nuclear es un proceso de combinación y transformación de las


partículas y núcleos atómicos. Una reacción nuclear se representa mediante una
ecuación que muestra el proceso en el que intervienen núcleos atómicos. Ya se han
visto a lo largo de estos apuntes algunas reacciones referentes a procesos radiactivos ya
que la desintegración α y β pueden considerarse como reacciones nucleares. Existen
otro tipo de reacciones nucleares consistentes en el bombardeo de un núcleo con otros
núcleos de menor tamaño o, incluso, con partículas subatómicas.

La primera reacción nuclear (diferente a la desintegración radiactiva) estudiada


lo fue por parte de Rutherford en 1919: consiste en el bombardeo de núcleos de
nitrógeno-14 con partículas α (procedentes de la desintegración del radio-226):
Podemos pensar que el sueño de los alquimistas está cerca pues el nitrógeno se
ha convertido en oxígeno de forma artificial. Otro ejemplo de reacción nuclear,
utilizada por Irene-Joliot Curie (hija de Marie y Pierre Curie) y su esposo Jean
Fréderic Joliot-Curie les permitió descubrir la radiactividad artificial:

el fósforo-30 es radiactivo, fue el primer isótopo radiactivo sintetizado en un laboratorio


y permitió al matrimonio descubridor recibir el premio Nobel en 1935.

Podemos ver en la última reacción nuclear un motivo del porqué de la


peligrosidad de la partícula α ya que produce reacciones nucleares que dan lugar a
nuevos núcleos radiactivos.

Más ejemplos:

Podemos ver en todas estas reacciones que se debe conservar la masa (la suma de
los números másicos de los productos y reactivos es la misma) y la carga (la suma de
los números atómicos –protones- en productos y reactivos es la misma).

El catálogo de partículas y núcleos utilizados para bombardear es muy extenso. Las


más importantes, junto con sus símbolos, son:

Las partículas con carga eléctrica se pueden acelerar con campos eléctricos y
magnéticos con el objeto de facilitar el choque y la reacción (aceleradores de partículas)
al impactar a gran velocidad con el blanco. El neutrón y otras partículas neutras no se
pueden acelerar dado su carácter neutro.

Reacción de fisión

Es un tipo de reacción nuclear que se produce cuando un núcleo pesado se divide


en dos o más núcleos ligeros. En estas reacciones se libera mucha energía.

La fisión nuclear fue descubierta en 1939 por O. Hahn y F. Strassmann al


bombardear un núcleo de uranio-235 con un neutrón. Se produce uranio-236, un núcleo
muy inestable que se fisiona en dos núcleos más ligeros según la reacción:
A pesar de que el uranio-235 es energéticamente menos estable que sus productos
de fisión, no se fisiona de forma espontánea. Es necesaria una energía de activación que
se obtiene de la captura de un neutrón por el núcleo. La energía desprendida se puede
determinar calculando exactamente el defecto de masa entre productos y reactivos pues
aunque la suma de los números másicos de productos y reactivos se conserva, hay una
diferencia entre el las masas experimentales de productos y reactivos.

Una serie de consideraciones a temer


en cuenta:

1ª) El uranio-235 que permitió


descubrir la fisión nuclear no es
precisamente el isótopo más abundante del
uranio. Enriquecer una muestra de un
elemento en un isótopo concreto no es una
tecnología que esté al alcance de todos los
países.

2ª) Los dos fragmentos producto de


la fisión no son siempre los mismos. En la
reacción anterior los fragmentos son el
bario-141 y el kriptón-92, pero estos
fragmentos son el caso más probable de
ruptura. La gráfica adjunta nos muestra
cómo varía la probabilidad de fisión del
uranio-235 en función del número másico
de los núcleos producto de la misma.

La mayor parte de los núcleos


obtenidos en la fisión son radiactivos y dan
lugar a sus propias series radiactivas.

3ª) La energía liberada es del orden


de 200 MeV por reacción, es decir, por
átomo de uranio fisionado. Si suponemos
que tenemos 235 g de uranio-
235, tendremos un número de Avogadro
de átomos de uranio fisionales a 200 MeV
por átomo dan un total de 12 · 1025 MeV
de energía = 192 · 1011 J.

Un kilogramo de uranio-235
produciría por fisión una energía cuya
cantidad es 1.800.000 veces superior a la
obtenida por quemar 1 kg de gasolina (1 kg
de gasolina produciría 4’6 · 107 J).
4ª) En las reacciones de fisión se producen entre 2 y 3 neutrones, dependiendo de
los núcleos producto de la reacción de fisión. Estos neutrones pueden fisionar a otros
núcleos de uranio-235 y producir una reacción en cadena. Para que se produzca dicha
reacción en cadena debe haber un número determinado de núcleos del elemento
fisionable, es su masa crítica.

Enrico Fermi fue el primer físico que produjo una reacción en cadena en 1942 en
Chicago.

5ª) Otros núcleos fisionables son el torio, protoactinio, plutonio,…

Fusión nuclear

Es un tipo de reacción nuclear en la que núcleos ligeros se unen para producir


un núcleo más pesado. Sería la una reacción inversa a la fisión nuclear:

La energía desprendida en el ejemplo anterior es de 17’6 MeV ya que los


productos presentan un defecto de masa de 0’0189 u. El desprendimiento de energía se
produce porque el núcleo de helio-4 es más estable que los núcleos de deuterio y tritio
y se desprende la energía de enlace correspondiente.

Tal como sucede en la fisión, para iniciar un proceso de fusión nuclear es


necesaria una energía de activación. En el caso de la fusión, la energía necesaria para
que los núcleos se unan venciendo las repulsiones electrostáticas es proporcionada por
una energía térmica muy elevada (correspondiente a temperaturas superiores al millón
de grados Kelvin).

Los núcleos de pequeño peso atómico, como el deuterio o el tritio, son los más
adecuados para producir fusión nuclear.

Las reacciones de fusión, también llamadas termonucleares, tienen lugar de


forma natural en el Sol y las estrellas, gracias a las altas temperaturas de su interior.
De forma artificial, en cambio, el ser humano sólo ha conseguido (hasta ahora) la
fusión en cadena de forma explosiva: se trata de la bomba de hidrógeno o bomba H.
Mediante una bomba atómica de fisión se alcanza la temperatura necesaria para llevar
a cabo la reacción de fusión, es decir, en una bomba H una bomba atómica es el
detonador.
Problema:

Solución
Masa de reactivos = 2’01474 + 3’01700 = 5’03174 u
Masa de productos = 4’00388 + 1’0087 = 5’01258 u
Defecto de masa = 0’01916 u.
Pasamos ahora este defecto de masa a kilogramos con objeto de obtener la energía
correspondiente en julios:

La energía correspondiente a este defecto de masa es:

Esta energía es liberada para la formación de 4’00388 u de helio según la estequiometría de


reacción nuclear del enunciado, es decir, se ha calculado la energía liberada para la
formación de un núcleo de helio-4 cuya masa es:

Cuando se hayan formado por fusión 10 g de helio-4, la energía total liberada será: