Está en la página 1de 11

SISTEMA DE ENFRIAMIENTO COMPLETO CON

SENSORES PARA AUTOMÓVILES A GASOLINA


Cuando el motor de combustión funciona, solo una parte de la energía
calorífica del combustible se convierte en trabajo mecánico a la salida del
cigüeñal, el resto se pierde en calor. Una parte del calor perdido sale en los gases
de escape, pero otra se transfiere a las paredes del cilindro, a la culata o tapa y a
los pistones, por lo que la temperatura de trabajo de estas piezas se incrementa
notablemente y será necesario refrigerarlos para mantener este incremento dentro
de límites seguros que no los afecten. Además, las pérdidas por rozamiento
calientan las piezas en movimiento, especialmente las rápidas, como cojinetes de
biela y puntos de apoyo del cigüeñal.

Para refrigerar las piezas involucradas se usan dos vías:

 El aceite lubricante para las piezas en movimiento y la cabeza de


los pistones.
 Un sistema especialmente construido que usa un fluido en
movimiento para refrigerar camisas de cilindros y culata. Este fluido
puede ser aire, o líquido.

La función refrigerante del aceite lubricante se tratará cuando se describa


el sistema de lubricación, ahora nos ocuparemos del sistema de enfriamiento por
fluido.

 El sistema de enfriamiento puede haber de dos tipos


 Por aire
 Por liquido

Sistema De Enfriamiento Por aire

Una hélice radial movida desde el cigüeñal del motor a través de una
correa, está ubicada dentro de un cuerpo de forma adecuada para dirigir el flujo de
aire hacia la camisa del cilindro que es la parte a refrigerar. El diámetro de la
hélice, así como la relación de transmisión entre las poleas están bien elaborados
para garantizar la cantidad de aire necesario. La camisa del cilindro está dotada
de aletas para aumentar la superficie de transferencia de calor con el aire y así
mejorar el enfriamiento.

Un termostato, que puede ser mecánico o electro-mecánico, regula la


apertura de la compuerta de salida de acuerdo a la temperatura del aire
procedente de la camisa para mantener el motor a la temperatura óptima.

Este mecanismo es en cierto modo auto compensado, ya que a medida


que crece la velocidad del motor y se producen más ciclos de combustión,
automáticamente se genera más aire de enfriamiento debido al propio aumento de
la velocidad de rotación de la hélice que está acoplada al cigüeñal.

En la mayor parte de las aplicaciones la correa que mueve la hélice


también mueve otros agregados del motor como el alternador, el fallo de la correa
puede encender una alarma luminosa al conductor en caso de fallo debido a la
falta de servicio de alguno de los otros agregados, y, por lo tanto, en ocasiones el
indicador de temperatura del motor no existe en el tablero.

Sistema De Enfriamiento Por Liquido

El líquido es movido por una bomba que se acciona desde el motor de


manera que siempre que este funcione, la bomba hace circular el líquido al
sistema, una válvula de control de flujo cuya apertura depende de la temperatura,
restringe el flujo de refrigerante en mayor o menor medida de acuerdo a esta, y así
garantizar una temperatura temostatada en el agua que sale del motor y con ello
su temperatura de trabajo. Esta válvula se conoce como termostato.

El refrigerante caliente procedente del motor se hace circular por un


intercambiador de calor dotado de múltiples tubos con aletas, conocido como
radiador, por el que se hace circular un flujo de aire externo representado con
flechas azules para enfriarlo.

Una hélice accionada eléctricamente o bien desde el motor a través de un


embrague térmico induce el flujo de aire para el funcionamiento del intercambiador
de calor.
Por último, un sensor especial alimenta el indicador al conductor, que
puede ser una señal luminosa de alarma o un aparato indicador de la temperatura
o ambos. El aparato indicador de la temperatura generalmente es un termómetro
de termo resistencia.

Como el sistema está completamente lleno con agua y esta se dilata y


contrae al calentarse y enfriarse, el sistema está provisto de una válvula de
seguridad de presión calibrada, que se abre y cierra por la propia presión. El
trasiego del volumen sobrante se hace a un recipiente aparte que a la vez sirve de
reserva.

Componentes Del Sistema De Enfriamiento

El esquema del sistema de refrigeración de un coche está compuesto por


los siguientes elementos: un radiador, un ventilador, un termostato, un depósito,
una bomba impulsora de refrigerante (bomba de agua), una correa que mueva la
bomba y los manguitos que conducen el refrigerante hasta el interior del motor.
Todos estos componentes deben estar correctamente a fin de que el sistema de
refrigeración del motor funciones adecuadamente.

El radiador
El radiador es probablemente la parte más reconocible del sistema de
refrigeración. Acostumbra a estar en el frontal del vehículo para recibir aire según
circulamos y así rebajar la temperatura del líquido refrigerante que circula por su
interior. Debemos comprobar ocasionalmente que el radiador no tenga fugas y,
sobre todo, que no esté obstruido. Los radiadores tienen láminas metálicas muy
finas que si se estropean por pequeños impactos o se taponan por la suciedad
pueden hacer que el radiador no disipe el calor de la forma adecuada, dando lugar
a un sobrecalentamiento.

En lo relativo a los radiadores, también puede darse el caso de que estén


obstruidos por su parte interna, debido a un líquido refrigerante en mal estado
(conviene cambiarlo cada dos años) o a suciedad que pueda haber en el circuito.
Si el radiador estuviese obstruido se puede llevar a cabo una limpieza en un taller
especialista, siendo una labor más económica que la sustitución del radiador.

Los manguitos

Los manguitos son otra parte fundamental del sistema de refrigeración.


Son los encargados de llevar el refrigerante del motor al radiador. Suelen ser de
caucho y con el paso de los años se estropean. Conviene echarles un vistazo y si
no están en buen estado reemplazarlos por unos nuevos. Si un manguito revienta
perderemos todo el líquido refrigerante del motor y deberemos parar si no
queremos causar una avería por sobrecalentamiento que puede llegar a costarnos
miles de euros.

La bomba de agua

La bomba de agua es el corazón del sistema de refrigeración. Es la


encargada de hacer circular el agua por todo el circuito. En muchos casos las
bombas pueden estropearse y perder refrigerante, por lo que conviene comprobar
que no tengan fugas. Si las tuviera, habría que cambiarla. Cuando las bombas de
aguas están movidas por la correa de distribución es aconsejable cambiarlas con
cada cambio de correa para evitar males mayores. Si están tiradas por la correa
auxiliar no la cambiaremos hasta que no tenga síntomas evidentes de problemas.

También puede darse el caso de que las paletas de la bomba se vayan


deteriorando, hasta el punto de que exteriormente parezca estar bien pero
realmente casi no mueva refrigerante. Esto es muy habitual en bombas de agua
con paletas de plástico.

El termostato

El termostato es otro elemento de vital importancia. Los motores han de


funcionar a una temperatura determinada y para asegurarse de que el agua esté a
dicha temperatura está el termostato. Este bloquea o abre el paso de agua del
bloque motor al radiador según conveniencia. Si un termostato se deteriora
normalmente queda en posición abierta. Notaríamos que al motor le cuesta mucho
coger temperatura y que el ralentí está más alto. El motor estará generalmente
funcionando en frío y el consumo de combustible será claramente superior,
además de que, al no alcanzar la temperatura de servicio, los desgastes internos
del motor también serán mayores.

El ventilador
El ventilador es la parte encargada de forzar un flujo de aire hacia el
radiador para disipar calor cuando la marcha del vehículo no genera la suficiente
corriente (en ciudad, por ejemplo). La mayoría de los coches utilizan electro
ventiladores comandados por el sistema eléctrico del coche. Normalmente están
asociados a un sensor de temperatura que los pone a funcionar si la temperatura
excede unos límites. Es común el fallo del termo contacto del ventilador, que
provoca que el ventilador no funcione y el motor pueda llevarse un calentón. Por
otra parte, si alguna de las aspas estuviese rota por la intrusión de algún objeto, la
refrigeración podría no ser la adecuada, aparte de generar ruidos y vibraciones,
algo más habitual en los todoterrenos.

En los ventiladores de acoplamiento viscoso, además, el flujo de aire


podría no ser suficiente si el núcleo viscoso no trabaja adecuadamente. Detectar
el problema aquí puede ser más difícil a simple vista, porque las aspas pueden
estar girando, aunque no sea de la forma suficiente.

El líquido refrigerante

Por último, todo lo anterior no serviría de nada sin el líquido refrigerante.


Este líquido es el que circula por el circuito y ayuda a disipar el calor. No es
conveniente utilizar agua, ya que puede generar óxidos en el circuito y además
tiene un bajo poder anticongelante que en épocas de mucho frío podría causar
graves averías en el motor. Para ello hay que utilizar un anticongelante adecuado
siguiendo las recomendaciones del fabricante del coche. Es aconsejable cambiarlo
cada dos años aproximadamente para evitar su deterioro y mantener limpio el
circuito de refrigeración.

Reloj de temperatura

Para controlar el sistema de refrigeración del coche mientras conducimos


solo tenemos una herramienta, el reloj de temperatura. Este es un elemento que
en muchos coches han dejado de existir, sustituyéndose por una luz azul que
indica que el motor está frío o una roja que indica el sobrecalentamiento.

El reloj de temperatura es útil para ver si hay alguna anomalía en el


sistema de refrigeración. No obstante, si marcase mal (de menos o de más) podría
deberse a un problema del propio reloj o del sensor que manda la señal. También
podría ser problema de alguna masa.

Tapón del radiador


El tapón del radiador tiene tres funciones. El sello mayor, el de la
contracara de la tapa, sella herméticamente el circuito para que no haya
intercambio con la atmósfera exterior. El sello de goma menor, el inferior, cierra el
cogote del radiador, en el escalón que está a la vista, y tiene un resorte, que cede
a cierta presión atmosférica que genera la temperatura, y permite salir líquido, el
que no puede ir al exterior gracias al sello superior de la tapa, por lo que va por el
caño de descarga, que sale del radiador entre ambos sellos, al depósito auxiliar.
Cuando se detiene el motor, comienza a enfriar y bajar la presión en el radiador,
contrayéndose las atmósferas que se habían dilatado en caliente. Al suceder esto,
se va produciendo vacío en el radiador por la falta del líquido expulsado. Allí
trabaja cediendo su resorte por depresión, la pequeña válvula que tiene la tapa del
radiador abajo, abriendo para que el líquido que fue al depósito auxiliar, vuelva al
radiador. Se llaman circuitos de refrigeración cerrados.

LOS SENSORES EN EL SISTEMA DE REFRIGERACIÓN

Sensor C.T.S. (Cool. Temperature Sensor)

Tiene por función chequear permanentemente la Temperatura del


Refrigerante del motor, para enviar esta información a la ECU de Motor, para que
decida en base a los datos recibidos, la Cantidad de Tiempo que permanecerán
abiertos los Inyectores que el Motor posea. Esta Información es de Vital
importancia para los arranques en Frío, ya que se requiere un tipo de mezcla Rica;
a medida que el motor se va Calentando, la ECU restringe la inyección de
Combustible en base a la Información que le entrega este Sensor.
A la ECU también le sirve la Información que entrega el Sensor de
Temperatura, para saber cuándo es válida la lectura arrojada por el Sensor de
Oxígeno, por ejemplo. Si el Sensor de Temperatura indica a la ECU que el Motor
está Frío, y el Sensor de Oxígeno le indica a la ECU que el tipo de mezcla que
está saliendo por el tubo de Escape es Pobre, algo anormal está sucediendo.
También se utiliza la Información que entrega el Sensor de Temperatura en
algunos Vehículos para controlar el funcionamiento del o los Electro ventiladores.
Además, en el caso de los Modelos, en caso de desconectarse el Sensor de Tº, la
ECU de inmediato pone en Funcionamiento los Electro ventiladores.

El Sensor de temperatura es un Sensor del tipo NTC (Negative


Temperature Coefficient), es decir, Sensor de Coeficiente de Temperatura
Negativo, el cual tiene como característica principal que la resistencia que él
ofrece, variará en base a la temperatura adquirida, en este caso “A Mayor
Temperatura del Sensor Menor Resistencia ofrecida”.

El Sensor de Temperatura se instala habitualmente en la Culata, en la


zona donde más se caliente se encuentra el agua, en la figura siguiente se
observa el Sensor instalado cercano a la trompa donde se monta el Termostato.
Al desconectar el Sensor para Simular Falla, la ECU demora 5 segundos
en poner en Marcha el Electro ventilador, asumiendo modo de Falla. Una vez
conectado el Sensor la ECU demora 5 segundos en Desconectarlo, esto es debido
a que la Unidad de Control Electrónica adquiere un comportamiento en modo de
Falla, para evitar que el Motor se Recaliente ante una situación como la antes
planteada.