Está en la página 1de 8

René Descartes

René Descartes, también llamado Renatus Cartesius (en escritura latina) (La Haye en Touraine, Turena, 31 de
marzo de 1596-Estocolmo, Suecia, 11 de febrero de 1650), fue un filósofo, matemático y físico francés,
considerado como el padre de la geometría analítica y de la filosofía moderna, así como uno de los epígonos
con luz propia en el umbral de la revolución científica.
Es también conocido como Cartesius, que era la forma latinizada en la que escribía su nombre, onomástico del
que se deriva el adjetivo cartesiano usado en el contexto de la matemática: plano cartesiano, por ejemplo.
Hizo famoso el célebre principio cogito ergo sum (‘pienso, luego existo’), elemento esencial
del racionalismo occidental, y formuló el conocido como «método cartesiano», pero del cogito ya existían
formulaciones anteriores, alguna tan exacta a la suya como la de Gómez Pereira en 1554, y del Método consta
la formulación previa que del mismo hizo Francisco Sánchez en 1576. Todo ello con antecedentes en Agustín
de Hipona y Avicena, por lo que ya en su siglo fue acusado de plagio, entre otros por Pierre Daniel Huet.
Escribió una parte de sus obras en latín, que era la lengua franca de los expertos; y, la otra parte de su
producción, en su idioma nativo.
En física está considerado como el creador del mecanicismo, y en matemática, de la geometría analítica. Se le
asocia con los ejes cartesianos en geometría, con la iatromecánica y la fisiología mecanicista en medicina, con
el principio de inercia en física, con el dualismo filosófico mente/cuerpo y el dualismo metafísico
materia/espíritu. No obstante, parte de sus teorías han sido rebatidas —teoría del animal-máquina— o incluso
abandonadas —teoría de los vórtices—. Su pensamiento pudo aproximarse a la pintura de Poussin por su estilo
claro y ordenado.
Su método filosófico y científico, que expone en Reglas para la dirección de la mente (1628) y más
explícitamente en su Discurso del método (1637), establece una clara ruptura con la escolástica que se enseñaba
en las universidades. Está caracterizado por su simplicidad —en su Discurso del método únicamente propone
cuatro normas— y pretende romper con los interminables razonamientos escolásticos. Toma como modelo el
método matemático, en un intento de acabar con el silogismo aristotélico empleado durante toda la Edad Media.
Consciente de las penalidades de Galileo por su apoyo al copernicanismo, intentó sortear la censura,
disimulando de modo parcial la novedad de las ideas sobre el hombre y el mundo que exponen sus
planteamientos metafísicos, unas ideas que supondrán una revolución para la filosofía y la teología. La
influencia cartesiana estará presente durante todo el siglo XVII: los más importantes pensadores posteriores
desarrollaron sistemas filosóficos basados en el suyo; no obstante, mientras hubo quien asumió sus teorías —
Malebranche o Arnauld— otros las rechazaron —Hobbes, Spinoza, Leibniz o Pascal—.
Establece un dualismo sustancial entre alma —res cogitans, el pensamiento— y cuerpo —res extensa, la
extensión—. Radicalizó su posición al rechazar considerar al animal, al que concibe como una «máquina»,
como un cuerpo desprovisto de alma. Esta teoría será criticada durante la Ilustración, especialmente
por Diderot, Rousseau y Voltaire.
Johann Carl Friedrich

Johann Carl Friedrich Gauß (Brunswick; 30 de abril de 1777 - Gotinga; 23 de febrero de 1855) fue
un matemático, astrónomo, geodesta y físico alemán que contribuyó significativamente en muchos campos,
incluida la teoría de números, el análisis matemático, la geometría diferencial, la estadística, el álgebra,
la geodesia, el magnetismo y la óptica. Considerado el Princeps Mathematicorum, Gauss ha tenido una
influencia notable en muchos campos de la matemática y de la ciencia, y es considerado uno de los matemáticos
que más influencia ha tenido en la historia. Fue de los primeros en extender el concepto de divisibilidad a
otros conjuntos. Gauss pronto fue reconocido como un niño prodigio, pese a provenir de una familia campesina
de padres analfabetos; de él existen muchas anécdotas acerca de su asombrosa precocidad. Hizo sus primeros
grandes descubrimientos mientras era apenas un adolescente en el bachillerato y completó su magnum
opus, Disquisitiones arithmeticae, a los veintiún años (1798), aunque fue publicado en 1801. Fue un trabajo
fundamental para que se consolidara la teoría de los números y ha moldeado esta área hasta los días presentes.
Johann Carl Friedrich Gauss nació en el Ducado de Brunswick, Alemania, el 30 de abril de 1777, en una familia
humilde. Su abuelo era un humilde jardinero y repartidor. Su padre logró tener un modesto negocio familiar,
pero no podía sufragar los estudios de sus hijos. De pequeño Gauss fue respetuoso y obediente, y ya en su edad
adulta nunca criticó a su padre, que era muy estricto y rudo con él y tuvo la intención de hacerlo trabajar desde
niño. El padre de Gauss falleció poco después de que Gauss cumpliera 30 años.
Desde muy pequeño, Gauss mostró su talento para los números y las lenguas. Aprendió a leer solo y, sin que
nadie lo ayudara, aprendió muy rápido la aritmética elemental desde muy pequeño. En 1784, a los siete años de
edad, ingresó a una de las escuelas de primeras letras de Brunswick donde daba clases un maestro rural llamado
Büttner, quien corrigió rápidamente su lectura, le enseñó la gramática y la ortografía del alto alemán
estándar (ya que la lengua nativa de Gauss era el bajo alemán), así como caligrafía y perfeccionó su talento
matemático y lo animó a continuar el bachillerato, como consta en su carta para que lo aceptaran en el Lyceum;
pero que usaba unos métodos severos y una estricta disciplina, lo que desagradaba a alguien tan sensible. Se
cuenta la anécdota de que, a los dos años de estar en la escuela, durante la clase de aritmética, el maestro
propuso el problema de sumar los números del 1 al 100 (una progresión aritmética. Gauss halló la respuesta
correcta casi inmediatamente exclamando Ligget se ('ya está', en bajo alemán). Al acabar la hora se
comprobaron las soluciones y se vio que la solución de Gauss era correcta, mientras que no lo eran muchas de
las de sus compañeros. Él, en vez de sumar directamente, observó que 100+1 = 99+2 = 98+3 ... es decir, lo que
se le pedía era equivalente a multiplicar 101 x 50. A los 12 años ya miraba con cierto recelo los fundamentos de
la geometría. A los 14 años, fue presentado ante el duque de Brunswick. Este quedó fascinado por lo que había
oído del muchacho, y por su modestia y timidez, por lo que decidió hacerse cargo de todos los gastos de Gauss
que permitió asegurar que su educación en el bachillerato llegara a buen fin. Allí conoció al matemático Martin
Bartels quien fue su profesor y se aceleraron sus progresos en Matemáticas. Ambos estudiaban juntos, se
apoyaban y se ayudaban para descifrar y entender los manuales que tenían sobre álgebra y análisis elemental.
En estos años se empezaron a gestar algunas de las ideas y formas de ver las matemáticas, que caracterizaron
posteriormente a Gauss. Se dio cuenta, por ejemplo, del poco rigor en muchas demostraciones de los grandes
matemáticos que le precedieron, como Newton, Euler, Lagrange y otros más.
Euclides

Euclides fue un matemático y geómetra griego (ca. 325 a. C.-ca. 265 a. C.). Se le conoce como "el padre de la
geometría".
Su vida es poco conocida, salvo que vivió en Alejandría (ciudad situada al norte de Egipto) durante el reinado
de Ptolomeo I. Ciertos autores árabes afirman que Euclides nació en Tiro y vivió en Damasco.1 Era hijo de
Naucrates y se barajan tres hipótesis:

1. Euclides fue un matemático histórico que escribió los Elementos y otras obras atribuidas a él.
2. Euclides fue el líder de un equipo de matemáticos que trabajaba en Alejandría. Todos ellos
contribuyeron a escribir las obras completas de Euclides, incluso firmando los libros con el nombre de
Euclides después de su muerte.
3. Las obras completas de Euclides fueron escritas por un equipo de matemáticos de Alejandría que
tomaron el nombre Euclides del personaje histórico Euclides de Mégara, que había vivido unos cien
años antes.
Proclo, el último de los grandes filósofos griegos, que vivió alrededor del 450, escribió importantes comentarios
sobre el libro I de los Elementos. Dichos comentarios constituyen una valiosa fuente de información sobre la
historia de la matemática griega. Así sabemos, por ejemplo, que Euclides reunió aportes de Eudoxo de Cnido en
relación a la teoría de la proporción, y de Teeteto sobre los poliedros regulares.
Su obra Elementos es una de las producciones científicas más conocidas del mundo y era una recopilación del
conocimiento impartido en el ámbito académico de entonces. En ella se presenta de manera formal, partiendo
únicamente de cinco postulados, el estudio de las propiedades de líneas y planos, círculos y esferas, triángulos y
conos, etc.; es decir, de las formas regulares. Probablemente ninguno de los resultados de Los elementos haya
sido demostrado por primera vez por Euclides, pero la organización del material y su exposición, sin duda
alguna se deben a él. De hecho, hay mucha evidencia de que Euclides usara libros de texto anteriores cuando
escribía Los elementos, ya que presenta un gran número de definiciones que no son usadas, tales como la de un
oblongo, un rombo y un romboide. Los teoremas de Euclides son los que generalmente se aprenden en la
escuela moderna. Por citar algunos de los más conocidos:

 La suma de los ángulos interiores de cualquier triángulo es 180°.


 En un triángulo rectángulo el cuadrado de la hipotenusa es igual a la suma de los cuadrados de los catetos,
que es el famoso teorema de Pitágoras.
En los libros VII, VIII y IX de Los Elementos se estudia la teoría de la divisibilidad.
Pitágoras

Pitágoras fue un filósofo y matemático griego considerado el primer matemático puro. Contribuyó de manera
significativa en el avance de la matemática helénica, la geometría, la aritmética, derivadas particularmente de
las relaciones numéricas, y aplicadas por ejemplo a la teoría de pesos y medidas, a la teoría de la música o a la
astronomía. Respecto a la música, sus conceptos de I, IV y V, fueron los pilares fundamentales en la
armonización griega, y son los utilizados hoy en día. Es el fundador de la Escuela pitagórica, una sociedad que,
si bien era de naturaleza predominantemente religiosa, se interesaba también en medicina, cosmología, filosofía,
ética y política, entre otras disciplinas. El pitagorismo formuló principios que influyeron tanto en Platón como
en Aristóteles y, de manera más general, en el posterior desarrollo de la matemática y en la filosofía racional en
Occidente.
No se ha conservado ningún escrito original de Pitágoras. Sus discípulos —los pitagóricos— invariablemente
justificaban sus doctrinas citando la autoridad del maestro de forma indiscriminada, por lo que resulta difícil
distinguir entre los hallazgos de Pitágoras y los de sus seguidores. Se le atribuye a Pitágoras la teoría de la
significación funcional de los números en el mundo objetivo y en la música; otros descubrimientos, como
la inconmensurabilidad de la diagonal de un cuadrado de lado mensurable o el teorema de Pitágoras para
los triángulos rectángulos, fueron probablemente desarrollados por la Escuela pitagórica.
El padre de Pitágoras fue Mnesarco, un mercader de Tiro, y su madre Pythais, originaria de Samos, en Jonia. La
mayoría de los historiadores concuerdan en que su vida pública surge hacia el 532 a.C., en tiempos
de Polícrates y de Tarquinio el Soberbio.
Pitágoras vivió los primeros años de su vida en Samos y acompañó a su padre en muchos de sus viajes; era
ciertamente instruido: aprendió a tocar la lira, a escribir poesía y a recitar a Homero. Es posible que su padre lo
llevara a Tiro y que allí recibiera instrucción de caldeos y hombres instruidos de Siria. Entre sus profesores, se
menciona a tres filósofos: Ferécides de Siros, a quien a menudo se describe como el maestro de
Pitágoras; Tales y el pupilo de éste, Anaximandro. Según Jámblico, en su Vida de Pitágoras, a la edad de 18 o
20 años, Pitágoras visitó a Tales, en Mileto. Si bien Tales ya debía ser un anciano en ese entonces, habría
ejercido una fuerte impresión en el joven Pitágoras, interesándolo por las matemáticas y la astronomía, y
aconsejándole visitar Egipto para interiorizarse más sobre estas cuestiones. Anaximandro impartía las
enseñanzas de Tales, lecturas a las cuales asistió Pitágoras, y muchas de sus ideas sobre
geometría y cosmología influyeron en su propia visión.
Leonardo de Pisa

Leonardo de Pisa (Pisa, c. 1170 - ib., post. 1240), también llamado Leonardo Pisano, Leonardo Bigollo o
simplemente Fibonacci, fue un matemático italiano. Difundió en Europa la utilidad práctica del sistema de
numeración indo-arábigo frente a la numeración romana, y fue el primer europeo en describir la sucesión
numérica que lleva su nombre.
El apodo de Guglielmo (Guillermo), padre de Leonardo, era Bonacci (simple o bien intencionado). Leonardo
recibió póstumamente el apodo de Fibonacci (por filius Bonacci, hijo de Bonacci). Guglielmo dirigía un puesto
de comercio en Bugía, en el norte de África (hoy Bejaia, Argelia), y según algunas versiones era el cónsul de
la República de Pisa. De niño Leonardo viajó allí para ayudarlo, y fue donde aprendió el sistema de numeración
árabe.
Consciente de la superioridad de los numerales árabes (con un sistema de numeración decimal, notación
posicional y un dígito de valor nulo: el cero), Fibonacci viajó a través de los países del Mediterráneo para
estudiar con los matemáticos árabes más destacados de ese tiempo, regresando hacia el 1200.
En 1202, a los 32 años de edad, publicó lo que había aprendido en el Liber abaci («abaci» en el sentido
de aritmética y no del ábaco como instrumento). Este libro mostró la importancia del nuevo sistema de
numeración aplicándolo a la contabilidad comercial, conversión de pesos y medidas, cálculo, intereses, cambio
de moneda, y otras numerosas aplicaciones. En estas páginas describe el cero, la notación posicional,
la descomposición en factores primos, los criterios de divisibilidad. El libro fue recibido con entusiasmo entre el
público culto, teniendo un impacto profundo en el pensamiento matemático europeo.
 Liber Abaci (Libro del Ábaco). Fue escrito en 1202 y revisado y considerablemente aumentado en 1228. Se
divide en quince capítulos. Un capítulo importante está dedicado a las fracciones graduales, 6 de las que
expone las propiedades. En ellas basa una teoría de los números fraccionarios y, después de haberlas
introducido en los cálculos de números abstractos, las vuelve un instrumento práctico para la obtención de
números concretos. Todas las fracciones se presentan a la manera egipcia, es decir, como suma de

fracciones con numeradores unitarios y denominadores no repetidos. La única excepción es la fracción


, que no se descompone. Incluye una tabla para descomposición en fracciones unitarias que se lee derecha a
izquierda, como en las lenguas semíticas.
 Practica Geometriae. (Geometría práctica) Está dividido en siete capítulos en los que aborda problemas de
geometría dimensional referente a figuras planas y sólidas. Es la obra más avanzada en su tipo que se
encuentra en esa época en Occidente.
 Flos super solutionibus quarumdam questionum ad numerum et ad geometricam pertinentium.
(Ramillete de soluciones de ciertas cuestiones relativas al número y a la geometría) Comprende quince
problemas de análisis determinado e indeterminado de primer grado. Dos de esos problemas habían sido
propuestos como desafío a Leonardo por Juan de Palermo, matemático de la corte del emperador Federico
II.
Introducción

Las matemáticas es uno de los conocimientos más antiguos que el ser humano ha estudiado e investigado y
están presentes en todos los ámbitos de nuestra vida cotidiana. Aprender matemáticas es importante porque: Son
un medio de comunicación: son un lenguaje. Son importantes para otros campos del conocimiento.
Contribuyen, junto con otras materias, al desarrollo del pensamiento lógico y a la precisión y visión espacial.
Suscitan un interés intrínseco en muchas personas. Aunque es uno de los conocimientos más valorados en
nuestra sociedad también es uno de los más inaccesibles para los alumnos. Los índices de fracaso son altos,
sobre todo en los años de escolaridad. Las primeras dificultades surgen durante la adquisición de las nociones
básicas que son imprescindibles para la compresión del número como son: clasificación, seriación,
correspondencia, valorcardinal, reversibilidad, etc.
Conclusión
Las matemáticas son una materia básica en una educación sólida, no sólo por los conocimientos y técnicas que
aportan, sino porque desarrollan cualidades esenciales en el estudio, como el rigor, las capacidades de
abstracción y de resolución de problemas.
Las matemáticas gozan de una presencia destacada en la educación sin embargo, siguen sin ser valoradas
suficientemente porque apenas se percibe su papel como base de los avances científicos y tecnológicos.
Las matemáticas egipcias y babilónicas fueron ampliamente desarrolladas por la matemática helénica, donde se
refinaron los métodos y se ampliaron los asuntos propios de esta ciencia.
Muchos textos griegos y árabes de matemáticas fueron traducidos al latín, lo que llevó a un posterior desarrollo
de las matemáticas en la Edad Media. Desde tiempos ancestrales hasta la Edad Media, las ráfagas
de creatividad matemática fueron seguidas, con frecuencia, por siglos de estancamiento. Pero desde
el renacimiento italiano, en el siglo XVI, los nuevos desarrollos matemáticos, interactuando con
descubrimientos científicos contemporáneos, fueron creciendo exponencialmente hasta el día de hoy.
Ministerio de Educación
Instituto Profesional y Técnico de Colón

Nombre:
Ángel Delgado

Nivel:
XIº E

Profesora:

Materia:
Matemática

Tema:
2018

También podría gustarte