Está en la página 1de 20

1

A PROPOSITO
DE LA CRISIS
DE LA DEMOCRACIA
EN EL PERU

La globalización ha traído un rápido cambio económico y social y ha hecho


que estas sociedades sean mucho más diversas, creando demandas de
reconocimiento por parte de estos grupos que alguna vez fueron invisibles
para las sociedades en general.
Hoy en el Peru el sistema democratico ha colapsado y sus instituciones
democraticas han sido capturadas por mafia-politicas, vinculadas ha
organizaciones criminales, el Peru se ha convertido en un paraiso para el
lavado de dinero, lo que puede explicar la presencia de carteles
colombianos, mexicanos y rusos en el Peru. El crecimiento de la
comerializacion drogas en las calles.
Los partidos politicos estan distantes de la sociedad civil y las demandas de
la sociedad civil ha provocado reacciones violentas entre grupos que
demandan la lucha contra corrupcion y quienes se sostenien en ellas por
los privilegios logrados en una nueva elite de ricos peruanos surgidos de la
debil democracia y privilegios de grupos de poder que capturaron en el
sistema de justicia y economico del Peru.
El sistema legislativo adolece del espiritu de sociedad civil, como una
Nacion, y se expresa en leyes fragmentadas que no permiten sentar las
bases de una Nacion moderna, eficiente y competitiva en un mundo
globalizado.
La sociedad peruana se fractura en segmentos basados en identidades cada
vez mas estrechas, amenanzando la posibilidad de deliberacion y accion
colectiva de la sociedad en su conjunto. Los nuevos actores politicos, el
surgimiento de mini-partidos politicos muchos de ellos de entornos
familiares (padres -hijos); partidos locales, movimientos regionales, caciques-
politicos regionales, movimientos LGTB, grupos pulpines, organizaciones de
vaso de leche, movimientos afro-peruanos, movimientos de generos,
movimientos nacionalistas, jovenes milenios, entre otros. Este es un camino

2
que conduce solo a la ruptura del estado y, en última instancia, al fracaso.
A menos que tales democracias liberales puedan volver ha entendimientos
más universales de la dignidad humana, se condenarán a sí mismos, y al
mundo, a continuar el conflicto. Este ensayo permite analizar la cojuntura
del Peru en perspectiva en un mundo globalizado del cual no estamos
distante. (Jorge Yeshayahu Gonzales-Lara)

Contra la política de identidad


El nuevo tribalismo y la crisis de la democracia
Por Francis Fukuyama

Comenzando hace unas décadas, la política mundial comenzó a experimentar una transformación
dramática. Desde principios de la década de 1970 hasta la primera década de este siglo, el número
de democracias electorales aumentó de aproximadamente 35 a más de 110. Durante el mismo
período, la producción mundial de bienes y servicios se cuadruplicó, y el crecimiento se extendió
a prácticamente todas las regiones del mundo. La proporción de personas que viven en la pobreza
extrema se desplomó , pasando del 42% de la población mundial en 1993 al 18% en 2008.
Pero no todos se beneficiaron de estos cambios. En muchos países, y particularmente en las
democracias desarrolladas, la desigualdad económica aumentó dramáticamente, ya que los
beneficios del crecimiento se dirigieron principalmente a los ricos y bien educados. El creciente
volumen de bienes, dinero y personas que se trasladan de un lugar a otro trajo cambios
perturbadores. En los países en desarrollo, los aldeanos que antes no tenían electricidad se
encontraron repentinamente viviendo en grandes ciudades, mirando televisión y conectándose a
Internet en sus teléfonos móviles. Enormes nuevas clases medias surgieron en China e India, pero
el trabajo que hicieron reemplazó el trabajo realizado por las clases medias más antiguas en el
mundo desarrollado. La manufactura se movió de manera constante desde los Estados Unidos y
Europa hacia el este de Asia y otras regiones con bajos costos laborales. Al mismo tiempo, los
hombres estaban siendo desplazados por mujeres en un mercado laboral cada vez más dominado
por las industrias de servicios, y los trabajadores poco calificados se vieron reemplazados por
máquinas inteligentes.
En última instancia, estos cambios frenaron el movimiento hacia un orden mundial cada vez más
abierto y liberal, que comenzó a fallar y pronto se invirtió. Los golpes finales fueron la crisis
financiera mundial de 2007–8 y la crisis del euro que comenzó en 2009. En ambos casos, las
políticas elaboradas por las élites produjeron enormes recesiones, un alto desempleo y la caída de
los ingresos de millones de trabajadores comunes. Dado que Estados Unidos y la UE fueron los
principales ejemplares de la democracia liberal, estas crisis dañaron la reputación de ese sistema
en su conjunto.
De hecho, en los últimos años, el número de democracias ha disminuido, y la democracia

3
ha retirado en prácticamente todas las regiones del mundo. Al mismo tiempo, muchos países
autoritarios, liderados por China y Rusia, se han vuelto mucho más asertivos. Algunos países que
parecían ser democracias liberales exitosas durante la década de los noventa, entre ellos Hungría,
Polonia, Tailandia y Turquía, se han deslizado hacia el autoritarismo. Las revueltas árabes de
2010–11 interrumpieron las dictaduras en todo el Medio Oriente pero rindieron poco en términos
de democratización: en su estela, los regímenes despóticos se mantuvieron en el poder y las guerras
civiles se enfrentaron en Irak, Libia, Siria y Yemen. Más sorprendente y quizás incluso más
significativo fue el éxito del nacionalismo populista en las elecciones celebradas en 2016 por dos
de las democracias liberales más duraderas del mundo: el Reino Unido, donde los votantes
decidieron abandonar la UE, y los Estados Unidos, donde Donald Trump obtuvo un puntaje.
chocante trastorno electoral En la carrera por la presidencia.
Todos estos desarrollos se relacionan de alguna manera con los cambios económicos y
tecnológicos de la globalización. Pero también están enraizados en un fenómeno diferente: el auge
de Identidad política. En su mayor parte, la política del siglo veinte fue definida por los
problemas económicos. A la izquierda, la política se centró en los trabajadores, los sindicatos, los
programas de bienestar social y las políticas redistributivas. El derecho, por el contrario, estaba
principalmente interesado en reducir el tamaño del gobierno y promover el sector privado. La
política actual, sin embargo, se define menos por preocupaciones económicas o ideológicas que
por cuestiones de identidad. Ahora, en muchas democracias, la izquierda se enfoca menos en crear
una amplia igualdad económica y más en promover los intereses de una amplia variedad de grupos
marginados, como minorías étnicas, inmigrantes y refugiados, mujeres y personas
LGBT. Mientras tanto, la derecha ha redefinido su misión principal como la protección patriótica
de la identidad nacional tradicional, que a menudo está explícitamente relacionada con la raza, el
origen étnico o la religión.
La política de identidad se ha convertido en un concepto maestro que explica mucho de lo que
está sucediendo en los asuntos globales.

Este cambio revierte una larga tradición, que se remonta al menos hasta Karl Marx, de ver las
luchas políticas como un reflejo de los conflictos económicos. Pero por importante que sea el
interés personal material, los seres humanos también están motivados por otras cosas, fuerzas que
explican mejor el presente. En todo el mundo, los líderes políticos han movilizado a los seguidores
en torno a la idea de que su dignidad ha sido ofendida y debe ser restaurada.
Por supuesto, en países autoritarios, tales apelaciones son antiguas. El presidente ruso, Vladimir
Putin, habló sobre la "tragedia" del colapso de la Unión Soviética y criticó a Estados Unidos y
Europa por aprovecharse de la debilidad de Rusia durante la década de 1990 para expandir la
OTAN. El presidente chino, Xi Jinping, alude al "siglo de humillación" de su país, un período de
dominación extranjera que comenzó en 1839.
Pero el resentimiento por las indignidades también se ha convertido en una fuerza poderosa en los
países democráticos. El movimiento Black Lives Matter surgió de una serie de asesinatos
policiales de afroamericanos que fueron muy publicitados y obligaron al resto del mundo a prestar
atención a las víctimas de la brutalidad policial. En los campus universitarios y en las oficinas

4
alrededor de los Estados Unidos, las mujeres se agolparon en una aparente epidemia de acoso y
agresión sexual y concluyeron que sus compañeros hombres simplemente no las veían como
iguales. Los derechos de las personas transgénero, que anteriormente no habían sido ampliamente
reconocidos como objetivos distintos de discriminación, se convirtieron en una causa
importante. Y muchos de los que votaron por Trump anhelaban un mejor momento en el pasado,
cuando creían que su lugar en su propia sociedad había sido más seguro.
Una y otra vez, los grupos han llegado a creer que sus identidades, ya sean nacionales, religiosas,
étnicas, sexuales, de género o de otro tipo, no están recibiendo el reconocimiento adecuado. La
política de identidad ya no es un fenómeno menor, sino que se desarrolla solo en los confines de
los campus universitarios o proporciona un telón de fondo a las escaramuzas de bajo riesgo en las
"guerras culturales" promovidas por los medios de comunicación. En cambio, la política de
identidad se ha convertido en un concepto maestro que explica mucho de lo que está sucediendo
en los asuntos globales.
Eso deja a las democracias liberales modernas frente a un desafío importante. La globalización ha
traído un rápido cambio económico y social y ha hecho que estas sociedades sean mucho más
diversas, creando demandas de reconocimiento por parte de grupos que alguna vez fueron
invisibles para la sociedad en general. Estas demandas han provocado una reacción violenta entre
otros grupos, que están sintiendo una pérdida de estatus y una sensación de desplazamiento. Las
sociedades democráticas se fracturan en segmentos basados en identidades cada vez más estrechas,
amenazando la posibilidad de deliberación y acción colectiva de la sociedad en su conjunto. Este
es un camino que conduce solo a la ruptura del estado y, en última instancia, al fracaso. A menos
que tales democracias liberales puedan volver a entendimientos más universales de la dignidad
humana, se condenarán a sí mismos, y al mundo, a continuar el conflicto.

LA TERCERA PARTE DEL ALMA

La mayoría de los economistas asumen que los seres humanos están motivados por el deseo de
recursos materiales o bienes. Esta concepción del comportamiento humano tiene profundas raíces
en el pensamiento político occidental y constituye la base de la mayoría de las ciencias sociales
contemporáneas. Pero deja de lado un factor que los filósofos clásicos se dieron cuenta de que era
crucial: el ansia de dignidad. Sócrates creía que tal necesidad formaba una "tercera parte" integral
del alma humana, una que coexistía con una "parte deseada" y una "parte
calculadora". República, llamó a esto el thymos , que las traducciones inglesas dan mal como
"espíritu".
En política, timos Se expresa en dos formas. El primero es lo que llamo "megalotimia": el deseo
de ser reconocido como superior. Las sociedades pre-democráticas se basaban en jerarquías, y su
creencia en la superioridad inherente de cierta clase de personas (nobles, aristócratas, miembros
de la realeza) era fundamental para el orden social. El problema con la megalotimia es que para
cada persona reconocida como superior, muchas más personas son consideradas inferiores y no
reciben reconocimiento público de su valor humano. Cuando uno no es respetado, surge un

5
poderoso sentimiento de resentimiento. Y un sentimiento igualmente poderoso, lo que yo llamo
"isotimia", hace que las personas quieran ser vistas tan bien como todos los demás.
El surgimiento de la democracia moderna es la historia del triunfo de la isotimia sobre la
megalotimia: las sociedades que reconocían los derechos de solo un pequeño número de élites
fueron reemplazadas por otras que reconocían a todos como inherentemente iguales. Durante el
siglo veinte, las sociedades estratificadas por clase comenzaron a reconocer los derechos de la
gente común, y las naciones que habían sido colonizadas buscaron la independencia. Las grandes
luchas en la historia política de EE. UU. Sobre la esclavitud y la segregación, los derechos de los
trabajadores y la igualdad de las mujeres fueron impulsadas por las demandas de que el sistema
político amplíe el círculo de individuos que reconoció como seres humanos plenos.
Pero en las democracias liberales, la igualdad ante la ley no da como resultado la igualdad
económica o social. La discriminación sigue existiendo contra una amplia variedad de grupos, y
las economías de mercado producen grandes desigualdades de resultados. A pesar de su riqueza
general, los Estados Unidos y otros países desarrollados han visto cómo la desigualdad de ingresos
ha aumentado dramáticamente en los últimos 30 años. Partes significativas de sus poblaciones han
sufrido ingresos estancados, y ciertos segmentos de la sociedad han experimentado una movilidad
social descendente.
Las amenazas percibidas al estado económico de una persona pueden ayudar a explicar el auge del
nacionalismo populista en los Estados Unidos y en otros lugares. La clase obrera estadounidense,
definida como personas con educación secundaria o menos, no ha tenido un buen desempeño en
las últimas décadas. Esto se refleja no solo en el estancamiento o la disminución de los ingresos y
la pérdida de empleos, sino también en la ruptura social. Para los afroamericanos, este proceso
comenzó en la década de 1970, décadas después de la Gran Migración, cuando los negros se
mudaron a ciudades como Chicago, Detroit y Nueva York, donde muchos de ellos encontraron
empleo en la industria cárnica, siderúrgica o automotriz. A medida que estos sectores declinaron
y los hombres empezaron a perder empleos a través de la desindustrialización, siguieron una serie
de males sociales, entre ellos el aumento de las tasas de delincuencia, una epidemia de cocaína y
el deterioro de la vida familiar, que ayudó a transmitir la pobreza de una generación a otra.
Durante la última década, un tipo similar de declive social se ha extendido a la clase trabajadora
blanca. Un epidemia de opioides ha ahuecado comunidades blancas de clase trabajadora
rurales en todo Estados Unidos; en 2016, el consumo excesivo de drogas provocó más de 60,000
muertes por sobredosis, aproximadamente el doble de muertes por accidentes de tráfico cada año
en el país. La esperanza de vida de los hombres blancos estadounidenses se redujo entre 2013 y
2014, un hecho altamente inusual en un país desarrollado. Y la proporción de niños blancos de
clase trabajadora que crecen en familias monoparentales aumentó del 22 por ciento en 2000 al 36
por ciento en 2017.
Pero tal vez uno de los grandes impulsores del nuevo nacionalismo que envió a Trump a la Casa
Blanca (y llevó al Reino Unido a votar a abandonar la UE) ha sido la percepción de
invisibilidad. Los ciudadanos resentidos que temen perder su estatus de clase media apuntan con
un dedo acusador hacia las élites, a quienes creen que no las ven, sino también a los pobres, a
quienes consideran injustamente favorecidos. Los individuos perciben a menudo la angustia

6
económica más como una pérdida de identidad que como una pérdida de recursos. El trabajo duro
debe conferir dignidad a un individuo. Pero muchos estadounidenses blancos de clase trabajadora
sienten que no se reconoce su dignidad y que el gobierno otorga ventajas indebidas a las personas
que no están dispuestas a cumplir con las reglas.
Este vínculo entre el ingreso y el estado ayuda a explicar por qué los llamamientos nacionalistas o
religiosos conservadores han demostrado ser más efectivos que los tradicionales de izquierda
basados en la clase económica. Los nacionalistas dicen a los desafectos que siempre han sido
miembros centrales de una gran nación y que los extranjeros, los inmigrantes y las élites han estado
conspirando para reprimirlos. "Tu país ya no es tuyo", dicen, "y no eres respetado en tu propia
tierra". La derecha religiosa cuenta una historia similar: "Eres miembro de una gran comunidad de
creyentes que ha sido traicionada por no creyentes. ; esta traición ha llevado a tu empobrecimiento
y es un crimen contra Dios ".
La prevalencia de tales narrativas es la razón por la cual la inmigración se ha convertido en un
tema tan polémico en tantos países. Al igual que el comercio, la inmigración aumenta el PIB en
general, pero no beneficia a todos los grupos dentro de una sociedad. Casi siempre, las mayorías
étnicas lo ven como una amenaza para su identidad cultural, especialmente cuando los flujos
transfronterizos de personas son tan masivos como lo han sido en las últimas décadas.
Sin embargo, la ira por la inmigración por sí sola no puede explicar por qué la derecha nacionalista
ha capturado en los últimos años a los votantes que solían apoyar a los partidos de izquierda, tanto
en los Estados Unidos como en Europa. La deriva hacia la derecha también refleja el fracaso de
los partidos contemporáneos de izquierda para hablar con personas cuyo estatus relativo ha caído
como resultado de la globalización y el cambio tecnológico. En épocas pasadas, los progresistas
apelaron a una experiencia compartida de explotación y resentimiento de los capitalistas ricos:
“¡Trabajadores del mundo, únanse!” En los Estados Unidos, los votantes de la clase trabajadora
apoyaron abrumadoramente al Partido Demócrata del New Deal, en la década de 1930, Hasta el
ascenso de Ronald Reagan, en los años ochenta. Y la democracia social europea se construyó sobre
la base del sindicalismo y la solidaridad de la clase trabajadora.
Pero durante la era de la globalización, la mayoría de los partidos de izquierda cambiaron su
estrategia. En lugar de crear solidaridad en torno a grandes colectividades como la clase
trabajadora o los explotados económicamente, comenzaron a centrarse en grupos cada vez más
pequeños que se encontraban marginados de maneras específicas y únicas. El principio de
reconocimiento universal e igual se transformó en un llamado a un reconocimiento especial. Con
el tiempo, este fenómeno migró de izquierda a derecha.

EL TRIUNFO DE IDENTIDAD

En la década de 1960, surgieron nuevos movimientos sociales poderosos en las democracias


liberales desarrolladas del mundo. Los activistas de derechos civiles en los Estados Unidos
exigieron que el país cumpla con la promesa de igualdad hecha en la Declaración de Independencia
y escrita en la Constitución de los Estados Unidos después de la Guerra Civil. Esto fue seguido

7
pronto por el movimiento feminista, que de manera similar buscaba un tratamiento igualitario para
las mujeres, una causa que estimuló y fue moldeada por una afluencia masiva de mujeres en el
mercado laboral. Una revolución social paralela rompió las normas tradicionales sobre la
sexualidad y la familia, y el movimiento ambiental reformó las actitudes hacia la naturaleza. Los
años posteriores verían nuevos movimientos que promueven los derechos de los discapacitados,
los nativos americanos, los inmigrantes, los hombres y mujeres homosexuales y, eventualmente,
las personas transgénero. Pero incluso cuando las leyes cambiaron para proporcionar más
oportunidades y protecciones legales más fuertes a los marginados, los grupos continuaron
diferiendo entre sí en su comportamiento, desempeño, riqueza, tradiciones y costumbres; los
prejuicios y la intolerancia siguieron siendo comunes entre los individuos; y las minorías siguieron
haciendo frente a las cargas de discriminación, prejuicio, falta de respeto e invisibilidad.
Esto le ofrecía a cada grupo marginado una opción: podía exigir que la sociedad tratara a sus
miembros de la misma manera que a los miembros de los grupos dominantes, o podía afirmar una
identidad separada para sus miembros y exigirles respeto como diferentes de la sociedad en
general. Con el tiempo, esta última estrategia tendió a ganar: el movimiento de derechos civiles de
Martin Luther King, Jr., exigió que la sociedad estadounidense tratara a los negros de la misma
manera que a los blancos. A fines de la década de 1960, sin embargo, grupos como los Black
Panthers y la Nation of Islam surgieron y argumentaron que los negros tenían sus propias
tradiciones y conciencia; desde su punto de vista, los negros tenían que sentirse orgullosos de sí
mismos por quienes eran y no prestar atención a lo que la sociedad en general quería que
fueran. Los auténticos seres internos de los negros estadounidenses no eran los mismos que los de
los blancos, argumentaban; Fueron moldeados por la experiencia única de crecer negro en una
sociedad hostil dominada por blancos. Esa experiencia fue definida por la violencia, el racismo y
la denigración y no podía ser apreciada por personas que crecieron en diferentes circunstancias.

El multiculturalismo se ha convertido en una visión de una sociedad fragmentada en muchos


grupos pequeños con experiencias distintas.
Estos temas han sido abordados en la actualidad. El movimiento Black Lives Matter , que
comenzó con demandas de justicia para las víctimas individuales de la violencia policial, se amplió
pronto para hacer que las personas sean más conscientes de la naturaleza de la vida cotidiana de
los estadounidenses de raza negra. Escritores, como Ta-Nehisi Coates han relacionado la violencia
policial contemporánea contra los afroamericanos con la larga historia de la esclavitud y el
linchamiento. En opinión de Coates y otros, esta historia forma parte de un abismo incontrolable
de entendimiento entre negros y blancos.
Una evolución similar ocurrió dentro del movimiento feminista. Las demandas del movimiento
principal se centraron en la igualdad de trato para las mujeres en el empleo, la educación, los
tribunales, etc. Pero desde el principio, una parte importante del pensamiento feminista propuso
que la conciencia y las experiencias de vida de las mujeres eran fundamentalmente diferentes de
las de los hombres y que el objetivo del movimiento no debería ser simplemente facilitar el
comportamiento y el pensamiento de las mujeres como hombres.
Otros movimientos pronto aprovecharon la importancia de la experiencia vivida para sus

8
luchas. Los grupos marginados exigieron cada vez más, no solo que las leyes e instituciones los
tratan como iguales a los grupos dominantes, sino también que la sociedad en general reconozca e
incluso celebre las diferencias intrínsecas que los diferencian. El término "multiculturalismo", que
originalmente se refiere simplemente a una calidad de sociedades diversas, se convirtió en una
etiqueta para un programa político que valoraba cada cultura por separado y cada experiencia
vivida por igual, a veces atrayendo atención especial a aquellas que habían sido invisibles o
infravaloradas en el mundo. pasado. Este tipo de multiculturalismo al principio se refería a grandes
grupos culturales, como los canadienses de habla francesa, los inmigrantes musulmanes o los
afroamericanos. Pero pronto se convirtió en una visión de una sociedad fragmentada en muchos
grupos pequeños con experiencias distintas, así como en grupos definidos por la intersección de
diferentes formas de discriminación, como las mujeres de color, cuyas vidas no se podían entender
a través de la lente de ninguna raza. o género solo.

La izquierda comenzó ha abrazar el multiculturalismo a medida que se hacía cada vez más difícil
elaborar políticas que produjeran un cambio socioeconómico a gran escala. En la década de 1980,
los grupos progresistas de todo el mundo desarrollado enfrentaban una crisis existencial. La
extrema izquierda había sido definida para la primera mitad del siglo por los ideales del marxismo
revolucionario y su visión del igualitarismo radical. La izquierda socialdemócrata tenía una agenda
diferente: aceptaba la democracia liberal pero buscaba expandir el estado del bienestar para cubrir
a más personas con más protecciones sociales. Pero tanto los marxistas como los socialdemócratas
esperaban aumentar la igualdad socioeconómica a través del uso del poder estatal, expandiendo el
acceso a los servicios sociales para todos los ciudadanos y redistribuyendo la riqueza.
Cuando el siglo XX llegó a su fin, los límites de esta estrategia se hicieron claros. Los marxistas
tuvieron que enfrentar el hecho de que las sociedades comunistas en China y la Unión Soviética
se habían convertido en dictaduras grotescas y opresivas. Al mismo tiempo, la clase obrera en la
mayoría de las democracias industrializadas se había enriquecido y había comenzado a fusionarse
con la clase media. La revolución comunista y la abolición de la propiedad privada cayeron de la
agenda. La izquierda socialdemócrata también llegó a un callejón sin salida cuando su objetivo de
un estado de bienestar en constante expansión se topó con la realidad de las restricciones fiscales
durante los turbulentos años setenta. Los gobiernos respondieron imprimiendo dinero, lo que llevó
a la inflación y las crisis financieras. Los programas redistributivos creaban incentivos perversos

9
que desalentaban el trabajo, los ahorros y el espíritu empresarial, lo que a su vez redujo el pastel
económico general. La desigualdad se mantuvo profundamente arraigada, a pesar de los
ambiciosos esfuerzos para erradicarla, como las iniciativas de la Gran Sociedad del presidente de
los Estados Unidos, Lyndon Johnson. Con el cambio de China hacia una economía de mercado
después de 1978 y el colapso de la Unión Soviética en 1991, la izquierda marxista se desmoronó
en gran medida, y los socialdemócratas quedaron en paz con el capitalismo.
Las ambiciones disminuidas de la izquierda para una reforma socioeconómica a gran escala
convergieron con su adopción de políticas de identidad y multiculturalismo en las últimas décadas
del siglo veinte. La izquierda continuó siendo definida por su pasión por la igualdad, por la
isotimia, pero su agenda cambió del énfasis anterior en la clase trabajadora a las demandas de un
círculo cada vez más amplio de minorías marginadas. Muchos activistas vieron a la vieja clase
trabajadora y sus sindicatos como un estrato privilegiado que demostraba poca simpatía por la
situación de los inmigrantes y las minorías raciales. Buscaban ampliar los derechos de una
creciente lista de grupos en lugar de mejorar las condiciones económicas de los individuos. En el
proceso, la vieja clase obrera se quedó atrás.

DE IZQUIERDA A DERECHA

El abrazo de la izquierda a la política de identidad era comprensible y necesario. Las experiencias


vividas de los distintos grupos de identidad difieren y, a menudo, deben abordarse de manera
específica para esos grupos. Los forasteros a menudo no perciben el daño que están haciendo por
sus acciones, como muchos hombres se dieron cuenta a raíz de la Las revelaciones del
movimiento #MeToo. Sobre el acoso sexual y la agresión sexual. La política de identidad apunta
a cambiar la cultura y el comportamiento de manera que tengan beneficios materiales reales para
muchas personas.
Al enfocar la atención en experiencias más estrechas de injusticia, la política de identidad ha traído
cambios positivos en las normas culturales y ha producido políticas públicas concretas que han
ayudado a muchas personas. El movimiento Black Lives Matter ha hecho que los departamentos
de policía de los Estados Unidos sean mucho más conscientes de la forma en que tratan a las
minorías, a pesar de que el abuso policial aún persiste. El movimiento #MeToo ha ampliado la
comprensión popular de la agresión sexual y ha abierto una importante discusión sobre las
insuficiencias de la ley penal existente al tratarla. Su consecuencia más importante es
probablemente el cambio que ya se ha producido en la forma en que las mujeres y los hombres
interactúan en los lugares de trabajo.
Así que no hay nada malo con la política de identidad como tal; Es una respuesta natural e
inevitable a la injusticia. Pero la tendencia de las políticas de identidad a centrarse en los problemas
culturales ha desviado la energía y la atención de la reflexión seria por parte de los progresistas
sobre cómo revertir la tendencia de 30 años en la mayoría de las democracias liberales hacia una
mayor desigualdad socioeconómica. Es más fácil discutir sobre temas culturales que cambiar
políticas, es más fácil incluir a mujeres y minorías en los programas de estudios universitarios que
aumentar los ingresos y ampliar las oportunidades de las mujeres y las minorías fuera de la torre

10
de marfil. Además, muchas de las circunscripciones que han sido el foco de las recientes campañas
impulsadas por políticas de identidad, como las mujeres ejecutivas en Silicon Valley y las estrellas
femeninas de Hollywood, están cerca de la parte superior de la distribución de ingresos. Ayudarles
a lograr una mayor igualdad es algo bueno, pero hará poco para abordar las deslumbrantes
disparidades entre el uno por ciento de los que más ganan y todos los demás.
La política de identidad de la izquierda de hoy también desvía la atención de grupos más grandes
cuyos graves problemas han sido ignorados. Hasta hace poco, los activistas de la izquierda tenían
poco que decir sobre la creciente crisis de opioides o el destino de los niños que crecen en familias
monoparentales empobrecidas en las zonas rurales de los Estados Unidos. Y los demócratas no
han presentado estrategias ambiciosas para hacer frente a las pérdidas de empleos potencialmente
inmensas que acompañarán el avance de la automatización o las disparidades de ingresos que la
tecnología puede traer a todos los estadounidenses.
Además, la política de identidad de la izquierda representa una amenaza para la libertad de
expresión y para el tipo de discurso racional necesario para sostener una democracia. Las
democracias liberales están comprometidas a proteger el derecho a decir virtualmente cualquier
cosa en un mercado de ideas, particularmente en la esfera política. Pero la preocupación por la
identidad ha chocado con la necesidad del discurso cívico. El enfoque en la experiencia vivida por
grupos de identidad prioriza el mundo emocional del yo interno sobre el examen racional de los
problemas en el mundo exterior y privilegia las opiniones sostenidas sinceramente sobre un
proceso de deliberación razonada que puede obligar a uno ha abandonar las opiniones previas. El
hecho de que una afirmación sea ofensiva para el sentido de autoestima de una persona se considera
a menudo como motivo para silenciar o despreciar al individuo que la realizó.
La confianza en la política de identidad también tiene debilidades como estrategia política. La
actual disfunción y decadencia del sistema político de los EE. UU. Se relaciona con una
polarización extrema y cada vez mayor, que ha hecho de la rutina que rige un ejercicio de
arriesgo. La mayor parte de la culpa de esto pertenece a la derecha. Como han argumentado los
científicos políticos Thomas Mann y Norman Ornstein, el Partido Republicano se ha movido
mucho más rápidamente hacia su extrema derecha que el Partido Demócrata en la dirección
opuesta. Pero ambas partes se han alejado del centro. Los activistas de izquierda centrados en
cuestiones de identidad rara vez son representativos del electorado en su conjunto; de hecho, sus
preocupaciones a menudo alejan a los votantes dominantes.
Pero tal vez lo peor de la política de identidad, tal como la practica actualmente la izquierda, es
que ha estimulado el auge de la política de identidad en la derecha. Esto se debe en gran parte a
que la izquierda adopta la corrección política, una norma social que prohíbe a las personas expresar
públicamente sus creencias u opiniones sin temer el oprobio moral. Toda sociedad tiene ciertos
puntos de vista que van en contra de sus ideas fundacionales de legitimidad y, por lo tanto, están
prohibidas en el discurso público. Pero el descubrimiento constante de nuevas identidades y los
cambios en el terreno para un discurso aceptable son difíciles de seguir. En una sociedad altamente
sintonizada con la dignidad del grupo, siguen apareciendo nuevas líneas de límites, y las formas
previamente aceptables de hablar o expresarse se vuelven ofensivas. Hoy, por ejemplo, el simple
uso de las palabras "él" o "ella" en ciertos contextos puede interpretarse como un signo de
insensibilidad a las personas intersex o transgénero. Pero tales expresiones no amenazan principios

11
democráticos fundamentales; más bien, desafían la dignidad de un grupo en y denotan una falta de
conciencia o simpatía por las luchas de ese grupo.
En realidad, solo un número relativamente pequeño de escritores, artistas, estudiantes e
intelectuales de la izquierda defienden las formas más extremas de corrección política. Pero esos
casos son recogidos por los medios conservadores, que los utilizan para atacar a la izquierda en su
conjunto. Esto puede explicar uno de los aspectos extraordinarios de las elecciones presidenciales
de los Estados Unidos de 2016, que fue la popularidad de Trump entre un grupo central de
partidarios a pesar del comportamiento que, en una época anterior, habría condenado una
candidatura presidencial. Durante la campaña, Trump se burló de las discapacidades físicas de un
periodista, caracterizó a los mexicanos como violadores y criminales, y se escuchó en una
grabación que presumía que había tocado a tientas a mujeres. Esa, declaraciones fueron menos
transgresiones contra la corrección política que transgresiones contra la decencia básica, y muchos
de los partidarios de Trump no necesariamente las aprobaron o de otros comentarios escandalosos
que hizo Trump. Pero en un momento en que muchos estadounidenses creen que el discurso
público está excesivamente vigilado, a los partidarios de Trump les gusta que no se sienta
intimidado por la presión para evitar ofender. En una era formada por la corrección política, Trump
representa un tipo de autenticidad que muchos estadounidenses admiran: puede ser malicioso,
intolerante y sin presidencia, pero al menos dice lo que piensa.
Y, sin embargo, el ascenso de Trump no reflejó un rechazo conservador de las políticas de
identidad; de hecho, reflejaba la El abrazo de la derecha a la política de la identidad . Muchos de
los partidarios blancos de la clase trabajadora de Trump sienten que han sido ignorados por las
elites. Las personas que viven en áreas rurales, que son la columna vertebral de los movimientos
populistas no solo en los Estados Unidos sino también en muchos países europeos, a menudo creen
que sus valores están amenazados por las élites cosmopolitas y urbanas. Y aunque son miembros
de un grupo étnico dominante, muchos miembros de la clase obrera blanca se ven a sí mismos
como víctimas y marginados. Tales sentimientos han allanado el camino para el surgimiento de
una política de identidad de derecha que, en su forma más extrema, toma la forma de un
nacionalismo blanco explícitamente racista.
Trump ha contribuido directamente a este proceso. Su transformación de magnate de bienes raíces
y estrella de la televisión de realidad a contendiente político despegó después de que se convirtió
en el promotor más famoso de la Teoría de la conspiración racista "birther" , que arroja dudas
sobre la elegibilidad de Barack Obama para servir como presidente. Como candidato, se mostró
evasivo cuando se le preguntó sobre el hecho de que el ex líder del Ku Klux Klan, David Duke, lo
había respaldado, y se quejó de que un juez federal de los Estados Unidos que supervisa una
demanda contra la Universidad Trump lo estaba tratando "injustamente" debido a que el juez era
mexicano. patrimonio. Después de una reunión violenta de nacionalistas blancos en
Charlottesville, Virginia, en agosto de 2017, donde un nacionalista blanco mató a un
contrarrestador, Trump afirmó que había "gente muy buena en ambos lados". Y ha pasado mucho
tiempo individualizando atletas negros. y celebridades para la crítica y ha estado feliz de explotar
la ira por la eliminación de estatuas en honor a los líderes confederados.
Gracias a Trump, el nacionalismo blanco se ha movido de las franjas a algo parecido a la corriente

12
principal. Sus defensores se quejan de que, si bien es políticamente aceptable hablar de los
derechos de los negros, los derechos de las mujeres o los derechos de los homosexuales, no es
posible defender los derechos de los estadounidenses blancos sin ser calificados de racistas. Los
practicantes de la política de identidad en la izquierda argumentarían que las afirmaciones de
identidad de la derecha son ilegítimas y no pueden colocarse en el mismo plano moral que las
minorías, las mujeres y otros grupos marginados, ya que reflejan la perspectiva de una comunidad
históricamente privilegiada. Eso es claramente cierto. Los conservadores exageran en gran medida
la medida en que los grupos minoritarios reciben ventajas, al igual que exageran la medida en que
la corrección política confunde la libertad de expresión. La realidad para muchos grupos
marginados no ha cambiado: los afroamericanos continúan siendo objeto de violencia policial; Las
mujeres aún son agredidas y acosadas.
Lo que es notable, sin embargo, es cómo la derecha ha adoptado el lenguaje y el encuadre de la
izquierda: la idea de que los blancos están siendo victimizados, que su situación y sufrimiento son
invisibles para el resto de la sociedad, y que las estructuras sociales y políticas responsables de
esto La situación, especialmente los medios de comunicación y el establecimiento político,
necesita ser aplastada. En todo el espectro ideológico, la política de identidad es la lente a través
de la cual se ven la mayoría de los problemas sociales.

UNA NECESIDAD DE CREAR

Las sociedades deben proteger a los grupos marginados y excluidos, pero también necesitan
alcanzar objetivos comunes a través de la deliberación y el consenso. El cambio en las agendas de
la izquierda y la derecha hacia la protección de identidades grupales estrechas en última instancia
amenaza ese proceso. El remedio no es abandonar la idea de identidad, que es fundamental para la
forma en que la gente moderna piensa acerca de sí misma y de las sociedades que la rodean; es
definir identidades nacionales más grandes e integradoras que tengan en cuenta la diversidad de
facto de las sociedades democráticas liberales.
Las sociedades humanas no pueden alejarse de la identidad o de las políticas identitarias. La
identidad es una "poderosa idea moral", en la frase del filósofo Charles Taylor, construida sobre
la característica humana universal de los timos . Esta idea moral le dice a la gente que tienen seres
internos auténticos que no están siendo reconocidos y sugiere que la sociedad externa puede ser
falsa y represiva. Enfoca la demanda natural de las personas para el reconocimiento de su dignidad
y proporciona un lenguaje para expresar los resentimientos que surgen cuando no se recibe dicho
reconocimiento.
No sería posible ni deseable que desaparecieran esas exigencias de dignidad. La democracia liberal
se basa en los derechos de los individuos a disfrutar de un grado igual de elección y de agencia
para determinar sus vidas políticas colectivas. Pero muchas personas no están satisfechas con igual
reconocimiento como seres humanos genéricos. En cierto sentido, esta es una condición de la vida
moderna. La modernización significa un cambio y una interrupción constantes y la apertura de
elecciones que no existían antes. Esto es, en general, algo bueno: durante generaciones, millones
de personas han huido de comunidades tradicionales que no les ofrecieron opciones en favor de
las comunidades que sí lo hicieron. Pero la libertad y el grado de elección que existen en una

13
sociedad liberal moderna también pueden dejar a las personas descontentas y desconectadas de sus
semejantes.Se sienten nostálgicos por la comunidad y la vida estructurada que creen haber perdido,
o que supuestamente sus ancestros poseían. Las identidades auténticas que buscan son aquellas
que los unen a otras personas. Las personas que se sienten de esta manera pueden ser seducidas
por líderes que les dicen que han sido traicionados y no respetados por las estructuras de poder
existentes y que son miembros de comunidades importantes cuya grandeza será reconocida
nuevamente.
La naturaleza de la identidad moderna, sin embargo, debe ser cambiante. Algunas personas pueden
convencerse de que su identidad se basa en su biología y está fuera de su control. Pero los
ciudadanos de las sociedades modernas tienen identidades múltiples, que están moldeadas por las
interacciones sociales. Las personas tienen identidades definidas por su raza, género, lugar de
trabajo, educación, afinidades y nación. Y aunque la lógica de la política de identidad es dividir a
las sociedades en grupos pequeños y egoístas, también es posible crear identidades que sean más
amplias y más integradoras. Uno no tiene que negar las experiencias vividas de las personas para
reconocer que también pueden compartir valores y aspiraciones con círculos de ciudadanos mucho
más amplios. En otras palabras, la experiencia vivida puede convertirse en una simple experiencia,
algo que conecta a las personas con personas distintas a ellas mismas.en lugar de establecer ellos
aparte Entonces, si bien ninguna democracia es inmune a la política de identidad en el mundo
moderno, todas ellas pueden conducirla hacia formas más amplias de respeto mutuo.
El primer y más obvio lugar para comenzar es contrarrestar los abusos específicos que conducen
a la victimización y marginación grupales, como la violencia policial contra las minorías y el acoso
sexual. Ninguna crítica de la política de identidad debe implicar que estos no son problemas reales
y urgentes que requieren soluciones concretas. Pero los Estados Unidos y otras democracias
liberales tienen que ir más allá. Los gobiernos y los grupos de la sociedad civil deben centrarse en
la integración de grupos más pequeños en grandes conjuntos. Las democracias deben promover lo
que los científicos políticos llaman "identidades nacionales de credo", que se construyen no en
torno a características personales compartidas, experiencias vividas, vínculos históricos o
convicciones religiosas, sino en torno a valores y creencias fundamentales. La idea es animar a los
ciudadanos a identificarse con sus países ideales fundacionales y uso de políticas públicas para
asimilar deliberadamente a los recién llegados.
Combatir la influencia perniciosa de la política de identidad será bastante difícil en Europa. En las
últimas décadas, la izquierda europea ha apoyado una forma de multiculturalismo que minimiza
la importancia de integrar a los recién llegados en las culturas nacionales de credos. Bajo la bandera
del antirracismo, los partidos europeos de izquierda han restado importancia a la evidencia de que
el multiculturalismo ha actuado como un obstáculo para la asimilación. La nueva derecha populista
en Europa, por su parte, mira hacia atrás, nostálgicamente, a la desaparición de culturas nacionales
basadas en el origen étnico o la religión y que florecieron en sociedades en gran parte libres de
inmigrantes.
La lucha contra la política de identidad en Europa debe comenzar con cambios en las leyes de
ciudadanía. Tal agenda está más allá de la capacidad de la UE, cuyos 28 estados miembros
defienden con celo sus prerrogativas nacionales y están dispuestos a vetar cualquier reforma o
cambio significativo. Cualquier acción que tenga lugar, por lo tanto, tendrá que ocurrir, para bien
o para mal, en el nivel de los países individuales. Para dejar de privilegiar a algunos grupos étnicos
sobre otros, los estados miembros de la UE con leyes de ciudadanía basadas en el jus sanguinis ("el

14
derecho de sangre", que confiere la ciudadanía según la etnia de los padres) deben adoptar nuevas
leyes basadas en el jus soli , “El derecho del suelo”, que confiere la ciudadanía a cualquier
persona nacida en el territorio del país. Pero los estados europeos también deberían imponer
requisitos estrictos a la naturalización de nuevos ciudadanos, algo que Estados Unidos ha hecho
durante muchos años. En los Estados Unidos, además de tener que probar la residencia continua
en el país durante cinco años, se espera que los nuevos ciudadanos puedan leer, escribir y hablar
inglés básico; tener un entendimiento de la historia y el gobierno de los Estados Unidos; ser de
buen carácter moral (es decir, no tener antecedentes penales); y demostrar un apego a los principios
e ideales de la Constitución de los Estados Unidos jurando lealtad a los Estados Unidos. Los países
europeos deberían esperar lo mismo de sus nuevos ciudadanos.
Además de cambiar los requisitos formales para la ciudadanía, los países europeos deben alejarse
de las concepciones de identidad nacional basadas en la etnicidad. Hace casi 20 años, un académico
alemán de origen sirio llamado Bassam Tibi propuso convertir Leitkultur (cultura líder) en la base
de una nueva identidad nacional alemana. Definió Leitkultur. como una creencia en la igualdad
y los valores democráticos firmemente enraizados en los ideales liberales de la Ilustración. Sin
embargo, académicos y políticos de izquierda atacaron su propuesta por sugerir que tales valores
eran superiores a otros valores culturales; Al hacerlo, la izquierda alemana dio consuelo
involuntario a los islamistas y nacionalistas de extrema derecha, que tienen poco uso para los
ideales de la Ilustración. Pero Alemania y otros países europeos importantes necesitan
desesperadamente algo como el Leitkultur de Tibi : un cambio normativo que permitiría a los
alemanes de herencia turca hablar de sí mismos como alemanes, los suecos de herencia africana
hablar de ellos mismos como suecos, y así sucesivamente. Esto está empezando a suceder, pero
muy lentamente. Los europeos han creado una extraordinaria civilización de la que deberían estar
orgullosos, una que puede abarcar a personas de otras culturas, aunque siga siendo consciente de
su carácter distintivo.
En comparación con Europa, los Estados Unidos han sido mucho más acogedores con los
inmigrantes, en parte porque desarrollaron una identidad nacional de credo al principio de su
historia. Como señaló el politólogo Seymour Martin Lipset, un ciudadano estadounidense puede
ser acusado de ser "no estadounidense" de una manera en que un ciudadano danés no puede ser
descrito como "no danés" o un ciudadano japonés no puede ser acusado de ser "no japonés". El
americanismo constituye un conjunto de creencias y una forma de vida, no una etnia.
Hoy, la identidad nacional del credo estadounidense, que surgió a raíz de la Guerra Civil, debe ser
revivida y defendida contra los ataques tanto de la izquierda como de la derecha. A la derecha, los
nacionalistas blancos querrían reemplazar la identidad nacional de credo por una basada en la raza,
el origen étnico y la religión. En la izquierda, los defensores de la política de identidad han tratado
de socavar la legitimidad de la historia nacional estadounidense al enfatizar la victimización,
insinuando en algunos casos que el racismo, la discriminación de género y otras formas de
exclusión sistemática están en el ADN del país. Tales defectos han sido y siguen siendo
características de la sociedad estadounidense, y deben ser confrontados. Pero los progresistas
también deberían contar una versión diferente de la historia de los Estados Unidos.uno centrado
en cómo un círculo cada vez más amplio de personas ha superado las barreras para lograr el
reconocimiento de su dignidad.
Aunque Estados Unidos se ha beneficiado de la diversidad, no puede construir su identidad

15
nacional sobre la diversidad. Una identidad nacional de credible viable tiene que ofrecer ideas
sustanciales, como el constitucionalismo, el estado de derecho y la igualdad humana. Los
estadounidenses respetan esas ideas; Se justifica que el país retenga la ciudadanía a quienes los
rechazan.

VOLVER A LO BÁSICO

Una vez que un país ha definido una identidad nacional de credo adecuada que está abierta a la
diversidad de facto de las sociedades modernas, la naturaleza de las controversias sobre la
inmigración cambiará inevitablemente. Tanto en Estados Unidos como en Europa, ese debate está
actualmente polarizado. La derecha busca cortar por completo la inmigración y le gustaría enviar
a los inmigrantes a sus países de origen; la izquierda asume una obligación prácticamente ilimitada
por parte de las democracias liberales de aceptar a todos los inmigrantes. Estas son ambas
posiciones insostenibles. El verdadero debate debe ser, en cambio, sobre las mejores estrategias
para asimilar a los inmigrantes a la identidad nacional de un país. Los inmigrantes bien asimilados
traen una diversidad saludable a cualquier sociedad; Los inmigrantes poco asimilados son un lastre
para el estado y en algunos casos constituyen amenazas a la seguridad.
Los gobiernos europeos prestan atención a la necesidad de una mejor asimilación, pero no la
cumplen. Muchos países europeos han implementado políticas que impiden activamente la
integración. Bajo el sistema holandés de "pillarización", por ejemplo, los niños son educados en
sistemas protestantes, católicos, musulmanes y laicos separados. Recibir una educación en una
escuela apoyada por el estado sin tener que tratar con personas ajenas a la propia religión
probablemente no fomente una asimilación rápida.
En Francia, la situación es algo diferente. El concepto francés de ciudadanía republicana, al igual
que su contraparte estadounidense, es fundamental, construido en torno a los ideales
revolucionarios de libertad, igualdad y fraternidad. Ley de Francia de 1905 sobre laicidad. o
secularismo, separa formalmente la iglesia y el estado y hace imposible los tipos de escuelas
religiosas financiadas con fondos públicos que operan en los Países Bajos. Pero Francia tiene otros
grandes problemas. Primero, independientemente de lo que diga la ley francesa, la discriminación
generalizada frena a los inmigrantes del país. En segundo lugar, la economía francesa ha tenido un
bajo rendimiento durante años, con tasas de desempleo que son el doble de las de la vecina
Alemania. Para los jóvenes inmigrantes en Francia, la tasa de desempleo es cercana al 35 por
ciento, en comparación con el 25 por ciento de los jóvenes franceses en general. Francia debería
ayudar a integrar a sus inmigrantes al facilitarles la búsqueda de empleo, principalmente mediante
la liberalización del mercado laboral. Finalmente, la idea de la identidad nacional francesa y la
cultura francesa ha sido atacada como islamofóbica; en la Francia contemporánea,el concepto
mismo de asimilación no es políticamente aceptable para muchos de la izquierda. Esto es una
vergüenza, ya que permite a los nativistas y extremistas del Frente Nacional de extrema derecha
posicionarse como los verdaderos defensores del ideal republicano de ciudadanía universal.
En los Estados Unidos, una agenda de asimilación comenzaría con la educación pública. La
enseñanza de la educación cívica básica ha estado en declive durante décadas, no solo para los
inmigrantes sino también para los nativos estadounidenses. Las escuelas públicas también deben
alejarse de los programas bilingües y multilingües que se han hecho populares en las últimas

16
décadas. (El sistema de escuelas públicas de la ciudad de Nueva York ofrece instrucción en más
de una docena de idiomas diferentes). Tales programas se han comercializado como formas de
acelerar la adquisición del inglés por parte de hablantes no nativos, pero la evidencia empírica
sobre si funcionan es mixta; de hecho, pueden retrasar el proceso de aprender inglés.
La identidad nacional del credo estadounidense también se vería fortalecida por un requisito
universal para el servicio nacional, que subrayaría la idea de que la ciudadanía estadounidense
exige compromiso y sacrificio. Un ciudadano podría realizar dicho servicio, ya sea alistándose en
el ejército o trabajando en un rol civil, como enseñar en escuelas o trabajando en proyectos de
conservación ambiental financiados con fondos públicos similares a los creados por el New Deal.
Si dicho servicio nacional estuviera correctamente estructurado, obligaría a los jóvenes a trabajar
junto con otros de clases sociales, regiones, razas y etnias muy diferentes, tal como lo hace el
servicio militar. Y como todas las formas de sacrificio compartido, integraría a los recién llegados
a la cultura nacional. El servicio nacional serviría como una forma contemporánea del
republicanismo clásico, una forma de democracia que alentaba la virtud y el espíritu público en
lugar de simplemente dejar a los ciudadanos solos para perseguir sus vidas privadas.

NACION DE ASIMILACION

Tanto en los Estados Unidos como en Europa, una agenda política centrada en la asimilación
tendría que abordar el problema de los niveles de inmigración. La asimilación en una cultura
dominante se vuelve mucho más difícil a medida que aumenta el número de inmigrantes en
relación con la población nativa. A medida que las comunidades de inmigrantes alcanzan una cierta
escala, tienden a ser autosuficientes y ya no necesitan conexiones con grupos externos. Pueden
abrumar los servicios públicos y restringir la capacidad de las escuelas y otras instituciones
públicas para cuidarlos. Los inmigrantes probablemente tendrán un efecto neto positivo en las
finanzas públicas a largo plazo, pero solo si consiguen un empleo y se convierten en ciudadanos o
residentes legales que pagan impuestos. Un gran número de recién llegados también puede
debilitar el apoyo entre los ciudadanos nativos para obtener beneficios generosos de asistencia
social, un factor en los debates de inmigración tanto en los Estados Unidos como en Europa.
Las democracias liberales se benefician enormemente de la inmigración, tanto económica como
culturalmente. Pero también tienen sin duda el derecho de controlar sus propias fronteras. Todas
las personas tienen un derecho humano básico a la ciudadanía. Pero eso no significa que tengan el
derecho a la ciudadanía en un país en más allá del país en el que nacieron ellos o sus padres.
Además, el derecho internacional no impugna el derecho de los estados a controlar sus fronteras o
a establecer criterios para la ciudadanía.
La UE debe poder controlar sus fronteras exteriores mejor que lo que lo hace, lo que en la práctica
significa otorgar a los países como Grecia e Italia más fondos y una autoridad legal más fuerte para
regular el flujo de inmigrantes. La agencia de la UE encargada de hacer esto, Frontex, no cuenta
con suficiente personal ni fondos, y carece de un fuerte apoyo político por parte de los Estados
miembros más preocupados por mantener a los inmigrantes fuera. El sistema de libre movimiento
interno dentro de la UE no será políticamente sostenible a menos que se resuelva el problema de
las fronteras exteriores de Europa.
En los Estados Unidos, el principal problema es la aplicación inconsistente de las leyes de

17
inmigración. Hacer poco para evitar que millones de personas ingresen y se queden en el país de
manera ilegal y luego se involucren en ataques esporádicos y aparentemente arbitrarios de
deportación, que eran una característica del tiempo de Obama en el cargo, no es una política
sostenible a largo plazo. Pero la promesa de Trump de "construir un muro" en la frontera con
México es poco más que una postura nativista: una gran proporción de inmigrantes ilegales
ingresan a los Estados Unidos legalmente y simplemente permanecen en el país después de que
expiran sus visas. Lo que se necesita es un mejor sistema de sanciones para las empresas y las
personas que contratan a inmigrantes ilegales, lo que requeriría un sistema de identificación
nacional que podría ayudar a los empleadores a determinar quién puede trabajar legalmente para
ellos. Tal sistema no se ha establecido porque demasiados empleadores se benefician de la mano
de obra barata que proporcionan los inmigrantes ilegales. Además, muchos de la izquierda y la
derecha se oponen a un sistema de identificación nacional debido a su sospecha de un exceso de
gobierno.
En comparación con Europa, los Estados Unidos han sido mucho más acogedores con los
inmigrantes, en parte porque desarrollaron una identidad nacional de credo al principio de su
historia.
Como resultado, Estados Unidos ahora alberga a una población de alrededor de 11 millones de
inmigrantes ilegales. La gran mayoría de ellos han estado en el país durante años y están haciendo
un trabajo útil, criando familias y comportándose de otra manera como ciudadanos respetuosos de
la ley. Un pequeño número de ellos cometen actos delictivos, al igual que un pequeño número de
estadounidenses nacidos en el país cometen delitos. Pero la idea de que todos los inmigrantes
ilegales son criminales porque violaron la ley de EE. UU. Para ingresar o permanecer en el país es
ridícula, al igual que es ridículo pensar que Estados Unidos podría forzarlos a todos a abandonar
el país y regresar a sus países. de origen.
Los esquemas de una negociación básica sobre la reforma migratoria han existido por algún
tiempo. El gobierno federal tomaría medidas serias para controlar las fronteras del país y también
crearía un camino hacia la ciudadanía para los inmigrantes ilegales sin antecedentes penales. Tal
negociación podría recibir el apoyo de la mayoría de los votantes de los EE. UU., Pero los
opositores de la inmigración son firmes contra cualquier forma de "amnistía", y los grupos pro
inmigrantes se oponen a una aplicación más estricta.
Las políticas públicas que se centran en la asimilación exitosa de los extranjeros podrían ayudar a
romper este atasco al sacar el viento de las velas del actual aumento populista tanto en los Estados
Unidos como en Europa. Los grupos que se oponen enérgicamente a la inmigración son coaliciones
de personas con diferentes preocupaciones. Los nativistas duros son conducidos por el racismo y
la intolerancia; Poco se puede hacer para cambiar de opinión. Pero otros tienen preocupaciones
más legítimas sobre la velocidad del cambio social impulsado por la inmigración masiva y se
preocupan por la capacidad de las instituciones existentes para adaptarse a este cambio. Un
enfoque de política en la asimilación podría aliviar sus preocupaciones y alejarlos de los
fanáticos.
La política de identidad prospera cuando los pobres y los marginados son invisibles para sus
compatriotas. El resentimiento por el estado perdido comienza con la angustia económica real, y
una forma de silenciar el resentimiento es mitigar las preocupaciones sobre los empleos, los
ingresos y la seguridad. En los Estados Unidos, gran parte de la izquierda dejó de pensar hace

18
varias décadas en políticas sociales ambiciosas que podrían ayudar a remediar las condiciones
subyacentes de los pobres. Era más fácil hablar de respeto y dignidad que proponer planes
potencialmente costosos que reducirían concretamente la desigualdad. Una importante excepción
a esta tendencia fue Obama, cuya Ley de Asistencia Asequible fue un hito en la política social de
los Estados Unidos. Los opositores de la ACA trataron de enmarcarlo como un problema de
identidad, insinuando que la política fue diseñada por un presidente negro para ayudar a sus
electores negros.Pero la ACA fue, de hecho, una política nacional diseñada para ayudar a los
estadounidenses menos acomodados, independientemente de su raza o identidad. Muchos de los
beneficiarios de la ley incluyen blancos rurales en el sur que, sin embargo, han sido persuadidos a
votar por políticos republicanos que prometen revocar la ley ACA.
La política de identidad ha hecho más difícil la elaboración de políticas tan ambiciosas. Aunque
las luchas por la política económica produjeron divisiones agudas a principios del siglo veinte,
muchas democracias encontraron que aquellas con visiones económicas opuestas a menudo podían
dividir la diferencia y el compromiso. Los problemas de identidad, por el contrario, son más
difíciles de reconciliar: o me reconoces o no. El resentimiento por la dignidad perdida o la
invisibilidad a menudo tiene raíces económicas, pero las luchas por la identidad a menudo distraen
de las ideas políticas que podrían ayudar. Como resultado, ha sido más difícil crear amplias
coaliciones para luchar por la redistribución: los miembros de la clase trabajadora que también
pertenecen a grupos de identidad de mayor estatus (como los blancos en los Estados Unidos)
tienden a resistirse a hacer una causa común con los que están debajo de ellos. , y viceversa.
El Partido Demócrata, en, tiene una gran elección que hacer. Puede seguir intentando ganar
elecciones duplicando la movilización de los grupos de identidad que hoy suministran a sus
activistas más fervientes: afroamericanos, hispanos, mujeres profesionales, la comunidad LGBT,
etc. O el partido podría intentar recuperar a algunos de los votantes blancos de la clase trabajadora
que constituían una parte crítica de las coaliciones demócratas desde el New Deal hasta la Gran
Sociedad, pero que han desertado del Partido Republicano en las recientes elecciones. La estrategia
anterior podría permitirle ganar elecciones, pero es una fórmula pobre para gobernar el país. El
Partido Republicano se está convirtiendo en el partido de los blancos, y el Partido Demócrata se
está convirtiendo en el partido de las minorías. Si ese proceso continúa mucho más lejos,La
identidad habrá desplazado completamente a la ideología económica como la división central de
la política estadounidense, lo que sería un resultado poco saludable para la democracia
estadounidense.

UN FUTURO MÁS UNIFICADO

Los temores sobre el futuro a menudo se expresan mejor a través de la ficción, especialmente la
ciencia ficción que trata de imaginar mundos futuros basados en nuevos tipos de tecnología. En la
primera mitad del siglo XX, muchos de esos temores orientados hacia el futuro se centraron en
grandes tiranías burocráticas, centralizadas, que acabaron con la individualidad y la privacidad:
piense en el 1984 de George Orwell . Pero la naturaleza de las distopías imaginadas comenzó a
cambiar en las últimas décadas del siglo, y una parte en hablaba de las ansiedades planteadas por
la política de identidad. Los así llamados autores ciberpunk como William Gibson, Neal
Stephenson y Bruce Sterling vieron un futuro dominado no por dictaduras centralizadas, sino por

19
una fragmentación social descontrolada facilitada por Internet.
La novela de Stephenson de 1992, Snow Crash , propuso un omnipresente "Metaverso" virtual en
el que los individuos podían adoptar avatares y cambiar sus identidades a voluntad. En la novela,
los Estados Unidos se dividieron en "Burbclaves", subdivisiones suburbanas que se adaptan a
identidades estrechas, como Nueva Sudáfrica (para los racistas, con sus banderas Confederadas) y
Greater Hong Kong del Sr. Lee (para inmigrantes chinos). Se requieren pasaportes y visas para
viajar de un barrio a otro. La CIA ha sido privatizada, y el portaaviones el USS. Empresa Se
ha convertido en un hogar flotante para los refugiados. La autoridad del gobierno federal se ha
reducido para abarcar solo el terreno en el que se encuentran los edificios federales.
Nuestro mundo actual se está moviendo simultáneamente hacia las distopías opuestas de la
hipercentralización y la fragmentación sin fin. China, por ejemplo, está construyendo una
dictadura masiva en la que el gobierno recopila datos personales altamente específicos sobre las
transacciones diarias de cada ciudadano. Por otro lado, otras partes del mundo están viendo el
colapso de las instituciones centralizadas, el surgimiento de estados fallidos, el aumento de la
polarización y una creciente falta de consenso sobre los fines comunes. Las redes sociales e
Internet han facilitado el surgimiento de comunidades autocontenidas, no por barreras físicas sino
por identidades compartidas.
Lo bueno de la ficción distópica es que casi nunca se hace realidad. Imaginar cómo se desarrollarán
las tendencias actuales de una manera cada vez más exagerada sirve como una advertencia
útil: 1984 se convirtió en un potente símbolo de un futuro totalitario que la gente quería
evitar; El libro ayudó a inocular sociedades contra el autoritarismo. Del mismo modo, las personas
de hoy pueden imaginar a sus países como mejores lugares que apoyan la creciente diversidad,
pero que también adoptan una visión de cómo la diversidad puede servir para fines comunes y
apoyar la democracia liberal en lugar de socavarla.
La gente nunca dejará de pensar en sí misma y en sus sociedades en términos de identidad. Pero
las identidades de las personas no son fijas ni necesariamente dadas por nacimiento. La identidad
se puede usar para dividir, pero también se puede usar para unificar. Ese, al final, será el remedio
para la política populista del presente.
20