Está en la página 1de 7

Ciencia Ergo Sum

ISSN: 1405-0269
ciencia.ergosum@yahoo.com.mx
Universidad Autónoma del Estado de México
México

Aranda Anzaldo, Armando


La ciencia posmoderna y el factor de impacto
Ciencia Ergo Sum, vol. 16, núm. 2, julio-octubre, 2009, pp. xvii-xxii
Universidad Autónoma del Estado de México
Toluca, México

Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=10411360015

Cómo citar el artículo


Número completo
Sistema de Información Científica
Más información del artículo Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
Página de la revista en redalyc.org Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto
La ciencia posmoderna y el factor de impacto
Armando Aranda Anzaldo*

* Laboratorio de Biología Molecular, Facultad de


Medicina, Universidad Autónoma del Estado de
México, México.
Correo electrónico: aarandaa@uaemex.mx;
aaa@uaemex.mx.

Una característica de las sociedades posmodernas de precio, los cuales son superados de una subasta a
es el culto generalizado a la eficiencia que ha sido la siguiente. Sin embargo, el hecho de que un Picasso
metafóricamente asimilada, en términos informáti- fue vendido en diez millones de dólares mientras un
cos, a la obtención de máximas salidas (output) a Van Gogh, en veinte millones no permite establecer
partir de mínimas entradas (input), constituyendo con certidumbre que Van Gogh sea mejor pintor que
así el concepto de “performatividad” en el sentido Picasso o que sea más eficiente por tener mayor valor
enunciado por Lyotard (1979). En el mundo pos- agregado por metro cuadrado de pintura. Al igual que
moderno la noción de eficiencia tiene un papel tan el arte, la ciencia es en su origen una manifestación
importante que se ha convertido en sinónimo de de la capacidad creativa del ser humano, pero el gran
lo mejor: la mejor empresa o el mejor gobierno son desarrollo de la ciencia en la época moderna asociado
los más eficientes. De esta manera una categoría a la con el paralelo desarrollo de la tecnología condujo a
vez ética y metafísica se reduce a una manifestación establecer un paradigma que vincula ciencia, tecnolo-
de la performatividad. Para establecer el grado de gía y desarrollo económico (Solow, 1957; Mansfield,
eficiencia es necesario aplicar criterios “objetivos” 1972). De manera que una herencia de la modernidad
o en otras palabras cuantificables. Así, gobiernos y a la sociedad posmoderna es la correlación positiva
empresas coinciden en la necesidad de practicar la entre magnitud de la actividad científica y el grado
rendición de cuentas como un proceso objetivo que de desarrollo económico de la sociedad, correlación
permite establecer el grado de correlación entre gasto cuya transformación en relación de causa y efecto
y resultados, entre inversión y dividendos: entre más no ha sido probada y continúa siendo materia de
inversamente proporcional sea esta relación se estará debate (Sylwester, 2001; Bilbao-Osorio y Rodríguez-
logrando mayor eficiencia y el gobierno o empresa Pose, 2004). Sin embargo, dicha correlación alienta
en cuestión se podrá considerar mejor. Por lo tanto, una poderosa “meta-narrativa” que legitima el gasto
no debe extrañar que en el mundo posmoderno público y privado en ciencia como precursora de la
los administradores y los procesos administrativos tecnología que conduce al “bienestar de la sociedad”
ocupen un lugar tan preponderante, ya que son los (Aranda, 1986). Debido a lo anterior, la ciencia es hoy
responsables de cuantificar el grado de eficiencia de en día una actividad netamente profesional, financia-
cualquier actividad humana. Sin embargo, no todas da por fondos públicos y privados y como tal, sujeta
las actividades humanas son sujeto de la eficiencia, en a la supervisión y evaluación de los administradores
particular las actividades que implican a o son conse- que en aras de la objetividad desestiman los aspectos
cuencia de la creatividad no son fácilmente evaluables creativos e innovadores de la actividad científica y
con base en criterios objetivos de eficiencia. Por privilegian los criterios cuantitativos que permiten
ejemplo, es frecuente encontrar reportes en los medios establecer la mayor o menor “eficiencia” de la acti-
sobre subastas de arte en las cuales obras de pintores vidad científica. Un ejemplo concreto de lo anterior
relevantes como Picasso o Van Gogh se adquieren por y que tiene indudables repercusiones en la actividad
cantidades multimillonarias que establecen “récords” científica contemporánea, es la introducción del

C I E N C I A e r g o s u m , V o l . 1 6-2, j u l i o - o c t u b r e 2 0 0 9 . U n i v e r s i d a d A u t ó n o m a d e l E s t a d o d e M é x i c o , T o l u c a , M é x i c o . P p . x v i i - x x i i . xvii
llamado factor de impacto (fi) que se tículos considerados como citables tificadas y comentadas por expertos
aplica a las revistas científicas. por Thomson. Así, el numerador en los últimos años (Seglen, 1997;
En 1961, Eugene Garfield creó el contiene valores de citación para plos Medicine Editors, 2006; Rossner
Science Citation Index (sci) como los cuales no hay correspondiente et al., 2007). Baste mencionar a ma-
una publicación trimestral que in- en el denominador (Rossner et al., nera de resumen no exhaustivo los
cluía 600 revistas académicas. Según 2007). Por otra parte, determinar si siguientes problemas asociados con
Garfield el propósito era determinar un artículo debe ser incluido en el el fi: oculta las diferencias en la tasa
la existencia de vínculos de comu- denominador es establecido por los de citación de artículos individuales,
nicación entre investigadores: quién empleados de Thomson en forma pues los artículos pertenecientes al
citaba a quién. Como parte de este discrecional. La ventana de citación 50% de los artículos más citados de
proyecto Garfield estableció una de dos años para determinar el fi de la revista x son citados en promedio
fórmula arbitraria para determinar una revista no toma en cuenta que diez veces más que los artículos
el “factor de impacto” de las revistas diversos tipos de artículo científico pertenecientes al 50% menos citado
científicas como una guía para ayu- tienen diferentes dinámicas de ci- también publicados en la revista x. El
dar a los investigadores a seleccionar tación en función del tiempo. Por fi de las revistas depende del campo
en cuáles revistas publicar. El fi fue ejemplo, las comunicaciones breves de investigación, por lo general son
definido como el número promedio por lo general logran su máximo más probables altos niveles de impac-
de veces que los artículos de la revista de citas en los primeros dos años to para revistas que cubren amplias
x publicados en los dos años previos después de publicadas, pero tienen áreas de investigación básica con una
han sido citados en el presente año. un bajo número absoluto de citas al literatura científica de expansión
La empresa de “ciencia-metría” fun- cabo de los años. Los artículos com- rápida, pero de corta vida que utiliza
dada por Garfield prosperó y en pletos tardan en promedio de tres a muchas referencias bibliográficas por
la actualidad es parte del consorcio seis años para lograr su máximo de artículo. La tasa de citación de los
Thomson-Reuters. Así, para calcular citas por año y tienen una mayor artículos determina el fi de la revista
el fi de la revista x correspondiente longevidad en citas a lo largo del y no viceversa. El fi de una revista es
a 2007, Thomson-Scientific examina tiempo. Por otra parte, los artículos determinado con base en tecnicismos
las aproximadamente 6 500 revistas de revisión tardan entre cuatro y que no tienen correlación obvia con
incluidas en su sci o las aproxima- diez años en llegar a su máximo de la calidad científica de sus artículos.
damente 2 000 revistas del Social citas por año y acumulan un mayor Los libros no son incluidos como
Science Citation Index1 para encon- número de citas totales a lo largo de fuentes de citas en la base de datos
trar el número de citas en 2007 a los los años (Stott, 2006). Así, la ventana utilizada para determinar el fi. Dicha
artículos publicados en 2006 y 2005 de tiempo del fi sólo corresponde base de datos está completamente
en la revista x. Ese número constituye a la dinámica de citaciones típicas sesgada hacia revistas publicadas
el numerador de la fórmula y el de- de las comunicaciones científicas en inglés y en particular las revistas
nominador está dado por el número breves. Según Garfield, nunca pensó científicas de los Estados Unidos de
de “artículos originales de investiga- que la noción de “impacto” aplicada América dominan la base de datos.
ción y artículos de revisión” publi- a las revistas científicas sería tan con- Las citas de autores estadounidenses
cados en la revista x en 2006 y 2005 trovertida como la energía nuclear, predominan en la base de datos. Por
(Garfield, 2006). Existe una asimetría ya que puede ser usada en forma otra parte, el conjunto de revistas
arbitraria entre los componentes de constructiva pero también puede ser incluido en la base de datos varía
esta fórmula ya que el numerador fatal (Garfield, 2006). El comentario de año en año y la base de datos no
incluye cualquier cita al contenido anterior resulta del hecho de que el es del todo confiable dado el gran
de la revista en cuestión sin importar fi es utilizado en la actualidad para número de errores de atribución y
el tipo de artículo, mientras que el evaluar entre otras cosas a los inves- designación de los artículos publi-
denominador sólo incluye a los ar- tigadores, determinar apoyos a la in- cados, cometidos por los empleados
vestigación, determinar promociones de Thomson encargados de “vaciar”
académicas, evaluar la investigación y trasladar los datos a partir de las
1. La falta de representatividad de la muestra de revis- por instituciones, por áreas, países, fuentes primarias (Jacsó, 2008). Los
tas incluidas por Thomson en sus índices de cita-
regiones, etc. (Seglen, 1997; Adam, editores de revistas pueden negociar
2002). Todos éstos son usos para los con Thomson la reclasificación de
ciones queda manifiesta cuando se considera que
cuales no fue concebido el fi. los artículos logrando así dramáticos
en 2007 se estimó que existían 126 000 revistas
Las inconsistencias y arbitrarieda- cambios en el fi de un año al siguien-
académicas en el mundo. des del fi han sido ampliamente iden- te. Así, los editores de las revistas

xviii Aranda Anzaldo, A. La ciencia posmoderna y el factor de impacto


Dossier especial aniversario

científicas han aprendido a convivir en la práctica científica establece un nuestros colegas o de nuestros propios
con el fi y también a manipularlo vínculo entre ciencia y economía, ya estudiantes de posgrado y jóvenes
en su beneficio (aprovechando las que los avances científicos requieren colaboradores que ya están advertidos
inconsistencias intrínsecas del mis- de pruebas o validaciones tecnológicas de que su futuro profesional depende
mo), logrando incrementos notables que cuestan dinero (Aranda, 1997). Sin más de la satisfacción de criterios de
de fi sin que esto se vea reflejado embargo, como dice Lyotard, desde eficiencia que de la originalidad de
en una mayor calidad científica Platón la cuestión de la legitimación sus proyectos de investigación y de
del contenido de las revistas (Stott, de la ciencia se encuentra indisoluble- las aportación al conocimiento que
2006; Schutte y Svec, 2007; Opatrny, mente relacionada con la legitimación resulten de los mismos. El afán de
2008). del legislador (Lyotard, 1994: 23). Pero publicar en revistas de alto fi es un
Dejando de lado los problemas arri- en la actualidad, las grandes “meta- síndrome generalizado en las ciencias
ba mencionados, existe un consenso narrativas” que como mitos fundado- exactas y naturales, esto incrementa la
de facto en la comunidad científica y res dieron lugar a la modernidad han competencia por un espacio editorial
entre los administradores de la cien- perdido credibilidad, presas de una limitado y exacerba los requisitos de
cia de que el fi de una revista es un cultura global que paradójicamente aceptación por parte de los árbitros.
reflejo directo del grado de dificultad está consciente de la diversidad y por Así, un artículo con información
para publicar en dicha revista. Así, lo tanto, de la localidad fragmentaria científica novedosa e importante
publicar en una revista con alto fi es de sus elementos constituyentes, lo que puede ser rechazado por varias revis-
más difícil que hacerlo en una con se manifiesta como un relativismo a tas de alto fi antes de ser finalmente
bajo fi y esto se deriva de una mayor ultranza que pone en duda cualquier publicado en una revista más especia-
demanda por un espacio limitado. Por generalización de carácter metafísico, lizada pero de menor fi, sin que exista
ejemplo, en 2005 el rango de fi de las cualquier motivación de carácter ninguna razón de peso para el rechazo
6 045 revistas incluidas en el sci fue general y trascendente. Esto da lugar aparte de la saturación de espacio
de 0 a 50 pero menos del 5% de éstas al paradójico postulado “central” del que impone la necesidad de descartar
tuvo un fi mayor o igual a 5 y sólo el posmodernismo de que no hay centro manuscritos a toda costa (Lawrence,
1.5% tuvo un fi mayor o igual a 10 porque no hay punto de vista que sea 2003). En un afán de lograr una publi-
(Bensman, 2008). Así, las revistas con el referente, no hay observador y obser- cación en una revista con alto fi, pues
alto fi corresponden a menos del 10% vado y todo el que observa es a su vez contratos y promociones dependen de
de las revistas en una disciplina dada afectado por la observación (Aranda, esto, jóvenes investigadores posdocto-
y sin embargo, reciben un número de 1997). Por lo tanto en la actualidad, rales e investigadores que todavía no
manuscritos muy elevado de los cua- sugiere Lyotard, las reglas del juego de cuentan con posiciones académicas
les sólo pueden aceptar una minoría la ciencia son inmanentes a ese juego y estables pueden pasar meses haciendo
para publicación, por lo cual la tasa no pueden ser establecidas más que en experimentos de control o de verifi-
de rechazo es del orden del 90-95% el seno del propio discurso científico cación sugeridos por los árbitros de
(Lawrence, 2007). Lo anterior aunado y así, son los propios expertos quienes revistas con alto fi, sin cuestionar el
al hecho de que el fi de las revistas es determinan cómo y de qué manera se hecho de que tales experimentos no
utilizado como un proxy para evaluar valida la ciencia mediante “pruebas” aportan mayor contenido científico
la calidad del investigador y de la in- de orden tecnológico (Lyotard, 1994: a las conclusiones del artículo y sin
vestigación (dime en dónde publicas 60). De esta manera la performatividad embargo, cuestan dinero que podría
y te diré quién eres), ha resultado en termina por dominar a la ciencia y la ser aplicado en forma más provechosa
una dramática transformación en verdad científica resulta de la inves- y creativa a la continuación y enrique-
la dinámica y motivaciones de la tigación mejor financiada: a mayor cimiento de la investigación en curso
actividad científica que en forma por financiamiento son más sofisticadas y (Raff et al., 2008).
demás inquietante satisface lo dicho complejas las pruebas realizadas y por Con base en mi experiencia directa
con toda perspicacia por Lyotard lo tanto más convincentes o verosími- como investigador y árbitro para
en “La condición posmoderna”, un les los resultados de la investigación. revistas del sci me atrevo a sugerir
texto definitorio y definitivo de la Las intuiciones de Lyotard han re- (aunque sería necesario un estudio
posmodernidad. Lyotard anota que la sultado clarividentes pues en la actua- sistemático para probarlo), que en las
tecnología moderna sigue el principio lidad los científicos nos encontramos ciencias biomédicas experimentales,
de rendimiento óptimo o performati- rindiendo culto a la performatividad existe una correlación directamente
vidad. La ciencia de la modernidad fue ya sea por voluntad propia o por proporcional entre el costo de la inves-
legitimada por su vínculo con la tecno- sugerencia (por no decir presión) de tigación realizada y el fi de la revista
logía y el uso intensivo de la tecnología los administradores de la ciencia, de en donde se publican los resultados

C I E N C I A e r g o s u m , V o l . 1 6- 2, julio 2 0 0 9 - octubre 2 0 0 9. xix


de dicha investigación. Investigadores tado Unidos era de $ 400 000 dólares guna historia científica es completa,
con recursos financieros abundantes para tres años (Nature, 2006), además sino que siempre está en proceso de
pueden realizar más experimentos y los insumos para la investigación que construcción y redefinición (Raff et
pruebas sofisticadas para “validar” en su mayoría son de importación se al., 2008). Es más, la espuria identi-
sus datos. Por lo tanto, tienen mayor adquieren en México con un sobre- ficación de la calidad científica con
probabilidad de satisfacer a los árbi- precio del orden de 30%, por lo tanto el fi de la revista en la cual se publi-
tros de revistas con alto fi que piden queda claro que el investigador mexi- can los resultados ha generado un
dichas pruebas como un recurso cano cuenta con menos recursos para “analfabetismo” voluntario entre los
“tamiz” que permite descartar manus- la investigación que su contraparte científicos y así, no es raro encontrar
critos a falta de criterios estrictamente en Estados Unidos. Luego entonces, que en las instituciones de mayor
científicos. Por otra parte, los inves- el investigador mexicano que logra prestigio académico existen grupos
tigadores que en forma consistente colocar un artículo en una revista de investigación que fomentan la
publican en revistas con alto fi tienen con x fi en la cual también publican práctica de leer sólo los artículos que
mayor probabilidad de ser requeridos sus colegas norteamericanos, lo hace a aparecen en revistas de un x fi hacia
como árbitros para esas revistas y una un costo mucho menor por artículo, arriba, partiendo de que en el ambien-
vez en esa posición parece natural lo que en principio desde la perspec- te altamente competitivo de la ciencia
que tiendan a perpetuar el enfoque tiva performativa puede ser tomado contemporánea (ambiente fomentado
performativo del fi como criterio como evidencia de mayor eficiencia: por la performatividad) sólo es nece-
de calidad científica. Por ejemplo, si ciencia de “calidad” equivalente a sario estar advertido de lo que hacen
consideramos el caso de México, en un costo menor. Sin embargo, en los los competidores directos capaces de
2006 el financiamiento para un buen hechos la escala del fi se aplica como publicar en revistas de alto fi, como
proyecto de ciencia biomédica básica un regulador que sesga el criterio si el resto de la ciencia y sus autores
apoyado por el conacyt equivalía a de calidad científica en favor de los carecieran de contenido o significa-
$ 150 000 dólares, repartidos en tres proyectos mejor financiados, pues el do. Lo anterior resulta paradójico, si
años, mientras que para el mismo año investigador mexicano difícilmente consideramos que en la actualidad
el apoyo promedio a un proyecto de podrá costear los experimentos de existen más revistas científicas que en
investigación equivalente financiado “verificación” que fueran sugeridos cualquier otra época de la humanidad
por los Institutos de Salud de los Es- por los árbitros en caso de someter y que Internet permite el fácil acceso
su manuscrito a una revista con alto a un número mayor de revistas cien-
2. Como ejemplo cito el caso del investigador biomédico fi. En cambio, los colegas norteame- tíficas. Luego entonces, en la práctica
húngaro Gabor Szabó Jr., que desde 1990 publicó en
ricanos cuentan con recursos para el fi conduce a que el objetivo de la
hacer frente a dichas sugerencias y ciencia ya no sea aproximarnos a la
una revista con FI típico (2.7) la importante observa-
eventualmente lograr que su artículo verdad de la naturaleza, a lograr una
ción de que el genoma de los eucariontes está sub-
sea aceptado en el limitado círculo de mejor explicación y entendimiento
dividido en dominios estructurales con un tamaño las revistas de alto fi, coto que salvo de los procesos naturales, sino que se
promedio de 50 kilopares de bases (Szabó, G. et al., notables excepciones está usualmente convierte en un mero juego de modas
(1990). “Disassembly of chromatin into approximately
vedado a los investigadores biomédi- y listados del hit parade. Así, científi-
cos mexicanos. cos de países con recursos limitados
equal to 50 kb units by detergent”, Biochem Biophys
No ha pasado desapercibido a para la investigación, pero conscientes
Res Commun. 69:706-12). Sin embargo, durante los
críticos con sólidas reputaciones de haber logrado observaciones cien-
años siguientes publicó otros cinco artículos que científicas que el culto al fi da como tíficas importantes, pueden dedicar
básicamente contienen la misma información pero resultado que mucho dinero y esfuer- largos años al proceso de colocar
apoyada en cada artículo por diferentes métodos
zo son dedicados a satisfacer aspectos dichas observaciones en una revista de
colaterales de la ciencia en lugar de alto fi con la idea de que así podrán
experimentales, lo que culminó en 2007 con la publi-
contribuir al avance del conocimien- lograr el reconocimiento de sus pares,
cación en una revista de muy alto FI (10) de la misma
to científico, pues en los hechos, el para lo cual dedican sus limitados
observación pero aderezada con un muestrario de los exceso de requisitos para aceptar los recursos financieros a realizar más
resultados obtenidos mediante las diversas técnicas manuscritos en revistas con alto fi experimentos y pruebas de verifica-
utilizadas en las publicaciones previas (Székvölgyi, L. aunado a la obsesión de los cientí- ción que confirman la observación
et al., (2007). “Ribonucleoprotein-masked nicks at 50-
ficos por publicar en dichas revistas original pero que no conducen a
retarda el progreso científico, pues en nuevos descubrimientos.2
kbp intervals in the eukaryotic genomic DNA”. Proc.
este proceso se pierde de vista que la A partir de un análisis historio-
Natl. Acad. Sci. USA 104: 14964-1496). ciencia avanza por etapas y que nin- gráfico de la ciencia, el filósofo

xx Aranda Anzaldo, A. La ciencia posmoderna y el factor de impacto


Dossier especial aniversario

Thomas S. Kuhn elaboró una obra 1987). El culto al fi contribuye a for- lo que se refiere al poder. Si todos
muy influyente: La estructura de las talecer e incrementar la proporción los mensajes pudieran circular libre-
revoluciones científicas, en la cual de ciencia normal y a desalentar la mente entre todos los individuos, la
propone un esquema general para innovación científica, pues muchos cantidad de información a tener en
describir la actividad de los cientí- científicos están más interesados cuenta para hacer las elecciones perti-
ficos (Kuhn, 1970). En este libro, en construir un curriculum de alto nentes retardaría considerablemente
Kuhn enuncia pero no define con impacto (ya que de esto depende la toma de decisiones y por lo tanto
claridad el concepto de paradigma su promoción y reconocimiento) se reduciría la performatividad del
científico. Sin embargo, en el curso que en el avance de la ciencia (Not- sistema (Lyotard, 1994: 111).
de los años se ha establecido un kins, 2008). El científico normal de Dentro de la comunidad cientí-
consenso en el sentido de que un nuestros días antes de abordar una fica y en los círculos de la edición
paradigma científico corresponde pregunta ya está considerando si ésta académica han surgido numerosas
a un marco teórico y metodológico puede dar origen a una publicación críticas a la tiranía virtual impuesta
vigente en una disciplina científica, de alto fi, en los hechos esto equi- por el fi (ver por ejemplo, Nature,
en un periodo histórico particular vale a poner la carreta por delante 2003). Así, en años recientes se han
(Aranda, 1987). Kuhn hace notar que de los caballos: lo importante no es propuesto varias alternativas dife-
la mayoría de los científicos trabaja el descubrimiento científico, sino rentes al fi para evaluar la calidad
dentro de un paradigma establecido el impacto de la publicación resul- del trabajo científico individual y
y a esta práctica la denomina ciencia tante. Así, los científicos pueden colectivo: índice H, índice G, índice
normal. Por lo tanto, los científicos evadir preguntas y temas difíciles o AR, índice awcr, etc (Walkman y van
normales no critican el paradigma es- controvertidos y optan por investi- Eck, 2009). Sin embargo, todas estas
tablecido y sólo se dedican a refinar gar cuestiones de moda para lograr alternativas se basan en el conteo de
observaciones, pruebas y técnicas que un mayor impacto. Con frecuencia, citas a los artículos científicos por
contribuyen a validar el paradigma los editores de revistas académicas otros artículos científicos o sea, nin-
establecido. Los científicos normales rechazan artículos interesantes pero guna de las alternativas considera el
tienden a descartar las anomalías sobre temas que no están de moda y impacto del conocimiento científico
(observaciones y resultados experi- por lo tanto serán poco citados. Ar- en la sociedad, sino solamente dentro
mentales) que no concuerdan con el tículos sobre tópicos controvertidos de la propia comunidad científica.
paradigma establecido. Sin embargo, o muy innovadores son rechazados Esto es una gran paradoja puesto que
el propio Kuhn y otros filósofos por temor a que no sean citados hasta hace pocos años un artículo
anteriores como Karl Popper, han y afecten el fi de la revista. Esta científico sólo podía ser consulta-
advertido que ninguna teoría cien- situación también se ve reflejada do por los expertos con acceso a
tífica es definitiva y de hecho la en la tendencia internacional a bibliotecas y revistas especializadas,
ciencia avanza mediante una diná- privilegiar el apoyo a proyectos de pero hoy el mismo artículo puede
mica de conjeturas y refutaciones. investigación “seguros”, aquellos ser “bajado” de la red y leído por
Para Popper lo que distingue a la que son continuación directa de cualquier ciudadano. Esta democra-
ciencia de otras disciplinas es que líneas de investigación estableci- tización del conocimiento científico
los enunciados y teorías de carácter das y que se basan en numerosas no parece haber sido apreciada por
científico son en principio refutables publicaciones previas y en sólidos los científicos y los administradores
o falsables (Lipton, 2005). Por lo resultados preliminares, en lugar de de la ciencia que sólo parecen estar
tanto, la ciencia se encuentra en un apoyar proyectos basados en ideas interesados en medir el impacto que
continuo proceso de rectificación originales e innovadoras (Barabási, tienen los científicos dentro de la
y toda teoría científica será tarde o 2005; Kaiser, 2008). La autocensura propia comunidad científica. Esto
temprano refutada y sustituida por practicada por algunos editores corrobora la noción de Lyotard de
una nueva teoría que explica mejor científicos hace eco de una reflexión que en el mundo posmoderno la
los hechos. Luego entonces, los de Lytoard a partir de las ideas del ciencia se legitima por criterios in-
grandes avances científicos surgen sociólogo Niklas Luhmann, en el manentes a la propia ciencia y el dis-
por fuera o a partir de la crítica de sentido de que los sistemas sociales curso científico sólo se dirige hacia
los paradigmas establecidos y por (la comunidad científica constituye los propios científicos. Esta postura
definición el científico normal no un sistema social) no pueden fun- es básicamente absurda, como si el
está interesado en lograr una revo- cionar más que reduciendo la com- juego de la ciencia fuera un espejo
lución científica, sino en confirmar plejidad, la cual viene exigida por la que sólo reflejara su propia imagen,
el paradigma establecido (Aranda, competencia dentro del sistema en cuando en realidad el conocimiento

C I E N C I A e r g o s u m , V o l . 1 6- 2, julio 2 0 0 9 - octubre 2 0 0 9. xxi


trascendente es aquél que sale de las medida de utilidad científica pero no científico es el contenido científico
aulas y laboratorios para integrarse es posible demostrar que corresponde del mismo y para establecerlo nada
al devenir cotidiano de los seres a una medida de calidad científica puede sustituir al acto de leerlo y
humanos. intrínseca. El propósito de las publi- entenderlo. Recordemos las palabras
En conclusión, el impacto cientí- caciones científicas debe ser difundir de Einstein: “no todo lo que cuenta
fico medido en número de citas a los avances del conocimiento y no puede ser cuantificado y no todo lo
publicaciones científicas por otras del la fabricación de un hit parade. Lo que puede ser cuantificado cuenta”
mismo tipo es cuando mucho una que realmente cuenta en un artículo (Cherubini, 2008).

Bibliografía

Adam, D. (2002). “The Counting House”, Kaiser, J. (2008). “The Graying of nih Research”, Game. plos Med. 3(6): e291.doi: 10.1371/
Nature 415: 726-729. Science 322: 848-849. journal.pmed.0030291.
Aranda Anzaldo, A. (1986). “Ciencia y tecno- Kuhn, T.S. (1970). The Structure of Scientific Raff, M., A. Johnson y P. Walter (2008). “Painful
logía: dos conceptos diferentes”, Ciencia y Revolutions. 2a ed., Chicago University publishing”, Science 321: 36.
Desarrollo 12(71): 56-73. Press. Rossner, M., H. Van Epps y E. Hill (2007). “Show
______ (1987). “La revolución kuhniana”, Cien- Lawrence, P.A. (2003). “The Politics of Publica- me the Data”, J. Exp. Med. 204: 3052-3053.
cia y Desarrollo 13(74): 97-104. tion”, Nature 422: 259-261. Schutte, H. K. y J.G. Svec (2007). “Reaction
______ (1997). “La crítica posmoderna de la ______ (2007). “The Mismeasurement of Scien- of Folia Phoniatrica et Logopedica on the
ciencia: una genealogía francesa”, CIENCIA ce”, Curr. Biol. 17: 583-585. Current Trend of Impact Factor Measures.
ego sum 4(2): 223-229. Lipton, P. (2005). “The Truth about Science”, Folia Phoniatr”, Logop. 59: 281-285.
Barabási, A-L. (2005). “Taming Complexity”, Phil Trans. R. Soc. 360: 1259-1269. Seglen, P.O. (1997). “Why the Impact Factor of
Nature Phys. 1: 68-70. Lyotard, J-F. (1979). La Condition Postmoder- Journals Should not be Used for Evaluating
Bensman, S.J. (2008). “Distributional Diffe- ne: Rapport sur el Savoir. Les Editions de Research”, Brit. Med. J. 314: 497-502.
rences of the Impact Factor in the Sciences Minuit, París. Solow, R. (1957). “Technical Change and the
Versus the Social Sciences: an Analysis of the ______ (1994). La condición postmoderna. 5a. Aggregate Production Function”, Rev. Econ.
Probabilistic Structure of the 2005 Journal ed. Cátedra, Madrid. Statist. 39: 312-320.
Citation Reports”, J. Am Soc. Inform. Sci. Mansfield, E. (1972). “Contribution of R & D Stott, E. (2006). “Impact Factors: How to Get
Technol. 59: 1-17. to Economic Growth in the United States”, One, How to Improve it, How to Unders-
Bilbao-Osorio, B. y Rodríguez-Pose, A. (2004). Science 175: 477-486. tand it. Meeting of the International Society
From R & D to Innovation and Economic Nature, varios autores (2003). “Challenging of Addiction Journal Editors”. Disponible
Growth in the EU. Growth & Change 35: the Tyranny of Impact Factors”, Nature en: www.parint.org/isajewebsite/isaje 2006.
434-455. 423: 479-480. Sylwester, K. (2001). “R&D and Economic
Cherubini, P. (2008). “Impact Factor Fever”, Nature, editorial (2006). “Grants fall Victim to Growth”, Knowledge, Technology & Policy
Science 322:191. nih Success”, Nature 443: 894-895. 13: 71-84.
Garfield, E. (2006). “The History and Meaning of Notkins, A.L. (2008). “Neutralizing the Impact Waltman, L. y Van Eck, N.J. (2009). “A Taxo-
the Journal Impact Factor”, jama 295: 90-93. Factor Culture”, Science 322: 191. nomy of Bibliometric Performance Indica-
Jacsó, P. (2008). “The Plausibility of Computing Opatrnyý, T. (2008). “Playing the System to tors Based on the Property of Consistency”.
the H-index of Scholarly Productivity and Im- Give Low-Impact Journal more Clout”, Erasmus Research Institute of Management
pact Using Reference-Enhanced data Bases”, Nature 455: 167. (erim), Report Series ers-2009-014-lis. Dispo-
Online Information Review 32: 266-283. plos Medicine Editors (2006). The Impact Factor nible en: www.erim.eur.nl.

xxii Aranda Anzaldo, A. La ciencia posmoderna y el factor de impacto