Está en la página 1de 17
See discussions, stats, and author profiles for this publication at: https://www.researchgate.net/publication/305776368

See discussions, stats, and author profiles for this publication at: https://www.researchgate.net/publication/305776368

Chapter · January 2009

CITATIONS

0

2 authors, including:

17 PUBLICATIONS 3 CITATIONS SEE PROFILE
17 PUBLICATIONS
3 CITATIONS
SEE PROFILE

Some of the authors of this publication are also working on these related projects:

READS

119

Terapias Artístico Creativas: Musicoterapia, Arte Terapia, Danza Movimiento Terapia, Drama Terapia, Psicodrama View project View project

All content following this page was uploaded by Judith Helvia García Martín on 02 August 2016.

The user has requested enhancement of the downloaded file.

903

Reflexiones en torno a la música y la imagen desde la musicología española. Matilde Olarte (Ed.), Plaza Universitaria Ediciones, 2009, pp. 903-918.

WHAT A WONDERFUL WORLDO LA CONSTRUCCIÓN DE MUNDOS

INTRODUCCIÓN

SIMBÓLICOS

Judith Helvia GARCÍA MARTÍN

(Universidad de Salamanca)

Si buscamos una canción que haya sido recurrente en el mundo de la imagen, tanto en el cine

como en la publicidad e incluso en los videojuegos, ésa será What a Wonderful World. Pocas veces

una canción ha dado lugar a tantas versiones, a tantas aplicaciones distintas audiovisuales o se ha

convertido en un símbolo tan universalmente reconocido dentro de la cultura occidental. Ha

demostrado ser muy versátil, acompañando escenas de muy diversa índole e inspirando campañas

publicitarias. El contenido utópico de su letra ha dado lugar a una relación auténtica y coherente del

texto con la imagen, o bien contradictoria, hasta convertirse en un signo y luego símbolo de

comunicación en una sociedad inundada de mensajes. Sus “árboles y rosas; cielo y nubes; día y noche;

colores del arcoíris”, evocan un mundo feliz en donde la amistad promueve saludos entre amigos y en

donde los niños y su educación constituyen la auténtica esperanza para el futuro. En este entorno, las

personas se comunican abiertamente y cada uno descubre gozoso su identidad disfrutando de los

pequeños placeres de la vida. Es como ver a través de una ventana la Arcadia perdida. El sencillo texto,

que exponemos a continuación, apoyado por la suave interpretación de Armstrong, desgrana

situaciones en la que impera la naturaleza virgen, las ilusiones, la vitalidad y unas relaciones sociales

teñidas de amistad sincera y afecto generoso:

I see trees of green, red roses too/ I see them bloom for me and you/And I think to myself What a Wonderful World. I see skies of blue and clouds of white/The bright blessed day, the dark sacred night/And I think to myself What a Wonderful World. The colours of the rainbow so pretty in the sky/Are also on the faces of people going by/ I see friends shaking hands saying how do you do/ They're really saying I love you. I hear babies cry, I watch them grow/ They'll learn much more than I'll never know/And I think to myself What a Wonderful World/Yes I think to myself What a Wonderful World

1. BREVE HISTORIA DE LA CANCIÓN

La canción original, como ya he señalado más arriba, no fue compuesta por Louis Armstrong,

aunque se le asocia inevitablemente por ser el primero que la interpretó, sino por George David Weiss

en 1967. Desde entonces hasta nuestros días, ha conocido más de 15 interpretaciones distintas, si nos

referimos sólo a las principales (Louis Armstrong, Natalie Cole en compañía de Plácido Domingo y

904

Reflexiones en torno a la música y la imagen desde la musicología española. Matilde Olarte (Ed.), Plaza Universitaria Ediciones, 2009, pp. 903-918.

José Carreras, Rod Stewart y Stevie Wonder, Celine Dion…). Pese a todas estas versiones, y aunque

desde el principio pretendió ser una llamada a la tolerancia y unidad entre los pueblos, no sería hasta su

inclusión en la banda sonora de Good Morning Vietnam (1989) cuando esta obra adquiriría un carácter

verdaderamente universal, y desde entonces se ha convertido casi en un símbolo.

No deja de sorprendernos cómo una melodía tan simple y acompañada por una armonía tan

básica, ha pervivido como un clásico que aún nos emocione. Mientras la melodía realiza un arco con un

ascenso de octava repentino en un principio y un descenso más lento y suave por grados conjuntos, la

armonía acompaña con las funciones más tradicionales: supertónica, modal, y sobre todo, dominante,

subdominante y tónica. Por lo tanto, debemos pensar que su significado trasciende lo puramente

musical y encuentra su punto fuerte en el texto. Su empleo junto con la imagen va más allá de la mera

ambientación para aportar un contenido adicional que completa la imagen con una serie de conceptos 1 .

Aquí nos interesa centrar nuestra atención en tres de las citadas versiones (aunque se han

hecho muchas más), ya que han sido las más recurrentes en el mundo de la imagen. En primer lugar,

nos encontramos con la original de 1967, compuesta por Weiss y Douglas e interpretada por Louis

Armstrong. En ella, canta la inolvidable voz de Armstrong, oyéndose a veces incluso cómo se ríe

cuando canta. Se acompaña por una base de percusión suave, cuerda, una flauta que realiza una melodía

Es una música más bien lenta, tranquila y muy dulce,

secundaria cuando la voz está ausente, trombón

como una balada.

En segundo lugar, tenemos la adaptación realizada por el cantante hawaiano Israel

Kamakawiwo´ole, quien la fusionó con otra canción de espíritu similar, Somewhere over the

Rainbowen su álbum Facing Future (1993), dándole un toque cercano a la música de Bob Marley. Al

añadir la letra de esta última canción, se aportaba un matiz nostálgico a la original, ya que en la canción

de Harold Arlen y Yip Harburg se habla de la tristeza de no poseer alas como los pájaros para poder

volar a ese lugar sobre el arcoíris. Es una versión muy simple, dulce y tierna. La cálida voz de Israel es

sólo acompañada por lo que parece un ukelele. Comienza con la letra y armonía de “Somewhere over

the Rainbowcon algunas variaciones en la melodía y sin apenas darnos cuenta, salta a What a

Wonderful World, que canta en un estilo más sincopado y alegre, pero manteniendo siempre el

obstinato con el instrumento acompañante. En este caso, apenas varía la melodía. La letra quedaría

como sigue:

Somewhere over the rainbow way up high/ and the dreams that you dream of once in a lullaby/ somewhere over the rainbow blue birds fly/ and the dreams that you dream of, dreams really do come true.

1 SOLANAS, Víctor. “Significados añadidos a través de la música en las películas The Exorcist, Black Angels de G. Crumb y The Devils of Loudun de K. Penderecki”. La música en los medios audiovisuales. OLARTE MARTÍNEZ, Matilde (ed.). Salamanca:

Plaza Universitaria Ediciones, 2005, pp. 278-94.

905

Reflexiones en torno a la música y la imagen desde la musicología española. Matilde Olarte (Ed.), Plaza Universitaria Ediciones, 2009, pp. 903-918.

Someday I'll wish upon a star, wake up where the clouds are far behind me/ where trouble melts like lemon drops/ high above the chimney tops is where you'll find me./ Somewhere over the rainbow bluebirds fly/ and the dreams that you dare to, oh why, oh why can't I?

Well I see trees of green and red roses too, /I'll watch then bloom for me and you/ and I think to myself, What a Wonderful World/ Well I see skies of blue and i see clouds of white and the brightness of day/ I like the dark and i think to myself, What a Wonderful World The colours of the rainbow so pretty in the sky/ are also on the faces of people passing by/ I see friends shaking hands saying, how do you do?/ they're really saying, I, I love you. /I hear babies cry and i watch them grow/ they'll learn much more than we'll know/ and I think to myself, What a Wonderful World. Someday I'll wish upon a star, wake up where the clouds are far behind me/ where trouble melts like lemon drops/ high above the chimney tops is where you'll find me./Somewhere over the rainbow way up high/ and the dreams that you dare to, oh why, oh why can't I?

Por último, la versión realizada por The Ramones, interpretada por el difunto Joey Ramone y

editada en el 2002 póstumamente, no es tan diferente como pueda parecer. Los Ramones (llamados así

porque todos los integrantes adoptaron ese apellido tomando una idea de Paul McCartney) se

constituyeron en los años 70 e intentaron mediante un sonido más simple hacer frente a los grupos de

rock que intentaban destacar por virtuosos solos de guitarra. Así desarrollaron un estilo que se

denominaría punk rock, equivalente al de los Sex Pistols en Inglaterra. Su versión apenas cambia, tan sólo

la instrumentación y el estilo, pero no lo esencial: la melodía, armonía y letra. Canta Joey acompañado

por el bajista, el guitarrista y el batería, con un ritmo trepidante y una gran presencia del bajo. La

melodía tiene muy leves variaciones, así como el ritmo, tal vez un poco más sincopado. La letra sigue

igual, excepto dos palabras: “bright sunny day” en lugar de “bright blessed day” y “people walking by”

en lugar de “people going by”.

2. LA CONSTRUCCIÓN DE MUNDOS: EL SIGNO, EL SÍMBOLO Y EL

SIGNIFICADO

Como ya hemos apuntado, estas versiones se han aplicado para construir junto con la imagen

significados diversos. Esto quiere decir que la canción se ha convertido en signo, más aún, en un

símbolo, con un sentido muy específico con el que han jugado los directores a la hora de asociarlo con

lo visual.

La vida humana esta llena de signos como éste, que transmiten significados, mensajes cifrados,

y permiten comprender e interpretar las cosas y las conductas. Nuestro mundo es un mundo dominado

por la comunicación, y ésta por el lenguaje de los signos. La construcción del yo se realiza según las

pautas impuestas por los sistemas de comunicación. Son elementos transmisores, que en una cultura

906

Reflexiones en torno a la música y la imagen desde la musicología española. Matilde Olarte (Ed.), Plaza Universitaria Ediciones, 2009, pp. 903-918.

mediática como la nuestra adquieren protagonismo en el modo en que los hombres se perciben a si mismos y a los demás. Las palabras significan cosas; el olivo significa paz; el humo significa fuego, la fiebre es signo de una infección, la jofaina de D. Quijote significaba la barbería. La sonrisa significa aprobación y agrado, la mueca desagrado. Y así, muchas cosas transmiten el significado a otras. Es la función de los signos. Éstos, a veces adquieren el valor de símbolos, encarnando ideales y utopías que a veces dan a entender felicidad y belleza y a veces tragedia y horror. En ocasiones, recalcan algo, que responde a su significado. Son los signos de identidad y semejanza, que transmiten situaciones equiparables. Otras veces enfatizan el significado de algo por contraste y contrariedad. Son los llamados signos de contradicción. Es la tipología que aquí nos interesa, aunque existen muchos más. What a Wonderful Worldllegaría a ser un símbolo, con un mensaje de fraternidad y universalidad que podríamos relacionar con el Himno a la Alegríade la Novena Sinfonía de Beethoven. Y por ello, también se ha utilizado como signo de contradicción, para acompañar situaciones que significan lo opuesto.

Los signos, entre los que destacan las palabras, crean mundos construidos por el emisor, y éste pretende que su interlocutor los comparta 2 . Pero el signo no solo significa aquello a lo que está vinculado. También puede actuar de contrasigno, de elemento de contraste entre el mundo que representa y el mundo que es su opuesto. En ese caso, el signo puede desempeñar una función crítica. El signo no solo construye mundos. También los destruye y condena. Su mensaje, en este caso, es la denuncia, efectuada por contraste. El hambre y los harapos de los rehenes judíos de la lista de Schindler funcionan como contrasigno que condena y denuncia la orgia y el bacanal del Jefe del campo. La muerte del rehén tiroteado por este desde el balcón es el contrasigno que denuncia la vileza de la vida de aquél. Contradicción y denuncia, en donde la realidad no es lo que parece. Es su opuesto.

Para interpretar estas relaciones, podemos servirnos de una disciplina que nació hace ya un siglo, y que se ocupa de los signos y de sus significados: la semiótica. Ésta tiene la ventaja de que puede aplicarse en múltiples campos. Pretende analizar la estructura social del lenguaje simbólico a través del

análisis de los recursos comunicativos: gestos, cuñas persuasivas, efectos estéticos

plena de signos simbólicos: bandera, saludos; la comunicación de los sordomudos se efectúa por gestos; la escritura transmite conocimiento mediante signos; los ritos religiosos abundan en signos con significado, el trafico rodado es regulado por un sistema de signos, determinada marca de automóviles es signo de riqueza o poder. De ahí que la Semiótica se desplegara en semióticas especializadas: gestual,

La vida militar esta

2 GOODMAN, N. Ways of Worldmaking. Indianápolis: Hackett Publishing Company, 1978, muestra cómo el lenguaje recrea los hechos a la medida de quien habla de modo que el mundo real sea profundamente modificado por las palabras que descubren matices que el hablante percibe y comunica.

907

Reflexiones en torno a la música y la imagen desde la musicología española. Matilde Olarte (Ed.), Plaza Universitaria Ediciones, 2009, pp. 903-918.

visual, médica, psicoanalítica, literaria, estética, musical

se utiliza. Los sistemas de signos constituyen un léxico y un códice cifrado, que requiere ser conocido por quienes lo manejan. Son lenguajes artificiales que describen, transmiten y valoran conocimiento de cosas, yendo más allá de las mismas. La Semiótica presenta afinidades con el modernismo estético en pintura, arquitectura o literatura y comparte con él la prioridad del signo como factor de comunicación y mensajes. Su implantación como movimiento estético se extendió por gran parte de los sectores más significativos de la cultura en el cambio del siglo XIX al XX. El protagonismo de la forma ante el contenido, y la prioridad del mensajero sobre el mensaje, hizo que se produjera una acumulación de metáforas en todo tipo de lenguaje que convirtieron el modernismo en un arte decorativo, e incluso un tanto frívolo por considerarse superficial. Esto queda patente al presentar en símbolos bellos el contenido de lo cotidiano (y es perfectamente observable en la letra de nuestra canción: nos hace recrearnos en la belleza de elementos que vemos a diario sin apreciarlos la naturaleza, el arcoíris, el cielo…). Podríamos citar muchos otros ejemplos del simbolismo en las artes pujantes durante el cambio de siglo: Gustave Klimt, Gaudi, Rubén Darío, Debussy… En todas sus obras los signos construyen un mundo de elegancia y distinción. Y la semiótica se ocupó de centrarse en el estudio de estos signos y su relación con el significado. Con estas premisas, la Semiótica ha prosperado hasta nuestros días por su versatilidad. Podemos emplearla como marco teórico, según los conceptos que ya hemos expuesto, para el análisis de la relación entre nuestra canción y lo visual. La imagen o signo, tal como la Semiótica la analiza, implica varios componentes en proceso de su percepción e interpretación: a) Lo que actúa como signo:

según los espacios de la comunicación donde

objeto, acción, cosa (vehículo significante); b) Lo significado o aquello a lo que el signo designa, también llamado denotatum; c) El emisor o usuario del signo que pretende transmitir un mensaje; d) El destinatario del mensaje, que descubre su significado y lo aprueba o rechaza; e) El resultado o eficacia del signo: crea mundos compartidos y un entramado de relaciones que constituyen una sociedad de lenguajes que comunican. La canción a la que nos referimos adquiere por eso una trascendencia que, analizada en si misma, no parece poseer. Su importancia reside en haberse transformado en imagen simbólica, que por su forma, sea lenguaje oral o musical, es capaz de entablar relaciones entre los hombres3. La fraternidad

3 La Semiótica es la disciplina que estudia la naturaleza de los signos y su despliegue de significados o polisemia en ámbitos como la vida social o la comunicación. A lo largo del siglo XX se construye como ciencia en el ámbito de la lingüística en sus diferentes manifestaciones: lenguaje literario, artístico o musical,. El signo se subdivide en índices, iconos y símbolos, según el tipo de referencia y relación que establezcan. Ch. W. MORRIS, en dependencia de Ch. S. Peirce (1839- 1914), sistematiza la disciplina en sus conocidos ensayos Fundamentos de una teoría de los signos (1938) y Signos, lenguaje y comportamiento (1946) y pretende que la misma se convierta en instrumento de todas las ciencias que utilizan signos tales como la

908

Reflexiones en torno a la música y la imagen desde la musicología española. Matilde Olarte (Ed.), Plaza Universitaria Ediciones, 2009, pp. 903-918.

y vitalidad serían el denotatum. El emisor es, o bien el cantante, o bien el director de la película o anuncio en los que se emplea. Por último, los espectadores somos los destinatarios que recibimos la asociación de música e imagen e interpretamos. Para el tema que nos ocupa, una canción como signo expresivo para interpretar situaciones de la vida, la Semiótica nos obliga a situarnos en la música (sin olvidarnos del factor fundamental del texto asociado

a ella) entendida como lenguaje simbólico o signo que remite a otra realidad mas amplia que la musical. Lo relevante de la canción What a Wonderful Worldes que su importancia no la recibe de su propio contenido y mensaje, sino de que actúa como imagen mediadora de situaciones existenciales en las que aparecen experiencias limite de felicidad o de desgracia, cuyos ejemplos expondremos en epígrafes posteriores. Se ha convertido en un signo simbólico.

3. UTOPÍA Y FELICIDAD: LAS EXPERIENCIAS DE UN MUNDO FELIZ A continuación expondremos una serie de ejemplos en los que What a Wonderful Worldactúa como símbolo cuyo significado es coherente con el de la imagen, y para analizarlo recurriremos al

concepto de Utopía. Ésta, describe un estado o situación ideal posible que, por posible, impulsa al deseo

y a la esperanza. En este caso, el texto de la canción cumple su función semiótica:

a) Es un signo simbólico en su contenido y significación de belleza, bondad y felicidad

posibles. Es un elemento objetivo que actúa como vehículo adecuado de comunicación social a través

de su lenguaje poético y musical;

b) Tiene un autor e intérprete que pretende comunicar algo que interesa a otras personas. En

el elemento subjetivo y primer interlocutor del modelo semiótico. c) Un destinatario del mensaje, el oyente, elementos intersubjetivo de la comunicación.

d) Un resultado: creación de un mundo compartido de experiencias gratificantes.

Los signos y los símbolos crean mundos y verdades entre quienes conocen el sistema de signos. El signo y el símbolo se interponen entre las cosas como son y las cosas como son percibidas.

El mundo

El signo en su tarea transmisora introduce elementos de ficción: metáforas, situaciones

exterior es interpretado por el yo con un cierto alejamiento de la realidad objetiva. Ésta ha sido encontrada de un determinado modo, pero es reconstruida y transformada por lo que la naturaleza, los

909

Reflexiones en torno a la música y la imagen desde la musicología española. Matilde Olarte (Ed.), Plaza Universitaria Ediciones, 2009, pp. 903-918.

otros, la luz o la amistad significan para el autor y el intérprete. El artificio estético reviste a las cosas con un significado nuevo.

Este modelo semiótico sirve de marco para la comprensión e interpretación del uso de la canción en ciertos anuncios propagandísticos y películas:

1. La escuchábamos en un spot publicitario asociada a un perfume de la casa Estée Lauder. En él, veíamos a una hermosa mujer vestida con un vestido vaporoso de color blanco, dando un paseo por un jardín casi paradisíaco, junto al mar. No es la playa, sino un edén con hierba verde y fresca y lleno de flores color violeta y blanco; pero vemos de fondo, aunque bastante cerca, el mar. La acompaña un perro aún cachorro que juega con ella. Finalmente vemos la presentación del producto en un frasco del mismo color de las flores del jardín. Así pues, los colores de éstas no eran sino una metáfora de la unión entre el blanco del vestido de la mujer, de su persona, con la esencia del perfume. Toda la imagen es acompañada por la canción que nos ocupa en su versión original interpretada por Louis Armstrong durante unos 20 segundos y que parece estar muy acorde con el paisaje descrito: árboles verdes, cielo azul, nubes blancas… “qué mundo tan maravilloso” con Estée Lauder Pleasures. En este caso, la música es no diegética, y actúa como signo que aporta un significado redundante 4 a la imagen. 2. En un ámbito muy distinto al de los perfumes, nuestra canción protagonista sigue construyendo significados. Ahora nos trasladamos al mundo de los coches. Y no un coche cualquiera, sino un todo terreno. Se trata del anuncio lanzado a comienzos del año 2006, en el que Suzuki nos desea un feliz año a través de la publicidad. Por supuesto, el año será feliz para nosotros sólo si podemos disfrutar viajando en un Suzuki Gran Vitara, un coche que, como muestra el spot, es para todos los públicos y terrenos: carreteras bien arregladas, caminos pedregosos, nevados, inundados por agua. Cobijados por la impresionante carrocería, viajan confortablemente todo tipo de personas: un hombre formal de unos treinta años, una joven que parece haberse sacado el carnet de conducir el día anterior, dos niños en el asiento de atrás, un grupo de amigos que buscan diversión, un joven amante de la aventura… Todos muy diferentes, y para todos es accesible esta máquina y buscan en ella las mismas sensaciones, y por eso todos cantan la misma canción: la versión de Los Ramones de What a Wonderful World, un arreglo que quita a la canción original ese aire ensoñador y le otorga un

4 Esta idea está en consonancia con la aportada por Teresa Fraile Prieto, quien establece dos formas en las que la música y la imagen se relacionan: paralelismo y autonomía. En el caso del paralelismo, la música sigue el desarrollo de la acción y apoya la narración…”, llegándose a producir una redundancia. FRAILE PRIETO, Teresa “Músicas posibles: tendencias teóricas de la relación música- imagen”. La música en los medios audiovisuales. OLARTE MARTÍNEZ, Matilde (ed.). Salamanca: Plaza Universitaria Ediciones, 2005, pp. 295-314.

910

Reflexiones en torno a la música y la imagen desde la musicología española. Matilde Olarte (Ed.), Plaza Universitaria Ediciones, 2009, pp. 903-918.

dinamismo que puede gustar más a la persona que va a comprarse un todo terreno 5 . Por lo tanto, podría ser la intención del director del spot transmitir la idea de explorar y disfrutar del mundo que la canción nos describe, pero de una forma muy dinámica, reflejada por la versión empleada.

3. Pasamos al mundo de la gran pantalla para encontrar de nuevo esta canción en una versión

distinta en Descubriendo a Forrester (2000). Jamal Wallace es un chico de 16 años que ha crecido en un barrio humilde jugando al baloncesto y que, sin saberlo, es superdotado para las materias relacionadas con la literatura. Enfrente de su casa vive un excelente escritor retirado de la vida pública, William Forrester. Cuando se conocen, el segundo ayudará al joven a encontrar sus propias palabras para

convertirse también en escritor con estilo original. Finalmente, William fallece debido al cáncer, y Jamal se convertirá en el descubridor de la obra de su mentor. La versión de What a Wonderful Worldde Israel Kamakawiwo´ole suena completa al final de la película, en el minuto 2h:20’, poco antes de la aparición de los títulos de crédito y durante 4’:30’’, mientras vemos cómo Jamal, pese a haberse convertido en alguien reconocido en su campo, sigue jugando al baloncesto con sus amigos del barrio. Es música no diegética, por tanto 6 . El mensaje, en este caso, variaría un poco. Como ya hemos explicado, la versión de Israel aporta cierto aire de nostalgia al añadir la letra de Somewhere over the rainbow. Podríamos entender que Jamal, a pesar de haber crecido en un barrio humilde y de no haber tenido muchos recursos económicos, encuentra esas alas que le llevarán a ese “lugar sobre el arco iris” en la literatura. Al mismo tiempo, también podemos encontrar “mundos maravillosos” en lugares donde menos lo sospechamos. Al fin y al cabo, una de las moralejas de esta película es el triunfo del talento sobre los abusos de poder de un profesor con demasiadas influencias y envidias, y ese atisbo de justicia nos da esperanza.

4. A continuación exponemos un caso algo más confuso y cuya asociación entre música-

imagen- argumento resulta más ambigua. Nos referimos a Conoces a Joe Black (1998). Este drama, con Anthony Hopkins y Brad Pitt como protagonistas, trata de un magnate de la televisión, William Parrish, que entabla relación con un personaje muy especial. Parrish conoce de pronto a la muerte encarnada en un joven atractivo que se hace llamar Joe Black, y que de forma ineludible va a llevarle con él, pero quien quiere antes “tomarse unas vacaciones” y saber en qué consiste la vida. Así que pide a Parrish que sea su Cicerone. Durante esos días se enamora de la hija del millonario, lo que hará más difícil la separación debido a que experimenta las emociones y sensaciones que hacen que nos sintamos vivos. El gran evento de la película será el 60 cumpleaños de Parrish, durante el cual ocurren todos los

5 Video disponible en Youtube: “Suzuki Gran Vitara commercial”. <http://www.youtube.com/watch?v=sKDIorqv2og> [consultada el 30 de octubre de 2008]. Como la música que se oye entendemos que es a través de la radio del coche y de la gente que la canta, es música diegética.

6 Las canciones de la banda sonora, compuestas por melodías de jazz, rap y la mayor parte de ellas preexistentes, se encuentran en: <http://www.culturalianet.com/pro/prod.php?codigo=4129)> [consultado el 12 de noviembre del 2008].

911

Reflexiones en torno a la música y la imagen desde la musicología española. Matilde Olarte (Ed.), Plaza Universitaria Ediciones, 2009, pp. 903-918.

desenlaces. Se organiza para ello una gran velada, con fuegos artificiales, una espléndida cena y un baile en una pomposa carpa. En ella se ubica una orquesta como las big bands de los años 50, pero con cuerda incluida. Cuando William baila con su hija menor a modo de despedida, en el minuto 1h:18’, la orquesta toca What a Wonderful Worlddurante 3 minutos, pero con algunos cambios. No tiene cantante, y recuerda más al estilo swing, con un ritmo más sincopado. Comienza la cuerda, pero sigue el piano acompañado del viento metal y la cuerda, para volver al final a ser sólo el piano con un leve acompañamiento de violines. Tras unos segundos en los que Joe Black recuerda uno de los placeres que más le han gustado, la manteca de cacahuete, vuelve la música de nuevo, esta vez con un ritmo menos sincopado y con una mayor presencia del viento metal junto al piano. Por último, los títulos de crédito se acompañan a modo de epílogo con la versión de Israel Kamakawiwo´ole. En este caso, la canción conocida por todos los espectadores, tendría la función de lenitivo: la muerte es inevitable, debemos afrontarla, pero “qué mundo tan maravilloso” mientras estamos en él.

En todas estas situaciones, el significado de la canción es más o menos coherente con el transmitido por la imagen. Su mensaje original básico de “mundo feliz” se amplia al perfume, que condensa naturaleza, belleza, salud y deporte; al coche que reporta placer y viaje confortable; al joven que se abre camino en el mundo gracias a la justicia y el talento; y por fin, a la moraleja de apreciar la vida mientras la tenemos. Son los contenidos del mundo feliz de A. Husley 7 , tan admirado en la postguerra estadounidense.

4. CONTRAUTOPÍA Y DESGRACIA: LA EXPRESIÓN DEL DOLOR Y DE LA MISERIA Pero los signos y los símbolos de la felicidad pueden ser usados como denuncia contrautópica de la desgracia y del dolor. En ese caso la interpretación se torna antitética, porque el signo resalta el significado de lo opuesto y contrario a lo que de suyo el signo quiere significar. Es el triunfo de la paradoja, en donde la función semiótica se concreta en denuncia crítica, condena moral o dolor compartido. La utopía ideal proporciona un encuadre de dialéctica negativa (tal como diria Th. Adorno, según el cual lo socialmente perverso viene visto a través del tamiz de la bondad y belleza posibles pero ausentes). En este caso, las actitudes idealistas y utópicas respecto a la belleza y a la bondad, en lugar de realizarse en experiencias gratificantes, aparecen como rasgos de un cuadro que acentúa la oscuridad de los hechos contrastándolos con la luz de las situaciones opuestas. Por ese camino se denuncian situaciones de tragedia, dolor o injustica. El signo cambia de significado, asumiendo función crítica. Lo

7 HUXLEY, Aldous. (1932). (Trad. De Ramón Hernández). Un mundo feliz. Barcelona: Edhasa, 2007.

912

Reflexiones en torno a la música y la imagen desde la musicología española. Matilde Olarte (Ed.), Plaza Universitaria Ediciones, 2009, pp. 903-918.

bueno y lo bello denuncian y condenan lo feo, injusto y perverso. El cine abunda en recursos semióticos al respecto. En El Pianista, los judíos arrojados al gueto de Varsovia, escenifican bailes y

supuesta alegría forzados por los oficiales de las SS, y lo que originariamente significa fiesta pasa a significar tragedia. En La vida es bella, las situaciones trágicas vividas por los cautivos (hambre, proyectos de muerte, trabajos forzados…) crean un sistema de comunicación entre padre e hijo cuyo

lenguaje conduce a situaciones felices infantiles: juegos de escondite, premios

no provocan resultados esperados: miedo, angustia

Esta función crítica del signo es lo que subyace al uso de la canción en múltiples situaciones que expondremos a continuación. En ellas, el mensaje básico contenido en la canción no actúa como signo de situaciones equivalentes en la imagen, sino como trazo que acentúa la situación opuesta:

Los hechos dolorosos

sino un mundo imaginario opuesto.

guerra, tragedia, dolor, enfermedad, desolación, miseria, crueldad, la muerte, un paraíso natural perdido… Es la técnica de los contrastes expresionistas, de los claroscuros de Rembrandt, de los colores opuestos de Picasso, de las situaciones límite de las tragedias.

4.1. Música expresiva en género dramático En el 2006, el Ministerio de Sanidad lanzó una campaña contra el consumo de alcohol y drogas bajo el lema “Alcohol: tú verás lo que te mola” y “El alcohol puede llevarte lejos”. La música empleada durante el spot de 25 segundos es una vez más la versión de Los Ramones, que dado el tiempo del anuncio está incompleta. La estética de esta interpretación está más acorde con una estética rock que, por un lado conecta más con el espectro de población al que iba dirigido el spot (entre 13 y 18 años) y con el ambiente en el que se vive el consumo del alcohol (las discotecas y lugares de fiesta), y por otro lado une el mundo de las drogas en el que muchos artistas del rock ´n roll se han visto inmersos con el mensaje del anuncio. Aquí no sólo se juega con estas ideas asociadas al tipo de música de la canción y a contenido de su letra, sino que se manipula el sentido realista de las imágenes (negativo) con el de las frases que las acompañan (atractivo) y que encarnan las falacias que empujan a los adolescentes a la consumición de esta droga: ¿Qué quieres conseguir con el alcohol? “nuevos sabores” (una chica vomita), “nuevos ambientes” (el servicio de Urgencias de un hospital), “nuevas compañías” (un chico es esposado por un policía y llevado a la cárcel), “ser el protagonista” (alguien que está tumbado en una mesa de operaciones rodeado de médicos recibe la mascarilla de la anestesia) 8 La música es no diegética, pero podría entenderse un componente diegético al imaginar que puede oírse en la discoteca donde han estado los jóvenes. En esta ocasión, la canción no hace sino acentuar la mentira que ya nos

8 Video disponible en Youtube: “Alcohol: tú verás lo que te mola”, <http://www.youtube.com/watch?v=v5azl1GQ1j4> [consultada el 30 de octubre de 2008].

913

Reflexiones en torno a la música y la imagen desde la musicología española. Matilde Olarte (Ed.), Plaza Universitaria Ediciones, 2009, pp. 903-918.

transmiten los chirridos entre las atractivas frases y las desagradables imágenes. Queremos buscar un mundo maravilloso en una sustancia que no puede proporcionárnoslo. Por fin llegamos a la película que consagraría la canción como un símbolo universal: Good Morning Vietnam (1989). Adrian Cronauer pertenece al Ejército del Aire de los Estados Unidos. En pleno desarrollo de la Guerra de Vietnam, es destinado a Saigón donde, gracias a su profesión de pincha discos en la radio, tendrá la función de entretener a las tropas a través de la música en su programa radiofónico Good Morning Vietnam. Poco a poco, sus comentarios críticos sobre la guerra harán sentirse incómodos a sus superiores militares. Una de las escenas más famosas, y que lanzó la canción que estamos tratando a una fama inmortal, es la que encontramos en el minuto 1h:23’. Cronauer vuelve a la emisora, y pincha la versión completa de Louis Armstrong durante dos minutos mientras vemos otras imágenes que no concuerdan en absoluto con la letra. La primera estrofa no está sincronizada con imágenes especialmente crueles: sólo la preparación de una guerra: camiones militares circulando por una ciudad, soldados embarcando en un avión, preparación de estrategias… Pero a medida que avanza la canción, la realidad del genocidio de una guerra va volviéndose cada vez más evidente. Los helicópteros, el arma más eficaz para el ejército estadounidense en esta guerra, bombardean los campos de arroz llenos de mujeres y niños trabajando en ellos, hombres presuntamente inocentes detenidos y fusilados en un callejón, escenas que insinúan el problema de la prostitución de las mujeres vietnamitas, policías enfrentándose a manifestantes pacíficos en vez de “amigos estrechando la mano”… y finalmente, un campamento base estadounidense con el terreno desolado. La música se oye en la radio, de modo que en un principio es diegética. Podría sin embargo considerarse no diegética a partir del segundo verso, pues aunque sabemos que el sonido proviene originalmente de una radio, esto cambia en el momento en que vemos que la música es el fondo para narrar una situación vivida en Vietnam. Vuelve a ser diegética cuando Adrian aparece de nuevo hablando sobre la canción 9 . Este sería quizás, junto con el siguiente, el ejemplo más claro del empleo de esta obra como contrasigno. No podemos recibir mensajes más contradictorios. El mundo idílico, la esperanza del edén y de la construcción de un futuro, se derrumban ante la visión de la desesperación, la injusticia, la impotencia ante los intereses políticos y económicos… Siguiendo en esta misma línea, Bowling for Columbine (2002) es un desolador documental en el que a través de una ironía un tanto burda y una gran cantidad de reality bites (bocados de realidad), Michael Moore nos cuenta la tragedia ocurrida en el Instituto Columbine, e intenta analizar las razones por las que este tipo de crímenes no son infrecuentes en Estados Unidos. En esta película aparecen dos

9 El vídeo de esta escena puede ser encontrado en Youtube con la referencia: “Good morning, Vietnam - What a Wonderful World”, <http://www.youtube.com/watch?v=m1tl0RNuvQo> [consultada el 30 de octubre de 2008], y los temas de su banda sonora en [http://www.cineol.net/bso.php?id=196> [consultada el 30 de octubre de 2008].

914

Reflexiones en torno a la música y la imagen desde la musicología española. Matilde Olarte (Ed.), Plaza Universitaria Ediciones, 2009, pp. 903-918.

de las versiones de nuestra canción, que de nuevo son la de Louis Armstrong y la de Joey Ramone. La primera se oye en el minuto 24. La canción íntegra reaparece durante 2’:15’’. No es un simple fondo musical ni está elegida al azar. Con la ironía que le caracteriza, Moore rebate las declaraciones del director de una fábrica de misiles ubicada en la región donde sucedió la tragedia, quien dice que, pese a los productos que fabrican, siempre están apoyando programas para tratar la ira en los jóvenes. Como contrapartida, Moore realiza un montaje de un vídeo con diversas escenas, relativas a ocasiones en las que Estados Unidos ha reaccionado con violencia ante acontecimientos internacionales, o cómo ha favorecido el comercio de armas y ha facilitado entrenamiento a grupos que luego se convertirían en los terroristas que causarían el atentado de las Torres Gemelas. Son escenas muy crueles, en las que vemos guerras civiles, asesinatos, bombardeos,… Casi parece un guiño a la escena citada en Good Morning Vietnam. Y sin embargo, las acompaña una canción que habla de lo maravilloso que es el mundo y de cómo vemos a la gente en la calle saludándose y dándose la mano. Lo que vemos y lo que oímos, es tremendamente contradictorio. La segunda vez que escuchamos la canción es la versión de Joey Ramone, completa también, y se aplica en los títulos de crédito, 1h:52’. En ambos casos, tiene un significado irónico, dado lo terrible de los acontecimientos que se narran (el asesinato de varios alumnos por dos de sus compañeros en el Instituto Columbine). En ambos casos, la música es no diegética.

También en 12 Monos (1995) el sentido sería el descrito hasta ahora en este epígrafe. La trama transcurre hacia 2035. Sólo queda en la tierra el 1% de la población mundial, pues entre 1996 y 1997 un virus mortal ha acabado con cinco mil millones de personas. Ahora la especie humana tiene que vivir en búnkeres aislados bajo tierra, mientras que la superficie ha sido invadida de nuevo por animales y plantas. Con el fin de descubrir el origen de la plaga, los científicos envían a James Cole, un preso “voluntario”, al pasado para recoger información. En sus dos viajes en el tiempo, aterriza primero en 1990 en un centro psiquiátrico, y en la Gran Guerra de 1917 en el segundo. Con ayuda de una psiquiatra y un enfermo mental, averiguará que el culpable del virus es el grupo radical que se hace llamar Doce Monos. La canción que buscamos aparece a los 50min de película cuando por fin Cole llega a 1996 y se reúne con la psiquiatra. Ambos van en el coche hacia Filadelfia, y Cole le pide a su compañera oír música en la radio. En ese momento se oye la voz de Louis Armstrong cantando What

a Wonderful Worlden su versión original durante 23 segundos, sólo la primera estrofa, siendo

diegética. La oiremos de nuevo a las 2h en los títulos de crédito, esta vez como música no diegética,

durante algo más de 2 minutos. Al final de la película comprenderemos que, una vez más, el sentido de

la canción se contrapone al argumento de la película, ya que se nos muestra lo inevitable de la extinción

de la raza humana.

915

Reflexiones en torno a la música y la imagen desde la musicología española. Matilde Olarte (Ed.), Plaza Universitaria Ediciones, 2009, pp. 903-918.

4.2. Música expresiva en comedia Los siguientes ejemplos muestran de nuevo el uso de What a Wonderful Worldcomo contrasigno, pero esta vez entra en juego un nuevo elemento: el humor. El mensaje de las imágenes sigue contradiciendo el de la canción, pero intentan trivializar la cruda realidad (la supervivencia en el reino animal salvaje, la posible extinción de nuestro planeta, dos personajes que se dedican a cazar asesinos…) con este nuevo intruso que es el humor. En Madagascar (2005), entrañable película de animación de la productora DreamWorks, un grupo de animales amigos vive cómodamente en un zoo de Nueva York. Un hipopótamo, una jirafa, una cebra y un león llevan una existencia apacible y cómoda, sin tener que preocuparse por los avatares que suceden a los animales criados en libertad. Pero un día, el león se ve obligado a abandonar el zoo por error, y sus amigos acuden a buscarle. Acabarán en la isla de Madagascar, en medio de una jungla llena de peligros y en la que no saben desenvolverse. Aún separados los amigos, hay una escena en la que recorren la selva en busca de una manera de subsistir y de encontrarse todos juntos otra vez. En el camino afrontarán toda suerte de dificultades y conocerán la cruda realidad en lo referente a la cadena alimenticia en un entorno salvaje. Mientras ven cómo un indefenso patito es devorado por un cocodrilo y una planta carnívora engulle a un adorable colibrí, descubren sus instintos de supervivencia y las incomodidades de vivir a la intemperie. Mientras tanto, oímos la versión de Louis Armstrong completa en el minuto 1h:02’, que si bien no está en consonancia con los terribles descubrimientos vividos por el grupo y las emociones que les causan, sí lo está con maravilloso paisaje selvático virgen. Así, la contradicción hace concesiones: es cierto que vivimos en un mundo maravilloso, pero en él también existe lo que nos puede parecer crueldad para sobrevivir. Es música no diegética 10 . En Guía del autoestopista galáctico (2005) tenemos una situación similar. Un hombre va a ser desalojado de su casa a la fuerza para poder construir una autopista sobre el terreno que aquélla ocupa. No se dará cuenta de la gravedad real de su situación hasta que un amigo suyo, que sorprendentemente es extraterrestre, le avise de que no sólo su casa, sino el mundo entero serán destruidos para construir una autopista espacial. Vemos una preciosa imagen del globo terráqueo suspendido en el universo mientras oímos la canción cuando, de repente, un rayo destructor extraterrestre aniquila nuestro planeta. La sensación es de desconcierto y sorpresa tanto como de hilaridad por lo absurdo de la situación: ¿destruir un planeta para construir una autopista? También en este caso la música es no diegética.

10 Los temas de la banda sonora se encuentra en el siguiente enlace: <http://www.cineol.net/bso.php?id=646>[consultado el 12 de noviembre del 2008].

916

Reflexiones en torno a la música y la imagen desde la musicología española. Matilde Olarte (Ed.), Plaza Universitaria Ediciones, 2009, pp. 903-918.

Por último, también es humorística la forma en la que la versión de Los Ramones suena en el videojuego Ratchet &Clank Future: Tools of destruction. En la presentación de este videojuego, de 1 minuto, se ve un futuro, tal vez no muy lejano, con hermosas casas cubiertas de enredaderas y calles transitadas por vehículos que se desplazan sin contaminar, y una bella mariposa posándose en una flor. La correspondencia de la imagen con la canción, que al principio es la versión de Armstrong, es evidente. Sin embargo, la mariposa es pisoteada sin piedad por un robot, momento en el empieza la otra versión. Entonces aparecen los héroes del videojuego, un tigre y un robot, cuya misión es destruir a una especie de anfibios robotizados que parece que dominan el mundo. El mensaje final, asociado con la letra de la canción, es “Save it”, instando a los protagonistas a salvar nuestro maravilloso mundo 11 .

4.3. Música expresiva en series televisivas También podemos encontrar en numerosos capítulos de series esta canción. Un ejemplo sería el capítulo 9 de la Primera Temporada de House: “No RCP”. En él trata el caso de un legendario trompetista, John Henry Giles, a quien House admira como músico de jazz y genio. Tras curarle una misteriosa enfermedad, el músico le regala a su médico su trompeta, un gesto de gran generosidad dado el vínculo que tiene cualquier músico con su instrumento. Mientras ambos hablan del sufrimiento de cada uno, en el minuto 40’:30’’, suena de nuevo la voz de Armstrong como música no diegética. Sin embargo, en este caso la canción parece no actuar en la forma en la que hemos visto hasta ahora. Más bien puede ser una alusión al otro músico de jazz y trompetista, también afroamericano, que interpretara la obra por primera vez, y cuya versión escuchamos. En el capítulo sexto de la Primera Temporada de Las chicas Gilmore, “La fiesta de cumpleaños”, oímos de nuevo la canción, aunque probablemente la intencionalidad sea más superficial. Rory celebra su fiesta de cumpleaños en su casa rodeada de buenos amigos cuando, de pronto, aparecen sus acaudalados abuelos, con los que había discutido la noche anterior. El radiocasete de la fiesta reproduce la versión de Armstrong (música diegética) mientras abuela, madre e hija se reconcilian, cumpliendo una simple función de ambientación para el restablecimiento de unas relaciones humanas. En la presentación y en el minuto 50´ del sexto capítulo de la primera temporada de Life on Mars, ”Cuenta atrás”, escuchamos de nuevo a Armstrong. En esta serie de ciencia ficción, el protagonista ha caído en coma, pero mientras su cuerpo permanece en el hospital, parece que su mente ha viajado a otro tiempo u otro lugar, donde ejerce como policía. En el capítulo que nos ocupa, los personajes consiguen evitar que un hombre infravalorado mate a los rehenes que ha tomado en la redacción de un periódico para hacer oír su historia. En un momento del secuestro, todos creen que

11 Video disponible en Youtube: “Ratchet & Clank Future Tools of Destruction- 60s commercial”, < http://es.youtube.com/watch?v=tYkdQFjJd38 > [consultado el 12 de noviembre del 2008].

917

Reflexiones en torno a la música y la imagen desde la musicología española. Matilde Olarte (Ed.), Plaza Universitaria Ediciones, 2009, pp. 903-918.

están a punto de morir, y recuerdan los mejores momentos de sus vidas. Al final del capítulo, todos celebran el éxito de la operación, y aparece de nuevo esta versión como música diegética cuando la amiga del protagonista pone la radio en el bar. De nuevo la intención no es otra que resaltar la esperanza ya que, pese a vivir en un mundo que necesita héroes, siempre habrá alguno dispuesto a sacrificarse. En la serie de médicos jóvenes Scrubs, la versión de Los Ramones suena como música no diegética en el minuto 18´ del capítulo 12 de la tercera temporada 12 , “Mi mariposa”. En él se habla sobre cómo influyen el azar y las pequeñas decisiones para desencadenar acontecimientos mucho más grandes. Se analiza la misma situación desde dos puntos de vista diferentes en función de una pequeña decisión tomada al principio del capítulo: en una de las ocasiones, todo va mal. En la otra, es al contrario: “es curioso cómo cuando algo va bien, el resto de cosas empiezan a ir bien”. Y esta teoría es apoyada por la canción de los Ramones, una versión mucho más adecuada para el ambiente de urgencias de un hospital, mucho más dinámico que cualquier otro contexto.

CONCLUSIÓN En todos los casos analizados, la canción What a Wonderful World” funciona como código y lenguaje cifrado, que transmite conocimiento y valoración de situaciones vitales expuestas en la pequeña o gran pantalla. El autor y el intérprete crean un mundo que transmiten al interlocutor. El mensaje comunicado va más allá de la mera narración para situarse en la metáfora, la estética o la moral. La canción y su relación con la imagen cumplen las funciones del signo que establece la semiótica. El signo, partiendo de lo que transmite en su mensaje básico, establece relaciones sociales en donde aparecen valores estéticos, morales, políticos, económicos, etc. Pero lo importante es que el signo, convertido a veces en símbolo, testimonia un mundo creado por el autor e interprete que pretende ser recreado en el oyente. Los signos, al poder cambiar su significado e incluso invertirlo atestiguan que también se integran en un mundo plural y multicultural. Ello obliga a cumplir una tarea que va más allá de la recogida de datos: a interpretar.

BIBLIOGRAFÍA BERMEJO, Diego. “Estetización epostemológica”. En las fronteras de la ciencia. Barcelona:

Anthropos, 2008, pp. 11-50. BERMEJO, Diego. “La construcción de realidad. La realidad de la ficción y la ficción de la realidad”. En las fronteras de la ciencia. Barcelona: Anthropos, 2008, pp. 51-82

12 Video disponible en Youtube: “SCRUBS 3x12 Mi mariposa 3/3”, <http://es.youtube.com/watch?v=XwERPSfhNC4> [onsultada el 30 de octubre de 2008].

918

Reflexiones en torno a la música y la imagen desde la musicología española. Matilde Olarte (Ed.), Plaza Universitaria Ediciones, 2009, pp. 903-918.

BETTETINI, Gianfranco. La conversación audiovisual. Madrid: Cátedra, 1987. ECO, Umberto. Tratado de semiótica general. Barcelona: Lumen, 1977. FRAILE PRIETO, Teresa “Músicas posibles: tendencias teóricas de la relación música- imagen”. La música en los medios audiovisuales. OLARTE MARTÍNEZ, Matilde (Ed.). Salamanca: Plaza Universitaria Ediciones, 2005, pp. 295-314. GOODMAN, N. Ways of Worldmaking. Indianápolis: Hackett Publishing Company, 1978. HUXLEY, Aldous. Un mundo feliz. Barcelona: Edhasa, 2007 (1ª ed. 1932). MORRIS, Charles. Fundamentos de una teoría de los signos. Barcelona: Paidos Comunicación, 1994 (1ª ed. 1938). MORRIS, Charles. Signos, lenguaje y comportamiento. Buenos Aires: Losada, 1962 (1ª ed. 1946) SAUSSURE, Ferdinand. Cours de linguistique gènèrale. Paris: Payot, 1916. SOLANAS, Víctor. “Significados añadidos a través de la música en las películas The Exorcist, Black Angels de G. Crumb y The Devils of Loudun de K. Penderecki”. La música en los medios audiovisuales. OLARTE MARTÍNEZ, Matilde (Ed.). Salamanca: Plaza Universitaria Ediciones, 2005, pp. 278-94.

PÁGINAS WEB “Alcohol: tú verás lo que te mola”, <http://www.youtube.com/watch?v=v5azl1GQ1j4> [consultada el 30 de octubre de 2008[.

World”

<http://www.youtube.com/watch?v=m1tl0RNuvQo> [consultada el 30 de octubre de 2008].

commercial”

<http://es.youtube.com/watch?v=tYkdQFjJd38> [consultada el 20 de octubre de 2008].

[consultada el 30 de octubre de 2008]. “Suzuki Gran Vitara commercial”. <http://www.youtube.com/watch?v=sKDIorqv2og> [consultada el 30 de octubre de 2008]. <http://www.culturalianet.com/pro/prod.php?codigo=4129> [consultada el 15 de octubre

de 2008].

“Good morning, Vietnam.

“Ratchet

&

Clank

Future

“SCRUBS 3x12 Mi mariposa 3/3”

What

of

a

Wonderful

60s

Tools

Destruction-

<http://www.cineol.net/bso.php?id=196> [consultada el 10 de octubre de 2008]. <http://www.cineol.net/bso.php?id=646> [consultada el 10 de octubre de 2008].