Está en la página 1de 4

2 cuentos

El Cuervo y el Cisne

Una mañana espléndida gracias al sol de un día primaveral, un cisne se


paseaba por un lago de aguas muy cristalinas, la elegancia que caracteriza a
esta linda especie, cautivaba la atención de todos quienes admiraban su
blanco y delicado plumaje.

Un cuervo que volaba muy cerca quedó sorprendido al ver el blanco, brillante
y delicado plumaje del cisne, tanto así que su plumaje reflejaba los rayos del
sol. Por esto el cuervo decide bajar y quedarse observando e imaginando que
tal vez era el agua y el baño diario lo que hacía tanta maravilla en este cisne.
Así decide dejar las alturas y estacionarse muy cerca del lago, parece que
pretendía lograr la misma belleza si se bañaba en esas aguas.

El cuervo una vez instalado en los alrededores de la laguna, empezó a dedicar gran parte de su tiempo al baño durante
horas cada día, con la esperanza de mejorar la calidad y aclarar el color oscuro de su plumaje, descuidándose así de
comer sus alimentos diarios. Pasaba horas en el agua y no se daba cuenta que su plumaje no cambiaba de color, aunque
se miraba en el espejo del agua, era tanta su obsesión que no veía su realidad, ni siquiera escuchaba los comentarios de
las demás aves que se acercaban a el a comentarle como lo veían.

Autor: Ana María Otero

El león, la zorra y el lobo


Un león entrado en años y a causa de sus enfermedades, tuvo
que quedarse y refugiarse en una cueva. Siendo ya su nuevo
hogar, todos sus vecinos empezaron a visitarlo, temiendo que
por su avanzada edad no lograra su recuperación. De uno en
uno iban los animales de la zona a excepción de una zorra.
Entre los visitantes llegaba un lobo, quien al notar la ausencia
de la zorra empezó a decirle al león en voz alta:
-Su alteza, esa zorra no le tiene consideración a usted, ni aun
por su enfermedad, ¿cómo es posible que no este a su lado si
parecía serle tan leal y servicial?, se supone que era muy
cercana a usted y debería ser la primera en estar aquí.
En ese momento, entraba la zorra habiendo escuchado todo lo que el lobo decía al rey león evidentemente con muy
mala intención, y al ver la reacción del león que la miraba muy enojado después de lo que el lobo le decía, se apresuro y
replicó inmediatamente y con firmeza:
-Mi rey, ¿puede darme la palabra solo un momento? usted puede decirle a este lobo ¿quien es la persona que salio a
buscar al mejor y más sabio médico y preocupada por su salud? es por eso mi ausencia y usted lo sabe, es por eso mi
demora, acabo de encontrar la solución y le traigo el remedio mi rey.
-¿Así?, pues demoraste demasiado y estoy impaciente, puedes decir ya cual es el remedio?-ordeno el león.
Autor: Lewis Caroll
2 cuentos de terror
Espectro del bosque
La mirada la tenía perdida, Flor Aguilar, ya no peleaba por su vida, se
quería dejar morir, ya eran muchas horas de estar corriendo por su
vida, todo parecía ser un cuentos de terror, que cuando chica le
contaba su abuelo, con el fin de asustarla y que se durmiera
temprano, pero esto era diferente, la protagonista de la historia era
ella, y ese ente demoniaco la seguía por todo el bosque, en el cual
junto con un amigo, habían acampado.

De su amigo no sabía nada, pero ella peleaba por seguir viva, aunque
después de horas, ya había desistido de correr, sabía que el escapar
sería imposible, y que el espectro que la seguía, solo estaba jugando
con ella, pero lo que no sabía el fantasma, es del poder interior de
ella, y que la misma Flor desconocía, pero que su madre, alguna
ocasión le conto, que venían de un legado de la familia, el ver y
enfrentar a los fantasmas, algo que ella siempre rehusó.

Pero ahora era hora de saber si lo que su madre, le había dicho era verdad, o solo parte de todas las historias de
ficción que tanto le gustaban a todos en la familia, fue entonces, cuando se paró totalmente, y espero que llegara
el alma en pena, cuando dentro de todo su ser, le ordeno que se fuera y la dejara en paz.

El fantasma, se paralizo delante de ella, no sabía porque, todo era diferente con la chica, lo estaba mandando al
infierno, de donde había salido en una ocasión, a Flor fue lo último que vio, ese espectro del bosque nunca más
haría daño a ningún mortal en su vida.

Ya que sintió que nada de esa anima en pena quedaba, se fue a buscar a su amigo, al cual encontró, tirado, pero
consiente, sabiendo lo que habían visto, el pregunto por el alma en pena, ella solo le dijo, “me deshice de ella”.

EL BESO DE LA NOCHE (CIENCIA FICCION)

El caballero con su corazón rebosante de amor; lleno de caricias a la


misteriosa dama de la noche. Con sus manos temblorosas acaricio su bella
cabellera azabache. Mientras ella le miraba con sus bellos ojos negros
azulados que brillaban fervorosos. Su mirada cálida y angelical embeleso al
caballero misterioso; mientras la contemplaba deslizo sus manos en la
brillante melena; enredándose en ella. Desprendiéndose dejo caer sus manos
tocando su suave piel. Una lagrima broto como una gota de lluvia en su bello
semblante. Humedeciendo la barba espinosa de aquel hombre que no conocía su nombre. Era una noche especial;
eclipsado por cupido. Al fin cumplía su misión uniendo a dos seres en un profundo conocimiento de los sentimientos
mas puros del alma. La bella dama de la noche se despidió cerrando el pacto con un efusivo abrazo; ambos se amaron
aquella noche uniéndose a un solo ser; en aquel encuentro que el universo nos tiene preparado para cada uno de
nosotros.
Se acerca la tormenta, pronuncio la bella dama con la mirada llena de amor; mientras su corazón latía acelerado como
un caballo llegando a su meta. Finalizando con una voz débil, cayo estrepitosamente en la acera. El caballero misterioso
se arrodillo gritando su amor efusivamente a la bella dama; mientras la sostenía entre sus brazos. La apretó fuerte entre
su pecho besándola cálida e infinitamente. Con el sentimiento mas puro que broto de su ser.
La hermosa mujer volvió a la vida; abrió sus bellos ojos azulados que resplandecían como nunca. Así prometieron
amarse por siempre; sellando el pacto de amor eterno aquella noche tormentosa.
Cada uno, tenia que partir a cumplir una misión en la Tierra. La bella dama desde aquel día siempre esta arriba y brilla
como nunca; cada noche. Mientras el caballero misterioso se alejo a millas de distancia por una temporada. Hasta la
legada del equinoccio.
Ella permanece ansiosa esperando su retorno cada noche. Al final cuando termina la estación se unirán de nuevo para
eclipsar el amor que se prometieron aquella noche.
Hoy es un día especial; el universo esta feliz, todas las estrellas se alinearon para brillar mas. Hoy hay una gran fiesta en
el universo; ¿ me acompañas?, sera inolvidable. Porque es el día del amor.

2 mitos
Mito el Cóndor
En un pueblo un hombre vivía con su hija, ella tenía como tarea cuidar a las
ovejas. Todos los días iba un joven a visitarla mientras ella cuidaba las ovejas,
hasta que un día se hicieron buenos amigos.

Un día soleado empezaron a jugar a que él la cargaba y ella a él, cuando de


pronto ella se dio cuenta que estaba volando. Desde ese día el joven se
convirtió en su cóndor, él la cuidaba, la alimentaba. Pasaron muchos años los
dos crecieron tuvieron hijos, pero ella no dejaba de pensar en su padre y todas
las noches lloraba ya que había abandonado a su padre y lo había dejado solo con los animales.

Mito el Niño Lluvia

En el bosque vivía un niño con un hombre, ahí también se encontraban


varios niños, pero es éste niño de cabellos largos tenía una particularidad,
el niño no era un humano, si no lo lluvia convertida en un niño, entonces
el hombre como no sabia nada se quedó con el niño, cuando quiso agua
para la tinaja el niño escurrió su cabello largo y se la dio para que pudiera
tomarla. Pasó el tiempo y unos niños quisieron jugar con él, entonces
comenzaron a jugar, el hombre no avisó que tuvieran mucho cuidado con
él, que no le fueran a hacer nada malo. Los niños comenzaron a pegarle
patadas por todo su cuerpo, luego ocurrió algo terrible, el niño lluvia
comenzó a lanzar relámpagos desde debajo de su brazo, cuando terminaron los relámpagos empezó a llover
mucho y los niños que le hicieron daño desaparecieron y más nuca se volvió a saber del niño lluvia.

NOVELA DE AVENTURA
Fragmento de la isla del tesoro de Stevenson:

"De esta manera habíamos avanzado como por una media milla, y ya casi tocamos al borde de la meseta cuando
el hombre que caminaba más alejado hacia nuestra izquierda comenzó a gritar con todas sus fuerzas, con un
marcado acento de terror. Una vez y otra llamaba a sus compañeros, y ya éstos comenzaban a correr hacia él.
—Se me figura que no ha de haber encontrado la hucha —dijo el viejo Morgan pasado del lado derecho junto a
nosotros, en dirección del que gritaba—. Esta es una cumbre muy pelada para haber hecho tal descubrimiento.

Y, en verdad que, cuando Sílver y yo llegamos al sitio aquel, nos encontramos con que era algo totalmente
distinto. Al pie de un pino bastante alto y medio envuelto en las espirales de una verde trepadora, estaba un
esqueleto humano, y a su lado, en el suelo, uno que otro andrajo de vestido. La exuberancia de la enredadera
había ya cubierto algunos de los miembros de aquella osamenta. Me parece que un calosfrío involuntario se
apoderó de todos nosotros, llegándonos hasta el corazón, en aquel momento.

—Este era un marinero —dijo Jorge Merry, que, más atrevido que los otros, se había acercado y examinado los
andrajos esparcidos por el suelo—. Por lo menos, esto no es más que un buen paño marino.

—¡Por vida mía! ¿Acaso podríamos esperar encontrarnos aquí el cuerpo de un arzobispo? Pero, ¿qué especie de
postura es ésa para un cadáver? Me parece muy poco o nada natural, ¿no creen ustedes."